0

No me baja la regla y me duele la barriga

Porqué sufres cólicos cuando te baja la regla y algunos remedios para calmarlos

Ese dolor, esos malditos pinchazos capaces de invocar al diablo sin ouijas ni exorcismos y que te deja temblando en la cama, llorando y preguntándote qué habrás hecho tú para merecer eso, si eres buena gente. Ese intenso dolor menstrual se llama dismenorrea, en términos médicos, y afecta a una gran parte de la población femenina (entre el 30% y el 50%). Pero hay mujeres que lo viven con tanta intesidad, que les incapacita para continuar con su rutina. Este porcentaje se eleva hasta un 15%, según el libro Tratado de Ginecología escrito por José Botella y José A. Clavero. Ahora bien, si este problema está presente cada mes de nuestra vida, ¿de verdad no hay ninguna forma de solucionarlo? Algunas hay, sí. Y estamos aquí para contártelas.

¿Pero por qué me duele tanto?

Para empezar, para atajar el problema debes entender tu anatomía y la razón de lo que le pasa a tu cuerpo. Los cólicos que sufres son provocados por las contracciones que genera tu útero para expulsar el endometrio durante el periodo. «¿El endo-qué?», pues una capa que cubre el útero y que va proliferando durante el mes. Cuando llega la menstruación, se degenera una parte y es expulsada por el cuello del útero hasta el exterior junto con la hemorragia. Sí, eso es tu regla.

Por otro lado, antes y durante la regla, el organismo produce unas sustancias llamadas prostaglandinas – recuerda está palabra cuando juegues al Tetris – y son las encargadas de desencadenar las contracciones en el útero. Si tu cuerpo fabrica más prostaglandinas, tendrás más dolor durante el periodo. ¡Yupi!

Fuente: Sarah Andersen

Mucho bla, bla, pero ¿cómo reduzco el dolor?

No tenemos la pócima perfecta para acabar con el dolor durante la menstruación. Cada mujer es un mundo y a cada una le funcionan sus propios métodos. Lo más importante es ser conscientes de la intensidad del dolor y, si es tan agudo que no te deja vivir, consulta a tu ginecólogo.

  • El calor en el vientre reduce la intensidad del dolor menstrual. Lo ideal es una manta térmica eléctrica, pero si no dispones, utiliza una bolsa de agua caliente o una toalla previamente humedecida y calentada en el microondas. Ten cuidado con la potencia o tendrás que lidiar con unas quemaduras nada agradables.
  • Utiliza fármacos de venta libre. Lo ideal son los antiinflamatorios, tales como el Ibuprofeno o en Naproxeno. Si el dolor es demasiado intenso, puedes probar algo más potente como el Enantyum. Si decides tomar medicamentos, o si ya los tomas con asiduidad, y no te calman, consulta con tu médico.
  • Infusiones como la manzanilla o la valeriana. Una de las grandes propiedades de estas hierbas es su efecto antiinflamatorio, por lo que resultan ideales para las contracciones menstruales. Además, el calor de la taza puede ayudar a aliviar el dolor de tu vientre, 2×1.
  • Ten un orgasmo. WTF?! Sí, aunque sea en lo último que pensarías. Cuando tenemos un orgasmo se liberan ciertas sustancias en nuestro cerebro, entre ellas la oxitocina, que produce un alivio del dolor de forma natural. Si te decides a tener relaciones sexuales con la menstruación, deberás ir con especial cuidado, ya que el cuello del útero está un poco más bajo de lo habitual y podrías notar molestias durante la penetración. De todas formas, el sexo no termina en el coito, no olvides la masturbación también es una opción.
  • Prueba tratamientos alternativos como la acupuntura, la meditación o el yoga. En muchas ocasiones, reducen el dolor menstrual gracias a la aceptación del mismo y a la canalización de la intensidad.
  • Algunos ginecólogos recomiendan el uso de la píldora anticonceptiva para evitar las dismenorreas. Es una opción a valorar, teniendo en cuenta sus posibles efectos secundarios para el cuerpo. De nuevo, consulta con el tuyo.

Fuente: Sarah Andersen

Busca un remedio que se adapte más a tu situación y, sobre todo, no culpes a tu feminidad durante la regla. Incluso cuando creas que tu cuerpo te odia y parece que quiera matarte desde dentro, ser mujer es algo maravilloso.

Síntomas premenstruales, dolores menstruales y menstruaciones irregulares

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

A una chica, la menstruación le puede provocar algunos síntomas molestos. La mayoría de las veces no hay motivo para preocuparse. Pero hay algunos problemas relacionados con la menstruación que requieren atención por parte de tu médico.

Aquí encontrarás cómo afrontar la mayoría de estos problemas.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

El síndrome premenstrual es cuando una chica presenta cambios físicos y en el estado de ánimo antes y durante la menstruación. Suele ser peor los 4 días previos al período menstrual. El síndrome premenstrual suele remitir entre 2 y 3 días después del inicio del período menstrual.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome premenstrual?

Una chica con síndrome premenstrual puede tener:

  • tristeza
  • cambios de humor
  • nerviosismo e inquietud
  • ansiedad
  • cansancio y fatiga
  • antojos alimentarios
  • espinillas
  • hinchazón
  • dolor de espalda
  • senos sensibles o dolorosos a la palpación
  • dolores de cabeza
  • estreñimiento
  • diarrea

¿Cómo puedo aliviar mi síndrome premenstrual?

Puedes probar las siguientes cosas si tiene síntomas de síndrome premenstrual:

  • Para ayudarte en los antojos alimentarios: sigue una dieta equilibrada, ingiriendo mucha fruta y verdura frescas.
  • Para aliviar la hinchazón abdominal: reduce el consumo de sal en tu dieta.
  • Para reducir la ansiedad y la inquietud: evita la cafeína y haz abundante ejercicio físico.
  • Para aliviarte el dolor de espalda, de cabeza y de senos: prueba con una almohadilla o manta eléctrica, o con paracetemol (Tylenol o el genérico), ibuprofeno (Advil, Motrin o el genérico), o naproxeno (Aleve o el genérico).
  • Para relajarte: prueba con el yoga o la meditación.
  • Para prevenir y tratar las espinillas: visita a un dermatólogo (médico de la piel).

¿Cuándo debería llamar al médico?

Si tu síndrome premenstrual es muy fuerte, tu médico te puede ayudar con otros tratamientos, incluyendo los medicamentos. Llama al médico si:

  • no te encuentras mejor después de probar los tratamientos domésticos que acabamos de mencionar
  • te sientes muy triste o desesperada
  • piensas alguna vez en hacerte daño o en matarte
  • no puedes hacer tus actividades habituales debido a los síntomas del síndrome premenstrual
  • tienes síntomas premenstruales que no desaparecen después de los primeros días del período menstrual

¿Que son los dolores menstruales?

Los dolores menstruales son dolores en el vientre que se experimentan durante la menstruación. Muchas chicas tienen espasmos abdominales durante los primeros días del período menstrual. Están provocados por la prostaglandina, una sustancia química corporal que hace que el músculo del útero se contraiga.

¿Cómo puedo aliviar mis dolores menstruales?

Si tienes dolores menstruales, prueba a:

  • ponerte una manta o almohadilla eléctrica sobre el vientre
  • tomar ibuprofeno (Advil, Motrin o el genérico) o bien naproxeno (Aleve o el genérico); estos medicamentos funcionan mejor si se administran ante el primer signo de dolores menstruales

Llama al médico si:

  • tienes unos dolores menstruales tan fuertes que te obligan a quedarte en casa, saltándose tus actividades habituales.
  • tus dolores menstruales no mejoran con ibuprofen o naproxeno

¿Qué son las menstruaciones irregulares?

Las menstruaciones irregulares son cuando una niña, chica o mujer no tiene la menstruación cada 4–5 semanas. Durante los 2 primeros años después de que una niña empiece a tener la menstruación, es normal que sus ciclos sea irregulares. Pero, cuando ya lleva alrededor de 2 años teniendo la menstruación, sus ciclos deberían ser regulares.

¿Qué puedo hacer?

Lleva un registro de tus periodos menstruales para que puedas saber si son o no regulares. Registra cuándo te viene la menstruación, cuánto tiempo te dura y cualquier problema que puedas tener mientras tengas la menstruación. Puedes usar un calendario, una aplicación o anotarlo en un cuaderno.

Llama al médico si:

  • ya llevas 2 años teniendo la menstruación y aún no menstrúas con regularidad cada 4–5 semanas.
  • sueles menstruar con regularidad, pero te deja de venir la menstruación durante 3 meses seguidos
  • antes menstruabas con regularidad, pero la menstruación se te vuelve irregular
  • tienes menstruaciones muy copiosas (en las que manchas más de una compresa o tampón cada hora)
  • tienes menstruaciones que te duran más de una semana

De cara al futuro

La mayoría de las chicas acaban teniendo menstruaciones regulares y logran gestionar sus síntomas más molestos tratándoselos en casa. Pero habla con tu médico si crees que podrías tener algún problema relacionado con la menstruación.

Revisado por: Krishna Wood White, MD, MPH Fecha de revisión: octubre de 2018

El dolor menstrual: ¿por qué se produce y cómo aliviarlo?

La menstruación dolorosa es un trastorno ginecológico que se estima que afecta aproximadamente a un 30 % de las mujeres en edad reproductiva. Pero antes de pasar a explicar por qué se produce el dolor menstrual, o dismenorrea en términos médicos, daremos tres datos que pueden animar a las mujeres que lo sufren cada mes: mejora con la edad, suele mejorar después de tener hijos y existen tratamientos efectivos para aliviarlo.

Una vez dicho esto, te explicamos qué es la dismenorrea y cómo tratarla.

¿Qué es la menstruación y por qué duele?

Cada mes, la capa que recubre el útero por dentro (llamada endometrio) crece para formar una «cama» en la que anidará el óvulo si es fecundado; si no hay fecundación, el endometrio se desprende y se expulsa fuera del cuerpo. Esto ocurre gracias a la secreción de prostaglandinas, unas sustancias químicas que contraen el útero, y estas contracciones, similares a las del parto, aunque de intensidad variable, pueden ser dolorosas.

Aunque la mayoría de las veces no se encuentra ninguna enfermedad que provoque el dolor menstrual (dismenorrea primaria), existen algunas patologías que lo empeoran (dismenorrea secundaria). La más frecuente es la endometriosis, en la cual el endometrio, que en condiciones normales solo debe crecer dentro del útero, se extiende fuera de este.

Unos días antes del sangrado, las mujeres pueden empezar a notar una serie de alteraciones físicas y psicológicas. Tanto la duración como la intensidad de éstas, leve o muy intensa, son variables y dependen de cada mujer. Entre las alteraciones físicas está el dolor, generalmente de tipo calambre, en la zona baja del abdomen y, a veces, en la espalda. También las náuseas y vómitos, la diarrea, la barriga hinchada o el dolor de cabeza. A nivel psicológico se puede experimentar cansancio, tristeza, ansiedad o irritabilidad. Cuando estos síntomas siguen un mismo patrón todos los meses, el médico lo puede diagnosticar como Síndrome Premenstrual.

¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor menstrual?

Existen diversos tratamientos para la dismenorrea:

Tratamientos farmacológicos

  1. Antiinflamatorios, como el ibuprofeno. Son muy efectivos para disminuir el dolor, sobre todo si se empiezan a tomar en cuanto se notan los primeros síntomas y se continúan de forma regular durante dos o tres días. En nuestro vademécum contamos con Ibudol en formato stick pack, muy cómodo para llevar en el bolso o mochila.
  2. Anticonceptivos hormonales. Cuando el dolor intenso es habitual durante la menstruación de las mujeres, el médico puede prescribir este tipo de tratamientos. Se pueden administrar de distintas maneras: píldoras, parches, anillo vaginal, implante debajo de la piel, dispositivo intrauterino (DIU). Los anticonceptivos hormonales adelgazan el endometrio, que es el lugar donde se forman las prostaglandinas. Por tanto, disminuyen las contracciones uterinas, el sangrado menstrual y la dismenorrea.

Otros tratamientos

  1. Ejercicio físico. La evidencia científica no es concluyente, pero es posible que el ejercicio físico regular disminuya las reglas dolorosas.
  2. Calor. Aplicar calor en la zona del bajo vientre —con una bolsa de agua caliente, un cojín o un parche de calor— las veces que sea necesario ha demostrado en varios estudios aliviar las contracciones y el dolor menstrual.
  3. Soluciones naturales y dieta. Se han estudiado múltiples dietas, vitaminas y remedios de herbolario para aliviar el dolor menstrual, pero las investigaciones no son suficientes para recomendar casi ninguna terapia de este tipo. En este sentido, diversos estudios afirman que el extracto de Vitex Agnus Castus, o Sauzgatillo, puede ser de utilidad para aliviar la hinchazón y la irritabilidad. En Gynea, nuestra división centrada en salud de la mujer, contamos con Dismegyn®, unas cápsulas duras con extracto seco de frutos de este arbusto.
  4. El yoga y la acupuntura también parecen ser beneficiosas, pero, una vez más, son necesarios más estudios para confirmarlo.
  5. Electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS). Consiste en aplicar una pequeña corriente eléctrica a través de unos electrodos sobre la piel, cerca del área dolorosa. Es menos efectiva que los antiinflamatorios y los anticonceptivos, pero puede ser útil en algunas mujeres que no quieran o no puedan tomar estos fármacos.

Si a pesar de utilizar estos tratamientos el dolor menstrual sigue siendo muy intenso es posible que haya alguna enfermedad que lo esté causando, por lo que será necesario realizar pruebas diagnósticas. Aunque esto es poco frecuente, lo cierto es que la gran mayoría de las mujeres, con el tratamiento adecuado, podrán seguir con su vida normal sin que el dolor menstrual las limite.

Tener el período es parte normal del crecimiento. Durante tu período, un poco de sangre sale de tu vagina por unos días. Aquí te compartimos detalles de los períodos, los cólicos y el SPM (Síndrome PreMenstrual).

¿Qué necesito saber sobre mi período?

La menstruación (también conocido como “tener el período o la regla”) es cuando algo de sangre del útero gotea de tu vagina por unos días todos los meses. Comienzas con el período durante la pubertad, generalmente entre los 12 y 15 años.

Tu ciclo menstrual es lo que hace que tu período llegue cada mes. Está controlado por las hormonas en tu cuerpo. El propósito del ciclo menstrual es ayudar a tu cuerpo a estar listo para un posible embarazo. Tu ciclo menstrual=el intervalo entre el primer día del período y el primer día del siguiente período. Aprende más sobre cómo funciona el ciclo menstrual.

La mayoría tiene su período cada 21-35 días -una vez al mes (por eso a veces se refiere al período como “ese momento del mes”). El sangrado dura entre 2 y 7 días -es diferente para cada una. Tu período puede no llegar en el mismo momento cada mes, especialmente cuando comienzas a menstruar. Puede llevar unos años establecer un ritmo natural, y algunas personas nunca tienen períodos regulares en sus vidas.

Saltarse un período puede ser un indicio de embarazo si has tenido sexo pene-en-vagina sin haber usado ningún método anticonceptivo. Sin embargo, hay otras razones por las cuales el período puede demorarse. Aprende más sobre qué hacer si no tienes tu período.

Existen varias maneras de manejar el flujo de sangre de tu vagina mientras tienes tu período. Puedes usar toallas sanitarias, tampones o copa menstrual que recolecta la sangre, así no manchas tu ropa. Aprende más sobre el uso de tampones, toallas sanitarias y copas.

Algunas personas tienen cólicos u otros síntomas antes y/o durante el período -esto se llama SPM. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para sentirte bien si tu período es doloroso o incómodo.

Tener tu período es una parte saludable de tu crecimiento. Tener el período no implica que no puedas ir a la escuela, practar deportes, nadar, o pasar tiempo con tus amigos – puedes realizar todas tus actividades cotidianas durante tu período. La única persona que sabe que tiene su período eres tú.

¿Cómo manejo el SPM y los cólicos?

SPM significa Síndrome PreMenstrual. Sucede cuando las hormones que controlan tu ciclo menstrual causan cambios en tu cuerpo y emociones cerca del momento de tu menstruación.

Algunos de los síntomas más comunes de SPM son:

  • Cólicos (dolor en tu vientre bajo o zona baja de tu espalda)

  • Hinchazón (cuando tu vientre se siente inflado)

  • Brotes de acné (salida de espinillas/granos)

  • Senos sensibles

  • Cansancio

  • Cambio de humor repentinos (cuando tus emociones fluctúan rápidamente o te sientes triste, enojada o ansiosa)

Algunas personas sufren SPM cada vez que tienen su período. Otras solo tienen SPM de vez en cuando. Puedes experimentar todos o solo algunos de los síntomas de SPM. Algunas personas nunca tienen SPM. Aprende más sobre el SPM.

Los cólicos son uno de los síntomas más comunes que vienen antes o durante tu período. Pueden ser muy dolorosos o solamente un poco molestos. Puede ayudarte tomar un remedio para el dolor (como el ibuprofeno). También puedes aplicar calor en la zona afectada, tomar un baño caliente, hacer ejercicio o estiramientos. Aprende más sobre cómo lidiar con los cólicos.

Algunos tipo de anticonceptivos – como las pastillas, inyección, implante o DIU- pueden ayudar con el SPM y otros problemas relacionados con el periodo. Si tu SPM es tan severo que te impide hacer tus actividades cotidianas durante tu período, háblalo con un adulto en quien confíes o tu médico familiar. Puedes también llamar a tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano. No deberías tener que sufrir todos los meses, y ellos puede ayudarte a encontrar la causa y obtener un tratamiento.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *