0

Nombres niña castellanos

Mafalda, Mencía, Muniadona y otros nombres castellanos

La nación inventada. Una historia diferente de Castilla, el libro que he escrito con mi hijo Ignacio, ya está en librerías, desde hace una semana. El próximo viernes, 15 de octubre, a las 18 horas, lo presentaremos en Burgos en la Casa del Cordón, en un acto organizado por la Junta de Castilla y León. El sábado 16, estaremos durante la mañana firmando ejemplares en varias librerías del centro de Burgos.
Esta semana pasada, Toni Garrido nos entrevistó en su programa Asuntos propios, en RNE, puedes oírlo aquí; participamos en 20minutos.es en un encuentro digital; lavanguardia.es publicó un largo reportaje y la agencia Efe difundió una información que fue recogida por muchos otros medios. En los próximos días estaremos en muchos otros: el más cercano en el tiempo, un encuentro digital en rtve.es el miércoles 13 a partir de las 13 horas. Puedes enviarnos ahí tus preguntas.
Como ya os contamos, el libro tiene dos componentes fundamentales, es en realidad un ensayo y un reportaje. El primero recoge y explica de modo pormenorizado la tesis (no nuestra, de muchos historiadores recientes) de que son falsos o exagerados gran parte de los mitos fundacionales castellanos: los dos jueces, la independencia respecto a León, Fernán González, El Cid… El segundo, el reportaje, divulga la historia de Castilla para el gran público, desde la trayectoria de los principales reyes hasta la creación de las ciudades libres de la repoblación, desde el origen de nuestra lengua hasta el fenómeno de la Mesta. Os reproduzco aquí un capítulo creo que representativo de este último componente:

De nombres y lugares
Sancho, Alfonso, Fernando, Rodrigo, Beltrán, Munio, Pedro, Gutierre, Lope, Tello, Suero, Martín, Mendo, Gonzalo, García, Domingo, Ramiro, Nuño, Sancha, Elvira, Jimena, Leonor, Sol, Urraca, Lambra, Teresa, Dulce, Blanca, Berenguela… Todos ellos son nombres propios de persona que se repiten tanto en la Castilla medieval que hoy nos resultan familiares incluso aquellos que han dejado de usarse. Pero la variedad era mucho mayor. El castellano incorporó a su diccionario vocablos del más variado origen lingüístico: ibero, vasco, celta, griego, romano, gótico, árabe; y los castellanos también tomaron como propios muchos nombres de diferentes culturas o tradiciones. Cercanas y lejanas.
La madre de Fernán González se llamaba Muniadona; una de sus suegras, Toda, y una de sus hijas, Fronilde. Aquella Toda, que era reina de Navarra y mujer multicultural y transversal (además de reina navarra y suegra del conde castellano, era abuela del rey leonés Sancho I el Craso y tía del califa cordobés Abderramán III), era a su vez hija de Aznar y de Oneca, y nieta de Fortún, y tuvo entre sus hijos a una Velasquita, a una Orbita, a una Munia y a una Urraca, y entre sus nueras a una Andregoto, hija de Galindo.
Otra Muniadona, a la que además llamaban también Munia a secas y Mayor, se casó con Sancho III el Mayor de Navarra. Esta Muniadona era hija del conde castellano Sancho García, el de los Buenos Fueros, que a su vez era hijo de Ava de Ribagorza y padre de Trígida, que fue abadesa de San Salvador de Oña. En el panteón real de este monasterio tienen sus sepulturas tanto el citado Sancho García el de los Buenos Fueros y su esposa Urraca como Sancho III el Mayor de Navarra y su esposa Muniadona.
En Oña está también enterrado, entre otra gente muy principal, Sancho II el Fuerte de Castilla, el rey que murió en el cerco de Zamora a manos de Vellido Dolfos. Sancho estuvo casado con una noble inglesa, de nombre Alberta. De Vellido Dolfos dice el romancero que era «hijo de Dolfos Vellido», pero parece que se trataba de una licencia literaria para cuadrar el octosílabo y la rima, y que Dolfos no era nombre de persona, si acaso Adolfo.
De joven, Sancho II de Castilla se había enfrentado a Sancho Garcés IV de Navarra y a Sancho Ramírez de Aragón en la llamada Guerra de los Tres Sanchos. ¡Si sería frecuente el nombre que los tres monarcas de los tres reinos se llamaban igual y eran todos tres nietos de otro Sancho, Sancho III el Mayor de Navarra! Sancho Garcés IV de Navarra, por cierto, fue vilmente asesinado en el precipicio de Peñalén, en una conjura de sus hermanos Ramiro y Ermesinda, y dejó viuda y quizás desconsolada a su esposa Placencia de Normandía.
De Normandía era también Ágata, una princesa con la que estuvo prometido Alfonso VI, el hermano y sucesor de Sancho II. Alfonso se casó cinco veces, y todas ellas con mujeres de fuera de la península, por lo que probablemente incrementó el uso en la onomástica castellana de sus cinco nombres (Inés, Constanza, Berta, Zaida y Beatriz), si es que entonces, como ahora, la gente del común acostumbraba a poner a algunas de sus hijas los nombres que llevaban sus reinas.
A propósito de Ermesinda y de Placencia, que nos las dejábamos atrás. Hubo otra Ermesinda, a la que en algunos documentos se la llama Ormisenda y Ermisenda, que fue hija de don Pelayo y de Gaudiosa, hermana de Favila o Fáfila y madre de una hija, Adosinda, y de dos hijos que acabaron mal, Fruela y Vimarano. Fruela era el rey astur, pero tenía unos enormes celos de Vimarano, que era «omne mui fremoso, et buen caballero, et de grand cuenta, et amado de todos», y como temiera el monarca «quel tomarie el regno, matol con sus manos», o sea, que lo asesinó, tras acusarlo de conspirar contra él. Le sirvió de poco la medida. La nobleza se confabuló y dio muerte al asesino en Cangas de Onís, y pasó el rey difunto a la historia como Fruela I el Cruel.

Placencia, que viene del latín ‘ut placeat’ y significa «para placer, para agradar», en la Edad Media no sólo era nombre de persona, sino también de lugar, como en la Placencia de las Armas de la hoy Guipúzcoa o la Plasencia de Cáceres o en la Piacenza italiana o en la Plencia en la actual Vizcaya. Plencia fue fundada por Lope Díaz II, señor de Vizcaya y uno de los dirigentes cristianos en la crucial batalla de Las Navas de Tolosa, en 1212. Este Lope tuvo un montón de hijos, entre ellos una Mencía, un Manrique, una Berenguela y un Álvaro. En Las Navas, donde el ejército cristiano era una coalición de castellanos, navarros y aragoneses, Lope combatió a las órdenes del rey Alfonso VIII de Castilla, que estaba casado con Leonor de Plantagenet, una princesa inglesa hermana de los reyes Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra. Alfonso y Leonor tuvieron al menos diez hijos, uno de ellos Mafalda, que nació, mira por dónde, en Plasencia (Cáceres).

Entre los otros hijos de Alfonso VIII y Leonor de Plantagenet hubo dos reyes de Castilla, Enrique I, que estuvo prometido con otra Mafalda, princesa portuguesa, y Berenguela I, esposa de Alfonso IX de León y madre del rey Fernando III el Santo, y tres reinas consortes: Blanca, que se casó con Luis VIII de Francia; Urraca, que lo hizo con Alfonso II de Portugal, y Leonor, primera esposa de Jaime I de Aragón, quien tras anularse el matrimonio por razones de parentesco se casó después con Violante de Hungría.
Jaime I, el Jaime el Conquistador aragonés que expandió su reino hasta Baleares y Valencia, compitiendo en sus fronteras con Castilla, había nacido casi por casualidad, había llegado al mundo casi a remolque. Su padre, Pedro II el Católico, había celebrado un matrimonio de conveniencia con María de Montpellier, y no hacían vida marital, pero algunos nobles aragoneses, preocupados por la sucesión, le metieron en la cama a su propia esposa haciéndole creer que era una de sus amantes, y lograron que ella quedara embarazada. Cuando Pedro lo supo, rechazó al niño y se lo entregó a un noble, Simón de Monfort, para que lo casara algún día con su hija, de nombre Amicia, y lo tuviera recluido en el castillo de Carcasona hasta que tuviera dieciocho años de edad. Jaime no llegó a cumplir tan injusta y peculiar condena paterna, pues Pedro murió cuando tenía cinco años el niño, que al poco pasó a ser rey en minoría de edad y a vivir en el castillo de Monzón, bajo tutela de los templarios.
Fernando III de Castilla, consuegro de Jaime I porque su hijo Alfonso X el Sabio se casó con una hija del rey aragonés llamada Violante, como su madre, fue padre de quince hijos: diez con su primera esposa, Beatriz de Suabia, y cinco con la segunda, Juana de Sanmartín. Uno de ellos, el segundo, llevaba un nombre relativamente frecuente entonces y casi desaparecido hoy, Fadrique, que quizás procedía de Federico, su abuelo materno. Acabó mal el tal Fadrique, muerto en Burgos por orden de su hermano mayor, Alfonso X, que creía que conspiraba contra él.
Muniadona, Toda, Fronilde, Aznar, Oneca, Fortún, Velasquita, Orbita, Munia, Andregoto, Ava, Trígida, Vellido, Ermesinda, Ágata, Constanza, Zaida, Placencia, Favila, Fruela, Adosinda, Vimarano, Gaudiosa, Manrique, Mencía, Violante, Mafalda, Amicia o Fadrique eran, por tanto, nombres de aquella época, no sabemos si frecuentes o no, que hoy están casi desaparecidos. Había muchos más, sólo diremos un puñado de ellos para que se vea la variedad: Abolmondar, Aldonza, Armentero, Ansuro, Arnaldo, Arpidio, Arroncio, Asur, Atilio, Auria, Biato, Cardiel, Cíxila, Cresconio, Ebón, Eldonza, Elo, Enderquina, Ermegildo, Ermengarda, Esidero, Fabone, Godina, Gomel, Goto, Gudesteo, Guntroda, Ildaria, Iszán, Kíntila, Lebrín, Leodegundia, Lifardo, Moriel, Orenis, Orobio, Placia, Presenzo, Rapinato, Sendino, Simondo, Sona, Teoda, Tote, Ute, Vela, Velita, Vítulo, Zalama…
De entre los nombres más frecuentes en la Edad Media, al menos entre las familias reales, hay dos que hoy prácticamente no usa nadie: Sancho y Urraca. El primero, quizás porque para el imaginario colectivo español Sancho ha pasado a ser sinónimo de hombre obeso, simple, materialista y poco limpio, por el Sancho Panza del Quijote. ¿Y Urraca? Tal vez, por la mala prensa que tiene el pájaro llamado así, alborotador y ladrón, o quizás por la mala huella que dejaron en la historia nuestras dos Urraca más famosas: la de Toro, la «mujer de ánimo feroz» presunta alentadora del asesinato de su hermano el rey Sancho II para favorecer a su otro hermano, Alfonso VI, y la hija de éste, Urraca I, de tormentoso reinado, lleno de guerras civiles y de sobresaltos.
De los nombres medievales castellanos provienen muchos de nuestros apellidos, los patronímicos, los que recoge el nombre del padre. Las lenguas nórdicas lo hacen con sufijos en «-son» (Martinson, Jönsson, Samuelson), las eslavas con sufijos en «-ovich», «-evich», «-ov» o «-ev», entre otros (Petrovich, Pogorevich, Gorbachov, Nureyev), la irlandesa y la escocesa con el prefijo «O’» (O’Neil, O’Brian). La castellana, con el sufijo en «-ez» o directamente en «-z», y de ahí los muchos Sánchez, Fernández, Rodríguez, Muñoz, Pérez, Gutiérrez, López, Téllez, Martínez, Méndez, González, Domínguez, Ramírez o Núñez de nuestras guías telefónicas. Pero, por razones lingüísticas o sociales que se desconocen, algunos nombres medievales son hoy apellidos, y no nombres de pila. Es el caso de García, el apellido más común en España, o de Alonso.
De los nombres de personas de la vieja Castilla nacen también muchos de los topónimos de la zona: Villafruela, Bahabón (de Fabone), Gumiel (de Gomel), Villasandino (de Sandino), Villahizán (de Iszán), Villodrigo (de Rodrigo), Villadiego (de Diego)…
El prefijo «Villa-» o «Villo-» es tan frecuente en la toponimia castellana que ha dado nombre a miles de lugares, muchos de los cuales no tendrían en puridad derecho a llamarse así puesto que, en aquella época, ya lo dijimos, villas sólo eran aquellas poblaciones con capacidad y autonomía para administrar justicia, para detener, juzgar y ajusticiar a quien hubiera cometido un delito.
Compiten con «Villa-» / «Villo-«, en número de retoños, otros cuatro prefijos muy frecuentes: «Torre-«, «Cast-» o «Castr-«, «Fuente-» y «Quintana-«. Las tres primeras son obvias. La primera y la segunda indican que en el lugar había o hubo una fortaleza, por pequeña que fuera. La tercera, que había agua. ¿Y la cuarta?
Quintana es de origen romano. En los campamentos de las legiones, la «quinta vía» era aquella en que se instalaba el mercado. De ahí pasó, en los tiempos medievales, a denominarse así a la plaza del mercado, aunque no hubiera tropas a la vista, y luego a aquella plaza cerrada que iba adosada a una iglesia o a una casa de labor y, por fin, se llamó quintas o quintanas o quintanillas a las casas de labor en general. De ahí que Quintana del Pidio, en el sur de Burgos, probablemente fuera la casa de labor de un sujeto que se llamaba Arpidio; y Torrequinto, en Sevilla, un lugar donde había una fortaleza y una casa de labor; y Quintana Martín Galíndez, al norte de Burgos, en los territorios de la primitiva Castilla del abad Vitulo, la casa de labor de un tal Martín, hijo de Galindo.
En todas las culturas y civilizaciones, los apellidos, lógicamente, nacen para diferenciar a personas que llevan el mismo nombre. Muchos se forman con el nombre del padre: son los apellidos patronímicos que antes veíamos. Pero cuando se acentúan las migraciones y las personas abandonan el lugar donde nacieron y se mudan a otro, cosa muy frecuente en la Castilla medieval, que se dedicó durante siglos y siglos a repoblar los territorios que iba tomando a Al-Andalus, los apellidos patronímicos ya no funcionan, no sirven: al padre de un sujeto al que se quiere nombrar no lo conoce nadie, porque vive o ha vivido a muchos kilómetros de distancia. Muchos apellidos patronímicos, los formados con el nombre del padre, son sustituidos por otros que se forman de muy diferentes modos. Por rasgos personales del individuo al que se quiere nombrar: Blanco, Bueno, Calvo, Cano, Casado, Moreno, Rubio… Por el oficio que desempeña: Abad, Cantero, Carnicero, Carretero, Escribano, Herrero, Monje, Notario, Pastor, Sastre, Vaquero… O por el lugar de procedencia, lo que origina los Ávila, Álava, Aranda, Avilés, Bascones, Bilbao, Burgos, Castilla, Castellanos, Gallego, León, Lerma, Navarro, Roa, Santander, Zamora o Zamorano, tan frecuentes entre nosotros.
Las guías telefónicas de las ciudades del centro o del sur de España están llenas de apellidos patronímicos formados con nombres castellanos o leoneses y de apellidos formados a partir de los nombres de ciudades o pueblos del norte peninsular: vascos, cántabros, riojanos, aragoneses, navarros, gallegos, leoneses y castellanos. Fue otros de los rastros que dejó la repoblación en la Castilla la Novísima.

Almacenado en: libros

Siempre se ha dicho que las modas vueven, y este dicho esta más presente hoy en día que nunca, ya que ahora lo vintage esta super de moda. Y no solo es cuestión de ropa, muebles y decoración, con los nombres propios pasa lo mismo, es lo que se llama “nombres vintage”.

Ahora lo clásico es sinónimo de personalidad, carácter y estilo. ¡Y los nombres clásicos castellanos no iban a ser menos!

Nombres que a nuestros abuelos le parecen anticuados a nosotros hoy en día nos parecen nombres originales y bonitos. ¿O de verdad te parecen ahora tan antiguos estos nombres?.

NOMBRES CLÁSICOS CASTELLANOS DE NIÑA:

  • Aurora
  • Cayetana/Tana
  • Mencía
  • Micaela
  • Jimena/Mena
  • Elvira
  • Adela
  • Petra
  • Telma
  • Clara
  • Carmela/Ella
  • Inés
  • Andrea/ Andy
  • Amelia
  • Aura
  • Melisa
  • Diana
  • Eleonora/Nora
  • Isabel
  • Carmen
  • Minerva/ Mimi
  • Gabriela /Ella/ Gaby
  • Reyes
  • Julia
  • Elisa
  • Fátima
  • Agueda
  • Munia
  • Blanca
  • Daniela/Ella/ Dani
  • Flora
  • Úrsula/Ulla
  • Ágata
  • Berta
  • Pía
  • Martina
  • Vera
  • Eugenia
  • Victoria/ Vicky
  • Sofia
  • Manuela/Ella
  • Violeta
  • Camino
  • Irma
  • Elena/Lena
  • Juliana
  • Cecilia
  • Marina
  • Alicia
  • Judith
  • Camila
  • Ruth
  • Elsa
  • Estela
  • Soledad/ Sol
  • Almudena/ Ena
  • Candela/ Candy
  • Amalia
  • Aína
  • Cruz
  • Valentina/ Tina
  • Celia
  • Valeria

NOMBRES CLÁSICOS CASTELLANOS DE NIÑO:

  • Pascual
  • Andrés
  • Nicolás
  • Guillermo
  • Telmo
  • Ginés
  • José
  • Ignacio/Nacho
  • Teodoro/Teo
  • Ramiro
  • Rodrigo/Roy
  • Pelayo
  • Leonardo/Leo
  • Lucio
  • Elías
  • Edgar
  • Benjamín/Ben
  • Máximo/Max
  • Vasco
  • Velasco
  • Tristán
  • Samuel/Sam
  • Dimas
  • Manuel
  • Hernán
  • Marcel
  • Ezequiel
  • Blasco
  • Beltrán
  • Julio
  • Fidel
  • Valentino
  • Cayetano
  • Martín
  • Tadeo
  • Oriol
  • Francisco/Fran/Cisco
  • Federico/Fede
  • Julián

Si buscas más nombres originales para niños échale un vistazo a nuestra sección nombres unisex o nombres hipsters.

Share Google Plus Tweet Save

Cuando unos padres saben si su hijo será niña, es el momento en que se comienzan a pensar los nombres más en serio. Al principio pueden tener algunas ideas de nombres de niña, pero sin tener nada claro… Pero cuando ya saben que su bebé será niña y la ginecóloga lo ha dejado claro, entonces ya, se pueden sentar tranquilamente para escoger el bonito nombre que tendrá su futura bebé. Quizá en lugar de pensar nombres extranjeros o de orígenes inciertos, lo que quieras es encontrar nombres de niña españoles.

El nombre es algo delicado puesto que marcará su personalidad y cómo los demás la verán y la sentirán. Si llevas tiempo pensando en qué nombre quieres poner a tu hija pero no lo tienes muy claro aún, no te pierdas las siguientes ideas que te presentamos de nombres de niña españoles. Tendrás una amplia gama para escoger y además, con un sentimiento de lo más español.

Nombre de niñas españoles bonitos

  • Adela. Aunque es un nombre español tiene su origen germánico y significa “aquella de origen noble”.
  • Candela. Este precioso nombre tiene el orden latino y significa “la que ilumina”. Un nombre muy español que recuerda a la tradición de las velas en Semana Santa.
  • Alba. Todos sabemos que es el alba, y el significado que tiene: “amanecer” o “aurora”. Es de origen latino y es un nombre perfecto para una niña.
  • Julia. Para algunos es la variante en femenino del nombre masculino “Julio”. De origen latino también significa “consagrada a Júpiter”.
  • Valentina. Este nombre tiene un origen latino y significa “valerosa”. Un nombre ideal para una niña con mucha personalidad… Aunque el nombre parezca un diminutivo en realidad tiene mucha fuerza.

Nombres de niña españoles antiguos

  • Carmen. Nombre proveniente del latín que significa “poema” o “música”.
  • Petronila. Nombre de origen latino. Es la forma femenina de Petronilo o Petronio. Su nombre deriva de la Santa Petronila (mártir del siglo I), quien se cree que era hija de San Pedro.
  • Eusebia. Nombre de origen latino que significa “aquella que es digna de admiración”. Es un nombre muy antiguo que no se suele utilizar en la actualidad.
  • Patrocinio. Nombre de origen latino el cuál se utilizaba sobre todo su diminutivo: “Patro”. Es un nombre procedente de la fiesta católica del Patrocinio de Nuestra Señora, aunque también alude a la fiesta del Patrocinio de San José (que también se usa para nombre masculino pero aún es menos usado).
  • Isabel. De origen desconocido aunque se piensa que podría ser el origen pagando de una variante del hebreo de “Elisheva” (Elisabet) que significaba “juramento de Dios”, aunque Isabel significa “salud y belleza”. También se puede referir a la combinación del nombre de la diosa egipcia Isis, y Bel el principal dios babilónico.

Nombres de niña españoles poco comunes

  • Casimira. Aunque tiene un origen polaco (“Kazimurz” que significa “aquella que impone la paz”. En España se utilizaba dando honor al Santo Casimiro. Nombre femenino del nombre masculino: “Casimiro”.
  • Raimunda. De origen alemán pero muy utilizado en España en siglos pasados, en la actualidad es muy extraño que se utilice. Significa “protegida por los dioses”. Forma femenina del nombre “Raimundo”.
  • Sebastiana. Este nombre de origen griego fue muy utilizado en España y significa: “Majestuoso”, “venerable”. Es la forma femenina del nombre “Sebastián” y hace referencia al mártir cristiano de la época del emperador Diocleciano (condenado a morir asaeteado).
  • Francisca. Nombre de origen germano, utilizado mucho en España en épicas pasadas. Es el femenino del nombre Francisco y significa “mujer libre”.
  • Catalina. Nombre muy utilizado en España pero que ahora es poco común. Proviene del griego “karharos” que significa “puro”. El significado completo del nombre “Catalina” es “inmaculada y pura”.

Nombres de niña españoles cortos

  • Cira. Cira es un nombre español de origen persa y significa “trono”.
  • Lola. De origen latino, es un nombre corto español es que es el diminutivo del nombre “Dolores” o “Mª Dolores”. Hace referencia al dolor que padeció la Virgen María cuando su hijo Jesús fue crucificado. Su significado completo es: “sufrir”, “la que sufre”, “sufriente”.
  • Abril. Nombre de origen latino que significa “frescura”, “vigor”, “lozanía”, “juventud”. Por tanto se podría traducir también “comienzo de la primavera”.
  • María. De origen latino que proviene del nombre hebreo “Miriam”. Significa “la elegida”, “señora”, “amada”.
  • Laura. De origen latino y griego. En latín se atribuye su origen a la palabra “Laurus” (laurel) y en griego a “Daphne” (también significa laurel). Teniendo esto en cuenta se dice que Laura tiene un significado de “victoriosa” o “coronada con hojas de laurel”.

Nombres de niña españoles famosos

  • Asunción. De origen latino y significa “atraer hacia sí, acción de tomar o atraer”
  • Joaquina. De origen hebreo significa: “”Yahvé construirá”. Joaquín era el nombre del padre de la Virgen María y también el de uno de los reyes de Judá.
  • Mariana. De origen latino, es un derivado del nombre “María”. Es una forma contraída de María y Ana, que significa “agraciada”.
  • Marlena. De origen hebreo que se utiliza en español mucho, también en la actualidad. Es el nombre diminutivo de María Magadalena. Se utilizó mucho durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Nuria. Es un nombre catalán que se utiliza mucho como nombre español. Significa “lugar entre colinas” según la etimología vasca.

Nombres de niña españoles modernos

  • Alma. Este nombre tiene su origen del latín y significa “dulce, amable”. Es un nombre precioso para una niña con gran corazón.
  • Paula. Es de origen latino y una variante del nombre “Paola”. Significa “la más pequeña” o “aquella de pequeño tamaño”.
  • Valeria. Este nombre es de origen latino y su significado es “sana y valerosa”.
  • Oriana. Es un nombre moderno de origen latino que cada vez se usa más y que significa “dorada”.
  • Lucía. Es un nombre de origen latino que significa “aquella que lleva la luz” o “aquella que nace de la luz”. Se hace referencia a las bebés que nacen al amanecer.

Nombres de niña españoles originales

  • Lía. De origen latino es la versión femenina del nombre “leo” y significa “león”.
  • Celia. Nombre de origen latino que significa “cielo”. También es el femenino del nombre masculino “Celio”.
  • Claudia. De origen latino significa “aquella que cojea o que anda con dificultad”.
  • Leyre. Es el nombre de un monasterio situado en el pre-pirineo navarro: Monasterio de San Salvador de Leyre. Se pone el nombre en honor a la Virgen conocido como Nuestra señora de Leyre.
  • Camino. Nombre español que hace referencia a la advocación de Nuestra Señora del Camino, patrona de León.

10 hermosos nombres españoles para niñas

Los nombres españoles para niñas son de los más tradicionales entre todos los nombres por sus bellos significados.

  • 22/09/2017
  • 12:35 hrs.

Los nombres españoles para niñas son de los más tradicionales entre todos los nombres de origen español para bebés, tanto por sus bellos significados como por su originalidad, por ello son ideales para tu pequeña.
Una de la ventajas de estos nombres españoles para niñas es que le darán una gran personalidad a cualquier nena, pero también se sentirá muy identificada con su significado por el tipo de cualidades y virtudes que conlleva. ¡Conócelos!
Te recomendamos: Lo que siente un bebé durante un parto

Nombres españoles para niñas y sus significados

Amaya. Es el nombre de la ciudad cántabra asentada en lo alto de una fortaleza (Peña Amaya), y situada junto a la localidad del mismo nombre al norte de la actual provincia de Burgos.
Ximena. Es una de las variantes de Jimena, que es la forma de Simeona en el español antiguo. Su significado es “la que escucha a Dios”.

Aitana. Este nombre tiene su origen en una montaña situada entre Alcoi y Callosa d’En Sarrià, en España.
Triana. Nombre popular de la Virgen de la Esperanza en Sevilla.
Alondra. Forma española de Alexandra, también lo podemos encontrar escrito como Alandra.
Leyre. Nombres español dado a niñas. Es el nombre de un monasterio situado en el pre-pirineo navarro.
Deina. Nombre español para niña con origen antiguo cuyo significado es “festividad religiosa”.
Ixeya. Nombre aragonés con gran tradición entre mujeres que significa «deseo».
Odalis. Forma española de Odilia que a su vez es el femenino de Odo; forma corta de los nombres germanos con prefijo od que significa: abundancia, fortuna.
Pia. Forma española femenina de Pius, nombre latino que significa: piadosa, respetuosa, devota.
También te puede interesar: Técnica de RCP para bebés, niños y adultos
Ten en cuenta que elegir alguno de estos nombres de origen español para niñas también podrás tener la oportunidad de compartir con tu pequeña muchas leyendas e historias sobre las regiones de España, así que también es una gran oportunidad de convivir mucho más con ellas.

    Cada vez más, los padres eligen nombres unisex para sus hijos. Hay quienes lo eligen incluso antes de conocer el sexo del bebé, quienes prefieren no imponer una identidad de género a sus hijos relacionada a un nombre de niño o de niña, y por supuesto, también quienes eligen un nombre unisex simplemente porque les gusta como suena o su significado.

    Los nombres unisex son nombres neutros o nombres que son utilizados indistintamente por hombres y mujeres en diferentes países. Si prefieres un nombre que no sea ni de niño ni de niña, te dejamos 53 nombres unisex para el bebé que te inspirarán.

    Tipos de nombres unisex

    Como véis en el listado de abajo, hay diferentes tipos de nombres unisex. Los que podríamos llamar genuinos, son aquellos que son aplicables a hombres y mujeres en la misma lengua, como Trinidad o Cruz, aunque puede que algunos países o regiones sea más predominante para uno de los sexos, como Guadalupe.

    Por otra parte, están los nombres que son unisex en distintas lenguas, es decir coinciden de forma pero no de género, como es el caso de Andrea, masculino en italiano pero femenino en castellano. También están lo que suenan igual pero se escriben distinto como Gabrielle en francés, pero Gabriel, masculino, en castellano.

    Especialmente en países donde no hay legislación específica para la inscripción de nombres, se ha puesto de moda poner nombres que aunque sean masculinos los utilizan mujeres o viceversa. Es el caso de nombres en inglés como Charlie o Jess. Para rizar más el rizo, hay nombres de marcas o de cosas más extrañas como filtros de Instagram en los que se inspiran los padres para poner nombre a sus bebés. Muchos de ellos son aplicables indistintamente para uno y otro sexo.

    53 nombres unisex para bebé

    • Aike: de origen inglés, significa «roble o hecho de roble»
    • Aimar o Aymar: origen germano, significa «casa-fuerte»
    • Alex: de origen griego, diminutivo de Alejandro/a, significa «el defensor»
    • Alexis: de origen griego, diminutivo de Alejandro/a, significa «el defensor»
    • Andrea: de origen griego, significa «valentía y belleza»
    • Andy: de origen hebreo, significa «valiente y bello»
    • Aran: nombre vasco que significa «valle»
    • Ariel: de origen hebreo su significado es «león de Dios» o «altar de Dios».
    • Akira: de origen japonés, significa «brillante»
    • Artis: de origen escocés, significa «oso» u «osa»
    • Asunción: de origen latino, su significado es «asumir, atraer». Más frecuentemente femenino, pero también utilizado para niños.
    • Azul: de origen persa, como el color del cielo
    • Cameron: de origen escocés, significa «nariz torcida»
    • Charlie: de origen germánico, significa «fuerte»
    • Concepción: de origen latino, relativo a la advocación mariana de la Inmaculada Concepción. Género del nombre: 87% femenino y 13% masculino.
    • Cris: diminutivo de Cristian y también de Cristina.
    • Cruz: de origen latino, nombre en honor a la cruz de Jesús.
    • Denis: de origen griego, derivado de Dionysius
    • Eider: nombre vasco que significa «hermoso»
    • Emo: proviene de «emotional» que significa emocional. El género del nombre es 14% femenino y 86% masculino
    • Francis: derivado de Francisco o Francisca.
    • Gael: de origen bretón, significa «poderoso», principalmente masculino pero también utilizado para niña
    • Guadalupe: de origen árabe, significa “río del lobo». Se usa generalmente para mujer, pero también puede ser para hombre
    • Harper: de origen anglosajón, significa «el/la que toca el arpa»
    • Jade: de origen español, que significa «piedra del costado» y aunque es más utilizado en mujeres, también hay niños llamados Jade.
    • Jessie o Jess: de origen anglosajón, se usa como diminutivo de Jesús.
    • Joss: derivado del nombre alemán antiguo Josse, que significa «campeón». Normalmente femenino, pero también puede ser nombre masculino.
    • Lamar: proviene del latín y significa «Del mar». El género del nombre es 2% femenino y 98% masculino.
    • Lucian: proviene del latín y se deriva del nombre Luciano/a, significa «nacido a la luz del día»
    • Luján : de origen latino, advocación mariana de Nuestra Señora de Luján. El género del nombre es 50% femenino y 50% masculino
    • Marlon: de origen latino, derivado de Marion, variante de María que a su vez proviene del hebreo Miriam
    • Milán: de origen hindú, cuyo significado es “unión”.
    • Montserrat: originalmente, Montserrat era un nombre masculino y el femenino era Montserrada («monte aserrado»)
    • Morgan: de origen galés y significa «océano brillante»
    • Nain: de origen árabe, significa «de gran belleza»
    • Neftalí: nombre hebreo, que significa «al que Dios ayuda en su lucha»
    • Noah o Noa: de origen hebreo, significa “descanso” o “paz”
    • Noel: de origen francés significa «Navidad». Tradicionalmente se llamaba así a los niños nacidos el 25 de diciembre
    • Paris: de origen griego, su significado es «amante»
    • Pau: de origen latino, variante de Pablo en catalán y de Paz en femenino.
    • Paz: del latin «Pax» significa «tranquilidad, sosiego»
    • René: de origen latino, significa «Nacido de nuevo»
    • Reyes: Nombre alusivo a la festividad de la Epifania. Más frecuente en mujeres, pero también es utilizado en masculino
    • Robin: de origen inglés, diminutivo de Roberto o Roberta
    • Rosario: generalmente es de mujer, pero hay países donde se emplea igualmente para hombre
    • Trinidad: de origen latino, nombre cristiano, evocador y alusivo del misterio religioso de la Santísima Trinidad
    • Tyler: proviene del apellido Taylor que significa fabricante de azulejos
    • Sagrario: de origen latin, significa lugar sagrado
    • Santana: Su significado es De Santo y Ana
    • Sasha: de origen griego, significa «protector»
    • Yael: de origen hebreo, significa «cabra montesa»
    • Yeray: de origen canario, significa «el más grande y fuerte de la tribu»
    • Zuri: nombre vasco, significa «blanco»

    Más nombres para bebés

    Si ninguno de los nombres unisex te convence, te dejamos aquí más de 100 ideas de nombres de niño y de niña, así como nombres de animales muy curiosos que puedes ponerle a tu bebé.

    • 33 nombres de bebé inspirados en el sol y la luna
    • ¡Bienvenue bébé!: 173 nombres franceses para tu bebé
    • 33 nombres de niño cortos y originales
    • 33 nombres de niña cortos y originales
    • 185 nombres japoneses de niña y niño para tu bebé (y su significado)
    • 51 nombres para bebés que suenan bonito en cualquier idioma
    • 51 nombres italianos para tu bebé que te enamorarán
    • 25 nombres de animales que puedes ponerle a tu bebé
    • Nombres para bebés de la A a la Z (más de 5.000 nombres)

    Fotos | iStockphoto
    En Bebés y más | Un consejo por si la ecografía falla: no compres nada azul ni rosa, Cuando esperabas una niña y llega un niño se te queda esta cara de sorpresa

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *