0

Operacion diastasis de rectos

Tabla de contenidos

A menudo, después del embarazo y la lactancia se producen, en mayor o menor grado, secuelas del embarazo, tales como flacidez abdominal y/o pérdida de volumen mamario y caída subsiguiente del pecho (ptosis mamaria). A esa dilatación parcialmente irreversible se la denomina diástasis abdominal o diástasis de los rectos abdominales (DRA). También puede darse con motivo de una pérdida significativa de peso.

Qué es la diástasis abdominal

Se trata de una afección en la que se ve estructuralmente implicada la pared abdominal, ya que los músculos rectos del abdomen que forman su parte interior se separan entre sí, produciendo un abombamiento o hipertrofia abdominal.

Esta diástasis, dehiscencia de los rectos abdominales o DRA, es la rotura de la línea central del abdomen o línea alba fruto del crecimiento del útero en el interior del abdomen en el embarazo.

Aunque no es el único motivo de aparición de este problema, ya que una pérdida de peso importante puede dar lugar a una situación similar.

Esta lesión da problemas en el futuro. La solución quirúrgica en los casos más graves (muchas mujeres, a pesar de otros tratamientos no ablativos, necesitan estética en ombligo; o eliminar tejido muerto, tejido dañado, o estrías) conlleva una cirugía de abdominoplastia, miniabdominoplastia o umbilicoplastia.

Problemas asociados a la diástasis abdominal

Esta situación suele ir acompañada de hernias umbilicales y de pérdida de volumen y caída de los pechos (ptosis mamaria). Con todos estos procesos se pierde la silueta femenina, pero existen soluciones quirúrgicas para este tipo de problemas que ayudan recuperar la figura, devolviendo a la mujer su aspecto previo al embarazo, o incluso mejorándolo.

También se ve afectada la piel, que muestra asimismo flacidez y dilatación. A veces también existe cierto grado de lipodistrofia abdominal, quedando grasa acumulada en los flancos, es decir, en la parte lateral del abdomen. Todos estos cambios pueden manifestarse aislados o en conjunto después del embarazo o una pérdida de peso, y todos ellos pueden tratarse simultáneamente en un único

Cirugía de diástasis de rectos abdominales

Diástasis de rectos abdominales

En la mayoría de intervenciones de abdominoplastia es necesario recomponer la pared muscular mediante sutura o plicatura de los músculos rectos anteriores del abdomen.

Estos músculos se encuentran separados generalmente, debido a las dilataciones que se producen en los embarazos y a que la fascia que los une no tiene firmeza suficiente para mantener el abdomen plano y firme (ptosis abdominal).

En la misma operación se sutura un músculo abdominal con el contrario para dar firmeza a la pared. Esta contención muscular hace que el abdomen este más plano en la visión lateral, ya que el contenido abdominal deja de hacer relieve hacia afuera.

En ocasiones esta plicatura abdominal se hace no solo en el sentido vertical siguiendo el eje muscular, sino que también podemos suturar la fascia del músculo de manera transversal para moldear y afinar la cintura. El efecto de estrechamiento de la cintura se consigue combinando la plicatura muscular junto a la lipoescultura del flanco o abdomen lateral.

La plicatura muscular no es necesario llevarla a cabo cuando los músculos rectos del abdomen y su fascia no están cedidos y por tanto no existe abombamiento lateral en el abdomen.

Esto sucede en pérdidas de peso moderadas que se solucionan con la extirpación de la piel y de la grasa sobrantes bajo el ombligo. Como es lógico, en la mayoría de las abdominoplastias en personas que han tenido embarazos o pérdidas de peso importantes es preciso reparar la pared muscular y sus fascias con la plicatura; si no, el resultado será incompleto.

La cirugía de abdomen en la que no se repara o sutura la pared muscular es menos dolorosa que aquella en la que sí que tensan los músculos. Aun así, existen modernos métodos para reducir en gran medida las molestias producidas, como son la utilización de catéteres analgésicos o bien el bloqueo selectivo y temporal de los nervios que dan sensibilidad a la región.

Intervenciones quirúrgicas asociadas a la diástasis abdominal

También corregimos la diástasis abdominal y las hernias umbilicales.

  • Hernias umbilicales: en la misma intervención corregimos hernias de la pared abdominal o hernias umbilicales. Cuando el tamaño de estas hernias es pequeño, pueden corregirse con la simple sutura de la fascia muscular que se encuentra debilitada. Cuando las hernias de la pared o el ombligo son mayores, es aconsejable colocar una malla y reparar la fascia luego. En FEMM, para la reparación de estas hernias periumbilicales, contamos en el quirófano con un cirujano general experto en este tipo de cirugías, ya que consideramos que la especialización médica logra mejores y más fiables resultados.
  • Cirugía abdominal y lipoescultura del abdomen: Como norma general en FEMMrealizamos una cirugía combinada de abdominoplastia y lipoescultura del abdomen y flanco lateral. Sólo en contadas ocasiones asociamos liposucciones limitadas en otras regiones. Es decir, que tendemos a no combinar abdominoplastias con liposucciones masivas del resto del cuerpo. La razón es que la movilización de grasa asociada a la lipoescultura junto con el despegamiento producido por la abdominoplastia incrementa la tasa de complicaciones, como la embolia grasa y la tromboembolia.
  • Otros aspectos como la incontinencia urinaria o la dilatación vaginal pueden ser tratados de forma satisfactoria. Para ello en FEMM hemos desarrollado la Unidad de Ginecoestética y Cirugía Íntima Femenina, con el prestigioso ginecólogo dr. Fernando Aznar Mañas, presidente de la Sociedad Española de Ginecología Estética Regenerativa Funcional. Disponemos de la tecnología más avanzada, como el láser vaginal Edge. Otras cuestiones como la sequedad vaginal o la hipertrofia de labios menores que dificultan las relaciones sexuales pueden ser igualmente tratados.

La incontinencia urinaria puede tratarse.

Posibles complicaciones tras una intervención para corregir la diástasis abdominal

Las complicaciones son extremadamente infrecuentes, pero el cirujano plástico debe minimizar los riesgos de cualquier complicación, incluso las poco frecuentes.

Como os hemos contado, la mejor prevención en los casos en que se está combinando una liposucción con una cirugía de diástasis abdominal es no asociar liposucciones grandes a la abdominoplastia.

Además es aconsejable en la preparación de esta operación seguir un protocolo de prevención de tromboembolia asociando heparina de bajo peso molecular (subcutánea) o medidas de compresión de las piernas con medias elásticas de compresión.

También debemos de ser prudentes a la hora de asociar esta cirugía con otras operaciones estéticas, previniendo la tromboembolia y limitando el tiempo quirúrgico total.

En estos casos en FEMM trabajamos dos equipos de manera conjunta para que el tiempo en que el paciente esté dormido sea menor y por tanto las posibles complicaciones asociadas al tiempo de cirugía disminuyan.

Peligros de la extracción costal

Mucho se escucha en medios de comunicación acerca de las operaciones de extracción costal para estrechar la cintura. Desde FEMM queremos hacer un llamamiento al sentido común y nos posicionamos en contra de la agresividad quirúrgica para conseguir supuestos objetivos.

La extracción costal nos parece innecesaria e incluso peligrosa para estrechar la cintura. No la realizamos ni la aconsejamos. Creemos que podemos conseguir una cintura estrecha y con excelentes resultados combinando la abdominoplastia con lipoescultura de los flancos laterales del abdomen y plicaturas musculares anatómicas.

La cordura guía nuestra profesión como cirujanos y como médicos por lo que los criterios a la hora de plantear cualquier operación deben ser expectativas realistas y técnicas proporcionadas.

El postoperatorio en la cirugía de diástasis abdominal

Debido a que en esta operación se realiza un amplio despegamiento de la piel del abdomen, en FEMM dejamos ingresados por norma general 48 horas a los pacientes en el hospital, donde les proporcionamos analgesia para una más rápida recuperación.

La primera semana tras la operación el paciente debe permanecer en domicilio con régimen de reposo relativo (puede levantarse a comer, ir al baño o dar pequeños paseos en casa).

Recuperación tras la cirugía de diástasis abdominal

El mejor remedio es la prevención: es fundamental tonificar el abdomen antes de una cirugía, ya que así la recuperación y el acto quirúrgico será más sencillo.

La distensión que propicia la incompetencia de los músculos afecta a la posición de la espalda, pudiendo aumentar la curvatura de la zona lumbar e incrementándose el riesgo de lumbalgia.

En esta situación se ve dificultada una correcta deambulación porque es difícil ponerse derecho. Muchas pacientes pueden verse beneficiadas de ejercicios hipopresivos tendentes a mejorar y rehabilitar la pared muscular, dotándola de mayor potencia y disminuyendo el grado de abombamiento.

En FEMM recomendamos la clínica Fisioterapia Vicetto para este tipo de rehabilitación.

Consulta nuestras cirugías de abdominoplastia, con fotografías reales del preoperatorio y del postoperatorio

Ramón Calderón Nájera (cirujano plástico)

Carlos Gullón Cabrero (cirujano plástico)

Yo, en mi caso, acudí a una fisioterapeuta de suelo pélvico y me recomendó unos ejercicios, a parte de los hipopresivos, que me fueron muy bien, así como el uso del ejercitador Laselle de @intimina para el suelo pélvico.
¿Lo habéis probado?

¿Por qué decido operarme?

Hoy os abro un poquito mi corazón y os cuento cómo decidí que quiero operarme, aunque me de un poquito de miedo.😓
Desde que tuve a Carlos, hace 5 años, no me he puesto bikini ni una sola vez porque ya me quedé con la piel del abdomen bastante fea y me daba mucho complejo, pero no tenía una diastasis tan visible como la que me quedó después de tener a Paula.
Ya no sólo no me pongo bikini sino que suelo ir con ropa ancha para disimular la barriga.
Este hecho me ha llevado a no gustarme cuando me miro al espejo. Hay días que lo llevo mejor que otros, días que la tengo menos hinchada, pero ahí está siempre.
Entonces me llegó la oportunidad de operarme y me he lanzado porque se que todo va a ir bien. Se que es una operación muy costosa y que muchas de vosotras no os la podéis permitir, pero conozco casos donde la seguridad social les ha incluido dicha operación. Tenéis que informaros bien!
Así que el próximo 9 de octubre me someto a la primera de las dos operaciones que va a ser la hernia umbilical, porque para rematar, tengo diastasis y hernia 😩 y no se pueden operar a la vez.
Y ya a principios del año que viene será la segunda y más importante de las dos.

Grupo de apoyo

Si creéis que sufrís de diastasis os aconsejo de corazón entrar a formar parte de un grupo que cada día crece y crece más.

Luchando contra la diastasis

Aquí podéis encontrar apoyo, consejos, y sobretodo experiencias de todas las que lo sufren. Incluso estamos pensando crear una recogida de firmas para luchar porque la seguridad social acepte la operación de diastasis como algo necesario y no solo tengamos la opción de operarnos por lo privado.

Juntas podemos con todo!!

Cómo es el postoperatorio de la cirugía de diástasis abdominal

06 Mar Cómo es el postoperatorio de la cirugía de diástasis abdominal

Posted at 08:55h in Blog Dr. Díaz Gutiérrez by optimizaclick

La diástasis abdominal suele aparecer tras los embarazos o tras una pérdida de peso importante y constituye una patología en la que los músculos rectos del abdomen se separan entre sí provocando cierto abombamiento. Muchas mujeres que se encuentran en su peso ideal, se acomplejan ante este hecho, ya que la barriga surge irremediablemente. La diástasis abdominal puede corregirse con cirugía en los casos más severos.

Esta intervención puede completarse con otros procedimientos para corregir otras cuestiones que se hayan visto modificadas ante un aumento o pérdida de peso importante. A la hora de pasar por el quirófano se puede aprovechar para realizar los siguientes tratamientos:

  1. Corregir hernias umbilicales
  2. Realizar una lipoescultura del abdomen
  3. Eliminar problemas de incontinencia urinaria o dilatación vaginal

Recuperar la figura y la silueta femenina tras uno o varios partos es posible. Sin embargo, son muchas las pacientes que se preguntan cómo será el proceso de recuperación tras la intervención. Para realizar con éxito la operación será necesario realizar un amplio despegamiento de la piel del abdomen por lo que se suele utilizar anestesia general y la paciente deberá quedarse hospitalizada durante unos días. Tras recibir el alta, durante la primera semana, será necesario el reposo relativo.

Para mejorar el proceso de recuperación tras una cirugía de diástasis abdominal es recomendable trabajar y fortalecer la zona de forma previa a la intervención. Así la operación y la recuperación será mucho más sencilla. Cuando los músculos abdominales no cumplen su función y se atrofian puede surgir un aumento de la curvatura de la espalda, lo que incrementa el riesgo de padecer lumbalgias. Los ejercicios hipopresivos pueden ayudar a fortalecer la zona y aliviar las molestias.

Otra parte de la anatomía que suele sufrir mucho tras el embarazo, el parto y la lactancia son las mamas. A menudo, se produce una caída de los pechos que junto a la diástasis abdominal modifican la silueta femenina. Son muchas las mujeres que pierden su confianza y ven mermada su autoestima. El Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, siempre realiza una consulta previa para realizar un diagnóstico y decidir qué tratamientos son los más adecuados para recuperar la figura tras un embarazo o aumento y pérdida significativa de peso.

La abdominoplastia es una operación que permite remodelar la barriga reforzando la musculatura y eliminando los tejidos grasos con la piel sobrante. Se consigue al final una remodelación total del abdomen, la cintura y la forma del tronco del cuerpo.

Hay muchas técnicas de abdominoplastia y es imprescindible seleccionar de forma personalizada el tipo de procedimiento a cada persona. Los factores a tener en cuenta son muchos, entre ellos: las características anatómicas del/a paciente, edad, futuros embarazos, tiempo de recuperación postoperatoria, expectativas del paciente…

Por ejemplo, es muy común en mujeres que han tenido uno o más embarazos. En los embarazos se forma piel extra por la expansión que hay sobre todo en los últimos tres meses en los que el bebé crece más y que después del parto se ve floja, y hace ver el abdomen abultado. Esta expansión de la piel del abdomen también provoca la aparición de estrías. El cuerpo de la madre también cederá su musculatura abdominal y sufrirá una distensión muscular.

¿Qué tipo de alteración puede mejorar la abdominoplastia?

  1. 1. Daño en la piel del abdomen. Las causas principales son:
  1. a) Embarazos y cesáreas
  2. b) Fluctuaciones de peso
  3. c) Cirugías abdominales anteriores
  4. d) Tabaco
  5. e) Exposición a rayos UV
  6. f) Otros
  1. 2. Variación de la cantidad y localización de los excesos grasos.

3. Corrección de la flacidez músculo fascial y hernias.

La intervención

La intervención se lleva a cabo bajo anestesia general o regional y se compone de cinco pasos primordiales:

  1. 1. En la mayoría de los casos, iniciamos la intervención con la liposucción de abdomen en los flancos y caderas remodelando así el contorno corporal de la o él paciente.
  2. 2. La intervención continúa con una dermolipectomía, que implica extirpar del abdomen toda la piel y grasa excedente, el llamado delantal abdominal.
  3. 3. La pared abdominal se reconstruye mediante el uso de suturas para unir los músculos rectos del abdomen, que en los embarazos se separan formándose un área de debilidad (diastasis de rectos); es por esto que en cada embarazo el abdomen puede distenderse.
  4. 4. Cierre cutáneo: sutura del colgajo de piel que se formó.
  5. 5.Recolocación del ombligo llamada neoumbilicoplastia

Podríamos asegurar que, en casi la totalidad de los casos de intervenciones de abdominoplastia, en esta se combinan la liposucción y las técnicas de abdominoplastia convencional.

Esta opción de cirugía da al cirujano más versatilidad y un resultado estético más completo.

El ingreso hospitalario es habitualmente de 24 horas y la recuperación completa exige de dos a cuatro semanas. Durante el primer mes es recomendable no realizar grandes esfuerzos.

Es recomendable que la mujer que decida realizarse una Abdominoplastia no tenga previsto volver a quedarse embarazada. De no ser así, en caso de nuevo embarazo, este no tendrá ningún contratiempo debido a la abdominoplastia aunque una vez la mujer haya dado a luz, la deformidad puede volver a producirse.

Cuidados postoperatorios

Una vez finalizada la cirugía, es muy importante que el paciente respete una posición correcta en la cama. Esta debe de ser con el tronco y las rodillas flexionados para evitar la tensión en la pared abdominal, y es recomendable que la primera noche tras la intervención, el paciente no se levante.

El 1º día postoperatorio el paciente recibirá el alta y podrá empezar a deambular. Esta deambulación debe ser cuidadosa y sin estirar totalmente el abdomen, siendo recomendable andar sin estar totalmente incorporado.

El paciente de una abdominoplastia no va a sentir dolores postoperatorios molestos. Siguiendo las indicaciones de los médicos en cuanto a la ingesta de analgésicos, este no será excesivo.

El paciente deberá llevar una faja abdominal para realizar la compresión necesaria durante 4-6 semanas. Durante este periodo se evitará el ejercicio físico excesivo. Pasados 14 días de la intervención quirúrgica, llega el momento de retirar las suturas.

Finalmente, se recomienda que el paciente realice sesiones de masaje de drenaje linfático para la disminución más rápida del edema postoperatorio.

Cirugía para la diástasis abdominal ¿sí o no? Una usuaria responde

La diastasa abdominal es una afección que afecta a muchas mujeres en el posparto. No es solo una molestia estética, sino que puede provocar problemas físicos, de salud y psicológicos.
En la mayoría de los casos, la diastasa abdominal se resuelve sin necesidad de recurrir a traramientos o cirugía, pero en otros casos, para resolverla se necesita una intervención. De hecho, lo que frena a muchas mujeres a dar el paso es la inseguridad que les provoca la falta de información sobre el asunto.
Por eso le pedimos ayuda a Adriana Melchionna, una madre que decidió someterse a esta operación y que es administradora del grupo de Facebook Diastasi Italia, donde se atienden y resuleven dudas sobre la intervención, los usuarios piden consejo y opinión y se cuentan testimonios. Todo ello con el fin de mejorar el estado de las cosas y difundir información completa y veraz.
Hemos recopilado las dudas más frecuentes e interesantes que se le han formulado a Adriana para ayudarte a que tú misma te formes una idea de lo que es la cirugía de diástasis abdominal si te estás planteando someterte a ella.

¿Cómo supo que sufría diastasis? ¿Se dio cuenta usted misma o recurrió a exámenes clínicos y ecografías?
Después del segundo parto, aunque había perdido los kilos acumulados durante el embarazo, mi vientre había tomado una forma extraña y antinatural, se hinchaba a lo largo del día hasta que por la noche parecía de nuevo el vientre de una mujer embarazada. Me di cuenta de que sufría mi peristalsis, la clásica contracción del estomago y los intestinos, tanto es así que las primeras veces pensé que estaba embarazada de nuevo.
Durante las deposiciones, de hecho, los retortijones eran muy similares a las patadas de un bebé. Buscaba respuestas en otras madres, pero siempre respondían ‘¡es normal después de dos hijos!’. Había mucha ignorancia alrededor de este asunto y yo sentía que algo iba mal hasta que un día empecé a buscar en internet y leí por primera vez acerca del concepto ‘diastasis abdominal’. Leí los síntomas y me reconocí en ellos. Finalmente le pude dar nombre a ese malestar. O mejor dicho, le di un nombre a una ‘enfermedad’ que hasta entonces pensaba que era sólo un defecto estético.

¿Qué síntomas tenías?
Además de lo molesto que era para mi autoestima y mi confianza en mí misma, efectos que no debemos subestimar, sufría un fuerte dolor de espalda a nivel lumbar. Estaba degenerando en hiperlordosis y ni siquiera podía dormir boca abajo. Me levantaba por la mañana con dolor de espalda y el esfuerzo me producia náuseas. Por otro lado, ya no me sentía llena con la comida como antes y el estómago se me hinchaba desproporcionadamente.
Además de todo esto, también sentía una molesta e inexplicable inestabilidad de la pelvis. En algunas posiciones en las que estaba contraída, veía una extraña protuberancia, una aleta que comenzaba en el esternón y terminaba en el ombligo. Más tarde, me di cuenta de que el motivo era que mis músculos estaban tan separados que ya no contenían el estómago y que esa protuberancia eran los órganos que, en ciertas posiciones, empujaban la línea del amanecer que, al estar dilatada, no los contenían como debería. También por esta razón, dos años después apareció una hernia umbilical, muy común en mujeres con diastasis del recto abdominal.

¿Intentaste hacer algo para solucionarlo antes de la operación? Si es así, ¿el qué?
Honestamente, no. Sabía muy poco sobre la diástasis y había leído que la recuperación a través de la fisioterapia sólo sería posible dentro de los primeros 6 meses después del parto.

¿Por qué decidiste recurrir a la operación?
Las indicaciones y opiniones que había encontrado, además del ejercicio, sólo recomendaban la vía quirúrgica, a la cual recurrí por primera vez con una operación endoscópica fallida. En ella, el médico que me atendió me sugirió que tartase la hernia umbilical.
Al mismo tiempo que la hernia, el cirujano trató de unir mis músculos abdominales para situarlos a una distancia fisiológica normal. No fue posible porque mi diástasis se extendía desde el esternón hasta el pubis y el espacio (la distancia entre el recto izquierdo y el derecho del abdomen) era de unos 10 cm.
Después de esta operación, encontré con el grupo Diástasis Italia, del que ahora soy administradora junto con otras madres, y allí descubrí que era posible realizar una operación de abdominoplastia con un pliegue recto que cubre el Sistema Nacional de Salud. Desafortunadamente, en mi región, Abruzzes, no se subvenciona esta intervención, por lo que me trasladé a la región de Marche, donde me sometí a una abdominoplastia con cierre del recto. fue en la Clínica de Cirugía Plástica de los Hospitales Unidos de Ancona gracias al Dr. Grassetti.
El derecho de someterse a esta intervención debería ser el mismo para todas en toda Italia, pero no es el caso, por lo que a menudo hay que trasladarse a otras regiones con las consiguientes desajustes que esto supone en tu hogar y tu trabajo. Por esta razón, en junio nuestra comunidad de Facebook lanzó una petición al Ministerio de Salud para que la intervención de la abdominoplastia para las diástasis pospart sea subvencionada, como sucede en el caso de las pacientes con antecedentes de obesidad.

¿Crees que es útil hacer ejercicios específicos o recurrir a un fisioterapeuta en los casos menos severos de diastasis?
La fisioterapia dirigida siempre es útil para aliviar los trastornos de la diástasis, que a los que ya he mencionado, podría añadir:

  • aerofagia
  • incontinencia
  • molestias digestivas
  • dificultad para respirar
  • prolapsos provocados por los órganos que no se desplazan de su ubicación natural

Obviamente, estos trastornos pueden ser causados por otros motivos que se deben investigar antes de achacarlos directamente a la diástasis. Aun así, es cierto que tener una separación abdominal diagnosticada dificulta más resolución de estos trastornos.
La fisioterapia es adecuada para aquellas personas que tienen brechas mínimas o para aquellas que no quieren ni deben someterse a la cirugía porque planeando quedarse embarazadas de nuevo, pero el ejercicio no es una solución definitiva, desafortunadamente. Sus beneficios se limitan al tiempo en el que se realizan los ejercicios específicos, pero no son una alternativa a la cirugía que, lamentablemente, es la única solución definitiva al problema.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la operación?
Por mi experiencia personal y de la de cientos de mujeres que comparten sus historias en el grupo, se puede decir que los trastornos se resuelven en el postoperatorio inmediato; de hecho, aunque no existen estudios científicos sobre el tema, hay un gran número de casos que lo corroboran.
El dolor de espalda, por ejemplo, desaparece (a menos que esté motivado por otras causas) porque, una vez que los músculos vuelven a su sitio, se restablece su función, que es la de sostener el tronco y contener los órganos internos. Si no es atribuible a otras causas, la incontinencia también desaparece.
La postura se corrige, el tránsito intestinal se regula y las náuseas desaparecen. El vientre, que había adoptado una forma antinatural y estaba hinchado constantemente, permanece naturalmente plano y pierde ese aspecto caído tan incapacitante a nivel psicológico. Además, la intervención también pone solución al problema estético del exceso de piel.
Las desventajas, que prefiero llamar limitaciones, son:

  • falta de sueño durante al menos dos semanas después de la intervención
  • incapacidad para cargar pess y hacer esfuerzos durante las 8 semanas posteriores
  • sensación de insensibilidad del abdomen que se recupera con el paso de los meses

Después de mi cirugía, lo que me resulta más molestos es la cicatriz, que se extiende de un hueso ilíaco a otro. Antes de someterse a una cirugía, es una buena idea hablar con un cirujano plástico para evalue los riesgos y beneficios.

¿Lo harías de nuevo? ¿Por qué?
Aunque tras la intervención el camino a nivel psicológico era desafiante, a nivel físico era indoloro y me llevó a la resolución de todos mis trastornos. Hoy, después de 7 meses, me siento curada en cuerpo y mente, el malestar físico ha desaparecido y hoy me siento bien y feliz.

¿Qué consejo le darías a las mujeres que quisieran someterse a esta cirugía?
Sin duda alguna, sugiero que pidan consejo y confíen en un cirujano plástico que evalúe su situación y la solución que mejor se adapta a cada caso. Desgraciadamente, hay situaciones desastrosas, por lo que debemos consultar a profesionales serios y confiar en su criterio porque es una operación que, mal hecha, puede dejar un resultado peor al de la diástasis.
Muchas mujeres deciden no someterse a la operación porque temen la anestesia. En estos casos, una entrevista con un anestesista que resuleva cualquier duda puede ser una muy buena idea para tomar las decisiones correctas con total tranquilidad.
También les recomiendo que, si finalmente deciden someterse a la operación, tenga a alguien disponible con quien contar para que ayude a manejar la casavdurante las primeras dos semanas, ya que en el posoperatorio no se pueden hacer grandes esfuerzos, y esos esfuerzos incluyen coger a nuestro hijo en brazos.
Finalmente, debo recordar que sólo aquellos que padecen o han padecido diástasis pueden realmente entender de lo que se trata, los dolores y las dificultades que supone. El sueño es tuyo, ¡síguelo y hazlo realidad!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Y además…
¿Funciona realmente la presoterapia? Beneficios, contraindicaciones y precio
¿Cuáles son las consecuencias del acoso escolar?
7 consejos para dormir como los ángeles toda la noche

AbdominoplastiaCirugía del Abdomen

Mediante la cirugía de abdominoplastia extirpamos el exceso de piel y grasa abdominal que puedas tener, corrigiendo la flacidez, la relajación de la pared muscular y la separación de los músculos rectos abdominales (diástasis abdominal).

El objetivo es que tú consigas tener un abdomen más plano y una pared muscular más fuerte y más firme. El exceso de tejido abdominal puede ser debido a múltiples causas: por alteraciones del abdomen producidas por el paso del tiempo; por secuelas del embarazo; o por grandes cambios de peso.

La operación consiste, en resumen, en practicar una incisión en la parte baja del abdomen, a nivel del vello púbico; después extirpamos ese exceso de grasa y de piel; y finalmente unimos, tensamos y reparamos los músculos del abdomen en su línea media.

Fotografías antes y después

Te invitamos a examinar más de 10 casos clínicos reales de cirugías de abdominoplastia realizadas en FEMM (Madrid) que te ayudarán a valorar los posibles resultados.

Cirugía de abdominoplastia, a una paciente que presentaba dilatación de la pared abdominal como secuelas de embarazo.

Varón de 34 años, que presentaba flacidez de piel abdominal por pérdida de peso (30 kilos).

Mujer de 28 años, con flacidez abdominal secuela de dos embarazos y cambios de peso.

Cirugía múltiple de abdominoplastia y lipoescultura de flancos y trocánteres.

Abdominoplastia con plicatura de rectos y lipoescultura de flancos. En la misma operación se practica cirugía de elevación de pechos con prótesis anatómicas de 320 cc.

Cirugía de abdominoplastia a una paciente presenta flacidez abdominal debido a los embarazos, con separación de los músculos rectos del abdomen y hernia umbilical.

Ver todas las Fotografías antes y después

La operación de abdominoplastia

En la primera cita diagnóstica, tu cirujano plástico te dará información específica sobre la operación de abdominoplastia y te explicará los posibles procedimientos.

Según la complejidad del caso, la operación de abdominoplastia puede durar entre dos horas y tres horas.

Una vez te hayas dormido, procedemos a esterilizar el campo quirúrgico y a realizar la intervención, en la que te practicaremos una incisión por encima del vello del pubis, incisión que prolongaremos a las caderas. Después liberamos la piel abdominal sobrante y, en caso necesario, reforzaremos con suturas los músculos del abdomen. Finalmente extirparemos la piel sobrante tras traccionarla hacia abajo

Permanecerás en observación y reposo en tu habitación del hospital durante 48 horas. No retires el vendaje con el que saliste del quirófano; tu cirujano y sólo él te dirá cuándo puedes quitártelo.

El postoperatorio es molesto en los primeros días, por lo que deberás mantener reposo, controlando la inflamación y el dolor por medio de analgésicos que tu cirujano te recetará.

Una vez concluida tu estancia hospitalaria, siguiendo el tratamiento médico específico aconsejado.

Antes de un mes podrás incorporarte a tu vida cotidiana y laboral.

Estas son nuestras recomendaciones postoperatorias:

  • Tras la abdominoplastia puedes notar tirantez en la línea media abdominal y a nivel del pubis. Si además te has hecho una liposucción, puedes notar una molestia en el área lumbar, descrita según refieren algunos pacientes como agujetas o lumbago. Todos estos síntomas irán remitiendo con el paso de los días y con ayuda de la medicación analgésica.
  • No debes quitarte la faja sin consultar al cirujano.
  • Es normal que notes inflamados, incluso amoratados tus genitales; también las piernas pueden hincharse. Se te pasará en pocos días.
  • Algunas personas propensas a problemas de espalda y debido a posturas mantenidas pueden experimentar molestias ocasionales.
  • El área de piel comprendida entre el ombligo y el pubis puedes notarla adormilada. Ello es un efecto de la cirugía y no debe preocuparte.
  • Debes dormir boca arriba.
  • Si te has hecho liposucción debes saber que hasta al menos pasados 6 meses no verás los resultados de un modo pleno. A veces hasta el año.
  • Puedes caminar desde el primer día, pero evita cualquier esfuerzo y procura caminar en la postura que te ha indicado tu cirujano.
  • Duerme boca arriba y con las rodillas en alto.
  • Evita las actividades deportivas por un período de dos a tres meses.
  • No tomes el sol o rayos UVA en la zona operada.
  • Bebe agua y come alimentos con fibra.

El aspecto definitivo de tu abdomen no se naturalizará hasta los 6 meses postoperatorios, por lo que irás observando algunos cambios en su forma.

Compartir:

Abdominoplastia, liposucción y lipofilling · Tú eliges

Estas tres palabras corresponden a conceptos íntimamente relacionados. Es muy frecuente combinar una abdominoplastia con una liposucción de zonas selectivas en la cintura y abdomen, para perfilar mejor el resultado final –lipoescultura.

Compartir:

Ficha Técnica

Procedimiento: Abdominoplastia.
Duración de la intervención: 2-3 horas.
Dónde operamos: Hospital Ruber Internacional (Madrid).
Tipo de anestesia: General.
Hospitalización: Ingreso dos noches.
Recuperación laboral y social: 2-4 semanas.
Recuperación definitiva: 6-12 meses.
Precio orientativo:
– Abdominoplastia: Entre 7.500€ y 9.500€ (incluye liposucción de flancos)
– Mini abdominoplastia: Entre 4.500€ y 6.500€ (sólo piel abdomen inferior sin plicatura de rectos).
Financiación: Disponible.
Precio primera cita Dr. Carlos Gullón Cabrero: 100€.
Precio primera cita Dr. Ramón Calderón Nájera: 100€.
Precio primera cita Dr. Eduardo Avilés Martín: Gratuita.
Precio cita online por Vídeo-Conferencia: 100€.
Teléfono de urgencias: 915756475.
Garantía FEMM: seis revisiones postoperatorias en el primer año; suministro gratuito de prendas de presoterapia; dos sesiones postoperatorias de masaje drenante y presoterapia.

Cirugía del Abdomen · Controversias en abdominoplastia

Por el Dr. Ramón Calderón Nájera.

La abdominoplastia, también llamada dermolipectomía abdominal, es una operación mediante la que eliminamos el sobrante de piel y grasa del abdomen tras pérdidas de peso importantes, embarazos u otros procesos abdominales que generan flacidez.

En este artículo te hablo sobre algunas controversias de esta cirugía.

Abdominoplastia como secuela del embarazo

Tras el parto y la lactancia se pueden producir secuelas del embarazo, tales como flacidez abdominal, pérdida del volumen mamario y caída subsiguiente del pecho (ptosis mamaria). Las cirugías estéticas que tienen como objetivo corregir la figura de la mujer tras el parto se conocen como procedimientos “mommy makeover”. Es por ello que, en muchas ocasiones, además de la cirugía de abdominoplastia realizamos otras operaciones como: elevación de pecho (mastopexia); reducción del pecho; umbilicoplastia; cicatrices de cesáreas; o cirugía genital femenina.

También podemos mejorar la silueta femenina acompañando la abdominoplastia de una liposucción en los flancos o de un lipofilling con la propia grasa de la paciente.

Abdominoplastia · Quizá te preguntes…

¿Es la abdominoplastia un tratamiento quirúrgico del sobrepeso?

No. Los pacientes obesos que tienen intención de perder peso deben posponer cualquier clase de cirugía del contorno corporal hasta que sean capaces de mantener su pérdida de peso.

¿Corrige las cicatrices abdominales del parto?

Sí. Tras una cesárea suelen aparecer cicatrices inestéticas, cicatrices que se hunden en la piel o cicatrices con adherencia.

¿Es una cirugía exclusiva de mujeres?

No. La practicamos tanto a hombres como a mujeres. Es una cirugía muy frecuente tras pérdidas de peso (secuelas de la obesidad) en las que el abdomen quedó flácido y persisten acúmulos de grasa resistentes al adelgazamiento.

¿Cuál es el posible tratamiento alternativo a una abdominoplastia?

Las formas alternativas de tratamiento consisten en no tratar las áreas de piel flácida y cúmulos grasos. La liposucción puede ser una alternativa quirúrgica si existe buen tono elástico de la piel y cúmulos grasos abdominales localizados en un paciente de peso normal. La dieta y el ejercicio pueden ser beneficiosos para una reducción global del exceso de grasa corporal.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

Algunos efectos secundarios y riesgos posibles son:

  • Sangrado excesivo. Coágulos.
  • Infección en la cicatriz.
  • Inflamación y/o hematomas.
  • Mala cicatrización.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Asimetría en la piel.
  • Dolor y/o hinchazón.

Fotos de antes y después de un caso clínico real
de abdominoplastia por embarazo.

Compartir:

Cirugía del Abdomen · Diástasis abdominal y su importancia en la mujer

Por el Dr. Carlos Gullón Cabrero.

Si quieres saber por qué el abdomen se dilata o por qué surgen las hernias umbilicales tras los embarazos; y las soluciones para corregirlo, te animo a que leas el siguiente artículo.

¿Qué es la mini abdominoplastia?

Cuando el exceso de grasa y de piel en el abdomen es moderado; y además no es preciso reposicionar el ombligo a su altura habitual, practicamos una miniabdominoplastia. Así, sólo tratamos la parte inferior al ombligo, consiguiendo una cicatriz muy similar a la de una cesárea en su situación y longitud, si bien al ser realizada por un cirujano plástico, conseguimos una cicatriz casi imperceptible, ya que la situamos justo por encima del vello púbico.

Testimonial de una paciente de FEMM, quien se sometió a una cirugía doble de elevación de pecho y de abdominoplastia:
“A raíz de dos embarazos engordé bastante. El exceso de peso me produjo descolgamiento de la piel y estrías. La abdominoplastia molesta sobre todos los cinco primeros días pero bueno, totalmente soportable. El resultado ha sido excelente, porque de hecho a raíz de los embarazos me quedaron muchas estrías que posteriormente a la operación han desaparecido. Y la cicatriz queda con bikini, es que no tengo visible ninguna cicatriz. Me daba reparo el que me viesen el pecho caído o incluso el abdomen, y ahora mismo no. Espero el verano para ponerme el bikini. Estoy súper contenta, lo recomiendo a todo el mundo. Es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida” .

¿Qué es la umbilicoplastia?

La cirugía de ombligo o umbilicoplastia se realiza con frecuencia en procedimientos de abdominoplastia, al tener que reposicionar el ombligo. Pero hay pacientes que quieren solo mejorar o cambiar el tamaño, la forma y/o la posición del ombligo, con el fin de conseguir un aspecto estéticamente más agradable y armonioso; y con esta cirugía lo pueden lograr.

Una abdominoplastia sin cicatriz visible · Mejor en FEMM

Lo más importante a la hora de evaluar el resultado de tu cirugía de abdomen es conseguir un resultado natural y que la cicatriz sea lo menos visible posible. Tu abdomen estará más firme, terso, y con una cintura más marcada, o que mejorará tu contorno corporal.

Nuestro programa específico de recuperación postoperatoria y nuestra Garantía FEMM, te asegura la mayor confianza, avalada por un grado de satisfacción máximos de nuestros pacientes ya operados.

Compartir:

Fotos de antes y después de un caso clínico real
de abdominoplastia mediante plicatura de músculos rectos

Mitos y realidades de la abdominoplastia

La cirugía de reducción del abdomen o abdominoplastia también se conoce como “tummy tuck”. ¿Sabías que es una de las operaciones estéticas más demandadas en FEMM, junto al aumento de pecho, la liposucción y la rinoplastia. ¿Quieres saber algunos falsos mitos y realidades sobre esta cirugía? La respuesta en nuestro blog.

Compartir:

Abdominoplastia

¿En qué consiste?

Los servicios Estéticos de Sanitas están especialmente recomendados para aquellas personas que deseen mejorar su imagen cuidando, ante todo, de su salud.

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico mayor cuya finalidad es extirpar el exceso de piel y grasa de la parte media y baja del abdomen, además de reforzar la musculatura de la pared abdominal.

Procedimiento

  1. Solicita tu 1ª Consulta Gratuita
  2. Durante la primera consulta

    El cirujano plástico evaluará el estado de salud, determinará la extensión de la acumulación de grasa en la región del abdomen y el tono de la piel. Si por ejemplo sólo tiene acumulación de grasa en la zona debajo del ombligo, puede ser suficiente la realización de un procedimiento menos complejo denominado mini-abdominoplastia, que precisa una estancia menor en la clínica y se realiza en menos tiempo. En otros casos, ya se vaya a realizar una abdominoplastia completa o una mini-abdominoplastia, puede asociarse una liposucción de las caderas que mejore la silueta corporal de manera más armónica. Algunos casos, incluso, pueden resolverse únicamente realizando liposucción del abdomen.

    La abdominoplastia y la mini-abdominoplastia se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital, bajo condiciones estrictas de asepsia. El tipo de anestesia más empleado para realizar una abdominoplastia es la anestesia general, durante la cual estará dormido hasta que finalice la cirugía. En algunos casos, sobre todo en la mini-abdominoplastia y en la liposucción abdominal se puede emplear anestesia local más sedación.

    Una abdominoplastia completa suele durar entre 2 y 4 horas, dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. Una mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas.

    La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor. En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo, que en algunos casos puede ser descendido al estirar la piel.

    A continuación, se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar las costillas, exponiendo los músculos abdominales. Estos músculos son tensados y unidos en la línea media, proporcionando así una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel separada es estirada en dirección al pubis y la piel sobrante extirparda; el ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se realizan las suturas y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que pueda acumularse en la zona intervenida. En la mini-abdominoplastia, la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se realizan las suturas.

  3. Tras la cirugía

    Los primeros días el abdomen suele estar algo inflamado y pueden notarse algunas molestias o dolor que se controla con medicación. Dependiendo de la extensión de la cirugía, se podrá marchar a casa al cabo de unas horas o permanecerá 2 ó 3 días en la clínica. Tendrá instrucciones precisas para ducharse y cambiarse los vendajes. A pesar de que al principio no deba estirarse del todo, es importante comenzar a caminar tan pronto como sea posible. Los puntos de la piel externos serán retirados entre los 5 y 7 días; los puntos internos, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, en 2 ó 3 semanas. El vendaje se sustituirá por una faja abdominal.

    La vuelta a la normalidad puede llevar de unas semanas a unos poco meses. Si su estado físico previo a la cirugía es bueno, incluyendo una musculatura abdominal fuerte, la recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación. El ejercicio físico ayuda a recuperarse antes. Incluso la gente que no practica deporte antes de la cirugía debe realizar un programa de ejercicios para reducir la inflamación, disminuir la posibilidad de formación de trombos venosos y tonificar los músculos. No obstante, los ejercicios fuertes deben evitarse hasta que uno se sienta cómodo. Las cicatrices pueden dar el aspecto de empeorar durante los primeros 3 a 6 meses mientras están en periodo de curación; esto es normal. Hay que esperar entre 9 meses y 1 año para que la cicatriz se aplane y aclare. A pesar de que las cicatrices no desaparecerán nunca, estas no serán visibles, incluso cuando se lleve bikini o bañador.

¿Cuáles son los riesgos y garantías?

Siempre que se realiza una cirugía existen riegos, al igual que complicaciones relacionadas con este procedimiento en concreto, aunque poco frecuente:

  • La infección que se resuelve con antibióticos y drenaje, pero prolongará la estancia en la clínica.
  • Los trombos venosos se previenen moviendo las piernas y levantándose tan pronto como lo permita la cirugía.
  • Una mala cicatrización puede producir una cicatriz de mala calidad que, a veces, precisará una segunda cirugía. Los fumadores deben dejar de fumar unas semanas antes de la cirugía y deben ser advertidos de que el tabaco aumenta la posibilidad de complicaciones y retrasa la cicatrización.

Resultados

La abdominoplastia, ya sea completa o mini-abdominoplastia, proporciona resultados excelentes en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico. Si usted es realista en sus expectativas y es capaz de tolerar la presencia de una cicatriz abdominal definitiva, aunque disimulable, y un periodo de recuperación largo, la abdominoplastia puede ser adecuada para usted.

¿A quién va dirigido?

Los candidatos para someterse a una abdominoplastia son:

  • Personas preocupadas por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico.
  • Mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial.
  • Personas mayores que han perdido la elasticidad de la piel, frecuentemente asociada a una obesidad moderada.

Ventajas del tratamiento

  • Primera consulta y valoración médica gratuita.
  • Ofrecemos desde soluciones definitivas y permanentes.
  • Contamos con los mejores centros y profesionales.
  • Todos nuestros servicios tienen un precio cerrado que incluye hasta la alta médica.
  • Precios especiales a nuestros clientes, en todos los tratamientos.
  • Condiciones especiales de financiación.

La única recomendación sería tener un control adecuado del peso durante el embarazo, ya que puede causar una extirpación lateral de los músculos del abdomen, conocida como diastasis, y puede causar estrías o flacidez en la piel. Sin embargo, un adecuado control de peso, una alimentación sana y una buena hidratación de la piel ayudan mucho a evitar la pérdida del resultado de la cirugía. Además, la realización de ejercicios específicos para mejorar la postura y el fortalecimiento abdominal ayudan mucho en la recuperación.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía estética de abdomen?

El mayor riesgo de complicaciones relacionadas con la abdominoplastia es la trombosis y la embolia pulmonar, por lo que debe realizarse con un cirujano apropiado.

Además, existe la posibilidad de tener un colgajo abdominal, que se produce en la piel del abdomen y compromete el resultado final, ya que se produce necrosis tisular. Este riesgo es mayor para los fumadores. La aparición de queloides puede ocurrir, que dependiendo de la gravedad necesitan ser tratados con medicación, cirugía o incluso radioterapia. Según el cirujano plástico Carlos Alberto Komatsu, también hay complicaciones comunes a cualquier cirugía, como sangrado, infección y muerte.

¿Cuánto cuesta la abdominoplastia?

El precio de una abdominoplastia puede variar de 2500$ 7000$ dólares Americanos, dependiendo del país donde te encuentres, de la extensión de la cirugía o de si se combinará con otras técnicas.

Cada médico trabaja de una manera, pero generalmente los valores están relacionados con los costos del equipo médico (cirujano, asistente, anestesiólogo e instrumentista), ingreso hospitalario y medicamentos.

Además, hay gastos después de la cirugía, como la malla compresiva, el drenaje linfático postoperatorio y el período de tiempo fuera del trabajo.

Combine la abdominoplastia con…

Según la indicación médica, a los pocos días de la abdominoplastia se recomienda realizar sesiones de drenaje linfático, respetando su proceso de curación, sin herir u ofrecer riesgos al paciente. “Para todas las cirugías plásticas, el drenaje linfático postoperatorio ayuda mucho en la curación y recuperación saludable”, explica el cirujano Wagner Montenegro.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *