0

Opiniones cetona de frambuesa

Correr y fitness

Las cetonas de frambuesa son unos productos químicos naturales que otorgan a este fruto su peculiar aroma. Cuando se extrae ese producto, puede emplearse como aditivo en algunas colonias, e incluso para dar sabor a bebidas o helados.

Pero vayamos a lo que nos interesa. ¿Sabéis lo que demostró un estudio en el que los participantes tomaron 200 miligramos de cetonas de frambuesa combinados con 1.200 mg de vitamina C diaria durante cuatro semanas? ¿Lo queréis saber? Nada. No demostró nada.

Pero por otro lado, en experimentos llevados a cabo con animales o en tubos de ensayo, se concluyó que la cetona de frambuesa tal vez pudiera aumentar en cierto modo el metabolismo y afectar a una hormona llamada adiponectina.

Esta hormona puede incrementar la quema de grasas y reducir el apetito. Sin embargo, es importante tener en mente que no hay estudios concluyentes sobre los beneficios de este componente a la hora de perder peso.

Si aún así, sigues empecinado en que con la cetona de frambuesa puedes adelgazar, ¿deberías obtener ese componente sólo comiendo frambuesas?

La respuesta es sí. Para ingerir la cantidad de cetona necesaria sólo tendrías que tomar unos 40 kilos de frambuesas al día. Así que igual es mejor idea comprarse algún suplemento en pastillas… Más que nada por tu estómago y por tu bolsillo.

Además, muchos suplementos suelen acompañar las cetonas con otros termogénicos como té verde o mango africano para aumentar la saciedad y activar la hormona responsable de la quema de grasa.

¿Pero puede tomar este producto cualquiera?

Aunque estemos hablando de un suplemento natural, no es recomendable que se tome en los siguientes casos:

-Durante el embarazo o la lactancia.

-Si se padecen problemas cardiacos.

-Si sufres de problemas de tiroides.

-Si tienes un sobrepeso excesivo.

-Si eres menor de edad o, por el contrario, de muy avanzada edad.

Y como siempre digo, siempre que vas a empezar a tomar un suplemento, mi recomendación es que lo digas a tú médico. Además de asesorarte (espero), podrá confirmar que no hay ningún problema en que lo tomes.

Raspberry ketone es un suplemento para la pérdida de peso con extracto de cetona de frambuesa. Raspberry ketone incrementa los niveles de adiponectina del organismo, y así acelera la quema de grasa de nuestro cuerpo. Por esta razón, en la actualidad estas pastillas para adelgazar están de moda.

Así que, ¿necesitas ayuda para bajar de peso? Pues déjanos decirte que tú no eres la única persona. Por ejemplo, en Estados Unidos, más de un tercio de la gente es obesa y otro tercio tiene sobrepeso (1). Esto significa que apenas el 30% de la población estadounidense tiene un peso saludable. Como puedes ver, la obesidad se ha convertido en una epidemia mundial realmente preocupante.

El problema es que muchos de los métodos tradicionales que existen para perder peso son difíciles de hacer. Entonces el 85% de las personas fracasa en el intento de querer eliminar esos kilos de más (2).

Por eso es que existen hierbas, batidos, píldoras, comprimidos etc., para ayudaros a controlar el peso y combatir la obesidad. Entre los productos quemagrasas más famosos se encuentran las cápsulas de raspberry ketone.

Es importante que tengáis en cuenta que comer frambuesas para conseguir los beneficios no es efectivo. La razón es que la cantidad de cetona de frambuesa dentro de la fruta es muy baja. Para obtener los efectos deseados, la dosis recomendada es de 100 a 200 miligramos de cetonas, lo que equivale a ¡comer 41 kilos de frambuesas por día! Algo prácticamente imposible, además de que estaríamos consumiendo muchas calorías y azúcar, así que terminaríamos engordando. Por estos mismas motivos, los laboratorios sólo extraen el principio activo adelgazante del fruto y lo concentran en los complementos alimenticios.

A continuación te dejamos las respuestas a las preguntas frecuentes de comentarios que se ven por Internet. Sin embargo, si lo que te preguntas es dónde comprar cetona de frambuesa, entonces haz clic aquí para saber.

¿Qué contienen las cápsulas?

Generalmente las tabletas contienen extractos de frutas del frambueso. No obstante, hay preparados llamados «plus», que añaden otros ingredientes naturales a la fórmula para potenciar los beneficios de la cetona de frambuesa. Entre esos compuestos se encuentran: L-Cartinina, té verde, cromo, vinagre de manzana, café verde, bayas de acai, mango africano, etc.

En conclusión, las cápsulas pueden ser puras o plus. Es decir, llevan sólo frambuesa, o combinan la cetona con distintos principios activos que también son naturales, efectivos y están relacionados con el adelgazamiento.

Cómo tomar y dosis

Actualmente no hay suficientes estudios científicos en seres humanos para determinar la cantidad que se necesita. Sin embargo, en la mayoría de los suplementos dietéticos, recomiendan tomar dosis diarias que van desde 100 hasta 400 miligramos de cetona de frambuesa, repartidas entre 1 y 2 veces al día.

Por otra parte, en el programa del Dr. Oz, aconsejaron consumir 200 miligramos por día, ingiriendo 1 píldora en el desayuno y otra de nuevo en el almuerzo. También se comercializan extractos de concentraciones más altas, por ejemplo, 1000 mg de cetonas.

Esto es así porque hay muchas marcas de Raspberry Ketone en el mercado. Así que las dosis y la forma de tomar varían según el fabricante.

Lo normal es ingerir 1 o 2 comprimidos por día junto con un vaso de agua, y de 30 a 60 minutos antes o después de las comidas. Igualmente el modo de uso se encuentra en el prospecto de la botella. Prestad mucha atención a las indicaciones del pote para aseguraros de consumir la dosis recomendada, y así consigáis los efectos en la pérdida de peso.

¿Cómo funciona la cetona de frambuesa?

Está demostrado clínicamente que funciona la cetona de frambuesa para adelgazar. El motivo es que eleva las concentraciones de adiponectina del organismo, ayudando a metabolizar mejor la glucosa en sangre y, a quemar grasa del cuerpo más rápido.

Las concentraciones plasmáticas de adiponectina son más altas en personas delgadas que en personas obesas (3). Por eso, la gente obesa acumula mayor grasa, lo que dificulta bajar de peso. Como dijimos, tomar pastillas de cetona de frambuesa sube los niveles de de esta hormona. En otras palabras, engañan a nuestro organismo y le hacen pensar que es un cuerpo delgado con un metabolismo alto. Entonces acelera la combustión de las grasas, disminuye el apetito y previene la formación del tejido adiposo.

Además raspberry ketone aumenta la lipolisis, un proceso metábolico que también está relacionado con la quema de los lípidos.

Contraindicaciones y efectos secundarios de las pastillas

Raspberry ketone, al igual que cualquier otro complemento alimenticio, está contraindicado para las mujeres embarazadas y lactantes. Tampoco deben consumirlo quienes tengan hipersensibilidad a alguno de los componentes del producto. Si tienes más dudas, o una condición médica en particular, consulta con tu médico de cabecera.

Como mencionábamos en el párrafo anterior, tomar pastillas para adelgazar no es aconsejable en las mujeres que estén embarazadas o dando el pecho. Pues las sustancias activas de las píldoras pueden pasarse al bebé a través de la sangre o leche. Además que, hoy en día, no hay suficiente información científica acerca de la seguridad de los productos para la pérdida de peso para estos grupos de mujeres. Así que por precaución es mejor que no los utilicen.

Por otra parte, os volvemos a recordar que leáis bien las instrucciones de uso que se encuentran en la etiqueta del envase. Esto es para que lo ingiráis correctamente, saquéis el máximo partido y evitéis cualquiera de los efectos secundarios de la cetona de frambuesa.

Raspberry ketone opiniones

Por lo general, las personas que quieren bajar de peso, primero buscan experiencias de gente que ha tomado el suplemento. El motivo es simple: quieren asegurarse que sea efectivo antes de comprarlo.

En Internet siempre se va a ver opiniones positivas y negativas tanto de raspberry ketone como de otros complementos dietéticos. Pues muchas mujeres recurren a los foros de discusión para leer comentarios de aquellas que han ingerido cápsulas de cetona de frambuesa. No obstante, la información de esos sitios no es confiable. Ello es debido a que la mayoría de los testimonios encontrados en esos lugares son escritos por las mismas personas que lo venden; el objetivo de esta gente es promocionar su propio producto o criticar otros que fabrican la competencia.

Por lo explicado arriba, creemos que es importante basarse en las opiniones médicas. Varios médicos y profesionales del área de la nutrición afirman que raspberry ketone realmente es eficaz. El Dr. Oz, uno de los médicos más famosos, llegó a decir en televisión que la cetona era un milagro para quemar grasa. Entonces despertó la curiosidad de miles de personas en Estados Unidos, España y resto del mundo. También hay videos en Internet, por ejemplo en youtube, en donde los doctores hablan acerca de sus beneficios.

En conclusión, siempre es bueno investigar antes, y leer algunas opiniones sobre la cetona de frambuesa. Pero recuerda que no todas somos iguales, y no todas vamos a tener la misma experiencia con las pastillas raspberry ketone. Esto quiere decir que debes probar el suplemento tú misma para saber si funciona. Aunque como has visto hasta aquí, hay suficientes razones para que le des una oportunidad. Así que si todavía no lo has hecho, te animamos a hacerlo.

Comparte para ayudarnos a crecer, ¡te lo agradecemos muchísimo! Facebook Twitter Pinterest WhatsApp

Cetona de frambuesa para adelgazar. ¿Timo o funciona?

¿La cetona de frambuesa es un timo?

Hay muchas opiniones al respecto. Desde personas que son fervientes seguidores y aseguran que la cetonas de frambuesa funcionan hasta las que dicen que no, que la «cetona de frambuesa timo». Lo que sí es verdad es que no está del todo demostrado que tenga el funcionamiento que se indica. O al menos que destruya los michelines por arte de magia. Por combustión espontánea.

Es verdad que los datos que hemos dato intervienen en el metabolismo de las personas y puede favorecer la pérdida de peso y la eliminación de grasas pero, tomarla y no hacer nada más seguramente impida tener una figura esculpida. Lo normal es apoyarse en algunos complementos para adelgazar a la vez que se empieza una rutina de ejercicio físico diario. Cada uno a su nivel pero compaginando varios métodos para atajar los michelines. En este sentido hay productos relacionados como es la garcinia cambogia o el café verde que funcionan para los mismos fines y pueden considerarse productos para perder peso. Incluso en algunos complementos puedes obtenerlos juntos. Al igual que sucede con estos, las opiniones son variadas.

Por lo demás, en seres humanos se han realizado algunas investigaciones pero un poco a la ligera así que si tienes interés en este producto, no queda más remedio que probarlo. Lo que está demostrado es que es un producto que puedes tomar ya que no es malo. Es decir, que no es dañino y mal no hace. Eso sí, siempre tienes que seguir la indicaciones y las dosis recomendadas. No hay que pegarse un atracón de cetonas porque no funcionan así.

Muy diferente es el tema de que realmente queme todas las grasas que promete, pero esto, como decimos, a día de hoy es cuestión de probar con diferentes productos y métodos para encontrar las alternativas que mejor se adaptan a nuestro estilo de vida.

Marcas y productos

Hoy en día puedes conseguir este producto de diferentes marcas. Las hay muy conocidas y otras menos. De fabricantes que se dedican exclusivamente al sector de la dietética y otros que están inmersos en el mundo del deporte y la musculación en donde es muy importante tener el menor porcentaje de grasa corporal posible.

Algunos de estos productos y complementos para la dieta puedes adquirirlos solos o con añadidos, es decir, que puedes comprar cetona de frambuesa 100% pura o cetonas con otras sustancias.

En algunos botes puedes ver que llevan cromo, mineral fundamental para el organismo que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y la regulación de las proteínas e hidratos de carbono.

Los ingredientes de cetona frambuesa plus son mango africano, té verde, cromo y L-Carnitina. Todos ellos muy relacionados con el adelgazamiento y los productos con propiedades que actúan directamente sobre la producción de la grasa en el organismo. Así que tienes que decidir si quieres probarla sola o mezclada.

Cetona de frambuesa, otra tontería quemagrasa más, embotellada o en cápsulas

Hace un par de meses un lector agradecido me puso en antecedentes sobre un producto “para adelgazar” que al parecer está pegando fuerte en Alemania, se trataba de la “cetona de frambuesa” de la que no había oído hablar hasta ese momento.

Todo apunta a que se trata de la enésima filfa milagrosa que se anuncia con el fin de ayudar a sus consumidores a adelgazar a partir de un reclamo tan antiguo como absurdo e inexistente: su supuesto efecto quema-grasa.

Bien, con independencia de que existan algunas moléculas que sean indispensables para la obtención de energía a partir de los ácidos grasos, ya se comentó en esta entrada que aportarla en una mayor cantidad no tiene por qué tener un efecto beneficioso o sinérgico, más al contrario, puede ser incluso perjudicial. La L-carnitina es una de esas moléculas mencionadas en el citado post, sin embargo no está probado y tampoco tendría demasiada lógica que aportar más L-carnitina que aquella que podamos nosotros mismos sintetizar y/o aportar en el marco de una alimentación equilibrada surta el efecto de utilizar más ácidos grasos para obtener energía, es decir, que sirva para quemar más grasa.

Pero el caso de la cetona de frambuesa es diferente. Esta sustancia, una cetona aromática de naturaleza fenólica y que responde a la fórmula química 4-(4-hidroxifenil) butan-2-ona, jamás ha demostrado de forma convincente el participar o mejorar el proceso obtención de energía a partir de los ácidos grasos y mucho menos ser necesaria.

Creo que merece la pena hacer constar que su obtención a partir de la fuente natural resulta bastante costosa, sin embargo su síntesis en laboratorio es francamente barata, lo que además, sirve para poner el grito en el cielo con respecto al precio de venta que tiene este producto en el mercado de la suplementación y el adelgazamiento.

La evidencia científica sobre los beneficios de este producto es en la actualidad escasa

Por un lado tenemos la opinión científica de la EFSA de 2011 al respecto del valor del extracto de frambuesa (nótese que no es cetona, sino extracto, todo hay que decirlo) en la que se concluye que las alegaciones de que el extracto de frambuesa, ayude a mejorar la termogénesis, elemento que a su vez ayude a controlar el peso; ayude a controlar la apetito de forma natural; facilite la sensación de saciedad tras una comida; ayude a gestionar el hambre y el apetito; ayude, contribuya o facilite la pérdida de peso; o contribuya a controlar el peso corporal; no están avalados por suficientes estudios en humanos (páginas 21 y 29).

Por el otro en pubmed, la inclusión en la barra de búsqueda de raspberry ketone (cetona de frambuesa) arroja 39 resultados, de los cuales en solo 5 se relaciona esta sustancia con el peso (al menos originalmente) y de los cuales solo hay uno realizado en humanos, muy reciente, el cual comentaré a continuación.

Con el subyugante título de Eight weeks of supplementation with a multi-ingredient weight loss product enhances body composition, reduces hip and waist girth, and increases energy levels in overweight men and women (Ocho semanas de suplementación con un producto de la pérdida de peso de varios ingredientes mejora la composición corporal, reduce la cadera y circunferencia de la cintura, y aumenta los niveles de energía en hombres y mujeres con sobrepeso) en este estudio los autores concluyen que aquellos que utilizaron un preparado comercial a base de “sustancias naturales” que contenía entre otras cetona de frambuesa, cafeína, capsaicina, ajo, jengibre y Citrus aurantium (naranjo amargo) además de seguro, es más eficaz frente al placebo en la pérdida de peso, la mejora de la composición corporal y la reducción de los perímetros de cintura y cadera. Todo ello evaluado en un periodo de 8 semanas que incluía un programa dietético y de ejercicio para personas obesas sanas y activas de ambos sexos.

El estudio, bastante impactante en sus resultados, tiene algunas pegas no pequeñas. La primera de ellas la duración, 8 tristes semanas periodo que, aunque lo afirmen los autores no es suficiente, ni de lejos, para validar su seguridad. La segunda, la escasez de la muestra, a pesar de que se empezó con 70 voluntarios los datos son relativos solo a 45 de ellos ya que el resto abandonó el estudio por diversos motivos relacionados con el programa de dieta, suplementación y ejercicios. De los 45, los datos pertenecen: 27 al grupo de intervención (que tomaban las cápsulas naturales) y 18 al de placebo. La tercera, suponiendo que las diferencias puedan ser atribuibles a las cápsulas con “productos naturales” y sin tratar de hacer de menos la rigurosidad en cuanto al correcto “cegado” de los grupos… ¿cuál o cuáles de los elementos de este cóctel fitoterápico fue el responsable? Y la cuarta, resulta que los dos autores principales del estudio recibieron financiación para la investigación y/o han actuado como asesores de los proveedores de materias primas, productos nutracéuticos y compañías de suplementos dietéticos. No creo que haga falta decir nada más. Ahí lo dejo.

El principio de la cetona de frambuesa

El origen de esta mediática paparruchada, al parecer, se encuentra, una vez más, en los Estados Unidos. El año pasado en el espacio televisivo “The Dr. Oz Show” este señor con su nombre tan mágico y evocador promocionó la cetona de frambuesa como el “número uno de los milagros (sic) embotellados para perder tu grasa”. Tal y como estarás suponiendo a estas alturas, hay una línea de productos “Dr. Oz” que comercializa él mismo. Entre su variopinto catálogo de productos se incluye, evidentemente, la conocida cetona de frambuesa. Pero a día de hoy ya hay en el mercado muchas otras marcas que la comercializan. Una vuelta por internert nos ofrece múltiples ejemplos.

Por último y para quien no conoce al Dr. Oz, mencionar que esta persona ha sido a menudo criticada por sus habituales propuestas, o mejor dicho, salidas de pata de banco pseudocientíficas. Tal es así que ha recibido en dos ocasiones el poco apetecible premio (digo yo) Pigasus, siendo hasta el momento la única persona en conseguirlo dos veces. Los premios Pigasus, promocionados por el conocido escéptico James Randi, tienen por objeto el poner de relieve los fraudes más flagrantes en materia de “ciencia”, parapsicología y demás. En 2010 el Dr. Oz fue premiado en el apartado reservado a los medios de comunicación por su inagotable promoción de la charlatanería médica, y en 2012 en la categoría de “dar la espalda a la realidad” por los mismos motivos además de por promocionar las creencias paranormales y la pseudociencia.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *