0

Orange the new black

«Orange is the New Black»: elenco de la serie de Netflix se despide en video

El elenco de la serie original de Netflix «Orange is the New Black» ha anunciado el final de la filmación de la última entrega a través de Instagram. Muchos integrantes del equipo compartieron video y fotos en su último día en el set.

Si bien la última temporada de la serie aún no tiene fecha de lanzamiento, se espera que se realice en el 2019. Luego del éxito de la cuarta entrega, Netflix renovó la producción hasta la temporada siete.

Cabe señalar que las seis primeras entregas de «Orange Is the New Black» están actualmente disponibles en Netflix.

El creador y productor de “Orange is the New Black”, Jenji Kohan compartió una imagen en Instagram de todo el elenco final en el set de Nueva York.

“Esta es una familia ‘Orange is the New Black’”, escribió Jenji Kohan además de hacer una cuenta regresiva en Instagram compartiendo fotos del elenco y la producción del show.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jenji Kohan (@ijnej) el 26 Feb, 2019 a las 2:05 PST

La actriz estadounidense Natasha Lyonne, quien da vida en la serie a Nicky Nichols, publicó una serie de imágenes y felicitó a Jenji Kohan por su labor, agradeciendo por los “7 increíbles años”.

Ver esta publicación en Instagram

Congratulations, Jenji!!! Congratulations #OrangeFamily!! Thank you for 7 beautiful, life changing years. @oitnb Thazza wrap city but you can’t shake me – it’s for life now.

Una publicación compartida de Natasha Lyonne (@nlyonne) el 26 Feb, 2019 a las 10:08 PST

Asimismo, Danielle Brooks, quien interpreta a “Taystee” en “Orange is the New Black”, reveló que le costó grabar sus últimas escenas y Laura Prepon, quien actúa como Alex Vause ha compartido diversas imágenes en la última semana de rodaje.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Laura Prepon (@lauraprepon) el 27 Feb, 2019 a las 11:47 PST

Por su parte Taylor Schilling, quien da vida a Piper Chapman escribió en Instagram: “Mi corazón está lleno, pero adolorido y tan lleno de gratitud, que me siento un poco mareada con tantas emociones. #orangefamily para siempre».

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Taylor Schilling (@tayjschilling) el 26 Feb, 2019 a las 3:55 PST

Las coestrellas de “Orange is the New Black” también se han ido despidiendo paulatinamente de la producción de Netflix con sentimentales mensajes en Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Alysia Reiner (@alysiareiner) el 20 Feb, 2019 a las 12:40 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Beth Dover (@officialbethdover) el 19 Feb, 2019 a las 4:20 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kate Mulgrew (@thekatemulgrew) el 14 Feb, 2019 a las 8:44 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Elizabeth Rodriguez (@theonlyelizabethrodriguez) el 22 Feb, 2019 a las 5:47 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Taryn Manning™ (@tarynmanning) el 23 Feb, 2019 a las 2:09 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lea DeLaria (@realleadelaria) el 26 Feb, 2019 a las 9:25 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de dalesoules (@dalesoules) el 21 Feb, 2019 a las 4:52 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Michael J. Harney (@michaelharney7) el 21 Feb, 2019 a las 6:46 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Nick Sandow (@nicksandow) el 13 Feb, 2019 a las 4:13 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Uzo Aduba (@uzoaduba) el 27 Feb, 2019 a las 9:13 PST

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lori Petty (@lori_petty) el 23 Feb, 2019 a las 7:29 PST

“Orange Is The New Black”, el elenco dominicano se despide de la icónica serie

El papel de Dayanara “Daya” Díaz es interpretado por Dascha Polanco, actriz dominicana que estaba trabajando en un hospital y asistiendo a una escuela de enfermería cuando le ofrecieron el papel en el 2013. Gracias a su interpretación Polanco agradó tanto que Daya pasó de ser un personaje secundario a uno de los principales en la tercera temporada de “Orange Is the New Black (2013)”. Ahora queda pendiente saber qué pasó con el policía con quien mantuvo una relación en las primeras tres temporadas y fruto de eso un hijo. Sería interesante volver a verlo en pantalla y conocer las razones de su desaparición. Además, Daya enfrenta una condena de cadena perpetua y se ha iniciado en el mundo de las drogas, una serie de sucesos suficientes para querer seguir sabiendo de ella.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde que empezaste a trabajar en “Orange Is The New Black”? ¿Qué tanto te identificas con el personaje de Dayanara “Daya” Díaz?
Como mujer me identifico de muchas maneras, aunque las circunstancias sean diferentes. Fue inocente, se enamoró de un hombre quizás cobarde, ha tomado decisiones impulsivas, al ser madre tomó decisiones difíciles; en fin, cualquiera -hasta yo por igual- ha juzgado a Daya por ser una presa, pero con el tiempo he aprendido que a veces los momentos, las emociones, las costumbres, lo que nos enseñan y aprendemos nos lleva a cometer errores. Ella (Daya) es una muchacha producto de un círculo vicioso. Creo que como mujeres jóvenes cometemos errores de los que aprendemos.

¿Crees que series como OITNB son necesarias para romper los esquemas que tiene la industria del entretenimiento sobre las apariencias de las actrices?
Sí, creo que series como OITNB son muy necesarias; cuando observamos lo que ha impulsado desde que salió la serie: oportunidad a más mujeres, apariencias de todo tipo, historias, lo que ha sucedido a raíz de las discusiones sobre la cárcel, nuevas plataformas donde ver tus contenidos… Se ve un poco más que antes, pero necesitamos más latinos detrás de proyectos, escribiendo, produciendo y dirigiendo. Si no fuera porque es mas fácil vernos como presas creo que no hubiera tenido la oportunidad. Lamentablemente es más fácil aceptarnos como esos personajes. La verdad es que se necesitan más historias escritas, producidas y dirigidas por latinos.

¿Qué tomas en cuenta cuándo eliges los papeles que interpretas?
Es un privilegio poder elegir el material, pero por el momento no es una opción. Ahora, cuando audiciono, me fijo mucho en si soy una protagonista, si la historia es auténtica a su origen y mensaje. En verdad quisiera poder hacer papeles de acción, fantasía, como protagonista de un romance. Pero de momento audiciono casi para todo, no me puedo dar el lujo de escoger.

Si en algún momento Netflix u otra plataforma planea revivir la serie, ¿te interesaría regresar para volver a interpretar a Daya?
Si me pagan bien… Pero claro que me gustaría, es un personaje al que le cogí mucho cariño; ¡una serie tan buena merece que reviva!

¿Qué fue lo más difícil de filmar el último episodio?
No saber qué viene después, el hecho de que ya no estaré en ese estudio; me dio mucha melancolía ver cómo nos cambió la vida y aceptar que somos parte de este fenómeno; siempre seremos las mujeres ‘naranjas’ tumbando con fuerza los obstáculos del camino. Extrañaré a Daya y el no saber qué viene, la costumbre es más fuerte que el amor.
¿Cuál será tu próximo proyecto como actriz?
En este momento estoy grabando “In the Heights”, con Lin Manuel Miranda, una adaptación a película de la obra musical de teatro, donde interpretó un papel nuevo de una chica que trabaja en un salón de belleza. Por igual estoy involucrada en varios proyectos musicales.
¿Tienes pensado incursionar en las áreas de producción o dirección?
Me interesaría poder producir, dirigir y escribir. Es necesario que nos involucremos en todos los aspectos que nos gustan como actores latinos, creo que es la única forma en que podamos aumentar los papeles y crear más oportunidades en el medio artístico para nuestra comunidad.
¿Qué consejos darías a las jóvenes que sueñan con ser actrices algún día?
Para esas niñas y mujeres de todas las edades, apariencias, raíces y talento… si tu intuición, tu corazón, te guía hacia tus sueños es necesario que te despiertes enfocada, dedicada, trabajando hacia esa meta, que llegará o encontrará tu propósito a base de esperanza, paciencia y fe, pero nunca sentada esperando.

“They had picked the first round of us up two years prior to Piper’s somewhat congenial visit from the feds,” Wolters says of the ring’s undoing. “So, yes, I named her, she named me, and we all named each other. Fact was, we all thought we were doing the right thing, confessing, getting protection, and saving ourselves from certain death at the hands of a Nigerian drug lord who we knew would soon find we had all been arrested.”

All told, Wolters says she’s done almost 20 years either in prison or on parole for her involvement in the ring. In fact, she only finished her last stint of supervised release on April 10, 2014. Whereas Kerman has blanketed the news promoting first her book, published in 2010, and now the show, Wolters has been on the sideline. She’s watched on as events inspired by her own life have become the subject of marathon binge-watches the world over.

When I reach her by way of some Googling and a Chicago Tribune update on the case, she says that I’m the first reporter she’s spoken to. Today, Wolters is thrilled to be free and dreams of life away from the confines of Ohio, where she has been on supervised release for five years, staying with her mother. (That her mother is still alive at all is another departure from the show’s narrative.) Wolters is a software test engineer by profession, and wonders if she may soon be walking the beaches of Provincetown, Massachusetts, or riding her car down Lombard Street in San Francisco. Most importantly, somewhere out there, she’s hoping to find love again. Perhaps she’ll seek out one of the “two wives” she had in prison.

“They were sexy,” she says. “One looked just like Jennifer Lawrence.”

Though she and Kerman may not have hooked up in prison, Wolters was by no means celibate.

“Usually what you would do was have sex in your jail rooms,” she explains. “You’d have sex anywhere you could: the tennis court, the outdoor squash court, or the rake pile. Anyplace! When the guards aren’t around all bets are off. Everyone goes to it!”

“They romanticize sex on the TV show,” she adds.

When I ask if she’s a fan of the show at all, Wolters offers a truly conflicted response. She says she and Kerman eventually made peace during their Chicago layover, and she sounds genuinely proud of Kerman’s decision to put her own story out there. “That takes balls the size of Oklahoma,” she says. But it is strange for her to see her own life, as she puts it, interpreted and abstracted by actors.

“This story isn’t about a fun ride through some old familiar haunt, giving me little glimpses and peeks of some fond old stomping ground,” she says. “Christ, it’s my nightmare, the one that wakes you gasping on your rubber legs that won’t run. . . . This stress is real, it is unrelenting. I’ve had a heart attack, a five-way bypass, been judged, humbled, and hobbled, but I made it.”

She pauses.

“But I watched, and of course I’ll watch the rest,” she says. “I can’t help it. It’s a great show. The actors are incredible, the story line is interesting, and come on, who doesn’t want to see Donna from That ’70s Show have lesbian sex?”

In response, Piper Kerman says the following:

“I’m glad Cleary is getting the chance to tell her story, because she is a charismatic and funny person. It should come as no surprise that we may have different points of view about the time we spent together. I think anyone would understand that my relationship with her was, and is, complicated. What I wrote about us in my book is true. If Cleary believes we were never girlfriends, that is startling news to me, though it’s certainly not the first time she has surprised me.

I was an out lesbian when I met Cleary, and dated many women before and after her (Larry Smith is the only guy I’ve ever considered a “boyfriend”). After my indictment for criminal conspiracy, I plead guilty to a lesser money-laundering charge and served 13 months of a 15-month sentence. Before pleading guilty, I received a copy of Cleary’s “proffer,” her official statement to the U.S. Attorney about her crimes—and in her proffer she implicated me for the crime I committed. When I plead guilty I was required to provide my own proffer—I could not possibly have described my crime without mentioning Cleary.

Although I did plead guilty and tried hard to take responsibility for my actions, there is no doubt that I held on to blame for Cleary. As I describe in my book, I did not speak to her on the flight from Oklahoma to Chicago, though we were seated together (not shackled together). We certainly did not have sex in prison, and that should be quite clear in my book. The relationship between the characters in the Netflix series, Piper Chapman and Alex Vause, is fictional. I did have the opportunity to make peace with Cleary in Chicago, to relinquish any sense of blame for her, and to work through my ideas and emotions about forgiveness and responsibility. Cleary did not force me to do anything, but rather made me seductive offers that I found very compelling back when I was 22 years old. I am exceptionally grateful that our odd chance meeting in Chicago happened, and I wish Cleary a very happy life moving forward.”

The Gathering Storm

1 / 5Chevron Chevron Photograph by Annie Leibovitz. DRAGON LADY Emilia Clarke and Iain Glen, photographed at Larrybane Head, National Trust, in Ballintoy, Northern Ireland.

(PHOTO: JILL GREENBERG/NETFLIX)

As everyone knows, the crazy-addictive Netflix drama Orange Is the New Black was inspired by a memoir of the same name by Piper Kerman, who winds up in prison after getting involved in a drug-smuggling ring with her girlfriend (or not): Nora in the book, Alex on the show. But Cleary Wolters, the real-life Nora/Alex, recently released her own memoir, Out of Orange. In anticipation of Orange season three (hurry up, Friday!), we gave it a read; here are a few things we learned about the “real woman behind the glasses.”

Out of Orange by Cleary Wolters (HarperCollins)

1. Wolters looks nothing like her TV alter-ego.
The only physical resemblance between Wolters and Alex is their signature black-rimmed frames. At the end of her book, Wolters actually thanks OITNB creator Jenji Kohan and actress Laura Prepon, who plays Alex, for making her tall on TV. (For that matter, Wolters writes that Alex is missing a few more essential ingredients: “regret, contrition, faith and hope.”)

Cleary Wolters and Laura Prepon (Photos: HarperCollins; Rex )

2. Unlike Piper and Alex, Wolters and Kerman didn’t serve time in the same prison.
Wolters, charged with conspiracy to import heroin, spent almost six years in a California prison; Kerman served 13 months in Connecticut. The only time they were locked up together was a five-week stint at a detention centre while they were waiting to testify. (Also, they never hooked up behind bars.)

LAURA PREPON (Alex) AND TAYLOR SCHILLING (Piper) on OITNB (PHOTO: REX_)

3. Wolters wasn’t the one who introduced Kerman to drug smuggling.
As Kerman describes in her memoir, that was Wolters’ sister Hester, but she’s absent from the TV version of events.

4. Wolters did not snitch on Kerman.
According to Wolters, the drama surrounding whether or not Alex snitched on Piper is pure (and entertaining) fiction.

TAYLOR SCHILLING (Piper) AND LAURA PREPON (alex) on OITNB (PHOTO: REX_)

5. Wolters is a huge fan of the show.
Despite the many inconsistencies between her real-life experience and the show’s plot, Wolters binge-watched the first season. Pass the potato chips and join the club, Cleary! We’ll see you on the other side.

Watch Laura Prepon and Taylor Schilling talk OITNB season three:

Related:
10 Times OITNB Gave Us All the Feels, Ranked
Yael Stone Reveals 10 Secrets From the Set of OITNB
Laverne Cox Talks OITNB Season Three
10 OITNB Stars Reveal the ONE Book They’d Bring to Prison

The Frisky

If you read Piper Kerman’s memoir Orange Is The New Black or binge-watched the Netflix adaptation (and who hasn’t done that?), chances are you have wondered about the real-life woman behind Nora (in the book) and Alex Vause (the character in the show). For the first time ever, 51-year-old novelist and PhD student Catherine Cleary Wolters has spoken to Vanity Fair about her relationship with Kerman, their mutually-assured-destruction as cash smugglers for an African drug lord, and her side of their love story.

In both the book and on the Netflix series, Nora/Alex Vause is Kerman’s former girlfriend, whom she met in Northampton, Massachusetts, after graduating from Smith College. Nora/Alex Vause is already involved in a cash smuggling ring for a scary Nigerian drug trafficker and Piper eventually gets involved as well, lured by the money but also out of boredom. Eventually the couple breaks up (and Piper ends up with a journalist named Larry); Piper and Nora/Alex Vause only see each other again many years later when they both get busted by the feds for their involvement in the drug ring. In a shitty twist of fate, they end up in prison together.

In the book, Piper’s relationship with Nora is angry and fractured; the TV show soaps up the relationship, portraying Piper and Alex Vause as on-again/off-again lovers who are constantly hooking up with each other in prison when they can steal away a few moments away, unsupervised by guards.

But to hear Wolters’ side of the story, neither portrayal is accurate. In real life, Wolters told Vanity Fair, she and Piper “weren’t girlfriends … we were friends with benefits” and that she actually had two “wives” in prison, but Piper wasn’t one of them. She also admits to ratting out Piper to the feds, but claims Piper ratted her out, too. She also said they only spent five weeks together in prison and their time there was more “wretched and stinky” than romantic.

All that being said, Vanity Fair’s profile of Wolters is worded very carefully; it’s clear that the journalist doesn’t entirely believe everything that Wolters told her. A long-form comment from Piper Kerman tacked at the end of the piece casts further doubt on some of what Wolters has said — namely, that they were girlfriends and only Wolters ratted her out, not vice versa. Wrote Piper, “What I wrote about us in my book is true. If believes we were never girlfriends, that is startling news to me, though it’s certainly not the first time she has surprised me.”

In any case, Wolters is happy for her ex-girlfriend/lover/whatever’s success and thinks “OITNB” is “a great show.” However, she is penning her own memoir, Out Of Orange, about her experiences in prison, so stay tuned for what might be Orange Is The New Black 2.0.

Original by Jessica Wakeman

10 cosas que no sabías de ‘Orange is the new black’

El naranja nunca estuvo tan de moda desde la llegada de ‘Orange is the new black’ a Netflix. La reconocida producción estrena su séptima y última temporada, cerrando así un ciclo como una de las series más exitosas de la plataforma de streaming.

Su primera temporada, lanzada en el año 2013, fue una de las grandes apuestas de la compañía en el, ahora, largo camino de creación de contenido original.

Jenji Kohan, la mente detrás del éxito de ‘OITNB’, supo plasmar la frescura de personajes que destacaron, incluso, más que el protagónico. Una serie que nos compartió los episodios más dramáticos y, a la vez, algunos momento de risas inesperadas a través de las historias de las reclusas de Lichfield.

A continuación te mostramos diez datos que probablemente desconocías de ‘Orange is the new black’ de cara al estreno de su séptima temporada.

OITNB se convirtió en parte de las primeras series originales de la plataforma de streaming.

1.- Basada en un libro

La serie está basada en el libro ‘Orange is the new black: mi año en una prisión federal de mujeres’, de la escritora Piper Kerman. El libro cuenta la experiencia de la escritora y fue la inspiración para la serie. A diferencia de la producción de Netflix, Piper Kerman mantiene aún la relación con quien fuera su prometido al momento de ingresar a la cárcel.

2.- Ryan Murphy pudo darle vida a OITNB

Antes de que Jenji Kohan tuviera los derechos del libro, el reconocido productor y director de producciones como ‘Pose’, ‘Glee’, ‘American Horror Story’ y más, tuvo en su poder los derechos. En algunas declaraciones el mismo Ryan afirmó que nunca supo cómo abordar el libro, por lo que sus derechos vencieron para terminar en manos de la escritora, quien lo llevo a Netflix para consagrar una de las series más populares de la plataforma.

3.- Un intro particular

A diferencia de muchas series, el intro de ‘OITNB’ ha permanecido desde la temporada uno. En él se ven rostros de mujeres, las cuales son en realidad ex presidiarias. Y no solo eso, uno de los rostros es de la misma Piper Kerman, la escritora del libro en que se basa la serie.

Drama y comedia fueron los géneros que logró combinar la serie con personajes singulares.

4.- Es la segunda serie de Netflix con más temporadas

Con su séptima temporada, la serie se convierte en la segunda de Netflix con el mayor número de producciones. El primer sitio es para ‘Trailer Park Boys’, con 12, mientras que en la tercera posición se quedó ‘House of cards’, con seis temporadas.

5.- Numeroso casting

Además del reparto principal, ‘Orange is the new black’ ha sumado un numeroso casting en cada nueva temporada. Personajes que fueron entrando y saliendo de la trama ganándose su lugar, y que incluso llegaron a tener más apariciones que la misma protagonista. Al menos 45 actrices compartieron alguno de los roles principales y secundarios a lo largo de las siete temporadas.

También puedes leer: Netflix cancelará estas series en forma definitiva

6.- ‘Crazy Eyes’, el personaje que llegó para quedarse.

Aunque la actriz Uzo Aduba no audicionó para interpretar a ‘Crazy Eyes’ los productores quedaron enamorados de su singular manera de darle vida. Incluso, el personaje solo estaba en los guiones para hacer su aparición en tres simples capítulos. Fue tanta la entrega que en poco tiempo se ganó el corazón de todos, convirtiéndose en uno de los roles principales de la serie y haciéndose acreedora a numerosos reconocimientos.

Uzo Aduba convenció tanto a los productores que su papel, de estar contemplado para aparecer solo en tres capítulos, se quedó las siete temporadas.

7.- La mexicana Itatí Cantoral formó parte de las reclusas

Como parte de la promoción para los suscriptores de Latinoamérica, Netflix inició una de sus campañas publicitarias más ambiciosas, sumando a los clips promocionales a la actriz Itatí Cantoral. La mexicana revivió uno de sus papeles más memorables dentro de las telenovelas, ‘Soraya Motenegro’. El éxito fue tal que repitieron la fórmula en dos ocasiones.

8.- Jodie Foster dirigió dos capítulos

Además de sus directores de cajón, la serie contó con invitados especiales para dejar su visión en la serie. Una de ellas fue la actriz Jodie Foster, quien en dos ocasiones tomó el control de las cámaras. Incluso, el episodio ‘Lesbian request denied’ fue nominado a un Emmy en la categoría de Mejor dirección en serie de comedia.

9.- El amor traspasó la serie

El amor dentro del elenco traspasó la serie. Al menos dos parejas salieron del set tras convivir en las grabaciones. La primera de ellas se dio entre la actriz Samira Wiley que interpretó a ‘Poussey’ y la guionista de la serie Lauren Morelli.

La segunda pareja, y la más actual, está conformada por dos de los personajes más recientes. Vicci Martínez, quien personifica a ‘Papi’ y Emily Tarver, la guardia de la cárcel de Lichfield. Ambas forman hoy una amorosa pareja tras su participación en la serie.

View this post on Instagram

#wcw .📸 @abbyandlauren

A post shared by Samira Wiley (@whododatlikedat) on Jun 28, 2017 at 2:56pm PDT

10.- La séptima temporada podría ser la mejor de todas

En general, casi todas las temporadas de ‘Orange is the new black’ se han ganado la aprobación del público. Solo la quinta temporada ha registrado un bajo porcentaje de aprobación en Rotten Tomatoes, portal especializado en series y películas. Para su última temporada, la serie ya comienza a recibir las primeras criticas de expertos, que suman buenos comentarios, por lo que se espera que el cierre, tras siete temporadas, sea satisfactorios para los fans.

Te puede interesar: Las películas más vistas de Netflix en 2019

Síguenos en:

Las protagonistas de ‘Orange is the New Black’ en la vida real

Orange is the New Black es LA serie que ha conquistado a medio mundo. Creada por Jenji Leslie Kohan, el primer capítulo vio la luz en el verano de 2013, aunque su éxito tardó un tanto en despegar, o al menos en llegar a España.

Por si no lo sabías, la serie está basada en un libro escrito por Piper Kerman (la Piper de verdad), una escritora estadounidense que fue condenada por contrabando de drogas y blanqueo de dinero. En Orange Is the New Black: crónica de mi año en una prisión federal de mujeres, Kerman contó su experiencia personal, lo que inspiró después la serie.

Hace tan solo unas semanas, Netflix estrenó la sexta temporada de la serie. Y si eres de las que ya ha devorado cada uno de los episodios y aún así tienes ganas de más, te vamos a dar una buena noticia: ¡habrá una séptima temporada! Aunque eso sí, hasta el año que viene no podremos verla.

Mientras tanto y para matar el gusanillo, hemos preparado esta galería especialmente para ti. En ella podrás apreciar el cambio de las actrices de Orange is the New Black dentro y fuera de la serie. A algunas las caracterizan tanto durante el rodaje de los episodios que incluso cuesta reconocerlas en la vida real. ¿Quieres saber qué aspecto tienen en realidad? ¡Echa un vistazo!

Puede interesarte…

Así son los personajes de ‘La casa de Papel’ en la vida real

Así son los personajes de ‘Stranger Things’ en la vida real

Cómo lucen los actores de ‘Vikings’ en la vida real

Qué hay que saber de ‘Orange is the new black’ antes de su temporada 7

El proyecto de la creadora Jenji Kohan llega a su fin en la séptima temporada que está a punto de estrenarse en Netflix, aunque en España la veremos a través de Movistar+. A lo largo de estos años, Orange is the new black nos ha narrado una historia coral y variopinta sobre mujeres (y algunos hombres) y nos transportaba a un entorno que, por momentos, parecía un campamento de verano, pero que en realidad nunca dejó de ser una auténtica bomba de relojería a punto de explotar. Al fin y al cabo, la cárcel siempre fue la cárcel.

De aquellos primeros momentos de Piper Kerman conociendo a las reclusas de Litchfield, sus historias personales, y reencontrándose con la ex novia por la que terminó en prisión muchos años después, hemos pasado a una serie coral que ha dejado personajes y momentos memorables y que se ha adentrado más decididamente por el terreno del drama, y de la crítica al sistema carcelario, en sus últimas temporadas.

Del motín a la nueva cárcel

Orange is the new black tomó un cambio de rumbo radical en la quinta temporada, dándole la vuelta por completo a la historia con el famoso motín. Eso nos llevó a una nueva prisión de máxima seguridad con nuevos guardias y sobre todo, nuevas presas; una nueva vida totalmente distinta de lo que estaban acostumbradas en Litchfield.

Allí, las protagonistas de la serie se encontraron con un entorno separatista que las dividía por bloques y, al parecer, por clases. Quisieran o no, la mayoría se vieron obligadas a estar enfrentadas simplemente por el color de su uniforme, y un histórico enfrentamiento entre dos hermanas veteranas de la cárcel las arrastró a tomar esta elección forzada.

Nuevos personajes

Estas dos jefas mafiosas, Carol y Barb, son antiguas conocidas de otro perro viejo curtida en mil batallas, Frida. Su odio hacia la anciana germana no es menor del que se tienen entre ellas, y es esto mismo lo que empuja al resto de las presidiarias a un enfrentamiento que en realidad nadie quiere. Dentro del martirio de esta nueva prisión, existe un idílico “hogar del jubilado” que se llama Bloque D, donde van las desequilibradas y las enfermas. Lugar al que todas quieren ir a parar.

Para que las dos líderes criminales alcancen esa meta, forman sus bandas con sus lugartenientes. Aquí entran otros dos personajes que adquieren gran peso a lo largo de la temporada, y seguro que en esta séptima no dejaran de tenerlo. Una es Badison, la ruda y problemática mano derecha de Carol, y la otra es Daddy, una discreta matona experta en trapicheos que le hace el trabajo sucio a Barb.

Una nueva vida

(Fuente: Movistar+)

Para las chicas del largo elenco de la serie hay consecuencias muy diferentes tras su rebelión de la quinta temporada. Una de las tramas que más interés generó fue la de Taystee, acusada injustamente del asesinato del odioso guardia Desi Piscatella. La joven presa se enfrenta a un juicio corrupto del que no sale muy bien parada, y todos los esfuerzos de Joe Caputo por ayudarla son en vano.

Piper por fin sale de la cárcel de la forma más inesperada posible. Sin saber muy bien cómo, la ponen en libertad y ella no consigue sentirse feliz pensando que tiene que dejar al amor de su vida tras esos barrotes. Con ella salen otras dos de nuestras protagonistas; Sophia, que se reencuentra con su ex mujer, y Blanca, que pensó que su salida era igual a la de sus compañeras, pero sufre una crueldad inmensa al descubrir en la misma puerta que su destino no es la libertad, sino una más que posible deportación.

Cindy y Flaca se convirtieron en una pareja improbable que acaba en un juego divertido con su programa de radio y las cargas en la conciencia de Cindy por traicionar a Taystee. Nicky y Lorna consiguen frenar la masacre que se había orquestado por parte de las hermanas mafiosas con la ayuda de las conciencias de muchas de las presas, que iban dispuestas a todo sin saber que estaban siendo manipuladas. Entre ellas, María, que por fin acepta su culpa tras todo lo sucedido durante el motín. Y además, Lorna acaba la temporada a punto de dar a luz al bebé que estaba esperando.

Y en la cara y la cruz tenemos a otras dos parejas con suertes muy distintas. Por un lado de la balanza, Suzanne y Pennsatucky viviendo la buena vida en el bloque D. Suzanne sigue buscando cómo lidiar con su forma de ver el mundo en un lugar como ese, y encuentra a alguien tan extraño en quien apoyarse como una paranoica Frida.

(Fuente: Movistar+)

Sin embargo, Doggett, tras su excursión fuera de los muros de Litchfield, se da cuenta que está mejor dentro y regresa sin ningún pesar en su corazón. En el otro lado de la moneda tenemos a dos mujeres que dominaban todo en el pasado y ahora se encuentran juntas intentando apoyarse tras su caída. Son Red y Gloria, que finalizan la temporada en el agujero por intentar que las cosas no vayan a peor.

Qué esperar de la 7ª temporada

Una de las claves de este año será, sin duda, conocer cómo se desenvuelve Piper reinsertada en la sociedad, echando mucho de menos a la que es ahora su esposa, Alex. En ese sentido, otra gran incógnita es si, al final de la serie, estos dos personajes se podrán reencontrar fuera de la cárcel, ya que a Alex nunca se le dio bien lo de estar fuera.

También tendremos que comprobar qué alcance tendrá la sentencia de Taystee, como afectará su regreso a la prisión a sus relaciones con Cindy o Suzanne y si Caputo cumplirá su promesa de no permitir que la cosa se quede de esa manera. Es probable que seas una de las tramas que más protagonismo acapare en esta temporada de despedida.

Hay personajes que, de alguna manera, están, como dirían en Cadena perpetua, institucionalizados. Gente como Gloria, Nicky o Red que, seguramente, no veremos salir. Sus historias no acabarían incompletas manteniéndolas en prisión.

Lo que sí parece claro es que la despedida de Orange is the new black no será como cualquier final de temporada. El universo maravilloso que creó Jenji Kohan hace siete años, y al que hemos acompañado con cada una de esas chicas y sus historias, merece un adiós de los grandes. Netflix no debe olvidar que, junto a House of Cards, esta es la serie que puso en el mapa del seriéfilo a la plataforma de streaming, y eso es algo por lo que siempre ha de estarle agradecido.

La temporada 7 de ‘Orange is the new black’ se estrena el 27 de julio en Movistar+. Estará disponible en Netflix España a lo largo del año que viene.

Lo más viral de la red, en un sólo lugar ¡Síguenos!

Así lucen las parejas verdaderas de la serie de presidiarias “Orange is the New Black”

1. Laura Prepon

Alex Vause es la prometida de Piper Kerman, pero su pareja en la vida real es diferente a lo que piensas.

En Octubre del 2016 anunció que estaba comprometida con Ben Foster, un actor famoso por aparecer en X-Men y Lone Survivor.

2. Samira Wiley

Poussey es la mejor amiga de Tastee que lamentablemente ya no está entre nosotros.

Samira se casó con Lauren Morelli, una de las escritoras del show que se divorció de su esposo porque quedó totalmente enamorada de Samira.

3. Natasha Lyonne

Nicky es uno de los personajes más humorísticos de la serie.

Su novio es Fred Armisen, mejor conocido por sus aparicieones en Saturday Night Live. Llevan juntos desde el 2014.

4. Nick Sandow

Joe Caputo es un personaje que empezamos odiando, pero terminamos amando por su nobleza.

Nick Sandow está casado con la artista Tamara Malkin. Ambos tienen 2 hijos: Sasha y Sterling.

5. Laverne Cox

Sophia es un personaje que realmente no pasa desapercibido en la serie.

Laverne está en una relación con Jono Fendrix que se dedicaba a ser profesor de escuela antes de conocerla.

6. Lea Delaria

Boo es otro personaje que odiamos en un principio, pero que luego se convirtió en heroína.

Su prometida se llamaba Chelsea Fairless y estuvieron juntas durante 4 años, lamentablemente se separaron semanas antes de su matrimonio.

7. Jackie Cruz

Marisol es un personaje que nos causa gracia y tristeza al mismo tiempo.

Jackie tiene un novio llamado Fernando García que solía ser bartender.

No se sabe mucho acerca de Fernando, sólo que luce muy feliz al lado de Jackie.

8. Taylor Schilling

Piper es el personaje principal de este show y también uno de los cuales nos provoca más sentimientos encontrados.

Taylor tiene una novia llamada Carrie Brownstein que también es comediante.

9. Jessica Pimentel

Maria es un personaje vulnerable que ha tomado malas decisiones durante el show. Orange is the New Black Season #1 Cast: Matt McGorry- John Bennett Dascha Polanco- Dayanara Diaz Jessica Pimentel- Maria Ruiz.

Su novio es un baterista de Metal llamado Tomas Haake.

Y un dato aún más sorprendente es que ella es vocalista de una banda llamada Alekhine’s Gun. Aquí te dejamos un video de ella tocando con la banda “Brujería”

10. Yael Stone

Lorna Morello es uno de los personajes más adorables que existen.

El esposo de Yael se llama Jack Manning Bancroft

Hace poco estuvo embarazada realmente.

11. Matt Peters

Joel Luschek es “El Chris Pratt para pobres”

Peters está casado desde el 2012 con Susan Burke y tienen un hijo juntos.

12. Kate Mulgrew

Red es la matriarca y el personaje favorito de muchos.

Kate estuvo casada con Tim Hagan, un detective que contrató para que encuentre a la hija que dio en adopción cuando era joven.

13. Taryn Manning

Tyffany es uno de los personajes cristianos más raros pero nobles.

El último novio que tuvo se llamaba Clifton Collin y rompieron después de 10 años de relación.

14. Uzo Aduba

Crazy Eyes (Suzane) es un personaje único e inolvidable.

Aunque nunca lo confirmó, Uzo siempre aparece muy feliz al lado de su mejor amigo de la niñez y se puede intuir de que probablemente haya algo más.

Taylor Schilling es uno de los amores platónicos de la que escribe este artículo. De ahí la ilusión y la fiesta por sus declaraciones, incluso aunque las palabras de la actriz hayan sido escuetas.

Hace tiempo relacionábamos a la protagonista de Orange Is The New Black con su colega de profesión Carrie Browstein. Algunas voces del entorno de la actriz así lo contaron, y además las veíamos todo el día juntas. Incluso iban juntas a los saraos propios de Orange. Sin embargo ninguna se pronunció jamás ni sobre su relación ni sobre nada relacionado con su vida privada. Carrie, también escritora y cantante, ya se declaró bisexual hace 20 años, cuando no era tan fácil dar un paso al frente sobre estos temas.

Mas allá de aquellos rumores,nunca hubo manera de saber donde se metía Piper cuando no estaba tratando de sobrevivir en la cárcel.

«He tenido relaciones serias con mucha gente. Soy una humana muy expansiva. No hay una parte de mi que se pueda poner una etiqueta. De verdad que no encajo en una caja. Es reduccionista para mi» es lo que ha respondido al ser preguntada por su sexualidad en un programa de la TV.

¿Con tanta expansión cómo es posible que no haya dado conmigo? Ejem, quiero decir, que cómo es posible que no la veamos nunca con nadie. Ella lo explica diciendo que a día de hoy trabaja todo el día y no tiene tiempo para conocer a nadie.

Vamos, que vive de las rentas -a nivel amoroso-.

Cuando tenía 20 años, no se perdía ni un solo capítulo de Urgencias y ahora, recién cumplidos los 30 (el domingo 27 de julio), protagoniza uno de los mayores éxitos de la pequeña pantalla e intenta aceptar con normalidad las nominaciones y los nuevos trabajos (ya está en posproducción la comedia The Overnight, con Jason Schwartzman).

Taylor Schilling asegura que siempre tuvo claro que quería ser actriz. «Hice una obra de teatro a los 11 años y me enamoré de la interpretación. Es mi gran amor; el único, diría yo. En un escenario me siento como en casa», explica. Pero, para alcanzar el éxito, la intérprete de Boston ha necesitado muchos años de preparación: tras probar experiencias en el grupo de teatro de su instituto, se licenció en Artes por la Universidad de Fordham y estudió un posgrado en la de Nueva York. Todo, afirma, para abrirse camino en el mundo de la actuación.

Debutó en el cine en 2007, nada menos que junto a su ídolo, Meryl Streep. La película: Un asunto muy oscuro, sobre una masacre en la Universidad de Iowa. Después actuó en la serie Mercy y protagonizó, con Zac Efron, Cuando te encuentre. La anécdota llegó en 2012, cuando participó en la oscarizada Argo, donde encarnaba a la mujer de Ben Affleck, pero su intervención fue cortada en el montaje. Y un año más tarde tuvo su gran oportunidad, el papel de Piper Chapman en Orange is the New Black, la serie carcelaria de Netflix emitida en España por Canal+. Una rubia del montón, que es lo que parece, a simple vista, Taylor. Ahí radica el secreto de Piper, en ser una chica normal con la que cualquiera se puede identificar en ese mundo en apariencia irreal que es el penal femenino de Litchfield, con sus ladronas, estafadoras y asesinas. La producción, que describe cómo es el día a día en esa cárcel, mezcla historias dramáticas con momentos de humor absurdo, salpicados de (bastante) sexo y doble moral. Pero ¿qué tienen en común la actriz y su personaje?

Abrigo de Fendi, mono de Emilio Pucci, collar de Robert Procop y anillos de Tito Pedrini y Fred Leighton

Carter Smith

¿Se identifica con Piper?

Nunca he estado en la cárcel ni pienso hacerlo, en eso soy pura fachada. Pero la serie me ha dado mucho que pensar, porque todos escondemos algún momento de nuestras vidas bajo la alfombra para mantener las apariencias. Desde el principio me interesaron las preguntas, los dilemas a los que ella se enfrenta: si está siendo fiel a quien es o a quien otros piensan que es… como hija, como esposa, como amante. Me identifiqué con sus interrogantes al instante. Y con su humor.

Ella cumple condena por un pecado de juventud que creía olvidado. ¿Usted también tiene vicios en la vida real?

Muy sencillos. La ducha, por ejemplo. Si fuera Piper, lo que peor llevaría sería no poder ducharme descalza, lo echaría muchísimo de menos. Mis lujos son tener un buen cuarto de baño con ducha. Eso y la conexión a Internet, porque considero importante estar en contacto con los que quieres cuando quieres.

La serie está basada en una historia real, la que cuenta Piper Kerman en su libro My Year in a Women’s Prison. ¿La ha conocido?

Sí, visité la cárcel con ella. Pero una cosa que me dijo Jenji Kohan desde el principio es que, aunque partía de una experiencia real, mi personaje es fruto de la ficción. Eso me dio gran libertad para interpretarlo.

¿La cárcel de verdad se parece en algo a su penal?

Al ir a Rikes con la verdadera Piper, me asombró comprobar lo mucho que se parecía a lo que habían creado para la serie. Pero el olor… eso se te queda. Nuestro set no huele tan mal como una verdadera prisión.

¿No es una ironía que su padre trabajara como fiscal del Departamento de Prisiones?

Me hace gracia. Hasta que me dieron el papel no me di cuenta de que llevo toda mi vida rodeada de estos temas, de que muchas de las tramas de Orange is the New Black me resultan familiares. Crecí escuchando a mi padre decir que los buenos no son necesariamente buenos todo el tiempo, que los guardas no siempre se comportan como deben y que el mundo no es blanco o negro, que hay mucha ambigüedad. A él le encanta la serie, la ha visto más de una vez.

¿Se enfada cuando ve escenas de sexo?

De eso no hablamos. Se lo tengo prohibido (risas).

¿Y a usted le costó adaptarse a la carga sexual de la serie?

No soy de las que se sienten especialmente cómodas cuando están desnudas. La primera escena fue como «Hola qué tal, qué bien verte de nuevo, ¡desnudémonos!», y a la ducha con Laura Prepon. Tras esa toma nos echamos a reír, diciéndonos: «Menos mal que eres tú». Pero confié en Jenji desde el primer día, decidí asumir todos los riesgos que me haría tomar. Me entusiasmó desde el principio. La desnudez es tanto física como emocional; la serie muestra todas las formas de sentirte vulnerable.

También son vulnerables en cuanto a la estética: un uniforme y nada de maquillaje.

¡Nunca me habían mimado tanto en maquillaje! ¡Qué empeño ponen en que actuemos con la cara lavada! Llegamos allí con un aspecto medio decente, y salimos como si nos hubiera atropellado un camión. Son los únicos maquilladores que te dejan peor que cuando llegas. Por no hablar de la ropa que llevamos: ¡seis meses vistiendo el mismo mono! Al menos, de esta forma se aseguran que nadie robe el vestuario.

Taylor Schilling junto a Jodie Foster

Cordon Press

¿Alguna vez ha robado algo?

¡Noooo! Pero si lo hubiera hecho, no lo contaría.

¿Cree que el naranja es el nuevo color de moda?

A mi abuela le encanta y sabe sacarle partido. Yo, qué quieres que te diga, nunca he sido muy fan. No es un color que tenga una especial presencia en mi armario, y ahora menos. Tengo sobredosis de naranja.

Entonces, ¿qué hay en su armario?

Vaqueros, botas y camisetas blancas: mi otro uniforme. Y alguna chaqueta de cuero.

¿Nada de marcas?

Me gustan los diseñadores funcionales, con los que me siento cómoda, como el británico Peter Pilotto, del que he lucido bastantes modelos, y Roksanda Ilincic. En zapatos, prefiero los de Stuart Weitzman, pero también me encantan los de Jimmy Choo, especialmente sus tacones de aguja.

Es alta (mide 1,73) y delgada. ¿Nos podría contar cuál es su secreto para mantenerse en forma?

La verdad es que no tengo. Siempre me ha gustado estar activa y no sigo ningún tipo especial de dieta. No soy de las que van mucho al gimnasio ni tampoco me paso todo el día corriendo. A veces salgo a hacer running y en otras ocasiones practico yoga; pero, sobre todo, con lo que más disfruto es subiendo a la montaña, especialmente si estoy en Los Ángeles. Necesito que me dé el aire.

¿Cómo se relaja después de un día de trabajo?

Depende de en qué lugar me pille el descanso. Me encanta salir por ahí, pero en Los Ángeles la naturaleza me llama más, mientras que en Nueva York me pierden los museos y probar nuevos restaurantes. Siempre salgo con mis amigos, eso es lo que realmente necesito para descansar tras un intenso día de trabajo.

¿Y sale con algún amigo en especial?

No en este momento, si te estás refiriendo a lo que yo estoy pensando…

¿No es enamoradiza?

¡Todo lo contrario! Soy muy romántica, de las que están enamoradas de historias como Romeo y Julieta y lloran al ver Annie Hall, Cuando Harry encontró a Sally y Casablanca.

¿Qué le pide a un hombre?

Me atraen el talento y el buen humor. Probablemente, ésas son las cualidades que más admiro en ellos.

Los Globos de Oro y los Emmy han aplaudido su trabajo con sus nominaciones como mejor actriz de comedia. Ahora llega el momento de disfrutar de verdad de la fama.

Y se agradece muchísimo. Desde que empecé a trabajar en Orange is the New Black solamente he disfrutado de amor, aceptación, alegría y apreciación. Lo mejor es que, como nos pasamos seis meses rodando sin parar, hemos vivido el éxito en nuestra pequeña burbuja, sin enterarnos mucho de la repercusión del show y disfrutando de la amistad real entre las actrices.

¿Cree en la suerte?

Por supuesto. Soy actriz y tengo mis amuletos. Varios, de hecho .

¿Cuál es el más importante de todos ellos?

El que llevo siempre conmigo es una carta que me escribió mi padre cuando dejé los estudios. En esa época, me pasaba la vida haciendo de niñera para pagar facturas y de audición en audición para ver qué caía, si salía algún papel… Entonces, mi padre me escribió una encantadora nota dándome todo su apoyo en mi carrera como actriz. Jamás la he sacado de la cartera.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *