0

Orfidal debajo de la lengua

  • Tomo lexatin 1.5 a la mañana y otro x la noche, me da panico el dentista, si tomo dos Trankimazin de 1.5 antes de ir notaría más efecto? Cuánto tiempo antes he de tomarlo? También mi psiquiatra me ha recomendado diazepam 5mg 1 hora antes, pero me Dan miedo los efectos secundarios.
  • Se de tres casos de gente joven que han tomado tranquimazin y les ha provocado un paro cardíaco es mucha casualidad. Que clase de fármaco es este?
  • Tomo aprazolam de 5mg 3 al dia mas queitapina de 25mg cinfa es compatible con el tranxilium ? Y el tranxilium puede sustituir al aprazolam ?
  • Tomo trankimazin desde hace 7 meses, 1.5 en total en tres tomas. Necesito bajarlo, y mi médico de cabecera quiere que baje directamente a 1. Creo que es demasiado, cómo debería hacerlo, bajar 0.25 días alternos? Gracias
  • Qué diferencia hay entre el Trankimacin retard 0,5 y el tranzilium?. Es mejor tomar tranzilium?. Muchas gracias y un saludo.
  • Estoy muy mal anímicamente, no me levanto de la cama y no paro de llorar, no hablo con nadie y no cojo el teléfono, mi médico me prescribe, trankimacin 0.5 una al día. Llevo 20 días de tratamiento y no me encuentro mejor, duermo de pronto al dedicarme y ya no puedo dormir más. Tengo insomnio y sigo…
  • Llevo 4 años tomando tranquimazin de 10 ( 2) y lo he dejado de golpe y llevo dos o tres días como flotando, mareado, con fatigas, ruidos en la cabeza . Es normal? Que debo hacer? Gracias
  • Buenos días, quería saber si es lo mismo Trankimazin y Lexatin? Gracias
  • Tomaba tranquimacin de 2 mg retar y ahora tomo de 1 mg pero no retard. Cuanto dura el malestar del cambio?
  • En que casos se usa la forma retard de alprazolam en vez de el normal?

Orfidal: qué es y cuáles son sus efectos

  • Tratamiento a corto plazo de estados de ansiedad y tensión.
  • Para tratar trastornos del sueño.
  • El Orfidal suele recetarse junto a otros psicofármacos para el tratamiento de la depresión.
  • También es eficaz para personas con epilepsia.
  • Suele administrarse como tratamiento para el síndrome de abstinencia.

¿Qué debemos saber antes de tomar Orfidal?

Hay personas que acuden a sus centros de atención primaria teniendo muy claro lo que quieren: la receta del Orfidal para poder dormir mejor, quieren el mismo tratamiento que sigue su compañero de trabajo, su hermana o su profesor de yoga.Debemos tener mucho cuidado con estos temas, con el mundo de la psicofarmacología y, en especial, con nuestra salud.

No olvidemos que cada persona es diferente, que cada cuerpo responde de un modo y que cada organismo se adaptará mejor a unas estrategias y no a otras. El Orfidal es efectivo, es útil y nos servirá de ayuda, eso no podemos negarlo. Sin embargo,siempre podemos empezar con otro tipo de estrategias para gestionar la ansiedad o tratar el insomnio antes que recurrir a la farmacia.

Por tanto, nunca está de más tener en cuenta una serie de consideraciones previas:

  • El Orfidal contiene 1 mg de lorazepam,un tipo de benzodiazepina, y por tanto, genera dependencia al cabo de varias semanas.
  • La duración del tratamiento debe ser lo más corta posible.
  • El tratamiento debe de estar pausado por un profesional de la salud.
  • Debe tomarse siempre antes de acostarnos. No debemos consumirlo si tenemos que llevar a cabo cualquier actividad que requiera nuestra atención, como puede ser conducir.
  • Nunca nos excederemos de las dosis recomendadas.
  • Se recomienda no tomar Orfidal si tenemos problemas respiratorios, apnea del sueño así como dolencias hepáticas o renales.
  • Está contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

Efectos asociados al Orfidal

Lo hemos señalado en repetidas ocasiones, todo tratamiento con benzodiacepinas mantenido durante más allá de las 12 semanas, genera dependencia física y psíquica. Por ello, durante ese tiempo de tratamientodebemos programar también la retirada del mismo,para que la supresión definitiva de ese fármaco no sea traumática para nuestro organismo.

Hacerlo de forma brusca, es decir, dejar el Orfidal de hoy para mañana hará que experimentemos un amplio abanico de síntomas tan molestos como debilitantes, tales como cefaleas, incremento de la ansiedad, confusión, dolores musculares… Hay que hacerlo bien y hay que llevarlo a cabo siguiendo las pautas de nuestros médicos.

Por otro lado, tampoco podemos pasar por alto los efectos secundarios asociados al consumo mantenido de este tipo de psicofármaco. Si bien es cierto que estamos ante un medicamento relativamente «suave» y que no altera en exceso nuestra vida cotidiana, el problema llega cuando nuestro organismo desarrolla tolerancia por un lado y dependencia por otro a sus principios activos.

De hecho, estudios como el llevado a cabo por la Université Pierre et Marie Currie y publicado en la revista Human Pharmacology nos recuerdan que el efecto secundario más común en caso de que su uso sea crónico, es el impacto sobre nuestras funciones cognitivas (memoria, atención, resolución de problemas…)

Veamossus efectos.

Sintomatología más común del Orfidal

  • Fatiga.
  • Boca seca.
  • Debilidad muscular.
  • Visión borrosa.
  • Boca seca.
  • Problemas de concentración.

Posibles efectos secundarios menos frecuentes

  • Bajadas de tensión.
  • Hipersensibilidad de la piel.
  • Astenia (apatía, mal humor, falta de motivación)
  • Problemas para concentrarnos, fallos de memoria.
  • Impotencia sexual o falta de deseo.
  • Trastornos del sistema nervioso: mareos, temblores, dolor de cabeza y vértigos.
  • Trastornos gastrointestinales como náuseas o estreñimiento.

Síntomas de sobredosis del Orfidal

  • Cambios en los ritmos del habla: fallos en la fluencia, expresión y comprensión.
  • Sudoración excesiva.
  • Falta completa de la fuerza y la energía.
  • Temblores al caminar.
  • Problemas de coordinación.
  • Somnolencia inusual.
  • Excitación continua, nerviosismo, irritabilidad, sensación de alarma o pánico.
  • Palidez.

Para concluir, a pesar de que el Orfidal esté tan normalizado y lo veamos en los bolsos, botiquines y mesitas de noche de muchos de nuestros amigos y familiares, recordemos que su uso debe ser limitado en el tiempo y controlado por un facultativo. Los problemas de la vida pueden resolverse de muchos modos y aunque los fármacos son de gran ayuda, no son la única ni la mejor estrategia a largo plazo.

Si usted es de esos que presumen de dormir a pierna suelta desde que pone la cabeza en la almohada hasta que suena el despertador, enhorabuena. Seguro que mantiene su estado de ánimo bien alto, se siente con fuerzas para hacer frente a lo que le vayan echando y, además, tiene más posibilidades de éxito en la lucha por mantener la báscula a raya.

Pero si se mete en la cama y le da tiempo a contar la cabaña ovina española antes de que el sueño le rinda, o se despierta a medianoche y es incapaz de volver a dormir, tal vez le consuele saber que la mitad de la población mundial (la tercera parte de los españoles) sufre un trastorno del sueño, según la Sociedad Española del Sueño.

Lo menos malo

Si en su anhelo (y necesidad) por tener un sueño de calidad y reparador opta por recurrir a la ayuda de pastillas para dormir, mentalícese de que lo que conseguirá será “un sueño artificial, que ni objetiva ni subjetivamente será tan reparador como el sueño natural”, según asegura Diego García-Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS). “Al menos, mi cerebro descansará”, argumentará usted. En efecto, pero principalmente durante los primeros meses que tome la pastilla. «Con el tiempo, el efecto de inducir al sueño se va perdiendo. Y se vuelve muy parecido a no tomar nada”, añade el experto.

Es decir, tomar pastillas para dormir entraña riesgos (un sueño de peor calidad y un efecto menguante), pero peor es el daño que sufre el cerebro durante los episodios de insomnio. Un estudio internacional publicado en Sleep ha encontrado que la dificultad para mantener el sueño provoca alteraciones cerebrales que favorecen una merma de las capacidades mentales. Por esta razón, el director del IIS confirma que, de manera puntual, no hay duda (ni es discutible) de que los fármacos para dormir son beneficiosos para algunas personas. «El problema es que su uso no es esporádico. Y de aquí viene la alarma”, zanja.

Si cumple estas normas y necesita ayuda química durante una etapa muy concreta para conciliar el sueño, la elección habitual será un fármaco hipnótico de las llamadas benzodiacepinas (Orfidal, Tranxilium, Noctamid son los nombres comerciales de algunos de los miembros de esta familia), porque, sin ser inocuos, sus efectos secundarios son menos importantes que los de los antihistamínicos o antidepresivos (que también ayudan a conciliar el sueño). Los primeros días de tomar la pastilla (bajo receta médica) le parecerá un sueño levantarse como nuevo. “Durante la primera semana, prolongan el tiempo de sueño a costa de mantenerlo en un estadio intermedio, como es el de fase II”, explica Diego García-Borreguero. Su efecto principal “consiste en causar amnesia retrógrada, es decir, no recordar nada de lo que ha sucedido mientras el fármaco ha estado actuando”, indica el experto. De hecho, “no es extraño que una persona que tome benzodiacepinas se despierte por la noche tanto como cuando no las tome, pero no recuerda nada”.

Pasado un tiempo (no hay estudios que fijen un periodo exacto), comprobará que la pastilla para dormir ya no es lo que era, pero se siente incapaz de dejarla, y hace bien, porque como explica García-Borreguero, “el tratamiento crónico con benzodiacepinas, frecuentemente produce habituación y su retirada debe hacerse con sumo cuidado”, tanto que quizá necesite la ayuda de un profesional. Y puede que las pesadillas se hayan hecho más frecuentes desde que comenzó con la medicación. Según el director del IIS, “los antidepresivos tienen el potencial de desencadenar malos sueños durante el tratamiento, pero más cuando se interrumpe, y también algunos antihistamínicos (Soñodor) y benzodiacepinas (Noctamid, Limovan, entre otros)”.

“Durante la primera semana, las pastillas para dormir prolongan el tiempo de sueño a costa de mantenerlo en un estadio intermedio, como es el de fase II”, explica Diego García-Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño

La mayoría de estas consecuencias pasan inadvertidas para los consumidores. Solo afectan a un grupo muy reducido. De lo contrario, no se justifica su enorme popularidad. En Estados Unidos, 70 millones de personas tienen trastornos de sueño, según los datos que maneja el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), y el uso de pastillas para dormir está tan extendido que incluso no han faltado en el botiquín de la tripulación de Estados Unidos en 30 misiones a la Estación Espacial Internacional. La agencia reguladora americana del medicamento (FDA) ha tomado cartas en el asunto y ha pedido a los consumidores que reduzcan la dosis de algunos productos.

No hace falta ir al espacio para tomar estos fármacos. En España, más del 12% de la población toma hipnosedantes, aunque el doctor Joaquín Terán, presidente de la Sociedad Española del Sueño, asegura: “El 30% de los ciudadanos está tomando medicación relacionada con el sueño y esto tiene riesgos importantes”.

«Su uso solo está indicado en los casos de insomnio severo, que dificulta el correcto rendimiento intelectual y laboral, y nunca más de cuatro semanas”, destaca García Borreguero. «Han de estar prescritas por un médico”, añade Terán.

La mejor opción es consultarlo con el doctor. “No hay fármacos panacea, hay diagnósticos que orientan y evitan malas prácticas”, dice el presidente de la SES. “Si es importante diagnosticar bien un problema de corazón, también lo es hacerlo con los trastornos del sueño”. Sobre todo, no infravalore el alcance de dormir mal, porque, como argumenta Terán, “no reconocer el impacto biológico del sueño en la salud es un suicidio biológico”.

Y si el médico no lo ve necesario recomendarle el consumo de pastillas, ¿qué le queda? No entre en pánico: nadie le pide volver a contar ovejitas. Para Terán, “puede ayudar manejar el concepto de sueño ligado a la luz y la oscuridad y utilizar terapias conductuales apoyadas en estas ideas, con la ayuda de sustancias naturales, como la melatonina”. Otra opción es esperar la llegada de los hipnóticos de nueva generación (que ya están comercializados en Estados Unidos y otros países), que inhiben los mecanismos cerebrales de la vigilia con menos efectos adversos.

Esta pieza fue publicada originalmente el 1 de febrero de 2016 y ha sido actualizada con motivo del Día Mundial del Sueño de 2017.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Orfidal o lorazepam, información desde la farmacia

¿Estás tomando Orfidal (o su genérico lorazepam) para dormir o para la ansiedad y tienes alguna duda o necesitas información? Este post es para ti, desde la farmacia resolvemos las consultas más frecuentes sobre este medicamento y te resumimos de forma clara y entendible su prospecto, te hablamos de sus efectos secundarios, dosis, posología,…

Como de costumbre, en el siguiente vídeo encontrarás un resumen de este post.

¿Qué es Orfidal? ¿Para qué sirve?

Orfidal es un medicamento que contiene 1mg de lorazepam, un principio activo con efecto tranquilizante y ansiolítico que actúa sin afectar a las actividades normales de la persona que lo toma.

El lorazepam, sirve para aliviar a corto plazo el nerviosismo y la ansiedad y también se utiliza para tratar los trastornos del sueño (para dormir).

¿Puede tomarlo todo el mundo?

En general pueden tomarlo todos los adultos sanos a excepción de aquellos que tengan algún tipo de alergia o hipersensibilidad a las benzodiacepinas o a alguno de sus excipientes, que son: lactosa, celulosa microcristalina, amberlita y estearato magnésico.

Tampoco pueden tomarlo las personas que sufran alguna de las siguientes enfermedades:

  • Miastenia gravis
  • Insuficiencia respiratoria severa
  • Apnea del sueño
  • Enfermedad grave del hígado. Si en tu caso no sufres una enfermedad hepática grave pero sufres alguna alteración en este órgano, es preciso que lo comentes con el médico, podrían ser necesarias algunas analíticas y pruebas a lo largo del tratamiento.

No se recomienda el uso de Orfidal 1mg en menores de 6 años ni durante el embarazo, si te quedas embarazada mientras lo estés tomando debes comunicarlo inmediatamente al centro de salud.

¿Puede Orfidal venderse sin receta?

No, el lorazepam NO puede venderse sin receta médica. Los medicamentos para tratar la ansiedad o el insomnio que afectan al sistema nervioso central y pueden generar dependencia, no pueden dispensarse en las farmacias sin una receta, si sigues leyendo entenderás por qué tomarlo sin control o abusar de los ansiolíticos puede conllevar cierto peligro.

Cómo tomar este medicamento

Lo más importante es que sigas al pie de la letra las instrucciones que te haya dado el médico, respeta la dosis que te haya indicado y también la duración del tratamiento, es decir, no debes ni abandonarlo antes, ni alargarlo.

Si has olvidado una de las dosis de Orfidal, nunca tomes el doble para compensar la olvidada.

Puedes tomar este ansiolítico con o sin alimentos, como prefieras.

Orfidal y alcohol

El alcohol y el lorazepam no son buenos amigos, así que mientras tomes esta medicación no debes beber ya que su efecto sedante podría aumentar considerablemente junto al alcohol.

¿Puede generar dependencia?

Sí, las benzodiazepinas (grupo de medicamentos al que pertenece el lorazepam) pueden generar dependencia, sobre todo cuando se toman de forma continuada durante mucho tiempo.

Después de tomar Orfidal 1mg durante unas semanas, puedes percibir que su efecto disminuye tomando la misma dosis, en ningún caso debes aumentarla tu mismo para intentar obtener el efecto deseado.

Si no quieres verte afectado por el peligro dicha dependencia , es importante que sigas estas instrucciones:

  • Únicamente debes tomar este tipo de medicamentos si te lo ha recetado un médico. De la misma manera, no lo recomiendes a nadie, por muy bien que te funcione. Recuerda que no puede adquirirse sin receta.
  • Sigue al pie de la letra sus instrucciones y respeta las dosis marcadas así como la duración del tratamiento, no tomes más ni menos Orfidal 1mg del que te hayan prescrito.
  • Acude regularmente a tus citas en el centro de salud para confirmar si debes continuar tomando lorazepam o no.
  • Recuerda que el tratamiento debe ser lo más corto posible.
  • Es muy importante que sigas las instrucciones a la hora de dejar las pastillas ya que debe hacerse lentamente y de forma gradual para evitar ciertos efectos indeseados.

¿Puedo sufrir amnesia tomando lorazepam?

La amnesia (pérdida o debilidad notable de la memoria) puede producirse en algunas personas que toman benzodiazepinas, este efecto suele ocurrir unas horas después de tomar el medicamento. Para evitarlo es suficiente asegurarte de que puedes dormir durante 7 u 8 horas después de haber tomado Orfidal 1mg.

¿Puedo tomar Orfidal con otros medicamentos?

Como siempre te decimos, debes informar al médico sobre todo lo que estés tomando, incluso fármacos que hayas adquirido sin receta o sean remedios naturales.

Pueden interaccionar con el lorazepam:

Farmácos que actúan sobre el sistema nervioso central (SNC)

El SNC está formado por el encéfalo y la médula espinal, donde encontramos órganos como el cerebro que se encargan de controlar todas las funciones del cuerpo. Aunque algunos de los fármacos que actúan sobre el SNC o psicofármacos pueden combinarse con lorazepam, otros pueden hacerte sentir más somnoliento que de costumbre. Debes tener precaución si tomas:

  • antipsicóticos, neurolépticos, hipnóticos, ansiolíticos, sedantes, antidepresivos
  • analgésicos narcóticos, que se utilizan para aliviar dolores muy fuertes.
  • medicamentos antiepilépticos
  • anestésicos
  • barbitúricos
  • antihistamínicos

Los siguientes fármacos también pueden alterar el efecto de este medicamento:

  • Clozapina
  • Valproato
  • Probenecid
  • Teofilina o amniofilina

Si tienes alguna duda sobre si la medicación que estás tomando puede tener algún efecto negativo, no dudes en dejar un comentario o contactarnos de forma privada

Orfidal y embarazo

Este medicamento no debe tomarse durante el embarazo ya que puede atravesar la placenta y perjudicar al futuro bebé.

Su consumo durante los primeros meses de gestación parece aumentar del riesgo de malformaciones. Además si se toma de forma continuada durante el embarazo, el bebé podría desarrollar incluso dependencia a las benzodiacepinas al nacer y presentar síndrome de abstinencia, además de otros efectos que podrían perjudicarle.

Como ves, es muy importante que si estás tomando lorazepam y deseas quedarte embarazada en un futuro próximo, lo comuniques cuanto antes a tu doctor, recuerda que hay que dejar de tomarlo poco a poco, de forma gradual.

¿Y durante la lactancia?

Orfidal tampoco debe usarse durante al lactancia, ya que pasa a la leche materna y puede afectar al bebé gravemente, su efecto sedante le podría impedir alimentarse.

¿Puedo conducir si tomo lorazepam?

Al tomar Orfidal 1mg (o otras pastillas para dormir o para la ansiedad) tu capacidad para conducir o manejar maquinaria puede verse reducida, ya que puede producir somnolencia y disminuir la capacidad de reacción y la atención. Estos efectos se producen sobre todo al principio del tratamiento o cuando se aumenta la dosis de lorazepam, así que si los percibes no conduzcas ni manejes maquinaria.

¿Qué pasa si dejo de tomarlo de golpe?

El tratamiento con lorazepam debe dejarse lentamente, de forma progresiva. Si lo dejas de golpe pueden reaparecer los síntomas que te llevaron a tomarlo, por ejemplo ansiedad, inquietud, tensión, insomnio,… y además otros síntomas como:

  • Dolores musculares
  • Confusión e irritabilidad
  • Falta de concentración
  • Dolor de cabeza
  • Sudores
  • Mareos
  • Movimientos involuntarios
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Palpitaciones
  • Taquicardia…

Podrían incluso darse otros efectos indeseados, así que como puedes comprobar, es más que importante dejar de tomarlo paulatinamente, tal y como te haya indicado ti doctor.

Efectos secundarios de Orfidal 1mg

Ya sabes que todos los medicamentos cuentan con efectos secundarios y este no podía ser menos, a continuación te citamos los más frecuentes:

  • Sedación
  • Sensación de ahogo
  • Somnolencia
  • Fatiga o cansancio
  • Debilidad muscular
  • Dificultad en la coordinación de movimientos
  • Problemas del habla
  • Confusión
  • Depresión
  • Reaparición de depresiones pre-existentes
  • Mareos…

La lista completa de efectos secundarios que puede causar el lorazepam puedes leerla en su prospecto aquí, de todas formas si crees este ansiolítico te causa alguna reacción adversa, aunque no aparezca en su prospecto, comunícalo de inmediato al médico o a la Agencia Española del Medicamento.

Y hasta aquí nuestro particular resumen del prospecto de Orfidal, ya sabes que si tienes cualquier duda sobre su dosis, efectos secundarios, posología, etc. puedes dejar un comentario y te responderemos con la mayor brevedad posible. Por cierto, si lo tomas para dormir, los posts que encontrarás a continuación seguro que son de tu interés.

También te puede interesar

7 alimentos a evitar si tienes insomnio

¿Estrés o ansiedad?

‹ › World Health Design

En ocasiones, nos encontramos con situaciones que nos sobrepasan ya sea por el trabajo, la familia, el entorno… Para poder seguir adelante con nuestra vida, tenemos que descansar. De esta manera, podemos reponer fuerzas.

El problema se presenta cuando no podemos dormir ni descansar ni renovar la energía. Y por ello aparece Orfidal. Una pastilla que nos ayudará a coger el sueño que tanto anhelamos. De esta manera y con la ayuda de Orfidal, podemos descansar en condiciones, pero… ¿qué ocurre cuando se vuelve contra nosotros?

Ahora en World Health Design, conoceremos los efectos secundarios del Orfidal, para descubrir si realmente merece la pena, tomarlo para descansar.

Es un tranquilizante bastante potente que ayuda a relajar todo el cuerpo y conciliar el sueño cuando es necesario y el cuerpo, por sí solo no puede. A pesar de su eficacia, hay algunas situaciones en donde el Orfidal está contraindicado y otras veces en donde nos pasamos de la dosis o, simplemente, nuestro cuerpo se está deshaciendo de los restos de Orfidal del organismo, cuando lo dejamos sin avisar al médico. Pero vamos a conocer primero, cuáles son los efectos secundarios del Orfidal.

Sí, puede que sea muy bueno, pero también es cierto que si lo tomamos de la manera inadecuada, se vuelve contra nosotros. Veamos qué efectos secundarios podría conllevar tomar Orfidal.

Trastornos variados

No suelen aparecer de manera frecuente, pero cuando aparece, debemos estar preparados para poder acudir a urgencias lo antes posible. Estos trastornos, si se unen, pueden ocasionar grandes problemas en el paciente.

  • Angioedema: en dodne el tejido de debajo de la lengua se inflama, hasta el punto en que puede llegar a imposibilitar la respiración.
  • Astenia: te sientes débil y apático, en todo tipo de situaciones
  • Hipersensibilidad, desde a nivel emocional en donde todo te afecta a físico. La piel puede dolerte.
  • Hipotermia: comienza a bajar la tensión, y si no se controla, podría causar un coma
  • Hiponatermia: bajan los niveles de sodio en el organismo
  • Secreción de la hormona antidiurética, esto quiere decir que comenzaremos a retener líquidos de manera escandalosa

Trastornos cardíacos

Además, puede ocasionar graves trastornos en el corazón. Si se tiene el corazón débil, podría llegar a ocasionarle una parada, debido a que disminuirá el ritmo de los latidos y por lo tanto, el riego sanguíneo de todo el cuerpo.

Suele relacionarse con una hipotensión, en donde tiene mucha debilidad y también astenia, que le añade apatía a realizar cosas.

Trastornos gastrointestinales

Aparecen las náuseas y las ganas de vomitar. También pueden presentarse síntomas como el estreñimiento e ictericia, que es una enfermedad del hígado en donde no funciona de manera adecuada. Desde el primer momento en que aparezca la ictericia, hay que acudir a urgencias para tratar al hígado. Y es que se encarga de metabolizar todo y puede que el Orfidal, no lo metabolice muy bien.

Siempre tenemos que seguir las indicaciones del médico a la hora de tomarla y si podemos evitar algunos trastornos, comentar la posibilidad de tomar media pastilla, en lugar de una entera, para que consigamos el sueño reparador. Otras opciones con menos efectos secundarios como la melatonina también pueden ser interesantes

Otras consideraciones sobre el Orfidal

El Orfidal es un fármaco de la familia de los tranquilizantes, que se usa habitualmente para tratar casos de estrés, ansiedad o nerviosismo. Se debe tomar con receta del médico o psicólogo, y se recomienda no hacerlo durante un período mayor de 3 o 4 semanas. La mayoría de facultativos nos van a mandar tomarlo durante cierto tiempo, y no con una toma aislada en el momento del ataque.

Sin embargo, por su capacidad para combatir crisis nerviosas o facilitar el sueño, mucha gente toma el Orfidal sin prescripción médica, lo que puede dar lugar a algunos de los efectos secundarios de los que te hemos hablado y, aún más, puede llegar a crear una adicción a este tipo de tranquilizantes.

Hay que tener en cuenta que este tipo de tranquilizantes es la tercera familia de fármacos más recomendados por los médicos, y cada vez son usados por más gente, sobre todo por jóvenes (y más en España, donde somos líderes en el consumo de este tipo de fármacos), que utilizan este tipo de fármacos para evitar los nervios y el estrés en época de exámenes o para dormir mejor.

La adicción al Orfidal muestra unos síntomas parecidos a los que precisamente trata de combatir. La persona se siente nerviosa, agotada y agobiada. Muchas personas con adicción al Orfidal también refieren bajones anímicos que les hacen llorar constantemente y una fuerte sensación de presión en el pecho.

Cabe decir que el Orfidal no es tan potente como otros fármacos tranquilizantes, pero su efecto es casi instantáneo. La persona siente una relajación, pero no somnolencia. El Oridal relaja los nervios y prepara el cuerpo para descansar. y relajarse.

También hay que tener en cuenta que el Orfidal no debe ser mezclado con el alcohol, ya que en este estado sí nos va a sumir en un profundo estado de somnolencia.

También hay que tener en cuenta que, si estamos embarazadas o pensamos quedarnos en estado, debemos suprimir por completo el consumo de Orfidal.

En todo caso, si tu médico considera que ya puedes dejar de tomar el Orfidal, lo mejor es que lo hagas. Dependiendo del tiempo que hayas estado tomándolo, puede resultar un proceso más o menos difícil. En el siguiente punto te contamos cómo dejar el Orfidal.

Cómo dejar el Orfidal

Como ya te hemos mencionado antes, el Orfidal suele ser un fármaco que en muchos casos se toma durante un período considerable de tiempo, lo que puede crear una adicción o una dependencia psicológica a él. Por ejemplo, muchas personas simplemente se habitúan a tomar su pastilla para dormir, y ya no pueden hacerlo si no la toman.

Por eso, para dejar de tomar Orfidal hay que hacerlo de forma gradual, nunca de golpe. o más recomendable es acudir al médico o psicólogo que nos las recetó para que nos diga cuál es el mejor método para ir abandonando el fármaco. Como decimos, abandonarlo de golpe es peor porque los efectos físicos y psicológicos pueden ser más agudos. Además, los estudios demuestran que las personas que dejan el Orfidal de golpe tienen muchas más posibilidades de recaer y volver a usarlo en un futuro próximo

Lo más habitual a la hora de dejar el Orfidal es sustituirlo gradualmente por tranquilizantes menos potentes y dosis más pequeñas. Podemos comenzar por sustituir el Orfidal por el valium. El valium tiene menor «potencia» que el Orfidal (una dosis de Orfidal sería aproximadamente como 10 valium) y viene en comprimidos de 1, 2 o 5 mg (el Orfidal suele venir en comprimidos de 1 mg, lo que equivadría a 10 de valium).

De esa manera, sustituimos el Orfidal por el valium, que tiene una dosis menor y sus efectos duran más tiempo. Es decir, el valium ejercería durante un tiempo de puente entre el Orfidal y el abandono de fármacos. Una vez hayamos empezado a tomar el valium, lo iremos sustituyendo por dosis cada vez más pequeñas y separadas. Muchos psicólogos recurren en este punto al Librium, similar al valium pero todavía de menor efecto (1 mg de valium equivale a 2,5 mg de librium).

Si con este método no obtienes resultado o notas que vuelven los síntoma de ansiedad y las dificultades para dormir, visita a tu médico y cuéntale cómo has ido siguiendo el proceso.

En definitiva, el Orfidal es un fármaco que puede ayudar a superar crisis nerviosas o problemas de sueño, pero que también puede tener contraindicaciones derivadas de su uso abusivo. Como siempre decimos, no lo tomes a no ser que te lo haya recetado el médico o tu psicólogo, y no lo uses por tu cuenta cada vez que sientas el mínimo estrés o ansiedad. Esto crearía una dependencia al producto y nos veremos incapaces de afrontar determinadas soluciones sin acudir a él.

Cuánto tiempo se puede tomar Orfidal

Hay que tener en cuenta que el lorazepam es un compuesto bastante agresivo y que su consumo debe estar siempre controlado o supervisado por un médico, ya que existe alto riesgo de quedarse enganchado o sufrir efectos secundarios al intentar suprimirlo de forma incorrecta.

Debido a sus propiedades, no se recomienda tomar Orfidal por un período superior a 4 semanas ya que puede crear adicción. Por otro lado, siempre hay que segur las recomendaciones del médico a la hora de dejar de tomar Orfidal. Generalmente, no se suele suprimir el tratamiento de forma radical, sino que se suele sustituir por otro menos potente, por ejemplo con valium, para evitar los efectos secundarios que un corte drástico podría provocar. Estos efectos secundarios pueden ser ansiedad, depresión, agresividad, delirios y alucinaciones, e incluso en los casos más graves se pueden llegar a las convulsiones.

Por tanto, sea cual sea nuestro caso, es importante que ea un profesional quien nos marque las pautas y los tiempos a la hora de llevar un tratamiento con Orfidal.

Cuánto dura el efecto del Orfidal

El Orfidal es un medicamento cuyos efectos tienen una duración de alrededor de 6 horas, aunque esto puede variar dependiendo de las características de la persona que lo tome, o del tiempo que se lleve tomando el medicamento. Hay que decir que los efectos de Orfidal se empiezan a notar prácticamente nada más realizar la toma.

También hay que tener en cuenta que el Orfidal es un medicamento que crea adicción, por tanto, no se deben aumentar nunca la frecuencia de las ingestas. En el caso de que se nos haya olvidado una toma, nunca es recomendable doblar la siguiente. Lo que debemos si se nos ha olvidado la toma anterior, es ingerir la dosis lo antes posible y tras ello continuar con el plan previsto.

También te recomendamos acudir inmediatamente al médico en caso de que el lorazepam no haga efecto, o si se prolongan demasiado en el tiempo.

¿Tomar Orfidal engorda?

Muchas personas se preguntan si puede engordar al tomar Orfidal, o al dejar de tomarlo. En cualquiera de los dos casos, no está demostrado que el Orfidal tenga como efectos secundarios el aumento de peso.

Lo que sí es cierto, es que al dejar de tomar Orfidal, durante los primeros días podemos estar en una situación de ansiedad derivada del síndrome de abstinencia. Es una sensación de ansiedad similar al dejar otro tipo de sustancias adictivas, caso del tabaco. En muchas ocasiones, el cerebro busca un sustitutivo para calmar esa ansiedad, y muchas personas encuentran en la comida este sustitutivo. Es decir, no se puede decir que sea el lorazepam lo que engorda, sino que la ansiedad que puede provocar el dejarlo.

En definitiva, el Orfidal es un medicamento que muchas personas creen inofensivo y que usan sin ningún tipo de prescripción médica para dormir o para calmarse. Esperamos que después de leer este artículo te des cuenta de los efectos secundarios que podría llegar a tener y que solo lo tomes bajo recomendación médica, y siempre siguiendo las instrucciones del facultativo.

Video: ¿Cómo tomar Orfidal?

En este vídeo tienes más INFO sobre cómo tomar Orfidal y otra serie de consideraciones y consejos sobre su uso:

Te puede interesar:

  • Cómo tomar Orfidal para dormir
  • Cómo bajar la fiebre con remedios naturales y sin medicamentos

Cuáles son los efectos secundarios del Orfidal 5

  • Hola sufro de ansiedad desde hace 5 años. Ahora no tomo nada para ella solo algún orfidal de vez en cuando. En estos momentos estoy tomando el lunes tratamiento cuádruple para erradicar la Helicobacter Pylori. Puedo tomar algun orfidal a la vez?
  • Hola buenas tardes: Llevo mucho tiempo con extrasistoles y arritmias, pero no son graves según me han dicho en varias consultas. He ido en varias ocasiones con unas arritmias y solo me pusieron un Diazepam 5 mg sublingual, y se estable la arritmia. Lleva un cardiólogo llevándome eso. Pero solo me ha…
  • Hola. Queria consultaros algo concreto que me ha ocurrido. Sufro de ansiedad/depresión años. Recientemente hace 3 semanas mi psiquiatra me ha recetado pristiq 50mg para ello pero por mi cuenta he estado estos últimos dos meses tomando Orfidal 1mg. Al acabarse la caja de Orfidal he comenzado a las 48…
  • Esta contraindicado tomar Valerianas con Palexia para dormir?
  • Hola, tomo 1 comprimido de orfidal por las noches para dormir debido a que la menopausia me ha provocado insomnio. Ahora llevo tres meses con mareos diarios,no muy fuertes, y mi doctora cree que puede ser por ansiedad. Me ha recetado 1 comprimido de sertralina por las mañanas pero no sé hasta qué punto…
  • Si tomas orfidal en la mañana como ansiolitico cuanto duran sus efectos?
  • Próximamente tengo que ponerme un implante de una muela. La cuestión es que me produce muchas náuseas el trasteo en la boca. Puedo hacer algo para controlarlo? Me puedo tomar un orfidal para la ansiedad? Muchas gracias.
  • Tomo alprazolam 05 media por la mañana y media de noche. Pero a veces no tengo y tomo media de orfidal ¿Es malo?
  • Cual es la diferencia entre orfidal y lexatin? Gracias por su ayuda
  • Tomo orfidal, 1 pastilla antes de acostarme, desde hace 1 mes por laringoespasmo, para que se relajen las cuerdas vocales. Duermo mejor, pero estoy muy baja de moral, triste y llorando casi todo el día. Puede estar provocado por la toma del orfidal?

Medicaciones a base de benzodiacepinas tales como el Lorazepam (Orfidal), Alprazolam (Trankimazim, Xanax), Bromazepam (Lexatin), Clonazepam (Rivotril), Flunitrazepam (Rohypnol) o Diazepam (Valium) forman parte de las prescripciones comunes para el tratamiento de la ansiedad, la depresión o los problemas para dormir. Ahora, un nuevo estudio alerta de que uno de cada cuatro pacientes estaría desarrollando un hábito de consumo de estos fármacos a largo plazo, con nocivas consecuencias para la salud.

El trabajo, llevado a cabo por investigadores de las Universidades de Michigan y Filadelfia (EEUU), y publicado en JAMA Internal Medicine, subraya que un consumo prolongado de la benzodiacepina provoca trastornos en la población de tercera edad tales como una mayor probabilidad de somnolencia al volante o de caídas que provoquen roturas de cadera. Precisamente, es este colectivo quien las recibe con mayor asiduidad para tratar determinados desequilibrios que acompañan al envejecimiento y se traducen en cambios de humor e insomnio.

Los datos provienen de un programa de subsidios estadounidense que ayuda a los mayores a financiar su medicación. Los investigadores partieron de 576 individuos a los que se les habían recetado benzodiacepinas entre 2008 y 2016, y comprobaron que, un año después del primer tratamiento, 152 de ellos las seguían tomando. Los consumidores a largo plazo no obtenían las recetas de psiquiatras sino de médicos de atención primaria u otros profesionales sanitarios.

Además, el paciente tenía hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar dependencia a las benzodiacepinas cuanta más largo fuera la prescripción inicial. Los autores calcularon que las probabilidades se duplicaban por cada diez días de medicación adicional a lo largo de un año. Estos sujetos ‘enganchados’ no demostraron tener una mayor predisposición para la ansiedad y la depresión en comparación con los que dejaron el tratamiento en su momento pero, paradójicamente, sí sufrían más problemas para dormir a medida que la eficacia de la medicación decrecía con el tiempo.

Otros hallazgos inquietantes reseñados en el trabajo se refieren a la edad y la atención sociosanitaria que estaban recibiendo los pacientes. La media a la que empezaron a consumir benzodiacepinas era de 78 años, cuando las recomendaciones médicas estadounidenses desaconsejan este tratamiento para mayores de 65 años. Al tratarse de personas con dificultades económicas para acceder a la asistencia médica, la mayoría no había consultado con psicólogos o psiquiatras que podrían haber optado por alternativas no farmacológicas, como la terapia conductual.

Además, las mismas recomendaciones se inclinan por el corto plazo, pero una parte significativa de los sujetos había recibido medicación para ocho meses. «Esto demuestra que tenemos que ayudar a los proveedores a que empiecen con el final en mente cuando receten una benzodiacepina» -explica Lauren Gerlach, psiquiatra geriátrica y responsable del estudio. «Se debe comenzar con un tratamiento a corto plazo, conversar con el paciente, volver a valorar sus síntomas e ir reduciendo las dosis».

El Prozac y la resistencia bacteriana

Las benzodiacepinas no son la única manera de abordar el tratamiento antidepresivo: el Prozac, el medicamento que disputa al Valium la preeminencia mundial en este campo, parte de un agente diferente: la fluoxetina. Un estudio de la Universidad de Queensland (Australia) publicado en Environment International, revela que este compuesto está colaborando para complicar uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la humanidad: el aumento de la resistencia bacteriana.

El principal factor detrás del aumento de la resistencia de las bacterias a los antibióticos radica según los investigadores en el uso abusivo que se ha hecho de estos medicamentos, pero este estudio señala que hay otros productos involucrados. En este caso, se cultivaron bacterias de E. Coli en placas de petri que luego se expusieron a la fluoxetina durante 30 días.

A continuación fueron tratadas con antibióticos, y los autores del estudio pudieron comprobar que las bacterias expuestas al fármaco habían mutado y eran ahora 50 millones de veces más resistentes al tratamiento que las del grupo de control. «La fluoxetina ha sido un agente invisible de propagación de la resistencia bacteriana hasta ahora»- avisa el investigador Min Jin, que subraya que otros químicos pueden estar cumpliendo la misma función. «Deberíamos considerar esto como una advertencia».

Gorka, lector y socio de eldiario.es nos escribe el siguiente texto en el cuerpo de un correo electrónico: «llevo más de 20 años tomando 1 mg de Trankimazin para dormir y recientemente, tras leer algunos artículos sobre los efectos adversos en consumidores de larga duración, he decidido dejarlo. Pero me está constando muchísimo; incluso al principio traté de dejarlo de golpe y estuve una semana sin dormir, contraje colon irritable y perdí 10 kilos, así que ahora voy más despacio, aunque estoy todo el día nervioso, irritable, a punto de llorar y duermo fatal. Quisiera saber si existe algún sistema para dejar este medicamento sin sufrir tanto».

Sin duda la respuesta a Gorka es muy sencilla: ponte inmediatamente en manos de un facultativo, pisquiátra o farmacólogo, para que te diseñe un plan de retirada, pues no es en efecto nada sencillo abandonar las benzodiacepinas y, en especial, este medicamento, cuyo principio activo es el alprazolam, que es uno de los responsables de la epidemia de adicciones en Estados Unidos. También le pediríamos a Gorka que dejara de recibir las recetas de otra persona que no fuera un médico facultado para expedirlas, pues este medicamento se vende bajo estricto control.

¿Qué son las benzodiacepinas?

Las benzodiacepinas son medicamentos que se prescriben por su acción ansiolítica y somnífera y, pese a su elevada eficacia y la ausencia de efectos secundarios molestos, deben usarse con precaución por su altísimo riesgo de dependencia. Orfidal, Valium, Diazepam, Sedotime, Xanax, Trankimazin, son algunos de los nombres bajo el que se acogen los distintos medicamentos de esta familia química, uno de los grupos farmacológicos más usados en España.

Según una encuesta realizada en 2016 por el Ministerio de Sanidad de España, más del 13% de la población española había consumido medicamentos de la familia de las benzodiacepinas en el último año. Y lo hicieron sobre todo por sus acciones hipnóticas y ansiolíticas, pero también como anticonvulsionantes, para tratar la abstinencia al alcohol y otras drogas, para el tratamiento de espasmos musculares inespecíficos, la sedación pre-quirúrgica, etc.

¿Cómo actúan las benzodiacepinas?

Las benzodiacepinas reemplazaron rápidamente a los barbitúricos usados de forma generalizada hasta la década de los 60 como hipnóticos sedantes y tienen una estructura química básica común: todas aumentan la actividad en los receptores de un neurotransmisor (de nombre casi impronunciable, ácido gamma-aminobutírico, GABA). Este transmisor inhibe la actividad de las neuronas, ralentizando el cerebro y el sistema nervioso.

De ahí su acción relajante y calmante y su papel en la promoción del sueño. Las benzodiacepinas difieren sobre todo en la rapidez con la que se absorben, cuánto duran sus efectos y cuánto tiempo tardan en abandonar el cuerpo. Las recomendaciones actuales para la prescripción de benzodiacepinas indican que no deben sobrepasarse las cuatro a seis semanas de consumo continuado.

Una de los motivos de alerta sobre estos medicamentos es una creciente preocupación respecto los riesgos en la retirada del uso, particularmente cuando se usan durante un tiempo prolongado, como es el caso que nos comenta Gorka, pues los síntomas de abstinencia pueden ser muy agudos, similares a los del abandono del alcohol en alcohólicos e incluso en casos extremos inducir al suicidio.

Actualmente la situación es preocupante porque su prescripción ha aumentado en los últimos años. En EE UU, un estudio publicado en American Journal of Public Health descubrió que, entre 1996 y 2013, el número de adultos estadounidenses que recibieron una receta de benzodiacepinas aumentó un 6,7% (de 8,1 millones a 13,5 millones).

¿Dónde está el problema?

A corto plazo, los riesgos y efectos secundarios son mínimos, por tanto, su uso como medicamento es relativamente seguro. Uno de los efectos secundarios más común es la somnolencia. A dosis más altas, pueden afectar la coordinación física y el equilibrio, la memoria y la capacidad para retener nueva información. Debe tenerse en cuenta que el alcohol intensifica casi todos estos efectos secundarios.

Más allá de estos efectos secundarios, si de algo se acusa a las benzodiacepinas es de su capacidad para crear dependencia o adicción. Y esto se debe sobre todo porque las neuronas GABA se adaptan a la presencia del medicamento y son poco activas cuando este se retira (después de un uso diario durante dos meses). Puede aparecer inquietud, irritabilidad, insomnio, debilidad, tensión muscular… a menudo confundidos con el insomnio o la ansiedad recurrentes.

La Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health (CADTH), entre otras, solo recomienda el uso de benzodiacepinas como tratamiento adyuvante, es decir, para los casos en los que se requiere una respuesta rápida (crisis de ansiedad, agitación, etc.). Pero no aconsejan su administración más allá de las cuatro semanas por el riesgo de dependencia, abuso y tolerancia a la medicación y por el riesgo de que aparezcan efectos adversos como alteraciones cognitivas y de memoria. Según los expertos, estos efectos son más evidentes en la las personas mayores.

La Asociación Británica de Psicofarmacología (BAP) ha examinado el uso de benzodiacepinas a largo plazo y admite que, siempre que se prescriban, debe considerarse la posibilidad de dependencia u otros efectos nocivos. Las benzodiacepinas funcionan alterando la química del cerebro. Con el tiempo, este se acostumbra a la presencia de constante y los necesita para funcionar «normalmente».

Cuando ya no están presentes en cantidades suficientes, el cerebro ya no puede funcionar de la manera que lo ha hecho, no se acostumbra y empiezan a aparecer síntomas como insomnio, cambios de humor, náuseas, pérdida de peso, dolores de cabeza, dolor muscular o colon irritable. También pueden aparecer efectos de abstinencia como ansiedad, aumento de la frecuencia cardíaca, presión arterial alta, temblores e hipersensibilidad sensorial.

¿Hay alternativas a las benzodiacepinas?

Todos estos problemas limitan el uso de benzodiacepinas para un tratamiento a largo plazo de los trastornos de ansiedad, sobre todo en pacientes con algún tipo de adicción (alcohol u otra droga). Según la APA, un creciente número de estudios respaldan la eficacia ansiolítica de otros agentes como los antidepresivos (tienen un inicio de acción más prolongado y son mejores para el tratamiento a largo plazo en trastornos de ansiedad), anticonvulsivos, buspirona, ciertos agentes antihipertensivos y neurolépticos para tratar la ansiedad, también son efectivos pero tienen un inicio de acción intermedio.

Por tanto, aunque las benzodiacepinas han demostrado su efectividad en una amplia gama de afecciones médicas y psiquiátricas, debe tenerse precaución con ciertos usos y ciertos tipos de pacientes. Los expertos recuerdan que su mayor activo es también su mayor responsabilidad: los medicamentos que funcionan de inmediato tienden a ser adictivos.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a [email protected]

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *