0

Orgasmos en la mujer

Más de Kienyke

Aunque cada persona puede manifestar el orgasmo con diferentes señales, las siguientes le harán saber cuándo una mujer no está fingiendo.

El orgasmo femenino ha sido un tema misterioso teniendo en cuenta que existen diferentes tipos de mujeres que lo logran gracias a diferentes técnicas.

Como se demostró a mediados del siglo pasado, gracias a investigaciones presentadas por personajes como William Masters, que se empezó con la premisa que proponía que a las mujeres se les hacía más difícil llegar al clímax, KienyKe.com se dio a la tarea de analizar cuáles podrían ser esas señales que indican verdadera satisfacción en el cuerpo femenino.

En uno de los estudios de Masters, conectó a un grupo de mujeres a ciertos aparatos que medían el pulso, actividad cerebral y demás signos. Una de ellas fue una prostituta, que al masturbarse empezó a gritar y a sudar. Sus pupilas se dilataron, todo en ella aparentaba un real orgasmo. Pero luego, al ver que su actividad cerebral no había cambiado, ella confesó que actuando de esa manera era como sus clientes llegaban a la petite mort y que verdaderamente, nunca había experimentado un orgasmo.

Bajo esta experiencia, es que se puede llegar a entender que muchas mujeres viven sin saber plenamente lo que es llegar al extasis sexual. Ya sea porque su pareja no está interesada en satisfacerla por completo, o porque ella no sabe cómo lograrlo, o porque siempre ha fingido y no ve importancia en alcanzar el orgasmo.

Según el portal web de variedades What the Girl, se está a un paso más cerca de saber con certeza lo que le pasa a una mujer cuando se entrega al placer puro del orgasmo. Estos son los seis datos de la investigación:

  1. “Se producen contracciones focalizadas en la zona genital, acompañadas de una sensación de placer que invade el resto del cuerpo”.
  1. “Las contracciones varían en cantidad e intensidad, pueden llegar a experimentar un máximo de entre 10 y 15 contracciones”.
  1. “Durante el orgasmo se produce un enrojecimiento de la piel por la temperatura corporal, sobre todo en mejillas, senos y abdomen”.
  1. “Cuando llegan al clímax el cuerpo experimenta la llamada miotonía (rigidez de las extremidades) y contracciones musculares”.
  1. “Aumenta la presión sanguínea y el ritmo cardíaco. Además existe una alteración de la respiración”.
  1. “Eyaculación, aunque no a todas les pasa, hay mujeres que botan un líquido semiviscoso desde su vagina, a lo que se le conoce como eyaculación femenina”.

Pero según la sexóloga Petra Boyton en un artículo publicado en el diario Telegraph, es muy poco preciso evaluar un orgasmo desde los seis aspectos anteriores porque las causas por las que una mujer llega al orgasmo pueden ser muy variadas.

Por ejemplo, las mujeres que necesitan de una estimulación previa en el clitoris, las que con la primera penetración ya están cerca de llegar al clímax o incluso, las que no muestran ninguna respuesta física.

Los seis puntos solo tienen en cuenta a un público joven y heterosexual, por lo que se pierde un gran espectro de la información. Asimismo, entra a jugar la cultura, esa que dice que para llegar a un orgasmo hay que gritar al punto de eclipsar el gran final, pero que también tiene en cuenta que esto puede sonar algo falso y que de puede alcanzar la petite mort sin necesidad de hacer algún ruido.

Éxtasis inolvidable

La sexualidad humana está compuesta por una infinidad de elementos, muchos de los cuales van más allá de lo físico; ejemplo, el cerebro; el cual es esencial para alcanzar el orgasmo, pero, ¿cómo saber que se logró o qué se experimenta al sentirlo?

Un estudio elaborado por Tamara Afifi, profesor de la Universidad de Iowa, afirma que las personas que experimentaron mayores orgasmos durante sus relaciones sexuales, tienen mayor complicidad y confianza con su pareja.

La comunicación post coital suele estar relacionada con la satisfacción sexual y de la relación. Por esto, las conversaciones que tiene una pareja luego de tener relaciones sexuales, podrían jugar un papel primordial en mantener la intimidad con el compañero.

Sin embargo, ¿cómo saber que se tuvo un orgasmo? Aquí te damos algunas señales “poco comunes” pero fáciles de identificar, con información del sexólogo Ezequiel López Peralta.

1. Teóricamente. El orgasmo es la descarga de la excitación sexual, y se caracteriza por sensaciones muy placenteras, seguidas de un estado de relajación.

2. Movimientos. Se presentan contracciones involuntarias y rítmicas de los músculos que rodean la entrada de la vagina. Esos espasmos, suelen ser entre 5 y 15 con intervalos muy breves, a veces son percibidos por la pareja al presionar su pene.

3. Tu cuerpo te delata. También hay un notable aumento de la frecuencia cardíaca y palpitaciones, y una reacción de transpiración especialmente en la frente.

4. Observa tu pecho. Tras el orgasmo el pezón se arruga, ya que su congestión y erección producida por los estímulos sexuales cede rápidamente tras las contracciones orgásmicas.

Cuando se tiene un orgasmo se libera una dosis de oxitocina, con lo que se reducen los niveles de cortisol (producto del estrés) y por consiguiente se disminuye los malestares relacionados a él. Por ende, se tiene una mejor relación con la pareja.

Video: Lo que debes saber sobre el orgasmo

El hecho de que una persona (hombre o mujer) no llegue al orgasmo puede deberse a múltiples situaciones y detectarlas a tiempo es clave para su tratamiento y la resolución de la anorgasmia.

Como destaca Sílvia Pastells, psicóloga y sexóloga del Instituto de Sexología de Barcelona, existen algunas características que suelen habituales en las personas que no llegan al orgasmo:

  1. Tener poca o nula práctica masturbatoria
  2. Dificultad para dejarse llevar y soltarse, sobre todo ante la pareja.
  3. Exceso de atención dirigida al placer de la pareja y menos al propio y falta de asertividad sexual
  4. Información inadecuada, actitudes negativas o exigencias…

En cuanto a las causas físicas de la anorgasmia, que también existen, Balmori incluye “cualquier tipo de enfermedad neurológica, en especial las lesiones medulares, las enfermedades crónicas o tumorales, endocrinas, como la diabetes o el hipotiroidismo, el abuso de alcohol o el consumo de determinados medicamentos y drogas”.

Es importante saber que la única repercusión negativa de no poder llegar al orgasmo es “sólo la falta de su disfrute” y nada más, tal y como indica Raúl Padilla, terapeuta sexual y de pareja.

Hombres y mujeres

Las diferencias entre hombres y mujeres se centran, fundamentalmente, en las zonas erógenas. “Si nos centramos en el centro activador de la respuesta orgásmica no existen diferencias”, señala Balmori.

En ambos, hombres y mujeres, “se activa la zona cerebral llamada sistema límbico, aunque la manera en la que se activa y su respuesta sí puede variar en función del género».

Así, explica: «Tomando el orgasmo como un reflejo, igual que cuando nos damos golpecitos en las rodillas y la pierna se mueve sola, la respuesta orgásmica se produce por una serie de estímulos que pueden ser de zonas genitales o no genitales».

Pueden ser por estímulos «visuales, auditivos, olorosos o mentales”, destaca el experto. En este punto, “es importante tener en cuenta que los estímulos en la mujer suelen ser más diversos que en el hombre, en los que la zona genital es su mayor centro estimulador, seguido por la vista”.

Ponerlo en práctica

Sabiendo la teoría ya sólo queda la práctica. Ya sabemos que tanto en el hombre como en la mujer la respuesta orgásmica va a depender de ese reflejo límbico, por tanto, “la manera en la que lleguemos a excitar esa zona cerebral será lo importante”, destaca Balmori.

La estimulación de las zonas erógenas “producirá con más facilidad la liberación de esos neuromediadores que necesitan liberarse para estimular el sistema límbico”.

Por este motivo, según el experto, es fundamental que cada uno descubra estas zonas y explore la mejor manera de activarlas. “Debemos tener en cuenta que no necesariamente son zonas genitales y que pueden ser otras zonas del cuerpo como las orejas, los pies, etc.”, destaca.

También es clave la activación de pensamientos, imágenes, olores o sonidos “que pueden ser por sí mismos los activadores del orgasmo o servir de complemento o amplificador de los estímulos de las zonas erógenas”.

Sobre las posturas que pueden favorecer el orgasmo, en el caso de la mujer, habría que analizar si los orgasmos son vaginales o del clítoris. “Aunque el centro más sencillo y habitual del origen del estímulo orgásmico en la mujer es el clítoris, otras zonas como la cara superior de la vagina por detrás de la uretra (zona del teórico punto G), los pezones o la zona perianal también pueden activar el orgasmo”, informa Balmori.

En base a esto, “es difícil generalizar una postura universal, así que lo que hay que hacer es buscar en cada pareja o individuo aquella actividad o estímulo que le genere más placer”. En este sentido, también es importante tener en cuenta que cuando hablamos de orgasmos en pareja hay que olvidarse de la sincronía de los mismos.

“Muchas veces no existe una anorgasmia, sino que la preocupación por no llegar a tener un orgasmo a la vez que la pareja, acaba por constreñir la libertad que se debe tener para dar rienda suelta a nuestro propio disfrute”, advierte.

Otro consejo es no obsesionarse. “Si buscamos directamente el orgasmo rara vez lo conseguiremos”, apunta Padilla.

Tratamiento y posibles soluciones

Sobre si existen ejercicios concretos que ayuden a lograr más fácilmente el orgasmo, Balmori señala que “no existen movimientos genéricos”. Cada situación y problema debe individualizarse.

El tratamiento debe centrarse en trabajar por una parte el ámbito psicológico, “para potenciar la erotofilia, aprendiendo a tener actitudes positivas ante la propia sexualidad, individual o compartida”, apunta Pastells, y, por otra, “reconocer esos puntos erógenos, en especial los genitales, por ser los más sencillos de estimular”.

Explorar el clítoris en la mujer o el glande en el hombre es “básico para aprender cómo autoestimularse tanto de forma manual como con los denominados juguetes sexuales”.

Para la parte psicológica, la sexóloga recomienda el uso de lecturas de índole pedagógica y eróticas. Los ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico, conocidos como ejercicios de Kegel, también pueden ser útiles ya que “a ellos se le atribuyen propiedades de mejora de los orgasmos”, según Balmori.

“Toda actividad que nos permita controlar, reconocer y modificar nuestras sensaciones en cualquier parte del cuerpo nos puede ayudar a mejorar nuestra percepción de las sensaciones y posteriormente modular nuestra respuesta orgásmica”, añade.

¿Se lo digo a mi pareja?

La mayoría de las personas que padecen este trastorno dudan en si deben comentarlo o no con su pareja por miedo al fracaso en la relación. Para los expertos consultados por CuidatePlus esto es un error. “Si se tiene pareja lo mejor es hablarlo sin temor y lo antes posible”, aconseja Balmori. “Ocultar el problema o tratar de solucionarlo sin contar con la pareja no hace sino agravar la situación.

Como se señaló antes, existen anorgasmias generalizadas y otras situacionales. Es precisamente en estas últimas donde el problema puede ser incluso la pareja, es decir, no se consigue el orgasmo con una determinada pareja.

Las terapias en pareja logran mejores resultados si el problema es la anorgasmia situacional.Con ellas se logran que las parejas conozcan los miedos, las frustraciones o los deseos del otro, así como la mejor manera de estimularse o estimular a la pareja durante una relación.

Por otro lado, también puede existir la posibilidad de que exponer el problema a la pareja genere más ansiedad, en este caso “se puede trabajar de forma individual, pero en la mayoría de los casos la mejora total pasa por afianzar la sexualidad en pareja”.

En el tratamiento de un individuo sin pareja, no solo es posible sino deseable contarlo ya que “evitará en ocasiones que cuando tenga relaciones con otra persona se pueda plantear la duda del origen de una anorgasmia”.

Así es cómo podrás alcanzar el orgasmo (siempre)

Ojalá surgiera con solo chasquear los dedos, pero tal y como expone María Esclapez, psicóloga y sexóloga responsable de ISM en Alicante y autora del libro ‘Inteligencia Sexual’ “por mucho que deseemos con todas nuestras fuerzas llegar al orgasmo, no es suficiente”. Aunque al final es algo que aparece sin más porque es un tema fisiológico y no depende de una misma, María Esclapez confirma que “sí podemos trabajar en los aspectos mentales”.

Estos factores suelen ser el estrés o la ansiedad y se mejoran con técnicas de relajación y a nivel cognitivo conductual.

VER 6 FOTOS Las mejores posturas del Kamasutra que tienes que probar

Por otro lado, los terapeutas también tratan los factores psicopedagógicos, relacionados con las creencias, ideas y valores entorno a la sexualidad. ¿Qué creo yo que es el sexo? ¿Qué modelo de sexualidad estoy siguiendo?

La sexóloga recomienda descubrir cuál es nuestro propio modelo de sexualidad y nuestro sendero para llegar al orgasmo. “Las sendas orgásmicas son diferentes en cada mujer. Aunque el clítoris es el único órgano destinado a otorgar placer, no a todas les sirve para alcanzarlo”, dice Esclapez. Por ello, la experta aconseja conocerse a una misma mediante la autoexploración. “Tócate, acaríciate, mastúrbate y escucha cómo responde tu cuerpo. Ahí empezarás a descubrir tu modelo de sexualidad”.

El sexo no es una peli porno

La sexóloga defiende que es importante no compararse con lo que vemos en las películas y lo que se supone que debe ser el placer. Todo ese material está idealizado. “Esos encuentros románticos y perfectos, los gemidos constantes… Con toda esta fantasía hay que evitar compararse” porque cada mujer debe encontrar su propio camino para llegar al placer.

Otros consejos pro-clímax

Muchas mujeres se encuentran, al menos en algún momento de su vida, con dificultades a la hora de alcanzar y poder disfrutar de sus orgasmos. Y los factores más influyentes son dos: físicos (algún problema de salud) y mentales (experiencias pasadas, estrés, concentración, etc…). Siendo estos últimos los más comunes, te dejamos unos tips que te ayudarán a ser la más satisfecha en la cama.

1. Aunque parezca paradójico, “primero que debes hacer para conseguir llegar a tus orgasmos es olvidarte de ellos”, advierte Sara Rasero, psicóloga individual y de pareja en Transforma Psicología. En palabras de Sara, esto es porque “el orgasmo es una consecuencia y no un fin”. Mejor, “cambia el concepto de ‘tengo que llegar al orgasmo’ por el de ‘el orgasmo llegará a mí'».

2. Centrarse en disfrutar del proceso, sin pensar en el resultado hará tu relación sexual infinitamente más placentera. Para ello, la psicóloga sugiere “enfocarse en conocer la anatomía de nuestro cuerpo (especialmente de las zonas erógenas), en la comunicación con tu pareja sexual y en el estar en aquí y ahora”.

Algunas mujeres tienen reparos en observarse, en acariciarse o en proveerse sus propios orgasmos a través de la masturbación. Sin embargo, tú mejor que nadie, vas a saber qué partes de tu cuerpo responden mejor a las caricias, qué ritmo e intensidad se ajustan mejor a ti y qué otros factores te gusta que acompañen a tus momentos sexuales. “No todas las mujeres necesitan lo mismo. Mientras algunas disfrutan mucho con la penetración, otras (la gran mayoría) necesitará prestar más atención a la zona externa de la vulva donde encontramos los labios menores y el clítoris, el gran protagonista del orgasmo”.

Video:Diferencias entre el orgasmo femenino y masculino unsplash

3. No olvides otras zonas erógenas como la cara interna de los muslos, los pezones, las orejas o el cuello. “El cuerpo de la mujer está especialmente preparado para poder recibir placer mucho más allá de la mera parte genital, así que no desaproveches todas esas oportunidades”, apunta Sara Rasero.

4. Una vez que ya sabes qué te funciona y qué necesitas, has de extrapolarlo a la relación con tu pareja sexual. No caigas en el error de pensar que él tiene que saber lo que te gusta.

5. Prueba a ser su maestra. La comunicación de todos estos aspectos no tiene por qué ser únicamente verbal. “Pequeños gestos como las sonrisas, los gemidos o el aumento en la frecuencia de la respiración, son pequeños detalles que le irán confirmando que te estás sintiendo a gusto en la relación”, prosigue Sara.

6. Por supuesto, atrévete a ser tú quien tome las riendas. Guía sus manos, su boca y su cuerpo y propón las posturas que a ti te hagan sentir más cómoda. Para enriquecer vuestra relación podéis también introducir juegos o juguetes sexuales como vibradores, dildos, lubricantes… Además de favorecer la interacción entre vosotros, a ti te dará la oportunidad de tener más y mejores orgasmos.

Si aún así, el orgasmo nunca llega es, según la experta, “porque no te lo estás permitiendo. Tu cabeza va más rápido que tu cuerpo y tus pensamientos le están robando espacio al placer”. Su consejo: “Relájate, confía en ti y en tu pareja, desnúdate de tus complejos al tiempo que os quitáis la ropa y deja que las cosas se vayan dando solas”.

Cómo llegar al orgasmo a la vez que tu pareja

¿Te gustaría llegar al orgasmo a la vez que tu pareja? ¿Llegas al clímax estando solx pero te cuesta cuando tienes sexo con alguien más? Entonces, ¿el orgasmo simultáneo es un mito? ¿O es una realidad?

Llegar al orgasmo al mismo tiempo puede ser una misión difícil, pero no imposible.

Cuando el clímax es compartido las sensaciones se multiplican.

Llegar al mismo tiempo al orgasmo es algo fantástico: sentir cómo vuestra respiración se acelera a la vez y vuestros cuerpos van in crescendo al unísono es una sensación única. Si además la experiencia acaba en un clímax compartido parece que todo se multiplica.

Pero déjanos decirte que no siempre será posible, puede ser difícil de conseguir pero eso no significa que sea inalcanzable… Si no lo has conseguido aún o te cuesta, ¡no te agobies! Vamos a darte algunas pautas que seguro te pueden ayudar y te harán disfrutar por el camino. Si por el contrario eres de los que ya ha conseguido llegar al orgasmo en pareja en alguna ocasión, te ayudaremos a hacer que sea más habitual.

LA TIRANÍA DEL ORGASMO

En una relación sexual ya de por sí es difícil llegar al orgasmo. Si sucede, lo normal es que cada uno de los miembros de la pareja llegue al clímax en un momento distinto, y esto en el mejor de los casos ya que no siempre ambos llegarán al orgasmo.

Solo el 61,6% de las mujeres llega al orgasmo en sus relaciones sexuales, frente al 85,5% de los hombres que sí lo hacen.

Es inevitable que haya situaciones en las que el orgasmo no llegue por alguna de las partes. No te alarmes, es más común de lo que puede parecer y queremos recordarte que llegar al orgasmo no debe ser el fin de las relaciones sexuales. Lo importante es que disfrutéis de la relación completa, sin obsesionaros con llegar o no al orgasmo.

Existe una presión social de la que pocas veces se habla pero que está presente en nuestro día a día: la tiranía del orgasmo. La información que recibimos desde distintos medios, lo que leemos en Internet, los comentarios de amigos… unido a la falta de una buena base en educación sexual, nos lleva a auto-convencemos de que llegar al orgasmo es una obligación que hará que la relación sexual sea mejor.

Si estamos en pareja, existe además una especie de “creencia romántica” de que lo importante es llegar a la vez, que es un síntoma de estar conectado con la otra persona y que lo contrario supone algo menos bueno. Pero nada más lejos de la realidad: debemos desterrar estas ideas equivocadas del pensamiento colectivo y empezar a disfrutar del sexo y de todas las posibilidades que nos brinda, desde el principio hasta el final.

La obsesión por alcanzar juntos el orgasmo puede generar insatisfacción… y mucho más.

Llegar al orgasmo en pareja no es una tarea sencilla, pero ¡no te agobies!

Lograr el orgasmo en pareja puede no ser una tarea sencilla: se requiere de experiencia, mucha práctica y conocer bien los tiempos de la persona con la que estamos. Si durante la relación sexual tenéis como único fin conseguir el orgasmo simultáneo, esto puede resultar contraproducente y tener consecuencias indeseadas:

  • Forzarse mentalmente para tener un orgasmo sea como sea no os permitirá disfrutar.

  • Si además os obsesionáis por conseguir llegar a la vez, la experiencia resultará muy estresante.

  • En el caso de ellos la presión puede hacer que no haya una erección completa: sí, el temido gatillazo puede ser una consecuencia indeseable del estrés.

  • En el caso de ellas puede generar molestias y dolores debido a una falta de lubricación.

Debemos ser conscientes de que en ocasiones a las mujeres nos cuesta alcanzar el climáx en pareja por lo que si tu deseo es llegar al orgasmo al mismo tiempo que tu pareja, te recomendamos comenzar por la guía del orgasmo femenino en pareja donde compartimos algunos trucos interesantes.

ENTONCES, ¿ES POSIBLE LOGRAR EL ORGASMO SIMULTÁNEO?

¡Rotundamente sí!, es posible, y cuando sucede la sensación es de una conexión única con la otra persona. Es difícil de conseguir, cierto, pero otras veces también llega sin buscarlo.

A veces el orgasmo llega cuando menos lo esperas.

Disfruta del camino sin obsesionarte por llegar al orgasmo.

Por eso nuestro consejo es que dejéis de lado la idea errónea del orgasmo como meta de cualquier relación sexual. Si no lo has conseguido aún es posible que llegue cuando menos te lo esperes. Debemos aprender a disfrutar del camino y dejarnos llevar por lo que sentimos en ese momento.

Cada persona tiene una forma única de excitarse, y un ritmo distinto. Unos tardan más, otros menos… Ten en cuenta que el orgasmo masculino dura unos 7 segundos, mientras que el femenino se alarga hasta los 20 segundos o más. A veces es difícil acoplar esos tiempos a los de la pareja, por lo que es muy importante identificar las señales para saber qué se está sintiendo en ese momento.

Como siempre la solución que te proponemos es excitante: ¡practicar, practicar y practicar! Y si el orgasmo no llega no debes de preocuparte, te aseguramos que se disfruta igual por el camino.

TIPS PARA LOGRAR EL ORGASMO SIMULTÁNEO

Si vuestro deseo es alcanzar el orgasmo a la vez, os dejamos unos pequeños consejos a tener en cuenta para conseguirlo. A veces, estamos tan empecinados en conseguir algo que nos olvidamos que hay pequeñas cosas que podemos hacer que nos pueden ayudar mucho a lograrlo.

La clave para llegar al orgasmo simultáneo está en la comunicación y el autoconocimiento.

Llegar al orgasmo a la vez es posible, si sabes cómo.

  • AUTONOCIMIENTO SEXUAL

    Es muy importante saber lo que te gusta cuando estás solx para saber cuándo, dónde y cómo tienen que actuar para conseguir que hagas el “clic” estando en compañía.

  • LA COMUNICACIÓN ES CLAVE

    Saber expresar lo que quieres y necesitas ayudará a tu pareja a saber por dónde ir (y viceversa). Debes saber escuchar y complacer los deseos del otro. El sexo es un juego de dar y recibir.

  • QUÉ FUNCIONA Y QUÉ NO LO HACE

    Es importante conocer qué os funciona mejor cuando estáis juntxs. ¿Estáis los dos pensando en lo mismo o habláis idiomas diferentes en cuanto a sexo se refiere? Tan importante como saber lo que nos gusta y lo que le gusta a nuestra pareja, es la compenetración en la cama.

  • CONOCER LOS RITMOS

    Ambos debéis conocer vuestro propio ritmo y preocuparos por conocer el de vuestra pareja.Saber expresar lo que quieres y necesitas ayudará a tu pareja a saber por dónde ir (y viceversa). Debes saber escuchar y complacer los deseos del otro. El sexo es un juego de dar y recibir.

  • NIVEL DE EXCITACIÓN ALTO EN AMBOS

    Alargad los preliminares todo lo que podáis hasta conseguir que la excitación esté al máximo nivel. Así ayudaréis a que los tiempos se acoplen.

  • TENER LOS CINCO SENTIDOS MUY ABIERTOS

    Prestar especial atención a los sentidos os ayudará a captar y sentir a la pareja, sus emociones, su excitación, en qué momento está de la respuesta sexual…

  • ATENCIÓN PLENA

    Dejad de lado el pensar en que tenéis que conseguir el orgasmo, y entonces el orgasmo vendrá solo. La atención plena en lo que estáis haciendo en cada momento ayuda mucho.

LA REGLA DE ORO: LA EXCITACIÓN

Si nos pidieras un sólo consejo para llegar al orgasmo y además, hacerlo de forma simultánea con tu pareja sería: elevad al máximo la excitación de ambos. Lo que os recomendamos es que intentéis subir el nivel de intensidad todo lo posible hasta rozar el clímax. Una vez en ese estado, lo ideal es manteneros así hasta que notéis que llegan las señales de un orgasmo inminente.

Excitación, excitación y ¡más excitación!

Es importante que la excitación esté al máximo nivel.

No nos cansaremos de decirlo: ¡cuanta más excitación, mejor! La excitación nunca está de más en una relación sexual, y puestos a elegir, más vale pasarse que quedarse cortos ¿no crees?

Por eso hemos elaborado una pequeña lista que os ayudará a ambos a potenciar y elevar vuestra excitación hasta llevarla al máximo nivel. ¿Comenzamos?

  • 1. Alargar los juegos iniciales

    La clave está en alargar todo lo posible el placer así que dedicad todo el tiempo que sea necesario a los juegos previos. No tengáis prisa, los preliminares pueden durar desde unos minutos hasta unas horas… Si necesitáis más inspiración y os gustaría realizar unos preliminares de 10, aquí tenéis muchas ideas y trucos.

  • 2. Introducir juguetes y complementos eróticos

    Existen infinidad de juguetes que pueden ayudaros a mantener y elevar la excitación: dildos, vibradores, aceites de masaje, geles para potenciar el placer, antifaces… Cualquier complemento os ayudará durante la fase de preliminares y también puede ser un extra en toda la relación sexual que os sirva para mantener la excitación.

  • 3. Elegir las posturas adecuadas

    Para incrementar el nivel de excitación en ambos, es importante que elijáis posturas que os estimulen a los dos. Sabemos que no hay dos penes iguales, por lo que las posturas más estimulantes y placenteras para ellos serán aquellas que tengan en cuenta el tipo de pene.

    En el caso de ellas, las posturas recomendadas para aumentar la excitación serán aquellas en las que la estimulación del clítoris sea mayor. Cada mujer es única y su vulva también. Es importante que conozcas tu tipo de vulva y las formas de obtener más placer.

  • 4. Mantener el contacto visual

    La mirada es un acto de comunicación muy poderoso para saber cómo os estáis sintiendo en cada momento. Además, te contamos un pequeño secreto: miraros el uno al otro también puede ayudar (¡y mucho!) a acelerar la excitación, ¿o acaso hay algo más estimulante que ver cómo está disfrutando…?

  • 5. Comunicar más y mejor

    A veces no lo sabemos todo, y es necesario conocer lo que le gusta a la otra persona y lo que nosotros mismos queremos. La clave está en ser capaces de comunicar lo que te apetece en cada momento, pero también en prestar atención y saber escuchar. Es importante ser comprensivos el uno con el otro y que haya interés mutuo para poder interpretar las señales. No seáis tímidos a la hora de pedir: el sexo es cosa de dos pero nadie conoce lo que más te excita mejor que tú mismo.

El primer paso para conseguir un orgasmo está en relajar la mente.

Conseguir el orgasmo simultáneo estando en pareja es posible, sí, pero no es una tarea sencilla ni es algo que vaya a suceder siempre. Por eso nuestro consejo es que no te obsesiones con esa idea. Cuanto más pienses en algo, más puede costar que lo consigas y seguramente te estarás perdiendo el resto de momentos a disfrutar durante el camino hacia el clímax. Todo está en la mente…

¡Hay placer mucho más allá del orgasmo!

El placer sexual comienza en vuestra mente, y es tan poderosa que en el 95% de los casos en los que no se llega al orgasmo la causa es emocional y/o psicológica. Así que ante todo, tranquilidad: es importante que partáis de la máxima relajación mental posible y evitar pensar en que el orgasmo llegue o no.

Los preliminares, el nivel de excitación, la comunicación entre vosotros… todo puede ayudar a que alcancéis el clímax y que lo hagáis en el mismo momento, pero si el orgasmo no llega os aseguramos que habréis disfrutado igualmente de esos momentos de placer.

El sexo es mucho más que un orgasmo

El orgasmo puede ser la guinda de vuestro pastel, pero si por lo que sea no hay guinda ¿no crees que estará dulce igual…? No olvides que hay muuuucho placer en el sexo, más allá del orgasmo. Llegar al clímax al mismo tiempo no es algo indispensable para disfrutar de la relación sexual, lo importante es disfrutar del sexo ya sea a la vez o en momentos distintos.

  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.

5 señales de un orgasmo en la mujer

¿Sabes qué se siente exactamente al tener un orgasmo?

  • SUSANA CARRASCO
  • 26/06/2019
  • 14:00 hrs.

El orgasmo es el clímax del placer sexual pero, ¿qué se siente al tener un orgasmo? Si no sabes con exactitud, te decimos cuáles son las 5 señales de un orgasmo en la intimidad.
La sensación al tener un orgasmo es muy distinta a cualquier otra que pudieras sentir durante el sexo.
De acuerdo al Journal of Sexual Medicine, los beneficios del orgasmo son muchos. Ayudan a lucir más joven, alargan la esperanza de vida y mejoran la salud del cerebro.

Señales de un orgasmo

Te decimos a continuación cuáles son las cinco señales de un orgasmo que confirman que tuviste uno:
1. Temblor en el cuerpo
Cuando tienes un orgasmo, es normal que experimentes un aumento en las sensaciones de tu cuerpo, por lo que puedes sentirse débil pero al mismo tiempo relajada.
Es muy probable también que tu cuerpo tiemble, especialmente tus piernas o a veces todo tu cuerpo.


2. Mucho calor
Otra de las señales de un orgasmo es sentir un incremento de calor en el cuerpo.
Puedes distinguirlo porque se siente como una ola de calor que empieza en el vientre y se extiende por todo tu cuerpo.
Lo vas a distinguir porque no es parecido a ninguna otra sensación de calor.
También lee: 7 beneficios de dormir desnudo con tu pareja
3. Ganas de orinar
Cuando el orgasmo está a punto de ocurrir, muchas mujeres experimentan una sensación similar a la que sienten cuando tienen ganas de orinar.
Se siente como un impulso que nace dentro de ti y que la mayoría de las mujeres reprime porque creen que se trata de orina.


4. Contracciones
Probablemente esta sea la señal más evidente de que tuviste un orgasmo.
Se presentan contracciones involuntarias y rítmicas en las paredes que rodean la entrada de la vagina.
Dichas contracciones o espasmos son entre 5 y 15, con intervalos breves que el hombre puede llegar al percibir porque presionan un poco el pene.
5. Cambios en el pezón
Después de tener un orgasmo, el pezón femenino se arruga, porque pierde repentinamente la congestión y erección producida por los estímulos sexuales previos al clímax.

También es posible que presentes un incremento en la frecuencia cardiaca y un ligero aumento en la sudoración.
Sin embargo, poco a poco podrás conocer tu cuerpo e identificar las señales de un orgasmo.
Déjate llevar y permite que tu cuerpo reaccione a la estimulación sexual.
Sigue leyendo: 5 técnicas sexuales para mujeres maduras

¿Cómo sé que he tenido un orgasmo?

¿Qué es un orgasmo? ¿Cómo sé si lo he tenido? A lo largo de mi carrera como sexóloga tal vez, ésta haya sido la pregunta que más veces me han hecho las mujeres… Y generalmente, mi primera respuesta es: “lo sabrás cuando lo hayas tenido». Porque lo cierto es que es muy difícil definirlo, de la misma manera que nos cuesta describir cualquier otra sensación: ya sea dolor, alegría, tristeza, placer… ¿Cómo le describirían a otra persona alguna de estas sensaciones si jamás las ha experimentado?

Lo cierto es que para las mujeres, reconocer el orgasmo es mucho más difícil. A diferencia del orgasmo masculino que es inconfundible, el de las mujeres es un verdadero misterio! ¿Cómo sabemos si tenemos un orgasmo? Yo diría que es como una explosión de placer! Otras dicen que es como una muerte súbita… Pero ¿qué es realidad un orgasmo? La definición científica dice que es la liberación física de la tensión sexual que se genera en el cuerpo durante la Excitación y la Meseta Sexual. Dicho así, tal vez nos quedemos en el mismo lugar… Sin entender ni un poquito. Por eso les propongo que vayamos identificando fase por fase, con sus sensaciones correspondientes.
Es posible que entonces descubramos que si aún no hemos tenido un orgasmo, pues ahí le estamos bien cerquita.
La fase de excitación: No necesita mucha presentación, verdad? Nos sentimos con mucho deseo, se lubrica la vagina, se agita nuestra respiración y los latidos del corazón se aceleran… Todo esto genera una gran presión sanguínea en la zona genital!!! Y entramos en una Fase de Tensión Muscular. Muchas, tal vez, reconozcan todas estas sensaciones y hasta allí llegan.

¿Pero cuándo se produce el taaaan ansiado orgasmo? Pues justo en el momento en que el cuerpo reduce de golpe esa presión sanguínea. Y el espasmo de la sangre volviendo al cuerpo y la descarga de la presión muscular que le siguen, conducen al orgasmo! Es decir, el orgasmo llega después de un estado de máxima excitación. Y viene como una sensación de liberación! Es decir que las claves para identificarlo son: excitación, tensión muscular, placer inmenso y relajación! Las sensaciones, no obstante, pueden ser descritas de diversas maneras, como ya les comenté arriba. Sin embargo, cuando una mujer tiene un orgasmo, desaparece la necesidad de definirlo, porque la experiencia orgásmica, simplemente, es inconfundible.

Algunas mujeres sólo experimentan la excitación y la tensión muscular, pero no llegan a la liberación orgásmica. Y entonces, asumen que son “anorgásmicas”, una palabra que yo quisiera que todas erradicáramos de nuestros diccionarios, porque lo único que le falta a la mayoría, es esa liberación de la que les hablaba.

Sé que ustedes, chicas, deben estar pensado: “Genial, Alessandra, ya entendí eso de las fases, pero ¿cómo hago para sentir un orgasmo?”. Pues aquí les doy algunas sugerencias para que por fin lo experimenten. Les aconsejo que practiquen estos pasitos durante la masturbación, porque en un ambiente relajado y sin presiones, les va a ser más fácil lograrlo. Mucho éxito y qué disfruten!

Tips para alcanzar el orgasmo:
1. Durante la excitación sexual, contraigan deliberadamente los músculos de sus piernas, brazos, abdomen y pies. La tensión corporal a menudo facilita el orgasmo.
2. Contraigan sus músculos vaginales. Este movimiento ayuda a la excitación y las mantendrá enfocada en las sensaciones genitales.
3. Intenten aguantar la respiración por un momentito: inspiren y exhalen profundamente.
4. Déjense ir! “Actúen” su orgasmo. Muevan la pelvis. Digan palabras sexys en voz alta, para que ustedes mismas se escuchen.
5. Busquen el Clítoris!!! Esto es tanto para las mujeres como para los hombres! El clítoris es la llave que abre las puertas del orgasmo!!! Así que a buscarlo y estimularlo!!!

Index

Ya sea mediante la masturbación o a través del sexo, muchas mujeres creemos haber llegado al orgasmo, pero ¿en verdad alcanzamos ese idílico estado?

Una forma de saberlo es prestando atención a las sensaciones de nuestro cuerpo. En un principio, el placer sexual inicia como una sensación agradable de la que queremos tener más y más y conforme avanzamos en el estímulo que nos gusta, se siente cada vez fuerte el placer, así hasta que llegamos al orgasmo.

¿Cómo reconocerlo?

El orgasmo dura tan sólo unos segundos y su manifestación es bastante repentina, aunque puede anticiparse por la ya mencionada sensación de aumento de placer. Físicamente, se puede sentir que dentro de la vagina ocurre un movimiento rítmico, como una contracción. Las piernas y al abdomen también tienden a temblar un poco. Además, el clítoris suele endurecerse y puede sentirse su pulso. A veces sucede también que se deja de ver y escuchar con claridad, pues todo se centra en el placer. Luego de este momento de intenso goce, el clítoris se queda muy sensible. Muchas veces querrás cerrar las piernas terminando el orgasmo y sentirás un fuerte alivio, incluso es común tener un poco de sueño o cansancio. Date el tiempo que necesites para cerrar y disfrutar las intensas sensaciones que pudiste haber vivido.

Algunas personas creen que para considerarse como tal, un orgasmo requiere de la presencia de algún tipo de líquido o secreción. Esto es falso. Se puede llegar al orgasmo sin necesidad de secretar líquido vaginal. Aunque claro, muchas chicas sí tienen orgasmos con esta secreción, sin embargo no es una norma ni modifica en algo la sensación del placer.

Quizá el orgasmo no es como aquellos momentos que las películas nos contaron en donde pueden verse las estrellas mientras que siente todo el placer del mundo; pero sin duda vale la pena conocer nuestro cuerpo y permitirnos gozar de estos segundos de intenso bienestar. Además, conforme más experimentes y pruebes con tu propio cuerpo (siempre que tú quieras) verás que será más fácil reconocer y provocar el orgasmo.

¿Cómo conseguir cada tipo de orgasmo femenino?

Como un milagro de la naturaleza, la mujer puede llegara sentir muchos y diferentes tipos de orgasmos, lo dificil era saber como identificarlos y alcanzarlos… hasta hoy.

Cuando hablamos de los diferentes tipos de orgasmo femeninos, nos estamos refiriendo ante todo a la zona en qué se siente y no la que se estimula. Según un estudio publicado en el diario NeuroQuantology, las mujeres podemos tener cuatro tipos de orgasmos diferentes: clitoriano, vaginal, mixto y múltiple.

Aunque a veces nos conocemos lo suficiente para saber cómo llegar fácilmente al orgasmo que mejor se nos da, ésta no es una razón para no experimentar y llegar a vivir intensamente todos nuestros tipos de placer.

¿Cómo? He aquí datos de suma utilidad.

Orgasmo Clitoriano:

Con más de 8.000 terminaciones nerviosas, es el único órgano del cuerpo dedicado exclusivamente al placer y la puerta principal del orgasmo en la mayoría de mujeres.

Sin lugar a dudas, la mejor forma de llegar a a este tipo de orgasmo es auto experimentando. La masturbación es esencial para comprender cómo y dónde está nuestro propio placer para así poder replicarlo y enseñarle todo lo que nos gusta a nuestra pareja.

Intenta…

Dile a tu pareja que realice círculos con sus dedos por encima de los labios y la vulva antes de llegar directamente al clítoris para ir estimulándolo sin ser agresivo. La posición de la cuchara en el momento de la penetración en perfecta para esto.

Intenta también… Los vibradores no tienen pierde para llegara éste tipo de orgasmo. Ya sea una bala, un vibrador de dedo o en realidad cualquier cosa que ejerza vibración sobre el clítoris va a desencadenar todas las ondas de placer que debes sentir.

Orgasmo Vaginal

Aunque solo el 30% de las mujeres consigan llegar a este tipo de orgasmo por medio de la penetración, ésto no quiere decir que esté vetado o sea imposible para el 70% restante. También existen las escépticas que creen que el punto G y el orgasmo vaginal son un mito, pero hay que haberlo experimentado para saber que no se parece a los demás y, aún más importante, saber cómo llegar a él.

Intenta…

Si definitivamente la penetración no es suficiente, la mejor manera de conseguir este tipo de orgasmos es utilizando los dedos. Pídele a tu pareja que introduzca su dedo pegado a la pared interior y que lo mueva en movimientos constantes como si estuviera haciendo señal de “ven aquí”. Poco a poco empezarás a sentir cómo crece el placer y a medida que vayas sintiendo, ve dirigiendo los movimientos de tu pareja hacia donde más placer te genere. Confía y ten paciencia, así podrás experimentar la Ola G en todo su esplendor.

¿Que tal este par de ideas kinky para subirle la temperatura al sexo? Seguro no te arrepientes de intentarlo

Intenta también…

Una vez más, un poco de ayuda nunca sobra. Un vibrador vaginal y con la punta curva es perfecto para iniciarte en este tipo de orgasmos. ¡Esto no significa que el juego sea en solitario! Un primer orgasmo con el vibrador te dejará estimulada y lista para que te sea más fácil sentirlo gracias a la penetración. Así que ¡a repetir!
Orgasmo Mixto

Uno de los más potentes y el que no se puede dejar de experimentar en la vida. Este sucede cuando se experimentan un orgasmo clitoriano y uno vaginal al mismo tiempo y puede tenerte en el cielo por lo que parece una eternidad.

Intenta…

Las posiciones que permiten una penetración completa con la estimulación del clítoris simultánea son las más adecuadas para que llegues al orgasmo mixto. Sentada a horcajadas sobre tu pareja, controlando el ritmo de cada movimiento interno y la fricción sobre el clítoris es una buena opción. También puedes intentarlo en la posición del “perrito” dejando que tu pareja se encargue de la penetración y tu del clítoris.

¿Sabías que puedes usar esa energía sexual y tus orgasmos para cumplir propósitos de la vida? Si suena como algo interesante Lee esto atentamente

Intenta también…

Una gran forma de llegar a este tipo de orgasmo y que además te demostrará qué tan comprometido está tu chico con tu placer es combinar el sexo oral con la estimulación interna.

Acuéstate y dile a tu chico que te practique sexo oral en el área del clítoris mientras con sus dedos va realizando el movimiento interno que ya describimos como “ven aquí”. Sincronizado y simplemente perfecto.

Orgasmo Múltiple

Este es el tipo de orgasmo que se sucede tras de otro y puede repetirse varias veces. Es decir, no es aquel que sucede en dos momentos diferentes de la sesión de sexo sino que es subsiguiente de uno apenas finalizado. Este tipo de orgasmo no tiene lugar específico ni posición privilegiada, simplemente se trata de lograr mantener y extender el momento de placer.

Intenta…

Tras un primer orgasmo, cambia la intensidad del movimiento o de la fricción. Dile a tu pareja que se mueva un poco del área que estaba estimulando pero manteniendo el ritmo. Pronto puedes llegar a sentir como se extiende la zona en la que sientes placer provocándote otro orgasmo casi instantáneamente.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *