0

Ovulos laurimic 600

  • Me tome la postday antes de las 24 hrs del acto y luego me puse ovulos para la infeccion de metronidazol y nistantina, no afecta la eficazia de la pastilla?
  • Puedo comprar laurimic óvulo 600 y crema de 30 gr sin receta médica? Para tratar candidiasis vaginal?
  • He introducido Laurimic 600 mg, por la mañana, en lugar de por la noche ¿Hay algún inconveniente? ¿He de repetir el tratamiento?
  • ¿Cómo se usa la crema Laurimic Vaginal? Se introduce? O es solamente superficial? Gracias.
  • Estoy usando Lauramic 600 mg, por los malos olores, funciona?
  • Me he introducido un ovulo de laurimic vaginal y noto mucho picor, es normal?
  • Se puede usar fluconazol 150 mg cápsulas via oral y laurimic 600 ovulos a la vez?
  • Despues del ovulo Laurimic Vaginal cuanto hay que esperar para poder ir al servicio? Una vez puesto el ovulo
  • Hola quiero saber si puedo tener relaciones sexuales si estoy aplicando ovulos. gracias
  • Hola , el ginecologo me diagnostico hace un tiempo liquen en la vagina.Me mandó Laurimic en crema.Me lo he echado pero sigo teniendo un picor horroroso .¿que puedo hacer? Gracias

Infecciones vaginales por hongos

Ángela estaba tomando antibióticos para tratar su faringitis estreptocócica, cuando notó que manchaba la ropa interior con un flujo vaginal distinto al de costumbre. Para empeorar las cosas, desarrolló un fuerte picor en el área vaginal.

Ángela explicó lo que le ocurría a su madre, y fueron juntas a la consulta del médico. El médico le dijo a Julia que tenía una infección vaginal por hongos. Ángela estaba muy nerviosa por tener que ir al médico por un motivo tan íntimo, pero se tranquilizó al saber que las infecciones por hongos pueden ser un efecto secundario de la toma de antibióticos.

¿Qué es una infección por hongos?

Una infección por hongos es una infección habitual causada por una levadura llamada Candida albicans (un tipo de hongo).

Las infecciones por hongos suelen ocurrir en las partes más calientes y húmedas del cuerpo, como la boca y la vagina. Todos tenemos Candida albicans en el cuerpo, pero la solemos mantener en equilibrio. Pero hay conductas, como la toma de antibióticos, que pueden alterar este equilibrio, creando una situación donde crece una mayor cantidad de hongos del género Candida. Los médicos llaman candidiasis al crecimiento excesivo de Candida albicans.

Las levaduras del género Candida pueden crecer excesivamente por muchos motivos diferentes. El estrés, el embarazo y las enfermedades que afectan al sistema inmunitario favorecen su reproducción. También la favorecen algunos medicamentos, como algunos anticonceptivos orales y los esteroides. Si estás tomando antibióticos, como los que se utilizan para tratar la faringitis estreptocócica, estos medicamentos pueden eliminar también a las bacterias «buenas» o beneficiosas, que viven en el organismo y que en condiciones normales mantienen a raya el crecimiento de estas levaduras en la vagina. Las levaduras también proliferan cuando la concentración de azúcar en sangre es alta. Las niñas que padecen una diabetes no controlada son más proclives a desarrollar infecciones por hongos.

Muchas chicas comprueban que las infecciones por hongos tienden a aparecer justo antes de la menstruación, debido a las fluctuaciones hormonales que acompañan al ciclo menstrual. La ropa (sobre todo las prendas de ropa interior) que se lleva demasiado ajustada y/o que está fabricada con tejidos como el nylon, que retiene la humedad y el calor, favorece este tipo de infecciones, ya que las levaduras proliferan en estas condiciones. Los jabones perfumados puede irritar la vagina y las duchas vaginales pueden alterar el saludable equilibrio bacteriano natural de la vagina. Por lo tanto, ambos favorecen las infecciones vaginales por hongos.

Estas infecciones le pueden ocurrir a cualquier chica. Y no se consideran una enfermedad de trasmisión sexual (ETS). Aunque estas infecciones se pueden contagiar a través de las relaciones sexuales, este tipo de contagio es muy poco frecuente. La pareja de una persona afectada por una infección vaginal por hongos no se tiene que tratar automáticamente, a menos que presente síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de una infección vaginal por hongos?

Entre los signos y síntomas más frecuentes de una infección vaginal por hongos, figuran los siguientes:

  • picor e irritación en la vagina
  • enrojecimiento, inflamación o picor en la vulva (los pliegues de piel que hay fuera de la vagina)
  • flujo vaginal espeso y blanco, con un aspecto similar al requesón y que suele ser inodoro (sin olor), aunque puede oler a pan o levadura
  • dolor o escozor al orinar o al mantener relaciones sexuales.

Si tienes algunos de estos síntomas, ve a tu médico o ginecólogo. Es fácil confundir los síntomas de una infección por hongos con los de algunas ETS u otros tipos de infecciones vaginales. Tu médico te hará el diagnóstico adecuado para que te puedas tratar.

Los varones, ¿pueden desarrollar infecciones por hongos?

Los varones pueden desarrollar una infección en la cabeza del pene (o glande) provocada por las mismas levaduras que provocan las infecciones vaginales por hongos en las chicas. Los varones con diabetes o que toman antibióticos durante bastante tiempo son más proclives a contraer este tipo de infecciones. Un varón que padece una infección por hongos en el pene puede no presentar ningún síntoma en absoluto o bien tener la cabeza del pene enrojecida, dolorida y con picores. Algunos varones también pueden presentan una leve secreción procedente del pene o dolor al orinar.

Los chicos que no están circuncidados deben tener un cuidado especial en limpiarse bien el área que queda debajo el prepucio. Los pliegues húmedos y calientes del prepucio son un medio perfecto para que proliferen las levaduras. Mantener la zona bien limpia y seca puede contribuir a evitar las infecciones por hongos pero, si aparecieran síntomas, el afectado debería ir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

¿Cómo puedo prevenir las infecciones por hongos?

En la mayoría de las chicas, no hay forma de prevenir las infecciones por hongos. Te puedes sentir más cómoda llevando ropa interior de algodón transpirable y evitando los espráis y las duchas vaginales. Pero no hay pruebas científicas de que estas pautas sirvan para prevenir las infecciones vaginales por hongos.

Si padeces una diabetes, el hecho de mantener estable tu concentración de azúcar en sangre es la mejor forma de evitar estas infecciones.

Si crees que podrías tener una infección vaginal por hongos, llama a tu médico para que te aconseje. No tomes restos de antibióticos que te hayan sobrado en ocasiones anteriores ni los antibióticos u otros medicamentos recetados a otras personas. Podrían ser inadecuados para tu afección. Además, tomar antibióticos cuando no es necesario favorece las infecciones por hongos.

¿Necesito ir al médico?

Sí. Tratar una infección por hongos es sencillo. Pero sigue siendo importante que vayas al médico para que te haga un diagnóstico adecuado, puesto que hay otras infecciones que causan síntomas similares a los de las infecciones vaginales por hongos pero que requieren tratamientos diferentes.

En la visita, es posible que el médico te pida que recojas una muestra de orina (para descartar una infección urinaria) y que te extraiga una muestra de flujo vaginal para que la examinen al microscopio.

Si tienes una infección vaginal por hongos, probablemente el médico te recetará comprimidos o pastillas para que lo tomes por boca, o bien una crema, comprimidos o supositorios de aplicación vaginal. Cuando llegues a casa, sigue atentamente las instrucciones del envase. Las cremas, comprimidos y supositorios vaginales suelen venir con un aplicador que ayuda a introducir el medicamento en la vagina, donde empezará a actuar. Si estás utilizando un tratamiento vaginal y mantienes relaciones sexuales, deberías dejar de mantenerlas hasta completar el tratamiento porque estos medicamentos pueden debilitar los condones y los diafragmas.

Todos estos medicamentos te pueden eliminar los síntomas en un par de días y curarte la infección en una semana. Es importante que te mediques durante todo el tiempo que te indique el médico. Si dejas de medicarte demasiado pronto, se te podría reactivar la infección. Si no notas ninguna mejoría pocos días después de terminar el tratamiento, llama a tu médico.

Algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar las infecciones por hongos se pueden comprar sin receta médica, pero no deberías comprarte ninguno solo porque crees que podrías haber contraído una infección vaginal por hongos. Es importante que te vea un médico para que te haga un buen diagnóstico. Si tuvieras otro tipo de infección, el problema se podría agravar por recibir un tratamiento inadecuado. Asimismo, los medicamentos de venta sin receta médica no deben ser utilizados por personas menores de 12 años ni por chicas que podrían estar embarazas sin haber consultado antes a un médico.

Las infecciones por hongos pueden ser molestas, sobre todo si se producen con frecuencia. Para ayudar a evitarlas, sigue las recomendaciones de tu médico, lleva ropa interior de algodón e intenta llevar prendas holgadas. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD Fecha de revisión: abril de 2015

Laurimic crema: para qué sirve y cómo aplicarla

Existen diferentes hongos que pueden infectar la piel, uñas, boca o zona genital. Este tipo de infecciones por hongos son bastante comunes y, por lo general, no llegan a ser graves, pues responden bien a los tratamientos con antifúngicos. Es muy poco frecuente que la infección avance hacia los órganos internos a menos que se trate de una persona inmudeprimida, pero cuando esto ocurre puede afectar gravemente al individuo, ya que podría dañar el corazón, los pulmones, el cerebro u otros órganos vitales.

Para tratar las micosis, la industria farmacéutica ha desarrollado una gran variedad de medicamentos que eliminan los hongos y que existen en diferentes presentaciones como cremas, óvulos, aerosoles, champús, soluciones, tabletas e inyecciones. Según el área enferma, el grado de afectación y el tipo de hongo que sea, se usa un tipo determinado de antimicótico por un tiempo específico.

En el caso de Laurimic crema se usa para tratar adultos y niños que padecen ciertas infecciones causadas por algunas especies de hongos y bacterias, como las detalladas a continuación:

  • Dermatomicosis debidas a dermatofitos, hongos que muestran afinidad por la queratina y en consecuencia pueden infectar la piel, las uñas y el pelo de los seres humanos y otros animales. Según el área que afectan, tienen diferentes nombres: tinea capitis (cuero cabelludo), tinea corporis (cuerpo), tinea cruris (ingle y zona perianal), tinea pedis (pies y dedos de los pies), tinea manuum (manos), tiña facial (cara), tinea barbae (barba) y tinea unguium (uñas).
  • Candidiasis dérmicas producidas por levaduras del género Candida, que también infectan diferentes partes del cuerpo (intértrigo, perleche, candidiasis facial, balanitis, balanopostitis, oniquia y paroniquia). Otomicosis, únicamente en los casos donde no ha habido perforación del tímpano. Vulvinitis.
  • Pitiriasis versicolor o tiña versicolor producida por levaduras del género Malassezia (anteriormente llamado Pityrosporum). Este hongo normalmente está presente en la piel, pero bajo ciertas condiciones de humedad y calor puede reproducirse más de la cuenta y generar una erupción. Además, afecta a la distribución de la melanina en la piel, por lo que se caracteriza por producir manchas blanquecinas y manchas oscuras en las zonas afectadas.
  • Eritrasma producida por la bacteria Corynebacterium minutissimum. Esta infección tiene un carácter crónico y produce manchas inicialmente rojizas que evolucionan a color café, con bordes bien definidos.
  • Infecciones debido a bacterias gram-positivas que califican como micosis.

Introducción

No use Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda:

  • Si es alérgico al principio activo, a otros derivados imidazólicos o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a usar Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda.

En caso de una vulvitis concomitante o una balanitis candidiásica del cónyuge, así como para evitar la reinfección, se deberá practicar en ambos un tratamiento local adicional con Laurimic crema.

En caso de reacciones de hipersensibilidad o desarrollo de organismos resistentes, se debe interrumpir el tratamiento y consultar a su médico.

Se recomienda proteger la ropa íntima debido a la posibilidad de que se produzca un drenaje vaginal.

El uso de productos tópicos (de aplicación local), especialmente si es de forma prolongada, puede causar reacciones de sensibilización.

Niños

No se ha establecido la seguridad y eficacia de este medicamento en niños y adolescentes. Este medicamento no es un medicamento apropiado para esta población.

Otros medicamentos y Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o pudiera tener que utilizar cualquier otro medicamento.

Se debe evitar el contacto entre productos de látex tales como diafragmas anticonceptivos o preservativos y ciertos productos vaginales, entre los que se incluye Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda, ya que el látex puede dañarse.

Embarazo y lactancia

Si está embarazada o en período de lactancia, o cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Dado que no existe experiencia de uso durante el embarazo y la lactancia, Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda no debería ser utilizado durante estos períodos salvo que según el criterio médico el beneficio para la paciente justifique los posibles riesgos.

Conducción y uso de máquinas

La influencia de Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas es nula o insignificante.

Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda contiene parahidroxibenzoato de etilo, sal de sodio (E 215) y parahidroxibenzoato de propilo, sal de sodio (E 217)

Laurimic 600 mg cápsula vaginal blanda puede producir reacciones alérgicas (posiblemente retardadas) porque contiene parahidroxibenzoato de etilo, sal de sodio (E 215) y parahidroxibenzoato de propilo, sal de sodio (E 217).

Óvulos Laurimic 600, 300 y crema 30 g. Precio, usos y efectos secundarios

Laurimic 600

Bajo este nombre comercial encontramos un medicamento antiinfeccioso con acción antiséptica. Laurimic 600 es un antimicótico con propiedades para eliminar las infecciones ginecológicas.

Su presentación comercial es en óvulos vaginales es para mujeres. La formulación en crema puede utilizarse en hombres que también padezcan candidiasis en el pene o genitales.

Composición

  • Nitrato de fenticonazol: 600 mg.
  • Parahidroxibenzoato de etilo.
  • Dióxido de titanio o E171.
  • Gelatina.
  • Glicerol o 422.
  • Lecitina de soja o E322.
  • Parafina líquida.
  • Parahidroxibenzoato de propilo.
  • Sal de sodio o E215.
  • Sal de sodio E217.
  • Vaselina blanca.

Uso de Laurimic 600 durante el embarazo o con relaciones sexuales

Sólo bajo prescripción médica debe aplicarse los óvulos laurimic 600 debido a que algunos principios activos pueden alcanzar la bolsa del feto e influir sobre su desarrollo.

Generalmente está desaconsejada su utilización cuando se acerca el parto. En los casos necesarios debe aplicarse siempre con el dedo, evitando el uso de aplicador ya que este podría alcanzar mayor profundidad y producir daños en el bebé.

Si estás embarazada o crees que puedes estarlo indícaselo a tu ginecóloga para que lo tenga en cuenta y así descartar el uso de comprimidos vaginales y en su lugar recomendar la crema laurimic u otro tratamiento para la candidiasis con o sin receta.

Laurimic 200

Bajo esta denominación también está a la venta y la diferencia con “Laurimic 600” es la dosis de Nitrato de fenticonazol que recibes cuando usas el comprimido vaginal llamado Laurimic 200.

Su formulación y producción, en forma de comprimidos vaginales hace que sea de uso exclusivo para mujeres, introduciéndolo en la vagina para tratar la candidiasis y sus síntomas.

Composición de Laurimic 200 óvulos

  • Nitrato de fenticonazol: 200 mg.
  • Dióxido de titanio o E171.
  • Gelatina.
  • Glicerol o E422.
  • Parahidroxibenzoato de etilo.
  • Sal de sodio o E215.
  • Parahidroxibenzoato de propilo.
  • Sal de sodio E217.
  • Sílice coloidal anhidra.
  • Triglicéridos de cadena media.

Laurimic crema 30 g

Como indica su nombre es una crema y a diferencia de los óvulos mencionados anteriormente la dosis que contiene es de Nitrato de fenticonazol 30 g. por cada gramo del contenido.

Los usos de Laurimic crema 30 g es como tratamiento local de candidiasis dérmicas, dermatomicosis producidas por dermatofitos como Microsporum Trichophyton y Epidermophyton.

Pude aplicarse en casos de tinea corporis, cruris o inguinal, capitis, pedís o pie de atleta así como otras formas de tiña.

También está indicada la crema Laurimic para la denominada Pitiriasis versicolor, micosis e infecciones bacterianas Gram-positivas.

Composición Laurimic 30 g

  • Nitrato de fenticonazol: 30 g.
  • Propilenglicol o E1520: 50 mg.
  • Lanolina: 10 mg.
  • Alcohol cetílico: 30 mg.
  • Aceite de almendras.
  • Agua purificada.
  • Alcohol cetílico.
  • Edetato de sodio.
  • Ésteres polietilenglicoles de ácidos grasos.
  • Lanolina hidrogenada o E913.
  • Monoestearato de glicerilo.

Todos estos principios activos y excipientes conforman la composición de Laurimic crema 30 g. Su presentación es en forma de tubo, fácil de usar y sencillo de almacenar en casa.

Cómo usar Laurimic

  • Óvulos:
    • Lavar las manos con agua y jabón o un desinfectante.
    • Abrir el envase del óvulo.
    • Ponerlo en el aplicador vaginal.
    • Insertarlo en el conducto de la vagina, dejándolo caer a una buena profundidad para que no se salga.
  • Cómo aplicar Laurimic crema:
    • 1 o 2 veces cada día sobre la zona afectada.
    • Siempre vía externa, sobre la piel y no en el interior.
    • Mantener el tratamiento durante un plazo de 2 a 4 semanas.

La forma de uso de la crema Laurimic es por la mañana o noche. Si necesitas dos aplicaciones al día entonces debes cubrir la zona afectada por la mañana y repetir por la noche para aumentar los efectos y reforzar el tratamiento.

Antes de aplicar la crema debes lavar la zona y secarla bien, preferentemente con jabón neutro y abundante agua.

Extiende bien por el área afectada por la infección, ampliando hasta 1 cm más sobre la piel sana. Para ello toma una pequeña cantidad y ejerce un ligero masaje circular, sin presionar.

Sólo usar de forma tópica o externa.

Contraindicaciones

  • Alergia a los derivados imidazólicos.
  • Hipersensibilidad a alguno de los excipientes de su composición.
  • Embarazo.
  • Lactancia.
  • Niños.
  • Uso de condones de látex y anticonceptivos.
  • Gel vaginal.
  • Lubricantes íntimos.

Por el momento no hay datos que indiquen o desaconsejen el uso de fenticonazol y Laurimic durante el embarazo y la lactancia, así que este es el motivo de que esté incluido dentro de las contraindicaciones de Laurimic óvulos.

El uso de anticonceptivos y condones de látex está contraindicado ya que el material puede dañarse, perder efectividad los profilácticos al entrar en contacto con uno de los principios activos.

Efectos secundarios de Laurimic

  • Irritación de la piel.
  • Dermatitis por contacto.
  • Ardor leve.
  • Eritema suave.

La irritación de la piel es frecuente ya que contiene propilenglicol o E1520, un excipiente que es frecuente que produzca reacciones indeseadas como picor y rojez, así que estos son parte de los efectos secundarios de Laurimic.

También es probable que produzca reacción local en la zona donde aplicas el óvulo o la crema. El ingrediente llamado lanolina hidrogenada (E913) junto con el alcohol cetílico produce dermatitis por contacto en algunas personas.

La mayoría de reacciones adversas son suaves y transitorias, produciéndose a los pocos minutos de usar Laurimic y desapareciendo al poco tiempo o al finalizar el tratamiento.

En caso de que estos sean agudos o fuera de lo indicado hay que consultar con el médico para que compruebe la idoneidad del tratamiento y, en caso contrario sustituirlo por otro con los mismos efectos terapéuticos pero que no produzcan la reacción indeseada.

Precio de Laurimic óvulos y crema

  • Laurimic 600: 3,40 €.
  • Laurimic 200 óvulos: 3,80 €.
  • Crema vaginal: 5,50 €.

Independientemente del coste debes utilizar el indicado para ti. Las dosis son diferentes pero están pensadas para controlar los síntomas infecciosos y eliminar el malestar en la zona genital. El precio de laurimic 600 puede ser igual incluso menor que los precios de laurimic 200. Sin embargo, tal y como indicamos, compra siempre el adecuado ya que la posología varía y es adecuada para cada caso.

El producto formulado como pomada o crema tiene un precio mayor, teniendo una duración también mayor. Puede guardarse en un lugar seco y alejado de la luz solar para darle más adelante uso en caso de ser necesario.

¿Cuánto tarda en hacer efecto?

La mayoría de personas (mujeres y hombres) notan los efectos terapéuticos inmediatamente, así que no tendrás que esperar mucho tiempo en sentir alivio al picor y escozor en la zona genital.

Sin embargo, algunas personas tienen dudas sobre su efectividad debido a que puede retrasarse varias horas la sensación de alivio así que, estas se preguntan con frecuencia cuánto tarda en hacer efecto Laurimic 600 y 200.

Aunque después de unos minutos no percibas su eficacia ten paciencia. Si la infección es grande es posible que los síntomas remitan después de varias horas e incluso tarde de 24 a 48 horas.

Deja el óvulo en el interior de la vagina y sigue las indicaciones del prospecto. Si estás utilizando la crema continua con su aplicación durante el tiempo indicado para el tratamiento.

Es mejor Laurimic o Ginecanesten

Ambos son tratamientos para la candidiasis vulvovaginal así que la elección de uno u otro varía entre los profesionales.

Mientas que Laurimic contiene Nitrato de fenticonazol los óvulos para la candidiasis sin receta llamados Gine canesten poseen Clotrimazol.

Como algunas personas son alérgicas al fenticonazol es posible usar en su lugar clotrimazol y viceversa, facilitando el tratamiento cuando no puedes usar uno de estos principios activos.

Su funcionamiento o mecanismo de acción es parecido así cuando se recomienda para los casos en los que es efectivo, así que no debes preocuparte por usar uno u otro, simplemente sigue las indicaciones del ginecólogo u andrólogo en el caso de que seas mujer u hombre respectivamente.

3.6/5 (150 Opiniones)

Cómo ponerse óvulos vaginales

Los óvulos vaginales, como los supositorios, son medicamentos contenidos en una base de aceite vegetal sólido con forma ovalada que se han de introducir en la vagina para que la sustancia activa se libere en su interior para tratar la dolencia o lesión existente.

Su colocación es sencilla, tanto si se hace con los dedos o con el aplicador que viene en algunas de las presentaciones disponibles. Pero antes de hacerlo es recomendable leer con atención el prospecto que viene en el envase, ya que deben tenerse en cuenta una serie de circunstancias:

  • Debe completarse todo el tratamiento prescrito por el ginecólogo, lo que implica ponerse el óvulo incluso si se está menstruando. De ser así, no se deben utilizar tampones.
  • No deben introducirse en la vagina con el aplicador en caso de esta embarazada.
  • Algunos óvulos vaginales pueden afectar a la estructura molecular del diafragma o el preservativo, inhabilitándolos como método anticonceptivo.
  • No deben utilizarse después de la fecha de caducidad que figura en el envase.
  • Deben guardarse en un lugar fresco y seco, y lejos del alcance de los niños.

Introducción en la vagina

Los óvulos vaginales se fabrican con la forma idónea para introducirlos en la vagina con facilidad, de modo que luego la sustancia activa se libera lentamente a medida que el óvulo se funde al someterse a la temperatura corporal. La técnica para ponérselos es sencilla:

  • En primer lugar se deben lavar las manos.
  • Extraer el óvulo de su envoltorio.
  • Algunos óvulos vaginales vienen con un aplicador. En este caso debe colocarse el óvulo en el agujero que hay en la punta del aplicador.
  • Para ponérselo se debe estar sentada o tumbada con las piernas abiertas y dobladas.
  • Ya sea con los dedos o valiéndose del aplicador, se debe introducir el óvulo en la vagina con suavidad y empujarlo lo más adentro como sea posible. Si se utiliza el aplicador, una vez colocado en su sitio hay que presionar el émbolo del mismo para liberarlo y luego retirarlo con suavidad.
  • Al fundirse el aceite vegetal que constituye la base para la sustancia activa, cabe la posibilidad de que se exude un poco a través del conducto vaginal, por lo que es recomendable utilizar una compresa para evitar manchar la ropa.
  • Por último hay que lavarse nuevamente las manos para eliminar los restos que hayan podido quedar en la piel al manipular los óvulos vaginales.

Infecciones genitales estivales frecuentes: la cistitis y la candidiasis vaginal

En este post vamos a centrarnos en dos trastornos muy comunes y típicos del verano. La cistitis y la candidiasis vaginal. Se trata de dos afecciones diferentes, la cistitis está originada por bacteria y la candidiasis por hongo. Ambas pueden darse de forma simultánea, aunque lo más frecuente es padecer primero la cistitis y luego, después del necesario tratamiento con antibióticos, surge la segunda como efecto secundario.

Comencemos por el principio. La palabra cistitis procede del griego y literalmente significa “inflamación en la vejiga”. De Kystis, bolsa o vejiga urinaria, y el sufijo –itis, inflamación. Actualmente el vocablo sirve para designar infecciones de las vías urinarias causadas por bacterias, la más común y más conocida es Escherichia coli.

Suele ser más recurrente en mujeres que en hombres, un 30% más en ellas para ser exactos. A nivel de prevalencia las cifras hablan por sí mismas. El 50% de las mujeres han padecido al menos una vez en su vida la cistitis y hasta un 30% de ellas lo sufren de forma continuada. ¿Y por qué? Pues porque la distancia desde la uretra hasta la vejiga es mucho más corta que en los hombres.

Como hemos comentado ya, es una patología bastante estacional. Aunque se diagnostica con asiduidad durante todo el año, con mayor frecuencia durante la época estival. Por varios motivos. Veamos.

  1. Los bañadores mojados en las piscinas y playas durante más tiempo del prudente, generan frío y humedad en el área genital, esto produce cambios significativos en la composición de la flora vaginal, dejando la zona más desprotegida y más accesible a los gérmenes.
  2. Los estudios muestran que un 80% de las cistitis se originan a raíz de relaciones sexuales. Según análisis sociológicos recientes, el número de relaciones sexuales se incrementa notablemente en verano. Conclusión, más relaciones en verano, más cistitis en verano.
  3. El estreñimiento es otro factor desencadenante. La razón es que la E. Coli sale del colon, donde se encuentra acumulada entre las heces y escapa de ellas en cantidad para invadir la zona perineal, donde forma colonias permanentes. Por tanto, cuantas más heces aglomeradas por la estenosis, más concentración habrá de este microbio en la zona próxima a los genitales y más posibilidades habrá por tanto de generarse cistitis.

Pasemos ahora a repasar la sintomatología de la cistitis.

  1. Dolor al orinar.
  2. Orinar muchas veces y cantidades tan pequeñas como «dos gotas».
  3. Orina con olor fuerte.
  4. Orina oscura, incluso con sangre.
  5. Dolor y malestar en la zona genital.
  6. Sensación de vaciamiento incompleto en la micción.

La candidiasis vaginal es una infección causada por un hongo, normalmente la Candida albicans, como su propio nombre indica. Es un hongo que vive en la vagina y es inocuo, de hecho ayuda a regular el nivel bacteriano adecuado. Sin embargo, si la cantidad de éste se incrementa en exceso, se produce la enfermedad. Es también más recurrente en mujeres. Se estima que el 75% de éstas, va a padecer al menos una infección vaginal por hongos alguna vez en su vida.

Es también una patología estacional debido, sobre todo, al tratamiento de las cistitis que ya sabemos que es típico del estío. Para medicar las infecciones por E. coli se usan antibióticos. Una de las reacciones adversas más frecuentes es la proliferación de hongos posterior. Por tanto, en verano, como ya hemos visto, se diagnostican más cistitis, más cistitis más antibióticos y más candidiasis paralelas. También aparece la infección vaginal por candida a raíz de la ropa de baño húmeda, los embarazos, los anticonceptivos vía oral, la diabetes…

Conozcamos sus síntomas para intentar diferenciarla de la cistitis.

  1. Prurito y/o escozor interno y/o externo.
  2. Flujo blanquecino amarillento (tipo requesón).
  3. Relaciones sexuales molestas incluso con dolor.
  4. Manchas blancas en la mucosa de la zona vulvar.

Las reglas para la prevención son sencillas en ambas infecciones. Pasemos a desarrollarlas y veremos que son bastante similares.

Cistitis

  1. Beber abundante líquido.
  2. Orinar e higiene de las zonas íntimas tras las relaciones sexuales.
  3. No debemos aguantar la orina en exceso y asegurarnos de vaciar bien la vejiga en cada micción.
  4. Cambiar el bañador mojado por otro seco para no mantener humedad en la zona.
  5. Usar ropa interior de algodón.

Candidiasis

  1. Secar bien la zona y evitar humedad. Cambiar los bañadores mojados.
  2. Ropa interior de algodón.
  3. Usar protección en las relaciones sexuales para no contaminar a la pareja.
  4. Tratar a ambos miembros de la pareja, ya que, uno de ellos puede ser asintomático.
  5. Tomar probióticos siempre que nos prescriban un tratamiento con antibióticos como medicación preventiva.

En lo que respecta al tratamiento también observamos coma cada infección tiene sus peculiaridades.

Cistitis

En situaciones normales, para eliminar la bacteria debemos de acudir al médico para que nos prescriba un tratamiento de choque, generalmente un antibiótico. Los de elección son: Fosfomicina (Monurol®), Norfloxacino, Amoxicilina/Ac. Clavulánico (Augmentine®) o Ciprofloxacino.

Desde la farmacia, no obstante, podemos ayudar con tratamientos coadyuvantes.

  1. Probióticos para evitar una candidiasis secundaria por la toma del antibiótico.
  2. Plantas con acción antiséptica urinaria y antiinflamatoria, como la gayuba y el brezo.
  3. Plantas diuréticas como el ortosifón, diente de león, cola de caballo o vellosilla. Aumentan la diuresis y limpian las vías renales.
  4. Plantas que actúan sobre la adherencia bacteriana, la más conocida el arándano rojo americano. Éste contiene proantocianidinas que inhiben la adherencia de las bacterias de E. coli a las células uroteliales, dificultando así la proliferación de la bacteria. Lo aconsejable es tomar el arándano de forma continuada en infecciones recurrentes y 20 días – 1 mes en casos puntuales. Ej. Urosens Forte 14 caps

Candidiasis

Se nos presentan 3 alternativas :

  1. Probióticos vía oral. Aunque se administren por la boca, son microorganismos vivos capaces de colonizar la vagina y producir mejoras sobre las recidivas. Se recomiendan durante y tras los tratamientos con antifúngicos para regenerar la microbiota. Ej . Femibiotic 30 caps (Cinfa)
  2. Probióticos vaginales. Estos se administran como cápsulas vaginales y son útiles para regeneran la flora que ha sido alterada por infecciones, cambios hormonales… Normalmente cada probiótico de este tipo tiene unas recomendaciones individuales. Algunos deben suministrarse durante 10 días seguidos, otros se recomiendan un par de días a la semana, etc. Todos ellos se aconsejan para los periodos en los que haya más riesgo de sufrir infecciones por hongo y tras el tratamiento antifúngico. Ej. Melagyn probiótico vaginal
  3. Antifúngicos vía vaginal, por ejemplo el clotrimazol. Se comercializa en tres presentaciones:

a) Crema al 2% es una aplicación con el dosificador antes de acostarse durante 3-5 días. Ej. Gine Canesmed 2% (Bayer)

b) Comprimidos vaginales.

I. Dosis de 500mg o dosis única. Un sólo día antes de acostarse. Suele ser el que más se prescribe por su comodidad, ya que, al ser dosificación única, son más difíciles de olvidar. Ej. Gine Canestén 500 mg 1 óvulo (Bayer)

II. Dosis de 100mg. Una vez al día antes de acostarse durante 6 días. Ej. Gine Canestén 100mg 6 óvulos (Bayer)

VISITE NUESTRA AMPLIA GAMA DE PROBIÓTICOS CLICANDO AQUÍ

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *