0

Ovulos para los hongos

Tabla de contenidos

Nada expresa ?miseria? como esa picazón imposible de rascar, a excepción de los cólicos.

Pocas cosas se sienten peor que tener una infección de hongos cuando estás en tus días, esa picazón profunda e invasiva que no puedes rascar, es más incómoda cuando se combina con cólicos y mucha sangre.

Aún más molesto, con las formas en que nos ocupamos de la menstruación, como los tampones, las copas menstruales, etc. Pueden volverse una cosa muy incómoda cuando se trata de una infección por hongos.

Entonces, ¿qué debes hacer cuando aparece una infección justo en el mismo momento en que llega tu período?

«Existen innumerables opciones para tratar las infecciones por hongos, independientemente de dónde te encuentres en tu ciclo», dice Jennifer Conti, M.D., profesora asistente clínica de la Universidad de Stanford en obstetricia y ginecología.

Es una buena noticia que las infecciones son extremadamente comunes: los Institutos Nacionales de Salud estiman que el 75 por ciento de las mujeres sufrirán una infección por hongos en su vida. Típicamente caracterizado por picazón intensa, dolor y/o secreción blanca grumosa que se asemeja al queso cottage, las infecciones por hongos se producen cuando las bacterias buenas de la vagina, específicamente, Lactobacillus acidophilus, se desequilibran, permitiendo que la levadura natural de la vagina florezca.

Los factores que pueden cambiar ese delicado equilibrio de la flora a favor de los hongos incluyen, según Mayo Clinic, un sistema inmune comprometido; uso de antibióticos; diabetes no controlada; terapia hormonal; y el embarazo, gracias al aumento de los niveles de estrógeno que pueden predisponer a las personas a las infecciones por hongos. Y si bien las infecciones por cándida a menudo se atribuyen a la menstruación que modifica el pH de la vagina, según Conti, eso es una idea errónea.

En una vagina sana, el pH oscila entre 3.5 y 4.5, fomenta el crecimiento de bacterias buenas y suprime el crecimiento excesivo de bacterias y levaduras malas que causan infecciones.

La sangre, mientras tanto, tiene un pH de alrededor de 7.3.

Si bien el desequilibrio del pH contribuye a la vaginosis bacteriana, que a veces se presenta con un picor similar, Conti explica que la sangre que pasa a través de la vagina una vez al mes no debe eliminar el pH vaginal lo suficiente como para desencadenar una infección.

De hecho los niveles de estrógeno son bajos durante la menstruación, y la sangre en realidad podría ayudar a eliminar parte de esos hongos, proporcionando alivio.

¿Qué podría hacer que una vagina con picazón insufrible se sienta mejor? Fluconazol, un medicamento oral que a menudo trata una infección de cándida en una dosis. Debido a que es una píldora en lugar de un inserto vaginal, Fluconazol es probablemente la opción menos desordenada y más conveniente para las personas que padecen la infección por levaduras menstruales, aunque sí requiere una receta médica. Desafortunadamente, los remedios que están ampliamente disponibles en las farmacias, como Monistat y las cremas antimicóticas, podrían ser menos efectivos durante el período, explicó Conti, «porque es difícil mantener un líquido allí arriba mientras otro líquido está tratando de salir».

Y cuando se trata de contener la sangre menstrual, quienes padecen la infección por hongos pueden proceder como lo harían normalmente. «Está bien usar tampones o toallas sanitarias si estás sangrando y también tienes una infección por hongos», dijo Conti. ¿Qué es lo único que no debes hacer? Ducha vaginal.

Intentar limpiar la vagina con un producto higiénico de venta libre puede desequilibrar el pH de tal manera que se desarrolle una infección. Además, son una pérdida de dinero: como dijo Conti, «la vagina puede limpiarse a sí misma, gracias».

6 consejos para aliviar una infección vaginal por hongos

Una infección vaginal por hongos es una condición médica que puede producirse por el crecimiento de varios tipos de microorganismos que habitan en la zona íntima de la mujer.

Su causa más frecuente es la proliferación de la Candida Albicans, un tipo de hongo que se desarrolla con facilidad en ambientes húmedos y cálidos.

Para toda mujer, de cualquier edad, resulta muy incómodo padecerlo, ya que suele provocar la aparición de síntomas, que, según este estudio realizado por la Universidad Nacional de Córdoba, pueden ser: picazón, flujo vaginal maloliente y enrojecimiento de los labios vaginales.

Sin un tratamiento médico y una higiene apropiada, una infección vaginal de origen fúngico puede complicarse con el paso del tiempo y provocar otras molestias como: dolor intenso, lesiones e, incluso, dificultad para tener relaciones sexuales.

Por fortuna, existen medidas muy simples que ayudan, tanto a prevenir como a aliviar los síntomas de estas infecciones. A continuación te comentamos con detalle más acerca de cada una de ellas.

1. Mantén la zona seca para evitar los hongos

Los hongos proliferan con más facilidad en ambientes excesivamente húmedos. Así que, para evitarlos, procura secar bien tu vagina después de la ducha y después de ir al baño. Asimismo, evita los baños y, en general, sumergirte en agua durante tiempos prolongados.

Ten en cuenta que la zona íntima tiene una lubricación natural que no supone ningún riesgo de infección sino más bien, una protección para el genital. Por lo tanto, este tipo de humedad resulta conveniente para la salud.

Lee también: 9 alimentos que benefician tu zona íntima

2. Usa ropa interior de algodón

Las prendas de ropa interior deben ser, preferiblemente, de materiales que permitan que la piel respire y se ventile de la forma adecuada. A la hora de evitar infecciones vaginales por hongos, es necesario poner cuidado a este aspecto, ya que puede hacer la gran diferencia. Pero, ¿Por qué?

Porque los tejidos que absorben humedad e impiden la transpiración de la zona, se convierten en un caldo de cultivo para los hongos. En cambio, las prendas elaboradas con algodón son las más recomendadas para evitar el exceso de humedad y calor.

Por otro lado, debes evitar permanecer demasiado tiempo con el traje de baño húmedo después de haber estado en la piscina, el mar o cualquier otro espacio acuático. De lo contrario, aumentarás el riesgo de contraer una infección vaginal por hongos.

Otro consejo relacionado con la vestimenta y el tipo de prendas de tela a utilizar aplica para los casos de candidiasis: opta por usar ropa holgada en la parte inferior del torso, ya que así habrá una mejor ventilación.

3. Mejora los hábitos de higiene para evitar una infección vaginal

La higiene diaria es la clave principal para gozar de una buena salud vaginal. Según este estudio realizado por la Universidad de Chile, las mujeres suelen ser bastante conscientes de ello. Ahora bien, hay que aclarar que una buena higiene no implica ser agresivos con la zona, más bien implica lo siguiente:

  • Lavar el genital con un jabón apropiado para ello, sin fragancia, por lo menos 2 veces al día. En caso de infección, habrá que consultar con el médico acerca de la frecuencia de lavados (ya que puede ser necesario aumentarla).
  • Mantener la ropa interior seca y limpia; sobre todo cuando notes que tienes un flujo vaginal de olor fuerte o desagradable.
  • No excederse con el uso de detergentes a la hora de lavar la ropa interior.
  • Después de orinar, límpiate siempre de adelante hacia atrás.

4. Evita las relaciones sexuales

Las infecciones vaginales causadas por hongos no son una condición grave; pero para conseguir una mejoría pronta y completa, lo más conveniente es evitar las relaciones sexuales mientras se curan, tal y como se hace con los virus que se contagian por vía sexual, según afirma este estudio llevado a cabo por la Universidad de Antioquía, en Colombia.

Tener relaciones, sin antes combatir los hongos, puede prolongar la durabilidad de la infección así como infectar a la pareja.

5. No utilices fragancias

El uso de perfumes, desodorantes y otros productos con fragancias afectan la flora microbiana de la vagina y facilitan el crecimiento de los hongos. Las sustancias químicas que contienen los productos con fragancias no son nada compatibles con el pH vaginal, al igual que las duchas vaginales.

Ambas prácticas han sido puestas en entredicho en esta investigación realizada por la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria de Seattle, en Estados Unidos.

6. Yogur natural

Este remedio no tiene suficiente evidencia científica que demuestre su eficacia, así que se recomienda no llevarlo a cabo.

El yogur natural es un producto rico en cultivos vivos y ácidos naturales que regulan el pH natural. Este es uno de los remedios más populares contra la candidiasis y las infecciones bacterianas; ya que se cree que sus bacterias buenas tienen la capacidad de inhibir la acción negativa de los microorganismos malos.

Sin embargo, como comentamos anteriormente, no existen evidencias científicas y puede ser muy peligroso.

Visita este artículo: 9 usos que le puedes dar al yogur natural en la salud y la belleza

Casi los consejos mencionados son formas útiles y naturales de acabar con las infecciones vaginales por hongos. Si tras unos días de tratamiento no se logran resultados positivos, es conveniente consultar al médico para buscar otras alternativas.

¿Has sufrido alguna vez (o muchas veces) infección íntima por cándidas? No eres la única. De hecho, la candidiasis vaginal es la infección vaginal más habitual: el 75% de las mujeres occidentales la ha padecido alguna vez. 1 de cada 2 mujeres presenta episodios recurrentes y entre un 5-8% llegan a tener infecciones crónicas por cándidas.

Esta patología tan molesta es muy habitual, pero puede evitarse y prevenirse con los sencillos consejos que te proponemos en este post.

¿Qué es la candidiasis vaginal y qué síntomas causa?

La candidiasis o vulvovaginitis candidiásica es una infección muy molesta causada por la levadura (hongo unicelular) Candidaalbicans. Afecta a la mucosa de la zona vaginal interna y externa, así como a la vulva y la zona perianal.

Candidaalbicans es un microorganismo que suele encontrarse en la vagina de todas las mujeres sanas, sin causar molestias la mayor parte del tiempo. Sin embargo, desequilibrios en la flora vaginal pueden provocar que su crecimiento se descontrole y provoque la infección.

La cándida también puede causar infecciones en otras zonas, por ejemplo, en la mucosa de la boca y en los pliegues de la piel. Pero estas infecciones son mucho menos frecuentes y suelen aparecer cuando estamos bajos de defensas debido a otras enfermedades o tratamientos.

La candidiasis vaginal es muy característica y las mujeres la suelen identificar rápidamente cuando ya la han padecido alguna vez. Los síntomas más frecuentes son:

  • Picor en la zona íntima que puede ser muy intenso.
  • Irritación, enrojecimiento, escozor e inflamación
  • Flujo vaginal blanco, espeso y grumoso, parecido al requesón.

Tratamiento de la candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal se trata con antifúngicos, es decir, medicamentos que eliminan los hongos. El más común es el fluconazol, que puede aplicarse en crema tópica, óvulos vaginales o cápsulas orales, según indicaciones del médico.

Aunque las mujeres son las que padecen la candidiasis de forma más evidente, los hombres también pueden contraer esta infección con síntomas que pueden pasar desapercibidos. Aunque no se trata de una enfermedad de transmisión sexual, una mujer y un hombre que mantengan relaciones sexuales pueden transmitirse la candidiasis mutuamente. Por eso es importante que, cuando una mujer padece una candidiasis, sea tratada tanto ella como su pareja.

Factores que facilitan que vuelva a aparecer la candidiasis vaginal

El origen de la candidiasis es un desequilibrio en la flora vaginal, es decir, una pérdida de Lactobacillus vaginal y un aumento de otros microorganismos que pueden ser perjudiciales, como Candidaalbicans.

Este fenómeno puede verse favorecido por varios factores:

  • Un ambiente cálido y húmedo. Por ejemplo, si permanecemos con ropa húmeda (ropa de baño o similar) durante mucho tiempo.
  • Un tratamiento con antibióticos, ya que estos atacan al Lactobacillus vaginal y lo eliminan, facilitando que otros microorganismos crezcan en la vagina.
  • Los cambios hormonales, por ejemplo, al tomar anticonceptivos orales o durante el embarazo.
  • Enfermedades como la diabetes (o el azúcar alto en sangre) y las enfermedades crónicas que puedan alterar la inmunidad.
  • Los tratamientos con fármacos inmunosupresores, como los corticoides.
  • El uso de ropa ajustada, de materiales sintéticos o poco transpirable.
  • El uso de desodorantes vaginales, antisépticos o jabones agresivos o muy perfumados.

Cómo prevenir la candidiasis vaginal

Dado que la candidiasis vaginal suele aparecer de forma recurrente, es imprescindible tomar algunas medidas para prevenirla:

  1. Tras el baño retirar lo antes posible el bañador o bikini y secar con cuidado la zona íntima, también después de la ducha.
  2. Evitar la ropa demasiado ajustada y los tejidos sintéticos.
  3. Higiene específica. La higiene diaria debe realizarse con productos adecuados para la zona íntima, respetuosos con la flora vaginal y sin perfumes.Además, existen extractos de plantas con actividad preventiva frente a hongos y levaduras, como el aceite del Árbol del Té (Melaleucaalternifolia). Esta planta ha sido utilizada por sus propiedades medicinales y antisépticas durante milenios por los aborígenes australianos. Gynea ha estudiado sus efectos beneficiosos en la prevención y ayuda al tratamiento de la candidiasis vulvovaginal y lo ha utilizado para formular su gel íntimo Melagyn® Gel. Este gel de higiene íntima diaria ayuda a la prevención gracias al extracto de Melaleucaalternifolia y a su pH ligeramente alcalino, que limita el crecimiento de hongos y levaduras en la zona genital externa.
  4. Utilizar probióticos vaginales en las circunstancias que puedan alterar la flora vaginal, por ejemplo, durante los tratamientos con antibióticos o corticoides. También es recomendado un tratamiento con probióticos para la flora vaginal cuando la candidiasis aparece de forma recurrente. Melagyn® Probiótico Vaginal es un producto en forma de óvulos vaginales a base de Lactobacillus vaginal que ayuda a restaurar la microbiota de la zona íntima y a protegerla de desequilibrios.

La candidiasis vaginal es una infección íntima común y muy molesta. Sin embargo, se puede prevenir con probióticos vaginales cuando sean necesarios, mediante pequeños cambios en nuestros hábitos y con la ayuda de productos de higiene especiales para la zona íntima.

Manejo de la candidiasis vulvovaginal recurrente

La candidiasis vulvovaginal (CVV) es un trastorno que aparece en el 75% de las mujeres, al menos una vez en la vida. La CVV recurrente ocurre en <5% de las mujeres con vaginitis por Candida, definida por la presentación de > 4 ataques por año, pudiendo afectar su vida social y sexual, lo que con frecuencia conduce a la frustración. En la mayoría de los casos, los esfuerzos por detectar y eliminar los factores de riesgo son infructuosos.

Desde que se aplica la profilaxis médica a largo plazo (150 mg. de fluconazol, 1 vez por semana, durante 6 meses) el 90% de las pacientes no sufre recaídas. Sin embargo, luego de interrumpido dicho tratamiento, las recaídas aumentan nuevamente y 4-5 de cada 10 mujeres experimentan recurrencias 1 año después de haber comenzado el tratamiento.

Material y métodos

Luego de luna dosis de inducción de 600 mg. de fluconazol durante la primer semana, 117 mujeres comenzaron una terapia de mantenimiento: 200 mg. de fluconazol semanal durante 2 meses, seguido de 200 mg bisemanal durante 4 meses y 200 mg mensual durante 6 meses, acorde a la respuesta individual. Todas las mujeres fueron controladas para detectar la aparición de recurrencia, mensualmente durante los primeros 5 meses mediante un examen microscópico en fresco y el cultivo vaginal, y bimensual durante los 6 meses siguientes. A las pacientes se les permitió pasar a la etapa de tratamiento de mantenimiento cuando ya estaban asintomáticas y tanto el estudio microscópico como el cultivo eran negativos.

Resultados

Ciento una mujeres (90%) que se curaron satisfactoriamente luego de la fase de inducción estuvieron libres de enfermedad luego de 6 meses de terapia de mantenimiento y 80 (77%) no tuvieron recaída luego de 1 año. La incidencia semanal de la primera recaída clínica fue 0,5% durante cualquier momento de la fase de mantenimiento, y la tasa de todas las recaídas nuevas, las cuales incluyeron evidencia de colonización micológica o microscópica, fue 1% por semana. Las mujeres que experimentaron varias recaídas (malas respondedoras) habían experimentado más recaídas antes de ingresar en el estudio, comparadas con las respondedoras óptimas (riesgo relativo 4,9) y un período de enfermedad más prolongado (6,5 vs. 3,7 años); también tuvieron un número más significativo de infecciones por Candida no albicans durante la terapia de mantenimiento. No se comprobó la aparición de efectos colaterales graves.

Comentario

Un estudio reciente de Sobel y col. analizó los beneficios y efectos colaterales del tratamiento profiláctico, con un régimen de 150 mg de fluconazol semanal durante 6 meses. Este estudio comprobó que con este régimen, el 90% de las mujeres no presentó recaída clínica durante los 6 meses posteriores. Sin embargo, luego de suspender la medicación, la tasa de recurrencia volvió a ascender al 57% al cabo de 1 año, tasa que seguía siendo inferior a la del grupo placebo (78%). En su estudio, la recurrencia micológica ocurrió en el 30-70% después de los 6 y 12 meses de tratamiento, respectivamente, vs. 75% y 85% en el grupo placebo. En su serie, la presencia de Candida no albicans no fue frecuente y no aumentó durante el tratamiento de mantenimiento. Los efectos colaterales fueron raros y consistieron solo en síntomas gastrointestinales, no diferentes de los síntomas que presentó el grupo placebo.

La mayoría de las mujeres cumplió con el régimen personalizado (tratamiento profiláctico con fluconazol, con disminución escalonada de la dosis). Al cabo de 1 año, el 72% de las mujeres todavía estaba en terapia de mantenimiento y el 70% que había entrado en la fase de mantenimiento todavía no había experimentado ninguna recaída clínica. Un tercio de las pacientes que entraron en la fase de mantenimiento pudieron seguir un régimen óptimo (sin interrupciones o sin necesidad de dosis suplementarias de fluconazol). La mayoría de las respondedoras óptimas (92%) también permanecieron libres de enfermedad durante los 3 meses posteriores a la suspensión de la medicación.

Los criterios de inclusión y exclusión del presente estudio fueron idénticos a los utilizados por Sobel y col.; las pacientes tenían un programa de seguimiento mensual similar utilizando puntajes de gravedad y resultados de los cultivos; ambos estudios usaron una dosis total similar de fluconazol (3,9 g y 4 g, respectivamente). Sin embargo, dicen los autores, su trabajo tuvo 3 diferencias: 1) en vez de utilizar el fluconazol en una dosis fija durante 6 meses, la misma se adaptó al estado clínico y micológico de la paciente.; 2) las pacientes que sufrían una recaída durante el mismo nivel de tratamiento eran apartadas del estudio.

La recaída fue definida como la aparición de síntomas clínicos con un puntaje de gravedad >4, cultivo positivo para Candida o, blastosporas o hifas en el examen microscópico. Cuando las pacientes abandonaron el estudio continuaron con el mismo nivel de tratamiento que les permitió estar libre de síntomas. Esta conducta explica porqué la extrapolación del número de comprimidos de fluconazol que recibieron fue inesperadamente elevado en el grupo de respuesta óptima, ya que 9 de las pacientes de este grupo tuvieron que apartarse del estudio por razones no relacionadas con la evolución clínica asociada al régimen terapéutico.

Teniendo esto en cuenta, acotan los investigadores, las respondedoras óptimas usaron mucha menos medicación que las respondedoras subóptimas, y los dos primeros grupos usaron menos que las no respondedoras. 3) en este estudio también se analizaron las respuestas de las mujeres durante la fase de inducción. Para lograr las remisiones clínica y micológica completas, un quinto de las pacientes (19%) requirió un tratamiento extra luego de haber fallado la primera inducción y con la repetición del tratamiento, todavía quedaba 1,7% de las mujeres sin curar (no respondedoras).

La razón de que en un momento dado estas mujeres no respondiesen al tratamiento escalonado con fluconazol se desconoce, pero estas mujeres habían sufrido una forma más grave de CVV, con recaídas más frecuentes durante el año previo a su incorporación al estudio. Los autores sostienen que se podría especular que estas mujeres tenían diferentes factores de riesgo, que estaban colonizadas por una cepa de Candida con diferentes propiedades virulentas o, que tenían una predisposición inmunológica o genética diferente. “En nuestro estudio,” dicen los autores, “la tasa de cepas no albicans era extremadamente baja, con solo 1% de inclusión o 2,6% si el cultivo era negativo, habiendo tenido en cuenta las cepas con una reacción en cadena de la polimerasa positiva.”

Otra explicación para la existencia de no respondedoras es la resistencia creciente al fluconazol pero los estudios de otros investigadores al respecto no son concluyentes. “En nuestro estudio, la emergencia de cepas no albicans predominó durante la fase de mantenimiento, en especial en mujeres con poca o nula respuesta al fluconazol, lo que pudo deberse a que la etapa de mantenimiento fue más larga que en los otros estudios mencionados.

La tasa de recurrencia mensual de Candida fue muy estable a través de todo el período de mantenimiento, dando como resultado un 9% de mujeres que experimentaron un primer ataque clínico al final del primer semestre de tratamiento (solo la fase posinducción), lo cual fue comparable a la tasa de recurrencia clínica cuando se utilizó el régimen de mantenimiento de 150 mg de fluconazol semanal durante 6 meses.

En la segunda mitad del año, con el régimen de disminución escalonada de la dosis, esta tasa continúo siendo baja (3%/mes), con una tasa de recaída de 21% al final del año, comparado con la tasa de 57% en el estudio de Sobel y col. que utilizó el régimen semanal durante 6 meses. Ambos estudios muestran que la enfermedad asintomática no es igual a la enfermedad libre de Candida¸ ya que las tasas de cura micológico son significativamente más bajas que las tasas de recurrencia clínica.

La frecuencia elevada aparente de efectos colaterales es producto de la frecuencia de las visitas (n = 1.139), la característica del protocolo que registra cualquier efecto adverso posible, y al hecho de que muchos de los efectos adversos correspondieron a algunas mujeres que registraron meticulosamente cada signo y síntoma posible durante todo el estudio. Por lo tanto, el número real de pacientes que experimentó los efectos adversos posibles es mucho menor que lo que muestran estos datos. No se registraron efectos colaterales graves sino algunos síntomas gastrointestinales menores.

La excelente respuesta clínica a este tratamiento personalizado justifica su aplicación en la práctica diaria y también la renovación del interés acerca de su patogenia. “Tenemos la esperanza que las futuras investigaciones nos brinden más conocimientos acerca de los factores de riesgo para explicar el número y gravedad de las recurrencias y cómo optimizar el manejo de las CVV.

Conclusión

El tratamiento de mantenimiento profiláctico con fluconazol oral adaptado a cada paciente, disminuyendo en forma escalonada la dosis, es un régimen terapéutico eficaz para prevenir las recaidas clínicas en las mujeres con candidiasis vulvovaginal recurrente.

♦ Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti. Esp. Medicina Interna.

Referencias

1. Stewart DE, Whelan CI, Fong IW, Tessler KM. Psychosocial aspects of chronic, clinically unconfirmed vulvovaginitis. Obstet Gynecol 1990;76:852-6.
2. Sobel JD, Wiesenfeld HC, Martens M, et al. Maintenance fluconazole therapy for recurrent vulvovaginal candidiasis. N Engl J Med 2004;351:876-83.
3. Larsson PG, Platz-Christensen JJ. Enumeration of clue cells in rehydrated air-dried vaginal wet smears for the diagnosis of
4. bacterial vaginosis. Obstet Gynecol 1990;76:727-30.
5. Donders GG. Microscopy of the bacterial flora on fresh vaginal smears. Infect Dis Obstet Gynecol 1999;7:177-9.
6. Donders GG, Vereecken A, Bosmans E, Dekeersmaecker A, Salembier G, Spitz B. Definition of a type of abnormal vaginal flora that is distinct from bacterial vaginosis: aerobic vaginitis.BJOG 2002;109:34-43.
7. Massonet C, Van EJ, Vaneechoutte M, De BT, Verhaegen J, Lagrou K. Comparison of VITEK 2 with ITS2-fragment length polymorphism analysis for identification of yeast species. J Clin Microbiol 2004;42:2209-11.
8. Kosonen J, Rantala A, Little CH, et al. Increased levels of Candida albicans mannanspecific T-cell– derived antigen binding molecules in patients with invasive candidiasis. Clin Vaccine Immunol 2006;13:467-74.
9. Fidel PL Jr, Barousse M, Lounev V, Espinosa T, Chesson RR, Dunlap K. Local immune responsiveness following intravaginal challenge with Candida antigen in adult women at different stages of the menstrual cycle. Med Mycol 2003;41:97-109.
10. De BF, Santoni G, Boccanera M, et al. Local anticandidal immune responses in a rat model of vaginal infection by and protection against Candida albicans. Infect Immun 2000;68:3297-304.
11. Corrigan EM, Clancy RL, Dunkley ML, Eyers FM, Beagley KW. Cellular immunity in recurrent vulvovaginal candidiasis. Clin Exp Immunol 1998;111:574-8.
12. Bauters TG, Dhont MA, Temmerman MI, Nelis HJ. Prevalence of vulvovaginal candidiasis and susceptibility to fluconazole in women. Am J Obstet Gynecol 2002;187:569-74.
13. Richter SS, Galask RP, Messer SA, Hollis RJ, Diekema DJ, Pfaller MA. Antifungal susceptibilities of Candida species causing vulvovaginitis and epidemiology of recurrent cases. J Clin Microbiol 2005;43:2155-62.

Especialistas en Candidiasis vaginal

  • Puedo meterme a una piscina sin cloro si tengo candidiasis ?
  • Se puede tomar fluconazol si estoy tomando amoxicilina
  • Se puede tener candidiasis vaginal y candidiasis oral a la vez ?
  • Me han diagnosticado ascus y escasas células inflamatorias. Citologías anteriores en 10 años todas normales. La última el año pasado. Unos 10- 12 días antes de hacérmela tuve muchísimo flujo vaginal, blanco y espeso y en unos días desapareció.No es normal en mí. Puede haber influido en el resultado.
  • He estado usando ovulos de gynocanesten 3 dias y el flujo vaginal sigue de color verde y aun pica y esta inflamado por que?
  • Hola.Me han recetado fluconazol para el picor vaginal, pero tengo pánico a los efectos secundarios.Que me puede pasar?con la regla, se pueden curar los hongos?
  • La crema Positon en ginecologia es solo de uso externo o tambien interno?
  • Hola al parecer tengo una infección de hongos, siento mucha picazón y siento la vejila llena a cada rato voy a orinar y tengo un poco de sangre y siento ardor , me compre unas cápsulas de fluconazol 200ml y la farmacéutica me dijo que me tomara una a la semana a la misma hora, apenas ayer me tomé la…
  • Buenas tardes: Melagyn ovulos durante 7 días cura las infecciones vaginales(cándida etc…)o solo la previene? He estado con antibiótico pero al tener la menstruacion no he podido empezar a ponerme los ovulos hasta el cuarto día del antibiótico, va a ser efectivo? Un saludo.
  • Hola mi ginecólogo me recetó vaxiduo óvulos vaginales . Tengo que hacerme análisis de sangre podría alterar los resultados?

Hongos y otras infecciones vaginales

La consulta por molestias vulvovaginales (prurito, leucorrea, escozor y dolor) representa el 15-20% de las consultas ginecológicas. Las vaginitis son la causa principal de estas molestias, que con frecuencia afectan también a la vulva y al periné, por lo que en general se habla de vulvo-vaginitis.

Las tres causas más frecuentes de vaginitis son: Vaginosis bacteriana, vaginitis por Trichomoma y la vaginitis candidiásica.

En la vagina existe un microambiente húmedo y protector en el que participan las secreciones del epitelio y de las glándulas del cuello del útero, además de la microflora bacteriana formada por los bacilos de Dodërlein. La alteración de este ecosistema puede ser el primer paso que favorezca la colonización de gérmenes patógenos y la consiguiente vaginitis o incluso cervicitis.

VULVOVAGINITIS CANDIDIÁSICA

Candida Albicans es un patógeno que puede actuar como comensal en la vagina. Su reservorio principal es el tracto gastrointestinal y el colon. En los casos de paciente portadora vaginal asintomática, este hongo existe en forma no filamentosa y en un número reducido, estando en equilibrio con los mecanismos de defensa vaginales.

La vulvovaginitis candidiásica se produce en presencia de factores que favorecen la virulencia del hongo o que disminuyen las defensas locales.

Los principales factores predisponentes son:

  • Embarazo.
  • Toma de anticonceptivos hormonales o terapia estrogénica.
  • Diabetes.
  • Antibioterapia de amplio espectro: penicilinas, cefalosporinas, etc
  • Factores locales que incrementan la humedad o dificultan la transpiración de la vulva.

Las pacientes con vulvovaginitis candidiásica presentan prurito, quemazón, dispareunia (dolor con las relaciones sexuales) y leucorrea blanco grumosa y adherente (como cuajada). La vulva suele presentar enrojecimiento (eritema) e hinchazón (edema) que se puede extender al periné.

Un 5% de las pacientes presentan más de 4 episodios en 1 año, lo que se denomina vulvovaginitis candidiásica recurrente o crónica.

El tratamiento se basa en 3 pilares:

1.- Evitar y tratar las causas desencadenantes siempre que sea posible.

2.- Tratamiento médico con azoles tópicos (cremas y óvulos vaginales) y orales (clotrimazol, miconazol, fenticonazol, fluconazol, itraconazol, etc).

3.- Mantenimiento de una microflora vaginal de lactobacilos, que puede verse afectada por el uso de antibióticos, antifúngicos, jabones y duchas vaginales, para un control fisiológico de las infecciones y una profilaxis de las recidivas. Actualmente se utilizan unas cápsulas vaginales de lactobacillus plantarum P 17630 (Isadin α barcilus®) durante los 3 meses siguientes a la candidiasis vaginal.

VULVOVAGINITIS POR TRICHOMONAS

La trichomona vaginalis es un parásito intracelular que se transmite casi exclusivamente con las relaciones sexuales (es por tanto una enfermedad de transmisión sexual o ETS).

Se caracteriza por un flujo amarillento – verdoso, espumoso y maloliente, además de prurito, disuria y dispareunia.

El tratamiento ha de realizarse a ambos miembros de la pareja, con Tinidazol oral y además con un anaerobicida vaginal a la mujer (metronidazol, clindamicina).

VAGINOSIS BACTERIANA

Se asocia a una disminución importante del número de lactobacillus y un aumento de bacterias anaerobias (gadnerella vaginalis, ureaplasma, mycoplasma), productoras de aminas y responsables de la típica leucorrea con olor a pescado.

El tratamiento consiste en el uso de Metronidazol o Clindamicina vaginales (anaerobicidas).

La tasa de recurrencias es alta, llegando al 15 – 30%.

Si desea puede concertar una

Hongos y otras infecciones vaginales 4.4 (88.57%) 7 votos

CVS Health – Kit de evaluación femenina para infecciones vaginales

Contents: 2 test swabs and 1 English and Spanish instruction insert. It might not be a yeast infection. Test before you treat. Easy-to-use, 1-step test. Results in seconds. Clear, easy-to-read results. Normal acidity. Abnormal acidity. Compare to Vagisil Screening Kit for Vaginal Infections (This product is not manufactured or distributed by Combe Incorporated, distributor of Vagisil). Not all vaginal infections are yeast infections. The CVS Health Feminine Screening Kit for Vaginal Infections will assist you in determining if your symptoms are caused by a yeast infection, or an infection that requires treatment by a healthcare professional, so you can get the right treatment and faster relief. The Screening Kit for Vaginal Infections may help determine if your symptoms are caused by an infection that may require follow-up by your healthcare provider. Garantía de calidad de CVS Health. Please recycle. Packaged in the USA. Made in Israel.

Este artículo es elegible para FSA (cuenta de gastos flexible).

En Esta Sección

  • Vaginitis
  • ¿Cómo me hago un examen y recibo tratamiento para la vaginitis?
  • ¿Cómo evito la vaginitis?
  • ¿Qué es una infección por hongos?
  • ¿Qué es la vaginosis bacteriana?

En la mayoría de los casos, una vagina sana presenta levaduras. Sin embargo, a veces estas proliferan demasiado y eso genera una infección. La infección por levaduras puede ser muy irritante e incómoda.

¿Sospechas que puedes tener una infección por levadura o vaginitis? Localiza un Centro De Salud →

¿Cuál es la causa de una infección por levaduras?

Una infección vaginal por levaduras, a veces también denominada “candidiasis vulvovaginal”, ocurre cuando las levaduras saludables que normalmente viven en la vagina proliferan de manera incontrolada. Esto suele generar picazón y otros síntomas irritantes. El término médico para una infección por levaduras es «candidiasis», porque suelen ser causadas por el tipo de levadura Candida.

Si el pH vaginal pierde el equilibrio, las levaduras normales que viven en la vagina pueden multiplicarse exageradamente y provocar una infección. Algunos factores que pueden generar cambios en el medio vaginal son los siguientes:

  • Cambios normales en los niveles de hormonas (por ejemplo, durante el ciclo menstrual)
  • Antibióticos, cortisona y otras drogas
  • Embarazo
  • Diabetes
  • Sistema inmunitario débil
  • Una reacción natural a la composición química presente en los genitales de otra persona

La infección por levaduras puede ocurrir en el pene y también en el escroto, aunque no es tan común, y puede ocasionar enrojecimiento e irritación en dichas zonas.

La infección por levaduras no es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). No es contagiosa y no se puede transmitir de una persona a otra durante las relaciones sexuales. Sin embargo, a veces el contacto sexual lleva a contraer estas infecciones: la composición química presente en tu cuerpo puede tener una mala reacción ante las levaduras y las bacterias que están en los genitales de otra persona, lo que hace que las levaduras proliferen.

También se puede contraer una infección por levaduras en la boca, la garganta o la lengua, lo que se conoce como “candidiasis bucal”.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por levaduras?

La infección por levaduras suele causar un flujo vaginal espeso, blanco y grumoso que, en general, no tiene olor (o su olor es ligeramente distinto del normal). También puedes tener una cubierta blanquecina y cremosa dentro y alrededor de la vagina.

La mayoría de las infecciones por levadura generan picazón, ardor o enrojecimiento dentro o alrededor de la vagina. La picazón vaginal suele empeorar cuanto más tiempo tengas la infección. Las relaciones sexuales pueden ser incómodas o dolorosas. En algunos casos extremos, puedes tener grietas o dolores en la vagina o la vulva. Si la irritación es muy grande, puedes sentir pinchazos al orinar.

¿Cómo se trata la infección por levaduras?

La infección por levaduras suele curarse fácilmente en unos días con antimicóticos. Puedes conseguir cremas medicinales o supositorios de venta sin receta médica para tratar estas infecciones (como Monistat y otras) en una farmacia.

Asegúrate de seguir las instrucciones y de completar todo el tratamiento, incluso cuando los síntomas hayan desaparecido antes que hayas terminado el ciclo. También puedes tratar la infección por levaduras con un único comprimido (llamado Diflucan o fluconazol). Para conseguir este comprimido contra la infección por levaduras, necesitas una receta médica.

No tengas sexo vaginal ni oral, ni tampoco te introduzcas nada en la vagina hasta que hayas terminado el tratamiento y la infección se haya curado. La fricción del sexo puede causar más irritación o dificultar la curación. Algunos medicamentos que se usan en la vagina tienen aceite, lo que puede causar que los condones se rompan.

Aunque la infección por levaduras puede causar mucha picazón, trata de no rascarte
porque esto puede empeorar la irritación o causar cortes en la piel, lo que puede propagar los gérmenes y empeorar la infección. Hay cremas de venta sin receta que puedes aplicar en la vulva para contribuir a calmar la irritación. Tu médico también puede darte algunas recomendaciones para aliviar la picazón y el ardor.

Infecciones vaginales por hongos: síntomas y tratamiento

Si los síntomas de la infección no desaparecen aproximadamente tras una semana o llegan a ser más persistentes, tendrás que volver a consultar con tu médico para que te asigne un tratamiento más adecuado.

Cómo prevenir infecciones vaginales por hongos

Aunque es importante conocer tanto los síntomas como el tratamiento de este tipo de afecciones, también lo es saber cómo podemos prevenir una infección vaginal. Por ello, a continuación, te daremos una serie de recomendaciones que te ayudarán a evitar la aparición de una infección vaginal por hongos:

  1. No uses ropa interior muy ajustada: este tipo de prendas impiden que nuestro cuerpo transpire adecuadamente, lo cual provoca un exceso de sudoración. Por ello, es recomendable que uses ropa holgada y de materiales cómodos y transpirables como el algodón.
  2. Utiliza productos de higiene íntima especiales para la zona vaginal: muchas veces, utilizamos geles de baño, toallitas perfumadas y otros productos que pueden alterar el pH tan delicado que tiene la vagina. Para evitar un desequilibrio de este, es preferible que uses productos específicos para esta zona.
  3. No te sobrepases en tu higiene íntima: aunque es importante el uso de productos específicos para la vagina, otro factor que puede desencadenar un desequilibrio del pH natural es una limpieza excesiva de la zona, ya que estaremos eliminando las bacterias vaginales que nos protegen de las infecciones.
  4. No utilices innecesariamente fármacos como antibióticos: este tipo de medicamentos también pueden provocar un desequilibrio entre las bacterias y hongos que habitan de forma natural en nuestra vagina.
  5. Evita permanecer con prendas mojadas durante períodos largos de tiempo: la excesiva humedad es una condición que favorece la aparición de bacterias y hongos como la Candida Albicans.

Y recuerda que si presentan infecciones vaginales por hongos con mucha frecuencia, es recomendable que consultes a tu ginecólogo.

Pomadas para la candidiasis- Cuáles son y cómo utilizarlas

Algunas pomadas y cremas utilizadas para tratar la candidiasis son aquellas que contienen sustancias antimicóticas como miconazol, isoconazol, fluconazol o clotrimazol. Estos medicamentos pueden comprarse en la farmacia, y algunos ejemplos de nombres comerciales son: Gyno Daktarin, Icaden, Candiflux, Canesten V, Candicort o Femisan.

Estas cremas alivian mucho la comezón en la región íntima porque restablecen el equilibrio de los microorganismos que habitan normalmente en la región sin causar prejuicios para la salud, siendo bien toleradas.

La comezón suele disminuir al poco tiempo después de aplicar la crema en la región, sin embargo, estas pomadas sólo deben ser utilizadas bajo la prescripción médica.

Pomadas para candidiasis vaginal

Las pomadas para candidiasis vaginal, deben ser aplicadas tanto externamente en la región íntima, como en el interior de la vagina. Para que estas cremas sean aplicadas en el interior de la vagina, se deben utilizar aplicadores especiales, que vienen incluidos en el empaque en conjunto con la crema.

Cómo utilizar:

  1. Lavar y secar las manos y la región íntima, removiendo los vestigios de la pomada aplicada anteriormente o de la piel que se pueda estar desprendiendo;
  2. Abrir el embalaje de la pomada, acoplar el aplicador y presionar el tubo hasta llenarlo. Una vez lleno, separe el aplicador del tubo;
  3. Luego debe acostarse y doblar las piernas, o sentada con las piernas bien abiertas, introduzca el aplicador lleno de pomada dentro de la vagina, lo más profundo posible y lo va retirando mientras las pomada va saliendo y se va liberando en la vagina.
  4. Aplicar un poco de crema también en la región externa, en los labios menores y mayores.

La pomada para candidiasis debe ser indicada por el ginecólogo, respetando sus indicaciones en relación al tiempo de uso. La pomada debe ser aplicada en toda la región genital externa y también en el interior de la vagina, y el tratamiento debe mantenerse hasta la fecha prevista, así hayan desaparecido los síntomas.

Pomadas para candidiasis en el pene

Las cremas para candidiasis en el hombre no necesitan aplicador, pero su composición es igual a las cremas utilizadas por las mujeres.

Cómo utilizar:

  1. Lavar y secar las manos y la región íntima, removiendo los vestigios de la pomada aplicada anteriormente o de la piel que se está desprendiendo;
  2. Aplicar 1/2 centímetro de pomada en el pene aproximadamente, dejándola actuar alrededor de 4 a 6 horas. Luego se debe repetir nuevamente todo el procedimiento.

La pomada para candidiasis debe ser indicada por el urólogo, respetando sus indicaciones en relación al tiempo de uso. La pomada debe ser aplicada en toda la región genital externa, y el tratamiento debe mantenerse hasta la fecha prevista, así hayan desaparecido los síntomas.

Para quienes sufren de candidiasis crónica, como suele ocurrir en personas con el sistema inmune comprometido, el uso de pomadas para tratar la candidiasis puede que no produzca ningún efecto, ya que la Candida Albicans puede hacerse resistente a ellas. En estos casos, el tratamiento debe realizarse de otra manera, fortaleciendo el sistema inmune y con una dieta baja en carbohidratos y azúcares. En cualquier caso, el consejo médico es indispensable para garantizar la cura de la enfermedad. Vea cómo subir las defensas del organismo para prevenir otra infección por candidiasis aquí.

Remedio casero para la Candidiasis

Una excelente forma casera para combatir la candidiasis es introducir yogur natural en la vagina, dejándolo actuar durante 3 horas, y cambiándolo varias veces al día, ya que el yogur posee bacterias que ayudan a equilibrar el pH vaginal. Esta técnica también puede ser utilizada por los hombres, pero aplicando el yogur solamente en la región externa.

Esta es una excelente forma de tratar la candidiasis en el embarazo, ya que la mayoría de los medicamentos deben ser evitados durante esta fase, debiendo ser utilizados sólo bajo la indicación del obstetra.

Vea otras opciones en: Remedio casero para candidiasis.

Cómo curar la Candidiasis más rápido

Todo lo que se come llega también a la región genital y cuanto más azúcar en la sangre, mayores son las posibilidades de tener candidiasis. Por esto vea en el vídeo a continuación qué debe comer para curar la candidiasis más rápido y evitar que vuelva:

Cómo CURAR NATURALMENTE la candidiasis

199 mil visualizaciones

Recuerda

  • Infecciones por hongos no son causados o transmitidos por relaciones sexuales.
  • Infecciones por hongos son causados por un crecimiento excesivo de levadura o “Candida.”
  • Infecciones por hongos son tratados con medicina.

Probablemente habrás oído hablar mucho sobre las infecciones por hongos en los anuncios de la televisión y las revistas. La mayoría de las mujeres contrae por lo menos una infección por hongos durante su vida. Algunas mujeres contraen muchas infecciones por hongos. Las mujeres pueden contraer infecciones por hongos a cualquier edad.

¿Cuál es la causa de las infecciones por hongos?

Las infecciones por hongos son causadas por el crecimiento excesivo de un tipo de hongo llamado Candida, también conocido como levadura. En la vagina, la boca y el tracto digestivo, normalmente hay cantidades pequeñas de levadura y de otros organismos. Las infecciones por hongos se producen cuando se altera el equilibrio de organismos en la vagina y la levadura crece en forma excesiva, causando una infección. Las infecciones por hongos tienen mas probabilidades de causar problemas justo antes o después del período menstrual.

El equilibrio de organismos en la vagina se puede alterar por:

  • Los antibióticos (para tratar el acné, las infecciones de garganta y oído, e incluso las infecciones vaginales), porque pueden matar las bacterias normales en la vagina y permitir que la levadura crezca
  • El exceso de peso
  • Anticonceptivos
  • La diabetes
  • El embarazo
  • La infección por VIH
  • Los esteroides
  • La ropa interior ajustada hecha de material como nylon o lycra, que atrapa la humedad y el calor, especialmente en el verano (debes usar ropa interior de algodón, porque absorbe más la humedad.)

¿Cuáles son las señales/síntomas de una infección por hongos?

Las señales externas de una infección por hongos pueden incluir una secreción vaginal más espesa de lo normal, blanca y como cuajada (casi como el requesón o “cottage cheese”). La descarga no tiene olor. Otras señales son picor, ardor, enrojecimiento e irritación del área vaginal. Las infecciones severas pueden causar hinchazón de los labios de la vagina. A veces, las mujeres tienen dolor al orinar y/u orinan con frecuencia, debido a la inflamación de la apertura urinaria.

Las relaciones sexuales también pueden ser dolorosas para las mujeres debido a la inflamación de la vagina.

¿Cómo se tratan las infecciones por hongos?

Tu proveedor médico usa un palillo algodonado para tomar una muestra de tu secreción vaginal. Pone la muestra en el portaobjetos de un microscopio con una gota de un producto químico especial. Y luego examina la secreción vaginal bajo el microscopio para ver si hay un crecimiento excesivo de levadura.

Las infecciones por hongos se tratan con una píldora que se traga o con una crema vaginal o un supositorio vaginal (un material parcialmente sólido que se inserta en la vagina, dónde se disuelve y suelta la medicina). Tu proveedor médico te explicará tus opciones y dirá si alguna de ellas es mejor que las otras en tu caso. La píldora es especialmente buena si no quieres ponerte una crema adentro de la vagina. Algunas cremas vaginales fungicidas (contra los hongos) se venden sin receta médica en las farmacias, mientras que para otras es necesaria una prescripción. Si usas una crema, no uses tampones durante el tratamiento porque éstos absorben la medicación y hacen que sea menos efectiva.

Algunos medicamentos fungicidas pueden debilitar los condones de látex y los diafragmas, aumentando las probabilidades de que se rompan. Pregúntale a tu proveedor médico cuáles tipos de medicamentos fungicidas hacen esto. Si estás usando medicaciones fungicidas que debilitan los condones de látex o los diafragmas, usa un condón del poliuretano o no tengas relaciones sexuales.

Recuerda, no uses medicaciones fungicidas sin ver a tuproveedor médico , a menos que un proveedor médico te haya diagnosticado anteriormente infecciones por hongos más de una vez y estés muy segura de las señales y los síntomas. Las medicaciones fungicidas no hacen efecto contra otros tipos de infecciones vaginales, como la vaginosis bacteriana, que requieren medicamentos recetados.

¿Qué problemas de salud serios pueden causar las infecciones por hongos?

Que se sepa, las infecciones por hongos no causan ningún problema de salud serio. Pero la propia infección puede ser muy desagradable, así que te conviene que se la diagnostique y trate lo más pronto posible.

¿Hay algo más que yo puedo hacer para prevenir las infecciones por hongos, que no se haya mencionado en la lista anterior?

Tu puedes bajar el riesgo de una infeccion por hongo por:

  • Evitar duchas vaginales
  • Llevar ropa interior de algodón y pantalones holgados
  • Quitar trajes de banos mojados, o ropa de ejercicio, lo más pronto posible
  • Evitar bañeras de hidromasaje
  • Evitar antibióticos a menos que los necesitas

Es posible que comer una taza diaria de yogur (que contiene bacterias acidófilas) ayude a prevenir las infecciones por hongos. Sin embargo, debes comprender que el yogur por sí solo no cura ni previene las infecciones vaginales por hongos.

Si tienes que tomar antibióticos y te están dando muchas infecciones por hongos, habla con tu proveedor médico sobre la posibilidad de usar cremas fungicidas o pildoras para prevenir una infección.

¿Qué pasa si me dan infecciones por hongos todo el tiempo?

A algunas mujeres les dan infecciones por hongos todos los meses, alrededor del momento del período menstrual. Esto se debe a los cambios en el pH de la vagina. Tu proveedor puede recomendar que te trates todos los meses antes de que te dé la infección, para evitar que se desarrollen los síntomas. Esto significa que tendrás que usar una medicación fungicida de las que se venden en una farmacia sin receta médica. O tal vez te recomiende tomar o usar píldoras orales o cremas vaginales por más tiempo. Pero no empieces a tratarte a ti misma hasta que tu proveedor médico te lo diga.

Tener infecciones por hongos todos los meses también puede significar que tienes un problema más serio, como diabetes. Así que es muy importante que hables con tu proveedor médico.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *