0

Pan de pita mercadona

Los españoles comemos mucho pan, prueba de ello es que cada ciudadano consumió de media 31 kilos de este alimento en 2018, según el último Informe del Consumo Alimentario que realiza anualmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Teniendo en cuenta la gran presencia de este producto en nuestra dieta, es muy importante tener un pan de cabecera que sea lo más sano posible.

Tanto en las panaderías como en los expositores de los supermercados podemos encontrar decenas de barras y hogazas. A pesar de tener distintas denominaciones (de espelta, de centeno, de kamut,…) este producto está elaborado, básicamente, con cuatro ingredientes: harina, agua, levadura y sal. El primero de estos es el que define al pan y todo los demás son florituras que pueden enriquecerlo. Por ello, aquí reside el quid de la cuestión: la harina con la que se elaboran tiene que ser integral para que sea el pan perfecto.

Pan 100% integral de Mercadona Twitter

Para que un pan pueda ser considerado como integral debería estar elaborado al menos en un 75% con harina integral, según los expertos. Y Mercadona tiene uno que es 100% integral. Se trata de una hogaza que cuesta 1,60 euros y que el dietista-nutricionista Carlos Ríos recomienda constantemente en sus redes sociales. El creador del movimiento Realfooding critica a menudo que este pan tiene tantos adeptos que suele estar agotado y acusa -en tono jocoso- a sus seguidores de acabar con las existencias.

Pero, a pesar de que cada vez esté más demandado por la población, esta hogaza no está disponible en todos los supermercados de la cadena de origen valenciano.

Tenemos un pan 100% harina integral en algunas de nuestras tiendas, aunque no tenemos fechas concretas de cuándo lo tendremos en todas. Un saludo.(3/3)

— Mercadona (@Mercadona) October 23, 2018

Cabe destacar que, a pesar de que algunos panes tengan el reclamo integral, no tienen porque serlo, ni cumplir las exigencias de los expertos para que sean saludables. Además, que sea integral tampoco significa que podamos atiborrarnos.

Harina integral

Los granos integrales contienen tres partes: el salvado, el germen y el endospermo. El salvado y la fibra se pierden durante el proceso de refinado pero, cuando se consume un pan hecho con harina integral, este salvado y fibra disminuyen la descomposición del almidón en glucosa, por lo que se mantiene un nivel constante de azúcar en la sangre en lugar de causar picos abruptos. La fibra ayuda a reducir el colesterol en la sangre, así como a eliminar desechos de nuestro tracto digestivo.

La fibra que llevan los granos integrales puede ayudar a prevenir la formación de pequeños coágulos sanguíneos que pueden desencadenar infartos cardíacos o cerebrales. Igualmente, los elementos fitoquímicos y los minerales esenciales como el magnesio, el selenio y el cobre que se encuentran en los granos integrales pueden proteger contra algunos tipos de cáncer.

Además, hay muchos estudios epidemiológicos que han encontrado beneficios cuando el pan integral sustituye al pan blanco en nuestra dieta. De hecho, el consumo de pan blanco se asocia con un mayor aumento de peso y de grasa abdominal. En cambio, consumir pan integral conlleva a largo plazo reducciones de enfermedades cardiovasculares, de diabetes y de obesidad.

¿Cuál es el pan más saludable?

El pan y los cereales son parte fundamental de una dieta sana y equilibrada. Hay muchas personas que deciden prescindir de ellos con la idea de bajar de peso, sin embargo, los nutricionistas nos indican que no es adecuado. ¿Pero qué tipo de pan más saludable, lo sabes?

El pan nos aporta fibra e hidratos de carbono, indispensables para nuestro cuerpo. Es necesario conocer qué tipo de pan es el más adecuado y consumirlo de forma equilibrada. Te lo explicamos.

Algunas modas existentes en materia de dietas para adelgazar hacen que vayamos dejando a un lado los alimentos que de verdad son necesarios. El pan nos aporta no solo fibra, sino también aminoácidos, vitaminas, minerales….

Una buena dieta debe ser siempre variada, y el pan -pero siempre el pan más adecuado- nos aporta grandes beneficios. Veamos los aspectos más importantes.

¿El pan engorda?

Lo esencial, sin duda, es mantener un equilibrio en todo lo que consuminos. Por ejemplo: comer una naranja o una manzana al día es muy sano, pero si consumes 5 naranjas tus niveles de azúcar empezarán a subir y dejará de ser sano para ti. Con el pan ocurre lo mismo.

El pan, consumido con moderación, no tiene por qué engordar. Pero entonces, ¿cuál es la cantidad recomendada? La OMS (Organización Mundial de la Salud) nos dice que lo normal son 250 gramos.

Como ejemplo, podemos decirte que 100 gramos de pan blanco nos aportan 290 calorías; y 100 gramos de pan integral, 243 calorías. Ahora bien, el problema surge con aquello con lo que desees acompañar el pan. Debemos ser moderados y no excedernos con mantequillas, embutidos, etc.

Te recomendamos leer: 6 bocadillos que puedes comer antes de dormir

¿Cuál es el pan más saludable y cuál el menos recomendado?

El pan de molde sería el menos recomendado. Contiene más grasas, azúcares y aditivos para que se pueda mantener durante más tiempo. Es menos saludable que el tradicional. Pero esto no quiere decir que sea «malo», simplemente lo debes consumir en menos cantidad.

El pan más saludable será aquel que contenga más grano y el que en su composición, tenga 100% harina integral, y para saberlo es conveniente que mires sus ingredientes. También es importante que contenga una buena cantidad de grano, para comprenderlo, observa la composición de este cereal:

  • Salvado: la parte exterior del grano, contiene vitamina B, minerales y fibra.
  • Germen: la parte de la planta que que a su vez origina nuevas plantas, contiene vitamina B, minerales y proteínas.
  • Endosperma: la parte de dentro del grano, con proteínas y carbohidratos.

Los tipos de pan más saludables

Pan de trigo integral

El pan de trigo integral es el más común y el más vendido. Contiene fibra insoluble que nos ayuda a prevenir el cáncer de colon.

  • Debes comprobar que sea con grano entero, y con la harina enteramente también de trigo, ya que las pueden mezclar con otras y dejan de ser saludables.
  • Normalmente se ve a simple vista, elige siempre aquellos tipos de pan que sean más oscuros, ya que son los que contienen menos integrantes y menos aditivos.
  • Recientemente se está vendiendo también un nuevo tipo de pan con trigo integral blanco, que está hecho con trigo blanco en vez de rojo, también es una buena opción.

Puedes consumir cualquiera de ellos, lo importante es saber siempre qué ingredientes tienen.

Pan de avena

Es otro de los tipos de pan más saludables, y además es es muy popular. Suele combinarse con la harina de trigo, lo cual lo hace más liviano y agradable, menos seco que el elaborado solo a base de trigo.

Otro dato interesante es que el pan de avena dispone de fibra soluble, muy adecuada para reducir el colesterol.

Ver también: Delicioso pastel de calabaza con harina integral

Pan de centeno

El pan de centeno ya no es tan común como el de trigo. No es del gusto de tanta gente y se vende un poco menos, pero lo que tal vez no sepamos es que se trata de una de las clases de pan más saludable.

  • Se trata de un pan muy sabroso y de buen sabor, que combina muy bien tanto con dulce como con salado. Es ideal para el desayuno, una rebanada junto a un vaso de naranja, por ejemplo, te aporta una buena dosis de energía, fibra y vitaminas.
  • Es el pan que más fibra y nutrientes tiene, una mezcla exquisita de hierro y vitaminas B que cuidará de tu salud y de los tuyos. Intenta introducirlo en tu dieta, te ayudará a no subir de peso y sabrás que es la opción más saludable y sabrosa.

Ahora que ya los conoces, solo tienes que elegir el tipo de pan más saludable y agradable para ti. Pruébalos y elige el que más te guste.

Pan de 99 calorías. ¿Es mejor que el resto?

Como si de una época de rebajas se tratara, unos nuevos productos han aparecido en nuestra alimentación poniendo el foco de atención sobre el contenido calórico. A diferencia de otras décadas y anteriores años, donde eran más comunes los reclamos como “light” o “bajo en grasas”, empieza a ganar protagonismo la publicidad cuantitativa.

A la mente me viene el anuncio de la Free Damm. Autodenominada “La 0,0% más baja en calorías” con el siguiente spot:

“Tengo un don, cuento calorías”

Desconozco el desencadenante principal de este asunto “cuantitativo”. Algo habrán arrojado los estudios de mercado, mi hipótesis personal es que es posible que las personas se hayan vuelto más escépticas o quizás se hayan acostumbrado a las declaraciones nutricionales tradicionales, o quizás es simplemente la innovación que toca en el ciclo de la oferta.

El 99 en el precio y los valores.

Según dicen Soraya Castro y Alejandro Rosemberg, el comportamiento del consumidor frente a los precios y las cifras, es dependiente entre otras cosas de los precios de referencia, de la percepción, de la interrelación valor-precio percibido… Todo este compendio de condicionantes predispone a que pueda surgir el uso de un concepto que en Marketing se llama “Precio psicológico”. Un antiguo estudio del año 1979, de Gaber y Granger “Price Sensitivity of the Consumer” ya ponía de manifiesto que aquellas cifras que terminaban en un número impar, en especial el número 9, tenían más aceptación.

¿Se acerca por tanto una época del 9 en Publicidad Alimentaria?
Este otro anuncio de “Bizcochitos de arroz” ya pone de manifiesto la importancia del marketing “cuantitativo” y ofrece 20 piezas de este snack que contienen 99 kcalorías.

Al igual que la colección de anuncios de ligeresa, que pretendía con un tono desenfadado y de humor, quitarle hierro al asunto con su eslogan de “La vida no está hecha para contar calorías”, aunque quizás con demasiado hincapié en la feminización de estos anuncios y la preocupación del peso en las mujeres.

Ahora a España, ha llegado también un nuevo pan de la mano de Bimbo, se trata de “Thins” anunciado por Dani Mateo. “El pan fino para tus cenas superligeras” y que vamos a analizar en el post de hoy.

Etiquetado, fibra y salud

Es muy importante considerar, antes de empezar este análisis la diferencia entre el concepto integral y el contenido en fibra. Trabajo que me ha adelantado mi compañera Lucía en el post “Rico en fibra no es integral“.

Como muy bien explica allí, la legislación de productos integrales no obliga a que el producto tenga un porcentaje alto de proporción integral (cereal sin refinar).

El interés que suscita en el etiquetado la palabra “Integral” o “con fibra” se debe a la asociación de estos productos con la salud y la prevención de enfermedades. Quiero hacer una llamada de atención aquí: los alimentos integrales como tal no tienen por qué proporcionarnos una mejora en la salud, lo que verdaderamente importará y conllevará una mejora es LA SUSTITUCIÓN de los productos refinados, por productos integrales. Aquí tenéis algunos estudios que ponen de manifiesto la relación del consumo de fibra con peso y colesterol sanguíneo, enfermedades cardiovasculares y concretamente con infartos.

En el caso de que el pan venga envasado y por tanto aparezcan los ingredientes, hay que obviar las alegaciones a “integral” en el etiquetado, y centrarnos en los ingredientes. Ya que es común encontrarnos harina refinada a la que le han añadido fibra, y eso no es integral.

Pan thins 100% integral ¿lo es?

Etiquetado thins 100% integral

En esta ocasión, y como sí podemos observar, el ingrediente principal es “harina integral de trigo”, sin que luego aparezca harina refinada. Si bien es cierto, y por añadir alguna pega al etiquetado, aparece tras el “gluten de trigo” la adición de “azúcar”. Se presupone que no es mucha cantidad, ya que los ingredientes aparecen en el etiquetado por orden según su cantidad en el producto, y probablemente siga una función tecnológica además de dar palatabilidad.

Valor nutricional y comparativa

Valor nutricional thins 100% integral

Debido a esta característica, su contenido en fibra es mayor que los falsos panes “integrales” del mercado, que suelen rondar el rango de los 6-9g de fibra, aunque similar a los que contienen también la totalidad del grano entero. El resto de valores son parecidos (Hidratos de carbono, grasas, proteínas se mueven en el rango normal de otros panes). Esto hace por tanto que el valor energético sea a su vez similar al de otros panes.

Es decir, el pan por cada 100g tiene la misma energía que otros panos (aproximadamente 220-250kcal) por lo que el hecho de tener “solamente 99 kcal por sandwich” no se debe a una característica propia del pan, sino al corte fino. Ya que cada sandwich pesa solo 39g.

Valor nutricional de otro pan integral (Software dial)

En definitiva, este pan no nos va a aportar menos calorías que los homólogos, sino que estamos tomando menos cantidad porque su corte es más fino y “facilita” que al hacernos un sandwich, no cojamos tanta cantidad. La característica que habría que resaltar de manera positiva por tanto, es que está compuesto por harina integral, sin recurrir a la refinada. Además de que su pequeña proporción de grasa, proviene de aceite de oliva (aunque es refinado y no virgen o virgen extra). Aún así, este aspecto es deseable frente a la mayoría de panes homólogos, que suelen estar hechos con aceite de girasol. Por proponer unas mejoras, además de esta última, se le podría reducir el contenido en sal y azúcar (aunque no se prevé muy alto).

Pan thins 8 cereales

La otra modalidad que comercializa esta empresa, corresponde a un pan integral con 8 cereales.

Pan thins 8 cereales (etiquetado)

Es un buen ejemplo comparativo frente al otro. En esta ocasión, vuelve a ser la harina integral de trigo el principal ingrediente, pero contiene a su vez harina refinada. Adiciona demás pequeñas cantidades de otros cereales: avena, centeno, cebada, triticale, arroz y lino. Siendo sin embargo, el único cereal integral el arroz.

Estas pequeñas cantidades son las responsables seguramente del aumento en fibra de 14 a 16g. Aunque por contra no toda su harina es integral.

El resto de características son muy similares: Contenido en Hidratos de Carbono, Proteínas, Grasas y Sal. Por lo que la valoración que he hecho anteriormente es aplicable a este pan.

Conclusión:

Ambos productos traen un contenido alto en fibra, gracias a la utilización del grano completo, y no únicamente a la adición de salvado como hacen otros productos. Sin embargo, solo uno de ellos contiene en exclusiva harina integral (el llamado Thins 100% integral), mientras que el Thins 8 cereales mezcla integral con refinada.

Ambas por tanto son elecciones que garantizan que se ha usado el grano entero y podemos hablar de productos integrales que no “timan” en este sentido.

Respecto al tema calórico y de marketing sobre las 99 kcalorías, hay que matizar que este nuevo producto no es menos calórico que otros panes. Lo que posee las 99kcal calorías es el conjunto del pan de sandwich, que pesa tan solo 39g y por tanto facilita que al hacer la preparación se incluya menos calorías totales (dependerá del contenido).

Por ejemplo, otras rebanadas de pan, que puedan tener el grosor de un dedo, suelen pesar entre 30-35g, dependiendo del tamaño. De manera que lo que produce la reducción calórica es tomar 39g de pan en lugar de 70g. No que este pan sea especial.

Si decidís tomar un sandwich, intentar que sea integral y que en su interior haya siempre verduras acompañando el contenido que vayáis a comer (que no hace falta que sea únicamente cena, a pesar de que esté orientada la publicidad a tal efecto).

Si te ha gustado ¡comparte y difunde!

Flickr – Afghanistan Matters

Si das un paseo por cualquier ciudad te la encontrarás muy cambiada con respecto a hace varias décadas. Los bares siguen predominando pero muchos de los típicos comercios de alimentación de barrio han dado paso a tiendas de alimentación con dueños chinos, tiendas que venden productos extranjeros, cadenas de comida rápida de todo tipo o establecimientos de Mercadona.

Puedes tomarte una hamburguesa en un Burger King o McDonald’s, una pizza en un Telepizza o Domino’s o un döner kebab servido por un empleado turco o de países cercanos a Turquía. En mi barrio, por ejemplo, hay varios sitios a escasos metros donde tomarme un kebab. Se llaman “Estambul Bar Doner Kebab” o “Mama Kebab”, por citar dos de ellos.

El döner kebab es probable que lo conozcas pero si eres de esa (poca) gente que aún no, se trata de un plato originario del Medio Oriente. Son finas láminas de carne de cordero o pollo asado en un asador vertical y que introducen en el interior de un pan de pita junto con distintos vegetales (cebolla, tomate y lechuga) y salsas.

Pues bien, Mercadona y muchos otros grandes del sector de la distribución han decidido que no hace falta ir a una tienda de estas para poder disfrutar de un kebab. Basta por comprar un preparado de kebab y pan de pita para poder disfrutarlo en casa. Una posibilidad que te ofrece Mercadona gracias a su interproveedor Ultracongelados Virto. Una empresa que no es turca sino de Navarra y que produce no sólo el relleno de kebab sino gran parte de los ultracongelados que puedas comprar en Mercadona.

Si eres de los que lo ha comprado sabrás de lo que te estoy hablando. Si por el contrario, eres como yo y lo desconoces, el relleno de kebab del Mercadona es “una deliciosa combinación de carne de ternera y de pollo, con zanahoria, col y cebolla. Todos los ingredientes que necesitas para preparar un auténtico kebab en tu casa”, según destaca la propia compañía. Además, no tiene gluten, por lo que si eres celíaco podrás disfrutar de este producto. Sólo bastaría con saltear el preparado en una sartén con algo de aceite y en menos de seis minutos preparado.

Mala calidad de kebab en los establecimientos

Unos kebab que te venden en cualquier barrio que siempre están en entredicho. Según un análisis de la OCU tras comprar 25 kebabs en 25 establecimientos diferentes de Madrid, los resultados son tan contundentes como malos. Carne de baja calidad, bomba nutricional y “sorpresas”. En 20 de los supuestos kebabs de ternera había pollo, en siete de ellos muestras de caballo y pavo en otros 13. Aun así, un único establecimiento podría sacar pecho. Cumplía lo prometido y suministraba kebab con 100% ternera.

Por tanto, si quieres comerte un kebab en el que sabes lo que te estás comiendo, tal vez la mejor opción sea el producto Mercadona o de otras cadenas de supermercado. O bien acertar con ese porcentaje bajo de comercios de kebab que cumplen escrupulosamente con lo que pone en el nombre del döner kebab.

Crecimiento imparable de la empresa de ultracongelados

Un Ultracongelados Virto, fabricante del kebab de Mercadona, que está aprovechando bastante bien la condición de interproveedor de la empresa fundada por Juan Roig. No sólo por el kebab, que representará una parte pequeña de su negocio, sino por la buena marcha de sus productos congelados. La empresa, con fábrica en Azagra (Navarra), no para de batir, año tras año, sus cifras desde el 2008. Año en el que están depositas sus cuentas en el Registro Mercantil, según Insight View. Por ejemplo, sólo el ejercicio pasado su cifra de negocio se ha disparado desde los 242,8 millones de euros hasta los 265,7 millones. Es decir, ha logrado incrementar en casi un 10% sus ingresos.

Eso sí, la compañía ha logrado facturar más pero no ganar más dinero. Su beneficio neto ha retrocedido desde los nueve millones hasta los 6,4 millones de euros. Un comportamiento negativo en el que han influido dos factores: una variación de existencias de productos terminados y en curso de fabricación mucho menor que hace un año y, en menor medida, los gastos de personal.

Unos gastos de personal que han aumentado por una razón muy sencilla: ha incrementado su plantilla. En concreto, el número medio de personas empleadas durante 2016 ha sido de 448 mientras que el año anterior la cifra era de 433. Un incremento de 15 personas que, obviamente, ha incrementado el gasto de personal.

La novedad árabe de Mercadona que promete dar mucho juego

La cadena valenciana apuesta por un clásico que encontraremos en un envase cómodo y sencillo para consumir directamente

IDEAL.ES Viernes, 9 febrero 2018, 14:37

Si usted es un apasionado de la cocina exterior está de enhorabuena. Mercadona ha incluido ya en su gama de productos un artículo novedoso como es el falafel, el cual se puede acompañar de salsa tahina. Cabe recordar que tanto la cocina india como la árabe siempre se caracterizan por el empleo de ingredientes naturales, la gran mayoría vegetales, que dotan a los alimentos de un sabor intenso.

En este caso en particular, Mercadona, con sus descuentos, presenta su falafel en un envase sencillo y cómodo para tomar sin necesidad de extraerlo. Son media docena de bolitas por tarrina y salsa tahina. ¿Cuál es la mejor opción para tomar falafel?

En sus países de origen este suele ser servido con pan de pita o varias salsas además de ensalada. Si piensa en un aperitivo o entrante original puede estar ante una oportunidad perfecta. Cabe recordar que Mercadona recientemente ha lanzado también al mercado las dos cremas de origen granadino ‘low cost’ que están causando furor. ¿Las conoces?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *