0

Pared mal pintada

Retoques de pintura en las paredes

Con el paso del tiempo es frecuente que en las paredes pintadas del hogar aparezcan manchas, rozones u otros pequeños defectos. Para evitar tener que pintar la casa con mucha frecuencia, se pueden llevar a cabo pequeños retoques que disimulen esos defectos, además de mantener las paredes limpias. Con esta finalidad es recomendable aplicar esta serie de consejos prácticos:

El primer consejo consiste en emplear pintura del mismo color, e incluso si es de la misma marca que la pintura original mejor que mejor. Por este motivo nunca está de más guardar o apuntar la marca y referencia de color. Es conveniente aplicar la pintura muy diluida, y si es necesario dar varias capas. No conviene pintar exclusivamente la zona manchada, sino también abarcar las zonas adyacentes, disminuyendo la intensidad o la carga de pintura a medida que nos alejamos de la mancha. Y, por último, repasar las zonas de mayor roce, bordes de interruptores, camas, sillas, estanterías, etc.

El resultado puede ser francamente bueno, pero su aplicación no será indefinida, puesto que las paredes recogen suciedad y pierden color con el paso del tiempo. Tal circunstancia implica que sea inevitable la tarea de pintar toda la casa cada cierto tiempo.

Eliminar la humedad

Antes de proceder a pintar una pared es necesario que la humedad desaparezca para que la pintura agarre correctamente. Si se observa que la pared tiene humedad será aconsejable localizar el foco y arreglar la avería. Puede haber distintos tipos de averías, y cada una tendrá distinta solución.

Un buen sistema para combatir la humedad son los deshumidificadores, unos aparatos que se instalan en el interior de la estancia y extraen toda la humedad existente en las paredes.

Eliminada la humedad se preparará la pared para ser pintada. Es conveniente retirar todos los residuos de pintura vieja con una espátula y se aplicará una capa de pintura antihumedad sobre las manchas que queden en la pared. Cuando desaparezcan estas manchas, se procederá a pintar la pared de forma normal.

Por otro lado, si en las paredes de la vivienda han aparecido manchas marrones, las causas pueden ser muchas. Pero este tipo de sombras también puede ser un síntoma inequívoco de la presencia de humedad en la casa. En este caso, resulta altamente recomendable llamar a un profesional para resolver lo más pronto posible el grave problema que puede llegar a producirse.

Este tipo de manchas también suelen ser muy comunes en las segundas residencias, por el mero hecho de que acostumbran a estar cerradas y sin una adecuada ventilación durante gran parte del año. El óxido o la nicotina procedente de la combustión de los cigarrillos también puede favorecer o acelerar la aparición de manchas marrones en las paredes, manchas que suelen convertirse en un grave problema porque son muy persistentes y vuelven a aparecer por muchas capas de pintura que se apliquen sobre ellas.

Para evitar su reaparición, el método más recomendable consiste en aplicar, desde un principio, una pintura antimanchas, siempre que se haya descartado que estén producidas por la humedad, ya que, tal y como se ha apuntado, si así fuera, se deberá investigar la procedencia de la infiltración y solventar el problema antes de ponerse a retirar las manchas de la pared.

Fijación de la pintura

En paredes de yeso, el problema de la humedad se presenta como un obstáculo serio para que la pintura quede bien fijada. Para solucionarlo es conveniente rascar la pared con una espátula en todas aquellas zonas donde la pintura esté más deteriorada por la humedad. Después se pasará una escoba por la superficie para quitar el polvo resultante.

A continuación se aplicará un producto llamado emulsión fijadora o fijador, que servirá para fijar la pintura vieja, ya que penetra dentro de la pared y consigue adherir la pintura a esta superficie. Se recomienda prestar atención en si la mezcla queda muy líquida, ya que entonces habrá que aplicarla con cuidado. Una vez hayan pasado 24 horas, se masillarán las partes desconchadas, se lijará un poco y se pintará la pared.

Procedimiento para retirar la pintura

La fórmula más sencilla para eliminar la pintura de la pared reside en recurrir a un producto químico específico para esta tarea, compuesto por cloruro de metileno o sosa, el cual se puede encontrar en cualquier tienda especializada. El procedimiento a seguir consiste en aplicar el producto químico sobre la superficie pintada, siempre en capas espesas, y dejarlo actuar durante un intervalo de tiempo de tiempo de 15 a 30 minutos. Transcurrido este período se rascará la pintura con una espátula o un rascador. Por último se aclarará con agua limpia.

Hay que tomar precauciones y tener cuidado con este tipo de productos, ya que pueden resultar nocivos, al liberar vapores que pueden dañar a la salud. Por ello es aconsejable que se trabaje con guantes y con las ventanas de la habitación abiertas de par en par, existiendo, en todo momento, una buena ventilación.

Etiquetas:

pared Pintura retoques

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Retoques despues de pintar

Retoques después de pintar.

Luego de aplicar la pintura y dejar un rato para que seque bien la pintura aplicada a las paredes interiores, usted debe cerciorarse cuidadosamente de que todas las capas aplicadas lucen uniformemente. Si hay partes de las paredes pintadas que necesitan un poco más de pintura, es preferible retocarlas con un pincel, elija usted cual tiene el tamaño apropiado.

Siempre hay algunos puntos a los que no se puede llegar con una brocha grande, de ser este el caso, elija el pincel o brocha que le permita alcanzar mejor la zona que hay que corregir. Con la brocha, realice trazos horizontales. Si quiere mantener la pintura sin que esta se corra, recurra a un pedazo recto de cartón.

Si el área sin pintar o a retocar esta en el interior de la pared pintada, debe tenerse mayor cuidado y hacerse con movimientos mas cortos. De quedar muchos puntos de la pared que necesitan ser retocados puede ser preferible dar otra capa de pintura a la pared completa. Esta se realiza utilizando menos pintura que la capa anterior, se coloca el rodillo de pintor y sin necesidad de hacer fuertes presiones, se va pasando por toda la pared. Se puede dar el caso de que se necesite repetir este proceso más de una vez para lograr un color uniforme en la pared completa.

Igual que al principio es necesario darle un periodo de tiempo considerable para que seque la pintura aplicad en las paredes del interior de su casa. Si nota que aplico demasiada pintura con el pincel o rodillo, es permitido utilizar un trapo de color blanco, que se encuentre bien limpio para pasarlo por la pared y así retirar las sobras de pintura que poseyere. Esto solo es valido si se hace antes de que seque la pintura, de lo contrario no se podrá hacer esta corrección. Si usted se da cuenta de los pequeños derrames después de que la pintura de la pared se ha secado, puede intentar hacer una prueba utilizando el borde de una hoja de afeitar, para retirar los grumitos

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Retoques despues de pintar. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/construcciones/retoques-pintar.html.

La reparación de grietas es algo que, antes o después, tienes que realizar en tus paredes. Existen multitud de motivos que hacen que retocar las paredes sea una obligación, siendo algunos de ellos los movimientos estructurales, humedades, malos acabados o desajustes.

El proceso de eliminación de grietas debe hacerse de forma inmediata, adquiriendo los productos necesarios para hacerlo. Es un proceso es sencillo y asequible, y hoy vamos a descubrir cómo hacerlo.

Productos para retocar paredes

Existen productos específicos dependiendo de la reparación de grietas que haya que hacer.

Grietas pequeñas

Para este tipo de grietas es necesario utilizar una masilla tapagrietas. Son productos que tienen un rápido secado, lo que permite que se reparen esos pequeños desperfectos en un breve espacio de tiempo para dejar una estancia y un ambiente impecable.

Si quieres puedes hacer tú mismo una masa con agua y cemento blanco, pero debe quedar sin grumos y tener el cuerpo deseado.

Grietas grandes

Para este tipo de grietas también se puede comprar masilla universal, pero que sea específica para cubrir o rellenar agujeros de más de diez centímetros de profundidad.

O si lo prefieres, puedes comprar bandas tapagrietas, cuya aplicación es más sencilla aunque son menos económicas. Puedes encontrarlas de dos tipos, las que necesitan una mezcla de yeso para que sirva como aglutinante o las autoadhesivas.

Material

Si la superficie que vas a reparar es madera, existen masillas con una tonalidad diferente. En caso de que el agujero sea muy grande, lo más sencillo será reponer la pieza o usar un trozo de esas dimensiones para hacer un parche.

En el caso de que la superficie a reparar sea ladrillo o cemento, lo normal será utilizar materiales originales, reparadores de resina e incluso productos anticorrosión, por si quedase algún objeto metálico en contacto con el aire.

Las bandas, anteriormente mencionadas, y la masilla universal son lo más apropiado para el yeso y la escayola porque la mayoría de estas mezclas son blancas.

Pintar tras la restauración

Si tras eliminar las grietas quieres que la estancia tenga un ambiente impecable, escoge una buena pintura estética. Esta elección dependerá de los materiales utilizados y determinará el coste final de la reparación.

En caso de dejar tras ella el ladrillo al descubierto, solo necesitarás una mezcla de barro para cubrir el hueco. Sin embargo, para empapelar o pintar la pared necesitarás utilizar un reparador especial, además de limpiar y lijar perfectamente la superficie para un mejor acabado.

¿Cómo tener un ambiente impecable en una habitación?

Tanto si te decantas por utilizar las bandas como si escoges la masilla, la reparación no va a ser muy tediosa. Debes tener en cuenta las dimensiones de la grieta en longitud, pero sobre todo en profundidad y también la recurrencia con la que suele aparecer.

Si es muy recurrente lo mejor será acudir a un profesional especializado, porque podrá determinar las causas por las que se producen y, por tanto, repararlas adecuadamente. Algunas zonas son más propensas a padecer esta situación y es debido a que pueden sufrir constantes vibraciones o movimientos. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en las proximidades de una puerta.

Toda vez que ya se han tenido en cuenta estos factores, es el momento de aplicar el producto que mejor pueda resolver tu problema. Necesitarás lija y espátulas, una con la que contener la masilla y otra para aplicarla.

La zona de trabajo debe estar completamente limpia y libre de grasa o cualquier otro resto de suciedad que dificulte que se adhiera el tapagrietas. Deberás procurar que no quede aire y no se seque, humedeciéndola si fuera necesario.

En función de su dimensión serán necesarias una o más capas, así que deberás esperar a que se seque bien la primera mano antes de poner la segunda. Una vez tapado y secado, ayúdate de la lija para que la zona quede bien pulida para su posterior decoración.

Paso a paso para la eliminación de grietas

1. Limpieza

En primer lugar has de dejar el borde de la grieta libre de escombros o imperfecciones. Ayúdate de la espátula. Retira, si los hubiese, los trozos sueltos del interior de la grieta con mucho cuidado. Un objeto delgado y largo como un destornillador puede resultarte muy útil.

2. Prepara la masilla

Sigue las indicaciones del fabricante y prepara el compuesto.

Humedece la zona agrietada con un pincel o una paletina para ablandar el material y que no esté quebradizo al aplicar el compuesto.

3. Aplica la masilla

Aplica una capa fina de compuesto ayudándote con la espátula y pasándola sobre la grieta. No fuerces el compuesto en su interior, porque una gruesa aplicación provocara un problema de correcta adherencia y será muy difícil de alisar. Repite esta operación por toda la grieta para que la masilla sea uniforme y no se abra con facilidad.

Si lo haces así, ahorrarás tiempo y limitarás la cantidad de capas que necesitarás aplicar. Extiende el compuesto de manera que quede uniforme y usa el borde de la espátula para eliminar la masilla en el resto de la pared.

Deja secar el producto el tiempo que recomiende el fabricante y teniendo en cuenta la humedad del ambiente.

4. Lijar

Lija la zona con un taco de lija o con un papel de grano fino de lija. Posteriormente y si fuera necesario, aplica otra capa del compuesto. Hazlo de manera uniforme y de nuevo suaviza los bordes. Deja que se seque de nuevo y repite el proceso tantas veces como necesite la grieta para repararse.

Pasa la mano sobre el área retocada para que puedas comprobar que no existen diferencias entre el resto de la pared y el parche.

5. Pintar

Pinta la superficie con un cebador y deja que se seque. Por último, para finalizar con la reparación, pinta sobre el parche con el mismo tipo de pintura que el resto de la pared. Si tienes pintura sobrante de la vez anterior sería ideal. En caso contrario, compra un bote pequeño de la misma pintura para que no se note.

Estos son los cinco sencillos pasos que debes realizar para una reparación de grietas por ti mismo. Si tienes dudas de cómo hacerlo, contacta con nosotros y te ayudaremos.

imagen

Sin duda alguna que una sala con paredes mal pintadas no muestran un estilo de decoración agradable y acogedor como se desea, ya que seguramente has notado que algunas paredes muestra un ligero relieve, marcas de rodillo o brocho, aunque también puedes pasar que el color que se ha utilizado para pintar las paredes se encuentra repartido a lo largo de las superficie de forma irregular. Si es que la decoración de sala de tu casa muestre estos desperfectos en las paredes, aquí te muestro como solucionarlo.

El problema de las paredes mal pintadas de la sala puede deberse a diferentes motivos y factores que al final terminal por mostrar ciertos desperfectos. Puede ser que la pintura no se haya diluido correctamente, se ha pintado deslizando el rodillo en diferentes direcciones, se ha utiliza pintura poco untuosa que hace que el rodillo deje marcas, has pintado sobre la pared en mal estado o no se ha utilizad aun rodillo recomendado.

Para que puedas tener una sala moderna y acogedora con paredes lisas, libre de irregularidades y con un color uniforme tienes que seguir los siguientes pasos y consejos para darle a la sala un estilo complemente diferente, renovado y más moderno.

Rellena los desniveles de la pared

Si se pinta sobre una pared que tiene una estructura pareja, es decir que tiene ciertos desniveles por motivos de construcción tenlo por seguro que con la pintura se resaltara más este tipo de imperfecciones e irregularidades. Para poder solucionarlo y poder obtener una pared pareja para lograr una pintado mejo se tiene que usar masilla o algún otro producto especial para rellenar. Prepara el producto como indica el fabricante y aplica con una espátula, deja secar y lija para recién aplicar la pintura.

Elimina marcas de rodillo

Una pared mal pintada es que se muestra con marcad de rodillo las que por lo general son las que no tienen mucho relieve y se lo puedes eliminar con facilidad con el uso de una de una nueva pintura de mejor calidad, es decir con una pintura más untuosa para que se puede conseguir que el color de la pared de la sala sea uniforme y mejore notablemente toda la decoración. Te recomiendo el uso de pinturas satinadas que tienen un cavado brillante.

Mejorar las marcas de pintura

Cuando una pared se lo pinta con dos tipos de pintura diferente el resultado que se logra no es para nada agradable, por ejemplo, si es que para una zona se ha utilizado pintura plástica y para otra zona se ha usado temple, es algo completamente complicado que la pintura que se aplique encima pueda disimular las impresiones por si sola. Para que lo puede solucionar se tiene que optar por lijar completamente toda la pared que es lo más recomendable o se tiene que reparar la pared con una masilla para que logre tener una nueva superficie para pintarlo nuevamente y dejarlo como nueva.

En el caso de hacer uso de la masilla, tienes que estar completamente seguro que los dos tipos de pintura son plásticas, ya que la pintura al temple o al agua se rompe no permite conseguir un buen cavado con la masilla, es decir que el peso de la masilla no es soportado por la pintura. También puedes hacer uso de una espátula para raspar la pared para dejarlo lisa y aplicar la nueva pintura.

Elimina los desconchones de la pared

Aplica una nueva pintura sombre una pared con desconchón no es para nada recomendable. Lo que tienes que hacer es eliminar todo el desconchón de la pared con la ayuda de una espátula, en seguida lija un poco para que recién puedas pintar con facilidad.

No olvides leer:

  • Como Eliminar Desperfectos de las Paredes para Pintar
  • Como Combinar Colores para Pintar Paredes de Salas
  • Como Pintar Paredes de Salas Modernas

Todo edificio se comporta como un ser vivo, el paso del tiempo, el uso cotidiano y los distintos agentes que lo degradan, son agentes devastadores que poco a poco van deteriorándole. Es necesario realizar con regularidad un mantenimiento adecuado de todas sus instalaciones y materiales para que sea más duradero y las calidades no se devalúen.

Eliminar grietas de las paredes

Al encontrar una pared en mal estado, lo primero que se debe hacer es encontrar la causa que originó ese aspecto. En principio pueden ser diversos motivos, desde un incendio, una inundación, las humedades que suben del terreno, las humedades que bajan por la cámara de aire, la falta de puente térmico en las carpinterías que se encuentran en contacto entre el exterior y el interior de la fachada, la mala nivelación del propio tabique o muro….etc.

Por ello si conocemos las causas, se podrá optar mejor por reconducir el problema a una solución para que cuando se pinte, el resultado final sea óptimo y adecuado. Cuando se ha solucionado el problema de base y se ha saneado la pared, se dispondrá de la pared en bruto para poder prepararla adecuadamente para pintarla.

El tabique si está hecho de obra, estará constituido probablemente de ladrillos de hueco simple o doble, de rasilla o rasillón. En este caso se enfoscará y enlucirá para más tarde preparar con una imprimación adecuada de un producto que prepare y nivele la superficie. De esta forma podrá recibir la pintura homogéneamente por todos sus poros.

La mayoría de las paredes que están en mal estado es debido a las grietas que se producen. Para quitarlas, empieza por abrir la grieta con una espátula. Esto es para poder introducir el producto para corregirla y que quede bien fijado. Antes de aplicarlo, da unos pequeños golpes alrededor de la grieta, puesto que, aunque parezca que está sana la pared, puede estar afectada también.

Ahora humedece la grieta para que se adhiera mejor la pasta. Prepara el aguaplast o el producto que vayas a utilizar para rellenar el desperfecto y aplícalo con la espátula. Una vez seco tendrás que pasar una lija para que la superficie quede lisa y al mismo nivel que el resto de la pared. Con estos sencillos pasos habrás eliminado el problema, si persiste, deberás consultar con un profesional porque puedes tener problemas de humedades en casa o alguna plaga de insectos a lo que habrá que poner otro remedio.

Pintar el interior de la casa es una tarea que puede ser llevada adelante por sus propios moradores con excelentes resultados, siempre y cuando tengan algunos conocimientos básicos, cuenten con las herramientas adecuadas para el trabajo y puedan solucionar los errores o imperfecciones dejadas por un anterior trabajo de pintura.

Es probable que algunos de estos problemas requieran ser reparados antes de repintar los muros, mientras que otros (muy pocos) pueden ser subsanados con sólo volver a pintar sobre ellos. En el primer grupo se encuentran aquellos defectos que son el resultado de una mala calidad de los materiales utilizados, la preparación inadecuada del colorante o el uso de una técnica de aplicación incorrecta.

Uno de los defectos más conocidos es el chorreado o escurrimiento de la pintura, que es la característica marca que deja el flujo vertical de la pintura cuando se usa el pincel o rodillo demasiado cargados, hay una excesiva dilución del producto, el trabajo se realiza en un ambiente muy húmedo o frío, o se ha colocado demasiado cerca la cabeza de rociado de la pistola de pintar.

Para solucionar este problema antes del repintado de la pared interior, será necesario lijar toda la superficie con el objeto de eliminar completamente los relieves dejados por los chorretones de pintura. Una vez terminado el lijado, se limpia la pared de restos de polvo y pigmentos antes de aplicar la nueva capa de colorante.

Para evitar caer en el mismo error, debe tenerse cuidado de no diluir la pintura en demasía ni sobrecargar el pincel o rodillo. Dos capas suaves pueden ser la tasa de propagación recomendada en lugar de una capa gruesa. Deben evitarse las condiciones demasiado frías o húmedas. Y si aún así la pintura chorrea a medida que se la aplica, se debe limpiar de inmediato o repasar el pincel de manera uniforme.

La formación de burbujas o ampollas puede ser otra de las imperfecciones que pueden encontrarse a la hora de repintar una pared interior. Aquella puede deberse a la aplicación de pintura a base de aceite sobre una superficie húmeda o mojada, a la penetración de humedad proveniente del exterior, o a la exposición de la pintura de látex a una alta tasa de humedad poco después de que el material se haya secado.

Para solucionar este defecto, lo primero que debe hacerse es eliminar cualquier fuente de humedad, si es posible, y reparar el aislamiento de cimientos y paredes. Las ampollas o burbujas se quitan por raspado y lijado, luego se impriman las áreas desnudas, y se repinta con un látex de acrílico para interiores de calidad.

Pintura de paredes interiores. Agrietamientos y desprendimientos

La pintura de algunas paredes interiores también puede mostrar agrietamientos y desprendimientos. Estos pueden originarse en el uso de material de baja calidad con adhesión y flexibilidad inadecuadas, un sobre adelgazamiento o sobre expansión de la pintura, una superficie mal preparada, o un endurecimiento excesivo y fragilización a medida que el barniz envejece, en el caso de los productos alquídicos.

Este inconveniente se resuelve quitando la pintura suelta y desmenuzable con un raspador para luego lijar alisando los bordes. También se deben rellenar las grietas en la pared. A continuación de aplica una imprimación de buena calidad, la que debe dejarse secar bien antes de comenzar a pintar, también utilizando productos de marca reconocida.

Recibí nuestros articulos gratis

Corregir los defectos de la pintura

Te contamos todo lo que necesitas saber para eliminar los defectos de la pintura y tener unas paredes perfectas. Antes, además, te dejamos un vídeo con trucos para decorar un piso pequeño, ¡parecerá mucho más grande!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

> Recuperar el sobrante
Hay sobrante cuando se utiliza un exceso de pintura. Si ésta aún no está seca sólo tienes que pasar una espátula por la superficie en cuestión para arreglar el problema. Si, en cambio, ya está seca, deberás rascar el sobrante y lijar la pared para dejarla lisa. A continuación, elimina las partículas de polvo con la ayuda de un cepillo. Ahora ya puedes pintar de nuevo la pared.

> Corregir el harinado
Cuando la pintura se ha diluido en exceso se harina al secarse y se convierte en polvo. Si se da el caso, hay que decapar y volver a pintar la superficie.

> Evitar las grietas
Sólo se crean grietas si hay un desgaste o si la adherencia de la pintura al muro es mala. Desgraciadamente este defecto en la pintura no tiene solución. Hay que lijar y pintar de nuevo.

> Alto a las burbujas
Aparecen burbujas cuando hay humedad en la superficie, sobre todo si ésta es de madera. En dicho caso, no hagas nada antes de eliminar la humedad: acaba con las infiltraciones de agua o instala un sistema que absorba las humedades. Cuando el problema esté resuelto deberás decapar la superficie con una pistola de aire caliente o un decapante químico y volverla a pintar. La próxima vez, utiliza pintura microporosa.

> Combatir la suciedad incrustada
Si se ha incrustado suciedad en la pintura deberás pulir la pared y, a continuación, limpiarla con una esponja. Cuando esté seca, puedes volver a pintar.

> Eliminar los desconchones
Los desconchones son el resultado de la mala adherencia de la capa de pintura a la superficie. Por lo general porque la superficie no se ha preparado o pintado correctamente o porque la pintura ha provocado una incompatibilidad entre las capas.
Si este defecto sólo se detecta en una pequeña zona de la superficie pintada, decápala con un cuchillo de hoja grande y líjala. A continuación, prepara bien la zona y píntala de nuevo. Por desgracia, si la superficie es importante no hay más remedio que empezar desde cero. Decapa la pintura, prepara la superficie y píntala otra vez.

> Hacer que la pintura recupere el brillo inicial
Las pinturas de tonos brillantes pueden apagarse. Es un efecto que tiene lugar en superficies que llevan mucho tiempo pintadas, que se prepararon mal o cuyas primeras capas no se dejaron secar bien. En todos estos casos, deberás lijar la superficie, quitarle el polvo y aplicar una capa de acabado brillo.

> Quitar las manchas de pintura
Si has aplicado mal la pintura o te has pasado con la cantidad, el pincel dejará rastro. Lija la superficie y aplica una nueva capa de color.

> Disimular el rastro del rodillo
Si te has apoyado demasiado sobre el rodillo y el rastro sigue sin desaparecer, lija un poco y vuelve a pintar.

Descubre: Más de 40 trucos para casa que simplificarán tu vida

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *