0

Parejas para sexo

30 prácticas sexuales un poco raras que debes probar al menos una vez en la vida

30 prácticas sexuales un poco raras que debes probar al menos una vez en la vida

El mundo del sexo es infinito. Tan amplio como tu imaginación y tan intenso como tus ganas. Solo tienes que probar, practicar y no cerrarte a descubrir nuevos placeres, estén donde estén. Por eso, tanto si tienes pareja como si eres una mujer sexualmente activa que disfruta de sí misma con compañeros (o compañeras) de cama, vamos a proponerte unas cuantas prácticas sexuales nuevas y originales con las que alcanzar unos orgasmos increíbles.

Puede que algunas de estas técnicas sexuales ya las conocieras (aunque probablemente con otro nombre), tal vez otras ni te las hubieras imaginado por ti misma y, es posible, que ya hayas tenido la suerte de disfrutar con otras en alguna de tus relaciones sexuales. En cualquier caso, vamos a hacer un repaso por esas técnicas nuevas y no tan nuevas que todo el mundo debería probar al menos una vez en la vida para disfrutar al máximo de su sexualidad. Y es que nunca se sabe dónde puedes encontrar tu práctica favorita…

Aquí te proponemos unas cuantas ideas sobre dónde podrías poner tus dedos, tu cuerpo o incluso tu mente para disfrutar del sexo de una forma diferente. Pero recuerda siempre que, para que goces de forma completa, primero debes estar abierta de mente, convencida de que te apetece probar cosas nuevas y, preferiblemente, tener cierta confianza con tu compañero o compañera en la cama. Si se cumplen todos estos factores, ¡no te lo pienses más! Comenzamos nuestra lista con el nombre y la descripción de 30 prácticas sexuales un poco raras que debes probar al menos una vez en la vida. ¿Te atreves?

Pero antes de pasar las páginas para conocer todas, aquí te dejamos la explicación de las 10 prácticas sexuales más llamativas y placenteras. Recuerda, como todo en la vida, se trata de optar por las que más se adecuen a tus gustos (sexuales, en este caso). Por lo tanto, si no te sientes a gusto con alguna de ellas, ¡no hay problema! Descártala y elige otra que te haga sentir cómoda:

1. Tickling – Prácticas sexuales raras que debes probar

Aunque a algunos les parezca una tortura, esta práctica se basa en ofrecer a la otra persona cosquillas eróticas hasta alcanzar orgasmos que a todas luces se antojan agotadores. Es una buena forma de añadir diversión al clímax, eso sí.

2. Humming – Prácticas sexuales raras que debes probar

El humming consiste en emitir vibraciones con la boca sobre los genitales. Con la vulva o el pene en la boca, se trata de provocar pequeños zumbidos que causan un extra de placer durante el sexo oral. No es nueva esta práctica, ya que se le considera el germen de los juguetes eróticos.

3. Squirt – Prácticas sexuales raras que debes probar

La expulsión en chorro o en grandes cantidades de líquido eyaculatorio por parte de la mujer. Se produce tras una intensa y concienzuda estimulación del clítoris y con una mezcla de movimientos pélvicos, relajación y mucho erotismo. Descubre más sobrecómo lograr el squirt en este artículo.

4. Fisting – Prácticas sexuales raras que debes probar

Ojo con esta. Consiste en introducir el puño entero en el ano ola vagina de tu pareja. Se trata de hacer sentir a la otra persona completamente llena y plena, pero hay que tener cuidado, hacerlo despacio, con mucha lubricación y paciencia para dilatar a la otra parte sin provocar ninguna lesión.

5. Carezza – Prácticas sexuales raras que debes probar

Es una técnica para alargar el clímax. Se trata de penetrar de forma más intensa y profunda cuando se está menos excitado y frenar o quedarse quieto dentro de la vagina durante unos segundos cuando esté a punto de terminar. Perfecto para personas que quieran alargar el coito.

6. Carrete filipino – Prácticas sexuales raras que debes probar

Técnica que se basa en atar un cordel o hilo a la base del pene para constreñirlo y, de esta forma, intensificar el orgasmo y alargar el coito. Ni cabe decir que debes informarte bien antes de probar esta práctica, para evitar lesiones y para sacar todo el partido a esta práctica, ya que se debe apretar y soltar en el momento preciso.

7. Matutolagnia – Prácticas sexuales raras que debes probar

Esta práctica seguro que te suena aunque el término sea nuevo para ti. Se trata detener ganas de tener sexo mañanero… Está bien, lo más raro en este caso es el término. Trata de despertar a tu pareja con caricias en sus genitales y le añadirás un extra de morbo. Aquí tienes unos cuantos beneficios depracticar sexo por la mañana.

8. Footjob – Prácticas sexuales raras que debes probar

El tema“pies” es peliagudo para mucha gente, pero tal vez te reconcilies con ellos si pruebas con esta práctica que consiste en masajear con los pies las zonas erógenas. Una gran experiencia para fetichistas que te recomendamos probar primero con algo de aceite para que resbale sobre la piel.

9. Sexting – Prácticas sexuales raras que debes probar

Una práctica perfecta para caldear el ambiente en cualquier situación. Se trata demandar mensajes subidos de tono a tu pareja sexual y que este te los devuelva. Montaos una historia, enviad mensajes de voz, intercambiad fotos y fantasías…¡La imaginación es el límite! Aquí tienes una guía para practicarel sexting.

10. Florentino – Prácticas sexuales raras que debes probar

Se trata de una práctica ideal para excitar al hombre. Durante la penetración, la mujer empuja con sus dedos el prepucio del pene hacia abajo, de forma que cada vez que penetre a su pareja el glande esté más expuesto y por lo tanto le dé más placer. Es una buena forma de acelerar la eyaculación.

¿Qué te parecen, has probado ya algunas de ellas? Si quieres conocer el resto de las prácticas sexuales, ¡pasa las páginas, apunta tus favoritas y disfruta del sexo!

Preliminares: las paradas obligatorias antes de mantener relaciones sexuales

¡Sal de la cama! 25 posturas del kamasutra para practicar sexo por toda la casa

¿Te atreves? Los 21 mejores juegos eróticos para disfrutar con tu pareja

Top 10 de experiencias más hot para vivir en pareja

¿Cuántas de éstas has vivido y cuántas te mueres aún por experimentar?

De todas las cosas que podemos hacer con una pareja, hay algunas que no debemos dejar pasar si tenemos la oportunidad. Hay para todos los gustos y para todos los niveles y vale la pena pensarse las que aún no hemos realizado. Y si ya pasaron por todas, también recibimos nuevas recomendaciones.

En un carro

Aunque puede no parecer nada cómodo, un automóvil puede llegar a ser muy excitante. Cuando la espera no da más y las ganas están a tope, el espacio pequeño le da un aire de intimidad increíble pues los sonidos se expanden y la cercanía que debe mantener la pareja durante todo el acto hace que todo se sienta mucho más.

En un baño

En una fiesta o un bar, el baño es el eterno cliché del sexo rápido. Nunca deja de ser excitante saberse encerrado en un lugar mientras todo está ocurriendo fuera. Quizás hace parte del morbo que sube la temperatura el hecho de saber que hay gente esperando o que pueden ser descubiertos. El baño es otro gran favorito por los espejos que suelen tener, que llevan la sensualidad a otro nivel (ver Ideas kinky para subirle la temperatura al sexo )

Al aire libre

No solo se conecta la pareja sino que los espacios naturales representan un cambio de escenario que le puede poner extra poder y emoción al encuentro. Playa, montaña o un simple techo abierto, la verdad es que la inmensidad de no sentirse encerrado ni limitado por un espacio hace que haya una sensación de libertad que vale la pena experimentar.

Bondage

Se habla de bondage cuando una pareja comparte una experiencia en la que uno de los dos es inmovilizado por el otro. El inmovilizado está a la merced del otro, su amo, quien puede experimentar y dar placer como se le ocurra. Detrás de ésta práctica está el concepto de la sumisión, de la dominación y la mente tiene mucho que ver con el placer. El bondage no tiene límites para su experimentación y puede ir desde una inocente atada de manos en el marco de la cama y una venda para los ojos hasta una verdadera faena sadomasoquista con ajuar especializado. Sea como sea, es algo para experimentar alguna vez en la vida y ver hasta donde nos dejamos llevar.

Trio

Aunque comúnmente se cree que es una fantasía cuasi exclusiva de los hombres, la verdad es que es una idea que se cruza por la cabeza de muchas mujeres también. La idea de incluir a alguien más es al tiempo atractiva como peligrosa y debe hacerse correctamente para que no termine en tragedia (ver Reglas para hacer realidad un trio ) Puede llegar a ser una experiencia que marca el hito en una relación o a superar los límites de confianza y comodidad con la pareja logrando una conexión sexual más fuerte, abierta y sólida… o no. A cada cual de decidir.

En Público

Y con esto nos referimos ante todo a la provocación llevada al límite. Una cena, una reunión, un cine pueden convertirse en momentos de excitación absoluta cuando entramos en una dinámica de seducción y provocación. Las palabras, el tacto discreto y el juego de seducción se convierten en la antesala de una experiencia llena de ganas y deseo represado.

Una buena sesión de dirty talk

Hablar, manifestarse y poner en palabras los deseos que nos envuelven es una de las mejores terapias que puede haber para un encuentro candente y muy muy satisfactorio. Esa comunicación verbal se transmite a lo físico y acelera los motores pues ciertamente no hay nada más rico que saber el efecto que estamos produciendo en nuestra pareja y ver su reacción cuando les decimos cosas que los excitan. Eso si, hay que hacerlo bien y para eso hay que tener en cuenta el Manual para hablar sucio en la cama

El famoso Make up Sex (sexo de reconciliación)

Después de una pelea o un disgusto, el acaloramiento y la rabia logran un efecto inexplicable que suele verse traducido en una pasión ciega. Cuando estamos peleando nos cargamos de energía y emociones (no necesariamente positivas) que necesitamos descargar de alguna manera y el sexo suele ser un gran desfogue. Este tipo de encuentros pueden venir cargados de nuevas cosas que pueden dejar a las parejas rendidas y muy agradablemente sorprendidas.

Sexo Virtual

La bendita o maldita tecnología. En este caso, la tecnología le ha abierto nuevas y poderosas puertas a la experimentación en pareja. El sexo virtual es una de esas puertas que puede “descargar” toneladas de provocación, placer y excitación. Hay de donde escoger: sexting, skype, correos eróticos… en fin. Lo cierto es que mantener una sesión de este tipo de encuentros es sumamente placentero así no haya contacto directo y puede aumentar la confianza y plenitud sexual de la pareja. (ver: Parejas que practican sexting tienen mejor sexo )

Voyeurismo

A muchos les encanta mirar para animarse. He ahí la base del porno y de todo tipo de fantasías que pueden ser compartidas en pareja. Se puede empezar por ver juntos algún tipo de material excitante y si la cosa gusta se puede pensar en llevarlo más lejos y explorar otro tipo de ocpiones que pueden ir hasta el swinging o cambio de parejas.

Prácticas sexuales que toda mujer debería probar desde ya. Foto: Unsplash

Prácticas sexuales que toda pareja debería probar para disfrutar al máximo de su intimidad. Sabemos que las relaciones sexuales son clave para que una relación amorosa marche adecuadamente.

La intimidad en pareja en ocasiones puede resultar monótona, por lo que es necesario que ambos innoven con respecto a este tema. Traten de hacer cosas nuevas y explorar al máximo para conocer cada vez más tanto de sí mismo como de su pareja.

Prácticas sexuales que toda mujer debería probar con su pareja. Foto: Unsplash

Prácticas sexuales que toda pareja debería probar

– Explorar los sentidos

Una manera picante de avivar la rutina sexual es jugar con los sentidos. Por ejemplo pueden jugar con cubitos de hielo antes de pasar a realizar sexo oral. También pueden usar vendas para tapar los ojos de la pareja y así disfrutar más de los preliminares.

– Masturbar a la pareja

A pesar de que es algo común, no todas las mujeres lo ha hecho ni siquiera una vez en su vida. Si una es novata, los expertos recomiendan poner lubricante en la mano, agarrar el miembro viril masculino con una mano, entrelazar los dedos, aplicar cierta presión y acariciarlo de arriba hacia abajo.

Puedes preguntarle a tu pareja cómo le gusta más y es una certeza de que sus relaciones sexuales mejorararán significativamente.

– Tener sexo al aire libre

En terraza, en una tienda de campaña, en la playa, en el patio trasero de la casa, cualquier sitio al aire libre es bueno para practicar sexo.

«Hacerlo nos reconecta con nuestro sentido más primitivo de la sexualidad», asegura la psicoteraoeuta Brandy Engler.

– Pedirle lo que quieres a tu pareja

Pocas parejas se atreven a pedirle a su pareja lo que realmente quieren en la intimidad. Sin embargo, esto es esencial para obtener más placer en el sexo. Así que deja de lado la vergüenza y dile a tu pareja lo que quieres recibir en la cama, cómo lo quieres y esto te asegurará mayor satisfacción sexual y muchos más orgasmos.

– Masturbarse durante el sexo

Ya sea con un juguete sexual o con las manos, puedes masturbarte mientras tu pareja te penetra. Esto aumenta la excitación de ambas personas y al mismo tiempo, obtienes placer. La práctica de la masturbación durante el sexo resulta bastante efectiva tanto para mujeres como para hombres.

+ Así que de ahora en adelante, haz de tu propio placer una prioridad y verás cómo las relaciones sexuales se vuelven más frecuentes y satisfactorios tanto para ti como para tu pareja. ¿Lista para comenzar?

Dejando bien claro que en las intimidades de su habitación cada uno puede hacer lo que le salga de la imaginación, muy distinto es cuando son los propios protagonistas las voces que cuentan las prácticas más personales (y extrañas) que hacen mientras practican sexo. Ha sido a través de un hilo de Reddit, y en él un sinfín de usuarios han estado compartiendo sus experiencias sexuales que se arruinaron por determinadas cosas raras que sucedieron, y no nos referimos a que apareció un extraterrestre o se cayó la lámpara del techo.

La mayor parte de estos testimonios narran casos que resultan igual de incómodos que dolorosos. En este grupo se puede incluir desde felaciones con dientes hasta una chica que había sido mal informada sobre una práctica que no hizo ninguna gracia al hombre que la sufrió. «Al parecer, alguien le dijo a esta chica que a los hombres les encantaban que les pegaran un poco las pelotas, así que ella procedió a abofetear solo con la punta de sus dedos mis testículos y que acabé de rodillas y sin poder moverme durante un rato». Otro hombre comentó que su novia había intentado cambiar de dirección su pene (WTF!?) y que, oh vaya, le dolió. Esto es algo que, además de doloroso, es peligroso ya que forzar hacia un lado un pene erecto puede derivar en una fractura e ir al hospital por esa razón como que no entra en los planes de nadie.

Entrando en la parte de comentarios, un clásico mientras estás en el tema, los hay que te ayudan a ponerte a tono y otros que, por el contrario, rompen toda la magia y dan donde más duele. Un hombre recordó el momento en que una mujer le preguntó que si podía hacer su pene más grande (otro WTF!? por aquí). Sin entrar en la mente de esa señora para saber qué se le pasó por la cabeza para que se le ocurriese esa pregunta, este comentario puede ser una pregunta bastante dolorosa para muchos hombres, ya que la inseguridad sobre el tamaño del pene es algo bastante común. Otro hombre narró que su pareja «se enfadó cuando vio no lo pude levantar al instante», a lo que este hombre agregó: «¡Los chicos también necesitan un juego previo!». Estamos totalmente de acuerdo, compañero.

Contenidos relacionados

Las cosas más divertidas (y extrañas) que se han dicho haciendo el amor

25/05/2015 05:00

¿Te has planteado alguna vez qué es lo más raro que te han dicho nunca mientras practicabas sexo? Cuando una persona es sexualmente activa y tiene encuentros con personas diferentes de cuando en cuando, se enfrenta a situaciones que en ocasiones pueden desembocar en escenas de lo más raro…

Muchas veces apenas conocemos a la otra persona, cuáles son sus gustos o cómo se comporta en la intimidad y nos puede resultar incómodo al principio. Pero, como dice Liz Newman en Bustle, “hay situaciones incómodas y otras que, simplemente, son extrañas”.

Hay gente a la que le gustan de más los pies, que esconde unas esposas en cada rincón de su casa o a la que le gusta que le digan determinadas cosas digamos, algo bruscas. Pero no estamos hablando de fetiches extraños sino de esas historias absurdas y desconcertantes que acaban convirtiéndose en la anécdota de turno que siempre viene bien para echarse unas risas.

Al principio da tanta vergüenza que uno prefiere omitir la respuesta al ‘¿y qué tal con aquel anoche?’, pero en el momento en el que se hacen públicas –entre los amigos cercanos, se entiende–, estas historias son un no parar. Se van contando de unos amigos a otros y se terminan convirtiendo en una leyenda urbana que, cualquier día, acaban contándote personas a las que acabas de conocer… Cuando el protagonista fuiste tú.

‘No tengo ni idea de cómo ha llegado este rodillo aquí, pero podemos utilizarlo’

Reales, ficticias o aderezadas en exceso, aquí se recogen algunas de las escenas de cama más controvertidas enviadas por los lectores de Bustle. Después de leerlas, quizás incluso tus propias anécdotas sean más míticas… ¿O no?

‘¿Perdona?’ te preguntas una y otra vez cuando el hombre trajeado te propone jugar a que contratas unas preferentes. (iStock)

Cuando la noche nos confunde

Pues de esto que conoces a alguien, os gustáis, tomáis unas copas, decidís dormir juntos… Pero apenas sabes nada de su vida ni de sus circunstancias vitales –ni mentales– más allá de las apariencias. Y llegan las sorpresas.

“Una vez un tipo me pidió que me pusiese un collar en el que ponía ‘perra’ y me hizo caminar a cuatro patas alrededor de mi apartamento”, cuenta Lindsay, de 29 años, quien, de hecho, no desmiente haber jugado a las mascotas aquella noche… Está claro que se encontró con uno que sale de casa con los accesorios ‘imprescindibles’. Por lo que pueda pasar.

Será porque estas escenas suelen darse cuando acaba el día, pero el hecho es que la noche está llena de fantasmas. Los profesionales del flirteo necesitan hacer ver que ¡eh! no significas absolutamente nada especial para ellos y, a la mínima que pueden, subrayan que solo eres un triunfo más. Así le ocurrió a Matt, de 36 años, cuando su ligue nocturno, en pleno acto sexual, proclamó un “esta es la vez número 165 que hago esto”. Bravo por ti.

Amores de barra

A veces nos encontramos con personas que por su físico, voz o, simplemente, su olor, nos recuerdan a conquistas anteriores o ex parejas. Y podemos liarla. Para Joe, de 28 años, su experiencia más extraña –y, probablemente, ofensiva– fue “cuando alguien gritó un nombre mientras practicábamos sexo… Y no era el mío”. Atentos a los lapsus nocturnos que, además de hirientes, pueden ser llamaditas de nuestro subconsciente que quizás te estén recordando que no has superado a alguien. Ejem.

En pleno acto sexual proclamó un ‘esta es la vez número 165 que hago esto’

Las hormonas a flor de piel, el flirteo y la seducción hacen que mucha gente se vuelva un pelín loca de amor. Mide, porque los excesos pueden ser peligrosos. Confundirte de nombre en la cama no está bien, pero declararte a alguien que acabas de conocer –y no, en la segunda cita tampoco suele encajar bien– es un poco demasiado. David, de 32 años, acabó en su casa con una chica que había conocido esa misma noche echando una partida de trivial y surgió el inesperado e inoportuno flechazo: “Me dijo que me amaba mientras manteníamos relaciones sexuales”. Quesito rosa para ella, desde luego.

Tampoco hagáis un drama y no, no les pasa a todos. Tú simplemente vístete y sal de ahí. (Corbis)

Falsas apariencias

Cuando la noche deriva en visitas a inmuebles hasta entonces desconocidos, surge la magia. Lo mismo puedes encontrarte en una casa llena de fotos de pareja que no parecen precisamente los progenitores de tu conquista o que escuches cómo una jauría de niños preguntan detrás de la puerta si está o no hecho el desayuno, a las 07.30 de la mañana. Bravo. Mucha gente no le da importancia, pero, pese al calentón del momento y la lujuria contenida, la puesta en escena es importante.

“No tengo ni idea de cómo ha llegado este rodillo aquí, pero podemos utilizarlo”, le propuso un ligue a Chris, de 34 años. Una improvisación en toda regla. Si luego se pusieron o no con las manos en la masa, ya es un tema aparte.

‘Durante las relaciones sexuales le gustaba mirar el retrato todo el rato porque para él era muy especial’

Algo parecido le ocurrió a Jane, de 26 años, que decidió irse a ‘dormir’ con un tipo que había conocido esa noche. “Cuando llegamos a su apartamento un rastro de plumas conducía hacia la habitación. En la cama había mantequilla de cacahuete, serpentinas y una copia de If You Give a Mouse a Cookie . Cuando le pregunté por qué estaba todo eso ahí me respondió: ‘Ah, sí, las bailarinas deben haberse dejado esto’”. Llegaste tarde a la fiesta, Jane.

‘Maldita sea. Ya todos sabrán que me disfrazo de Duendecillo para cortejar a las mujeres’. (iStock)

Buscando la (rara) inspiración

Como decíamos antes, hay gente a la que le animan los artilugios bedesemeros, les gusta añadir un toque de lencería o incluso poner porno de fondo para animar la velada. Pero algunas personas se excitan con cosas extremadamente extravagantes…

Es el caso del ligue de Jane, de 27 años, que no es que pusiese música romántica para crear ambiente o una película erótica, es que recitó de memoria los monólogos del humorista Louis CK mientras visualizaba de fondo la grabación en directo en el Beacon Theater de Nueva York. Risas aseguradas, pero igual estabais ahí para otra cosa, amigo.

“Una vez salí con un hombre que tenía una foto de su abuela sobre la cama. Me dijo que durante las relaciones sexuales le gustaba mirar el retrato todo el rato porque para él era muy especial”. Con la misma cara que tenemos todos tras leer esto se debió de quedar Aly, de 31 años, la protagonista de esta historia (¿o más bien sería coprotagonista?).

Cosas raras que pueden pasar después del sexo

Antes de empezar a tener relaciones sexuales pasamos nuestra vida ansiosos por saber lo que siente. Al preguntarle a nuestros conocidos y averiguar por nuestra cuenta nos describen que es algo mágico. Pero, ¿qué ocurre realmente después del sexo?

Las expectativas que rodean al sexo hacen que lo consideremos un momento especial y mágico, cuando en realidad no es así. La primera relación sexual, una vez experimentada, pierde toda la magia que creíamos en un principio.

La primera vez que nos desnudamos ante alguien sentimos algo de pudor y mucha inseguridad. Además, en el caso de las mujeres, la relación sexual puede ser algo incómoda y dolorosa.

De hecho, pierde todo el romanticismo que habíamos visto en algunas películas y todas las creencias que teníamos en torno a él, y que aparecen en este estudio, se vienen abajo.

Cosas raras después del sexo

Después del sexo pueden aparecer determinadas cosas que pueden asustarnos por un momento. Hoy vamos a conocerlas y a descubrir los motivos por los que pueden surgir.

Ardor y picazón al orinar

Después del sexo, muchas mujeres sientenardory picazón al orinar. Conocer el motivo por el que esto ocurre es imprescindible ya que es la pregunta más común que se hace en las consultas ginecológicas.

Esta duda la tienen las mujeres que inician su actividad sexual y que asocian a una enfermedad de transmisión sexual. Esto no es así. Los síntomas de una ETS no surgen inmediatamente después del sexo, sino después de un día o dos.

La anatomía de la mujer consiste en el orificio vaginal y unos centímetros más arriba está ubicada la salida de la uretra.

Lee también: ¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar?

Esta área se puede irritar con el roce del preservativo, de la fricción con el pene o la mano de la otra persona, o por las cremas lubricantes usadas.

Esto puede provocar ardor y picazón en el momento de orinar. Si tenemos dudas de un posible contagio de una ETS podemos hacernos una prueba para descartar esto.

Necesidad de ir al baño

A muchas mujeres les da vergüenza hablar sobre este aspecto. Apenas acaban de tener relaciones sexuales, o durante las mismas, les surgen las ganas de orinar.

Esto es debido a que durante la penetración vaginal el pene o los dedos pueden llegar a tocar y estimular mucho el punto G. Esto ocasiona deseos de ir al baño.

En ningún momento esto debe hacernos pensar que podemos orinarnos durante la relación sexual. En tal caso, lo que puede surgir es un squirting.

Además, orinar después de tener relaciones es positivo. Esto evita el riesgo de contraer infecciones de orina en caso de que tendamos a sufrirlas.

Pequeñas manchas de sangre después del sexo

Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres presenta un leve sangrado vaginaldespués de mantener relaciones sexuales, que se detiene el mismo día o al siguiente.

Sabemos que durante nuestra primera vez esto puede ocurrir, pero en las relaciones posteriores también se llega a presentar.

Las relaciones muy intensas, el exceso de fricción o la falta de lubricación son las causas más comunes y no representan un riesgo grave a la salud.

Descubre: 7 remedios naturales para aliviar la sequedad vaginal

La solución es descansar un poco o ir más lento durante la penetración.Debemos preocuparnos por esta situación cuando el sangrado no se detenga un día después del encuentro sexual.

Dolor en el bajo vientre

Otras de las cosas raras que pasan después del sexo es el dolor en el bajo vientre. Esta molestia tiene causas muy variadas y en circunstancias persistentes deberá ser tratada por el médico.

El dolor relacionado a las relaciones sexuales es un síntoma que no es patológico. Al contrario,se debe a que durante el encuentro amoroso no se perciben molestias por la velocidad excesiva del ritmo.

Después de la eyaculación empieza una pequeña molestia pélvica que puede deberse a que el colon genera presión al haber recibido las vibraciones de los movimientos.

La actividad exagerada puede provocar una ligera tensión muscular en la pelvis que, alexcitarse, se contrae y cuando se somete al esfuerzo produce dolor.

La causa también puede ser que durante el coito se dañaron un poco las paredes vaginales por una falta de lubricación adecuada.

Lo que en un inicio es raro después del sexo se hace normal con el tiempo

Al empezar a soltarse en el mundo sexual poco a poco nos vamos acostumbrando a estas cosas raras que pueden pasar después del sexo.

Suelen ser más frecuentes cuando cuando la excitación no es la adecuada y, por lo tanto, tampoco existe una correcta lubricación.

Si te cuesta demasiado llegar al nivel de lubricación correcto, se puede utilizar algún lubricante de buena calidad, los que tienen base de agua son los mejores. ¿Qué cosas raras has vivido tú después del sexo?

Los seis trucos que te harán tener el mejor sexo de tu vida

12/08/2019 05:00

Muchas parejas sufren en silencio la insatisfacción sexual. Si además llevan mucho tiempo juntas y una vida más o menos rutinaria, encontrar el momento resulta complicado. Pero en cualquier caso, recuperar la pasión está al alcance de todos, tan solo basta con hablar tranquila y empáticamente por qué sientes que ya no hay tanta magia como antes y, por ello, qué te gustaría cambiar.

Otra de las razones por las que se vuelve un poco monótono o aburrido es porque quizás siempre lo habéis hecho de la misma forma. El arte amatorio no consiste solamente en la penetración y en manifiestas prisas para llegar al orgasmo, sino que hay mucho más. «Si siempre tenéis sexo vaginal os estáis perdiendo una gran cantidad de placeres que tú y tu pareja podíais experimentar», asegura Robin Milhausen, sexóloga y profesora de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, a ‘Prevention’. «Y el sexo con penetración tiende a amoldarse a la sexualidad masculina, lo que sin duda es negativo para ti como mujer».

La posición de ‘la cuchara’ permite unos juegos previos muy intensos entre ambos y además es muy cómoda

Milhausen y su equipo de investigación tienen la teoría de que para llegar a un buen orgasmo hace falta trabajar otras actividades al margen de la penetración, como por ejemplo la estimulación manual o el sexo oral. «Aunque están reservadas para los juegos iniciales, también podéis mejorar vuestra experiencia sexual si no termináis en el coito genital. Si queréis amplificar vuestro placer antes y durante una relación sexual, está al alcance de vuestra mano, no es complicado». Si no estás muy seguro de por dónde hay que empezar, la revista ‘Prevention’ ha recopilado una serie de trucos para sentir al máximo vuestros momentos más íntimos.

Festival de besos

El gesto de gestos, el choque de labios voluntario y espontáneo, la foto de cartel de cualquier buena película de romance que se precie. Los besos son la expresión de amor más directa, perfecta y discreta que hay. Muchos de ellos comienzan a lo tonto, por mera costumbre, pero algunos originan las noches de pasión más encendidas. A Milhausen le parece que están subestimados. Además, ten en cuenta que te permite tener las manos desocupadas, por lo que será mucho más fácil prender la mecha si los acompañas con caricias y gestos en las partes de tu pareja que más lo desee.

Probar nuevas posiciones

Hay tantas que seguro que os queda alguna por probar. Y no todas son para hacer con la penetración, sino que hay un montón de movimientos divertidos y fáciles que podéis probar durante los juegos previos. «Una de mis posiciones más recomendadas es que os sentéis el uno al lado del otro, contra la cabecera de la cama y a partir de ahí entablar contacto mutuo. Experimentad con el roce de vuestros genitales, variad entre más rápido o más lento o con diferentes niveles de presión», aconseja la experta.

Milhausen también se decanta por la clásica posición de ‘la cuchara’, la cual es muy cómoda y permite unos juegos muy intensos entre ambos. «Puedes permanecer mucho tiempo en esa posición y la pareja que está por detrás puede tocar y acariciar de forma muy sutil y placentera el cuerpo del otro».

Mucho más sexo oral

El rey de todas las fiestas. En algunas ocasiones puede funcionar como juego previo, pero también como plato principal. La experta reconoce que lo mejor de esta práctica es que el o la que recibe puede relajarse y no tener que hacer nada mientras la otra persona le ofrece un cúmulo de sensaciones placenteras. También admite variaciones, como la mítica postura del 69, que además de ser irresitible, os hará pasar un momento divertido.

Experimentar con juguetes

«Las parejas pueden salir muy beneficiadas si en sus juegos previos admiten juguetes como vibradores o dildos», asegura Milhausen. Muchas mujeres recurren a ellos en soledad, al igual que también hay para los hombres que pasan un tanto desapercibidos. Y si crees que los vibradores solo están hechos para ellas, «sostenerlo en el perineo de la pareja masculina o en el eje de su pene puede llevarle a una sensación extremadamente intensa o placentera».

Hablar sucio

A muchas personas les encanta que les digan cosas sucias mientras lo hacen. Realmente puede darle más emoción y vida al asunto, además de aclimatar la situación para llegar al clímax. Tu pareja, además, te lo agradecerá, a no ser que lo que digas pueda sonar ridículo. Si te da vergüenza, podrías empezar por decirle de manera suave y con voz sexy aquello que deseas que te hiciera o dónde y cómo te gustaría que te tocase.

La ducha

Tan solo imaginátelo: ambos desnudos, el agua cae por vuestros cuerpos y, mientras se llena de vapor toda la estancia, dándole un halo que ni la mítica película de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. Además, es un perfecto recurso si quieres dar una sorpresa a tu pareja. Mientras se ducha, y si él o ella quiere por supuesto, entras dentro y comenzáis a besaros. El resto ya es cosa vuestra, si queréis podéis continuar ahí dentro y probar el sexo de pie o bien secaros lo mínimo y pasar a la habitación.

Cómo dominar el dirty talk sin sonar ridícula

3. Lleva el control

Una de las mejores posiciones para lograr el orgasmo es arriba del hombre, pues estarás a cargo de la intensidad y profundidad del encuentro. Olvídate de las inseguridades sobre tu cuerpo y disfruta. Créenos, él no está pensando si un poco de pancita llega a asomarse.

4. Vean una película sexy

Alto, no estamos hablando de una película porno. La mente femenina se estimula mucho más con la imaginación – léase 50 Shades of Grey – por lo que una cinta que solamente insinúa que habrá sexo es perfecta para ayudarte a tener un encuentro íntimo fuera de la pantalla.

5. El final también cuenta

Por ningún motivo permitas que se lance a la regadera al terminar. A menos que estén buscando una segunda ronda, tómense un momento para descansar juntos, pues esto creará una mejor conexión de pareja. Cuando ambos se sientan cómodos y queridos… ¡no podrán resistirse a repetir!

6. Pórtense mal

Jueguen al “escort», baila para el y vístete provocadoramente. O que el se ponga una outfit sexy y te haga un baile erótico. Además de divertirse, van a encender su libido como nunca.

7. Una ayuda extra

Entre el 10% y el 15% de las mujeres no pueden alcanzar el orgasmo sólo mediante la penetración. Por es es importante que tu pareja estimule el clítoris con sus dedos, lengua o algún juguete sexual.

Buen Sexo: 14 cosas que toda mujer debe saber

Las cosas que debes saber para tener buen sexo son súper simples. Averígualo todo aquí.

¡Atención! Si quedaban dudas aquí estamos para resolverlo todo. En cuestión de sexo no hay absolutos ni últimas palabras, pero si ciertas cosas que pueden ser determinantes a la hora de mejorar o disfrutar más de una experiencia sexual.

¿Listas? Tomen nota.

1. Esa posición puede cambiar.

Atrévete a cambiar. Probablemente en tu temprana juventud te emocionaban las acrobacias en la cama, pero ahora buscas una conexión más fuerte con tu pareja. (¡O de pronto es al revés!). Lo que ambos buscan, tanto emocional como físicamente, puede cambiar con el tiempo, dice Mary Jane Minkin, MD, una profesora de obstetricia y ginecología de la Escuela de Medicina de Yale. Presta atención a lo que estás sintiendo (o a lo que no sientes) y adáptate a eso en compañía de tu pareja.

2. Olvida las inseguridades con tu cuerpo

Créelo. Él no está escaneando tu cuerpo en búsqueda de imperfecciones mientras tienen sexo. ‘Cuando están excitados, los hombres experimentan una especie de coctel neuroquímico que los nubla’, dice el experto en sexo y terapeuta Ian Kerner, PhD, autor de She Comes First. En otras palabras, él estará tan abrumado con la emoción que no tendrá tiempo (ni ganas), para notar tus ‘fallas’. Deja a un lado los complejos sobre tu cuerpo y empieza a divertirte igual que él.

¿Quieres saber que están pensando ellos realmente cuando te quietan la ropa? Aquí te lo contamos todo.

3. Una cama suave, limpia y confortable.

En teoría a todas nos gustaría hacerlo sobre el piso de la cocina, en el baño del avión, o en la piscina. Esto puede ser excitante de vez en cuando para subir el rush y la temperatura, pero si queremos las cosas con tiempo, comodidad, tranquilidad y verdadero disfrute una buena cama no tiene igual.

Por cierto, si estás pensando en subirle la temperatura a la cosa, aquí te dejamos unas cuantas ideas kinky que lo dejarán ´más que sorpendido

4. Los clichés del sexo son clichés por alguna razón:

¡Funcionan! Reserva una habitación de hotel. Arregla una cita. Toma un baño de espuma. Compra velas aromáticas. Sí, son un cliché… pero funcionan.

5. Necesitas un tiempo de transición antes de tener sexo.

Hoy fue un día agotador: tuviste un examen sin final, una reunión con tu cliente, tu jefe andaba de las peores pulgas, el trancón te retuvo a su voluntad…. No te sientas entonces en la obligación de pasar de esto a ser en una diosa del sexo. Respira, descansa, toma una ducha y pídele que te consienta. Después de esto seguramente tendrás más ganas.

De hecho, no decir siempre que sí hace parte de los hábitos sexuales que tienen las parejas felices y que aquí te dejamos para ver si los compartes.

6. Entre mejor te conozcas…

Es simple: entre mejor te conozcas mejor podrás hacerle entender a tu pareja qué disfrutas y qué no y cómo te gustan las cosas. Es un ejercicio divertido pues su excitación y sus ganas de darte placer aumentarán con creces en la medida en que te vea involucrada.

7. La masturbación no es sólo para solteras.

Es simplemente divertido y puede ponerle un extra componente a tu sesión de sexo. Pueden hacerlo mutuamente sin dejar de estar conectados y a veces les en-can-ta.

8. Preocuparte por tener un orgasmo es la mejor manera de alejarlo.

Cuando tu mente te controla y te dices a ti misma, ‘No voy a llegar… concéntrate… … ¿qué me pasa?’, estás pensando, no sintiendo. Déjate llevar y verás como te relajas y lo disfrutas.

Ten presente que puedes llegar a tener hasta 4 tipos diferentes de orgasmos, Aquí te contamos cuáles son y cómo conseguirlos.

9. No finjas

No solamente estás perdiendo el tiempo sino que no le estás haciendo ningún favor a tu pareja. Si en vez de direccionarlo lo engañas con gemidos mientras piensas en la lista del mercado, él no tiene forma de saber que no estás disfrutando como deberías. De hecho, las mujeres que fingen en exceso son una de las cosas que ellos no soportan a la hora del sexo

10. No tienes que ser una experta…

No tienes que aprenderte el Kama Sutra de memoria para satisfacerlo. ‘Hay muchos caminos hacia el orgasmo masculino’, sostiene Kerner. Mientras prestes atención a sus reacciones y te abstengas de hacer movimientos que causen dolor (a menos de que él quiera) no tendrás queja alguna.

11. …pero tampoco seas mojigata

Adiós a los días en que pasabamos más tiempo preocupadas que conectándonos con el otro a la hora del sexo. No se vale sentir que soltarnos demasiado es sinónimo de que somos fáciles y no somos material de calidad. No te averguences nunca de disfrutar el sexo ni dejes que un hombre te haga sentir que está mal la forma en la que disfrutas. Si es así, más vale decir… «neeext»

12. No te cierres a la posibilidad de nuevas cosas

No asumas que nada puede sorprenderte y que ya tienes claro a lo que estás dispuesta y a lo que no. Fantasea y déjalo fantasear. Juguetes, tríos y otro tipo de experiencias hot como estas de nuestro top 10 pueden ser grandes y placenteras sorpresas.

13. El sexo mejora con la edad

Con el tiempo aprendes a quererte más y a privilegiar calidad sobre cantidad. También conoces mejor tu cuerpo y ya no te da vergüenza decir lo que quieres. Aunque ya no te les tiras encima como el conejito energizer, eres más selectiva y es probable que disfrutes más. Ya no estás pensando en «quedar bien» sino en hacer del momento algo genuino y que valga la pena. Tal vez esa es una de muchas cosas que aprendemos al llegar a los 30.
14. Ante todo, cuídate siempre

Nadie más va a hacerlo por ti, entonces más te vale que tomes tu seguridad mental y física en tus manos. Nada te permite disfrutar al máximo y ser libre en la cama como tener la plena certeza de que lo estás haciendo bien y sin asumir riesgos innecesarios.

NovaLife

En el mundo del erotismo y la sexualidad hay demasiado escrito. Nos encanta hablar de esas prácticas que nos parecen tan curiosas. A veces las llamamos raras, extrañas, e incluso se las cataloga de filias. Pero, ¿qué es realmente una filia? Una filia es sencillamente la atracción hacia algo y lo usamos como sufijo para indicar la afición o el interés por una persona o situación. En el caso del erotismo se utiliza frecuentemente para definir a aquellas personas que sienten inclinación por alguna práctica en concreto. En este caso, la filia se convierte en una parafilia, que no es más que un patrón de conducta en el que los deseos o la excitación provienen de elementos atípicos. Es importante no confundirnos y creer que esto es un punto negativo de nuestras sexualidades. No es ninguna patología, es simplemente una manera más de disfrutar del sexo.

Más allá del fetichismo de pies, el BDSM o el frotteurismo, que sinceramente ya nos tiene aburridas y se han convertido hasta en prácticas corrientes, hay muchas más prácticas no normativas que nos han dejado con la boca abierta. ¿Te atreverías a ponerlas en práctica? Toma nota que vamos a iniciar un viaje por los deseos más bajos y peculiares.

Eproctofilia

Esta práctica puede hacerte reír o parecerte totalmente asquerosa. Se basa en la atracción por la aerofagia de otras personas o más concretamente, por los gases intestinales. ¿Cómo se disfruta de esta particular afición sexual? Inhalando y oliendo las flatulencias de forma directa. Si te estás acordando de la última vez que tu pareja dejó salir sus gases debajo de las sábanas dando un aroma, digamos especial, al ambiente nocturno de vuestra habitación, no cuenta. A no ser que te pareciera excitante el olor que desprendía y eso te pusiera como nunca antes lo había hecho. Y es que hay personas a las que les parece tremendamente sexy y, aquí es donde viene lo mejor, cuanto peor huela ¡más les gusta!. Cenar alimentos pesados o que sepan que les va afectar a los gases intestinales haciéndolos más olorosos es para ellas y ellos como un preliminar.

Clismafilia

¿Cómo ves eso de ir contra la naturaleza del ano y en vez de dejar que expulse las heces, introducirle otro tipo de elementos? No, no hablamos de sexo anal como normalmente solemos entenderlo, sino de introducir líquidos a través del ano. Para comprenderlo mejor, se trata de realizar enemas anales durante los juegos sexuales. Para que la excitación y la satisfacción sea mayor también se pueden utilizar cánulas. La atracción hacia esta práctica es bidireccional, es decir que se disfruta tanto cuando se hace como cuando se recibe y se puede alcanzar el orgasmo con la sensación que produce el líquido al entrar por esa zona del cuerpo.

Pareja en sofá | iStock

Acrotomofilia

Tal vez alguna vez hayas oído hablar de la acrotomofilia aunque el nombre no te resulte familiar. Se trata de la atracción hacia personas que tienen algún miembro de su cuerpo amputado. Lo que realmente aumenta el deseo sexual de los acrotomofílicos son los tocones que esa persona pueda tener como resultado de la amputación. Dentro de esta parafilia hay preferencias y grados: Acrotomofilia es el deseo de que la pareja sea una persona amputada. Se les conoce como devotees (devotos) y la Apotemnophilia, que consiste en querer ser uno o una misma quien tenga una amputación. A éstos últimos se les conoce como wannabes. Cuando un wannabe pone en práctica su fetichismo lo llamamos pretender y lo hace a través de ataduras o con ropa floja para simular que alguna parte de su cuerpo está amputada. También se suele recurrir a la Electronic Surgery o cirugía electrónica, mediante la cual se modifican las imágenes para quitar partes del cuerpo. Esto es usual hacerlo en películas porno dirigidas a este tipo de público. Dentro de este colectivo utilizan una jerga específica para referirse a qué partes del cuerpo son las amputadas, por ejemplo AK, Above Knee, se referiría a la amputación por encima de la rodilla, además se le añade una L, de left, o una R , de right, si es izquierda o derecha. Así, una persona LAK sería aquella que le ha sido amputada su pierna izquierda por encima de la rodilla. También identifican de forma especial las que son realizadas de forma sencilla, en una sola parte o si por el contrario tiene dos miembros iguales amputados.

Capnolagia

¿Alguna vez te has sentido excitada al ver a otra persona fumar? Es lo que se denomina capnolagia y es la atracción hacia las personas fumadoras. Generalmente este fetichismo es más común en los hombres que en las mujeres y se cree que está basado en construcciones sociales. A raíz de hacerse más popular este tipo de excitación, se han generado mayor número de contenido para adultos en el que el tabaco es uno de los protagonistas en la escena. Es decir, que mientras se realizan otras prácticas los protagonistas también están fumando. Y pensar que a veces nos faltan manos… Los fetichistas pueden ser activos o pasivos. Los pasivos simplemente se deleitan observando cómo fuma otra persona y eso les excita y en otras ocasiones pueden tomar un rol activo e involucrarse en la acción. Está tan extendido que incluso hay publicaciones donde hablan y muestran contenido sobre esta atracción sexual. Una de las cosas más curiosas de este fetichismo sexual es que ni siquiera tiene por qué incluir desnudos, simplemente el puro acto de inhalar y expulsar el humo ya es suficiente.

ASRM

La discusión sobre si esto es atractivo sexualmente es tan larga y antigua como la de si la tortilla tiene que llevar cebolla o no. Y es que hay opiniones muy divididas al respecto. ASRM (respuesta Sensorial Meridiana Autónoma por sus siglas en inglés) es el fetichismo por oír los sonidos que hacemos al comer. Si tienes dudas de si esto le puede gustar a alguien solo tienes que entrar en YouTube y ver la cantidad de vídeos que hay de gente comiendo para que otros y otras les escuchen y se deleiten de sus masticares. Se dice que produce una relajación total que incluso puede llevar al orgasmo. Como en todo, en esto también hay particularidades y no es lo mismo excitarse al oír el sonido de comer patatas fritas como el de comerse un plátano, por eso dentro de los contenidos de ASRM hay muchas categorías que superan los de comida y van hasta los provocados al arañar o lijar un mueble. Para los más pro en la materia existen los biaurales, vídeos hechos para ser escuchados con auriculares con mayor definición acústica. Si te ha atraído esta idea puedes participar de ella porque otra de las modalidades es compartir mesa de forma virtual con la persona a la que estás escuchando y aunque para muchos es un fetichismo sexual, para otros es simplemente la mejor manera que han encontrado de relajarse.

No diréis que no hay un mundo diverso en esto de los erotismos, ahora sólo nos queda tirar de lista e ir viendo cuál nos convence más.

A continuación, un »viaje» por las tradiciones sexuales más extrañas y curiosas del mundo.

1. Beber el semen para hacerse más fuertes

Es una práctica de la tradición de Papúa Nueva Guinea.

A los 7 años, los niños se separan de las niñas durante un periodo de 10. Durante estos años, los niños tienen que beber el semen de los guerreros más valientes de la tribu.

2. Bodas entre niños de 12 años y niñas de 6

Siempre en Papúa Nueva Guinea, es habitual casar niños y niñas entre ellos.

3. Chicos ‘educados’ por las ancianas

En Mangaia, una isla del Pacífico, los chicos que cumplen 13 años se les entregan a las ancianas que les enseñaran todos los secretos del sexo para que estén preparados con sus futuras esposas.

4. Una manzana asquerosa

Nos acercamos a nuestra zona dirigiéndonos a las áreas rurales de Europa del este, donde es tradición, entre las chicas, llevar un trozo de manzana debajo del sobaco durante todo el día. Por la tarde, bailan con los chicos y cuando eligen uno como eventual pareja, éste tiene que aceptar comérselo.

5. Las cabañas para encontrar la pareja perfecta

Los padres de Camboya construyen para sus hijas una cabaña que servirá para hacer el amor con los diferentes chicos que se presentan diariamente hasta la elección de la pareja adecuada con la que estarán toda la vida.

6. Una mujer para muchos hombres

Algunas tribus de Nepal viven en zonas donde las tierras fértiles escasean. Para hacer pocos hijos, entonces, es habitual que varios hermanos compartan la misma mujer.

7. La fiesta del robo de las esposas

En África existe una fiesta en la que se roban las esposas de otros hombres. En una sociedad donde los matrimonios se contraen desde muy jóvenes, es posible »cambiar» pareja si se consigue robar la mujer a otro sin que éste se de cuenta. La unión luego se reconoce de forma legal.

8. La fiesta de la traición

En indonesia, la traición es considerada un acto normal durante la fiesta de Pon. En este día (hay 7 fiestas de Pon durante el año), maridos y mujeres pueden tener relaciones sexuales con quien quieran en total libertad.

9. Nada de amor

En el Chhattisgarth, una región de la India, la unión emotiva entre hombres y mujeres se evita. En algunas tribus, hombres y mujeres se les dejan alojar en dormitorios mixtos para aumentar la posibilidad de tener relaciones con más personas posibles para evitar las relaciones monógamas.

10. La danza del apareamiento

Las tribus que viven entre Colombia y Venezuela practican una danza peculiar en la que si una mujer cae encima de un hombre, éste tiene que tener una relación sexual con ella de inmediato.

4 cosas morbosas para hacer en tu relación antes de la ruptura

– Mirada de cocodrilo: Ocasionalmente mira para arriba y búscale con tu mirada

– Despacio, un poco más despacio: Una de las cosas que más notan los tíos es el tiempo que le dedicas a esta práctica. Y sí, se nota demasiado cuando estás deseando acabar cuanto antes para ver una serie en Netflix.

MMasajes eróticos: Cosas morbosas para hacer con tu pareja y eliminar nuestros prejuicios.

Más allá del clásico masaje que hacer un domingo con tu chico para pasar un fin de semana divertido, existen masajes eróticos a dos, planes divertidos para hacer con tu pareja y sorprenderla por tu forma de tomar la iniciativa.

Cada vez existen más centros de relax donde dónde se ofrecen actividades que hacer con tu pareja con carácter erótico. Cuando escuchamos el término “masajes eróticos”, nuestra mente se inunda rápidamente de prejuicios de del pasado.

¿Voy a dejar que una persona ajena toque los genitales (por decirlo de manera elegante) de mi novio? Es importante que a la hora de elegir estos planes en pareja, elimines los prejuicios y cambies la forma en la que ves las cosas.

El orgasmo no es el fin de los masajes eróticos. El objetivo es conocer experiencias con partes de nuestra piel y probar ritmos y tactos que hasta ahora no habíamos experimentado. Solemos pensar que el placer está en el coito y que recrearse en el resto del cuerpo es una forma de calentar. ¿Cómo pretendes encontrar novedades si sigues teniendo el mismo pensamiento de tu abuela?

Estos centros siempre tienen una decoración lujosa y de ambiente. Pueden convertirse en lugares donde celebrar planes para aniversarios con tu novio. ¿Se te ocurre mejor regalo que las emociones extrasensoriales?

Beso colibrí: Cosas morbosas para hacer con tu pareja y romperle los esquemas

Siguiendo las vanguardias del sexo, una de las cosas morbosas para hacer con tu pareja que más se comentan en las reuniones de chicas es el beso colibrí (También conocido como beso negro). Si quieres romper la monotonía en tus planes de pareja, el ano ya no puede ser tu enemigo.

¿Por qué este tipo de cosas morbosas para hacer con tu pareja son tan placenteras? Por qué en el fondo siguen siendo tremendamente prohibidas. Aunque nos guste ir de modernos, la mayoría de hombres consideran que introducir el ano en las relaciones sexuales está relacionado con tendencias homosexuales.

Si eres tú quien decida practicárselo a tu pareja, es probable que le rompas completamente los esquemas. Además, se suele tratar de una técnica sexual más íntima, lo que en el fondo refuerza la confianza que tienes con tu pareja y se entiende como signo de confianza.

Que no te sorprenda que aunque a tu novio le encante practicarlo, luego nunca saque el tema entre los dos. Si preguntas a tus amigas, verás como la respuesta cambIa.

Esperamos que te haya gustado nuestro post “cosas morbosas para hacer con tu pareja”. En Masajes Majestic nos encanta utilizar nuestro blog para contaros diferentes cosas para hacer en pareja y divertiros con él. ¿Te ha gustado la idea de los masajes? Ponte en contacto con nosotros y te contaremos todas las opciones que tienes para sorprender a tu chico y dejarle con los ojos abiertos.

5 retos sexuales en pareja para aumentar el placer

Conoce los juegos sexuales que elevan las sensaciones para mejores orgasmos

  • SUSANA CARRASCO
  • 20/06/2019
  • 18:00 hrs.

Caer en la rutina es lo peor que puede pasarle a tu vida sexual y para evitarlo, te compartimos 5 retos hot para parejas que elevarán al máximo el deseo sexual, el placer y los orgasmos.
Los juegos sexuales son una opción muy divertida y sexy para darle un giro a tus relaciones sexuales, así que toma nota de estas opciones divertidas y ardientes.
>>Te puede interesar: La posición sexual que garantiza el orgasmo femenino

Retos hot para parejas

No necesitas mucho para aumentar el placer sexual con tu pareja, sólo necesitas algunas ideas y muchas ganas de salir de la rutina, ¿estás listo?

  1. La bomba de tiempo

Debes tener un cronómetro a la mano y mucha fuerza de voluntad. El juego consiste en programar una alarma que se active cada 20 minutos después de haber empezado el preámbulo sexual.
La regla es que no puede haber penetración hasta que se cumpla el tiempo. Esto hará que se deseen mutuamente mucho más, y por supuesto, que no se olviden de los besos, las caricias y la lengua.

  1. Ojos que no ven

Pídele a tu pareja que se acueste en la cama y cúbrele los ojos con un pañuelo. La regla es que debe estar con los ojos tapados durante toda la relación sexual y tú harás todo el trabajo: desvestirlo, besarlo, tocarlo.

Al tapar los ojos, se aumenta la sensibilidad al tacto y se potencian todos los otros sentidos, lo que hará que las sensaciones sean únicas.

  1. Dados

Los juegos eróticos o retos hot para parejas, son perfectos para aumentar la complicidad y usar algunos artículos de las tiendas eróticas les ayudará. Una idea son los lotes de dos dados, el primero indica una acción sexy, como lamer o acariciar, y el segundo indica una parte erógena del cuerpo, como la boca, los senos o el trasero. ¡Atrévete a jugar!

  1. Cambio de temperatura

La idea de este juego sexual es que se produzca un cambio de caliente a frío. Después de acariciar y besar las zonas erógenas de tu pareja, puedes colocar un poco de hielo para cambiar la temperatura, lo que hará que tu pareja se desinhiba, se excite y llegue más rápido al orgasmo.

  1. Sexo sin manos

Este juego sexual es muy sencillo y no requiere mucha preparación. Se trata de tener sexo con tu pareja pero con la regla de no usar las manos. Pueden atarse mutuamente las manos o utilizar unas esposas. Lo divertido es tratar de excitar a tu pareja usando solo tu boca y lengua.
¿Te atreves a intentarlos con tu pareja?
>>Te puede interesar: 7 verdades del sexo oral que te van a encantar
(Con información de enfemenino, Vix y Soho)

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *