0

Parejas que vuelven

Muchas personas, a pesar de querer regresar con sus ex, no creen que sea posible lograrlo, si este es tu caso y deseas conocer cuál es el porcentaje de parejas que vuelven después de una ruptura quédate leyendo este post, donde no solo te diré lo que opinan los expertos, sino que te daré algunos tips que puedes poner en práctica para hacer que esa persona especial se vuelva a enamorar de ti.

En definitiva, es posible que las parejas vuelvan tras una ruptura, incluso pueden volver a la normalidad luego de darse el tan famoso break time. Darse un tiempo para reflexionar y redescubrir sus sentimientos mutuos en ocasiones puede ser la mejor solución para conseguir ese para siempre que todos deseamos.

👌 ¿Qué porcentaje de parejas vuelven después de una ruptura?

Ahora el mundo de las ex parejas cuenta con cifras exactas, y aunque estas pueden no resultar demasiado alentadoras para ti, nosotros te recomendamos que no pierdas las esperanzas de ser parte de ese pequeño porcentaje. Según los estudios, solamente 1 de cada 20 parejas logra volver a una relación sólida y estable, pero esta cifra depende mucho de las tácticas y los motivos para regresar a esa persona.

Durante la investigación se hicieron descubrimientos muy importantes, por ejemplo, que los hombres no están excluidos de los intentos de reconquista, de hecho 2 de cada 5 chicos separados han buscado la manera de volver a unirse con su ex pareja.

También se revelo que suelen ser las mujeres quienes guardan más sentimientos negativos hacia sus ex conyugues, sin importar cuál de los dos haya dado por terminado el noviazgo.

Es normal que muchos piensen que las parejas casadas o con hijos son las más propensas a regresar realmente puesto que tienen un motivo de peso para estar juntas, pero esta creencia es errónea, si bien cerca de un 75% de las parejas que intentan regresar llevan muchos años casados o de conyugues y un 57% tienen hijos en común, solo 23% de estas vuelven a tener una relación estable por más de un par de años.

💏 ¿Cuántas parejas vuelven después de una ruptura?

Quizás, la pregunta correcta no es cuantas parejas vuelves después de un divorcio, sino cual es la mejor manera de recuperar el amor y la confianza que se tenían. si bien existen muchas parejas que vuelves después de meses e incluso años a estar juntas debes tener muy en cuenta cuáles son los factores que ayudan y cuáles no a que se den las condiciones necesarias para que vuelva a florecer el amor.

Factores que ayudan a la reconciliación

  • Reconocer los errores que han cometido en el pasado, de modo que logren aprender de ellos para no volver a caer en las mismas polémicas nuevamente.
  • Aunque se deben reconocer los aspectos negativos de la relación para mejorarla, también se debe dar merito a todo lo positivo que existe tanto dentro de la pareja como individualmente.
  • Si alguno de los problemas del pasado perdura, se deben buscar distintas maneras de solucionarlos, volver a métodos antiguos que nunca funcionaron no lo harán en el presente o el futuro.
  • Las separaciones siempre cambian a las personas, es por ello que se debe esperar el tiempo necesario para conocer las nuevas facetas del otro antes de entrar completamente en la convivencia marital.
  • Los proyectos como pareja siempre se consideran una prioridad, pero las metas personales deben estar a la par. Por ello es importante brindarse apoyo mutuo para lograrlas.

Factores que no ayudan a la reconciliación

  • Comprender que ese viejo dicho de borrón y cuenta nueva no funciona para nada, si no se busca mejorar los errores y limar aspereas, los resentimientos pasados saldrán a flote con más frecuencia de la debida.
  • Basar la reconciliación de los problemas única y exclusivamente en las relaciones sexuales. Aunque son una parte importante de la vida conyugal, no solucionan ningún conflicto de importancia, especialmente si estos los llevaron a terminar en primer lugar.
  • No profundizar en los sentimientos que se tienen realmente durante el tiempo que permanecen separados. Aferrarse al sentimiento de nostalgia no es recomendable, para poder descubrir si aún se aman o solo es costumbre necesitan hacerse una autoevaluación.
  • Si los problemas que los separaron fueron muy graves y quebraron la confianza que se tenían, es más que obvio que no podrán arreglarlo por sí solos. En estos casos lo mejor es buscar un terapeuta de pareja, que les muestre el camino indicado para lograr una relación aún mejor que la anterior.

😍 Razones para volver después de una ruptura

Existen muchas parejas que vuelven después de un tiempo, pero muchas veces los motivos para hacerlo no son los mejores, ten presente que si tus intenciones no son las de recuperar a la persona que amas, la familia tan linda que eran, te harás mucho daño a ti misma.

  • Regresar únicamente por mantener la comodidad que se poseía anteriormente.
  • Volver por venganza, para buscar las maneras de hacer la vida del otro miserable así sea únicamente por unos meses.
  • Quedarse con esa persona por lastima a dañar sus sentimientos o porque ha caído en una depresión luego de la ruptura.
  • Pensar que estar juntos es lo mejor para los hijos, aunque se pueda notar a simple vista que no se suportan realmente.

Si te sientes identificada con alguno de estos ejemplos en particular, desecha la idea de regresar con esa persona, por el contrario, céntrate en ti misma durante una temporada, busca ayuda psicológica si sientes que es demasiado difícil hacerlo sola y conoce nuevas personas, es posible que consigas a alguien mucho mejor.

Saber si después de una ruptura es posible volver depende en gran medida de ti misma y tu ex pareja, si realmente se siguen queriendo y fueron malos entendidos o factores externos los que influyeron en la separación. A pesar de que el porcentaje de parejas que vuelven después del divorcio no son demasiadas, si ambos ponen de su parte el esfuerzo suficiente todo se puede lograr.

En la pareja las segundas partes sí que pueden ser buenas

Fotograma de ‘Doctor Foster’, serie que retrata las infidelidades en la pareja.

«¡Segundas partes nunca fueron buenas!», afirma categórico el refrán, pero se equivoca. Esta declaración tan tajante no tiene en cuenta que muchas parejas -más del 50% según algunas estadísticas y mi propia experiencia- son capaces de seguir avanzando juntas después de una ruptura o una grave crisis. De hecho, el natural devenir de toda relación conlleva períodos de máximo alejamiento. Son microrrupturas de las que se sale para tomar el camino del reencuentro y seguir avanzando con el otro. El dr. John Gottman, experto mundial en parejas, sugiere que son tres las preguntas que ha de hacerse para saber si su relación supera con éxito la ITV de las relaciones: ¿Puedo ser yo mismo en esta relación? ¿Amo tanto a esta persona como para imaginarla en la foto de mi futuro? ¿Satisface mis necesidades sexuales y afectivas? Y yo, ¿satisfago las suyas? Por mucho que sea su deseo e ilusión de volver con su ex, ha de contestar sincera y afirmativamente a dos de las tres preguntas como mínimo para que su viaje en común tenga posibilidades de éxito.

Hay otras consideraciones a tener en cuenta antes de rehacer su vida juntos. Es mejor no volver a la antigua relación si no puede perdonar del todo los errores que llevaron a la crisis. Tampoco es una buena idea arrancar la nueva vida en común exclusivamente por el sentimiento de soledad o porque no deje de pensar en él o ella. La sensación de carencia de afecto no es sinónimo de amor por el otro, muy al contrario, habla de necesidades insatisfechas y no de afectos compartidos. No conviene ceder a la presión «porque él/ella me lo pide» si lo que siente es cariño, pero no subyace atracción o pasión, o peor aún, porque se siente culpable por lo sucedido.

FAVORECER EL REENCUENTRO

Haga caso a Sigmund Freud. «La culpa es la gran manipuladora de occidente», afirmaba. Desde luego, no lo intente si hubo agresividad física o abuso psicológico, sobre todo, si va por la enésima vez que perdona. Las segundas oportunidades tienen una palabra mágica: cambio. No es posible seguir haciendo lo mismo y esperar que los resultados sean diferentes, eso se llama neurosis.

«Hasta el más lejano de los viajes empieza por un pequeño paso», según el sabio chino Lao Tse. La cuestión es saber elegir bien el primer paso. Todo reencuentro viene precedido de una crisis que motivó la ruptura. A veces, ese mismo deseo de no volver a equivocarse puede suponer una presión añadida a una nueva etapa llena de claroscuros. Normalmente, las reconciliaciones se suelen producir a dos velocidades al principio. Uno es el reconciliador que lucha por retomar la relación y el otro es el rezagado que teme perder la libertad adquirida o le cuesta volver a confiar. Poco a poco, después de mucho diálogo y aprender de los errores, las posturas se suelen ir acercando, ése es el momento de dar el paso. Estos son algunos aspectos que favorecen el reencuentro:

El perdón: las parejas que se dan segundas oportunidades que funcionan es porque han aprendido a liberarse del rencor. Han utilizado el tiempo que han estado separados como una ocasión para reflexionar, empatizar y verlo todo desde otra perspectiva. Finalmente, eligen el perdón y dejan de culpar y culparse, haciendo suya la frase «agua pasada no mueve molino».

La mejor versión de uno mismo: en el reencuentro es fundamental verse como personas individuales, capaces de cuidar de sí mismos y no descargar sus necesidades en el otro. La pareja es un compañero de vida, pero nunca es lo único que importa en la vida. «Ya sé estar bien solo, y me siento contento conmigo mismo, pero de verdad mi felicidad se produce cuando estoy con ella», afirma uno de mis pacientes que ha sabido madurar con su ruptura. Buscamos, también, la mejor versión del otro, es decir, los puntos que nos unen más que los que nos separan.

El propósito: comprometerse significa remar los dos en la misma dirección. Las parejas que se reencuentran descubren que existe un propósito, un objetivo común, algo por lo que luchar juntos que les vuelve a unir, a pesar de las diferencias. Puede ser disfrutar juntos, crear una familia o acompañarse y cuidarse en el futuro. Ya se conocen y saben que con el amor no basta, las relaciones necesitan proyectarse en el futuro y seguir creciendo.

El presente: empezar de nuevo requiere saber vivir el presente y disfrutar de las pequeñas y grandes cosas del día a día. Una vez elegido que desea ser feliz con su pareja, la cooperación comienza. Este compromiso genera esa confianza que tanta falta les hace a todos los que vuelven a intentarlo.

Ver a las parejas en reconciliación sincera es una experiencia profesional muy gratificante porque donde antes había hostilidad y peleas por ver quién llevaba la razón ahora hay miradas cómplices que dicen «ya sé que tú eres lo que verdaderamente me importa».

Isabel Serrano-Rosa es psicóloga y directora de EnPositivoSí.

Aunque siempre se ha dicho que segundas partes nunca fueron buenas, hay muchas relaciones de pareja que se separan y más adelante lo vuelven a intentar. Los motivos por lo que vuelven son variados, pero no todos resultan saludables. Por eso nos preguntamos cuándo es bueno y cuándo no eso de separarse y volver. Cuándo darse una segunda oportunidad.

Separarse y volver con tu pareja: cuándo es positivo

Hay parejas que rompen para siempre y parejas que rompen temporalmente. Pasado un tiempo el uno sin el otro, se dan cuenta de que eran más felices juntos y deciden darse una segunda oportunidad. Pero no conviene precipitarse a la hora de volver con un ex ni dejarse vencer por el dolor de la ruptura. En realidad son pocos los casos en los que merece la pena separarse y volver.

Más que motivos, lo que encontramos son situaciones en las que puede resultar positivo volver con tu exnovio. Si ambos os habéis dado un tiempo, si ambos habéis evolucionado y vuestros caminos parecen juntarse de nuevo, si vuestras incompatibilidades como pareja no eran insalvables o si la ruptura fue una crisis de pareja mal entendida.

Separarse y volver con tu pareja: cuándo es negativo

Sin embargo, esta no parece ser la situación o el motivo por el que vuelven la mayoría de las parejas que se reconcilian. No vuelven porque quieren estar juntos, sino porque creen que no pueden vivir separados y entonces ya no hablamos de amor, hablamos de dependencia emocional que no deja de ser un peligro para la personalidad y la autoestima de ambos.

Una pareja que se separa no puede volver por pena, por compasión o por agradecimiento. Tampoco puede volver por costumbre, por quedarse con lo malo conocido antes que con lo bueno por conocer. Pero sobre todo, una pareja no puede volver por el miedo a la soledad o por no haberse adaptado a la soltería durante el tiempo que ha durado la ruptura.

Insistimos siempre en que una pareja es cosa de dos. Y resaltamos el número 2 porque ambos deben mantener su esencia y su independencia en pareja. El amor te convierte en una pareja, en un cómplice o en un compañero, no te hace desaparecer para convertir vuestras dos almas en una, por más que los poetas se empeñen en hacerlo.

Porcentaje de parejas que vuelven

En un estudio realizado en el año 2016 a más de 2.300 personas las cuales habían tenido rupturas sentimentales, contestaron un 70% darle una oportunidad a la relación retomándolas luego de un tiempo estando claros de que no les convenía volver, un 71% de los hombres retomaron la relación simplemente por no quedarse solos, un 51% de los encuestados aseguraban haber sentido culpa y sentirse arrepentidos al haber terminado su relación sentimental.

En España en los actuales momentos se han disueltos un 65% de los matrimonios, ocupando el mayor índice a nivel mundial, seguido por Luxemburgo, Hungría y Bélgica con una tasa del 62%, la universidad de California en los EEUU realizó un estudio internacional donde refleja que solo un 6% de las parejas que han pasado por un divorcio vuelven a rehacer su vida matrimonial.

Recuerda también que volver solo por compromiso o por el hecho de no quedarse solo, tampoco es un buen motivo. Por el contrario, puedes retomar la relación si sientes que tú y tu pareja son realmente feliz, si hay amor, si son capaces de dejar las cosas o momentos malos en el pasado y darle un cambio total, todo esto con base a la confianza que se brinden cada uno de los dos.

Divorciados que vuelven con sus ex, un fenómeno que crece

Gómez López sostiene que cada caso es distinto y eso es lo que se debe evaluar. “Es saludable volver con un ex si partimos del hecho de que el deseo sea recíproco, y que además aún existan ‘restos fieles’, tales como el afecto, la confianza y algunos proyectos comunes. Se supone que volver es visto como una mejor opción de los que creen en la reparación, que no ven en el otro una amenaza sino una oportunidad de sanación. Y que por sobre todo, volver permita un mejor desarrollo de las capacidades, que cada uno sienta que puede ir dándole forma a su mejor versión, y que el otro es un auxilio para eso y no un obstáculo”, remarca.

Para el experto, un vínculo se ha agotado cuando para estar con el otro tengo que pagar el precio de no ser yo. O cuando el desamor se vuelve demasiado evidente y se debilitan o desaparecen las actitudes y conductas empáticas y de solidaridad. Otra variable que siempre juega un papel importante es el dinero, más en épocas como estas en donde las mayorías de las parejas “administran escasez”. “Pero volver sólo porque vivir juntos es más viable o más barato devalúa aspectos esenciales de un vínculo de pareja como son la complementariedad, el respeto, el afecto y la alegría de estar con el otro. Se trata de hacer que la pareja valga la alegría y no la pena”, resume.

> Por el Registro Civil

El amor ¿menos? pensado
En el Registro Civil ya no soprenden los casos de parejas que se casan, se divorcian y después de unos años vuelven a dar el sí. “No son muchísimos casos, pero cada vez hay más”, explica Sandra González, jefa de la sección Matrimonios. De hecho, confiesa que hace unos meses le tocó unir legalmente a una pareja por tercera vez. La reincidencia matrimonial se incrementó al doble en los últimos años. Hasta el censo 2001, el 7% del total de los casamientos eran reincidentes y ahora son más del 14%. Dentro de ese porcentaje, los que eligen volver con sus ex tienen muchas motivaciones: desde los hijos hasta la valoración, a la distancia, de los aspectos positivos del otro. Recientemente una película argentina abordó la temática. En “El amor menos pensado”, Ana (Mercedes Morán) y Marcos (Ricardo Darín) son una pareja – ambos con más de 50 años y con hijos ya grandes- que entra en crisis y decide separarse. Después de un tiempo experimentando la vida de solteros, deciden volver a intentarlo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *