0

Parvovirus cuantos dias dura

El parvovirus canino enfermedad del buen tiempo

La transmisión se produce mediante las heces de perros infectados. Dado que el virus es muy resistente a condiciones ambientales adversas, puede permanecer latente en el ambiente incluso por años sobre todo en superficies y objetos. Con la llegada de la primavera y el aumento de la temperatura es posible que puedan manifestarse enfermedades distintas a las invernales. Una de las típicas es la gastroenteritis viral canina conocida como parvovirus o parvovirosis.
El parvovirus es una de las enfermedades contagiosas más comunes en el perro, incluso en algunos países es la enfermedad canina más común.
El parvovirus es causado por un virus que lleva el mismo nombre de la familia Parvoviridae. Esta enfermedad afecta el tracto digestivo de los perros jóvenes (1 a 6 meses), también puede afectar el músculo cardíaco en cachorros. Aunque existe una vacuna para prevenir la enfermedad, algunos perros vacunados también enferman.
La transmisión se produce mediante las heces de perros infectados. Dado que el virus es muy resistente a condiciones ambientales adversas, puede permanecer latente en el ambiente incluso por años, sobre todo en superficies y objetos. Los síntomas del parvovirus canino pueden variar en intensidad para cada individuo. Los perros más grandes suelen ser más resistentes a la enfermedad y es frecuente que no presenten síntomas tan notorios.
En cambio, los cachorros menores son altamente susceptibles y es frecuente que mueran si se contagian.
También algunas razas son más susceptibles que otras, por ejemplo el doberman, el rottweiler y el labrador suelen ser más susceptibles que otras razas a esta enfermedad.
Los síntomas son vómitos, diarrea, deshidratación y heces con sangre que se manifiestan después de un período de incubación, generalmente de siete días. Debido a la fuerte deshidratación del perro o cachorro, la muerte puede ocurrir entre las 48 horas y las 72 horas desde que ocurren los primeros síntomas.
Debemos tener presente que debido a que los síntomas del parvovirus canino son comunes a otras dolencias, el diagnóstico preciso requiere de la consulta de un médico veterinario. Sin embargo, las medidas para tratar la deshidratación pueden empezar inmediatamente. Los cachorros menores de tres meses pueden sufrir de inflamación del corazón. En estos casos, no existe diarrea y el cachorro puede morir en unos pocos minutos o en pocos días. Aún si sobrevive por más tiempo, el daño cardíaco es severo y suele conducir a la muerte.
Actualmente no existe una cura para eliminar el virus de un cachorro que ha sido contagiado de parvovirus. El único tratamiento que se puede realizar consiste en dar soporte vital al animal, suministrar antibióticos, gastroprotectores y vitaminas entre otras cosas. Para mantener el balance de líquidos y electrolitos se suministra suero por vía intravenosa y en casos menos severos también se puede emplear inyecciones subcutáneas y reposición de líquidos por vía oral.
Debido a que el tratamiento del parvovirus canino es poco efectivo, la mejor manera de combatir esta enfermedad es mediante la prevención. Ésta se realiza mediante la vacunación del cachorro y perro adulto, y manteniendo la higiene de los lugares en que los perros viven y pasean.

El programa de vacunación debe decidirlo el veterinario y debe ser seguido estrictamente para reducir el riesgo de contagio. Aún así, algunos perros vacunados contraen el parvovirus canino, por lo que la higiene no debe dejarse de lado.

El periodo de gestación de una perra es de cincuenta y ocho a sesenta y seis días de media, o lo que es lo mismo, el embarazo de una perra dura nueve semanas más o menos. A niveles generales las perras suelen dar a luz sobre el día sesenta y tres del embarazo.

Para saber de cuanto tiempo está embarazada nuestra perra será necesario contar los días desde que realizó la última monta para reproducirse. Si no lo sabemos, entonces será necesario realizar una ecografía.

Mediante la ecografía podremos ver el tamaño y desarrollo de los cachorros dentro del vientre de la madre, lo que nos dará una fecha muy aproximada de cuantas semanas de embarazo tiene nuestra perra.

A partir de los dos meses de gestación, la perra puede mostrar signos de que va a parir, es necesario conocerlos para estar preparados y atender la llegada de los nuevos cachorros de forma correcta.

Por ejemplo, la perra embarazada rehuye de otros perros o les gruñe, puede también buscar un lugar tranquilo en casa donde poder parir.

La perra se lame los genitales con frecuencia y/o expulsa líquidos, su temperatura puede subir o tener contracciones y, una cosa sorprendente es que puede reclamar nuestra atención.

Si nuestra perra muestra estos síntomas durante su embarazo, significa que va a parir ese mismo día o en los próximos días.

Si nuestra perra ha cumplido ya los sesenta y cinco o sesenta y seis días de embarazo y no ha dado a luz, será necesario que realicemos las siguientes pruebas:

  • Ecografía abdominal
  • Prueba de ultrasonidos
  • Palpación del vientre por parte del veterinario

Una vez realizadas las correspondientes pruebas y comprobado que los cachorros están bien, el veterinario provocará de forma intencionada el parto con el uso de medicamentos o bien aplicará una cesárea si lo cree conveniente.

La alimentación es fundamental durante el embarazo y tras el parto.

Por otro lado, habilita un espacio tranquilo y cómodo dentro de casa, para que tu perra sepa que tiene un lugar tranquilo donde parir cuando llegue el momento.

Parvovirus, enfermedad que mata a cachorros de perros

Wendy Pinto / La Paz
La parvovirosis es una enfermedad viral que afecta a los cachorros de perros, por hacinamiento de animales o por no haber recibido la vacuna octovalente. Cada año, en la ciudad de La Paz los centros veterinarios registran al menos de 80 a 100 casos de este padecimiento. Esta enfermedad tiene un rápido desenlace dentro de tres días.
«La parvovirosis es una enfermedad de tipo viral que ataca generalmente a los cachorros, es una enfermedad de cachorros”, afirmó el médico veterinario y propietario del Hospital Doberman, Óscar Zapata. Este centro se encuentra en la calle Claudio Sanjinés, Nº 1547, al lado del Hospital Militar y sirve como sede del Colegio Médico Veterinario de La Paz (COMVETLP).
Los canes sufren varios síntomas, como decaimiento, vómitos espesos y blanquecinos constantes, de 38 a 40 grados centígrados de temperatura, carencia de apetito, caída de la parte trasera, como si quisiera sentarse, diarrea con o sin sangre, deshidratación y en casos extremos sufren paros cardiacos.

Se presenta de dos maneras: la primera, ataca a las células que están en replicación, daña las microvellosidades del intestino y causa diarrea con sangrado; y la segunda, en los recién nacidos provoca un ataque al corazón y causa la muerte.
El médico veterinario del centro Canito Animales SOS, Luis Cornejo Rojas, explicó que todos los canes a partir de los dos meses de edad deben recibir su vacuna octovalente cada año, porque ayuda a prevenir enfermedades como el parvovirus, coronavirus, moquillo, hepatitis y tres tipos de leptopirosis. «Tienen que cumplir un esquema de tres dosis, cada dosis se administra con un intervalo de 21 días, si no se cumple en el tiempo establecido, la vacuna no funciona”, dijo.
El periodo de incubación del virus es de 10 días y el tratamiento se realiza de cinco a seis días, los más críticos para los canes.
Pérdida de cachorros.
Muñeca, de patitas cortas, pelo blanco ondulado y una colita erizada, salta de un lado a otro con gran energía y luego come con gran apetito. Se trata de un video, un recuerdo de cómo era ella. Justina Terceros, propietaria de Muñeca, aseguró que la adquirió de la Feria de la 16 de Julio de El Alto y que días más tarde falleció con parvovirus.
Carmen Limachi adquirió un cachorro hace 10 años, también de la misma feria. «Yo lo adopté, lo llevé a un veterinario de los alrededores, le pusieron una vacuna contra el parvovirus y no le hizo ningún efecto. Mi perrito lamentablemente murió con fuertes diarreas”, aclaró.
Karen Burgoa calificó al parvovirus como «el más mortal”. «Una vez rescaté a un perrito, que estaba con diarrea, no quería comer y estaba muy mal, cuando lo llevé al albergue, me dijeron que teníamos que dormirlo porque tenía parvovirosis”, contó.
El tratamiento consta de reconstituir líquidos con administración de sueros, núcleos vitamínicos y de minerales; antibióticos para prevenir una infección bacteriana de origen secundario, antiaméticos para evitar el vómito y antiulcerosos, como la ranitidina y el omeprazol.

El virus permanece en el ambiente durante un periodo de seis meses a dos años. Para tener otro can en casa, los veterinarios recomiendan incinerar las pertenencias del animal fallecido con el propósito de no infectar a otro can. Asimismo, la casa debe permanecer limpia, desinfectada con lavandina, hipoclorito de sodio o amonio cuaternario.
La enfermedad se transmite de un animal a otro a través de las deposiciones fecales y los vómitos. «Es un virus que está en el ambiente, los humanos son portadores en los zapatos y la ropa” dijo Zapata. Se recomienda vacunar a los cachorros a los 45 días, caso contrario son susceptible a contraer el virus, porque ya consumió el calostro -leche materna con defensas incluidas- y sus defensas se encuentran en cero, aseveró Cornejo.
Los centro veterinarios coinciden en que durante la primavera se incrementan de 80 a 100 los casos de parvovirus por el cambio de clima. Este matutino verificó que de 10 personas sólo dos saben del parvovirus y sólo una conoce los síntomas y los cuidados que se debe tener.

¿Qué es parvovirus canino?

El parvovirus es un virus de pequeño tamaño que puede afectar a perros de cualquier edad, pero la sintomatología es especialmente grave en perros jóvenes y cachorros.
Afecta principalmente a las células intestinales, provocando una destrucción masiva de las microvellosidades del intestino delgado.

El mayor riesgo de infección para los cachorros sucede a partir de las 6 semanas de edad, momento en que las defensas obtenidas a través de la leche materna empiezan a disminuir.

La morbilidad del virus también es muy alta, resistiendo muchas condiciones ambientales diferentes, lo que favorece la diseminación de la enfermedad y un rápido contagio.

La vía de contagio sucede a través de heces de animales que han contraído esta infección. Los primeros síntomas pueden aparecer 5 días después del contacto con el virus.

¿Qué síntomas son provocados por la parvovirus?

Los síntomas pueden ser variados, pero lo más habitual es la aparición de problemas digestivos:

  • Vómitos: primero biliosos o de espuma, para pasar a ser de color rojizo por alteración de la mucosa digestiva, incluso de sangre fresca;
  • Pérdida de apetito;
  • Depresión;
  • Fiebre, sobretodo al inicio del proceso. La temperatura puede permanecer normal o, en ocasiones, más baja de lo normal (<38ºC);
  • Diarrea que pasa de líquida a sanguinolenta, normalmente de color rojo oscuro en el caso de sangre digerida, pero también de sangre fresca (rojiza). Olor característico;
  • Deshidratación severa causada por los vómitos y diarrea constantes;
  • En caso más graves puede haber problemas cardíacos;
  • Anemia y problemas respiratorios;
  • Nivel de glóbulos blancos disminuye en casos graves (mal pronóstico);
  • Shock y muerte cachorros débiles o muy jóvenes (miocarditis).

Tratamiento:

Al tratarse de una infección vírica no existe tratamiento específico, por lo que el tratamiento será de soporte y encaminado a prevenir las infecciones bacterianas secundarias que puedan aparecer y evitar la deshidratación del animal.

Será necesaria la hospitalización del animal, con administración constante de fluídos para evitar deshidratación y pérdida de electrolitos. Importantes son los fármacos para el control de los vómitos y diarrea, protectores de estómago. Se deben usar antibióticos para evitar posibles complicaciones.

Si el animal no admite alimentos será necesario la administración intravenosa de la cantidad de vitaminas y glucosa adecuadas. Los primeros 3-4 días son los más críticos. Una vez cesen los vómitos es importante la introducción paulatina de agua y alimentos, usando una dieta específica de fácil digestión.

Si el animal supera la enfermedad, éste formará defensas contra el virus (como los animales vacunados correctamente) aunque puede excretar cantidades variables de virus a través de sus heces durante semanas, resultando un foco de contagio para otros perros.

¿Cómo prevenirlo?

La forma más efectiva y rápida de prevenir esta enfermedad (y otras de tipo infeccioso) es siguiendo un adecuado plan vacunal. A partir de las 6 semanas de vida puede comenzar la vacunación contra parvovirus, siendo necesaria una revacunación a partir de las 12 semanas y revacunación anual posterior para mantener el nivel adecuado de anticuerpos.

Antes de empezar con la vacunación es importante que el cachorro sea correctamente revisado y desparasitado, si el animal presenta otros problemas como parásitos intestinales u otras infecciones más leves, la vacuna no será tan efectiva como si el animal está totalmente sano en ese momento.

Seguir una correcta alimentación ayudará a que el cachorro tenga un adecuado sistema inmune.

Se recomienda no acercar al cachorro a otros perros que no estén correctamente vacunados, así como llevarlo a zonas con alta afluencia de perros (parques caninos) hasta que no se finalice el plan vacunal.

Irene Martínes
Médica Veterinaria

Facebook

Parvovirus

Es una enfermedad que afecta principalmente a los cachorros y se expresa con diarreas severas (con o sin sangre).

La Parvovirosis afecta caninos jóvenes a partir de las 6 semanas al perder la inmunidad maternal, es infrecuente en animales adultos porque ya están inmunizados por vacunación o infecciones subclínicas.

Hay determinadas razas caninas que son más sensibles a contraer el parvovirus; este es el caso de los Doberman Pinscher, Rottweiler, Springer Spaniel Ingleses, y según los estudios, los PitBull Terier Americanos y los Pastores Alemanes, corren el riesgo de enfermarse con mayor gravedad en comparación con otras Razas.

El período de incubación aproximado es de 5 días. La fuente de contaminación es la materia fecal de los animales que han contraído la infección. Puede haber gran cantidad de virus en las heces fecales de los animales que sufren la enfermedad. El virus es resistente bajo condiciones climáticas extremas y puede sobrevivir durante largos períodos.

El parvovirus no es contagioso al hombre ni otras especies de animales domésticos.

Sígnos Clínicos:

La presentación más frecuente es la digestiva produciendo una gastroenteritis hemorrágica viral, el virus infecta las células intestinales (los enterocitos) y se replica produciendo necrosis y muerte celular, mecanismo responsable la sintomatologia.

Los síntomas más frecuentes están citados por orden cronológico de presentación:

· Decaimiento y depresión (primeros días)

· Anorexia (perdida del apetito)

· Fiebre (entre 40 y 41 C)

· Vómitos (espumosos, como clara de huevo batida)

· Diarrea con sangre

· Deshidratación (debido al vómito y la diarrea)

Los cachorritos mas pequeños son los que más sufren de shock y muerte, pudiendo sobrevenir en cuestión de días después de haberse declarado la enfermedad. Esta enfermedad tiene una alta morbilidad y mortalidad. Con tratamiento los índices de mortalidad se reducen notablemente.

La enfermedad es de incubación rápida y de curso agudo, o sea que el virus mata al animal en los primeros diez días, si no lo hace, el cachorro forma defensas inmunológicas y destruye el virus. Si el cachorro a partir del momento que realiza la primera deposición con sangre, sobrevive 7 días es muy probable que sobreviva, siendo muy críticos los 4 primeros días que es cuando, generalmente, se produce el desenlace fatal, si al cuarto día el cachorro deja de vomitar, camina, empieza a mover la cola, hay esperanzas de que se salve, pero es una enfermedad muy grave que nunca se sabe ciertamente que va a pasar en esos diez días.

Otra forma de parvovirus mucho menos frecuente es la inflamación del corazón (miocarditis). Esta presentación ocurre sin sintomatología digestiva y la infección viral ocurre en las células musculares del corazón (miocardio), afecta animales muy jóvenes (semanas), y es causa de muerte súbita, los cachorros que sobreviven pueden quedar con algún defecto cardíaco permanente.

Tratamiento:

Al igual que en casi todas las infecciones víricas no hay tratamientos específicos todos son sintomáticos, consiste principalmente en combatir los síntomas por ejemplo revertir la deshidratación, reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos (ej. suero: Ringer lactato), controlando mediante medicación apropiada los vómitos y la diarrea y evitando las infecciones secundarias con la administración de antibióticos.

¿Cuánto tarda en morir un perro si tiene parvovirus?

¿Cuánto tarda en morir un perro con parvovirus? Si te estás preguntando esto es por varios motivos. Esperamos que sea porque tu perrete lo acaba de contraer y te estás poniendo en el peor de los casos, valorando cuándo tiempo tienes de reacción para llevarlo al veterinario. En este artículo hablaremos de esperanza de vida de un cachorro en presencia de parvovirosis y qué condiciones lo determinan.

Como ya sabrás, el parvovirus es una de las peores enfermedades que un perrete puede llegar a contraer. Para combatirla lo fundamental es la vacunación y llevarlo al veterinario cuando empiece a mostrar los primeros síntomas. Si lo haces bien, solo tendrás que preocuparte de cuánto tiempo tu perro en curarse o cuáles son los primeros signos de mejora. Hazle todas tus consultas a nuestros veterinarios online.

Mi perro tiene parvovirus, ¿se puede salvar?

Empecemos por el principio: sí, tu perro con parvovirus se puede salvar, eso sí, tanto su salud, su entereza, así como su sistema ínmune se pondrá a prueba. En función de cómo haya sido su vida hasta ese instante, tardará más o menos en curarse. Los días críticos del parvovirus son los primeros y su duración es variable en función de cómo le golpee.

El parvovirus es una enfermedad provocada por un virus. A diferencia de las bacterias, contra los virus no valen de nada los antibióticos. Los virus no se puede eliminar de forma directa, tiene que ser el propio sistema inmune de tu perrete el que los expulse. Es por ello por lo que todas las medidas contra el parvovirus son preventivas, lo que incluye la vacuna.

Cuánto tarda un perro en curarse del parvovirus

Lo primero que tienes que hacer nada más conocer a tu colega es preocuparte del calendario de vacunación. En las primeras se incluye la de la parvovirosis. Esta inyección incorpora un virus muy, muy debilitado, lo que le sirve a su sistema inmune para entrenarse contra él. Así, cuando el verdadero parvovirus le ataca, podrán ocurrir dos cosas: que lo expulse totalmente o que le haga daños mínimos, pues su cuerpo lo expulsará poco a poco.

Si tu perro está vacunado, tardará mucho menos en curarse y es muy, muy probable que sobreviva. En caso contrario, sus posibilidades de salir adelante son muy bajas, y tras la aparición de los primeros síntomas morirá a los pocos días. La intervención del veterinario es muy importante para reducir el tiempo de curación del parvovirus.

¿Qué hace el veterinario para impedir la muerte por parvovirus?

Para que la respuesta a la pregunta: ‘¿cuánto tarda en morir un perro con parvovirus?’ sea: ‘nunca’, tienes que salir corriendo (mejor en coche, obviamente) al veterinario. Los primeros síntomas por los que has de preocuparte de verdad son vómitos y diarreas con sangre. Sin embargo, si notas que tu perro tiene un cambio de humor brusco e inexplicable, ve al veterinario.

Siempre que un perrete se muestre ansioso o triste de sopetón, preocúpate. Una vez que vengan las vomitonas, la sangre o la diarrea, puede que ya sea demasiado tarde, pues eso quiere decir que el virus ya está haciendo estragos en su sistema digestivo. De todas formas, puede que todavía no sea demasiado tarde, siempre que lo hayas vacunado, claro.

Lo que hará el veterinario será administrarle antibióticos para evitar que aparezcan otras enfermedades oportunistas y líquidos. Con lo segundo evitaremos algo que hay que prevenir: la deshidratación, también se le inyectarán medicinas y alimento para fortalecerlo. Los antibióticos no hacen nada contra el virus, pero sí que impedirá que otras enfermedades oportunistas lo machaquen.

Días críticos del parvovirus y duración

Si tu perro está vacunado, si ha tenido una buena alimentación y está en buena forma y acudes con urgencia al veterinario, lo más normal es que se salve. Sin embargo, si no lo has vacunado, si está débil por una alimentación mala y estaba deprimido antes de que la enfermedad aparezca, no sobrevivirá a la enfermedad, no sobrevivirá a los días críticos y morirá al poco tiempo de contraer la enfermedad.

No olvides que este tipo de virus golpean muy, muy fuerte, por lo que ‘curar’ vale de poco, lo que hay que hacer siempre es prevenir. Esperamos que este artículo te ayude a comprender que un perro no tiene por qué morir si has actuado con cabeza, pero que sí que tardará muy pocos días en morir si no lo has vacunado y no has obrado como un buen PetLover. No se sabe exactamente cuántos días tardará; quizás diez, quizás doce, pero no dejes que llegue a esta situación.

El parvovirus canino es el causante de la enfermedad que lleva su nombre: la parvovirosis. Se trata de una patología muy contagiosa y potencialmente mortal. Afecta sobre todo a los cachorros no vacunados.

Dada su gravedad, a continuación explicaremos qué síntomas origina, para que podamos acudir de inmediato al veterinario. Por otra parte, debemos prevenirla siguiendo un correcto calendario de vacunaciones ¿Quieres conocer más detalles sobre el parvovirus?

  • También te puede interesar: Vacunas recomendadas para perros

¿Qué es la parvovirosis canina?

La parvovirosis es una enfermedad vírica de presentación aguda, es decir, súbita, muy contagiosa entre los perros. El primer caso se describe en los años 70. El parvovirus que la causa tiene preferencia por infectar las células en reproducción como las de la mucosa del aparato digestivo, lo que provoca su sintomatología típica.

Es una enfermedad de gravedad, potencialmente mortal. En los perros afectados podemos encontrar variaciones en la expresión del cuadro clínico. En la mayoría va a ser muy grave pero en otros perros, sobre todo si están vacunados, puede cursar de una manera más leve.

Imagen del Parvovirus bajo microscopio

Síntomas de parvovirosis en canes

Una vez se produce el contagio, el período de incubación dura unos 4-5 días. Tras él se van a presentar una serie de síntomas de repente, de manera aguda. La gravedad depende tanto de la virulencia de la cepa como de las condiciones del perro afectado. El cuadro clínico destaca por síntomas como los siguientes:

  • Depresión, vulgarmente podríamos decir que el perro está tirado.
  • Vómitos intensos.
  • Diarrea profusa con sangre y un olor muy característico.
  • Fiebre variable, muy elevada en algunos ejemplares mientras que otros no presentan ninguna alteración de la temperatura.
  • Dolor abdominal muy fuerte, lo que provoca que el perro mantenga el vientre recogido.
  • Deshidratación muy rápida a consecuencia de los vómitos y de la diarrea.
  • Antes también se presentaba sintomatología cardíaca, pero en la actualidad es infrecuente gracias a la extensión de la vacunación de las perras, lo que también aumenta la protección para los cachorros.

¿Cómo se contagia el parvovirus?

La transmisión de este virus se produce por el contacto con las heces de un perro infectado. El virus se elimina en sus deposiciones hasta semanas después de la infección. Además, el perro lo transporta en su cuerpo. El virus también se encuentra en objetos e incluso podemos llevarlo encima nosotros.

Si tenemos un perro enfermo, como prevención tendremos que limpiar y desinfectar el hogar. El parvovirus es resistente a numerosos productos y puede sobrevivir durante meses en el ambiente, pero logramos eliminarlo con la lejía de uso doméstico. Debemos dejar que actúe unos 20 minutos.

¿Se puede prevenir la parvovirosis?

Insistimos en la importancia de la vacunación. Hacia las ocho semanas de vida los cachorros deben recibir la primera dosis de la vacuna. Hasta que no hayan completado todas, aproximadamente a las 16 semanas, no pueden salir a la calle. Después hay que mantener la protección revacunando anualmente.

Este aislamiento se justifica por la necesidad de impedir el contacto con deposiciones de perros infectados que podrían transmitir la enfermedad. Tampoco debemos permitir que los cachorros sin todas las vacunas se relacionen con perros si no sabemos seguro que están bien vacunados.

¿Qué perros tienen parvovirosis?

Esta enfermedad puede afectar a cualquier perro pero es mucho más frecuente en los cachorros. En concreto, la incidencia aumenta entre las 6 y las 20 semanas de edad, lo que coincide con una disminución de las defensas transmitidas por la madre y el período en el que todavía no se han administrado todas las vacunas.

Además, las razas Dóberman y Rottweiler son más propensas a contraer parvovirosis y manifiestan un cuadro más grave. Se desconoce el motivo. Para prevenirlo se recomienda vacunar a estos perros antes, aproximadamente a las seis semanas de vida.

Cómo diagnosticar el parvovirus

En primer lugar, es muy importante que tengamos claro que cualquier episodio repentino de vómitos y diarrea en un cachorro debe hacernos sospechar de parvovirosis. Por lo tanto, hay que acudir sin demora al veterinario.

Si se trata de una simple gastroenteritis podría haberse resuelto sola pero, si es parvo, habremos ganado tiempo. Los síntomas de parvovirosis, sobre todo la diarrea con sangre, suelen ser lo suficientemente significativos como para que el veterinario llegue al diagnóstico.

De todas formas, este puede confirmarse mediante una prueba de sangre. El veterinario extraerá una muestra y la enviará al laboratorio, lo que también sirve para conocer el estado general del perro. El virus es además detectable en heces.

Kit para detectar el parvovirus

De una manera más rápida, se dispone de un kit que permite descubrir, en unos minutos y en la propia clínica, si el perro tiene o no parvovirus. Se trata de un dispositivo donde se coloca una gota de sangre. Como un test de embarazo, marcará una línea vertical además de la de control si el resultado es positivo. Puede haber falsos negativos.

El tratamiento del parvovirus

Aunque algunos ejemplares puedan recibir un tratamiento adecuado en el domicilio al presentar un cuadro más leve, lo habitual es que se requiera ingreso e intervención veterinaria intensiva.

No hay ningún fármaco antídoto del parvovirus. El tratamiento solo puede ser de soporte, lo que significa mantener al perro en las mejores condiciones posibles hasta que su sistema inmunitario logre controlar el virus. Para conseguirlo, el objetivo es mitigar los síntomas y mantener hidratado al perro.

Se le administrará suero intravenoso, además de los fármacos necesarios que incluyen medicamentos para controlar los vómitos y la diarrea, además de antibióticos para evitar la proliferación de infecciones secundarias bacterianas que aprovechen la debilidad del perro. Estas infecciones son las que en algunos casos matan al animal.

¿Se debe alimentar a un perro con parvovirosis?

Los perros enfermos no deben comer ni beber hasta que los vómitos hayan remitido por completo. Esto puede llevar incluso unos cinco días en los casos más graves. Por eso el perro estará ingresado mientras tanto. En cuanto el veterinario nos lo autorice podemos comenzar a ofrecerle comida y agua.

Empezaremos por pequeñas cantidades varias veces al día. Es normal que al principio el perro no muestre mucho apetito. Para estimularlo podemos probar con alimento húmedo especial para animales convalecientes. Otra opción que suelen aceptar bien es el pollo cocido troceado sin sal ni condimentos.

Podemos acompañarlo de arroz también cocido. Si le ofrecemos la comida tibia le resultará más apetecible. A los perros a los que les cueste más arrancar a comer de nuevo podemos darles su alimento favorito. En cualquier caso, lo iremos mezclando paulatinamente con su menú habitual hasta la recuperación total.

Pronóstico de un perro con parvovirosis

Como en cualquier otra enfermedad, no va a afectar por igual a todos los perros. La gravedad va a depender tanto de la agresividad de la cepa concreta del virus como del estado del que parta el perro afectado y de la rapidez con la que iniciemos el tratamiento.

Buena parte de los perros que reciben el tratamiento adecuado van a conseguir recuperarse sin mayores complicaciones, pero no podemos perder de vista que un porcentaje considerable de los enfermos fallecen. Por si acaso, lo recomendable es prevenir.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *