0

Pastillas cortar lactancia efectos secundarios

En cada embarazo, las mujeres tienen del 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con malformaciones congénitas. Esto es llamado su riesgo imprevisible. Esta hoja habla sobre si la exposición a la metoclopramida podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas más allá del riesgo imprevisible. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la metoclopramida?

La metoclopramida es un medicamento que ha sido utilizado para tratar problemas de motilidad gastrointestinal, las náuseas y los vómitos causados por operaciones quirúrgicas, la quimioterapia o el embarazo, y para ayudar con la lactancia. Este medicamento ha sido vendido bajo nombres de marcas comerciales tales como Reglan®, Maxolon® o Metozolv ODT®.

¿Tomando metoclopramida puede hacerlo más difícil embarazarme?

Ha habido algunos informes de problemas menstruales y galactorrea (producción de leche que no está relacionada con la lactancia materna) entre las mujeres que han tomado metoclopramida. Las mujeres que tienen estos efectos secundarios pueden tener más dificultades para quedar embarazadas. Sin embargo, los estudios no han sugerido que la metoclopramida afecte la fertilidad (la habilidad de una persona para quedar embarazada).

He estado tomando metoclopramida y acabo de descubrir que estoy embarazada. ¿Debería suspenderla?

Siempre debe hablar con su proveedor de salud antes de hacer cualquier cambio en su medicamento. Si usted está teniendo náuseas y vómitos o problemas gastrointestinales que están afectando su hablidad para funcionar, hable con su proveedor de salud acerca de qué medicamento sería mejor para usted y su bebé. Para obtener más información sobre náuseas y vómitos durante el embarazo, consulte la hoja de información de MotherToBaby sobre Náuseas y vómitos en el embarazo en https://mothertobaby.org/es/fact-sheets/nauseas-del-embarazo/pdf/.

¿Puede la metoclopramida aumentar la probabilidad de un aborto espontáneo?

Un pequeño número de estudios no encontró un aumento de probabilidad de aborto espontáneo entre las mujeres tomando metoclopramida.

¿Puede tomar la metoclopramida durante el embarazo causar malformaciones congénitas?

Improbable. La información actual no sugiere un aumento de probabilidad de malformaciones congénitas cuando la metoclopramida es tomada temprano en el embarazo.

¿Tomando la metoclopramida durante el embarazo puede causar otras complicaciones del embarazo?

Para la mujer, tal vez. Hay informes de casos de mujeres que desarrollaron efectos secundarios graves mientras tomaban la metoclopramida durante el embarazo, lo cual requirieron ser admitidas a un hospital para tratamiento. En estos informes, 2 mujeres desarrollaron trastornos del movimiento (conocido como discinesia tardía) y otras 2 mujeres desarrollaron porfiria intermitente (una condición que afecta la habilidad del cuerpo para producir glóbulos rojos) que condujo a condiciones psiquiátricas. Todos los informes mostraron que estas mujeres se recuperaron bien con el tratamiento y pasaron a tener recién nacidos sanos. Estos informes no nos dicen con qué frecuencia esto puede ocurrir durante el embarazo y se necesitan más estudios. Si está tomando metoclopramida, informe a su proveedor de salud sobre cualquier cambio en su estado de ánimo o cualquier trastorno del movimiento, como golpe de labios, movimientos oculares espasmódicos o movimientos bruscos de las extremidades.

¿Puedo amamantar mientras estoy tomando la metoclopramida?

Es más probable. Existe información limitada sobre el uso de la metoclopramida durante la lactancia. La metoclopramida puede entrar en la leche materna. Mientras la mayoría de los informes no han registrado ningún efecto secundario en los bebés lactantes, no ha sido bien estudiado. Si su bebé iba a sentir efectos secundarios, lo más probable es que sería incomodidad del estómago y gas. El uso de metoclopramida durante la lactancia podría aumentar su probabilidad de sufrir depresión posparto. Cualquier cambio en su estado de ánimo debe ser reportado a su proveedor de salud.

¿Es cierto que la metoclopramida puede aumentar la cantidad de leche que hago?

Hay algunos pequeños estudios que investigaron si la metoclopramida aumenta o causa la producción de leche. Un estudio encontró que el uso de metoclopramida podría aumentar ligeramente la cantidad de leche producida, mientras que un estudio similar encontró que no aumentó la producción de leche. Si usted está teniendo problemas con la producción de leche, trabajndo con un consultor de lactancia puede ser el más útil para aumentar la producción de leche materna. Asegúrese de hablar con su proveedor de salud acerca de todas sus preguntas sobre la lactancia.

¿Qué hay si el padre del bebé toma la metoclopramida?

No hay evidencia que sugiera que el uso de la metoclopramida en un hombre causaría problemas durante el embarazo de su pareja.

En general, las exposiciones que el padre tiene son poco probable que aumente el riesgo a un embarazo. Para más información, por favor vea la hoja informativa de MotherToBaby sobre Las exposiciones paternas y el embarazo en http://mothertobaby.org/es/fact-sheets/exposiciones-paternas/pdf/.

Las referencias disponibles bajo solicitud.

Preguntas Frecuentes acerca de…

¿Puedo usar píldoras anticonceptivas de emergencia si estoy amamantando?

Sí, tomar píldoras anticonceptivas de emergencia («píldoras del día después» o «píldoras de la mañana siguiente») una vez probablemente no afectará ni la cantidad ni la calidad de la leche materna. A pesar de que algunas hormonas pueden pasar a través de la leche materna, es probable que su hijo no experimente ningún efecto adverso. Sin embargo, la etiqueta para ella (acetato de ulipristal) afirma que las madres lactantes no deben usar ella, porque no se sabe si puede haber riesgo para el niño.

Si usted está amamantando de manera regular, probablemente no necesite usar píldoras anticonceptivas de emergencia si ha tenido relaciones sexuales en una situación que de otra manera podría ponerla en riesgo de embarazo. Esto se debe a que en los primeros 6 meses luego de tener un bebé, es poco probable que una mujer ovule (es decir, que los ovarios liberen un óvulo que pueda ser fecundado y producir un embarazo) si está alimentando a su hijo exclusivamente con leche materna y no ha tenido su período menstrual desde el parto. No se confíe de esta posibilidad si no desea embarazarse. Incluso si usted está amamantando, podría estar en riesgo de embarazo si además le da a su bebé fórmulas infantiles u otro tipo de alimentos, si su bebé tiene más de 6 meses o si usted ha tenido su período menstrual desde el nacimiento de su hijo.

Para acceder a una revisión académica detallada y actualizada de la literatura del área médica y de las ciencias sociales acerca de la anticoncepción de emergencia, haga clic aquí . ———-

Cómo retirar la lactancia materna

Si la retirada de la lactancia se debe a problemas con ella -sensación de poca leche o dolor en las tomas- y quieres continuar, solicita ayuda a tu matrona. Probablemente con su ayuda se solucione la situación y puedas continuar más tiempo.

También puedes contactar con grupos de apoyo a la lactancia, pues está demostrado que la experiencia y los consejos de mujeres que han lactado ayuda a las madres a mantener lactancias más prolongadas.

Si deseas retirar la lactancia porque no quieres continuar por diversos motivos (no disfrutas con la lactancia, no deseas compaginarlo con el trabajo o crees que ha llegado el momento de dejarlo) los profesionales valoraremos si tienes información suficiente, pero siempre respetaremos tu decisión.

  • Se recomienda retirar la lactancia materna de forma progresiva. Disminuyendo el estímulo del pecho se consigue que la producción sea cada vez menor. Para retirar la lactancia, se van sustituyendo tomas de pecho por tomas de biberón. Por ejemplo, se puede empezar con la toma de media mañana. Dos o tres días después, sustituye la toma de media noche. Varios días después, la de media tarde. Así sucesivamente hasta reemplazar todas las tomas.

La producción de leche materna es un proceso natural que se genera por la secreción de una hormona llamada prolactina en la hipófisis. Una vez instaurada, la producción de leche depende además de otros factores, como la succión del bebé o factores locales del pecho. Por ello, el método adecuado para cortar la producción de leche materna variará en función del momento elegido para ello.

Si se trata de una mujer que por el motivo que sea decide no dar el pecho a su bebé tras el parto la producción de leche materna se corta mediante un fármaco que inhibe precisamente la secreción de prolactina. Actúa adecuadamente en esos momentos iniciales.

Otra cuestión bien diferente es tratar de cortar una lactancia materna ya instaurada, que se viene desarrollando durante semanas, meses o incluso años. En estos casos lo recomendado no es el método farmacológico, que puede resultar ineficaz, sino la disminución progresiva de forma natural.

Para una disminución progresiva y sin dolores ni molestias se necesita invertir algo de tiempo. Lo suyo es comenzar por sustituir una o dos tomas de las que haga el bebé. El primer día que te saltes una toma notarás algo de hinchazón en el pecho. Si ves que es muy molesto puedes extraerte un poco de leche o adelantarle al pequeño la siguiente toma. Eso sí, ten en cuenta que el pecho se regula en función de los estímulos, con lo que cuanto más aguantes, mejor (con cuidado, siempre, de no caer en una mastitis, obsérvate). Si te mantienes, lo más probable es que en dos o tres días no notes ya molestias: es el momento de quitar una toma más.

De este modo progresivo el pecho se ajusta de forma natural y puedes dejar una sola toma nocturna, por ejemplo, o bien destetar por completo. A algunas mujeres les puede ayudar en el proceso medicarse con ibuprofeno, su efecto antiinflamatorio ayudará a la hora de reducir la hinchazón de los pechos. También se recomienda beber mucha agua y aplicarse compresas frías.

Entre los remedios naturales tiene muy buena fama la salvia, que puedes ingerir en gotas o bien en infusión, como té. Con dos o tres tés al día enseguida notarás la reducción de la producción de leche materna.

Otra cuestión importante a la hora de cortar la producción de leche materna es prepararse para los altibajos emocionales que se pueden tener.

Estamos hablando de ajuste hormonales, por lo que los cambios de humor son muy frecuentes. Por otra parte, a algunas mujeres les da mucha pena o incluso se sienten culpables por dejar esa fase tan tierna que es el amamantamiento del bebé. Si es tu caso piensa que es una fase más en ese bello proceso que es criar a un niño y verle crecer y disfrutar de la vida.

¿Se puede recuperar la lactancia materna?

Consejos para recuperar la lactancia

Ten en cuenta que no es lo mismo recuperar la producción de leche materna tras una interrupción si te has ido extrayendo leche con el sacaleches mientras no podías amamantar a tu bebé, que hacerlo después de que la producción se haya detenido por completo, al no haberte sacado la leche regularmente.

De todas maneras, como hemos dicho, incluso se han dado casos de madres adoptivas que han logrado dar el pecho a sus bebés, a pesar de no haber estado embarazadas ni haberles dado a luz.

La estimulación del pecho con el sacaleches, los masajes en el pecho y poner al bebé a mamar con frecuencia son las claves. Pero debes ser consciente de que puede que te cueste un esfuerzo y un tiempo considerables. Tu deseo de amamantar marcará el éxito de la reactivación de la lactancia.

  • Da el pecho al bebé con frecuencia y a demanda, aunque no logre extraer leche al principio.
  • Estimula las mamas con sacaleches, en caso de que el bebé se canse de no sacar nada y rechace el pecho.
  • Bebe abundante agua.
  • Aliméntate de forma sana, variada y equilibrada.
  • Utiliza un SNS (Sistema de Nutrición Suplementaria), una especie de sonda que tiene una boquilla en el pezón, a través de la que el bebé ingiere leche artificial, a la vez que te estimula el pecho. De este modo, estimulas tu producción al tiempo que el bebé come.

Si, tomando todas estas medidas, sigues sin producir leche y te ves obligada a abandonar definitivamente la lactancia a tu pesar, no te sientas culpable. Has hecho todo lo que has podido y eres la mejor madre que tu bebé puede tener. Hablar con una asesora en lactancia materna o con tu matrona te puede ir muy bien para quedarte más tranquila. ¡Ánimo, luchadora!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *