0

Pechugas de pollo enteras guisadas

Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Sin duda alguna el pollo es una de mis carnes preferidas por la versatilidad que ofrece y por su sabor y jugosidad, si si, jugosidad. Deja atrás la idea de que el pollo y sobre todo las pechugas son una carne reseca porque con esta receta te voy a enseñar una técnica para conseguir el mejor resultado.

Esta receta de pechugas de pollo al horno es muy especial porque consigue que queden jugosas y riquísimas, nada que ver con esa pechuga reseca que todos hemos comido alguna vez. La clave está en utilizar una técnica conocida como salmuera que consiste en sumergir las pechugas de pollo en una mezcla de agua y sal, lo que hace que la carne absorba agua y retenga mejor sus jugos durante el horneado posterior y por tanto llegue perfectamente cocinada pero muy jugosa al plato.

Lo mejor de todo es que la salmuera se puede aromatizar con especias y hierbas a tu gusto, al igual que el aliño con el que se pintan antes de ser horneadas. Una vez cocinadas las pechugas puedes utilizarlas en multitud de recetas, ya sea para comerlas calentitas y recién hechas pero también para utilizarlas como si fuera embutido cortándolas en lonchas finas cuando ya están frías o a tacos en ensaladas o bocadillos.

Si te gusta la combinación de pollo y horno (es de mis preferidas de siempre), disfruta con recetas como el riquísimo pollo al horno asado entero, muy jugos y con piel crujiente, estos muslos de pollo al horno con limón, el clásico asado de pollo con patatas, los contramuslos de pollo a la naranja asados en el horno con patatas, el pollo asado al horno con champiñones y las deliciosas alitas de pollo al horno con miel y salsa de soja,

En cuanto a otras aves, te recomiendo muchísimo que prepares en navidad la pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby, es un espectáculo la carne de este tipo de gallinas. Y por supuesto otra de mis carnes favoritas, el pato, con esta receta de confit de pato con salsa Pedro Ximénez y puré de patatas y manzanas.

Ingredientes para preparar pechugas de pollo al horno jugosas:

  • Pechugas de pollo enteras, la cantidad que prefieras.
  • Para hacer la salmuera necesitas:
    • Agua, suficiente para cubrir tus pechugas de pollo en un recipiente. Yo para dos pechugas necesité 1 litro de agua.
    • Sal, tienes que añadir un 4% respecto a la cantidad de agua así que en mi caso para un litro de agua añadí 40 gr de sal.
  • Especias y hierbas al gusto para incluir en la salmuera: 2 clavos de olor, las semillas de 2 vainas de cardamomo, 1 hoja de laurel, una ramita de romero y un chorrito de zumo de limón, sin embargo puedes utilizar las que prefieras.
  • Especias y hierbas para pintar las pechugas al hornearlas, más o menos la misma cantidad de cada una (yo he utilizado algo así como media cucharadita de postre): comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano, también 3-4 cucharadas de aceite de oliva y una pizquita muy pequeña de sal.
  • 2-3 cucharadas soperas de vino blanco o zumo de limón. Yo he utilizado vino blanco.

Preparación, cómo hacer la receta de pechugas de pollo al horno jugosas:

  1. Calcula el agua que necesitas para cubrir tus pechugas de pollo. Como vas a utilizar un recipiente después para guardar en la nevera las pechugas con la salmuera, intenta medir el agua en ese recipiente y listo, de hecho si hay agua de sobra no pasa nada, es mejor pasarse para que las pechugas queden después bien cubiertas.
  2. Coloca el agua en una olla y por cada litro de agua añade 40 gr de sal.
  3. Pon el fuego a temperatura alta y cuando hierva el agua y se haya disuelto la sal, aparta del fuego.
  4. Añade a la olla las especias y hierbas de la salmuera: clavos de olor, semillas de cardamomo, hoja de laurel, romero y zumo de limón.
  5. Ahora deja que el agua repose hasta que se enfríe, si tienes algo de prisa puedes añadir 3 o 4 cubitos o incluso cambiarla de recipiente.
  6. Cuando esté completamente fría, pon la salmuera en un recipiente con tapadera, sumerge las pechugas de pollo, tapa el recipiente y guárdalo en la nevera. Lo ideal es hacerlo de un día para otro, que estén las pechugas unas 10-12 horas en salmuera pero si tienes prisa al menos te recomiendo 1 o 2 horas.

    Ponemos las pechugas de pollo en salmuera

  7. Saca las pechugas de pollo de la salmuera y sécalas muy bien con papel de cocina.
  8. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y ventilador.
  9. Prepara el aliño para las pechugas, mezclando en un bol las especias que quieras a tu gusto o las que yo te he sugerido: comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano. Añade un pizca muy pequeña de sal y también 3 o 4 cucharadas soperas de aceite de oliva, con esto fue suficiente para las dos pechugas que cociné pero si preparas más cantidad deberás utilizar más especias y aceite.
  10. Coloca las pechugas de pollo en una bandeja de horno y píntalas con el aliño por ambos lados, con ayuda de un pincel de cocina.

    Secamos las pechugas y las pintamos con el aliño

  11. Deja hacia arriba la parte «fea», la que estaba pegada al hueso ya que a mitad de cocción les daremos la vuelta.
  12. Vierte en la bandeja por alrededor de las pechugas el vino blanco o el zumo de limón.
  13. Introduce la bandeja sobre una rejilla de horno a altura media y hornea 15 minutos.
  14. Saca la bandeja, dale la vuelta a las pechugas y hornea otros 15 minutos. Si quieres puedes pintar de nuevo con un poquito de aceite de oliva por encima.
  15. Hornea otros 10-15 minutos o hasta que veas que están listas. Según el grosor de las pechugas tardarán más o menos tiempo, las mías eran de un tamaño medio. Si tienes dudas saca una, córtale una rodaja por el extremo más grueso y comprueba si el interior está cocinado. En cuanto tengas practicada esta receta una vez con tu horno ya siempre te quedará perfecta con el tiempo que hayas visto que necesitan.
  16. Saca la bandeja del horno y deja que reposen 5 minutos antes de cortarlas, para que los jugos se asienten.

    Así deben quedar las pechugas de pollo, cocinadas pero no doradas

Tiempo: 1 hora más el tiempo de enfriado y reposo (mínimo 2 horas)

Sirve y degusta:

Una vez que ya tienes horneadas las pechugas de pollo puedes utilizarlas como prefieras, ya sea recién hechas y en caliente o bien frías y a modo de embutido o para ensaladas. En rodajas finas, en rodajas gruesas, en tacos… de cualquier forma están estupendas y pueden ser tu plato principal con alguna guarnición de ensalada, verduras o arroz por ejemplo, o utilizarlas para completar otros platos.

Es una delicia servir unas pechugas de pollo tan jugosas y sabrosas gracias a la mezcla de hierbas y especias de la salmuera y también del aliño, están de auténtico… ¡escándalo!

Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Variaciones de la receta de pechugas de pollo al horno jugosas:

Puedes utilizar las hierbas y especias que prefieras tanto para la salmuera como para el aliño posterior, por ejemplo para el aliño se me ocurre que un toque de curry puede estar muy bien, o tomillo y romero para un acabado más clásico y aromático.

Consejos:

Si quieres un plus de sabor, utiliza pechugas de pollo campero ya que está más jugoso aún y muy rico, yo siempre que puedo lo utilizo porque vale la pena.

No tengas miedo alguno de hornear las pechugas de pollo, aunque no lo hayas hecho nunca antes. Sigue mis indicaciones y cuando ya lleve unos 25 minutos en el horno saca una pechuga y córtala para comprobar si está ya hecha. Esto lo tendrás que hacer solamente una vez, en cuanto hayas visto cómo quedan las pechugas en tu horno con según qué tamaño ya sabrás el tiempo que necesitan para futuras veces 😉

La preparación de pechugas de pollo encebolladas es una forma rápida y sencilla de hacer un platillo que gustará a todos. Existen muchas formas de hacer esta receta, donde cada cocinero puede imprimir su versión personal. Pueden acompañarse con arroz, patatas asadas o una buena ensalada fresca.

El pollo es quizá una de las carnes más consumidas en el mundo. Su carne blanca posee menos contenido graso y colesterol que la carne de vacuno; por esa razón se recomienda su consumo en mayor medida, sobre todo en regímenes para adelgazar.

Las pechugas de pollo constituyen el pecho del animal. Son ricas en proteínas y calorías necesarias para dotar de energía al cuerpo. Otro beneficio de esta parte del pollo, es que son versátiles a la hora de cocinar. Se pueden trocear, filetear o cocer enteras en el horno.

Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • ½ taza de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Cómo preparar pechugas de pollo encebolladas:

    1. En primer lugar se deben limpiar muy bien las pechugas de pollo. Se frotan con limón y luego se lavan con abundante agua.
    2. Trocear las pechugas en trozos medianos. Salpimentar y reservar.
    3. Pelar, lavar y cortar en rodajas las dos cebollas. Sumergir en agua fría para quitar el picor.
    4. En un sartén caliente agregar un chorro de aceite de oliva. Añadir los dientes de ajo machacados, los trozos de pollo y dorar por todos los lados a fuego medio-alto. Una vez que todos los pedazos estén oscuros, sacar del sartén y reservar.
    5. Escurrir la cebolla y agregarla al sartén donde se cocinó el pollo. Echar un poco más de aceite de ser necesario.
    6. Pochar la cebolla durante unos momentos a fuego bajo, para que se vaya dorando.
    7. incluir los trozos de pollo cocidos. Revolver y dejar coser por unos minutos más para que ambos suelten sus jugos.
    8. Verter la ½ taza de vino blanco y agregar las dos hojas de laurel.
    9. Cocinar hasta que el vino comience a reducirse. Bajar el fuego y cocer durante 10 minutos más.
    10. Retirar las hojas de laurel, rectificar el punto de sal y servir de inmediato.

    Otra manera de preparar esta receta es licuando la reducción de vino junto a la cebolla y el ajo. Así se puede obtener una salsa que servirá para bañar los trozos de pechuga de pollo ¿Qué versión gustará más a tus invitados? Anímate a prepararla y sorpréndelos a todos.

    12 Recetas con pechugas de pollo

    Photo by Mark DeYoung on Unsplash

    La pechuga de pollo es una de las carnes que más se comen en casa. Con las pechugas de pollo podemos hacer un sin fin de recetas, a cual más rica y deliciosa. A mi me gusta traerme las pechugas de pollo para casa, enteras, sin filetear, porque así puedo yo darle el corte que quiera a la hora de cocinar, dependiendo de que vayamos hacer con ellas.

    Os traigo 12 recetas, a cual más rica, más sencilla y más rápida de preparar. Todas están totalmente recomendada, ya dependerá de lo que necesites tú en ese momento.

    Recetas muy ricas como por ejemplo la que vemos en esta foto, unas pechuga de pollo con bacon y parmesano que horneamos enteras, con unos cortes en la parte de arriba. Jugosas y muy ricas.

    Cocinadas las pechugas enteras también tenemos estas pechugas de pollo envueltas en hojas de acelgas. Si las pechugas son demasiado grandes, siempre podemos darle un corte por la mitad, como por ejemplo para estas pechugas al horno con tomillo y patatas.

    Si nos gusta más trocear las pechugas de pollo en dados, podemos hacer estas pechuga de pollo al curry Podemos aliñar los dados de pechuga de pollo como más nos guste y luego rebozar en harina y freír como por ejemplo estas pechugas de pollo fritas con harina de garbanzo.

    Si los dados de pechuga los queremos en salsa, tenemos estas pechugas de pollo con nata, champiñones y bacon o esta otra receta de pechuga de pollo con salsa de mostaza y champiñones

    En dados, en tiras o en filetes, una receta que no puede faltar nunca en nuestra mesa es estas pechugas de pollo al whisky.

    No os asustéis que no me he olvidado del tan socorrido filete empanado de pechuga de pollo. Tenemos para todos los gustos, filetes de pechuga de pollo con empanado crujiente, tenemos pechugas de pollo rellenos de bacon y queso, pechugas de pollo rellenas de roquefort y por último, filetes de pollo empanados con toque de jengibre

    Y tú, ¿Por cual receta te vas a animar primero?

    RECETA DE LAS PECHUGAS EN SALSA DE CEBOLLA

    Pechugas de pollo en salsa de cebolla. Una receta deliciosa y 100% casera. No requiere de muchos ingredientes y todos están al alcance de la mano. Por ello tampoco es un plato caro. Haremos nuestra propia salsa de cebolla que, aunque puede parecer otra cosa, es fácil y rápida de hacer si sabes como. Y en estos pocos pasos puedes aprenderlo. Te animo a preparar este plato de pechugas de pollo en salsa de cebolla. Una receta de esas que niños y mayores adorarán.

    INGREDIENTES para 4 personas:

    • 4 pechugas de pollo
    • 2 cebollas
    • 2 dientes de ajo
    • 1 vaso de vino blanco
    • 2 hojas de laurel
    • 500ml de caldo de pollo
    • Harina
    • Perejil picado
    • Sal y pimienta
    • Aceite de oliva

    COMO HACER PECHUGAS DE POLLO EN SALSA DE CEBOLLA:

    1.- Fileteamos las pechugas de pollo en dos. Es decir, que las cortamos en dos trozos a lo largo. Así obtendremos dos filetes muy gruesos, obteniendo después un resultado más jugoso.

    2.- Pasamos cada filete por harina en sus dos caras. Después freímos en abundante aceite cada pechuga fileteada. La idea es sellar la harina sobre la superficie de la pechuga, dejando el interior crudo

    3.- Ahora, en una sartén amplia, ponemos un poco del aceite, ya colado, que hemos utilizado para la fritura. Añadimos los dientes de ajo y la cebolla bien picados y salpimentamos. Dejamos cocinar unos 10 minutos a fuego suave, mientras vamos removiendo de vez en cuando

    4.- Pasado este tiempo, añadimos las hojas de laurel y el vino blanco. El vino blanco le va a dar un toque ácido muy interesante a las pechugas de pollo en salsa, que va a contrastar estupendamente con el dulce de la cebolla. Subimos la potencia del fuego y esperamos dos minutos, hasta que evapore el alcohol

    5.- Es el turno de añadir el caldo del pollo. En principio, es mejor echar de menos porque si nos queda después una salsa muy densa, siempre se puede rectificar echando más caldo pero si nos pasamos, nos quedará muy licuada y será más difícil de rectificar después.

    6.- Inmediatamente después, ponemos toda esta mezcla en una batidora y trituramos todo. Debe quedar una salsa más bien líquida pero, con cierto cuerpo. Sin grumo alguno. Si ves que te ha quedado muy densa, tan sólo añade un poco más de caldo.

    7.- Devolvemos todo de nuevo a la sartén y llevamos de nuevo a ebullición a temperatura media. Introducimos en esta salsa nuestras pechugas de pollo y esperamos unos 10 minutos más, que se cocinen bien en su interior y haya intercambio de sabores

    Y ya tenemos nuestras pechugas de pollo en salsa de cebolla listas para consumir. Es mejor servirlas en caliente para mantener todo el sabor y la textura cremosa de la salsa ¡Es muy fácil de hacer y queda de 10!

    Si te han gustado estas pechugas de pollo en salsa de cebolla, puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy, como Facebook, Twitter e Instagram

    MAS EN COCINA CASERA Y FÁCIL

    Pollo a la cerveza

    Alitas de pollo a la barbacoa

    Mejillones con tomate

    MÁS RECETAS:

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *