0

Peliculas parecidas a 300

‘Stranger Things’ Proves Hollywood Should Rip Off Instead Of Remake

Netflix

Depending on who you ask, Netflix’s Stranger Things is either the best entertainment “thing” of the summer because of how explicitly and precisely it homages 1970’s/1980’s genre cinema, or one of the worst for the same reason. Obviously, there are plenty of opinions in between, among them mine. I finally watched the (exceptionally successful) show over the last week, an episode or two per night. It’s… Well, it’s fine. I liked it less than you, yet more than you. I won’t hold a month’s worth of hype (and the related discussion about nostalgia as a substitute for artistic creativity) against it. Yeah, that opening title sequence brought back many a fond memory.

The Duffer Brothers are going to be around for a while, and it’s great to see Winona Ryder back in prime form (she was great in Show Me A Hero too). The Netflix original, about a small town rocked by a disappearance of a young boy and the discovery of a mysterious girl who may hold answers, has the decency to tell a mostly self-contained story. I wish it contained even a single narrative surprise, and I wish the female characters (mother/sister/lover/crush) had a bit more “not defined by the boys in their lives” narrative. But it is a polished, engaging and enjoyable popcorn entertainment.

It is also an unabashed rip off of any number of beloved genre classics (E.T., The Thing, A Nightmare On Elm Street, Blow Up, etc.) to the point where each episode should come with a works cited page. But that’s quite okay. As someone who doesn’t get the vapors whenever I recognize an homage to John Carpenter or Steven Spielberg, I will gladly admit that Stranger Things works on its stand-alone terms. If you get/care about the copious visual and narrative references to Stephen King books, Steven Spielberg movies, and everything else fetishistically referenced, fantastic. But, the eight-episode sci-fi adventure story doesn’t require an encyclopedic knowledge of old movies to entertain.

It’s the difference between a spoof where you laugh even if you don’t get the reference and one that bases its entire comedic portfolio in “Hey, it’s that one scene from that movie you liked!” It has been tempting of late to use the show, and the social media madness it has created, as a kind of stick with which to beat mainstream Hollywood over the head for a mediocre summer movie season. I understand the motivation, and it’s an irresistible comparison. Yet, I wonder if a (theoretical) 2.5 hour Stranger Things movie (arguably an apples-to-oranges comparison) would have been a big deal this summer.

Would the same people who devoured it via Netflix have sampled out the star-free, original sci-fi adventure if it were a wide theatrical release? Jeff Nichols’s terrific Midnight Special made $6.2 million worldwide this year, and it’s not like we all still talk about J.J. Abrams’s Super 8 five years later. For the record, Stranger Things is a lot better than Super 8, but I digress. It is entirely possible that Stranger Things made an impact precisely because it was a long form story, and because it could be digested by anyone with a Netflix account, a viewing screen, and a chair.

It’s a terrifying thought. Maybe Stranger Things made an impact this summer because it wasn’t a movie. When I wrote back in June about my fear of movie theaters turning into glorified arcades (where only the biggest franchise-y blockbusters play in theaters and everything else ends up on VOD or approximated on television) I was responding in part to the buzz surrounding the Stranger Things teaser. Over the last decade or so, television (network, cable, streaming, etc.) has successfully approximated nearly every genre and “type” of live-action movie outside of the very biggest budget spectacles. Everything else can be found, often of a higher quality, at home.

That’s the bad news. The good news is that Stranger Things was rewarded and applauded for doing the very thing that runs contrary to current Hollywood thinking. It ripped off beloved properties instead of remaking or rebooting them. Regarding “positive lessons,” the best thing about Stranger Things was that it was a riff or a blatant homage. It thus avoided direction comparisons to the properties it otherwise would have been copying, and it at least has the potential to become even a little bit as iconic and entertainment experience for those old enough to be thrilled by its story but young enough not to care about genre homages.

Because it wasn’t a straight-up remake or reboot of (for example) E.T., The Goonies, The X-Files, Stand By Me, and/or The Last Starfighter, its characters (Finn, Eleven, Nancy, Dr. Brenner, etc.) and its story will inspire “original” fandom. Stranger Things will take its place beside its cinematic predecessors. I have long spoken of the advantage of the rip off (or respectful homage) over the straight remake. Insidious spawned three sequels while the Poltergeist remake was a one-and-done affair. Because Rob Cohen and company ripped off Point Break but with street racers, we’ve got an eighth Fast/Furious movie next April courtesy of Universal/Comcast Corp. Last year’s Point Break remake (distributed by Warner Bros./Time Warner Inc.) will garner zero (0) sequels.

Raiders of the Lost Ark was an “homage” to Golden Age serials that came about partially because Steven Spielberg wasn’t able to helm a 007 movie. George Lucas created Star Wars because he couldn’t get the rights to Flash Gordon. Assault on Precinct Thirteen was “inspired” by Howard Hawkes’s Rio Bravo (which makes Carpenter suing Luc Besson over Lockout being a loose copy of Escape From New York particularly egregious, but I digress). The auteurs that inspired Ross and Matt Duffer in turn were inspired by their cinematic processors as well. One might argue the homages were no less blatant, but Spielberg, Carpenter, and the rest didn’t have to contend with a generation with the ability to rewatch the films they borrowed from dozens of times at home.

Now there is a counterargument to be made that nostalgia-skewing homage is becoming a substitute for genuine originality and/or itself a measuring stick for critical acclaim (all due respect, you liked It Follows more than I did), but that’s something to be judged on a case-by-case basis. And also, you can make the case that Stranger Thing’s relative gender-based failings are a symptom of uncritically mimicking the same issues found in the original stories being homaged. Ironically, George Lucas ran into this problem himself, to an arguably more disconcerting degree, with the racial stereotypes found in The Phantom Menace back in 1999. What goes around…

The best lesson to be taken from the success of Stranger Things is that there is far more value, commercially and artistically, in successfully ripping off a popular story or popular genre than there is in explicitly remaking or rebooting a particular property. Even with all of its allusions, Stranger Things is still an original work of art that is inspiring the kind of fandom and water cooler conversation that was once reserved for the biggest of big movies. Better to rip off than remake, as I always say. You’re better off with the first Stranger Things than the “next” Stranger Things. And you’re always better off with the «next» Stranger Things than a remake of Stranger Things.

Como sabrán, Lana del Rey tuvo una demanda por parte de Radiohead por su canción “get free”, si escuchan el principio se dan cuenta que es similar a “Creep”. Por su parte, Radiohead en creep tienen un sonido que recuerda a la canción “the air that i breathe” de The hollies.

Plagio o no, las canciones son parecidas, como La tonta con “Tu falta de querer” de Mon laferte, prueba de que estas cosillas también suceden en el sur.

Yendo al título de la nota, vamos a ver a continuación algunos elementos que comparten la película con la serie.

Salvando las distancias, ya que la película fue dirigida por nada más ni nada menos que Steven Spielberg, estrenada en el 2011. La serie data del 2016.

1)Un grupo de amigos un poco nerds. Las dos muestran a un grupo de niños amigos que hablan por walkie talkie. En cuanto a los años en las que están situadas, la película a fines de la década del 70 y la serie en los 80 -cuestión forzada en la segunda temporada-.

En Super 8, los niños aspiran a ser directores de cine, arman sus propias películas y argumentos, en una forma de expresar su creatividad.

2)En la película Super 8,hay una chica en el grupo, una chica que es especial, que es distinta, uno de los chicos está enamorado de ella. Elle Fanning tiene un rol clásico para ella, la chica tranquila, con belleza natural, que no se esfuerza para ser linda.

En la serie también hay una chica que es distinta, y vaya si lo es : tiene poderes, enamorada de uno de los amigos.

La chica tiene un padre que quiere alejarla del resto del pueblo, similitud con Billy y Max.

3)En la película comienzan a aparecer sucesos extraños, todo el barrio se ve conmocionado por los destrozos en distintas partes del mismo. Hacen reuniones y buscan soluciones. Pero están aterrados porque no saben qué es lo que ocasiona los cortes de luz y los destrozos, entre otras cosas.

4)Y para terminar. Hay un policía que está dispuesto a ser el héroe de la situación, quien de alguna manera, carga con el peso de la enorme responsabilidad.

En la serie, hola jefe Hopper.

Estas fueron algunas similitudes entre Super 8 y Stranger things. Banco a ambas, pero me sorprende la poca creatividad de los guionistas o la obviedad de las copias, llamadas “tributo a “ en algunas ocasiones.

Compártelo:

Me gusta Cargando…

Cuando en 2011 Steven Spielberg nos proponía el film ‘Super 8’, nos servía una nueva historia usando su propia fórmula del pasado que tantos adeptos le había hecho ganar (y millones en la cuenta corriente), aunque no todo el mundo quedó contento con el resultado aquella experiencia nostálgica. Algo así hace ‘Stranger Things’, pero esta vez crítica y público parecen estar más conformes con el ofrecimiento.

La serie recientemente estrenada en Netflix no esconde su vocación de evocar la nostalgia de los ochenta, desde su ambientación hasta sus incontables referencias, pero no por ello deja de ser un producto estimulante que nos hará pasar ocho amenas horas ante el televisor. Probablemente de una sentada.

Los hermanos Duffer, que anteriormente han sido guionistas de ‘Wayward Pines’, no tienen reparos en reconocer de qué va la vaina. Un poco de Spielberg, un poco de Stephen King, algo de Zemeckis… todo revuelto pero traído al hacer actual de la ficción, sin que nos quede un producto anacrónico como sí era ‘Madres forzosas’. El juego de alusiones a la cultura pop de los ochenta, desde ‘Poltergeist’ a ‘ET’, pasando por ‘El Hobbit’ (libro), ‘La Cosa’ o ‘He-Man’ divertirá, sin duda a muchos nostálgicos de aquella década.

Tampoco pretende ‘Stranger Things’ ser una ficción seriada que trascienda o arrase en galas de premios. Es una serie facilonga que no busca la excelencia, y se le nota, empezando por ese título tan genérico y desganado que se traduce como “Cosas raras”. Y no engaña, desde ahí, pues el plato que nos sirve está conformado por un pastiche de cosas raras, experimentos secretos, poderes, conspiraciones y un sinfín de elementos que hemos visto tantas veces. Pero ojo, funciona.

Porque a pesar de ser en formulaica en su estructura, no pierde tiempo y nos lleva de la mano en todo momento por una historia intrigante, con un grupo de niños representado por actores solventes (ahí tenéis los nuevos Goonies), un David Harbour en el papel de sheriff de pueblo desganado y una Winona Ryder como principal reclamo nostálgico, pero que finalmente resulta de las piezas más débiles del puzzle. Porque a pesar de su maravillosa fotogenia, que la conserva con el paso del tiempo, se destapa como una actriz mediocre (vaya forma de mover las manos y de estar siempre hastiada con la vida) aunque quizás nunca fue una gran intérprete. Pero ese es un debate para otro día.

No es un producto a la altura de ‘The Night Of’, la exquisita pero angustiosa sorpresa que HBO nos tenía preparada para este verano, ni tiene por qué serlo. ‘Stranger Things’ ofrece entretenimiento puro y duro para aquellos que disfrutaron del Spielberg de los ochenta. Y cosas raras, muchas.

La primera temporada de ‘Stranger Things’ se estrenó el 15 de julio en Netflix. Se desconoce si habrá una segunda temporada, aunque sus creadores están dispuestos a ello.

En caso de que hayan salido fascinados por el desenlace de la trilogía de M. Night Shyamalan y tengan ganas de más películas como esas, puede que tengamos algunas alternativas a Glass – 45% que seguramente disfrutarán. Aunque el enfoque que el director le dio a sus cintas es bastante particular, no es complicado pensar en algunos otros títulos que exploran temas y planteamientos similares.

No te pierdas: Películas de superhéroes que no están basadas en cómics

Luego de casi 20 años, Glass retoma la historia de David Dunn (Bruce Willis), un hombre indestructible que adopta la identidad de un justiciero en su ciudad. Tras una serie de secuestros y asesinatos, Dunn se propone atrapar a la Bestia (James McAvoy), la super poderosa personalidad de un enfermo mental y luego de ser capturados e institucionalizados durante una pelea, ellos y Mr. Glass (Samuel L. Jackson) deberán enfrentarse a su propia estabilidad mental.

Aunque la crítica no disfrutó mucho del filme, es evidente que luego de Fragmentado – 75% y El Protegido – 68%, el público no se quedará sin ver la última parte de la saga. Para todos aquellos que disfrutaron de la deconstrucción de las películas de superhéroes que Shyamalan plantea (y sin entrar en detalles sobre si logra su cometido o no), les compartimos la siguiente lista de cintas que de una forma u otra mantienen un espíritu similar al filme.

Sucker Punch: Mundo Surreal – 24%

Esta es otra película de Zack Snyder que no convenció del todo a la crítica, pero que tiene su propia base de seguidores. El filme protagonizado por Emily Browning retoma, como Glass – 45%, las fantasías de una interna en un hospital psiquiátrico. Antes de ser víctima de una lobotomía, sus visiones sobre un grupo de legendarias guerreras ofrecen un viaje fantástico que se pregunta sobre el poder de la mente como medio de escape de horribles situaciones.

Kick-Ass: un Superhéroe sin Superpoderes – 76%

Mientras que Shyamalan intenta deconstruir el concepto de una película de superhéroes, este filme de Matthew Vaughn es una parodia de todos los clichés del mismo envuelto en un sangriento empaque. La película protagonizada por Aaron Taylor-Johnson comparte el planteamiento de una persona común asumiendo tareas heroicas en un mundo real y cruel con aquellos que intentan hacer lo correcto. Y a diferencia de Glass, las risas no faltan gracias a sus ñoños personajes principales.

Te recomendamos: Glass | El quebrantado final de la trilogía

Hancock – 41%

Will Smith incursionó en los superhéroes antes de volverse el asesino Deadshot para DC. En este filme, que lo convierte en un especie de dios inmortal con amnesia, también se pregunta qué sucedería si un don nadie tuviera habilidades extraordinarias. A la mitad de la película, la cinta cambia su enfoque al de un trágico romance que, de forma similar a Glass – 45%, se preocupa más por la dinámica entre dos personas con poderes y el pasado milenario de ambos antes que por entregar el típico arco argumental de una historia de origen.

Poder Sin Límites – 85%

Si les decimos que tiene que ver este filme de Josh Trank, el director de la más reciente entrega de Los 4 Fantásticos – 9%, no teman. Esta fue la cinta que le consiguió ese desafortunado trabajo y, también con Michael B. Jordan, explora la vida de tres jóvenes que tras encontrarse con un meteorito consiguen poderes. La dinámica entre ellos cambia luego de que los problemas psicológicos de uno comienzan a tener repercusiones criminales en su ciudad y entonces es deber de los otros detenerlo.

V de Venganza – 73%

Un tema que Glass – 45% trata de desarrollar es el poder de las convicciones y eso comparte con este filme protagonizado por Natalie Portman que es de las mejores adaptaciones de cómics de la historia. Tal como Dunn debe creer en sí mismo para descubrir la capacidad de su fuerza, a la joven Evey (Portman), se le revela que las convicciones de un hombre, como V, lo pueden volver legendario, un excelente peleador, y pueden hacer de una idea algo inmortal.

Continúa leyendo: Glass: M. Night Shyamalan rechazó ofertas de Marvel y DC Comics y revela sus motivos

‘Distrito 9’ (2009)

Aunque su tercer acto decida entrar en terrenos más comunes de una ciencia ficción más centrada en la acción y el espectáculo, no hay que hacer de menos a la reflexión sociopolítica que plantea con la llegada de aliens a Sudáfrica. Es una película original sobre el efecto que un contacto extraterrestre tiene en nuestro mundo tan poco civilizado en realidad.

Su estilo narrativo cercano al documental resulta una decisión visual brillante para subrayar aún más su temática relacionada con la segregación, el activismo, un gobierno regulador y demás ideas sociológicas y políticas. Como es habitual en el género, lo extraterrestre sirve como reflejo de lo más humano.

‘I Origins’ (2014)

No es que tenga fijación con Mike Cahill (‘Another Earth’) pero no podía dejar fuera otra de sus películas. Aquí, un biólogo molecular está obsesionado con el estudio de la evolución del ojo humano, pero acabará descubriendo algo que tiene implicaciones científicas y religiosas que no esperaba.

‘I Origins’ tiene un primer acto que exige paciencia pero en cuanto empieza a desenvolver sus ideas sobre el alma y la pérdida utilizando el debate entre la ciencia y la fe como columna vertebral es una delicia. Cahill tiene una sensibilidad especial para el desarrollo natural de los personajes y del papel que juegan en sus reflexiones filosóficas. Y con un epílogo que es broche de oro.

‘Juegos de Guerra’ (1983)

Un jovencísimo Matthew Broderick es un adolescente con un don con las computadoras. Haciendo un poquito de hackeo en lo que cree que es un avance de unos nuevos videojuegos, se topa con algo que parece un simulador de guerra termonuclear mundial. Realmente se trata del sistema de defensa antimisiles del gobierno, y acaba activando un comando que provoca el comienzo de la Tercera Guerra Mundial.

Esta historia respira tanto antibelicismo como ‘La Llegada’. Además de poner sobre la mesa la idea del caos y el descontrol de las altas esferas y plantear el papel de la tecnología en ciertos aspectos de la seguridad, hace un discurso interesante sobre la comunicación. Si trajésemos su discurso tecnopolítico a la actualidad su fábula con moraleja se parecería mucho al dilema diplomático en el que acaba envuelto el personaje de Amy Adams.

General, ¿de verdad cree que el enemigo atacaría sin provocación previa, usando tantos misiles, bombas y submarinos que no podríamos tener otra opción que aniquilarles completamente? ¡Está escuchando a una máquina, haga un favor al mundo y no actúe como una!

‘Gravity’ (2013)

Cerramos esta selección con un título que alberga muchos lugares comunes con ‘La Llegada’. La aventura espacial dirigida por Alfonso Cuarón tiene como núcleo la maternidad y los sentimientos profundos de pérdida y dolor que pueden ir de su mano. La carga simbólica, tanto visual como argumentalmente, se combina con un frenetismo extenuante que convierte sus 90 minutos en una experiencia cinematográfica tan magnífica como agotadora. Adrenalina y tensión como vehículo para lo simbólico y la metáfora. Espectáculo y emoción. Una montaña rusa cinematográfica imprescindible.

Estos 17 títulos mencionados son solo algunos ejemplos de ciencia ficción que, como ‘La Llegada’, aparca la capacidad potencial de convertirse en espectáculo y desarrolla la parte más humana y metafísica del planteamiento fantástico. Podríamos mencionar otros títulos recientes que tangencialmente podrían tener cabida aquí, como ‘Antiviral’ (2012), (Sense8: los Wachowski «se la sacan» en su historia sobre lo universal del sufrimiento humano) (2015) ‘Langosta’ (2015), ‘Upstream Color’ (2013), ‘Perfect Sense’ (2011), ‘Her’ (2013) o incluso la reciente sátira política televisiva ‘Braindead’, pero quizá lo dejamos para la próxima vez que nos topemos con una propuesta del género tan interesante como la de Denis Villeneuve. No es fácil, pero esperemos que sea pronto.

En ¡Vaya Tele! | Sí, ‘La Llegada’ está a la altura de las expectativas y se convertirá en el referente del mejor cine de ciencia ficción

Las cuatro nuevas películas de Avatar ya tienen fecha de estreno

Muchos han sido los enigmas en torno a Avatar y parece que todos han sido despejados de un plumazo. A golpe de tuit. La película dirigida por James Cameron en 2009 tendrá finalmente cuatro nuevos capítulos que el director canadiense comenzará a producir de forma simultánea, lo que le mantendrá ocupado durante casi una década.

«Ya sé cómo van a ser los siguientes ocho años de mi vida», declaró Cameron hace unas semanas. Y es que, tal y como ha anunciado 20th Century Fox, responsable del macroproyecto cinematográfico, las cuatro películas ya tienen fecha de estreno.

— 20th Century Fox (@20thCFoxSp) 22 de abril de 2017

Habrá que esperar unos cuantos años para ver el regreso de Avatar a las pantallas de cine, ya que Avatar 2 se estrenará el 18 de diciembre de 2020, terminando con los rumores que situaban su estreno el próximo año. La tercera entrega de la saga llegará el 17 de 2021, Avatar 4 hará lo propio el 20 de diciembre de 2024 y la última entrega se estrenará el 19 de diciembre de 2025.

Fox ha decidido a apostar fuerte en los próximos años embarcándose en un proyecto que no concluirá hasta mediados de la década que viene. La productora quiere seguir los pasos de Disney con Star Wars, asegurándose jugosas cantidades en taquilla basándose en el éxito que supuso la primera entrega, que llegó a recaudar 2.800 millones de dólares en todo el mundo, cifras que la sitúan como la película más taquillera de todos los tiempos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *