0

Pensar en los demas

Confiesa, ¿cuántas veces has querido ganar la discusión con una sola frase? ¿darle a ese idiota el corte de su vida? ¿o simplemente hacerle un buen vacile a un amigo? Estas frases para dejar mal a alguien son ideales para ello.

Frases para dejar a alguien mal

¿Dices que soy una mierda alta? tú tienes menos cuello que una lata de Fanta.

¿Eres tonto? ¿O te peinas con chorizo?

¿Lo multiplicas, lo subes, te quedas primero? Tantas operaciones y eres inútil como división por cero.

¿Usaste un charco de barro como espejo esta mañana?

¿Vas a ir a la fiesta? ¿A qué fiesta? A la de tu puta madre.

A ti tu madre te castiga mirándote a un espejo.

Cállate un mes.

Cómprate un palmo de desierto y bárrelo

Con 15 años yo me reía de ti, con 21 te doy clases de cómo ser un buen MC.

Cuando cagas te clonas.

Cuando naciste le dijeron a tu madre, si no llora es un tumor.

Cuando naciste, el doctor no sabía si quedarse contigo o con la placenta.

Das más pena que un niño ciego en un campo minas.

Debe de ser terrible no saber quién es tu verdadero padre, creo que deberías empezar a mirar los nombres que aparecen en los cheques que trae tu madre a casa.

Eh, quita que la carne de burro no es transparente, ya, pero los ojos de cerdo lo ven todo.

Eres más basto que un bocadillo de chapas.

Eres más corto que las mangas de un chaleco

Eres tan fea que cuando naciste el médico dijo «Si no llora es un tumor».

Eres tan feo que fuiste a comprar una careta y te dieron solo la goma.

Eres tan tonto que te fumas las galletas porque pone María.

Estás tan sucio que un escarabajo pelotero no te dejaría entrar en su casa

Me encantaría detenerme a charlar contigo, pero preferiría tener diabetes tipo 2.

Me van a operar de dierna ¿?¿? que tengo la polla más larga que la pierna.

Mira rapeo con el estilo más underground, toc toc, llaman a tu puerta, es el síndrome de DOWN!

Montón de mierda con ojos.

No es que seas fea, es que te cagaron así.

No me gustas, pero no pasa nada, hay muchas personas más a las que tampoco les gustas.

No sé qué caerá antes, tus argumentos o tus bragas.

No sé si darte una hostia o comprarte una moto, te vas a matar igual…

Nunca te pongas un suéter peludo. La gente no va a saber dónde termina el suéter y dónde comienza tu cara.

Perdona, ¿trabajas en correos? Es que llevo fijándome desde hace media hora que no paras de mirarme el paquete…

Prefiero ir por Bagdad con unos calzoncillos de la bandera americana que salir contigo.

Se podría decir que tienes suerte, tú nunca podrás morirte de un derrame cerebral.

Si Jesús murió con tres clavos solamente, como no ha muerto tu hermana que se la clava tanta gente.

Si supieras quien es tu padre me tendrías más respeto ….

Si una mofeta vomitase en el cubo de la basura olería mejor que tú.

Suavízate que te veo tenso.

Te daré una hostia que tendrán que ponerte Betadine en la cara con una sulfatadora.

Te mueves menos que un teletubbie en una cama velcro.

Tienes menos futuro que el dietista de Falete.

Tienes menos futuro que un submarino descapotable.

Tu certificado de nacimiento es una carta de disculpas de una empresa de condones.

Tu madre es idéntica a tu padre sólo que con barba.

Tu madre trabaja en el tren de la bruja.

Tu novio tendrá ojos solo para ti, pero el resto se lo da a la primera que pasa.

Tus padres son hermanos, ¿no?

Ya no te necesito. Tengo tu recuerdo, que vale más que tú.

Yo tengo clase pa’ clavarle flecha, estoy explotando como bomba y tú solo eres la mecha.

Frases para dejar mal cuando te insultan

No hay que insultar a nadie de forma gratuita. Pero si tú eres el insultado, es normal que quieras defenderte. Con estas frases puedes ganar la partida con elegancia y sin despeinarte.

¡Increíble! Realmente estás dando lo mejor de ti

¡No sabía que eras experto en mi vida y en cómo vivirla!

¿Alguien te dijo alguna vez que eres una persona increíblemente promedio?

¿Por qué no vas a ver si está lloviendo en la esquina?

¿Qué adulto actúa de esa forma?

¿Qué parte del “no” no entiendes?

¿Te das cuenta de que la gente solo te tolera?

Deberías hacer algo para arreglar esas cejas…

Deberías tratar de comer un poco de maquillaje para ser más linda por dentro

Disculpa, pero tengo cosas mejores con las que perder el tiempo

Enhorabuena por montar un drama de la nada.

Eres tan brillante como un agujero negro y el doble de denso

Esa no es una respuesta apropiada para alguien de tu edad

Espera, que tomo apuntes…

Espero que el resto de tu día sea tan agradable como tú

Esta es la razón por la que la gente habla mal de ti cuando no estás

Gracias por mostrarme lo malvada que puede ser la gente.

Hay 7 trillones de nervios en el cuerpo humano, y tú irritas todos.

La envidia es una enfermedad, espero que te mejores.

La gente feliz no tiene necesidad de amargar a los demás.

Lástima que no puedas usar Photoshop en tu personalidad.

Me asombra ver cómo le pones tanto entusiasmo a algo tan obvio.

Me encanta cómo dices cosas obvias con la sensación de que descubriste algo

Me han dicho cosas peores y gente mucho mejor que tú

Me niego a pelear con un oponente desarmado.

No eres tan guapo/a como para ser tan tonto/a

No existen las preguntas tontas, solo las personas tontas

No hables si no puedes mejorar el silencio.

No sabes nada. De hecho, sabes menos que nada porque si supieras que no sabes nada, eso sería algo.

No sé qué cualidades puedes tener que compensen esa actitud que tienes

No te llamas Google, así que no lo sabes todo.

No tengo ni el tiempo, ni los crayones para explicártelo.

Nunca es tarde para callarse y meterte en tus propios asuntos.

Por eso no tienes amigos

Puedo explicártelo, pero no puedo entenderlo por ti

Que tengas un buen día, en cualquier otro lugar.

Sé lo que la gente dice de ti. Tienen razón

Siento decirte que jamás pedí tu opinión. Gracias.

Te devuelvo tu nariz, se había metido en mis asuntos.

Te escuché. Y ahora, haré lo que considere mejor para mí.

Te insultaría, pero luego tendría que explicarte el insulto, así que dejémoslo así.

Todas las personas que te amaron alguna vez estaban equivocadas

Todo el mundo puede ser estúpido alguna vez, pero tú abusas del privilegio.

Tú eres la razón por la que está lleno de señales de advertencia en todos lados

Tu hermano es bastante feo (En el caso de que tu enemigo tuviera un mellizo…)

Tu singular punto de vista nos ha dejado perpleja.

Tus palabras dicen quién quieres ser, tus hechos manifiestan quién eres realmente.

Ya entiendo porque usas tanto maquillaje

Ya que lo sabes todo, sabrás cuándo callarte.

Yo estaría de acuerdo contigo… pero entonces ambos nos equivocaríamos.

Frases para dejar mal a la gente

Como, ¿qué quieres más? Pues para despedirnos aquí tienes el mejor video de frases cortantes que hemos podido encontrar en YouTube. Disfrútalas.

Cuidado con estas frases, úsalas con precaución para no lastimar a nadie. Si te han gustado, siéntete libre de compartirlas a través de las redes sociales

Frases para dejar mal o dejar cortado a alguien

Foro del grupo

  • Foro U n l i m i t e d MarioC74588 Hace 8 años / 4 Respuestas / 620043 Lecturas -No es que seas fea, es que te cagaron así. -Perdona, ¿trabajas en correos? Es que llevo fijándome desde hace media hora que no paras de mirarme el paquete… -Eres tonto? O te peinas con chorizo? -Te dare una ostia que tendran que ponerte betanide en la cara con una sulfatadora! – feaaa!!! -borracho!!!! -si, pero a mi mañana se me pasa… -Dale recuerdos de mis partes a tu novia!!!! -Te dicen: me alegro…pues chupale el culo al negro -Eeeh tioo ayerr te viiii! -dondeee??? -tire de cadena y te perdi -En boca cerrada no entran moscas, entran POLLAS COMO ROSCAS!!!!!!!!! -Eres mas corto que las mangas de un chaleco -Eres mas inutil que un cenicero en una moto!!! -Comprate un palmo de desierto y barrelo -Nose si darte un hostia o comprarte una moto, te vas a matar igual… -Eeh, quita que la carne de burro no es transparente, – ya, pero los ojos de cerdo lo ven todo. -Eres tonto o masticas pilas! -Cara pene escocio con fimosis! -Eres mas basto que un bocadillo de chapas! -Tienes menos futuro que un submarino descapotable! -Montón de mierda con ojos. -Ya no te necesito. Tengo tu recuerdo, que vale mas que tu. Algunas son para dejar cortado a alguien y otras para dejarle mal espero que no las tengais que utilizar mucho, o si… 9 VOTOS

    Las frases más crueles para dejar a alguien

    Foto vía

    Técnicamente, nunca me han dejado. Técnicamente. Es decir, que quizás lo que pasó es que yo era demasiado orgullosa como para permitir que me dejaran, y me adelantaba. Básicamente, las frases las decía yo pero porque las leía en los ojos de mis amantes. También puede ser que tuviese cierta tendencia a relacionarme con seres cobardes que no se atrevían a decirme un rotundo: «Paso de ti».

    Lo que está claro es que dejar a alguien de forma acertada es difícil. La prueba más patente la tuve cuando vi «Espero que estés bien», una exposición de la artista Sophie Calle. Resulta que esta buena señora fue dejada por un novio por mail (esto es bastante cutre, sí, no lo hagáis). Y como esta señora no es como tú o como yo, que nos tragamos las penas hechas un ovillo comiendo Yayitas, llorando y viendo películas basadas en novelas de Jane Austen, se le ocurrió mandar ese mail a un buen porrón de mujeres (desde Christina Rosenvinge a su propia madre, pasando por Peaches y Victoria Abril) para que lo interpretaran a su manera. Todas pusieron al desgraciado ex a caer de un burro. Pero, ¿hay alguna manera de dejar a alguien que no suene a eres una-basura-humana-y-tu-cadáver-será-devorado-por-tus-gatos? Y, dando por hecho que la respuesta es no, pasemos al lado salvaje del asunto: ¿Cuál es la forma más hijoputesca de abandonar a una persona? Pregunté a mis amigos por sus propias experiencias y esto fue lo que me contaron:

    «Es por mí, no por ti. Estoy en un momento complicado, y no te mereces esto».

    Un gran clásico. La frase estrella. Suena mansa y sincera, pero sólo hay que traducirlo al idioma de la Cruda Verdad para obtener la frase hijoputesca.

    «Es por mí, no por ti» sería igual a «Es por algo que me pasa a mí, y ese algo que me pasa a mí es que NO ME GUSTAS». Claro que no eres tú. Tú no has hecho nada más que amarle con una sonrisa bobalicona que ha terminado dándole repelús.

    Pasemos a la segunda parte: «Estoy en un momento complicado». Piénsenlo, amigos: Es cierto que con distancia todo se relativiza pero, en el momento en el que se está viviendo, ¿no resulta todo momento de la vida una etapa complicada? ¿Cuándo saldrás de esa etapa complicada? ¿Cuando tengas mujer e hijos, vivas en un chalet y te hagas peinado cortinilla para taparte la calvorota? ¿Es entonces cuando estarás preparado para tener una relación conmigo?

    Y para terminar, la joya de la corona:: «No te mereces esto». En cierta manera, esto es verdaderamente mezquino. Aparte de dejarte, el muy desgraciado te dice lo que es bueno y malo para ti, te advierte de la pupa que te puedes hacer en el corazoncito. Es como una última perla de exquisito merengue en el pastel caducado: Mira qué bueno soy, que te cuido de mí mismo. ¿Has visto?

    Foto vía

    «Eres muy bajita. Yo necesito a alguien que me cubra al abrazarme».

    Bravo. Esta frase se la dijo una vez a una amiga una enfermera bastante corpulenta a la que se estaba triscando por aquella época. Es un claro ejemplo de que cuando no hay de donde sacar, uno se agarra a cualquier excusa. Todos sabemos que el amor no es cuestión de altura ni bajura, sino de una mierda de cóctel de hormonas que fluye o no fluye. Lo peor de todo es que volvió a encontrarse a Miss Cúbreme en un bar de bolleras y estaba saliendo con una chica diminuta con la que, según sus propias palabras, era muy feliz. Aunque justo antes de irse dejó caer un «pero también podemos quedar y follar un día».

    «No tienes tatuajes, ni piercings. Eres… No sé… Demasiado poco alternativa».

    Creo que ni siquiera merece la pena detenerse demasiado en esta frase de abandono. El ser que le dijo eso no estaba buscando alguien a quien amar, sino a un cachorrillo a quien pasear por la calle Fuencarral de principios de los dosmil.

    «Lo que pasa es que no me gusta tu «yo» presente, sino tu «yo» futuro. En el futuro vas a estar muy buena. En realidad lo que quiero es dejar pasar un poco el tiempo, darte tiempo a que mejores».

    Esta auténtica marcianada se la dijo a una amiga su novio de los 14 años. Vista ahora, es una mamarrachada, pero sus buenos lloros se pegó en su momento. ¿Cómo encaja esto una niña de 14 años? ¿Qué hace? ¿Sentarse a esperar en su casa a madurar y «ponerse buena»? No. Llorar dos días y después seguir viviendo su vida, hasta llegar al punto exacto de madurez para darse cuenta de que aquel tío era un gilipollas.

    Foto vía

    «Te tengo cariño, pero nunca te he querido»

    Esta frase se la dijo a una gran amiga su primer amor, con el que estuvo de los 15 a los 18 años (eso en aquel entonces era casi un matrimonio teenager). Ella quedó terriblemente deprimida, hasta el punto de ir al psicólogo y tomar pastillas. Su gran amor se había esfumado. Años después, casi con 30, él aún se le aparecía en sueños. En ese momento mi amiga descubrió a Jodorowsky y los poderes exorcizadores de la psicomagia. Ni corta ni perezosa, decidió enviarle a su ex un regalito psicomágico: Cogió un trozo de amatista, se lo metió en la vagina, se masturbó, lo sacó y se lo envió por correo a aquel ex lejano. Él dejó de aparecerse en sus sueños. Poco tiempo después se enteró por amigos comunes de que era gay.

    «No puedo seguir contigo. Estoy enamorado de África».

    Imaginad lo peor. No, no se había colado por una chica llamada África. Sí, se refería al continente. Él se había marchado a Guinea Bissau de voluntariado solidario, y a las pocas semanas llamó para soltar esta perla de frase. Otra cosa no, pero a este chico deben otorgársele las insignias scout de la valentía y la absoluta ausencia de miedo al ridículo. Bravo.

    «Tengo otitis».

    No fue exactamente la frase con la que la abandonó, pero sí las últimas palabras que escuchó de sus labios. Llevaban saliendo cinco años. Un día, ella le llamó para quedar y él le dijo eso, que tenía otitis. Después de eso, desapareció del mapa y nunca más se volvió a saber de él. Esta frase, por absurda y descolocante, me parece que gana con creces la copa de oro de la crueldad.

    La verdad es que todas estas frases de abandono, vistas con distancia, resultan ridículas y dichas por seres tan patéticos que casi llegan a enternecer. Ha sido maravilloso sentarme en el patio de butacas y que hayan ido desfilando frente a mí esos momentos, porque en todos y cada uno de los casos, la persona que me lo ha contado ya había superado el drama y se ha reído conmigo de su historia. Si imagino que me las dicen a mí, inmediatamente voy echando mano de la caja de galletas y poniendo a bajar «Sentido y Sensibilidad» en el Torrentz.

    Vivir para los demás sin dejar de pensar en uno mismo

    Si quisiéramos contabilizar los pensamientos que pasan por nuestra cabeza a lo largo de un día, sería complicado. Bien, resulta lógico pensar que entre 70.000 pensamientos diarios, la mayor proporción, la parte ganadora se la llevarán nuestras necesidades.

    Nuestras propias alegrías, nuestros propios gustos, nuestros propios problemas (no los olvidemos), en definitiva, pensaremos más en nosotros que en cualquier otra cosa. Resulta lógico pensarlo, al menos.

    Después, posiblemente una importante parcela de pensamientos se dirige hacia nuestros seres queridos. Pareja, familia, hijos, amigos. Tareas pendientes para con ellos, conflictos y rumiaciones exclusivos para cada persona.

    Y por supuesto, aún nos quedará «una pequeña parcelita» para pensar temas inservibles, mundanos y cotidianos como: «Qué mal le queda el pelo a esa» o «me está poniendo nervioso el dichoso programa de televisión, cámbialo de una vez». Cosas cotidianas…

    Cuando dedicamos más tiempo a los demás que a nosotros mismos

    Se ha comprobado queel tiempo que nuestra mente le dedica al resto del mundo, a veces resulta ser demasiado en relación al tiempo que nosotros podríamos necesitar.

    Digamos que a veces, nuestro cerebro, nuestra mente o nuestra voluntad misma se sorprenden sin espacio, siendo éste ocupado por cosas que nos son ajenas y que incluso pueden escapar a nuestro control.

    «¿Le habrá sentado mal eso que dije?», «Es mi culpa, tendría que haber actuado de otro modo», o la mejor: «es que soy un egoísta, para una vez que me pide ayuda…».

    Frases del todo negativas que nos hacen sentir mal al hacernos «ver» que hemos sido malos, o al menos no lo suficientemente buenos para con otra persona. Pensamientos no dedicados a nosotros mismos, en nuestra defensa, sino a los demás.

    Es increíble la capacidad que tenemos los seres humanos para enunciar en nuestra mente frases como las mencionadas, las cuales tienen sus repercusiones a nivel emocional.

    Pensar en los demás en exceso tiene repercusiones emocionales

    Podría pensarse que de la misma forma, son del todo inevitables. Hay millones de argumentos que validan que nos sintamos así. Pero, ¿cuántos hay que nos defiendan?

    Los mensajes educativos de nuestra infancia

    La realidad es que a lo largo de nuestra vida estamos expuestos continuamente a mensajes educativos del estilo: «hay que compartir»o»haz el bien a los demás»o»haz todo lo posible para que los demás sean felices»…

    Se tratan de mensajes educativos porque somos alimentados de estos mensajes durante la infancia. Parece ser que de pequeños necesitamos este tipo de mensajes para crear nuestros propios valores más adelante. Pero realmente tienen varias limitaciones para la persona adulta:

    -En primer lugar, se tratan de órdenes. No son simples frases: Sé, hay que… No son sugerencias. Por lo tanto, es como si nos obligaran a ser de una determinada manera.

    «Educa a tu hijo con sugerencias», podrá pensar alguno. Ya no somos niños. Podemos modificar, reflexionar sobre esas órdenes. Debatirlas.

    ¿Quién decide si hacer el «bien» o no, si no somos nosotros? ¿Quién decide si compartir o no nuestros recursos, sino nosotros?

    -En segundo lugar, son ordenes dicotómicas. Es decir, «hay que compartir» (porque si no, no serás bueno). «Haz el bien a los demás» (o tampoco serás bueno, serás malo) y «haz todo lo posible por que los demás sean felices» (o serás un egoísta).

    No dan espacio a ser «un poco egoísta». Todo o nada. Bueno o malo. Quizás la pregunta sea ¿es que no hay grises?

    -Y por último, la subjetividad. Nadie ha escrito nunca qué significa exactamente ser «bueno», «egoísta»o»altruista».

    ¿Dónde está escrita regla para que nos podamos considerar egoístas? ¿Cuántas veces tenemos que mirar por nosotros y no por el resto? ¿Es malo serlo?

    Los romanos usaban la palabra egoísmo para expresar la «práctica del yo».

    Piensa en ti, sé tu prioridad

    Al fin y al cabo, cada uno tiene su propia versión de los términos, y todos intentamos vernos de manera que nosotros seamos los buenos.

    Racionalizamos, argumentamos, o bien asumimos el papel de malos, y nos castigamos, esperando a cumplir penitencia por aquel enorme mal que hemos cometido. Y es lógico. Al fin y al cabo, somos nosotros los protagonistas de nuestras historias.

    De vez en cuando, nos vemos atrapados sin quererlo en una lógica que no hace más que dañarnos. Y nos vemos regalando tiempo, recursos y fuerzas a personas que parecen no tener otro fin en la vida que machacarnos.

    Y no podemos parar. Tememos las consecuencias negativas. Nos aterroriza alejarnos del supuesto camino que nos han marcado.

    Reflexionar y racionalizar estos pensamientos; estos mensajes, con sosiego y calma puede ser el ejercicio que nuestra condición humana más agradezca.

    Ese pequeño espacio de tiempo en el que tras reflexionar caemos en la cuenta «Eh, quizás no sea tan malo. Quizás necesite el tiempo para mí. Quizás no quiera compartir con nadie ahora. Quizás deba ser egoísta.»

    Quizás, el ser egoísta esté justificado.Quizás, ser egoísta, solo signifique querernos un poco.

    Frases de la vida para pensar en los demás

    Una de las lecciones más difíciles que todos tenemos que aprender tarde o temprano, es a ponernos en los zapatos de los demás y a ayudar a quien lo necesita, porque no todo se trata de nosotros. En Frases Bonitas lo sabemos bien y es pensando en ello, que hemos recopilado unas cuantas frases de la vida que te pueden hacer reflexionar sobre lo importante que es pensar en otros. Todas ellas tienen valiosas lecciones y puede que te hagan cambiar de opinión si piensas que no quieres o no eres capaz de poner a otra persona antes de ti mismo.

    1. Para comenzar a recibir tienes que aprender a dar primero, porque cuando das sin pensar el premio es más grande de lo que imaginas.
    2. No puedes ser una mejor persona si antes no ayudas a los demás, porque los mejores líderes jamás han pensado solo en si mismos.
    3. En la vida nunca sabes cuando necesitarás la ayuda de alguien más, por lo que lo más sensato que puedes hacer es prestar la tuya sin reservas.
    4. Una persona gentil nunca piensa en lo que puede recibir a cambio por ayudar, sino en hacerlo para hacer que el mundo sea un lugar mejor.
    5. Cuando aprendas a pensar en alguien más que no seas tú mismo, entonces sabrás lo que es vivir de verdad.
    6. Siempre ayuda a alguien que lo necesite y no pienses en cobrar tus favores, porque jamás sabes cuando necesitarás que te hagan uno de vuelta.
    7. A veces cuesta mucho poner a los demás antes que a uno mismo, pero son esos sacrificios los que a la larga nos dan mayor felicidad.
    8. La generosidad cuando es compartida, te brinda mucha felicidad y muchas sorpresas en el momento en que más las necesitas.

    ¿Qué piensas acerca de estas frases de la vida?

    Pensar en los demás. Vivir para los demás sin dejar de pensar en uno mismo. Pensar en los demás.
    fotobase l4gerardo –

    Hacer el bien a los demás es necesario para tener una sociedad más justa, más cordial, más amable y más educada. Los egoísmos solo conducen a la ‘perdición’ de la sociedad como un gran centro de convivencia.

    ¿Es tan importante pensar en el prójimo?

    Sin duda. Una sociedad sin ‘empatía social’ es una sociedad impersonal, egoísta y poco ‘amable’ para convivir.

    En casi todas las épocas de la historia y en casi todas las culturas el altruismo siempre ha sido un valor a ensalzar y elogiar. Pero estamos viendo que, en la actualidad, parece ser que también se ‘aplaude’ a los malvados, a los que cometen actos perversos y ruines.

    Mónica nos dice que todo ser humano tiene en su interior unas ‘semillas’ o el germen para hacer el bien y para hacer el mal. Podemos ser agresivos y violentos, o bien bondadosos y altruistas. Depende de nosotros cuál de estas ‘semillas’ hagamos crecer.

    Te puede interesar: Tener empatía. Ponerse en el lugar de los demás (con vídeo)

    Jorge hace mucho hincapié en el sentido de comunidad. Es la mejor forma de ayuda entre las personas. Comunidad en el sentido grupal no en el sentido de categorías morales: no es hablar de nacionalidades, de castas, de razas, de sexos, de creencias, etcétera. Habla del concepto comunidad como seres humanos. Como personas que conviven y establecen todo tipo de vínculos.

    ¿La bondad es sentimiento universal?

    Cuando vivimos en un estado de precariedad y necesidad extrema, o bien con ‘problemas importantes’ como una guerra, Mónica nos dice que es posible que no pensemos en otra cosa que en ‘salir adelante’, que en salvar nuestra propia vida. Un estado de tanta necesidad puede hacer que los ‘buenos sentimientos’ queden un poco apartados y olvidados.

    Como la sociedad ha evolucionado tanto en el tema del bienestar, para una gran mayoría de las personas, entre nuestras preocupaciones más básicas no se encuentra la supervivencia y por eso podemos pensar un poco más en los demás.

    De lo religioso a lo laico

    El tema de la ayuda a los demás se ha secularizado, como indica Mónica Esgueva. Anteriormente, toda esta temática de los valores relacionados con el altruismo y la ayuda a los demás estaban muy ‘dirigidos’ por la iglesia y el tema espiritual, valores que iban muy ligados al ámbito religioso.

    El debate nos sigue ofreciendo una serie de opiniones muy ilustrativas sobre el tema de la bondad de las personas y la idea de pensar en los demás.

    El estupendo y educativo programa de RTVE «Para todos la 2» nos ofrece un estupendo debate sobre la bondad humana. Unos puntos de vista sobre cómo podemos ayudar y pensar en los demás sin dejar a un lado nuestras propias metas, ilusiones y objetivos. Los participantes en el debate, Jorge de los Santos, filósofo, pensador y artista plástico, y Mónica Esgueva, coach, escritora y economista, nos dan sus puntos de vista sobre el tema del altruismo y la bondad humana.

    Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

    Las 20 formas más feas de dejar mal a tu pareja (y las hacemos a menudo)

    17/08/2016 05:00

    Tracey Cox es escritora de eso que solemos llamar ‘autoayuda’, columnista y presentadora de televisión, y se ha especializado en hablar de sexo y relaciones. Editó muchos años la ‘Cosmopolitan’ australiana y ahora escribe para la revista ‘Closer’ y la versión online de ‘Daily Mail’.

    Aunque no hay una preparación académica que le dé sello científico a su marca personal, no hay más que echar un vistazo a su artículo ‘Las 20 cosas que más avergüenzan a tu pareja en público’ para comprobar que, maldita sea, sabe de lo que habla. Si leer a Stephen King nos hace temer restrospectivamente una infancia horrorosa, nos imaginamos que lo de Cox y sus parejas ha tenido que tener su lado cómico y terrorífico a la vez, como el payaso de ‘It’.

    Gracias a las apreciaciones de Cox y a otros testimonios de generosos voluntarios, vamos a viajar al lado más oscuro de las uniones sentimentales, esos momentos con terceros en los que el sentimiento predominante de la unión es el de ‘tierra, trágame’, alternado con momentos de ‘Señor, llévame pronto’. Suban, damas y caballeros, al tren de la bruja (de tu mujer), y cuidado con las cajas sorpresa (porque de cualquiera de ellas puede saltar tu marido con nariz roja y peluca, y ya sabemos cómo se pone tu marido cuando sale despedido por un muelle).

    ¿Os gusta el sofá? Ya puede estar bien, se ha gastado mil euros de la cuenta común

    Según Cox, los psicólogos distinguen entre varios tipos de bochorno que se sufren en amorosa compañía:

    1. Vergüenza categórica: algo no intencionado por parte del otro, como por ejemplo, que se le caiga una copa encima de tu jefe en una reunión para celebrar tu ascenso.
    2. Vergüenza por reflejo: en realidad lo que está haciendo el otro solo le deja en mal lugar a él, pero no podemos evitar que nos afecte, porque los demás no van a entender cómo es que estamos con semejante personaje. Mirar el escote de una amiga, hacer preguntas estúpidas sobre algo que no se conoce, etc.
    3. Vergüenza a una banda: la otra persona hace algo perfectamente normal y agradable según ella pero que a ti te hace querer morir muy rápido. Un inocente baile en el supermercado, por ejemplo, puede provocar verdadero dolor a la pareja de uno. Otro día hablaremos del dolor por reflejo…
    4. Vergüenza dirigida: lo que hace el otro te hace a ti quedar mal, a propósito o sin querer. Cuenta intimidades que no quieres que se sepan o hace bromas con aspectos de ti que querrías hacer desaparecer…

    La columnista señala 20 cosas muy concretas y hemos encontrado ejemplos de casi todas que esperamos te hagan reflexionar. Confiesa, porque si has tenido una pareja “de verdad” seguro que reconoces varias.

    Discutir

    Haz caso a este consejo: nada (nada) es tan importante que merezca la pena discutirlo en público. Da muchísima vergüenza a todo el mundo, incluso a los espectadores: “tú verás si pides hamburguesa, ya sabes que te sienta mal y luego me tocará a mí ir a la farmacia, pero vaya”.

    Un amigo nos cuenta que conoce “un caso muy oscuro. Cuando íbamos a su casa y él hablaba, bajaba la música, pero cuando ella (su pareja) iba a hablar, él subía la música”. Una tortura subrepticia que avergonzaba como mínimo a nuestro amigo.

    Soltar secretos

    Muy especialmente si esas cosas privadas tienen algo negativo para ti y no te habías atrevido a hablar al otro del tema. Si algo es espinoso, con gente siempre lo será aún más: “¿Os gusta el sofá? Ya puede estar bien, se ha gastado mil euros de la cuenta común”.

    Dar detalles de vuestra vida sexual

    Un anónimo encapuchado nos cuenta: “mi novia y yo veíamos porno a menudo y parecía que nos gustaba a los dos. Un día, bromeando con amigos, lo aireó. Lo malo no fue eso, sino que dijo que yo me quedaba mirando a la pantalla y que la ignoraba. Me sentí imbécil. ¿Cómo no me va a gustar el porno? Las actrices de las pelis no te dan esos sustos en público, ja, ja”.

    Otro testimonio perturbador: “estábamos cenando fuera y cuando llegó la camarera aún no había decidido qué pedir. Uno de los amigos de mi novio sugirió un par de opciones de la carta, pero mi novio le tranquilizó así: ‘No hay problema, ya veréis, ¡esta se lo come todo!’ Acabábamos de empezar y ellos aún no me conocían mucho, así que me puse como un tomate. Es verdad que soy de buen comer, pero se me quitó un poco el hambre”.

    Debates encendidos

    Sobre todo de política. Las opiniones en grupo son un intercambio enriquecedor, siempre que no eches humo cuando los demás no estén de acuerdo contigo, no les dejes hablar o indirectamente les hagas ver que son más tontos que tú. Prohibido; no por ti, que nos das igual, sino por tu pobre pareja, que había venido a pasarlo bien.

    Una amiga ha tenido ya varios encontronazos serios por culpa de los gustos musicales de su novio. Cuando a alguien no le gusta un ídolo de él y lo dice, hay muchas posibilidades de que la velada acabe mal, y que ella se plantee seriamente irse a vivir debajo de la mesa del bar.

    Palabrotas

    Con sus amigotes muy bien, con tus compañeros de trabajo o con tus padres, no tanto.

    También hay formas de hablar, digamos, rudas, que pueden hacerte tener fantasías suicidas cuando las presencias en tu pareja. Por ejemplo, decirle a una familiar en una boda, no que está muy guapa con ese vestido, sino que “está buena”. El significado es el mismo, pero la elección de palabras no da vergüenza, da lo siguiente.

    Hablar mal

    Con expresiones incorrectas o demasiado trilladas, como “no me da rabia, me da lo siguiente”. Haz el favor de tener ‘un poco de por favor’ si estás con alguien sensible al tema lingüístico.

    No lo conozco de nada. (iStock)

    Lee un poco para conseguir vocabulario, porque cuando no te sabes expresar a tu pareja le da como… como cosita, no sé si se entiende.

    Modales raros en la mesa

    Por supuesto, ocurre en los restaurantes elegantes, pero ahí entendemos que requiere un esfuerzo especial evitar todo riesgo de vergüenza.

    Lo que tiene delito es hacer ese tipo de cosas ‘jevis’ que resultan chocantes en cualquier establecimiento con licencia, como rascarse encima del plato, comérselo todo sin dejar tiempo a los demás, o lo que le pasaba a esta anónima: «yo me toco mucho el pelo, es un problema de nervios. Cojo mechones, los retuerzo… y se me suelen caer algunos pelos, así que tengo que separarlos de la melena y tirarlos al suelo. Mi ex lo pasaba fatal. Él intentaba disimular, pero un día en que lo hice delante de conocidos suyos con los que quería quedar bien esperó a que se fueran y tuvo que pedirme que por favor no lo hiciera más. Me enfadé un poco, me pareció exagerado. A partir de ahí seguí haciéndolo igual, pero ahora nos daba vergüenza a los dos. Los vicios es lo que tienen”.

    Emborracharse

    Es un +1 en todos los demás casos y ya por sí solo puede provocar vergüenza asesina al más pintado. Bodas, bautizos, comuniones y, sobre todo, fiestas de Navidad de la empresa, son un campo minado de bochorno en pareja.

    Lo mejor es ir solo pero, si no hay más remedio, evita el alcohol como lo harías con el agua si tu pareja fuera un ‘gremlin’.

    Ser demasiado cariñoso

    Un beso en la mejilla cuando el otro se lo merece es disculpable, pero darse el lote apasionadamente puede dar bastante reparo a los demás, y a menudo a alguno de los implicados.

    Yo nunca juego al trivial con mi señora como pareja porque quiero ganar. Y lo suelto sin tapujos ante todos

    Que el otro llegue y te toque el trasero, o te dé un mordisco en el cuello, o que te llame “gordi”… no siempre cae tan bien en público como en privado. Si mientras te agarran firmemente la nalga y te muerden el cuello te dicen: ‘¿no te gusta, gordi?’ es un pleno.

    Vestir mal

    Esto ha llegado a destruir parejas, porque hay combinaciones que son imperdonables. “Mira, cariño, mira cómo me mira todo el mundo, y tú que decías que estas bermudas con dibujos de Sin Chan no eran adecuadas para la boda de tu hermana”.

    Flirtear con otras personas

    Sí, hay quien lo hace, y están entre nosotros. Hay quien lo lleva bastante bien y que casi prefiere que al menos el tercero le responda. No hay nada más triste que tu otra mitad metiendo fichas a alguien con quien no tiene ninguna posibilidad de serte infiel.

    Bromas idiotas

    “Una amiga mía andaluza me contaba que cuando viajaba con su novio a su tierra, más allá de Despeñaperros, este no desaprovechaba ocasión para ridiculizar su acento y su manera de hablar. Y mi amiga pensaba, aunque no le dijo nunca: ‘Muchacho, ¿alguna vez has leído siquiera un libro?’ Hay que reconocer que los ‘andaluse’ son muy ‘grasiosoh», ji, ji, ji.

    Bailes tontos

    Esto es un clásico. Bailes en el supermercado, en el transporte público… Ante la duda, lo mejor es no bailar ni en una pista de baile. Y nunca borracho.

    Críticas directas

    “Yo nunca juego al trivial con mi señora como pareja porque quiero ganar. Y lo suelto sin tapujos ante todos, que voy con cualquiera menos con ella”. Bueno, mejor es ese momento de vergüenza para la parienta que hacer lo mismo en un edificio en llamas.

    Pullas

    Hablar mal de la pareja directamente, ya sin tapujos y humillándola como si fuera nuestro peor enemigo. Aunque parezca mentira, hay quien lo hace casi sin darse cuenta, es como un interruptor que de vez en cuando se abre… y empieza a salpicar barro.

    “Mi novio y yo fuimos a pasar unos días con otras parejas de amigos. Una de las chicas dijo varias veces (¡durante las comidas!) que su novio cagaba durante mucho rato y que además olía fatal. Parecía como si pensara que el hombre lo hacía propósito, además de que el susodicho es un tipo especialmente elegante y educado. Mi novio y yo nos mirábamos secretamente alucinados de lo mal que lo pasaba él. ¿Ella no se da cuenta o le está hundiendo a propósito? No pensamos preguntárselo”.

    Otro sufridor nos confiesa: “Mi pareja gana mucha más pasta que yo, y tiene el convencimiento que eso le da todo el derecho al menosprecio”. Artillería pesada.

    Torpezas

    Además de las físicas, hay otras sociales que duelen aún más.

    “Una vez iba con mi novio por la calle y nos cruzamos con un amigo de él con el que yo no había cruzado más de dos palabras, pero al que tenía cariño. Le había visto mucho en foto y era el típico tío moderno, lleno de tatuajes, complementos y chapas de grupos raros. Como yo, de alguna forma, me sentía su amiga, me tomé una confianza absurda. Al verle llegar de lejos le dije a voz en grito: “¡Hommmmbre, si es X! ¡Y qué discreto va!” Él me miró solo un instante, a lo mejor ni le molestó, pero mi chico pasó uno de los peores momentos de nuestra relación, y eso que fueron diez años”.

    Repetir anécdotas

    O adornarlas: “estaba de subidón contando algo y ella me cortaba para decirme de mala leche que eso no era así, y a veces eran detalles minúsculos”, nos cuenta un amigo. “Otras veces me paraba para decirme que eso ya lo había contado. Me gusta mucho hablar, y teníamos muchos amigos, era inevitable”. Pero a ella le provocaba algo… opuesto al orgullo.

    La mala noticia es que, como veíamos en el caso de nuestra amiga de los pelos en el suelo, casi todo lo que da vergüenza es difícil de evitar. Es muy difícil que deje de avergonzarnos nada estando en pareja, así que mejor aprende a abrazar tu vergüenza. Pero mejor abrázala sin toques en el trasero.

    Frases Para Dejar Mal

    Frases Para Dejar Mal
    ¿Te gustarías tener una de App de Frases Para Dejar Mal? Si la respuesta es un sí. Descarga ahora mismo Frases Para Dejar Mal a tu Ex Gratis.
    Siempre hay momento en que uno tiene que utilizar frases para dejar mal de manera educada sin necesidad de ser insolentes
    Frases para dejar mal son muy divertidas porque siempre sacara más una sonrisa cuando uno está en un grupo de amigos y expresas una de estas frases.
    La App es una colección de docenas frases para dejar mal, irónicamente a aquellas personas que a veces les encanta mandarnos frases indirectas a nuestra persona
    Frases para deja mal a tu ex, siempre es bueno tener en nuestra mente ya que de esta manera podemos dejar de pasar momentos de vergüenza utilizando una de estas frases
    Frases para dejar mal su objetivo no es humillar a una persona sino utilizar de forma graciosa tal vez para alegrar el día en momentos de tensión.
    Frases para dejar mal a alguien puedes compartir con tus amistades de forma fácil y rápida, además puedes usar las imágenes sin necesidad de estar conectado al internet
    En la opción del chat, puedes compartir con otros usuarios, tus frases para dejar mal así de esta manera aumentar con más frases la aplicación.
    BENEFICIOS
    Selección de las mejores frases para dejar mal a tu ex.
    Te servirán para alegrar en todo tipo de ámbitos: con tus amistades y para todo lo que necesites.
    Aplicación rápida y sencilla, para utilizarla siempre y cuando la necesites.
    INFORMACIÒN IMPORTANTE
    La entidad de esta aplicación informa que contiene imágenes, algunas de las cuales han sido obtenidas a través del Internet. Estas imágenes son de dominio público, ya que no se identifican por símbolos u otra información que indica la existencia de derechos d explotación reservados al respecto. A pesar de ello, una clara voluntad de respetar los derechos en Virtud del Real Decreto Ligeslativo 1/1996 de 2 de abril que se aprueba el texto refundido de la ley de Derecho de Autor, y el cumplimiento de las obligaciones impuestas por la ley 34/2002 de 11 de julio de servicios de la información la sociedad y el comercio electrónico, el creador de esta aplicación llama a cualquier persona natural o jurídica que sea titular de alguna de las imágenes con tenidas en el mismo, acreditar por correo electrónico a [email protected], comprometiéndose el creador de la aplicación a la eliminación inmediata de dicha imagen después de comprobar, en su caso, la propiedad de la imagen protegida.
    ¿Que estas esperando?… da clic en DESCARGAR y disfruta la colección de Frases Para Dejar Mal hoy.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *