0

Perro respira rapido y corto

Tabla de contenidos

🥇 Mi perro respira raro y muy rápido, ¿qué hago?

Un perro puede respirar muy rápido, de manera entrecortada o con dificultades, sin poder dar grandes bocanadas y sin ser capaz de respirar de manera normal y apacible. Nuestros veterinarios online reciben muchas consultas de este tipo, casos de respiración agitada, de perros que respiran ‘raro’ o que lo hacen a toda velocidad cuando duermen. Hoy analizamos la denominación médica de cada una de ellas, cómo se contraen y cómo se les pone remedio.

Si tu perro respira muy rápido y sin dificultad, se trata de taquipnea

Una respiración acelerada, sin presencia de tos o sin problemas al realizarla, se define como ‘taquipnea’. La taquipnea no suele ser síntoma de una enfermedad o de un problema grave, pero sí sirve para saber que tu peludo está sufriendo por culpa del calor. Los perros se refrescan por la boca, jadeando; si aceleran su respiración es porque necesitan un aporte extra de frío y aire. Para evitar este tipo de situación existen en el mercado determinados productos, como chalecos refrescantes o arneses.

Si empieza a respirar muy rápido de repente, llévalo a una zona más fresca. Si persiste la situación, podría estar a punto de sufrir un golpe de calor. Por ello siempre es recomendable llevar contigo una botella de agua en verano o si hace un día especialmente cálido, para que beba si lo necesita.

El problema de una respiración acelerada persistente, una que no se produce por una circunstancia en particular, es que puede ser un síntoma de anemia, de asma o, en el peor de los casos, de un tumor o una hemorragia en los pulmones. Si ves que respira rápido y raro día sí y día también, acude a tu veterinario.

Si tu perro hace ruidos raros al respirar y lo hace con dificultad, es disnea

Puede que por la naturaleza de tu perro respire con dificultad. A los bulldogs, por ejemplo, les cuesta mucho trabajo por culpa de la estructura tan particular de su cara y de su cuerpo, pero ¿y el resto de los perros? Una respiración con dificultad, también llamada ‘disnea’, es sintomática de un posible problema de obesidad, de que algo le duele, de que está nervioso o de que tiene una enfermedad cardiaca o relacionada con el metabolismo.

Es decir, que una respiración problemática no es nunca síntoma de algo bueno. Cuando le dejes una consulta a los veterinarios online de Barkibu al respecto de este tema, comprueba su pecho, ¿se mueve mucho, incluso dirías que de manera exagerada al respirar? Examina sus fosas nasales, ¿se abren más de la cuenta? ¿Parece que intenta alargar su cuello y todo su tronco cuando quiere tomar aliento? Cuéntanoslo para poder ofrecerte un diagnóstico acertado.

Otros motivos por los que tu perro respira muy rápido y de forma rara

Además de todos estos casos que te hemos presentado, puede que tu perro se haya atragantado con algo. Por eso es siempre fundamental no quitarle ojo de encima cuando sales a pasear con él y tener la casa ordenada, no vaya que se atragante y se trague algo.

Si este es tu caso, tras unos instantes sin poder respirar se desmayará. Mantén la calma, abre su boca y retírale con cuidado la lengua. Asegúrate de que alrededor no tenga ningún objeto con el que pueda darse un golpe en caso de una posible convulsión. Normalmente, esto bastará para que pueda respirar, si no, tendrás que aportarle aire directamente a su boca de manera regular y constante hasta que recobre la conciencia.

Si además de respirar mal, tose con fuerza, como una persona mayor, puede tratarse de una traqueitis infecciosa. Si se combina este tipo de tos con muchos mocos, podemos estar ante una traqueobronquitis también de carácter infeccioso, que suele aparecer en presencia de parásitos en su cuerpo.

Los mocos en los perros nunca son buena señal. Si son transparentes, o apenas tienen color, pueden aparecer como una secreción natural de su cuerpo para intentar expulsar algo que se la ha metido ahí, pero si es de color verde o amarillento puede estar avisando de una bronquitis aguda que corre el riesgo de cronificarse si no se trata de inmediato.

Una respiración rara o acelerada en un perro nunca es buena señal, consulta con nuestros veterinarios online

El problema de que sea una bronquitis es que puede proceder de una alergia, que es relativamente fácil de tratar, o de algo peor, como un tumor pulmonar. No queremos alarmarte, pero sí advertirte de que si tu perro tose mucho tienes que acudir rápidamente al veterinario.

Además, si la bronquitis se cronifica, tu perro no podrá disfrutar del ejercicio físico por culpa de la tos. Entonces tendrá que quedarse más tiempo en casa, se deprimirá, bajarán sus defensas y será más propenso a contraer otras enfermedades.

Ante cualquier duda sobre la respiración de tu perro deja una consulta a nuestros veterinarios online. Como te acabamos de contar, que respire rápido o mal puede ser por culpa de algo leve o el aviso de un tumor. Con su salud no se juega. Una rápida intervención puede salvarle la vida.

¿Qué temas te interesan?

En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema:

Si alguna vez has escuchado que tu perro comienza a hacer ruidos «raros», como una mezcla entre tos, de bocina de coche y asfixia, es posible que tu perro tenga un episodio del llamado estornudo inverso en perros.

¿Qué es un estornudo inverso?

El estornudo inverso no es una enfermedad, sino un episodio que a veces es puntual y otras veces se puede repetir a lo largo de la vida del perro.

En un estornudo normal, el perro expulsa el aire rápidamente por la nariz. Sin embargo, en el estornudo inverso sucede justo lo contrario. El aire es aspirado rápida y repetidamente por la nariz. Esto provoca una especie de resoplido muy ruidoso y escandaloso que a menudo se confunde con la asfixia o un ataque de asma. Este es el motivo por el que muchas personas acuden preocupados al veterinario. Pero, en realidad, aunque sea muy aparatoso, en la mayoría de los casos no hay nada de qué preocuparse.

Este es un episodio más común en perros de lo que crees. Sobre todo en perros de razas pequeñas y braquiocefálicas. Es decir, en aquellos perros de hocico chato, como los pugs o los bulldogs. La mayoría de los perros pasan por esto una o dos veces en su vida.

El estornudo inverso es más frecuente en razas de hocico chato, como los pugs.

¿Cómo reconocer el estornudo inverso en perros?

Como decíamos antes, el estornudo inverso es un episodio muy ruidoso, parecido a un resoplido. En este episodio, puede parecer que el perro se ahoga o tiene un ataque de asma. El animal pone una postura extraña, forzada. Y sufre una especie de tos que puede durar hasta dos minutos.

Lo primero es mantener la calma. Si nos alarmamos, podríamos agobiar al perro y empeorar su estado. Es mejor estar tranquilos y observar al perro hasta determinar cuál es el origen de esos ruidos tan extraños y aparatosos. Es muy importante descartar cuanto antes que el perro se esté realmente atragantando. Si íbamos de paseo o estamos en una habitación solos y el perro no ha podido ingerir nada, la opción queda totalmente descartada. Pero no es solo la comida lo que podría provocar atragantamiento y asfixia. También debes tener mucho cuidado con los juguetes. Un juguete roto del que se desprenden piezas o una pelota demasiado pequeña pueden resultar fatal para tu perro.

Una vez descartado el atragantamiento, debemos fijarnos en la postura y los ruidos que hace. El perro, cuando tiene un episodio de estornudo inverso, tensa la espalda, separa los codos y estira el cuello. Con esta postura, el perro empieza a inhalar fuerte y muy rápido. Hará esto repetidas veces. Este episodio puede durar entre unos segundos y un par de minutos. Después, volverá a respirar con normalidad, como si no hubiese pasado nada.

Durante el episodio, el perro hará el intento de tragar repetidas veces. Esto se debe al reflejo nauseoso, algo que bien puede confundirse con la intención de vomitar.

¿Qué puede provocar el estornudo inverso en perros?

Normalmente, el estornudo inverso en perros se debe a alguna partícula en el aire que irrita la nariz del perro y le causa molestia. Por eso, cuando sufre de esta molestia, aspira con fuerza, hasta llegar a deglutir. Así acumula en la garganta todos los agentes molestos y traga para suavizar la garganta y para acabar con ellos.

Algunas de estas sustancias son el polvo, las sustancias químicas, los olores fuertes o el humo. Pero también hay otros factores que pueden provocar el estornudo inverso. Los más frecuentes son la emoción, el exceso de ejercicio, un collar muy apretado, los cambios de temperatura o los sustos. Además, es posible que, si tu perro es de los que jala de la correa hasta casi provocarse la asfixia, lo padezca alguna vez.

Por último, el estornudo inverso puede ser un síntoma de una infección respiratoria o una enfermedad nasal crónica.

¿Es peligroso el estornudo inverso en perros?

Como hemos comentado, el estornudo inverso no es una enfermedad ni es peligroso. Es solo un episodio muy escandaloso que preocupa a aquellos que no lo saben reconocer. Además, es más común de lo que puedes llegar a pensar, así que lo raro sería que tu perro no pasara por esto alguna vez. Sin embargo, puede ser un síntoma de algo más grave. Si tu perro sufre este episodio con frecuencia, es recomendable que lo lleves al veterinario. Él determinará si es algo natural o si se debe a una enfermedad que haya que tratar.

Todos los perros, de cualquier edad o raza, pueden pasar por uno o varios episodios de estornudo inverso.

¿Qué hacer cuando mi perro tiene estornudo inverso?

Una vez descartado el atragantamiento, en realidad, no es necesario que intervengas. Como has podido leer aquí, el estornudo inverso puede durar entre unos segundos y dos minutos. Pero pasado este tiempo, el perro vuelve a respirar con normalidad y a actuar como si nada hubiese pasado. Sin embargo, sí hay cosas que puedes hacer para ayudarle a calmar este acto tan molesto.

Cuando tu perro está en medio de un estornudo inverso largo y quieres hacerle parar, puedes taparle la nariz y ayudarle a abrir la boca. Eso le ayudará a volver a su respiración natural. También puedes masajearle el cuello. Él está tratando de tragar eso que le molesta. Haciendo eso le vas a ayudar a hacerlo facilitando el movimiento al deglutir.

Cuando tu perro ha terminado de estornudar, es bueno preguntarse qué lo ha podido provocar. Así podrás prevenir una segunda vez. Esto puede suponer caminar por sitios que no sean de albero, no utilizar productos químicos cerca de él, no coger por bosques si puede ser a causa del polen… Cada una de las causas que provocan el estornudo inverso en perros es fácil de solucionar.

Sin embargo, si notas que tu perro lo padece de forma muy frecuente, o si los episodios duran más de cinco minutos, debes llevarlo al veterinario. Así podrás descartar infecciones respiratorias, ácaros, colapso de tráquea, tos de la perrera o incluso un tumor. O bien tratarlos cuanto antes en el caso de que alguna de estas enfermedades fuera el origen del estornudo inverso.

Mi perro respira muy rápido, ¿qué le pasa?

Si mi perro respira muy rápido, ¿es porque le pasa algo malo? Esta alteración respiratoria se llama taquipnea y puede ser síntoma de que algo no va bien en su sistema respiratorio. Te hablamos de la respiración rápida en perros. ¡Sigue leyendo!

Por qué mi perro respira muy rápido

La respiración rápida pasajera no supone ningún problema y es igual que cuando nos ocurre a nosotros, puede ser por haber realizado un esfuerzo físico, tener calor, miedo, tensión, ansiedad o debido a algún medicamento.

Sin embargo, cuando la respiración rápida es persistente, puede deberse a algún problema respiratorio, como bronquitis, pulmonía, obstrucción de las vías respiratorias, cáncer… También hay enfermedades no relacionadas con la respiración que pueden causar taquipnea, como la diabetes, enfermedad de Cushing, arritmias, agrandamiento de los órganos… En estos casos, la taquipnea viene acompañada de vómitos, diarreas, fiebre, fatiga, letargo y otros síntomas de enfermedad.

Si tu perro respira muy rápido sin razón aparente, ¡acude ya al veterinario!

Diagnóstico de la taquipnea en perros

El veterinario realizará un examen físico y todas las pruebas que considere necesarias para realizar el diagnóstico del problema que ocasiona la respiración rápida. Algunas de ellas pueden ser:

  • Análisis de sangre
  • Análisis de orina
  • Perfil bioquímico
  • Radiografía torácica
  • Ultrasonido del corazón y el tórax
  • Toracocentesis
  • Rinoscopia

En función de lo que las pruebas determinen, el veterinario recetará un tratamiento para lo que ocasiona la respiración rápida de tu perro. ¡Lo importante es curarlo de raíz! Se pueden necesitar antibióticos, antiinflamatorios, fluidoterapia, oxígeno…

Descubre el resto de problemas respiratorios en perros.

¡No lo olvides! Si tu perro tiene dificultad para respirar, es importante acudir al veterinario cuanto antes. Si no se trata el problema, ¡podría llegar a ser muy grave! Tampoco mediques a tu mascota por tu cuenta, el veterinario profesional es el único capacitado para tratar las enfermedades con criterio. Verás como siguiendo sus pautas y consejos tu amigo mejorará pronto.

  • 1

Es inevitable que algún día el dueño de un perro esté preocupado por su mascota por algo que ha pasado pero no sabe si realmente es una emergencia. ¿Como sabe uno cuando que se trata de una emergencia y que requiere rápidamente atención veterinaria?.

Esta es una recopilación de las emergencias más comunes vistas en el veterinario.

1. Trauma

Si tu perro ha sufrido algún tipo de trauma, como una caída, herida de bala, atropello de un coche o ha estado involucrado en una pelea de perros entonces es necesario ir al veterinario inmediatamente. Incluso si el perro parece estar bien, es necesario ir a ver al veterinario ya que muchas veces las lesiones sufridas por un evento traumático, como un pulmón perforado, hernia diafragmática o una hemorragia interna no manifiestan sus síntomas inmeditamente.

Heridas como cortes por mordeduras pueden ser más profundos de lo que parece y puede traer complicaciones como una infección por no llevar al perro a tiempo al veterinario. Muchas veces el evento traumático no es apreciado por el propietario del perro, pero si ves a tu perro cojeando, aparentemente con síntomas de dolor es mejor llevarlo a hacerle un chequeo.

2. Dificultad para respirar

Disnea es también conocido como dificultad para respirar y puede manifestarse como sibilancias, ahogo, respiración débil y ronca o paro respiratorio. Esto puede ser causado por un cuerpo extraño en la garganta, reacciones alérgicas, enfermedades del corazón o enfermedad pulmonar. Si hay un cuerpo extraño no tratar de extraerlo, de esta manera, se logrará no ponerlo más profundo y evitará obstruir las vías respiratorias. Los problemas respiratorios casi siempre indican problemas médicos importantes así que no espere a tomar soluciones y actúe de inmediato.

3. Condiciones Neurológicas

Los problemas neurológicos se pueden manifestar en tu perro como desorientación, falta de coordinación, letargo severo, falta de respuesta. Un perro normal y sano está atento y sus respuestas son rápidas. Cualquier cambio pronunciado de su estado mental requiere atención veterinaria inmediata. Una vez más se trata de trastornos graves que requieren atención veterinaria para tener unos resultados favorables.

4. Convulsiones

Las convulsiones también se consideran una enfermedad neurológica, pero son tan comunes en los perros que se merece su propia categoría. Los perros que nunca han experimentado ataques necesitan de atención medica de inmediato. Los signos asociados con un ataque son temblores incontrolables, perdida de conocimiento, pérdida del control intestinal o urinario. La causa más común de convulsiones en los perros es la epilepsia. Si tu perro es diagnosticado de epilepsia no todas las convulsiones que tenga van a ser una emergencia. Si tu perro tiene múltiples ataques en un plazo de 24 horas o si la convulsión dura más de un par de minutos, su perro necesita atención veterinaria inmediata. Otras causas de convulsiones son la hipoglucemia en los cachorros, la insulinoma en los perros más viejos y la toxicidad en los perros de todas la edades.

5. Sospecha o sabe de una posible exposición a tóxicos

Se debe de tener mucho cuidado si tu perro ha masticado cebos para ratas o ha abierto alguna bolsa de fertilizante, en general algún producto que tenga elementos tóxicos. Es necesario consultar al veterinario lo antes posible para que pueda ver al perro.

6. Vómitos y diarrea

Los vómitos y la diarrea son problemas comunes en los perros y si bien pueden ser signos de un problema grave, la mayoría de los casos son simples molestias gástricas que por lo general se resuelven en 24 horas. Es aconsejable que el perro esté bien hidratado. Si se desarrollan síntomas como el letargo, debilidad o parece tener dolor, entonces necesita atención veterinaria inmediata. Además si el vómito o la diarrea persiste más de 24 horas o si se nota sangre en el vómito o diarreas entonces ir a ver al veterinario rápidamente. Si el perro tiene un problema médico crónico como la diabetes y empieza a vomitar, entonces no se recomienda esperar 24 horas, es aconsejable buscar atención veterinaria lo antes posible.

7. Abdomen distendido o dolor abdominal

Si se observa que el abdomen del perro esta distendido y da muestras de dolor entonces es un problema médico grave que requiere atención veterinaria inmediatamente. La distensión abdominal puede estar acompañado de arcadas, naúseas, debilidad, colapso y dificultad para respirar. La distensión abdominal puede ser causada por el aire atrapado en el estómago que puede causar que el estómago gire sobre sí mismo. Por lo general se da en perros de raza grande. Esto es potencialmente mortal si no se trata a tiempo y el ir rápido al veterinario es crucial para tener un resultado positivo.

8. Problemas oculares

Los problemas en los ojos en los perros tienen una tendencia a deteriorar más rápido que los problemas en otras zonas. Estos problemas pueden derivar rápidamente en pérdida del ojo o en la ceguera si no se trata. Los signos de enfermedad ocular son el enrojecimiento de los ojos, secreción, hinchazón, lagrimeo excesivo, ojos entrecerrados y rascarlos mucho. Incluso si simplemente es un cuerpo extraño en el ojo, el tratamiento oportuno de un veterinario puede evitar un problema grave.

9. Problemas urinarios

Si nota que el perro no produce casi orina, es aconsejable ir a ver al veterinario lo antes posible. Es mucho más común en gatos que en perros, pero los bloqueos urinarios ocurren y pueden amenazar la vida de nuestra mascota. Si se nota dificultad para orinar o sangre en la orina consultar al veterinario lo antes posible, ya que puede indicar una infección urinaria o cálculos urinarios que pueden conducir a un bloqueo si no se trata a tiempo.

10. Emergencias en un parto

Si tu perro se pone de parto y observas que pasan más de cuatro horas sin que salgan los cachorros, pasa más de dos horas entre la salida de cada cachorro, el perro puede experimentar distocia. Llamar al veterinario inmediatamente para pedir consejo.

Vía: Cesarsway

¿Qué haces si descubres que tu perro parece estar respirando demasiado rápido? A veces, tu perro simplemente está jadeando, sin embargo, es importante saber qué puede estar causando este síntoma común y si necesita ir o no al veterinario.

¿Está tu perro respirando demasiado rápido?

Affinity Petcare describe la frecuencia respiratoria normal del perro en 18 a 34 respiraciones por minuto en reposo. Para saber qué es normal y qué no, cuenta la frecuencia respiratoria de tu perro mientras descansa o duerme. Si bien es normal jadear después del ejercicio, algunos signos pueden indicar que tu perro tiene problemas para respirar o dificultades respiratorias. Ejemplos incluyen:

  • Respiración con la boca abierta
  • Encías pálidas, rojo ladrillo o teñidas de azul.
  • Babear
  • Usar los músculos de la barriga para ayudarse a respirar.
  • Renuencia a comer, beber o moverse.

Independientemente de la causa, estos son signos de que tu mejor amigo necesita ir a ver a un veterinario. El veterinario examinará al perro para averiguar dónde está el problema; como la cabeza, el cuello, las vías respiratorias, los pulmones, el corazón, la circulación, o una afección de salud general.

Problemas con la cabeza o la garganta

Estos problemas a menudo limitan la vía aérea y dificultan la entrada y salida del aire de los pulmones.

Razas con la cara plana

Adorables como son los pug, pekes, bulldogs y terriers de Boston, estas razas de cara plana jadean más de lo normal. EcuRed explica que esto se debe a que estas razas tienen:

  • Fosas nasales estrechas
  • Un paladar largo y suave.
  • Una lengua sobredimensionada
  • Amígdalas grandes

El astuto padre de un pug debe saber lo que es normal para su perro y estar alerta a los cambios como el babeo inusual, la negativa a moverse o las encías azules. Si tu amigo canino comienza a luchar por respirar, mantenlo fresco y llévalo a casa. Si no está consumiendo golosinas en pocos minutos, busca atención veterinaria urgente.

Rinitis

Una nariz mocosa hace que sea difícil respirar. Sin embargo, en lugar de un resfriado, la mayoría de los amigos con pelaje sufren de una extendida infección bacteriana (u ocasionalmente micótica) en las cámaras nasales, llamada rinitis. La rinitis es más una molestia que una amenaza real para la vida del animal. Sin embargo, el tratamiento oportuno a los primeros signos de esta infección puede cortarla de raíz y evitar que se prolongue. Los primeros signos de rinitis son una nariz resbaladiza y goteo. Las pistas incluyen el estornudo o un perro que se lame la nariz con más frecuencia, ya que usa su lengua como pañuelo.

Problemas con la tráquea (tráquea)

Del mismo modo que pararse sobre una manguera detiene el flujo de agua, cualquier cosa que aplaste la tráquea hace que sea difícil respirar. Un ejemplo simple es un perro que tira de su collar, medio ahogándose. En este caso, la respiración rápida es una señal de que el perro está luchando. Es importante no causarle un esfuerzo excesivo al perro y buscar atención veterinaria. Con la excepción de la tos de las perreras, estas condiciones son lentas y empeoran con el tiempo.

Parálisis laríngea

La parálisis laríngea es cuando la laringe (la entrada de la tráquea) no se abre completamente, lo que limita la cantidad de aire que llega a los pulmones. Para averiguar si este es el problema de tu mascota, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿El perro hace un ruido de ‘bocina’ con cada respiración?
  • ¿Es el perro un labrador? (Los labradores están especialmente en riesgo.)

Si esta condición angustiante le dificulta la respiración a tu perro, incluso cuando está descansando, evita ejercitar al perro y habla con tu veterinario acerca de la operación laríngea.

Presión sobre la tráquea

Esto puede ser debido a un ganglio linfático agrandado, un tumor en la garganta o un absceso que presiona la tráquea. Alternativamente, este podría también ser tu amigable perro tirando de su cadena de paseo y siendo estrangulado por su misma presión. Para ver cuál podría ser la causa de la presión sobre la tráquea de tu perro, pregúntate:

  • ¿Tiene tu perro un bulto inusual alrededor del cuello o garganta?
  • ¿Tira fuertemente de la correa tu perro?

Experto Animal sugiere que los dueños de mascotas estén alertas ante los signos sutiles de que su perro no se encuentra bien, como reducción en el apetito o beber más de lo normal. Los bultos pueden ser difíciles de encontrar, por lo que es recomendable una revisión veterinaria. Sin embargo, si observas que a tu perro le gusta tirar de su cadena, usa un arnés en lugar de un collar, y este simple cambio puede resolver el problema.

Colapso de la tráquea

Una tráquea colapsada ocurre cuando la tráquea no es lo suficientemente rígida y cada vez que respira el perro succiona la tráquea. Razas como el de chihuahua, Yorkshire terrier y caniche son propensos a este problema. Considera lo siguiente:

  • ¿Tienes una raza de perro pequeño?
  • ¿El ejercicio empeora el problema?

Tu veterinario puede sugerir una cirugía correctiva que consiste en colocar un soporte protésico alrededor de la tráquea para fortalecerla.

Tos de la perrera

La tos de las perreras es una infección bacteriana o viral que irrita las vías respiratorias y las hace extremadamente sensibles. La tos de las perreras tiene una variedad de síntomas y es altamente contagiosa. Si tu perro parece enfermo, pregúntate:

  • ¿Ha estado tu perro en contacto reciente con un perro que tose?

Si la tos es leve, los antibióticos no son necesarios y limitar los paseos es todo lo que se necesita. Evita a otros perros ya que es altamente contagioso. Puedes esperar que los síntomas duren de dos a cuatro semanas.

Problemas respiratorios relacionados con las vías respiratorias y los pulmones

La inflamación de las vías respiratorias del tracto respiratorio, la presión sobre los pulmones o el líquido dentro de los pulmones puede causar una respiración rápida.

Enfermedad de las vías respiratorias alérgicas (asma)

Al igual que las personas los perros pueden sufrir de asma. Para ver si tu perro tiene asma, pregúntate:

  • ¿El perro está jadeando mientras respira?
  • ¿Ha tenido episodios en el pasado?

El asma varía de leve a mortal. Si tu perro está respirando rápidamente, y parece estar relacionado con el asma, mantenlo fresco y llévalo al aire fresco y limpio. Luego busca ayuda veterinaria urgente.

Rigidez de las vías respiratorias

Ciertas razas, como los West Highland terriers blancos o Westies, pueden sufrir rigidez de las vías respiratorias a medida que envejecen. Tienen constantemente una respiración áspera al descansar y jugar. Pregúntate:

  • ¿Es tu perro mayor?
  • ¿Es una raza pequeña?

La medicación a largo plazo con broncodilatadores (medicamentos que abren las vías respiratorias) puede retardar la progresión.

Inhalación de humo

La exposición al fuego irrita las vías respiratorias y causa una fuga de líquido en los pulmones. Considera las siguientes preguntas para ayudar a determinar tus próximos pasos:

  • ¿Ha estado el perro en un incendio de cualquier clase recientemente?
  • ¿Su pelaje huele a humo?

Si cualquiera de estos parece ser el caso, lleva a tu perro al aire fresco. Si su respiración no mejora rápidamente, busca ayuda urgente.

Enfermedad pulmonar

Aquí el propio tejido pulmonar es la fuente del problema. Estos problemas reducen la capacidad del pulmón para funcionar correctamente. Para hacerles frente, el perro toma más respiraciones para compensar la diferencia. El perro llegará a un punto en el que ya no podrá hacer frente y colapsará, por lo que es esencial un tratamiento rápido.

Cáncer

El cáncer de pulmón primario es raro en el perro. Más común es una propagación secundaria de otro cáncer. Considera:

  • ¿El perro tiene un tumor en otro lugar, como un bulto mamario?

Si crees que el cáncer podría estar causando la respiración rápida de tu perro, habla con tu veterinario sobre el tratamiento para esta posible complicación.

Infecciones parasitarias

Encabezando la lista de los peores están el gusano del corazón y la lombriz pulmonar. Estos parásitos migran a través de los pulmones, causando daños en los tejidos e interfieren con la circulación sanguínea. Pregúntate:

  • ¿Está el perro al día con sus medicamentos preventivos para el parásito del corazón?

Tratar el gusano del corazón es complejo y peligroso, y que un veterinario está en la mejor posición para ayudar a su perro.

Neumonía

Una infección en el pecho puede asentarse en los pulmones causando dificultades respiratorias

  • ¿Ha perdido el color el perro recientemente, tiene fiebre o se niega a comer?
  • ¿Tienen una tos húmeda?

El perro requiere antibióticos, así que visita al veterinario con urgencia.

Hemorragia pulmonar

Un trauma puede hacer que se formen coágulos en los pulmones. Si tu perro ha sufrido recientemente una caída intensa, una patada o un accidente de tráfico, debes consultar a su veterinario de emergencia de inmediato.

Pulmones comprimidos

A veces, los pulmones están sanos, pero están comprimidos y no pueden llenarse de aire, lo que conduce a una respiración rápida. Estas condiciones requieren ayuda de emergencia. Si no se tratan, es poco probable que el perro se recupere. Sin embargo, el tratamiento puede salvarle la vida y en muchos casos es curativo.

Neumotórax

Una herida penetrante, como la mordedura de un perro, permite que el aire escape al pecho. Sin un vacío alrededor de los pulmones, no pueden llenarse de aire. Considera lo siguiente:

  • ¿Ha estado el perro involucrado en una pelea o accidente?
  • ¿Su respiración está angustiada?

Cubre cualquier herida obvia en el pecho para proporcionar un sello de aire y luego busca asistencia veterinaria de emergencia.

Derrame pleural

Más común en los gatos que en los perros, la acumulación de líquido alrededor de los pulmones se denomina derrame pleural. El líquido aplasta físicamente los pulmones, evitando que se llenen de aire. Los derrames más comunes están relacionados con la presencia de un tumor, sangre, pus o quilo. Pregúntate:

  • ¿El pecho del perro se ve inusualmente redondo o se siente duro?

Un veterinario necesita tomar imágenes del tórax para verificar si hay un derrame y luego drenar en condiciones asépticas. Luego, para evitar la recurrencia, se debe identificar la fuente del fluido.

Hernia de diafragma

Si el músculo que separa la barriga del pecho se rompe, el contenido abdominal entra en la cavidad torácica y comprime los pulmones. Esto se llama hernia diafragmática. Si tu perro ha estado en un accidente reciente o se ha caído, mantenlo tranquilo. Busca atención veterinaria inmediatamente ya que el diafragma requiere reparación quirúrgica.

Relacionado con el tracto no respiratorio

A veces, los pulmones son las víctimas inocentes que se encuentran atrapadas en una situación por causas ajenas. La respiración rápida muestra que el perro está luchando de alguna manera, ya sea física o psicológicamente. Donde sea posible, identifica y corrige el problema. Donde las causas no son obvias o cuando el perro no mejora, busca ayuda veterinaria urgente.

Corazón y circulación

Cuando el corazón no bombea adecuadamente, el líquido se acumula en los pulmones y dificulta el intercambio de gases. Esto podría ser un problema si:

  • El perro tiene una tos que empeora por la noche.
  • Está más cansado de lo habitual.

Las exploraciones del corazón pueden identificar la naturaleza exacta de la enfermedad cardíaca y ayudar a su veterinario a comenzar el tratamiento adecuado.

Anemia

La anemia, que es una escasez de glóbulos rojos, significa una falta de capacidad de transporte de oxígeno. Para compensar, los pulmones trabajan más duro. Si las encías de tus perros se ven pálidas o blancas, deberías ver a tu veterinario. Se puede requerir una transfusión de sangre mientras el veterinario diagnostica la causa de la anemia.

Fiebre

Al haber una fiebre, un perro jadea para perder calor. Si la temperatura de tu perro es superior a 103 °F (39.4 °C) o sus encías se ven de color rojo ladrillo, esta podría ser la causa de su respiración rápida. Los antibióticos, los medicamentos para bajar la fiebre y los líquidos intravenosos pueden ayudar a tu perro a vencer la fiebre.

Golpe de calor

Los perros no sudan y su principal forma de perder calor es jadear. Si sospechas de un golpe de calor, lleva al perro a un lugar fresco, moja sus patas y ofrécele agua para beber. Si se ha colapsado o no mejora en unos minutos, visita a un veterinario con urgencia.

Náuseas

Sentimientos de enfermedad debido a enfermedad o mareo causarán jadeo.

  • ¿El perro tiene diarrea o malestar estomacal?
  • ¿Es el perro problemático para los viajes?

Si el perro tiene malestar estomacal, quítale temporalmente la comida y ofrécele pequeños sorbos de agua. Si el vómito se repite o persiste durante más de cuatro horas, busca atención veterinaria. Para el mareo por el movimiento de un transporte, la buena noticia es que ahora hay un excelente medicamento (Cerenia) disponible con tu veterinario, que detiene las náuseas pero sin sedar a tu perro.

Vientre hinchado

Un abdomen agrandado ejerce presión sobre el diafragma evitando respiraciones profundas. Esto podría deberse a una hinchazón o una acumulación de líquido en el abdomen.

  • ¿Tiene el vientre de tu perro una forma inusual?
  • ¿Está sintiéndose mal?

Esto puede indicar un problema potencialmente grave que afecta el corazón, el hígado o el bienestar general. La atención veterinaria es esencial.

Causas metabólicas

Las condiciones como la diabetes o la enfermedad de Cushing causan cambios en los electrolitos que provocan jadeo.

  • ¿Los hábitos de comer o beber del perro han cambiado recientemente?
  • ¿Parecen descoloridos?

Los signos son bastante generales y un diagnóstico requiere análisis de sangre para identificar el problema.

Por comportamiento

A veces, la respiración rápida es una respuesta de comportamiento y no está directamente relacionada con un trastorno físico.

Ansiedad o dolor

Cuando tienes miedo o dolor, el cuerpo entra en modo de «luchar o huir» y libera adrenalina y cortisol. Estos ponen al cuerpo en un estado de alta excitación, listo para defenderse o correr.

  • ¿Está el perro mostrando otros signos de estrés, como lamer los labios, encogerse o evitar el contacto visual?
  • ¿Está el perro cojeando o parece incómodo?

Es importante identificar la razón de la ansiedad o el dolor, así que busca la ayuda de un conductista o veterinario.

Ejercicio

Y por último, pero algo que no se debe pasar por alto, durante el ejercicio el jadeo satisface la necesidad de oxígeno adicional en el torrente sanguíneo.

No ignores la respiración rápida

Tu perro solo tiene algunas maneras de decirte que no se encuentra bien, de las cuales la respiración rápida es una pista importante. Otros signos vitales son encías pálidas o de color azul, falta de energía, tos, debilidad, pérdida de peso o hábitos alterados.

Como puedes ver en la lista anterior, hay muchas razones por las que un perro puede jadear, así que no seas para tu perro su médico de cabecera. En lugar de eso, si tienes un perro jadeante, hazle un favor y haz que un veterinario revise a tu mejor amigo.

El jadeo del perro: todo lo que debes saber

Imagen: okiepony

Los perros jadean cuando tienen calor, pero también cuando ríen (sí, los animales pueden reír), tienen miedo, padecen estrés o sufren sobrepeso. El jadeo del can también puede ser señal de que el peludo amigo sufre alguna enfermedad. Por eso, a continuación se aportan todas las claves para saber cuándo el perro jadea de forma natural para refrigerarse y que baje su temperatura corporal, una reacción normal cuando ha realizado ejercicio, pero también para conocer cuándo el sofoco canino advierte de que el amigo de cuatro patas tiene problemas.

¿Cuándo es mala señal el jadeo del perro?

El jadeo del perro tras el ejercicio es saludable, pero, en otras ocasiones, advierte de enfermedades o de que padece sobrepeso

El perro no tiene la posibilidad de sudar tras realizar una actividad física fuerte, como en el caso de las personas; tampoco durante los días de calor. El animal elimina la mayor parte del calor sobrante a través de su boca y su lengua. Ello explica que sea normal, e incluso saludable, que el peludo amigo jadee tras los paseos o los juegos.

Sin embargo, una respiración excesiva también puede ser una alarma que avise de que el can tiene problemas.
La llegada de un golpe de calor, determinadas enfermedades y algunos miedos extremos pueden causar un jadeo exagerado en el perro. Identificar estos sofocos no saludables es esencial para poder actuar a tiempo y proteger el bienestar del can.

Señal de golpe de calor

“Un perro sano inhala aire entre 10 y 30 veces por minuto“, afirma la publicación científica WebMD. Sin embargo, en ocasiones, el ritmo de la respiración se acelera y advierte de que el animal se encuentra en problemas. Esto sucede durante el golpe de calor.

El can carece de glándulas sudoríparas repartidas por todo su cuerpo, como sí tenemos los humanos. Las tiene en menor cantidad y concentradas sobre todo en las almohadillas de sus patas. Cuando la temperatura del cuerpo del animal rebasa los 39 ºC, el jadeo es la mejor forma de refrigerarse.

El golpe de calor es muy peligroso para el perro, ya que puede provocarle la muerte. Por ello, hay que estar atento a algunas pautas para detectarlo a tiempo.

El sofoco del perro acompañado de babas puede anticipar un golpe de calor, muy peligroso

En primer lugar, conviene saber que los canes de razas chatas (o braquicefálicos, como el bulldog o el carlino) no son tan eficientes para reducir su temperatura. Por ello, los dueños de estos animales deben controlar a sus peludos amigos tras los paseos, de forma especial durante el verano, cuando el riesgo de que padezcan un colapso aumenta.

En cualquier caso, cuando el jadeo está acompañado por un exceso de babas, puede ser una mala señal. Conviene entonces llevarle a un lugar fresco y aireado, ofrecerle agua, cubrirlo con una toalla mojada y fría y acudir de forma inmediata al veterinario.

Imagen: Beverly & Pack

¿No estará obeso?

Entre el 20% y el 40% de los perros están gordos, según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales. La obesidad canina es una enfermedad crónica que favorece ciertas enfermedades en el animal y que, además, puede acortar su esperanza de vida.

Un perro con sobrepeso, como les ocurre a los chatos, tiende a refrigerarse con dificultad y jadear más. Por este motivo, cuando la respiración fuerte es exagerada, conviene someterle a la prueba de la balanza.

Un can con exceso de kilos supera en un 20% su peso ideal. Sin embargo, apenas uno de cada tres dueños reconoce la obesidad de su mascota, según un estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Para saber si un animal que jadea con frecuencia está gordo, además de la báscula, es apropiada la palpación. Su perfil adquiere formas redondeadas y las costillas no se diferencian de forma clara con el tacto: hay una fina capa de grasa entre nuestra mano y los huesos del perro. Un cambio de alimentación es esencial en estos casos.

Imagen: willeecole

¿Es su risa?

La experta en comportamiento canino Patricia Simonet, de la Universidad de Sierra Nevada (EE.UU.), ha estudiado a los perros reunidos en parques. Su objetivo era grabar sus reacciones cuando juegan y se divierten con otros congéneres.

¿Qué ha descubierto? El jadeo de un can cuando juega no siempre suena del mismo modo: en pleno divertimiento, el perro produce un sonido distinto y más entrecortado que, además, desencadena la alegría y ganas de diversión de otros animales. ¡Es la peculiar risa del perro!, afirma esta experta. “Para un oído humano no entrenado, la risa del perro emitiría un sonido similar a un hhuh, hhuh”, dice Simonet. Este sonido entrecortado en mitad del jadeo canino sería la forma sonora de la risa.

Las grabaciones de la risa del perro tuvieron otro efecto beneficioso. Las cintas fueron escuchadas por un grupo de 15 cachorros. La sorpresa fue mayúscula al ver su reacción: los pequeños estallaron de alegría solo con escuchar los sonidos enlatados de la risa de otros canes.

¿Estará enfermo?

Un perro que respira fuerte puede padecer un problema de corazón

El sobrepeso y el calor, sin embargo, no son los únicos motivos que explican un jadeo alarmante en el perro. Un animal sofocado sin motivo aparente puede advertir de que ha sido envenenado o de que ha tomado alguna sustancia tóxica. Ciertas enfermedades crónicas, como la insuficiencia cardiaca, así como los problemas respiratorios asociados a dolencias como la laringitis o la neumonía, pueden desencadenar sensaciones de ahogo en el can.

En estos casos, cuando se detecta el jadeo, conviene vigilar el comportamiento del perro. Así que hay que observar si ingiere agua de forma compulsiva, si deja de comer, orina en exceso o sufre vómitos, ya que esto ayuda a reconocer a un can enfermo. Ante cualquier síntoma, es importante realizar una visita pronta al médico.

¿Tiene miedo?

La angustia acelera el ritmo cardiaco y desencadena el jadeo desmesurado en el perro. Ello explica que, en ocasiones, cuando no hay otro motivo, el sofoco sea una respuesta a la sensación de ansiedad. Los canes que tienen miedo a las tormentas respiran de forma extrema durante los aguaceros con truenos. Los gritos y el nerviosismo del dueño también son capaces de atemorizar al animal, que comenzará a jadear.

En estos casos, además de evitar el tono alto al dirigirse al perro, es útil llevarle a un lugar aireado. Si el pánico no remite o incluso se incrementa, conviene acudir al veterinario o consultar a un etólogo canino.

  • Sigue a Eva San Martín en Twitter.

Etiquetas:

enfermedades perros golpe de calor perros verano

RSS. Sigue informado

RSS sobre salud perros

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Mi perro respira muy rápido cuando duerme ¿Qué le pasa?

La respiración

Entonces, en términos generales la respiración en los perros es básicamente igual a la de los humanos, en el sentido que consta de dos procesos: la espiración y la inspiración. Los perros poseen un sistema respiratorio responsable de llevar oxígeno a todos los órganos de su cuerpo.

La cavidad torácica es la causante de los movimientos respiratorios, dados por las variaciones en el volumen de aire. En los cachorros es de aproximadamente 18 a 20 veces por minuto y en los adultos es de 25 veces por minuto si es una raza pequeña y de 15 veces por minuto si es una raza grande, en reposo.

Cuando nuestro perro se agita tras un estado de actividad física (como correr, por ejemplo) o incluso cuando hace mucho calor, la frecuencia respiratoria puede aumentar.

Entendiendo lo anterior, el por qué mi perro respira muy rápido cuando duerme es sencillamente porque al dormir pueden experimentar un aumento en la actividad cerebral que se puede comparar con la actividad física.

Los perros cuando descansan pasan a través de varios estados de sueños, donde en unos están más alertos que en otros y al llegar a los estados profundos es donde esta actividad cerebral se dispara y se presenta como si el perro estuviese haciendo alguna actividad física.

Estados y patrones de sueño

  • El primer estado de sueño es el de somnolencia, es el periodo en el que nuestro perro se encuentra entre la vigilia y el sueño, pero, aunque disminuye la frecuencia respiratoria y cardíaca el perro está todavía en estado de alerta
  • El segundo estado de sueño por el que pasa nuestro amigo es el estado ligero, esta etapa también es conocida como “onda lenta” y al estar en este estado de sueño, aunque nuestro perro se encuentre relajado, se mantiene alerta y su respiración es pausada con frecuencia regular.
  • El tercer estado, es el de sueño profundo o paradójico, en esta etapa se produce lo que es el movimiento rápido de ojos (REM) por sus siglas en inglés, es aquí donde puedo observar que mi perro respira muy rápido cuando duerme porque su actividad cerebral aumenta.

Según Petmd durante el REM se puede ver a nuestro perro más agitado, que hace sonidos y respira más rápido, ya que en este estado de sueño profundo es donde se puede decir que el perro está soñando. Aunque no se puede saber qué o si en efecto está soñando, lo que es cierto es que esta fase se compara al estado de vigilia.

La razón es que es justo en esta fase donde toda la información que ha sido recogida y acumulada por el perro durante el día se procesa como si las estuviera volviendo a vivir.

La aceleración en la frecuencia respiratoria en esta última fase suele durar como mucho unos minutos, la cual además se puede apreciar en el movimiento del pecho de nuestro perro para luego retornar al estado de sueño ligero, donde se vuelve controlada y lenta nuevamente.

Lo que en todo caso sí es importante resaltar, es que lo más recomendable es evitar despertar a nuestro amigo mientras esta en la etapa de REM. La razón es que como al atravesar esta etapa se agita, es probable que pueda responder de forma agresiva o desorientada si se le despierta de golpe.

Incluso puede pasar que al despertarlo de forma brusca mientras se encuentra en la fase de REM, la respiración acelerada pueda seguir unos segundos o minutos después de haberse despertado, ya que cambia automáticamente al estado de alerta estando aún desorientado.

Los cambios en los ciclos de sueños en los perros son algo biológico por lo tanto irán cambiando de acuerdo a la etapa en la que se encuentre, de acuerdo a Etoliaveterinaria. Lo que quiere decir que en los cachorros los ciclos de sueño son más prolongados puesto que duermen mucho para recuperar energía.

Los adultos en cambio, muestran más la etapa de sueño ligero durante el día y luego la de sueño profundo cuando va a descansar durante la noche, suponiendo que este acostumbrado a un horario.

Los más ancianos al igual que los cachorros duermen un poco más y por lo tanto pueden tener más periodos de sueño profundo. Por supuesto que las veces que el perro entre en un estado de REM van a depender también del estilo de vida y el ambiente en el que se encuentre.

Los estados de sueño profundo en los perros son cortos y pocos, pero es necesario que los tenga. Ya que, de no ser así, al igual que en los humanos la falta de sueño reparador puede traerle enfermedades, estrés y mal humor a nuestro perro.

Por lo anterior es importante que la zona de descanso, siempre intentando acostumbrarle a dormir en una cama para perros, y el horario de nuestra mascota sean respetados. Lo ideal realmente seria acostumbrarle al mismo horario de descanso que tengamos nosotros para nos sobrestimularlos y puedan permanecer en calma.

Además, no hay que olvidar que si nuestro perro presenta respiración agitada mientras está despierto en condiciones normales o de reposo, entonces sí hay que llevarle al veterinario puesto que puede significar algo más serio, como alguna enfermedad del tracto respiratorio.

Con toda la información pasada esperamos se te haga más sencillo responderte la pregunta de por qué mi perro respira muy rápido cuando duerme, sin la necesidad de que te angusties o te asustes. Ya sabes que es un proceso totalmente normal de tu perro a la hora de descansar sobre todo si duerme profundamente.

Sobre el autor :Jorge es el fundador de decaninos. Un blog creado para los amantes de los perros, con el fin de conseguir que tu perro sea aún más feliz. En el encontrarás temas de actualidad sobre el mundo canino y, además, también te ayudamos a encontrar los mejores productos para perros.

Tengo un perro de tamaño pequeño, de 14 años, sin raza específica. Hace un mes que presenta dificultad al respirar, tiene una especie de tos repetida y al final una arcada como si quisiera sacar algo, le he notado que saca algunas salivas blancas, tiene de continuo una respiración agitada, está muy decaido, camina lento como si estuviera algo mareado. Desde este cuadro no quiso comer más el alimento balanceado que antes comía normalmente, así que le preparo comida más blanda, porque le cuesta comer algo duro. Come, aunque no mucho, y toma mucha agua, (toma más agua que antes). Cuando se presentaron estos síntomas lo llevé al veterinario apenas comenzó con el problema, (hace un mes). Me dijo que tiene líquido en los pulmones y quizá algún problema cardíaco, aunque le sentía el corazón y me dijo que no tiene soplo y que su corazón se siente bien, le dio cada semana (tres veces) una inyección y al mismo tiempo le recetó pastillas que aún le sigo dando: corticoides, otra para el corazón, y fursemida. La primera semana estuvo muy mal, después de quince días comenzó a mejorar notablemente, y no se porque después se desmojoró presentando los síntomas que especifiqué antes. Desde que comenzó el problema, no ladra ni emite ningún sonido característico del perro. Siempre lo llevo al veterinario para el control, pero me sigue dando la misma indicación en remedios, aunque no veo que mejore. Me gustaría conocer su opinión por favor. Gracias.-

Mi perro respira rápido y corto, ¿por qué?

Existen numerosas causas por las que tu perro respira rápido. Desde nuestro punto de vista, es normal preocuparse cuando nuestra mascota respira precipitadamente o con dificultades. En ocasiones, que esto suceda puede deberse a algún tipo de enfermedad respiratoria como la bronquitis o la pulmonía. Hoy analizaremos las razones por las que un perro respira rápido y corto.

Artículo interesante: ¿Por qué mi perro ronca al respirar?

Mi perro parece que se ahoga, ¿qué le pasa?

Antes de empezar, has de saber que no todos los perros respiran igual. Algunas razas tienen predisposición a sufrir problemas respiratorios, como el bulldog francés o el pug. Sin embargo, que nuestro perro respire con dificultades de manera recurrente, no es motivo para dejar de preocuparnos. A continuación te mostramos los síntomas de las principales enfermedades respiratorias que provocan que un perro respire rápido.

Mi perro respira rápido y corto

Si tu perro respira de manera intermitente y constante, pero no parece aquejar ningún tipo de problema, es probable que tu amigo sufra taquipnea. Aunque este trastorno respiratorio no es síntoma de una enfermedad grave, la taquipnea podría indicar que nuestro perro está sufriendo un golpe de calor. Por este motivo, ante la mínima sospecha, has de llevarlo a la sombra y suministrarle agua limpia de inmediato. Posteriormente, llévalo al veterinario.

El diagnóstico de la taquipnea es simple. El veterinario realizará una serie de pruebas entre las que se encuentra un análisis de sangre o de orina. En función de los resultados, aplicará un tratamiento que puede consistir en antibióticos, antiinflamatorios o aporte de oxígeno.

El bulldog francés trespira rápido y corto debido a factores congénitos.

Mi perro respira rápido y con dificultades

Si tu perro respira a toda velocidad, pero ejecuta gestos extraños, es probable que esté sufriendo disnea. Los perros que sufren esta enfermedad suelen intentar facilitar el paso del aire estirando el cuello o haciendo movimientos antinaturales. Si crees que este es el caso de tu mascota, acude al veterinario de inmediato para que pueda realizar un diagnóstico preciso y aplique el tratamiento adecuado. Lo habitual es que lo someta a pruebas que evalúen el estado de sus vías respiratorias, el corazón o los pulmones.

Las causas que provocan la disnea pueden llegar a ser muy variadas. Es probable que algún cuerpo extraño obstruya sus vías respiratorias, siendo la primera causa a descartar por el veterinario. Habitualmente, la disnea es provocada por enfermedades como la obesidad. Sin embargo, algunos perros presentan una morfología especial en el hocico que, de manera inevitable, dificulta el paso del aire a través de la nariz.

¿Cómo actuar si tengo que reanimar a mi perro?

En los casos más extremos, es probable que tengas que reanimar a tu perro antes de que el veterinario haga acto de presencia. Debido a la falta de oxígeno, tu perro podría desmayarse, corriendo riesgo de ahogarse. Si ese es el caso, mantén la calma y sigue las siguientes instrucciones:

  • Recuéstalo lateralmente con el cuello estirado.
  • Para evitar que se “trague la lengua” sácasela con la mano y mantenla estirada.
  • Comprueba que puede respirar sin dificultades. Si no es así, intenta inyectarle aire por los orificios nasales cuidadosamente.

0/5 (0 Reviews)

En este interesante articulo vamos a elucidar una situación de la salud canina que podríamos titularla así:» Mi perro respira muy rápido «. Este es un hecho que luce como algo gravísimo para la salud de mi magnifico perro. Sin embargo, no es como pareciera.

Mi Perro Respira Muy Rápido – Causas

Cuando mi perro respira muy rápido ¿Qué ocurre realmente en su salud? Esta condición de la salud canina se conoce con el nombre de taquipnea. Esta sintomatología esta indicando que existe un problema en el sistema de respiratorio de tu mascota.

La respiración rauda cuando es efímera en los perros no indica ninguna clase de problemas y puede deberse a algún afán físico o a exceso de calor, pánico, tensión, angustia o alguna medicina.

No obstante, si esta respiración acelerada es constante y por mucho tiempo, existe la posibilidad de que haya una afectación netamente respiratoria en la salud de los perros como:

  • Neumonía
  • Broncoespasmo
  • Bronquitis
  • Cáncer
  • Obstrucción en sus vías respiratorias.

Del mismo modo existen una gama de patologías caninas que no se vinculan directamente con un problema respiratorio, pero de igual forma generan tapquipnea. Entre estas distintas afecciones se encuentran:

  • Diabetes en perros
  • El mal de Cushing
  • Arritmias cardíacas
  • El ensanchamiento progresivo de algún órgano en cavidad abdominal.

También existen una gama de complicaciones en la salud de los perros, en donde la taquipnea se presenta y suele ir emparejada con 4 causas principales:

  1. Diarrea en perros
  2. Aumento de la temperatura corporal o fiebre
  3. Extremo agotamiento
  4. Aturdimiento y alguna otra sintomatología propia de este tipo de dolencia.

¿ Cómo saber si mi perro tiene tapquinea ?

Esto podre saberlo si mi perro respira muy rápido y tiene su boca completamente obstruida, durante los constantes sofocos la mantendra abierta. Cuando los perros jadean regulan su temperatura por el exceso de calor.

Por esta razón, no se debe entrar en pánico cuando mi perro jadea levemente. Puede ser que la temperatura del medio ambiente en ese instante sea muy alta.

Esto cambia radicalmente si el perro respira de forma acelerada y despide demasiado aire. Aquí hay que moverse rápidamente con la mascota porque podría estar pasando por lo que se conoce como un ataque de calor súbito o estar presentando algunas de las alteraciones ya mencionadas.

¿ Cómo reanimar a mi perro si tiene algún problema respiratorio o cardíaco ?

Es importante seguir al pie de la letra las siguientes indicaciones si su perro llega a sufrir algún problema que obstaculice sus vías respiratorias o una parada cardiorespiratora, debe seguir el siguiente esquema:

¿ Cómo saber si mi perro tiene disnea ?

Lo primero que hay que hacer es descartar que por su propia naturaleza mi perro respire muy rapido y de forma dificultosa como ocurre con la raza de los bulldogs a los que le cuesta muchísimo la respiración por la forma tan particular de su fisiología.

Hay que aclarar que esto no pasa con todas las razas caninas. De esta manera la respiración con muchos inconvenientes , denominada también “disnea”, puede ser un claro síntoma de un probable problema de obesidad en tu perro, de alguna clase de dolor, nerviosismo o peor aun, «una enfermedad en su corazón o su sistema metabólico».

Todo esto que hemos explicado lo que quiere decir es que la respiración dificultosa no indica nada positivo ni benévolo. Cuando un veterinario este revisando a tu perrito hay que pedirle que le verifique su pecho. Y tratar de que revise si se esta moviendo mucho o de forma anómala en el momento de su respiración.

Igualmente para saber si mi perro respira muy rápido, hay que tener mucho cuidado con sus fosas nasales y exigirle que se las revise meticulosamente para determinar si se están abriendo de manera excesiva o si pareciera intentar extender su cuello así como su tronco en el preciso momento en el cual desea coger aire.

Examinando otras posibles causas de la respiración rápida en mi perro

Es posible que aparte de todas estas situaciones que hemos examinado aquí de la condición de salud por la cual mi perro respira muy rápido este se haya atragantado con alguna clase de objetos peligroso para su salud en general.

Por esta razón, es vital no descuidar a tu perrito cuando se lo saca de paseo por la calle así como mantener siempre la casa en orden para evitar en la medida de lo posible que se asfixie con algún objeto que se trague.

De todos modos, si llegara a ocurrir que tu perrito se atragantara con un objeto después de algunos momentos en los cuales no pueda respirar es probable que se desmaye. En estos casos se debe mantener la serenidad para poder abrirle la boca retirándole con extrema precaución la lengua.

Igualmente, hay que despejar la zona de cualquier objeto con el cual tu perrito se pueda golpear porque esto pudiera llevarlo a convulsionar de manera repentina y violenta.

En la mayoría de las ocasiones esta medida bien ejecutada basta para que el perro vuelva a respirar sin problemas. Sin embargo, si falla esta acción habría que proporcionarle aire de forma directa a su boca sostenidamente por algún tiempo mientras el animal recupera su estado de conciencia.

Se debe verificar igualmente si tu perro tiene la condición de salud llamada parálisis laríngea que consiste en un desbarajuste en el que se produce una repentina falla de la musculatura y el cartílago que se encargan de la apertura y el respectivo cierre de la laringe.

De esta forma, en el momento en el cual un perro con este problema aspira sus cartílagos laríngeos no se destapan adecuadamente dificultando su respiración. Como resultado inmediato se genera una marea de aire muy limitada acompañada de un jadeo estrepitoso y sumamente brusco.

Otra dificultad que suele producir que mi perro respira muy rápido es la anemia. Esta enfermedad ocurre cuando estos animales poseen una cantidad de glóbulos rojos exageradamente pequeños, así como una notable carencia de una sustancia llamada hemoglobina que es la que conduce el oxigeno a las diferentes estructuras del organismo.

Frente a esta situación el perro sufre lo que se llama una depauperación de la entrada de oxigeno generando enseguida un continuo jadeo tal cual como ocurre en la insuficiencia cardiaca o pulmonar de estos animales. En los dos casos el jadeo persistente es un indicio de que está atravesando por este problema.

¿ Cuándo debemos preocuparnos porque mi perro respire rápido ?

Cuando realmente debemos preocuparnos por la condición de salud de mi perro mediante la cual respira aceleradamente ocurre si esta acompañada de una tos seca y fuerte como la de un anciano. Aquí podría tratarse de una enfermedad denominada traqueítis infecciosa.

Si además de esta característica de su tos se encuentra mucha mucosidad se podría tratar de otra enfermedad llamada traqueobronquitis igualmente de condición infecciosa que en muchas oportunidades se manifiesta junto a parásitos en el organismo de los perros.

Si efectivamente se trata de una bronquitis o traqueobronquitis en perros puede que se origine en una clase de alergia. Caso en el cual no se presenta mayores complicaciones. Sin embargo, también podría tratarse de un tumor en los pulmones que si requiere de un cuidado mucho mayor para tu perro.

En cualquier caso, cuando mi perro respira muy rápido no debemos alarmarnos y tomar con serenidad esta situación dejándonos guiar por los consejos del veterinario.

Primeros auxilios para el perro: qué hacer en caso de urgencia

Las primeras maniobras de auxilio solo difieren ligeramente de los humanos. En primer lugar hay que controlar la respiración, los latidos del corazón y el pulso del animal.

Si el perro tiene dificultades respiratorias lo hará de un modo muy rápido y superficial.

En caso de no poder comprobar rápidamente si el perro respira, la persona que lo asiste puede observar si su tórax se mueve de arriba a abajo, también apoyando una mano contra el pecho del animal. Otra opción es acercarse al hocico e intentar escuchar si respira. Un perro generalmente respira de 15 a 30 veces por minuto.

Si la mascota no respira o lo hace con mucha dificultad es posible llevar a cabo maniobras de respiración de boca a nariz. En ese caso se mantiene cerrado el hocico del perro y se coloca un pañuelo sobre su nariz. Luego se sopla de cinco a seis veces por minuto fuertemente en sus fosas nasales y finalmente se espera un minuto para ver si se reinicia la respiración espontánea. Si no lo hace, continúe dándole unas 20 respiraciones por minuto.

Las heridas generalmente son secundarias, a menos que involucren una arteria y el perro pierda mucha sangre. En ese caso hay que tapar la herida con mucha fuerza para detener el sangrado.

Si el animal sufre una herida fuerte en su cavidad abdominal provocando incluso una salida de los intestinos, estos deben ser fijados fuertemente con un paño. Si bien es una situación difícil de sobrellevar para el dueño o la persona a cargo, el animal tiene así posibilidades de sobrevivir. Para el cuidado de las heridas es adecuada la caja de primeros auxilios en el automóvil.

Con cualquier maniobra de emergencia se requiere mucha precaución porque los animales heridos tienden a rasguñar y morder espontáneamente. Por lo tanto, las personas deberían protegerse, por ejemplo con guantes.

En el caso de los perros más grandes se utilizar un cinturón como bozal para inmovilizar su hocico.

La respiración normal del perro oscila entra las diez y las treinta respiraciones por minuto. Un ritmo mayor indica una respiración anormal, rápida o acelerada. Hay múltiples situaciones que justifican este cambio.

Se encuentran entre ellas la fiebre, el dolor o la ansiedad. Es importante que diferenciemos esta respiración del jadeo. Este es fisiológico y sirve para que el perro disminuya su temperatura corporal, sin que suponga ningún problema que deba preocuparnos. Veamos en detalle más información sobre la respiración de nuestro perro.

  • También te puede interesar: Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar a un perro

Respiración rápida en perros ¿Qué significa?

La fiebre es un síntoma común a numerosas enfermedades que tiene como síntoma una respiración rápida. Es necesario que acudamos al veterinario para poder obtener un diagnóstico e iniciar un tratamiento. Por su parte, el dolor, también se presenta en un montón de procesos. Es otro desencadenante de respiración acelerada.

Si ignoramos su origen o se debe a una fractura o cualquier otra lesión grave, también hay que acudir al veterinario. Por último, el nerviosismo ante determinadas situaciones puede llevar al perro a respirar de una manera anormalmente rápida.

En estos casos el tratamiento estará más orientado hacia la modificación de esa conducta. Un veterinario especializado en comportamiento canino, un educador o un etólogo serán los profesionales de referencia para establecer unas pautas de actuación adecuadas.

Respiración rápida y dificultades respiratorias

Además de los supuestos anteriores, la respiración rápida suele asociarse a dificultades respiratorias. Este cuadro puede indicar que el perro sufre una enfermedad cardíaca congestiva o de enfermedad pulmonar, de mayor o menor gravedad.

Un shock, el temido golpe de calor, la deshidratación, la conocida como cetoacidosis que puede afectar a los perros diabéticos o la ingesta de algunos tóxicos se cuentan entre las causas de respiración acelerada y fatigosa. Todas ellas tienen en común la necesidad de buscar asistencia veterinaria.

Insuficiencia cardíaca congestiva

En este trastorno el corazón no consigue una adecuada circulación de la sangre a todo el organismo. Esto acaba por comprometer el funcionamiento de todos los órganos. El corazón compensará sus deficiencias todo el tiempo posible. Pero llegará un momento en el que apreciaremos síntomas.

Muchas veces se manifiestan después de que el perro realice algún esfuerzo físico. Entre estos se encuentran, en los inicios de la enfermedad, el cansancio, la disminución de la actividad y los accesos de tos. Cuando esta avanza, el perro deja de comer, adelgaza, se le inflama el abdomen y puede detectarse respiración acelerada.

También se producen edemas, aceleración del pulso, las mucosas azulean y el perro puede desvanecerse. Nada más detectemos síntomas de esta insuficiencia hay que acudir al veterinario. El tratamiento incluye dieta y fármacos adecuados a los síntomas mostrados.

Enfermedad pulmonar

La neumonía y el derrame pleural son las patologías pulmonares que con mayor frecuencia se relacionan con la respiración rápida. Además, detectaremos signos como fiebre, depresión, pulso acelerado, secreción nasal, tos, color azulado de mucosas o colapso, en los casos más graves.

La neumonía puede estar producida por virus, bacterias, hongos o parásitos y afecta más a perros jóvenes, ancianos o debilitados. Necesita tratamiento veterinario. Por su parte, en el derrame pleural hay una acumulación de suero o sangre en el tórax.

Suele relacionarse con la insuficiencia cardíaca congestiva, aunque hay otras causas que lo provocan como problemas renales, hepáticos o tumores. El derrame compromete seriamente la respiración y es, por tanto, una urgencia veterinaria.

Shock

El shock es debido a un insuficiente riego sanguíneo y una carencia de oxígeno. Cualquier causa que altere el funcionamiento del sistema circulatorio o respiratorio es susceptible de desencadenar un shock.

La respiración rápida se acompaña de un aumento del ritmo cardíaco. Se produce en un intento del organismo de compensar las carencias. Lógicamente, si el perro no recibe atención veterinaria, fallecerá. Y, aun recibiéndola, el pronóstico es reservado.

El shock se produce ante una hemorragia, insuficiencia cardíaca, reacciones alérgicas, deshidratación, intoxicaciones, sepsis o peritonitis. Cuando el shock está muy avanzado la respiración se vuelve lenta, el animal está frío, con las mucosas pálidas, el pulso débil y puede perder la consciencia.

Golpe de calor

El golpe de calor supone un ascenso de la temperatura corporal hasta límites que pueden llevar al perro a la muerte. Por ello es una emergencia que requiere intervención veterinaria rápida. Es muy común que suceda cuando se deja al perro en el interior de un vehículo al sol. Pero hay otros factores de riesgo como la braquicefalia.

Además de la respiración alterada, la saliva del perro se espesa, las mucosas enrojecen y hay diarrea con sangre y shock. Es urgente enfriar al perro mojándolo. Pero no tanto como para que se produzca una hipoterma, es decir, el descenso excesivo de la temperatura.

Deshidratación

La deshidratación consiste en la pérdida de más líquidos corporales de los que se reponen. Es normal que suceda tras episodios intensos de vómitos y diarrea. También puede asociarse a la fiebre y a numerosísimas enfermedades graves o procesos como el golpe de calor.

Podemos comprobar el estado de hidratación de nuestro perro tomando un pliegue de su piel del lomo entre los dedos. Tiramos, con suavidad, hacia arriba. Si la piel no vuelve de inmediato a su posición inicial, el perro está deshidratado.

Signos de deshidratación son también la boca seca, las encías pegajosas, la saliva espesa, los ojos hundidos, la respiración rápida y el shock. Hay que trasladarlo de inmediato al veterinario.

Cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es una afección asociada a la hiperglucemia. No hay suficiente insulina en el organismo para conseguir que tanta glucosa llegue a las células. Por ello, para obtener energía comienzan a metabolizarse las grasas.

Las cetonas son el resultado de este proceso. Además de alterar la respiración, se produce debilidad general, vómitos y un olor a acetona, como quitaesmalte, en el aliento. Supone una emergencia veterinaria.

Intoxicación

Existe un listado enorme de sustancias potencialmente tóxicas. La gravedad de la intoxicación va a depender del tipo de contacto con la sustancia, su cantidad, el tamaño del perro o la precocidad con la que se inicie el tratamiento. La asistencia veterinaria suele ser imprescindible. Algunos productos tóxicos cuentan entre sus síntomas con respiración rápida.

Son componentes de raticidas, piretrinas que se utilizan en insecticidas, chocolate, derivados del petróleo como la gasolina o el aguarrás o algunas plantas como la cala o los potos. Las picaduras de insectos también pueden tener como consecuencia una respiración rápida.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.

Seguramente más de una vez abras visto a tu perro jadear mucho – esa respiración rápida y poco profunda que se caracteriza por respirar con la boca abierta y la lengua fuera. El jadeo excesivo en perros se produce después de un largo paseo o jugar ligero, o, a veces mientras descansa en los días calurosos de verano. Lo has visto tantas veces que lo ves como algo común en tu perro, pero alguna vez te has preguntado ¿Es normal que mi perro jadee mucho?

Esto depende del tipo de jadeo que tenga tu perro, puede ser normal o puede ser un síntoma claro de una enfermedad más grave, incluso mortal si no se trata a tiempo. En este artículo te aclararemos todas las dudas que tengas al respecto, así como las causas y tratamiento del jadeo en perros.

¿Qué es el jadeo en perros?

El jadeo en los perros es principalmente un mecanismo fisiológico que regula y se deshace del exceso corporal en los perros, ya que permite la evaporación del agua y el calor a través de las superficies húmedas de los pulmones, lengua y boca.

El mecanismo regulador de un perro se pone en marcha cuando su temperatura corporal excede de los 38º. Los perros tienen glándulas sudoríparas en la parte inferior de sus patas y dentro de sus orejas, pero estas glándulas no son capaces de enfriar por completo el cuerpo de un perro.

Causas del jadeo en perros

Si tu perro jadea mucho y está inquieto puede ser debido al tipo de causas que citamos a continuación:

La ansiedad, el estrés o el miedo

Los perros que tienen ansiedad, miedo, o estrés normalmente suelen sufrir jadeo excesivo debido al aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria. A esto se le llama “jadeo de comportamiento” y por lo general va acompañado de los signos de miedo y ansiedad, tales como, el bostezo, lloriqueo o llanto, lamido de labios, temblores, rabo entre las piernas y en casos extremos, incontinencia urinaria.

Golpe de Calor

Un perro que ha sufrido un golpe de calor suele jadear mucho. Los síntomas de un golpe de calor incluyen sed excesiva, temperatura corporal elevada, ojos llorosos, la lengua y las encías de color rojo brillante u oscuro, y aumento del pulso y ritmo cardiaco.

Una temperatura corporal en perros por encima de los 38º, puede provocar un golpe de calor y a consecuencia de ello las células del cuerpo comienzan a morir rápidamente, el cerebro se inflama provocando convulsiones, causa ulceras por la falta de sangre en el tracto GI y daño renal irreversible por deshidratación. Todo esto puede ocurrir rápidamente y puede causar la muerte al perro si no se trata a tiempo.

Dolores

Si tu perro no para de jadear puede ser debido al dolor o incomodidad. De hecho, los perros que se siente incomodos o sufren algún tipo de dolor jadean mucho antes de mostrar los síntomas claves del dolor.

Predisposición Racial

Las razas de perros braquicefalicas tienden a jadear mucho ya que mucho de ellas tienen dificultades respiratorias desde que nacen. Debido a los problemas respiratorios sufrida por estos perros, estas razas son más propensas en sufrir un golpe de calor.

Es importante tomar precauciones si vas a viajar en coche o avión. Un perro braquicefalico tendrá más dificultades a respirar en un vehículo caliente que otros perros. Si tienes un perro braquicefalico, es importante estar familiarizado con su sistema de respiración normal para que puedas reaccionar rápidamente si se incrementa su ritmo respiratorio dando lugar al jadeo.

Alegría excesiva

Cuando un perro se encuentra muy alegre aumenta sus funciones vitales y el ritmo respiratorio causando jadeo.

Insuficiencia cardíaca

Uno de los síntomas de una insuficiencia renal es el jadeo excesivo. Otros síntomas son la disminución de la capacidad de hacer ejercicio, cansancio rápido, aumento de la respiración y tos. También puede haber episodios repentinos de debilidad o desmayo.

Un corazón que no funciona correctamente no puede bombear la sangre de manera normal por todo el cuerpo, por lo que los tejidos se ven privados de oxígeno y el cuerpo del perro aumenta la frecuencia de respiración para tratar de compensar la falta de oxígeno provocando que el perro jadee.

La obesidad

Al igual que nos pasa a nosotros, la obesidad es una situación que provoca muchas enfermedades. Un perro que tenga unos cuantos kilos de más tendrá más dificultades al respirar, movilidad y mantener su temperatura corporal, por ello provocara un jadeo constante en perros.

La enfermedad de Cushing

El síndrome de Cushing es un desequilibrio hormonal que se produce principalmente en los perros de mediana edad o ancianos. Esta causado por la producción excesiva de esteroides por las glándulas suprarrenales. Unos de los síntomas más tempranos y comunes de esta enfermedad es el jadeo excesivo en perros.

Envenenamiento

Si se produce un envenenamiento en un perro su frecuencia respiratoria aumenta y el jadeo excesivo es un claro síntoma. Dependiendo del tipo de sustancia que ha provocado el envenenamiento puede observarse vómitos, letargo o alteraciones neurológicas.

La anemia

Cuando un perro tiene los niveles bajos de glóbulos rojos y hemoglobina se produce falta de oxígeno en el organismo del perro. Al igual que ocurre en las enfermedades del corazón, uno de los síntomas más comunes de la anemia es que el perro respira muy rápido o jadea.

Parálisis laríngea

Se trata de un trastorno que se produce cuando los músculos y cartílagos que abre y cierran la laringe no funcionan correctamente restringiendo la entrada de aire y oxígeno y provoca jadeo excesivo en el perro.

¿Qué hacer si mi perro jadea mucho?

Si has notado que tu perro jadea mucho, busca signos de angustia como tos, dificultad para respirar, o ver si las membranas mucosas la tienen de color azul. También tienes que estar alerta a la aparición de otros síntomas como fatiga, pérdida de peso, falta de apetito, vómitos o diarreas.

Si tu perro está jadeando contantemente acude inmediatamente al veterinario para que este le realice el diagnostico pertinente y pueda administrarle el tratamiento adecuado.

¿Por que jadean los perros? – DIAGNOSTICO

Para averiguar por que jadea un perro, tu veterinario puede recomendar a tu perro una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico para determinar la causa del jadeo en tu perro.

  • Hemograma completo y análisis de orina: Un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina puede indicar si tu perro tiene diabetes, infección o anemia.
  • Rayos X: Tu veterinario puede querer radiografiar el pecho y el abdomen de tu mascota para asegurarse de que no hay presentes cuerpos extraños o tumores en tracto respiratorio superior.
  • Ecografía: Una ecografía del corazón, pecho y abdomen evalúa el estado de los órganos y detecta si hay presencia de líquido o tumores.

Tratamiento para el jadeo en perros

El tratamiento del jadeo en perros consiste en tratar los síntomas que provoca la respiración rápida en perros. Inicialmente, se recomienda un reposo absoluto y una terapia de oxígeno para el perro afectado. Por ejemplo:

  • Si tu perro esta deshidratado a causa de los vómitos y diarrea, es recomendable iniciar una terapia de fluidos.
  • Una transfusión de sangre puede ser necesaria para tratar la anemia.
  • Los antibióticos o los fármacos anti-inflamatorios se pueden administrar para una infección o inflamación.

Una vez tú veterinario ha diagnosticado correctamente la causa del jadeo excesivo en tu perro, este le recetara un tratamiento específico para tratar el problema. No olvides cuidar a tu mascota en casa y asegurarte de que recibe todos los medicamentos recetados. Mantén a tu fiel amigo en un ambiente libre de estrés y evita que realice algún esfuerzo físico.

Este artículo es informativo, en AdiestramientoCanino.org no tenemos la facultad de recomendar ningún tipo de tratamiento o diagnóstico. Te aconsejamos que lleves a tu perro al veterinario en caso de presente algún síntoma o malestar de esta enfermedad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro jadea mucho – Causas, Síntomas y Tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de enfermedades de perros.

¿Te ha resultado de utilidad este articulo? 4 / 5 ( 4 votos )

Ayuda. no se que le pasa a mi perro

hola a todos!
espero que me podais orientar un poquito sobre mi tema…
Tengo un perro que es un pastor aleman cruzado con un alaska malamute. ya tiene 4 años y nunca a tenido muchos problemas, lo normal supongo…
el caso es que hace casi un año (en octubre del 02) mi perro empezo a respirar como si le faltara el aire, muy rapido y muy fuerte. estubo asi como media hora y al final se le paso. pero al dia siguiente le llevamos al veterinario. nos dijo que podia ser por alguna alergia, le puso una inyeccion y nos dio unas pastillas para que se las dieramos durante una semana. lo llevamos todo a raja tabla y parece que mejoro.
hace unos 3 meses mi perro empezo a respirar de nuevo muy fuerte pero paso en un par de ocasiones y no fue mas de un minuto asiq no le dimos demasiada importancia.
pero esque hace un mes, le volvio a pasar y esta vez esa respiración angustiosa parece que persistia mas, y yo, coji y le mire la nariz, y en uno de los orificios vi que tenia algo como si le obstruyera, me asuste mucho y le lleve al veterinario de nuevo. esta vez el veterinario le miro mas a fondo, estubo como 10 minutos mirandole la nariz, orejas, dentadura.. todo.. y al acabar nos contó que le habia mirado mas porque en la ficha que tenia habia visto que ya le paso otra vez. nos conto algo de un tumor y nos asustamos, pero despues nos dijo que en principio el perro no tenia esos sintomas. pero como ya era reincidente que le iba a poner otra medicación distinta a la anterior a ver si con eso remitia, pero si volvia a pasar que habria que pensar el hacerle una rinoplastia para saber exactamente de que se trataba.
La verdad es que es un buen veterinario y estamos contentos con el pero uffff eso del tumor nos ha dejado perplejos… aunque diga que no hay sintomas…
el caso es que anoche volvi a escuchar a mi perro respirando mal y me estoy asustando, se le paso pero esta vez duro mas que ninguna. no se si llevarle ya mismo al veterinario o esperar unos dias mas por si no lo vuleve a hacer…
estoy preocupadisima!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *