0

Peso durante la regla

Blog

Nadie te quita esa sensación de hinchazón y aunque no afecta igual a todas, la gran mayoría suele notar un aumento de peso inferior a un kilo.

El peso suele variar mucho a lo largo de tu ciclo menstrual

El sube y baja que notamos en la báscula cada mes está ligado al ciclo menstrual, palabra de ginecólogo. ¿Cómo? La hinchazón que se produce por la retención de líquidos en los días previos a la regla, sumado a , hace que la báscula marque de más y no de menos. Aquí un pequeño decálogo para aliviar los síntomas y hacer más llevadero el subirse a la báscula.

Si llevas una vida ordenada, sigues una dieta equilibrada y además haces deporte, tranquila, lo estás haciendo bien. No vas a engordar de repente. Puedes permitirte un postre de vez en cuando y una cena copiosa con tus amigas, tu ciclo funciona con total normalidad y deberías mantener los niveles del organismo equilibrados. El cuerpo se nivela solo. Pero, si se trata de los días previos a la regla, es otra historia, te sientes más hinchada y algunas hasta incluso pueden ganar casi un kilo.

El aumento de peso en los días previos a la regla y durante los días de sangrado se debe a la retención de líquidos, uno de los síntomas más comunes del periodo premenstrual, y a esto se suma, lo que comemos. Si te fijas, en esos días previos a la regla estás mucho más decaída y cambias tu dieta equilibrada por alimentos dulces y altos en calorías y como nos sentimos más cansadas, no nos apetece hacer ejercicio (y, ¿a quién si?).

Por eso, te damos unos remedios para la retención de líquidos premenstrual que ayudará a combatir la sensación de hinchazón, el aumento de peso y sentirte más animada.

Mens sana in corpore sano

Lo ideal es hacer un buen desayuno rico en fibra y frutas, un pequeño tentempié a media mañana como un poco de queso fresco con pan integral o una pieza de fruta, una comida rica en verduras y con aporte de proteínas que ayudará a disminuir tu ansiedad y sensación de hambre. Prueba con huevos, pollo o pescado acompañado de alguna verdura o ensalada. Haz una merienda ligera como un yogur y una cena equilibrada pero con proteína siempre. Reduce las grasas animales, reduce las molestias y dolores premenstruales y para la retención de líquidos, modera la ingesta de sal tanto en los días previos como durante la regla.

Nuestro consejo es intentar hacer más comidas, prueba de llegar a las 5 al día y en pequeñas cantidades.

Además, puedes tomar algún alimento que te ayude a expulsar líquidos como los espárragos, las alcachofas y la piña y sumarte al consumo diario de té. El té verde es muy recomendable como diurético. También es preferible evitar los refrescos con alto nivel de sodio y beber abundante agua, puedes combinarla con infusiones. Nuestro consejo es intentar hacer más comidas, prueba de llegar a las 5 al día y en pequeñas cantidades.

Por último, ¡mantente activa! te ayudará a reducir la sensación de hinchazón el hecho de realizar ejercicio de forma regular. Además contribuirá a sentirte mejor y a reducir tus dolores menstruales.

Si tienes cualquier duda sobre este tema o cualquier otro relacionado con la ginecología o la salud sexual, el equipo médico de Eudona estará encantado de resolverlo.

Las mujeres suelen tener un peso que varía a lo largo del mes y esto en gran parte se debe a todos los cambios que sufre su organismo durante el ciclo menstrual. Sin embargo, hay días en los que se retiene más líquido que otros, existen períodos en que se experimenta mucha ansiedad y antojos y también hay momentos en que se presenta mayor inflamación abdominal, todo esto lleva a la mayoría de las féminas a preguntarse casi todos los meses la misma interrogante: ¿por qué se engorda durante la menstruación?

Es cierto, durante la menstruación la mujer puede llegar a pesar hasta 3 kilogramos más, incluso estando bajo un estricto régimen alimenticio, no importa, nada importa: siempre vas a estar más pesada durante esos días del mes. Además de explicarte todos los procesos que ocurren en tu cuerpo y que son responsables de esta ligera subida de peso, en este artículo también podrás conocer algunas formas de evitar que ese incremento sea tan abrupto como notorio.

¿En qué consiste el ciclo menstrual?

Para saber por qué subes de peso cuando llega tu período basta con entender el ciclo menstrual femenino. El ciclo menstrual de una mujer puede durar entre 23 y 35 días y está compuesto de cuatro fases. La primera fase es la fase menstrual, que tiene inicio con la llegada de la menstruación y tiene como objetivo el desprendimiento del revestimiento del útero conocido como endometrio, dependiendo de la mujer, la fase menstrual puede tener una duración de entre 3 y 7 días. La menstruación es la parte del ciclo menstrual donde la mujer experimenta mayor molestias como inflamación abdominal, retención de líquido, ansiedad por comer y cambios de humorÑ esta fase también es donde la mujer experimenta un incremento en su peso corporal, a pesar de todo el desgaste calórico que implica la llegada de la regla para el cuerpo.

La segunda fase se conoce con el nombre de folicular o preovulación. Durante estos días el organismo de la mujer sufre un incremento de la hormona femenina estrógenos, sustancia que es responsable del crecimiento del endometrio y del aumento de grosor del mismo. Durante la fase folicular también se comienza a madurar el óvulo para la ovulación.

Después tiene lugar la tercera fase que es conocida como la ovulación. Si tu ciclo es regular lo más común es que la ovulación tenga lugar 14 días después de la fase 1. Durante la ovulación aumentan los niveles de la hormona lutropina, que es la encargada de desarrollar el período. En esta fase el óvulo más maduro que esté presente en los ovarios será liberado para ser capturado por los extremos de las trompas de Falopio. Esta fase es la idónea para intentar quedar embarazada. Durante el desprendimiento del óvulo es posible que la mujer presente dolor de vientre e inflamación abdominal.

La cuarta y última fase se llama lútea, puede comenzar entre los días 16 y 28 del ciclo menstrual y, en vista de que está muy cercana a la llegada de la menstruación, también puede causar un poco de incremento en el peso corporal. La fase lútea comprende entre sus hechos el síndrome premenstrual, razón por la cual existen mujeres que experimentan todas las molestias de la regla antes de que esta llegue.

¿Por qué se engorda durante la menstruación?

Como explicamos anteriormente, el ciclo menstrual de la mujer es un proceso que causa diversos cambios en el organismo, pero sobre todo que genera variaciones hormonales. El incremento de de hormonas femeninas está asociado con la aparición de la retención de líquidos, lo cual hace que la mujer se sienta más pesara y adquieras algunos kilos de más, pero siempre temporales. Asimismo, toda la inflamación abdominal que tiene lugar debido al trabajo de los órganos reproductores femeninos genera un incremento, también temporal, de medidas, razón por la cual es posible que algunas prendas de ropa queden más ajustadas durante esos días del mes. Por lo general, la mujer que sufre de síndrome premenstrual y que tiene menstruaciones muy dolorosas es la que más aumenta de peso durante estos días. Afortunadamente esta ganancia de kilos es pasajera y poco antes de que termine la menstruación podrás notar que todo vuelve a la normalidad.

¿Por qué comes más durante la menstruación?

Si eres de esas mujeres que cada vez que llega su menstruación siente un deseo incontrolable de comerse una caja de chocolate o todas las donuts de la ciudad, hoy vas a entender por qué tu cuerpo sufre ese ataque repentino de ansiedad. Esto sucede por dos razones, la primera es que durante la menstruación el nivel de hormonas femeninas estrógenos es menor, lo cual incrementa la ansiedad por comer, esto mismo sucede durante la menopausia. La segunda razón es que cuando antes y durante de la fase menstrual el cuerpo realiza un mayor gasto de calorías para ejercer todas las funciones que dichas fases del ciclo sugiere. Por lo tanto, el hambre aumenta como un mecanismo para reponer las calorías gastadas y darle al cuerpo la energía que requiere.

Evita engordar durante la menstruación

Esos kilos de más que vienen con la menstruación no los puedes evitar, siempre aumentarás aunque sea un poco, por lo tanto, lo que puedes hacer es emplear una serie de acciones para que dicho incremento no sea tan drástico, es decir, para que en lugar de subir 3 kilogramos, subas 1 kilogramo. Para ello te ofrecemos los siguientes consejos:

  • La hidratación es vital para combatir la retención de líquidos, por lo tanto, si normalmente acostumbras a tomar 2 litros de agua al día, cuando tengas la menstruación aumenta la cantidad de líquido a 3 litros de agua por día.
  • Aumentar la ingesta de fibra durante la menstruación ayuda a combatir el estreñimiento y facilita la eliminación de toxinas. Avena, berro, piña, afrecho, semillas de chía, granola y pan integral son buenas opciones.
  • Los alimentos ricos en hierro ayuda a disminuir la inflamación, prefiere las espinacas como primera opción.
  • Elige las proteínas de carne magra como el pescado y el pollo, ya que te ayudarán a sentirte más liviana y tienen menor cantidad de calorías.
  • Por más que la menstruación te tumbe en la cama y no quieras hacer nada en todo el días, es necesario que te mantengas activa. Si te ejercitas durante estos días evitarás la retención de líquido, mejorarás la ansiedad por comer, estimularás la circulación sanguínea y, lo mejor de todo, estarás de buen humor.

Cosas que debes evitar durante la menstruación

Así como hay acciones que te benefician a evitar el aumento excesivo de peso durante la menstruación, también hay otros hábitos que pueden empeorar dicha condición. Por lo tanto, evita en la medida de lo posible:

  • Comer alimentos grasos, frituras o comida rápida.
  • Comer mucho azúcar, harinas y dulces.
  • Consumir mucha sal.
  • Ingerir café u otro tipo de bebidas estimulantes como las gaseosas.

¿Por qué engordo durante la regla?

Es un hecho: tu cuerpo engorda durante la menstruación. ¿Pero por qué este fenómeno?

Es el funcionamiento normal del ciclo menstrual

La cantidad de progesterona y de estrógenos varía durante el ciclo menstrual. A principio de ciclo, el cuerpo se prepara para acoger un posible embarazo segregando estrógenos. Hacia el 14º día, la ovulación tiene lugar, iniciando la producción de progesterona. Si no hay fecundación, la cantidad de esas hormonas cae en picado al final del ciclo y provoca la llegada de la regla.

La progesterona es la responsable del aumento de peso

En realidad es la subida de progesterona que te hace engordar durante la regla. La segunda parte del ciclo tiene como objetivo favorecer la nidificación de un posible embrión. Esta hormona también tiene tendencia a favorecer las ansias de comer y la retención de líquidos. Es por eso que se suele comprobar el aumento de peso antes de la regla, y no durante ella.

La disfunción hormonal: una posible causa de sobrepeso

Puede pasar que un desequilibrio hormonal sea la causa del aumento excesivo de peso a final del ciclo. No dudes entonces pedir cita con tu médico para hacer una dosificación hormonal. Según el resultado, te recetará un tratamiento si es necesario para reequilibrar todo esto.

¿Qué soluciones para limitar el aumento de peso antes de la regla?

Existen varias pistas para limitar al máximo los kilos sobre la báscula durante ese periodo. Estos son los trucos que te proponemos desde 1-2-3 Adelgaza:

Impedir la retención de líquidos

Para ello ¡bebe mucho! Esto puede parecer sorprendente, pero al contrario, más bebes y más eliminas. Tu programa es de beber al mínimo 1,5 litros de agua al día. El té y las infusiones también cuentan. De hecho, algunos tés tienen propiedades diuréticas (la cola de caballo, el hinojo, el té verde…), ideal para eliminar al máximo. Piensa acabar tu ducha con un chorro de agua fría para estimular la circulación sanguínea.

Tener una alimentación sana y adaptada

Es obvio que no es dejándote ganar por los antojos de comida que perderás peso…

Procura tener una alimentación rica en nutrientes y en fibras, para favorecer un buen tránsito.

Limita al máximo tu consumo de sal y de comida preparada, rica en sal ella también. Dale prioridad a los alimentos ricos en vitamina B6, que tiene la propiedad de regular el metabolismo. Los aguacates son también una buena elección, ricos en potasio, ayudan a eliminar los líquidos.

Los omegas 3 y los ácidos grasos esenciales presentes en los frutos secos ayudan a tener una buena regulación hormonal.

Como si no pasara lo suficiente dentro de tu cuerpo cuando llega tu periodo (cólicos, distensión abdominal, dolores de cabeza, espalda, náuseas, lo que sea que esté pasando en tus intestinos…), a veces un amigo adicional lo acompaña también: aumento de peso repentino. Seguro te has preguntado lo siguiente: ¿Es normal que suba de peso durante mi periodo? Sí, como el mundo es cruel y los periodos se sienten como una maldición sobre tu cuerpo, es posible subir algunos kilos durante esa época del mes.

Para ayudarte a tener un poco más de paz mental queremos asegurarte que sí, esto le está sucediendo a muchas mujeres y todas estamos igual de angustiadas. Cosmopolitan habló con Alyssa Dweck, ginecóloga en el condado de Westchester, sobre todas las pequeñas razones por las que subimos de peso durante la menstruación. Toma una respiración profunda. Es totalmente normal y vas a estar bien.

Cuando despiertas 3 kilos más pesada

Es más preciso referirse a este fenómeno como la fluctuación del peso, no aumento de peso como tal. Aunque veas un aumento en la báscula, en realidad no es peso permanente. Este peso adicional es solo una fluctuación que ocurre en sintonía con un aumento en las hormonas en los días previos a tu regla, es por eso que es tan repentino (y parece que sucede de la noche a la mañana).

La Dra. Dweck dijo que no hay día que no se asombre por la cantidad de fluctuación que realmente ocurre. “A pesar de que es bastante difícil encontrar algo sobre el tema en literatura médica, la mayoría de los artículos hechos aseguran que solo son un par de kilos”, dijo. “Pero anecdóticamente, las mujeres se quejarán de una fluctuación de más o menos 2.5 kg antes del periodo”. La cantidad de peso que fluctúa solo depende de tu propio cuerpo: 2 kilos en una persona podrían ser 3 para hora.

Si estás subiendo de peso de la nada y realmente es inexplicable (has estado comiendo normalmente, haciendo ejercicio y aún así ves que la báscula marca algo que no), piensa qué tan lejos estás de tu menstruación. Si estás a pocos días, felicidades: tienes una fluctuación de peso de la regla. La Dra. Dweck dijo que la hormona progesterona, que aumenta cuando tu cuerpo se está preparando para comenzar tu periodo, es principalmente lo que influye en el aumento de peso. También puedes ver un pequeño aumento de peso durante la ovulación (nuevamente, hormonas).

Qué hay en esos extra kilos

Es agua. ¡AGUA! Algo que pensaste que era tu amigo (sigue siendo tu amigo). “Definitivamente, hay cierta retención de líquidos que se produce debido a la fluctuación hormonal justo antes de la regla”, dice la Dra. Dweck. Y aquí es donde las cosas empiezan a ponerse realmente crueles. Las cosas que más hacen que retengas agua (que combinadas con esas hormonas, causan el aumento de peso momentáneo), sin las cosas que el PMS hace que se te antojen más: la sal, el azúcar y la cafeína.

El síndrome pre-menstrual (PMS) te hace sentir cansada, por lo que es menos probable que hagas ejercicio y que tomes más café. También te puede hacer sentir incómoda e irritable y puede hacer que sientas deseos de comer bocadillos con mucha sal o cosas dulces entre comidas o para el postre. Esos alimentos no son buenos para ti, pero tendrías que comer MUCHOS de ellos para engordar justo antes de tu regla.

Algunos de ellos también pueden ser mentales. Puede ser que o hayas aumentado de peso, pero te sientes inflamada y al verte en el espejo te sientes más grande. “Así se sienten las mujeres antes de su menstruación. Parece que han aumentado de peso, aunque en realidad solo es una sensación interna”, dice Dweck.

A veces un poco de ese peso también puede deberse al hecho de que es posible que no tengas, por ejemplo, evacuaciones intestinales regulares. Otra cosa divertida que hace la progesterona es afectar la motilidad intestinal y disminuir la velocidad en esa área. “Algunas personas se sienten realmente estreñidas antes de su período”, dijo el Dr. Dweck, y eso puede provocar una inflamación o simplemente una sensación general de pesadez.

Espera, pero esto es realmente injusto

Lo sabemos. Realmente es injusto. Pero si esto es algo que realmente te molesta y te vuelve loca cada mes, debes saber que también está volviendo loca a muchas otras mujeres. No estás sola. Lo mejor que puedes hacer por ti misma es mantenerte lejos de la báscula y usar ropa que te haga sentir cómoda y libre.

La Dra. Dweck también sugiere rastrear tu regla con un calendario anticipatorio o un rastreador de periodo. De esa manera, podrás saber cuándo llegará tu peso extra y tal vez puedas tomar algunas medidas para sentirte mejor por ejemplo la cantidad de sal, azúcar y cafeína que ingieras.

Recuerda que en ningún caso deberás reducir tu consumo de agua. No beber agua no es una forma de resolver el problema de retención de líquidos.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan US

Ciclo menstrual ¿Verdad o mito? ¿Subo de peso?

En el ciclo menstrual de toda mujer existen cuatro fases. Cada una de ellas, con sus propios síntomas. El aumento o la disminución del peso corporal es uno de ellos.
A algunas mujeres solo les sucede durante su periodo, pero a otras durante las distintas etapas del ciclo menstrual.

Cerca del 70% de las mujeres sufren el mismo problema. El motivo del aumento de peso es la retención de líquidos.

A veces ni nuestros hábitos saludables de comida y de ejercicio físico pueden frenar la ganancia de peso que el cuerpo de la mujer sufre durante el periodo de la menstruación una vez cada mes.
Pesadez en las piernas, hinchazón, tensión mamaria, son algunos de los síntomas del síndrome pre menstrual. La retención de líquidos ocasiona, además de estos síntomas, el aumento de peso. El peso puede llegar a aumentar 1,5 kg los días previos a la menstruación.

Las hormonas son las causantes de esta tendencia de nuestro organismo a retener líquido. En la segunda fase del ciclo, esta tendencia aumenta, porque durante estos días intervienen varias hormonas implicadas en el metabolismo del agua corporal. Esta retención es aún mayor, cuando hay un exceso de estrógenos, muchas veces causado por el estrés, el desequilibrio emocional o el nerviosismo.

El aumento de peso inicia durante las primeras etapas del ciclo menstrual, a partir del día 5 del primer sangrado, se acentúan con el síndrome premenstrual y comienza a notarse durante el período de sangrado. Es decir, es un efecto acumulativo durante todo el ciclo y el mayor aumento de peso sucede como parte del síndrome premenstrual.

¿CÓMO REDUCIR EL AUMENTO DE PESO DURANTE EL CICLO MENSTRUAL?

Entre más sodio entre a tu cuerpo, más agua y líquidos va a tratar de retener. Cosas como la sal, la salsa de soya y otras sales o condimentos se deben evitar desde una semana antes de tu periodo. No olvides los alimentos procesados tienen mucho sodio (como conservadores) trata de evitarlos.

Comer mucho chocolate puede llevar al aumento de peso (y no del tipo que es temporal como el de líquido retenido o la inflamación) que puede ser más difícil de bajar.

Puede ser que sientas más hambre de lo habitual, pero mantén tus hábitos alimenticios. Busca alimentos saludables con proteínas magras y fibra. Come en intervalos regulares. Siempre es mejor comer varias comidas pequeñas que pocas grandes. Evita los alimentos hechos con azúcares refinados.

El ejercicio es sumamente importante para ayudar al organismo a regular los fluidos y reducir los kilos ganados por esta acumulación. Se recomienda caminar a paso rápido por espacio de 30 minutos día de por medio.

Una solución natural a este problema, que con la reglas se pesa más, es agregar fibra en la alimentación, que puede ayudar a disminuir los niveles de estrógeno. Investigaciones confirman que mujeres con una dieta elevada en fibra y baja en grasa tienen menos problemas de retención de líquidos en este período. Tomar de seis a ocho vasos de agua al día es importante, un organismo deshidratado retiene más líquidos.

Así que no te estreses durante estos días y hagas que la bascula se vuelva una enemiga constante, mucho menos si te encuentras bajo algún plan nutricional. Es importante que te acerques a tu personal de salud y te explique de forma sencilla, lo que mencione en este artículo, no todos los cuerpos se comportan de la misma manera y necesitas saber que pasa en especifico contigo.

Te recomendamos Comer por ansiedad ¿por qué ocurre y como evitarlo?

Compartir

La ciencia revela cuál es el mejor momento para pesarse

La báscula puede convertirse en una aliada. GETTY IMAGES

Llega el verano y con él la preocupación a la hora de subirse a la báscula. Las obsesiones, la poca paciencia y las ganas de ver resultados inmediatos son los peores aliados a la hora de seguir una dieta para perder peso, y la báscula puede convertirse, también, en el peor enemigo.

Aunque hay algunos trucos que te pueden ayudar a llevar esa relación, en ocasiones, imposible. Según la propia ciencia, hay momentos concretos en los que subirse al peso.

Comprobar continuamente a la balanza es lo peor que puede hacer alguien que se encuentra a régimen. El peso de una persona varía durante el día y la báscula puede mostrar cifras muy diferentes dependiendo del momento. Según los expertos, lo ideal es hacer la comprobación siempre en el mismo momento de la jornada, cuando el cuerpo esté en las mismas condiciones.

La relación con la báscula puede convertirse en un infierno.

Partiendo de esa premisa. Los médicos recomiendan a las personas que se encuentran en la ardua tarea de acabar con los kilos de más, subirse a la báscula por la mañana, después de vaciar la vejiga y antes de desayunar o ir al gimnasio. Según ellos, además de obtener una lectura más baja, será cuando la cifra concluyente se asemeje más a la realidad.

Además, parte importante de conseguir una lectura idónea es utilizar siempre el mismo aparato, ya que no todos pesan de la misma manera. La báscula siempre tiene que estar en una superficie dura y plana, es decir, en el suelo, no encima de una alfombra ni nada parecido.

También, en el momento de ponerse sobre el peso, lo idóneo es poner los pies algo separados equilibrando el peso en ambas partes del cuerpo.

Algunos trucos

Además de esto, hay ciertas pautas a seguir que harán que la báscula pueda convertirse incluso en una aliada.

Los expertos también recomiendan no pesarse todos los días. Hacerlo así puede ser muy frustrante, por lo que con una vez a la semana es más que suficiente, eligiendo, eso sí, siempre el mismo día a la misma hora.

A la hora de pesarse, la postura es primordial.

Seguir un control puede ser más que satisfactorio. Si cada vez que se sube a la balanza se apunta el dato, a final de cada mes se puede hacer una media perfecta de los kilos perdidos.

Que el aparato en sí este en casa es lo mejor, ya que a la hora de pesarse se debe hacer sin ropa.

Subirse a la báscula después de beber mucha agua es un gran error. En las mujeres, se debe evitar hacerlo durante el periodo menstrual.

Ni qué decir tiene, que intentar comprobar el peso después de una buena comilona es lo peor que alguien puede hacer.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Elegir el momento

Evita pesarte después de las comidas, ya que en plena digestión, con el estómago lleno y con líquidos y gases no es la mejor idea para obtener un resultado real. Con el estómago vacío, mucho mejor.

¿Te pesas los días de menstruación? No deberías, ya que en ese tiempo los cambios hormonales hacen que retengamos más líquidos. O dos días antes de la visita de nuestra “querida” amiga o dos días después de su marcha, evítalo durante.

No te peses por la noche, ya que el peso puede ser superior al real debido a que a lo largo de todo el día hemos ido acumulando comidas, líquidos, etc. Lo mejor es a primera hora de la mañana.

Igual que evitamos los errores por “exceso”, debemos hacerlo con los de “por defecto”, es decir, no te peses después de hacer ejercicio porque pesarás menos kilos de los reales, ya que el cuerpo ha perdido líquidos que recuperará al beber y comer algo.

Y entonces, ¿cuándo me peso? Pues por la mañana, antes de haber comido nada, después de haber ido al baño, sin ropa y siempre en la misma báscula: ahí los números no engañan.

Estos son algunos de los momentos del día en los que no debes pesarte si quieres obtener un resultado real:

– Tras las comidas. Después de comer el cuerpo está haciendo la digestión, el estómago está lleno y se retienen líquidos y gases. Por tanto tu báscula te dará un resultado superior al peso real. Lo ideal es hacerlo con el estómago vacío.

– Después de hacer ejercicio. Has realizado un esfuerzo físico y has sudado, es decir tu cuerpo ha eliminado líquido. Si te pesas en ese momento, el resultado será un peso inferior al real que recuperarás en cuanto bebas agua y comas algo. No es un buen momento para pesarse.

– Por la noche. A medida que avanza el día el peso corporal se incrementa ya que el cuerpo ha ido acumulado comidas y líquidos. Además, la fatiga contribuye a aumentar la retención de líquidos. Por lo tanto, a última hora de la jornada pesarás más.

– Durante la menstruación. Las hormonas hacen que retengamos más líquidos y el resultado es superior al peso real. Lo mejor es pesarse dos días antes de comenzar el periodo y no volver a pesarse hasta dos días después de que haya terminado.

Si ganas algunos kilos durante la regla, necesitas leer esto

No eres la única: la báscula aumenta y tus vaqueros, por arte de magia, adelgazan dos tallas cuando tu período está al caer. Lo llames como lo llames: regla, menstruación, la marea roja o aquellos días del mes, sobrevivir cuando los síntomas luchan por manifestarse en oleadas de dolor, hinchazón y malestar es una ardua tarea solo apta para las más valientes.

Algunas personas engordan hasta tres kilos durante el período. Pero que no cunda el pánico: la gran mayoría de ese peso es agua, y por lo tanto, cuando finalizas la regla, desaparece. Sin embargo, es muy molesto durante, debido a la sensación que deja: te encuentras hinchada, casi a punto de explotar (no, no mestamos siendo exageradas) y no hay nada que lo pueda remediar que le pueda poner remedio.

El hecho de que tu falda favorita no cierre tampoco ayuda, aunque debes recordar que lo que marca la báscula es solo un número y que el aumento de peso no es real. Y que igual que viene, se irá.

¿Tus hormonas? Las culpables

Antes de que el período comience, tu cuerpo produce estrógeno. En niveles altos, puede de manera indirecta, hacer que tu cuerpo retenga fluidos, haciendo que te sientas hinchada y potencialmente, causando que ganes algún kilo que otro. Eso sí, lo volvemos a repetir; es todo retención de líquidos.

¿Las buenas noticias? Los niveles de estrógeno diminuyen una vez qu tu regla comienza por lo que sentirás alivio justo cuando el dolor de barriga haga una aparición estelar.

La otra hormona presente durante el período es la progesterona, que alcanza un pico muy alto en la segunda mitad del ciclo, lo que causa retención de líquidos, dolor de pecho, y un aumento de peso.

Pero no todo son malas noticias: a algunas mujeres les crece el pecho hasta una talla durante estos días. ¿Por qué? Es debido a la progesterona, que hace que el cuerpo empuje fluido desde los vasos sanguíneos a los tejidos, haciendo que estos se hinchen y parezcan más grandes. Si quiere ponerte ese vestido con escote de infarto puede que sea el momento, no obstante, si tienes el pecho grande y lo último que quieres es que crezca más, sin duda, durante estos días, no serás capaz de encontrar ningún pro en lo que a tu cuerpo se refiere. Tu apetito sexual puede crecer, eso sí, debido a la fiesta de hormonas que se está organizando en tu cuerpo, si los calambres y la hinchazón no te dejan vivir con normalidad, puede que no te sientas del todo cómoda manteniendo sexo. Pero todo es probar, sobre todo el sexo mañanero (aquí tienes todos sus beneficios).

La comida basura tu peor (mejor) aliada

No hay verdad más universal: cuando estás con la regla no te apetece precisamente hincharte a brócoli. Deseas saquear con todas tus fuerzas los armario de la despensa que más calorías tienen. Es decir, los de las galletas, patatas y otros alimentos varios que tienen como ingrediente principal uno, el azúcar. Por no decir la palabra mágica: CHOCOLATE. Desafortunadamente, ese tipo de comida aunque te haga sentir mejor animícamente, no te hace ningún favor. La sal y los ingredientes de estos snacks no hacen más que empeorar la retención de líquidos. Y sí, lo sabemos: ir al gimnasio es la última cosa en tu mente en estas circunstancias, pero puede ser muy beneficoso para que te encuentres algo mejor. Sudar ayuda a eliminar toxinas y a perder líquido y las enforfinas que liberamos durante el ejercicio pueden ser claves a la hora de hacerte olvidar los temidos y dolorosos calambres.

¿Podemos hacer algo para solucionarlo?

¿La buena noticia? El peso que ganamos durante el período no es peso de verdad, solo agua (dale las gracias a tus hormonas). Únicamente, tendrás que esperar de cinco a siete días para volver a ser tu misma. Aunque, por suerte, hay algunos truquitos que pueden ayudar.

Para empezar, bebe mucha agua para compensar la hinchazón, al menos, ochos vasos. Si puedes, no abandones tu rutina de ejercicios y plántale cara al malestar haciendo deporte. Sabemos que es difícil, pero tiene muchos beneficios.

¿Cómo combatir el hinchazón, los cambios de humor y tus hormonas revolucionadas en general? Suplementos de vitamina B y magnesio, según los expertos.

¿La solución definitiva? Llevar vestidos sueltos, y ropa cómoda. Solo para que la semana se haga más llevadera. Por el lado positivo, es solo una vez al mes.Es en lo único que encontramos consuelo.

Además te puede interesar…

  • Yoga para calmar el dolor menstrual
  • ¿Por qué se retrasa la regla?
  • ¿Y si fuera endometriosis?

La retención de líquidos es un síntoma común en el periodo premenstrual y produce que aumentes de peso. ¿Pero cuantos kilos se aumentan durante la menstruación? Para muchas mujeres puede ser de tres kilos y medio a cuatro kilos, con un promedio de entre uno y dos kilos para la mayoría. Esta ganancia de peso contribuye a los cambios emocionales como depresión o irritabilidad. Es común la sensación de estar llena o inflamación abdominal e hinchazón de los dedos de las manos y los tobillos.

La ganancia de peso durante la menstruación por retención de líquidos es más frecuente en la mujer después de los 30 años, cuando los niveles normales de hormonas empiezan a disminuir. Durante el ciclo menstrual normal, los niveles de estrógeno y progesterona se elevan después de la ovulación hasta el día de la menstruación. En este proceso, la progesterona sostiene los niveles de estrógenos para que no se eleven. Si los niveles de progesterona son bajos (por ejemplo, por estrés), los niveles de estrógenos se elevan y pueden producir retención de líquidos.

¿Cómo reducir la retención de líquidos durante la regla?

Para combatir el problema de subir de peso durante la menstruación o regla debido a la retención de líquidos se recomienda la disminución de sal en la alimentación, no sólo en la preparación de las comidas, sino también en alimentos procesados que la contienen en gran cantidad, como sopas de sobre, alimentos enlatados, patatas fritas envasadas y otros.

El ejercicio es sumamente importante para ayudar al organismo a regular los fluidos y reducir los kilos ganados por esta acumulación. Se recomienda caminar a paso rápido por espacio de 30 minutos día de por medio.

En algunas mujeres, el tomar estas medidas no es solución completa a la retención de líquidos, por lo que muchos médicos les recetan diuréticos, que tienen el efecto secundario de la pérdida no deseada de minerales del cuerpo.

Una solución natural a este problema, que con la reglas se pesa más, es agregar fibra en la alimentación, que puede ayudar a disminuir los niveles de estrógeno. Investigaciones confirman que mujeres con una dieta elevada en fibra y baja en grasa tienen menos problemas de retención de líquidos en este período.

En estudio realizado en 500 mujeres a las que se les dio calcio en forma de carbonato de calcio cuatro veces al día se demostró que éste puede ayudar a mejorar la retención de líquidos.

Algunas hierbas que actúan como diuréticas pueden ayudar a disminuir la retención de líquidos, como el diente de león (taxacarum officinale-dandelion). Se puede preparar un té con 180 gramos de la hoja y tomar una taza cada tres horas (estar segura de no cosecharlo de terrenos que han sido rociados con pesticidas), o tomarlo en forma de cápsulas. A diferencia de los diuréticos sintéticos (farmacéuticos) que producen pérdida de potasio, el diente de león lo contiene.

Es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina B6 (que ayuda a estabilizar los niveles hormonales), como cereales de grano integral, vegetales verdes, carnes rojas sin grasa, productos lácteos, frijoles, huevos, pollo y pescado. Otra posibilidad es suplementar la dieta con vitaminas del complejo B.

Tomar de seis a ocho vasos de agua al día es importante, un organismo deshidratado retiene más líquidos. Para las mujeres que están haciendo dieta para perder peso, un reciente estudio realizado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Dakota del Norte, en Estados Unidos, encontró que las dietas bajas en calorías y con bajo consumo de líquidos producen problemas digestivos con sensación de llenura o inflamación abdominal.

La espirulina te puede ayudar a perder peso ya que contiene de 65% a 70% de proteína, con todos los aminoácidos esenciales en perfecto balance, los minerales potasio, calcio, cinc, magnesio, manganeso, selenio, hierro y fósforo, las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B12, E, ácido fólico, insitol, y 7% de grasas que están en forma de ácidos grasos esenciales. También contiene azúcares complejos naturales, carotenoides y enzimas.

El alga espirulina es rápidamente absorbida y parece influir directamente los niveles de neurotransmisores en el cerebro, particularmente aquellos que controlan los cambios de carácter y el apetito. Específicamente, es la alta concentración del aminoácido fenilalanina lo que parece cambiar la química del cerebro, en favor de la persona que está haciendo dieta.

El peso y la regla, ¿están relacionados?

El aumento o la disminución de peso corporal en las mujeres está muy ligado con los cambios que se producen durante el ciclo menstrual y las fluctuaciones hormonales que experimentan durante su vida fértil. Si eres de las que se nota más pesada cuando le va a venir la regla, ¡no te preocupes, no eres la única! De hecho, formas parte de la mayoría, ya que se estima que les pasa a cerca del 70% de las mujeres.

Cambios de peso con la menstruación

El aumento de peso los días previos y los primeros días de la menstruación es un fenómeno muy común. Este aumento de peso se debe a la retención de líquidos y es uno de los síntomas más característicos del periodo premenstrual. Los días previos a la llegada de la regla los niveles de progesterona caen en picado lo que provoca -entre otras cosas- que se retenga mucho líquido, razón por la que es habitual sentirse más hinchada de lo habitual. Asimismo, durante la menstruación el útero está más inflamado lo que contribuye a favorecer la sensación de estar más hinchada. En esta fase el peso de una mujer suele aumentar entre un kilo y un kilo y medio, aunque ¡no te preocupes mucho! Volverás a perderlos cuando te venga la menstruación, momento en el que lo normal es ir perdiendo estos kilos paulatinamente.

La ganancia de peso por retención de líquidos durante la menstruación es más frecuente en mujeres mayores de 30 años, cuando los niveles normales de hormonas empiezan a disminuir. Asimismo, si los niveles de progesterona son bajos, o hay un exceso de estrógenos por ejemplo, por estrés, desequilibrio emocional o nerviosismo, la retención puede resultar aún mayor y llegar fácilmente a aumentar 2 o 3 kilos.

Retención de líquidos y menstruación

Para luchar contra este tipo de aumento de peso premenstrual por retención de líquidos hay que prestarle especial atención a la alimentación y controlar el consumo de sal, beber mucha agua, eliminar la cafeína y aumentar la ingesta de alimentos diuréticos como espárragos, alcachofas, fresas, calabacín, piña, etc… así como los ricos en fibra y en vitamina B6. Intentar hacer más comidas a lo largo del día y en pequeñas cantidades también suele ir bien contra la retención de líquidos. Asimismo, el ejercicio es sumamente importante para ayudar al organismo a regular los fluidos y reducir los kilos ganados por esta acumulación.

Hay algunas hierbas, como el diente de león, que tomadas en infusión también ayudan a disminuir la retención de líquidos.

Sin embargo, aunque todas estas medidas favorezcan la no retención de líquidos, hay algunas mujeres para las que no supondrá una solución completa. No obstante, recomendamos seguir estas indicaciones y tomarlo con paciencia, al fin y al cabo, este tipo de aumento de peso no deja de ser una cosa transitoria.

  • Bio
  • Ultimos Post

Marta Rey

– Blogger Salud de IMEO – Blogger especializada en Salud de IMEO

Ultimos post deMarta Rey (ver todo)

  • ¿Qué es una banda gástrica? – 03/02/2020
  • ¿Depresión postvacacional?, afróntala mejor tomando estos alimentos. – 02/02/2020
  • El caldo depurativo de la Dieta de los días alternos – 01/02/2020

Que tu peso sufre variaciones a veces inexplicables a lo largo del mes, no es ningún secreto para tí. Esas variaciones dependen en muchas ocasiones de tu ciclo hormonal. Vamos a ver cómo afecta el ciclo menstrual al peso.

El aumento o disminución del peso corporal en las mujeres se encuentra muy ligado a las los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante su vida fértil relacionados con el periodo menstrual.

Durante el periodo menstrual, las distintas fases hormonales condicionan muchas cosas en la vida de la mujer, desde el estado de ánimo, el estado físico y también el peso corporal.

El ciclo menstrual consta de cuatro fases:

La fase de sangrado o menstruación, fase folicular, fase de ovulación, y fase lútea.

Fase 1 Menstruación: transcurre durante los días 1 al 7 del ciclo.

Cuando comienza el ciclo menstrual, la superficie del endometrio que reviste el interior del útero se rompe y todo el tejido que se ha creado para albergar el futuro embrión en caso de producirse la concepción se rompe y sale al exterior en forma de sangrado que dura entre 3 y 7 días. Durante este tiempo, se tiene una sensación de estar hinchada y es que de hecho, se tiene el útero más inflamado debido a que se ha estado acumulando líquido y sangre en esta zona, preparándose para albergar una posible gestación.

El peso en esta fase, puede aumentar entre un kilo y un kilo y medio que son en su mayor parte líquidos retenidos tanto en forma de sagre como líquido interesticial entre las células.

Fase 2: Fase folicular

Tiene lugar entre los días 6 al 12 del ciclo menstrual. Después de la menstruación, en el comienzo de la fase folicular, el óvulo se prepara para salir fuera del ovario. Los liquidos retenidos se van perdiendo y ese aumento de peso, desaparece.

A medida que la fase folicular avanza, aumenta la producción de las hormonas estrógeno y progesterona que son las hormonas responsables del ciclo menstrual.

Los estrógenos hacen que se engruese el endometrio y la progesterona mantiene las paredes del útero intactas durante todo el embarazo.

La producción de estas hormonas, repercute nuevamente en el peso corporal haciendo que el peso vuelva a aumentar alrededor de un kilo.

Fase 3: Ovulación

Se produce durante los días 13 al 15 del ciclo menstrual.

La glándula pituitaria envía una señal que hace que el cuerpo libere la FSH u hormona foliculoestimulante que hace que los óvulos maduren en el ovario y la hormona luteneizante que libera dicho óvulo. En esta fase, el estado de ánimo mejora mucho y se siente mucha vitalidad y energía. En esta fase el peso vuelve a la normalidad.

Fase 4: Lútea

Después de la ovulación, comienza la fase lútea que se caracteriza por un aumento de los niveles de progestrerona en sangre que es la hormona encargada de preparar el útero para un posible anidamiento y que se encarga de que se retenga líquidos para fabricar más sangre para revestir ese útero favoreciendo que sea posible un anidamiento en él. En este periodo, los niveles de progesterona descienden considerablemente dando lugar al síndrome premenstrual, en el que se retiene mucho líquido, te sientes más hinchada de lo habitual, tu ánimo se ve alterado también e incluso puedes sentir dolor en los pechos y bajo vientre.

En este periodo es cuando tu peso puede verse aumentado en un kilo o kilo y medio, que se perderá otra vez cuando vuelvas a la fase de sangrado menstrual.

Así que no te desesperes, si hay semanas en que por mucho que te esfuerces y lleves a rajatabla la dieta no consigas perder ni un solo gramo o incluso al revés, cojas algo de peso. A veces no depende de tu dieta, sino de tu fase menstrual.

54.002 Visualizaciones desde Febrero 2018. –

Por qué pesamos más con la regla – descúbrelo aquí

La menstruación o regla es una parte de un ciclo mensual en el que cada mujer puede llegar a aumentar desde 1 hasta 5 kilos de peso. Una de las razones por el que se da este aumento de peso de manera periódica es que algunas mujeres sienten la necesidad de comer más, por lo que satisfacen su antojo por determinados alimentos (generalmente suelen ser chocolates y dulces o bien carbohidratos de otros tipos) cada vez que experimentan esa sensación. Por lo tanto, esta alimentación extra es la que provoca, en algunos casos, que la báscula incremente sus números. Sin embargo, en otros casos, donde la mujer no consume más alimentos de lo normal y engorda como si los estuviera comiendo, ¿por qué pesa más durante su período menstrual?

La principal razón de por qué pesamos más con la regla en el caso de que no estemos aumentando la ingesta de alimentos es que estamos experimentando uno de los síntomas más comunes del período menstrual: la retención de líquidos. Este trastorno, también conocido como hidropesía, se origina cuando nuestro organismo no consigue eliminar el líquido necesario, ya sea por la orina o por las glándulas sudoríparas, y por tanto queda acumulado en los tejidos de algunas zonas de nuestra silueta. Sin embargo, no estamos engordando realmente, ya que en cuanto nuestros niveles hormonales vuelvan a equilibrarse, comenzaremos a expulsar los líquidos retenidos de manera normal y, por lo tanto, nuestro cuerpo recuperará el peso normal.

Esta acumulación de líquidos en algunas áreas de nuestro cuerpo, generalmente en abdomen, caderas y muslos, tiene otros síntomas que aumentan la sensación de que hemos cogido unos cuantos kilos de mas. Algunos de dichos síntomas son los siguientes:

  • Hinchazón en el abdomen.
  • Dolor abdominal: también pueden deberse por la menstruación. Estos cólicos pueden provocar una inflamación en el vientre y por lo tanto, podemos pensar que estamos acumulando más grasas en esta zona.
  • Hinchazón en otras zonas: la retención de agua también puede darse en caderas y muslos.
  • Fatiga y pesadez (sobre todo en el área de las piernas).

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *