0

Picores en la piel

Qué puede causar picazón en el cuerpo y qué hacer

La comezón en el cuerpo surge cuando alguna reacción estimula terminaciones nerviosas de la piel lo que puede ocurrir por diversos motivos, siendo los principales algún tipo de alergia o irritación en la piel causada por resequedad, sudor o una picadura de insecto.

Sin embargo, la comezón que no se quita puede estar relacionada a enfermedades que pueden ser dermatológicas, infecciosas, metabólicas o hasta psicológicas como por ejemplo, dermatitis, micosis, psoriasis, dengue, zika, diabetes o ansiedad.

Dependiendo de su causa, la comezón puede presentarse sola o puede estar acompañada de otros síntomas como enrojecimientos, nódulos, manchas, ampollas o heridas, y estas pueden ser causadas por una enfermedad o formadas por el acto frecuente de rascarse. Para tratar es importante descubrir y resolver la causa, pero el síntoma puede ser aliviado por un antialérgico o con una pomada hidratante o antiinflamatoria, prescritos por el médico general o el dermatólogo.

Por lo que algunas de las principales causas de picazón en la piel son:

1. Reacciones alérgicas

Cualquier tipo de irritación en la piel puede causar comezón, siendo muy común que ocurra por una alergia. Alguna de las causas más comunes incluyen:

  • Calor o sudor excesivo;
  • Picadura de insecto;
  • Tejidos, sobretodo sintéticos;
  • Cosméticos como jabones, cremas y champú o productos de limpieza;
  • Pelos de animales o plantas;
  • Alimentos;
  • Reacción alérgica a medicamentos;
  • Polvo o ácaros de ropas, libros y tapizados.

La alergia puede surgir en una situación aislada o puede surgir frecuentemente en personas que tienen tendencia a tener alergias, y los episodios pueden ser leves o graves, pudiendo ser necesario el tratamiento con un dermatólogo.

Qué hacer: es necesario alejarse o evitar el contacto con la sustancia que causa alergia. En algunos casos puede ser necesario el uso de medicamentos antialérgicos como Dexclorfeniramina, Loratadina, Hidroxicina o pomadas con corticosteroides. Conoce más sobre cómo identificar y tratar la alergia en la piel.

2. Resequedad de la piel

La piel reseca, situación conocida como xerosis cutánea es causada, principalmente, por el uso excesivo de jabones o por baños muy calientes y prolongados, lo que causa una picazón constante debido a la irritación y descamación de la piel.

Otras causas de esta resequedad de la piel pueden ser el uso de ciertos medicamentos como por ejemplo los que se utilizan para bajar el colesterol, los que contienen opioides o los diuréticos; además de situaciones como deshidratación, vivir en regiones frías y con baja humedad y hasta ciertas enfermedades que pueden causar alteraciones en la queratinización de la piel. Vea más detalles sobre los tipos de dermatitis.

Qué hacer: el tratamiento implica el uso de cremas hidratantes que contengan ceramida, ácido glicólico, vitamina E o urea. Para aliviar los síntomas de forma más inmediata, también puede ser necesario el uso de medicamentos antialérgicos como Loratadina o Dexclorfeniramina. Vea una excelente crema hidratante para la piel seca.

3. Dermatitis

La dermatitis es una enfermedad inflamatoria de la piel, generalmente de causa genética o autoinmune, en el que hay un proceso alérgico crónico, que causa comezón constante e intensa, y puede estar acompañada de otras alteraciones en la piel.

Algunas de las formas más comunes de dermatitis incluyen:

  • Dermatitis atópica: más común en los pliegues, acompañada de enrojecimiento, descamación o hinchazón en la piel;
  • Dermatitis seborréica: causa enrojecimiento o descamación de la piel, especialmente en el cuero cabelludo, siendo conocida como caspa;
  • Dermatitis de contacto: provoca picazón intensa acompañada de ampolladas y enrojecimiento en zonas de la piel que estuvieron en contacto directo con una sustancia irritante como un cosmético o por el uso de bisutería;
  • Dermatitis herpetiforme: es una reacción inflamatoria que forma pequeñas ampollas en la piel que pican, semejantes a las lesiones provocadas por el herpes, siendo más común en personas portadoras de enfermedad celíaca;
  • Psoriasis: es una enfermedad crónica de la piel que causa inflamación e hiperproliferación de las células de la capa más superficial, provocando lesiones descamativas.

Otros ejemplos más raros de alteraciones de la piel que causan picazón son la dermatitis numular, además de otras enfermedades dermatológicas como penfigoide ampolloso, micosis fungoide y el liquen plano.

Qué hacer: la persona portadora de una dermatitis debe ser acompañada por el dermatólogo, que evaluará las características de las lesiones y orientará los tratamientos según cada caso, los cuales pueden incluir cremas hidratantes a base de urea, corticosteroides o antialérgicos.

4. Infecciones de la piel

Las enfermedades infecciosas que afectan a la piel causadas por hongos, bacterias o parásitos, suelen causar lesiones y reacciones inflamatorias, lo que provoca picazón. Algunas de las infecciones más comunes son:

  • Micosis de la piel: que se caracteriza por la presencia de lesiones arrugadas, rojizas o blanquecinas en la piel causadas por algunos tipos de hongo, y algunos ejemplos son Tiña, Onicomicosis, Intertrigo y Pitiriasis Versicolor;
  • Candidiasis cutánea: infección por el hongo Candida Albicans, que causa lesiones enrojecidas y húmedas, más comunes en los pliegues del cuerpo como debajo de los senos, ingle, axilas, uñas o entre los dedos principalmente, sin embargo puede surgir en cualquier otra región del cuerpo;
  • Escabiosis: también conocida como sarna, esta enfermedad es causada por el ácaro Sarcoptes Scabiei, que causa una picazón intensa y nódulos rojizos, siendo una enfermedad bastante contagiosa;
  • Herpes: la infección por el virus del herpes causa enrojecimiento y pequeñas ampollas que pueden causar picazón o ser dolorosas, siendo comunes en los labios y en la región genital;
  • Impétigo: infección en la piel causada por bacterias que causan pequeñas heridas que contienen pus y forman costras.

Estas infecciones pueden ser transmitidas de una persona a otra, y suelen surgir cuando hay falta de higiene o cuando el sistema inmune está disminuido.

Qué hacer: el tratamiento es orientado por el médico realizado con medicamentos que generalmente son pomadas para eliminar el microorganismo causante, como por ejemplo, antifúngicos como Nistatina o Ketoconazol; antibióticos como Neomicina o Gentamicina; soluciones de Permetrina o Ivermectina para la escabiosis; y antivirales, como Aciclovir, para herpes. La picazón también puede aliviarse con antialérgicos.

5. Enfermedades sistémicas

Existen diversas enfermedades que alcanzan el torrente sanguíneo y pueden presentar como uno de los síntomas, picazón en la piel. Algunas enfermedades que pueden causar esta situación son:

  • Infecciones virales, como Dengue, Zika, varicela o que causan alteraciones en la circulación y en la inmunidad, provocando comezón;
  • Enfermedades de las vías biliares, causadas por enfermedades como por ejemplo, Hepatitis B y C, cirrosis biliar primaria, carcinoma de los conductos biliares, cirrosis alcohólica y hepatitis autoinmune;
  • Insuficiencia renal crónica;
  • Neuropatías, causadas por diabetes, ACV o esclerosis múltiple;
  • Enfermedades endocrinólogas, como hipertiroidismo, diabetes o mastocitosis;
  • VIH, debido tanto a infecciones de la piel como por alteraciones inmunes que pueden surgir;
  • Enfermedades hematológicas, como anemia, policitemia vera o linfoma;
  • Cáncer.

Estas enfermedades pueden causar picazón con frecuencia e intensidad diferentes en cada persona.

Qué hacer: En estos casos, el médico indicará el tratamiento de la enfermedad principal, que puede estar causando el prurito. Mientras tanto, para controlar los síntomas, puede ser orientado el uso de medicamentos antialérgicos como Hidroxicina para aliviar la incomodidad.

6. Enfermedades psicológicas

La picazón de origen psicológico, también llamada prurito psicógeno, es una de las causas en que se puede sospechar cuando no encuentra cuál es el origen de la comezón, incluso después de una investigación médica detallada con exámenes y evaluaciones físicas.

Este tipo de picazón puede surgir en personas que presentan enfermedades como depresión, trastorno bipolar, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos alimentarios, dependencia de drogas o trastornos de la personalidad, por ejemplo. Algunas veces, el síntoma es tan intenso, que la persona puede vivir con lesiones en la piel causada por la comezón.

Qué hacer: En caso de confirmación de que no se trata de una enfermedad dermatológica o sistémica, puede ser necesario el acompañamiento de un psiquiatra, que podrá indicar psicoterapia o tratar la enfermedad de base, como por ejemplo, el uso de ansiolíticos o antidepresivos.

Qué puede causar comezón en el embarazo

Durante el embarazo la gestante sufre alteraciones en su cuerpo y naturalmente queda con la piel más seca, lo que puede provocar comezón.

Además, existen algunos problemas de piel que pueden surgir o agravarse en este período, como el prurito gestacional, causado por alteración de las vías biliares, u otras dermatosis como urticarias, dermatosis papular o penfigoide gestacional, por ejemplo.

Por lo tanto, si la picazón es persistente y no se alivia con la hidratación o eliminando el uso de posibles productos o situaciones que puedan causar alergia, como nuevos cosméticos o productos de limpieza, se recomienda consultar con el obstetra o dermatólogo, para evaluar las posibles causas e indicar el tratamiento correcto.

Barcelona (Redacción de Vivirmejor.com).- El prurito, que se conoce como el picor en la piel, a veces obliga a rascarse de forma persistente. El picor es un síntoma y no deja de ser un mecanismo de defensa. La Dra. Elena González-Guerra, médico adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, habla sobre el tema.

¿Es frecuente el picor en la piel?
El picor es el principal síntoma de la piel. El prurito o picor, es una particular sensación cutánea, que origina el deseo de rascarse. Prácticamente todos los individuos han padecido picor en alguna ocasión a lo largo de la vida. Es descrito por los pacientes como “uno de los síntomas más insoportables de la enfermedad”.

Las causas del picor en la piel son múltiples y variadas. ¿Cuál suele ser el origen del picor en la piel?

Hay un prurito primario que es aquel que se presenta sin lesiones dermatológicas diagnosticas de un proceso cutáneo específico. Es un picor sin causa aparente. Hay otro picor secundario, que es el que acompaña a enfermedades cutáneas.

¿Con qué enfermedades dermatológicas se asocia el prurito?

El número es incontable: desde infestaciones como los piojos y la sarna, hasta inflamaciones como el eccema o la psoriasis, pasando por dermatitis como la atópica. Picaduras, reacciones alérgicas… son infinitas.

¿Detrás del picor puede esconderse alguna patología grave?

Hay enfermedades graves como algunos linfomas cutáneos (un tipo de cáncer de piel) que se acompañan de picor. Pero además, enfermedades internas como la insuficiencia renal o hepática, entre otras.

¿Qué actitudes presenta el paciente ante el picor?

La personalidad del paciente, su conducta y los factores sociales juegan un papel muy importante en las variaciones de la gravedad, la percepción y de la presentación clínica del prurito. Por otra parte, el picor crónico puede cursar como un proceso debilitante, con el desarrollo de comorbilidad psiquiátrica, desencadenando reacciones afectivas como depresión, agresividad, ansiedad y alteración del sueño, estableciéndose así, un círculo vicioso de difícil resolución.

¿Cómo se alivia un picor en la piel?

En el caso de picor secundario, tratando la enfermedad que lo produce. Además hay que utilizar antihistamínicos, tranquilizantes, y cremas emolientes que ayuden a mejorar la calidad de la piel.

¿Existe un picor provocado por el contacto con el agua?

Sí. Se llama prurito acuagénico, y es un grave inconveniente para las personas que quieren hacer deportes acuáticos, y también en la vida diaria. Es especialmente molesto el que aparece después de la ducha, aunque suele durar unos pocos minutos.

Cuídate

¿Por qué me pica la piel?Natalia Ageitos

Seguro que has escuchado la famosa frase “rascar y comer, todo es empezar”. Y es que, por mucho que uno lo intente, resulta casi imposible resistirse a rascarse cuando tenemos esa sensación tan molesta de picor en la piel.

Esta afección se conoce también como prurito y es una de las razones por las que se producen gran parte de las consultas dermatológicas. Su origen es complejo porque puede derivar de una lista interminable de motivos, desde los más típicos como la piel seca, a los más severos, como infecciones o enfermedades como la psoriasis. Si te estás preguntando cuál puede ser tu causa en particular, puede que la reconozcas entre las 6 causas de picor cutáneo más comunes.

  1. Xerosis. Es el nombre médico que se refiere a la piel seca y deshidratada. Está causada por una falta de agua en la piel, que puede deberse al envejecimiento o a enfermedades como la diabetes, además de por no ingerir el suficiente líquido a diario. El resultado es una piel seca, áspera y tirante que produce picor y que puede llegar a adquirir un aspecto áspero y escamoso.

  2. Dermatitis atópica. También conocida como eccema atópico o neurodermatitis, es una reacción inflamatoria y crónica de la piel que aparece en forma de brotes. En esta afección influyen tanto factores hereditarios, como factores externos y psíquicos. Los síntomas típicos, que suelen manifestarse por primera vez durante la infancia, son piel seca y picor persistente, unas molestias que pueden aliviarse utilizando un gel con activo antihistamínico.

  3. Alergia solar. La exposición a los rayos del sol puede ser causa de diversas enfermedades cutáneas, como la erupción polimórfica lumínica, conocida como alergia al sol. Los síntomas se manifiesta tiempo después de la exposición, desde horas hasta días, y los más frecuentes son picor, dolor y enrojecimiento de la piel. También pueden aparecer granos rojos de pequeño tamaño acompañados de picor, sobre todo en la cara, escote, hombros, brazos y piernas.

  4. Estrés. Se dice que la cara es un reflejo del alma pero realmente ese reflejo está en la piel, ya que tanto la felicidad como el estrés tienen efectos directos en ella. En situaciones de nerviosismo nuestra piel responde con la aparición de granos, alergias o sequedad que desencadenan molestos picores.

  5. Reacción a determinados tipos de tejido. Algunas prendas de vestir confeccionadas en materiales sintéticos no permiten que la piel respire, desencadenando la irritación de la piel y el consecuente picor. Hay que prestar atención a la reacción de nuestra piel ante este tipo de tejidos, especialmente en épocas de altas temperaturas.

  6. Hongos. Los hongos en la piel son frecuentes en verano, ya que se contagian con facilidad en espacios húmedos como las piscinas. Pueden aparecer en los pies, las manos, las axilas o la espalda y se manifiestan en forma de manchas de color blanco o rojizo, que pueden ir acompañadas de picor y enrojecimiento de la piel.

Por lo tanto, si sufres alguna de estas reacciones cutáneas lo mejor es que acudas a un dermatólogo para obtener un diagnóstico certero y que utilices un gel con un principio activo adecuado para aliviar el picor de piel asociado a todas estas posibles causas.

9 señales en tu piel que hablan de tu salud: la comezón puede ser un signo de enfermedad hepática

¿Escuchaste el dicho “ama la piel en la que estás”? Bueno, a tu piel le encanta que la cuides, pero ¿qué pasa cuando nos muestra signos de que algo anda mal en nuestros cuerpos? Tenemos que prestar atención a sus mensajes; podrían ser una advertencia de que no todo está bien en nuestro organismo. Aquí están algunas de esas señales.

1. Enfermedad hepática

Imagen ilustrativa. (Crédito: Kunlanan Yarist/)

¿Te pica la piel? Las enfermedades hepáticas como la cirrosis o la hepatitis pueden causar comezón en la piel, ya que los subproductos de la bilis se depositan bajo la piel. Si la piel está especialmente roja y con comezón, puede ser un síntoma temprano de enfermedad hepática. Haz algunos cambios saludables, deja el alcohol, come una dieta balanceada y haz ejercicio. Tu hígado te lo agradecerá, así como el resto de su cuerpo. Un hígado sano es necesario para muchas funciones, incluyendo la eliminación de toxinas y sustancias químicas dañinas del cuerpo.

2. Herpes zóster

Imagen ilustrativa. (Crédito: Adtapon Duangnim/)

El herpes zóster es un sarpullido doloroso que se convierte en ampollas con picazón y es causado por el mismo virus que causa la varicela. Los medicamentos antivirales son efectivos si el tratamiento comienza justo después de que aparece el sarpullido.

3. Alergias

Imagen ilustrativa. (Crédito: Pumatokoh/ )

Las ronchas rojas y elevadas, conocidas como urticaria o sarpullido, pueden tener muchos desencadenantes, cambios de temperatura, calor o frío, sudoración durante el ejercicio, contacto con ciertas plantas, picaduras de insectos o alergia a ciertos alimentos. Si la urticaria se presenta junto con dificultad para respirar o una lengua o garganta inflamada, se debe sospechar la presencia de anafilaxia y se requiere atención médica urgente.

4. Piel seca y comezón

Imagen ilustrativa. (Crédito: Robin D. Williams/ )

Si tu piel está seca sin importar cuánto la hidrata, el clima podría ser un factor, o un eccema, que causará comezón e inflamación. Se descubrió que el eccema está relacionado con el asma y la rinitis alérgica.

5. Manchas de sol

Imagen ilustrativa. (Crédito: cunaplus/ )

Las manchas solares están relacionadas con la cantidad de tiempo que se pasa bajo el sol sin protección cuando se es un niño pequeño o adolescente. Las manchas y lunares se hacen más obvios a medida que uno envejece y se debe tomar nota de cualquier cambio en los lunares, ya que pueden volverse cancerosos. Las manchas blancas que aparecen en la piel suelen ser el resultado de una pérdida de pigmentación, también causada por años de exposición al sol.

6. Enrojecimiento de la piel

Imagen ilustrativa. (Crédito: Ketolina/)

A menos que te ruborices por la vergüenza o la timidez, la piel enrojecida puede ser un signo de piel rosácea si la frente y las mejillas se enrojecen. También puede ser causado por cambios en las hormonas y puede ser una señal de menopausia.

7. Síndrome de ovario poliquístico (SOPQ)

Imagen ilustrativa. (Crédito: ShotPrime Studio/)

Las mujeres con un patrón masculino de crecimiento de vello facial y acné que no desaparece sin importar el tratamiento que uses pueden estar sufriendo de SOPQ, especialmente si están acompañadas de infertilidad, ciclo menstrual irregular o ausencia de ciclo. Este es un desequilibrio hormonal que puede ser tratado y su piel se aclarará de nuevo. Se necesitan exámenes de sangre para diagnosticar el SOPQ.

8. Picazón severa

Imagen ilustrativa. (Crédito: Casa nayafana/)

Una inflamación de los ganglios linfáticos indolora acompañada de otros síntomas como picazón severa, fatiga y sudores nocturnos pueden ser síntomas del linfoma de Hodgkin. Se trata de un cáncer de los ganglios linfáticos que puede propagarse a otras partes del cuerpo. Busca atención médica, ya que el tratamiento temprano puede salvarte la vida.

9. Depósitos de colesterol alrededor de los ojos

Imagen ilustrativa. (Crédito: Nau Nau/ )

Se pueden formar protuberancias amarillas o blanquecinas, conocidas como xantelasma, debajo de la piel de las áreas internas de los párpados. Esto puede ocurrir si usted tiene un exceso de lípidos como el colesterol o los triglicéridos en el torrente sanguíneo. La causa puede ser genética, elecciones de estilo de vida o el resultado de algunos medicamentos. Se pueden necesitar exámenes de sangre para determinar la causa. Aunque pueden ser antiestéticas, no interfieren con la vista.

Existen muchas causas para las molestias de la piel, afortunadamente, la mayoría de ellas son curables. Las condiciones de salud pueden reflejarse en la piel. Solo necesitas estar alerta a las señales que te pueda estar enviando.

¡Dale a tu piel el cuidado que se merece con estos 4 remedios fáciles para hacer en casa!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Picazón

¿Qué es la picazón?

La picazón es una sensación irritante que despierta la necesidad de rascarse la piel. A veces puede sentirse como algo parecido al dolor, pero es diferente. A menudo, siente que le pica una parte del cuerpo, pero a veces puede sentir comezón en todo su cuerpo. Junto con la picazón, también puede tener sarpullido o urticaria.

¿Qué causa picazón?

La picazón es un síntoma de muchas afecciones de salud. Algunas causas comunes son:

  • Reacciones alérgicas a alimentos, picaduras de insectos, polen y medicamentos
  • Enfermedades de la piel como eccema, psoriasis y piel seca
  • Productos químicos irritantes, cosméticos y otras sustancias
  • Parásitos como oxiuros, sarna, piojos de la cabeza y del cuerpo
  • El embarazo
  • Enfermedades del hígado, riñón o tiroides
  • Ciertos tipos de cáncer o tratamientos contra el cáncer
  • Enfermedades que pueden afectar el sistema nervioso, como la diabetes y la culebrilla (herpes zóster)

¿Cuáles son los tratamientos para la picazón?

La mayoría de las picazones no son serias. Para sentirse mejor, puede intentar:

  • Aplicar compresas frías
  • Usar lociones humectantes
  • Tomar baños tibios o de avena
  • Usar crema de hidrocortisona o antihistamínicos sin receta
  • Evitar los arañazos, el uso de telas irritantes y la exposición a altas temperaturas y humedad

Hable con su proveedor de atención médica si su picazón es severa, no desaparece después de algunas semanas o no tiene una causa aparente. Es posible que necesite otros tratamientos, como medicamentos o fototerapia. Si tiene una enfermedad subyacente que está causando la picazón, tratar esa enfermedad puede ayudar.

Picazón (comezón)

La picazón (o comezón) puede causar intranquilidad, ansiedad y llagas en la piel que pueden causar infecciones. En los pacientes con cáncer, la picazón se debe con frecuencia a la resequedad de la piel, alergias, los efectos secundarios de los medicamentos y el tratamiento contra el cáncer. Otras enfermedades y otros tipos de cáncer también pueden causar picazón.

Qué señales debe observar

  • Piel reseca, enrojecida, áspera y escamosa.
  • Color amarillento en la piel o en el blanco de los ojos
  • Irritaciones y erupciones.
  • Marcas de rascado.
  • Llagas en la piel.
  • Rascarse cuando usted no lo note

Lo que el paciente puede hacer

Aliviar la piel

  • Pregunte a su farmacéutico sobre cremas para la piel que no contengan alcohol o fragancia. Aplíquelas dos o tres veces al día, especialmente después del baño, mientras la piel esté húmeda. Usted puede tratar una crema mineral (como Caladryl®) o hamamelis de Virginia (agua maravilla) para aliviar la picazón (comezón) pero tenga en cuenta que pueden secar la piel. Consulte con su equipo de atención contra el cáncer en caso de que esto no sea eficaz.
  • En lugar de usar agua caliente, báñese con agua tibia.
  • Añada bicarbonato, avena (en un paño o una bolsita de malla), o aceite para el baño al agua con que se va a bañar.
  • Lave la piel con delicadeza, usando un jabón sin aroma.
  • Use bicarbonato, en vez de desodorante.
  • Evite aplicarse en la piel productos con fragancia o que contengan alcohol (tal como, talcos o polvos, loción para después de afeitarse y perfumes). Los polvos a base de maicena pueden acumularse en las áreas húmedas y causar irritación.
  • Use una afeitadora eléctrica en vez de un rastrillo o navaja de rasurar para evitar heridas o irritación.
  • Mantenga la habitación fresca entre (60°F a 70°F) y bien ventilada para evitar el sudor.
  • Tome bastante agua y otros líquidos.
  • Descanse lo suficiente. Pregunte sobre el uso de medicamentos (antihistamínicos) en caso de que la picazón le impida dormir.

Para reducir el deseo de rascarse

  • Aplique compresas de agua fría a la piel (como hielo triturado en una bolsa de plástico y envuelta en una toalla de papel humedecida). Retírelas cuando deje de estar fría y deje secar la piel. Úselas de nuevo según lo requiera.
  • Mantenga las uñas limpias y cortas. Use guantes de tela si se rasca sin darse cuenta.
  • En lugar de rascar la piel, pruebe la frotación, la presión o vibración. Evite desgarrar la piel.
  • Use ropa holgada y suave.
  • Distráigase con la música, la lectura y con la compañía de otras personas.
  • Tome los medicamentos contra la picazón según se los recetaron.

Lo que puede hacer el cuidador del paciente

  • Trate de usar detergentes suaves sin fragancia para lavar la ropa del paciente y la ropa de cama.
  • Si el paciente se rasca durante el tiempo que duerme, pídale que use guantes para reducir la posibilidad de daño a la piel.

Llame al equipo que atiende el cáncer si el paciente:

  • Siente picazón que no desaparece después de dos o más días.
  • Presenta piel de color amarillento o el color de la orina se torna del color del té.
  • Se rasca hasta sangrar o rasgar la piel.
  • Desarrolla erupción que empeora después de aplicarse cremas o ungüentos.
  • Tiene ampollas, piel de color rojo brillante, o costras en la piel.
  • Tiene secreción de un líquido maloliente o pus en la piel.
  • Siente ansiedad, intranquilidad (desvelo debido a la picazón).
  • Desarrolla urticaria (ronchas blancas o rojas en la piel), dificultad para respirar, inflamación de la garganta o cara, u otros signos de reacción alérgica severa.

El picor es un síntoma de que algo no funciona del todo bien en nuestro cuerpo. Hay varios motivos que pueden explicar este problema tan molesto, entre los que se encuentra la sequedad de la piel. Estate atento porque en el siguiente artículo te explicamos cuáles son las causas más frecuentes de los picores por todo el cuerpo.

Cuando utilizamos productos o jabones para la piel muy agresivos corremos el riesgo de sufrir sequedad o irritación en la piel que puede ir acompañado a su vez por los picores. Por lo general, las molestias se intensifican durante la noche. Pero hay otras causas que también deberías conocer.

Causas del picor por todo el cuerpo

Es complicado saber en ocasiones los motivos que provocan estas molestias, sobre todo porque no se aprecian a simple vista ninguna anomalía. En el caso de ciertas personas puede indicarnos la presencia de alguna enfermedad como la diabetes mellitus o hipertiroidismo. También puede existir una cierta asociación entre los picores y las enfermedades renales.

Por ejemplo, una reducción de la capacidad de los riñones para filtrar de manera correcta la sangre puede estar detras del picazón. En esta situación las toxinas, sales minerales y sustancias de desecho podrían llegar a la sangre sin obstáculos y circular por el organismo ocasionando irritación, que al mismo tiempo generaría la sensación de picazón.

Otra patología tan conocida como la anemia o la falta de hierro puede ser la causa de estos picores. Se trata de un mineral básico para el cuerpo. Su deficiencia llega a generar problemas al organismo en la síntesis de la hemoglobina, y acabaría ocasionando una inflamación de la piel vinculada con el picor.

Picores por el cuerpo por el estrés

El estado de nerviosismo, ansiedad o estrés también motiva el picazón por el cuerpo. Es una forma que utiliza el organismo para mostrar su malestar. En una situación de estrés emocional, el cuerpo fabrica determinadas sustancias que provocan un incremento de la sensibilidad de las fibras nerviosas, traduciéndose en picores. La mejor solución contra esto es poner en marcha técnicas de relajación, como puede ser la meditación o el yoga.

Durante el embarazo también se suelen dar los picores en el cuerpo, principalmente en las extremidades, abdomen y senos. En esta ocasión la molestia viene motivada a consecuencia de los cambios hormonales. En ello influyen la mayor retención de líquidos, alteraciones en el volumen del tejido y el incremento de los niveles de estrógenos.

A menudo pensamos en la piel como una barrera que resguarda el interior de nuestros cuerpos y nos separa del mundo exterior. Sin embargo, la piel también está compuesta de células especiales del Sistema inmunitario, que protegen a la piel y al cuerpo contra virus, bacterias y otras amenazas. Cuando estas células detectan una sustancia sospechosa, comienzan una reacción en cadena en la piel que lleva a una inflamación. El nombre médico de esta reacción esdermatitis, pero es mejor conocida como sarpullido.

Hay diferentes tipos de dermatitis y cada uno tiene un tratamiento distinto. A veces las células del sistema inmunitario de la piel reaccionan a algo que la toca directamente. En otras ocasiones el sistema inmunitario produce erupciones en la piel a causa de una enfermedad o infección generalizada en el cuerpo.

Los síntomas de los diferentes tipos de sarpullido a menudo se superponen. «La picazón es un síntoma común de todos estos problemas», dice el Dr. Stephen I. Katz, director del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel del NIH. Muchas erupciones cutáneas son rojas, dolorosas y se irritan. Algunos tipos de erupción también pueden causar ampollas o lesiones en carne viva. Si bien la mayoría de las erupciones desaparecen rápidamente, algunas pueden ser de larga duración y necesitan ser atendidas durante largos períodos de tiempo.

El eczema o dermatitis atópica es una erupción roja, seca, con picazón que afecta a 1 de cada 5 bebés y niños pequeños. A menudo mejora con el tiempo, aunque puede durar hasta la edad adulta o comenzar cuando se es más grande. En esta afección, la barrera hermética entre las células de la piel se debilita, lo cual permite que la humedad salga y entren otras cosas. Por ello las personas con dermatitis atópica tienen que hidratar su piel y son más susceptibles a infecciones cutáneas.

Recientemente, los investigadores han identificado determinados genes que participan en el mantenimiento de la barrera cutánea. Las personas con determinadas versiones de estos genes son más propensas a la dermatitis atópica.

«La piel es la protección exterior para luchar contra las bacterias y agentes nocivos», dice Katz. «Si la barrera se rompe de alguna manera, usted puede tornarse más alérgico a ciertas cosas».

Una alergia en la piel, o dermatitis alérgica de contacto, produce una erupción roja que pica y a veces viene acompañada de pequeñas ampollas o protuberancias. La erupción se presenta cuando la piel entra en contacto con un alérgeno, una sustancia generalmente inofensiva que el sistema inmunológico ataca. Los alérgenos desencadenan reacciones alérgicas y pueden provenir de ciertos jabones, cremas y hasta de las mascotas.

Su sistema inmunitario podría no reaccionar la primera vez que entre en contacto con un alérgeno. Sin embargo, con el tiempo, su sistema inmunológico puede volverse sensible a la sustancia. Como resultado, su próximo contacto puede conducir a una inflamación y a una erupción alérgica.

«La forma más común de dermatitis que se ve es una dermatitis de contacto alérgico al níquel», dice Katz. «¿Por qué? Debido a las perforaciones en las orejas». Muchos pendientes baratos están hechos de níquel y, con el tiempo, usar aretes de níquel puede causar una reacción alérgica a este metal.

Otras causas comunes de dermatitis alérgica son el roble venenoso y la hiedra venenosa. Los tallos y las hojas de estas plantas producen una sustancia química que puede causar alergias. Si toca una de estas, lávese la piel tan pronto como sea posible. El químico también puede permanecer en la ropa durante mucho tiempo, así que es importante lavar toda ropa o zapatos, o incluso a las mascotas, que entren en contacto con estas plantas.

Los casos leves de dermatitis alérgica de contacto por lo general desaparecen después de unos días o semanas. Sin embargo, si la erupción persiste, es extremadamente incómoda o se produce en la cara, es importante que consulte a un médico. El profesionalpuede prescribir medicamentos para atenuar la reacción inmunológica de la piel. Esto aliviará la hinchazón y la picazón, y protegerá los ojos y la cara.

Las células del sistema inmunitario de la piel también pueden producir erupciones al reaccionar contra la invasión de gérmenes, como bacterias, hongos y virus. Las infecciones bacterianas y virales en el cuerpo también pueden causar erupciones en la piel. Por ejemplo, el virus de la varicela puede causar picazón en ciertos sitios del cuerpo en los niños. Años más tarde, en los adultos mayores, el mismo virus puede reaparecer como herpes zóster, con fiebre alta y erupciones dolorosas. Las vacunas pueden prevenir algunas enfermedades causantes de erupciones, entre ellas la varicela, el herpes zóster y el sarampión.

Ciertos medicamentos, entre ellos antibióticos como la amoxicilina, también pueden causar erupciones cutáneas pruriginosas. Si usted es alérgico a un fármaco, el sarpullido puede ser el primer síntoma de una reacción grave. Al igual que con otro tipo de alergias, la reacción a un medicamento podría no producirse la primera vez que se lo toma, sino después de varios usos. Sin embargo, no todas las erupciones por fármacos son debido a una alergia. Si presenta erupciones que pican después de comenzar algún nuevo medicamento recetado, consulte a su médico de inmediato.

Aunque la mayoría de los sarpullidos mejora con el tiempo, algunos pueden durar toda la vida. La psoriasis, una enfermedad donde las células de la piel se acumulan en gruesas manchas rojas, tiende a repetirse en algunas familias. «Es una enfermedad genética compleja, en la que no hay solo un gen que causa la psoriasis, sino muchos», dice Katz. A pesar de que ninguno de estos genes por sí solo tiene un gran efecto sobre la enfermedad, saber qué genes están involucrados puede ayudar a los investigadores a diseñar nuevos tratamientos potenciales. Entre otras enfermedades a largo plazo que pueden producir erupciones se incluyen las enfermedades autoinmunes, como el lupus, y algunas formas de cáncer.

Si nota una erupción cutánea con picazón o dolor en la piel y desconoce su causa, piense bien antes de ir a la farmacia y conseguir una crema. «Las cremas que se pueden comprar libremente pueden producir problemas incluso peores que el problema original», dice Katz. Dado que las erupciones pueden ser causadas por muchas cosas diferentes (como bacterias, virus, medicamentos, alergias, trastornos genéticos e incluso la luz), es importante averiguar qué tipo de dermatitis se tiene.

«Si presenta una erupción considerable, debe consultar a un dermatólogo», dice Katz. Un dermatólogo o médico de la piel está especialmente capacitado para averiguar qué está causando la erupción, y puede ayudarle a obtener el tratamiento adecuado.

Su piel es su protección. No es solamente un revestimiento que protege el cuerpo; también es su primera línea de defensa contra los gérmenes y las sustancias químicas. Cuide su piel para que su piel pueda cuidar de usted.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *