0

Piel mixta sensible

¿Qué es la piel deshidratada y cómo tratarla?

Habrás oído en numerosas ocasiones los conceptos piel grasa, piel seca, piel mixta, piel sensible…¿verdad? habitualmente se utilizan para definir el tipo de piel de una persona. Esto significa que tu piel a lo largo de gran parte de tu vida es de uno u otro tipo en función de la genética, y se mantendrá así la mayoría del tiempo. Sin embargo, hay momentos en los que tu piel puede cambiar temporalmente y pasar a estar, por ejemplo, deshidratada.

¿Qué es la piel deshidratada?

La piel deshidratada es un estado temporal de la piel y puede verse afectada tanto si tienes piel seca como si tienes piel grasa, has oído bien, puedes tener piel grasa y deshidratada ¡no nos hemos vuelto locos!
Cualquier tipo de piel puede mostrarse deshidratada en un momento transitorio debido a factores externos como temperaturas extremas, aplicación de cosméticos agresivos, ingesta de determinados medicamentos, falta de humedad en el ambiente, estrés, exposición al sol prolongada…lo que se traduce en falta de agua en el organismo, esto es lo que provoca que la piel esté deshidratada. A diferencia de la piel seca, que como hemos dicho anteriormente, se debe habitualmente a un tema genético y se caracteriza por falta de lípidos (grasas).
Es por tanto importantísimo tener en cuenta la hidratación de la piel y saber qué productos pueden ayudar a aumentar el nivel de agua que necesita, para así lograr una piel sana con brillo y elasticidad.

¿Cómo detectar la piel deshidratada?

Los principales síntomas de una piel deshidratada suelen manifestarse como falta de brillo, tirantez y descamación.
– Falta de brillo: más de una vez habrás notado que tu piel parece apagada, sin vitalidad y eso hace que tu rostro parezca cansado, pues bien, esto se debe a la deshidratación de la piel. Debemos tener en cuenta que nuestra piel va perdiendo agua a lo largo del día por ello es importante ayudarla a recuperar los niveles de agua que necesita. Toma entre 1 y 2 litros de agua al día y utiliza productos cosméticos que favorezcan notablemente esa hidratación.
– Tirantez: todos hemos tenido esa sensación de piel tirante y sin elasticidad en alguna ocasión. Esto se debe a una importante escasez de agua en la piel. El uso de según qué productos cosméticos también puede generar esta sensación si son demasiado agresivos con la piel. Recuerda, es muy importante que elijas bien aquellos productos que cuiden y mimen tu piel.
– Rugosidad y descamación: otro síntoma que te ayudará a identificar la piel deshidratada es la falta de suavidad, es decir, la piel comienza a descamarse como si se estuviera pelando y en ocasiones puede generar incluso picores. Esto provoca que nuestra piel no esté uniforme y parezca más irregular y rugosa.
¡Pero que no cunda el pánico! Se puede tratar la piel deshidratada y a continuación te damos consejos para hacer que mejore notablemente.

¿Cómo tratar la piel deshidratada?

Una de las principales recomendaciones para tratar la piel deshidratada y restaurar los niveles de agua que necesita es hidratar bien nuestro organismo aumentando la ingesta de líquidos y añadiendo a nuestra dieta alimentos ricos en agua como la sandía, la piña o el pepino.
Otro aspecto a tener en cuenta para tratar la piel deshidratada es mantener una correcta rutina de limpieza, en el caso de las pieles deshidratadas no se recomienda el uso de productos con alto poder astringente ya que pueden resecar más todavía la piel. La mejor opción es limpiar tu piel con productos naturales, que fomenten la retención de agua, como el Agua micelar Fresh Green. Gracias a las micelas naturales retira todas las impurezas y trazas de maquillaje de forma suave, respetando la barrera dérmica de la piel. Además contiene pepino, un ingrediente excelente para reparar, hidratar y aportar vitalidad a nuestra piel.
Para hidratar la piel tras la limpieza es recomendable aplicar productos que aporten un extra de hidratación como el Green Vitamin Concentrate Serum que incrementa la hidratación subcutánea mediante la acción del ácido hialurónico vegano que además aporta firmeza y elasticidad a la piel.

Puedes combinar este sérum con la crema facial Bloom Orchid Face Cream ya que incorpora la última tecnología natural en hidratación y reducción del estrés cutáneo, además está probado que incrementa en un 115% la hidratación de la piel. Puedes aplicar estos dos productos a diario tras tu rutina de limpieza para conseguir restaurar los niveles de agua que tu piel necesita, para ello no tienes más que hacerte con el Vitamin Complex Facial Plan que inluye ambos productos.
También es recomendable aplicar un face mist a lo largo del día para rehidratar de forma refrescante y cómoda tu piel en cualquier momento, ya que puedes aplicarlo incluso estando maquillada. El Superoxide Dismutase Face Mist incrementa la firmeza, la elasticidad y reduce la rugosidad de la piel gracias al innovador complejo activo de liquen, polipodio y musgo de Islandia.

Si queremos combatir la descamación y eliminar esas pieles muertas tan molestas recomendamos exfoliar la piel con un sérum enzimático para evitar irritaciones. El Blue Radiance Enzymatic Serum exfolia profundamente e incrementa la renovación de la piel, consiguiendo un rostro más joven y radiante sin irritaciones, mediante potentes activos como el probiotic lactococcus, enzimas de granada, enzimas de papaya o el caviar de lima australiano.
Sigue estos consejos y verás cómo tu piel deshidratada mejora rápidamente. Además, si mantienes los cuidados que hemos ido detallando en este post conseguirás prevenirla y olvidarte por completo de la piel deshidratada.

¿Puedo tener la piel grasa y deshidratada a la vez?

Sí, estos dos problemas cutáneos son compatibles. Te contamos todo lo que puedes hacer para tratarlos si este es tu caso.

Son muchas las preguntas que surgen en torno a este problema. ¿Cómo es posible que se puedan dar una piel grasa y una piel deshidratada en un mismo rostro? ¿Qué puedo hacer para tratarlo? Resolvemos todas tus dudas

¿Cómo sé si mi piel grasa está también deshidratada?

Lo primero de todo es determinar qué tipo de piel tienes. A veces, puede resultar muy complicado, sobre todo si tienes zonas grasas y otras secas. Si notas la piel seca o descamada, pero grasa unas horas después de haberte lavado la cara, probablemente tu piel sea una combinación de ambos problemas. Y es que, cualquier tipo de piel –ya sea grasa, normal o seca– puede deshidratarse en un momento dado.

Existen varias formas con las que puedes averiguar si tu piel está deshidratada o no . Por ejemplo, analiza cómo reacciona tu piel después de aplicarte la crema hidratante. Si no se absorbe bien, es un signo de que tus poros están bloqueados y, por tanto, puede estar la piel deshidratada. Otro indicador que utilizan los expertos es la prueba de la turgencia. ¿En qué consiste? Estira la piel de las mejillas durante unos segundos. Al soltarla, la piel debería volver a su estado normal casi de inmediato. Si notas que tarda un poco en hacerlo, es una señal clara de falta de agua en el organismo.

Otros signos que también pueden indicar que tu a piel le falta hidratación son las manchas oscuras bajo los ojos y un tono apagado o cetrino.

¿Qué diferencia hay entre piel seca y deshidratada?

Los expertos aseguran que el 80% de las personas que acuden a sus consultas no saben distinguir entre una piel seca y otra deshidratada. Por lo que, saber este dato es fundamental para tratar la piel según sus necesidades. Una piel seca está relacionada con la falta de producción de lípidos, los causantes de que la piel esté nutrida en todo momento. La piel deshidratada, en cambio, se trata de una condición temporal que sufre este órgano debido a la falta de agua en el organismo.

¿Qué causa la deshidratación?

Al igual que otras afecciones de la piel, la deshidratación puede ser el resultado de varios factores externos como el tiempo, la dieta, las alergias, el estrés y por supuesto, los productos de belleza de baja calidad que contengan alcoholes y componentes químicos. La piel está formada en su 64% por agua, por lo tanto, mantener la piel perfectamente hidratada es básico para tenerla sana. ¿Cómo conseguirlo? Con una buena rutina de belleza en la que los productos suaves y libres de agentes químicos sean protagonistas. Un limpiador, un tónico y un exfoliante que no irrite la piel, es la clave para mantener la piel limpia y cuidada.

¿Es la deshidratación la culpable de tu piel grasa?

A priori, la respuesta es no, ya que la predisposición genética desempeña un papel primordial para tener este tipo de piel. Sin embargo, si llevas una rutina de belleza equivocada y utilizas productos incorrectos pueden agravar este problema. Y es que, cuando la piel no retiene la suficiente cantidad de agua, produce más lípidos para protegerse. O lo que es lo mismo, un exceso de sebo.

Un problema que tienen muchas personas con la piel grasa, pues dejan de lado las cremas hidratantes por los limpiadores pensando que de esta manera eliminarán el exceso de grasa. Y ocurre todo lo contrario. Dejar una piel grasa sin hidratar solo conduce a un aumento en la producción de sebo y a la aparición de más granitos.

¿La solución ? Usar un producto de textura ligera, como una crema hidratante en gel , que proporciona la hidratación necesaria sin obstruir los poros. Incluso las pieles más deshidratadas y apagadas recobrarán su brillo natural.

¿Cómo trato a diario la piel grasa y deshidratada?

Además de una dieta equilibrada y de beber suficiente agua, la solución definitiva para mantener a raya una piel grasa deshidratada es seguir una rutina de belleza adecuada. Esto implica usar limpiadores suaves que eliminen las impurezas sin acabar con la barrera natural de la piel, junto a tratamientos hidratantes que restablezcan los niveles de agua necesarios y por lo tanto, eviten que la piel produzca un exceso de grasa. Aquasource Everplump Night es perfecto para tratar una piel deshidratada y grasa. Esta mascarilla nutritiva contiene extracto de algas cultivadas en la oscuridad para ayudar a que la piel se regenere por la noche, formando una segunda barrera que evita que pierda agua. Mientras duermes, la piel recupera su forma y al despertar se siente regenerada, además de intensamente hidratada.

Claves para tratar la piel mixta deshidratada y sensible

Una piel mixta deshidratada y sensible, cuando se trata de la cara, se caracteriza por provocar el exceso de grasa en la llamada zona T: nariz y frente, mientras que en las mejillas hay sequedad.

Puede tender a ser más a grasa o más seca, en función de si el exceso de sebo en la zona grasa o zona T es predominante, o si por el contrario, la sequedad en las mejillas se extiende a otras zonas de la cara donde también se producen rojeces.

A este tipo de pieles les falta agua, porque no son capaces de retenerla bien, al existir otra carencia: la de lípidos epidérmicos. Se considera que la piel está deshidratada cuando en su capa intermedia, la dermis, hay menos de un 10% de agua.

Aunque parezca una contradicción, una piel grasa puede estar deshidratada y esto se ve en la falta de elasticidad del cutis. La piel se vuelve frágil, apagada y áspera al tacto.

Una piel con estas características debe ser tratada para que recupere su aspecto natural, para devolverle la luz, la elasticidad y el tacto suave.

Para ello hay que seguir unas recomendaciones al pie de la letra, ya que en la constancia está la clave. Hay que tener en cuenta que los cambios de estación también afectan al cutis, así como circunstancias externas.

La limpieza facial

Una buena rutina de limpieza facial es vital para comenzar a cuidar la piel del cutis.

Esta se debe realizar por la mañana y por la noche, sobre todo si se trata de una piel que ha sido maquillada.

La limpieza debe hacerse con agua tibia, por el factor de sensibilidad que tienen este tipo de pieles, que se alteran con agua muy caliente o muy fría. Y debe finalizar con una base de hidratación, mediante una crema hidratante. Además, es importante el uso de una crema regeneradora de noche, ya que en ese momento la piel está más receptiva debido a la gran actividad celular que presenta. Si existe deshidratación importante, un sérum hidratará más profundamente que una crema.

También es recomendable realizar la doble limpieza facial coreana, es un método muy eficaz para este tipo de piel.

No dejar restos de maquillaje

Es muy importante contar con un maquillaje de buena calidad y adecuado al tipo de piel que se posee. Un maquillaje orgánico y natural es el más apropiado cuando la piel es sensible, además de intentar no abusar de él.

Pero lo esencial es desmaquillar la piel correctamente, para que los poros puedan respirar y oxigenarse, sin estar obstruidos. De lo contrario, las pestañas se pueden volver más quebradizas y la piel se puede secar. Además puede provocar la aparición de acné o de manchas en la piel.

Un desmaquillante específico para el tipo de piel, un bifásico para ojos y labios, y un gel limpiador son imprescindibles en el día a día. Se debe terminar con un tónico que cierre los poros y unifique la piel.

El mantenimiento de hábitos saludables

El cuidado de la piel no solo debe venir desde el exterior, sino también del interior. Por este motivo, los hábitos saludables en cuanto a alimentación están relacionados con el buen estado del cutis.

Ingerir mucha agua y consumir alimentos que también la contengan, como la mayoría de frutas y verduras, es la clave. Los alimentos ricos en Omega 3 y en aceites naturales son una buena opción, así como algún complemento alimenticio a base de aceite de onagra y borraja, que sean ricos en vitamina E.

Proteger la piel del sol

La deshidratación de la piel es uno de los primeros pasos del envejecimiento cutáneo, y los rayos solares tienen su papel. Para impedirlo, hay que usar siempre una crema protectora solar de factor 30, como mínimo. Además, si se puede evitar exponer la piel deshidratada y sensible a otros agentes como el cloro de las piscinas, el viento y el frío, mejor que mejor.

El ácido hialurónico

Para combatir estos efectos, el ácido hialurónico puede ser un gran aliado. Un tratamiento con este componente que se encuentra de forma natural en el cuerpo, devolverá parte de la hidratación perdida..

Se puede combinar con cosméticos que tengan una alta concentración de esta sustancia, como algunos tipos de cremas. Se trata de una hidratación que penetra en capas profundas de la piel, tanto en formato crema como sérum.

Componentes positivos para el organismo

Además, las vitaminas, aminoácidos y oligoelementos también juegan a favor de la rehidratación del cutis. Estos últimos son pequeños elementos que deben estar presentes en el organismo para un correcto funcionamiento. En el caso de la piel, la falta de zinc, magnesio o cobre influyen en la deshidratación.

En resumen, una piel mixta deshidratada y sensible necesita una rutina de cuidados faciales combinada con tratamientos específicos que le ayuden a recuperar la elasticidad y suavidad. La mesoterapia y los factores de crecimiento plaquetario son muy útiles para tratar este tipo de pieles.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *