0

Pinchazos en el clítoris

Dolor en el clítoris: razones y soluciones

Un clítoris adolorido puede deberse a varias razones. Si tuviste una noche de mucha actividad sexual, podría dejarte un dolor por alrededor de una semana, pero esto no es peligroso ni duradero.

Los dolores por prácticas sexuales suelen irse con el tiempo, pero si crees que no se debe a actividad sexual, puede tratarse de enfermedades como vulvodinia, un dolor crónico en los labios vaginales, el clítoris o la entrada de la vagina.

Pero también podría tratarse de una acumulación de secreciones. El clítoris, al igual que el pene, está cubierto por un doblez de piel o capucha, que protege el clítoris de una estimulación directa excesiva.

Esta capucha contiene glándulas que producen un fluido lubricante llamado sebo que permite que la capucha se mueva suavemente hacia adelante y hacia atrás sobre el glande y el eje del clítoris.

Cuando el sebo se acumula, se convierte en una sustancia blanca llamada esmegma. Si el esmegma no se limpia constantemente con el baño frecuente, puede endurecerse y causar una fricción entre la capucha y el clítoris.

El dolor en el clítoris es real

Síntomas

Hipersensibilidad al tocar el clítoris.

Señales constantes de dolor en el clítoris.

Incomodidad e inflamación constante o intermitente en el clitoris, ( a veces los periodos de alivio se dan con el orgasmo y la autoestimulación ).

Dolor en el clítoris causado por estar sentada o por usar ropa muy ajustada.

Después de tocar, estimular o llegar al orgasmo, hay un sentimiento de ardor que puede durar por horas o hasta días.

Mal diagnóstico

Cuando se da un mal diagnóstico comúnmente se relaciona con:

  • Herpes genital

  • Infección vaginal

  • Infección de vías urinarias

  • Genital warts

  • Enfermedad psicológica

Cómo el dolor en el clítoris afecta a una mujer

  • Primero que nada es importante mencionar que sí hay tratamientos disponibles para el dolor, aún así se requiere de mucha paciencia, fuerza y apoyo.

  • En estos casos, es difícil que las mujeres retomen su vida sexual, pues se queda ese miedo o trauma al dolor.

  • Con todo y tratamientos para el dolor hay mujeres que padecen de ansiedad y de depresión.

  • El sentirse desesperanzadas es natural con esta condición, pues el dolor afecta en la mayoría de las actividades del día a día.

  • Encontrar una posición cómoda para sentarse, desde en el coche, una silla o en un sillón, por más cómodo que sea, el mínimo roce afecta.

  • No dormir bien no ayuda tampoco. Dormir es necesario para dejar que los músculos del piso pélvico se relajen.

Las causas del dolor pueden ir desde una condición en la piel, a un problema muscular, hasta un problema vascular o un desorden nervioso. También puede que el caso sea una combinación de varias causas, por lo que el tratamiento dependiendo de estas. Como puede ser algún medicamento tópico u oral que tenga anestesia, así como inyecciones nerviosas, fisioterapia, y en casos extremos cirugía.

Cada vez hay más estudios e investigación sobre el dolor nervioso y el dolor crónico. Y entre más hablemos del tema con naturalidad, ayudamos a acelerar este proceso. No hay que perder la esperanza. ¡No estás sola! Y por favor no hagas caso si te dicen que tu problema es sólo emocional.

Por qué se inflama el clítoris

El clítoris es una de las principales zonas erógenas de la mujer, pero también está expuesto a infecciones que lo irritan o causan dolor. Descubre aquí por qué se inflama el clítoris.

Inflamación del clítoris

Las causas del clítoris inflamado pueden ser:

  • Alergias: algunas mujeres pueden tener reacciones de rechazo a ciertos químicos de jabones, espermicidas, geles y lubricantes vaginales.
  • Sexo «agresivo»: si la caricias muy bruscas, demasiada fricción, mordidas o rasguños lastiman cualquier parte del cuerpo, ¡imagínate en esa zona tan sensible!
  • Exceso de actividad sexual: debido a la constante acumulación de sangre en la zona durante la excitación (no debe durar más de dos días).
  • Afeitado del vello púbico: es causa frecuente de cortaduras que llegan hasta ese botón de placer.
  • Herpes genital: generalmente ocurre en los labios vaginales, pero puede extenderse hasta el clítoris y causar vesículas dolorosas que, al romperse, favorecen el desarrollo de otras enfermedades de transmisión sexual.
  • Ropa demasiado ajustada: tangas o pantalones pueden ser una de las razones de por qué se inflama el clítoris.
  • Piercings genitales: al ser de metal, pueden causar alergias. Además, el roce constante de este cuerpo extraño en tu piel puede irritarla.

¿Sabías que…?
El clítoris mide 9 a 11 cm hacia el interior de la vagina. Su parte visible (glande) mide hasta 1 cm.

  • Infecciones por hongos como Candida albicans: causa común de infecciones en el clítoris. Este hongo puede generar comezón en el clítoris, así como ardor o hinchazón. Mujeres con tratamiento de antibióticos, embarazadas con diabetes u obesidad son más propensas a estas infecciones.
  • Vulvodinia (inflamación de la vulva): ocasiona dolor crónico que puede extenderse hacia el clítoris, incluso causar molestias al orinar.

¿Existe tratamiento para el dolor de clítoris?

Ahora que ya sabes por qué se inflama el clítoris, no es recomendable automedicarte ni recurrir a remedios caseros como vaselina o bases aceitosas, ya que pueden aumentar la reacción alérgica.

Acude al ginecólogo para saber la causa en tu caso y recibir el tratamiento más adecuado, que puede ser desde suspender por unos días la actividad sexual, hasta medicamentos tópicos.

Dolor de clítoris: ¿por qué a veces duele?

Algunas mujeres manifiestan sentir dolor de clítoris en ciertos momentos del acto sexual. Esta sensación no les permite disfrutar del sexo libremente. Y es que el clítoris es el órgano que se encuentran en las féminas con el único objetivo de otorgar placer.

Las molestias recurrentes en esta zona causan un bloqueo ante cualquier estímulo o deseo. Es lógico que no quieran participar de ninguna actividad que las haga sufrir. Por ello, es muy importante descubrir cuáles son los verdaderos motivos por los cuales se presenta el dolor.

¿Sientes dolor de clítoris y esquivas los encuentros íntimos?

El clítoris es un órgano sexual pequeño y sumamente sensible, situado en la parte superior de la vulva, cuya única función conocida es proporcionar placer sexual a la mujer.

Generalmente, no es mucho el tiempo que se dedica al cuidado de este órgano. Aún sabiendo que la mayoría de los orgasmos se logran con su estimulación, nadie lo menciona demasiado.

Más allá de la vergüenza o la negación a hablar sobre el tema lo que nunca hay que hacer es dejar pasar el tiempo. La solución no es dejar de practicar sexo, esto no hará que el problema se solucione. Lo primero que hay que saber es por qué se produce esta molestia, es decir cuáles son las causas.

El clítoris es uno de los órganos más sensibles que tiene el cuerpo femenino. Por ello, hay que cuidarlo lo suficiente para que no se provoque inflamación u otras infecciones. Cada parte del organismo necesita su especial atención por igual, y más si está para hacernos felices.

Descubre: 5 productos que jamás debes usar como lubricante

Las posibles causas por las que sientes dolor de clítoris

Según sea la razón por la que se produce el malestar, serán los días que dure y las maneras de tratar. Es importante detectar de forma rápida el verdadero motivo para actuar. Así podrán volver al placer orgásmico, solas o en pareja.

1. Productos de limpieza

Algunos jabones que se utilizan para la higiene suelen causar irritaciones. Lo mismo sucede con detergentes o perfumes para la ropa de los cuales las mujeres son amantes. Si el dolor de clítoris comenzó después de un cambio en la rutina de higiene corporal o de la ropa interior, este puede ser el motivo.

Se debe eliminar el uso del mismo y a los pocos días ya no existirá ninguna molestia en los genitales. Además de dolor, también pueden provocar picazón o irritación.

2. Inflamación clitoriana

Tienen una elevada frecuencia sexual y comienzan a sentir dolor de clítoris ante el mínimo roce, entonces seguro que existe una inflamación. Esta se provoca por el exceso de fricciones en un órgano tan sensible.

Quizá deban darle un descanso para que se desinflame, además dehacerlo con más suavidad. Tanto durante los juegos preliminares como en la penetración hay que controlar la presión que se ejerce.

3. Falta de lubricación natural

Una posible razón de un clítoris dolorido es que se estimule de manera demasiado directa y resulte brusco. Lo aconsejable es darle un poco más de tiempo de excitación a través de otros juegos.

Si no funciona, siempre es muy positivo complementar con otros lubricantes especiales para el sexo. Así, es mucho más sencillo el deslizamiento de dedos, pene o juguetes sexuales.

4. Infección vaginal

Puede ocurrir que, en realidad, el dolor de clítoris se deba a una patología ginecológica. Existen diversas infecciones vaginales, de menor o mayor gravedad, que causan estos síntomas.

Cuando el dolor persiste durante varios días es necesario recurrir a un profesional de la salud para que realice una evaluación. Los tratamientos suelen ser muy sencillos y pronto se volverá a la normalidad.

Conócelos: Tratamientos sencillos para las infecciones vaginales

5. Vulvodinia

La sensación de dolor de clítoris puede ser provocada por una vulvodinia. En estos casos, la molestia varía según el nivel, pero se hace más fuerte aún por la noches. En los casos más extremos las mujeres ni siquiera pueden sentarse por el dolor. De no ser tratada, se prolonga durante meses.

En algunas chicas ataca de forma generalizada en todo el órgano genital, y a otras solo en algunos de sus componentes como es el caso del clítoris. Lo cierto es que la única manera de resolver este problema es visitando a un doctor.

Conclusión

A ninguna persona le gusta vivir con algún malestar físico, mucho menos si perjudica la vida sexual. Estas dolencias, si no son tratadas afectan a los estados de ánimo y a las interrelaciones personales. Por lo tanto, hay que identificar rápidamente qué está sucediendo y cómo revertir la situación.

Buenas, os pongo en antecedentes para que os hagáis una idea de la situación: si bien mis períodos son largos son bastante regulares. Suelen ser de 30 días, con una variación entre 27 y 33. Una vez fue de 37 y otra vez aislada de 38. Esta vez voy por el 47. Si bien he tenido “prácticas sexuales de riesgo” me he hecho un test y ha dado negativo. Lo curioso es q llevo unos días con pinchazos regulares cada unos seg en el clítoris. He visto que puede pasar en el embarazo por el aumento de tamaño del útero, pero entiendo que eso es así más adelante, a los 47 días el útero no estaría muy dilatado digo yo. Por otra parte si el test ha dado negativo no puede ser un embarazo no? No tengo heridas, ni escozor, ni olor, ni secreciones, ni molestias al orinar ni nada, sólo los pinchazos. Únicamente he tenido relaciones con mi pareja y me fío 100% de él, por lo que descarto una ETS. Pregunta: puede haber contracciones uterinas no sólo en la menstruación si no como SPM? Las contracciones podrían dar los pinchazos? Podría ser un síntoma de que me está por bajar la regla? ¿Puede haber relación entre el retraso y los pinchazos o son dos cosas aisladas pero simultáneas? Muchas gracias

Dr. Amado José Bechara

Aproximadamente el 15 % de la las mujeres sexualmente activas y el 30 % de las posmenopáusicas padecen de dolor genital

» ¿Qué es el Dolor Genital?
Es el dolor en la zona genital (vulva, vagina, clítoris) que ocurre la mayoría de las veces asociado a la penetración (coito) o a su intento o a otras situaciones (ciclismo, sentarse, cabalgar)
El dolor genital suele presentarse como una dispareunia o como un vaginismo
La dispareunia es el dolor persistente o recurrente con el intento de la penetración completa y/o coito vaginal
El vaginismo es la persistente o recurrente dificultad de la mujer para permitir la penetración del pene, un dedo y/o un objeto dentro de la vagina, independientemente de su deseo

» ¿Cuáles son las consecuencias del dolor genital?
Tales situaciones ocasionan importante disconfort y angustia en la mujer que llevan a dificultades en la esfera personal y de pareja
En general suele existir miedo al dolor (relacionado con el tacto o el coito u otras veces más generalizado) que puede llevar a evitar el sexo por el dolor o por pérdida de deseo, algunas mujeres continúan siendo receptivas a la actividad sexual

» ¿Cómo se manifiesta el dolor genital?
El dolor puede ser superficial o del introito, en la vagina media o en la vagina profunda, antes, durante o después de la penetración (coito).
En ocasiones está asociado a dolor en el clítoris o en la vulva al tacto, sequedad vaginal, cistitis postcoito, ardor, sequedad o prurito de la vulva
Muchas veces este síntoma ocasiona falta o disminución del deseo, de la excitación y del orgasmo.
Estos síntomas pueden ser primarios (de toda la vida) o secundarios o adquiridos (el síntoma comienza luego de un pasado de coitos indoloros)

» ¿Cuáles son las causas del dolor genital?
Estas suelen ser habitualmente de origen múltiple:

1. Biológicas

    Procesos infecciosos, inflamatorios, hormonales, alteraciones anatómicas, musculares, neurológicas, inmunológicas y vasculares

2. Psicológico

    Antecedentes de abuso sexual, alteraciones afectivas; depresión y ansiedad

3. Vincular:

Perdida de intimidad, juego sexual inadecuado, conflictos de pareja, incompatibilidad anatómica pene/vagina, insatisfacción sexual y consecuente excitación inadecuada

» ¿Cómo se diagnostica?
Está basado en el interrogatorio investigando antecedentes de inflamaciones o infecciones locales, intensidad del dolor, desde cuando lo padece, en que circunstancias ocurre, que situación lo agrava, etc.
A esto se agregará el examen físico a través del cuál se determinará la localización del dolor, la tensión de los músculos perineales, la presencia de signos inflamatorios o cicatrices a nivel de vulva (episiotomía), la asociación de dolor en el clítoris y en la vulva. Finalmente el diagnóstico se completará con la evaluación del estado hormonal y de los aspectos psicológicos y de relación

» ¿Cómo se trata?
Dado la multiplicidad de factores involucrados en el origen del dolor la tendencia actual es efectuar de acuerdo al caso un tratamiento múltiple que considere:

  1. Reducción de los factores causales: candidiasis, agentes irritantes químicos, sequedad vaginal, etc
  2. Atenuar las condiciones que lo mantienen
  3. Disminuir la tensión de los músculos del periné
  4. Atenuar el dolor: analgesia local o sistémica
  5. Atenuar la ansiedad asociada con antidepresivos, ansiolíticos o relajantes musculares
  6. Mejorar el estado hormonal local y/o sistémico
  7. Terapia individual, y/o de pareja

Dolor en el clítoris: ¿por qué puede inflamarse el punto del placer?

JpegPhotographer vía

Sensible y delicado, el clítoris, así como el pene, recibe un gran flujo sanguíneo y aumenta su tamaño durante la excitación sexual. Si durante el contacto íntimo o la masturbación parece estar inflamado, y luego vuelve a la normalidad, sin dolores, no deberías preocuparte: este proceso es natural.

Sin embargo, si el órgano parece estar hinchado, sensible y dolorido, sin que ocurra estimulación en la zona erógena, es recomendable consultar a un médico, ya que se puede tratar de una inflamación o irritación, especialmente cuando la incomodidad está acompañada de ardor y picazón.

Siriluk ok vía

Una lección de anatomía

El clítoris, de acuerdo a la página Go Ask Alice, de la Universidad de Columbia, se compone de tres partes principales. El glande, o la cabeza, está hecha de tejido eréctil y se posiciona directamente arriba del orificio urinario, y puede o no ser visible, esto varía de mujer a mujer. Es la parte que crece durante la excitación sexual.

El eje del clítoris, que se extiende desde el glande hacia adentro del cuerpo, es aquella zona que transmite los estímulos nerviosos que el glande recibe.

El capuchón del clítoris es el recubrimiento del glande, un pliegue de la piel que forma parte de los labios menores. Es en esa zona donde se puede comenzar a producir el dolor.

Dolor en el clítoris: ¿qué lo causa?

El capuchón tiene glándulas que producen un líquido lubricante, el sebo, que le permite deslizarse sobre el glande y generar placer. Cuando este líquido se acumula, pasa a llamarse esmegma. Si no se higieniza la zona pronto, este puede secarse y endurecerse, frotando entre la capucha y el glande, «como un grano de arena bajo un párpado».

El resultado es un clítoris irritado, que puede producir un dolor increíble ante la mínima fricción. Comienzan a molestar la posición sentada y los jeans ajustados. Es importante asegurar la buena higiene. Si esto no resuelve el problema, puede que el capuchón del clítoris esté demasiado cerca del glande. Masajear la zona gentilmente para lograr una mejor higiene es aconsejable en este caso.

LightField Studios vía

Además, el clítoris puede irritarse luego del contacto sexual prolongado o de fricción intensa, ya que la región queda más sensible. En el caso de sentir dolor, es importante interrumpir las relaciones o la masturbación para permitir al órgano volver a su estado normal.

Este pequeño órgano exige ser tocado y acariciado siempre con delicadeza, por su gran sensibilidad. Esta es la única manera de que el contacto sea, de hecho, placentero. Cuando la mujer no está lo suficientemente excitada para las relaciones sexuales, cualquier fricción, por leve que sea, causa molestias o dolor.

Look Studio vía

Las mujeres que sufren de dolor crónico en el clítoris afirman que usar ropa más suelta ayuda, además de usar compresas tibias o frías para aliviar la inflamación. Incluso el ejercicio físico que no involucre a la zona puede relajarlo. El clítoris no solo puede estar irritado por causas fisiológicas, sino que se ha comprobado que las situaciones de mucho estrés también pueden lastimarlo.

Si sufres de dolor crónico en este órgano, lo más recomendable es que consultes a tu ginecólogo. Si la situación ha interferido con tu vida sexual, puede ayudar ver a un terapeuta o un sexólogo para volver a experimentar placer.

Quizá te interese:

  • La frecuencia del sexo no es tan importante como creíamos y la respuesta es simple
  • ¿Sientes ganas de orinar todo el tiempo? Puede ser señal de estas condiciones

¿Placer o dolor? El clítoris sensible

El clítoris es el órgano del placer femenino y gracias a su estimulación se desencadena la respuesta orgásmica. Puede verse como un pequeño botón (“el glande del clítoris”) con su caperuza, coronando la parte superior de los labios menores. Sin embargo, es más grande de lo que parece: tiene dos prolongaciones internas que se meten en el tejido vaginal y generan un intenso placer cuando son estimuladas. Los vasos sanguíneos y la riqueza en las terminaciones nerviosas lo proveen de una fuente rica de excitaciones.

Algunas mujeres refieren una mezcla de sensaciones placenteras y dolorosas cuando su clítoris es estimulado en forma directa (por sexo oral, uso de los dedos, o por vibradores), cosa que no sucede durante el coito vaginal (por estimulación del roce del pubis o el pene). Estas mujeres se sienten molestas y se privan de una práctica que podría ser muy placentera.

Es importante que la mujer esté lubricada para permitir un mejor deslizamiento de los dedos o el vibrador. Otro factor a tener en cuenta es la presión que se ejerce sobre el clítoris, que puede ser demasiada para la sensibilidad del órgano.

En todos los casos la mujer debe tener la libertad para pedir o guiar la estimulación de su pareja sobre su cuerpo para dar prioridad a las sensaciones placenteras. El uso de lubricantes al agua y una presión suave sobre el clítoris puede ayudar a encontrar el punto justo de placer, sin dolor o malestar.

Tips para no sentir dolor

El clítoris tiene una alta sensibilidad y en algunas mujeres la estimulación directa provoca dolor. Si es tu caso:

* No ocultes lo que te pasa pensando que es anormal.

* Es indispensable que estés lubricada, caso contrario continúen el juego hasta lograrlo o podés usar un lubricante íntimo a base de agua.

* Tratá de encontrar con tu pareja la estimulación justa, productora de placer.

* Guiá a tu pareja hasta encontrar la práctica apropiada.

* No te refugies en pensamientos negativos o en la idea previa de que vas a sentir dolor.

* Masturbándote podés experimentar cuál es la presión o la práctica más adecuada.

* Relajate, usá las fantasías y pedí lo que te gusta.

El tratamiento

Gippini Requeijo advierte que es importante que las pacientes sean conscientes de que notar mejoría puede llevar un tiempo y que no hay un tratamiento establecido que sirva para todos los casos.

Recomienda llevar una higiene vulvar -pero sin llegar a ser excesiva ni con productos irritantes-, reducir el estrés utilizando técnicas de relajación, hacer uso de lubricantes adecuados, realizar ejercicio o fisioterapia de suelo pélvico. Asimismo, aunque parezca contradictorio, algunos expertos recomiendan tener relaciones sexuales, pues aumentan los niveles de colágeno y el flujo sanguíneo, lo que disminuye los dolores.

En cuanto a tratamientos farmacológicos, existen algunos con anestésicos locales o con estrógenos. Aunque apenas hay tratamientos ni estudios concluyentes, la utilización del láser de CO2 está avanzado con resultados prometedores. En casos muy localizados y concretos se ha llevado a cabo una cirugía, mientras que en otros más complejos, inyecciones de toxina botulínica, gabapentina o esteroides inyectados.

En muchos casos, las pacientes son tratadas con antidepresivos, anticonvulsivantes o la capsaicina, además de requerir ayuda psicológica, pues la gran mayoría experimentan miedo, depresión y ansiedad a la hora de tener relaciones íntimas. La terapia puede ayudar a mejorar las relaciones sexuales, de pareja y trabajar la autoestima.

Para minimizarlo ha de llevarse una higiene vulvar adecuada, reducir el estrés, usar lubricantes, realizar ejercicio y fisioterapia de suelo pélvico”

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *