0

Pinchazos en la vajina

Las molestias en la vagina, tales como los pinchazos, picazón, llagas o manchas, puede ser síntomas de haber contraido una enfermedad. Entre las Enfermedades de Transmisión Sexual más comunes nos encontramos con los hongos vaginales, más concretamente el virus del herpes simple.

Por qué tengo pinchazos en la vagina

Seguramente, si es debido a un contagio, éste se haya producido por haber mantenido relaciones sexuales de riesgo. O por haber compartido fluidos con alguien que esté infectado. Por eso es muy importante utilizar los métodos adecuados para evitar el contagio. Este tipo de herpes tiene diversas cepas que causan distintas infecciones. El herpes labial y el herpes genital son los más comunes. Las mujeres contagiadas por este último sufren picazón y pinchazos fuertes en el interior de la vagina.

Otra de las posibles causas de los pinchazos en la vagina es haber contraído el llamado piojo púbico que se alberga en las zonas con pelo de la vagina. Los síntomas son parecidos a los del herpes simple, picazón y pinchazos en el interior de la vagina, pero nos libraremos de ellos más fácilmente, con cremas o champús específicos.

Pinchazos en la vagina durante el embarazo

En el caso de las mujeres embarazadas que se hayan contagiado mientras estaban en periodo de gestación deben consultar con el médico ya que puede ser peligroso pues el feto puede verse infectado por el virus.

¿Hay cura para los pinchazos en la vagina?

Una vez nos hayamos contagiado por el virus del herpes simple no existe una cura definitiva, por lo que será el ginecologo el que nos prescriba el tratamiento más adecuado para cada caso. Existen innumerables medicamentos que nos pueden ayudar a sobrellevar esos incomodos síntomas.

Una vez terminado el tratamiento y nuestros picores y pinchazos hayan desaparecido, tenemos que ser conscientes de que seguimos siendo portadoras del virus aunque el brote haya sido controlado.

Hay estados que pueden ser determinantes para potenciar un brote del herpes del que somos portadoras. La mala alimentación, el estrés, los estados depresivos, la falta de ejercicio o incluso la tela de nuestra ropa interior. Pero como a cada uno le afecta de una forma diferente, es preferible ir tomando nota de cuales son los estados que nos pueden desencadenar un brote, para así poder evitarlo en el futuro.

Dolores pélvicos y contracciones en el embarazo

La pelvis está formada por un conjunto de huesos: el sacro, el coxis, el pubis, los huesos coxales y una articulación llamada sínfisis púbica que une los dos huesos más grandes de la pelvis por delante. Todos ellos forman el llamado canal óseo del parto. Esta articulación, al igual que el resto de las articulaciones pélvicas, se vuelve móvil durante el parto, para permitir el paso del bebé por el canal óseo que forman.

Dolores pélvicos: el canal del parto puede moverse

En el embarazo, el canal del parto no debería moverse. Y sin embargo, en ocasiones no es así, porque una hormona empieza a hacer efecto antes de tiempo: hablamos de la relaxina. Al final de el embarazo, la placenta empieza a segregar esta hormona precisamente para dar movilidad a la pelvis y que el bebé pueda salir a través del canal del parto.

Su movimiento antes del parto puede producir dolor en algunas mujeres, que muchas de ellas lo describen como agujetas.

Dolor agudo en el pubis: diástasis de pubis

La movilidad de la sínfisis del pubis puede producir dolor detrás del vello púbico, generalmente al andar deprisa o cuesta arriba o levantarse bruscamente. Si llegan a separarse los huesos púbicos de ambos lados puede producirse una diástasis de pubis: las mujeres que lo padecen lo refieren como un gran dolor que les impide moverse. Eso sí, no es grave ni pone en peligro la gestación. El tratamiento es la analgesia. También conviene acudir a un fisioterapeuta especializado en ginecología que aconsejará una serie de ejercicios para aliviar los síntomas, así como ciertas posturas que te ayudarán no agravar las molestias

La movilidad de la sínfisis del pubis puede producir dolor detrás del vello púbico, generalmente al andar deprisa o cuesta arriba o levantarse bruscamente. Si llegan a separarse los huesos púbicos de ambos lados puede producirse una diástasis de pubis: las mujeres que lo padecen lo refieren como un gran dolor que les impide moverse. Eso sí, no es grave ni pone en peligro la gestación. El tratamiento es la analgesia. También conviene acudir a un fisioterapeuta especializado en ginecología que aconsejará una serie de ejercicios para aliviar los síntomas, así como ciertas posturas que te ayudarán no agravar las molestias

Dolor genital: calambres genitales

A medida que el útero crece dentro del organismo de la madre puede comprimir los nervios genitocrurales del aparato genital. La presión de estos nervios provoca calambres en los genitales (clítoris, labios mayores y menores y vagina). Otras veces el calambre se irradia hacia el interior del muslo y llega hasta la rodilla del mismo lado. Estos dolores no significan que el parto esté cerca. El tratamiento es también la analgesia.

Contracciones: cómo interpretarlas

Las contracciones no solo aparecen en el parto, sino que el útero “practica” a lo largo de todo el embarazo con las llamadas contracciones de Braxton-Hicks, que se pueden tener incluso cuando no se está embarazada. El útero es un músculo que se mueve, por ejemplo, cuando se tiene la regla; estas contracciones son una de las causas más frecuentes de dismenorrea o dolor de regla. Lo normal es que en el primer y segundo trimestre de gestación se perciban entre 4 a 6 contracciones diarias y el en tercer trimestre unas 10 contracciones por día. Esto aumenta en las gestantes que ya han tenido más hijos (multíparas) y en las gestaciones múltiples de gemelos o trillizos. Es importante recordar que la mujer embarazada no debe estar todo el día controlándose el número de contracciones, a no ser que excedan de lo normal, o que haya otros síntomas que anticipen que el parto esté cerca, como la expulsión del tapón mucoso.

¿Contracciones de Braxton-Hicks o de parto?

Las contracciones de Braxton-Hicks no son dolorosas, aunque algunas mujeres pueden notar molestias, y lo que la mujer percibe es un endurecimiento del útero:

  • La tripa se pone completamente dura y no se pueden hundir los dedos en la misma. Pero si la mujer nota sólo una parte de la tripa dura, lo más probable es que se trate de un pie, una manita, la cabeza o el trasero del bebé, y al acariciarle, modificará su postura y ese bulto duro desaparecerá.
  • Esa sensación suele durar unos 30 segundos y desaparece cuando la mujer cambia de postura.
  • Lo más frecuente es que las contracciones sean irregulares. Es decir que la futura madre note una contracción o dos o tres seguidas y que desaparezca y perciba la siguiente pasadas unas horas.
  • Al final de la gestación pueden ser más molestas y el dolor se localiza entre el vello púbico y el ombligo (hipogastrio) o en la parte inferior de la espalda.
  • Estas contracciones no modifican el cuello del útero, ni lo borran ni lo dilatan, que es lo que define la amenaza de parto prematuro, como veremos más adelante.

Las contracciones de parto presentan otras características:

  • Son rítmicas, cada 5-7 minutos durante un tiempo continuo de más de una hora, con intensidad mayor con el paso del tiempo.
  • Pero no hay que fiarse de la intensidad del dolor. Cada mujer tiene un umbral de dolor muy personal y subjetivo: a veces no duele tanto como la mujer cree que debe doler pero ya ha dilatado varios centímetros en su casa.
  • En general se puede decir que las molestias de parto en la tripa van de arriba hacia abajo o de atrás hacia delante; en ocasiones los dolores de parto están más localizados, por ejemplo, en la zona lumbar, o en la parte baja del vientre.

Hipertonía uterina leve: tripa dura como un balón

Durante el embarazo algunas mujeres notan una fuerte presión en la zona baja de la tripa, que pueden confundir con contracciones: es la hipertonía uterina leve. La molestia puede llegar a ser tan fuerte que a menudo, si están caminando, deben detenerse y casi instintivamente se llevan la mano a la tripa. Se produce sobre todo en las embarazadas primerizas y a consecuencia del estiramiento de los músculos del útero, que aumenta de tamaño a medida que el bebé crece dentro de él. Lo normal es que las molestias de la hipertonía uterina leve aparezcan cuando la futura madre ha realiza una actividad física continuada como caminar durante varias horas seguidas o al final del día. Se alivia con el descanso.

¿Cómo se trata el dolor vaginal?

Para aliviar tu dolor vaginal, tu medico intentara tratar la causa subyacente. Pueden prescribir un método de varios pasos. Por ejemplo, pueden recomendarte anestésicos tópicos o medicamentos orales. En casos poco comunes, pueden recomendar cirugía.

Medicación

Si posees una infección bacteriana o por hongos, es probable que tú medico te prescriba antibióticos o medicamentos anti hongos para tratarlos. Deberás tomar todas las dosis prescritas, incluso si tus síntomas mejoran antes de terminar el tratamiento por completo. Esto reduce el chance de que la infección regrese.

Tu medico también puede recomendarte ungüentos tópicos, como lidocaína en gel. Estos pueden ayudarte a adormecer tu área vaginal. Esto puede ayudarte a reducir la incomodidad persistente o el dolor durante el coito.

Esteroides tópicos en crema pueden ayudar además a reducir la irritación, hinchazón, y el ardor.

Los antidepresivos tricíclicos o anticonvulsivos también pueden ayudar a reducir el dolor crónico.

Cirugía

En casos poco comunes, tu medico puede recomendarte inyecciones anestésicas o bloqueantes nerviosos para ayudar a amortiguar o entumecer tu vagina. También pueden recomendarte cirugía para tratar una vulvodinia, vestibulitis vulvar, o cáncer del cuello uterino.

Cuidados caseros

Algunos remedios caseros y los tratamientos de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor vaginal.

Por ejemplo, aplicar almohadillas de hamamelis en el área vaginal puede calmar la irritación. Puedes comprar almohadillas de hamamelis pretratadas en cualquier farmacia o tiendas de salud naturistas. Alternativamente, puedes sumergir tus propias almohadillas de algodón en una solución de hamamelis.

Para aliviar el dolor luego de orinar, puede ayudar verter agua limpia y tibia sobre su vulva después de ir al baño. Esto ayudará a limpiar y calmar el área.

Para aliviar o prevenir el dolor causado por el sexo, puede ayudar el uso de lubricante durante las relaciones sexuales.

Para aliviar la picazón vaginal, los antihistamínicos de venta libre pueden ayudar.

Terapias alternativas

Si tu dolor vaginal proviene de infecciones crónicas del tracto urinario (IVU), tomar suplementos de citrato de calcio puede ayudar a reducir los síntomas del tracto urinario que contribuyen al dolor vaginal. Evitando alimentos altas en oxalatos también puede ayudar a prevenir las UVI. Estos alimentos incluyen puerros, okra, ruibarbo, trigo, almendras, cacahuetes, pacanas y pistachos.

Pero antes de tomar cualquier suplemento o cambiar tu dieta, habla con tu médico.

¿Cuál es el pronóstico para el dolor vaginal?

Tu pronóstico depende de la causa subyacente de tu dolor vaginal, así como del tratamiento que recibas. En muchos casos, seguir el plan de tratamiento recomendado por tu médico puede proporcionarte un alivio duradero. Pídele a tu médico más información sobre tu diagnóstico específico, diferentes opciones de tratamiento y perspectivas a largo plazo.

Muchas de vosotras nos preguntais en el foro cuando estais preocupadas por tener dolores que antes no teniais y nos los podeis reconocer ni siquiera saber a que se pueden deber. Deciros que estos dolores son muy normales, están los que se producen cuando se ovula, cuando se va a tener la regla (sindrome premenstrual) incluso cuando se está con la regla. Otros dolores vienen cuando se está embarazada. Estos dolores forman parte de la condición de ser mujer, también es muy normal que en una mujer los dolores vayan cambiando con la edad e incluso con cada regla, no hay dos mujeres iguales, ni hay un mismo patrón ciclico en cada mujer, vamos cambiando y por tanto nuestro cuerpo también.

Sintomas del dolor de ovulación

  • Dolor en la zona baja del abdomen, incluso dentro del hueso de la cadera
  • Suele doler justo dos semanas antes que te venga la regla (en nuestro caso de SOP) es más dificil tenerlo porque no solemos ovular por nosotras mismas.
  • El dolor suele ser sólo en un lado de los ovarios, dependiendo de que ovario sea el que esté liberando el ovulo
  • La sensación de dolor varia en cada mujer, pueden ser unos simples calambres, o una presión inconfortable, a dolores más agudos.
  • Y suele durar entre un momento a un par de días que es lo que suele durar la ovulación.

Se especula que la causa de este dolor es cuando el foliculo aparece en el ovario y va creciendo esto hace que se estreche la membrana del ovario, además también duele cuando el ovulo está maduro y rompe el foliculo para liberarse y marcharse hacia las trompas de falopio.

Otras causas de dolores vaginales

⇒ Salpingitis: Inflamación de las trompas de falopio porque han tenido una infección

⇒ Enfermedad inflamatoria crónica de la pelvis: Se inflama si hay una infección que va desde la vagina hasta la cervix, el endometrio y las trompas de falopio, esta infección ha podido ser transmitida sexualmente, pero puede pasar tras un aborto o la inserción de un DIU. La infección suele ocurrir en tres etapas: primero se infecta la cervix, luego el endometrio y termina con infección de trompas. Sus sintomas son: dolor de la parte baja del abdomen, desarreglos menstruales, cambios en el olor, color y cantidad del flujo vaginal, fuerte dolor cuando se tienen relaciones sexuales, fiebre.

⇒ Endometriosis: Es cuando la capa del endometrio se expande no sólo en el endometrio sino fuera de él, otros de sus sintomas son fuertes dolores de regla y tener relaciones sexuales dolorosas. Para más información podeis ir a la web de la Asociación Española de Endometriosis.

⇒ Quiste en el ovario: (no es lo mismo que los microquistes que solemos tenemos en el SOP) sino que son quistes de mayor o menor tamaño que molestan en la zona pelvica, esto tu ginecologo lo puede ver bien por ecografia.

⇒ Embarazo ectopico: Es cuando el embarazo se produce fuera del utero, lo más normal es que se desarrolle en las trompas de falopio. Los sintomas más normales es dolores fuertes, sangrado fuerte y dolores abdominales. Es importante que busques ayuda médica urgente en este caso.

⇒ Apendicitis: La inflamación de la apendice puede ser a veces confundido con el dolor de la ovulación, acude a tu médico si te duele el lado derecho del abdomen y tienes nauseas y vomitos.

⇒ Otros problemas gastrointestinales: que suelen cursar con dolor en el bajo vientre, es muy frecuente tener gases en esa zona con dolores incomodos, evitando tomar comidas que den gases, y tomando pastillas especificas para éstos se quita el problema.

⇒ Menstruación: como hemos dicho arriba, dependiendo de cada mujer e incluso de cada ciclo los dolores pueden ser mayores o menores con la regla, hay mujeres que sufren de SPM (Sindrome Premenstrual) y empiezan a sentir molestias en el bajo vientre y zona lumbar una semana antes de que les vengan el periodo. Otras pueden que solo les duela cuando están con el periodo y otras que son más afortunadas y que no han sufrido dolores de ningun tipo.

⇒ Embarazo: es muy normal cuando se está embarazada notar dolores en la zona baja, hay que tener en cuenta que el utero va aumentando de tamaño para albergar al bebe que va creciendo, toda esa zona empieza a moverse y a adaptarse al bebe, puedes sentir desde pinchazos a tirones. Y es perfectamente normal. Otra cosa distinta es que vaya acompañado de sangrados entoces si deberias acudir a vuestro médico para que os viera.

El Embarazo De La Semana 39 A La 40

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Sep 24, 2019.

  • Care Notes
  • Overview
  • Aftercare Instructions
  • Ambulatory Care
  • Discharge Care
  • In English

LO QUE NECESITA SABER:

Usted ahora está acercándose a su fecha de parto. Su fecha de parto es sólo una estimación de cuándo nacerá su bebé. Su bebé podría nacer antes o después de su fecha de parto. Podría ser mas fácil que usted respire si su bebé se ha posicionado con la cabeza hacia abajo. Es posible que usted necesite orinar con mayor frecuencia ya que el bebé podría estar presionando su vejiga. Usted también podría sentir más molestias y cansarse fácilmente. También podría tener dificultad para dormir.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

  • Usted presenta un fuerte dolor de cabeza que no desaparece.
  • Usted tiene cambios en la visión nuevos o en aumento, como visión borrosa o con manchas.
  • Usted tiene inflamación nueva o creciente en su cara o manos.
  • Usted tiene manchado o sangrado vaginal.
  • Usted rompe fuente o siente un chorro o gotas de agua tibia que le está bajando por su vagina.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene más de 5 contracciones en 1 hora.
  • Usted nota algún cambio en los movimientos de su bebé.
  • Usted tiene calambres, presión o tensión abdominal.
  • Usted tiene un cambio en la secreción vaginal.
  • Usted tiene escalofríos o fiebre.
  • Usted tiene comezón, ardor o dolor vaginal.
  • Usted tiene una secreción vaginal amarillenta, verdosa, blanca o de olor desagradable.
  • Usted tiene dolor o ardor al orinar, orina menos de lo habitual o tiene orina rosada o sanguinolenta.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cómo cuidarse en esta etapa de su embarazo:

  • Consuma alimentos saludables y variados. Alimentos saludables incluyen frutas, verduras, panes de trigo integral, alimentos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Limite el consumo de cafeína a menos de 200 miligramos cada día. Limite el consumo de pescado a 2 porciones cada semana. Escoja pescado con concentraciones bajas de mercurio como atún ligero enlatado, camarón, cangrejo, salmón, bacalao o tilapia. No coma pescado con concentraciones altas de mercurio como pez espada, caballa gigante, pargo rayado y tiburón.
  • Tome vitaminas prenatales según las indicaciones. Su necesidad de ciertas vitaminas y minerales, como el ácido fólico, aumenta durante el embarazo. Las vitaminas prenatales proporcionan algunas de las vitaminas y minerales adicionales que usted necesita. Las vitaminas prenatales también podrían ayudar a disminuir el riesgo de ciertos defectos de nacimiento.
  • Descanse tanto como sea necesario. Levante sus pies si tiene inflamación en sus tobillos y pies.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos pueden dañar sus pulmones y los de su bebé. Solicite información a su médico si usted necesita ayuda para dejar de fumar.
  • No consuma alcohol. El alcohol pasa de su cuerpo al bebé a través de la placenta. Puede afectar el desarrollo del cerebro de su bebé y provocar el síndrome de alcoholismo fetal (SAF). FAS es un grupo de condiciones que causan problemas mentales, de comportamiento y de crecimiento.
  • Consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento. Muchos medicamentos pueden perjudicar a su bebé si usted los toma mientras está embarazada. No tome ningún medicamento, vitaminas, hierbas o suplementos sin primero consultar con su médico. Nunca use drogas ilegales o de la calle (como marihuana o cocaína) mientras está embarazada.
  • Hable con su médico antes de viajar. Es posible que no pueda viajar en avión después de las 36 semanas. También le puede recomendar que evite largos viajes por carretera.

Consejos de seguridad:

  • Evite jacuzzis y saunas. No use un jacuzzi o un sauna mientras usted está embarazada, especialmente durante el primer trimestre. Los jacuzzis y los saunas aumentan la temperatura de su bebé y el riesgo de defectos de nacimiento.
  • Evite la toxoplasmosis. Esto es una infección causada por comer carne cruda o estar cerca del excremento de un gato infectado. Esto puede causar malformaciones congénitas, aborto espontáneo y otros problemas. Lávese las manos después de tocar carne cruda. Asegúrese de que la carne esté bien cocida antes de comerla. Evite los huevos crudos y la leche despasteurizada. Use guantes o pida que alguien la ayude a limpiar la caja de arena del gato mientras usted está embarazada.
  • Consulte con su médico acerca de viajar. El tiempo más cómodo para viajar es durante el segundo trimestre. Pregunte a su médico si usted puede viajar después de las 36 semanas. Es posible que no pueda viajar en avión después de las 36 semanas. También le puede recomendar que evite largos viajes por carretera.

Cambios que están ocurriendo con su bebé:

Su bebé está listo para nacer. Al momento de nacer, su bebé podría pesar alrededor de 6 a 9 libras y medir alrededor de 19 a 21 pulgadas de largo. Su bebé podría estar en posición con la cabeza hacia abajo. Su bebé también descansará en la parte inferior de su abdomen.

Lo que necesita saber acerca del cuidado prenatal:

Su médico le revisará su presión arterial y peso. Es posible que también necesite lo siguiente:

  • Un examen de orina también podría realizarse para revisarle el azúcar y la proteína. Estas son señales de diabetes gestacional o de infección. La proteína en su orina también podría ser una señal de preeclampsia. La preeclampsia es una condición que puede desarrollarse durante la semana 20 o después en su embarazo. Esta provoca presión arterial alta y puede provocar problemas con sus riñones y otros órganos.
  • El ritmo cardíaco de su bebé será revisado.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Cambios fisiológicos en la madre, tercer trimestre

La vagina se va distendiendo progresivamente durante el embarazo para prepararse para el parto. Al final de la gestación hay un aumento de secreción vaginal con un aspecto blanco y espeso, que juega un papel importante en el control de la flora vaginal. Aumentan las glándulas del cuello uterino y en tercer trimestre segregan gran cantidad de moco que se acumula en el canal cervical y forma el tapón mucoso.

El útero recibe una gran cantidad de sangre, que pasa de ser de un 1% del volumen total de sangre sin gestación al 20% a término.

En tercer trimestre aumenta la demanda de calcio y fósforo por parte del feto para la formación de sus huesos por lo que deben aumentarse en la dieta.

Se produce una hinchazón o edemas en las piernas y pies debido a que la compresión del útero sobre la vena cava dificulta el retorno venoso, esto es más acusado al final de la jornada y mejora en reposo. Este edema puede producirse en las manos, produciendo en algunos casos el síndrome de túnel carpiano, sensación de dolor o adormecimiento de las manos, más frecuente de noche o por la mañana, debido a la compresión del nervio mediano. En la cara también aparece un edema en párpados, labios… dando la cara típica de la embarazada.

Esta presión del útero sobre el retorno venoso produce también las varices, que dependen de la predisposición de cada mujer, debido a la distensión de las paredes de las venas y al aumento del volumen de sangre. Suelen aparecer en las extremidades inferiores y también son frecuentes en la vulva.

Las hemorroides se ven agravadas por la dificultad en el retorno venoso, por lo que puede aparecer dolor, picor o escozor e incluso sangrado.

Es también habitual que aparezca el prurito, es decir picor en la piel del que no se conoce la causa pero probablemente debido al estiramiento de la piel. La línea negra es más evidente y puede aparecer vello en el abdomen.

El aumento de volumen del abdomen produce una compresión de la caja torácica, que puede producir sensación de ahogo. La respiración es más superficial y varía la composición habitual de los gases en sangre. Al distenderse también la caja torácica puede aparecer dolor costal o a nivel de la musculatura intercostal, por la compresión de los nervios intercostales, es la «neuritis del intercostal».

Los dolores de espalda se acentúan, si solo se producen a nivel lumbar se denomina lumbalgia, pero si el dolor se irradia a lo largo de la nalga, el muslo y la pierna hasta llegar al pie es una ciatalgia por la compresión del nervio ciático.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *