0

Pinchazos en los oidos

Dolor de oído

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Digital Vision

La expresión “dolor de oído” se refiere a cualquier dolor que se manifieste oído externo, el oído medio o el oído interno. El dolor en el pabellón auricular también se incluye en esta categoría.

El dolor de oído puede aparecer de forma súbita, en forma de dolor intenso o pinchazo en uno o en ambos oídos; a veces aparece sólo al masticar. Dado que dentro del oído se encuentran el órgano auditivo y el órgano del equilibrio, los dolores de oído pueden ir acompañados de pérdida de audición y/o mareos. Otros síntomas acompañantes pueden ser, por ejemplo, la sensación de un cuerpo extraño o ruidos en el oído. En algunos casos puede haber sangre o líquido que emana desde el interior del oído.

El alcance del dolor de oído y sus síntomas adicionales depende en gran medida de las causas que los hayan originado. El dolor de oído puede manifestarse, por ejemplo, en las siguientes situaciones:

  • El oído medio o el conducto auditivo externo están inflamados (causas más frecuentes).
  • La trompa de Eustaquio está inflamada o cerrada.
  • El pabellón auricular está infectado o congelado
  • El tímpano está dañado.
  • El conducto auditivo está cerrado por cuerpos extraños o cerumen.
  • La glándula parótida está inflamada (por ejemplo, por paperas).
  • Un diente o la articulación temporomandibular están afectados.
  • Las amígdalas palatinas están inflamadas (amigdalitis).
  • Cambios en la presión atmosférica (por ejemplo, al volar, bucear o conducir un coche por zonas con gran diferencia de altitud; también por un golpe en el oído o por una explosión).

El dolor de oído externo se manifiesta, por ejemplo, cuando el conducto auditivo se inflama y la inflamación presiona el hueso del conducto auditivo. Cuando la inflamación se localiza en el oído medio puede formarse pus que, al no poder salir, normalmente también provoca dolor de oído, puesto que entonces se ejerce una gran presión en su interior.

El dolor de oído puede ser intenso y persistente incluso por la noche. En determinadas situaciones los analgésicos no consiguen ayudar a la hora de combatir fuertes dolores de oído; por ello, y para evitar que se produzcan daños permanentes, se aconseja acudir al médico y, si fuera preciso, al otorrinolaringólogo.

Pinchazos en el oído: 9 Causas, tratamiento y consejos

Tratamiento para las punzadas en el oído

Para curar los pinchazos en el oído es fundamental acudir a un otorrinolaringólogo para que realice un diagnóstico preciso. Te hará preguntas como qué tipo de dolor padeces, la zona, cada cuándo aparece o la intensidad y seguidamente explorará el oído externo y el tímpano con la ayuda de un aparato llamado ostocopio.

Dependiendo de las causas, el tratamiento para sanar los pinchazos en los oídos será uno u otro. En el caso de una inflamación es posible que el médico recete pomadas antiinflamatorias y, según el caso, incluso antibióticos. Si el dolor lo provoca un tapón de cerumen, el otorrinolaringólogo lo eliminará, mientras que si se trata de un síntoma de una enfermedad, habrá que tratarla específicamente.

Consejos para evitar y aliviar los pinchazos en el oído

Para evitar pinchazos en el oído es recomendable:

  • No exponerse a ruidos y música alta durante mucho tiempo.
  • No introducir objetos en los oídos, ni siquiera bastoncillos.
  • Masticar chicle, tragar saliva o bostezar cuando se vaya en avión.
  • No usar tapones para dormir que vayan demasiado ajustados.
  • Limpiar la zona y secarla correctamente.

Existen algunos remedios caseros que ayudan a calmar el dolor, aunque antes de llevarlos a cabo es recomendable que lo consultes con tu médico, ya que podrían ser contraproducentes. Entre los más eficaces están:

  • Comer ajo o lavanda, ya que ayudan a desinfectar el organismo.
  • Tomar infusiones de melisa, que gracias a sus propiedades analgésicas aliviarán el dolor de las punzadas en el oído.
  • Aplicar suavemente paños calientes en el oído.
  • Aplicar aceites naturales, como de oliva o de almendras, con un algodón y siempre sin entrar en el interior.

Barotrauma del oído

Para aliviar el dolor o la molestia en el oído, puede tomar medidas para abrir la trompa de Eustaquio y aliviar la presión, tales como:

  • Masticar goma de mascar
  • Inhalar y luego exhalar suavemente mientras mantiene cerradas las fosas nasales y la boca
  • Chupar una golosina
  • Bostezar

Al viajar en avión, NO duerma mientras la nave se prepara para aterrizar. Repita estos pasos mencionados antes para destapar la trompa de Eustaquio. Para los bebés y los niños pequeños, alimentarlos o tomar sorbos de leche puede ayudar.

Los buzos deben descender y ascender lentamente. Practicar el buceo es peligroso mientras tenga infecciones respiratorias o alergias. El barotrauma puede ser grave en estas situaciones.

Es posible que deba ver a un proveedor si las medidas de cuidados personales no alivian la molestia al cabo de unas pocas horas o si el problema es grave.

Puede necesitar medicamentos para aliviar la congestión nasal y permitir que la trompa de Eustaquio se destape. Estas incluyen:

  • Descongestionantes orales o en aerosol nasal
  • Esteroides

Puede necesitar antibióticos para prevenir una infección en el oído si el barotrauma es grave.

En raras ocasiones, la cirugía puede ser necesaria si otros tratamientos no funcionan para destapar la trompa de Eustaquio. En este procedimiento, se hace una incisión quirúrgica en el tímpano para permitir que la presión se iguale y que el líquido salga (miringotomía).

Si tiene que hacer cambios de altitud frecuentes o es propenso al barotrauma, puede necesitar una cirugía para colocarle tubos en el tímpano. Ésta no es una opción para el buceo con tanque de oxígeno.

Dolor de cabeza

¿En qué consiste dolor de cabeza?

Un dolor de cabeza es un dolor en la cabeza o en la parte superior del cuello. Los dos tipos principales de dolor de cabeza son los dolores de cabeza primarios, que no están asociados con una condición médica o enfermedad, y los dolores de cabeza secundarios, que son causados por una lesión o enfermedad subyacente, como una conmoción cerebral, el sangrado del cerebro, una infección o un tumor en el cerebro.

Los dolores de cabeza primarios incluyen dolor de cabeza tensional, migrañas y dolores de cabeza en brotes.

Los síntomas de un dolor de cabeza tensional incluyen presión y una sensación de opresión tipo banda que comienza en la parte posterior de la cabeza y superior del cuello, y que gradualmente rodea la cabeza.

Los dolores de cabeza en brotes son los dolores de cabeza que se presentan en grupos, o brotes, durante un período de varias semanas o meses separados por períodos libres de dolor de meses o años. Durante el período de dolor, el afectado por los dolores de cabeza en brotes experimenta varios episodios de dolor durante el día, cada uno de los cuales dura entre 30 a 90 minutos. Estos ataques, que a menudo se producen a la misma hora del día, incluyen un dolor agudo y penetrante alrededor o detrás de un ojo, ojos lacrimosos y una nariz congestionada.

Las migrañas causan dolor intenso y punzante, a menudo en un solo lado de la cabeza. Las migrañas, que pueden durar varias horas o hasta tres días, a menudo van acompañadas de vómitos y sensibilidad a la luz, sonido y esfuerzo. Algunas personas que sufren de migrañas experimentan una perturbación visual denominada aura antes de la aparición de la migraña. Las auras son luces parpadeantes, líneas onduladas, visión borrosa o puntos ciegos.

La mayoría de los dolores de cabezo no indican la presencia de un problema médico grave. Algunas personas tienen dolores de cabeza ocasionales que se resuelven rápidamente, mientras que otras experimentan dolores frecuentes y debilitantes. Debe buscar atención médica si el dolor:

  • es grave. Si cree que es el «peor dolor de cabeza» que haya tenido, busque atención médica de urgencia
  • es diferente de sus dolores de cabeza habituales en cuanto a su localización, gravedad o síntomas que lo acompañan, como entumecimiento o pérdida de la visión
  • comienza de repente, o se ve agravado por el esfuerzo
  • causa suficiente dolor como para despertarlo mientras duerme
  • no responde al tratamiento y además empeora con el tiempo
  • recurre con frecuencia
  • está acompañado por cualquiera de los siguientes:
    • una lesión en la cabeza que involucra la pérdida de la conciencia, aunque sea por unos pocos segundos
    • ataques o convulsiones
    • vómitos recurrentes
    • mareos y alteración del equilibrio
    • fiebre o rigidez en el cuello
    • cambios en el habla, la visión o el comportamiento.

Infección de oído

English: Ear Infection

Información general

No se recomiendan los antibióticos para el tratamiento de muchas de las infecciones de oído. Su profesional de atención médica podrá determinar el tipo de infección de oído que tiene usted o su hijo y si los antibióticos podrían ayudar. Obtenga más información a continuación sobre dos de los tres tipos principales de infección de oído: otitis media exudativa (con supuración) y otitis media aguda. Visite el sitio web de los CDC sobre la natación saludable (en inglés) para informarse más sobre la otitis externa (otitis del nadador).

Causas

Otitis media exudativa

La otitis media exudativa (con supuración o derrame) es la acumulación de líquido en el oído medio sin signos ni síntomas de infección (dolor, enrojecimiento del tímpano, pus y fiebre). Las causas más frecuentes de esta acumulación incluyen las siguientes:

Cuando alguien tiene una infección de oído, se le acumula líquido en el oído medio.

  • Alergias.
  • Irritantes, como el humo de cigarrillo.
  • Infecciones respiratorias anteriores.
  • Beber acostado boca arriba.
  • Cambios en la presión del aire debido a viajes, o por cambios de altitud.

La otitis media exudativa casi siempre se resuelve sola y no se beneficia de los antibióticos. Después de que desaparecen las infecciones de las vías respiratorias, puede quedar líquido dentro del oído y demorarse más de un mes en resolverse. A veces, este líquido se puede infectar y llevar a una otitis media aguda. La otitis media exudativa es más común que la otitis media aguda.

Otitis media aguda

La otitis media aguda es un tipo de infección de oído que afecta el interior del oído y puede ser dolorosa. Con frecuencia es causada por bacterias, pero también puede ser causada por virus. Las bacterias que generalmente causan otitis media aguda son Streptococcus pneumoniae (en inglés), Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis. Los virus que causan otitis media aguda más frecuentemente son el virus respiratorio sincitial, los rinovirus, los virus de la influenza y los adenovirus (en inglés)

La otitis media aguda puede mejorar con antibióticos, pero no siempre se necesitan, ya que no todos los casos de otitis media aguda son causados por bacterias.

Inicio de la página

Factores de riesgo

Hay muchas cosas que pueden aumentar su riesgo de otitis media exudativa o aguda, incluidas las siguientes:

  • Edad (los niños menores de 2 años están en mayor riesgo).
  • Asistir a una guardería.
  • Tomar el biberón acostado.
  • Estación del año (las infecciones del oído son más frecuentes en el otoño y el invierno).
  • Exposición a polución o humo de segunda mano.

Signos y síntomas

Los niños con otitis media exudativa no parecen estar enfermos y no tienen ningún síntoma evidente, aunque pueden tener problemas temporales con la audición. Los signos o síntomas que más frecuentemente se asocian a la otitis media aguda incluyen:

  • Tocarse los oídos, especialmente los niños.
  • Llanto excesivo.
  • Líquido que supura de los oídos.
  • Dificultad para dormir.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultad para oír.
  • Irritabilidad, especialmente los bebés y niños pequeños.
  • Falta de equilibrio.

Inicio de la página

Cuándo buscar atención médica

Consulte a un profesional de atención médica si usted o su hijo tienen alguno de los siguientes síntomas:

  • Temperatura superior a 100.4 °F (38 °C).
  • Sangrado o supuración de los oídos.
  • Síntomas que no mejoran o que empeoran después de un diagnóstico de infección de oído.

Si su hijo tiene menos de tres meses de edad y tiene fiebre, es importante siempre llamar al profesional de atención médica inmediatamente.

Diagnóstico y tratamiento

Las infecciones del oído se pueden diagnosticar con un instrumento especial que se llama otoscopio y que se usa para ver el tímpano dentro del oído. Su profesional de atención médica también puede hacer una prueba especial con un otoscopio para ver si hay acumulación de líquido detrás del tímpano. Si se trata de otitis media exudativa podría verse líquido, pero no habrá signos de infección. Si hay signos de infección, puede tratarse de otitis media aguda.

Su profesional de atención médica tendrá varios factores en cuenta para determinar si se necesitan antibióticos para tratar la infección de oído, entre ellos, la edad, gravedad de la enfermedad, certeza de que haya una infección bacteriana y las opciones de seguimiento disponibles. Debido a que las infecciones de oído a menudo mejoran solas sin tratamiento con antibióticos, su profesional de atención médica quizás decida esperar unos días antes de recetar antibióticos. Cuando la infección del oído es causada por un virus, el tratamiento con antibióticos no ayudará a mejorarla e incluso podría hacer más mal que bien, tanto en los niños (en inglés) como en los adultos (en inglés).

Si los síntomas continúan y duran más de un mes en el caso de otitis media exudativa o más de 2 días en el caso de otitis media aguda, debe hacer una cita de seguimiento con su profesional de atención médica.

Inicio de la página

Alivio de síntomas

Descanso; los medicamentos de venta libre y otros métodos de autocuidado pueden ayudarlo a usted o a su hijo a sentirse mejor. Para obtener más información sobre el alivio de los síntomas, visite la sección Alivio de síntomas en este sitio web o hable con su profesional de atención médica, que incluye a su farmacéutico. Recuerde, siempre use los productos de venta libre según las indicaciones. Muchos de los medicamentos de venta libre no son recomendados para niños de ciertas edades.

Prevención

Hay medidas que puede tomar para ayudar a prevenir las infecciones de oído, incluidas las siguientes:

  • Evitar fumar y estar expuesto al humo de segunda mano.
  • Asegurarse de que usted y su hijo estén al día con las vacunas recomendadas.
  • AmamantarExternal a su bebé por 12 meses o más si es posible.
  • Tener al bebé en posición vertical cuando lo alimente con biberón.

Inicio de la página

7 síntomas que desvelan que tu dolor de cabeza puede ser algo peor

10/03/2017 05:00 – Actualizado: 27/06/2018 18:12

El de cabeza es uno de los tipos más comunes de dolor que una persona puede experimentar. Por el estrés, los problemas personales, el esfuerzo al que sometemos a nuestros ojos o incluso la falta de cafeína, todos lo hemos experimentado y, en el fondo, estamos acostumbrados a él. La mayoría son una mera molestia, básicamente inofensivos, pero eso no significa que nunca debas acudir al médico.

(iStock)

Cuando el dolor de cabeza no se va con una aspirina, cuando no desaparece, no es fácil de diagnosticar. Su gravedad dependerá de si lo experimentamos en racimos, en tensión o por migrañas.

  • En tensión: el tipo más común de dolor de cabeza. Es persistente y se da en ambos lados de la cabeza.

  • Migrañas: un dolor de cabeza palpitante que, por lo general, afecta a un lado de la cabeza. Las luces brillantes, ciertos olores y sonidos fuertes pueden desencadenarlas. También suelen venir acompañadas de náuseas, vómitos o dolor de cuello, y a menudo interrumpen cualquier actividad rutinaria porque el dolor se intensifica con la actividad.

  • En racimos: golpean entre dos y tres veces al día durante un período de tiempo que puede durar meses. Suele ser más intenso que el dolor de la migraña, aunque no dura tanto.

Dicho esto, hay síntomas que indican que tu dolor de cabeza puede ser una verdadera emergencia médica. Esto es lo que debes tener en cuenta.

Si entendemos el dolor de cabeza como una música, es mucho más peligroso si cambia de canción que si aumenta de volumen

Cefalea en trueno

Puede presentarse de forma repentina o tras realizar algún esfuerzo físico o actividad sexual. Como sugiere su nombre, este dolor de cabeza golpea de repente, como un trueno, sin avisar, infligiendo un dolor que persiste durante una hora con picos de intensidad cada 60 segundos, como un interruptor. Los pacientes lo describen como golpes de martillo directamente a la cabeza. Suele asociarse en el peor de los casos con una hemorragia subaracnoidena (ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro) y, en el mejor, con otra causa más benigna de origen musculo-esquelético o tipo migraña. En cualquier caso, es recomendable presentarte en urgencias cuanto antes. No cometas el error de tomarte unas pastillas para reducir el dolor e irte a la cama después.

Si cambia de canción

Si entendemos el dolor de cabeza como una música desoladora que suena en nuestro cerebro, es mucho más peligroso que si cambia de canción que si aumenta de volumen. Si sueles experimentar migrañas severas, deberías acudir a tu médico cuando el dolor de cabeza sea diferente al usual. Podría ser signo de una aneurisma u otra emergencia médica.

Cuando el dolor se concentra en la sien

En la mayoría de los casos, el lugar en el que se concentra el dolor de cabeza no tiene por qué indicar nada peligroso. No obstante, si eres mayor de 50 y el dolor se fija en la sien, podría ser un síntoma de arteritis temporal. Consiste en la inflamación de los vasos sanguíneos que irrigan de sangre la cabeza, cuello, parte superior del cuerpo y brazos. Especialmente si se te nubla la visión o tienes fiebre, deberías acudir a un médico inmediatamente.

(iStock)

Cuando viene acompañado de dolor en el ojo

Si además del dolor de cabeza, te duele el ojo y especialmente si notas cambios en tu visión, estaremos ante una emergencia. Lo más preocupante sería un glaucoma agudo, que aumenta la presión dentro del ojo y podría producir ceguera (se trata de la segunda causa de ceguera, por detrás de las cataratas, pero se puede evitar en la mayoría de los casos con un diagnóstico precoz). Se da, por ejemplo, cuando, en el cine, apagan las luces y la pupila se dilata. Ese cambio de presión causa el dolor de cabeza y los otros síntomas.

Si la gente a tu alrededor se queja de que les duele la cabeza al mismo tiempo, podría ser un signo de intoxicación de CO2

Si te diste un golpe

Si anteriormente te golpeaste la cabeza y sobrevives a base de pastillas, el dolor de cabeza podría indicar que tienes un hematoma subdural (un traumatismo craneal letal) o un sangrado lento que gracias a las aspirinas no coagula.

(iStock)

Con fiebre

Un mal dolor de cabeza acompañado de fiebre puede ser preocupante. Podría indicar una infección del cerebro (como una meningitis) o una señal de advertencia de encefalitis. Especialmente si, además de la fiebre, viene acompañado de un estado mental alterado (como no poder recordar a su familia o actuar de forma extraña) es una buena razón para llamar a emergencias.

¿Puede ser contagioso?

Si la gente a tu alrededor se queja de que les duele la cabeza al mismo tiempo, podría ser un signo de intoxicación de CO2. Se trata de un gas que no emite olor y es difícil darse cuenta de que hay un escape. Produce síntomas de fatiga, pérdida de rendimiento y dolor de cabeza. Por eso, abre las ventanas y busca el escape.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *