0

Piojos y pelo teñido

Articulos

Una de las muchas creencias erróneas de los piojos y sus remedios es la de que no acuden al pelo teñido o que el tinte del pelo los mata.

Esto es erróneo, y el motivo que ha dado lugar a este remedio tan extendido y popular es debido a que algunos de los componentes del tinte de pelo son el amoniaco y el alcohol. El fuerte olor que desprende el amoniaco y su gran toxicidad en su caso ha dado lugar a este falso remedio. Pueden darse casos casuales de personas que aseguren que después de teñirse les habían desaparecido los parásitos. Pero esto es posiblemente fruto de la casualidad, ya que como hemos comentado otras veces, son insectos con una resistencia excepcional.

Lo que sí es más que seguro es que los componentes químicos de estos productos pueden ocasionar reacciones alérgicas o sequedades en el cuero cabelludo de las personas, pudiendo ser mucho más molestas que los piojos y en resumidas cuentas, podría ser peor el remedio que la enfermedad.

Después o durante cualquier coloración lo más probable que ocurra serán dos cosas:

  • En el caso de tener ya una infestación de estos parásitos durante la coloración, posiblemente que algunas liendres, como se conocen a los huevos de estos parásitos, sobrevivan y eclosionen dando lugar a nuevos piojos, los cuales volverán a reproducirse y multiplicarse, comenzando de nuevo a estar como al principio, infestados.
  • Que aún teniendo ya el pelo teñido, este será igual de atractivo para estos parásitos, no reduciendo su interés en estos casos. Pudiendo ser infestados por el contacto con otra persona que los padeciera.

Si llegamos a infestarnos por estos parásitos, ya nos hayamos teñido el pelo o no, hay diferentes remedios que pueden ayudarnos a deshacernos de ellos. Hablaremos del vinagre y de sus efectos y de la multitud de productos naturales que existen para tratar de eliminarlos, aunque a menudo son tratamientos que se alargan en el tiempo y resultan muy costosos. Es por ello que desde Joopi Kids patentamos Joopi Magic® . Ofreciendo el mejor tratamiento al mejor precio en todos nuestros establecimientos.

Eliminación de piojos en adultos

23.07.2018 13:14

CONTAGIO EN ADULTOS

Todo lo explicado anteriormente es relativo a los niños, pero, ¿que pasa cuando te lo han pegado a ti?

Si, a ti. Eres un adulto, no pegas la cabeza a otros niños, pero un buen día, tu hijo está malito, tiene una pesadilla, y demás razones por las que tu hijo se acaba metiendo a dormir a tu cama… se duerme finalmente pegadito a ti, su pelo toca tu pelo, y cuando te quieres dar cuenta, ¡Horror!¡Te han pegado los piojos!

Otra forma de contagio muy común es cuando juntamos nuestras cabezas ¡¡¡Para hacernos un sefie!!!! ¿Te da la risa? Pues se ha demostrado que actualmente es una de las mayores formas de contagio…Ahí lo dejo.

Pues os voy a dar un método muy sencillo para eliminarlos, que como ya os digo, como todo lo anterior no es a 100% infalible pero da muy buenos resultados:

1. Primero si tienes el pelo muy largo, no está de más que te lo cortes un poco, aunque solo sea para facilitar el paso de la liendrera, que aunque no lo creas, es algo de lo que no te vas a librar, porque es la única manera de quitar las liendres. Así o a mano, y ya me dirás como te las quitas de la nuca, a ti misma, si no es peinándote con este peine especial para retirar las liendres.

Como ya os he dicho en articulos anteriores las mejores liendreras son las de puas cortas, fina y juntas.

Tambien funcionan bastante bien las de plastico precisamente porque las puas son muy finas y juntas. El fallo que tienen es que se deforman con mas facilidad. Estas recuerdo que existen desde que yo era pequeña.

Tijeras de peluquería

2. Y ahora lo importante, aparte de prevenir y matar con todo lo expuesta para los niños, para matar los piojos EN UN ADULTO hay un producto que va muy bien: El amoniaco. Si señores, el amoniaco. ¿Y donde hay amoniaco?, pues en el tinte con amoniaco. Así que tan fácil como teñirse el pelo con tinte con amoniaco para matar a los piojos vivos.

En la mayoría de los tintes cuando te aclaras el tinte, no te permiten aplicar champú, sino que se retira directamente con agua tibia y después te aplicas una mascarilla que viene en un sobre que normalmente no es mas que un sellador de puntas, para cerrar el tinte dentro del pelo, y evitar que se lleve el color. Por esta razón nos recomiendan no lavar con champú la primera vez que te aclaras el tinte. Dicho lo cual, normalmente, después de haberte teñido te lavas la cabeza con champú en pocos días, si no es al día siguiente.

Pues antes de lavar el cabello, seguir el paso 3, para asegurarnos de que los hemos eliminado bien.

3. Pues una manera muy buena de rematar este ataque a los piojos es aplicando aceite corporal o de oliva, como ya expusimos anteriormente, en al cabello, unas horas antes de lavarte el pelo, para asfixiar a los piojos que hayan podido quedar.

Otra opción muy buena es el Aceite de almendras porque es tan oleoso que asfixia al piojo y además de paso hidratas el cuero cabelludo que falta te va a hacer para soportar la irritación del paso de la liendrera y calmarlo por las picaduras del parásito.

El aceite de cuerpo tipo johson funciona muy bien, y dando dos veces jabón se va bastante bien. El aceite de oliva cuesta mas retirarlo después, pero como efectivos lo son los dos.

Impregnar bien toda la raiz del pelo y masagear por todo el cuero cabelludo, atar una coleta si es muy largo y meterlo dentro de un gorro. Cuantas más horas lo dejéis dentro del gorro, mejor se afixiarán los piojos.

Antes de lavar el cabello pasar la liendrera. Con el aceite se podrá pasar muy bien, sin tirones y el aceite hace que la liendre se desprenda del pelo con mucha facilidad.

A continuación lavar el cabello.

4. Después del aclarado, aplicar suavizante, dejar 2 minutos, aclarar, aplicar vinagre de vino, dejar unos minutos, aclarar, y pasar la liendrera con el pelo mojado, porque es mucho más efectivo que el pelo seco, porque impide el movimiento de estos parásitos.

Hace tiempo probé un vinagre para el pelo con olor a frambuesa del Mercadona que esta bastante bien. Hace las veces del vinagre pero no te queda olor a vinagre sino un agradable olor afrutado. La pega es que una botella de litro de vinagre vale 0.50 euros y este bote vale cerca de 3 euros y es de unos 250 ml

Y si lo que tenéis en casa es un niño y no una niña, no lo dudéis, una buena rapada, y «muerto el perro se acabó la rabia»

Ahhh pero no creáis que con solo rapar se van, primero rapar el pelo y luego pasar la liendrera que los muy cabritos se quedan pegados al cuero cabelludo y no se van ni lavando la cabeza ni nada…

Por cierto se me ha quedado en el tintero deciros que hace poco han sacado un producto nuevo para matar los piojos de laboratorios arkopharma que gratuitamente me enviaron para que lo probara. Me enviaron dos botes uno en loción para pelo largo con vaporizador y otro en gel para pelo corto. Lo conté todo en este post y este video por si estáis interesados en el nuevo producto:

Valoración loción antipiojos pelo largo Arkopharma

Y dicho todo esto no me queda más que despedirme.

No sin antes pediros que si tenéis alguna sugerencia que pueda ayudar a todos esos padres desquiciados por haber encontrado piojos en las cabecitas de sus hijos, o tenéis algún secretillo que os haya funcionado de maravilla, estaríamos todos muy agradecidos si los podéis compartir con nosotros.

Besitos amores.

Zoraida

Piojos

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

¿Qué son los piojos?

Los piojos son pequeños insectos sin alas. Viven entre el cabello de los seres humanos y se alimentan de la sangre del cuero cabelludo.

Los piojos son un problema muy frecuente, sobre todo en los niños. Se contagian entre personas con gran facilidad y a veces cuesta mucho librarse de ellos. Sus picaduras pueden causar picazón e irritación en el cuero cabelludo de un niño, y la conducta de rascarse puede conducir a infecciones.

Los piojos son molestos, pero no son peligrosos ni propagan ninguna enfermedad. No son un indicador de falta de higiene: los piojos necesitan sangre para vivir, sin importarles que el cuero cabelludo de una persona esté limpio o sucio.

Lo mejor es tratar los piojos lo antes posible para que no se propaguen.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de tener piojos?

A pesar de su diminuto tamaño, los piojos se pueden ver. He aquí en qué se debe fijar cuando inspeccione la cabeza de su hijo:

  • Huevos de piojo o liendres. Antes de eclosionar, las liendres tienen el aspecto de puntitos amarillos, marrones o de color canela. Los piojos ponen sus huevos sobre hebras de cabello muy cerca del cuero cabelludo, donde la temperatura es perfecta para que se mantengan calientes hasta que nazcan. Las liendres se parecen a la caspa, con la salvedad de que no se pueden eliminar simplemente cepillando o sacudiendo el cabello.
    A no ser que un niño tenga muchos piojos en la cabeza, es más fácil verle liendres en el cabello que piojos vivos moviéndose por el cuero cabelludo. El período de incubación de los huevos de piojo es de una a dos semanas. Después de eclosionar, la cáscara externa se ve blanca o transparente y sigue firmemente adherida a la hebra de cabello donde se puso la liendre. Este es el momento en que resulta más fácil saber que una persona tiene o ha tenido piojos, cuando crece el cabello y las cáscaras de las liendres se desplazan hacia fuera, alejándose del cuero cabelludo.

  • Piojos adultos y ninfas (piojos inmaduros). Un piojo adulto no es más grande que una semilla de sésamo y su color oscila entre el blanco tirando a gris y el canela. Las ninfas son más pequeñas y se convierten en piojos adultos aproximadamente al cabo de una a dos semanas de salir de la liendre. Este ciclo vital se repite aproximadamente cada tres semanas. La mayoría de los piojos se alimentan de sangre varias veces al día y pueden sobrevivir hasta un máximo de dos días fuera del cuero cabelludo.
  • Rascarse. Cuando los piojos muerden el cuero cabelludo, llega la picazón y empieza el rascado. Es una reacción a la saliva de los piojos. Pero el picor no siempre empieza de inmediato. Es algo que depende de lo sensible que sea a los piojos la piel de un niño. A veces, los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse. De todos modos, se pueden quejar de que tienen cosas moviéndose o haciéndoles cosquillas por la cabeza.
  • Pequeños bultitos rojos o úlceras provocadas por el rascado. A algunos niños, la piel del cuero cabelludo solo se les irrita un poco, pero hay otros que desarrollan erupciones más molestas. Rascarse mucho puede conducir a una infección bacteriana en el cuero cabelludo. Esté pendiente de lo siguiente: inflamación de los ganglios linfáticos en la parte anterior o posterior del cuello, enrojecimiento y molestias en la piel, que puede supurar y cubrirse de costras. Es posible que el médico quiera tratar la infección con antibióticos.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene piojos?

Busque piojos y liendres en el cuero cabelludo de su hijo, detrás de las orejas, en la nuca y cerca del cuello. Es muy poco frecuente encontrar piojos en las cejas o las pestañas.

Puede ser difícil encontrar ninfas o piojos adultos en la cabeza de un niño. Generalmente, no hay muchos y, además, los piojos se mueven deprisa. Busque liendres unidas a hebras de cabello cerca del cuero cabelludo. Pueden parecer caspa o suciedad. Para detectarlos, agarre un pequeño mechón de cabello con los dedos: la caspa y la suciedad se pueden eliminar fácilmente, pero las liendres se quedan pegadas. Puede ayudarle usar una buena lupa y una luz potente durante la inspección.

La mejor manera de inspeccionar la cabeza de su hijo es usando un peine de púas finas (o liendrera) sobre un cabello mojado. Después de aplicar acondicionador, peine áreas muy reducidas de cabello y busque liendres o piojos en la liendrera. Puede restregar la liendrera con un pañuelo o toallita de papel para verlos con más facilidad.

Si su hijo tiene picores y se rasca la cabeza pero usted no está seguro de que tenga piojos, pida al médico de su hijo o al personal de la enfermería de su centro escolar que le eche un vistazo.

¿Cómo se tratan los piojos?

Las dos maneras principales de tratar los piojos son:

  • usar medicamentos
  • extraerlos manualmente

Medicación: hay champús, cremas y lociones formulados médicamente para matar piojos. Estos productos pueden ser de venta con o sin receta médica. Si se trata de un producto de venta sin receta médica, asegúrese de que el medicamento sea seguro para la edad de su hijo. Aunque algunos champús de venta sin receta médica son seguros para niños de solo dos meses de edad, otros solo son seguros a partir de los dos años.

En algunas zonas, los piojos se han vuelto resistentes a algunos medicamentos. Esto significa que los medicamentos han dejado de servir para matarlos. Pida al médico de su hijo o a su farmacéutico que le recomiende un medicamento que funcione bien en la zona donde viven. El médico también le puede recetar un champú o una loción formulada médicamente. En el caso de piojos muy resistentes a los medicamentos que se aplican en la cabeza, es posible que el médico le recomiende medicar a su hijo por boca (vía oral).

Independientemente de que el medicamento sea de venta con o sin receta médica, siga siempre al pie de la letra las instrucciones que lo acompañan. Aplicar una cantidad excesiva puede ser nocivo. Pero aplicar una cantidad insuficiente puede no funcionar.

Extracción manual de piojos: extraer los piojos con la mano puede ayudar a completar la tarea si el medicamento no ha conseguido eliminar todos los piojos (el tratamiento con medicamentos no es eficaz al 100%). También es una opción cuando no se quiere usar un pesticida. Y es la única opción disponible para niños de dos meses de edad o menos, con quienes no se deben usar tratamientos médicamente formulados contra los piojos.

Para extraer los piojos y las liendres moje el cabello de su hijo y péineselo con un peine de púas finas (o liendrera) después de haberle aplicado acondicionador o crema suavizante en el cabello cada 3–4 días después de haber visto el último piojo vivo. Mojar antes el cabello ayuda a inmovilizar temporalmente a los piojos, y aplicar acondicionador sobre cabello facilita el deslizamiento de la liendrera.

No es necesario comprar peines eléctricos que se venden con afirmaciones publicitarias de que permiten matar más piojos y facilitan la retirada de las liendres. No hay estudios que confirmen esas afirmaciones. Tampoco necesita comprar ninguna solución especial de vinagre a aplicar sobre el cuero cabelludo antes de extraer las liendres. El agua normal y corriente con acondicionador funciona bien.

Aunque a veces se utiliza vaselina, mayonesa o aceite de oliva para tratar de asfixiar a los piojos, estos tratamientos pueden no ser eficaces. Si los tratamientos médicos no funcionan y quiere probar estos métodos, hable con el médico de su hijo antes de aplicarlos.

Unas pocas cosas importantes que NO debe hacer: No use un secador de cabello después de aplicar un tratamiento sobre el cuero cabelludo. Algunos tratamientos para los piojos contienen ingredientes inflamables y podrían incendiar el cabello de su hijo. No use pesticidas en aerosol ni contrate a una compañía de control de plagas para eliminar los piojos porque puede ser peligroso. No use aceites esenciales (como el aceite ylang ylang o el aceite del árbol del té) para tratar piojos. Pueden causar reacciones alérgicas en la piel y no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. No use nunca sustancias químicas inflamables, como la gasolina o el queroseno.

¿Los piojos son contagiosos?

Los piojos son muy contagiosos y se propagan rápidamente de una persona a otra, sobre todo en contextos grupales (colegios, guarderías y demás centros educativos, fiestas de pijamas, actividades deportivas, campamentos de verano, etc.).

Aunque no pueden volar ni saltar, tienen unas pinzas que les permiten adherirse al cabello y aferrarse a sus hebras. Se contagian sobre todo a través del contacto cabeza con cabeza, pero la conducta de compartir ropa de vestir o de cama, peines, cepillos, sombreros y gorros también favorece el contagio.

Las mascotas no pueden contraer piojos ni contagiárselos a las personas ni viceversa.

¿Deben dejar de ir a la escuela los niños que tengan piojos?

Antes, los niños que tenían piojos dejaban de ir a la escuela. Pero ahora los médicos han dejado de dar este tipo de recomendaciones. En la mayoría de los casos, si a un niño le encuentran piojos en la escuela, se debería quedar allí hasta el final de la jornada, volver a casa para recibir tratamiento y volver al colegio al día siguiente. Mientras están en el colegio, los niños deben evitar el contacto cabeza-cabeza con otros niños. Puede ayudar el hecho de llevar el cabello largo recogido en un moño, trenza o cola.

¿Se pueden prevenir los piojos?

Para eliminar los piojos y sus liendres de la cabeza y ayudar a prevenir nuevos contagios:

  • Lave toda la ropa de cama y de vestir, junto con los animales de peluche, que hayan usado la personas con piojos durante los dos días previos al inicio del tratamiento (cualquier piojo que se desprendiera antes de ese momento ya habrá muerto). Utilice agua muy caliente (130 °F ), y luego use el ciclo caliente de la secadora de ropa durante por lo menos 20 minutos.
  • Lleve los artículos que no se puedan lavar a la tintorería. O introdúzcalos en una bolsa de cierre hermético durante 2 semanas.
  • Pase la aspiradora por alfombras, moquetas y muebles tapizados (tanto en su casa como en su coche) y luego tire la bolsa de la aspiradora a la basura.
  • Ponga en remojo de agua caliente los artículos para el cabello, como peines, hebillas, cintas para el cabello, diademas y cepillos, o tírelos a la basura. Diga a sus hijos que no compartan este tipo de objetos con otras personas.
  • Puesto que los piojos se contagian fácilmente de una persona a otra dentro de la misma casa, inspeccione a todos los miembros de su familia. Y trate a todas las personas que tengan piojos para que no se los contagien entre sí.
  • Diga a sus hijos que traten de evitar el contacto directo entre cabezas, como en el gimnasio, mientras hagan deporte o cuando jueguen en su casa con otros niños.
  • Cada 3-4 días, inspeccione en cuero cabelludo de los niños que hayan estado en contacto con personas que tenían piojos. Y trate a quienes tengan piojos o liendres en el cuero cabelludo.

¿Se irán alguna vez?

Como muchos padres saben por experiencia, luchar contra los piojos se puede convertir en una larga batalla. Es indudable que puede ser muy difícil librarse de estos bichitos.

Si lo ha probado todo para erradicar los piojos, pero su hijo los sigue teniendo, esto se puede deber a que:

  • quedaron algunas liendres en su cabello después del tratamiento (si ve liendres lejos del cuero cabelludo, a más de media pulgada -1 cm) pero ningún piojo vivo, lo más probable es que ya no le queden piojos vivos a su hijo y que no sea necesario repetir el tratamiento.
  • su hijo se sigue exponiendo a personas que tienen piojos
  • el tratamiento que está aplicando no es eficaz

Si su hijo sigue teniendo piojos dos semanas después de iniciar el tratamiento o si parece que se le ha infectado el cuero cabelludo, llame a su médico.

Hay centros profesionales especializados en eliminar piojos y liendres. Son servicios eficaces, pero suelen ser caros.

De cara al futuro

Asegúrese de recordarle a su hijo que, por mucha vergüenza que le pueda dar tener piojos, es algo que le puede pasar a cualquiera. Tener piojos no es un signo de suciedad o de falta de higiene. Estos molestos y pesados bichitos pueden convertirse en un problema independientemente de lo mucho o lo poco que se lave el cabello o se bañe una persona.

Luchar contra los piojos puede ser muy frustrante, pero tenga paciencia. Siga al pie de la letra las instrucciones de tratamiento y adopte las medidas preventivas que le indique el médico y pronto tendrá una familia sin piojos.

Revisado por: Michelle P. Tellado, MD Fecha de revisión: septiembre de 2019

No puede haber una cosa más asquerosa.

Más repulsiva.

Más insoportablemente urticante que tu cabeza se llene de piojos.

Esos horribles bichitos casi microscópicos, que se esconden entre tus pelos con el único objetivo de sacarte sangre.

Y hacer que te rasques la cabeza continuamente.

¿Quieres saber si la tintura mata a los piojos?

La respuesta es sí.

La tintura mata a los piojos.

Pero no acaba con ellos.

Es que los muy malditos son la versión de Bruce Willis, pero con forma de piojo.

Son duros de matar.

Duros de matar 1, 2, 3, 4, 5, 6 … y todas las secuelas que se te ocurran de la película.

Por eso, hoy te contaré:

  • Por qué los tintes matan los piojos, pero no acaban con ellos
  • Qué debes hacer después de aplicar el tinte si tienes piojos
  • Tratamientos para combatir los piojos en adultos
  • Tratamientos naturales para combatir los piojos

Por qué los tintes matan a los piojos, pero no acaban con ellos

Soy una mujer de cuarenta años, que solo había tenido una sola vez piojos en mi vida.

Fue en los primeros años del colegio, época en la que por tener piojos te suspendían de las clases hasta que los hubieras exterminado completamente.

Pero, los piojos volverían a mi vida.

Para atormentarme casi hasta la desesperación.

Todo comenzó cuando mi hija empezó a ir al jardín de infantes.

Fue una etapa maravillosa, llena de descubrimientos tanto para ella como para mí.

Colores. Canciones. Amiguitos. Juegos. Rondas.

Y piojos.

Casi me muero el día que descubrí un piojo agarrado de uno de sus delicados pelitos.

Pensé que me moría.

Comencé a revisar su cabeza y noté la presencia de liendres.

¡Dios mío!

De solo acordarme de ese momento, siento que un millón de piojos corren, o saltan, entre mis pelos.

Comencé a pasarle un peine fino, que solicité en forma telefónica en la farmacia para que lo enviaran a domicilio.

Durante tres días, pasé el peine por sus cabellos para eliminar tanto piojos como liendres, y parecía que lo había conseguido.

Pero entonces, la cabeza me empezó a picar a mí.

Como ya tenía algunas canas que asomaban en las raíces, decidí hacerme la tintura.

Parecía que los piojos habían muerto asfixiados por los químicos de la tintura.

Mi casa, mi cabeza y la de mi hija parecía que habían vuelto a la normalidad.

Pero entonces, el cuero cabelludo me volvió a picar.

Llamé a una de mis mejores amigas que es dermatóloga, y ahí me lanzó el mensaje fatal: las tinturas de pelo matan los piojos adultos, pero no matan a las liendres.

¿Puedes creerlo?

Son perfectas máquinas de picar y chupar sangre.

La razón es biológica.

Los tintes matan a los piojos porque los productos químicos con los que están elaborados son capaces de atacar el sistema neurológico de los piojos. Por eso, mueren.

Pero las liendres de menos de tres días, no tienen desarrollado el sistema neurológico, por eso la tintura no acaba con las liendres.

Y ahí empieza otra vez el círculo vicioso de cría de piojos.

La liendra no muere, crece, se vuelve piojo y sigue poniendo más huevos.

Entonces, aquí viene lo más importante que me dijo mi amiga dermatóloga.

¿Qué debes hacer después de aplicar el tinte si tienes piojo?

Mi amiga me dijo que después de retirar el tinte del pelo y el acondicionador, pase el peine fino, que es lo único realmente efectivo para acabar con liendres y piojos.

También es muy importante hervir durante cinco minutos después de usarlos tanto el peine fino como los cepillos y peines que hayamos utilizado.

También es indispensable, y no es una exageración, cambiar sábanas y toallas todos los días.

Porque aunque no lo creas, los piojos pueden sobrevivir 24 horas fuera de la cabeza sin chupar sangre.

Parece que estuviera hablando de vampiros.

Y es que creo que lo son.

Diminutos vampiros del siglo XXI.

Ahora, también existen algunos tratamientos que puedes hacer si por ejemplo, no tiñes tus cabellos, o el tinte no termina de matarlos.

Porque parece ser que nuestros queridos amigos diminutos no reaccionan en todas las cabezas de la misma manera.

Tratamientos para combatir los piojos en adultos

Eliminar los piojos y liendres de la cabeza no es fácil.

Te lo digo por experiencia.

Deberás armarte de mucha, mucha paciencia.

Y, aunque la idea no nos guste, lo más efectivo para eliminar los piojos será recurrir a los productos que venden en todas las farmacias.

Productos que contienen básicamente cualquiera de estos tres elementos químicos: malatión, loción de ivermectina y loción de alcohol bencílico.

Ahora te contaré cómo usar cada uno de estos productos para piojos, de acuerdo al elemento químico que contengan.

Malatión

La mayoría de los productos que contienen malatión siempre lo harán en proporciones muy bajas.

Porque después de ser absorbido en el cuerpo humano, en este caso a través de los poros del cuero cabelludo, se transforma en malaoxón, que puede ser mucho más tóxico.

Se recomienda utilizar una vez, y repetir a los diez días, es decir, que no es para uso diario.

Coloca el producto en el cuero cabelludo, masajea suavemente y déjalo actuar por diez minutos.

Enjuaga y corre a buscar el peine para piojos, ya que al pasarlo te asegurarás de arrastrar todas y cada una de las liendres.

Loción de ivermectina

Siempre deberás aplicarla sobre el cabello seco, y dejarla actuar por diez minutos.

Enjuagar con abundante agua y secar con toalla, para luego continuar pasando el peine fino.

Este producto no debe aplicarse nuevamente, sin realizar una consulta previa con el médico.

Loción de alcohol bencílico

Este producto solo servirá para matar los piojos, y no los huevos, por lo que deberás volver a aplicarlo, para terminar de matar los piojos que hayan eclosionado de esos huevos.

Como en el caso de los otros productos deberás aplicarlo en cabellos secos y dejarlo actuar por aproximadamente diez minutos. Enjuagar y pasar el peine.

Repite el tratamiento recién a la semana.

¡Atención!

Ninguno de estos productos deben ser aplicados en mujeres embarazadas o que estén amamantando y en niños menores de seis años.

Cómo a mí no me convencían nada estos productos, la verdad me daban bastante miedo utilizarlos y por lo que había escuchado, también tendían a secar mucho el pelo, volví a llamar a mi amiga dermatóloga.

Y le pedí que me recomendara algún tratamiento natural.

No importa si me llevaba más tiempo acabar con esos malditos.

Así que me recomendó el siguiente tratamiento natural.

Tratamiento natural para combatir los piojos: loción de aceite de árbol de té y lavanda

En dos cucharadas de shampoo, coloca 20 gotas de aceite de árbol de té y cinco gotas de aceite esencial de lavanda.

Coloca la mezcla en tu cabeza y masajea por diez minutos.

Deja reposar durante media hora y enjuaga.

Pasa el peine fino.

Al cabo de veinte días, ya no tendrás piojos ni liendres.

Conclusiones

Como mamá me siento con la responsabilidad de pedirles a todas las que son madres como yo, que ni bien noten que alguno de sus hijos tienen piojos, comiencen el tratamiento para matarlos definitivamente.

Tener piojos no debe ser un motivo de vergüenza.

Los piojos no aparecen por falta de higiene y porque seamos madres descuidadas.

Aparecen porque no se los combate grupalmente.

Aparecen porque además se han vuelto más resistentes a los piojicidas habituales.

Porque frente a los piojos el remedio más eficaz era el mismo que utilizaban los tres mosqueteros: ¡Una para todas y todas para una!

Cuando se trata de piojos, está claro que no se puede cantar victoria. Es recibir la circular del colegio que anuncia un nuevo caso en el aula y ponerse una a temblar (llegan durante todo el año, pero el calor favorece el contagio). Yo, por ejemplo, inspeccionaba a menudo la larga melena de mi niña -también, aunque más rápidamente y un poco por encima, la de mi hijo, mucho más corta- y nunca veía nada. Con cada nueva nota del colegio, hacía a los niños la misma pregunta: «¿os pica, hijos?». La respuesta siempre era negativa, y llegué a pensar que mis hijos eran inmunes al insecto. Hasta que un mal día experimenté el problema en mi propia piel; o, mejor dicho, en mi cuero cabelludo, en el de la niña y en el de su hermano. Todos en casa teníamos piojos, todos menos el padre, que es calvo y se libró. Algo bueno tenía que tener la alopecia.

A dos manos. Así nos rascábamos, desesperados, sobre todo por detrás de las orejas, a la altura de la nuca; allí es dónde encuentran el ambiente cálido que necesitan para incubar los huevos. Pero para confirmar el diagnóstico de pediculosis (o, lo que es lo mismo, infestación de piojos) hay que ver alguno vivo… y ahí estaba el maldito, surfeando el flequillo de mi hija. No había duda, me acerqué un poco más y distinguí un auténtico festival de liendres, que es como se conoce a los huevos de estos parásitos. Solté un gritito y observé que mis hijos ponían caras de preocupación, así que me tranquilicé. Traté de convencerme de que no es algo grave, y recordé que estos bichos no producen más complicación que un incómodo picor, como mucho alguna infección leve, provocada por las heridas que pueden provocarse los niños cuando se rascan.

Según asegura la Asociación Española de Pediatría, y según datos recogidos de los Centros para el Control, y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, ya formábamos parte del grupo de entre 6 y 12 millones de personas se infectan cada año, a los que habría que sumar quienes los tienen y no son conscientes, que también los hay, como demuestra mi experiencia. No tenía más opción que armarme de valor y enfrentarme a los irritantes animales, así que emprendí una batalla bien provista de champús antipiojos, lendreras, espumas y lociones. Al final gané la guerra a los piojos, pero no fue una victoria fácil (y nunca es definitiva).

No esperes al picor, puede tardar 6 semanas en aparecer

La verdad es que solo vi un piojo, y no porque estos bichos sean del tamaño de un grano de sésamo. Los piojos se ven poco porque son muy veloces y se esconden de la luz, así que aquel día había tenido suerte. Las liendres sí que no pueden esconderse. Y es que cada animal vive entre 20 y 30 días, y pone una media de 7 a 10 huevos cada uno de ellos. Más o menos a los siete días, estos huevos se convierten en piojos jóvenes, en ninfas que entre 8 y 10 días después están listos para poner más huevos. Es imposible no verlas.

Las liendres me recordaron a la caspa (que puede ser de dos tipos), así que, con un movimiento instintivo, traté de deshacerme de ellas de un manotazo. Pero resulta que la hembra adulta adhiere los huevos al cuello cabelludo con una sustancia resistente al agua, algo parecido a un pegamento. Por otra parte, no todos los huevos son iguales. Pueden estar vivos, es decir, con embrión dentro, y entonces son de un color gris y están situados muy cerca del cuero cabelludo, a unos 3 milímetros. Allí, el calor y la humedad favorecen su incubación. Luego están los vacíos, que son de color blanco y están más lejos de la raíz del pelo.

Esta distancia entre las liendres y el cuero cabelludo me dio pistas del tiempo que llevaban mis hijos infestados. Porque si el huevo colocado cerca de la raíz tarda entre 8 y 10 días en vaciarse y el pelo crece unos 0,4 milímetros al día, cualquiera que esté a más de 1 centímetro del cuero cabelludo está desocupado hace tiempo. Y ese era el panorama que yo me encontré en la cabeza de mis hijos, lo que significaba que durante el tiempo que yo creía disfrutar de una inmunidad privilegiada no había observado bien, o lo había hecho con prisas o demasiado confiada. En realidad, aunque los niños no se hubieran quejado del picor, los piojos llevaban allí, incubando tranquilamente durante, como mínimo dos semanas (el picor puede aparece incluso a las 5 o 6 semanas tras la primera infestación). El trabajo iba a ser duro.

Mueren si pasan dos días lejos de una persona

Los piojos solo sobreviven si chupan sangre humana, de ahí el prurito; los insectos muerden y su saliva produce una respuesta inmune local, que ocasiona ese picor o sensación de que algo se mueve en tu cabeza. Y cuanto más de rascas, más te pica. Pero estos bichos no viven más de 48 horas fuera del cuerpo humano. La forma de contagio es de cabeza a cabeza, así que no hace falta desinfectar toda la casa. Eso sí, no está de más meter toda la ropa de cama, toallas y otros textiles que hayan estado en contacto con la cabeza, como las fundas de los cojines, en la lavadora, a 60 grados. Es lo que hice. Y también (por si acaso) limpié a fondo con agua muy caliente y jabón los peines, los cepillos, las gorras y los sombreros, aunque no hay confirmación científica de que se puedan pasar los piojos por el contacto (hay discrepancia al respecto). Sin más dilación, pasé al ataque.

Busqué un buen foco de luz y coloqué una lámpara-lupa sobre la cabeza de los niños. Compré el mejor peine lendrera de la farmacia, uno que tiene las púas de metal cilíndricas con terminación roma, y muy juntas, sin apenas separación (0,2 milímetros). Este tipo es mucho más eficaz que el de la lendrera de plástico que normalmente viene con el producto antipiojos. Es un poco cara (más de 15 euros), pero me aseguraron que la inversión merecía la pena, pues sería la herramienta fundamental con la que atacaría a los piojos. Y tenían razón.

Lo primero fue observar el insecto, reconocer la diferencia entre la ninfa, el piojo joven, que es transparente y más difícil de ver, y el piojo adulto, que, al haber chupado sangre se ve marrón o negruzco. A continuación, dividí en secciones el pelo, previamente humedecido, para bloquear las vías de escape y ver más fácilmente a los parásitos. También coloqué una toalla blanca en los hombros de mis pequeños; me dijeron que así ves cómo van cayendo, y es cierto. Según pasaba la lendrera por la melena veía al enemigo morder el polvo y quedarse atrapado en la prenda. Durante todo el proceso fui limpiando el peine con un papel empapado de alcohol (también se puede meter bajo el agua del grifo del baño, bien caliente).

Hay remedios químicos y físicos, y ambos son efectivos contra los piojos

Luego comencé a aplicar el tratamiento farmacológico. Este tema me preocupaba por la cantidad de sustancias insecticidas que contienen muchos productos y, aunque me confirmaron en la farmacia que los tratamientos químicos (permetrinas o malatión) se consideran bastante seguros porque se utilizan durante poco tiempo y de forma muy puntual, como los físicos tienen la misma efectividad opté por uno de ellos, que funciona a base de siliconas hidrosolubles y no son tóxicos. Este tipo de productos actúan por oclusión, por asfixia y desecación del piojo, y no tiene contraindicaciones. Además, puedes utilizarlos en repetidas ocasiones sin preocuparte de los efectos secundarios.

En lo relativo a texturas, me recomendaron usar una loción en lugar de champú. El motivo es que se adhieren más al pelo y se distribuyen mejor. También me comentaron que los tratamientos que vienen en forma de espray tienen el inconveniente de que no llegan bien a la raíz. Así que, tras aplicar la loción por todo el cuero cabelludo, masajeándolo bien y sin dejar un solo hueco sin producto, lo dejé reposar unos 20 minutos, cubierto con un gorro de plástico. Después lavé el pelo a los peques con un champú especial para el tratamiento antipiojos y lo aclaré. Volví a pasar la lendrera mechón a mechón, porque podía haber algunos insectos que hubieran sobrevivido al tratamiento, y dejé que el pelo se secara al aire libre.

¿Vinagre? Sí, pero solo para aclarar el tratamiento

Pero ahí no quedó la cosa. Según las instrucciones del fármaco, había que repetir el proceso pasada una semana o 10 días, pero cuál fue mi sorpresa cuando tras solo 4 jornadas volví a ver liendres en el pelo de mi niña. Esta vez no vi un solo piojo, pero al volver a pasar la lendrera detecté que los huevos se habían multiplicado. Me desesperé. Observé el pelo del niño y, curiosamente, estaba limpio. ¿Será porque es chico? Pues parece que no, que los piojos no tienen preferencia de género (aunque prefieren el pelo liso porque les facilita la rapidez de movimiento). Además, al contagiarse por contacto cabeza con cabeza (y como los juegos de las niñas tienden por costumbre a abrazarse más) se relacionan más con las niñas, que suelen tener el pelo más largo, algo que también les encanta porque les da más pista para correr. Y prefieren las cabezas limpias.

Entonces apareció mi madre con sus remedios caseros. La cuestión es que me recomendó un producto para ella infalible: el vinagre, al que se atribuyen innumerables beneficios para la salud. Es un remedio que, según confirma la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), es el mejor entre los caseros, al menos el único al que se le puede adjudicar algún efecto. No mata los piojos, pero es útil para liberar las liendres porque ayuda a disolver ese pegamento con el que se adhieren a la piel. Vuelta a empezar.

El vinagre no mata, pero sí ayuda a conseguir que las liendres se desprendan del pelo

Separamos el pelo por secciones, pasamos la lendrera, aplicamos el producto, dejamos descansar los 20 minutos de rigor, lavamos con champú antipiojos y, en esta ocasión, aclaramos con vinagre (una parte de vinagre por tres de agua). Esta vez no me quedé tranquila. Puse la cabeza bajo la lámpara y volví a repasar el pelo con la lendrera, mechón por mechón. Vi que algunas liendres aún estaban pegadas, y las retiré con la mano y unas pinzas de depilar para eliminar las más resistentes. He aprendido de mi error, que fue no mirar bien, dejar liendres que a los pocos días ya habían generado más piojos en lugar de haber estado atenta esos días posteriores y haber pasado la lendrera al menos tres veces al día, quitando con la mano los huevos más difíciles de eliminar.

A la semana, repetí todo el proceso. Ya no había rastro de liendre o piojo, pero aún así pasé revista cada dos días y sometí a mi hija a un profundo cepillado con la lendrera. Porque por mucho que se habla de que los piojos se han vuelto más resistentes, lo que es cierto solo en parte (sobre todo porque hemos aplicado estos productos como medida preventiva), «muchas veces no podemos hablar de resistencias, sino de una realización inadecuada del tratamiento, bien porque no se ha dejado el tiempo adecuado, porque se ha usado poca cantidad de producto o porque no se ha vuelto a hacer entre los 7 y los 10 días como se recomienda», explica la dermatóloga de la Fundación Piel Sana de la AEDV Esther Jiménez Blázquez, quien, junto a la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, ha aportado la información que recoge este artículo. Una vez entiendes que los tratamientos no matan al 100% de los piojos en la primera aplicación y que la prevención en niños de entre 3 a 10 años tiene que convertirse en un hábito como el de lavarse los dientes, es cuando comienzas a ver resultados, a sentir que has ganado la batalla.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

¿Qué tipo de pelo prefieren los piojos?

Cabello limpio vs. Cabello sucio ¿Cuál prefieren los piojos?

Seguramente habrás oído alguna vez que los piojos prefieren el pelo sucio, es falso, este es uno de los falsos mitos que circulan sobre los piojos. Para acabar con los falsos mitos nada mejor que un poco de información: los piojos no se alimentan de la suciedad, sino de la sangre de nuestro cuero cabelludo, les da igual que nos lavemos el pelo cada día o solo una vez a la semana.

Tipos de pelo y piojos: lisos, rizados, finos, gruesos, largos, cortos… ¿Qué pelo prefieren los piojos?

Es cierto que hay personas que tienen más tendencia que otras a contagiarse de piojos. ¿Pero depende del tipo de cabello? No exactamente. Da igual si el pelo está sucio o limpio, si es largo o corto, si es liso o rizado, todos los tipos de cabello pueden contagiarse de piojos.

Los piojos no distinguen entre colores: se contagian igual los cabellos rubios que los morenos

Otro falso mito sobre los piojos es la creencia de que las personas con el pelo oscuro tienen más posibilidades de tener piojos. No es cierto. Los piojos tampoco tienen una preferencia sobre el color del pelo, da igual que tengas el pelo rubio platino, negro noche o que te hayas teñido de lila. El color del cabello no se traduce en una propensión a tener piojos o no. Es cierto que se ha observado que en las zonas nórdicas hay menos casos de pediculosis pero se ha asociado falsamente a un color del cabello más claro. Si hay menos piojos en las zonas nórdicas es debido al clima, no al color del cabello de sus habitantes.

Algunos elementos relacionados con el tipo de pelo que sí pueden condicionar la presencia de piojos:

  • Los piojos se contagian por contacto directo, no saben volar, pero sí se desplazan muy rápido por los cabellos. Así, si bien es cierto que los piojos no tienen preferencias por un tipo de cabello u otro, llevar el cabello largo puede facilitar el contagio porque con el pelo largo hay más posibilidades de contacto.
  • Compartir cepillo, gorro o gomas para hacer coletas también son factores de riego de contagio de piojos. Así, en casa recomendamos tener un cepillo para los peques y otro para los adultos, ya que los niños, suelen tener más posibilidades de contagiarse de piojos que los adultos, no por su tipo de pelo, sino por su manera de relacionarse. Así mismo, hay que recomendar a los peques que no compartan coleteros o gorros con sus amigos.
  • En los cabellos con tonalidades más claras es más fácil detectar los piojos a simple vista. Por este motivo podemos actuar al principio de la infestación y acabar más rápido con los piojos. Pero esto no significa que los piojos tengan preferencia por el cabello oscuro tal como hemos comentado anteriormente.

Tengas el tipo de cabello que tengas tú y tus hijos el mejor consejo que podemos darte es hacer una revisión a la semana … y al primer síntoma, actúa contra los piojos con los tratamientos Neositrín ☺.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *