0

Por que ser vegetariano

Tabla de contenidos

Las personas vegetarianas son aquellas que, como norma, no comen carne. Actualmente hay varios grados de vegetarianismo, desde los que no comen nada que proceda de origen animal o veganos a los que no comen huevos pero sí otros alimentos de procedencia animal, los que no comen carne pero si huevos…

En definitiva, que este tipo de dieta entra dentro de una filosofía y estilo de vida en pro de la salud y la protección de los animales. Pero hay quienes ven en esta dieta algo saludable pero quizás carente de vitaminas, de ahí que haya pros y contras.

Ventajas de ser vegetariano

Comulgamos con un estilo de vida sano. Normalmente se suele comer frutas, verduras y hortalizas, acompañadas de ciertos cereales, con lo que se promulga con una dieta sana que suele sentar muy bien al organismo.

Digestiones ligeras y nada pesadas. El hecho de que siente bien es porque los vegetales suelen digerirse mejor que las carnes, de manera que su dieta será ligera y no se sentirán nada pesados.

Mucha fibra, buena para el intestino. Los vegetarianos suelen comer alimentos muy ricos en fibra. En este caso, ello beneficia las acciones del intestino para que funcione correctamente.

Baja el colesterol. Con una dieta rica en legumbres y frutas el colesterol malo baja. Es además bueno para proteger el corazón y evita desarrollar hipertensión y otras enfermedades relacionadas con el consumo de azúcar y grasa.

Menos obesidad y sobrepeso. Al no consumirse ningún tipo de grasas saturadas se fomenta un estilo de vida sana y no hay lugar para la obesidad y el sobrepeso. Esto siempre debe ir acompañado de ejercicio diario o semanal.

Contras de hacerse vegetariano

Déficit de vitaminas. Hay ciertas vitaminas que encontramos en los alimentos de origen animal que son necesarias para el correcto funcionamiento del organismo. Hablamos de la vitamina B12. Lo que hacen muchos vegetarianos es suplantarla con otros alimentos ricos en esta vitamina o con suplementos naturales.

Aparición de anemia. No tiene por qué ser una tónica constante en los vegetarianos, pero el déficit de vitaminas y minerales, tales como el calcio y otros, produce anemia y falta de hierro. Entonces la salud se resiente y uno se siente mucho más cansado de lo normal.

Contar calorías, ingredientes, proteínas… no es fácil tener una dieta absolutamente vegetariana, pues esto obliga a contar siempre las calorías y proteínas y a mirar toda clase de alimentos para descartar que lleven algo de origen animal. Esto supone un gran esfuerzo, que se puede solventar con la ayuda de un nutricionista.

  • La carne ha formado parte de la evolución humana durante millones de años. El cerebro y el sistema digestivo aumentaron mucho su tamaño al comenzar a incluir este alimento en nuestra dieta.
  • Las dietas altas en proteínas que generalmente contienen muchos alimentos de origen animal están muy enfocadas a la pérdida de peso, y pueden ser una gran herramienta para combatir la obesidad.
  • Las grasas saturadas y el colesterol que contienen algunas carnes son capaces de mejorar la función de los sistemas nervioso e inmunitario, al contrario de lo que se cree.
  • La fuente principal de proteínas son las carnes y los pescados. Es cierto que el valor biológico de las proteínas de la leche y de los huevos es mayor, pero la cantidad que estos contienen es mucho menor en comparación.
  • No es necesario ser vegetariano para reducir la contaminación medioambiental que generamos. Pasarnos al transporte público, utilizar energías renovables y evitar el uso abusivo de aerosoles puede ser igual o más efectivo que dejar de comer animales.
  • Una dieta alta en pescado graso nos aporta grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega-3. Estos ácidos grasos como el EPA y el DHA están muy implicados en el desarrollo y en el funcionamiento del sistema nervioso central; sobre todo en la formación del cerebro.
  • La vitamina B12 se encuentra únicamente en alimentos de origen animal, siendo la carne la mejor fuente de esta. Es cierto que también se encuentra en los lácteos y en los huevos, aunque en cantidades menores, por lo que los vegetarianos generalmente tienden a sufrir más carencias de esta vitamina.

Descubre lo que hay detrás de esta manera de alimentarse

¿Vanidad, salud, ética o moda? Sea cual sea la razón, cada vez son más los aficionados al vegetarianismo, y aunque esta directriz se practica desde hace años, en Hollywood ha tenido mucha influencia en las últimas décadas.

Es un tema que causa controversia, por esta razón, si quieres conocer lo que hay detrás de esta manera de alimentarse, sigue leyendo…

PROS

1. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford, los vegetarianos padecen menos enfermedades cardiovasculares.

2. Algunas investigaciones dictan que con esta alimentación se tienen menos enfermedades, como diabetes, hipertensión y cáncer.

3. Se dice que muchos animales son criados con hormonas y en condiciones deplorables.

CONTRAS

1. Por las características de la dieta vegetariana, algunas personas presentan déficit de nutrientes, ya que muchas veces la dieta llega a ser muy desequilibrada.

2. Ser vegetariana no es sinónimo de ser saludable, muchas veces pueden faltarle a la dieta minerales, vitaminas y otros nutrientes.

3. Las proteínas más completas y de mejor calidad son de origen animal.

4. Muchas personas dejan la carne por la falsa creencia de que ser vegetariano adelgaza.

Desde nuestro estado de ánimo hasta nuestro sistema inmunológico, el estilo de vida vegano nos proporciona una gran variedad de beneficios para la salud.

Lo primero que debemos entender es que hay diferencias entre ser vegano y ser vegetariano. Ser vegano es más un estilo de vida y existen increíbles planes de dietas veganas para mejorar notablemente nuestra salud.

Aquí os dejamos una lista de los asombrosos beneficios de ser vegano:

1. Valor nutricional

Varios estudios han informado que las dietas veganas, cuando se siguen correctamente, tienden a contener más fibra, antioxidantes, potasio, magnesio y vitaminas A, C y E. Las dietas veganas están llenas de nutrientes esenciales, pero en ausencia de carne, es vital e importante que nos aseguremos de seguir consumiendo todas las cantidades correctas de proteínas en otras formas.

La proteína se compone de pequeñas partes llamadas aminoácidos, que ayudan a nuestro metabolismo y también nos hacen mantener saludables los músculos, la piel y los órganos. Las opciones veganas incluyen nueces, mantequilla de maní, semillas, granos y legumbres.

El hierro es otro nutriente clave y juega un papel crucial en la producción de glóbulos rojos que ayudan a transportar oxígeno por todo el cuerpo. Buenas fuentes incluyen hierro o incluye frijoles, brócoli, pasas, trigo y tofu.

2. Mejora nuestro estado de ánimo

Investigaciones han revelado que los veganos pueden ser más felices que sus homólogos carnívoros. De hecho, se descubrió que los veganos y los vegetarianos tenían puntajes más bajos en las pruebas de depresión y los perfiles de estado de ánimo en comparación con los carnívoros.

Hay un elemento de frescura en la mayoría de los platos a base de plantas, especialmente cuando se trata de productos orgánicos, por lo que esto purificará nuestras mentes y mantendrá nuestros pensamientos positivos.

Además la mayoría de snacks que te ayudan a aumentar tu concentración son veganos.

3. Previene enfermedades

Debido al hecho de que contienen menos grasas saturadas, se ha demostrado que las dietas veganas reducen el riesgo de enfermedades cardíacas y, además, los datos muestran de manera concluyente, que los vegetarianos y veganos sufren menos enfermedades causadas por una dieta occidental moderna (por ejemplo, enfermedad coronaria, hipertensión, obesidad diabetes tipo 2, cánceres relacionados con la dieta, diverticulitis, estreñimiento y cálculos biliares, entre otros). ¿Por qué? Esto se puede atribuir a una mayor ingesta de fibra, fitonutrientes, antioxidantes, flavonoides y carotenoides. L

as enfermedades transmitidas por los alimentos, las bacterias, los parásitos y las toxinas químicas son más comunes en las carnes comerciales, las aves de corral y los mariscos, en comparación con los alimentos vegetales (en particular las frutas y verduras orgánicas). Los veganos también consumen menos alimentos procesados ​​como regla, lo que definitivamente evita enfermedades.

Y si eres emprendedor ya sabes que cuidar tu salud es fundamental para que tu negocio funcione.

4. Reducen las migrañas

La dieta vegana, además de desempeñar su papel en la reducción de los riesgos de ciertas enfermedades, también puede ayudar a reducir el inicio de los ataques de migraña. Las migrañas a menudo están relacionadas con nuestras dietas y los alimentos son un desencadenante común. Alimentos como el chocolate y el queso también son culpables comunes. Las dietas veganas, especialmente las orgánicas, son mucho más puras y tienen menos probabilidades de desencadenar ataques de migrañas.

5. Ayudan a reducir peso

Una ventaja de seguir una dieta vegana es el efecto positivo que tiene en nuestro peso. Los veganos generalmente pesan menos y no sufren de obesidad como resultado de una dieta compuesta de menos calorías en forma de granos, legumbres, nueces, semillas, frutas y verduras. Los veganos también son más conscientes de los alimentos saludables y, por lo tanto, tienden a comer mejor. Los alimentos vegetales también tienden a ser más fáciles en su digestión, lo que da como resultado una mejor figura y la ausencia de sobrepeso.

6. Mejora del rendimiento atlético

Mientras que la mayoría de las personas activas se concentran en la ingesta de proteínas, más y más atletas siguen dietas veganas o vegetarianas ricas en carbohidratos, rica en grasas y rica en vitaminas y minerales para así obtener un rendimiento deportivo óptimo. Existen estudios contradictorios, pero el número de deportistas vegetarianos de clase mundial sigue aumentando. Las estrellas del tenis mundial como las hermanas Venus y Serena Williams, por ejemplo, son veganas desde el año 2011.

7. Mejora nuestra piel

Las personas que llevan una dieta vegana tienden a tener una mejor visión y una menor degeneración macular. Toda esa vitamina c adicional y el consiguiente colágeno dan como resultado una piel mucho más lozana y saludable.

8. Protege el medio ambiente

Una dieta basada en plantas es mejor para el planeta, ya que se requiere mucha menos energía y tierras de cultivo para alimentar a un vegano. La producción de carne y otros productos animales supone una pesada carga para el medio ambiente, desde los cultivos y el agua necesarios para alimentar a los animales, hasta el transporte y otros procesos involucrados desde la granja hasta la mesa. La gran cantidad de alimento de grano requerido para la producción de carne es un contribuyente significativo a la deforestación, la pérdida de hábitat y la extinción de especies. Proteger el medio ambiente es beneficioso para todos nosotros y el hecho de ser vegano definitivamente tiene un impacto positivo en el medio ambiente.

9. Hormonas de equilibrio

Las hormonas como el estrógeno pueden ser responsables de causar cáncer de mama si los niveles se vuelven demasiado excesivos. Un estudio realizado en Nueva York encontró que los niveles de estrógeno pueden aumentar con las grasas animales. Los veganos tienen niveles de estrógeno significativamente más bajos que los no veganos, en parte debido al menor contenido de grasa de su dieta. Además, tienen más de ciertas moléculas transportadoras, llamadas globulinas que se unen a las hormonas sexuales, que circulan en la sangre y tienen la función de aferrarse a las hormonas sexuales, manteniéndolas inactivas hasta que se necesiten. Los alimentos grasos hacen lo contrario: aumentan el estrógeno.

10. Longevidad

Se ha descubierto que los veganos disfrutan de vidas más largas y saludables en comparación con aquellos que incluyen carnes en sus dietas.

Convertirse en vegano es una opción definitivamente muy saludable que trae consigo inmensos beneficios. Una dieta vegana de 5 días para desintoxicarnos, nos puede ayudar a ver como un cambio en nuestra alimentación puede ser un nuevo inicio para una vida más saludable y llena de energía.

Y no olvides que para tener una vida más fácil y productiva una de las claves es cuidar tu alimentación.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales:
  • Si necesitas para tu web un hosting de calidad a buen precio en Emprenderalia te recomendamos Siteground. Es el que utilizamos nosotros y estamos más que contentos.

    Beneficios de ser vegano

    • Reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares
    • Disminuir el riesgo de hipertensión
    • Reducir la tasa de diabetes ya que se consumen menos carbohidratos sencillos y se sustituyen por carbohidratos complejos como cereales, legumbres y frutos secos
    • Mejorar el síndrome premenstrual tras eliminar los productos lácteos
    • Aumentar los niveles de energía gracias al aporte energético de frutas, verduras, legumbres y cereales.
    • Disminuir la probabilidad de sufrir obesidad ya que la ingesta de grasas es menor, se consumen menos calorías y aumenta la cantidad de fibra (elemento saciante) mediante las verduras.
    • Reducir el riesgo de cáncer y enfermedades cerebrales como Alzheimer y Parkinson dado que consumimos más antioxidantes, fitoquímicos antocianinas y carotenoides ( con efectos anti-cancerígenos) a través de frutas y verduras y dejamos de ingerir toxinas del metabolismo de los animales.
    • Mejorar el sistema inmunológico
    • Bajar de peso o adelgazar pero de forma saludable, sin pasar hambre y recibiendo los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo.

    Beneficios del veganismo para el medioambiente

    No sólo la elaboración de productos artificiales genera daños en el medioambiente, sino que un uso abusivo de los animales también desequilibra y afecta a la naturaleza. Por eso, al dejar de consumir animales o de utilizarlos para la fabricación de otros productos obtenemos efectos beneficiosos como estos:

    • La reducción de recursos necesarios para criar a los animales, dado que tienen que emplearse multitud de frutas, verduras, agua, terreno, etc para alimentarlos, así como la energía necesaria para sus recintos.
    • La disminución de espacios naturales o hábitats destruidos para crear las instalaciones artificiales.
    • La reducción de la contaminación generada por los animales mediante sus heces y gases, así como sus resto que no son correctamente recogidos y procesados.

    No obstante, el paso al veganismo no es fácil y es posible que encontremos algunos obstáculos o problemas ¡Conócelos y prepárate para afrontarlos!

    Desventajas de ser vegano

    ¡Bienvenido a Vegaffinity!

    Hay mucha gente que se decide a hacerse vegetariano o vegano simplemente por el hecho de perder peso. Esto no debería ser así, ya que ni una alimentación vegetariana te garantiza al 100% perder peso, ni una alimentación omnívora impide que lo pierdas. El principal motor que mueve la alimentación vegetariana es el respeto hacia el entorno (medio ambiente) y, sobre todo, la ética y respeto hacia el resto de seres vivientes en el planeta.

    ¿Es sano ser vegano?

    Aparte de lo mencionado antes, ser vegano ofrece una gran cantidad de beneficios adicionales a tu salud, que harás que te sientas con más vitalidad y no quieras volver a consumir proteína animal. Uno de los factores claves y beneficios que deberían hacerte plantearte una alimentación basada en vegetales es la salud de tu corazón, ya que eliminas el colesterol malo de tu cuerpo siempre que bases tu alimentación en productos poco / nada procesados. Y si no quieres comenzar una dieta vegetariana desde el inicio, te sorprenderá ver la cantidad de beneficios que tiene simplemente dejar de comer carne.

    En este artículo vamos a intentar mostrarte los principales 6 beneficios que notarás en tu cuerpo al comenzar a alimentarte a base de vegetales (esto incluye, por supuesto, legumbres, frutas, cereales, verduras y hortalizas. Aquí te dejamos un interesante artículo si estás interesado en comenzar a seguir una dieta vegana paso a paso.

    La alimentación vegetariana es muy rica en determinados nutrientes

    Al seguir una alimentación vegetariana, obviamente dejas de consumir productos de origen animal, como carnes o pescados, con lo que la alimentación depende entonces de otros alimentos: verduras, frutas, semillas, nueces, cereales o granos integrales, etc. Básicamente se trata de intentar consumir los productos cuanto más cerca de la tierra o del árbol, mejor. Como idea, es interesante simplemente no consumir productos que lleven etiqueta, suele funcionar muy bien como orientación.

    Hay infinidad de estudios que demuestran que la dieta vegana puede proporcionar más antioxidantes, fibra, y compuestos (potasio, magnesio, folato y vitaminas A, C y E).

    Del mismo modo que las dietas veganas bien planificadas te aportan muchos beneficios, las mal planificadas pueden hacer que tengas carencia de Vitamina B12 (lo mejor es consumir suplementos de Vitamina B12), hierro y calcio (aquí te explicamos cómo obtener calcio en alimentos vegetales).

    Por eso es importante mantenerse alejado de las opciones veganas de comidas rápidas y pobres en nutrientes. En cambio, base su dieta alrededor de plantas completas ricas en nutrientes y alimentos fortificados. También puede considerar suplementos como la vitamina B12.

    CONCLUSIÓN:las dietas veganas de alimentos integrales son generalmente más altas en ciertos nutrientes. Sin embargo, asegúrate de obtener todos los nutrientes que tu cuerpo necesita.

    Menor riesgo de tener un ataque al corazón

    El consumo de verduras, legumbres, frutas frescas y fibra se relaciona con una menor probabilidad de tener un ataque al corazón o enfermedad cardíaca. Estos alimentos, como sabemos, son la principal fuente de alimento en dietas veganas con lo cual tiene sentido decir que previenen estas enfermedades. El simple hecho de que cuando consumimos verduras y frutas dejamos de consumir productos mucho menos beneficiosos para nuestra salud, debería servirnos como guía en este sentido. Eso sí, las dietas veganas deben estar bien planificadas.

    Esto se debe en gran medida a que muchos estudios observacionales que comparan a vegetarianos con población que come de todo informan que existe un 75% menos de probabilidad de desarrollar una presión arterial alta. Esto puede ser particularmente beneficioso para la salud del corazón, ya que reducir la presión arterial alta, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca hasta en un 46%.

    CONCLUSIÓN: Las dietas veganas pueden beneficiar la salud del corazón al reducir significativamente los factores de riesgo que contribuyen a la enfermedad cardíaca.

    Ser Vegano puede ayudarte a perder peso

    Yo os hemos hablado en alguna ocasión que la alimentación basada en vegetales bien planificada puede ayudarte a perder peso (aunque recordamos que no debe ser el objetivo principal de seguir esta forma de alimentarse salvo que realmente necesites perder peso). Realmente esta creencia está sustentada en estudios observacionales que muestran que los veganos tienden a ser más delgadas, y a tener un IMC (índice de masa corporal) más bajo que los no veganos. Ojo, que no decimos que esto sea mejor, de hecho el IMC no debe ser una unidad de medida de lo sanos que estamos para nada, pero sí nos dice que de media, los veganos tienden a pesar menos.

    En muchos de estos de estos estudios, los participantes que siguieron una dieta vegana perdieron más peso que los que siguieron dietas con calorías restringidas (perdieron 4,2 kg de media en 18 semanas), y eso que los participantes veganos comían simplemente hasta que se sintieran satisfechos, en muchos casos incluso sin seguir la dieta a la perfección.

    CONCLUSIÓN: Las dietas veganas tienen una tendencia natural a reducir la ingesta de calorías. Esto los hace efectivos para promover la pérdida de peso sin la necesidad de enfocarse activamente en reducir calorías.

    Puede reducir riesgo de padecer algunos tipos de cáncer

    Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), alrededor de un tercio de los tipos de cáncer se puede prevenir simplemente con el hecho de seguir una alimentación adecuada (¡es casi la mitad!). Y ojo, esto no implica exclusivamente a las dietas vegetarianas o veganas, pero la proteína vegetal termina siendo mucho menos dañina que la proteína animal consumida en exceso.

    Un par de investigaciones recientes llevadas a cabo en Estados Unidos y Europa, relacionan la cantidad de proteínas que se consume, el desarrollo de cáncer y el riesgo de muerte en personas mayores de 50 años. El primero, donde se estudiaron seres humanos, demuestra que una dieta alta en proteína animal aumenta tanto el riesgo de cáncer como la mortalidad en personas menores de 65 años. Por ejemplo, comer legumbres regularmente puede reducir su riesgo de cáncer colorrectal en aproximadamente un 9–18%. La investigación también sugiere que comer al menos siete porciones de frutas y verduras frescas por día puede reducir su riesgo de morir de cáncer hasta en un 15% y, dado que los vegetarianos por lo general consumen mayores cantidades de frutas y verduras, se podría decir que el riesgo de mortalidad por esta enfermedad es inferior.

    ¿Qué tipos de cáncer reduce la alimentación vegetariana? Todos estos productos además acaban siendo beneficiosos principalmente para reducir la posibilidad de padecer cáncer de mama, cáncer de próstata y colon. Tal y como ya anunció la OMS allá por el 2015 (y que produjo gran revuelo, cuando el algo obvio), dejar de consumir carnes rojas procesadas hace que disminuya la probabilidad de sufrir cáncer. Especialmente hablamos de carnes ahumadas o procesadas y cocinadas a altas temperaturas. Los productos lácteos además, según algunos estudios aumentan ligeramente el riesgo de cáncer de próstata.

    Es importante recalcar que muchos de estos estudios son de naturaleza observacional, no sentencias científicas extrapolables al 100% de la población. Esta naturaleza observacional hace imposible identificar la razón exacta por la que los veganos tienen un menor riesgo de cáncer, esperamos que en los próximos años podamos despejar algunas de estas dudas con estudios científicos más conclusivos.

    CONCLUSIÓN: ciertos aspectos de la dieta vegana pueden ofrecer protección contra los cánceres de próstata, mama y colon.

    Ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre (Diabetes Tipo II) y mejorar la función renal

    Seguir una aliemntación vegetal también tiene beneficios para aquellas personas que sufran de Diabetes tipo II y tengan una disminución de la función renal (según estudios, hasta un 60 o 70% de menor riesgo de desarrollar esta enfermedad). Incluso se afirma que la dieta vegana, en muchas ocasiones reduce más los niveles de azúcar en diabéticos de lo que lo hacenlas dietas de la American Diabetes Association (ADA), National Cholesterol Education Program y la American Heart Association (AHA). Incluso en algunos casos puede aliviar los sintomas de la polineuropatía distal sistémica, (una afección que causa una disminución en la capacidad para moverse o sentir presente en diabéticos que causa dolor)

    Hay otros estudios que sustituyen la carne por proteínas vegetales reducen su riesgo de insuficiencia renal dado que se requiere el consumo de proteínas de alta calidad. Además, el consumo de niveles adecuados de potasio y fósforo en la dieta evita que los riñones se sobrecarguen al intentar mantener niveles saludables.

    CONCLUSIÓN: Las dietas veganas pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. También son particularmente efectivos para reducir los niveles de azúcar en la sangre y pueden ayudar a prevenir que se desarrollen más problemas médicos.

    Una dieta basada en vegetales puede reducir el dolor de la artitis

    Se han realizado numerosos estudios que relacionan la dieta vegana con resultados positivos en personas que padecer artitis. En un estudio con más de 35 personas artríticas se cambió a una alimentación vegana durante 6 semanas, determinando que los veganos se encontraban con más energía y mejor funcionamiento de articulaciones que aquellos que continuaron con su alimentación normal no vegana. Otros dos estudios investigaron los efectos de una dieta vegana con alimentos crudos y probióticos sobre los síntomas de la artritis reumatoide.

    Ambos informaron que los participantes en el grupo vegano experimentaron una mejoría mayor en los síntomas como dolor, hinchazón de las articulaciones y rigidez matutina que aquellos que continuaron con su dieta omnívora.

    CONCLUSIÓN: Las dietas veganas basadas en alimentos integrales ricos en probióticos pueden disminuir significativamente los síntomas de la osteoartritis y la artritis reumatoide.

    Las dietas veganas pueden proporcionar una variedad de beneficios para la salud. En su mayor parte, las razones exactas por las que se producen estos beneficios no se conocen completamente, dado que muchos de los estudios son de naturaleza observacional y no sentencias científicas.

    Dicho esto, hasta que surjan más investigaciones cietíficas, una cosa está clara: aumentar la cantidad de alimentos vegetales completos y ricos en nutrientes en su dieta va a mejorar su vida y reducir la proliferación de enfermedades dañinas.

    Referencias:

    • EPIC-Oxford: lifestyle characteristics and nutrient intakes in a cohort of 33 883 meat-eaters and 31 546 non meat-eaters in the UK.
    • Effects of a low-fat vegan diet and a Step II diet on macro- and micronutrient intakes in overweight postmenopausal women.
    • Health effects of vegan diets.
    • Vegetarian, vegan diets and multiple health outcomes: A systematic review with meta-analysis of observational studies.
    • Fruit and vegetable consumption and all-cause, cancer and CVD mortality: analysis of Health Survey for England data.

    Por Nany Sevilla | Health Coach and Fitness Instructor

    Hay que tener en cuenta que el ser vegetariano sin seguir correcta y balanceadamente una alimentación puede no ser sano o la mejor decisión. Así que para quienes se decidan a seguir este estilo de vida tendrán que conocer cuáles son los requerimientos de proteína vegetal necesaria para estar en buen balance.

    La dieta vegetariana tiene muchos beneficios cuando está propiamente hecha y con densidad de nutrientes.

    Les daré 10 beneficios que se pueden obtener en una dieta vegetariana si está correctamente llevada.

    1- Mejor humor

    Los estudios revelan que los vegetarianos probablemente son más felices que los que consumen carne. De hecho se ha encontrado que los vegetarianos tenían puntuaciones más bajas en pruebas de depresión y estados de ánimo comparado con los que comen pescado y carne.

    2- Lucha contra la enfermedad

    Cuando los Lacto- Vegetarianos, los Lacto- Ovo-Vegetarianos o los Veganos llevan una buena alimentación es natural que sea baja en grasas saturadas y colesterol por tanto se reduce la posibilidad de riesgo a ataques cardíacos.

    Los datos epidemiológicos muestran que los vegetarianos sufren menos de enfermedades coronarias, hipertensión, obesidad, diabetes tipo 2, cáncer relacionados con la dieta, diverticulitis, estreñimiento, gases entre muchas otras. Esto puede ser atribuido a un alto consumo de fibra, fitonutrientes, antioxidantes, flavonoides y carotenoides.

    3- Figura delgada

    Los vegetarianos típicamente pesan menos, tienen una figura más esbelta y esto es resultado de una dieta baja en calorías compuesta en forma de granos, legumbres, nueces, semillas, frutas y vegetales.

    4- Menos toxicidad

    Las fuentes vegetales son más seguras que alimentos de origen animal, particularmente si se consume frutas y vegetales orgánicos.

    Enfermedades transmitidas por los alimentos, antibióticos. Bacterias, parásitos y tóxicos químicos y más comunes en carne comercial, pavo, mariscos en comparación con alimentos de origen vegetal.

    5- Salvar el planeta

    Una dieta basada en Vegetales es más amigable con el planeta porque requiere menos energía y tierras de cultivo para alimentar.

    6- Mejor para la visión

    Los vegetarianos tienden a tener mejor visión y menos degeneración macular.

    7- Mayor ahorro

    Los vegetales regularmente son más baratos excepto que sean algunas «delicias exóticas». Se promueve un ahorro en el costo total en la compra de alimentos.

    8- Mejor para el rendimiento atlético

    Mientras muchos se enfocan en el consumo de proteína animal, deberían asesorarse mejor al respecto, ya que una dieta vegetariana bien llevada con el consumo correcto de proteína vegetal, carbohidratos complejos, baja en grasas saturadas y cargada de vitaminas y minerales puede ser óptima para el rendimiento deportivo. A pesar de que existe conflicto de opiniones en ciertos estudios, podemos escuchar de atletas de alto nivel que se han convertido al vegetarianismo.

    9- Soporte a los derechos de los animales

    Cuando el ser vegetariano es una decisión tomada por razones éticas se lucha por mejorar el bienestar de los animales.

    10- Longevidad

    Se ha encontrado que los vegetarianos disfrutan de una vida más longeva y sana comparada con quienes consumen carne roja.

    ¿Es bueno ser vegano? Los beneficios y desventajas para tu cuerpo

    Como dieta, ser vegano es seguir hábitos de alimentación que rechazan productos de origen animal, y en esa transición, pueden surgir dudas sobre qué tan recomendable es para la salud, aquí te compartimos los beneficios y desventajas de pasarse al veganismo.

    Te recomendamos: No es lo mismo ser vegano que vegetariano: conoce las diferencias

    Las dietas veganas son adecuadas nutricionalmente, con beneficios en la prevención de enfermedades, de acuerdo con la Asociación Americana de Dietética (ADA), en su documento titulado “Postura de la Asociación Americana de Dietética: dietas vegetarianas”.

    En esta posición, la ADA incluso sugiere que esta dieta es saludable durante el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas. Entre las ventajas de seguir una dieta sin carne se encuentran:

    • Ayudar a bajar de peso y controlarlo.

    • Con más consumo de fibra, se purifica el cuerpo de manera natural.

    • Previene el cáncer de mama, colon, estómago, próstata y pulmón.

    • Como no se consumen grasas animales, ni colesterol, se disminuye la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares y cerebrales.

    • Los cereales, vegetales y frutas permiten un mejor control de la diabetes.

    • Al prescindir de la carne, más cara que la soya, por ejemplo, ese presupuesto se puede invertir en más alimentos naturales y así, convertirse en una dieta económica.

    Te recomendamos: El 20% de mexicanos ya es vegano o vegetariano

    Desventajas de ser vegano

    Los principales riesgos de llevar una dieta vegana se presentan si no se reemplazan adecuadamente las proteínas, además de las vitaminas del grupo B, el calcio y el hierro. Entre los inconvenientes están:

    • Las proteínas necesarias, como la carne, son de alto valor biológico, con aminoácidos necesarios para el cuerpo humano.

    • Por ello, un vegano deberá consumir una mezcla de cereales y legumbres, así como frutos secos, quinoa, arroz integral y guisantes.

    • La vitamina B12, que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos, está sólo en productos de origen animal.

    • Para reemplazarla, se deben tomar suplementos o cereales enriquecidos con esta vitamina.

    • Para no tener un déficit de calcio (presente en los lácteos), deberán integrar alimentos que poseen en buena cantidad, como espinacas, soya, semillas, tofu, frutas y hortalizas.

    Pese a estas complicaciones que se pueden solucionar, es posible comenzar una dieta vegana saludable y diversa, de forma gradual y basada según las recomendaciones de un nutricionista.

    MJA

    Muchos son los que inician una dieta vegetariana con el objetivo de perder peso y logran el efecto contrario, pues comienzan engordando con la nueva alimentación. Por eso, hoy contamos cómo debe ser una dieta vegetariana para adelgazar, que realmente te ayude a lograr objetivos.

    Ser vegetariano y engordar, más frecuente de lo que pensamos

    Ser vegetariano se asocia muchas veces a la ingesta de frutas y verduras, sin embargo, aunque estos alimentos tienen gran presencia en una dieta de origen vegetal, en ausencia de carnes y otras proteínas animales que sacian, solemos echar mano a gran cantidad de alimentos con hidratos complejos tales como pastas, arroz, cereales, pan, legumbres y semejantes, y ello, junto a otros comportamientos poco sanos puede ser la causa del aumento de peso al comenzar una dieta vegetariana.

    Un exceso de hidratos de carbono y/o grasas, que puede estar combinado con el consumo de alimentos vegetarianos de mala calidad o concentrados en calorías y la falta de ejercicio, puede conducirnos a un balance energético positivo que favorezca el aumento de peso en lugar de ayudarnos a perder kilos.

    Por esta razón, ser vegetariano y engordar puede ser más frecuente de lo que pensamos, aunque llevar una dieta vegetariana y adelgazar es posible, sólo debemos saber qué comer y planificar bien nuestra alimentación.

    Cómo debe ser una dieta vegetariana para adelgazar

    Es claro que una dieta vegetariana que promueva el descenso de peso debe producir un balance energético negativo y para ello, las cantidades son de gran importancia, ya que los excesos de hidratos u otros nutrientes, como hemos dicho, pueden producir el efecto contrario.

    Además, es clave cuidar la calidad de la dieta, de manera de saciarnos con lo que comemos y proteger la salud del organismo mientras perdemos peso. Con este objetivo, algunos alimentos que pueden ayudar son:

    • Legumbres: son una buena opción para sumar proteínas y fibra que sacia, con hidratos de bajo índice glucémico. Además, podemos escoger las legumbres con menor proporción de hidratos y combinarlas con una mínima cantidad de cereal para lograr una proteína de mejor calidad. Como si fuera poco, las legumbres son excelentes fuentes de micronutrientes tales como calcio, hierro, potasio y otros.
    • Avena: es uno de los alimentos que más sacian, que podemos combinar con frutas frescas para incrementar aun más su poder de calmar el apetito y además, por sus propiedades nutricionales y su riqueza en antioxidantes y fitoesteroles, su consumo favorecerá el cuidado de la salud evitando carencias nutricionales.
    • Frutos secos: son buenos aliados para sumar nutrientes y proteínas vegetales a la dieta, y además, pueden ayudarnos de muchas formas a perder peso. Sin embargo, son concentrados en calorías por lo que, es fundamental no consumir más de un puñado a diario.

    • Derivados de la soja: por ejemplo, el tofu o el tempeh son buenas opciones de proteínas vegetales, pobres en hidratos pero ricos en buenos nutrientes como el calcio, por ejemplo. También podemos consumir el grano fresco de la soja llamado edamame, que resulta un concentrado de proteínas con pocas calorías.
    • Quinoa: semeja mucho en su composición a las legumbres, pues es más rico en proteínas y más pobre en hidratos que otros cereales y además, es excelente fuente de hierro de origen vegetal. Por ello, nos saciará y nos ayudará a cubrir la cuota de nutrientes críticos en dietas vegetarianas.
    • Seitán: es un producto derivado del procesamiento del trigo que básicamente, concentra la proteína de este cereal, por ello, nos saciará y podemos emplearlo en reemplazo de la carne.

    Además de estos alimentos de gran calidad nutricional que pueden saciarnos, es importante prevenir carencias de vitaminas y minerales que se encuentran en mayor medida en alimentos de origen animal, por ejemplo, resulta fundamental consumir suplementos de vitamina B 12 con el objetivo de evitar el desarrollo de anemias nutricionales.

    Asimismo, si no consumimos suficiente cantidad de hierro con alimentos de origen vegetal, puede ser necesario un suplemento de este mineral que también es de ayuda para prevenir anemias, sobre todo, en mujeres en edad fértil.

    Por otro lado, además de escoger alimentos de buena calidad, resultará importante evitar aquellos alimentos pobres en nutrientes esenciales y/o concentrados en calorías, tales como las patatas fritas, algunas chucherías, galletas veganas comerciales, snacks u otros, que pueden entorpecer una dieta pobre en calorías y saludable.

    La cantidad también es importante

    Como hemos dicho anteriormente, cantidad y calidad son dos aspectos a cuidar si queremos lograr una dieta vegetariana que nos ayude a perder kilos, por eso, además de escoger los alimentos adecuados, es clave no caer en excesos.

    Con nuestra dieta vegetariana debemos lograr un déficit de al menos 500 Kcal diarias para perder peso de manera saludable en un tiempo razonable, es decir, podemos perder con esta reducción de calorías, alrededor de un 1% del peso actual por semana.

    Para adelgazar es fundamental escoger alimentos de origen vegetal que sacien y aporten buenos nutrientes, pero además, es importante cuidar la cantidad, evitando los excesos.

    Para ello, podemos adicionar ejercicio físico al que ya veníamos realizando pero también, es fundamental sumar frutas y vegetales frescos así como legumbres, y reducir cereales refinados que sacian mucho menos que otros alimentos ricos en fibra.

    Echar mano a el seitán, tofu o tempeh que son ante todo, buenas fuentes de proteínas también puede ayudarnos, pues con sólo acompañarlos con vegetales pueden saciarnos sin propiciar un exceso en el consumo de hidratos.

    Los hidratos mejor dejarlos para el desayuno y para las comidas cercanas al entrenamiento, de manera de utilizarlos como fuente de energía, pero aun así, siempre es mejor escoger cereales integrales como la quinoa o avena para su consumo, y combinarlos con suficiente cantidad de frutas y/o verduras para incrementar su poder saciante y su volumen sin sumar calorías.

    Algunas recetas que pueden ayudarte

    Para que tengas idea de qué puedes cocinar respetando los consejos antes dados para perder peso con una dieta vegetariana, os dejamos las siguientes recetas:

    • Fideos de arroz con salteado de tofu y pimiento
    • Tacos de lechuga con lentejas
    • Salteado de tofu y kale con sésamo
    • Revuelto de tofu
    • Hamburguesas de lentejas y arroz
    • Ensalada de quinoa
    • Salteado de tofu y berenjena

    Además, puedes encontrar más recetas vegetarianas en diferentes sitios webs que resulta referentes en el tema.

    Imagen | iStock

    30 de Octubre de 2018 – 06:10 EDT by Crisitna Soria

    Hacerse vegetariano (o vegano) está más de moda que nunca. Si renuncias a incluir en tu dieta todos aquellos alimentos que sean de origen animal, no vas a encontrarte sola en tu decisión. Los principales motivos para dar este paso son dos: responsabilidad con el medio ambiente y necesidad de mejorar tu alimentación. A estos pueden sumarse otros como el amor a los animales o la búsqueda de una salud mejor. Podríamos decir son razones de principios y de salud que nos llevan a realizar un cambio importante en nuestros hábitos alimenticios.

    Pero también hay personas que se aventuran a iniciarse en una dieta vegetariana con un único objetivo principal : perder peso. Seguir una dieta vegetariana que sea saludable, variada y que nos garantice todos los nutrientes que necesita nuestro organismo no resulta tan sencillo como parece. Es decir: se trata de algo más complejo que dejar de comer carne (y pescado, algo que algunos ni contemplan). Por eso, si te has iniciado en esta dieta con el único objetivo de adelgazar, es posible que no estés dando los pasos correctos y que puedas no solo no perder peso, sino ganar algunos kilos con una alimentación inadecuada.

    Leer: Alimentos veganos muy ricos en calcio

    Por qué no es una dieta de adelgazamiento

    Es posible que una dieta vegetariana bien estructurada, llevada a cabo con planificación e información, suponga para tu cuerpo una ingesta menor de calorías que una dieta omnívora, y eso te haga perder peso. Pero no tiene por qué ser así, sencillamente porque una dieta vegetariana no es una dieta de adelgazamiento.

    Es más, resulta bastante habitual ganar peso al poco tiempo de empezar una dieta vegetariana a causa de tomar malas elecciones a la hora de elegir los alimentos. Por ejemplo, un error muy común es sustituir la carne por harinas, porque no podemos negar que un plato de pasta es algo muy socorrido que se toma fácilmente aún sin carne ni pescado. De esta forma estamos reduciendo la ingesta de proteínas y aumentando la de carbohidratos.

    VER GALERÍA

    Otro error bastante común es pensar que vegetariano es igual a saludable. La bollería industrial normalmente es apta para vegetarianos, y nos aportan calorías vacías y pocos nutrientes realmente beneficiosos para nuestro organismo. Lo mismo ocurre con los snacks salados, como las patatas fritas y los refrescos.

    Leer: La importancia de que tus cenas sean saludables

    Que una dieta vegetariana sea una dieta saludable y pueda ayudarnos a largo plazo a deshacernos de algún kilo de más, depende de las elecciones que hagamos a la hora de alimentarnos.

    Qué beneficios me aporta una dieta vegetariana

    Cuando iniciamos una dieta vegetariana bien asesorada, lo primero que ocurre es que aumentamos la ingesta de frutas y verduras, y eso repercute de manera muy positiva en nuestra salud. Obtenemos de los vegetales agua, fibra, vitaminas y nutrientes, con poco aporte calórico, y es posible que empecemos a dejar de lado otro tipo de alimentos ultraprocesados que nada nos beneficiaban.

    Además, al tener que pensar en qué podemos comer y qué no, miramos con más atención la comida y somos más conscientes de la forma en que nos alimentamos. De hecho, es muy posible que se despierte en nosotros el gusto por la cocina, si no existía previamente, al descubrir numerosos platos elaborados con vegetales, muy sabrosos, y que desconocíamos.

    Pero nada de esto nos garantiza perder más peso que con una dieta saludable omnívora. Como decíamos antes, eso va a depender de las decisiones que tomemos, sigamos la dieta que sigamos.

    Leer: Verduras que te ayudan a bajar el colesterol

    El simple cambio en tu dieta que hará que adelgaces el doble

    15/06/2017 05:00 – Actualizado: 16/06/2017 10:55

    En España estamos gordos, es una realidad. Las cifras son preocupantes: el 20% de los adultos están oficialmente obesos, y lo peor de todo es que los afectados (82%) no perciben el problema, según un estudio realizado por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Todos sabemos que debemos comer sano, seguir la dieta mediterránea, hacer ejercicio moderado al día… y un largo etcétera. Lo intentamos pero aun así no conseguimos librarnos de los kilos de más. ¿Por qué? ¿Qué hacemos mal? Quizá deberíamos empezar a fijarnos en la clase de alimentos que ingerimos y apostar por lo natural.

    No lo decimos gratuitamente. Un nuevo estudio publicado en el ‘Journal of the American College of Nutrition’ ha descubierto algo sorprente y que puede hacer que perdamos el doble de peso que siguiendo una alimentación convencional. Los investigadores de Washington han confirmado que seguir una dieta vegetariana hace que adelgacemos el doble que siguiendo una carnívora. Y no solo eso: las personas siguen este régimen son asimismo capaces de reducir su grasa muscular aumentando de esta forma su metabolismo.

    Las dietas vegetarianas están demostrando ser las mejores para perder peso. Además, son mucho más eficaces a la hora de reducir la grasa

    La autora principal de la investigación, la doctora Hana Kahleová, asegura que su trabajo es particularmente importante para las personas con síndrome metabólico y diabetes tipo 2. Tales conclusiones las hallaron tras seguir el proceso de 74 personas con este tipo de enfermedad. A la mitad se les asignó una dieta vegetariana, y a la otra mitad, una dieta antidiabética común, según lo recomendado por la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

    El régimen vegetariano consistía en frutas, verduras, nueces, semillas, granos y legumbres, con productos animales limitados a una porción de yogur bajo en grasa al día. Con el fin de evaluar el potencial de pérdida de peso, todos los participantes tenían sus dietas restringidas a 500 calorías menos diarias de lo que necesitaban para mantener su peso. Es decir, si alguien comía 2.000 kcal/día, se le pidió que ingiriese 1.500. Después de seis meses, los que seguían la dieta vegetariana habían perdido un promedio de 6,2 kg, en comparación con 3,2 kg de aquellos que llevaron una dieta convencional.

    Los vegetarianos perdieron más grasa

    Aunque el tamaño de la muestra es pequeño, sugiere una realidad importante en el mundo de la nutrición: que seguir una dieta vegetariana duplica la pérdida de peso, comparado con un régimen común.

    Asimismo, los investigadores evaluaron cómo ambos menús habían afectado al almacenamiento de grasa de los participantes, porque no es lo mismo perder kilos de músculos, de líquidos o de grasa. Descubrieron que ambas dietas causaron una reducción similar en la grasa subcutánea (debajo de la piel); que la grasa de la superficie de los músculos solo se redujo en aquellos seguidores de la dieta vegetariana; y, lo más relevante, que la grasa intramuscular se redujo mucho más en los que no consumieron carne.

    Llevar una dieta vegetariana hace que adelgacemos el doble que si siguiésemos una carnívora, ya que aceleraremos el metabolismo sin pretenderlo

    «Las dietas vegetarianas están demostrando ser las más eficaces para perder peso. Además, son mucho más eficaces a la hora de reducir la grasa muscular, lo que mejora notablemente el metabolismo», asegura la doctora Kahleová a ‘The Independent’. «Este hallazgo es especialmente importante para aquellos que están tratando de perder peso, así como para los que sufren de síndrome metabólico y/o diabetes tipo 2», añade la investigadora, quien apunta que los hallazgos también son especialmente relevantes «para cualquiera que tome en serio su peso y quiera mantenerse saludable».

    La dieta flexitariana, una alternativa

    Si no te ves con ánimos de dejar la carne por completo, puedes probar con la dieta flexitariana, la más parecida a la vegetariana o vegana, en la que, de manera ocasional, se consumen algunos productos de origen animal como mariscos, pescados o aves.

    La dieta que realizan estos flexitarianos es equilibrada, baja en grasas saturadas y colesterol, cardioprotectora, alta en nutrientes y fibra. Para comprobar las bondades de la restricción de carne se han realizado numerosas investigaciones. Una de ellas es la llevada a cabo por la Universidad de Navarra, que descubrió que reducir el consumo de carne a 390 gramos (equivalente a dos pechugas de pollo) a la semana conlleva una reducción del riesgo de padecer obesidad en un 43%. Para llegar a tal hallazgo se hizo un seguimiento a más de 16.000 personas durante más de diez años, y se descubrió que aquellos cuya ingesta de carne era del 25% semanal tenían la mitad de probabilidades de convertirse en obesos.

    ¿Por qué? Los que comieron menos carne duplicaron su consumo de frutas y verduras, lo que les hacía más propensos a adherirse a una dieta más mediterránea, en la que están presentes las nueces, legumbres, cereales integrales y aceite de oliva. Además, incluso los que no comieron tantas frutas y verduras también tenían un menor riesgo de sufrir obesidad en comparación con los que consumían más carne, huevos, lácteos y grasas.

    Ya sabes: menos carne y más frutas y verduras.

    Los beneficios para la salud de ser vegetariano según la ciencia

    No hay nada de malo en comer carne si lo haces con moderación. De hecho, muchas de las personas que entrenamos con pesas no podríamos si quiera plantearnos la opción de ser vegetarianos porque no sabríamos de donde sacar las proteínas (a excepción, quizá, de Alberto Rulos, un competidor de culturismo vegetariano que entrevistamos en Deporte y Vida). En su defensa, debemos decir que la investigación muestra que los vegetarianos tienden a ser más saludables en general, e incluso a vivir más tiempo, como te mostramos a continuación.

    Mejora la presión arterial. Los investigadores han encontrado que no solo los vegetarianos tienen una presión arterial más baja en promedio que el resto, sino que las dietas vegetarianas podrían usarse incluso para disminuir la presión arterial entre las personas que necesitan una intervención.

    Menor riesgo de muerte. Un estudio de 2013 de más de 70.000 personas publicado en JAMA Internal Medicine encontró que los vegetarianos tenían un 12 % menos de riesgo de muerte en comparación con los no vegetarianos. Gracias a que no comen casi ningún tipo de grasas saturadas colesterol, que obstruye las arterias, los vegetarianos pueden tener un riesgo menor de enfermedades crónicas en general.

    Mejor estado de ánimo. Un estudio de 2012 dividió aleatoriamente a los participantes en tres dietas: con carne permitida, solo pescado y completamente vegetariana. Los investigadores encontraron que después de dos semanas, las personas que siguieron la dieta vegetariana reportaron más mejoras en el estado de ánimo que aquellas que hicieron las otras dos dietas pautadas.

    Menos enfermedades cardíacas. Otro estudio de 2013 realizado en 44.000 personas informó que los vegetarianos tenían un 32% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca isquémica.

    Menor riesgo de cáncer. Investigadores de la Universidad de Loma Linda en California estudiaron diferentes versiones de la dieta vegetariana y el riesgo de cáncer entre las personas con bajo riesgo de cáncer en general y descubrieron que una dieta vegetariana puede tener beneficios protectores. Aunque la investigación no es concluyente, los veganos tenían el riesgo más bajo de cáncer, específicamente las mujeres, que veían reducidas las posibilidades de padecer cáncer de mama.

    Ayuda a las personas con diabetes. Los estudios han demostrado que los vegetarianos corren un menor riesgo de desarrollar diabetes. Si bien la dieta no cura la enfermedad, puede reducir el riesgo de un individuo al ayudarlos a mantener el peso y mejorar el control del azúcar en la sangre.

    Menor riesgo de sobrepeso. Seguir una dieta vegetariana limita muchos alimentos que podemos incluir en ella, algunos de ellos muy grasientos (especialmente las carnes procesadas), por lo que algunos datos sugieren que puede ayudar a perder peso o no ganarlo. Claro está, siempre que no se recurra a los productos típicos de bollería industrial o cereales azucarados, por poner un ejemplo.

    Beneficios de la dieta vegetariana

    También se descubrió que simplemente dos semanas de dieta vegetariana bastaban para reducir la presión, independientemente de los niveles de sodio en la dieta.

    La prevención de la diabetes

    Los estudios observacionales muestran que la frecuencia de la diabetes tipo 2 es de 1,6 a 2 veces menor en los vegetarianos que en la población general.

    Estudios clínicos demostraron que las dietas vegetarianas conducen a una mayor pérdida de peso y una mayor reducción de la glucosa en sangre en ayunas.

    La diabetes dependiente de insulina puede ser controlada, y a veces curada, con una dieta vegetariana baja en grasas y ejercicio diario.

    La dieta pobre en grasas pero rica en fibras y carbohidratos complejos permite una acción más efectiva de la insulina, con un control más fácil de los niveles de azúcar en la sangre.

    En la diabetes insulino-dependiente, la dieta vegetariana no elimina la necesidad de inyectar insulina, pero permite reducir la cantidad de este medicamento.

    Prevención de los cálculos renales y biliares

    Se ha demostrado que la dieta vegetariana reduce el riesgo de formación de cálculos biliares y renales.

    Anuncios

    Las dietas ricas en proteínas, especialmente animales, inducen la eliminación por la orina de calcio y los ácidos oxálico y úrico, que son precisamente los componentes fundamentales de los cálculos renales.

    De forma similar, se ha encontrado una relación entre la formación de cálculos biliares y la ingestión de grandes cantidades de colesterol y grasa, típica de las dietas cárnicas.

    Prevención de la osteoporosis

    Por razones semejantes, los vegetarianos tienen un menor riesgo de padecer de osteoporosis. Como los productos animales inducen la decalcificación del hueso, el comer carne favorece la osteoporosis.

    La osteoporosis es menos común en países donde predomina el vegetarianismo, cuando se les compara con Estados Unidos, aun cuando en este último país el consumo de calcio es mayor.

    Anuncios

    Mejoramiento del asma bronquial

    Un estudio sueco de 1985 mostró que los asmáticos que logran mantener durante un año una dieta vegetariana experimentan una dramática reducción en la frecuencia y severidad de sus ataques, y en su consumo de medicamentos. Veintidós de las veinticuatro personas estudiadas constataron una mejoría en su enfermedad.

    Preocupaciones de la dieta vegetariana

    Algunos se preocupan de que una dieta vegetariana no pueda cumplir con los requisitos nutricionales del cuerpo humano. La realidad es que es fácil mantener una nutrición adecuada, a través de una dieta vegetariana, que garantiza una cantidad suficiente de proteínas.

    Además, no es necesaria una combinación especial de comidas para obtener las proteínas necesarias, pues cualquier combinación vegetariana lo garantiza.

    Es cierto que la dieta vegetariana tiene menor contenido proteico que una dieta basada en carnes, pero esto es una ventaja.

    El exceso de proteínas se asocia, con la formación de cálculos renales, la osteoporosis, y posiblemente con las enfermedades cardíacas y el cáncer.

    Una dieta basada en legumbres, granos, frutas y vegetales, contiene la cantidad necesaria de proteínas. No es necesaria la excesiva ingestión proteica de las dietas cárnicas.

    Es fácil obtener calcio a partir de una dieta vegetariana, pues lo contienen muchos vegetales verde-oscuros y frijoles. Los granos, legumbres y frutas contienen una importante cantidad de hierro.

    La vitamina B12

    Quienes no comen nada de carne, huevos ni productos lácteos, tienen una mayor dificultad en obtener la necesaria cantidad de vitamina B12.

    La bacteria que produce esta vitamina crece en la tierra y se encuentra entre las raíces, así que un vegetariano puede obtenerle ingiriendo el miso y el tempeh que se comen abundantemente en los países asiáticos.

    La industrialización y normas higiénicas modernas han conducido a una reducción en las fuentes de vitamina B12, que sí abunda en la carne.

    Son pocos los vegetarianos que desarrollan un déficit de B12.

    Sin embargo, es mejor contar con una fuente adicional de la misma, para lo que se recomiendan cereales o leche de soya fortificados, o vitaminas.

    Esto es especialmente importante para la mujer embarazada y la que está lactando.

    La dieta vegetariana durante el embarazo, lactancia y para la alimentación del niño

    Las necesidades nutricionales aumentan con el embarazo.

    Se ha encontrado que la dieta vegetariana contiene todo lo necesario para un embarazo, pero que tanto las embarazadas como las que lactan deben suplementar su dieta con vitaminas B12 y D.

    La mayoría de los médicos también recomiendan suplementos de ácido fólico y hierro en estos casos, pero los vegetarianos consumen una mayor cantidad de ácido fólico que quienes consumen dietas cárnicas.

    Las mujeres vegetarianas sufren menos preeclampsia durante el embarazo, y producen una leche más pura después.

    El análisis de la leche de una madre vegetariana muestra un menor contenido de contaminantes del medio ambiente.

    Se ha encontrado que en las familias con alta incidencia de problemas alérgicos, si la mujer mantiene una dieta vegetariana durante el embarazo, logra reducirse la incidencia de alergia en su descendencia.

    Anuncios

    En las que se mantienen tomando leche de vaca, sin embargo, le pasan a su bebé lactante los anticuerpos de este animal, que provocan en el niño problemas alérgicos y cólicos.

    Los niños logran una buena nutrición con la comida vegetariana, debiendo sólo cuidarse de administrarles un suplemento de vitamina B12. La dieta vegetariana prolonga la vida.

    Los niños vegetarianos pueden crecer más lentamente y alcanzar más tardíamente la pubertad.

    Esto es algo muy deseable para las mujeres pues la menarquia precoz es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer mamario.

    Además, este más lento desarrollo infantil y puberal prolonga la expectativa de vida.

    Artículos relacionados con Dietas

    • Dieta Mediterránea
    • Dieta Vegetariana Cruda
    • Evite las Dietas Engañosas
    • Dieta en la enfermedad celiaca
    • Dieta para la Gastritis
    • Dieta recomendada para la gastritis y reflujo gastroesofático
    • Dieta y Hemodiálisis
    • Dieta en el Paciente Gastrectomizado
    • Dieta y Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)
    • Dieta y Litiasis Renal
    • Dieta y Acido Urico
    • Cuidados en la Dieta para Disminuir el Acido Úrico
    • Menú para Pacientes con Acido Úrico Elevado
    • Dieta del Paciente con Migraña
    • Dieta del Paciente con Enfermedad Coronaria
    • La Dieta Mediterránea, un Valor en Alza y en Peligro de Extinción
    • Dieta sana para un corazón sano
    • Dieta para la diabetes
    • Las Grasas más Adecuadas para Cocinar
    • Lo Que Usted Necesita Saber Sobre los Suplementos de la Dieta

    Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana
    ​Actualizado: 30 de Octubre, 2018

    Beneficios y perjuicios de ser vegetariano o vegano

    Bien es sabido que la alimentación es la clave para una buena salud. No son pocas las maneras de alimentarnos que sigue el ser humano para asegurarse el bienestar del cuerpo y mente. Cada vez son más las personas que optan por un determinado tipo de alimentación como, por ejemplo, la vegetariana o vegana. Pero, ¿cuáles son los pros y contras de ser vegetariano?

    Diferencias entre ser vegetariano o vegano

    Aunque muchas personas piensan que estos términos implican lo mismo. Lo cierto es que ser vegetariano o vegano implica algunas diferencias. Mientras que los vegetarianos no comen nada de carne animal, los veganos además de eso tampoco consumen ningún otro producto de origen animal, ya sea huevos, pescados, leche, ropa de lana o cuero, etc.

    Por decirlo de otra manera, el vegetarianismo es más una dieta que involucra no solo una preocupación por la salud, sino también convicciones personales y religiosas. Mientras que ser vegano es un estilo de vida en el que se involucran más cosas que la no ingesta de productos cárnicos. Para ellos, la crueldad animal no está relacionada con su forma de vida.

    Ventajas de ser vegetariano

    La dieta vegetariana no es algo nuevo. Existe desde los orígenes de la Humanidad y cada vez son más sus seguidores. ¿Cuáles son sus beneficios? Todo depende del grado de vegetarianismo que alcance la persona. Las ventajas de ser vegetariano son:

    • Digestiones más ligeras.
    • Reducción del estreñimiento gracias a su riqueza en fibra y celulosa.
    • Combate los problemas de obesidad y de sobrepeso.
    • Disminución del riesgo de sufrir diabetes y cáncer de colon y mama.
    • Presión arterial más baja.
    • Mejora la visión.
    • Aumento de la cantidad de antioxidantes en el cuerpo.
    • Reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
    • Menos toxicidad dentro del organismo.
    • Mayor esperanza de vida.
    • Ayuda a mantener el bienestar de las especies animales.

    Inconvenientes de seguir una dieta vegetariana

    Para tener una buena salud es importante seguir una alimentación equilibrada. Ser vegetariano, aunque tiene sus pros también esconde algunos perjuicios, tales como:

    • Déficit de vitamina B12 imprescindible para el desarrollo neuronal.
    • Carencia de vitamina D muy importante para la absorción del calcio.
    • Escasa ingesta de proteínas animales muy necesarias para los músculos.
    • El alto contenido en fibra de la dieta vegetariana impide la absorción de otros minerales importantes para la salud en general.
    • Salud ósea debilitada por falta de proteína animal.
    • Aumento de peso en personas que no saben controlar su ingesta de pan, pasta, arroz, queso o galletas.
    • Incomodidad a la hora de quedar con otras personas para comidas familiares o con amigos.

    Lo más recomendable es consumir alimentos de todo tipo de una manera adecuada. Los seres humanos somos omnívoros, por lo que necesitamos variedad de alimentos. Completa tu salud con nuestras pólizas de vida y disfruta de todas sus coberturas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *