0

Porcentaje de parejas que vuelven despues del divorcio

Tabla de contenidos

“Sé que no es el hombre con el que quiero pasar el resto de mi vida”, explica Cristina, de 37 años. Tras diez años de relación de pareja con un paréntesis de unos meses y otro de casi dos años, está convencida de que ha puesto, definitivamente, el punto final. “Nuestra historia empezó a distancia, porque él vivía en Londres y yo en Barcelona. Y lo dejé porque él estaba más comprometido con su trabajo que conmigo”. ¿Y cuál fue el principal motivo que les llevó a retomar la relación? “Pues que no dejamos de querernos y que, al menos por mi parte, yo no encontré durante el tiempo que estuvimos separados a un hombre que me pareciera tan especial como él”.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2010 se rompieron 110.321 matrimonios. No se contabilizan, por tanto, las parejas que no estaban casadas pero que también finalizaron su relación. Así que cada año decenas de miles de personas se quedan solteras. Antes o después seguramente encontrarán una nueva pareja. Pero ¿por qué vuelven las parejas que vuelven? Parship, agencia on line para la búsqueda de pareja, realizó un estudio el año pasado con más de 2.300 personas, a las que preguntó por los motivos que les habían llevado a volver con un ex. ¿Ansias de conservar la media naranja? ¿Almas gemelas que supieron arreglar los conflictos que les distanciaban? ¿Un triunfo incontestable del amor? El 70% de las mujeres encuestadas admitieron que habían dado una segunda oportunidad a un ex “aún sabiendo que dicha relación no les convenía en absoluto”. Mientras que el 71% de los hombres (por el 52% de las mujeres) habían “retomado una relación, no por amor o cariño, sino simplemente por el hecho de no sentirse solos”. Si hacemos caso a estas estadísticas, muchos reinicios sentimentales están escritos con menos poesía de la esperada.

“Creo que la mayoría de las personas se separa hoy en día porque tiene una idea muy equivocada de lo que es el amor – explica Isabel Menéndez, psicoanalista y autora del libro La construcción del amor (editorial Espasa)–, y vuelven por los mismos motivos erróneos. Creen que el otro no les va a frustrar nunca. Pero el amor no tiene que ver con eso. Debe haber cierto grado de frustración para que haya amor, porque eso activa el deseo, el motor de la vida. Hay que salir del enamoramiento, que es una especie de enfermedad y tiene que ver con la idealización. Cuando idealizamos también exigimos mucho. Y es fácil caer, entonces, en una frustración insoportable”. La antesala de la ruptura, aunque sea temporal.

Tal vez el amor sea un ingrediente importante pero no el único para reiniciar una relación. “Hay parejas que no se quieren, pero saben convivir, y hay otras que, queriéndose, no saben soportar una convivencia”, apunta Pilar Varela, psicóloga y autora del libro Amor puro y duro (editorial La Esfera de los Libros). Y es que no siempre la razón para volver es el amor o el haber conseguido arreglar los conflictos que dinamitaron la relación. Como señala María del Mar Martín, psicoanalista del Espacio Psicoanalítico de Barcelona, el menú de motivos que no tienen que ver con el amor es de lo más amplio: “Miedo a la soledad, sentir que la vida que te daba esa persona no te la va a dar nadie, autoengañarse creyendo que la historia que se acabó no era tan mala, creer que las cosas van a cambiar de forma mágica”. Sin olvidar que, con el paso del tiempo, una pareja se puede ir convirtiendo, también, en una empresa familiar. Las parejas de larga duración suelen tener casi todo en común: hijos, amigos, propiedades… “Y muchas personas eligen volver porque tras la ruptura se han quedado muy solos, sienten que lo han perdido todo”.

Ahora Ángel, de 39 años, lo tiene muy claro. “No debí hacer la goma tanto tiempo”. Traducido: Ángel considera que perdió el tiempo empezando y acabando varias veces su anterior relación. Pero hasta que esta finalizó definitivamente, “rompimos tres veces, durante unos meses cada vez. Y siempre había algo que me llevaba a ella. Al principio sí que estaba enamorado y la quería. Pero luego… ya no diría que fuera amor, sino una especie de enganche emocional. Yo sabía que no iba a estar con ella toda la vida, que antes o después la dejaría. Pero no podía. Esperaba que ella cambiara. Creo que quería adaptarla a mis necesidades, y no funcionó”.

Por eso los expertos recomiendan no tomar una decisión (¿vuelvo o no vuelvo?) hasta que se haya pasado el duelo. Es decir, hasta que se haya cruzado completamente el desierto de emociones que se abre tras una ruptura: tristeza, melancolía, pérdida, angustia… Como explica María del Mar Martín, “es necesario superar el duelo, porque durante este se corre el riesgo de olvidar lo malo de la relación. Casi se produce una modificación de la realidad y se ve sólo lo bueno que hubo en la pareja”.

Otro dato interesante de la encuesta de Parship: un 51% de los entrevistados aseguraban haber sentido arrepentimiento tras dejar alguna de sus relaciones de pareja. Volver con el ex para recuperar si no el paraíso perdido por lo menos algunas migajas de felicidad puede ser muy tentador. María del Mar Martín pone el énfasis en la palabra volver y en que las personas que se estén planteando conjugar ese verbo con un ex “piensen en a qué quieren volver, ya que ese lugar al que esperan regresar a lo mejor es el mismo que les condujo a la ruptura”. Y hay que tener en cuenta que durante el reinicio, sobre todo si ha pasado bastante tiempo, ambos pueden sentirse cambiados, desconcertados, como señala Pilar Varela. “Probablemente, al principio vivan unos días apasionados, pero si no han trabajado para la reconciliación, aparecerán de nuevo los mismos conflictos y sin duda, agravados”.

Dos personas que fueron pareja se conocen, si la relación fue lo suficientemente larga, muy a fondo. Para bien y para mal. Puede ser una ventaja, porque así, quizás, no esperan del otro mucho más de lo que les puede dar. Pero esa familiaridad puede que no deje espacio para que surja la sorpresa, la pasión, el enamoramiento. Además, están los conflictos que les separaron… ¿Cuáles son, entonces, las claves para volver con ciertas garantías de éxito? Las tres expertas consultadas coinciden en que el amor no es una condición suficiente para que una pareja funcione. Una mala noticia para los que creen que el amor lo puede todo. “Pero no lo puede”, explica María del Mar Martín. “En terapia de pareja, muchas veces las personas dicen que quieren seguir juntas porque se quieren, pero no basta. Muchas parejas se aman pero también se hacen mucho daño”. Además, cuanto más dolorosos hayan sido los motivos de la ruptura (engaños, infidelidades) más difícil será hacer borrón y cuenta nueva.

Para Ainhoa, de 41 años, la ruptura no fue nada traumática. Su relación empezó a naufragar cuando “él encontró trabajo en Canarias para estar un año. Al principio fue genial, porque yo iba a verlo de vez en cuando. Pero pasado ese año le ofrecieron un nuevo contrato y se quedó”. Un contrato laboral que hizo tambalearse el contrato sentimental. “Yo trabajaba en Barcelona y me estaba sacando la tesis. Nos llamábamos… pero cada vez había más distancia. Así que lo dejamos, por la distancia pero también porque la relación no estaba muy consolidada. Pero como éramos amigos, durante la ruptura nos explicábamos incluso los líos que teníamos”. Una ruptura de buen rollo que seguramente allanó el camino para cuando llegó la oportunidad de intentarlo de nuevo. “Me ofrecieron un trabajo en la misma ciudad que él, y decidimos probar. Y ya han pasado veinte años desde que reempezamos, y tenemos dos hijas”.

Por otro lado, es fundamental que durante el tiempo que ha durado la ruptura “ambos hayan hecho un trabajo personal y constructivo. Si intentan volver estando en el mismo punto personal en el que lo dejaron, es muy probable que no funcione”, opina Isabel Menéndez. Es el caso de Cristina. “La primera ruptura, tras un año y medio de relación, duró unos diez meses. Y para mí fue muy buena, en el sentido de que me abrí al mundo, a otras relaciones, evolucioné. Volvimos porque yo no encontré a nadie que fuera tan especial como él. Nadie me enamoró. Al volver a estar juntos él también había cambiado. Estaba mucho más volcado en mí. Uno de los motivos que nos llevó a romper la primera vez fue que él estaba muy centrado en su trabajo. En la segunda etapa, a pesar de la distancia, nos llamábamos, nos escribíamos, nos veíamos un par de veces al mes. Sentía que había cambiado”.

Y ¿qué ocurre con los ex que se reencuentran diez o quince años después? “Yo suelo decir una frase que me gusta: ‘Siempre se quiere a quien se ha querido alguna vez’”, comenta Pilar Varela. Quizás la cuestión, aparte de si hay amor o no, reside en cómo se negocia el contrato de la pareja. Puede que haya personas que no se encuentran en el momento más oportuno o que intentan plantear un tipo de relación que, en realidad, no pueden llevar a cabo. En este sentido, Isabel Menéndez recuerda a “dos personas que iniciaron una relación jóvenes y que se quisieron mucho. Pero rompieron. Pasados diez años, ambos maniobran para encontrarse de nuevo. En ese tiempo no han vuelto a tener una pareja estable. Se dieron cuenta de que cuando eran jóvenes no podían comprometerse a llevar una vida de convivencia. Cuando intentaban comprometerse más, la cosa iba a peor. Así que ahora han vuelto pero cada uno en su casa”. Un contrato con menos cláusulas que les ha permitido reiniciar su relación.

Aunque, en su opinión, los hombres son más reacios a preguntarse en qué han fallado. “Preguntarse les hace sentirse frágiles, mientras que las mujeres no tienen tanto miedo. Suelen enfrentarse mejor a su responsabilidad”. Para que la ruptura sea productiva quizás sea necesario darse un tiempo que no todos los ex se permiten. Un tiempo que será diferente para cada pareja. “Y en el que es necesario no perderse en autorreproches. Hay que plantearse qué ha llevado a elegir a esa pareja, qué no se puede soportar del otro. Así el tiempo de ruptura puede ser constructivo”.

No hay que olvidar, por otro lado, dos variantes que parecen habituales: parejas que acaban porque uno de los dos ha encontrado a otra persona. Pero esa nueva relación le sale mal. Y, cuando se siente atrapado por la soledad, quiere recuperar a su anterior pareja. “Es frecuente que algunas personas fracasen con esa segunda pareja y quieran volver con la primera sin haber elaborado nada de lo que les ha pasado”, apunta Isabel Menéndez. “Y, como es lógico, tienen bastantes números para que las cosas vuelvan a ir mal”. De este modo, muchas parejas se instalan en un ir y venir, en un estar juntos y romper, como si su estado normal fuera estar en crisis. “Lo que muestra que hay conflictos que no se acaban de resolver”. También se da el caso, como señala Pilar Varela, de las personas que rompen convencidas de que enseguida encontrarán un nuevo compañero. “Y cuando se sale al mercado, se comprueba que no es fácil encontrar amores perfectos. Pero un amor no se compra, como un coche o un viaje. En el amor existe el factor suerte, y no siempre la fortuna pasa a nuestro lado”.

Ángel no ha querido saber nada más de su ex pareja, “porque no me aporta nada positivo”. El reinicio de Ainhoa con su ex ya dura 20 años, “por el momento, porque nunca se sabe”, apunta con una sonrisa. Cristina rompió y volvió dos veces. Y asegura que la tercera ruptura es la definitiva. “Yo estoy convencida. Cuando nos separamos la última vez, yo a él lo veía como estancado, viviendo todavía casi como un adolescente. Pero somos amigos. Hay cosas que se ven desde el principio. Yo ya me daba cuenta de que él era muy poco práctico, que era muy soñador, y que eso iba a ser un problema. Y ha sido la causa de la ruptura. Lo que pasa es que me autoengañaba para volver con él”.

¿Una separación temporal es una oportunidad o no es más que una forma de evitar tomar una decisión dolorosa pero necesaria? “Puede funcionar, pero no porque no se aguanten el uno al otro, sino porque quieran encontrar, de verdad, un espacio y un tiempo en el que reflexionar con calma”, considera Isabel Menéndez. Si una pareja opta por esta vía, los expertos recomiendan que se pacten bien los términos de la separación. Por ejemplo, la separación debe durar un tiempo determinado y consensuado por ambos. Un tiempo que no será ni muy largo, porque se trata de tener tiempo de tomar una decisión y no de postergarla, ni tan corto que no permita tomar distancia. Una separación de un mes, por ejemplo, puede ser una buena medida, ya que si se superan los primeros días, cargados de ansiedad y extrañeza, aún queda tiempo para ver la relación con perspectiva pero sin olvidar que hay que tomar decisiones. Como señala Pilar Varela, “no es un vamos a ver qué pasa separados. Hay que trabajar en lo que sucede en la relación y las razones de los desencuentros, analizar el nivel de amor que existe y si se desea conservar, así como los papeles de cada cual en la pareja. Y, sobre todo, hay que preparar el reencuentro”. Y aconseja acudir a un terapeuta de pareja para que este sea quien indique el tiempo de la separación, si es adecuado que los miembros de la pareja se vean o no y cómo actuar en esos encuentros. “Una pareja son dos que se aman, pero muchas veces también es una familia, un núcleo de intereses que debe atenderse durante esa separación”.

Si ha habido un historia de amor tormentosa que haya ocupado cientos de portadas, esa es la protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton. Diamantes, peleas, alcoholismo, homosexualidad, divorcios… Aunque se conocieron en los 50, su atracción nació durante el rodaje de Cleopatra (1962). Los dos estaban casados y provocaron un escándalo que llegó a ser criticado incluso por el Vaticano. Divorciados de sus respectivas parejas, Liz y Richard contrajeron matrimonio –por primera vez– en Montreal en 1964. Burton no estaba muy sobrio, un anticipo de lo que vendría después. Su matrimonio, plagado de excesos, se rompió a los diez años. Sin embargo, la enfermiza atracción les llevó a casarse nuevamente en 1975 en Botsuana, aunque esta vez sólo duró un año. Antes de la súbita muerte de Burton, en 1984, Taylor recibió una carta rogándole una nueva oportunidad.

¿Reconciliación o nueva relación tras el divorcio?

No debes comenzar una nueva relación sin haber cerrado completamente tu anterior etapa

Una vez han pasado las primeras semanas tras la decisión del divorcio y tras haber empezado a superar y a controlar la parte práctica del mismo, es probable que nos vengan a nuestra mente sentimientos encontrados en apariencia contradictorios, y otras veces ilusorios. Lo principal para evitar caer en errores que luego podemos lamentar es identificarlos y ser conscientes realmente de lo que queremos para nuestra nueva vida, sin dejarnos llevar por sentimientos de venganza, de abandono o por ?consejos? de amigos y allegados.

¿Esperar una posible reconciliación?

Puede que surja la tentación, y más si no has sido tú quien tomó la decisión de divorciarte, de pensar que si esperamos pacientemente a nuestra (hasta hace poco) pareja, pasado un tiempo y viéndose sola, ésta recapacitará y volverá a nuestros brazos.

Está claro que es una posibilidad que puede darse, sin embargo, la experiencia nos muestra muchos casos en los que cuando alguien rompe una relación estable como es un matrimonio es porque ya ha sopesado los pros y contras y quiere comenzar una nueva vida, bien en solitario o con nueva compañía y rara vez vuelve con la antigua pareja.

No te estanques y quedes atrapado en las miserias de una relación que ya no existe

Aquí la cuestión es que tu pareja, tras el divorcio y pasado el tiempo de duelo inicial, consiga superarlo creciendo como persona y haciéndose más fuerte, que es lo deseable, pero en cambio tú te estanques y quedes atrapado en las miserias de una relación que ya no existe y que no volverá.

Buscar una nueva relación

La vida está llena de misterios y nunca se sabe cuándo ni dónde aparecerá un nuevo amor en nuestro camino. Pero es distinto a salir a buscarlo desesperadamente, como si fuera una competición. Seguramente encontrarás a alguien, pero ten presente que quizá empieces una nueva relación simplemente por despecho, por darle en los morros a tu ex demostrando que ya pasaste página y que te has recuperado. Y cuando lo hayas hecho y veas que esa pequeña ?venganza? no ha hecho mucho efecto en la otra persona, es probable que te sientas peor y veas a tu nueva pareja de otra forma.

¿Te gustaría ser la nueva pareja «recambio» de un recién salido de un divorcio todavía fresco? Seguramente no, pues a tu nueva pareja tampoco. Y lo más fácil es que si empiezas una nueva relación, cuando todavía te quedan por resolver varios problemas emotivos y complicaciones no resueltas, traspases todo esto a la misma y la conviertas en la continuación de un infierno que no se apagó del todo, con el fracaso que eso puede conllevar.

Como hombre, entiendo que tu ex mujer y tus hijos lo son todo para ti. No hay manera de sentirte completo sin esa mujer que amaste realmente y con quien decidiste procrear hijos. Y es por eso que aquí responderé a tu pregunta de como recuperar a mi ex mujer si tenemos hijos.

Te diré los pasos que debes seguir, los consejos que necesitas para que logres volver a tener una relación con ella nuevamente.

Pero antes de nada te recomiendo ver la historia de cómo conseguí recuperar a mi mujer aquí

¿Como recuperar a mi ex mujer si tenemos hijos?

Antes de empezar, quizá sí o quizá no ya hayas pensado en que el tener hijos con ella es una gran ventaja. Y eso es por propia regla de la naturaleza, ya que normalmente los humanos nos reproducimos y cuidamos de nuestras crías.

Eso quiere decir que ella podría estar abierta a volver contigo por el simple hecho de que te necesita como padre del hogar, siendo el legítimo hombre que engendró a sus hijos.

Por tanto, ¡anímate! Ella seguramente quiere volver contigo, pero deberás demostrarle que tienes la capacidad de hacer que todo vuelva a funcionar de nuevo, y, principalmente, porque tus hijos necesitan a su padre. Lo más probable es que al final ella también te quiera recuperar a ti.

Entendiendo el problema

Como primer paso, necesitas poner todo en su lugar, analizar las cosas y saber qué ha hecho que tú y tu ex mujer ya no sigan juntos. Pueden ser muchas razones o una sola. Y estas variarán de hombre a hombre. Sin embargo, lo cierto es que necesitas reconocer cuál es el problema que provocó esa separación. De esa manera podrás saber de dónde partir para comenzar a recuperar a tu ex mujer.

Para este paso, puedes hacerte preguntas como ¿por qué nos distanciamos? ¿Qué hice mal? ¿En qué fallamos y cómo podemos solucionarlo?, etc.

También hay algo muy importante, que analices si durante el tiempo que no han estado juntos, ella y tú se han añorado. Es decir, si al menos ella te extraña y tú lo sabes. Esto generalmente indica que el tiempo que han estado separados les ha permitido reflexionar y ver de otra manera el problema. Y esa será una buena señal de que puedes acercarte.

No discutas con ella

Un grave error que cometen muchos hombres que se preguntan como recuperar a mi ex mujer si tenemos hijos es el discutir con ella. Bien sea que tengas razón o no, intenta no llevar cualquier conversación con ella a una discusión. No se trata de quién gane o de quién está en lo correo. Generalmente esto solo te traerá más separación, haciéndote menos atractivo para ella.

Si realmente quieres hablar con ella (en caso de que ella esté con tus hijos), pregúntale por tus hijos. Hazle saber qué estás ahí para ellos, que también te preocupas y que quieres continuar sabiendo todo sobre ellos.

A la vez muestra tu interés por ella, demostrándole que a pesar de la separación, te importa que esté bien. Esto te hará ver como un hombre maduro, capaz de dejar atrás los problemas del pasado y con el entendimiento para recuperar a su ex mujer.

Sé positivo

Si hay algo que te podría dar la motivación para aventurarte a recuperar a tu ex mujer es el ser positivo. Esto te hará ver las cosas de una mejor manera, sin que te hagas pesimista por la actitud de ella y sin que caigas en la desesperación por recuperarla.

Recuerda que nada es para siempre, y dependerá mucho de tu actitud el que ella vuelva contigo o no. Así que, a fin de tener éxito en este asunto, sé la mejor versión de ti mismo y no te dejes llevar por las emociones negativas.

Recuérdale los buenos momentos

Toda persona, por naturaleza, tiende a no cambiar. Y eso es porque el cerebro busca gastar la menor cantidad de energía posible. Por tanto, si ella alguna vez estuvo contigo y te amó, habrá sido difícil dejarte. No solo tú pasaste por eso, ella también sufrió, si de verdad te amaba.

De esto puedes sacar provecho para ya tener la respuesta a tu pregunta de como recuperar a mi ex mujer si tenemos hijos. Y es que toda persona añora los buenos momentos. Y lo que debes hacer es invitarla a lugares donde tú y ella tuvieron momentos románticos, donde el amor estaba encendido. Esto la hará recordar esos momentos y automáticamente buscará recuperarlo.

Mi recomendación

Estos consejos te van a ayudar a recuperar a tu mujer, pero si quieres una guía completa que te permite recuperar a tu mujer paso a paso, te recomiendo que leas esto.

Si has llegado hasta este sitio es porque te gustaría responder a la pregunta de como recuperar a mi esposa si tenemos hijos.

Es frecuente darse cuenta de los errores cuando ella se ha ido de la casa (llevando a los niños consigo) o te ha pedido que te mudes a otro sitio por un tiempo.

También es verdad que mientras vivimos bajo el mismo techo podemos estar padeciendo un infierno.

Más allá de pensar en los pequeños, también deben prestar atención a lo que les ocurre a ustedes como pareja.

Es verdad que no es bueno que los padres se separen, pero tampoco convivir en un lugar lleno de peleas, discusiones, gritos y malos momentos.

Como recuperar a mi esposa si tenemos hijos: ¡reconoce lo que salió mal!

Si quieres recuperar a tu mujer ya es un gran paso el que estás dando.

Puede que estés pensando en tus niños pero también quieres hacer lo posible para que las cosas vuelvan a la normalidad y sean como antes, cuando todavía eran una familia feliz.

Entonces, si reconoces aquello en lo que te has equivocado, será más fácil conseguir una solución.

¿Por qué?

Porque sabrás qué debes cambiar y de qué manera modificar tus acciones.

Un buen ejercicio que puedes hacer cuando estés solo, quizás volviendo a casa del trabajo o mientras te das una ducha es responder a dos preguntas clave:

1-¿Qué he hecho mal?

2-¿Cómo puedo reparar mis errores?

La primera pregunta sobre recuperar a tu esposa, suele ser la más difícil de las dos porque nos cuesta como personas hacer un “mea culpa”.

Lo bueno es que una vez que tengas esa respuesta, la segunda consulta tendrá su solución de inmediato.

Supongamos que tu error ha sido no pasar tanto tiempo con tu familia porque te lo pasas trabajando. ¿Cuál sería la solución?

Dejar de hacer horas extras.

Si tu equivocación es no prestar atención a las necesidades de tu esposa porque estás preocupado por la economía, deja de lado las cuentas y planifica una salida familiar.

No hace falta gastar demasiado dinero, puede ser un paseo por el parque, un picnic en la playa o ir a dar una vuelta con el coche.

Lo importante es que ella vea que te estás INTERESADO en tu familia.

Como recuperar a mi esposa si tenemos hijos: ¡evita empeorar las cosas!

Si todo está mal en tu casa y te has cansado de tantas peleas y discusiones, tienes que hacer algo al respecto. De lo contrario, todos saldrán lastimados.

Los niños no deben ser partícipes de los problemas de los padres, no hagas que presencien sus entredichos, no les digas cosas malas sobre su madre, no los hagas elegir entre ella o tú…

Lo mejor es que ellos no sepan que hay conflictos.

Actúen de la manera más “normal” posible y hablen en la habitación cuando los niños estén durmiendo o en la escuela.

Algunas acciones que puedes hacer son:

1-“mudarte” de cuarto y dormir en el sofá. Así tendrán tiempo a solas para pensar en lo que ocurre. Sean muy cuidadosos en este punto para que los niños no te sorprendan en otro sitio que no sea en la cama matrimonial.

2-no discutir frente a los niños. Como ya se dijo antes, esto no es bueno para la salud mental o emocional de los pequeños. Para limar asperezas, háganlo en privado y mejor si no es en la casa.

3-cambia tu actitud frente a tu esposa. Esto quiere decir, encontrar la solución a las peleas.

Llega temprano a casa, no hables de dinero, regálale algo como muestra de cariño, dile cosas bonitas, sé amable, ayúdala en sus quehaceres, no le restes importancia a lo que piensa, dile que no quieres seguir peleando…

Por último, una aclaración importante: no le prometas con palabras, demuéstrale con acciones.

Esta es la mejor manera que tienes para que se de cuenta de cuánto la amas y que vas a luchar para salvar su matrimonio.

“A las palabras se las lleva el viento” como dice un refrán popular. Las acciones nunca se olvidan.

¿Tu matrimonio se encuentra al borde de una crisis?

¿Te gustaría conocer los métodos probados para volver a poner romance a tu relación, resolver los problemas y salvar tu matrimonio de un potencial divorcio?

Si tu respuesta es un SÍ, entonces, “visita la siguiente información: http://comoreconquistaramiesposa.com/salvar-matrimonio/

Se trata de un sistema fácil de leer y entender que te enseñará como recuperar tu matrimonio para bien.

De hecho, Natalia (la creadora del sistema) a través de los años, ha ayudado a miles de hombres y mujeres a restablecer sus matrimonios y relaciones

Trae de vuelta el amor y la comunicación con tu pareja.

Ingresa aquí:

¡Por el bien tuyo y el de tu familia!
Alexander Love

Aunque te has separado de tu esposo o esposa, sabes que él/ella no es una mala persona. Los dos cometieron errores y tus hijos fueran más felices si estuvieran juntos de nuevo. Aquí encontrarás una guía efectiva para recuperar a tu ex esposo o esposa si tienen hijos en común.

Elige a quién quieres recuperar:

También te puede interesar: Cómo recuperar a tu pareja después de una infidelidad

Cómo recuperar a mi ex esposo si ya tengo hijos

Sí, sé que un divorcio es muy desgastante y que no solo estás sufriendo tú, sino que, también sufren tus hijos.

Por lo tanto, ahora mismo ver una solución a esto, o mejor aún, pensar en una reconciliación se te hace difícil. Sin embargo, recuperar a tu ex esposo es posible si haces lo siguiente:

1. No más reproches

Una de las razones por las que más discusiones hay en la familia son los reproches que van de lado a lado y por todo.

Y, para ser sincera, muchas veces son las mujeres las que inician las discusiones apenas el marido llega a casa, así que, debes de poner un “Stop” mental a cada reproche que quieras hacerle cada vez que lo veas.

Ponte a pensar en que, con reprochar sus errores, los atrasos en la pensión de los niños, los días en que no los ha visitado, lo único que ganas es amargarte y amargarlo, que no consigues que nada mejore.

Por supuesto, tampoco debes de festejar sus irresponsabilidades, pero hay maneras sanas de decir las cosas y mantener la paz.

2. Tus hijos no son parte del juego

No cometas el error de utilizar a tus hijos como un método para atraerlo, para desprestigiarlo o para victimizarte.

Hablarle mal de su padre a los niños es lo peor que puedes hacer, con el paso del tiempo, serán ellos mismos los que decidan si su padre es bueno o no.

En otras palabras, tus hijos deben de estar completamente alejados de los problemas que puedan existir entre tú y él.

3. Busca razones para ser feliz

Quizás piensas que esto no te ayuda en nada a recuperar a tu ex esposo y que no tienes razones para estar feliz, al contrario, solo vez razones para deprimirte.

Pues, debes de despertar y alejar ese tipo de pensamientos mediocres de ti, te voy a decir por qué.

  • Tu felicidad es un bien que legítimamente te pertenece a ti y no debería estar condicionado por nada ni nadie.
  • Una persona feliz no solo atrae cosas buenas, también se vuelve atractiva para los demás, algo que no sucede con quienes solo se quejan de sus circunstancias.

Así que, en lugar de centrar tus pensamientos en lo malo, piensa en las cosas buenas que tienes, por ejemplo, tus hijos.

Y también, cambia tu forma de tratarte y de verte, no te veas como una mujer fracasada o abandonada, al contrario, mírate como una mujer valiente, luchadora y bella.

También puedes ver: Amarres de amor caseros

4. Que tu bienestar se perciba

En la mayoría de las ocasiones, las mujeres que atraviesan un divorcio, descuidan su apariencia física y, eso es algo que jamás debería de suceder.

Tu felicidad debería de verse reflejada en tu apariencia y percibida por todos, tu ex marido será el primero en notarlo.

Y se sorprenderá al ver que no hay reclamos de tu parte, al verte feliz, radiante, bien arreglada.

Esto hará que fije de nuevo su atención en ti, se sentirá atraído por tu nueva personalidad y estará dispuesto a bajar la guardia y a tratar las cosas de forma correcta.

Por lo tanto, cuando visite a tus hijos no lo trates como si fuera un extraño, sonríele y escucha sin interrumpir cuando hable contigo.

Sé amable si te lleva algún detalle y agradece que se tome la molestia de hacerlo, estás cosas no pasarán desapercibidas para él.

Relacionado: Hechizos sencillos para enamorar a un hombre

5. Coqueteos y seducción

Además de sentirte y de verte bien, también es necesario que te sientas atractiva, así que, coquetea con tu ex marido.

Por ejemplo, si él te hace algún cumplido, tú has lo mismo, dile lo bien que se ve, pon música e invítalo a bailar, agarra su mano, abrázalo cuando menos lo espere, etc.

Ten presente el dicho de “en donde hubo fuego cenizas quedan”, y, ya que sabes las cosas que le agradan y lo encienden, no te detengas y úsalas a tu favor.

Puedes estar completamente segura de que él no se resistirá a esta nueva versión mejorada de ti.

Importante: Miles de mujeres están recuperando a su ex esposos gracias a la guía llamada «Volver con él». Te la recomiendo 100% si quieres tener de vuelta a tu marido más rápido de lo que imaginas.

Haz clic aquí para ver cómo funciona Volver con él.

Otros artículos relacionados:
  • Frases para enamorar a un hombre rápidamente
  • Cómo excitar a un hombre locamente

Cómo recuperar a mi ex esposa si ya tengo hijos

Que te hayas divorciado de tu esposa no quiere decir que no la ames o que no te importan tus hijos. Es más, en muchos casos esto solo hace que te des cuenta de lo mucho que significa para ti, por eso, en este artículo te diremos cómo recuperar a tu ex esposa si tienen hijos en común o si tú los tienes con otra mujer.

1. Sienta buenas bases

Hay dos cosas que deben de ser prioridad para ti si quieres recuperar a tu ex esposa.

La estabilidad y bienestar de tus hijos. Ten presente que nada es más importante para las mujeres que sus hijos, así que, si cumples con todas tus obligaciones como padre, será mucho más sencillo que te acerques a tu ex esposa.

Que reconozcas tus errores y te esfuerces por cambiar y mejorar todas esas actitudes que desgastaron tu matrimonio por parte tuya. De nada te sirve querer regresar con tu ex esposa si vas a llevar los mismos problemas contigo.

Es necesario que en realidad le hagas sentir que las cosas van a ser mejores esta vez, que harás lo necesario para que funcione y para que sus heridas sanen.

2. Las acciones valen más que las palabras

Si ya le has dicho que quieres regresar con ella, es muy probable que no hayas tenido una buena respuesta.

Y es que, debes de entender cómo se siente tu ex esposa, no solo está dolida por la separación, también siente enojo y rencor y desconfía de cualquier promesa que le hagas.

Lo que ella espera es que demuestres con acciones lo que le estás diciendo con palabras.

Por ejemplo, si tuvieron problemas en el matrimonio por culpa de los celos, no solo debes de decirle que ya has cambiado, también debes de dejar de acusarla, de controlar sus decisiones y de estar pendiente de cada cosa que hace y deja de hacer.

Si discutían mucho, debes desarrollar más paciencia y tratar de entender su punto de vista en lugar de rebatir cada cosa que ella diga, etc.

Tal vez te interese también: Hechizos sencillos para enamorar a una mujer

3. El papel de los hijos

No utilices a tus hijos como mensajeros, espías o jueces, de lo contrario solo harás que tu ex esposa se aparte más de ti y que tus hijos pierdan la oportunidad de volver a tener a sus padres juntos.

La única forma aconsejable de “usar” a tus hijos es aprovechar las visitas con ellos para reestablecer una comunicación adecuada con tu ex pareja, así podrán trabajar como equipo para tomar decisiones que los involucre a ellos.

Por ejemplo, pregúntale a tu ex mujer si tus hijos han tenido alguna conducta diferente en casa o en la escuela y lo que pueden hacer como padres para mejorar esto.

Pregúntale si pueden ir de paseo todos juntos para que tus hijos sientan que aún son una familia y planeen el destino juntos, toma en cuenta las opiniones de todos, mantén una actitud relajada, haz que ellos se vuelvan a sentir cómodos contigo.

Ya sabes, tu ex esposa se preocupará más porque sus hijos estén bien que por su felicidad, así que, aunque parezca un trabalenguas, hazla feliz haciendo feliz a tus hijos.

4. Enamórala de nuevo

Toda mujer agradece que se tome en cuenta el esfuerzo que hace por su familia, así que, no dudes en decirle cuánto aprecias cada cosa que hace en el hogar, dile cosas específicas que la hagan sentir valorada y hermosa.

Por ejemplo, “no sé cómo lo haces, pero siempre mantienes todo bajo control”, “eres la mejor mamá que los niños pueden tener”, “han pasado los años y tu sonrisa sigue siendo mi debilidad”, “siempre te ves bien, pero hoy te veo más espectacular que nunca”.

Ten detalles con ella, no importa si son grandes o pequeños, y no te desanimes si en algún momento ella no los quiere recibir, ten presente que el orgullo de una mujer que se siente herida puede llegar a ser muy grande.

También mira: Cómo enamorar a una mujer fácilmente

5. Pídele un nuevo comienzo

Sé franco y dile que lamentas mucho los errores del pasado, que has pensado en cada cosa que sucedió en el matrimonio, las buenas y las malas, y que sólo puedes pensar que nada tiene más sentido que estar junto a ella y tus hijos.

Dile que la mejor forma de tienes de reparar los errores es comenzando de nuevo, que te permita tener una oportunidad más para demostrarle que la amas y que la valoras más que nunca.

Al ser completamente sincero, ella se podrá dar cuenta de tu cambio y estará dispuesta a comenzar de nuevo contigo.

Importante: Cada vez más hombres están recuperando a sus ex esposas gracias al método llamado «Volver con ella». Se trata de una guía paso a paso para que literalmente, tu esposa te pida que regresen sin importar lo que haya pasado antes.

Haz clic aquí para ver cómo funciona Volver con ella.

Artículos relacionados:
  • Frases para enamorar a una mujer
  • Cómo excitar a una chica

Cuando se aborda la cuestión del divorcio, se suele hacer desde una perspectiva estrictamente estadística. El resultado es desolador porque las cifras no hacen sino aumentar, incluso cuando el número de matrimonios desciende significativamente. La otra perspectiva es la jurídica. Pasa por varias perspectivas: la de las leyes de divorcio y la de la más complicada amalgama de normativas sobre la custodia de los hijos.

Pero en pocas ocasiones nos paramos a pensar en el trasfondo del asunto. ¿Por qué hay tantos divorcios? ¿Por qué hay divorcios en parejas que parecen llevarse bien? En la base de una parte sustancial de los problemas esconde la idea -errónea- de que el amor puede acabarse así, sin más. Y la posmodernidad ha completado el esperpéntico escenario con la idea -también errónea- de que lo que no se siente, no merece la pena ser vivido.

Motivos por los que aumentan los #matrimonios que tras divorciarse se casan con su misma pareja https://t.co/ytT7EsOqou

— abc_familia (@abc_familia) September 16, 2017

Este emotivismo exagerado se ha trasladado a todas las áreas de la vida. Escuchamos a aquel que nos asegura que tuvo mucha fe pero que ya no siente nada al rezar y por eso hace años que no pisa una iglesia. O al que afirma que no va a visitar a su anciana tía en la residencia desde hace meses porque no se siente cómodo con esa ‘entorno de tristeza y de muerte’. Y hay quien engaña a su pareja porque siente un impulso que le dicta su parte más animal y no está de moda reprimir lo que se siente.

Al matrimonio le pasa lo mismo: hay días en los que uno siente un arrebato de amor y otros en los que el arrebato se acerca más al odio. Y los dos arrebatos se pueden producir, igualmente, por un detalle nimio. Desde un bonito gesto hasta un gesto nunca hecho que la otra parte se toma como una afrenta personal sin precendentes. Entonces, la pareja entra en la pendiente deslizante del ‘no siento’ y, como no sienten, se alejan, y como se alejan, es imposible que se hablen. Y si no se hablan, nadie más puede salvarlos del hundimiento.

Estadísticas del @INE_Chile : Aumentan familias pequeñas y divorciados que vuelven a casarse https://t.co/tlddfSQj2F pic.twitter.com/ZTSpDXh7mN

— El Mercurio (@ElMercurio_cl) September 12, 2017

El segundo motivo de fondo para que los matrimonios dejen de creer en ellos es la falta de capacidad de perdonar. No es que nos hayamos vuelto más duros de corazón en esta generación que en otras. Hay detrás otro pensamiento posmoderno que vincula –equivocadamente- perdonar con perder y la felicidad con salir triunfantes. Cuando una pareja discute, vemos cómo incluso el entorno cercano se toma la situación como un torneo de boxeo en el que lo importante es no ceder ni un palmo ante el adversario. Quizá los propios contrincantes, que tienen almacenadas toneladas de cariño mutuo, no quieran ver al otro sufrir, pero ahí estarán las familias políticas, los abogados con poca ética y los aduladores poco amigos echando más leña al fuego del desastre.

La tercera razón, y temo que la más peligrosa porque ya ha sido aceptada como válida, es que hemos dejado de creer que el amor pueda ser para siempre. Le escuché en una ocasión a María Álvarez de las Asturias, abogada, canonista, experta en matrimonio, madre y esposa, una frase que desde entonces me ha hecho meditar mucho: ¿Por qué hay quien duda de que el amor en pareja puede ser para siempre si no dudamos de que pueda ser eterno el amor entre padres e hijos e incluso el amor entre amigos?

En efecto, buena parte del problema el matrimonio es que hemos dejado de creer que pueda ser eterno. Cuando estaba aprendiendo a conducir, recuerdo que frenaba drásticamente ante de cada curva porque no veía toda la perspectiva de la carretera por delante. El profesor de autoescuela me dijo un día: tranquila, después de este tramo de carretera siempre hay otro tramo de carretera. Ningún ingeniero termina la carretera en un muro. Puede haber un bache, otra curva, pero siempre hay carretera. Esta filosofía de andar por casa es de aplicación al matrimonio. Siempre se puede seguir adelante. Pero si en cada curva, bache o cambio de rasante pensamos que ese puede ser el final, acabaremos por convencernos de que algún ingeniero descerebrado dejó la carretera a medio terminar. Nadie se embarca en semejante empresa pensando que lo más probable es que se acabe.

Por eso me alegra tanto la noticia que Mónica Setién daba en ABC sobre los divorciados que se ‘desdivorciaban’. Porque eso significa que siguen siendo mayoría los que creen que amar para siempre a la pareja es tan fácil o difícil, tan sencillo o incomprensible como amar para siempre a una madre o a un hijo. Simplemente puede ser, por eso es.

Me casé dos veces con el mismo hombre

El divorcio es el punto final en la mayoría de casos. Sin embargo, para algunas parejas es un punto y seguido, porque vuelven a intentarlo casándose por segunda vez.

Ese fue el caso de Susana Vera y Gustavo Ramírez, quienes se casaron en 1995. En esa ocasión, la pareja estuvo casada durante 10 años, pero pusieron fin a su relación por diferencias irreconciliables.

Ambos rehicieron sus vidas y contrajeron nupcias con otras personas, poco tiempo después. Gustavo se casó en el 2008 con una mujer más joven que él, mientras que Susana también se dio otra oportunidad con una nueva pareja.

“Me casé en segundas nupcias en el 2007 y me di cuenta que me había metido en un paquete. A partir de esa experiencia y conversando con unas amigas, me di cuenta que Gustavo no era tan malo na’ (ríe). En serio, Gustavo siempre ha sido un hombre responsable, amoroso y respetuoso, pero durante nuestro primer matrimonio, tenía unas cosas que yo veía como manías, no sé, cosas que hoy día reconozco que no son razones para romper, pero en la época no supe lidiar con ellas”, expresa la mujer de 53 años, que volvió a divorciarse en 2009.

Ambos reconocen que la inmadurez tuvo que ver en la decisión que tomaron entonces. En el caso de Gustavo, estuvo casado hasta el 2011.

Poco tiempo después del segundo divorcio de él, se reencontraron, salieron un tiempo y volvieron a casarse.

“Creo que ahora valoramos las diferencias de cada cual. La primera vez nos casamos tarde, en comparación con nuestro grupo de amistades que desde los 20 ya habían formado familia y creemos que nos pusimos mucha presión. No tuvimos hijos, que para él era una cosa de que había que tenerlos, pero ahora bregamos con nuestra realidad de adultos maduros”, dijo Susana.

La psicóloga Karen Vázquez asegura que son varios los factores que hacen que una pareja lo vuelva a intentar.

“Hay personas que creen en el matrimonio para toda la vida y no tienen ningún impacto psicológico si se vuelven a casar con la persona con la que ya habían contraído matrimonio. Esa es la idea de que el matrimonio es eterno. Otras razones que me han traído es que siguen indicando que esa persona es su primer amor, el amor de su vida o el amor ideal. También otras razones para reconciliarse tienen que ver con sus hijas o hijos. Darle una nueva oportunidad a la relación para ver si los hijos crecen con una mamá y papá biológicos en el hogar. Las ideas religiosas también son otros factores. Son personas religiosas que no creen en el divorcio y aunque se hayan separado deciden darse otra oportunidad”, destacó Vázquez.

El impulso o una decisión apresurada es en muchas ocasiones el detonante para el divorcio en parejas que después se darán otra oportunidad, destaca la experta.

“Cuando salimos de una relación de pareja, a veces está la variable impulso. Hay personas que tienen una vida de pareja relativamente estable. Entonces, el aspecto de la sexualidad empieza a enfriarse un poco, de pronto una parte se vincula con otra parte, ocurre una relación de infidelidad. La pareja no acepta la infidelidad, por lo tanto se separa y luego quien fue infiel se dio cuenta que tomó una mala decisión y solicita una reconciliación. Y si la otra parte está dispuesta o dispuesto, pues se va a dar. Puede que haya sido como una reacción impulsiva, el sexo estaba más o menos frío, no estaba llenando las necesidades y de pronto se abre esta ventana, donde nuevamente me reconecto con una sexualidad más pasional, más frecuente e intensa y me enganché con esa otra persona. En términos generales las personas piensan que la sexualidad que se va a vivir cuando uno conoce a una persona va a permanecer y la sexualidad va evolucionando. Uno se engancha en lo erótico por la frecuencia, el apasionamiento, lo nuevo, pero eso se va a convertir en rutinario y no nos damos cuenta de eso. Por impulso me fui con otra, hasta que me di cuenta que lo que estoy recibiendo no me llena como lo que tenía en mi relación de pareja”, afirmó la psicóloga, quien también es terapeuta sexual.

En el caso de Maritza Jiménez y Fernando Matos, se casaron en 2007 cuando tenían 22 y 23 años, respectivamente. Él se acababa de graduar de ingeniero y ella estaba terminando un bachillerato en Biología para seguir estudios en Farmacia cuando se enteraron que serían padres.

“Nunca vivimos en estabilidad. Vivíamos en casa de mis papás en Guaynabo y él empezó a trabajar como ingeniero en Manatí. Cuando nació la nena era como que no podíamos con el trajín. A él no le gustaba vivir en casa de mis padres, yo no quería dejar de estudiar, pero no queríamos recibir ayuda económica de nuestros padres… Tomamos muchas malas decisiones», explicó Maritza.

La pareja terminó divorciándose en 2009.

“Siempre mantuvimos una relación cordial como padres de nuestra hija y nos apoyamos mucho, pero reconocíamos que juntos no podíamos estar en aquellas circunstancias”, expuso Maritza.

Con el tiempo, Maritza terminó sus estudios y comenzó a trabajar. Mientras, Fernando había comprado casa, estaba estable en su trabajo y su hija tenía seis años. Las circunstancias habían cambiado a su favor, pensaron, y decidieron darse una segunda oportunidad y se volvieron a casar en 2014.

“Fue lo peor que nos pasó. Él siempre fue controlador. La primera vez no lo noté y la segunda vez que no estaban mis padres de por medio todo eso salió», indicó.

Martiza y Fernando se divorciaron el año pasado.

“Ya estoy clara que no es el hombre de mi vida. Es el padre de mi hija y lo respetaré por eso, pero él sabe que entre los dos, sentimentalmente, ya no hay nada”, aseguró.

La psicóloga recalca un cuestionamiento fundamental que deben hacerse las personas que están en ésta situación.

“Aquí hay una pregunta básica: si en la primera no funcionó, ¿qué te hace pensar que luego va a funcionar? La persona tú la conoces tal y cual es. Su estilo de comunicación, su forma de conducir, su personalidad. Después de haber llevado dos o tres años con esa persona te vas a dar cuenta. Entonces qué te hace pensar que si antes no funcionó, ahora sí”, destacó Vázquez.

Hay situaciones serias y hasta graves que hacen que una relación acabe. La infidelidad, el alcoholismo y hasta la violencia de género son situaciones que acaban con el amor que pudo existir entre una pareja. Y se requiere de mucha determinación y compromiso poder reparar una relación rota por esos factores, destacó la experta. De no atender esos aspectos, la nueva unión será construida sobre una base inestable.

“Lo más difícil es que dan oportunidades vacías y no lo entienden. Las parejas se divorcian por una razón específica que puede ser desamor, infidelidad, alcoholismo, violencia de género, personalidades disímiles que no se logran conciliar. Si a ellos les preguntas dicen que no se entienden, que son diferentes. Entonces, una oportunidad vacía sería, por ejemplo, en el caso de violencia de género, sería unirse nuevamente a la persona agresora, pero sin que esa persona agresora haya buscado algún tipo de ayuda y no se maneja el problema. La persona le da oportunidad, pero ¿basado en qué? La probabilidad de que la pareja continúe con los mismos conflictos es bien alta”, señaló la psicóloga.

Vázquez hace énfasis en la comunicación entre la pareja para que el segundo intento sea exitoso.

“Necesitamos entender lo que es la comunicación en la relación de pareja, porque parte de las dificultades en la comunicación es ‘yo le he dicho tantas veces que no haga esto o le he exigido o le he peleado para tal cosa’. Estamos hablando que ese tipo de comunicación es donde se impone una persona y la finalidad de la comunicación es tratar de llegar a una negociación, que sea de beneficio a ambas partes. Que pueda promover una sana convivencia y ese tipo de comunicación regularmente es una comunicación no violenta. Es una comunicación del tipo asertivo, entiéndase que no puede haber imposición, entonación ni exigencias. La persona que lleva el mensaje habla más en primera persona”, destacó la psicóloga.

Vázquez también hizo hincapié en que los hijos no pueden ser la razón por la que una pareja vuelva a intentarlo.

“Los hijos van a crecer, van hacer sus familias, se van a independizar. Entonces, vamos a tener a dos personas casi extrañas viviendo bajo el mismo techo sencillamente porque quisieron darle una mamá y papá a unos hijos que ya no están. Esa es una de las razones principales por que las parejas no se divorcian cuando las cosas están mal. Pero la sociedad ejerce mucha presión en eso”, concluyó Vázquez.

Las relaciones de pareja son una negociación constante, por lo que no siempre se puede estar de acuerdo en todo. En ocasiones, ya sea por las diferencias que existen entre los dos miembros, por alguna traición o por otros motivos, las relaciones afectivas pueden llegar a su fin.

Pero no siempre es fácil dejar de hablarse con una ex-pareja, y menos cuando la llama sigue viva. Las dudas pueden aparecer en tu cabeza si seguís en contacto. “¿Debo darle otra oportunidad ami ex-novio o ex-novia?», «¿Es bueno volver a intentarlo?» Cada relación es un mundo. Ahora bien, existen problemas y ventajas de volver con tu ex-pareja. En este artículo las repasaremos.

Artículo recomendado: «¿Por qué no puedo dejar de pensar en mi ex pareja? 4 claves para entenderlo»

¿Decir adiós a mi ex-pareja o volver a intentarlo?

Si bien pueden haber razones por las que volver con tu ex-pareja, esto no siempre es posible, pues puede que uno de los dos desee acabar con todo y decir adiós de forma definitiva.

Superar el desamor no es nada fácil. Son muchos los recuerdos que dejamos atrás, y las consecuencias emocionales que la nueva realidad genera hace que vivamos este momento como el fin del mundo.

Por eso, si te encuentras en ese momento en el que la relación se acabó y no ves posible la reconciliación. Te invitamos a que leas este artículo: «Las 5 fases para superar el duelo de la ruptura de pareja»

Los motivos de la ruptura

Lo primero que debes plantearte a la hora de volver con tu ex es cuáles fueron los motivos de vuestra ruptura. Porque evidentemente no es lo mismo que la causa de vuestra separación sea una discusión sobre qué hacer un sábado noche o. en cambio, que el motivo de la ruptura sea que tu ex se ha acostado con tu mejor amiga. Por tanto, debes reflexionar sobre si realmente es para tanto lo que llevó a separaros o si, por contra, es casi imposible que vuelvas a confiar en esa persona.

Hay individuos que jamás volverían con alguien que les ha sido infiel, y en cambio hay otros que pueden superar la situación sin tantas dificultades. Así que antes de volver con tu ex-pareja debes realizar un trabajo de autorreflexión que te permita afrontar tus miedos y superarlos.

Artículo relacionado: «Desarrollo Personal: 5 razones para la autorreflexión»

¿Cuáles son los problemas o las ventajas de volver con la persona que tanto has amado? A continuación te las explicamos

Desventajas de volver con tu ex-pareja

Empecemos por la parte negativa: ¿qué desventajas y problemas surgen cuando una antigua pareja decide regresar?

1. Puede que no sea lo que era

Puede ocurrir que después de dejar la relación, la vuelta ya no sea lo mismo. Todo depende del motivo del problema y de la falta de respeto y confianza que la ruptura haya ocasionado. Recuperar la confianza de alguien es difícil… pero no imposible.

Si quieres cómo recobrar el grado de intimidad que existía entre entre vosotros, puedes visitar nuestro post: «9 consejos para recuperar la confianza de alguien»

2. Te impide crecer

Si lo has intentado una y otra vez con la misma persona pero sigues cometiendo el mismo error, necesitas replantearte tu decisión. Volver a caer con la misma piedra puede significar que tienes miedo de salir de tu zona de confort, lo que te impide crecer y desarrollarte.

3. Cierras la puerta a algo nuevo

Cuando vives en tu zona de confort te estás cerrando puertas. Esas puertas, de abrirse, pueden significar una vida mejor junto a otra persona. Seguro que hay posibles candidatos que podrían hacerte muy feliz. Así que no tengas miedo a la incertidumbre y da un paso hacia adelante.

4. El daño podría ser mayor

Las relaciones se van erosionando con los conflictos. Lo que significa que si estás constantemente perdonando a alguien por sus errores (en caso de que sean suyos) cada vez habrá más motivos para que la irá se manifieste. Así que sé maduro e intenta que la situación no se vaya de las manos.

5. Puede haber rencores

Dependiendo del motivo del problema, puede que nunca superes lo que sucedió. Si el motivo es una infidelidad, no todo el mundo está preparado para olvidarlo. Si el rencor está presente durante la relación, difícilmente acabará bien esta historia.

6. Puede que no tengas valor para dejarlo

Uno de los grandes problemas de volver con tu ex es que tengas una autoestima baja o falta de confianza en ti mismo, y el motivo de la vuelta sea que no tengas suficientes agallas para dejarlo. Esto te convierte en una persona dependiente.

Si lo deseas, puedes mejorar tu autoestima con este post: «10 claves para aumentar tu autoestima en 30 días»

Ventajas de volver con tu ex-pareja

Pero no todo es malo en esta vida. Cuando decidimos volver junto a una anterior pareja, podemos notar las siguientes ventajas.

1. Ya os conocéis

Una de las cosas positivas de volver con tu ex-pareja es que ya os conocéis y ya existe una conexión emocional entre vosotros. Si quieres volver con tu ex es porque hay aspectos positivos de esa persona que quieres que sigan formando parte de tu vida. Ahora toca trabajar en esas cosas que os separan. De esta manera la relación puede ir mejor

2. Tienes la oportunidad de volverlo a intentar con alguien que seguramente te ama

Y claro, los dos queréis volver porque sabéis que entre vosotros hay algo especial. ¿Vas a dejar escapar a esa persona? Todo el mundo merece una segunda oportunidad. También él o ella.

3. Podéis aprender de los errores

Los conflictos son algo habitual en la relación de pareja. Pero con diálogo, respeto y honestidad se pueden superar. Si los dos ponéis de vuestra parte es posible aprender de los errores.

4. Puede que estéis más unidos

Puede que después de dejarlo os hayáis echado de menos y os hayáis dado cuenta de lo importante que sois el uno para el otro. En estos casos, volver a estar juntos puede significar que estéis más unidos que antes.

5. Si hay niños por medios… puede ser bueno para ellos

¿Y qué ocurre en el caso de tener hijos? Pues seguramente, si volvéis a estar juntos y estáis felices, vuestros hijos os lo agradecerán. ¿No vale la pena intentarlo por ellos?

6. No te quedas con las ganas de intentarlo de nuevo

Es normal que surjan dudas sobre si debes volver o no con tu ex-pareja. Si decides volver, por lo menos sabrás si debías o no volver a intentarlo. En cambio, si decides no volver, puede que te preguntes si debiste darle una segunda oportunidad o no.

Al igual que tú, muchas son las mujeres que se preguntan como volver a enamorar a mi ex marido. Claro, porque en el amor no está todo perdido ni aún perdido, como indica el dicho popular. ¿Te has dado cuenta que él es la persona que debe estar a tu lado para siempre? ¿Lo extrañas demasiado? ¿Piensas que no puedes vivir sin tu ex esposo?

Aquí podrás encontrar algunas de la técnicas más eficaces que han usado otras esposas que pasaron por la misma situación de sentir que les falta el aire sin sus maridos, no poder dejar de llorar al ver una fotografía de su ex, pensar a cada segundo en qué estará haciendo, sentir su falta sobre todo por las noches y tener el síndrome de la “media cama vacía”.

¿Es realmente necesario regresar con tu ex?

Después de muchas peleas, palabras hirientes, discusiones, malos momentos y cosas que no quieres recordar, Es PRECISO que pongas en la balanza si es preciso volver con tu ex esposo. No importa quien dio el primer paso de pedir el divorcio o solicitar un tiempo para pensar.

A veces las mujeres se empecinan con un hombre o quieren regresar a su lado simplemente porque están acostumbradas a él, no porque lo amen o les haga sentir bien. Deja de lado la rabia, la tristeza o la depresión, empieza a pensar con la mente y con el corazón.

Si tras algunos días de analizar los pro y los contras de volver con tu ex esposo te das cuenta que es el amor de tu vida, entonces, sigue leyendo este artículo.

Como volver a enamorar a mi ex marido: Un poco de psicología inversa

Lo primero y principal que has de saber con respecto a la mente masculina es que es completamente diferente a la tuya. Capaz eso no sea un secreto después de haber estado casada o en pareja, pero vale la pena recordarlo.

Entonces, como hombre te digo que emplees la siguiente técnica: hazle creer que él tiene el control de la situación, cuando en realidad es al revés. Quizás si los lectores masculinos se enteran de que te he contado este secreto querrán colgarme en la plaza pública, porque no podrán seguir haciendo lo que quieren, pero mi objetivo es ayudarte mi querida amiga.

¿Qué quiere decir exactamente que él tiene el control?

Bueno, lograr que tu ex sea el que te llame y no sea al revés. Esto se consigue de una manera no tan sencilla, pero si muy eficaz: mostrándote segura de ti mismo y que puedes vivir sin él.

Pero, ¿de esta manera no lo estaré alejando más de mí? No, para nada. Todo lo contrario. Los hombres actuamos así: cuando sabemos que tenemos algo seguro no hacemos nada más, nos quedamos holgazaneando y mirando televisión. Pero, cuando creemos que estamos perdiendo algo que nos pertenecía o que era “seguro”, entonces nos volveremos locos y haremos lo posible por revertir la situación.

Madurez, decisión y autoestima alto

Esas serían las tres habilidades o actitudes que debes tomar a partir de ahora para poder recuperar a tu ex. Quédate tranquila, que ya te las explicaré de a una.

En primer lugar, si actúas de forma madura y no sales corriendo a abrazarlo y a pedirle de rodillas que regrese a tu lado, estarás dándole el derecho a la duda. ¿Realmente hice bien en abandonarla? ¿Me estaré perdiendo la posibilidad de estar al lado de una mujer con todas las letras? ¿No debería rever mi decisión? Estas cosas (entre otras) pasarán por su cabeza apenas te vea.

Para crear este efecto, maquíllate más, vístete mejor, ve al salón de belleza, haz actividades fuera de tu casa o tu trabajo, muéstrate feliz o superada por la situación, etc.

En segundo lugar, teníamos a la decisión. Esta actitud va un poco en relación a lo anterior. Si tu ex ve que estás decidida a ser feliz con o sin él, entrará en la duda de que si realmente hizo bien en pedirte el divorcio, el tiempo o la separación de hecho.

Y en tercer término, el autoestima ALTO. Esto lo lograrás cuando cumplas con los dos requisitos indicados más arriba. Quiérete, respétate, valórate, acéptate. Así lograrás que tu ex te quiera, te respete, te valore y te acepte.

Ahora que ya has respondido a la consulta de como volver a enamorar a mi ex marido, ¿pondrás en práctica estos consejos? ¡Luego me cuentas los resultados que obtuviste!

¿Hemos terminado ahí?

No, apenas estamos sentando las bases y hay mucho camino por recorrer, es por eso que quiero invitarte a descargar tu reporte GRATIS “7 Errores Fatales Al Intentar Recuperar a tu Ex”, en este reporte que he preparado, conocerás qué cosas podrías estar haciendo en estos momentos que te están impidiendo y hacen imposible regresar con él.

Pero no solo eso, si descargas este reporte AHORA, recibirás acceso instantáneo a mi lista de correo VIP, donde cada 3 días compartiré contigo mis más sinceras recomendaciones y estrategias para encaminarte hacia un camino donde tú y tu ex son más felices que nunca.

Bueno, aquí te dejo el enlace de acceso y descarga “Clic Aquí para Acceder a tu Regalo GRATIS y formar parte de la lista VIP de consejos para recuperar a tu ex”

Te deseo éxito
Alexander Love

Te preguntas como olvidar a tu ex si hay hijos, pues como mujer, tener un amor de película puede convertirse en tus sueños. Vivir felices hasta que la muerte los separe a lado de tu pareja es una ilusión que no siempre sucede. Pero no todo es bueno, ya que todo ese amor puede acabar, para eso Te preguntas como olvidar a mi ex esposo si tenemos hijos ¿verdad?

Cuando ocurre un divorcio entre parejas con hijos surgen una serie de complicaciones, pues la responsabilidad que tienes como madre no termina después de la separación. Tú y tu ex esposo deben seguir en contacto para así tomar las decisiones relacionadas con sus hijos. Esto da lugar a que sea más difícil el poder olvidar.

> ESTO TE VA A INTERESAR ==> Como Superar una Separación da CLIC AQUI’

Hola soy Andreina Sifontes, tuve una decepción Amorosa Dolorosa, Me sentía perdida y Muy sola, el mudo se me vino encima y me dije como voy a continuar.

Esos días quedaron atrás, supere la Separación Amorosa y salí mas fortalecida, y Hoy te digo no esta todo perdido, Yo lo supere por completo, con mucha valentía y seguí un método que me llevo paso a paso y lo mas importante creí en mi

Pero, ¿qué significa realmente olvidar? No podrás sacar todos los recuerdos de tu memoria, pero debes aprender a vivir sin que ello te afecte. El proceso de superación suele ser lento, lo normal sería que se alejaran por un tiempo, pero tus hijos no pueden esperar a que sanes tus heridas y reorganices tu vida!. He aquí lo difícil de la situación.

Es por ello que es necesario presentar para ti 5 pasos que te ayudarán con esta difícil tarea de dejar todo en el pasado. Verás que al final esa fuerza interior que posees se manifestará y podrás poner en marcha el inicio de tu nueva vida.

Aprende estos 5 Pasos Para Olvidar a Tu Ex Esposo Teniendo Hijos

Aún después de la separación, la comunicación y convivencia con tu ex esposo se debe mantener, pues hay un vínculo que los une de manera inevitable y para siempre, sus hijos. A pesar de ello, hay una serie de pasos que puedes seguir para permitirte dejar los sentimientos hacia él en el pasado.

En este sentido, quiero que pongas atención a cada uno de los pasos y sobre todo los tomes en cuenta para que olvidar a tu ex esposo no sea un camino lleno de problemas.

  • Llega a un Acuerdo con Tu ex Pareja

Al principio, la situación es un poco más dura, debido a que los sentimientos relacionados con las causas del divorcio y las consecuencias emocionales que eso conlleva están a flor de piel. Trata de llegar a un acuerdo con tu ex esposo sobre el cuidado de los niños.

Al inicio del proceso de separación es recomendable que el contacto personal con tu ex cónyuge sea escaso, pero que esto no impida el que ambos puedan hacerse cargo de sus hijos. Lleguen a un acuerdo del tiempo en que cada uno estará con ellos. Con el paso del tiempo, la situación se hará más llevadera.

Evita en lo posible que se formen pleitos relacionados con el cuidado de los pequeños, ya sea porque ambos los quieren tener el mismo día o, por el contrario, que ninguno de los dos quiera tenerlos.

Lleva el proceso de la manera más madura posible, ustedes son los adultos y los responsables de que los niños mantengan su salud emocional.

  • Mantente Serena Delante de tus Hijos

Lo más normal es que tengas una mezcla de sentimientos y que de vez en cuando te sientas tan mal que te provoque gritar o llorar. Es sano y necesario el que quieras desahogarte, pero trata de que tus hijos no se den cuenta de ello.

  • No Discutas con tu Ex esposo Delante de tus Hijos

Las discusiones no llevan a nada bueno, mucho menos si tienen lugar en frente de sus hijos. En este caso, el daño va causado no sólo hacia ti y tu ex pareja, sino que de manera indirecta afecta a tus hijos.

Al ver las frecuentes discusiones pueden crecer con inseguridad y esto se ve reflejado en que tienden a ser más vulnerables, depresivos y ansiosos. Antes de tomar actitudes de las cuales te puedas arrepentir, piensa en que ellos son inocentes de todo lo que pudo haber pasado entre ustedes y no merecen sufrir aún más.

«En otras palabras, trata las diferencias con ex esposo de manera madura, conversando al respecto y buscando la mejor solución posible. Dialoga sobre la situación de sus hijos y lleguen a un consenso para de esta forma sentar las bases de su nueva».

Te aseguro que de esta manera ambos mantendrán una buena salud emocional. Sin embargo, debes estar atenta ante la primera señal que tu ex esposo muestre de querer hablar de su pasada relación, porque de querer hacerlo debes marcar que la única conversación que puedes plantear con él es la del bienestar de tus hijos.

  • No Insistas en Retenerlo o Retenerla.

La idea de formar la familia perfecta puede ocasionar en ti la necesidad de mantenerla a toda costa. No manipules a tu ex esposo, ni trates de convencerte a ti misma de que los niños deben vivir con ambos padres. Si bien es cierto que ellos necesitan estar en contacto con sus progenitores, no necesariamente estos deben estar juntos.

No te empeñes en seguir manteniendo una relación que no tiene rumbo ni futuro estable, ya que esto también trae consigo daños psicológicos a los niños a la larga, pues en una relación sin amor el respeto se acaba poco a poco y aunque no lo creas, los niños se dan cuenta de todo.

  • Acepta la Situación y Perdona.

No te enfoques en la idea de que el padre de tus hijos te dejó, si él ya no está es porque la relación ya no era la mejor y aunque no lo quieras debes aceptarlo. El no hacerlo sólo te mantendrá aferrada a la idea de estar en una relación donde no solo ambos saldrían lastimados sino también tus hijos.

Más allá de aceptarlo, también debes limpiarte de todos esos sentimientos malos que posiblemente acumulaste en tu corazón, como el odio, la rabia y la ira. Todas estas emociones solo lograran que sigas con la mente atada a ex esposo cosa que te hará más difícil olvidarlo.

Una vez que hayas aceptado y perdonado comenzará el proceso de cambio y reestructuración de tu vida.

No te desesperes si tu vida no transcurre de la manera que siempre deseaste. Hay ocasiones en las que la vida juega en tu contra y sólo queda levantarte y reponerte. Toma toda la enseñanza que puedas de esta experiencia.

Los procesos de cambio suelen ser largos y dolorosos, pero vienen acompañados de grandes beneficios. Es hora de que te desprendas de todo sentimiento dañino que te amarre a continuar en una vida desdichada. Sé cómo el águila, arranca esas plumas pasadas y rompe ese viejo pico, al final del proceso tomarás nuevamente el rumbo y volarás más alto que nunca.

Que el amor hacia tus hijos sea la fuerza que te impulse a avanzar.

Consejos para Mejorar la Relación con Tu Ex Esposo si Tienen Hijos

una de las cosas que debes tener en cuenta es, que en esta vida nada es un cuento de hadas como siempre lo hemos imaginado con un gran ‘’FELICES POR SIEMPRE’’, esto, solamente se cumple en algunos casos cuando hay parejas que verdaderamente se quieren y desean estar juntos.

Por otra parte, cuando ya estabas en una relación de casados y tienen hijos, deben mejorar un poco su relación en cuanto a su trato, no necesariamente como pareja, cuando la relación ya no está funcionando, sino más, como unos amigos que pueden apoyarse. Porque, eso es lo que hacen los amigos ¿No?

Por esta razón, te recomiendo que prestes mucha atención a todo lo que te estaré diciendo a continuación sobre algunos consejos que te serán de gran ayuda para que mantengas una buena relación con tu esposo. Solamente, tienes que tomar apuntes de lo que estarás aprendiendo y veras que en nada estará afectando a otros miembros de la familia como lo son tus hijos.

1. Recuerda que Estás Divorciado, pero, Tu Hijo Existe.

Debes tener siempre en tu mente, que, por más problemas que hayas tenido con tu ex esposo, no olvides que aquella personita que está a tu lado, que es el amor de tu vida, el irremplazable, al que llamas ‘’hijo’’, está contigo y también con tu ex.

Así que, en gran honor a ese gran proyecto que pudieron hacer los dos en aquel momento de mucho amor, tienes que aprender a serenarte y también aprender a ser amigo de ese hombre al que un día llamaste esposo. Solamente, para que tu hijo sienta una buena comunicación entre ambos y al mismo tiempo, crezca fuerte mentalmente.

2. Tienes que Ser Buen Ejemplo para Tu Hijo.

Actuar con cariño, justicia y también integridad, son cosas que puedes trasmitirle a tu hijo, esto, no solamente lo tienes que incluir en enseñarles con palabras lo que son los buenos modales, el amor propio, o el respeto hacia sus semejantes, entre otros.

También tiene que ver con las acciones que tu tomes en todo tipo de situación que estés presente. Uno de los ejemplos más vivos que pueden presenciar tus hijos son aquellos modales que tienes con tu ex, respetarlo y también, quererte a ti mismo. Este es uno de los mejores ejemplos que le puedes dar a tu pequeño, al tratar con justicia, integridad y cariño a quien es su progenitor.

3. Motívate con Tu Independencia y Tu Paz.

Siempre tienes que respirar con tranquilidad. Recuerda que ya no están compartiendo una vida juntos y todo lo que eso implica debido a que, eso fue lo que decidieron; ya seas tú, o bien sea tu ex o sean ambos. No tienes por qué pensar en aquellos quehaceres que pueden hacer conjuntos en casa, debido a que, están separados. Entonces, cada quien se las tiene que arreglar sin afectar al otro.

Con respecto a los gastos, eso sí deben tener en cuenta que va por mitad, debido a que, hay hijos en medio y los hijos se hace en compañía con otra persona. Ya no tienes que pensar en aquellas preocupaciones que eran demasiado intensas que te causaba en dar un espectáculo en frente de tu hijo cada vez que discutían.

4. No Olvides que Alguna Vez lo Amaste Mucho.

Esto no tiene que ver con recordar los buenos momentos que vivieron juntos, sino, en cómo vas a olvidar que alguna vez le profesaste un amor profundo a aquella persona que te regalo lo más preciado que tienes, tu hijo.

Así que, actualmente, aunque ese amor este apagado, debes tener en cuenta que alguna vez si existió; así que, tienes que darte crédito, porque, si lo amaste, por algo seria. Solo tienes que confiar en ti y empezar a apreciarlo como lo que puede ser ahora en tu vida, solamente un amigo que es cómplice en la crianza de tu hijo.

5. Comprende que Tu Ex Ya No es Tu Pareja.

Jamás intentes buscar que tu ex se convierta en la persona que es ideal para ti como padre o madre. Algunas personas de manera equivocada suelen pensar que pueden cambiar a su ex pareja por alguien más adecuado en su vida. Solamente, de acuerdo a sus propias necesidades y también de acuerdo a los gustos que tengan, esto viene siendo un gran error.

Ahora, si lo que pretendes es modificar a aquella persona su forma de ser el cual ya no es tu pareja, no es necesario que te desgastes, porque eso jamás va a pasar. Si no cambio cuando estaba contigo, menos para cambiar cuando ya no tiene una relación contigo, sino, tan solo un vínculo paterno que debe cumplir contigo.

Estos son algunos de los consejos que debes tener en cuenta para que veas como es que aprenderás en muy poco tiempo a olvidar a tu ex esposo así tengan hijos, solamente, debes tener un vínculo con aquella persona y poco a poco aprenderás a verla como un amigo o amiga y eso será lo mejor que puedes hacer por el bienestar de tu pequeño o tus pequeños hijos.

Recuerda que, una separación no es fácil ni para ti, y mucho menos para tus hijos el ver que sus padres ya no están juntos, cuando lo ideal sería crecer dentro de una familia llena de amor y ver que sus padres quienes lo concibieron siempre estén juntos.

Cómo lidiar con tu ex esposa cuando hay hijos de por medio

Se acabó la relación, pero hay hijos de por medio, ¿cómo mantener conversaciones con aquella persona a quien lastimaste o te lastimó? Cómo lidiar con tu ex esposa cuando hay hijos de por medio.

Diana Brante Morales

Déjame contarte una pequeña historia. Ellos llevaban más de 15 años de matrimonio, tenían cuatro hijos, una casa, dos automóviles y toda una vida juntos, cuando él decidió que la relación no daba para más. A pesar de que ella estaba segura de que por más que lo intentaran no resultaría, se enojó con él y decidió hacerle la vida imposible. Comenzó evitando que viera a sus hijos, pues solo le permitía estar con ellos en la puerta de la casa y fin de semana de por medio. Luego vino el tema de la pensión alimenticia, donde él cedió a todas sus peticiones, pero aun así las visitas no aumentaron. Un día, él decidió cambiar su estrategia y en vez de rogarle por verlos comenzó a llegar de sorpresa, hizo los trámites legales para visitarlos con más frecuencia y de a poco fue generando una nueva relación, cada vez más espinosa, con aquella persona que se dedicó a llenar sus días con la amargura de la alienación parental.

Terminar una relación deja un daño en todo los involucrados, por más que intentemos disimularlo nuestras acciones siempre nos delatan. Cuando no hay más salida que el divorcio son muchas las mujeres despechadas que utilizan a sus hijos como armas para herir a quien fue su compañero de vida. Por eso, si eres una de las tantas personas que deben lidiar con las venganzas de su ex, aquí te dejo algunos consejos para evitar caer en su pesadez:

1. Busca el lado amable

Intenta mantener siempre una sonrisa en tu rostro y utiliza un lenguaje incapaz de ser malinterpretado; trabaja además en tus expresiones corporales y en el tono de voz para no alterar el ambiente.

2. Atiende los detalles

Aunque ya no estén juntos, preocúpate de los cambios. Hacer un cumplido en el momento adecuado generará una sensación de paz difícil de ignorar.

3. Intenta recuperar la amistad

Recuerda que a quien tienes enfrente es una de las personas que más te conoce, además de ser quien te dio los mejores regalos de tu vida: tus hijos. Haz lo posible para que la relación que alguna vez tuvieron no quede en el olvido y puedan llegar a construir una buena amistad.

Advertisement

4. Sé cauto en tus palabras

Si no tienes nada bueno que decir, es mejor que no lo digas, así evitarás conflictos por palabras fuera de lugar. Sin importar lo que haya sucedido entre ustedes, le debes respeto a tu ex pareja, en especial delante de sus hijos. Hablar mal de la persona a quien amaste solo habla mal de ti y de la calidad humana que tienes.

5. Enfócate en lo positivo

Cuando deban intercambiar opiniones, procura rescatar lo positivo tanto de sus ideas como de las tuyas, y busquen un punto intermedio en que ambos puedan llegar a un acuerdo.

6. No pierdas tu norte

Nunca olvides que lo más importante de todo son tus hijos, por ellos debes hacer todo lo que esté a tu alcance para que la relación sea lo menos dañina posible.

Hay veces en que las cosas simplemente no funcionarán, y por más que lo intentes puede ser que no consigas generar una sana relación de amistad con tu ex cónyuge, pero lo importante es que lo intentaste y el día de mañana, cuando sean tus hijos quienes juzguen lo sucedido, sabrás que hiciste todo lo que estuvo en tus manos para evitarles malos ratos. Verás que nada se pierde con intentar.

Toma un momento para compartir …

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Periódicamente también recibirás ofertas especiales de nuestros socios

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *