0

Porque los hombres provocan celos

Tabla de contenidos

Hay personas que, sin importar el daño que pueden hacer a sus parejas, no tienen ningún reparo en ligar con otras justo delante. Hay quien puede pensar que se trata de un despiste o de un simple juego tonto. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Alabama apunta a que este tipo de actitudes no tienen nada de involuntarias.

El objetivo de ligar con otras personas delante de la pareja es claro, provocar celos, y las personas que lo hacen tienen -según la investigación- una característica en común: son narcisistas. Además, es un comportamiento que se lleva a cabo de forma táctica con el objetivo de conseguir el control en la relación o un aumento de autoestima.

Este tipo de conductas son una forma de conseguir el control en la relación”

Los expertos explican que los resultados de otros estudios apuntaban a que los narcisistas no podían evitar sabotear sus relaciones de pareja con actitudes como ligar con otras personas. Sin embargo, el líder de esta investigación, Gregory Tottoriello, consideraba que detrás de este tipo de comportamientos había algo más.

Por ello decidió realizar distintos cuestionarios a 237 estudiantes en los que se preguntaba sobre distintos rasgos de la personalidad, sobre actitudes que llevan a inducir celos en otras personas y los motivos por los que se llevan a cabo este tipo de conductas.

Las conclusiones mostraron que mientras más narcisista era la persona, más probabilidades había de que tratasen que sus parejas tuvieran celos. “Tanto los narcisistas seguros de sí mismos como los más inseguros aseguraron que llevaban a cabo estrategias para provocar celos”, explica el estudio.

Los narcisistas con autoestimas más altas tienden a inducir celos como una forma de adquirir poder y control. Por su parte, los narcisistas más inseguros también tienen este objetivo, pero también lo hacen por venganza, para probar lo fuerte que es su relación, para buscar seguridad y compensar por su baja autoestima, concluye el estudio.

Los más inseguros buscan compensar por su baja autoestima”

3 razones irrefutables por las que DARLE CELOS a tu pareja es la PEOR idea que se te puede ocurrir

SI estás pensando en darle celos, mejor lee esto antes, es definitivamente la peor idea para mantenerlo a tu lado o interesado en ti.

Mariel Reimann

Pensamos que si le damos celos a nuestra pareja, él se dará cuenta de que hay otros hombres por allí en el mundo que pueden ver nuestro verdadero potencial como esposas, mujeres y amantes, sin embargo, lo que no muchas mujeres saben es que el darle celos a tu pareja es la peor receta para mantener a un hombre interesado en ti. Descubre las tres razones irrefutables por las que provocar los celos en tu pareja es una trampa en la que tú serás la única perdedora.

Nuevamente estamos frente a un caso en el que los hombres ven, sienten e interpretan las cosas de una manera diferente a la que nosotras, las mujeres, lo hacemos.

Cuando un hombre nos hace dar celos, por lo general las mujeres en lugar de perder interés, de alguna manera nos obsesionamos más con ese hombre. A las mujeres nos encanta competir con otras mujeres, y los celos son como un grito de guerra, y de alguna manera queremos probar que somos mejores que nuestro par que está quitándonos la atención del hombre que nos gusta o del hombre con quien estamos.

Sin embargo, en el mundo de los hombres, los celos trabajan de una forma totalmente diferente, y definitivamente, hacerlo poner celoso, es la PEOR idea de todas, si en realidad quieres que él se quede contigo.

Advertisement

A pesar de que internet está plagado de artículos e información enseñándole a las mujeres 10 formas o 15 formas de hacer que su hombre se ponga celoso, lo que no te explican, es que esos mismos celos que le causaste, serán los que lo ayudarán a decidir que ya no quiere estar más contigo.

1. Los celos que provocas le producen desilusión:

Si bien a los hombres les gusta la competencia y les gusta quedarse con la pieza más difícil de conseguir, al causarle celos, lograrás exactamente lo opuesto.

Cuando queremos que el hombre con el que salimos nos tome más en serio, o que nos pida matrimonio o que sólo salga con nosotras, en lugar de tratar de brillar más, equivocadamente, corremos hacia ese amigo u hombre que conocemos y que sabemos que gusta de nosotras y lo usamos para sacarnos fotos para los medios sociales, o nos cruzamos por los lugares en los que sabemos que él nos va a ver, y súper erróneamente creemos que eso provocará la magia que necesitamos para que nuestro hombre tenga miedo de perdernos y se derrumbe a nuestros pies.

«Si estoy muy interesado o incluso enamorado de una mujer y ella decide darme celos, lo único que ocasionará será que yo me sienta desilusionado de ella, y que mi interés por ella se desvanezca», comparte Andrew Aitken, escritor y autor del libro «Más allá de la ruptura».

Advertisement

Por crear inseguridad en el hombre que realmente nos interesa, lo único que logramos es crear desilusión y una imagen falsa de ti misma, una imagen de alguien que en realidad no existe, sino que sólo creaste para manipular una situación.

2. Los celos que provocaste en realidad no le interesan:

Primero debes saber que si sientes la necesidad de usar estrategias para manipular una situación amorosa es por que la relación no está bien. Esta debe ser tu señal más importante para darte cuenta de que las cosas no están bien y que el hecho de que tú te pongas a sacarte fotos con otro hombre que es más atractivo que él, no provocará nada positivo.

Si el hombre con el que estás no está demostrando interés en ti, y las cosas se están enfriando entre los dos, los celos serán tu peor enemigo. Ningún hombre en el planeta quiere estar con una mujer que es inestable, especialmente si le juras y perjuras que lo amas, pero sales con otro para darle celos.

De esta situación sólo puedes sacar dos resultados (ambos negativos): Primero, que el hombre a quien quieres conservar a tu lado sea competitivo y los celos que le produzcas lo impulsen a un juego de unos días para volver a tenerte (cosa que sin duda logrará ya que tú estás muerta por él, de otro modo no harías lo que estás haciendo) y que te deje luego por que no le interesa la idea de estar con una mujer que no sabe lo que quiere; o segundo, que el hecho de verte con otro hombre le confirme sus dudas y lo ayuden a decidir que no quiere estar más contigo.

Advertisement

3. Los celos que crees estar provocando sólo ocurren en tu cabeza

Nuevamente el mismo concepto, si un hombre quiere estar contigo, lo hará sin que tú manipules y armes situaciones que no existen para retenerlo. Si no te demuestra interés es por que probablemente no lo tiene, y tu plan de darle celos sólo funcionará en tú mente, por que él, ni lo notará.

Provocar celos en alguien, siempre va a ser una mala idea, y la peor consecuencia no es el hecho de que no lograrás retenerlo, sino que además crearás una mala reputación de ti misma que no te será fácil de borrar luego de que finalmente te des cuenta de que lo que hiciste no sirvió de nada.

No manipules al amor, por que sólo obtendrás, como decía mi abuela, «pan para hoy y hambre para mañana». Si quieres amor verdadero, una de las reglas más valiosas que debes conocer es que si debes manipularlo, es mejor que lo dejes ir.

Advertisement Toma un momento para compartir …

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Periódicamente también recibirás ofertas especiales de nuestros socios

Qué significa que mi ex me quiera dar celos. Foto: Unsplash

¿Por qué mi ex intenta ponerme celosa? Si has notado que tu expareja sube fotografías con otra persona, escribe indirectas en redes sociales y sabes perfectamente que todo esto es para provocarte celos, hoy te daremos a conocer qué significa que tu ex quiera provocarte celos.

Tu ex está vacío sentimentalmente

Si notas que tu expareja intenta captar tu atención a toda costa y hace hasta lo imposible para lograrlo, es muy probable que sea una persona sentimentalmente vacía y busca darle un poco de emoción a su vida y lo logra a través de provocarte celos.

Qué significa que mi ex me quiera dar celos. Foto: Unsplash

Esto suele suceder cuando esa persona no está atravesando un buen momento en el aspecto del amor y de las relaciones, y busca una distracción para evitar enfrentarse a la soledad En este caso, esa persona ha pensado que la mejor distracción para sentirse mejor es volver acercarse a ti, por lo que intenta ponerte celoso/a para remover sentimientos del pasado.

Aún te quiere/Tiene mucho rencor

Si notas que tu expareja intenta provocarte celos y su relación terminó recientemente, es muy probable que esa persona siga sintiendo algo significativo por ti y piensa que el hecho de provocarte celos va a tener como resultado que quieras volver con él.
Pero ojo, una persona también puede buscar provocar celos porque tiene mucho resentimiento o rencor hacia la otra persona y quiere herir sus sentimientos a través de generar emociones negativas como lo es el celo.

No es feliz con su actual pareja

Si tu ex ya tiene otra pareja y aún así notas que intenta provocarte celos, es muy probable que esa persona te siga queriendo a ti y no a su actual pareja pues de lo contrario, no tendría la necesidad de enviarte indirectas para decirte «lo feliz» que es con otra persona.

En cualquier caso, al observar que su relación actual está fracasando, estará reconsiderando su forma de verte y volver a estar contigo. Para ello, utilizará la táctica de los celos para saber si tú sigues sintiendo algo por él o ella e intentar luchar para que su relación «vuelva a funcionar».

Tu expareja quiere tener intimidad contigo

Sí, esta es otra causa por la cual los hombres intentan provocarle celos a su expareja. Si tu ex te quiere dar celos puede ser porque quiere tener relaciones íntimas contigo de nuevo.

Esta reacción ha podido ser provocada porque puede ser que esté con otra persona y quiera tener una aventura contigo porque sabes cuáles son las cosas que le gustan en la cama.

+ Cualquiera que sea tu caso, lo más recomendable es que lo ignores y lo borres de todas las redes sociales, ya que es probable que cuando aparezca otra persona en su vida, se olvidará de ti de nuevo.

Temas

  • relaciones de parejas
  • Celos enfemizos
  • Relaciones toxicas
  • Cómo superar crisis de pareja

Cosas que las personas inseguras hacen para darte celos

Teme que alguien robe tu atención y que lo dejes a un lado, pero su principal objetivo es conseguir el control de la relación.

No sólo los ex’s buscan provocarnos celos después de terminar la relación, sino que nuestra pareja actual suele hacerlo también por inseguridad y miedo a perdernos. Empieza a estar más activo en sus publicaciones porque está consciente de que lo vamos a leer y que obviamente va a llamar nuestra atención o toman actitudes raras cuando están con nosotros que nos van a confundir . De lo que a veces no nos damos cuenta es que todos sus movimientos están fríamente calculados y como todo, tienen un objetivo: llamar totalmente nuestra atención.

Fotos con otras personas, frases con indirectas y comentarios fuera lugar son algunos ejemplos de las cosas que hace nuestra pareja para darnos celos o por lo menos para hacernos pasar un mal momento. Estas actitudes sólo nos pueden confirmar una cosa: nuestro novio es un inseguro de lo peor que teme que otra persona ocupe “su lugar”; le cuesta trabajo enfrentarse a la idea de que nos puede gustar alguien más o que puede llegar alguien “mejor” que él, teme que alguien robe nuestra atención y que lo dejemos a un lado, pero su principal objetivo es conseguir el control de la relación. Lo mejor será que no caigamos en sus juegos y logremos arreglar la situación antes de que empeore.

Tiene una amiga con la que siempre publica fotos

Siempre hay una amiga de nuestra pareja que no nos da buena espina y él se aprovecha de la situación para subir fotos con ella o al revés y causarnos malestar. Sabe que su acción va a tener una respuesta en nosotras y que va a lograr llamar nuestra atención, pero sobre todo, elevar nuestro cólera.

Le manda solicitud de amistad a nuestras amigas sin razón alguna

Aunque en realidad esto no nos debería molestar, el problema radica en la intención con la que nuestra pareja lo hace. Sabe que si agrega a una de nuestras amigas nos va a sorprender y a obligar a preguntarle por qué lo hizo, la verdad es que lo hace para llamar nuestra atención y hacernos creer que quiere tener contacto con alguna de nuestras amigas con un objetivo en específico. Nos da justo por donde más nos duele.

Le pide a amigas que no conocemos que le den like a sus fotos

Puede sonar muy extremista, pero cuando nuestra pareja es insegura y nos quiere provocar celos, hacen cualquier cosa para lograr su objetivo. Amigas del colegio o del trabajo que no conocemos comentan y dan like a sus fotos de manera muy “cariñosa” o insinuante. Mientras no nos demos cuenta de las intenciones que tiene nuestra pareja con estas actitudes, evidentemente nos darán celos y nos hará creer que sale con alguien más.

Nos habla todo el tiempo de una amiga en especial

La nombran en todo momento y por cualquier situación mientras están con nosotras. Cocina rico, a ella le encanta esta peli, le hubiera gustado conocer este lugar… Tal cual, como si fuera la amiga perfecta. Cuando nuestra pareja hable de alguien en específico debemos evitar caer en su técnica, ya que solamente busca que sintamos celos y provocarnos inseguridad.

Se desconecta o se queda en línea sin contestar nuestros mensajes

Entendemos que nuestra pareja se desconecte cuando está ocupado, quiere descansar de un día ajetreado o porque simplemente necesita su espacio. Pero que se desconecte para hacernos pensar mal, es muy estresante o al contrario, que se conecte sin mandarnos una respuesta en nuestra conversación. Su intención es hacernos sufrir y que creamos que nos está ignorando porque alguien más ha robado su atención.

Algunas cosas que haces provocan que él quiera pelear con todo chico que se te acerque…

1. Coquetear discretamente con otros chicos.
El cerebro masculino empieza a gritar «¡¿QUIÉN ES EL ESE IMBÉCIL AL QUE VOY A DESTRUIR?!». Nunca deberías someterlo a este tipo de sufrimiento, a menos de que seas una horrible persona.

2. Reírte de un chiste que hizo otro hombre.
Hay cosas tan chistosas, que no puedes hacer otra cosa más que reír. Pero esto puede volver a un hombre loco de celos, especialmente si considera, su sentido del humor, como motivo de orgullo. No te sorprendas si tu simpático chico está apretando los puños.

3. Ir a un antro o bar en una «girls night.»
Las probabilidades de que llegue otro hombre a ligar contigo son altas, tu chico odiará pensar en esa hipotética posibilidad.

4. Emocionarte con algún famoso.
¿Sabes por qué la mayoría de los hombres odian a celebs como Ryan Gosling o Chris Hemsworth? ¡Es por tu culpa!

5. Textear con otros hombres.
Ellos piensan: Textear puede llevar a «sextear». Celos asegurados.

6. Tener un mejor amigo.
No importa qué tan «amistosa» sea su relación. Tu chico siempre creerá que alguno de los dos se quiere acostar con el otro. Culpa a todas las películas de Hollywood que han vendido esa mentira durante tanto tiempo.

7. Mencionar buenos momentos que tuviste con tu ex.
Esto es lo que piensa tu chico cada vez que mencionas alguna situación que viviste con tu ex: «¿Seguirá enamorada de él, lo hará mejor que yo, quién ganará en una pelea, él o yo?» Cada vez que lo haces puedes ver el momento en que sus ojos se llenan de furia.

8. Cuando usas tus días de vacaciones para irte con tus amigos.
Esos días en los que se supone que tendrías que pasar tiempo con tu galán. No le gustará si se entera que tienes planeado un viaje con tus amigos de la prepa.

9. Cuando vas a una fiesta sin él y subes fotos a Instagram.
Esa fiesta a la que él no quiso ir porque sólo iban tus amigos? Ahora, él está en casa y pensando en toda la diversión que se está perdiendo.

10. Cuando te quedas en el trabajo hasta muy tarde.
«Qué haces tan tarde en la oficina? ¿tienes una aventura con alguien de ahí?». Eso se pregunta tu chico cada vez que tienes que llegar horas más tarde a tu casa.

Los celos son el camino más rápido para que tu pareja se fije en otra persona

Le envías un WhatsApp y tarda en contestarte, ¡pero si está en línea! ¿Con quién chateará tanto? ¿Y ese ‘ex’ suyo que dice que es su mejor amigo/a? ¿Cómo puede irse de copas con alguien que le ha visto desnudo y que no pase nada? ¿Y por qué se arregla tanto para ir al curro cuando antes no se ponía ni desodorante? ¡Hay alguien más, seguro! ¿Su mejor colega, esa compañera buscona o, tal vez,… aquel primo segundo que abraza más de la cuenta? Tómate un respiro o una aspirina, porque si quieres que rompan contigo lo estás haciendo muy bien.

Los celos son un sentimiento bastante normal en la dosis adecuada, nacen cuando tenemos miedo de perder el afecto de alguien. Nuestra sociedad vive en el engaño de que no sólo debemos sufrir por amor sino que, además, si no estás celoso no amas de verdad a tu pareja. Y no lo decimos nosotros, sino una de cada dos canciones de reggeaton y la mayoría de las baladas. El primer ataque de celos lo vivimos de niños, cuando empezamos a darnos cuenta de que somos individuos separados del resto y que, por tanto, tenemos que competir por el amor de los otros, sobre todo, nuestros padres. Algo que los psicólogos llaman ‘proceso de individuación’, y que para algunos puede durar toda una vida.

Porque lo más difícil es entender que el otro no nos pertenece y la posibilidad de perder el amor ajeno es la que menos toleran las personas celosas y posesivas, que acaban consiguiendo justamente lo que más temen: que las dejen de querer por pesadas, por obsesivas; porque imaginando enemigos, los invocan. Aquí te damos cuatro buenas razones de por qué ser celoso no sólo acabará contigo sino con todo lo que, poco a poco, habéis ido construyendo entre los dos:

1. Las personas inseguras no resultan atractivas

Quien más y quien menos, a no ser que sea un narcisista de cuidado, sufre bajones de autoestima, pero cuando te infravaloras y buscas el amor ajeno y no el propio, te conviertes en una persona muy vulnerable, tu personalidad se difumina y terminas borrándote solito del mapa. Todo lo que enamoró al otro de ti se diluye y cuando eso ocurre, cuando no nos queremos, lo transmitimos a los demás.

El mensaje que mandamos a aquél a quien queremos enamorar es: “Valgo tan poco que no sé ni por qué me quieres, pero, ¡quiéreme, por favor!”. ¿Qué eres, un perrito abandonado?

2. El amor se basa en la confianza, detective

Es pura supervivencia, todos los animales se ponen alerta para sobrevivir en un entorno hostil plagado de peligros, pero el peor depredador de todos está en tu cabeza y no en tu manada. Una relación de pareja saludable debe basarse en la comunicación y la confianza y si alguna de ellas falla no podrá avanzar bien. Cuando somos desconfiados nos volvemos paranoicos, estamos más atentos de lo que hacen los otros que de nosotros mismos y nos pasamos el día indagando y buscando enemigos imaginarios, lo cual genera un estrés continuo en la relación que acaba provocando discusiones cada vez más violentas.

3. Si le cortas las alas, cortará contigo

Al no asumir que el otro es tan libre como tú y que te ha elegido, como tú lo has elegido a él, te conviertes en un cazador de adversarios. Para evitar a un ‘[email protected]’, actúas como un policía del amor: le prohibes que vea a sus amigos, le llamas a todas horas preguntándole dónde está y con quién, acaparándolo no para pasar un tiempo de calidad juntos, sino para vigilarle. Con este panorama no te sorprenderá que alguien se agobie —si es que nos estamos agobiando hasta nosotros solo de pensarlo…, y cuando metes a alguien en una jaula, ya no eres su pareja, sino su carcelero.

4. Ni se le había pasado por la cabeza engañarte, pero ahora que lo mencionas…

O sí lo había pensado, pero la imaginación es libre. ¿O tú no fantaseas? Ahora bien, lo que sí conseguirás si sigues hablándole de ese compañero de trabajo o esa amiga soltera que, en tu opinión, está coladita por él es justo eso, darle ideas. Porque lo que tú quieres decir es: “¡Ojo, que ése tiene otras intenciones!” (infundadas o no). Pero lo que ellos de verdad entienden es: “Esta persona debe ser la hostia” o “no me había fijado antes en ella, pero igual se me escapa un coqueteo”. A todos nos gusta que nos suban el autoestima y mientras el tuyo cae en picado, tu pareja se siente el ‘guilty pleasure’ de tus mil y un enemigos. ¿Y sabes qué más? Que ese fantasma (real o no) también lo nota, y si no tenía ninguna intención de ligar con tu novio, con tus inseguridades has abierto esa posibilidad.

Hay una explicación científica a por qué los celos nos empujan en brazos de otros. De acuerdo al experto en relaciones Álex Moliner: «Para nuestro cerebro es imposible no pensar en algo. Según la conocida Teoría de los procesos irónicos (Wegner, 1994), si yo te digo ‘no pienses en un elefante rosa’, lo primero que hará tu mente es representar un enorme paquidermo rosado. No podrás dejar de verlo.

Con los celos ocurre algo semejante, cuando nos mostramos celosos respecto a una tercera persona, lo que estamos haciendo es llamar la atención sobre el objeto de nuestros celos, al que hemos convertido en un enorme elefante rosa que ahora capta la atención de nuestra pareja, cuando quizás previamente ese interés solamente existiría en nuestro miedo».

Aún estás a tiempo de no ser esa clase de pareja tóxica sobre la que tanto escribimos en Código Nuevo, si te armas de paciencia, trabajas tu autoestima y aceptas que las hay más rubias, o más cachas, más inteligentes (sí, es probable) y también bastante peores. Pero te eligió a ti. Que el amor es para toda la vida o hasta que dure, y si sigues anticipándote a una infidelidad o una ruptura, lo conseguirás antes de lo que tarde en girarse para mirar a otra.

La clave del cambio de tendencia es la educación. Es necesario erradicar las conductas posesivas, imprimiendo valores de igualdad en la educación sexual.

El concepto de «amor como sacrificio» es totalmente insano y produce desequilibrios entre el “dar” y el “recibir”, de modo que tiene que haber libertad, respeto, confianza e independencia para que se trate de amor y no de posesión.

# 10.- Socialmente nos ‘venden’ los celos como una prueba de amor

→ “Lo que sucede es que te quiero demasiado”

No es así en la realidad aunque muchas canciones y poemas nos pretendan demostrar lo contrario.

No nos dejemos envolver por el concepto de que «los celos son una prueba de amor» que todavía impera en nuestros días, ya que, en realidad, constituyen un claro síntoma de inseguridad.

NOELIA BALLESTEROS

También te puede interesar:

  • Cuando confundimos amor con dependencia
  • Cómo superar una ruptura de pareja en 15 pasos
  • ¿Por qué fracasan nuestras relaciones de pareja?
  • Condiciones para alcanzar el amor duradero
  • ¿Cómo empiezan los problemas de pareja?
  • Cómo saber si una relación es de dependencia emocional

Si te ha resultado interesante este artículo, sé generoso, enlázalo o compártelo, y ayuda a otras personas 😉

Normalmente, cuando nos gusta un chico o una chica, queremos saber si la otra persona siente lo mismo por nosotros. El simple hecho de preguntar de forma directa a la otra persona nos suele resultar muy costoso, bien por timidez o especialmente por miedo al rechazo.

Si lo hacemos por timidez deberíamos intentar vencer ese obstáculo.

Lo cierto es que existen un montón de señales de que le gustas a alguien. A veces el lenguaje no verbal dice mucho más que el verbal, tan sólo hay que saber interpretarlo correctamente, para lograrlo hay que ser muy buen observador, ya que es fácil confundir algunas señales.

Señales no verbales que indican que le gustas a alguien

Hay una serie de señales no verbales que determinan cuando una persona está interesada en otra, estas señales se suelen manifestar de forma inconsciente, por lo que no se pueden evitar. Fíjate si esa persona que te gusta muestra alguna de ellas, pues es muy probable que, si lo hace, tenga interés en ti.

Si es hombre:

  • Su cuerpo estará estirado y pondrá las manos en el cinturón o en los bolsillos del pantalón, como si un vaquero del salvaje oeste se tratase, señalando la zona genital.
  • Su cuerpo se girará hacia ti.
  • Su mirada será penetrante.
  • Sus pupilas estarán ligeramente dilatadas. Sin importar la luz que haya, las pupilas tienden a dilatarse un 30% cuando vemos algo que nos gusta.
  • Tensará los músculos de forma inconsciente.
  • Sus pies apuntarán hacia ti.
  • Se colocará bien la ropa, por ejemplo, la corbata o la chaqueta.
  • Hablará en un tono de voz suave.

Si es mujer:

  • Jugueteará con su pelo.
  • Te mostrará la palma de sus manos, dejando ver las muñecas.
  • Se ruborizará.
  • Te mantendrá la mirada unos segundos y la bajará desviándola ligeramente para volver a encontrarse con la tuya.
  • Las pupilas estarán dilatadas.
  • Se humedecerá los labios y dejará la boca entreabierta.
  • Cruzará y descruzará las piernas de vez en cuando.
  • Su barbilla apuntará hacia ti.
  • Imitará tus gestos de forma inconsciente. Por ejemplo, si te rascas la frente, al poco tiempo ella hará lo mismo.

Sonríe de forma habitual cuando está contigo

Sonreímos más a la persona que nos gusta porque su presencia nos hace felices y es nuestra forma de manifestarlo, mediante la sonrisa. Por otro lado, la risa también juega un papel fundamental, ya que solemos reírnos más de las bromas de alguien que nos gusta, porque queremos agradar y de forma inconsciente tratamos de que esa persona que nos atrae se sienta satisfecha cuando cuenta un chiste, recibiendo la carcajada que espera.

Cuando analizas si le gustas a una persona, puedes tratar de comparar cómo actúa cuando hay más gente a vuestro alrededor, ¿sonríe y ríe más contigo?

Si notas que sonríe de forma muy habitual cuando está contigo y que además ríe todas tus bromas, incluso las que sabes que no tienen demasiada gracia, seguramente no sea porque seas más simpático que el resto de gente, ni porque tu sentido del humor sea muy bueno, lo más probable es que esa persona esté interesada en ti.

Por ejemplo, si a ti te encanta ir a correr y sabes que esa persona no comparte la misma afición pero de repente un día se ofrece a acompañarte, da por seguro que tan sólo se trata de una excusa para pasar más tiempo contigo porque le gustas.

Es imprescindible saber que sentimos por esa persona, cuando queremos saber si le gustamos es indicación de que puede que estemos enamorado/a de ella.

Te hace cumplidos

Si se fija cuando te cortas el pelo o cuando te compras ropa nueva y aprovecha la ocasión para comentarte lo bien que te sienta el cambio, es posible que no sólo se trate de mera observación por su parte, si no de que te presta más atención porque siente atracción por ti.

Te trata de un modo diferente cuando estáis en grupo

Trata de analizar cómo es el comportamiento de esa persona cuando estáis en grupo. Observa si te trata igual que al resto o, por el contrario, lo hace de forma diferente.

Fíjate si siempre tiene un momento para preocuparse por acercarse a ti, por establecer contacto visual o físico, por intentar participar en las conversaciones que inicias, por reírse o bromear contigo… ¿es más amable contigo que con el resto?

Cuándo estáis a solas tú eres su centro de atención

Cuando estáis a solas no hay momento que dedicar a mirar el móvil. El tiempo que pasa contigo quiere aprovecharlo al máximo, se muestra una persona atenta a cada palabra que dices, trata de mantener una conversación fluida y se preocupa en todo momento porque no te aburres y estés cómodo/a.

Siente celos

Las personas sentimos celos cuando alguien nos gusta ante ciertas personas o comportamientos que pueden suponer una amenaza de perder posibilidades de tener algo más que una amistad con ese alguien por el que sentimos atracción o amor.

Aunque probablemente no manifieste abiertamente que siente celos ante algunas situaciones por miedo a delatar sus sentimientos por ti, es posible que puedas observar que siente celos cuando estás con otras personas o hablas de otras personas que podrían ser una amenaza para él o ella.

Si el problema es que eres tú el que sientes celos, tendrás que conseguir quitártelos para no caer en errores de base.

En las redes sociales siempre está pendiente de ti

Esa persona siempre deja un cometario en tus fotos o en tus posts, siempre está ahí para jugar contigo a juegos que ofrezca la red social, trata de escribirte mensajes por chat de forma habitual, aunque no tenga nada serio que decirte, simplemente te escribe por el hecho de preguntarte que qué tal estás. Si estas situaciones se dan, es muy probable que le gustes.

Y en cualquier caso si alguien te gusta no dudes en desplegar todas tus opciones para conquistarle.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *