0

Poses para hacerse fotos

Por probabilidades, hasta la mujer más fotogénica y segura de sí misma puede ser víctima de una foto poco sentadora. Incluso si estamos satisfechas con la forma en que nos vemos en el espejo, una mala foto puede hacernos sentir mal, cierto?

Te tengo buenas noticias! A menos que estés siendo fotografiada por un fotógrafo profesional en un set con iluminación, probablemente no vas a salir espectacular en cada foto. ¿Qué quiere decir esto? Significa que esas fotos que te sacas con el iphone o las que te toman fotógrafos apurados en un evento, o las fotos tomadas en la calle no dicen como te ves en realidad.

Después de todo, una foto realmente buena tiene menos de realidad y más de saber posicionarte frente a las cámaras. Y como no queremos sacarnos más fotos malas, acá va una guía para aprender a poser en las fotos!

1. Usa tu lengua.

Este es uno de los mejores trucos que hay. Puede que lo sientas un poco raro, pero al presionar tu lengua contra el paladar mientras sonríes es una forma efectiva de evitar la odiada doble pera, mientras elongas tu cuello y tu mandíbula. Lo he probado y de verdad funciona! Heidi Klum y Renee Zellweger son fieles a este truco.

2. Pon tu cara en ángulo.

Cuando tu cabeza se inclina ligeramente hacia arriba o hacia abajo es más sentador que ser fotografiada frontalmente.

A menos que estés siendo retratada por un fotógrafo profesional, es clave evitar poner la cara derecha frente a la cámara. ¿Por qué? Porque se produce una ausencia de sombras, lo que puede hacer que tu cara se vea más ancha, grande o un poco descolorida. Desde ahí, mira un punto justo sobre la línea natural de tu mirada.

3. Gira tu cuerpo y pon tus brazos en posición.

El truco más antiguo de la alfombra roja: Párate con tu cuerpo en un ángulo de 45 grados y pon el brazo más cercano a la cámara sobre tu cadera. Luego pon un pie un poco más adelante del otro, apunta con el dedo gordo a la cámara y distribuye el peso de tu cuerpo sobre la pierna de atrás.

La ames o la odies, Paris Hilton es experta en posar para las fotos. Se ve un poco menos posera que Paris, pero esta modelo está dominando la técnica de la mano sobre la cadera.

Habías notado por qué las celebridades siempre posan con el brazo que da a la cámara sobre la cadera? Es porque este movimiento en particular asegura que tu brazo no se aplaste contra tu cuerpo haciendo que se vea aplastado y más gordo. Si encuentras que esta pose es un poco forzada, trata de poner tus brazos un poco más separados de tu cuerpo.

4. Cruza las piernas.

Si estás siendo fotografiada de cuerpo entero cruza tus piernas en la altura de las pantorrillas. Esta postura hará que tus caderas se vean más angostas y tus piernas más largas, además se ve más casual. Esta pose también funciona estando sentada. Aunque siempre es preferible estar de pie en las fotos, si justo pasa que estás sentada, ponte bien derecha y cruza las piernas en los tobillos, es mucho más sentador.

5. No sigas al grupo.

La clave para una foto grupal espectacular? No hagan todos la misma pose. No todos tienen la misma forma, así que la mirada del observador naturalmente se va a dirigir a la persona que se vea mejor en la pose, no la foto. En vez, párate cómoda sin imitar a la persona que está al lado tuyo.

6. Aprende a sonreír para la cámara.

Sonreir es algo complicado cuando se trata de fotos. Una sonrisa muy grande, y puedes verte un poco ridícula, pero sin sonrisa te verás seria o enojada. La solución: sonríe naturalmente, como cuando no te está mirando la cámara.

Una sonrisa muy amplia a propósito hará que tu cara se tense, los ojos se entrecierren y las mejillas se hinchen, lo que no es muy atractivo. En vez, trata de relajar tu rostro y abrir la boca un poco, así tu labio inferior seguirá la curva de tus dientes superiores. Esto es universalmente sentador, y te permite elegir cuánto diente quieres mostrar. No eres fan de mostrar los dientes? Aprende a sonreír con los ojos!

Una sonrisa de verdad puede ser vista desde lejos, y siempre hará que te veas mucho mejor en las fotos.

Nota: Cuando sonríes naturalmente, el área al rededor de los ojos tiende a arrugarse un poco. Esto hace que tu sonrisa se vea mucho más sincera que cuando sólo sonríes con la boca.

7. Practica la buena postura.

Seguramente te lo han dicho mil veces, pero pararte derecha realmente hace la diferencia. No sólo te elongará en las fotos, pero además te hace ver segura y sólida, algo que es naturalmente atractivo.

8. Entiende las proporciones.

Es una regla básica: lo que está más cerca de la cámara se verá más grande.

9. Relájate.

A menos que seas una modelo profesional, lo más probable es que la mayoría de las fotos en las que apareces sean entretenidas y casuales con los amigos. Por mucho que quieras posar para estas fotos para verte mejor, lo más seguro es que si lo estás pasando bien y estás relajada, vas a salir mucho mejor en las fotos. Como no estás tratando demasiado, habrá menos espacio para equivocarte.

Source: Style Caster

Síguenos en facebook

13 trucos para posar bien en una foto

La mayoría de vosotras no se pasa el día de estudio en estudio en sesiones de fotos, está claro, pero casi todos nos hemos tenido que hacer en alguna ocasión una sesión de fotos más “profesional”. Y si no es tu caso, pues oye, por lo menos con esta guía entenderás por qué las modelos usan más unas poses que otras.

1. La pose de “manos a la cintura” alargará visualmente el cuerpo. Lleva los codos hacia atrás, enseña las uñas y gira levemente la cara. ¿¡Por qué creéis que las chicas del Telecupón posaban siempre así!?

2. Siguiendo con la pose previa, no aprietes demasiado la cintura. Se trata de apoyar levemente las manos, no de estrujarse el cuerpo.

3. Estate siempre atenta a la posición de las manos. Cuidado con tenerlas muy tensas o estiradas. También ojo con los codos en dirección a la cámara.

4. Tócate la barbilla o la mandíbula ligeramente y entreabre un poco la boca para dar una imagen sofisticada y sexy.

5. Deja caer ligeramente la cabeza hacia un lado y pon esa misma mano en la cintura para enfatizar el contorno del cuerpo. De nuevo la pose de azafata. ¡Funciona!

6. No abras los ojos demasiado porque pueden quedar “saltones”.

7. Tampoco los cierres demasiado porque pueden perder fuerza.

8. No ocultes la cara detrás de las manos. Esta es una pose muy concreta para retrato. Lo normal es que no la uses a menudo, pero nunca está demás algún truco extra.

9. No juntes ni pegues tus brazos al cuerpo, mejor juega con los contornos y aléjalos sensiblemente del tronco.

11. No subas demasiado la barbilla porque se pierde la forma de la cara.

12. Esta parece de cajón, pero es un error común en la gente que no está acostumbrada a fotos de estudio. No flexiones las dos piernas, mejor mantén una recta y la otra flexionada.

13. Contorsiona levemente el cuerpo a modo de letra “s”. Apoya el peso del cuerpo en una pierna y usa de nuevo el truco de los brazos en la cintura para una foto de cuerpo entero.

Trucos para salir bien en las fotos (sin ser modelo)

Y estos son sus consejos…

© Mondadori Photo

  • Adopta una buena postura:

Vale, ya sabemos que no tienes intención de posar en ropa interior y, si me apuras, tampoco en bañador o bikini. Pero, si te fijas, en las poses de las mujeres de Victoria’s Secret hay algo que puedes aprender. Salir encogida sobre una misma como Quasimodo no favorece a nadie. La chepa no es cool en absoluto. Así que estírate, estírate mucho, coloca los hombros hacia atrás y saca un pelín el culete. ¿Recuerdas cuando tu madre te decía en tu adolescencia que fueses recta? Pues razón tenía. Lo de llevarnos la mano a la cabeza como si acabáramos de tener una experiencia religiosa es opcional. Posiblemente, si te estás haciendo una foto en la boda de tu prima, quede raro.

Aprendiendo a posar en 3, 2, 1…

  • Presta atención a la barbilla:

Como nos cuentan las fotógrafas, una de las principales obsesiones de las mujeres es que no nos salga papada al hacernos la foto. Los adultos tendemos a subir la barbilla para evitarlo, pero esto es un error, como nos dice Violeta Rodríguez: “En mis sesiones una de las cosas que más repito es: ¡baja la barbilla!”; Amparo Palop añade: “Uno de los trucos que más les gusta a mis clientas es que adelanten la cabeza como si fueran tortugas. Generalmente les da la risa y eso relaja el ambiente, pero consigues el objetivo. Eso y la conexión ‘barbilla-hombro’ son los grandes trucos”. Eva Menacho nos explica entre risas este punto: “Como cuando miras a alguien por encima del hombro, pero sin la parte chunga”.

Podemos inclinar también un poco la cabeza pero ¡ojo con los ángulos! porque, si no, puede parecer que nos ha dado un aire (y eso definitivamente no favorece nada).

  • Nada de estar de frente:

Los seres humanos normales (las supermodelos aquí no cuentan) debemos evitar hacernos fotos completamente de frente porque ¡es muy poco favorecedor! Lo de ponerse ligeramente de lado ayuda… el problema es cuando todas las chicas de la foto estáis con idéntica pose y acabáis pareciendo majorettes. “Lo mejor es utilizar cualquier truco pero de manera sutil porque, si no, el resultado puede ser todavía peor”, como nos explica Amparo.

© Mondadori Photo

Es importante hacernos fotos y estudiar nuestros ángulos. Es doloroso ver una foto en la que te ves cara de pan, con papadonprich, con caderacas… pero es peor no solucionarlo. Aprender qué nos hace salir mal es muy útil para corregirlo.

  • Intensidad en la mirada:

¡Evita la mirada muerta! Como dice Tyra Banks a las modelos de su concurso America’s Next Top Model, hay que sonreír con la mirada, lo que ella llama “Smize“. Consiste en concentrar la intensidad en los ojos para que no se nos quede la mirada sin vida y tengamos cara de lelas. Para eso, hay que entrecerrar los ojos (squinch) que es un buen truco para salir bien en las fotos. Eso sí, entre una mirada interesante y una mirada de borracha somnolienta hay un paso muy pequeño, así que no te pases.

Si tendemos a salir con los ojos cerrados, Violeta Rodríguez nos dice que podemos pedir al fotógrafo que cuente hasta tres para abrir los ojos entonces. “¡Además, la mirada será mucho más fresca!”, pues ea.

Chiara domina a la perfección la técnica del ‘squinch’ / ‘Smize’. © Mondadori Photo

  • El pelo, justo y necesario:

Como dice Eva Menacho, aunque parezca bastante obvio, es importante peinarse. Violeta Rodríguez apunta que es preferible que la cara no aparezca demasiado despejada. Es mejor que pongamos algo de pelo sobre los hombros, un mechón sobre la frente, algo que rompa el estatismo y aporte algo de volumen (por favor, no es necesarios convertirse en el sexto Jackson Five… hemos dicho UN POCO de volumen).

Y sí, ya sabemos que en los ambientes en los que nos movemos no es habitual que haya un ventilador, pero tampoco hace falta. El efecto túnel del viento es muy poco favorecedor y el riesgo de acabar pareciendo un pelocho es muy grande.

  • No exageres:

Una mala noticia: las modelos son divinas y tú no. Ellas empiezan a poner caras y cambiar el gesto cada segundo y están estupendas de la muerte. Si estás haciendo un reportaje tipo egoblogger vale, pero el reportaje del día que fuisteis a comer de picnic al parque no es el momento adecuado para probar poses imposibles. Más que nada porque, sin contexto, la mitad de las fotos quedarán ridículas. No es fashion, es generalmente bastante WTF y un poco de mamarracha.

La normalidad está infravalorada: posa como se espera por el contexto. Y punto.

Pose por segundo… Coco Rocha sí que sabe.

  • ¡Esa boca!

Otra mala noticia: a la mayoría, al poner morritos, se le pone cara de pato y esto no es especialmente favorecedor. Ademas, es malísimo cuando tienes una edad y código de barras en el labio superior. Para salir con un gesto poco exagerado, lo mejor es entreabrir la boca, como nos explica Violeta Rodríguez: “Boca entreabierta, labios ligeramente separados, pero sin enseñar dientes y con el rictus relajado”. ¡Ahí es nada! Amparo Palop recuerda el truco de toda la vida de los fotógrafos de colocar la lengua en la parte interior de los incisivos para conseguir una bonita sonrisa.

Si no sabéis qué decir, lo mejor es decir AEIOU muy deprisa. Y olvídate de lo de ‘patata’.

  • Selfie, mon amour:

¡Nos encantan los selfies! Vemos como salimos antes de hacernos la foto, controlamos los ángulos tanto de la cámara (ese favorecedor picado) como el nuestro propio (nunca completamente de frente para no parecer un pez globo). Pero todo tiene sus trucos. Amparo Palop nos cuenta uno de los suyos: “Nunca recomiendo hacerse un selfie sin utilizar el temporizador. Acertar con el disparador sin que se nos caiga el teléfono y aguantando la pose es complicado, así que es mejor poner el temporizador, posar y que la foto salga sin tener que darle al botón”. Otra opción es utilizar un control remoto, pero es mucho más práctico hacerlo como nos cuenta la experta.

Eva Menacho nos dice: “¡Por favor! ¡Hay que cuidar los fondos! ¡No os hagáis selfies en el baño!”. Y tiene toda la razón. Ver bragas, calcetines o el cubo de la fregona quita muchísimo glamour. Amparo añade: “Siempre que sea posible, hay que utilizar luz natural”, y Violeta Rodríguez apostilla con que “hay que poner la cámara un poco inclinada y nosotros mirar hacia arriba para evitar las sombras extrañas en la cara. Así saldremos mucho más guapas”.

Y, como dice Eva Menacho, pensando sobre todo en las adolescentes, cuidado con quien compartimos nuestras fotos…

¡Trucos para salir bien en las fotos siempre!

Sin importar la edad, género, carácter o personalidad todos queremos vernos bien. En esta era de las Redes Sociales, donde tantas y tantas personas se dedican a compartir los momentos más y menos relevantes de su día a día, no mostrar la mejor versión de nosotros mismos en una imagen es motivo de preocupación. Tomamos muchas selfies antes de poder tener una digna de ser colgada en Instagram o Facebook, pero eso tiene una sencilla solución y son estos infalibles trucos para salir bien en las fotos siempre.

1.- Postura

Si, esto es fundamental. Debemos tener la espalda erguida, los hombros atrás, el pecho elevado y glúteos un poco hacia atrás también. valdría decir que esta postura deberíamos adoptarla para cada día y cada momento, pero como sabemos que a veces no andamos tan derechos como deberíamos pues, recuerda mejorar tu postura para la cámara.

Otro de nuestros trucos para salir bien en las fotos en no pararnos totalmente de frente, no es la mejor opción, siempre un poco de lado, y con la postura de la que ya hemos hablado. Y si la foto es en grupo trata de que la postura de lado se vea algo natural, crea variaciones de la clásica y aburrida foto en la que las mujeres parecen dominós en fila esperando a que le den un toque al primero para hacerlos caer todos en secuencia.

2.- Ángulos de la cabeza

La mayoría de las personas cree que entre los trucos para salir bien en las fotos está el levantar la cabeza o la barbilla para evitar papada. Pero lo cierto es que si la subes tanto no sales bien tampoco y se ve algo extraño. El ángulo más correcto sería el que utilizarías para imitar a esas personas que ven siempre por encima del hombro, pero sin la actitud despectiva claro. Otra opción es mirar a un lado para hacerla parecer más natural o incluso hacia abajo y hacer la toma de lado o desde arriba.

3.- Relájate

No hay nada peor que parecer tensa o forzada delante de la cámara. Los mejores trucos para salir bien en las fotos son aquellos que nos hacen ver tranquilos y relajados, naturales. Uno es no ver directamente al objetivo, porque la mirada puede parecer tensa o muerta. Otra idea es poner las manos en posiciones donde no se vean posadas es decir, evita la mano en la cabeza o en la cintura, llévala un poco hacia atrás, métela en un bolsillo, sujeta el bolso, etc.

Otro error es la sonrisa, si la mantenemos algunos segundos hace que nos veamos tensos y que la risa se vea fingida. Una gran idea es poner la lengua detrás de los dientes incisivos, de esta manera los músculos de la cara se tensan menos. Y haz algo que te relaje justo antes de posar, respira profundo, sopla, da un par de saltos, lo que sea que te ayude.

4.- Tiempo

Utiliza el temporizador de la cámara si vas a tomar un selfie o pídele a quien vaya a tomar la foto que cuente y te avise antes de disparar, así te puedes ir preparando, pero no tienes que mantener la pose por tanto rato, lo que hará que se vea más natural y fresca.

5.- Conócete

Los seres humanos no somos perfectos ni simétricos, por lo que es buena idea que te conozcas a ti misma. Practica estos trucos para salir bien en las fotos frente a un espejo o haciéndote selfies y ve memorizando cuáles son tus mejores ángulos, tu lado más favorecedor y esa pose que te hace ver tal como quieres que te vean. Recuerda que no somos super modelos así que evita las poses de las modelos, las raras son ellas no tu por no salir bien con sus posturas.

6.- Luz

Busca el origen de la luz cuando vayas a sacar una foto, lo ideal es que la misma te llegue de frente, pero delicadamente. Juega con la posición y la cámara para conocer los distintos tipos de luz y cómo inciden en las imágenes. Una buena toma se puede ver arruinada por salir oscura o demasiado brillante.

7.- No te obsesiones

Vale, todos estos trucos para salir bien en las fotos son casi infalibles, y conocerlos, practicarlos, potenciar tu lado bueno, tu mejor ángulo y pose está muy bien. Pero no te obsesiones, no salgas igual en todas, déjate llevar y déjate tomar fotos espontáneas, disfruta los momentos buenos y saca fotografías de los mismos que te permitan guardar ese momento en tu memoria, aunque no sea tu mejor ángulo, no hay nada más bonito que una risa sincera, una carcajada honesta, una expresión natural de sorpresa o ternura. Que de eso también se trata ¿no crees?

via GIPHY

Las redes sociales están más de moda que nunca, siendo el elemento principal, como no, las fotos. Imágenes y más imágenes por todos lados para contar nuestro día a día, el último viaje que hemos hecho, para enseñar ese vestido tan chulo que nos hemos comprado… Y así un sinfín más de historias que cobran vida propia gracias a las instantáneas que hacemos.

Surge aquí la gran cuestión: ¿Cómo posar para salir bien en las fotos? ¿Me pongo de lado o mejor de frente? ¿Qué hago con la sonrisa? Y es que cuando se trata de quedar bellas, no todo vale. En estas líneas te desvelamos los secretos que te harán quedar como ninguna otra.

¿Cómo posar y salir bien en las fotos?

1 La postura correcta

Estás esperando a que abran la puerta del colegio y tu madre te dice: “Ponte derecha, no encorves la espalada y los hombros hacia atrás”. Han pasado ya mucho años, pero no por eso le falta razón. Si quieres salir bien en las fotos, estira y corrige la postura. Nada de salir encorvada, nada de poner los hombros hacia adelante o de sacar chepa, ¡eso queda fatal! Culo y hombros hacia atrás, espalda recta y barbilla un poco hacia abajo. Tu madre tenía toda la razón del mundo. ¿Has probado a hacer una foto desde abajo? Estilizan y alargan la figura y quedan chulísimas.

2 Una sonrisa dice mucho

Una gran sonrisa dice mucho, pero no por ello vale ponerla de cualquier forma. Pon el rostro un poco de lado, sonríe de forma natural, no mires directamente al objetivo y da un toque de intensidad a tu mirada. Tus fotos parecerán las de una artista. Ni que decir tiene que eso de poner morritos, guiñar un ojo y demás debes evitarlo a toda costa.

3 Tu mejor lado

Seguro que has oído cientos de veces eso de que todos tenemos un lado bueno para salir en las fotos, ¡y es cierto! Revisa las fotos que ya tienes y chequea de qué ángulo te ves mejor, memorízandolo porque ese es el que tienes que usar cuando vayas a posar en las fotos. Recuerda que debes estar relajada, nada de tensar los músculos, esto solo conseguirá el efecto contrario. Practica frente al espejo si es necesario.

4 ¿Y con las manos qué hago?

Si es foto de grupo, pon una mano en la cintura o deja caer ambas a los lados de forma natural, no tengas la misma pose que tienen el resto de participantes en la foto, pero tampoco trates de llamar la atención en exceso. Si es una foto en la que solo sales tú, ubícalas en el bolso sin parecer anti natural. Se trata de dejarte ver como si no estuvieras ante el objetivo de una cámara.

5 El look también tiene su importancia

Maquíllate un poco, natural y sin sobrecargar si es que la foto la haces de día, peina tu cabello o déjalo suelto, escoge bien la ropa acorde a la temporada y haz que la luz, el contraste y el fondo jueguen a tu favor.

Lo de salir mal en las fotos es cosa del pasado, ahora toca lucir ideales.

12 Posturas para fotos que te harán lucir como si estuvieras en la alfombra roja

  • 8 0 3 7k

    10 Tendencias de cortes de pelo que veremos en 2020

  • 10 0 19 4k

    Una prueba de 30 segundos mostrará si tienes un cuerpo sano

  • 9 0 5 2k

    10 Bailes de películas que no podemos olvidar, y quisiéramos bailar alguna vez

  • 10 0 3 6k

    22 Cosas absolutamente irritantes que pueden desequilibrar incluso a la persona más tranquila

  • 7 0 2 17k

    11 Prendas que por fin salieron del mundo la moda (y uno podría sentirse aliviado, si no fuera por los microbolsos)

  • 9 0 6 1k

    Qué debes tener en cuenta para eliminar o reducir el consumo de carne de forma exitosa

  • 7 0 5 4k

    Un padre de tres hijos escribe una poderosa carta a su “yo” sin hijos como un recordatorio a todos los esposos de que sus esposas son auténticas superheroínas

  • 11 0 3 8k

    19 Tuits de padres que hicieron que todo Internet se uniera en risas

  • 12 0 11 5k

    Un fotógrafo español nos muestra cómo las cosas ordinarias pueden transformar una foto, y es por ello que quisimos compartirlas

  • 9 0 1 3k

    20 Usuarios de la red recordaron cosas de los años 90 que los niños de hoy difícilmente conocen

  • 7 0 1 8k

    14+ Actores famosos que trabajaron en la saga “Star Wars” y probablemente no lo sabías

  • 7 0 1 4k

    7 Síntomas de que tu perro tiene fiebre (y qué puedes hacer mientras esperas al veterinario)

  • 5 0 3 3k

    13 Curiosidades sobre “10 Cosas que odio sobre ti” que vale la pena conocer

  • 7 0 1 38k

    14 Famosas que demuestran que nadie está a salvo de salir mal en una foto

  • 11 0 6 101k

    16 Cosas que sorprenden a los extranjeros en España

  • 9 1 2 2k

    El estrés de los hombres aumenta si sus parejas empiezan a aportar más ingresos al hogar, según una nueva investigación

¿Te gusta lucir «palmito» en las fotos pero sales siempre mal? Si eres de los que se dice así mismo que no eres fotogénico, hoy te daremos unas claves para que tus poses para fotos sean de profesional (o que al menos salgas bien). ¡Toma nota!

¿Qué es la fotogenia?

Entre las poses para fotos, una de las mejores es ladear ligeramente la cara.

Antes de darte los trucos para posar, queremos explicar lo que significa la fotogenia o ser fotogénico. A pesar de lo que se cree, ser fotogénico no significa ser guapo necesariamente. Una persona es fotogénica cuando sale favorecida ante la cámara.

Según el fotógrafo Manuel Outumuro: “Como profesional, más de una vez he pensado en qué consiste ser fotogénico, es difícil expresarlo. Todos tenemos un punto en que la cámara nos quiere, nos favorece, pero hay que saber encontrarlo; pienso que tiene que ver con el fondo de cada uno”.

En definitiva, se trata de trascender, hacer que la imagen que el fotógrafo capta de ti vaya más allá de una simple instantánea, que comunique muchas cosas”, afirma Outomuro.

Trucos para ser más fotogénico

Lo ideal es poner los brazos en los costados o sujetando algo para que la pose sea más natural

Según lo expertos, hay muchos trucos para salir bien en las instantáneas. Florencia Bibas, Asesora de Imagen, nos da varios pasos a seguir:

  • Ángulo de tres cuartos

    Seguir el ejemplo de los famosos cuando ponen la cara en un ángulo de tres cuartos de perfil para posar. Esto hace que los rasgos parezcan más finos.

  • Una pierna delante

    Si la foto es de cuerpo entero, no hay que ponerse nunca delante de la cámara, ya que la figura se verá mucho más grande y cuadrada. Una de las poses más usadas por actores y modelos, es poner una pierna adelante y otra atrás.

  • Usa maquillaje suave

    Si eres mujer es mejor que salgas con algo de maquillaje (sin pasarse).

  • Brazos relajados

    Los brazos no han de estar cruzados. Lo mejor es poner los brazos en la cintura o caderas o meter la mano el bolsillo del pantalón o sujetando el bolso que llevemos. De esta forma podremos liberar la tensión y salir más naturales.

  • Planos contrapicados

    En el caso de ser de estatura baja, el truco será hacer las fotos en contrapicado.

  • Sonríe

    Reír o sonreír abiertamente es un plus para las fotos. Una gran sonrisa ilumina toda la cara. Tal y como asegura Mariano Hotto: «no hay posibilidad de que nadie, cuando se ríe, salga mal en una foto». Cuando se trate de una foto seria, según Mili Schmoll, el truco es intentar sonreír sólo con los ojos .

  • Siempre en medio

    En las fotos de grupo ponte en medio en vez de en los laterales. Posicionarse en los extremos agranda la figura.

20 poses para que tengas las mejores fotos en Instagram

Seguro te encanta sacarte fotos pero siempre repetís las mismas poses porque no sabés cuál puede favorecerte. Acá una guía que te pueden funcionar. Y si no, ¿qué perdés? ¡Divertite haciendo tu propia sesión!

Esta pose sirve para que la modelo parezca más delgada: si la querés hacer, tenés que colocarte de costado y levantar un poco (sin exagerar) el hombro que está de lado del fotógrafo.

© Ali ilker Elci

La letra S: La modelo debe transferir el peso de su cuerpo a una sola pierna. Queda muy linda y natural.

© Tjipto Suparto

Para retratos: la fotografiada debe tocar una superficie vertical con ambas manos. Puede ser una pared o un árbol. Queda muy linda y natural.

© Konstantin Lelyak

Si la modelo tiene cabello largo vale la pena resaltarlo con una toma en movimiento. ¡Basta con girar la cabeza de forma rápida para lograr tal efecto!

© Mariya Petrova

Una pose cómoda y normal cuando la sesión de fotos está hecha en casa, es sentarse y lucir natural.

© Christian Teß

Linda pose para una modelo sentada en un sofá.

Pinterest

Excelente idea para una modelo sentada en el suelo!!

© Ben Heys

Pose ideal para una delicada fotografía artística. Además tiene muchas posibles variantes en cuanto a la posición de las manos y piernas. ¡Podés usar la imaginación a gusto!

© Vladimir Zhukov

Se cree que las manos o piernas cruzadas generan una fuerte barrera psicológica en la gente y en general no se recomiendan utilizar estas poses. Pero igual vale la pena hacerlo, ya que en ocasiones salen muy bien.

Pinterest

También está bueno dejar las manos en su posición natural. Es decir, relajadas.

© Andy Quarius

Hay otra pose para las fotos de cuerpo entero que tiene mucho éxito: dejar las manos parcial o completamente dentro de los bolsillos.

© Alexander Loginov

Las manos de la modelo tras la espalda. Es una pose poco común pero a la vez transmite apertura y transparencia.

© Ali ilker Elci

Otra buena pose: sentarse o apoyarse en algo. Puede ser un árbol, una pared o un auto: queda muy bien en tomas exteriores.

© Marco Ciofalo Digispace

Otro ejemplo de una pose muy femenina que resalta el cuerpo.

© Thomas Agatz

Una pose interesante es la siguiente: se coloca la cámara en un punto lo más bajo posible, la parte superior del cuerpo de la fotografiada debe estar un poco levantada y la cabeza algo inclinada hacia abajo. Las piernas dobladas, y un pie sobre otro. ¡Súper sexy!

© Alexander Loginov

Sencilla y bella:

© Karen Abramyan

Otra pose sexy es: la modelo agachada y con tacos altos!!

© Marco Ciofalo Digispace

¡Una pose tierna! La modelo se sienta con las piernas dobladas sin apoyarse demasiado en sus pies. La mirada sobre el hombro.

Posar delante de la cámara no es fácil. Hay personas que se sienten más cómodas que otras y, también hay modelos más fotogénicas que otras. Pero no te preocupes, la seguridad, la naturalidad e, incluso, la fotogenia, puede mejorarse a través de la práctica y la experiencia.

Como decía mi abuelo, nadie nace aprendido, y todo es mejorable a base de práctica y conocimientos. Salir bien en las fotos es relativamente sencillo, eso sí, para ello debes de conocer qué poses de fotos son las más recomendables para cada momento y entorno.

Lo más importante es sentirte cómoda y segura delante de la cámara. Para ello debes de creer fielmente en la siguiente afirmación: «En esta vida no hay personas ni guapas ni feas. La belleza es una cuestión subjetiva».

La segunda, la naturalidad es una cualidad que se explota a través de muchas horas posando delante de la cámara, por lo tanto, ten paciencia.

Para el tema de la fotogenia, nosotros vamos a darte una serie de consejos para salir bien en las fotos, a través de una serie de posturas y poses fotográficas que puedes tomar como ejemplo para conseguir esos resultados espectaculares que ves en las modelos profesionales.

Si en tu caso, has llegado a este contenido y eres fotógrafo en lugar de modelo, tranquilo, estas posturas de modelo también te van a ayudar. Es muy común que cuando comienzas a hacer tus primeros reportajes fotográficos, te cueste ver cómo se tiene que colocar tu modelo. Los fotógrafos también sufren de vez en cuando el bloqueo del escritor, la falta de ideas, etc. Es muy normal, y todo tiene solución.

Los mejores libros de fotografía

Puedes echar un vistazo a estas poses de fotografía e, incluso, discutirlas con la modelo. Es muy importante que los dos tengáis cierta química y estéis de acuerdo en las posturas elegidas para que ambos disfrutéis de la sesión fotográfica.

Durante una sesión de fotos no dudes en preguntar a tu modelo su opinión, para ver en qué postura se siente más cómoda y más segura, y tampoco tengas miedo de mostrarle regularmente el resultado, animándola en cada momento.

Sesión de fotografía: las mejores poses femeninas

(18 imágenes)

Los mejores trucos para salir bien en las fotos

02/02/2017 05:00

¿Cuántas veces has repetido eso de “yo no soy fotogénico”? Se trata de una excusa clásica para no salir en la foto de rigor en la reunión familiar o en el encuentro semanal con los amigos. Contemplarnos en una fotografía y sentir que nuestro aspecto es magnífico no tiene por qué ser un simple acto narcisista, tampoco baladí. Mirar una imagen de nosotros mismos que nos agrada, reafirma nuestra autoestima y nos ayuda a crear una visión positiva de nuestro cuerpo.

El hecho de que una foto salga bien no depende solo del modelo. Por un lado está el fotógrafo, que si no es muy ducho, no nos va a ser de gran ayuda: saber enfocar, entender los encuadres o utilizar correctamente la luz disponible son solo unos pocos factores que determinan si el fotógrafo en cuestión es un ‘pro’ o un amigo que se limita a utilizar el modo automático y presionar el botón. Por otro lado está la cámara. Es verdad que por muy limitada que esta sea, un buen fotógrafo intentará aprovechar las condiciones del aparato y sacarle todo el partido posible. La cámara, en todo caso, no es un elemento neutro: modifica la realidad de nuestro cuerpo a través del encuadre, los colores, el enfoque, la calidad del objetivo, la luz que es capaz de captar, etc.

Casi nadie mira a otra persona completamente de cara, siempre existe un ángulo o una inclinación. El primer truco es no mirar directamente al objetivo

Con todo, no es justo tampoco responsabilizar de un mal retrato a todo aquello que es ajeno al modelo. Como buenos maniquís podemos lograr con nuestra actitud, nuestros gestos y nuestras posturas que el resultado final sea más que aceptable. La fotogenia no es una cualidad mágica que unas personas poseen y otras no. Lo que sucede es que aquellos que dicen ser fotogénicos saben hacer uso, aunque sea de manera inconsciente, de una serie de estrategias que les permiten proyectar mejor su imagen personal. En una época en la que todo el mundo tiene un teléfono móvil a mano, huir de las instantáneas es tarea imposible. Si no puedes con tu enemigo, únete a él, así que toma en consideración estos consejos para pasar el trámite.

La cara

La expresión facial es la manera más directa que tenemos de comunicar nuestro estado interior al resto del mundo. Transmitir impresiones positivas a través de ella no es cosa fácil pues la cantidad de músculos que posee nuestro semblante hace que la impresión final sea el producto de muchos condicionantes: ojos, boca, posición, barbilla…

Piensa en la vida real, casi nadie mira a otra persona de manera directa, siempre existe un ángulo o una inclinación. El primer truco, por tanto, es no mirar directamente al objetivo. Ladea la cabeza o muestra tus facciones en escorzo. Considera que nuestra cara no es perfectamente simétrica y si la exponemos directamente a la cámara ese desequilibrio acabará haciéndose evidente.

Sonríe poniendo la lengua detrás de los incisivos de modo que los músculos de la boca no exageren el rictus

Si tiendes a parpadear y a salir en las fotos con los ojos cerrados hay una manera muy simple de solucionarlo. Une tus párpados y ábrelos lentamente unos segundos antes de que salte el obturador.

Sonreír correctamente no es tarea sencilla. Es probable que la expresión quede forzada, que las encías sean evidentes o que todo acabe en un gesto que no sea ni una mueca seria ni un signo de alegría. Un truco es sonreír poniendo la lengua detrás de los incisivos de modo que los músculos de la boca no exageren el rictus. En el mundo anglosajón utilizan la palabra ‘cheese’ (queso), que al ser pronunciada logra que la sonrisa aparezca de forma automática. En español no se entiende por qué empleamos ‘patata’, que deja la boca en posiciones no tan favorecedoras. Si prefieres no sonreír, entreabre un poco la boca: los labios pegados dan una imagen poco natural en una imagen.

Los cabellos que caen sobre el rostro ayudan a tapar defectos y a añadir algo de misterio. Lo enigmático es siempre atractivo

La boca puede mostrar una mueca feliz, pero la autenticidad del gesto lo dan los ojos. Aprende a sonreír con ellos. Este ademán tiene incluso un nombre en inglés: ‘smize’. Prueba a entrecerrarlos ligeramente y sin forzar. Por desgracia, no existen muchos más consejos en este sentido: practica ante el espejo. Piensa en lo que le tuvo que costar a Marilyn lograr su perfecta y característica caída de párpados.

Las mujeres y los hombres con el pelo largo tienen un elemento más con el que jugar. Que los cabellos caigan sobre el rostro ayuda a tapar defectos y a añadir algo de misterio. Una cara que permanece parcialmente oculta genera más enigma que un rostro completamente expuesto. Lo que no es evidente, aquello que tiene misterio, es siempre atractivo.

¿Pavor ante la doble papada? Estira un poco el cuello hacia adelante, como si fueras una tortuga. Eso sí, no levantes la cabeza pues la pose quedará ridícula.

Para las mujeres el estilo ‘red carpet’, con una mano en la cintura y el cuerpo en escorzo, es casi un canon

El estado y el color de la piel no son tampoco un tema superficial. Antes de que te saquen una instantánea a traición, limpia los posibles brillos de la cara con una toallita. Si eres mujer, quieres poner un poco de arrebol en tus mejillas y no tienes colorete, pellizca ligeramente los mofletes: es un cliché, pero funciona.

Examina, por último, las fotos que te han hecho a lo largo de tu vida y estudia en cuáles has salido mejor. Encuentra si un determinado lado o un ángulo específico te favorece y procura ofrecer siempre esa parte de ti a la cámara.

El cuerpo

Al igual que con la cara, posar con el cuerpo de frente no beneficia a nadie. Si por algún motivo el fotógrafo te lo exige, prueba entonces a cruzar las piernas poniendo un pie delante del otro para que la posición no sea tan recta. En caso contrario, para las mujeres el estilo ‘red carpet’ (con una mano en la cintura y el cuerpo en escorzo) es prácticamente un canon. Situarte ligeramente por debajo de la cámara suele ser también un buen recurso.

Muestra la espalda siempre erguida, con los hombros un poco hacia atrás. Ten cuidado con poner las manos en los bolsillos o con apoyarte sobre un objeto, los modelos profesionales saben hacerlo con estilo, pero la mayoría de los mortales pareceremos unos títeres con el cuerpo caído.

Si no tienes un palo selfi puedes crearte uno así: conecta los cascos y presiona en el botón que está en el cable de los auriculares

Las manos y los brazos son dos partes tremendamente expresivas y es normal que uno no sepa qué hacer con ellos. Como norma general despegarlos ligeramente del cuerpo es una buena recomendación. Apoyar las mano en algún lugar también puede ayudar a salir del paso.

Considera que en las fotos de grupo no eres la única estrella. Lo fundamental en estos casos es no mostrar la misma pose que tienen el resto de participantes en la toma. Eso sí, tampoco te pases abarcando todo el protagonismo con una postura excéntrica.

Hazte un selfi

Dentro de los retratos, el selfi se ha convertido en un género en sí mismo. Por desgracia los objetivos de las cámaras frontales de los móviles suelen ser grandes angulares que no favorecen las proporciones de las personas con la cara más alargada. Por eso, no te coloques nunca demasiado cerca del objetivo o tu rostro quedará demasiado «estirado».

Intenta no colocarte en el centro geométrico del encuadre, sitúa tu semblante en los laterales o ligeramente descentrado. Considera también la importancia del fondo: tan relevante como tu expresión es lo que hay en segundo plano. Si no quieres destacar nada especial, es mejor utilizar un fondo con textura en vez de un color plano.

Un ejemplo de selfi a dos manos. (iStock)

Utiliza el temporizador de la aplicación del teléfono para prepararte mejor y no tener que presionar la pantalla (con el riesgo de que la foto se arruine por haber movido la toma). Puedes usar también un control remoto a través de bluetooth. Si no tienes un palo de selfie, conecta los cascos del manos libres, ve a la aplicación de cámara y presiona en el botón que está en el cable de los auriculares, habrás creado una solución de emergencia que da más estabilidad. Puedes tomar también un autorretrato cogiendo todo el teléfono móvil con las dos manos. Muy importante: nunca agarres el aparato con una sola mano y presiones el botón de disparo con el índice de la otra, el resultado quedará ridículo.

Sonríe, abre los ojos, gira el cuerpo, estira el cuello, colócate el pelo… Reconocemos que la tarea del modelo es complicada y que estar pensando en todos estos condicionantes aniquila el factor clave y definitivo para un buen retrato: estar relajado. Un experto fotógrafo tiene que desechar muchas imágenes antes de lograr resultados convincentes, por desgracia, para un modelo la tarea no es muy distinta: practicar, practicar y practicar hasta que todo empiece a salir de manera automática.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *