0

Posibilidades de quedarse embarazada

Conocer el momento exacto en el que se produce la ovulación es fundamental para lograr un embarazo, ya que si mantienes relaciones sexuales en los días fértiles, aumentan las posibilidades de concebir. Para quedar embarazada, debes tener relaciones sexuales durante el periodo que se extiende desde uno o dos días antes de la ovulación hasta alrededor de 24 horas después.

Cómo conocer tus días fértiles para quedar embarazada

Manteniendo relaciones en los días fértiles, existe un 20 por ciento de posibilidades de concebir en cada ciclo, y un 85 por ciento de lograrlo después de un año intentándolo. No obstante, también conviene tener en cuenta (para aquellos ciclos en los que no se desee un embarazo) que, en cualquier momento del ciclo menstrual es posible que se produzca la concepción, pero existen menos probabilidades que en estos días.

Mientras que los espermatozoides pueden vivir durante dos o tres días dentro del aparato reproductor femenino esperando su momento para fecundar, la vida de un óvulo es más efímera y no sobrevive más de 24 horas después de la ovulación, a no ser que sea fecundado. Por este motivo, mantener relaciones sexuales durante los días fértiles que coinciden con el momento de la ovulación es fundamental para lograr quedar embarazada.

¿Cómo es tu ciclo? Calcula tus días fértiles

Sin embargo, los ciclos de las mujeres no son siempre iguales y calcular el día exacto de la ovulación no es fácil. Hay ciclos regulares e irregulares, y también cortos y largos. En función de cada uno de ellos, el momento de la ovulación será un día u otro.

1. Ciclos irregulares: siguen de una pauta de variación diferente cada vez. Establecer el momento de la ovulación es difícil y para determinar los días fértiles, hay que prestar atención a las variaciones en la temperatura basal y el moco cervical.

2. Ciclos regulares: se considera que un ciclo es regular cuando dura 28 días. Sin embargo, como cada mujer necesita su tiempo para que se produzcan todos estos cambios y sigue su ritmo, se ha establecido como ciclo regular el que puede durar entre 23 y 35 días, siempre que siga la misma pauta. Dentro de los ciclos regulares, podemos distinguir entre:

A. Ciclos largos: duran entre 30 y 35 días. La ovulación se produce en torno al día 16. Por lo tanto, si consideramos que la vida del óvulo dura 24 horas y la del espermatozoide unas 72 horas, los días fértiles van del 13 al 18 del ciclo.

B. Ciclos cortos: duran entre 23 y 25 días. La ovulación se produce en torno al día 9 del ciclo. Por lo tanto, los días fértiles para mantener relaciones sexuales son del 8º al 13º del ciclo.
C. Ciclos normales: son los ciclos de 28 días. En ellos, la ovulación se produce alrededor del día 14, por lo que conviene mantener relaciones sexuales del día 12 al 17 del ciclo.

En general, la regla para calcular los días fértiles consiste en restar de 12 a 16 días a la fecha de la siguiente menstruación. A modo de ejemplo, si la siguiente regla te va a venir el 30 de noviembre, resta primero 12 días a esa fecha y luego 16 días. De este modo, obtendrás dos fechas: el 18 y el 14 de noviembre. Estos cuatro días que van del 14 al 18 de noviembre son tus días fértiles en los que debes aumentar la frecuencia de tus relaciones sexuales para lograr el embarazo.

El reloj biológico de la mujer y sus ciclos

¿Por qué influye tanto la edad de la mujer a la hora de quedar embarazada? Cada vez retrasamos más la edad para ser madre por motivos económicos, laborales o sociales y este factor influye negativamente cuando buscamos un embarazo por encima de los 35 años. La razón estriba en el reloj biológico femenino, que tiene inicio y fin, y que cuenta con una dotación ovárica determinada. Así, el ovario cuenta con una dotación de 500.000 óvulos, todos preparados de la misma manera para ser fertilizados, aunque sólo 500 llegan a madurar completamente.

Generalmente, el ciclo femenino se inicia en la pubertad en torno a los 12 años, con la primera regla, también conocida como menarquia y se repite cada mes a lo largo de la vida fértil de la mujer hasta la menopausia, que se produce unos 30 años después. Las hormonas del hipotálamo, de la hipófisis, de la tiroides y del ovario son las que dirigen los cambios físicos y emocionales que se producen en el organismo femenino en cada ciclo.

Los altibajos emocionales se explican debido a la estrecha relación entre el hipotálamo y la hipófisis con ciertas áreas del cerebro y el desarrollo del ciclo menstrual. De hecho, es frecuente que la regla se ausente cuando la mujer está estresada o pasa por difíciles momentos de ansiedad o nerviosismo.

Calculadora de ovulación para quedar embarazada

Si con los métodos caseros y naturales no habéis conseguido el embarazo tan deseado, te recomendamos que uséis nuestra Calculadora de la ovulación. Solo tienes que añadir la fecha exacta del primer día de tu ultima menstruación, luego los días que duran tus ciclos menstruales, y ella te dirá los días en que estarás más fértil para poder conseguir la concepción. PINCHA AQUÍ para ir a la Calculadora de los días fértiles.

Cómo saber cuáles son los días fértiles para quedar embarazada

Además debes de tener en cuenta que si intentas concebir en tus días fértiles tendrás muchas más posibilidades de quedarte embarazada antes. Pero ¿cómo sabes cuáles son los días fértiles?

-Lo primero que debes hacer es saber cuándo ovulas, es decir liberas un óvulo de tu ovario. Para calcularlo, tienes que conocer la duración habitual de tu ciclo menstrual, que comienza el primer día de la regla y finaliza el día anterior a la siguiente menstruación. La mayoría de mujeres ovulan cada 28 días pero es normal hacerlo también en menos tiempo o más. Lo mejor es que unos meses antes anotes cuando te viene la regla cada mes para poder hacer este cálculo de forma fácil y una media en caso de tus períodos no sean regulares.

La ovulación empieza sobre el día 14 de tu ciclo / Getty Images

– La ovulación tiene lugar entre el 13º y 18º día del ciclo, siendo el 15º y el 16º los mejores días para fecundar (cuando hablamos de ciclos regulares de entre 28-30 días). Pero hay que tener en cuenta que la fecundación no solo depende de que el óvulo esté maduro y preparado. La calidad del esperma también importa y mucho. Algunos expertos aseguran que hay que esperar entre 2 y 7 días para que el hombre eyacule esperma de calidad. De tal forma, que por fase de ovulación se puede intentar dos días para lograr el embarazo.
Otros formas de calcular tus días fértiles

Si tienes un ciclo menstrual irregular calcular de esta forma cuando se produce tu ovulación es más difícil pero puedes también averiguarlo con otras señales que te envía tu cuerpo cuando empieza esa fase:

-Conoce tu temperatura: Cada mañana antes de levantarte mide tu temperatura siempre en la misma zona y anótalo. Una elevación de entre 2 y 5 décimas superior indica que estas en fase de ovulación.

Durante la ovulación la temperatura sube / Getty Images

-Observa tu flujo: Generalmente el flujo vaginal suele ser mayor cuando se produce la ovulación, es más elástico y trasparente. Hay quien lo compara con la clara de huevo.

-La sensibilidad en el pecho es también mayor durante la ovulación. Durante esos días puedes notar picor, hinchazón u hormigueo.

Las posturas sexuales que favorecen el embarazo

Si estás buscando el embarazo la postura sexual también puede influir. Aquellas que permiten que el esperma quede lo más cerca posible del cuello del útero son las más recomendables:

-El misionero: El hombre se sitúa encima de la mujer

-La plegaria: El hombre se coloca por detrás de la mujer ya sea de rodillas como acostados.

Además, hay quién asegura que tras acabar el acto la mujer debe elevar sus piernas para facilitar que los espermatozoides viajen el útero. No está comprobado científicamente que funciones pero siempre se puede probar.

Si estás buscando un embarazo la alimentación también es pieza fundamental para mejorar la fertilidad. Descubre qué alimentos debéis de consumir tu pareja y tú para aumentar vuestras posibilidades:

Alimentos que mejoran la fertilidad / Flow

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

La menstruación forma parte del día a día cotidiano de la mitad de la población mundial durante varias décadas de su vida, y por eso solemos pensar que lo sabemos todo sobre ella.

Pero es sorprendente la cantidad de gente que no lo sabe, bien por desinterés (principalmente los hombres), bien por tabú (hasta hace poco tiempo este era un tema del que no se hablaba), bien por falta de ocasión de preguntarle a alguien de confianza. Asumimos nosotros esa responsabilidad y aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre la menstruación y cómo afecta a la fertilidad.

¿Cómo funciona el ciclo menstrual?

El ciclo menstrual es la serie de continuos cambios que experimenta el cuerpo de la mujer para permitir la procreación. Cada mes (28 días de media aunque esto puede variar unos cuantos días arriba o abajo según cada mujer) el cuerpo se prepara para gestar un bebé. Se prepara recubriendo el interior del útero de una capa de capilares sanguíneos y mucosa y madurando y liberando un óvulo.

Cada mes (28 días de media aunque esto puede variar unos cuantos días arriba o abajo según cada mujer) el cuerpo se prepara para gestar un bebé

En caso de producirse la fecundación de ese óvulo por parte de un espermatozoide, éste quedará adherido a esa pared de mucosa y dará comienzo el embarazo. Si la fecundación no se produce, el cuerpo se deshace del óvulo y de toda esa capa generada, llamada endometrio. Eso es lo que comúnmente llamamos «regla», el sangrado vaginal que las mujeres presentan cada mes.

Todo el proceso está regulado por señales hormonales que son las que indican al cuerpo cuándo empezar a madurar el siguiente óvulo, cuando liberarlo, si ha sido fecundado o no y cuándo liberar el endometrio y poner el proceso en marcha de nuevo.

Esas hormonas pueden tener otros efectos en el cuerpo durante el ciclo, como la hinchazón y sensibilidad en los pechos, hinchazón en el abdomen, dolores en los riñones, cansancio y náuseas, irritabilidad… Todos estos síntomas, que pueden aparecer al completo o solo algunos y con mayor o menos intensidad, suelen darse antes de que baje la regla y reciben el nombre de síndrome premenstrual.

¿Cuáles son los días más y menos fértiles?

Se considera que el ciclo menstrual comienza el primer día de la menstruación y dura hasta el día anterior a que comience el siguiente. El ciclo está dividido en dos fases diferenciadas, y los días más fértiles del mes coinciden justo con los últimos de la primera fase y los primeros de la siguiente.

La primera fase se llama fase folicular, y dura desde el primer día hasta el día 14 aproximadamente, momento en que se produce la ovulación. En este periodo aumentan los estrógenos y uno de los dos ovarios comienza a madurar un nuevo óvulo.

Los seis o siete días centrales del ciclo son los más fértiles, es decir, el día de la ovulación más los tres días anteriores y los tres días siguientes.

Del día 15 al 28 se da la fase lútea. Los dos o tres primeros días de esta fase aun son los días más fértiles del ciclo. En este periodo aumenta la progesterona, que es la que causa la irritabilidad propia de estos días hasta la siguiente regla.

Normalmente, desde el día 16 del ciclo hasta aproximadamente el 11 del día siguiente las probabilidades de quedarse embarazada disminuyen. Sin embargo, los espermatozoides pueden sobrevivir varios días en el interior del útero y las trompas de falopio, de forma que si quieres evitar un embarazo, no te la juegues con el calendario y utiliza siempre un método anticonceptivo adecuado.

¿Cómo puedes reconocer tus días fértiles?

Durante la evolución y los días que la rodean, el cuerpo sufre algunos cambios que aunque no son muy evidentes, si estás atenta pueden ayudarte a identificar los días en que serás más fértil. Esos cambios son los siguientes.

El flujo vaginal

Uno de esos cambios se da en el flujo vaginal, que cambia ligeramente de textura para facilitar a los espermatozoides llegar hasta el lugar donde está el óvulo maduro esperando a ser fecundado.

Los días de la ovulación, el flujo vaginal se vuelve más pegajoso y elástico, con un aspecto similar al de la clara de huevo. Puedes coger un poco con el dedo o con un poco de papel higiénico para observarlo. Pasados los días de la ovulación, la consistencia cambia y se vuelve más pastoso y seco.

La temperatura basal

La secreción de progesterona que ocurre durante la ovulación altera ligeramente la temperatura basal del cuerpo, es decir, la temperatura más baja a la que se encuentra el cuerpo, que se da mientras dormimos.

Para saber cuál es tu temperatura basal y así detectar cuándo estás ovulando, debes tomarte la temperatura por las mañanas, antes de levantarte, tratando de moverte lo menos posible. Conviene que lo hagas todos los días durante un par de meses y que vayas apuntándola. Los días de la ovulación, si tus mediciones son correctas, notarás una variación de entre 0,2 y 0,5 grados.

Qué altera el ciclo menstrual

Distintos factores pueden afectar al ciclo menstrual, retrasándolo o incluso interrumpiéndolo.

El estrés

Uno de esos desajustes puede ser un retraso de la menstruación, lo cual a su vez puede aumentar el estrés si se teme la posibilidad de un embarazo no deseado

El estrés tiene el poder de ponernos el cuerpo patas arriba y los ciclos menstruales no son una excepción. Muchas mujeres experimentan en su vida desajustes menstruales correspondiendo con épocas de mucho estrés. Uno de esos desajustes puede ser un retraso de la menstruación, lo cual a su vez puede aumentar el estrés si se teme la posibilidad de un embarazo no deseado.

El sobrepeso y la obesidad

Un exceso de peso provoca niveles de estrógenos más altos de lo habitual, lo que puede tener un impacto sobre los ciclos menstruales, ya que causa que la capa endometrial sea más gruesa y a veces interrumpa la liberación del ovario hacia el útero. Por esto las mujeres con sobrepeso pueden tener periodos más largos y pesados. En algunos casos pueden llegar a interrumpirse.

La falta de peso

El otro lado de la moneda también puede generar desajustes. Las mujeres con un peso muy bajo pueden no generar suficientes estrógenos, lo que dificultaría la formación del endometrio y con ello la desregulación o incluso la interrupción de la menstruación.

La falta de sueño o el sueño irregular

El insomnio prolongado, dormir mal durante mucho tiempo o tener horarios de sueño irregulares, por ejemplo por culpa de un trabajo con horarios cambiantes también puede causar alteraciones del ciclo menstrual.

Algunos medicamentos

Los anticonceptivos hormonales están basados precisamente en su influencia sobre el ciclo menstrual. Además de para evitar embarazos, muchas mujeres los toman para controlar los ciclos, el flujo o los dolores que causa la regla.

Pero no es el único medicamento que puede influir. Los tratamientos para el lupus o los de enfermedades metabólicas, entre otros, también pueden tener un efecto sobre el ciclo menstrual.

Aplicaciones para seguir tu ciclo menstrual

Si tu menstruación llega y se va cuando quiere, si estás intentando quedarte embarazada y quieres saber qué días son más propicios o si quieres llevar un registro de tu síndrome premenstrual y sus síntomas, hay algunas aplicaciones para tu móvil que pueden serte muy útiles.

Si eres precisa con la información que introduces, en un par de meses son capaces de avisarte con bastante precisión del día que comenzará tu siguiente regla

Estas aplicaciones, aunque con variaciones, consisten en un registro diario de todo lo relacionado con tus cambio hormonales, desde el cansancio o el humor de los días previos hasta los dolores o el sangrado menstrual, así como tus hábitos de sueño, de ejercicio físico, de alimentación, sexuales, etc.

Si eres precisa con la información que introduces, en un par de meses son capaces de avisarte con bastante precisión del día que comenzará tu siguiente regla, lo que es muy útil para que no te pille desprevenida.

Si bien hay varias que puedes utilizar (Flo, Mi Calendario o WomanLog), personalmente recomiendo Clue: es fácil de utilizar, te permite personalizar qué datos quieres incluir y cuáles no, tiene explicaciones claras y científicas sobre distintos momentos y efectos del ciclo menstrual y además prescinde de los colores rosas, las florecitas y la cursilería de otras aplicaciones.

Fotos | iStock
En Vitónica | La mujer y el deporte durante el ciclo menstrual

Quiero ser mamá: ¿cómo puedo aumentar mis posibilidades de embarazo?

Hay mujeres que se quedan embarazadas rápidamente, casi como por arte de magia, “a la primera”, como quien dice. Sin embargo, en otros muchos casos, casi la mayoría, la tarea no es tan sencilla. Los factores que influyen en la concepción de un bebé son muchos, muy variados y variables de una mujer a otra. Dependen de muchas circunstancias. Hay factores que no se pueden controlar pero hay otros que sí… Te preguntas «¿cómo puedo aumentar mis posibilidades de embarazo?» ¡Toma nota!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Las posibilidades de embarazo según la edad

Es probable que hayas escuchado que una mujer, de media, tarda entre 6 y 12 meses en quedarse embarazada, pero esto depende de diferentes factores como su edad. De hecho, esto último es determinante en lo que se refiere a la fertilidad.
La mayoría de las mujeres pasan por su periodo más fértil en torno a los 20 años¹. La fertilidad disminuye progresivamente a partir de los 30, especialmente después de los 35. Así, una mujer fértil a los 30 años tiene una probabilidad del 20% de quedarse embarazada por ciclo. Una década después, a los 40 años, la probabilidad de concebir por ciclo es inferior al 5%. De este modo, las probabilidades de lograr el embarazo en mujeres fértiles sanas, cambia notablemente con la edad.

A los hombres también el descenso de la fertilidad con la edad¹
Al contrario de lo que se cree popularmente, la edad del hombre también es un factor importante en la concepción, pero es cierto que empieza a afectar negativamente mucho más tarde que en el caso de la mujer. De forma general, en hombres sanos fértiles la calidad de los espermatozoides desciende a partir de los 60 años.

Descubre: 80 alimentos para favorecer la fertilidad

© iStock

¿Cómo puedo aumentar mis posibilidades de quedarme embarazada?

Antes de buscar el embarazo puede ser interesante hacerte un chequeo físico completo en el que se tenga en cuenta tu historial médico. ¿Tienes las vacunas al día? ¿Estás inmunizada contra enfermedades que pueden ser peligrosas para las mujeres embarazadas (rubéola, varicela…)? Si no es así, tu médico te indicará si es necesario que recibas un tratamiento preventivo.
También es recomendable que acudas al dentista, ya que los dientes y las encías son particularmente sensibles durante el embarazo. Según los Dr. Frydman y Rufo, un absceso dental puede provocar una infección que a su vez propague bacterias en el flujo sanguíneo que pueden dañar al feto. Por último, si estás intentando quedarte embarazada, no tomes ningún medicamento (aspirina, tranquilizantes, antibióticos…) sin prescripción médica.

2. Cuida tu alimentación y mantén un peso saludable

Para que se produzca el embarazo, te recomendamos que evites tanto las dietas extremas como el sobrepeso. Si tu peso es muy bajo puedes tener falta de energía, lo cual contribuye a una producción menor de hormonas hipofisarias y a la alteración de la ovulación. Por otro lado, el sobrepeso o los cambios de peso radicales también pueden afectar a la fertilidad. Lo ideal es que sigas una alimentación sana y equilibrada para mantener un peso saludable.
También es importante que cuides los niveles de folatos² desde el momento en el que planificas la concepción, ya que son necesarios tanto para preparar el cuerpo de la futura mamá, como para las primeras semanas del embarazo. Es por esto que se recomienda que las mujeres en edad reproductiva tomen 400 mcg diarios de ácido fólico al menos un mes antes de la concepción y hasta tres meses después.
La administración de estos suplementos, solos o combinados con otras vitaminas y minerales, pueden ayudar a prevenir problemas en el tubo neural. Su cierre se produce entre los días 22 y 28³ de la gestación, por lo que lo más adecuado es comenzar con su consumo previamente.
Por todo ello, para esta etapa te recomendamos Femibion Pronatal 1, que contiene una combinación de nutrientes bien elegidos, entre los que destacan los folatos; (Metafolin® y ácido fólico), indicado desde la fase de planificación hasta el primer timestre. Una de las ventajas de Femibion es el Metafolin®, una «forma activa» de folato que no necesita ser transformado y puede ser utilizado directamente por el cuerpo. Esto cobra especial importancia en aquellas mujeres que no metabolizan⁴ correctamente el ácido fólico, que se produce en el 50% de los casos por una alteración en una enzima.

Descubre: 50 consejos de alimentación para tener un peso saludable

© Brooke Lark @brookelark Brooke Lark – Unsplash

3. Adopta hábitos saludables

No existe ninguna fórmula mágica para quedarte embarazada, pero llevar un estilo de vida saludable puede aumentar las posibilidad y mejorar tu calidad de vida en general.
– Deja de fumar: muchos estudios han demostrado que fumar disminuye la fertilidad en las mujeres y puede contribuir a la disfunción eréctil en los hombres.
– Evita el alcohol: el consumo de alcohol puede afectar a la fertilidad y como durante el embarazo no podrás consumirlo, ¡mejor déjalo ahora!
– Tómatelo con calma: dormir bien y las actividades relajantes puede facilitar el embarazo. ¡Un cuerpo relajado es más receptivo!

4. Elige el día correcto

Tendrás muchas más posibilidades de quedarte embarazada si mantienes relaciones sexuales en tu periodo de máxima fertilidad del ciclo. Este corresponde a los días previos y posteriores a la ovulación, es decir, durante la liberación de ovocitos de los ovarios. El periodo depende de la duración de tu ciclo menstrual.
El ciclo comienza el primer día de la menstruación y termina el primer día del periodo del mes siguiente. En un ciclo normal de 28 días, la ovulación generalmente se produce el día 14, pero la fecundación puede ocurrir en los días previos a la ovulación. Para calcular tu fecha de ovulación puedes controlar tu temperatura corporal basal (aunque la fiabilidad de este método es solo del 57%), observar el estado del flujo cervical o bien usar una prueba de ovulación. El periodo más fértil suele darse los 4 días anteriores y las 24 horas posteriores a la ovulación.
Por ejemplo, si tu menstruación comenzara el día 1 de cada mes y terminara el 6, la ovulación se produciría el 15 (si tu ciclo es de 28 días). Basándonos en estos datos tus días de máxima fertilidad serían entre el 11 y el 16 del mes. Durante este periodo de tiempo lo ideal sería mantener relaciones sexuales cada dos días para aumentar las posibilidades.
Durante los días de ovulación y de mayor fertilidad, la temperatura basal de tu cuerpo aumentará entre 0,2 y 1 grados. Para saber cuál es el mejor momento para concebir, te recomendamos que te tomes la temperatura nada más despertarte durante, al menos, un mes. Toma nota de las temperaturas que vas registrando a lo largo de los días, el día que veas un aumento en tu temperatura será el día de tu ovulación, es decir, el día que más fértil eres de tu ciclo menstrual. Utiliza un termómetro especial para medir la temperatura basal, será más exacto que un convencional.

5. ¿Estás tomando medicamentos?

En estos casos, te recomendamos que procedas con precaución. Consulta a tu médico, él podrá informarte de si el medicamento en cuestión puede interferir en tu deseo de ser madre. Es importante tener en cuenta que los órganos internos del feto se forman durante el primer trimestre de embarazo, por lo que es crucial que todos los tratamientos médicos estén aprobados por un médico.

Si eres diabética o asmática, las revisiones periódicas y llevar un control estricto del embarazo es esencial tanto para tu salud como para la de tu bebé. Por ello es importante que mantengas informado a tu médico sobre el embarazo para evitar riesgos.

6. No creas en los mitos

Todavía circulan muchos mitos en torno a la concepción. Enumeramos algunas de las creencias falsas más populares, para que puedas identificarlos y desterrarlos:

  • Después de mantener relaciones ponga sus piernas en alto para que los espermatozoides alcancen el óvulo más rápido. ¡Falso! Los espermatozoides están naturalmente preparados con su cola o flagelo para llegar al óvulo, no necesitan ayuda.
  • Te podrás quedar embarazada unos meses después de dejar de tomar la píldora. ¡Error! La ovulación se produce tan pronto como dejes de tomarla. Incluso si la has tomado durante 10 años sin interrupción podrías quedarte embarazada al mes siguiente de dejarla.
  • No existen las dietas milagro para quedarse embarazada más rápido, pero llevar una alimentación sana rica en alimentos frescos y baja en productos procesados contribuirá a mejorar tu salud general.

7. No te obsesiones

Solo una de cada seis parejas concebirá dentro del primer mes de la suspensión del uso de anticonceptivos. Muchas parejas tardan hasta un año en conseguir el embarazo. Por lo tanto, no te preocupes y procura ser paciente. Recuerda que si te obsesionas con el tema puedes dificultar el embarazo. Los psicólogos aconsejan a las mujeres que están demasiado preocupadas que se centren en otras actividades para relajarse.

  • 1. American Society For Reproductive Medicine. Edad y fertilidad: guía para pacientes, 2013 (4-5).
  • 2. La ingesta suplementaria de ácido fólico incrementa el nivel de folato materno. Un nivel bajo de folato materno es un factor de riesgo en el desarrollo de defectos en el tubo neural en el feto en desarrollo. Por lo tanto, se recomienda que las mujeres tomen 400 microgramos de ácido fólico suplementario al día durante un período de al menos un mes antes de la concepción y hasta tres meses después.
  • 3. McNulty B. et al. Human Reproduction, 2011, Vol. 26, Issue 6, 1, p1530–1536.
  • 4. El 50% de la mujeres presentan una alteración en una enzima que hace que esta pueda perder parte de su actividad ᵃ y por tanto no se pueda metabolizar de forma óptima el ácido fólicoᵇ ᶜ ᵈ. / a) Crider KS et al. MTHFR 677C-T genotype is associated with folate and homocysteine concentrations in a large population-based, double-blind trial of folic acid supplementation. Am J Clin Nutr 2011;93(6);1365-1372. / b) Yan L et al. PLoS One 2012;7(10):e416892012. c) Kirke P.N.: BMJ 2004; 328(7455): 1535–1536. d) Christensen B et al.: Am J Med Genet. 1999 May 21;84(2):151-7.
  • Los productos de la gama Femibion son complementos alimenticios y no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. No superar la dosis diaria recomendada de 1 comprimido (Femibion 1) y de 1 comprimido y 1 cápsula (Femibion 2). Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños.

Verdades y mentiras sobre la fertilidad
El papel del ácido fólico antes y durante el embarazo
10 hábitos saludables que pueden favorecer la fertilidad

En España ya podríamos hablar de un 18% de parejas estériles” (Buenaventura Coroleu, ginecólogo)

13. Los pantalones ajustados alteran la calidad del semen. Verdadero. El efecto puede estar en el aumento de la temperatura de los testículos. Como indica García Velasco, “los testículos están a 35 ºC, y a mayor temperatura, el tejido germinal del varón no funciona bien. Con la ropa ajustada, la gónada está más caliente y puede favorecer la infertilidad. Es una cuestión de fisiología”. La Asociación Americana para el Embarazo avala esta teoría.

14. Hay profesiones que favorecen la esterilidad masculina. Verdadero. Coroleu y García Velasco aluden a trabajos que implican un calentamiento de los testículos, como son los empleados de hornos o los conductores que permanecen muchas horas sentados al volante, tal como expone este ensayo de Fertility and Sterility. El estudio, realizado en la Universidad de Stanford, añadía que los hombres que tienen trabajos que requieren fuerza física tienen más dificultad para concebir. Y que algo parecido sucedía con la toma de ciertos medicamentos, como son los que tratan la artritis, la depresión, problemas digestivos, infecciones, hipertensión y cáncer.

8 CONSEJOS PARA AUMENTAR LAS PROBABILIDADES DE QUEDAR EMBARAZADA

“Aun cuando la sincronización sea perfecta, la posibilidad de que un óvulo determinado origine un embarazo es bastante baja” afirma el Dr. Jesam.

Aquí les dejamos un resumen con ocho consejos que las mujeres pueden seguir para aumentar las probabilidades de quedar embarazadas.

  1. Haz un seguimiento de tu período.

El ciclo promedio tiene aprox. 28 días y la ovulación se produce el día 14. Se aconseja: “Si tu ciclo es menor que 21 días, mayor que 35 o cambia drásticamente de un mes a otro, esto puede ser un indicio de problemas en los ovarios, lo cual podría afectar tus posibilidades de quedar embarazada”.

Consultar a tu médico puede ayudar a definir si existe un problema y comenzar a planificar una solución.

  1. Habla con tu ginecólogo.

Tu ginecólogo puede ayudarte durante este importante paso revisando si los medicamentos que usas pueden ser nocivos durante el embarazo, tomando un examen de Pap y chequeando sus vacunas.

El Dr. Jesam afirma: “Muchas veces, las personas olvidan hablar con su ginecólogo antes de intentar embarazarse”.

  1. Reduce la cafeína.

La mayoría de los expertos concuerda en que moderar la ingesta de cafeína no afectará las posibilidades de concebir, pero existen dudas acerca de si quienes beben café y bebidas con cafeína durante todo el día pueden estar reduciendo sus probabilidades.

Citamos el consejo de la Clínica Mayo de limitar la ingesta diaria de café preparado a 1 – 3 tazas o 150-300 miligramos al día. Otras investigaciones indican una mayor tasa de abortos espontáneos con una ingesta superior a los 200 mg al día. Debido a que la investigación suele discrepar, SGFertility aconseja a sus pacientes que el nivel más seguro de cafeína durante el embarazo es igual a 0.

  1. Frena tu ingesta de alcohol.

Es importante reducir el alcohol cuando se intenta concebir activamente. Probablemente no sepas que estás embarazada durante las primeras 4 a 8 semanas: este período es vital en el desarrollo del feto cuando muchos de sus órganos están creciendo. También se ha demostrado que el consumo excesivo de alcohol puede afectar la cantidad y la calidad de los espermatozoides. Así que en el caso de las parejas que están tratando de concebir, o que lo harán en un futuro cercano, se aconseja que ambos miembros de la pareja reduzcan el consumo de alcohol.

  1. Deja de fumar.

Los efectos del tabaco sobre la fertilidad es solo uno de los innumerables problemas de salud que los cigarrillos pueden causar. Con respecto a la fertilidad, el Dr. Jesam nos comenta que: “No conocemos la forma exacta en que el tabaco afecta a la fertilidad, pero este aumenta la velocidad en que el cuerpo usa los óvulos”. Esto significa que, por alguna razón, los óvulos de una mujer mueren más rápido cuando ella fuma. Dado que las mujeres solo cuentan con un número limitado de óvulos, es esencial mantener la cantidad y la calidad de sus óvulos para lograr la concepción. De manera similar que el alcohol, fumar cigarrillos puede afectar negativamente la calidad de espermatozoides.

  1. Toma vitaminas prenatales.

Las vitaminas prenatales suministran nutrientes esenciales que pueden ayudar al desarrollo fetal y a la prevención de anomalías en las primeras etapas del embarazo. “Buscamos que los niveles de ácido fólico sean los adecuados antes del embarazo, porque este ayuda a prevenir la anomalía congénita del tubo neural, que es básicamente un problema en la fusión de la columna vertebral que puede originar parálisis y otros problemas a largo plazo”, dice el Dr. Jesam.

  1. Debes saber cuándo estás ovulando.

Una vez que tengas el calendario de tu período, averigua cuándo ovulas. Te ayudará a saber con exactitud en qué momento tienes las mejores probabilidades de concebir. Existe una amplia gama de kits de ovulación que pueden ayudarte a identificar los mejores días. “Dado que los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo femenino por hasta 5 días, tener sexo unos días antes de la ovulación, el día en que ovulas y el día después, te puede ayudar a aumentar tus probabilidades de concebir”, nos comenta el Dr. Jesam.

  1. Considera congelar tus óvulos.

En el caso de una mujer en su treintena, que no planea concebir en un futuro cercano, el congelamiento de óvulos se ha convertido en una opción para conservar la capacidad para tener hijos. En SGFertility, tenemos un conjunto de programas de financiamiento para hacer más asequible el congelamiento de óvulos. Recuerda que, es en este periodo donde tienes la mayor cantidad y la mejor calidad de óvulos que alguna vez tendrás.

Conoce acerca del congelamiento de óvulos aquí.

Llámanos hoy mismo para descubrir lo que es posible al +562 3263 8900 o agende una cita en línea

  • Las mujeres que han tenido hijos son más fértiles: Cuantos más hijos se tienen, más probabilidades de embarazo existen. Graña explica que esto se debe a que “los embarazos inducen la maduración y mejoran el funcionamiento del aparato reproductor femenino”.
    Existen muchos casos, asegura la experta, en los que “mujeres que sufrían trastornos de menstruación y reglas dolorosas han visto regularizadas sus ciclos y han dejado de padecer esos dolores después de un embarazo”.
    Por este motivo, en épocas pasadas la media de hijos por mujer era mayor y se daban casos de embarazos naturales más allá de los 40 años. En la actualidad, las mujeres mayores de 40 suelen lograr su primer embarazo con la ayuda de procesos de estimulación, reproducción asistida, donación de embriones y ovodonación.
  • El 40 por ciento de los casos de infertilidad tienen origen en el hombre: Aunque el hombre, a diferencia de la mujer, mantenga su capacidad fecundadora durante toda su vida, cuanta más edad tenga, menor es la calidad seminal, por lo que no sólo es más difícil la fecundación, sino que también se incrementa el riesgo de tener descendencia con patologías genéticas. Factores de riesgo, como el consumo de alcohol y tabaco, también afectan a la calidad del semen.
  • Ver también:

    Diferencia entre esterilidad e infertilidad

    Tomar la ‘píldora’ de forma prolongada no reduce la fertilidad

    Una mujer, ¿puede quedar embarazada la primera vez que mantiene relaciones sexuales?

    • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

    ¿Es posible que una joven quede embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales?
    – Jenna*

    Sí, es posible que una joven quede embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales. Cada vez que una joven tiene sexo vaginal con un chico, corre el riesgo de quedar embarazada. Incluso si el hombre eyacula fuera de la vagina pero cerca, o retira el pene antes de eyacular, la joven puede quedar embarazada.

    También es posible contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) cada vez que se tienen relaciones sexuales, incluso la primera vez. En realidad, cada vez que una persona tiene cualquier tipo de contacto sexual (oral, anal o vaginal), corre el riesgo de contraer una ETS.

    A continuación, se detallan algunas maneras para reducir las posibilidades de embarazo y ETS:

    Abstinencia. La única forma de prevenir completamente embarazos y ETS es abstenerse de cualquier tipo de contacto sexual, ya sea oral, vaginal y anal.

    ¡Condones al rescate! Si vas a tener relaciones sexuales, los condones son la mejor manera de prevenir embarazos y ETS. Habla primero con tu pareja y hazle saber que los condones son necesarios, no son optativos, incluso si también estás usando otro método anticonceptivo. Y guarda siempre un condón en su bolsa antes de salir, por si a él se le olvidara llevar uno.

    Si tú y tu pareja tienen sexo sin protección (o si se rompe el condón), consulte con tu médico para hacerse una prueba de embarazo o de ETS.

    Si ya has tenido sexo alguna vez, o estás pensando en tener actividad sexual, habla con tu médico sobre las opciones de métodos anticonceptivos, pruebas de ETS y maneras de prevenir estas enfermedades.

    *Se cambiaron los nombres para proteger la privacidad de los usuarios.

    Revisado por: Robyn R. Miller, MD Fecha de revisión: octubre de 2018

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *