0

Precio pildora abortiva

Tabla de contenidos

Abortar por correo -así, como suena- es posible en medio mundo, supuestamente sin riesgo y en casa. De este modo, se puede interrumpir un embarazo gracias a un paquete con medicamentos que llega al buzón. Este método, que está causando controversia en Estados Unidos y funciona en España, permite a las mujeres enfrentarse a este proceso evitando pasar por un centro sanitario, donde los profesionales de la medicina velan por que no haya ningún contratiempo.

La plataforma neerlandesa Women on Web (WoW) ofrece este servicio de telemedicina a mujeres de más de 90 países para que puedan abortar en su propio hogar. Eso sí, exigen condiciones como estar sana, vivir a menos de 60 minutos de un hospital y estar de menos de 10 semanas. Del mismo modo, realizan servicios de consulta médica online en su web, donde resuelven dudas sobre métodos anticonceptivos y abortivos.

En un principio, este servicio está pensado para atender a mujeres de países donde el sistema impida la interrupción del embarazo o a aquellas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad aunque estén en lugares donde esté regulado. A pesar de ello, en lo que va de año la organización ha recibido 300 solicitudes de ayuda procedentes de España, según explica a EL ESPAÑOL Verónica Fernández, miembro del equipo de coordinación de WoW, que no confirma cuántas de estas se han completado.

Para acceder a uno de estos packs con píldoras abortivas, las mujeres solicitantes rellenan un cuestionario online. En este se realizan preguntas sobre lo que motiva la decisión de la interrupción, sobre si están siendo obligadas, sobre la posibilidad de controlar sus sentimientos, sobre el estado del embarazo, si se encuentra a menos de una hora de un hospital y otra serie de cuestiones de su historial médico. Después de realizar el test, la organización pide una donación de entre 70 y 90 euros.

«Esta donación es para mantener el servicio web, los médicos y otros gastos que tenemos que cubrir para realizar el servicio. Pero si una mujer no se lo puede permitir, hablamos con ella y le prestamos el servicio igualmente», señala Fernández. Asimismo, añade que «cualquier donación es bienvenida».

Los medicamentos proceden de India

Posteriormente, el cuestionario es revisado por un médico, que decide si la paciente es apta o no para recibir el tratamiento. En caso de aprobarlo emite una receta a una farmacia de India que posteriormente envía estos medicamentos al hogar de la mujer que lo haya solicitado. «Tienes derecho a recibir medicación para uso propio enviada desde una farmacia cuando haya recibido una receta médica», aclara Fernández sobre la rareza de que se abastezca a medio mundo desde el mismo local asiático.

Los medicamentos utilizados para este tipo de aborto son mifepristona y misoprostol. Estos se encuentran en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2005 y están disponibles en casi todos los países europeos, EEUU, Rusia, China, Australia y Canadá. Asimismo, explica que en la mayoría de los países las regulaciones aduaneras no son violadas cuando recibes medicamentos a domicilio, ya que se permite a los ciudadanos recibir medicamentos para uso personal.

«No solo enviamos la medicación, también informamos de contraindicaciones, atendemos consultas de mujeres de todo el mundo que se encuentren con dudas sobre su estado, damos más información como por ejemplo las posibilidades de interrumpir el embarazo en el propio país y nos ponemos en contacto con la paciente cuando es necesario», recalca la portavoz.

Una investigación científica realizada por la OMS ha demostrado que el aborto con medicamentos puede ser realizado fácilmente por las propias mujeres en el hogar. Según Fernández, un aborto médico tiene el mismo impacto en la salud que un aborto espontáneo. Sin embargo, ¿es posible garantizar que no haya ninguna complicación cuando ningún profesional médico realiza un seguimiento de la paciente?

Para una ginecóloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid que prefiere no dar su nombre, «los abortos tienen que estar bajo supervisión médica». En primer lugar, antes de someterse a un proceso de interrupción del embarazo por este método, debe existir un diagnóstico de que se trata de una gestación intrauterina. En el caso de no serlo, estos medicamentos no surtirían efecto y es peligroso para la mujer ya que el embarazo se sigue desarrollando; aunque la paciente piense que se ha producido el aborto.

Asimismo, la médica indica que en consulta se realiza una analítica básica, cosa que con la web no se produce. «Esa analítica tiene que estar perfecta, con todo normal, sin anemia, tiene que tener las coagulaciones normales…». Además, indica que aunque WoW pregunte por el historial médico, «a veces no sabes si tienes ciertas enfermedades».

De este modo, la experta especifica-además de los controles ya mencionados- la forma de proceder en un hospital público: «En la misma consulta le explicamos el diagnóstico y las opciones de tratamiento. Es la paciente la que decide cual quiere utilizar. En el caso de elegir las pastillas, las colocamos en consultas, damos recomendaciones e instrucciones para el proceso y a los 7-10 días viene a hacerse un control».

Asimismo, a la vez que insistía en la necesidad de la supervisión médica, ha explicado que uno de los motivos de que se ponga en consulta es evitar un mal uso de las mismas, ya sea entregándolas a otra mujer o no empleándolas de una manera correcta.

Por su parte, Francisca García, presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI), coincide con la ginecóloga en la necesidad de que este proceso sea supervisado por un facultativo.

Del mismo modo, añade que este método «tiene utilidad para aquellos lugares donde el aborto es ilegal. Esto puede ayudar a mejorar la salud de las mujeres, pero no sería la mejor alternativa. Lo ideal sería conseguir que los países los regulen y que estén controlados metódicamente como cualquier procedimiento sanitario».

Inmigrantes, abusos y vergüenza

Debido a las pocas solicitudes recibidas desde España, no se puede trazar un perfil tipo de las solicitantes. En este sentido, Fernández destaca que tras recibir una consulta de nuestro país, remiten toda la información y los pasos a seguir para obtenerlo a través de la Seguridad Social. Igualmente informan de la legislación y las posibilidades de cada país cuando llegan solicitudes de diferentes puntos del globo.

A pesar de ello, se atreve a dar unas pinceladas sobre el perfil de la solicitante y apunta que suelen ser mujeres inmigrantes que carecen de recursos: «Un aborto en una clínica privada cuesta de 500 euros en adelante». Igualmente, apunta a circunstancias familiares o a la vergüenza: «Hemos recibido emails de gente que va a su médico y recibe un tratamiento juicioso. También de gente que no quiere que su pareja se entere o embarazos procedentes de relaciones abusivas». Del mismo modo, a veces se solicita porque en ciertas comunidades autónomas no se presta este servicio en todas las ciudades y desplazarse puede suponer un coste alto.

¿Y qué ocurre con las menores?

Desde WoW apuntan que, en el caso de las menores, «habría que ver cada caso en particular y saber qué ocurre detrás», explican. «El tema de que la ley proteja utilizando una autorización paterna, a veces permite un abuso. Son casos de los que se tiene especial consideración en evaluarlos».

Pese a que las personas que lo solicitan pueden no tener ningún contacto con profesionales médicos durante todo el proceso, Fernández apunta que este aborto es seguro. «Es un aborto médico con la combinación de las dos medicaciones. Tiene un 99% de efectividad y tiene el mismo riesgo que un aborto espontáneo». Igualmente, explica que en el caso de haber complicaciones podrían ser atendidas por un médico. «No estamos hablando de complicaciones mortales, se solucionaría con un tratamiento médico».

Fue antes de la despenalización del aborto en Portugal. El ginecólogo me dijo que un bebé es un regalo.

Soy portuguesa pero vivo en España desde hace seis años. Tenía 25 años y estaba en mi último año de carrera cuando me pasó lo que os voy a contar. Antes de la despenalización del aborto en Portugal (2007), el aborto sólo estaba permitido hasta las 12 semanas en caso de riesgo para la embarazada, las 16 en casos de violación y las 24 en casos de malformación del feto. Esto pasó en el 2005.

Tenía un retraso de 11 días. Fui a la farmacia de guardia a hacer la prueba de embarazo. Mientras esperaba, me di cuenta de que estaba justo delante de las estantes de los productos para bebés y pensé: «Joder, qué esto no sea un presagio, por favor.»

Estaban dos farmacéuticos: el alto y el bajo. Salió el alto con el resultado de la prueba: positivo. Fue como un bofetón en toda la cara. Empecé a llorar delante de todos los que estaban en esa farmacia. Los farmacéuticos me llevaron a un cuatro que tenían en la parte trasera de la farmacia para tranquilizarme. Les dije que por favor me ayudaran. El bajo me contestó que no había mucho qué hacer.

Se fue el bajo a atender a un cliente. El alto entonces me dio el número y la dirección de un ginecólogo: «A lo mejor éste te puede ayudar.» Cogí el papel, pagué la prueba y me fui.

Tenía que llamar al que entonces era mi novio. Siempre habíamos usado el condón. Siempre. Algo falló y no nos dimos cuenta. Lo llamé y le pedí que viniese a verme. Contestó que no podía, que los padres iban a sospechar y hacer preguntas y que no sabría qué decirles. Él estaba de vacaciones con los padres. Yo estaba sola.

Fui al día siguiente al ginecólogo. En las paredes del consultorio estaban colgados dibujos de la que supuse que era la nieta del ginecólogo. El ginecólogo, muy sonriente, me dijo que pasase y preguntó qué pasaba. Yo le dije que la prueba de embarazo había dado positivo. Me dijo que subiese a la mesa para que me examinase. Dos minutos pasaron hasta que me preguntó la última vez que había tenido la regla. Según sus cálculos, iba a nacer el 25 de diciembre. Le dije que había venido a verle porque me habían dicho que podía ayudarme. Se le fue la sonrisa y me preguntó casi ofendido quién me lo había recomendado. No se lo dije y me di cuenta de que no me iba a ayudar cuando me dijo que un bebé es un regalo y que así lo vería cuando naciese. Me cobró los 50 euros de la consulta y me fui.

Tenía pocas opciones. Una era ir a España a hacer un aborto legal y seguro. Yo estaba en la universidad. No podía pedirles a mis padres el dinero para un aborto. Mi ex cobraba el sueldo mínimo. Sólo me quedaba el aborto con medicamentos.

Había oído hablar de la organización Women on Waves. Me metí en la web de dicha organización y leí que se podía provocar un aborto con Misoprostol. Mi novio consiguió esas pastillas en una farmacia de aldea. Tuvimos suerte porque supuestamente es un medicamento sujeto a prescripción médica. Dijo que era para la abuela, pero que se le había olvidado la receta en casa y que luego pasaba a llevársela.

Me preparé para la que iba a ser la peor experiencia de mi vida. Compré dos paquetes de compresas y seguí los pasos que venían en la página. A la media hora empezaron las contracciones; luego la hemorragia. Me acuerdo del dolor. Nunca había sentido nada así. Era como un hierro incandescente atravesándome las entrañas una y otra vez. Estaba tirada en el suelo de mi habitación con una toalla por debajo; fuera estaban mis compañeras de piso haciendo su vida normal. Sentí que me iba a desmayar. Pensé en ir a urgencias, pero me daba miedo que se diesen cuenta de lo que había hecho.

Me mantuve en el suelo durante no sé cuánto tiempo hasta que pude levantarme para limpiarme. Tuve sangrado durante unos tres días hasta que por fin paró. Sólo me quedaba esperar. Durante días no pude comer ni dormir. Aunque fue la peor experiencia que he vivido, no me arrepiento de haberlo hecho. No tengo ningún sentimiento de culpa. No me considero la asesina que dicen que soy.

Antes las portuguesas teníamos que venir a España a abortar; ahora parece que les toca a las españoles ir a abortar a Portugal.

Tuve que abortar con Misoprostol

Precio del aborto ¿Necesitas ayuda? VER CLÍNICAS RECOMENDADAS

El precio del aborto en España varía según la Clínica IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) que elijas. Desde clinicasabortos.com te orientamos sobre cuánto cuesta abortar en función de la semana de gestación en la que te encuentres y el tipo de aborto que te van a realizar: pastillas para abortar o aborto quirúrgico.

Precio del aborto: ¿cuánto cuesta abortar en España?

El precio de un aborto no es fijo, sino que varía según la semana de gestación y el tipo de aborto que vayan a realizar. De hecho, son las propias Clínicas IVE – Interrupción Voluntaria del Embarazo las que fijan el precio del aborto y los servicios médicos que incluyen: consulta, pruebas y cuidados después del aborto.

Desde el 3 de marzo del año 2010 que entró en vigor la actual ley del aborto en España las mujeres pueden abortar gratuitamente, es decir, el aborto lo subvenciona la Seguridad Social, siguiendo unos trámites que estipula en este caso cada Comunidad Autónoma respectivamente.

Aunque el aborto lo subvencione la Seguridad Social, estos los siguen realizando las clínicas abortos privadas. Si lo solicitas, desde las Clínicas IVE te informarán de los trámites a seguir para poder optar a esta subvención que podría tramitarse en una semana aproximadamente. Puedes consultar aquí el listado de Clínicas y elegir la más cercana a ti

Tanto si vas a abortar de forma gratuita por la Seguridad Social como si vas a costear tú el aborto por lo privado (que es la forma más rápida), para orientarte sobre cuánto cuesta un aborto en España en 2019-2020, te remitimos a esta tabla de precios, a modo orientativo, para que puedas hacerte una idea del coste de la interrupción de tu embarazo:

Precio de las pastillas abortivas en España – Precios aproximados

– Aborto hasta 7 semanas de gestación 350 € aprox.

Las pastillas abortivas son el método más eficaz para interrumpir tu embarazo en las primeras semanas de gestación, normalmente te lo recomendarán hasta las 7 semanas.

Precio del aborto quirúrgico en España – Precios aproximados

– Aborto hasta 12 semanas de gestación con anestesia local 325 € aprox.
– Aborto hasta 13 semanas de gestación con anestesia general o sedación 450 € aprox.
– Aborto hasta 14 semanas de gestación con anestesia general o sedación 500 € aprox.
A partir de las 14 semanas de gestación es posible abortar en España si el embarazo supone un riesgo para la vida de la madre o el feto presenta malformaciones graves. De ahí que la Seguridad Social cubra el coste de la intervención ya que se considera embarazo de riesgo.

Para conocer en detalle el precio del aborto según el centro donde lo vayas a realizar y el tipo de aborto (con pastillas o quirúrgico), te recomendamos que lo consultes directamente con la Clínica IVE que elijas.

Ventajas de abortar por privado – ¿Qué incluye el precio en una Clínica IVE?

En España se puede abortar tanto por la Seguridad Social como por lo privado a través de las Clínicas IVE autorizadas y acreditadas que hay por todo el país. En la mayoría de Comunidades Autónomas, las mujeres optan por el aborto por privado porque por lo general los trámites son más rápidos y el procedimiento en sí es más ágil, lo cual facilita mucho las cosas, ya que a medida que aumentan las semanas de gestación también los riesgos de la interrupción del embarazo.

El precio de un aborto depende de cada Clínica IVE, que fija sus precios y varían ya que en algunos casos se incluyen todos los servicios desde la primera cita a la puesta de un método anticonceptivo como el DIU o el implante, y también la píldora.

Te recomendamos que contactes con la Clínica para Abortar en España que más se adapte a tus necesidades y consultes con el personal médico especializado el coste total de la IVE ya sea mediante pastillas para abortar o aborto quirúrgico (legrado…)

Aborto gratuito, ¿es posible?

Sí, el aborto gratuito es posible. Puedes realizar la interrupción de tu embarazo desde la Seguridad Social, de tal forma que no suponga ningún gasto para ti. Además, hay Clínicas de Aborto en España autorizadas para realizar abortos, principalmente hasta la semana 14 de embarazo, son centros concertados con la Consejería de Sanidad y reconocen como una prestación social el aborto. Consulta el precio de un aborto en la Clínica IVE que elijas aquí

Cuánto cuesta un aborto: Preguntas relacionadas

Cuánto vale abortar creo que estoy entre la 4 o 5 semana
¿La pastilla para abortar cuanto cuesta?
Estoy de tres meses cuánto vale abortar con anestesia
Se puede pagar de varias veces
Buenas noches me gustaría saber cuánto está el aborto tengo 6 semanas un mes y una semana gracias
¿Por cuanto sale el aborto?

Ver todas las preguntas sobre Precio del Aborto en www.clinicasabortos.com

Cómo funciona el Misoprostol, la píldora abortiva de preferencia de la OMS y qué le pasa tu cuerpo si la tomas

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Cada año se producen en el mundo 25 millones de abortos peligrosos al año, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Abortar es una decisión muy personal y no en muchos países está permitido, pero si se lleva a cabo, la Organización Mundial de la Salud tiene una guía dirigida a profesionales en la que señala un medicamento de preferencia para el aborto farmacológico: el Misoprostol.

  • El mapa que muestra dónde el aborto es legal, restringido o prohibido en América Latina
  • 4 claves que explican por qué ganó el rechazo a la nueva ley del aborto en Argentina (y qué tendrán que hacer sus promotores para volverlo a plantear)

El Misoprostol se usa en los abortos llamados «médicos» o farmacológicos que se diferencian de los quirúrgicos, aquellos que implican la dilatación y evacuación uterina y que a su vez se dividen en abortos de vaciado manual (AVM) o vaciado eléctrico (AVE).

El uso de uno u otro método depende de muchos factores, entre ellos el número de semanas de gestación y la edad de la gestante, pero sobre todo depende de lo que el doctor o doctora crea más adecuado.

Qué es

La OMS define al misoprostol (PGE1) como un medicamento tradicionalmente usado para tratar úlceras gástricas. Por eso en muchos países ni siquiera está indicado para aplicaciones en el campo de la obstetricia, como es la interrupción del embarazo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption El aborto puede ser quirúrgico o farmacológico, también llamado «médico» por la OMS.

Y es que el Misoprostol provoca también una hiperestimulación del útero, produciendo, según la dosis, fuertes contracciones uterinas.

  • Cuáles son los países que más buscan Misoprostol y otros métodos para abortar por internet (y en qué posición se encuentran los de América Latina)
  • ¿Se puede revertir el aborto químico una vez iniciado?

La OMS lo considera el fármaco más recomendado a la hora de practicar el aborto médico: por su baja mortalidad asociada y porque es fácil de conseguir, de conservar, de administrar y es más barato que otros métodos que existían anteriormente.

Cómo funciona

En la mayoría de casos, el Misoprostol se administra 24 horas después de tomar otro fármaco, llamado mifepristona, pero este es de más difícil acceso y su venta está prohibida en muchos países.

El aborto se puede realizar igualmente solo con Misoprostol, pero la dosis es diferente y dependerá siempre de la edad de la gestante, su peso y lo avanzado que esté el embarazo. Solo el doctor podrá decidir qué dosis es la adecuada para llevar a cabo un aborto seguro.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Tu doctor será quien indique si es necesario un aborto quirúrgico o farmacológico, en este último caso él indicará la dosis necesaria de Misoprostol.

El Misoprostol se puede tomar por vía oral o vía vaginal. En el primer caso, la pastilla se coloca debajo de la lengua para que se deshaga. Pasados 30 minutos, la paciente puede tragar con normalidad.

Si es por vía vaginal la pastilla se introduce por la vagina, lo más profundo que se pueda y siguiendo los protocolos de higiene necesarios (manos limpias, etc…), y la paciente debe permanecer tumbada también 30 minutos hasta que la pastilla se deshaga.

Todo esto se administra en varias dosis y con determinada frecuencia que indicará el médico.

Qué experimenta tu cuerpo

El Misoprostol provoca la maduración del cuello uterino, lo que hace que este se agrande y dilate. Se producen contracciones en las paredes uterinas que causa cólicos muy fuertes en la paciente y sangrado. De esta manera es como se elimina el tejido gestacional en forma de coágulos bastante grandes.

Es en general un proceso doloroso y desagradable.

El sangrado y expulsión de coágulos continúa entre cuatro y seis horas después de la administración del Misoprostol, pero los cólicos pueden durar uno o dos días y los manchados de sangre continuar varias semanas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los cólicos pueden volverse intermitentes y durar uno o dos días.

Otros síntomas pueden ser vómitos, fiebre leve, diarrea, mareos y cansancio. Para aliviar el dolor puede tomarse ibuprofeno y otros medicamentos recomendados por el doctor pero nunca aspirina, pues facilita la hemorragia.

Pasados unos días debe pasarse una cita con el doctor o doctora para asegurarse de que todo el tejido endometrio se ha eliminado por completo y el aborto se ha completado con éxito de forma segura.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

5.2 Método farmacológico

Es un método basado en el efecto inhibidor de un fármaco (Mifepristona), también conocido como RU-486 o píldora abortiva, sobre la progesterona, que es la hormona protectora del embarazo. Debe combinarse con una prostaglandina (Misoprostol) para que se produzca la expulsión del producto de la gestación.

La utilización de Mifepristona con Misoprostol ha demostrado ser un método efectivo, seguro y aceptable para abortos del primer trimestre. Las tasas de eficacia varían del 95 al 98%, lo que significa que 2 al 5% de las mujeres deberán repetir la medicación o requerirán una aspiración uterina (para evacuar el embarazo persistente o restos abortivos o controlar un sangrado muy abundante).

Esta medicación debe ser administrada en un centro autorizado para la práctica de la IVE y cumpliendo los requisitos establecidos por la Ley (L.O.2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo).

Una vez leído y firmado el consentimento informado y siguiendo los protocolos recomendados por la OMS, FIAPAC y ACAI, se administran

  • La primera medicación (Mifepristona 1 comprimido por vía oral) en la clínica . La paciente abandona la clínica tras una corta estancia con las instrucciones para la fase posterior.
  • La segunda medicación (Misoprostol 2 comprimidos por vía sublingual y 2 comprimidos por vía vaginal) para utilizar pasadas 36 a 48 horas en casa de la usuaria .
  • La prescripción de analgésicos. Es recomendable iniciar la toma 30 minutos antes del Misoprostol, repitiendo la dosis (por ej. Dexketoprofeno / Enantyum 25 mg cada 6 horas o Ibuprofeno 400-800 mg cada 4-6 horas).

En el trascurso de unas horas ( generalmente de 4 a 8 horas , aunque este plazo puede variar ), se producirá la expulsión del embarazo, lo que se debe verificar al día siguiente mediante ecografía. En caso de continuar el embarazo o persistir restos abortivos, se podrá repetir la medicación o practicar aspiración de la cavidad uterina según el criterio médico y de la propia paciente.

Cabe destacar que desde el inicio hasta la finalización del proceso, transcurren al menos 2 a 3 días y que la expulsión tendrá lugar en el entorno de la usuaria, con síntomas similares a los de un aborto espontáneo (sangrado a nivel menstrual o mayor, dolores en bajo vientre mayores que durante la regla,) y los derivados de los efectos secundarios de los fármacos abortivos (náuseas, vómitos, diarrea, temblores , escalofríos ,febrícula o fiebre hasta 38,5 ª C en la 2 primeras horas).

Es importante resaltar que el aborto farmacológico está contraindicado en el caso de existir determinadas patologías como:

  • Insuficiencia suprarrenal
  • Insuficiencia hepática
  • Alergia a la Mifepristona
  • Asma severo
  • Desnutrición
  • Insuficiencia renal
  • Anemia grave (Hemoglobina inferior a Hg 9 g/dl)

En otros casos se requiere una valoración individual del riesgo:

  • Tratamientos con corticoides a largo plazo
  • Anemia no grave (Hemoglobina superior a 9 g/dl)
  • Factores de riesgo vascular
  • Epilepsia ,enfermedad cardiovascular, hipotensión
  • Cirugía mayor previa en útero

  • Protocolo IVE para método farmacológico
  • Consentimiento informado para IVE, método farmacológico
  • Instrucciones previas al procedimiento de IVE (método instrumental/quirúrgico y farmacológico)
  • Instrucciones postmedicación del método farmacológico de IVE

Protocolo IVE (Aborto) para el método farmacológico

Mifepristona/ Misoprostol

Siguiendo la disposición legal para el uso de la Mifepristona en España,en GINECENTER se realiza el aborto farmacológico hasta las 9 semanas de gestación ( o semanas de amenorrea ,contando desde el primer día de la última menstruación).

Una vez que la paciente haya optado por el método farmacológico tras recibir la información necesaria y firmar el consentimiento informado, se sigue el protocolo indicado en la tabla:

Protocolo de administración de Mifepristona y Misoprostol

Visitas Actuación Médica Tratamiento
1ª Visita Ecografía ( para determinar edad gestacional) Toma oral en la clínica de 200 mg de Mifepristona. Recibe 3 comprimidos de 200 mg de Misoprostol para casa,que utilizará 36 a 48 horas más tarde ( 2 por vía vaginal y 2 sublingual).

2ª visita

(1 a 2 días tras la 2ª toma en casa)

Ecografía ( para constatar expulsión total o expulsión parcial o retención del embarazo) En caso de persistencia de restos ovulares o no expulsión se administrarán 2 comprimidos de Misoprostol 200 mg vía vaginal o se optará por la evacuación quirúrgica, según deseo de la paciente y criterio médico.

3ª visita

(14 días tras la 1ª visita)

Ecografía ( para control de la cavidad e involución uterina)

En caso de retención de restos ovulares o hemáticos (hematometra), se procederá a repetir medicación con Misoprostol o a la evacuación quirúrgica (aspiración) según criterio médico.

Consentimiento informado de IVE (aborto) para el método farmacológico

En el embarazo inferior a 49 días o 7 semanas de amenorrea (contando desde el primer día de la última menstruación), el aborto farmacológico consiste en la toma en la clínica de 1 comprimido de Mifepristona (Mifegyne) y a continuación 4 comprimidos de Misoprostol para administración sublingual y vaginal en su domicilio, 36 – 48 h después de la primera medicación.

En las 24 h que siguen a la toma de Mifepristona, se puede iniciar el sangrado en algunos casos ,aunque solo en aproximadamente el 3% de ellos se produce la evacuación uterina antes de la toma de la segunda medicación (Misoprostol). En este caso, deberá acudir a realizar una ecografía a la clínica.

Entre 4 y 8 h tras la segunda medicación (Misoprostol), se producirá la expulsión del embarazo, lo que también en este caso deberá verificarse en lo posible al día siguiente mediante ecografía para confirmar la vacuidad del útero.

El método puede fracasar en un 1.3% a 7.5% de los casos según diferentes estudios clínicos y manifestarse como embarazo evolutivo (1.5%), expulsión incompleta (4.6%) o hemorragia abundante (1.4%). En tales incidencias se me propondrán las medidas adecuadas, que consisten en la mayoría de los casos en una aspiración uterina o en la repetición de la medicación de Misoprostol.

La toma de esta medicación, puede acompañarse de hemorragias que frecuentemente suelen ser prolongadas (hasta 14 días) y abundantes en el 5% de los casos. Estas no son prueba absoluta de la expulsión completa del contenido uterino, por lo que deberá ser verificado obligatoriamente en una consulta de control ecográfico a las dos semanas de indicado el tratamiento.

Otras complicaciones más frecuentes del método farmacológico son:
  • Aparato genital: dolor provocado por las contracciones uterinas (45%), pueden tratarse con analgésicos, pero nunca con aspirina, ni antiinflamatorios no esteroideos. En caso necesario deberá tomar el fármaco indicado en la receta adjunta.
  • Aparato digestivo: dolores abdominales leves o de moderada intensidad, náuseas ,vómitos o diarrea.
  • Otros efectos secundarios : en algunos casos puede provocar aumento de la temperatura (hasta 38ºC), raramente puede provocar urticaria, erupción cutánea, hipotensión, y en algún caso aislado: eritrodermia, eritema nudoso, necrosis epidérmica, cefalea, manifestaciones vagales como vértigo y escalofríos.

En todo caso, se me facilita teléfono de contacto permanente 24 horas.

Si se observan las normas tanto por parte del Centro acreditado como por parte de la usuaria, la posibilidad de alteraciones y secuelas futuras, incluida la fertilidad son muy poco probables.

Hay que mencionar posibles complicaciones psicológicas derivada de las connotaciones sociales, morales y personales que acompaña habitualmente al aborto. Se pueden manifestar como trastornos del sueño, ansiedad, deseo sexual inhibido o depresión. Aunque según numerosos autores estas son menos frecuentes de las que se derivan de un embarazo no deseado.

Información legal

La legislación española admite la posibilidad de interrumpir el embarazo según la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria de embarazo, dejando la decisión en manos de la mujer hasta la semana 7 de gestación.

He recibido la anterior información, así como las instrucciones sobre cuidados y recomendaciones posteriores, incluida la necesidad de revisión en el plazo indicado, mediante explicaciones que se me han facilitado con lenguaje claro y sencillo, aclarándoseme las dudas planteadas. Reconozco que he leído y entendido dicha información, que no he omitido nada sobre mis antecedentes patológicos y me comprometo a seguir las recomendaciones del personal de la Clínica.

Por ello, habiendo sido informada de las consecuencias médicas psicológicas y sociales, tanto de la prosecución del embarazo como de la interrupción del mismo, de la existencia de medidas de asistencia social y de orientación familiar que pueden ayudarme y de los requisitos que me son exigibles.

Solicito me sea practicada la interrupción voluntaria del embarazo (aborto legal) y otorgo para ello consentimiento expreso, optando por el método farmacológico.

Reconozco que he leído y entendido esta información, que no he omitido información sobre mis antecedentes patológicos y que he podido solicitar cualquier aclaración y en consecuencia doy mi consentimiento para recibir la medicación que considere más adecuada el médico correspondiente.

Confirmo que conozco que el consentimiento que presto puede ser revocado y retirado por mí libremente.

Reconozco asimismo a que la medicina y la cirugía no son unas ciencias exactas, que nadie puede garantizar los resultados del procedimiento, y que en modo alguno me ha sido dada tal garantía.

Fdo. La paciente…………………………

Fdo. El representante legal …………….

Fdo. El médico…………………………………

En Málaga a ………………………………….(fecha)

Instrucciones previas al procedimiento de IVE, método instrumental y farmacológico

GINECENTER es un centro acreditado para la Interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. Se utilizan dos métodos, el instrumental o quirúrgico (estancia media en la clínica de 2 horas) y el farmacológico (son necesarias 3 visitas, el aborto tiene lugar en el entorno de la usuaria).En ambos métodos es necesario cumplir con los requisitos de la Ley vigente.

Para más información ver protocolos de actuación en la página web (www.ginecenter.com).

Documentación necesaria:

  • Documento de derivación para la IVE, firmado y sellado por el centro de salud (SAS)
  • DNI o pasaporte para la identificación de la persona. No es necesario tener residencia española.
  • Ecografías, informes médicos y analíticas actuales (si los tiene)
  • Grupo sanguíneo y Factor Rh (si los conoce)
  • En caso de menores de edad, deberán venir acompañados del padre, madre o tutor legal (documentación que lo acredite y DNI o pasaporte), salvo en los casos que contempla la Ley.

Recomendaciones:

  • Acudir con 6 horas de ayuno total (líquidos y sólidos).
  • Aconsejamos venir con un acompañante mayor de edad (en lo posible, no más de dos acompañantes).
  • Advertimos que no es recomendable conducir después de la intervención.

Instrucciones postmedicación del método farmacológico de IVE

El método farmacológico está asociado a una serie de síntomas que son similares a los que tiene la paciente que sufre un aborto espontáneo. Entre ellos destacan especialmente el abundante sangrado uterino y el dolor pélvico (en el bajo vientre). Además son frecuentes las náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, sofocones, dolor de cabeza y mareos. Como el tiempo que transcurre entre la primera y la segunda medicación es de 36 a 48 horas, el proceso desde el inicio hasta la expulsión total del embarazo podrá extenderse hasta 72 horas o más.

El método farmacológico no excluye la necesidad de realizar una evacuación quirúrgica en caso de persistencia de restos ovulares (hasta 1% de los casos) e incluso transfusión de sangre (0.1 a 0.2% de los casos).

ES NORMAL TRAS LA PRIMERA MEDICACIÓN (Mifepristona,1 comprimido oral)

  • Presentar sensación de náuseas.
  • Tener vómitos.
  • Cansancio (fatiga).
  • Dolor pélvico de tipo menstrual.
  • En algunos casos, dentro de las 48 horas posteriores puede presentarse un sangrado vaginal (en casi el 50% de las mujeres) y en muy pocos casos (menos del 5%) podrá producirse la expulsión del producto del embarazo.
  • Reacciones de sensibilidad: erupción cutánea o edema facial.

ES NORMAL TRAS LA SEGUNDA MEDICACIÓN (Misoprostol, 2 comprimidos sublingual y 2 comprimidos por vía intravaginal)

  • Tener náuseas, e incluso vómitos.
  • Presentar diarreas.
  • Cansancio (fatiga) y mareos.
  • Dolor pélvico de tipo menstrual o incluso más intenso. El grado máximo de dolor se presenta varias horas tras la medicación.
  • Fiebre (hasta 38.5º C en las 2 primeras horas).
  • Escalofríos o temblores
  • Sangrado con la misma intensidad que una regla habitual o incluso mayor. En el 10% de los casos, puede llegar a ser un sangrado severo.

NO ES NORMAL

  • Mantener un sangrado uterino intenso prolongado (hemorragias).
  • Dolor pélvico muy intenso que no cede a la terapia analgésica.
  • Fiebre por encima de los 38º C pasadas las 2 primeras horas

RECOMENDACIONES

  • Es absolutamente necesaria una primera revisión ecográfica al día siguiente de la expulsión del embarazo (aproximadamente 72 horas), para verificar la vacuidad del útero.
  • Es recomendable una segunda ecografía 2 semanas tras la expulsión del embarazo.
  • Puede ducharse, sin embargo no es aconsejable tomar baños de inmersión ni realizar lavados vaginales (internos) durante 2 semanas, o hasta que el sangrado haya cesado.
  • No mantener relaciones sexuales (con penetración vaginal) hasta pasados 15 días, o hasta que las pérdidas de sangre hayan cesado.
  • Debe usarse compresas y no tampones.
  • Si se desea un anticonceptivo intrauterino (DIU), debe esperar hasta que aparezca su próxima regla y contactar para ello con su ginecólogo (o con nuestra clínica, si así lo desea).
  • En caso que opte por un método anticonceptivo irreversible (ligadura de trompas o vasectomía), recomendamos contactarnos para mayores detalles.

TRATAMIENTO MÉDICO

  • DEXKETOPROFENO (Enantyum): es un analgésico – antiinflamatorio (no esteroideo), Deberá tomarse 1 comprimido cada 8 horas durante 7 – 10 días, tenga o no molestias, acompañado de algún alimento.
  • En caso de alergia a los AINES, recomendamos sustituirlos por BUTILESCOPOLAMINA (Buscapina) en la misma dosificación

ORIGINAL

Aborto farmacológico dispensado a través de un servicio de telemedicina a mujeres de América Latina: complicaciones y su tratamiento

Medical abortion provided by telemedicine to women in Latin America: complications and their treatment

Sara Larreaa, Laia Palènciab, c y Glòria Pereza, b, c

a Departament de Ciències Experimentals i de la Salut, Universitat Pompeu Fabra, Barcelona, España
b CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), España
c Agència de Salut Pública de Barcelona, Barcelona, España

S. Larrea Izaguirre recibió financiación de una beca de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología e Innovación de Ecuador (SENESCYT), programa Convocatoria abierta 2012, para la realización del Master de Salut Pública en la Universitat Pompeu Fabra.

Dirección para correspondencia

RESUMEN

Objetivo: Analizar las complicaciones y los tratamientos declarados después de un aborto farmacológico con mifepristona y misoprostol dispensado a través de un servicio de telemedicina a mujeres que viven en América Latina.
Métodos: Estudio observacional basado en el registro de consultas médicas de un servicio de telemedicina. Participaron 872 mujeres que usaron el servicio entre 2010 y 2011. Variables dependientes: total de complicaciones, hemorragia, aborto incompleto, total de tratamientos, evacuación quirúrgica y antibióticos. Variables independientes: edad, zona de residencia, privación socioeconómica, tener hijos/as, embarazos y abortos previos, y semana gestacional. Se ajustaron modelos de Poisson con estimación de la varianza robusta para estimar razones de incidencia (RI) y sus intervalos de confianza del 95% (IC95%).
Resultados: El 14,6% de las participantes declaró complicaciones (6,2% hemorragia y 6,8% aborto incompleto). El 19,0% tuvo tratamiento postaborto (10,9% evacuación quirúrgica y 9,3% antibióticos). La privación socioeconómica aumentó en un 64% el riesgo de complicaciones (IC95%: 15%-132%), y dentro de estas un 82% el de aborto incompleto (IC95%: 8%-206%) y un 62% el riesgo de intervención quirúrgica (IC95%: 7%-144%). Los embarazos previos aumentaron el riesgo de hemorragia (RI = 2,29; IC95%: 1,33-3,95%). Las mujeres con un embarazo de 12 semanas o más tuvieron un riesgo 2,45 veces mayor de tener tratamiento médico y 2,94 veces mayor de tomar antibióticos, comparado con embarazos de 7 semanas o menos.
Conclusión: El aborto farmacológico proveído por telemedicina puede ser una opción segura y efectiva para la interrupción voluntaria del embarazo en contextos donde está legalmente restringido.

Palabras clave: Aborto inducido. Misoprostol. Mifepristona. Telemedicina. Complicaciones.

ABSTRACT

Objective: To analyze reported complications and their treatment after a medical abortion with mifepristone and misoprostol provided by a telemedicine service to women living in Latin America.
Methods: Observational study based on the registry of consultations in a telemedicine service. A total of 872 women who used the service in 2010 and 2011 participated in the study. The dependent variables were overall complications, hemorrhage, incomplete abortion, overall treatments, surgical evacuation, and antibiotics. Independent variables were age, area of residence, socioeconomic deprivation, previous children, pregnancies and abortions, and week of pregnancy. We fitted Poisson regression models with robust variance to estimate incidence ratios and 95% confidence intervals (95%CI).
Results: Complications were reported by 14.6% of the participants: 6.2% reported hemorrhage and 6.8% incomplete abortion. Nearly one-fifth (19.0%) received postabortion treatment: 10.9% had a surgical evacuation and 9.3% took antibiotics. Socioeconomic deprivation increased the risk of complications by 64% (95%CI: 15%-132%), and, among these, the risk of incomplete abortion by 82% (95%CI: 8%-206%) and the risk of surgical intervention by 62% (95%CI: 7%-144%). Previous pregnancies increased the risk of complications and, specifically, the risk of hemorrhage by 2.29 times (95%CI: 1.33-3.95%). Women with a pregnancy of 12 or more weeks had a 2.45 times higher risk of receiving medical treatment and a 2.94 times higher risk of taking antibiotics compared with women with pregnancies of 7 or less weeks.
Conclusion: Medical abortion provided by telemedicine seems to be a safe and effective alternative in contexts where it is legally restricted.

Key words: Induced abortion. Misoprostol. Mifepristone. Telemedicine. Complications.

Introducción

En Latinoamérica, el aborto está penalizado en la mayoría de los países y de los supuestos. Aun así, se estima que en esta región ocurren cada año aproximadamente 4,4 millones de abortos, y que en torno al 95% son abortos inseguros1. Incluso en las condiciones en que el aborto es legal, los servicios de aborto son poco accesibles y la atención postaborto es en general de mala calidad. Algunos de los problemas más comunes en la atención postaborto son los retrasos en el tratamiento, el uso de métodos inapropiados y las actitudes prejuiciosas del personal sanitario1.

Estudios previos concluyen que el aborto farmacológico proveído por telemedicina constituye una alternativa segura para inducir abortos, sobre todo en lugares donde el acceso a un aborto quirúrgico es difícil2,3 y en países donde esta práctica es clandestina y se usan métodos riesgosos4-6.

La incidencia de complicaciones y de tratamientos postaborto farmacológico ha sido estudiada en contextos donde el aborto es legal. Se sabe que las complicaciones más frecuentes son aborto incompleto7-9, infecciones7,10-13, hemorragia7-9 y embarazo que continúa7-9,14. Los tratamientos más comunes postaborto farmacológico incluyen la evacuación quirúrgica, el uso de antibióticos y aumentar la dosis de misoprostol15,16. La prescripción y el tipo de tratamiento dependen de los criterios diagnósticos, la experiencia del personal sanitario y de los recursos disponibles2,15,17,18.

A pesar de que el aborto farmacológico es un método habitual en Latinoamérica, la información sobre los riesgos y los resultados del procedimiento practicado fuera de servicios de salud en la región es escasa, y no existen registros oficiales sobre esta práctica19. En consecuencia, la relación entre los resultados del aborto farmacológico y la posición socioeconómica de la mujer no se ha analizado en este contexto a pesar de que se sabe que son las mujeres en posición socioeconómica más desfavorecida las que sufren las consecuencias más graves de la clandestinidad del aborto1,20.

La falta de información fiable sobre el aborto en la región es una importante limitación en el diseño de políticas públicas y de protocolos para reducir la mortalidad y la morbilidad asociadas al aborto inseguro.

Para contribuir a la solución de este problema, el presente estudio analiza las complicaciones y el tratamiento declarados después de un aborto farmacológico con mifepristona y misoprostol dispensado a través de un servicio de telemedicina a mujeres de Latinoamérica en 2010 y 2011. Usamos las variables de aproximación disponibles en el registro del servicio para explorar la relación entre la incidencia de complicaciones y tratamiento, la posición socioeconómica de la mujer y las características del embarazo actual y de los anteriores.

Métodos

Diseño, población de estudio y fuentes de información

Estudio observacional de diseño longitudinal basado en el registro de consultas médicas y cuestionarios de evaluación del servicio de Women on Web. Este servicio facilita a las mujeres el acceso al aborto farmacológico con mifepristona y misoprostol cuando no existen servicios seguros de aborto disponibles en sus países.

A través de una página de Internet (www.womenonweb.org), la organización refiere a mujeres con menos de 9 semanas de embarazo a una consulta médica basada en un cuestionario en línea. Las respuestas son revisadas por un/a médico/a y, si no hay contraindicaciones para el aborto farmacológico, las mujeres reciben un paquete con pastillas e instrucciones para inducir un aborto con mifepristona (200 µg por vía oral) y misoprostol (800 µg por vía sublingual o bucal 24 horas después de la mifepristona y 400 µg por la misma vía 4 horas después de la primera dosis de misoprostol). También reciben asesoría por correo electrónico durante y después del procedimiento, y se les aconseja acudir a los servicios médicos locales para confirmar el éxito del aborto y recibir tratamiento si presentan síntomas de complicación. El servicio solicita una donación de 90 euros, pero las mujeres pueden donar una cantidad menor o recibir el servicio gratuitamente si declaran no tener recursos. Esta donación se realiza antes de recibir el servicio (inmediatamente después de la consulta médica, pero antes de que el paquete sea enviado). Una descripción más detallada del servicio puede encontrarse en publicaciones anteriores4,5,21.

El primer cuestionario contiene 25 preguntas y se administra antes del envío de las pastillas (aproximadamente 2 semanas antes del aborto). Este cuestionario recoge información sobre la situación emocional de la mujer, su lugar de residencia, el método de diagnóstico del embarazo, la semana gestacional, las condiciones de seguridad para la realización del aborto, la historia médica y reproductiva de la mujer, y las razones del embarazo y el aborto. El segundo cuestionario (de evaluación) es enviado por correo electrónico 35 días después de la primera consulta. Si la mujer no contesta el cuestionario, se le envía de nuevo 21 días después de la primera vez. Las preguntas de la evaluación se refieren al momento y el proceso del aborto, la confirmación de su éxito, complicaciones y tratamientos, la satisfacción con el método, las dificultades para hacer la donación y la situación emocional después del aborto. Las mujeres que usan el servicio autorizan por escrito el uso de su información con fines de investigación.

Criterios de inclusión y exclusión

En una primera etapa consideramos a todas las residentes de Latinoamérica que utilizaron el servicio en 2010 y 2011. Posteriormente excluimos a las mujeres que declararon a través de correo electrónico no haber usado las pastillas, o que no mantuvieron contacto después de haber recibido el paquete y que, por tanto, no declararon si las usaron o no (fig. 1). Consideramos pérdidas de seguimiento a las que no contestaron el cuestionario de evaluación después de enviarlo dos veces por correo electrónico, y eliminamos aquellas observaciones en las que hubo una intervención quirúrgica hasta 2 días después de haber tomado las pastillas, sin haber declarado ningún síntoma de complicación. La decisión de excluir a estas mujeres se basa en la evidencia de que el aborto con medicamentos es un procedimiento que tarda varios días en completarse7, y al producirse una intervención sin síntomas es imposible ver el evento de interés. La muestra final del estudio fue de 872 mujeres.


Figura 1. Criterios de inclusión y exclusión de las mujeres que solicitaron el servicio
de aborto farmacológico mediante telemedicina en América Latina, 2010-2011.

Variables dependientes

Las complicaciones postaborto declaradas por la mujer fueron clasificadas siguiendo la clasificación de los efectos adversos del Royal College of Obstetricians and Gynecologists17. Así, las complicaciones estudiadas fueron la infección, el embarazo que continúa, la hemorragia (definida como sangrado que llena más de dos toallas sanitarias en 1 hora durante 2 horas seguidas) y el aborto incompleto (si el aborto no se completó y la mujer recibió tratamiento médico porque presentó síntomas o malestar). Incluimos la variable dicotómica «complicaciones», cuyo valor es «sí» cuando las mujeres declararon haber tenido una o más de las complicaciones descritas. Analizamos las variables «hemorragia» y «aborto incompleto» por ser las complicaciones más frecuentes.

Haber recibido tratamiento se analizó como variable dependiente, cuyo valor fue «sí» cuando las mujeres declararon haber recibido uno o más de los siguientes tratamientos: evacuación quirúrgica, antibióticos, otro (que incluye una dosis extra de misoprostol, transfusión de sangre o fluidos, o tratamientos no especificados). Todas las categorías de tratamiento, excepto «otro», también fueron analizadas con valores «sí» y «no».

Variables independientes

Las variables independientes del estudio fueron la edad (en tres categorías: 15-24 años, 25-34 años y 35 años o más), la zona de residencia (Centro América, Andes, Cono Sur y Brasil), haber tenido embarazos previos (sí o no), haber tenido hijos/as (sí o no) y abortos voluntarios (sí o no), y la semana gestacional cuando usó las pastillas (cuatro categorías: hasta 7 semanas, entre 8 y 9 semanas, entre 10 y 11 semanas, 12 semanas o más).

Debido a que el servicio no recoge datos demográficos de las mujeres, usamos la información sobre la donación realizada como una aproximación a la posición socioeconómica de la mujer. Declarar dificultad para hacer la donación (¿Tuvo dificultad para realizar la donación? Sí o no) y hacer una donación reducida (cuyo valor es «sí» cuando la mujer donó menos de 90 euros o no hizo ninguna donación) se consideraron indicadores de privación socioeconómica. La información sobre la cantidad de la donación se recogió del registro del servicio, mientras que la dificultad para hacer la donación fue declarada por las mujeres en el segundo cuestionario.

Análisis estadístico

En primer lugar se realizó un análisis de valores perdidos para comprobar si las mujeres incluidas y excluidas diferían en las variables estudiadas. Calculamos la distribución de las mujeres según las variables dependientes e independientes (análisis univariado). También calculamos las incidencias de las variables dependientes según las categorías de las variables independientes (análisis bivariado), y comprobamos su asociación utilizando la prueba de ji al cuadrado.

Ajustamos modelos de regresión de Poisson con estimación de la varianza robusta23,24 para estimar riesgos relativos con intervalos de confianza del 95% (IC95%). Incluimos todas las variables independientes que en el análisis bivariado tuvieron p < 0,2, para posteriormente excluir todas las no significativas y comprobar una a una su no significación. También ajustamos modelos que incluían todas las variables independientes que tuvieron p < 0,2 en el análisis bivariado, y modelos que incluían cada una de las variables independientes. Utilizamos pruebas de razón de verosimilitudes para comprobar la significación estadística de las variables con más de una categoría. El análisis estadístico se realizó con STATA10 para Windows.

Resultados

De las 2043 mujeres que solicitaron el servicio, 1310 declararon haber usado los medicamentos para abortar. De estas, el 29,1% (n = 381) no contestó al segundo cuestionario. Una de ellas declaró haber tenido un choque hipovolémico el día en que tomó el misoprostol. El 4,3% (n = 56) tuvo una evacuación quirúrgica antes del tercer día después de empezar el tratamiento, sin haber presentado síntomas de complicación (fig. 1).

No encontramos diferencias significativas entre las mujeres excluidas e incluidas en el estudio, excepto en la semana gestacional en el momento de la consulta: un mayor porcentaje de mujeres excluidas estaba en la primera y última categorías de semana gestacional (véase la tabla I en la versión online de este artículo).

Tabla 1. Descripción de las mujeres incluidas en el estudio que
solicitaron el servicio de aborto farmacológico mediante telemedicina
en América Latina, 2010-2011

Tabla 2. Incidencia de complicaciones y tipos de complicaciones: hemorragia y aborto incompleto tras un
aborto farmacológico proveído mediante servicio de telemedicina a mujeres de Latinoamérica, 2010-2011

a Centro América: Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua;
Andes: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela; Cono Sur: Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay.

Tabla 3. Incidencia de tratamiento y tipo de tratamiento: evacuación quirúrgica y uso de
antibióticos después del aborto farmacológico proveído mediante servicio de telemedicina
a mujeres de Latinoamérica, 2010-2011

a Centro América: Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua;
Andes: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela; Cono Sur: Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay.

Los resultados del análisis multivariado (tabla 4) mostraron que, entre las que hicieron una donación reducida, el riesgo de declarar una complicación fue un 64% mayor que entre aquellas que hicieron la donación completa, el riesgo de tener un aborto incompleto fue un 82% mayor y el riesgo de recibir una intervención quirúrgica fue un 62% mayor.

Tabla 4. Asociación de complicaciones y tratamiento después del aborto farmacológico proveído
por un servicio de telemedicina a mujeres de Latinoamérica, 2010-2011

RRa: riesgo relativo ajustado mediante Poisson robusta; IC95%: intervalo de confianza del 95%.

Haber tenido embarazos previos aumentó 1,51 veces el riesgo de complicaciones (IC95%: 1,09-2,10) y 2,29 veces el riesgo de hemorragia (IC95%: 1,33-3,95). Las mujeres con un embarazo de más de 12 semanas tuvieron un riesgo 2,45 veces mayor (IC95%: 1,60-3,75) de recibir tratamiento médico y 2,94 veces mayor de tomar antibióticos (IC95%: 1,49-5,82) con respecto a las mujeres que llevaban menos de 7 semanas de embarazo cuando usaron las pastillas.

Discusión

La incidencia de complicaciones postaborto encontrada en este estudio (14,6%) es similar a la hallada en estudios sobre aborto farmacológico realizado en servicios de salud con supervisión de personal sanitario2,7-9,14,25 y en estudios previos sobre el mismo servicio4,5,22.

El tratamiento postaborto, en especial la evacuación quirúrgica (19% y 10,9%, respectivamente), fue más frecuente en nuestro estudio que en otros anteriores2,14-17. Esto coincide con lo que ya se había encontrado en el mismo servicio: las mujeres latinoamericanas declaran entre el doble y el triple de evacuaciones quirúrgicas que las mujeres en otras regiones22, y un alto porcentaje recibe este tratamiento sin presentar síntomas de complicación5. La alta incidencia de evacuación quirúrgica se evidenció aun después de haber excluido a las mujeres que habían recibido intervenciones claramente innecesarias (4,3% del total de mujeres que usaron las pastillas). Estudios previos sugieren que la frecuencia de esta intervención refleja las prácticas médicas locales y no necesariamente la presencia de complicaciones o de sus síntomas5.

Se sabe que cuando las mujeres acuden a un hospital después de un aborto (espontáneo o voluntario) reciben procedimientos inapropiados y dolorosos, y tratos prejuiciosos del personal sanitario1,26,27. Debido a los riesgos que implica la evacuación quirúrgica y al consenso que hay acerca de las condiciones en que debe efectuarse17,18, futuros estudios deberán indagar las razones para la alta incidencia de evacuación quirúrgica postaborto farmacológico en la región y establecer estrategias para evitar intervenciones innecesarias y riesgosas, en especial en las mujeres que realizan el aborto farmacológico fuera del sistema sanitario.

A pesar de las limitaciones en las variables utilizadas en este estudio para aproximarnos a la situación socioeconómica de las mujeres, la incidencia de complicaciones y de tratamiento entre las que hicieron una donación reducida fue aproximadamente el doble que en aquellas que hicieron la donación completa, lo que muestra un claro patrón de desigualdad socioeconómica en los resultados del aborto farmacológico.

Aunque no encontramos análisis previos sobre esta asociación, se sabe que un menor acceso a buenas condiciones de vida, trabajo y alimentación, entre otros, hace que las personas en posición socioeconómica desfavorecida tengan peores resultados en múltiples indicadores de salud28,29, y es probable que sean estos mismos mecanismos los que provocan la mayor incidencia de complicaciones postaborto en las mujeres con privación socioeconómica. También es probable que la privación socioeconómica impida que las mujeres accedan a servicios de salud de buena calidad, lo que explicaría parcialmente la mayor incidencia de tratamientos postaborto en este grupo de mujeres (pero no de complicaciones).

Igual que en estudios previos, los antecedentes reproductivos de la mujer se asociaron a riesgo de complicaciones y tratamiento30. En nuestro estudio, haber tenido embarazos previos se asoció a tener complicaciones (en particular hemorragia) y a recibir una intervención quirúrgica, mientras que haber tenido hijos/as se asoció a riesgo de hemorragia. Las mujeres que tuvieron hijos y embarazos previos son significativamente mayores que las mujeres que no tienen antecedentes reproductivos, y se sabe que las complicaciones aumentan con la edad de las mujeres9,30, aunque esto no se haya encontrado en el presente estudio.

Del mismo modo que en otros estudios7,9,25, encontramos que el riesgo de recibir tratamiento aumenta con la semana gestacional. Se sabe que el aumento de la dosis de misoprostol puede reducir este riesgo en embarazos avanzados5,30.

Limitaciones

La limitación más importante del estudio es que el servicio de Women on Web no recoge información de variables validadas para analizar la posición socioeconómica, los criterios de diagnóstico de las complicaciones y las indicaciones para el tratamiento médico. Esto se debe a que la información recogida por el servicio está destinada a facilitar la atención médica y no a ser analizada para la investigación. En este contexto, la única información disponible fue usada para explorar la posición socioeconómica de las mujeres y su relación con los resultados del aborto. A pesar de los posibles sesgos que implica la utilización de una variable de aproximación para el estudio de los efectos de la posición socioeconómica sobre los resultados del aborto, este primer análisis da cuenta de la existencia de un patrón de desigualdad que deberá ser explorado en profundidad cuando existan fuentes más completas de información sobre el aborto en la región.

Analizamos la información sobre la satisfacción con el método de aborto para asegurarnos de que no arrojaba la misma información que la variable «donación». Alrededor del 98% de las mujeres dijo que estaba satisfecha con el método, el 44,7% declaró haber tenido dificultades para realizar la donación y el 20,6% hizo una donación menor a la solicitada por el servicio o no hizo ninguna (véase la tabla II en la versión online de este artículo).

Otra limitación del estudio es que la muestra no es representativa de la población latinoamericana: posiblemente las mujeres que usan el servicio tienen más acceso a Internet, más posibilidades de tener educación y menos privaciones socioeconómicas que otras mujeres de sus países. Sin embargo, los resultados del estudio son relevantes para el diseño y el perfeccionamiento de servicios de aborto basados en telemedicina en contextos con leyes de aborto restrictivas, pues la muestra sí representa a la población que podría acceder a servicios de telemedicina basados en Internet.

El hecho de que el 43,2% de las mujeres declare haber tenido embarazos previos, el 15,1% tener hijos/as y solo el 5,9% haber tenido un aborto, sugiere un sesgo de clasificación en los antecedentes reproductivos. Dado que estas variables se recogen en el primer cuestionario y que no encontramos diferencias significativas en el análisis de estas variables entre mujeres incluidas y excluidas del estudio, parece poco probable que este sesgo de clasificación sea diferencial.

Lo mismo ocurre con el alto porcentaje de pérdida de seguimiento, en el que tampoco encontramos diferencias significativas en la comparación entre mujeres incluidas y excluidas del estudio. La única excepción fue la semana gestacional: hubo más mujeres excluidas en la primera y la última categorías de semana gestacional, pero no hay ninguna hipótesis que nos haga creer que este grupo podría haber tenido más complicaciones o tratamientos.

Que la incidencia de complicaciones en este servicio sea similar a la de abortos realizados en el sistema sanitario en contextos en los que su práctica es legal, y que las mujeres puedan acceder a tratamiento médico postaborto, nos permite concluir que el aborto farmacológico proveído a través de un servicio de telemedicina puede ser una alternativa segura y efectiva en contextos de ilegalidad.

Debido a las limitaciones propias de la base de datos utilizada para este estudio, otras investigaciones deberán profundizar en el análisis de los efectos de la posición socioeconómica sobre el riesgo de complicaciones y tratamiento, y corroborar el patrón de desigualdad encontrado.

Editora responsable del artículo

M. Felicitas Domínguez-Berjón.

Contribuciones de autoría

S. Larrea Izaguirre participó en el diseño del estudio, la recogida, el análisis y la interpretación de los datos, y escribió el primer borrador del artículo. L. Palència y G. Perez participaron en el diseño del estudio, el análisis y la interpretación de datos, y la revisión crítica del artículo. Las tres autoras aprobaron la versión final para su publicación.

Conflictos de intereses

Las autoras declaran no tener conflictos de intereses. S. Larrea Izaguirre estuvo vinculada laboralmente a Women on Web durante la realización de este estudio. G. Perez declara que pertenece al comité editorial de la revista GACETA SANITARIA, pero no ha participado en el proceso editorial del manuscrito.

Agradecimientos

Agradecemos a Rebecca Gomperts y el equipo de Women on Web la cesión de datos para este trabajo y los comentarios críticos a su diseño y versión final.

Anexo A. Material suplementario

Se puede consultar material adicional a este artículo en su versión electrónica disponible en doi:10.1016/j.gaceta.2015.02.003

Bibliografía

2. Grossman D, Grindlay K, Buchacker T, et al. Effectiveness and acceptability of medical abortion provided through telemedicine. Obstet Gynecol. 2011;118:296-303.

3. Grossman D, Grindlay K, Buchacker T, et al. Changes in service delivery patterns after introduction of telemedicine provision of medical abortion in Iowa. Am J Pub Health. 2013;103:73-8.

4. Gomperts RJ, Jelinska K, Davies S, et al. Using telemedicine for termination of pregnancy with mifepristone and misoprostol in settings where there is no access to safe services. Br J Obstet Gynaecol. 2008;115:1171-5.

6. Dzuba IG, Winikoff B, Peña M. Medical abortion: a path to safe, high-quality abortion care in Latin America and the Caribbean. Eur J Contracept Reprod Health Care. 2013;18:441-50.

12. Hausknecht R. Mifepristone and misoprostol for early medical abortion: 18 months experience in the United States. Contraception. 2003;67:463-5.

14. Ashok PW, Kidd A, Flett GM, et al. A randomized comparison of medical abortion and surgical vacuum aspiration at 10-13 weeks gestation. Hum Reprod. 2002;17:92-8.

15. Fiala C, Safar P, Bygdeman M, et al. Verifying the effectiveness of medical abortion; ultrasound versus hCG testing. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2003;109:190-5.

17. Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. The care of women requesting induced abortion. Evidence-based clinical guideline. 3 rd ed. London: RCOG Press; 2011. p. 130.

18. World Health Organization. Frequently asked clinical questions about medical abortion: conclusions of an international consensus conference on medical abortion in early first trimester. Bellagio, Italy: World Health Organization; 2006.

19. Espinoza H, López-Carrillo E. Aborto inseguro en América Latina y el Caribe: definición del problema y su prevención. Gac Med Mex. 2003;139:S9-15.

20. World Health Organization. Unsafe abortion: global and regional estimates of incidence of unsafe abortion and associated mortality in 2008. 6 th ed. Geneva: WHO; 2011. p. 56.

22. Gomperts R, Petow SA, Jelinska K, et al. Regional differences in surgical intervention following medical termination of pregnancy provided by telemedicine. Acta Obstet Gynecol Scand. 2012;91:226-31.

24. Zou G. A modified Poisson regression approach to prospective studies with binary data. Am J Epidemiol. 2004;159:702-6.

27. Grimes DA, Benson J, Singh S, et al. Unsafe abortion: the preventable pandemic. Lancet. 2006;368:1908-19.

28. Marmot M. Social determinants of health inequalities. Lancet. 2005;365: 1099-104.

29. Krieger N, Alegría M, Almeida-Filho N, et al. Who, and what, causes health inequities? Reflections on emerging debates from an exploratory Latin American/North American workshop. J Epidemiol Community Health. 2010;64:747-9.

30. Ashok PW, Templeton A, Wagaarachchi PT, et al. Factors affecting the outcome of early medical abortion: a review of 4132 consecutive cases. Br J Obstet Gynaecol. 2002;109:1281-9.

Hasta noviembre de 1997, no se vuelve a proponer la utilización de la RU-486, pero en ese mes, la Comisión de Sanidad del Congreso, aprueba por unanimidad una proposición, no de ley, que contó con el apoyo del PP, PSOE, IU, CiU y PNV, en la que se «insta al Gobierno a que establezca conversaciones con el laboratorio que tiene la propiedad de la patente del fármaco RU-486, para abordar y, en su caso eliminar, los obstáculos existentes en orden a posibilitar la comercialización en España de dicho fármaco, su dispensación exclusiva en el ámbito hospitalario, dentro del marco de la legislación vigente, previo informe de las autoridades cientí­ficas sobre las consecuencias que se podrán derivar para la salud de los pacientes».

Así­ se dan, en nuestro paí­s, los primeros pasos, para comercializar la RU-486. Con fecha 6 de julio la RU-486 fué aprobada por el procedimiento de reconocimiento mutuo en los paí­ses de la Unión Europea en los que su uso estaba autorizado, entre ellos España. Esta aprobación surge como respuesta a la propuesta que Exelgyn, fabricante de la pí­ldora, hizo el 6 de abril de este mismo año, a la Agencia Europea del Medicamento. De esta forma se abre el camino para la comercialización de la RU-486 en los paí­ses de la Unión Europea, excepto Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal, en los que todaví­a no estaba autorizada su utilización. En cuanto a nuestro paí­s se refiere, la compañia Exelgyn ha de presentar a la Agencia Española del Medicamento toda la información cientí­fica referente a su producto, para que este organismo gubernamental pueda autorizar su comercialización definitiva. Con posterioridad la Dirección General de Farmacia dispondrá de un plazo de 180 dí­as para fijar el precio definitivo del fármaco. Por ello, no se prevee que antes del verano del año 2000 pueda estar la pí­ldora disponible en los hospitales españoles.

Situación actual.

Hoy dí­a la RU-486 esta disponible en los hospitales de Francia, Suecia, Gran Bretaña, EE UU, China e India.

Aspectos clinicos

Estudios clí­nicos.

Aunque son diversas las experiencias clí­nicas realizadas para valorar la eficacia abortiva de la RU-486, vamos a referir las que nos parecen más significativas.

En 1990 se publica el primer estudio amplio, en el que se incluyeron 2115 mujeres (N Engl J Med 322, 645-8, 1990), a las que se administraron 600 mg de mifepristona seguida a las 48 horas por una prostaglandina: gemeprost (1 mg en supositorio vaginal) o sulprostona (0,25, 0,375 o 0,5 mg por ví­a intramuscular). La eficacia abortiva fue del 96%.

En 1993 se comunican las primeras experiencias combinando la RU-486 con misoprostol, otra prostaglandina (N Engl J Med 328, 1509-13, 1993), obteniendose una eficacia abortiva del 96,ó%. Experiencias que fueron confirmadas por otros autores (N Engl J Med 332; 983-7,1995), quienes utilizando también ambos fármacos juntos, mifepristona y misoprostol, consiguieron una eficacia abortiva del 95%.

En el año 1998 se publica el más amplio estudio realizado en Estados Unidos (N Engl J Med 338, 12417, 1998), en el que se incluyen 2121 mujeres de 17 hospitales, también con mifepristona y misoprostol, obteniendose una eficacia abortiva del 90% aproximadamente.

Efectos secundarios

Contrariamente a lo que esperaban sus promotores, los efectos secundarios negativos de la RU-486 son manifiestos, destacando sobre todo las hemorragias vaginales, que en un 5% de los casos pueden ser importantes, requiriendo en algunas circunstancias incluso una transfusión de sangre. La importancia de los efectos secundarios es lo que ha obligado a que la RU-486 únicamente se pueda administrar en medio hospitalario. Incluso en tres casos se han detectado accidentes cardiovasculares, que en una ocasión condujeron a la muerte de la mujer por infarto de miocardio (Fam Plann Perspectives 23; 275-82, 1991). De todas formas, siempre que esto ha ocurrido, la prostaglandina asociada era sulprostona, por lo que prácticamente se ha desechado su uso. Hoy dí­a es el misoprostol la prostaglandina más utilizada.

Contraindicaciones

Como la mayorí­a de los fármacos, la RU-486, también tiene contraindicaciones, que en este caso son amplias, lo que hace que su utilización tenga que ser necesariamente supervisada por un médico.

Efectos teratogénicos de la RU 486

Uno de los problemas más debatidos en relación con la RU-486, es si la misma puede producir malformaciones congénitas en los fetos, en caso de que el aborto no se produzca y el embarazo prosiga. Aunque en otros animales no se han demostrado efectos teratogen con la RU-486, en conejos, si que se ha comprobado que se han producido deformaciones importantes.

Sin embargo, el tema más debatido es saber si también en humanos se pueden producir estas alteraciones. Se ha descrito un caso en la literatura cientí­fica en el que un niño que nació después de que su madre hubiera ingerido la RU-486 en los primeros dí­as de su embarazo, padecí­a importantes deformaciones, que razonablemente pudieron ser atribuí­das a la pí­ldora abortiva. Posteriormente, no se han descrito nuevos casos de malformaciones congénitas dependientes de la ingestión de la RU-486. Sin embargo, dado que hoy dí­a la RU-486, nunca se administra sola, lo que hay que valorar es en que medida su asociación a una prostaglandina, especialmente al misoprostol, puede ocasionar las referidas malformaciones congénitas.

Como se ha referido, el misoprostol tiene objetivos efectos teratogen. A pesar de ello, el misoprostol se sigue utilizando como prostaglandina, conjuntamente con la RU-486, lo que ha permitido comprobar malformaciones congénitas cuando estas dos drogas se utilizan conjuntamente como abortivos. Por ello, si la RU-486 falla, es imperativa la terminación del embarazo e informar a la mujer de los posibles riesgos teratógenos. Para esta información, en Francia se utiliza la siguiente fórmula: «la presente conoce las limitaciones del método, y en particular del riesgo potencial de embriotoxicidad si el embarazo continua después de haber tomado la RU486 seguida de una prostaglandina» (Nature 338; 110, 1989).

Efecto teratógeno del Misoprostol

En Brasil y Cuba ha sido utilizado el misoprostol con fines abortivos. Ello ha permitido comprobar que el misoprostol puede producir malformaciones congénitas en niños nacidos, cuando su efecto abortivo habí­a fallado y las madres decidieron seguir con el embarazo. En este sentido se pudo comprobar una inusual malformación congénita en los huesos de la región frontotemporal en mujeres de Ceara (Brasil) que habí­an ingerido el fármaco con intención de abortar (Lancet 338: 56, 1991) (fig.4). Más reciéntemente (N Engl J Med 338: 1881-5, 1998), también en Brasil, se ha podido confirmar la relación entre el misoprostol y sí­ndrome de Mobií¼s, que se caracteriza porque los niños presentan parálisis facial. Todo ello ha sido ampliamente confirmado en un estudio publicado recientemente (Lancet 351: 1624-7, 1998) en el que se han valorado malformaciones congénitas en 42 niños nacidos en Sao Paulo (Brasil) de madres que habí­an utilizado misoprostol durante su embarazo. 17 de estos niños presentaron malformaciones congénitas, especialmente en sus extremidades (Fig.5 y 6).

También, en dos estudios franceses, en los que se incluyeron 2.480 mujeres, se detectaron 21 embarazos, en otras tantas mujeres, en las que la combinación RU-486 + misoprostol no produjo el aborto y en los que las madres decidieron no abortar. Tres de estos 21 niños nacieron con malformaciones congénitas (Lancet 348; 256,1996). Igualmente cuando se asociaron a la RU-486 otras prostaglandinas se comprobaron malformaciones congénitas en niños nacidos después de que sus madres ingirieran los referidos fármacos. Así­ en 71 casos de embarazo después de utilizar la mifepristona más una prostaglandina, se encontraron 8 casos de nacidos con malformaciones congénitas. En todos los casos la prostaglandina asociada fue gemeprost (Lancet 352; 323, 1998). Sin duda, son estos datos suficientes para demostrar el efecto teratogénico de la RU-486 asociada a una prostaglandina y la necesaria conveniencia de tenerlos en cuenta cuando se recomienda la utilización de estos fármacos.

La RU-486, como método de planificación familiar

Aunque ya al descubrirse la RU-486, se planteó la posibilidad de que pudiera ser utilizada como método de planificación familiar, ello no se confirmó, al comprobar los efectos secundarios que la mifepristona tení­a, lo que ha hecho, como ya se ha comentado, que prácticamente pueda ser únicamente utilizada en medios hospitalarios.

Sin embargo si que se ha utilizado como «pí­ldora del dí­a siguiente» y recientemente se ha propuesto como método anticonceptivo.

En efecto, la RU-486 puede ser efectiva para la contracepción de emergencia, «pí­ldora del dí­a siguiente», si la droga es administrada dentro de las 72 horas después de la relación sexual (N Engl J Med 327; 1041-4, 1992 y Br Med J 305; 927-31, 1992).

También se puede utilizar como medio de planificación familiar. En efecto, cuando 200 mg de mifepristona se administran una vez al mes dos dí­as después del pico de la LH, se puede conseguir un verdadero efecto contraceptivo. Cuando esto se experimentó en 124 ciclos solo se produjo un embarazo (Hum Reprod 8; 870-3, 1993). Sin embargo, el detectar el pico de la LH es complejo, por lo que no parece que el método tenga posibilidad real de ser aplicado como método anticonceptivo.

Más perspectivas ofrece una nueva pauta de administración, en la que se dan 5 mg de mifepristona una vez a la semana en el segundo dí­a del ciclo menstrual. Con esta dosis no se inhibe la ovulación, pero si se impide la implantación. De todas formas según los autores el método debe de ser mejorado para que pueda competir con los métodos anticonceptivos actualmente en uso (Fertil Steril 70; 813-6, 1998).

Ru-486 y objeción de conciencia de los sanitarios.

La ley es clara y rotunda a la hora de salvaguardar la objeción de conciencia de los sanitarios. Al amparo de nuestra Constitución y del artí­culo 27 del Código de í‰tica y Deontologí­a Médica, la Audiencia Nacional en sentencia del 9 de febrero de 1998, exime, al que se acoge a dicha objeción, no solo de la práctica material de los hechos que conduzcan al aborto, sino también de cualquier actuación que suponga un acto de cooperación necesaria para que tales interrupciones del embarazo tengan lugar.

El feminismo y la ru-486

En oposición a la RU-486 no están solos los pro vida. Un amplio sector del feminismo ha atacado la pí­ldora abortiva con la mezcla de lucidez y coraje que le es tí­pica. Todos los argumentos con los que se habí­a querido promocionar a la RU-486 como droga-milagro, han sido desmontados por esas mujeres. Dicen, y no les falta razón, que la RU es un engaño: resulta, que lo que iba a ser un aborto desmedicalizado, exige mayor supervisión médica; resulta, que la promesa de aborto privado en casa, exige tres o cuatros visitas a un centro oficial autorizado, con sus esperas, a veces largas; resulta, que lo anunciado como aborto libre implica ingerir unas pastillas ante testigos, y someterse a ecografí­as vaginales de control, y pasarse 48 horas con dolor de abdominal y, a veces, sangrar más de lo deseable. Además, se encuentran con que lo que iba a ser más barato, resulta más caro. Incluso, el aborto con RU-486, con su pesada carga tecnológica y su nada despreciable tasa de complicaciones, es peligroso para la salud de muchas mujeres. En conclusión, y muy feministicamente, dicen que sean los hombres quienes se traguen la pí­ldora, especialmente después de saber que Baulieu acaba de descubrir que la RU-486 lesiona la membrana de los espermatozoides y podrí­a disminuir la fertilidad del varón.

Problemas éticos propios de la pildora abortiva.

La utilización de la pí­ldora abortiva por tener como finalidad inmediata terminar con una vida humana, merece la misma valoración moral y ética que el aborto quirúrigico. Por ello, todo lo dicho en este campo sobre este último, es aplicable a la RU-486.

Sin embargo, determinados matices de la RU-486, especialmente la posibilidad de poder ser utilizada como método de planificación familiar, hacen que su valoración moral y ética requiera algunas consideraciones especiales.

En efecto, cuando se llevaron a cabo las primeras experiencias con la RU-486, se pensó, y así­ parece que también lo preveí­an sus promotores, que podrí­a servir para realizar el aborto en un ámbito estrictamente personal. Se creí­a que al no requerir todo el acompañamiento sanitario que el aborto quirúrgico conlleva, éste se transformarí­a en un acto personal e í­ntimo. La mujer adquirirí­a la pí­ldora, se la tomarí­a, y en su propia casa, trás una regla más o menos abundante, terminarí­a con ese embarazo no deseado. Esto abrí­a una perspectiva, en cuanto al incremento de abortos se refiere, realmente imprevisible. Especialmente si, de esa forma, el aborto por la RU-486, se pudiera convertir en el más eficaz y sencillo método de planificación familiar. ¿Puede atisvarse lo que podrí­a significar, en número de vidas humanas perdidas, el que se pudiera introducir la RU-486, como medio de planificación familiar, especialmente en el tercer mundo?. Pensando en esta finalidad, se estaba tratando de introducir el concepto de «regulador de la menstruación» para la RU-486. Con ello, se pretendí­a que la palabra aborto desapareciera del entorno de la RU-486, y con ello, toda la carga ética negativa que a esa palabra va unida. Se tratarí­a únicamente de que cuando una mujer tuviera un retraso de la regla, se pudiera tomar la RU-486, y la regla le volverí­a. ¡Ni se plantearí­a siquiera la posibilidad de que estaba embarazada! ¡Ni mucho menos que estaba terminando con una vida humana, en este caso de un hijo suyo!. Para los abortistas, la batalla del aborto estaba ganada, simplemente por la ví­a de suprimirlo conceptualmente, pero el número de vidas humanas que se podrí­an perder, en este siglo XXI que se avecina, serí­an incalculables.

En este sentido, en el de intentar que el término aborto pudiera desaparecer del entorno de la RU-486, son muy significativos los comentarios que aparecieron en la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine (327; 1088-9,1992), ironizando sobre el hecho de que la RU-486 pudiera ser un fármaco abortivo. Se comentaba en ese artí­culo, «algunos arguyen, incorrectamente, que el embarazo empieza con la fertilización, por lo que si la mifepristona actúa previniendo la implantación del concebido, es un fármaco abortivo. El embarazo comienza, sin embargo -se afirma en dicho artí­culo- cuando la implantación se completa. La implantación empieza a los cinco o seis dí­as después de la fertilización y se completa ocho dí­as después. Cuando un óvulo humano es fertilizado in vitro, no se puede decir que la mujer esté embarazada hasta que el embrión se ha implantado definitivamente en su útero. Lo mismo se puede decir para la fertilización in vivo. Ya que la acción contraceptiva de la mifepristona ocurre antes de la implantación, no se puede decir que sea un fármaco abortivo». Realmente es impresionante la manipulación de la verdad cientí­fica realizada por una revista médica de tan notable prestigio, con la única finalidad de tergiversar la realidad ética de la utilización de la RU 486.

Solo dos consideraciones a los anteriores comentarios. Primera, es verdad que el embarazo empieza cuando la implantación se consolida, unos catorce dí­as después de la fertilización del óvulo. Pero, también es verdad, que la vida humana no empieza con el embarazo, empieza precisamente, catorce dí­as antes, con la fertilización. Por tanto, cualquier interrupción de esa vida incipiente es un aborto. E1 embarazo es una etapa de la vida humana, no determina su inicio.

Segunda consideración, está aún, si cabe, cientí­ficamente más flagrante. La RU-486 no actúa solamente impidiendo la implantación, sino también favoreciendo la desimplantación, es decir interrumpiendo el embarazo, una vez que la anidación del embrión en el útero se ha producido. Esto está cientí­ficamente demostrado. Por lo tanto su acción abortiva, microabortiva si se quiere, es indudable.

Volviendo al tema inicial, la posibilidad de utilizar la pí­ldora abortiva como método de planificación familiar. Dicha utilización se fundamentaba, como ya hemos comentado, en los escasos efectos secundarios que la RU-486 parecí­a que iba a tener. Es decir en los escasos efectos traumáticos de la RU-486 para la mujer. Esto, que en principio parecí­a que podrí­a ser así­, luego no pudo confirmarse, al comprobarse que la RU-486 tení­a unos amplios efectos secundarios, por lo que su utilización se deberí­a circunscribir exclusivamente al ámbito hospitalario, y con el exclusivo fin de abortar; por ello la posibilidad de utilizar la RU-486 como método de control demográfico se alejaba. Sin embargo, según datos muy recientes sobre experiencias realizadas en Escandinavia (Fértil Steril 79; 813-6, 1998), parece que, administrando pequeñas dosis de mifepristona (RU-486), se podrí­a conseguir un estado de esterilidad permanente en la mujer, al convertir su endometrio en una superficie en la que el embrión no pudiera implantarse. Esta posibilidad de utilizar la RU-486 como método de planificación familiar reabrirí­a de nuevo el debate ético sobre lo que podrí­a suponer, en cuanto al coste de vidas humanas se refiere, el utilizar un sistema de planificación familiar basado en un método abortivo.

Píldora abortiva: aborto farmacológico con la píldora RU486

La píldora abortiva, también conocida como RU486, es fármaco que se utiliza para la interrupción temprana del embarazo. Este método es una opción solo hasta que se cumplan los dos meses de mebarazo. Después, se deberá recurrir al el aborto. Pero, ¿cuál es el costo de la píldora abortiva y cuándo debe tomarse para que funcione?

Quando prendere la pillola?

La píldora abortiva RU486 debe tomarse dentro de los dos primeros meses de embarazo, una vez que haya sido recomendada por un profesional médico. Lo cierto es que el RU486 es sólo una parte del procedimiento, ya que se utiliza otro medicamento: una prostaglandina tomada dos días después de la primera píldora y que ayuda a completar el proceso en un plazo máximo de una semana.

¿Cómo funciona la píldora abortiva?

Como dijimos, el aborto farmacológico utiliza la píldora abortiva y otro medicamento. Pero, ¿cómo funcionan? La píldora abortiva RU486 contiene la hormona mifepristona, que bloquea los efectos de la progesterona, la hormona femenina que desarrolla el embarazo. En esencia, provoca un desprendimiento del embrión anidado en el útero. La segunda píldora es una prostaglandina, una sustancia de carácter lipídico que estimula las contracciones del útero ayudando así a expulsar los últimos tejidos que se estaban desarrollando durante el embarazo. El aborto se produce en un plazo de dos días a través de un sangrado que comienza después de la administración de la píldora abortiva. La segunda píldora ayuda, como dijimos, a completar el proceso liberando el útero por completo. Todo el proceso dura aproximadamente entre una y nueve días, después de lo cual recuperamos progresivamente nuestro ciclo normal. El aborto farmacológico funciona en la mayoría de los casos con un porcentaje de eltre 92% y 99%.

Pídora abortiva: precio y forma de tomarla

La píldora abortiva cuesta alrededor de 14 euros por paquete (con una sola pastilla) y de 42 euros por paquete de tres pastillas. Sin embargo, el coste corre a cargo del Sistema Nacional de Salud, por lo que es gratuito para el paciente. La píldora abortiva, por supuesto, debe tomarse bajo la supervisión de un médico que monitorea a la paciente y que le dará el segundo medicamento. La hospitalización debe estar garantizada, aunque no sea obligatoria. Lo normal es que la paciente vuelva a casa después de la administración de los medicamentos.

¿Qué sucede durante un aborto con medicamentos? Los principales síntomas

Después de tomar las píldoras, la mujer experimenta una abundante pérdida de sangre y un dolor similar al menstrual. Además de calambres, también puede experimentar náuseas, dolores de cabeza, mareos y falta de energía. La pérdida de sangre puede durar entre 15 y 70 días. Es importante no confundir la píldora abortiva, que implica el desprendimiento del embrión, de la fertilización. La píldora abortiva se utiliza después de la fertilización, y a menudo se utiliza como una forma de aborto terapéutico en el caso de un embarazo con riesgo para la madre o el hijo.

Ventajas y desventajas de la píldora abortiva

El aborto farmacológico con esta píldora tiene ventajas que no deben subestimarse. Aunque tiene que ser autorizada por un médico y tomada durante los dos primeros meses de embarazo, tiene características que facilitan el procedimiento en relación con el aborto quirúrgico.

  • es menos invasivo que una operación
  • el proceso es corto, y también menos oneroso físicamente para la mujer
  • la paciente es también asistida psicológicamente y, ademas, el proceso es menos trumático debido la rapidez
  • no requiere anestesia

Las desventajas, por otro lado, se relacionan con las consecuencias y los riesgos de su uso:

  • puede provocar dolores de vientre y sangrados prolongados
  • puede provocar contraindicaciones
  • puede producirse una expulsión incompleta que podría conducir a un aborto quirúrgico con aspiración

Todas estas consecuencias y efectos, sin embargo, pueden variar dependiedo de la mujer, la semana de ebarazo en la que recurra a este método, cómo se enfrente al aborto y sus condiciones emocionales y físicas en general.

Y además…
¿Te sientes cansada? 10 alimentos para un chute de energía
¿Cómo hacer tus propias barritas de cereales en casa?
7 recetas para Halloween terroríficamente deliciosas

Atención para el aborto médico

Generalidades del tema

Un aborto médico es el uso de medicamentos para interrumpir un embarazo. La atención médica para un aborto médico es diferente de la atención médica para un aborto quirúrgico. Esto es porque un aborto médico es como un aborto espontáneo (en este caso, provocado por medicamentos) que tiene lugar en el hogar a lo largo de 1 a 2 días y no requiere que su médico esté presente. Usted verá a su médico, o irá a un laboratorio para hacerse una prueba, entre 7 y 14 días después de tomar el medicamento.

Atención previa a un aborto médico

Antes de un aborto médico, su médico puede:

  • Evaluar sus antecedentes de salud, incluyendo cualquier medicamento que esté tomando.
  • Hacerle un examen físico, el cual puede incluir un examen pélvico , para evaluar su salud, por cuánto tiempo ha estado embarazada y la ubicación del embrión o del feto.
  • Hacerle una ecografía para confirmar lo avanzado que está el embarazo y dónde está el embrión o el feto. No todos los médicos optan por hacer este paso.
  • Hablar con usted de su decisión de hacerse un aborto y de sus sentimientos acerca de su decisión.
  • Hablar con usted de sus planes para embarazos y uso de anticonceptivos en el futuro.
  • Explicar cómo funcionarán los medicamentos, los posibles efectos secundarios (náuseas, vómitos y diarrea son comunes), y cuándo llamar a su médico. Es importante que su médico sepa si usted:
    • Tiene acceso a un teléfono, para que llame si tiene problemas.
    • Tiene transporte a un establecimiento de atención médica si necesita que la evalúen.
    • Es capaz de volver para una cita de seguimiento.
    • Está preparada para los cólicos y el sangrado que tendrán lugar a medida que expulse los contenidos uterinos.
    • Comprende que un aborto quirúrgico será necesario si un aborto médico no logra completar el proceso.

Además de los medicamentos utilizados para provocar un aborto, su médico puede darle medicamentos para reducir los efectos secundarios, con instrucciones específicas de uso. Estos medicamentos se usan:

  • Para los cólicos causados por contracciones uterinas.
  • Para prevenir las náuseas o los vómitos.
  • Para prevenir infecciones.

A todas las mujeres que tienen grupo sanguíneo Rh negativo se les dará inmunoglobulina Rh para prevenir la sensibilización al Rh después de un aborto.

Si necesita llamar a su médico acerca de sus síntomas durante un aborto médico, esté preparada para brindar la siguiente información:

  • La intensidad del sangrado, en comparación con su sangrado menstrual normal. El sangrado más intenso debería detenerse entre 1 y 2 horas después de eliminar el tejido del embarazo.
  • La cantidad y los tipos de toallas sanitarias usadas en 1 hora y la cantidad total de toallas que empapó.
  • La presencia y el tamaño de los coágulos de sangre.
  • Si se expulsó tejido del embarazo.
  • La intensidad de sus cólicos o del dolor.

Atención después de un aborto médico

Siga atentamente todas las instrucciones de su médico y revise la información de lo que puede anticipar después de un aborto médico.

Siga estas instrucciones:

  • La mayoría de las mujeres pueden volver a sus actividades normales al cabo de 1 a 2 días después de que el útero se haya vaciado.
  • Pregúntele a su médico cuándo puede tener relaciones sexuales.
  • Asegúrese de usar un anticonceptivo cuando empiece a tener relaciones sexuales otra vez. Y use condones para prevenir una infección. Para obtener más información, vea el tema Métodos anticonceptivos .
  • No se enjuague la vagina con líquidos (lavados vaginales). Esto podría aumentar su riesgo de infecciones que pueden conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica .

Los síntomas normales que experimentan la mayoría de las mujeres después de un aborto médico incluyen:

  • El sangrado y los cólicos comienzan dentro de unas pocas horas de que haya tomado el segundo medicamento. Los cólicos pueden ser fuertes. Usted puede tomar ibuprofeno (también llamado Aleve o Motrin) para aliviar el dolor. El sangrado será más intenso que un período regular y tendrá algunos coágulos hasta que el embarazo haya terminado.
  • Sangrado o manchado por hasta 14 días. El sangrado puede durar más tiempo en el caso de embarazos de más de 7 semanas.
  • Cólicos durante las primeras 2 semanas. Algunas mujeres pueden tener cólicos (como cólicos menstruales) por hasta 6 semanas.
  • Reacciones emocionales por un lapso de 2 a 3 semanas, a menudo influenciadas por cambios en las hormonas del embarazo. Es normal sentir una o más emociones tales como alivio, culpa, tristeza o dolor.

Llame a su médico de inmediato si tiene alguno de estos síntomas después de un aborto:

  • Sangrado intenso. Por lo general, tanto los abortos médicos como los quirúrgicos causan un sangrado diferente del período menstrual normal. Sangrado intenso puede significar:
    • Expulsar coágulos más grandes que una bola de golf, durante 2 horas o más.
    • Empapar más de 2 toallas sanitarias grandes en una hora, durante 2 horas seguidas.
    • Sangrar intensamente durante 12 horas seguidas.
  • Señales de infección en todo el cuerpo, como dolor de cabeza, dolores musculares, mareos o una sensación general de enfermedad. Es posible tener una infección grave sin fiebre.
  • Dolor intenso en el abdomen que no se alivia con analgésicos (medicamentos para el dolor), reposo ni calor
  • Bochornos o fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta que dura más de 4 horas
  • Vómito que dura más de 4 a 6 horas
  • Hinchazón abdominal o frecuencia cardíaca rápida repentinas
  • Flujo vaginal en mayor cantidad o que huele mal
  • Dolor, hinchazón o enrojecimiento en la zona genital

Llame a su médico para programar una cita si ha tenido alguno de estos síntomas después de un aborto reciente:

  • No tiene sangrado. Si no tiene sangrado, entonces los medicamentos podrían no estar funcionando. Podría ser necesaria una segunda dosis de misoprostol. El metotrexato y el misoprostol pueden tardar hasta 3 semanas en tener eficacia.
  • Sangrado (no manchado) durante más de 2 semanas
  • Síntomas nuevos y de origen desconocido que podrían ser causados por los medicamentos que se utilizan en el tratamiento
  • Ausencia del período menstrual dentro de las 6 semanas después del procedimiento
  • Señales y síntomas de depresión . Los cambios hormonales después de un embarazo pueden causar depresión que requiere tratamiento.

Las complicaciones que pueden presentarse incluyen:

  • Tejido que permanece en el útero (productos de la concepción retenidos). Cólicos abdominales y sangrado se presentarán otra vez dentro de una semana del procedimiento.
  • Infección. Los síntomas de fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, dolor y sensibilidad en el abdomen suelen comenzar dentro de 2 a 3 días del procedimiento. Pero usted puede tener una infección grave sin fiebre.
  • Coágulos de sangre que obstruyen el cuello uterino (hematometra). Si el útero no se contrae para expulsar todo el tejido, la abertura del cuello uterino puede bloquearse. Esto impide que la sangre salga del útero. El útero se dilatará y dolerá. Puede haber dolor abdominal, cólicos y náuseas.
  • Sangrado de moderado a intenso (hemorragia). El sangrado puede ser más intenso de lo normal si:
    • Quedan productos de la concepción retenidos en el útero.
    • El útero no se ha contraído hasta volver a su tamaño anterior al embarazo (atonía).
    • Ha ocurrido una ruptura del músculo uterino. En casos poco frecuentes, se desgarra una cicatriz de una incisión uterina cuando se usa un medicamento para inducir contracciones.

Cuando fracasa un aborto médico, debe hacerse un aborto quirúrgico como seguimiento para prevenir complicaciones o el desarrollo de un feto con anomalías.

Examen de seguimiento después de un aborto médico

Se hace una prueba de laboratorio o un examen de seguimiento entre 7 y 14 días después de tomar el medicamento para un aborto médico. Una prueba de laboratorio revisa si hay un nivel bajo de gonadotropina coriónica humana (hCG, por sus siglas en inglés), que indica que el embarazo ha terminado. Si le hacen un examen, este puede incluir:

  • Un examen físico.
  • Una prueba de laboratorio, para revisar si el nivel de hCG es bajo.
  • Un análisis de sangre, para revisar si hay anemia .
  • Una ecografía , para confirmar que el útero está vacío.
  • Una conversación sobre el uso de anticonceptivos. Si comenzaron a tomarse medidas anticonceptivas inmediatamente después del procedimiento abortivo, puede tratarse nuevamente el uso correcto del método.

Cómo reacciona tu cuerpo en las horas posteriores a un aborto

En España, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad (de 2015), se realizaron un total de 94.188 interrupciones voluntarias del embarazo (IVE). Aunque esta cifra ha ido disminuyendo respecto a años anteriores, sigue siendo significativa.

Pese a ello, muchas personas no saben exactamente en qué consiste este procedimiento y a veces aún se oyen historias que parecen salidas de una película de terror y que poco tienen que ver con la realidad. Y es que actualmente, la mayoría de los abortos empiezan tomando una pastilla.

MIRA: Amarna vs. Azcona: sexo, arte y feminismo

Existen dos tipos de aborto: el médico (mediante el uso de pastillas que inducen al mismo) y quirúrgico (una intervención menor durante la cual se retira el feto). Los efectos y la duración del procedimiento pueden variar en función de cada mujer y, obviamente, de lo avanzado de la gestación. En cualquier caso, si piensas someterte a una IVE médica, a continuación te describimos lo que puedes esperar que te ocurra durante las siguientes 72 horas.

En primer lugar, es importante saber que el aborto médico se produce en dos etapas, en cada una de las cuales se utiliza un fármaco distinto. Si estás embarazada de menos de diez semanas, ambos pueden tomarse el mismo día, pero lo más habitual es que tengas que volver a la clínica una segunda vez, uno o dos días después de la primera.

«Si estás de menos de dos semanas y te dan la segunda píldora en el mismo día, la mayoría de clínicas recomiendan que alguien te lleve a casa en coche, ya que puede que empieces a tener hemorragias bastante rápidamente»

Primer hora: en la primera cita, te tomarás la píldora abortiva de mifepristona, cuya función es bloquear la hormona progesterona, sin la cual el embarazo no puede continuar, y provoca el desprendimiento del recubrimiento del útero (el endometrio). Asimismo, este fármaco prepara al útero para que actúe el siguiente medicamento, el misoprostol.

Luego, dependiendo de tus circunstancias particulares, o bien te mandan directamente a casa o te administran la segunda ronda de medicación. Si estás de menos de dos semanas y te dan la segunda píldora en el mismo día, la mayoría de clínicas recomiendan que alguien te lleve a casa en coche, ya que puede que empieces a tener hemorragias bastante rápidamente y no sería nada agradable que te ocurra en el autobús de camino a casa.

Primeras 24 horas: suponiendo que vayas a tomar las dos píldoras en días distintos, durante las primeras 24 horas tras haber tomado la mifepristona generalmente no notarás nada. Quizá sangres un poco, sientas náusea y calambres como los que ocurren durante el periodo, pero por lo demás, podrás seguir con el día a día con normalidad.

«Muchas veces no hay síntomas de ningún tipo y algunas mujeres se asustan; te llaman alarmadas diciendo que no notan nada. Es normal; no tienes por qué sentir nada especial tras tomar la primera pastilla», explica la doctora Kate Guthrie, ginecóloga consultora y portavoz del Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos británico. Por otro lado, si te encuentras mal durante la hora siguiente a haber tomado la mifepristona, es conveniente que avises a la clínica lo antes posible.

«Es muy poco probable que se produzca el aborto tomando solamente mifepristona»

Es muy poco probable que se produzca el aborto tomando solamente mifepristona, pero si la tomas al principio del embarazo (menos de diez semanas) y sufres hemorragias entre la primera y la segunda cita, ponte en contacto con tu clínica para que te examinen.

Periodo entre las horas 24 y 26: nuevamente, dependerá de cada caso, pero pasados uno o dos días, deberás volver a la clínica para una segunda cita. La segunda pastilla se llama misoprostol, y en lugar de ingerirla, se coloca en la vagina o bien entre el labio y la encía, para que se disuelva y se absorba más rápidamente.

Periodo entre las horas 26 y 28: el misoprostol provoca la contracción de la matriz del útero y, consecuentemente, el aborto. Las hemorragias y los calambres suelen empezar unas dos horas después de la toma, aunque esto puede cambiar en cada caso.

Periodo entre las horas 28 y 30: el contenido del útero suele expulsarse por la vagina en forma de coágulos y tejido entre cuatro y seis horas después de haber tomado el misoprostol. Durante todo este periodo de tiempo estarás en la clínica, cerca de un inodoro o una cuña para cuando se produzca el sangrado.

No hace falta que mires lo que expulses, pero es importante que sepas que, cuanto más avanzado estuviera el embarazo, más probable es que reconozcas el feto. A las diez semanas, el feto tiene el tamaño de una uva grande, mientras que a las 24 semanas tiene las dimensiones de un melón pequeño.

«No hace falta que mires lo que expulses, pero es importante que sepas que, cuanto más avanzado estuviera el embarazo, más probable es que reconozcas el feto»

Mientras expulsas el tejido fetal, sufrirás abundantes hemorragias y calambres que, según la doctora Guthrie, «suelen ser más intensos que los de la menstruación pero no tanto como los dolores del parto». Te administrarán analgésicos para sobrellevar el dolor y el personal médico examinará lo que expulses para asegurarse de que están el feto y la placenta.

Este proceso puede durar más de seis horas, sobre todo en embarazos avanzados. Como norma general, y por razones obvias, cuanto más desarrollado estuviera el feto, más esfuerzo debe hacer el útero para expulsarlo. Si se prolonga más de lo habitual, quizá te administren una dosis extra de misoprostol cada pocas horas para favorecer el proceso.

«Para reducir el riesgo de infección, es recomendable que nada penetre en la vagina hasta que dejes de sangrar por completo: ni tampones, ni dedos, ni penes ni nada de nada»

Periodo entre las horas 30 y 72: en la mayoría de los casos, el aborto se habrá completado entre 12 y 24 horas después de haber tomado el misoprostol, momento a partir del cual remitirá un poco el sangrado. Es entonces cuando tu vientre, ahora vacío, empezará a contraerse y a cerrar los vasos sanguíneos que suministraban sangre al recubrimiento uterino. El sangrado dará paso a un leve exudado. Esto suele ocurrir bastante rápidamente —entre 30 minutos y un par de horas después—, aunque algunas mujeres continúan sangrando profusamente durante 48 horas.

Probablemente sufras hemorragias y calambres leves durante los siguientes días, así como dolor en los pechos, diarrea y náusea, aunque no deberían durar demasiado.

Pasadas las 72 horas: el sangrado puede prolongarse hasta cuatro semanas, en periodos intermitentes, pero debería ir remitiendo cada día hasta reducirse a una pequeña pérdida rosácea o marrón. Puedes seguir tomando analgésicos para aliviar la incomodidad, y es mejor que uses compresas en lugar de tampones al menos durante las primeras semanas.

De hecho, para reducir el riesgo de infección, la doctora Guthrie recomienda que nada penetre en la vagina hasta que dejes de sangrar por completo: ni tampones, ni dedos, ni penes ni nada de nada.

«Volverás a ser fértil mucho antes de lo que te imaginas»

Volverás a ser fértil mucho antes de lo que te imaginas, por lo que muchas clínicas te darán una charla sobre métodos anticonceptivos antes de que te vayas. Asegúrate de tener condones, la píldora o el anticonceptivo que prefieras.

Si notas algo extraño durante los días o las semanas posteriores al aborto, contacta con tu clínica para que te echen un vistazo. No suele haber complicaciones, pero si expulsaras coágulos grandes, notaras un olor extraño o los dolores se intensificaran, es mejor que contactes con la clínica enseguida. La mayoría dispone de un servicio de atención telefónica ininterrumpida.

La Organización

Share

  • Cómo puedes saber si tienes complicaciones y qué hacer?

    Si se realiza un aborto medicinal en las primeras 10 semanas, el riesgo de complicaciones es muy pequeño. El riesgo es el mismo que cuando una mujer tiene un aborto natural. Un doctor puede fácilmente tratar estos problemas. De cada cien mujeres que se practican un aborto medicinal, dos o tres… Read more »

  • Cómo sabes que tienes una infección post aborto?

    Las infecciones que siguen a un aborto medicinal son muy raras. Si se siente débil, si tiene naúseas, vómito, diarrea, más de 100.4 F/ 38 C de fiebre o fiebre durante más de 24 horas, si tiene dolores de vientre o si su vientre está dolorido o sensible; si sangras en abundancia por mucho tiempo, si… Read more »

  • ¿ Cómo sabes si has tenido un aborto incomplete?

    Un aborto incompleto es un aborto que ha sido solo parcialmente exitoso. El embarazo ha terminado, no hay feto que se vaya a desarrollar, pero tu cuerpo ha expelido solo parte del tejido y de los productos del embarazo. Si tienes una hemorragia prolongada , demasiado sangrado ( mucho más que el… Read more »

  • Que es un legrado / aspiración por vacuo? Es necesaria después de un aborto medicinal?

    El legrado o la dilatación y legrado (D&C) es una intervención quirúrgica para remover el contenido del útero. A veces este tratamiento es necesario cuando hay complicaciones después de un aborto medicinal o de un aborto espontaneo. Pero en algunos países los doctores están acostumbrados a… Read more »

  • ¿Cómo sabes si tienes un embarazo que continúa?

    Un embarazo que continúa es un embarazo que sigue su desarrollo aun después de haber usado Mifepristona y Misoprostol. En este caso, el aborto ha fallado completamente y la mujer sigue embarazada. Aunque estés sangrado abundantemente, puede ser que tengas un embarazaos que continúa. Una… Read more »

  • Cuales son las posibilidades de que el feto tenga malformaciones si tienes un embarazo que continúa?

    Si tienes un embarazo que continúa después de haber usado Misoprostol, el riesgo de tener un bebé con malformaciones fetales se aumenta. Sin embargo, el riesgo es pequeño: menos que 10 en 1000 casos. Aconsejamos a las mujeres con embarazos en transcurso que realicen un aborto quirúrgico o… Read more »

What is the abortion pill?

Medication abortion — also called the abortion pill — is a safe and effective way to end an early pregnancy.

How does the abortion pill work?

“Abortion pill” is the common name for using two different medicines to end a pregnancy: mifepristone and misoprostol.

First, you take a pill called mifepristone. Pregnancy needs a hormone called progesterone to grow normally. Mifepristone blocks your body’s own progesterone, stopping the pregnancy from growing.

Then you take the second medicine, misoprostol, either right away or up to 48 hours later. This medicine causes cramping and bleeding to empty your uterus. It’s kind of like having a really heavy, crampy period, and the process is very similar to an early miscarriage. If you don’t have any bleeding within 24 hours after taking the second medicine, call your nurse or doctor.

Your doctor or nurse will give you both medicines at the health center. When and where you’ll take them depends on state laws and your health center’s policies. Your doctor or nurse will give you detailed directions about where, when, and how to take the medicines. You may also get some antibiotics to prevent infection.

How effective is the abortion pill?

The abortion pill is very effective. The effectiveness depends on how far along you are in your pregnancy when you take the medicine.

  • For people who are 8 weeks pregnant or less, it works about 94-98 out of 100 times.
  • For people who are 8-9 weeks pregnant, it works about 94-96 out of 100 times.
  • For people who are 9-10 weeks pregnant, it works about 91-93 out of 100 times.

The abortion pill usually works, but if it doesn’t, you can take more medicine or have an in-clinic abortion to complete the abortion.

When can I take the abortion pill?

You usually can get a medication abortion up to 70 days (10 weeks) after the first day of your last period. If it has been 71 days or more since the first day of your last period, you can have an in-clinic abortion to end your pregnancy.

Why do people choose the abortion pill?

Which kind of abortion you choose all depends on your personal preference and situation. With medication abortion, some people like that you don’t need to have a procedure in a doctor’s office. You can have your medication abortion at home or in another comfortable place that you choose. You get to decide who you want to be with during your abortion, or you can go it alone. Because medication abortion is similar to a miscarriage, many people feel like it’s more “natural” and less invasive.

Your doctor, nurse, or health center staff can help you decide which kind of abortion is best for you.

More questions from patients:

Can the abortion pill be reversed after you have taken it?

Here’s the deal: The “abortion pill” is the popular name for a safe and effective way to end an early pregnancy using a combination of two medicines: mifepristone and misoprostol. The first medicine (mifepristone) is given at a health center or your health care provider’s office. After taking mifepristone, you take a second medication (misoprostol) at home 6-48 hours later. This causes cramping and bleeding and empties your uterus.

Claims about treatments that reverse the effects of medication abortion are out there, and a handful of states require doctors and nurses to tell their patients about them before they can provide abortion care. But these claims haven’t been proven in reliable medical studies — nor have they been tested for safety, effectiveness, or the likelihood of side effects — so experts like the American College of Obstetricians and Gynecologists reject these untested supposed treatments.

Studies on the abortion pill do show that if you take the first medicine but not the second, the abortion pill is less likely to work. So if you’ve begun the process of having an abortion using the abortion pill but are having second thoughts, contact the doctor or nurse you saw for the abortion right away to talk about your best next steps and what to expect.

What is the RU-486 abortion pill?

RU-486 is the former name of mifepristone — one of the medications that you take to have a medication abortion. RU-486 is now called «the abortion pill» or «Mifeprex» (the brand name for mifepristone).

RU-486 was developed in the 1980s. It’s been safely used in Europe since 1987, and in the US since 2000.

RU-486 blocks a hormone that your body needs to continue a pregnancy. It works best when you use it with another medication called misoprostol, which causes bleeding to empty your uterus.

The RU-486 abortion pill is a safe and effective way to end an early pregnancy.

Was this page helpful?

  • Yes
  • No

Help us improve – how could this information be more helpful?

How did this information help you?

You’re the best! Thanks for your feedback. Thanks for your feedback.

Preguntas sobre la Inversión de la Píldora Abortiva

1. ¿Es demasiado tarde para revertir la píldora abortiva?

Nuestro objetivo es iniciar el tratamiento de la inversión dentro de las primeras 24 horas después de tomar la píldora abortiva – la mifepristona, conocida también como RU 486. Sin embargo, hemos tenido muchos inversiones exitosas hasta cuando se inició el tratamiento dentro de las 72 horas – después de tomar la píldora abortiva.

Aunque han pasado 72 horas, por favor llame a nuestra línea (877) 558-0333.

Estamos aquí para ayudarle. Puede ser que no es demasiado tarde.

2. ¿La clínica de abortos dice que tengo que completar el aborto; es verdad?

No, es su decisión de cambiar su opinión.

3. ¿Qué pasa si tengo calambres o manchas? ¿Entonces será demasiado tarde para revertir la píldora abortiva?

No, muchas mujeres han sufrido calambres o han manchado , y sin embargo han tenido mucho éxito en revertir la píldora abortiva.

Importante: Si usted no ha tenido un ultrasonido para confirmar que el bebé está en el útero, debes tener uno inmediato.

4. ¿Qué hago con las otras píldoras me dieron en la clínica de abortos?

El segundo medicamento se llama misoprostol o Cytotec. El objetivo de la medicina es hacer que el útero se contraiga para expulsar su bebé.

Si quieres tratar de revertir el aborto, no tomes la medicina misoprostol, Cytotec.

5. ¿Qué debo hacer?

* Llame a nuestra línea gratuita: (877) 558-333.

*Nuestra enfermera le hará algunas preguntas básicas para ver si es posible revertir el aborto.

* Entonces la enfermera te conectará con un médico o proveedor de servicios médicos en su área para comenzar el tratamiento, si Usted decide con este elección.

6. ¿Cuál es el tratamiento para revertir la píldora abortiva?

Se realizará un ultrasonido lo antes posible para confirmar si su bebé todavía está vivo.

El médico o proveedor de atención médica le recetará la progesterona, que se le entregará:

* por inyección en el músculo glúteo, oralmente o por su vagina.

El tratamiento seguirá a través de su 1er trimestre del embarazo.

7. ¿Por qué se usa la progesterona?

La progesterona es la hormona natural en el cuerpo de una mujer que es necesaria para alimentar y sostener un embarazo. La mifepristona bloquea las acciones de la progesterona cuando se enlace a los receptores de progesterona en el útero y la placenta. Como le damos más progesterona, esperamos que superara la mifepristona para revertir los efectos de la mifepristona.

8. ¿Qué pasa si me empieza las calambres o manchados después de que se inicie el tratamiento de progesterona?

Muchas mujeres han sufrido calambres o manchados y todavía llegan a tener éxito en su la inversion. Asegúrese de que su médico o proveedor le da atención médica a estos síntomas que usted está sintiendo.

9. ¿Cuánto será el costo?

Los costes del tratamiento varían dependiendo de la progesterona utilizada. Planes de seguro pueden cubrir el tratamiento. Las mujeres que no tienen seguro médico o los medios económicos para pagar el tratamiento deben hablar con el medico sobre esto.

En los casos de dificultades financieras, APR trabajará con el médico para garantizar los costos de la progesterona. Si usted no puede pagar por el tratamiento de progesterona, no se preocupe, APR está comprometida a ayudar a Usted.

APR- should be defined here (actual name for acronym).

10. ¿Pueden pasar los defectos de nacimiento? Va estar bien mi bebé?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (CAOG) en su Boletín Práctica Número 143, en marzo, 2014, establece que: «No existe evidencia hasta la fecha de un efecto teratogénico que viene de la mifepristona.» En otras palabras, no parece que la mifepristona, RU 486, causa defectos de nacimiento.

La progesterona ha sido utilizado en una manera segura para los embarazos por más de 40 años. No hay registros de defectos de nacimiento causados por la progesterona. El tipo de progesterona utilizada para el tratamiento, es el mismo progesterone hecho en el cuerpo de la mujer. A veces se denomina progesterona natural o bioidentical.

11. ¿Cuál es la tasa de éxito para revertir la píldora abortiva?

El porcentaje de éxito es aproximadamente 60%. Esto significa que 60% de las mujeres que deciden continuar con el embarazo y el tratamiento de la inversión van a dar a luz a sus bebés, mientras alrededor de 40% pierdan sus hijos. Si hay una pérdida, por lo general pasará en las dos primeras semanas de tratamiento.

12. ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de la progesterona?

* Fatiga o somnolencia

* Acidez del estómago, indigestión

* Dolor en el lugar de la inyección, (si la progesterona se administra por inyección).

13. ¿Qué pasa si soy alérgica a los cacahuetes?

Si usted es alérgico a los cacahuetes, usted no debe tomar cápsulas de Prometrium ni cápsulas de progesterona genérico que estan hechos en aceite de cacahuete. Asegúrese de decirle a su médico o proveedor de servicios médicos que usted es alérgico a los cacahuetes.

14. ¿Qué pasa si quiero invertir la píldora abortiva pero he esperado demasiado tiempo? ¿Qué puedo hacer entonces?

Por favor llame a nuestro número de teléfono: (877) 558-0333. Puede ser que todavia estas embarazada. Quizás no es demasiado tarde.

15.La píldora abortiva y la píldora del día después son la misma cosa, ¿no?

No, son diferentes. La «píldora del día después» se comercializa como un método anticonceptivo de emergencia. La preparación mas utilizado contiene un alto nivel de un progestágeno que se puede tomar hasta 72 horas después de tener relaciones sexuales. Nuevos conceptos acerca de cómo funciona, indica que se puede prevenir la implantación del embrión humano en el revestimiento del útero. Este es un efecto contragestational o abortivo, no es un efecto anticonceptivo.

La píldora abortiva, la mifepristona, se toma hasta siete a nueve semanas de embarazo con la intención de causar un aborto. Funciona en que bloquea receptores de progesterona. La progesterona es la hormona que apoya la nutricion y el embarazo.

La nueva píldora del día después, Ella, es muy similar a la mifepristona en su actuación en el sentido de que bloquea receptores de progesterona. Esta aprobado por la FDA para su uso hasta cinco días después de la relación sexual y ademas tiene efectos abortivos.

16. ¿ Proporciona su organización la píldora abortiva a las mujeres, o se realiza abortos quirúrgicos?

No. Nuestra organización está dedicada a preservar y proteger la vida humana. No hay situaciónes tan desesperadas que la única opción es terminar con la vida. Trabajamos diligentemente con las niñas y las mujeres, para proporcionarles los recursos que necesitan para continuar con su embarazo y para dar a luz a sus bebés saludables.

17. Aunque lamento mi decisión de tomar la píldora abortiva, no hay manera en que pudiera mantener y criar a esta bebé solo y sin apoyo. ¿Qué haría entonces?

Estamos aquí para ayudar y prestar apoyo a las niñas y las mujeres embarazadas, y a sus bebés en su desarrollo. La elección de dar vida a este mundo y traer a luz a un bebé sano no significa que usted tenga que criar al bebé por sí mismo. Si decides poner su bebé en adopción, sera una difícil y valiente decisión, que puede ser una decisión hecho por el mejor interés de usted y su hijo. Podemos conectarte con parejas que no pueden tener sus propios hijos, o simplemente buscan a proporcionar un hogar cariñosa y estable para un niño.

No le ayudarámos a revertir los efectos de la píldora abortiva para dejarte abandonada o sola. Estamos con ustedes a través del embarazo y más allá. Nos importas mucho.

18. Me gustaría guardar este embarazo, pero probablemente me van a hechar fuera de mi casa. ¿Qué debo hacer?

Póngase en contacto con nosotros: 877.558.0333. Podemos ayudar a usted en este momento y sobre todo vamos hacer todo lo possible para encontrar la ayuda que necesitas en su situación particular. Nos comprometemos a ayudarle. Es por eso estamos aquí.

19. ¿Hay organizaciones profesionales que apoyan la Inversion de la Píldora Abortivo ?

«La Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos ProVida, una organización de 2500 miembros, apoya la ofrenda de la inversión de la píldora abortiva (IPA) a las mujeres que lamentan que iniciaron la píldora abortiva, después de su consentimiento con información adecuada. Recientemente fuimos co-patrocinós en una conferencia de prensa del Club Nacional de Prensa de IPA, y discutimos contra la acusación de que este procedimiento es «science sin valor.» El uso de la progesterona para contrarrestar la mifepristona, una síntesis de esteroides progesteronas, es una extensión lógica de los estudios y terapias por décadas sobre los embarazos que fueron pérdidas causada por la deficiencia de progesterona. Estudios de investigación han demostrado que el uso de la progesterona revierte los efectos que viene de la obstrucción por mifepristona, y la progesterona ha sido usada con seguridad durante décadas para mujeres embarazadas.

Muchas mujeres tienen sentimientos ambivalentes acerca de su decisión al aborto, y hay más evidencia de que muchos abortos fueron forzados. Estas mujeres quieren la oportunidad de marchar atrás con su decisión inicial, y se les deberían dar este información precisa sobre este proceso. La inversión de la mifepristona con progesterona es un uso “fuera de la etiqueta” de un medicamento aprobado por la FDA. El uso de “fuera de la etiqueta” medicamentos esta aprobado por la FDA, y es legal y usado frecuentamente en los Estados Unidos. De hecho, el dosis de la píldora abortiva de protocol más común y más utilizardo no esta aprobado por la FDA, ni han aprobado los protocolos por la FDA para embarazos de más de siete semanas.

Es hipócrita que los defensores del aborto critican el uso de los productos farmacéuticos

“fuera de la etiqueta” cuando en realidad ellos participant ampliamente en esta práctica.

Ademas es inexacto que los defensores del aborto afirmen que 30-50% de los bebés sobreviven la mifepristona. Estudios de investigación han demostrado que el uso solamente de la mifepristona indica que de 23.3% hasta 25% superviven la intoxicación de la mifepristona, según la edad de gestacion. Hasta la fecha, nuestro proceso de la inversión ha demostrado una mejor supervivencia. A pesar de que algunos bebés sobrevivan la mifepristona sin progesterona, es científico de sentido común de dar la hormona que está bloqueado con el fin de aumentar la supervivencia de los fetos para los mujeres que han cambiado su opinión. Creemos que hay

evidencia amplia de que la progesterona notablemente mejora la supervivencia.

Una pequeña serie de casos de este nuevo procedimiento se ha reportado en la revista,

Anales de Farmacoterapia, en diciembre, 2012. A partir del 31 de marzo, 2015, 89 bebés han nacido y hay decenas más de bebés que han nacido vivos por los tratamientos de progesterona para revertir la mifepristona. Hay sólo un pequeño defecto de nacimiento, una mancha color de vino, que se ha producido en este grupo hasta la fecha; y esto no parece que esta relacionado con la mifepristona o progesterona. Hay más de 200 médicos que son parte de una red nacional que proporciona este servicio a las mujeres. Los resultados de los tratamientos se reportan al proyecto de IPA (APR) a la Cultura de la Vida, Servicios para la Familia, y estan analizados

Por los médicos, enfermeras, y un estadístico asociado al proyecto. A medida que más mujeres reciben esta terapia, los resultados seguirán siendo reportado en la literatura médica. Y las madres de los recién nacidos compartiran con mucho gusto su gratitud por haber recibido ayuda en la inversión de su error.»

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *