0

Propiedades del propoleo

Tabla de contenidos

El propóleo: antiséptico, antiviral y antiinflamatorio

Se ha puesto de moda y lo cierto es que le avalan sus muchos beneficios para la salud. El própolis o propóleo es una sustancia elaborada por las abejas a partir de productos de origen vegetal para proteger sus colmenas, que actúa como antiséptico, antiviral y antiinflamatorio.

Históricamente se ha utilizado para tratar catarros de las vías respiratorias altas, resfriado común, gripe, sinusitis, otitis, laringitis, bronquitis, asma bronquial, neumonía crónica o tuberculosis pulmonar. También se usa propóleos en dermatología para el tratamiento de abscesos, forúnculos, sabañones, grietas o verrugas.

«Por todo ello el própolis está indicado para prevenir y tratar procesos infecciosos relacionados con las vías respiratorias», explica Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense y vicepresidenta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).

Sin embargo, para ser eficaz y seguro el propóleo «debe adquirirse en una farmacia, donde se controla su conservación y propiedades, que se reflejan en un prospecto. La utilización de preparados farmacéuticos, en cápsulas o jarabe, no solo garantiza su calidad sino que permite una correcta administración», asegura Ortega.

El própolis tiene materias colorantes, los flavonoides como la galangina, que son las más activas en la función antiséptica. Además de esta sustancia, contiene resinas y bálsamos (un 50%), cera de abeja (un 30%), aceites esenciales (un 10%), polen y diversos materiales minerales: aluminio, plata, bario, boro, cromo, cobalto, estaño, hierro y muchos otros. También contiene provitamina A y vitaminas del grupo B, especialmente B3.

Frente a gripes y resfriados, el jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Móstoles (Madrid), el doctor Primitivo Ortega, recuerda que los antibióticos están contraindicados. «Es preferible recurrir a un producto natural con efecto antiviral como el própolis, que podemos encontrar en cualquier farmacia», asegura.

El propóleo se emplea, además, para cuidar las cuerdas vocales, ya que protege esta parte de la garganta de infecciones y de los daños ocasionados por el frío. «Se trata de un producto muy utilizado por los profesionales que usan la voz como herramienta de trabajo, como profesores, locutores o cantantes», según la logofoniatra Marta Pinillos.

Propóleo: Para qué sirve y cómo usar

El Extracto de Propóleo o también llamado própolis tiene varios usos, pudiendo ser utilizado para acelerar la regeneración de los tejidos ayudando en el proceso de cicatrización y de desinfección de heridas o quemaduras, para secar las espinillas, tratar el dolor de garganta, la gripe, la sinusitis, la amigdalitis y ayudar a tratar problemas respiratorios como la tos seca o con flema.

Este extracto natural posee acción cicatrizante, antiinflamatoria y bactericida, protegiendo, regenerando y calmando la piel, pudiendo ser comprando en farmacias, tiendas de productos naturales o en tiendas online.

Cómo utilizar

El extracto de propóleo debe ser utilizado de acuerdo al problema a tratar, y la posología dependerá de la concentración del producto, de la edad, del sitio donde será aplicado, entre otros. Por esto, se deben seguir las instrucciones del fabricante y las recomendaciones del médico.

Este extracto puede ser utilizado de varias formas como: aplicar una gotas sobre las heridas, se pueden diluir unas gotas en un té, o se pueden aplicar unas gotas directamente en la garganta.

El extracto de propóleo no debe ser confundido con otros productos, que además de poseer propóleo poseen otras sustancias en su composición asociadas, como miel o jengibre, por ejemplo. Estos productos suelen tener indicaciones específicas, que por lo general vienen mencionadas en el rótulo del producto.

El propóleo puede ser utilizado en niños bajo la indicación del pediatra, sin embargo, en estos casos se deben utilizar extractos que no posean alcohol, debido a que la mayoría pueden contener esta substancia.

Posibles efectos secundarios

Algunos efectos colaterales que pueden ocurrir con el uso de extracto de propóleo pueden incluir reacciones alérgicas, presentando síntomas como hinchazón, enrojecimiento, comezón o urticaria en la piel.

Por esto, para evitar reacciones graves de alergia, se recomienda hacer una prueba de sensibilidad antes de utilizar el extracto, siendo para ello necesario colocar 2 gotas del extracto en el antebrazo y esperar entre 20 a 30 minutos y verificar si surge comezón o enrojecimiento en la piel. Conozca más sobre esta prueba de alergia.

Contraindicaciones

El Extracto de propóleo está contraindicado para pacientes con alergia al propóleo o a alguno de los componentes de la fórmula del medicamento.

Además de esto, los extractos de propóleo que posean alcohol también están contraindicados en niños con menos de 12 años de edad.

Los remedios naturales son una eficaz medicina contra muchas dolencias y patologías. Uno de los más utilizados, sobre todo en época de gripes y resfriados, es el propóleo. Hoy te invitamos a descubrir todos sus usos, beneficios y posibles contraindicaciones.

¿Qué es el propóleo?

Lo producen las abejas para defenderse de virus y bacterias.

El propóleo es una sustancia que producen las abejas a partir de las resinas de los árboles. Estos insectos lo usan para defenderse contras los virus y bacterias.

Propiedades del propóleo

Dentro de su composición, se incluyen principios activos tan interesantes como los que destacan los bioflavonoides que tienen propiedades antibióticas.

En cuanto al resto de sus propiedades, destacan sus efectos antioxidantes, antibacterianos, antiinflamatorios, antialérgicos, remineralizantes y anticancerígenos.

Beneficios del propóleo para la salud

  • Puede combatir el cáncer

    Según muchos estudios, este antibiótico natural puede luchar contra los tumores y algunos tipos de cáncer como el de cabeza, colon, hígado, mama, próstata, riñones, sangre o páncreas.

  • Cura las heridas y quemaduras y previene infecciones

    La aplicación de propóleo en las heridas mejora su curación.

  • Remedio contra los resfriados

    Corta los síntomas de los resfriados leves.

  • Remedio natural para problemas bucales

    Se utiliza en los tratamientos contra problemas bucales como la periodontitis, la caries dental o la gingivitis.

  • Antiparasitario

    Algunos estudios confirman el éxito de este remedio natural para eliminar el parásito de la giardiasis.

  • Remedio contra la gripe

    Combate las enfermedades respiratorias como la gripe, bronquitis, faringitis, anginas, sinusitis, asma y tuberculosis.

  • Elimina verrugas

    Ayuda a eliminar las verrugas de forma natural.

  • Combate los herpes

    Es efectivo contra el herpes genital o labial.

  • Alivia la cistitis

    Trata infecciones de orina o cisititis, candidiasis vaginal o picores.

  • Remedio contra las enfermedades digestivas

    En caso de enfermedades digestivas (gastritis, úlceras o diarreas) es un remedio natural muy eficaz.

Contraindicaciones y posibles efectos adversos

Su consumo puede provocar alergias o malestares estomacales.

  • Algunas personas pueden resultar alérgicas por lo que se recomienda tomar una mínima cantidad inicial y observar la reacción, ya sea ingerida o aplicada de forma externa.
  • Debe utilizarse durante períodos cortos, nunca de forma continuada.
  • El exceso de consumo de propóleos puede causar trastornos gastrointestinales.
  • En mujeres embarazadas y lactantes ha de ser recomendado por el médico previamente.
  • No se puede consumir si se padece de asma alérgico, porque puede agravar los síntomas.

Propóleo para las Defensas: Qué es, Para qué sirve y Contraindicaciones

El propóleo es un excelente antibiótico natural que estimula las defensas frente a las infecciones y tiene numerosas propiedades terapéuticas para la salud, sobre todo en caso de infecciones respiratorias. Te contamos qué es, cómo funciona, para qué sirve, sus indicaciones y contraindicaciones

El propóleo se ha puesto de moda y no es de extrañar, pues tiene numerosas propiedades terapéuticas con distintas aplicaciones en la salud, sobre todo en caso de infecciones respiratorias. Por eso cada vez más profesionales de la salud, sobre todo naturópatas, recomiendan su uso durante el invierno para catarros. Aunque antes de tomarlo, hemos de tener en cuenta información relevante que te resumimos en este artículo, en el que te mostramos qué es el propóleo, para qué sirve y cómo usarlo.

Qué es el Propóleo

El propóleo es una sustancia fabricada por las abejas a partir de las yemas y resinas de los árboles, que mezclan en su boca con cera y secreciones salivares obteniendo así esta magnífica y curativa sustancia. Las abejas lo utilizan para sellar las colmenas y defenderse frente al ataque de virus y bacterias. Un dato interesante es que los animales embalsamados con propóleo dentro de las colmenas no se pudren.

El propóleo tiene una composición química muy compleja que incluye principios activos, entre los que destacan los bioflavonoides, responsables de su acción antibiótica. Antes de descubrirse la penicilina, los pueblos antiguos utilizaban el propóleo como poderoso antibiótico para curar heridas y evitar que se infectasen bajo la acción de microorganismos También puedes consultar las propiedades del kefir de agua).

Cuáles son las Propiedades medicinales del Propóleo

El propóleo tiene numerosas propiedades terapéuticas, entre las que destacan:

    • Antioxidante
    • Antibacteriano
    • Antivírico
    • Antiinflamatorio
    • Analgésico
    • Inmunoestimulante
    • Remineralizante
    • Antialergénico
    • Anestésico
    • Antitumoral

Propóleo y enfermedades respiratorias

Más tarde hablaremos de las dosis, de la forma de conservación y de algunas precauciones que debemos adoptar, pero de momento echemos un vistazo a sus muchas aplicaciones terapéuticas. El propóleo se ha utilizado tradicionalmente en caso de enfermedades e infecciones respiratorias como:

    • Gripe
    • Bronquitis
    • Resfriado
    • Tos
    • Asma
    • Sinusitis
    • Anginas
    • Neumonía
    • Tuberculosis

Propóleo y enfermedades infecciosas

El propóleo también está recomendado en caso de:

    • Otitis
    • Laringitis
    • Conjuntivitis

Propóleo y enfermedades de la piel

El propóleo ha sido utilizado por numerosas civilizaciones, junto con la miel, para tratar heridas y enfermedades de la piel:

    • Cortes
    • Quemaduras
    • Dermatitis
    • Callos
    • Hongos
    • Acné
    • Psoriasis
    • Eccemas
    • Furúnculos
    • Verrugas

Conoce las beneficiosas propiedades de la miel para curar heridas y quemaduras.

Propóleo y enfermedades digestivas

Las aplicaciones del propóleo en el aparato digestivo son:

    • Úlceras
    • Diverticulitis
    • Gastritis y acidez de estómago
    • Diarreas (consulta la importancia del color de las heces)
    • Enfermedad de Crohn
    • Exceso de colesterol

Propóleo y enfermedades urinarias y ginecológicas

El propóleo también se utiliza con frecuencia para tratar enfermedades infecciosas relacionadas con el sistema urinario:

    • Cistitis
    • Cándidas
    • Prostatitis
    • Inflamaciones vaginales
    • Picor vaginal

Cómo usar el Propóleo y cómo conservarlo

    • La mejor forma de utilizar el propóleo es en forma de extracto o tintura.
    • A la hora de tomar propóleo, debemos seguir la prescripción médica o la dosis recomendada en el prospecto del producto, que dependerá de la concentración de propóleo en la tintura.
    • Si vas a utilizarlo para tratar alguna infección interna, tómalo ingerido (con agua o miel). Si lo vas a usar para tratar enfermedades o trastornos de la piel y heridas, aplícalo de forma externa, directamente sobre la afección.
    • Debe conservarse en un recipiente de vidrio oscuro que lo proteja de la luz.
    • Procura que el lugar donde lo guardes no suba de los 15º, ya que se conserva mucho mejor con temperaturas frescas.
    • Bien conservado puede durar muchos años.
    • Si lo vas a utilizar de forma oral (ingerido) tendrá más acción si lo combinas con miel o jalea real.

Precauciones y contraindicaciones del propóleo

    • El propóleo debe utilizarse durante períodos concretos, y nunca de forma continuada.
    • Si nos excedemos en las cantidades o en el tiempo, puede causar distintos trastornos gastrointestinales.
    • Algunas personas pueden ser alérgicas al propóleo y otros productos de apicultura, como la miel o la jalea real. Por ello, conviene tomar pequeñas dosis de prueba o utilizar unas gotas sobre la piel para observar la reacción del cuerpo. Las reacciones alérgicas pueden causar llagas en la boca, irritaciones, malestar digestivo o diarrea.
    • El uso del propóleo en embarazadas y lactantes debe seguirse exclusivamente por prescripción médica, pues no se han realizado estudios sobre los posibles inconvenientes.
    • El propóleo está desaconsejado en caso de asma alérgico, ya que puede empeorar y agravar los síntomas.

Composición del Propóleo

El propóleo contiene más de 150 elementos en su composición. Algunos de los más importantes son:

    • Favonoides y ácidos fenólicos
    • Aminoácidos como arginina y prolina (consulta qué son las proteínas)
    • Ácidos Grasos
    • Aceites esenciales
    • Minerales como hierro y zinc
    • Vitamina B3

Formas en que se compra el propóleo

Hay diversas formas en las que podemos encontrar el propóleo en las tiendas para su uso:

    • Sin Procesar: Si estás familiarizada con la compra ecológica, seguro que ya conoces a algún apicultor de la zona donde vivas a quien comprarle miel, jalea o propóleo. Muchos de los apicultores ecológicos que conocemos suelen masticar de vez en cuando propóleo en la boca. El propóleo sin procesar es un trozo pastoso que se parece a la cera y que se puede introducir en la boca y masticar, especialmente para llagas o problemas en la boca. Comprarlo a un apicultor es la única forma de conseguirlo así de puro.
    • Extracto con agua y disolventes: Se vende en forma líquida (la forma más cómoda de tomar). Suele ir mezclado con un disolvente (normalmente etanol).
    • Tintura: Está mezclado con alcohol y suele ser más fuerte (contiene más cantidad de propóleo)
    • Sprays: Suelen ser muy cómodos y eficaces, pues están preparados para aplicar directamente en la boca o la garganta y tienen un efecto bastante anestésico.
    • Cremas: Algunas firmas elaboran cremas con propóleo especialmente indicadas para problemas de la piel.
    • Cápsulas: Es otra buena forma de tomar propóleo de manera fácil y cómoda.
    • Caramelos: También existe la versión caramelo para mantener el propóleo dentro de la boca y liberarlo paulatinamente.

Si te preguntas cómo tomar el propóleo, te diremos que nuestra recomendación es que lo tomes siempre de alguna firma comercial, pues en las indicaciones del producto te vendrá la dosis adecuada según edad y peso.

Nuestras preferencias son la tintura en gotas y los sprays.

Para conocer otros elementos naturales con propiedades antibióticas, consulta las propiedades curativas del ajo, los beneficios del Chyawamprash y otros superalimentos.

También te pueden interesar estos artículos:

Consejos ayurvédicos de salud

Cómo usar los 5 elementos de la naturaleza para beneficiar la salud

Por qué enfermamos y cómo sanar

Hidroterapia de colon para limpiar el organismo

Qué son los doshas

Test para descubrir tu dosha

te puede interesar de nuestra tienda…

Jarabe infantil Propolkid. Propóleo y equinácea

Ver producto

Propiedades y beneficios del propóleo para la salud

El própolis o propóleo lo producen las abejas a partir de resinas vegetales, enriquecidas con secreciones enzimáticas salivares. Se utiliza desde hace milenios por sus propiedades beneficiosas para la salud humana. Presenta propiedades antimicrobianas, antibacterianas, antivirales, antifúngicas, antiinflamatorias, antioxidantes… Vemos cuáles son los principales beneficios del propóleo para la salud.

Usos tradicionales del propóleo

El própolis está compuesto esencialmente de resinas, de bálsamos, de cera, de aceites esenciales y de polen. Contiene numerosos flavonoides, polifenoles, vitaminas, minerales y, en menor proporción, aminoácidos y azúcares (fructosa y glucosa).

También conocido como propóleo, actúa como cicatrizante y antiinfeccioso externo, contra las tumefacciones y las heridas. Se utilizaba tras las intervenciones quirúrgicas como antiinfeccioso y antiedematoso. En ocasiones, se empleaba para tratar dorsalgias, dolores de cadera, traumatismos musculares y de los tendones.

Además, tradicionalmente, Aristóteles lo utilizaba como remedio de las afecciones de la piel, de las heridas y de las supuraciones. En Egipto, era conocido y codiciado para preparaciones oftalmológicas. Actualmente, el própolis está indicado en las patologías infecciosas para uso interno, y para un uso externo en caso de dermatitis, heridas y úlceras.

El própolis presenta propiedades antimicrobianas (antibacteriana, antifúngica, antiparasitaria, antiviral) y probablemente inmunoestimulantes. Activa los fibrocitos e inhibe la secreción de histamina por los mastocitos.

También es un potente bactericida frente a numerosos gérmenes, tales como bacilos, estafilococos, estreptococos, candida… Por ello, el propóleo es eficaz en el tratamiento de intoxicaciones alimentarias, caries dentales e infecciones urinarias y cutáneas, entre otras afecciones. Además, los extractos de própolis potencian incluso los efectos de ciertos antibióticos.

Asimismo, el própolis ha demostrado una actividad antifúngica en 80 cepas de levaduras del género Candida (Candida albicans, Candida tropicalis, Candida krusei y Candida guilliermondii), implicadas en infecciones digestivas y ginecológicas. En este sentido, merece la pena destacar que el uso de un extracto hidroalcohólico de própolis reduce el número de Candida en las personas con prótesis dentales.

Los efectos antivirales del própolis se conocen desde hace mucho tiempo. Restaura la viabilidad de las células infectadas por el virus de la gripe y mejora los síntomas gripales.

Propiedades defensivas del propóleo

Otros de los beneficios del propóleo para la salud es que actúa sobre el sistema inmunitario por tres vías principales: una acción sobre los macrófagos, sobre la producción de linfocitos y anticuerpos y una actividad antitumoral.

También se ha demostrado que el própolis ejerce una acción antialérgica. Reduce los estornudos y las irritaciones de la rinitis alérgica por inhibición de la liberación de la histamina. Además, en un reciente estudio clínico en 46 personas asmáticas con edades de 19 y 52 años, la toma oral diaria de própolis durante dos meses redujo el número y la severidad de las crisis nocturnas y una mejora de las funciones ventilatorias.

Como ves, los productos de la colmena son una fuente importante de polifenoles, dotados de numerosos efectos beneficiosos para la salud.

El propóleo es una sustancia producida por las abejas a partir de la resina de determinados árboles y otras plantas que utilizan estos insectos para construir y reforzar su colmena, rellenar grietas y endurecer las celdillas del panal.

El propóleo tiene un efecto protector doble porque refuerza la estabilidad de la colmena, reduciendo vibraciones, y cierra la entrada de posibles agresores, como parásitos. Pero el propóleo no es solo útil para las abejas, lo es también para el hombre. Debido a sus múltiples propiedades, esta sustancia resinosa ha sido utilizada desde la antigüedad con diversas finalidades relacionadas con la medicina natural.

El propóleo se recoge de las colmenas mediante raspado o a través de trampas. La recogida se hace en primavera, puesto que es necesario en la colmena durante el invierno.

Composición del propóleo

La composición química del propóleo varía mucho de región a región en función de la vegetación y de la estación del año e incluso del tipo de abejas que la obtienen.

Los propóleos de climas templados del hemisferio norte tienen aproximadamente 50 constituyentes, principalmente resinas y bálsamos vegetales que contienen flavonoides y ácidos fenólicos. Son los responsables de la mayoría de las acciones terapéuticas de esta sustancia.

El propóleo contiene, además, ceras, aceites esenciales, ácidos grasos y polen.

Según han demostrado diversos estudios, el propóleo posee propiedades medicinales. Las más destacadas son:

– Antiséptica: reduce la posibilidad de infección.
– Antifúngica: capaz de inhibir el crecimiento de hongos

Los beneficios del propóleo

El propóleo, según han demostrado varios estudios científicos, posee muchas otras propiedades medicinales, entre las que se le reconocen: antibióticas (fungicida y bacteriana), cicatrizantes, antiinflamatorias, analgésicas, antialérgicas, epitelizantes y anestésicas, entre otras.

Esta sustancia resinosa, de color verde o casi negro, que obtienen las abejas de las yemas y cortezas de algunos árboles como el abedul, sauce, castaño, roble, pino, cerezo y algunas plantas herbáceas, también contiene provitamina A, vitaminas del grupo B (especialmente B3), aminoácidos, minerales y bioflavonoides (vitamina P).

Las abejas utilizan el propóleo para cubrir herméticamente las paredes de la colmena y así protegerla de virus, hongos y bacterias.

Por lo general, se usa para tratar afecciones de las vías respiratorias, como catarros, gripe, sinusitis, otitis, laringitis, bronquitis, asma, neumonía, influenza; y de la piel, como abscesos, forúnculos, verrugas, grietas, eczemas y herpes zóster.

Un grupo de investigadores del Albert Einstein College of Medicine de Nueva York publicaron, en 1997, un trabajo donde mostraron la capacidad del propóleo de suprimir la replicación del VIH tipo 1 (VIH-1) y su efecto inmunoestimulante, según publica el doctor Walter Fierro Morales, médico internista y apiterapeuta, en su trabajo Evidencias científicas del propóleo desde el punto de vista médico1.

El empleo del propóleo tiene muchos beneficios sobre diferentes partes de nuestro organismo, principalmente:

  • Aparato digestivo: nos ayudará a regular el apetito, regenerar las úlceras y, además, es un buen protector hepático.
  • Vías respiratorias: Al ser un antibiótico natural, ayuda a prevenir y recuperarse de las enfermedades respiratorias.
  • Aparato circulatorio: Es vasodilatador e hipotensor, disminuye la fragilidad capilar, inhibe la oxidación del colesterol y ayuda a normalizar la presión arterial.
  • Propiedades dermatológicas: Es un cicatrizante, desinfectante, antiinflamatorio natural, y se emplea para problemas en la piel y como fungicida.
  • Propiedades odontológicas: Ayuda a mantener la salud de la boca, estimula la generación de esmalte dental, impide la formación de caries y placa bacteriana, y favorece la curación de las aftas bucales.

El propóleo se comercializa como extracto líquido, cápsulas, jarabes, cremas y cosméticos, lociones y productos farmacéuticos. Lo puedes adquirir fácilmente en herbolarios o parafarmacias. Para su conservación, almacénalo en un lugar seco y fresco, alejado de la luz, y mantén el recipiente bien cerrado, para que no pierda sus propiedades.

No se han demostrado contraindicaciones, reacciones alérgicas ni toxicas por sobredosis, y es compatible con la toma de otras medicinas, pero antes de comenzar a utilizar propóleo es recomendable que consultes con tu médico si es beneficioso para ti y si tiene alguna interacción con la medicación antirretroviral.

Si quieres saber más…

  • Torres, Laura. La miel y otros derivados de la abeja. Polen, propóleo y jalea real. Editorial Océano Ámbar.
  • Pérez Agustí, Adolfo. Jalea real, un milagro para la salud: polen, miel y própolis. Ediciones Masters.

Propóleo, ¿es bueno para la salud?

¿Es capaz el propóleo de mejorar nuestro vigor sexual o de frenar el envejecimiento? ¿Se comporta a modo de superalimento con milagrosas propiedades? ¿Sus efectos son tan beneficiosos como para contrarrestar nuestros malos hábitos? A juzgar por su habitual presencia en las farmacias y en las mal llamadas “tiendas de dietética”, millones de personas creen que sí. Lo compran en invierno con la esperanza de prevenir los resfriados, o en otros momentos del año para proteger el hígado y mejorar la digestión. Sin embargo, no existen pruebas que sustenten dichos supuestos efectos beneficiosos. El presente artículo responde a cuatro preguntas fundamentales sobre el propóleo, ofrece cinco consejos y una advertencia sobre su uso.

Imagen: Daniel Galleguillos

1. ¿Qué es el propóleo y qué propiedades se le atribuyen?

El término “propóleo” no es aceptado por a Real Academia Española (RAE), aunque es el más utilizado (aparece en documentos publicados en el BOE o en el Diario Oficial de la Unión Europea). La RAE tampoco admite otra acepción muy común: própolis (o “própolis de abeja”). Sí recoge, sin embargo, la palabra “propóleos”, que define así: “sustancia cérea con que las abejas bañan las colmenas o vasos antes de empezar a obrar”.

Se trata, en todo caso, de un material resinoso que, pese a que tiene su origen en los brotes del álamo y de las coníferas, es obtenido por el ser humano de las colmenas. Esto es así porque las abejas recogen los componentes de los propóleos de las plantas y los utilizan para sellar los agujeros en sus panales, suavizar las paredes internas y cubrir los cadáveres de los intrusos muertos. Por ello es normal hallar en el propóleo sustancias provenientes de las colmenas.

El propóleo presenta una composición química compleja en la que han sido identificados más de 300 componentes, muchos de ellos con actividad biológica. Esta última consideración, como se detalla más adelante, no siempre es positiva.

El propóleo tiene más de 300 componentes, muchos de ellos con actividad biológica

Existe una larguísima lista de hipotéticas virtudes atribuidas al uso de propóleo. Una búsqueda en Google puede hacernos creer que es capaz de aliviar enfermedades leves, como trastornos estomacales o resfriados, pero también graves, como la tuberculosis, el cáncer, el sida y hasta los infartos de miocardio. La propia Wikipedia señala hoy que al propóleo “se le reconocen” las siguientes propiedades medicinales: antibióticas, antivirales, antitumorales, antiinflamatorias, analgésicas, antialérgicas, anestésicas e inmunoestimulantes. En este texto, en cualquier caso, sólo se evaluará el efecto del propóleo ingerido en forma de suplemento dietético y no en forma de pomada o ungüento.

2. ¿Son ciertas las supuestas propiedades del propóleo?

Los beneficios que refieren algunas personas tras consumir propóleo, ¿son reales o tienen que ver con el llamado “efecto placebo“? ¿Acaso no obedecen a que este suplemento se utiliza para afecciones leves en las que la mejora podría atriburise al curso natural de la enfermedad? La opinión de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) ayuda a despejar estas cuestiones. Según esta institución, no está probado que el propóleo:

  • mejore la salud respiratoria o promueva el “confort respiratorio”.
  • ostente actividades antibacterianas o antifúngicas.
  • tenga una acción antimicrobiana o contribuya al equilibrio microbiano en los órganos y tejidos del cuerpo.
  • produzca mejoras en la garganta o tenga un efecto calmante en la garganta o el pecho.
  • mantenga la salud oral.
  • contribuya a la salud intestinal o mejore la digestión.
  • apoye al sistema inmunitario o ayude a las “defensas naturales”.
  • participe en el normal funcionamiento de la circulación de la sangre.
  • proteja al hígado o ayude a que funcione bien.
  • tenga capacidad antioxidante o proteja a células y tejidos contra la oxidación.
  • aumente la resistencia fisiológica del organismo en caso de condiciones ambientales severas.
  • produzca una “purificación corporal”.

Debido al carácter reglamentario de los dictámenes de la EFSA, las declaraciones que atribuyan al propóleo efectos como los descritos, infringen el artículo 5.1.a del Reglamento 1924/2006 y son, por tanto, ilegales.

3. ¿El uso de propóleo tiene efectos secundarios?

Cuando una sustancia no ha probado una efectividad fuera de dudas para los beneficios que se le atribuyen, no tiene sentido consumirla y exponerse al riesgo de que presente efectos adversos. Incluso la más mínima sospecha de posibles consecuencias negativas debería inclinar la balanza en contra de su utilización.

En el caso del propóleo, no hay suficiente información para poder saber si es un producto seguro, o si interactúa con medicamentos, según MedlinePlus, aunque un estudio publicado en 2006 observó síntomas como diarrea, dolor abdominal y dermatitis tras su utilización. Una investigación aparecida en 2011 añadió que el propóleo puede actuar como anticoagulante y debería, por tanto, evitarse en pacientes que presenten un riesgo incrementado de hemorragia.

Un problema añadido es que el propóleo lo encontramos en muchas ocasiones acompañado de otros productos. ¿Qué sucede si lo combinamos con, por ejemplo, zumo de granada? ¿Y si lo tomamos con jalea real? ¿Tendrá en tales casos más efectos secundarios o presentará más interacciones farmacológicas? La respuesta, como se ha comentado antes, es que no se sabe. Además, tanto la industria farmacéutica que comercializa el propóleo, como los vendedores o terapeutas alternativos que lo pautan, no están obligados a informar acerca de los efectos adversos que puedan derivarse de su utilización, algo que sí ocurre con los fármacos convencionales.

Se desaconseja su uso en niños, en el embarazo, en pacientes con asma, así como en personas alérgicas a las coníferas, los álamos, los productos de las abejas, el bálsamo del Perú o los salicilatos (como la aspirina).

4. ¿Por qué el propóleo está en el mercado si no se ha probado su efectividad?

Se trata de una pregunta pertinente. Lo deseable es que antes de autorizar la comercialización de un producto con supuestas propiedades terapéuticas se demuestre su efectividad y seguridad en humanos. Pero en el caso de los productos dietéticos, hoy no es así. El GREP-AEDN indica que la legislación aplicable a los productos dietéticos no establece la necesidad de que se realicen ensayos clínicos que demuestren su efectividad y seguridad antes de su comercialización.

No extraña, por tanto, que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) señale que esta situación coloca en una posición de vulnerabilidad a los consumidores. El NHS detalla que ello contrasta con el desarrollo de los fármacos, que sí deben aportar evidencias “robustas” que prueben que son a la vez seguros y eficaces antes de permitir su uso.

Cinco consejos ante el uso del propóleo

A continuación se enumeran cinco recomendaciones aplicables tanto al uso de propóleo como al de otros productos dietéticos, adaptadas de un documento
publicado en 2012 por el GREP-AEDN:

  1. Minimice el uso de ‘productos dietéticos’. Si no está del todo seguro de su efectividad, seguridad o necesidad, no los compre.
  2. No sustituya o aplace el inicio del tratamiento médico que le haya indicado su profesional sanitario de referencia.
  3. Si observa algún efecto secundario, póngase en manos de un médico y denuncie la situación ante una institución que se dedique a la defensa del consumidor.
  4. No confíe demasiado en productos prodigiosos, se llamen “bálsamo de Fierabrás” y vengan de la mano de Don Quijote, o se etiqueten como “própolis de abejas” y vengan en un envase bonito. Hay estudios que muestran que quien deposita su fe en las aparentes propiedades de los productos “naturales” o de los suplementos dietéticos tiende a ser indulgente con el resto de sus hábitos de salud, a causa de una injustificada e ilusoria sensación de invulnerabilidad, que desinhibe los comportamientos insanos. En una investigación, por ejemplo, se observó que tomar suplementos dietéticos se asocia a un incremento en el tabaquismo, debido a la errónea creencia de que tales suplementos protegen del cáncer.
  5. En vez de confiar, en resumen, en milagros “naturales”, es mucho mejor recordar (y aplicar) un último y potente consejo: mejoremos nuestro estilo de vida.

Una advertencia: los productos que se anuncian como naturales no siempre son saludables

Pese a que es ilegal emplear el término “natural” como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos, se utiliza de forma habitual. Se hace porque pensamos que lo natural es lo contrario de lo artificial, es lo puro y no lo sintético, es lo orgánico en lugar de lo procesado, es lo humano y holístico en vez de lo inhumano o tecnológico. Así, muchas personas consideran que los productos naturales son seguros, cuando esto no es siempre así, tal y como apuntó en febrero de 2011 la Office of Dietary Supplements. De hecho, los productos dietéticos pueden incluso estar adulterados con productos peligrosos, según la Facultad de Medicina de Harvard.

Los suplementos “naturales”, además de carecer de información sobre su seguridad, pueden ejercer efectos potentes en el cuerpo y causar problemas serios. Una revisión sistemática de la literatura publicada en noviembre de 2012 concluyó que varias plantas y suplementos dietéticos presentan potenciales interacciones farmacológicas perjudiciales. Debido a la falta de regulación de estas sustancias, es posible, según el profesor Ezdard Ernst, que desconozcamos gran parte de dichas interacciones, y que estemos en realidad frente a la punta de un iceberg.

Etiquetas:

propóleo propóleos suplemento natural

RSS. Sigue informado

RSS sobre propóleo

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

04 de Noviembre de 2019 – 12:19 CET by hola.com

El propóleo es una sustancia natural que ha ganado una gran popularidad en los últimos años, pero que no todo el mundo tiene muy claro qué es. En realidad, se trata del material resinoso obtenido por las abejas de las yemas de los árboles y que utilizan para sellar las paredes de su colmena o barnizar su interior para hacerla más segura, cerrando de esta manara entradas alternativas y prevenir con ello enfermedades y parásitos. Uno de los usos que también se ha extendido al consumo humano dado que a este particular ‘material constructivo’, tradicionalmente, también se le han atribuido una serie de interesantes propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antimicrobiana y fungicidas, siendo muy utilizado para tratar afecciones respiratorias, bucales, digestivas o dermatológicas.

Lee: Remedios de la colmena: miel, jalea real, polen…

VER GALERÍA

Propiedades y beneficios para la salud

Ya usado por civilizaciones tan antiguas como la persa, egipcia, griega o romana, el propóleo era muy empleado para tratar úlceras y llagas. Su color es oscuro (dependiendo de su origen) y tiene un sabor acre, normalmente amargo y muy aromático. Está compuesto esencialmente de resinas, bálsamos vegetales, cera, aceites esenciales y polen. Asimismo, contiene numerosos flavonoides, polifenoles, vitaminas, minerales y, en menor proporción, aminoácidos y azúcares (fructosa y glucosa). Su uso como complemento alimenticio se basa en sus propiedades inmunoestimulantes, ya que aumenta la resistencia del organismo frente a las infecciones. Pero, además, entre sus numerosas aplicaciones y beneficios para la salud destacan las siguientes:

  • Curar heridas y quemaduras. Regenera el tejido epitelial, mejora la circulación y estimula la formación de colágeno, siendo muy útil en casos de acné y quemaduras.
  • Remedio contra la gripe y los resfriados leves. Su acción antiinflamatoria y anestésica lo convierte en un protector de la garganta y remedio eficaz en procesos inflamatorios de las vías respiratorias.
  • Tratamiento de afecciones bucales. estimula la generación del esmalte dental y protege contra la caries y la formación de la placa bacteriana. Además, están indicad en caso de aftas, estomatitis, gingivitis, glositis (inflamación de la lengua), y después de extracciones dentarias.
  • Favorece la circulación. Disminuye la fragilidad capilar y ejerce un efecto vasodilatador e hipotensor.

No obstante, conviene tener en cuenta que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, tras revisar sus efectos, concluyó que no hay una relación causa efecto entre su consumo y la salud respiratoria, actividad antibacteriana, alivio en la garganta, salud intestinal, ayuda al sistema inmunitario, mantenimiento de la salud oral, circulación sanguínea o protección hepática.

Del mismo modo, su consumo no está indicado para aquellas personas que padezcan algún tipo de alergia o intolerancia a las abejas o a los productos derivados de ellas.

Lee: Esto es lo que deberías hacer para potenciar las defensas de tu organismo

Forma de empleo

En el mercado existe una amplia gama de productos que incluyen distintas formas de administración del propóleo, ya sea puro para masticar, en comprimidos, cápsulas, extractos, tinturas, jarabes, mezclado con miel, en pastas de dientes, cremas, bálsamos, jabones y otros preparados dermatológicos. Así, puede encontrarse en forma líquida (preparada mediante maceración con alcohol etílico) o pastosa, en cuya elaboración se emplean distintas bases (vaselina, lanolina, cera virgen…). En cualquier caso, para mantener sus propiedades, se debe preservar de la luz y del calor.

Nunca debe tomarse de manera continua e indiscriminada, sino durante periodos cortos y en dosis controladas por vía oral de 5 miligramos por kilo de peso. Como sucede con los medicamentos, lo más conveniente es seguir los consejos de un profesional cualificado.

El propóleo y la Piel

Como ya os dijimos en algún post anterior, el Propóleo es una sustancia de color marrón que elaboran las abejas, mezclando la salvia de los árboles con sus propias secreciones. Se utiliza para sellar, reparar y proteger la colmena, tanto de gérmenes, como de peligrosos intrusos. Por esta razón, el Propóleo se lleva utilizando en la medicina, desde hace muchísimos años. Los egipcios lo utilizaban para embalsar momias y los griegos como antibiótico cutáneo y desinfectante de heridas. En la actualidad, al Propóleo se le reconoce como antibacteriano, antiviral, inmunoestimulante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligeramente analgésico.

En relación con nuestra piel, el Propóleo es perfecto para luchar contra la micosis (enfermedades producidas por hongos microscópicos, que se multiplican en la superficie de la piel y en los órganos) y ulceraciones en la piel. Además, el Propóleo tiene otras importantes propiedades para la piel como que es cicatrizantes, antiinflamatorio, antibiótico y antifúngico. Actúa como antiséptico y antibacteriano, de manera que ayuda a repeler los hongos en la piel, y las infecciones de bacterias. También participa en la regeneración de los tejidos, ya que estimula algunos sistemas enzimáticos, regula el metabolismo celular y la cicatrización y a su vez, estimula la formación de las fibras colágenas en la piel. Es un excelente hidratante, sobre todo cuando la piel necesite un cuidado súper especial. Te ayudará a combatir los problemas de psoriasis, acné, herpes, dermatitis atópica, etc.

Crema Corporal de Propóleo

La leche corporal de propóleo, válida para todo tipo de pieles, en especial pieles sensibles y castigadas. Es 100% natural, nutritiva, regenerante, hidratante y antiséptica. Esta leche corporal nutre, suaviza e hidrata la piel. Esta especialmente indicada para pieles sensibles con alteraciones en la piel, como irritaciones, escamaciones, dermatitis, etc. Tiene efecto calmante y relajante, además gracias a sus componentes esta crema es muy efectiva, nada grasa, de fácil absorción y válida para todo tipo de pieles. Libre de parabenos.

Es muy posible que tu piel necesite propóleo y aún no lo sepas. Este ingrediente natural forma parte de miles de descubrimientos coreanos y está teniendo mucho hype. Pero ¿qué es exactamente?

Uno de los ingredientes más antiguos del mundo. Aunque es ahora que la cosmética lo utiliza como uno de los ingredientes estrella en sus formulaciones, cierto es que ya se usaba en la antigua Grecia para cicatrizar heridas.

Es natural y apto para vegetarianos. El propóleo es una mezcla resinosa que producen las abejas al combinar su propia saliva con la cera que producen y otras sustancias que recogen de los árboles, la savia y otras fuentes botánicas. Es por eso que no tiene una composición exacta y que, al igual que la miel, su calidad dependerá siempre del clima y la alimentación en los que se encuentren las abejas que lo producen. Por lo general y en su mayoría, el propóleo está formado por un 50% de resinas, un 30% de ceras, un 10% de aceites esenciales, un 5% de polen y otro 5% de compuestos orgánicos.

Tiene más de 50 propiedades. Expertos afirman que contiene cerca de 300 elementos constitutivos, lo que generan más de 50 principios activos. La clave de sus maravillosas propiedades curativas se esconde en la composición de este ingrediente: rico en flavonoides, es el antioxidante natural más potente de la naturaleza. Incluye aminoácidos, cumarinas, aldehídos fenólicos, polifenoles, sequiterpeno quininas y esteroides. Entre sus principales funciones destacan la de antiséptico, antiinflamatorio, antibacteriano, antioxidante y regenerante.

Perfecto para las pieles más problemáticas. Gracias a sus propiedades el propóleo puede incluirse en cualquier tipo de rutina, ya tengas la piel seca, mixta o grasa. No es un ingrediente que nutra la piel como lo puede hacer un aceite de coco o una manteca de karité: la clave está en que es muy ligero pero actúa creando una barrera que protege la dermis. Eso significa que retiene la humedad y evita que cualquier agente externo (bacterias, humo, contaminación…) penetre en nuestra piel. Es ideal si tienes acné, un tono tosco o pequeñas marcas y cicatrices.

Cuidado si tienes la piel hipersensible. Si tienes la piel muy sensible comienza a utilizarlo una vez por semana hasta ver cómo se comporta en tu piel. En algunos casos, cuando el porcentaje de propóleo es muy alto puede llegar a enrojecer ligeramente las pieles más sensibles. Evita utilizarlo si tienes reacciones alérgicas en contacto con la cera de abeja, la miel, la jalea real, el polen, los álamos o las coníferas.

Incorporarlo en tu rutina es muy fácil. Lo encontrarás en el INCI de los productos como Propolis Extract y, a diferencia de otros, puedes usarlo en combinación con otros ingredientes. Te proponemos una selección MiiN de productos ricos en extracto de propóleo.

Vita Propolis Nutri Mask de Leegeehaam

Su alto contenido en propóleo y vitamina C la hace perfecta para las pieles más cansadas y apagadas.

Sparkling Mask de Shangpree

La acabamos de incorporar a MiiN y es perfecta para limpiar la piel en profundidad gracias a su contenido en agua carbonatada. También contiene extracto de propóleo.

Vita Propolis Ampoule de Leegeehaam

Este sérum contiene un 50% de extracto de propóleo y está indicado para todo tipo de pieles. Revitaliza, ilumina y deja la piel más jugosa. Como rejuvenecida.

Aloe Propolis Soothing Gel de Benton

Una agradable crema en formato gel refrescante para pieles grasas o con acné. Contiene un 10% de extracto de propóleo y un 80% de aloe vera.

Vita Propolis Cream de Leegeehaam

Una crema súper nutritiva para pieles secas, mixtas y maduras.

Propóleo es una palabra de origen griego: “Pro” significa “defensa” y “Polis” es “ciudad”, es algo así como “Defensa de la colmena”. En este caso, de la piel.

Cuando se escucha hablar de propóleo, se suele pensar en un tratamiento para el resfrío. Sin embargo, las propiedades de esta resina producida por las abejas van más lejos: son muy útiles para la formulación de productos cosméticos debido a su poder antiviral y reparador.

Propóleo es una palabra de origen griego: “Pro” significa “defensa” y “Polis” es “ciudad”, es algo así como “Defensa de la colmena”. En este caso, de la piel. Rico en flavonoides —regeneradores del daño celular—, con propiedades antioxidantes y con aceites esenciales, oligoelementos, vitaminas y aminoacidos, se trata de un ingrediente idóneo para los tratamientos dermatológicos.

Es por estas razones que el ingeniero químico Marco Antonio García creó en Santa Cruz un gel basado en el propóleo para el cuidado de la piel, dentro de la línea de cosmética amazónica Oleuns Beauty.

El uso de los productos de propóleo es externo y actúa con rapidez sobre la superficie cutánea. Se recomienda para todo tipo de quemaduras, para problemas de cicatrización de la piel, para evitar infecciones y para el herpes labial, entre otros, explica el profesional.

Como es un producto natural no existe ningún inconveniente en su uso continuo, además de que el propóleo es antibacteriano, antimicótico y antiinflamatorio por lo que se adecúa a todo tipo de piel.

También se usa en la elaboración de cremas de noche, leches desmaquilladoras, leches corporales y antiarrugas, desodorantes y en lociones para el afeitado (el propóleo ayuda a prevenir la irritación en la piel después del paso de la cuchilla). Todos estos productos proporcionan a la piel un rico complejo vitamínico y una efectiva barrera natural contra posibles agresiones externas.

También se han creado con este elemento productos para el pelo que permiten su uso frecuente (como en champús y cremas para cuero cabelludo graso) que tienen PH neutro.

Finalmente, el propóleo es muy recomendado en casos de acné. Para resultados óptimos, frotar el área afectada del rostro con una gasa en la que se han vertido cuatro gotas de tintura de propóleo o el contenido de dos ampollas de propóleo. Repetir este proceso dos o tres veces por semana, evitando así la aparición de esas antiestéticas erupciones.

Beneficios y propiedades del propóleo

El propóleo es una sustancia resinosa, que rara vez se consigue de la fuente original. Las abejas lo extraen de los árboles y otras plantas, y rellenan los orificios de las colmenas esta resina.

El ser humano emplea el propóleo medicinalmente desde hace miles de años. Varias culturas antiguas lo utilizaron como desinfectante. De hecho, aparece mencionado como un potente medicamento en el primer libro médico de la historia: el papiro de Ebers.

Aunque el propóleo se ha utilizado desde la época egipcia, a veces se han sobreestimado sus propiedades. Hoy en día se sabe que es un antibiótico y antinflamatorio natural,pero no hay datos sobre otras virtudes que se le adjudican.

Lo que sí es cierto es que tiene excelentes efectos curativos y que, por ser un compuesto completamente natural, no causa efectos secundarios de consideración.

Es eficaz contra el herpes

Se ha comprobado que el propóleo es muy eficaz para tratar los casos de herpes, tanto labial, como genital. Los estudios demuestran que ayuda a curar más rápidamente el herpes labial y tiene un significativo efecto analgésico en esos casos.

Algo similar ocurre con el herpes genital. El uso del propóleo contribuye a curar las lesiones con celeridad y de manera contundente. También facilita el proceso de cicatrización de las lesiones recurrentes.

Tiene efectos positivos sobre el colesterol

En la universidad de la Región de Maule, en Chile, se llevó a cabo un experimento en el que participaron 80 voluntarios. Todos ellos tenían el colesterol alto, sobrepeso y glicemia al límite. A algunos de ellos se les dieron 30 gotas diarias de propóleo y a otros un placebo.

Tras 90 días se examinaron los resultados. Pudo comprobarse que quienes habían tomado propóleo mostraron un incremento significativo del “colesterol bueno” (HDL). El experimento se dio en el marco del proyecto “Mejoramiento de la competividad del sector apícola a partir de la diversificación de productos y su evaluación como aporte a la salud del Maule”.

Ataca la caries

En el Journal of Agriculture and Natural Resources se publicó un artículo en el que un grupo de investigadores de la Universidad Católica de Chile mostraron queel propóleo elimina el patógeno lactobacillus fermentum.

Dicho patógeno está directamente relacionado con las caries dentales. Sin embargo, los científicos aclararon que los factores geográficos y botánicos podrían tener gran incidencia en este efecto. Es decir que no todos los propóleos tendrían necesariamente un efecto similar.

Podría contribuir a reducir la hipertensión

Un estudio publicado por la Clinical and Experimental Hypertension hizo referencia a un experimento con ratas. Primero les administraron éster metílico para aumentar su presión arterial. Luego las alimentaron con propóleo, durante cinco días.

La presión arterial disminuyó en los animales que ingirieron propóleo. No hay suficientes estudios con humanos, pero el experimento mencionado sugiere que el propóleo también podría tener un efecto positivo para controlar la hipertensión.

Ayuda a combatir enfermedades óseas

Los científicos están de acuerdo en que el propóleo tiene propiedades antinflamatorias. Las investigaciones determinaron que esta sustancia contiene un compuesto llamado ácido cafeico fenetil éster. Este influye positivamente sobre las enfermedades osteolíticas.

Tampoco hay estudios concluyentes al respecto, pero es muy probable que el propóleo sea eficaz en el tratamiento de los procesos inflamatorios en los huesos. Así mismo, es muy posible que ayude a combatir enfermedades como la osteoporosis.

Actúa como tratamiento contra las verrugas

En noviembre de 2009, el International Journal of Dermatology dio a conocer un interesante experimento. En este aparecen pruebas muy sólidas de que el propóleo es eficaz para combatir las verrugas.

Un grupo de 135 voluntarios, que tenían verrugas, fue dividido en tres. A uno de los grupos se le dio propóleo oral; a otro, echinácea, y al otro, un placebo. La investigación duró tres meses. Al cabo de ese tiempo, se verificaron los resultados.

El grupo que había tomado propóleo presentaba un 73 % de casos de curación. Esta tasa era significativamente superior a la de los otros dos grupos. No hay estudios relacionados con el uso tópico del propóleo para los mismos propósitos.

Beneficios del Propóleo y la Equinácea: Cuidados naturales contra catarros y resfriados.

El invierno y el principio de la primavera son épocas de resfriados, gripes y catarros, debido a que nuestro organismo se enfrenta a cambios bruscos de temperaturas. Cuando se producen estos cambios nuestras defensas disminuyen y es normal que acabemos cogiendo resfriados, sobre todo los niños y las personas mayores.

A continuación, os hablaremos de unos remedios naturales para combatir estos síntomas gracias a las propiedades del propóleo y la equinácea. Dos sustancias muy importantes para nuestro sistema inmunológico.

¿Qué es el propóleo?

El Propóleo es una sustancia que producen las abejas a partir de la resina de los árboles y sustancias vegetales, de ahí su aspecto resinoso. Las abejas usan el propóleo para defender su colmena contra bacterias y virus.

El propóleo puro está compuesto por resinas, aceites, ceras, polen y otras sustancias que ya se usaban desde hace miles de años como remedios naturales. Estas sustancias tienen propiedades antibacterianas, anti alérgenos, antimicrobianas, antinflamatorios, antifúngicas y antioxidantes.

¿Para qué sirve el propóleo?

Los beneficios del propóleo nos ayudan a combatir enfermedades respiratorias, como los resfriados, catarros, tos o gripes. Además de servir para curar heridas o quemaduras, ser un remedio bucal contra las caries o ayudar contra la eliminación de verrugas y herpes de forma natural.

Gracias a sus principios activos como son los flavonoides. Un elemento con propiedades antibióticas que nos ayuda a lidiar contra los virus de una forma natural sin tener que utilizar antibióticos que perjudiquen.

¿Dónde comprar propóleo?

Actualmente podemos comprar propóleo natural en la mayoría de farmacias y herbolarios. Ya que muchos de los jarabes y capsulas naturales contra los resfriados y vitaminas que podemos encontrar en los herbolarios contienen estos elementos.

El precio del propóleo es bastante asequible, sobre todo comparando la gran variedad de beneficios que nos aporta para nuestras defensas y nuestra salud en general.

  • Podemos encontrar Arkocapsulas Propolis 100 capsulas como antibiótico natural para combatir infecciones como faringitis, laringitis, sinusitis y otitis. Además, de remedio contra catarros y gripes gracias a sus propiedades antinflamatorias y activadoras de las defensas.

El propóleo para niños

El propóleo es un buen aliado para los niños durante el invierno, para prevenir los resfriados y fortalecer sus defensas. Aliviando los dolores e inflamaciones de la garganta y gripes. Muchos padres cada vez prefieren darles a sus hijos productos naturales y prevenir el uso de antibióticos.

  • También podemos encontrar ESI Propolaid Propolurto 30 capsulas como remedio para la irritación de la garganta y prevención contra síntomas de enfriamiento o resfriados.

¿Qué es la equinácea y para qué sirve?

La equinácea o también echinace es una planta de origen norteamericana conocida tradicionalmente por sus propiedades beneficiosas para fortalecer el sistema inmunológico y combatir las infecciones.

Hoy en día se aprovecha casi todo de esta planta, desde la raíz hasta sus hojas y semillas para elaborar diferentes medicamentos naturales. La equinácea purpurea ayuda al sistema inmune de nuestro organismo y contribuye a prevenir resfriados, reducir la fiebre, la mucosa y la tos.

Pero los beneficios de la echinácea no se quedan solo ahí. Esta planta también es conocida por ser utilizada para remediar problemas en la piel como infecciones, picaduras, quemaduras, herpes o el acné. También es conocida por ser un antinflamatorio utilizado para aliviar dolores, combatir problemas respiratorios incluso contra el cáncer.

¿Propiedades de la equinácea?

La planta de la echinacea tiene unas propiedades antivirales y antisépticas que ayudan a prevenir los resfriados, los catarros y la gripe fortaleciendo nuestras defensas. Está demostrado que los beneficios de la equinácea nos ayudan a hacer frente al resfriado común y a reducir los sus principales síntomas como la fiebre, la mucosa, las irritaciones o la tos entre otras.

Si estás buscando un remedio natural contra el resfriado común o quieres fortalecer tus defensas, en nuestra farmacia online puedes encontrar :

  • Arkofluido echinacea + propolis 10 ampollas como principal remedio para prevenir resfriados y ayudar a nuestro sistema inmunológico.

¿Cómo tomar propóleo y equinácea?

Ahora que ya conoces las propiedades y beneficios del propóleo y la echinacea querrás saber consumirla. Pues bien podemos tomar el propóleo en diferentes formatos como caramelos con propóleo, jale real y miel con propóleo, propóleo en spray, capsulas de propóleo y propóleo en gotas.

Del mismo modo que ocurre con el propóleo, podemos comprar equinácea en diferentes formatos, según se destaca en numerosas traducciones médicas. Como es el caso del jarabe de equinácea, los caramelos con equinácea o también podemos encontrar la equinácea en gotas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *