0

Psicopata o sociopata

Tabla de contenidos

8 signos y señales que podrían delatar a un psicópata

Todos hemos leído libros o visto películas que hablan sobre los psicópatas. Como norma general, se les suele ver como personas violentas y demoníacas. Sin embargo, no todos pueden tener ese estigma, ya que muchos conviven con ello de forma normal y tienen sus vidas más o menos normales, con trabajo, familia y amigos. Pese a que en sentido legal la existencia de una referencia exacta con la que decir si una persona es psicópata o no puede ser útil o necesaria, no hay evidencia científica para decir quién es psicópata y quién no. En otras palabras, un psicópata está mejor definido como una persona que es «más o menos psicopática», según este estudio. Desvelamos las señales para identificar a un psicópata.

Falta de empatía y remordimiento. Según el DSM-5, la falta de remordimiento y empatía por los demás es uno de los criterios diagnósticos para el trastorno de personalidad antisocial. La empatía es la capacidad de comprender lo que alguien está experimentando desde la perspectiva de esa persona o la capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona. Los psicópatas tienden a pensar únicamente en sí mismos y tienen problemas para entender las perspectivas de otras personas.

Tortura y maltrato de animales. Es un factor de riesgo que se ha relacionado con niños que desarrollan un trastorno de personalidad antisocial en la edad adulta. Sin embargo, matar animales no siempre es un signo de patología. Los niños que pasan mucho tiempo al aire libre pueden dedicarse a matar hormigas, insectos, ranas u otros animales pequeños o insectos con fines recreativos. Otros disfrutan de la pesca o la caza por diversión. Es importante distinguir lo que es culturalmente normal o apropiado de lo que es culturalmente anormal o inapropiado.

Irresponsabilidad. Son personas que tienen problemas para mantener un trabajo y hacerse cargo de las responsabilidades y obligaciones financieras. Esto puede estar relacionado con la falta de culpa que experimentan los psicópatas. Por ejemplo, pueden cometer fraude en el trabajo o mentir. Sus otros comportamientos, como la impulsividad y la imprudencia, también contribuyen a sus problemas financieros. Los psicópatas pueden participar en juegos de apuestas u otros actos financieros imprudentes.

Impulsividad. La Impulsividad es otro síntoma de la psicopatía. Esto se puede exhibir de diferentes maneras. Los psicópatas pueden decir, hacer o comprar cosas impulsivamente sin pensar en las consecuencias de sus acciones. Este comportamiento contribuye a muchos de los otros síntomas y comportamientos exhibidos por los psicópatas. Por ejemplo, pueden gastar dinero impulsivamente, lo que contribuye a su irresponsabilidad con las obligaciones financieras. También pueden tener problemas para controlar su ira e impulsivamente actuar de manera agresiva o violenta. Existen algunos hallazgos neurológicos que pueden explicar esta impulsividad y agresión. Los investigadores han descubierto lóbulos frontales subdesarrollados en psicópatas.

Poca excitación en general. Los psicópatas tienen baja activación fisiológica y reactividad. Esto significa que no responden a los estímulos de la misma manera que el resto de nosotros. Piensa en un momento en que estabas asustado o nervioso. Tal vez escuchaste un fuerte ruido en medio de la noche, o tal vez ibas a una primera cita con alguien que realmente te gustaba. Es posible que comenzaras a sudar, temblar o respirar con dificultad. Tu corazón puede haber estado latiendo fuerte, y es posible que tengas la piel de gallina. Estas son todas las respuestas de estrés fisiológico normales. Actúan para decirnos que nuestro cuerpo podría estar en peligro. Los psicópatas, sin embargo, por lo general no tienen estas respuestas fisiológicas.

Actividades criminales. La actividad criminal es un síntoma tanto del trastorno de conducta como del trastorno de personalidad antisocial. Los psicópatas participan en actividades delictivas porque no se sienten culpables por hacer cosas malas a otras personas (falta de remordimiento). Tienen problemas para entender las perspectivas de los demás y, por lo tanto, no entienden cómo se sentiría si se les violara, agredieran o robaran (falta de empatía).

Pareces amable y encantador. Tener una personalidad encantadora o forma de hablar educada no es un síntoma oficial o un criterio para el trastorno antisocial de la personalidad, pero es una característica que a menudo se ve en los psicópatas. Aunque tienen problemas con la empatía, entienden las expectativas sociales y cómo se comportan otras personas y pueden simular o simular empatía y amabilidad. Esto permite a los psicópatas controlar y aprovecharse fácilmente de otras personas. Este comportamiento encantador es uno de los factores que distinguen a un psicópata de un sociópata. Los psicópatas tienden a actuar de forma amable, encantadora e interesada.

Eres manipulador. Los psicópatas a menudo mienten y manipulan a las personas para obtener beneficios personales o incluso por placer. A menudo son vistos como personas frías, ya que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para obtener lo que quieren. Aunque estas características a menudo afectan a los psicópatas negativamente, algunos pueden aplicar estos comportamientos de una manera más positiva. Muchos psicópatas inteligentes y de alto rendimiento tienen carreras exitosas en campos que requieren personalidades manipuladoras. Por ejemplo, los psicópatas a menudo trabajan bien como vendedores, directores ejecutivos y abogados.

¿Os acordáis del dilema moral al que debe enfrentarse Batman en The Dark Knight? Sí, aquello de dejar que muera un grupo de personas a cambio de salvar a otro. Esa clase de dilemas son difíciles, aunque pueden servir para detectar a psicópatas… incluso la clase de psicópatas que no parecen psicópatas. Algo así como el Test Voight-Kampff de Blade Runner para detectar replicantes, que de tan sutil incluso puede.. en fin, no digo nada más por evitar posibles spoilers.

Joshua Greene, psicólogo de la Universidad de Harvard, examinó durante años cómo los psicópatas se enfrentaban a diversos dilemas morales de este estilo, y también qué pasaba dentro de sus cerebros cuando lo hacían.

Lo que descubrió es que hay psicópatas que son profundamente empáticos (lo cual parece contradecir la frialdad de los psicópatas), pero que, sin embargo, desplegaban una clase de empatía mecánica, funcional, «fría», como la de un botón que activa una respuesta. Pero antes de seguir, veamos dos clases de dilemas morales, a ver qué pasa.

Primer dilema

El siguiente dilema fue propuesto por la filósofa Phipilla Foot:

Un vagón de ferrocarril corre por unas vías. En su camino se encuentran cinco personas atrapadas, que no pueden escapar. Afortunadamente, usted puede darle a un interruptor que desviará el vagón a una vía muerta, apartando así el vagón de las cinco personas… pero con un precio. Hay otra persona atrapada también en ese desvío, y el vagón matará a esa persona. ¿Debería usted darle al interruptor?

La mayoría de nosotros decidirá sin demasiados problemas morales en base a una ética utilitarista: la opción que mate a menos gente. No es agradable, pero no hacer nada aún sería peor. Como en el caso de la democracia, es la opción menos mala.

Segundo dilema

El siguiente dilema fue propuesto por la filósofa Judith Jarvis Thomson:

Como antes, un vagón de ferrocarril va descontrolado por una vía hacia cinco personas. Pero esta vez, usted se encuentra de pie detrás de un desconocido muy corpulento en una pasarela peatonal por encima de las vías. La única forma de salvar a las cinco personas es arrojar al desconocido a las vías. Éste morirá al caer, desde luego. Pero su corpulencia considerable bloqueará el vagón, salvando así cinco vidas. ¿Debería usted empujarle?

El dilema es el mismo: es mejor matar a una persona que a cinco. Sin embargo, nos cuesta mucho más empujar a una persona a la vía. Porque participamos activamente en el homicidio, incluso lo propiciamos nosotros. Así pues, probablemente preferiremos no hacer nada.

Empatía fría

Lo que sugiere Joshua Green es que estos dos dilemas morales afectan a dos regiones distintas del cerebro. El primer dilema, el córtex prefrontal y el córtex parietal posterior, implicados en nuestra experiencia objetiva de la empatía “fría”: el razonamiento y el pensamiento racional. El segundo dilema, afecta a la amígdala, el centro emocional del cerebro, el circuito de la empatía “caliente”. Y tal y como señala Kevin Dutton en su libro La sabiduría de los psicópatas: Como la mayoría de los miembros normales de la población, los psicópatas no tienen demasiado problema a la hora de resolver el dilema presentado en el caso 1. Dan al interruptor y el tren se desvía, matando a una sola persona en lugar de matar a cinco. Sin embargo (y aquí es donde la cosa se pone interesante), a diferencia de la gente normal tampoco tendrían demasiados problemas en el caso 2. Los psicópatas se quedarían muy tranquilos empujando al tipo gordo a las vías sin pestañear, si no queda más remedio.

Estudios de Daniel Bartels, de la Universidad de Columbia, y David Pizarro, de Cornell, sugieren que el 90 % de las personas se negarían a empujar a un desconocido desde el puente para salvar cinco vidas. El 10 % restante son calculadores y empáticos en la versión más automatizada posible, gente que quizá está a nuestro alrededor y ha encauzado sus habilidades psicopáticas para liderar una empresa, para ejercer como neurocirujanos o para ingresar en el ejército.

Test: ¿eres una sociópata?

Si te cuesta empatizar con quienes están a tu alrededor y no eres capaz de comprender los sentimientos o comportamientos de la gente, puede tu personalidad encierre algún rasgo sociópata. Ahora bien, ¿qué es exactamente una persona sociópata?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

A priori puede que relaciones el término con la psicopatía, pero, aunque guarda semejanzas, no es lo mismo (que por cierto, en este artículo te enseñamos cómo detectar a un psicópata). Según Martha Stout, psicóloga de Harvard y autora de The Sociopath Next Door, una de cada 25 personas es sociópata. En realidad, el término formal para definir la sociopatía es «trastorno de personalidad antisocial»

La sociopatía es un problema de origen desconocido, pues no se ha determinado un causa, aunque los expertos sí han dado posibles factores de riesgos, como causas genéticas o traumas infantiles. «Se trata de una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros», así define el trastorno la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

Entre las características de la personalidad de una persona sociópata se encuentran:

  • No mostrar culpa ni remordimiento.
  • Falta de empatía.
  • Facilidad para manipular las emociones de otras personas.
  • Mentir, robar o pelear con frecuencia.
  • Arrogancia o enfado constante.

Si quieres saber más sobre este trastorno, por aquí te dejamos un artículo más extenso sobre cómo detectar a un sociópata. De todas formas, aunque nos hayamos puesto muy técnicas con el tema, ¡no temas! Evidentemente, la persona más idónea para detectar si alguien es sociópata o no es un psicólogo o psiquiatra… Pero aún así, hemos elaborado un test que podría darte algunas pistas, ¿te atreves a hacerlo?

¿Cuál ha sido el resultado? ¡Compártelo con nosotras!

Descubre: 25 frases para encontrar la felicidad

El retrato de un Sociópata guarda muchas semejazas con las de un psicópata. En los medios de comunicación suele parecerse más una caricatura de un delincuente que a una persona real. Todos parecen disfrutar de violar la ley e ir matando gente por puro placer.

Pero en realidad un sociópata no es alguien que vaya cometiendo delitos allí donde va. Son personas como nosotros, que actúan como nosotros y caminan entre nosotros sin ser detectados. Puede ser tu compañero de trabajo, tu vecino o incluso tu tío…

Sociopatía: un trastorno de la personalidad

Hay una diferencia básica entre un sociópata y alguien que no lo es. Esa diferencia es la conciencia. El sociópata no tiene conciencia, no siente remordimiento ni culpa.

En el año 2005, la psicóloga Martha Stout escribió un libro innovador, “El sociópata de la puerta de al lado”, en el que se afirma que 1 de cada 25 estadounidenses comunes, en secreto, no tiene conciencia.

Sí, es un pensamiento aterrador, sobre todo porque la conciencia no es visible y puede ser falsificada. Para hacerlo aún más difícil, los sociópatas son excelentes actores. La investigación sugiere que los sociópatas no poseen las emociones básicas tales como el amor, la calidez, cercanía genuina o la responsabilidad.

Pero sí saben exactamente cómo interpretar la culpabilidad, el cuidado o el amor. Lo cierto es que incluso a los profesionales de la salud mental les puede resultar muy difícil identificar a un sociópata. A menudo se confunden con el Trastorno Narcisista, el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) o el Trastorno de la Personalidad Antisocial (TPA).

En general, existe un cierto solapamiento entre estos tres tipos de personalidad. Aunque en realidad todos ellos son bastante diferentes uno de otro. Sobre todo porque las personas con personalidades Narcisistas y TLP sí son capaces de sentirse culpables.

Entonces, ¿cómo se puede saber si estamos tratando con un sociópata? Afortunadamente, hay algunos marcadores importantes que podemos tener en cuenta.

Las 12 características de un Sociópata

Se comporta de formas dura y / o cruel…

y luego no muestra ninguna reacción, actúa como si nunca hubiera pasado. Un sociópata está dispuesto a herir a quien sea y en cualquier momento si con eso logran sus objetivos. Desgraciadamente, es por eso que muchos de ellos son personas con gran éxito, pues no sienten remordimientos tras “pisotear” los derechos de los demás.

Manipula a los demás…

ya sea directamente o indirectamente. Los sociópatas tienen una gran comprensión de la debilidad humana y disfrutan explotándola. Son capaces de manipular a otros para que hagan casi cualquier cosa. Se aprovechan de la gente débil y a menudo se alejan de las que son igual de fuertes que ellos. Van tras las personas inseguras o que buscan un sentido a sus vidas, porque saben que son blancos fáciles. Pueden llegar a dominar y controlar a una persona sin que ésta ni siquiera lo note. Les gusta tener el control de la situación y se incomodan cuando están cerca de gente con personalidad fuerte.

Miente constantemente…

ya sea sobre su pasado, lo que hace o deja de hacer, etc. se siente a gusto haciendo de su vida una mentira. De hecho, los verdaderos sociópatas se sienten incómodos cuando dicen la verdad.

Carece de remordimientos

Como ya hemos dicho, el sociópata nunca acepta la culpa de sus actos, errores o faltas. Su respuesta habitual es culpar a otro y ponerse en el papel de víctima. Si casualmente acepta la responsabilidad, lo hará por interés propio, de cara a la galería, pero no lo siente en realidad. Es tan manipulador que incluso su comportamiento puede indicar que realmente se siente culpable, y de esa manera engañar lo suficientemente bien a las otras persona como para restablecer la confianza perdida. Pero si prestamos la suficiente atención veremos que en realidad este comportamiento no es honesto y que además la idea de tomar las responsabilidades es algo inconcebible para él.

Muestra un encanto superficial

Los sociópatas son individuos que se muestran realmente encantadores, y es que saben cómo hacer que los demás se sientan especiales, cómo parecer divertidos, confiables e interesantes, para así lograr lo que desean. Poseen la capacidad de cautivar a casi todo el mundo, desde los más pequeños hasta los más mayores. Pero en secreto albergan fuertes inclinaciones antisociales, incluso pueden vivir aislados (sin sentirse deprimidos) durante días o semanas. Muchos de ellos son tan cautivadores que poseen un brillo personal e incluso con frecuencia irradian sexualidad. Así que si ves a una persona que es increíblemente encantadora a primera vista, pero su comportamiento en ocasiones te confunda o incluso atemorice, entonces es posible que estés frente a un sociópata.

Carece de emocionalidad

Un sociópata puede estar frente a un acontecimiento altamente doloroso y no mostrar la más mínima emoción (desprecio silencioso). Parecen inmunes a la ansiedad y a las preocupaciones. A menudo reaccionan con miradas frías y vacías. Incluso en situaciones de peligro o miedo muestran un aplomo y confianza fuera de lo común. Los estudios indican que los sociópatas no demuestran ansiedad frente a imágenes perturbadoras o cuando se les da pequeñas descargas eléctricas, mientras que las personas normales registran ansiedad y miedo ante estas situaciones.

Es muy inteligente

La mayoría de sociópatas poseen una gran agilidad mental y pueden tener facilidad en el estudio casi sin abrir un libro. Si se empeñan lo suficiente, pueden obtener calificaciones muy altas. Sin embargo, esta gente utiliza su inteligencia para manipular y herir a las personas en lugar de ayudarlas. Su inteligencia extrema es, en parte, lo que los hace tan peligrosos, ya que a menudo van varios pasos por delante de los que tratan de descubrirlos y de este modo son capaces de cubrir sus huellas. Por desgracia, muchos de los más horribles asesinos en serie tenían cocientes intelectuales muy altos; motivo por el cual pudieron evadir a la policía durante tanto tiempo.

Posee un gran Ego

Por lo general los sociópatas son tremendamente narcisistas y creen que son las personas más extraordinarias del mundo. No les afectan las críticas y presentan delirios de grandeza. Están convencidos de que merecen que les sucedan cosas extraordinarias, además sin tener que esforzarse por ello. Podrían tener un punto de vista sobreinflado de sus propias capacidades, por ejemplo, pueden pensar que son cantantes de gran talento, cuando en realidad carecen de habilidades reales. En resumen, están seguros que son mejores que los demás.

Mira fijamente a los ojos

Los sociópatas suelen mantener durante mucho rato el contacto visual con su interlocutor, pues se sienten a gusto mirando fijamente a las personas para hacerlas sentir incómodas y lograr manipularlos. En sus memorias, “Confessions of a Sociopath” (Confesiones de una sociópata), M. E. Thomas habla de su táctica habitual de mirar durante mucho tiempo y de forma ininterrumpida a la gente para conseguir lo que quiere.

Tiene pocos amigos de verdad

Los sociópatas prácticamente no tienen amigos verdaderos. Pueden tener lacayos o personas que se encuentran a su alrededor para tratar de vivir a su costa, no posee conexiones significativas con las personas. Esto también ocurre con sus familiares. Suelen negar el contacto con los miembros de su familia. Esto puede ser debido a diversas causas, muchos han tenido una infancia difícil. En general hay una falta de conexión con el pasado.

No aprende de las experiencias

A pesar de lo inteligentes que son, es habitual que un sociópata no sepa encauzar su vida debidamente. A pesar de los castigos por sus malas acciones, el sociópata con frecuencia seguirá con el mismo comportamiento, sabiendo que si son cogidos se les castigará de nuevo. El ejemplo clásico es el violador que sale de la cárcel y viola de nuevo. Probablemente ningún castigo logre cambiar las costumbres de un sociópata.

Le gusta controlar

Los sociópatas cuando conocen a alguien suelen actuar con rapidez para estrechar lazos. Esto lo hacen para no dar la oportunidad a la otra persona de dar marcha atrás o de cambiar de opinión. Cuando tienen una relación romántica, el sociópata actúa con mucha intensidad, haciendo sentir al otro que verdaderamente es su alma gemela. Esto lo logra gracias a sus grandes dotes para “leer “a las personas y manipularlas, pudiendo decir exactamente lo que quieren oír. Querrá tener al otro para él solo/a en lugar de “compartirlo” con el mundo. Es una persona que tratará rápidamente de impedir que su pareja vea a sus amigos, ya que se sentirá amenazado por ellos. Inventará excusas y puede decir cosas como: “En realidad ellos no te comprenden como yo” o “No me dieron una oportunidad”, tratando de hacer pensar a la pareja que los demás no la aprecian lo suficiente y que por eso debería pasar más tiempo con él o ella.

Te puede interesar: Diferencias entre un psicópata y un sociópata

Pasos para protegerte de un sociópata

Estar en guardia

Ahora ya sabes lo que se puede y no se puede esperar del sociópata, si ves signos preocupantes en alguien que conoces, no seas su amigo.

Aléjate

Lo mejor es evitar a estas personas lo más que puedas. Si trabaja contigo o está dentro de tu círculo de amigos, es posible que no puedas evitarla completamente, pero trata de mantener tanta distancia como sea posible. Recuerda que un sociópata puede ser capaz de detectar tu distanciamiento y, como resultado, podría querer atraer aún más tu atención, de modo que mantente firme y decidido a pasar el menor tiempo posible con esa persona.

No le expliques nada de ti

Cuando trates con un sociópata, sé tan aburrido como sea posible, no les alegres el día. Los sociópatas se aburren con facilidad. Esto incluye no darles entretenimiento emocional. Mantén la calma cuando hables con uno de ellos y no te emociones o discutas. Si es necesario, simula que no tienes nada que el sociópata pueda querer: dinero, posesiones, etc. no le proporciones motivos para desear manipularte.

Imagina un límite entre ti mismo y el sociópata

Forma una imagen de esto en tu mente. Construye un muro que puedas ver en tu imaginación y que te protege. Todo lo que el sociópata diga o haga de forma hiriente, haz que rebote fuera de esta pared imaginaria.

No le excuses

No hay excusa para su comportamiento, así que no lo defiendas, en su lugar, hazlo responsable por sus acciones. Recuerda que es muy inteligente y que en cualquier momento tratará de aprovecharse de ti.

Test de Robert Hare de Psicopatía

Referencias

Hare, Robert D. Sin conciencia: el inquietante mundo de los psicópatas entre nosotros. Paidos ibérica. 2003.

Stout, M. (2005). El sociópata de al lado: el despiadado contra el resto de nosotros. Obelisco Ed.

Walsh, A., y Wu, HH (2008). Diferenciar el trastorno antisocial de la personalidad, la psicopatía y la sociopatía: consideraciones evolutivas, genéticas, neurológicas y sociológicas. Criminal Justice Studies, 2, 135-152.

La sociedad en la que vivimos está plagada de individuos a cuál peor que el anterior y muchas veces los más simpáticos son los más peligrosos. Sino que se lo digan a la típica señora que sale en las noticias tras un asesinato y cuándo se sabe quién ha sido el asesino siempre dice, «No lo entiendo, si siempre me saludaba» como si eso le incapacitara a matar.

Hoy te traemos un test que debes tener cuidado al realizar a tus amigos, ya que si sus respuestas coinciden, probablemente estés delante de un sociópata.

15 preguntas para saber si eres un sociópata

1- ¿Mientes con facilidad?

Imagine Entertainment

Sí. Mentir es parte de su ADN.

2- ¿Eres todo un fiestero?

giphy

Sí. No hay nadie mejor para salir de fiesta que un sociópata. Les encanta salir y normalmente tienen más necesidades de sexo que el resto de nosotros.

3- ¿Sientes remordimientos o vergüenza?

HBO

No. Son sentimientos que no conocen.

4- ¿Has fingido alguna vez tu propio suicidio?

Giphy

Sí. Los sociópatas son los reyes del drama.

5- ¿Eres superficialmente encantador e inteligente?

ABC

Sí. Debido a su falta de emociones, las exageran delante de otras personas.

6- ¿Es tú comportamiento anti-social?

Netflix

Sí. Cuándo no están disimulando, no saben comportarse en sociedad.

7- ¿Eres capaz de expresar tus emociones?

Giphy

No. Los sociópatas rara vez pueden expresar sus sentimientos como el resto de la humanidad, simplemente se comportan de forma distinta a la norma.

8- ¿Tienes delirios o pensamientos irracionales?

BBC ONE

Sí. Ya sabes que algo no va bien.

9- ¿Sexo sin amor?

Syfy

Sí. Los sociópatas no tienen la capacidad de amar.

10- ¿Te atreves con todo y no aprendes de tus errores?

Giphy

Sí. Los sociópatas se creen más listos que el resto, por ello se atreven a hacer cosas que otros no harían, y además, no aprenden de sus errores.

11-¿Eres sensible a otros socialmente?

The WB

Sí. Los sociópatas, debido a su inexpresividad, en situaciones sociales suelen ser, o parecer, muy empáticos con el resto del mundo para evitar de esta forma ser señalados.

12- ¿Eres neurótico o excesivamente nervioso?

Giphy

No. La calma y la templanza son dos de las características de un sociópata.

13- ¿Eres egocéntrico e incapaz de amar?

Warner Bross

Sí. Nada qué no superas ya.

14- ¿No dejan de despedirte?

Fox

Sí. Cuesta mantener un trabajo cuando tu vida entera es una farsa.

15- ¿Eres una persona en la que la gente confía?

staticflickr

No. Debido a la barrera que tienen que poner entre ellos y la sociedad pocas veces consiguen que alguien confíe plenamente en ellos. Se puede fingir, pero se nota.

Test para saber si eres sociópata

La sociopatía consiste en un conjunto de rasgos de personalidad relacionados con una socialización no adaptativa. Entonces ¿qué es un sociópata? La definición de sociópata es una persona que presenta sociopatía. Las personas sociópatas no han aprendido correctamente las normas sociales y las normas morales. Las principales características y síntomas de un sociópata son la falta de empatía y un comportamiento social y moralmente inadecuado, en el que no se tienen en cuenta ni se respetan los derechos de las demás personas. Un sociópata es indiferente ante lo que está bien y lo que está mal y no tiene en cuenta los sentimientos de las personas. Eso le lleva a realizar conductas como mentir, manipular, dañar e, incluso, llegar la agresión. Por todo ello, la sociopatía queda recogida en el DSM-5, manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, dentro del trastorno de personalidad antisiocial.

La sociopatía es más común de lo que parece, pues la presentan una de 25 personas. Por eso, en Psicología-Online hemos creado este test de sociopatía. ¿Presentas síntomas de sociopatía? Si tienes dudas acerca de si puedes presentar dicho patrón de personalidad, puedes realizar este test psicológico de sociopatíapara saber si eres sociópata, de forma orientativa. Con este test rápido de 10 preguntas, obtendrás una respuesta inmediata y gratis.

Para evaluar la personalidad y llegar a diagnosticar un trastorno de personalidad como el trastorno de personalidad antisocial, es necesaria une evaluación por parte de un profesional acreditado y mediante pruebas psicométricas validadas, como pueden ser test de personalidad.

Psicología-Trastorno antisocial

¿Qué otro nombre recibe este trastorno? Sociopatía. Psicopatía. Psicopatología.
¿Qué síntomas caracterizan a un sociópata? Quien lo sufre pierde el respeto por las leyes comunes. El sujeto se aleja de las normas preestablecidas por su sociedad. Ausencia de empatía hacia las otras personas. Alto grado de megalomanía en el sujeto. Alucinaciones esquizofrénicas esporádicas. Dificultad para controlar los impulsos.
Entre los síntomas de la sociopatía se encuentra también el síndrome de aislamiento. ¿En qué se basa exactamente este síndrome? En la evitación de las relaciones interpersonales, el contacto con otras personas. En la modificación inconsciente de la conducta por parte del sujeto para alejar de sí a las personas a su alrededor. En la adopción de conductas excéntricas y extravagantes con objeto de resultar extraño a los demás y alejarlos de sí mismo.
¿Durante qué período del crecimiento humano se pueden empezar a observar síntomas de la sociopatía? Madurez. Adolescencia. Niñez.
¿Qué tipo de causas podrían originar un trastorno antisocial? Genéticas (herencia de familiares). De entorno (familias conflictivas, desestructuradas, etc.). Por abuso de drogas. Por problemas en la actividad de ciertas zonas cerebrales. Esquizofréncias (presencia del trastorno en mayor o menor medida).
Generalmente, un sociópata no admite su problema durante su tratamiento. ¿Cómo se denomina esta negación de la verdad?.
¿Cuáles de estas situaciones corresponderían a un sociópata? Un chaval que cada miércoles se dedica a destrozar buzones ajenos. Un ladrón a quien no le importan las leyes que prohiben sus delitos. Un asesino en serie que sigue un patrón concreto en sus crímenes. Un muchacho que disfruta del tiempo con actividades solitarias. Un niño que roba los juguetes a los demás sin importar el castigo.
Selecciona cuáles de los siguientes rasgos caracterizan el trastorno antisocial de la personalidad. Su incidencia es mayor en mujeres. Se da en su plenitud hacia los 18 años. No existe ningún tipo de causa genética. Para su tratamiento se puede recurrir a antipsicóticos. En ningún sujeto se puede observar presencia de empatía.

Trastorno Antisocial de la Personalidad

A. Patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás, que se produce desde los 15 años de edad, y que se manifiesta por tres (o más) de los hechos siguientes.

  1. Incumpliendo de las normas sociales respecto a los comportamientos legales, que se manifiesta por actuaciones repetidas que son motivo de detención.
  2. Engaño, que se manifiesta por mentiras repetidas, utilización de alias o estafa para provecho o placer personal.
  3. Impulsividad o fracaso para planear con antelación.
  4. Irritabilidad y agresividad, que se manifiesta por peleas o agresiones físicas repetidas.
  5. Detención imprudente de la seguridad propia o de los demás.
  6. Irresponsabilidad constante, que se manifiesta por la incapacidad repetida de mantener un comportamiento laboral coherente o cumplir con las obligaciones económicas.
  7. Ausencia de remordimiento, que se manifiesta con indiferencia o racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien.

B. El individuo tiene como mínimo 18 años.
C. Existen evidencias de la presencia de un trastorno de la conducta con inicios antes de los 15 años.
D. El comportamiento antisocial no se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia o de un trastorno bipolar.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuáles son las causas que provocan el desarrollo del Trastorno de la personalidad Antisocial? Diversos factores, pueden influir en la manifestación de este trastorno, entre ellos los estilos de crianza parental en los cuales prevalece la indiferencia o el maltrato infantil. Otras investigaciones lo relacionan a alteraciones del lóbulo frontal y sus funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas se encargan de la creatividad, tener una conducta eficaz y socialmente aceptada, si existe una afectación existirá un comportamiento alterado en la ejecución de estas funciones.
2. ¿Cómo puedo identificar a una persona con el Trastorno de la personalidad Antisocial? Es importante identificar alguno de los siguientes comportamientos descritos:
● Habilidad para adular y manipular las emociones de otras personas.
● Romper las leyes y normas sociales constantemente.
● Exponerse o poner a otras personas en situaciones de riesgo.
● Presentar conductas de consumo.
● Utilizas la mentira, el chantaje para su beneficio.
● Tener conductas delictivas, por ejemplo: robar.
● No mostrar culpa ni remordimiento.
● Mostrarse cínico, arrogante o enojado, la mayor parte del tiempo.
3. ¿Cuál es el tratamiento para el Trastorno de la personalidad Antisocial? Es difícil tratar las personas que padecen el trastorno antisocial de la personalidad, ya que en primer lugar no suelen acudir a consulta, y cuando lo hacen suelen ir obligados. La intervención es más eficaz cuando se abordan los aspectos que conducen a la conducta delictiva: valores, actitudes antisociales, relaciones con otros delincuentes, consumo de drogas y déficits educativo-laborales. El tratamiento se orienta a fortalecer las habilidades sociales y modelar actitudes pro sociales. Además se plantean varios tratamientos, centrados en manejo de la ira y control de impulsos, mejorar la empatía, solución de problemas, entrenamiento en habilidades sociales.
4. ¿Tiene cura el Trastorno de la personalidad Antisocial? El curso del trastorno es crónico, aunque suele remitir o disminuir en gravedad cuando el sujeto accede a un mayor nivel de madurez y conciencia y se acompaña de atención psiquiátrica y psicológica.

Comorbilidad

En cuanto a la comorbilidad, muchos han sido los estudios que relacionan la adicción a los opiáceos con algún tipo de trastorno de la personalidad, aproximadamente dos tercios de los adictos, siendo el TAP el trastorno de personalidad más predominante. Aparte de estos estudios, también se realizaron unas investigaciones sobre la prevalencia de los trastornos de la personalidad relacionados con el juego patológico, ya que había un creciente interés en las altas tasas de jugadores patológicos y la aparición de rasgos antisociales en ellos.
En cuanto a otros trastornos de la personalidad, presenta comorbilidad con el trastorno narcisista, el trastorno histriónico y el trastorno límite, comprobándose también, la aparición de comportamientos antisociales en sujetos con un trastorno paranoide (TPP) motivados por un deseo de venganza.

Caso Clínico

Carlos es un joven de 26 años, muy inteligente. Comenzó a trabajar cuando dejó la escuela, lo cual ocurrió en algún momento durante el primer año de preparatoria. Desde entonces había tenido por lo menos 12 empleos, lo más que había permanecido en uno eran 6 meses. Es referido para evaluación después de que se le sorprendió tratando de robar dinero de la caja fuerte de la empresa para la que trabajaba. En la entrevista su padre comenta que «siempre fue difícil de educar, incluso cuando era niño”.
Carlos se había involucrado en numerosas peleas cuando era niño, después había sido suspendido durante el primer año de secundaria por extorsionar a una niña de 8 años por $50 pesos. Cuando por fin lo expulsaron de la escuela a los 14, se fue de su casa durante 17 días seguidos. En ese momento se dio una serie de encuentros con la policía, que comenzaron por robo en tiendas y que luego evolucionaron de forzar puertas y entrar en sitios ajenos (en cuatro ocasiones) a robo de autos cuando tenía 15 años. Actualmente se encuentra sin trabajo, viviendo con sus padres y tiene que cubrir las necesidades de su hija de 10 años.

Nuestro Modelo de Tratamiento

CADE ofrece un tratamiento multidisciplinario, basado en la elaboración de un diagnóstico y un plan de intervención individual, acorde a las características y necesidades del paciente.
Un trastorno psicológico y/psiquiátrico tiene generalmente un origen genético y/o biológico detonado por experiencias difíciles y/o traumáticas tempranas o actuales que conducen al individuo a enfermarse. Por lo tanto, la intervención clinica en estos trastornos implica necesariamente el trabajo multidisciplinario de psiquiatría, psicología, medicina, nutrición y terapias complementarias. El tratamiento puede ser externo, interno o semi- interno.

Significado de Sociópata

Qué es Sociópata:

Un sociópata es una persona que padece sociopatía, una patología de tipo psicológico que provoca un comportamiento caracterizado por la impulsividad, la hostilidad y el desarrollo de conductas antisociales.

La sociopatía es catalogada como un trastorno de la personalidad, hoy en día conocido como desorden de la personalidad antisocial.

Puede detectarse y diagnosticarse a partir de los 18 años de edad, aunque sus primeros síntomas van desarrollándose desde la adolescencia. Los hombres son más propensos a padecer sociopatía que las mujeres.

Como tal, es una enfermedad crónica, de modo que carece de cura. No obstante, la psicoterapia y los medicamentos pueden ayudar a controlarla.

Características del sociópata

El sociópata se caracteriza por carecer de empatía hacia los demás, fuerte egocentrismo, desapego a las normas sociales, así como una tendencia a simular sentimientos. Es inestable emocionalmente y muy impulsivo, lo cual en ocasiones puede derivar en agresiones o situaciones de violencia. Al mismo tiempo, suele ser encantador, pero poco confiable. Carece de sentimientos de culpa, vergüenza o arrepentimiento.

Sociópata y psicópata

Sociópata y psicópata no son lo mismo, no obstante, los individuos que padecen estas enfermedades comparten algunas características.

Similitudes

Tanto la sociopatía y la psicopatía son trastornos de la personalidad. Ambos se caracterizan por la falta de noción de las normas sociales, la ausencia de empatía hacia los demás, la carencia de sentimientos de culpabilidad por sus acciones y la tendencia a ser violentos y causar daños a los demás. Por otro lado, los dos parecen ser personas normales, incluso inteligentes y encantadoras, con tendencia a mentir y manipular a los demás.

Diferencias

El sociópata tiende a ser más impulsivo, a no lograr contenerse y cometer actos de agresión o violencia. Los psicópatas, en cambio, suelen ser más cuidadosos y calculadores. Por otro lado, mientras que la psicopatía es una condición con la que se nace, el sociópata se hace en el transcurso de su vida.

Sociópata funcional

Como sociópata funcional se denomina a aquella persona que, pese a sufrir esta condición, logra controlarla mediante tratamiento, pudiendo llevar una vida relativamente normal y relacionarse con los demás.

Definición de sociópata y explicación

Diccionario médico

La definición de sociópata en un diccionario medico dice:

  • desorden de personalidad que se caracteriza por la falta de responsabilidad social e incapacidad para adaptarse a los estándares éticos y sociales de la comunidad, o,
  • término antiguo utilizado para el desorden de personalidad antisocial.

¡Sin embargo estas definiciones no nos dicen mucho!

La mejor manera de pensar sobre un sociópata es pensar en alguien que no tiene conciencia. Significa que no siente culpabilidad, remordimientos o vergüenza acerca de lo que hace. Esto puede parecer muy extraño para todos aquellos que vivimos con conciencia porque es increíblemente difícil imaginar cómo sería.

Definición de sociópata: sin conciencia

Sin conciencia significa que los sociópatas pueden hacer cosas malas y malvadas sin sentir ningún remordimiento. No sienten nada por sus víctimas. ¡Absolutamente nada!

Sin embargo, es muy raro encontrar sociópatas tan extremistas. Es mucho más común encontrar sociópatas que parecen llevar vidas normales, pero que mienten, engañan y manipulan a cada persona que está a su alrededor para obtener de forma egoísta sus propios objetivos.

Puede resultar muy difícil detectarlos porque son encantadores, amables y hacen amistades fácilmente. Les gusta hacer amigos porque la amistad significa confianza mutua. Y es más fácil conseguir que los amigos hagan lo que tú quieres.

Los sociópatas tienen la habilidad de detectar las necesidades, deseos y debilidades de otros y los usan para controlar y dominar a los demás para obtener su propio beneficio.

Las relaciones que construyen están totalmente fabricadas, diseñadas deliberadamente para manipular las emociones de sus víctimas con la intención de aprovecharse de ellas. ¡Y pueden hacerlo realmente bien! ¡Tan bien, que de hecho, incluso cuando están abusando de los demás, robándoles y mintiendoles, las víctimas todavía quieren permanecer en una relación con ellos!

Esto puede ocurrir en una relación entre un marido y su esposa, en un negocio o incluso en grandes grupos como los cultos destructivos, o incluso, ¡puede que tengas un sociópata en la puerta de al lado!

La esposa que trata a su marido de forma indeseable, teniendo muchos encuentros con otros hombres, gastando mucho dinero, haciéndole cuidar de la casa y los niños cuando ella está fuera disfrutando de su tiempo,etc. Ella puede ser una sociópata.

Este ejecutivo de alto rango que ha ascendido en la escalera empresarial muy rápidamente, pasando por encima de cualquier otro compañero, que nunca termina el trabajo a tiempo, o que termina engañando a alguien para que lo haga por él, y sin embargo, de alguna manera siempre consigue el beneplácito de sus superiores. Esta persona también puede ser un sociópata.

Y ese grupo o líder sectario, con sus devotos acólitos que son exactamente como él, y suenan como el, que convierten en realidad cada uno de sus deseos,… Ese líder normalmente es un sociópata utilizando técnicas de control mental sobre sus víctimas quienes no sospechan nada.

Lo importante es reconocer que estos monstruos quieren controlar, manipular y dominar a los demás. Para algunos esa es la meta final. A veces las cosas que hacen son tan aparentemente estúpidas que sólo pueden ser comprendidas si consideras que el objetivo final de su juego es el control.

Quizás deberíamos añadir algo más sobre nuestra definición de sociópata: «Sin conciencia y que desea dominar».

Desorden Antisocial de Personalidad

Un tercer grupo de sociópatas engloba a los que presentan un comportamiento antisocial muy evidente.

El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) describe los siguientes criterios para el desorden de personalidad antisocial:

  • La persona debe ser mayor de 18 años con una historia de problemas de conducta antes de los 15 (la conducta debe ser repetitiva y persistente y debe violar las normas sociales o los derechos básicos de los demás).
  • Pueden cometer repetidamente actos considerados delictivos (tanto si son arrestados como si no).
  • Desprecian los deseos, derechos o sentimientos de los demás.
  • Manipulan para obtener dinero, sexo o poder, básicamente para su propio beneficio o su propio placer.
  • Pueden mentir repetidamente, usar un alias, o fingir una enfermedad.
  • Pueden ser impulsivos y fallan en hacer planes para el futuro.
  • Toman decisiones sin tener en cuenta las consecuencias para sí mismos o para los demás.
  • Muy frecuentemente cambian de trabajo, lugar de residencia o de relaciones.
  • Tienden a ser agresivos e irritables; las peleas y los asaltos físicos son comunes.
  • Muestran un desprecio temerario por su propia seguridad y la de los demás. Por ejemplo, conducción temeraria, abuso de sustancias y fracaso en el cuidado de los niños de manera que les pone en peligro. Tienden a ser muy irresponsables, tanto en el trabajo, como respecto a los temas económicos y en sus relaciones.
  • Pueden mostrar muy poco o nada de remordimiento por las consecuencias de sus acciones. Típicamente culpan a las víctimas por ser tontas e incautas

¡Obviamente un sociópata no necesita exhibir todos los síntomas para obtener el diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial!

Cualquier definición de sociópata incluye un rango

Podríamos decir que en cualquier definición de sociópata hay un rango o espectro en los síntomas que un sociópata puede presentar, desde un extremo en el que están los asesinos en serie, o aquellos que desarrollan comportamientos destructivos antisociales e ilegales, hasta el otro extremo en el que están aquellos «socializados» e integrados en la sociedad pero que sin ninguna duda están destruyendo las vidas de las personas que se cruzan en su camino de una manera que es más difícil reconocer.

Y, parece que todos ellos tiene en común que son controladores y dominantes.

Los psicólogos que trabajan con clientes para deshacer el control mental infligido por sociópatas sugieren que si un sociópata no ha tenido problemas con la ley, ¡es sólo porque la ley todavía no los ha descubierto!

Terminología de la definición de sociópata

Puedes utilizar cualquier definición de sociópata que quieras. A veces estas personas también son denominadas como psicópatas. En el manual diagnóstico de trastorno mentales dice que el trastorno de personalidad antisocial puede ser conocido tanto como sociópata como psicópata.

El doctor Robert Hare, psicólogo que ha estudiado los psicópatas durante muchos años, cree que la mayoría de sociópatas y psicópatas tienen un trastorno de personalidad antisocial, sin embargo, no todas las personas que tienen un trastorno de personalidad antisocial son sociópatas.

Por ejemplo, hay gente que puede mostrar un comportamiento antisocial debido a múltiples razones que incluyan traumas en la infancia, abuso durante la infancia o negligencia, etcétera. Los sociópatas, sin embargo, muestran el comportamiento antisocial porque no tienen conciencia. Saben que lo que están haciendo está mal y es dañino, y no les importa.

Algunas personas creen que existen diferencias entre la sociopatía y la psicopatía pero a menudo no hay un acuerdo sobre cuáles son las diferencias. Puedes aprender más sobre sociópatas frente psicópatas aquí.

Lee más sobre las síntomas del sociópata y qué hacer si piensas que estás tratando con un sociópata…

Aún hoy en día, los términos “sociópata” y “psicópata” se usan para hablar de alguien de la misma forma. Se usan como sinónimo de “loco“, pero con los años cada vez la diferencia entre ambas entidades se ha ido haciendo más amplia, igual que son diferentes las neurosis de los trastornos por estrés posttraumático. Aún así, cabe señalar que las palabras usadas en psiquiatría también se usan por la población general de maneras bastante incorrectas, y por eso tiende a haber bastante confusión (y desde luego las películas no suelen ayudar mucho). Por eso hoy os explicaremos las grandes diferencias. Pues, aunque ambos términos comparten algunas características comunes, hay diferencias importantes.

La importancia de las diferencias

Para empezar, es necesario recordar que las causas de los trastornos mentales son muy diversas. Algunos de ellos se pueden dar desde el nacimiento o adquirirse con el tiempo (como sucede con la sociopatía), pero otros se deben a un desequilibrio genético de por si. Es decir, se está destinado a sufrirlos, pero es necesario que se produzca algún desencadenante para que el trastorno se produzca (como ocurre en la esquizofrenia, o en la psicopatía).

Por ejemplo, en el caso de los psicópatas, son individuos carentes de ética y moral. Simplemente no tienen. Pero en el caso de los sociópatas, estos si tienen interactuación con la sociedad de forma significativa, pero tienen un leve desajuste de sus ideas morales. Digamos que los psicópatas harían daño por falta de ética, buscándolo, pero los sociópatas solo tienen un cierto desquilibrio.

Por ello cada vez más la ciencia hace incapie en las diferencias cruciales, tanto psíquicas como neurológicas, entre la psicopatía y la sociopatía. Existen diferencias fundamentales, pues uno de ellos se podría rehabilitar mediante un correcto tratamiento de salud mental, pero el otro no.

¿Cuál es la diferencia?

Realmente hay muchos factores en común entre ambos trastornos. Ambos tienden a ser personas encantadoras, pero son incapaces de sentir empatía por los demás. Parece que sientan verdaderamente miedo o asco, pero carecen de tales sentido. Sin embargo, uno de los dos cruza la linea roja: El psicópata. Por su parte los sociópatas, cuando lo necesitan, simplemente se aíslan de la sociedad y se refugian, volviéndose antisociales comunmente. Pero los psicópatas no, estos individuos al carecer de los sistemas neurológicos y psicológicos de la ética y la moral tienden a actuar de maneras poco éticas (valga la redundancia).

Los psicópatas son peligrosos

Tienden a ser violentos, crueles y incluso siniestros. Al carecer de moral, sus acciones carecen de remordimientos, pues su cerebro tiene lesionada la zona responsable del miedo o el juicio: la amígdala. Suelen ser así los asesinos que cometen crímenes a sangre fría y no se arrepienten, ni lo intentan. Suelen destacar por buscar el control y ser impulsivos, poseyendo un instinto depredador y ser ellos los que atacan, y no reaccionando ante un ataque previo como sería lo normal.

Así lo afirman algunos estudios, como el que se publicó en 2002 en el Journal of Abnormal Psychology, en el cual se detectó que el 93,3% de los homicidios llevados a cabo por psicópatas fueron premeditados, en comparación el 48,4% de los homicidios llevados a cabo por personas sin psicopatía.

Los sociópatas son mentirosos patológicos, pero no tan peligrosos

Por su parte, sufren su enfermedad mental como resultado de lesiones cerebrales específicas y una crianza determinada, pues según como crezca un niño hay mayor tendencia a la sociopatía. Normalmente los sociópatas tienen conductas intrigantes y engañosas, a pesar de su apariencia exterior de honradez y sinceridad. Son mentirosos y manipuladores, pues carecen de la capacidad moral para juzgar la situación, pero no porque no tengan nada de ética (como sucede con los psicópatas), sino porque la tienen desajustada. Su enfermedad se debería a una combinación entre un componente de lesión cerebral y otro componente ambiental (la crianza).

La conclusión es que, aunque compartan ciertos rasgos, la psicopatía y la sociopatía son bastante diferentes. Tienen circuitos cerebrales diferentes dañados:

  • Los psicópatas no sienten miedo, pero los sociópatas si (y tienden a ser antisociales por ello).
  • Los psicópatas no saben lo que es correcto y lo que es incorrecto, pero los sociópatas si.
  • Ambos tipos de trastornos pueden acabar arruinando las vidas de su alrededor y destruir las relaciones, pues ambos comparten la característica de que esto no les importa.

Así pues, ¿cuál es la diferencia fundamental? Qué uno de ellos podría matarte, y el otro “solo” engañarte.

Vía | Medical Daily.

Psicópata y sociópata son términos psicológicos que se utilizan para denominar un tipo de Trastorno de la personalidad antisocial.

Según algunos expertos existe una diferencia clave entre un psicópata y un sociópata, pero para otros no hay diferencia alguna entre ambos más allá de su nomenclatura. Los que apoyan esta distinción sostienen que la diferencia radica esencialmente en su origen.

Psicópatas vs Sociópatas

Para algunos expertos los psicópatas «nacen» y los sociópatas «se hacen». Mientras que una psicopatía parece ser un trastorno de la personalidad con origen genético o innato, la sociopatía se considera un rasgo adquirido resultado del entorno y la educación recibida por el individuo.

En cualquier caso, ambos tipos de personalidad tienen un patrón general de desprecio por la seguridad y los derechos de los demás. El engaño y la manipulación son características centrales en ambos tipos de personalidad. Y, contrariamente a la creencia popular, tanto un psicópata como un sociópata, no son necesariamente violentos.

Las características comunes entre un psicópata y un sociópata, según la reciente versión del DSM-V, define la personalidad antisocial como alguien presenta 3 o más de los siguientes rasgos:

  • Regularmente transgrede la ley
  • Constantemente dice mentiras y engaña a los demás
  • Es impulsivo y no planifica el futuro
  • Puede ser propenso a la lucha y la agresividad
  • Tiene poca consideración por la seguridad de otros
  • Es irresponsable, no cumple con las obligaciones financieras
  • No siente remordimiento o culpa

Los síntomas suelen aparecer antes de los 15 años, de manera que cuando estos individuos llegan a la edad adulta, ya están en camino de convertirse en psicópatas o sociópatas.

Rasgos de un Psicópata

Como hemos dicho, algunos investigadores creen que los psicópatas tienden a nacer con esta característica, o lo que es lo mismo, que es una predisposición genética, mientras que los sociópatas se generan debido a su entorno. Por este motivo se cree que la Psicopatía podría estar relacionada con las diferencias cerebrales fisiológicas. Los estudios han demostrado que los psicópatas tienen menos activas ciertas áreas del cerebro, aquellas que se cree que son responsables de la regulación emocional y el control de impulsos.

Los psicópatas, en general, tienen dificultades para generar vínculos emocionales reales con los demás. Por el contrario, sus relaciones suelen ser artificiales y superficiales, diseñadas para ser manipuladas en su propio beneficio. Ven a las personas como peones para ser utilizados con la intención de conseguir sus objetivos. Estas personas raramente sienten culpabilidad de sus comportamientos, no importa lo mucho que lastimen a otros.

Curiosamente, los psicópatas a menudo pueden ser vistos por los demás como seres encantadores y dignos de confianza, suelen tener un trato muy educado, además se muestran muy estables, trabajan, etc. Algunos incluso tienen familia y relaciones amorosas aparentemente normales.

Cuando un psicópata se involucra en conducta criminal, tiende a hacerlo de una forma muy cerebral, minimizando en gran medida el riesgo hacia ellos mismos. Saben planificar cuidadosamente sus actos para asegurarse de que no los atrapan, y tienen planes de contingencia para todas las posibilidades.

Tenemos numerosos ejemplos en el cine y la televisión sobre “psicópatas”: Dexter, Anton Chigurh (en No es país para viejos), Henry Henry (retrato de un asesino en serie), Patrick Bateman (en American Psycho) y un largo etcétera.

Rasgos de un Sociópata

Por su lado la sociopatía es el resultado de factores ambientales, como el caso de un niño o adolescente en un hogar muy negativa, con pautas de educación disfuncionales como el abuso físico, abuso emocional o trauma infantil severo.

Los sociópatas, en general, tienden a ser más impulsivos y erráticos en su comportamiento que los psicópatas. Aunque también tienen dificultades para formar apegos con los demás, algunos sociópatas pueden ser capaces de formar apegos fuertes con un grupo o una persona de ideas afines. A diferencia de los psicópatas, sociópatas la mayoría no tienen puestos de trabajo a largo plazo y realizan gran parte de una vida familiar normal en el mundo exterior.

Cuando un sociópata se involucra en comportamiento criminal, suele hacerlo de una manera tremendamente impulsiva y en gran medida no planificada, con poca consideración por los riesgos o consecuencias de sus acciones. Puede llegar a mostrarse enfadado y agresivo fácilmente, a menudo presenta estallidos de violencia. Este tipo de comportamiento aumenta las posibilidades de que un sociópata sea atrapado por las autoridades y encarcelado.

Algunos ejemplos de sociópatas de la pequeña y la gran pantalla son: El Joker de Batman, JD en Heathers, Alex DeLarge en La naranja mecánica.

¿Quién es más peligroso?

Evidentemente ambos, psicópatas y sociópatas, presentan riesgos para la sociedad, ya que a menudo a tratan de vivir una vida normal, mientras que hacen frente a su enfermedad. Pero la psicopatía es probable la enfermedad más peligrosa, porque experimentan mucho menos culpa con sus acciones.

Un psicópata también tiene una mayor capacidad de disociarse de sus acciones. Sin la implicación emocional, cualquier dolor que sufren los demás, no tiene sentido para un psicópata. Muchos asesinos en serie famosos han sido psicópatas.

Pero cuidado, no todas las personas psicópatas o sociópatas tienen por qué ser violentas. La violencia no es un ingrediente necesario (ni es para un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial), aunque a menudo está presente.

Indicios de un psicópata o sociópata en la infancia

Los primeros indicios de psicopatía y sociopatía suelen estar presentes en la infancia. La mayoría de las personas que más tarde pueden ser diagnosticados de sociópatas o psicópatas, han tenido un patrón inicial de comportamiento antisocial, en el que violan los derechos básicos de los demás de forma recurrente. A menudo rompen las reglas (o incluso leyes) y normas de la sociedad, aunque sean menores de edad.

Estos trastornos de conducta antisocial en la infancia y la adolescencia incluyen cuatro categorías de comportamiento problemático:

  • Agresión a personas y animales
  • Destrucción de la propiedad
  • Engaño o robo
  • Violaciones graves de las normas

Resumen

La psicopatía y la sociopatía son diferentes etiquetas culturales aplicadas al diagnóstico de trastorno de la personalidad antisocial. Hasta el 3% de la población se considera que puede padecer un trastorno de la personalidad antisocial.

Este trastorno es más común entre los varones y en su mayoría se ve en personas con antecedentes de abuso de alcohol o drogas, y, lógicamente, en entornos como prisiones.

Los psicópatas tienden a ser más manipuladores, por lo que pueden ser vistos por los demás incluso como personas encantadoras, llevando una vida casi normal, además saben minimizar los riesgos de sus actividades delictivas.

Los sociópatas tienden a mantener conductas mucho menos calculadas y más erráticas, son propensos a ataques de rabia e incapaces de llevar una vida normal. Cuando los sociópatas se involucran en actividades delictivas, suelen hacerlo de una manera imprudente sin tener en cuenta las consecuencias.

Test de Robert Hare de Psicopatía

American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4a ed., text rev.). Washington, DC: American Psychiatric Association.

Hare, R. D. (1991). Manual for the Revised Psychopathy Checklist (1a ed.). Toronto, Ontario, Canada: Multi-Health Systems.

Patrick, C. J. (2000). Emociones y psicopatía. In A. Raine & J. Sanmartín (Orgs.), Violencia y psicopatía (pp. 89-118). Barcelona: Ariel.

Pozueco, J. M. (2010). Psicópatas integrados: Perfil psicológico y personalidad. Madrid: EOS Psicología Jurídica.

Hare, RD (1993). Sin conciencia: el inquietante mundo de los psicópatas. Nueva York: libros de bolsillo.

Stout, M. (2005). El sociópata de al lado: el despiadado contra el resto de nosotros. Nueva York: libros de Broadway.

Walsh, A., y Wu, HH (2008). Diferenciar el trastorno antisocial de la personalidad, la psicopatía y la sociopatía: consideraciones evolutivas, genéticas, neurológicas y sociológicas. Criminal Justice Studies, 2, 135-152.

¿Conoces las diferencias entre psicópata y sociópata?

Seamos sinceros: ¿quién no ha llamado alguna vez psicópata o sociópata a su vecino, compañero de clase, colega o expareja? E incluso, si la discusión lo merece… a la pareja actual. Normalmente, utilizamos los términos psicópata o sociópata de forma intercambiable, para referirnos a una persona que se aleja de las normas sociales, actúa sin escrúpulos, carece de empatía o, simplemente, es una manipuladora nata…

Ahora bien, ¿sabemos cuáles son las verdaderas diferencias entre un psicópata y un sociópata? Conocerlas y entenderlas nos puede ayudar a comprender mejor dos condiciones que en realidad, comparten un diagnóstico común: el trastorno de personalidad antisocial.

No obstante, y más allá de las definiciones, semajanzas y distinciones, hay un hecho que no podemos dejar de lado. Tanto los psicópatas como los sociópatas presentan riesgos para la sociedad. La mayoría de estas personas llevan una vida normal y se mueven en nuestros entornos más cercanos. Sin embargo, entre ambas realidadesla psicopatía es sin duda el trastorno más peligroso.

¿La razón? No experimentan empatía ni sentimiento de culpa por las acciones que puedan cometer o que hayan cometido.

“Mírame con desprecio, verás un idiota. Mírame con admiración, verás a tu señor. Mírame con atención, te verás a ti mismo”

-Charles Manson-

Puntos en común y diferencias

Tal y como nos explica el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) Las características comunes de un psicópata y un sociópata se encuentran en su diagnóstico compartido: trastorno de personalidad antisocial . No obstante, aunque todos los psicópatas pueden ser diagnosticados con un trastorno de la personalidad antisocial, no sucede igual al contrario.

  • La principal diferencia radicaría en el origen de ese patrón de comportamiento.
  • Estudios como el publicado en el Journal of Aggression and Violent Behavior y llevado a cabo por el doctor Jack Pemment, de la Universidad de Mississippi, nos señala que la clave de la distinción está a nivel cerebral. De hecho, a día de hoy los científicos tienen un especial interés en entender qué determina el comportamiento del psicópata.
  • Así, en el caso de la sociopatía, hablamos de una alteración de la conducta provocada por una lesión cerebral o trauma infantil.
  • Los sociópatas conforman un tipo de personalidad producto de la genética.

En este sentido, según explica el genetista David Lykken, la personalidad del psicópata sería la consecuencia de un subdesarrollo de la parte del cerebro que controla impulsos y emociones.

Rasgos principales del psicópata

No se puede designar al psicópata como un enfermo mental, ya que es el actor principal de sus actos y no un mero espectador que ignora lo que hace. Es decir, el psicópata actúa bajo su responsabilidad, discerniendo sus acciones y sin sentir malestar ni ningún tipo de interferencia en su vida cotidiana.

Garrido Genovés (2000) en su libro El psicópata señala los rasgos principales de este tipo de personalidad.

Respecto al área emocional e interpersonal:

  • Hacen gala de locuacidad y encanto superficial.
  • Son egocéntricos, con un grandioso sentido de la propia valía.
  • No experimentan remordimiento y/o sentimientos de culpa.
  • Tienen una total falta de empatía con tendencia a la mentira y a la manipulación.

Por otro lado, y respecto a su conducta podemos identificar las siguientes dinámicas:

  • Son impulsivos.
  • Su control de la conducta es deficiente.
  • Necesitan excitación continuada (sólo responden a estimulaciones poderosas).
  • Rehuyen cualquier tipo de responsabilidad.
  • Sufren problemas precoces de conducta, siendo ésta antisocial en la edad adulta.

La encantadora apariencia del psicópata

Por su parte, algunos informes forenses señalan otras características: alta autoestima, meticulosidad, perfeccionismo, rigidez y obstinación. En pocas palabras, podríamos afirmar que el psicópata ve al ser humano como un instrumento para conseguir sus fines, sin implicarse emocionalmente.

Con una personalidad en apariencia encantadora, puede integrarse fácilmente y manipular a los demás hasta ganar su confianza. A pesar de su incapacidad para sentir, aprenden a imitar las emociones y consiguen disimular su verdadera naturaleza.

De esta manera y por raro que parezca, los psicópatas son a menudo educados, con relaciones y trabajos estables. De aquí las típicas declaraciones de los vecinos que, tras enterarse de que el vecino del quinto es un asesino en serie, declaran que “siempre saludaba en el ascensor”.

Por otro lado, a los psicópatas les cuesta comprender las experiencias emocionales por su dificultad para integrar los pensamientos y las emociones. Así, pueden identificar sentimientos y llamarlos por su nombre, pero no experimentarlos.

Dicho de otra manera, pueden comprenderlos intelectualmente, incluso simularlos porque han aprendido que una situación suele generar una determinado sentimiento, pero para ellos no son «motores de acción naturales».

Asimismo, estudios como el llevado a cabo por la doctora Ana Calzada Reyes, de la Universidad de la Habana, nos demuestran a su vez, las particularidades cerebrales que orquestan el comportamiento violento en los psicópatas. Así, cuando toman la decisión para cometer el delito, los psicópatas planifican cuidadosamente cada detalle.

Ted Bundy sería un buen ejemplo del asesino en serie psicópata y organizado. En cambio, la mayoría de los crímenes cometidos por sociópatas tienden a contar con un perfil desorganizado y espontáneo.

¿Cómo es una persona sociópata?

Los expertos explican que la sociopatía no se trata de una enfermedad psiquiátrica en el sentido estricto del término. Según el médico psiquiatra Jose A. Posada, se calcula que al menos el 3 por ciento de los hombres y el 1 por ciento de las mujeres tienen en su perfil de personalidad rasgos sociopáticos.

La sociopatía se refiere a una serie de patrones de conductas consideradas antisociales y/o criminales por la mayor parte de la sociedad, pero valoradas como normales -incluso necesarias- por la subcultura del entorno social en el que viven.

A diferencia de los psicópatas, los sociópatas pueden disponer de una conciencia bien desarrollada y buena capacidad para la empatía, la culpa y la lealtad con algunos individuos en concreto, pero su sentido de lo que está bien o mal se basa en las normas y las expectativas de su grupo.

Jose A. Posada enumera como algunas de sus principales características:

  • Es amoral, impulsivo e irresponsable.
  • Con incapacidad para amar.
  • Sin un proyecto de vida.
  • No siente vergüenza ni aprende de las experiencias pasadas.
  • Tiene una vida sexual mal integrada y/o prácticas sexuales desviadas.
  • A menudo manipula, miente, roba y estafa.
  • Puede agredir física y psicológicamente.
  • Hace uso del alcohol o drogas.

Asimismo, algo en lo que coinciden gran parte de los expertos es en el hecho de que el el sociópata es a menudo el claro resultado de una educación negligente, descuidada y sin disciplina. Por otro lado, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Melbourne, nos señala que este tipo de patrón de personalidad, se ve muy a menudo a nivel empresarial.

Ese comportamiento falto de escrúpulos y manipulador, encaja en distintas categorías profesionales. Aunque a la larga, siempre acaban desarrollándose problemas de gravedad en la organización.

Conclusiones

La psicopatía supone que el individuo no tiene empatía ni sentido de la moral. Sociopatía es un indicativo de que el sujeto sí tiene sentido de la moral y una conciencia bien desarrollada, aunque su sentido del bien y del mal es particular.

Los sociópatas son capaces de sentir conexión emocional únicamente con individuos concretos, como un familiar o amigo, y solo en contextos específicos. Los psicópatas, por el contrario, son simplemente incapaces de empatizar y formar lazos emocionales reales con alguien. Precisamente, la capacidad de los psicópatas para imitar de forma efectiva la conexión emocional los hace particularmente peligrosos, ya que logran perpetrar sus crímenes con gran éxito.

“Casi todo el mundo piensa que sabe qué es una emoción hasta que intenta definirla. En ese momento prácticamente nadie afirma poder entenderla” (Wenger, Jones y Jones,1962, pg. 3)

Desde 1987 la American Psychiartric Asocciation ha reemplazado el término psicópata por el trastorno antisocial de la personalidad, aunque varios autores optan por denominaciones diferentes en función a la agresividad, criminalidad, conducta antisocial y sociopatía. Al hablar de personas con psicopatía lo hacemos de individuos que procesan las emociones con áreas del cerebro que el común de la población -sin esta patología mental- utilizan para funciones más cognitivas, como la memoria o la planificación (datos tesis de la Universitat de Lleida).

Este tipo de individuos (un 1% de la población general; entre el 8 y el 18% de la población penitenciaria europea) son una gran alarma social debido al alto índice de delitos cometidos. Se distinguen por su asociabilidad y por la ausencia de sentimiento de culpa.

Los primeros síntomas aparecen en la niñez, con bajo rendimiento educativo y difícil inserción laboral. La conducta antisocial y, sobre todo, la delictiva, comienzan a disminuir a partir de los 30 años, si bien, nunca suelen llegar a vivir de una forma totalmente normalizada.

Estas personalidades antisociales, psicópatas o sociópatas sufren vacío afectivo y hastío profundo. Son impulsivos, egocéntricos, narcisistas, dominantes y carentes de remordimientos. Buscan, compulsivamente, sensaciones intensas. No suelen mostrar signos de psicosis y nunca pierden el contacto con la conciencia de la realidad, aunque cometan los crímenes más atroces. Son fríos, calculadores y sistemáticos.

No obstante, todavía no se ha podido clarificar cuál es la causa de la psicopatía, ni tampoco la diferencia de la mente del psicópata con respecto a la de personas normales.

Criterios Según American Psychiatric Association para distinguir a una persona de un trastorno antisocial:

Según el DSM IV (American Psychiatric Association, 2012), la psicopatía es un síndrome de raíces biológicas que se manifiestan en patrones de conducta determinados y en rasgos que denotan asociabilidad, a diferencia del resto de los delincuentes que, al menos, poseen una subcultura delictiva con la que se pueden identificar. Siguiendo los criterios del DSM IV, para diagnosticar a un individuo de trastorno antisocial de la personalidad, se deben dar estas características:

  • (1) fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención
  • (2) deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
  • (3) impulsividad o incapacidad para planificar el futuro
  • (4) irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones
  • (5) despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
  • (6) irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas
  • (7) falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros

Su relación con las emociones

Hay evidencias de que las emociones están involucrados en la activación de uno de los sistemas cerebrales básicos:

  1. El aversivo que se considera el negativo, controla el comportamiento de rechazo.
  2. El apetitivo llamado positivo, controla el comportamiento de aproximación.

Existe una comunicación entre estos sistemas básicos de aproximación y huida con otras áreas cerebrales, incluyendo: el sistema de control de la atención, memoria y el pensamiento, en las emociones pueden estar influidas por el aprendizaje, las circunstancias y la información que se procese en ese momento.

La teoría de las emociones como el miedo, la aversión o la ira pueden considerarse como reacciones defensivas fruto de experiencias pasadas y las circunstancias de ese momento, este modelo no establece que el procesamiento cognitivo se produzca con anterioridad o posterioridad a las emociones, en realidad, el modelo permite ambas posibilidades.

El trastorno antisocial de la personalidad tal y como se describe en el DSM-IV está muy relacionada con el factor comportamental pero no con el emocional de la PCL.

¿Cómo estudiar la emoción?

Explicación desde dentro del individuo

Estudios de la emoción que no emplean lenguaje

  • Explorar la capacidad de los sujetos de anticipar miedo o ansiedad cuando esperan recibir un estímulo doloroso.
  • Se considera que los psicópatas experimentan mucho menos miedo que los no psicópatas, son menos sensibles frente al miedo a un castigo.
  • Los psicópatas disminuyen la tasa cardiaca, es decir trataban al estímulo doloroso como si fuera algo simplemente interesante.
  • La respuesta al parpadeo: donde los psicópatas parpadean lo mismo frente a imágenes desagradables o agradables, lo que siguiere que el valor emocional que para ellos tiene ambas imágenes es muy parecido.
  • La evaluación de contenido emocional que confieren las imágenes: Se les pide que imaginen frases aprendidas previamente, unas neutras y otras con elevada carga emocional, así un sujeto imagina cada frase con carga emocional la tasa cardiaca aumenta
  • En los sujetos psicópatas no existe apenas diferencia en el asa cardíaca entre distintos estímulos porque lo que revela es una capacidad limitada para sentirse afectados por las emociones.

Estudios de la emoción que sí emplean el lenguaje

Potenciales Evocados: colocando electrodos en la parte superior de la cabeza de los sujetos, con la finalidad de medir la actividad cerebral que se desarrolla como consecuencia de los estímulos que se presentan.

Los estudios dicen que los sujetos no psicópatas reaccionan con mayor rapidez y acierto ante palabras emocionales, mientras que los psicópatas dan la misma respuesta ante los estímulos con palabras, sin diferenciar las palabras neutrales de la emocionales.

Psicópatas en el escáner: mediante un escáner se realiza el registro de la actividad del flujo sanguíneo que circula en las diferentes partes del cerebro.

  • Los cerebros de los psicópatas mostraron mayor actividad que los cerebros de los no psicópatas ante las palabras emotivas que ante las neutras.
  • Metáforas. Se explora la capacidad de comprender las metáforas. – Los psicópatas emplean metáforas, ya que, en su comportamiento engañoso y manipulativo, el lenguaje florido y figurativo juega un papel importante.
  • No hubo diferencias en la comprensión del sentido literal de las metáforas, pero cuando tenían que decidir la orientación emocional de las frases, los psicópatas cometían errores graves.
  • Lenguaje incongruente. Si un psicópata tiene dificultades para comprender el sentido real, emocional, de las palabras, es lógico que muestre incongruencias en las cosas que dice, pasando de un asunto a otro, y concluyendo cosas que no siguen de lo dicho con anterioridad.

Autora: Raffaela Ricaurte, coordinadora de Desarrollo Externo de AEMPPI Ecuador

Bibliografía:

-Raime, Adrian; Sanmartín, José. Violencia y psicopatía. Barcelona: Ariel, 2000. 304 p. 2ª ed. ISBN: 84-344-7470-0

-Revista internacional PLOS ONE Investigación del grupo Fundamentos biológicos de los trastornos mentales del IRBLleida

-Los psicópatas procesan las emociones con áreas cognitivas del cerebro, según una tesis de la UdL
Las personas con psicopatía procesan las emociones tesis de la Universitat de Lleida (UdL). : http://www.europapress.es/catalunya/noticia-psicopatas-procesan-emociones-areas-cognitivas-cerebro-tesis-udl-20170725111615.html

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *