0

Puedo comer pate embarazada

Se puede comer paté en pequeñas cantidades y siempre que haya sido procesado para su conservación o haya pasado por un proceso de temperatura ultra-alta, es decir, quedan descartados los patés caseros o naturales que no han sido cocinados.

Los patés que no están pasteurizados pueden contagiar la listeriosis, una infección que se contrae al comer alimentos que contienen la bacteria listeria monocytogenes. La listeria se elimina tras la pasteurización o tratamientos térmicos similares ya que puede sobrevivir a la refrigeración (menos de 3ºC) y es ligeramente más resistente al calor que otras bacterias, ésta puede seguir desarrollándose a 45º o 50 ºC.

Las mujeres embarazadas y los recién nacidos están dentro del grupo de riesgo por ser muy propensos a la listeria. Esta bacteria puede tener efectos muy graves en la salud del feto porque puede atravesar la placenta e infectar el líquido amniótico. En los caso más graves puede provocar abortos.

No te puedes perder …

Cuidado bucal durante el embarazo

La frase “el embarazo te cuesta un diente” tiene un poso de realidad, ya que el aumento de las hormonas y del flujo sanguíneo durante el embarazo provoca molestias y sangrado en las encías, lo que puede derivar en una gingivitis o incluso en una periodontitis. Si estas enfermedades no se tratan a tiempo, pueden causar partos prematuros o bebés de bajo peso al nacer

Por otra parte, el hígado, ingrediente principal de los patés, tiene un alto contenido en vitamina A y un exceso de esta vitamina puede causar toxicidad y ser perjudicial para la salud del feto. Podría provocar malformaciones fetales, anomalías cardiacas, alteraciones en el sistema nervioso y en el timo (órgano del sistema endocrino). Aunque es difícil sufrir una hipervitaminosis siempre hay que tener cuidado a la hora de las comidas.

Por tanto hay que evitar los pates refrigerados, pues la listeria puede sobrevivir a bajas temperaturas, y optar por patés esterilizados o enlatados que lleven la etiqueta UHT (proceso térmico para eliminar microorganismos). También es recomendable sustituir los patés de hígado por otros que no lo lleven para evitar los efectos perjudiciales de un exceso de ingesta de vitamina A.

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora del color de ojos del bebé según la genética que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.

¿Las embarazadas pueden comer paté?

La listeriosis es una infección ocasionada por la bacteria Listeria monocytogenes que logra entrar a tu cuerpo si ingieres alimentos contaminados, como vegetales o carnes que han estado en contacto con agua o suelos que tienen esta bacteria.

El paté, sin importar que sea de carne o de verduras, representa un mayor riesgo de contraer esta bacteria en altas cantidades en comparación con otros alimentos que también pueden contenerla. Esto se debe a que en muchos de los casos, frecuentemente en paté artesanal o casero, el paté no es sometido al proceso de pasteurización o tratamientos similares en los que se expone a temperaturas extremas, por lo que no es eliminada la bacteria aunque el alimento sea refrigerado o muy bien cocido, ya que tiene la capacidad de soportar estas condiciones y sobrevivir.

Que la bacteria Listeria te afecte más si estás embarazada es porque tu sistema inmune suele estar más bajo de lo normal y no dispones de las defensas necesarias para combatirla. Por lo que ante tu duda de si las embarazadas pueden comer paté la respuesta es que preferiblemente NO.

El efecto de la infección en tu cuerpo no suele ser grave pero sí molesto, muchas veces puede ser confundido con síntomas de gripe. Por el contrario, la acción en el feto tiende a traer complicaciones serias, ya que la bacteria tiene la capacidad de atravesar la placenta, entrar en contacto con el líquido amniótico infectándolo y a su vez al feto, provocando un aborto espontáneo. Cuando la infección se da en las últimas semanas de la gestación es posible que el feto muera dentro del útero y nazca sin vida, o que nazca vivo pero muy enfermo y que muera en las siguientes horas.

Este tema podría causar mucha polémica, ya que hay personas que aseguran que comer paté en el embarazo es una gran fuente de hierro. Por lo tanto, es muy conveniente comerlo durante y después de la gestación.

Hay que tener en cuenta que todo en exceso es perjudicial para la salud. La alimentación de una embarazada debe ser balanceada y completamente sana. Hay que evitar el exceso de sal, azúcar, condimentos, picantes, gaseosas y jugos comerciales, enlatados, etc.

¿Qué debemos tomar en cuenta a la hora el comer paté en el embarazo?

Debemos de tener en cuenta que su principal ingrediente es el hígado. Este tiene un alto contenido de vitamina A y el exceso de vitamina A podría causar toxicidad. Aunque no es común padecer de hipervitaminosis, es mejor cuidarse un poco sobre todo en esta etapa.

L a hipervitaminosis afecta la salud del feto ocasionándole malformaciones fetales, anomalías cardiacas, alteración en el sistema nervioso y del timo (órgano del endocrino)

¿Qué tipo de paté debemos comer si estamos embarazadas?

Si estamos embarazadas o tenemos dudas acerca de esto debemos asegurarnos que los patés que consumiremos tengan la etiqueta UHt.

Las mujeres embarazadas y los fetos son propensos a contraer listeriosis y el paté contiene una bacteria que se llama listeria monocytogenes. Esta es una bacteria resistente a las bajas temperaturas. Por eso se recomienda el paté comercial que ya ha sido pasteurizado, con la etiqueta UHT y no el casero.

Esta bacteria listeria monocytogenes puede ocasionas graves daños al feto. Pues penetra en la placenta e infecta el líquido amniótico y en el peor de los casos puede ocasionar un aborto.

Hay alimentos que producen enfermedades que ni uno mismo se imagina y si estamos embarazadas, nos debemos de cuidar más, pues estamos cuidándonos a nosotros y al bebé. Por esta razón, si vamos a consumir un alimento que normalmente no esté en nuestra dieta, es conveniente llamar al nuestro médico para estar seguras si lo podemos consumir o no.

Otros artículos que podrían interesarte:

  • Dolor de cabeza durante el embarazo
  • Los alimentos que odian las embarazadas
  • Nombres de niño más bonitos
  • Semana 22 de embarazo

Temas

  • paté

¿Las embarazadas pueden comer paté? Receta segura

Por lo tanto… ¿Las embarazadas pueden comer paté? El paté se puede comer en pequeñas cantidades y siempre que haya sido procesado para su conservación o haya pasado por un proceso de temperatura ultra-alta. Por tanto tienes que descartar todos los patés hechos con hígado o algún derivado cárnico que no hayan sido sometidos a esta pasteurización. Un ejemplo de ellos sería un paté casero o natural.

Una posible alternativa a un paté hecho con hígado sería un paté vegetal. Te proponemos la siguiente receta: “Montaditos de paté de zanahoria y de paté de garbanzos” para que no te tengas que preocupar de mirar su preparación y preguntarte si se puede comer paté en el embarazo. Tanto el paté de zanahoria como el de garbanzos tienen un alto contenido en vitaminas B6, B9 y calcio, nutrientes necesarios durante el embarazo, y son una perfecta alternativa al paté de hígado de cerdo. Tienen, además, un menor aporte calórico que el paté hecho a partir de hígado.

El paté de garbanzos, o también conocido como humus, es rico en proteínas y ayuda a combatir los ataques de hambre siendo así un aperitivo o tentempié excelente para picar entre horas. Además, su aporte de grasas es más bajo y de un perfil nutricional mejor que el del hígado de cerdo. El paté de zanahorias es una receta simple de preparar y un sustituto muy claro del paté de hígado para personas que sigan una dieta vegetariana o vegana.

Montaditos de paté de zanahoria y paté de garbanzos

Ingredientes para 4 personas

  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 limón
  • 3 cucharadas tahini
  • 250 gramos de garbanzos hervidos
  • 350 gramos de zanahoria
  • ½ cucharaditas de Curry
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 cucharadita de Ralladura de naranja
  • una pizca de sal

Preparación de la receta

1) Para el paté de garbanzos: Triturar con ayuda de una batidora el ajo, el tahini y los garbanzos y una cucharada de jugo de limón.

2) Si lo vemos demasiado espeso añadir un poquito de agua (unas 3 cucharadas) y rectificar el punto de sal

3) Servir rociando un poco de aceite de oliva virgen por encima si se desea y espolvorear con pimentón dulce.

4) Para el paté de zanahorias: Pelar las zanahorias e introducirlas cortadas en un recipiente apto para el microondas tapado. Programar unos 4 minutos o hasta que veamos que se puede clavar un cuchillo fácilmente.

5) En un vaso para túrmix triturar la zanahoria, el curry, la ralladura de naranja, sal y pimienta. Triturar bien y servir.

6) Podemos servir los patés con tostadas finas o hacer montaditos con los patés como bases. Algunos ejemplos podrían ser: paté de garbanzos con anchoas o paté de zahorias con aceitunas negras.

Valor nutricional (por ración)

Valor energético: 238,19 Kcal.; Proteínas: 5,43 g; Hidratos de carbono: 20,99 g; Grasas: 15,62 g.

Comentario gastronómico

Este aperitivo es adecuado para personas vegetarianas, pues sólo contiene ingredientes vegetales. Podemos emplear estos patés como sustitutos de mantequilla a la hora de hacer sándwiches o bocadillos.

  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 limón
  • 3 cucharadas tahini
  • 250 gramos de garbanzos hervidos
  • 350 gramos de zanahoria
  • ½ cucharaditas de Curry
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 cucharadita de Ralladura de naranja
  • una pizca de sal

Leer más

Durante el embarazo son numerosísimas las precauciones y limitaciones que la mujer tiene que hacer con su dieta, lo cual puede hacer la comida poco llevadera, eso sin olvidar las frecuentes nauseas, vómitos y aversiones que el embarazo conlleva. Muchas de las recomendaciones han pasado de madres a hijas durante generaciones sin tener base científica que las apoye. Otras, por el contrario, se basan en los posibles daños que el consumo de ciertas sustancias puedan inferir tanto en la madre como en el feto, ya sea en su crecimiento y desarrollo o en la llegada a término del embarazo. En este artículo vamos a hablar del peligro para la salud de la mujer de comer patés en el embarazo.

Por qué el paté puede ser un peligro en el embarazo

Durante los nueve meses de gestación se recomienda no consumir productos crudos como carnes, pescados o huevos, y lavar exhaustivamente las verduras y frutas que vayan a consumirse sin cocinar, debido a las posibles toxiinfecciones alimentarias que puedan causar.

Una de las toxiinfecciones alimentarias más peligrosas durante el embarazo es la listeriosis, causada por una bacteria llamada Listeria monocytogenes, y uno de los alimentos que se relaciona con esta toxiinfección es el paté.

El paté es una pasta untable que se elabora con hígado y grasa y se adereza con vino, licor y/o diferentes especias y hierbas aromáticas. Además, existen versiones vegetales, en las que la pasta se elabora a base de verdura en crudo aderezada de una manera similar.

Al elaborarse con verduras en crudo, estas pastas vegetales acarrean los mismos riesgos que la verdura cruda, con la desventaja de que no pueden lavarse, por lo que no son recomendables durante el embarazo. Sin embargo, existen otras razones por las que el paté, tanto de origen animal como vegetal, debe evitarse desde que descubrimos el positivo en el test de embarazo.

– Los patés tienen mucha grasa de origen animal
Dicho contenido en ácidos grasos saturados y colesterol no es nada recomendable en la dieta de la embarazada.

– Los patés elaborados a base de hígado son aun mas peligrosos
El hígado es el órgano del cuerpo encargado de filtrar y retener las toxinas que la sangre pueda llevar, por lo que, en el hígado de cualquier animal, estarán acumuladas no solo las toxinas sino cualquier compuesto químico que hayan ingerido (antibióticos, hormonas, plaguicidas, fertilizantes…). Evidentemente, la procedencia del animal es clave para la limpieza de su hígado, y no todos los animales están expuestos a compuestos químicos.

El hígado es una increíble fuente de retinol (vitamina A), que, si bien podría ser recomendable en algunos casos, durante el embarazo puede poner en riesgo la vida del feto y aumentar el índice de malformaciones. Consumir retinol en exceso en las semanas previas o durante las primeras semanas de embarazo puede afectar a la formación del cráneo y el cerebro del feto, además de a su sistema cardiovascular. Por el contrario, al ingerir un exceso de retinol pasado el primer trimestre, las malformaciones se centran en las extremidades y en el sistema reproductivo y renal del feto.

– Los patés se han relacionado con brotes de listeriosis
Además del posible riesgo frente a enfermedades que el embarazo supone, ya que el sistema inmune y las defensas naturales del organismo se encuentran debilitadas, el contacto con Listeria monocytogenes supone una gravedad extrema para el feto. La listeriosis presenta una sintomatología gripal que dificulta su diagnóstico, además de que los síntomas pueden no aparecer de inmediato.

Sin embargo, y aunque la listeriosis no presenta serios problemas en adultos sanos, las complicaciones para el feto pueden variar desde la inducción a un parto prematuro hasta el aborto espontaneo y la muerte fetal, dependiendo del trimestre en que se contraiga la infección. Además, es uno de los agentes causantes de meningitis más frecuente en recién nacidos, y su pronóstico no siempre es favorable. En la madre, y aunque los síntomas pueden ser leves, hay riesgo elevado de meningitis bacteriana, una complicación en ocasiones mortal de la listeriosis.

Aunque el riesgo de listeriosis por consumo de patés no es excesivo, las complicaciones en caso de que el paté esté contaminado con Listeria monocytogenes pueden ser mortales para el feto, por lo que es preferible evitar cualquier alimento que se relacione con esta bacteria.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *