0

Pure de calabacín

Tabla de contenidos

¿Cómo hacer crema de calabacín? Las 5 mejores recetas

El calabacín se puede encontrar todo el año en el mercado, pero es una verdura de verano. Encontramos los calabacines más sabrosos del año entre julio y septiembre. El calabacín es una hortaliza que debemos incorporar a nuestra dieta por sus valores nutricionales:

  • su componente principal es el agua,
  • seguido de los hidratos de carbono y
  • pequeñas cantidades de grasa
  • proteínas,
  • fibras,
  • ácido fólico,
  • vitamina C,
  • vitamina B como B1, B2 y B6 en cantidades menores.

Es un alimento de bajo aporte calórico, perfecto para personas que siguen una dieta hipocalórica… ¡no os perdáis las recetas de crema de calabacín que os proponemos a continuación!

Cómo hacer una crema de calabacín paso a paso

Cómo escoger los calabacines​

  • Toca los calabacines,
  • busca los calabacines firmes al tacto,
  • sin manchas en la piel,
  • son preferibles los pequeños o medianos a los grandes,
  • mejor no almacenar por muchos días los calabacines: cuando maduran tienen un sabor algo más amargo.

¿Con o sin piel?

  • La piel conserva la mayor parte de nutrientes, por lo que lo ideal sería conservarla.
  • Si tienes niños “verdefóbicos”, o no contáis con una batidora potente, podéis quitarla para que no se vean los trocitos de piel.

Otros trucos:

  • ​Puedes usar caldo de pollo en lugar de caldo de verduras, da un sabor maravilloso.
  • La crema de calabacín puede servirse caliente o fría, ¡es deliciosa en ambos casos!
  • Sírvela con unos dados de pan tostado por encima, o con perejil picado.
  • ​También puedes agregar virutas de jamón serrano o picatostes.

1. Cómo hacer una crema de calabacín paso a paso

Ingredientes para la crema de calabacín
Para 4 raciones:

  • 4 calabacines medianos
  • 1 patata
  • una cebolla
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 100 ml de nata
  • Nuez moscada
  • Perejil

Preparación de la crema de calabacín
Primero, tienes que lavar correctamente tus calabacines y cortarlos en rodajas. Puedes pelarlos antes o no, depende de tus gustos. Si dejas la piel, la crema tendrá un color más verde. La mayor parte de las vitaminas del calabacín se encuentran aquí. Pero ojo, dejar la piel también puede dar un gusto más amargo a tu crema. Otra vez, es una cuestión de gustos…
Pela y corta en trozos la patata. Pica la cebolla. Pon todo a rehogar en una cazuela con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego bajo. Añade el caldo de verdura hasta cubrirlo todo y déjalo cocer durante otros 20 minutos. Pon la nata, la sal y una pizca de nuez moscada si te apetece.
Cuando haya vuelto a hervir, déjalo enfriar un poco antes de pasarlo todo por la batidora. Retira un poco del caldo de cocción para que quede consistente. Luego bátelo hasta que quede bien cremosa. Comprueba el punto de sal y lo puedes servir.
Para adornarla y darle un toque final, puedes espolvorear un poco de perejil fresco picado, unos picatostes de pan y un poco de nuez moscada. También debes tener en cuenta que puedes servir una crema fría de calabacín o caliente, así que es un plato ideal tanto para el invierno como para el verano.

Descubre: Bowls veganos: ideas saludables que te llenarán de energía

© Instagram @hanna.de.groot

2. Cómo hacer una crema de calabacín con quesitos

Ingredientes para la crema de calabacín con quesitos
Para 4 raciones:

  • 3 calabacines medianos, en trozos grandes
  • 1/2 cebolla, en cuartos
  • 2 dientes de ajo
  • 700 ml de caldo de pollo o vegetal (o la misma cantidad de agua con 2 pastillas de caldo)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 7 quesitos
  • Sal y pimienta negra a gusto
  • Queso parmesano rallado para decorar (opcional)

Preparación de la crema de calabacín con quesitos
Pon el caldo o el agua con las patillas de caldo, el aceite de oliva virgen, la cebolla, el ajo y el calabacín en una cazuela grande. Caliéntalo a fuego medio. Tápalo y deja que comience a hervir. Cuando llegue a ebullición, baja la temperatura.
Deja la tapa puesta, removiendo los ingredientes de vez en cuando durante unos 20 minutos, hasta que todos los componentes estén tiernos. Para verificarlo, pincha con un tenedor los vegetales para ver si están bien cocidos.
Retira del fuego la cazuela. Añade los quesitos y, en la misma cazuela, bate todo el contenido con una batidora de mano, hasta que todo esté fino y no tenga ningún tropiezo.
Sazona la crema de calabacín con sal y pimienta negra al gusto, rectificando si es necesario. Sírvelo caliente en platos individuales, con un poco de queso parmesano rallado por encima.

3. Cómo hacer una crema de calabacín con nata

Ingredientes para la crema de calabacín con nata
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 20 minutos
Tiempo total: 30 minutos
Para 4/6 raciones:

  • 4 calabacines medianos
  • 1 cebolla mediana
  • 1 cucharada de aceite de oliva o mantequilla
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 750-1000 ml de caldo vegetal o caldo de pollo
  • 75-100 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida (opcional)
  • 1 pizca de nuez moscada recién rallada (opcional)

Preparación de la crema de calabacín con nata:
Pela y pica la cebolla finamente. En una cazuela, pon la mantequilla o el aceite, y cuando se derrita y se caliente, añade la cebolla picada y la sal, para que tarde menos tiempo en ablandarse. Deja que se sofría lentamente, revolviendo regularmente hasta que la cebolla esté suave, translúcida y blanda. Tardará unos 5 minutos.
Mientras tanto, hay que pelar y picar el calabacín. Añadirlo a la cazuela junto con el caldo. Aumenta la temperatura para que el caldo empiece a hervir. Reducir el calor y mantener un fuego lento y constante, sin olvidar de revolverlo ocasionalmente, hasta que el calabacín esté tierno. Tardará unos 15 minutos.
Cuando todos los ingredientes están tiernos y el caldo se haya reducido parcialmente, se pasa el contenido a la batidora hasta que tengamos un puré bien suave. Devuelve el puré a la cazuela donde lo calentaste y añade la nata. Hay que removerlo muy bien para que se reparta uniformemente.
Caliéntalo suavemente a fuego bajo hasta que esté a la temperatura adecuada. Incorpora más sal, sobre todo si has utilizado un caldo bajo en sodio, pimienta negra y la nuez moscada a gusto, con un chorrito más de nata por encima para hacer un dibujo.

4. Cómo hacer una crema de calabacín y verduras

Ingredientes para la crema de calabacín y verduras
Para 6 raciones:

  • 2 calabacines, pelados y cortados en cubitos
  • 10 vainas de judías verdes, troceadas
  • 1 cebolla, pelada y picada
  • 4 dientes de ajo grandes, picados
  • 1 tallo de apio
  • 1 zanahoria, pelada y en rodajas
  • 1 patata mediana, pelada y en cubos
  • 1 taza de guisantes verdes
  • 750 ml de agua
  • 500 ml de leche de almendras o caldo de pollo
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 1 cucharadita de orégano molido
  • 2 cucharadas de queso fresco, opcional
  • 1 puñado de eneldo fresco

Preparación de la crema de calabacín y verduras
Cuece las judías verdes en una olla llena de agua a fuego fuerte hasta que las judías estén tiernas, unos 15 minutos. Escurrir y reservar a un lado. Mientras se están cociendo, calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén, a la que añades la cebolla.
La salteas durante unos minutos hasta que esté transparente. Entonces, añadir el ajo y sofreírlo todo junto durante 30 segundos. Agregar el tallo de apio picado, las zanahorias picadas y vertemos 75 ml de agua. Dejar que se cueza durante unos 4-5 minutos hasta que los vegetales estén tiernos.

Es momento de incorporar las patatas y añadir 150 ml de agua, se puede utilizar el agua que sobraste al cocer las judías. Condimentarlo con sal y pimienta negra. Revolver y cubrir con una tapa. Deja que se cueza hasta que las patatas estén tiernas.
Incorporar las judías verdes que tienes reservadas, el calabacín, los guisantes y el resto del agua, junto con la leche de almendras y llevarlo a ebullición. Si quieres que sea más líquida, pues le añadir más líquido, agua o leche. Deja que se cocine unos 10 minutos, hasta que las verduras estén blandas.
Agregar el eneldo picado y el queso fresco. Triturarlo con ayuda de una batidora eléctrica, hasta que no que ningún grumo ni trozo. Servirlo en caliente con una zanahoria rallada por encima y con el orégano.

5. Cómo hacer una crema de calabacín light

Ingredientes para la crema de calabacín light
Para 4 raciones:

  • 3 calabacines medianos, con piel, cortados en trozos grandes
  • 1 cebolla en cuartos
  • 2 dientes de ajo, en láminas
  • 1 litro de caldo de pollo (mejor si es casero)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de leche de coco
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación de la crema de calabacín light
Calienta una cucharada de aceite en una cacerola a fuego medio. Cuando esté caliente, agrega la cebolla pelada y el cuartos, los ajos pelados y en láminas y los calabacines lavados y en trozos grandes. Deja que se sofría todo unos 5 minutos para que se ablande un poco.
Añade el caldo de pollo, sal y pimienta negra a tu gusto. Aumenta la temperatura hasta que comience a hervir.
Cuando rompa a hervir, baja la temperatura. Pon la tapa. Deja que se cueza a fuego bajo hasta que los calabacines estén tiernos. Tardarán unos 20 minutos.
Apaga el fuego. Añade la leche de coco. Con una batidora, tritura todos los ingredientes hasta que esté bien pasado, suave y sin grumos. Prueba la crema y añade más sal o pimienta a gusto. También puedes añadir más leche de coco si quieres.

Cena ligera: una receta para cada día de la semana
Smoothies para verano: ¡la mejor forma de refrescarte!
3 recetas de crema de calabaza que te encantarán

Crema de calabacín

20 m Calorias: 169 Fácil

Comer sano es fácil y cuando veras en este vídeo no tendrás excusa ;). Se trata de una deliciosa crema de verduras, en concreto crema de calabacín, totalmente saludable, libre de grasas saturadas y apta por supuesto para celíacos, vegetarianos y veganos (si omitimos los quesitos por crema de leche vegetal o algún queso vegetal). Además se trata de una receta ideal para personas que se encuentran en una dieta adelgazante.

Esta receta que te mostramos es fácil y rápida, y los ingredientes son muy baratos y fáciles de obtener en cualquier mercado, otra que también te gustará es esta crema de maíz. Una buena oportunidad para que los más pequeños consuman gran cantidad de verdura en un solo plato.

Puedes modificarla a tu gusto, añadiendo más cantidad de verdura, añadiendo algún tipo de verdura que te guste mucho… Pero nunca tendrá que superar la cantidad de calabacín, porque es el ingrediente principal, y el que da el nombre a esta exquisita crema.

Se trata de una receta de la que podemos sacar mucho provecho. Puedes hacer más cantidad y congelarla sin miedo, pero recuerda que no debe pasar más de un mes en el congelador o de lo contrario, al descongelarlo tendrá una textura “aguada” y habrá perdido por completo sus propiedades nutricionales.

Ingredientes para 2 personas

  • Calabacín – 2 unidades
  • Puerros – 2 unidades
  • Ajo – 1 diente
  • Quesitos – 2 unidad
  • Aceite de oliva – 3 cucharadas
  • Sal – 2 cucharadas
  • Nuez moscada – al gusto
  • Agua – 3 tazas

Cómo hacer la receta de Crema de calabacín

  1. Podemos hacer la crema de calabacín de dos formas, pelando el calabacín o dejándolos con la piel. En este caso lo haremos con piel porque nos gusta el color verdoso que deja y aporta más nutrientes. Los cortamos en rodajas.
  2. Limpiamos bien los puerros bajo el grifo. Cortamos las puntas, les damos un corte en horizontal y retiramos la primera capa. Troceamos.
  3. Echamos un chorro de aceite en una marmita y calentamos a fuego medio, cuando coja temperatura añadimos un diente de ajo pelado entero y las verduras que hemos cortado.
  4. Dejamos unos 5 minutos, removemos. Añadimos 3 vasos de agua y cuando vuelva a hervir tapamos y cocinamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que las verduras estén blandas.
  5. Retiramos del fuego, añadimos un poco de sal, pimienta y la nuez moscada. Y trituramos con la batidora hasta que tenga una textura cremosa. Si te gusta más espeso, lo puedes volver a poner al fuego y remover hasta que espese un poco más.
  6. Añadimos los quesitos y batimos de nuevo. Probamos y rectificamos de sal. Presentamos nuestra crema de calabacín y listo para comer!

Notas y Consejos

He preferido no quitar la piel a los calabacines antes de cocinarlos, ya que en ella se concentran gran cantidad de vitaminas y minerales. Además, el color del puré es mucho más atractivo si dejamos la piel que si la quitamos.

Si queréis preparar vuestros propios picatostes caseros, os invito a que echéis un vistazo a nuestro vídeo de la ensalada César, donde os enseñamos la manera de prepararlos a partir de unas rebanadas de pan de molde.

Como ya apuntábamos en la introducción de esta receta, ésta es una elaboración muy sencilla que podéis preparar con cualquier verdura, o con una combinación de varias de ellas.

Si te ha gustado esta receta de Crema de calabacín te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Cremas y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Crema de calabacín, receta paso a paso

Si amas la verdura, pruébala de diferentes formas; cruda, cocida, en wok o en puré. Los más pequeños de la casa suelen ser reacios a comer verduras. No obstante, al servirse como una crema hace que sean mucho más fáciles de comer. La crema de calabacín es una de las recetas más deliciosas y fáciles de preparar. Además, es un platillo que cuenta con muchas propiedades, agua y fibra, por lo que es perfecta para conservar la buena figura. ¡Vamos a por la receta!

Quizás también te pueda interesar: Sopa crema de calabazas y puerros, receta paso a paso

Ingredientes

  • 3 calabacines medianos
  • 1 cebolla
  • 1 patata grande
  • ½ puerro
  • 200ml de agua
  • 100ml de crema de leche o nata liquida
  • 30ml de aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo de pollo

Elaboración paso a paso

1. Lava todas las verduras.

2. Trocea el calabacín, el puerro, la cebolla y la patata en dados pequeños.

3. Calienta el aceite de oliva en una olla y rehoga la cebolla y el puerro.

4. Agrega los calabacines y la patata y rehoga durante cinco minutos o hasta que el calabacín tome un poco de color.

5. Añade una pastilla de caldo y un vaso de agua y deja cocer durante 20 minutos más.

6. Aparta del fuego y tritura las verduras con la batidora hasta obtener una textura cremosa. Finalmente, agrega la crema de leche y mezcla. Sazona con sal y pimienta negra molida.

Te recomendamos leer: Crema de calabaza y langostinos, receta paso a paso

El calabacín, cuyo nombre científico es Cucurbita pepo, es originario de América y cuenta con muchas propiedades y beneficios para la salud. Este alimento es ideal para quienes estén siguiendo una dieta, dado que no contiene calorías. Sin embargo, cuenta una gran cantidad de vitaminas y minerales como el potasio, el fosforo, el magnesio y el calcio.

Puré de calabacín y puerros con queso

Me encanta cocinar con verduras porque se pueden preparar recetas riquísimas y súper saludables de forma rápida y sencilla. A la plancha o al horno me encantan, y también disfruto mucho preparando y comiendo cremas y purés de verduras. Además se prestan a una gran cantidad de combinaciones y variaciones, y podemos combinarlas con especias, quesos, hierbas, «tropezones» crujientes…

Este puré de calabacín y puerros con queso nos encanta porque necesita muy pocos ingredientes y queda riquísimo, ya que la combinación de verduras con un queso tipo Grana Padano o similar es espectacular. Además puedes dejarlo a la textura que te guste, más cremosa o seca, en función del agua que le añadas a la hora de cocer las verduras.

Si te gustan las cremas, no te pierdas nuestra sección de sopas y cremas, donde encontrarás la crema de calabacín y puerros con (o sin quesitos), una receta muy parecida a este puré, o nuestra crema de verduras casera, perfecta para aprovechar las verduras que han madurado en la nevera y quieres gastar. Si prefieres sabores más concretos, prueba nuestra crema de calabaza y zanahoria, o la sabrosísima crema de champiñones y setas casera.

Ingredientes para hacer puré de calabacín y puerros con queso (4 personas):

  • 3 calabacines de tamaño grande (y si son con la corteza de color verde clarito, mejor aún).
  • 2 puerros.
  • 50 gr queso Grana Padano (o el que prefieras, pero mejor si es un queso de potente sabor y textura seca).
  • Agua.
  • Aceite, sal y pimienta.

Preparación, cómo hacer puré de calabacín y puerros con queso:

  1. Corta el tallo verde y las raíces de los puerros, quítales la capa más externa y córtalos en rodajas finitas.
  2. Lava los calabacines y córtalos en cubitos.
  3. En una olla que tenga tapadera, pon un poco de aceite y sal y echa el puerro y el calabacín. Deja que se cocine a fuego medio durante 5 minutos sin dejar que se dore.

    Salteamos un poco los calabacines y los puerros

  4. Añade un poco de sal y el agua, la cantidad será hasta casi cubrir las verduras, como puedes ver en la siguiente fotografía, aunque esto dependerá de tu gusto y de cómo quieras la textura final del puré. Con esta cantidad de agua queda cremoso.

    Cocemos los calabacines y los puerros

  5. Deja que se cocine todo junto y con la olla tapada a fuego medio durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Retira la olla del fuego y utiliza una batidora de mano o vierte su contenido en una batidora de vaso como hemos hecho nosotros, es una opción muy cómoda.

    Ponemos la mezcla en la batidora de vaso

  7. Incorpora también casi todo el queso cortado en tacos (reserva un poco para rallar al final por encima del puré), y tritúralo todo durante aproximadamente 1 minuto, hasta que tenga una textura bastante homogénea.

    Ya tenemos triturado el puré de calabacín en apenas 1 minuto con nuestra batidora de vaso

  8. Prueba el puré y rectifícalo de sal si es necesario. También puedes agregarle más agua si la textura te parece demasiado densa, esto ya va en gustos.

Tiempo: 35 minutos

Sirve y degusta:

Puedes tomar este puré caliente, tibio o incluso frío cuando aprieta el calor. Eso sí, cuando sobra, va directo a la nevera en un tupper ya que puede aguantar 2-3 días sin problemas, e incluso se puede congelar.

Sirve el puré en cuencos y espolvorea un poco de pimienta recién molida y ralla por encima el queso restante con un buen rallador.

Puré de calabacín y puerros con queso

Variantes de la receta de puré de calabacín y puerros con queso:

Incluye otras verduras para darle un toque distinto: zanahoria, cebolla, calabaza, alubias verdes, alcachofas, champiñones… Existen un montón de combinaciones increíblemente ricas, ¡anímate a inventar!

A la hora de servirlo puedes incluir picatostes o frutos secos, y también todo tipo de especias y hierbas.

Consejos:

¡Truco! ¿Quieres un puré de calabacín exprés? Introduce las verduras, el agua y un poquito de aceite y sal en un estuche de vapor, y ponlo en el microondas 6-8 minutos (hasta que estén blanditos). Después tritúralo todo y…¡listo! También puedes preparar la mitad de ingredientes en un estuche de vapor para 2 personas. En este vídeo puedes ver lo fácil que es preparar una crema de calabacín, y lo mismo sucede con el puré:

Procura que en ningún momento se doren lo más mínimo o se quemen las verduras. Si eso te ocurre, puedes optar por una solución de emergencia: añadir un poco de agua para que se sigan cocinando pero no calcinando, y por supuesto bajar la temperatura del fuego para que no vuelva a ocurrir. Los trozos quemados le aportan un amargor muy desagradable al resultado final.

Si te apetece comer este puré frío, no te pases con el agua al cocinarlo, y una vez hecho tritúralo y, cuando se haya enfriado, échale unas cucharadas de nata y vuelve a triturarlo, ¡riquísimo!

Cómo preparar puré de calabacín fácil, rápido y muy bueno

Instrucciones para preparar puré de calabacín fácil, rápido y muy bueno

  1. En primer lugar, hay que dejar preparadas las verduras para cocerlas. Con lo cuál, las pelamos y las dejamos a un lado.
  2. Cogemos las patatas y las pelamos también y las partimos de forma no homogénea, desgarrada para que puedan soltar todo el almidón.
  3. A la cebolla hay que quitarle la piel y la cortamos en trocitos lo más finitos que podamos o en taquitos y después pasamos por debajo del agua los calabacines y los puerros y los lavamos y una vez limpios, hacemos lo mismo, los partimos en trocitos, pero con piel incluida.
  4. A continuación cogemos una olla y la ponemos en el fuego con un chorrito de aceite de oliva y la calentamos a fuego lento y cuando vemos que va echando un humillo y está algo caliente, echamos la cebolla para empezar a pocharla y cuando le hemos dado un par de vueltas, echamos las demás verduras que tenemos ya troceadas. Así ya tenemos dentro de la olla, la cebolla, el puerro ,la zanahoria, el calabacin y le damos vueltas hasta que tomen un color dorado.
  5. Después de ésto, cubrimos todas las verduras con agua y vertemos dentro de la olla una pastilla de caldo de pollo y seguimos removiendo hasta que ésta se disuelva. Y la mantenemos a fuego lento cociendo entre media hora y tres cuartos de hora hasta que notemos que la verdura está tierna, sin olvidarnos de haber echado las patatas también.
  6. Una vez vemos que todo está tierno, sacamos y colamos el agua en un colador dejando las verduras con las patatas ahí y lo volvemos a poner en la olla, pero sin agua, o en una cacerola en la que podamos trabajar. Echamos entonces sal y pimienta y salpimentamos todo y una vez esté sin agua,le ponemos unos quesitos que se irán fundiendo con el calor de la cocción.
  7. Cogeremos y mezclaremos todas las verduras y las patatas con los quesitos, las machacamos un poco con un tenedor y le podemos añadir un poco de leche o de mantequilla para dar más jugosidad al plato y después simplemente lo pasamos todo con la batidora.

8. Y una vez pasado todo, ya tenemos listo nuestro puré, riquísimo y muy fácil.

Crema de calabacín con nata

Es típico de las cremas el que le añadamos nata líquida, pero en algunas recetas, se le añade queso cremoso o quesitos precisamente para aportarle más cremosidad.

En la receta de hoy, la crema tiene cuerpo y textura suficiente para que no sea necesario el queso. Además es un plato muy sano y saludable con pocas calorías.

INGREDIENTES PARA UNAS 4-6 PERSONAS

  • 1 cebolla mediana
  • 1 cucharada de aceite de oliva o mantequilla
  • 1/2 cucharadita de sal fina, o más al gusto
  • 4 calabacines medianos
  • 750-1000 ml de caldo vegetal o caldo de pollo
  • 75-100 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida (opcional)
  • 1 pizca de nuez moscada recién rallada (opcional)

PREPARACIÓN

Hay que pelar y picar la cebolla finamente. Cuando lo tengamos, hay que calentar en una cazuela la mantequilla o el aceite, y cuando se derrita y se caliente, hay que incorporar la cebolla picada y la sal, para que tarde menos tiempo en ablandarse.

Hay que dejar que se sofría lentamente, revolviendo ocasionalmente hasta que la cebolla esté suave, translúcida y blanda, tardará unos 5 minutos.

Mientras tanto, hay que pelar y picar el calabacín y añadirlo a la cazuela junto con el caldo. Hay que aumentar la temperatura para que el caldo empiece a hervir, y después reducir el calor y mantener un fuego lento y constante, sin olvidarnos de revolverlo ocasionalmente, hasta que el calabacín esté tierno, tardará unos 15 minutos.

Cuando todos los ingredientes están tiernos y el caldo se haya reducido parcialmente, se pasa el contenido al vaso de la túrmix (se puede hacer en varias tandas si no nos cabe todo de una vez). Y hay que triturar todo el contenido hasta que tengamos un puré bien suave.

Te recomiendo que esperes a triturarlo hasta que haya enfriado un poco, o que sino pongas un trapo sobre el vaso para evitar cualquier salpicadura caliente y que te quemes.

Devolvemos el puré a la cazuela donde lo habíamos calentado y añadimos la nata. Hay que removerlo muy bien para que se reparta uniformemente.
Lo calentamos suavemente a fuego bajo hasta que esté a la temperatura adecuada.

Incorporamos más sal (sobre todo si hemos utilizado un caldo bajo en sodio o no le hemos echado sal), pimienta negra y la nuez moscada, y lo servimos en caliente, con un chorrito más de nata por encima para hacer un dibujo.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Nota: Se puede congelar la crema perfectamente, una vez triturada, se conserva en tuppers y se congela hasta 3 meses. Una vez que queramos descongelarlo, lo calentamos e incorporamos la nata líquida, seguido de los pasos anteriores.

Porciones: 4

Preparación de crema de calabacín

No habré hecho yo crema de calabacín en mi vida, ¡qué rica!

Ingredientes para 4 raciones

  • 3 Cabacines hermosos (aproximadamente 1 kg)
  • 6 quesitos (pueden ser desnatados)
  • 200 ml de nata líquida o crema ligera Puleva o leche (entera, semi, desnatada, evaporada, la que quieras)
  • 1 pastilla de caldo de pollo
  • sal y Pimienta

Unas cuantas, y seguro que muchos de vosotros creéis tener en vuestro poder la receta de la mejor crema de calabacín del mundo. Pues eso creía yo también hasta que hice esta que os traigo hoy, a ver si a vosotros también os cambia las ideas.

Es tan sencilla, tan rápida de preparar, y sale tan requetebuena, que tenéis que probarla, aunque solo sea para llevarme la contraria. Porque de verdad os digo que desde ahora, en casa sólo se hace una crema de calabacín, y es perfecta. Os dejo con la receta.

. 023

Lavamos los calabacines y les cortamos los extremos, que no vamos a usar. Los cortamos en trozos gruesos y los colocamos en la olla rápida, añadimos la pastilla de caldo, cubrimos con agua y cerramos. Cuando esté a máxima potencia, contamos 10 minutos y apagamos. ( si no tenéis olla rápida, 25 minutos en una cazuela)

Escurrimos bien el calabacín, que quede sin caldo, y lo volcamos sobre un recipiente en el que podamos usar la batidora.

Si tenéis thermomix o batidora de vaso, la podéis usar, será más cómodo y quedará con una textura estupenda.

Añadimos los quesitos, la nata o el líquido que hayamos elegido, sal y pimienta recién molida a vuestro gusto.

Batimos hasta obtener una crema de calabacín fina y servimos adornando con unos costrones de pan frito o tostado.

En thermomix, batiremos 2 minutos a velocidad progresiva 5-10.

Resultado

Riquísima, os lo aseguro, tenéis listo un primer plato o la cena en menos de un cuarto de hora.

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 1/5

Digestión: 3/5

Precio: 3€

Fuente: cocotteminute

Cómo preparar crema de calabacín. Si hay una hortaliza todo terreno es el calabacín, ya que podemos encontrarlos todo el año en los mercados, y podemos usarlo para infinidad de recetas.

El calabacín nos vale para los sofritos, para guarnición, para ensaladas y como en el caso de esta receta, con él hacemos deliciosas cremas. Esta receta de verdura también se adapta a todas las épocas del año, ya que podemos disfrutarla en la mesa fría o caliente, según nos apetezca. Hay casi tantas variantes de ella como cocineros. Se puede hacer con o sin cebolla, añadirle o no algo de patata; y luego en la parte final, puede llevar nata o quesitos en su lugar.

La que yo he preparado digamos que es la más típica y tradicional, la que yo conozco de casa y siempre nos ha gustado de esta manera. El resultado es una crema suave y ligera, que podemos acompañar de picatostes de pan crujientes o jamón salteado. De todas maneras, como os he dicho, podéis darle el toque personal que más os guste.

Es una opción más para comer sano en casa, podéis optar también por una deliciosa crema de zanahoria o esta crema de calabacín y puerro. Calentitas, saludables y muy fáciles de preparar.

Preparación de las verduras para la crema de calabacín

  1. Comenzamos por pelar la cebolla y picarla en juliana. Lavamos la patata, la pelamos y la cortamos en dados. En una cazuela con una lámina de aceite de oliva virgen extra. Las sofreímos durante 5 minutos a fuego medio. Salamos al gusto.
  2. Para facilitar su manejo, cortamos los calabacines en varios trozos. Con un cuchillo bien afilado vamos quitando la piel, y luego los picamos en dados pequeños.
  3. Los añadimos a la cazuela. Con la piel restante, vamos a picar un poco de ella bien fina y también la echamos junto al resto de ingredientes. De esta manera le daremos un toque de color al resultado final.
  4. Mezclamos y seguimos cocinando unos 5 minutos a fuego medio, así irán ablandando las hortalizas.
  5. Salamos ligeramente de nuevo. Vertemos ahora el caldo de verduras o en su defecto, si no tenéis caldo, agua caliente, de modo que cubra todas las verduras.

Cocción y presentación final de la crema de calabacín

  1. Cocemos 20 minutos a fuego medio, tapando la cazuela, de manera que esté siempre hirviendo suavemente, con pequeños borbotones.
  2. Pasado el tiempo, vamos a darle el toque de gracia al plato. Retiramos del fuego, añadimos la nata (si la queréis más liviana emplead leche entera, y si hay intolerantes a la lactosa en casa, son leche de soja) y mezclamos bien.
  3. Con el calor que tiene la olla llegará para que se cocine suavemente.
  4. Trituramos con la batidora y vamos comprobando el punto de la crema.
  5. Queremos que quede ligera, no como un puré. Si nos ha quedado espesa, podemos añadir un poco más de caldo hasta conseguir la textura deseada.
  6. Y con estos sencillos pasos ya estaría lista la crema de calabacín. Probamos y rectificamos de sal si es el caso.
  7. Para decorar le he añadido un poco de perejil fresco picado, aunque también le irían genial unos dados de pan tostado.

Consejos para una crema de calabacín de rechupete

  • Cuando vayamos a los calabacines, os recomiendo que escojáis ejemplares que sean firmes al tacto. Compactos, sin golpes o manchas, y que se aprecie que son pesados en relación a su tamaño.
  • Esto nos indica que están en buen estado en su interior. Es preferible llevarse los de tamaño pequeño o mediano, porque los que son grandes tienen más pepitas y su carne menos tierna. Una vez en casa, se conservará perfectamente en la nevera durante unas 2 semanas.
  • Con esta receta no podéis quejaros de no poder comer sano, la preparáis en un periquete y os ayudará para llevar una dieta sana y saludable.
  • También se adapta muy bien para llevar de picnic en cualquier fecha del año, una crema calentita para tomar como primero en el invierno, o en “tupper” al trabajo. ¡Una crema de rechupete!
  • Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Una de las recetas más sencillas y sanas que hay, sin duda, es una crema de calabacín. Con tan sólo 4 o 5 ingredientes humildes, se puede elaborar un plato sabroso y muy económico.

A continuación os dejamos 12 recetas fáciles. ¡Dale un toque especial a tu crema de calabacín! Aquí tienes la primera forma de hacer este plato, pero recuerda que en el lateral y menú de la web tienes más recetas:

Crema de calabacín con quesitos

Sólo cinco ingredientes (sin contar la sal y la pimienta negra) es todo lo que necesitas para hacer esta deliciosa, fácil y rápida crema de calabacín con quesitos.

Cuando quiero comer verdura, pero necesito que tenga una textura y un sabor agradable, recurro a esta expendida crema de calabacín que, combinada con unos quesitos, está de rechupete.

Esta es una de las primera recetas que he hecho en mi vida, ya que es de las primeras que me enseñó ha hacer mi madre, y se ha convertido en una crema básica de mi fondo de cocina.

Recurro mucho a ella cuando quiero comer algo rápido (se hace en menos de 30 minutos) y no quiero recurrir a la comida rápida.

Me gusta añadirle un chorrito de aceite de oliva virgen y queso rallado, pero eso es totalmente opcional. También puedes agregar hierbas aromáticas frescas, calabaza, puerro o lo que queráis.

Personalmente uso un caldo de pollo casero que hago yo, en vez de agua con pastillas de caldo, que me parece algo artificial, pero también podéis añadir caldo de verduras también.

Ingredientes para hacer 4 raciones:

  • 1/2 cebolla, en cuartos
  • 2 dientes de ajo
  • 3 calabacines medianos, en trozos grandes
  • 700 ml de caldo de pollo o vegetal (o la misma cantidad de agua con 2 pastillas de caldo)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 7 quesitos
  • Sal y pimienta negra a gusto
  • Queso parmesano rallado para decorar (opcional)

Indicaciones para llevar a buen término la receta:

Paso 1. En una cazuela grande, agrega el caldo (o el agua con las patillas de caldo), el aceite de oliva virgen, la cebolla, el ajo y el calabacín. Ponlo a calentar a fuego medio, tápalo y deja que empiece a hervir. En el momento en que llegue a ebullición, reduce la temperatura.

Paso 2. Deja que siga cocinero todo con la tapa puesta, removiendo los ingredientes ocasionalmente durante unos 20 minutos, hasta que todos los componentes estén tiernos (pincha con un tenedor los vegetales para ver si están bien cocidos).

Paso 3. Retira del fuego la cazuela, incorpora los quesitos y, en la misma cazuela, bate todo el contenido con una batidora de mano, hasta que todo esté fino y no tenga ningún tropiezo.

Paso 4. Sazona la crema de calabacín con sal y pimienta negra al gusto, rectificando si es necesario, y sírvelo caliente en platos individuales, con un poco de queso parmesano rallado por encima.

Porciones: 4

Crema de Calabacín

En el caso del calabacín, es una hortaliza de gran sabor, que podemos comer tanto cruda como cocida, y que por su alto contenido en agua y fibra es perfecta para ayudarnos a guardar la línea.

La crema de calabacín es una receta muy versátil, ya que es una verdura de sabor suave resulta perfecta para combinarla con otros ingredientes y así adaptar la receta al gusto de todos.

Los peques de la casa, en general, son reacios a comer verduras. Sin embargo, servidas como una sopa o crema hacen que sean mucho más fáciles de comer, y así se benefician de un plato saludable, nutritivo y sabroso. Además, una de las grandes ventajas de las cremas sopas es que las podemos tomar tanto frías como calientes, por lo que pueden ser sin problema primer plato durante todo el año.

A la hora de preparar las cremas de verduras lo mejor es optar por hortalizas de temporada, ya que estaremos aprovechando su mejor momento y sus beneficios.

Una buena muestra es la receta que te invitamos a preparar hoy: crema de calabacín. Un plato riquísimo que reconforta en los días más fríos y en los más cálidos sirve para refrescarnos.

Pero si queréis dar un toque diferente de la clásica receta de crema de calabacín podéis preparar una crema de calabacín al Roquefort, simplemente añadiendo un poco de queso azul. Una manera diferente de degustar este plato tan sano y nutritivo, dando alegría a tus comidas diarias y sorprendiendo con preparaciones más originales y sabrosas.

¡Perfecta para esos días en los que te apetece comer algo ligero!

Lava bien los calabacines y trocea el calabacín, la cebolla, el puerro y la patata en dados. Calienta el aceite de oliva virgen extra en una cacerola y rehoga la cebolla picada y el puerro. Añade la patata y los calabacines y rehoga durante 5 minutos más, hasta que el calabacín tome un poco de color. Añade un vaso de agua y una pastilla de Avecrem para que te quede súper sabrosas y déjalo cocer durante unos 20 minutos.

Retira del fuego y tritura con la batidora hasta que quede una textura cremosa. Finalmente, vierte la crema de leche y mezcla suavemente. Sazonando con pimienta.

Las propiedades del calabacín

calabacín o zucchini o zapallito pertenece a la familia de las calabazas pequeñas, en términos gastronómicos se le considera como un vegetal, pero al igual que el tomate, botánicamente es una fruta, está compuesto de un 95% de agua.

Su nombre científico es Cucurbita pepo y es originaria de Centro América y sur de Estados Unidos, que junto con otras especies emparentadas forman un grupo de especies de calabazas cuyas variedades cultivadas, de las que se cosecha su fruto maduro o inmaduro, poseen usos culinarios indistinguibles.

Este alimento no tiene ningún contenido calórico. En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100 gramos, de calabacín sólo aportan 15 gramos, de calorías, pero en cambio contiene una muy buena cantidad de minerales y oligoelementos, también contiene el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio. ¡Este sí que es un súper food! Crudo o al vapor es la mejor manera de aprovechar todos los beneficios y las propiedades del calabacín. No se recomienda guardarlo más de cinco días.

¿En que nos beneficia el calabacín?

Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocido al vapor; también se puede comer crudo. Entre los beneficios más importantes del calabacín encontramos que este producto alimenticio contiene todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

Por su alto contenido en vitamina C es un gran antioxidante, combate las inflamaciones, controla los problemas de asma y beneficia la visión. El calabacín además posee una muy buena cantidad de vitaminas excelentes para la buena salud y apariencia de la piel. También se debe tener en cuenta que no se debe pelar. Contiene pocas calorías, está compuesto en su mayoría por agua, ideal para adelgazar. Hay que aclarar que estos aportes los podemos obtener cuando el vegetal está en su punto óptimo de madurez; la pectina que este vegetal contiene la hace muy suave a la hora de cocerla cuando todavía no está bien madura; en cambio si ya está bien madura su contenido de fibra es mayor, por esta razón contiene mucha celulosa. Ayuda a mantener los huesos saludables debido al alto contenido en magnesio y fósforo. Protege las células, previene el cáncer de colon y fortalece el sistema cardiovascular.

Además por el contenido tan alto en fibra este producto es muy bien recomendado para tratar los problemas de digestivos. Esta verdura es rica en fibras, ya que contiene entre 0,5 gramos y 1,5 gramos en los mismos 100 gramos. Evita la retención de líquidos y fortalece el sistema nervioso.

¿Qué otros beneficios tiene?

El calabacín es una verdura ideal para las personas que desean adelgazar, esto se debe al contenido abundante de fibra y sus escasas calorías, de modo que si comes este vegetal de manera abundante no tienes el riesgo de engordar, pero si debes estar seguro de que si lo consumes con bastante frecuencia y acompañado de algún tipo de ejercicio físico podrá ayudarte a adelgazar.

El calabacín amarillo se come crudo y es verdaderamente delicioso acompañado con un poco de zumo de limón. De esa manera podemos obtener todos los beneficios dietéticos.
El calabacín se debe comer fresco y es recomendable no guardarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Muchos expertos cocineros coinciden en que esta deliciosa verdura se debe comer cuando todavía está muy joven y se debe preparar estando bien fresca, además su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada uno un sabor muy especial.

No puedes olvidar que para una sana alimentación siempre debemos incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el calabacín, ya que conocemos todos los beneficios que puede aportar a nuestro organismo y que además se presta para preparar una gran variedad de deliciosos platos.

Las cremas de verduras solo tienen que ventajas. Son muy sencillas y rápidas de hacer pero también son muy versátiles, y de una receta aparentemente sencilla pueden convertirla en una elaboración la mar de creativa como esta crema de calabacín con pulpitos.

Receta de «crema de calabacín» de Dani García

  1. Para la crema de verdura:
  2. En una cazuela añadimos aceite de oliva y el ajo laminado. Sofreímos 30 segundos. Añadimos el puerro cortado en brunoise y sofreímos.
  3. Cortamos el calabacín en mirepoix. Lo añadimos a la cazuela. Y lo dejamos fondear 3 minutos.
  4. Añadimos el caldo de verdura y lo dejamos cocinar 5 minutos más.
  5. Tras los 5 minutos, añadimos la nata y dos quesitos. Damos un hervor.
  6. Trituramos en caliente. Colamos la crema para evitar impurezas. Rectificamos de punto de sal si es necesario.
  7. Servimos la crema en cazuelas pequeñas.
  8. Cortamos la manzana en cubos y la añadimos a la crema. Y encima de los cubos de la manzana ponemos un quesito.
  9. Para el sombrero de hojaldre:
  10. Precalentamos el horno a 180ºC con calor por arriba y abajo con ventilador. Batimos el huevo.
  11. Cortamos el hojaldre en discos ligeramente más grande que el diámetro de las cazuelas pequeñas.
  12. Pintamos el borde exterior del hojaldre. Y mojamos con huevo los bordes de las cazuelas.
  13. Tapamos las cazuelas con los discos de hojaldre.
  14. Pintamos con huevo el hojaldre.
  15. Horneamos durante 15 minutos y servimos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *