0

Que es radiofrecuencia facial

Tabla de contenidos

Radiofrecuencia: qué es, para qué sirve, cuándo se indica y riesgos

El procedimiento es fácil, basta con que la persona se acueste en una camilla, el terapeuta irá a colocar un gel específico sobre el área a ser tratada y después deslizará el equipo de radiofrecuencia con movimientos circulares, verificando constantemente la temperatura de la región con ayuda de un termómetro de láser, a continuación se deberá retirar el gel y limpiar la región tratada.

En el caso de la radiofrecuencia fraccionada, una tratamiento más indicado para eliminar las arrugas y las lineas de expresión de la cara, el procedimiento es ligeramente diferente, porque el aparato no se desliza sobre la piel,pero son emitidos pequeños rayos, como si fuese un láser en pequeñas áreas del rostro. En este procedimiento la temperatura puede alcanzar los 100º C pero sin cambiar la temperatura más superficial de la piel.

Riesgos de la radiofrecuencia

Los riesgos de este procedimiento se relacionan a la posibilidad de que se ocasione una quemadura en la piel, debido al mal uso de equipo. Como la radiofrecuencia eleva mucho la temperatura de la región, el terapeuta deberá observar constantemente si la temperatura en tratamiento no pasa de los 41ºC. Mantener los movimientos circulares mientras se realiza la terapia, evita que la piel se sobrecaliente, disminuyendo el riesgo de quemadura.

El equipo Vanquish es un excelente ejemplo de radiofrecuencia que tiene bajo riesgo de causar quemaduras en la piel, debido a que el equipo no entra directamente en contacto con la piel, sino que funciona a distancia.

Otro posible riesgo del tratamiento es que la persona no quede satisfecha con el resultado por no tener expectativas realistas, por lo que es deber del terapeuta informar el efecto del equipo en el cuerpo. Personas que tienen más edad y poseen muchas arrugas en el rostro y una piel muy flácidas deberán hacer más sesiones para poder tener un rostro más joven y con menos arrugas.

Radiofrecuencia facialRadiofrecuencia corporal

¿Cuántas sesiones de radiofrecuencia se deben hacer?

El número de sesiones de radiofrecuencia dependen del los objetivos del paciente, pero los resultados pueden comenzar a observarse después de la primera sesión:

  • Radiofrecuencia en el rostro: En el caso de las líneas de expresión pueden desaparecer después de la primera sesión, y en el caso de las arrugas más gruesas, a partir de la 5ª sesión habrá una gran diferencia. El que opte por la radiofrecuencia fraccionada debe realizar alrededor de 3 sesiones.
  • Radiofrecuencia en el cuerpo: Cuando el objetivo es eliminar la grasa localizada y tratar la celulitis, dependiendo del grado, serán necesarias de 7 a 10 sesiones.

A pesar de ser un tratamiento estético un poco costoso, posee menos riesgos que una cirugía plástica y sus resultados son progresivos y duraderos. Se recomienda un intervalo mínimo de 15 días entre cada sesión.

¿Quién no debe hacerla?

El tratamiento con radiofrecuencia se indica para adolescentes y adultos saludables, que tengan la piel integra. Sin embargo, el tratamiento posee algunas contraindicaciones que son:

  • Fiebre;
  • Embarazo;
  • Durante la quimioterapia;
  • En caso de que el individuo tenga enfermedades del colágeno, como el queloide, por ejemplo;
  • Prótesis metálica en la región a tratar;
  • Marcapasos;
  • Hipertensión arterial;
  • Diabetes, debido a la alteración de la sensibilidad en la región a tratar.

El Spectra es uno de los aparatos de radiofrecuencia más utilizados, pero existen otros equipos que son igual de eficaces como por ejemplo el Vanquish.

¿Qué es?

La radiofrecuencia es una técnica utilizada en medicina estética para combatir la flacidez y la celulitis y que consiste en la aplicación de radiaciones electromagnéticas que provocan el calentamiento de las diferentes capas de la piel. La tecnología que emplea este método es capaz de llegar a capas más profundas de la dermis mientras se protege la epidermis durante el tratamiento.

La radiofrecuencia produce la retracción del colágeno y de las fibras envejecidas de la piel para dar lugar a la formación de nuevas fibras.

Efectos de la radiofrecuencia

El calentamiento producido por las relaciones electromagnéticas influye sobre el tejido graso subcutáneo, es decir, actúa desde dentro de la piel, lo que produce beneficios como:

  • Formación y reestructuración de nuevo colágeno: El objetivo del tratamiento es conseguir la formación y reestructuración gradual del nuevo colágeno surgido de las capas profundas al retraer el viejo, lo que provoca que el tejido adquiera firmeza y elasticidad, a la vez que favorece la homeostasis.
  • Favorece la circulación sanguínea: Las ondas electromagnéticas aumentan la circulación en la zona objeto del tratamiento.
  • Drenaje linfático: Con el drenaje disminuyen los líquidos y las toxinas que residen en el tejido que sufre la celulitis.
  • Migración de fibroplastos: Los fibroplastos son las células de la dermis responsables de la secreción de fibras de elastina y de colágeno, por lo que su migración refuerza la estructura de este último.

La terapia con radiofrecuencia produce la reestructuración del colágeno y refuerza la firmeza y flexibilidad de la piel.

¿Cómo es el tratamiento?

El procedimiento consiste en dar descargas electromagnéticas mediante un cabezal de tratamiento que se mueve continuamente sobre la zona que se quiere tratar. La duración depende del grado de flacidez y celulitis que se quiera combatir y de la zona: las sesiones en áreas como los brazos suelen durar entre 25 y 30 minutos, mientras que otras más extensas, como las cartucheras, pueden llegar a la hora de duración. El número de sesiones también depende del grado de flacidez y de la zona: normalmente se necesitan entre 4 y 6 en tratamientos faciales y entre 6 y 10 en tratamientos corporales.

Después del tratamiento es necesario mantener protegida del sol la zona tratada; además, es muy recomendable hidratarse. El tratamiento no suele causar dolor, por lo que se practica sin anestesia, aunque existen una serie de efectos secundarios que es conveniente conocer:

  • Hinchazón y enrojecimiento transitorios, que surgen tras la sesión y que desaparecen con el tiempo.
  • Aparición de hematomas, aunque no ocurre con frecuencia.

Además, el tratamiento está contraindicado en algunos casos como embarazo y lactancia; en personas con prótesis metálicas, marcapasos y otros aparatos; patologías cardiovasculares graves; enfermedades neuromusculares; cáncer; personas que sufran alteración de la coagulación y personas con sobrepeso.

Tipos de aplicador de radiofrecuencia

Existen dos formas de utilizar la radiofrecuencia que depende del aparato (aplicador) que se utilice. Cada aplicador actúa en un área de la piel, es decir, su función depende del grado de profundidad en la piel que consiga:

  • Bipolar: El campo eléctrico se sitúa entre dos electrodos que se aplican sobre el área a tratar. Actúa o produce calor sobre la capa superficial de la piel.
  • Unipolar: Emite energía a través de un solo electrodo. Actúa sobre el tejido adiposo de zonas más profundas de la dermis.

Ver también:

Adiós a las pistoleras

Ejercicios para reducir muslos

Siete reglas de oro para cuidar la piel en otoño

La radiofrecuencia, es una técnica no invasiva de tratamiento que consiste en la transferencia de corriente de alta frecuencia al interior del territorio corporal. Esta energía provoca desplazamiento de cargas iónicas en los tejidos y la fricción de éstos genera un calentamiento endógeno del tejido.

Los beneficios principales son:

  • Incremente y mejora la circulación
  • Disminución de edemas
  • Mejora la movilidad articular
  • Relaja la musculatura
  • Analgésico
  • Acelera el proceso de cicatrización

A nivel biológico los efectos que tiene:

  • Detoxificación
  • Aumento de O2 y de nutrientes en sangre
  • Aporte energético a los tejidos, reactivando sus procesos metabólicos
  • Estimulación de la actividad de los fibroblastos y síntesis enzimática, acelerando los procesos de reparación del tejido
  • Acelera la producción de colágeno y elastina, acelerando así el proceso de cicatrización
  • Reactivación de la bomba sodio-potasio
  • Reequilibrio iónico
  • Regulación del pH
  • Estimulación de la circulación periférica
  • Reabsorción de edemas y hematomas

La radiofrecuencia ha irrumpido con fuerza en la fisioterapia traumatológica, uroginecológica y estética.

En LC Fisioterapia trabajamos con radiofrecuencia de última generación, “Fisiowarm”, tratando las principales lesiones deportivas, como contracturas, puntos gatillo miofasciales, tendinitis y roturas de fibras. En uroginecología, tratando cicatrices por episiotomía, cesáreas, adherencias, dolor pélvico crónico, patologías del nervio pudendo, incontinencia, hemorroides,enfermedad de peyronie ,o en estética en el tratamiento de la celulitis, flacidez y retención de líquidos combinándolo con drenaje linfático manual.

Si quieres saber más sobre la radiofrecuencia o venir a probarla, no dudes en llamarnos.

Laura Calzado.

Beneficios de la radiofrecuencia facial, ¿tiene contraindicaciones?

¿Qué es la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial es un tratamiento de estética para rejuvenecer la cara a través de la emisión de ondas de electrones radio. Produce calentamiento por fricción en zonas determinadas y de manera controlada, tanto en las capas más externas de la piel como en las profundas.

En un ejemplo comprensible para todos digamos que estas ondas funcionan como las del microondas pero mucho más dirigidas, generando calor a la profundidad de la dermis que se desea sin tener que afectar a otra cercana.

Cómo actúa la radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial consigue, con este calor localizado, mejorar la circulación de la piel y una contracción de las fibras, que producen una regeneración del colágeno dando un mejor aspecto general a la piel. El colágeno junto con la elastina son fundamentales para la elasticidad de la piel combatiendo la flacidez facial.

Ventajas y beneficios de la radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial cuenta con ventajas sobre otros métodos y produce beneficios en las siguientes mejoras estéticas:

Ventajas:

  • Tras su aplicación se puede retomar la vida normal.
  • Es un tratamiento indoloro.
  • Aporta resultados rápidos.
  • No necesita anestesia.
  • No es invasivo.

Beneficios de la radiofrecuencia facial:

  • Ayuda a definir el contorno de los ojos.
  • Reduce la papada.
  • Disminuye las bolsas y ojeras.
  • Otro de los beneficios de la radiofrecuencia facial es que atenúa las arrugas y líneas de expresión.
  • Ayuda a elevar los parpados y cejas cuando están caídos es uno más de los beneficios de la radiofrecuencia facial.

Cómo es una sesión de radioterapia facial

En un tratamiento de radioterapia facial una sesión comienza con una limpieza de la cara, como preparación a una mascarilla que se aplicará como “base” para la aplicación de la radiofrecuencia.

Esta se le administrará con el aparato emisor, que pasará suave pero firme por su rostro, el cual emitirá los pulsos de las ondas. Produce una sensación de calor casi imperceptible, atenuada por la mascarilla de base y es una técnica indolora. Al final se aplica un gel de aloe vera en las zonas tratadas para refrescar el cutis.

La duración de la sesión de radioterapia facial es de unos minutos, aunque esto dependerá del estado de la piel, por lo cual podría prolongarse hasta una hora. Esta terapia estética se puede practicar en cualquier tipo de piel, grasa, seca o mixta y de cualquier color.

Las sesiones oscilan desde 4 a 8, en función de la necesidad del paciente.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia facial

Conocidas las ventajas y beneficios de la radiofrecuencia facial debemos saber que también tiene algunas contraindicaciones ante determinados casos, como:

  • Tener placas o implantes metálicos en la partes a tratar.
  • Si se padece de infecciones cutáneas activas.
  • Mujeres en cinta o en proceso de lactancia.
  • Personas con intervenciones de lipofilling.
  • Personas con tratamiento oncológico.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • En caso de tener marcapasos.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Padecer cardiopatías.
  • Si padece epilepsia.
  • Tener diabetes.

Efectos secundarios de la radiofrecuencia facial

Los efectos secundarios de la radiofrecuencia fueron estudiados por el Instituto Maryland Laser entre el año 2002 y 2006 en más de 600 tratamientos.

Se detectaron escasos efectos secundarios, como enrojecimiento e inflamación en la zona tratada con una duración de menos de 24 horas, aunque se han dado casos en que duró una semana, pero en la radiofrecuencia corporal. Estos efectos secundarios se dieron en un pequeño porcentaje.

Consideraciones para su aplicación

En definitiva la radiofrecuencia facial es una excelente opción para mejorar la apariencia física del rostro sin tener que recurrir a procedimientos quirúrgicos o invasivos como el botox y rellenos. Además de atenuar las arrugas, puede producir adelgazamiento a nivel facial.

Son muchas las ventajas que se obtienen con esta técnica no invasiva sin dolor, sin anestesia ni productos quimicos que pudieran tener efectos secundarios o daños a órganos.

Si deseas obtener los beneficios de la radiofrecuencia facial no dudes en acudir a profesionales especializados como dermatólogos y médicos esteticistas quienes te asesorarán en cuál es la técnica a aplicar para rejuvenecer tu rostro y evitar el avance del tiempo quede reflejado en tu cara.

Conoce más sobre este tema en:

Láser CO2 Fraccionado para rejuvenecer, eliminar manchas y cicatrices.

El Peeling: Tipos, Usos y Beneficios.

Luz Pulsada en el tratamiento de las manchas.

Acné: Tratamientos cosmetológicos y aparatología disponible.

Tratamientos cosméticos para regenerar tu piel.

Además, existen otros factores externos como el grado de contaminación ambiental de las ciudades, las radiaciones solares o el estrés diario, que influyen en la aparición de las arrugas prematuras.

Si este es tu caso, te interesará conocer los beneficios de la radiofrecuencia facial.

¿Qué es la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial, también conocida como lifting sin cirugía, es uno de los sistemas más avanzados de rejuvenecimiento facial.

Consiste en la transmisión de energía calorífica a las capas más profundas de la dermis con el fin de estimular la producción de colágeno y de eliminar las células adiposas de la piel por medio del sistema sanguíneo y linfático. De este modo, comprobarás cómo disminuyen o, incluso, desaparecen los signos del envejecimiento tales como las arrugas, la flacidez, las bolsas, las ojeras o la papada.

La energía calorífica de la radiofrecuencia facial tiene, además, una función desintoxicante, ya que al dilatar los vasos sanguíneos que irrigan la piel, aumenta el aporte de oxígeno y nutrientes a las células de dichos tejidos.

¿Qué aparatos necesito para la radiofrecuencia facial?

Actualmente, existe una gran variedad de equipos de radiofrecuencia diseñados, especialmente, para cada fin: electroestimuladores, masajeadores, tonificadores faciales…

Por lo general, los equipos de radiofrecuencia facial trabajan a una frecuencia entre 2 y 250 GHz, niveles suficientes para la reconfiguración de los dipolos presentes en los distintos estratos de la piel.

Es muy importante que, previamente al tratamiento, se proceda a una limpieza en profundidad del cutis, eliminando todo resto de maquillaje y suciedad que pudiera quedar en el rostro.

A continuación, se debería aplicar un gel conductor por las zonas a tratar para, seguidamente, realizar pequeños movimientos con el aparato sobre la piel.

El aparato generará temperaturas altas (inferiores a los 40 ºC) que activarán la síntesis de las fibras de colágeno y elastina y modificarán, drásticamente, el aspecto de la piel por un periodo de, incluso, varias semanas. Es posible que sientas una pequeña sensación de calor, pero en ningún caso sentirás dolor.

¿Radiofrecuencia facial monopolar, bipolar o tripolar?

No es de extrañar que cada vez sean más las personas fieles a los tratamientos de radiofrecuencia facial, ya que con ellos se obtienen los mismos beneficios que con el bótox o con el ácido hialurónico, sin necesidad de recurrir a las inyecciones.

Existe una gran variedad de tratamientos de radiofrecuencia facial aptos para las necesidades de cada persona. Mientras que la radiofrecuencia facial monopolar está especialmente diseñada para actuar sobre los tejidos adiposos de la capa más profunda de la piel, la radiofrecuencia facial bipolar combate la flacidez de la capa más superficial de la piel. Por su parte, existe un tercer tratamiento que combina los dos anteriores. Se trata de la radiofrecuencia facial tripolar, un sistema que utiliza mucha menos potencia para combatir la flacidez y la grasa, por lo que podríamos afirmar que la radiofrecuencia facial tripolar es el tratamiento más efectivo.

En cualquier caso, cabe destacar que aunque los resultados se muestran desde el primer momento, sus efectos se incrementarán en cada sesión, llegando a su plenitud a los tres meses, momento en el que finaliza el tratamiento.

El número de sesiones necesarias para obtener los máximos resultados oscila entre cuatro y seis sesiones, dependiendo de cada paciente. Además, es imprescindible acompañar el tratamiento con una buena hidratación (dos litros de agua diarios) y con una alimentación sana y equilibrada.

Es posible que tras la sesión experimentes algunos efectos secundarios mínimos como un leve enrojecimiento de la piel, ligeras irritaciones e inflamaciones o eritemas. Sin embargo, no te preocupes, ya que son temporales y muy comunes.

¿Qué personas son aptas para la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial representa la solución perfecta para cualquier persona sana que desee obtener resultados inmediatos sin necesidad de recurrir a la cirugía. Es aplicable en cualquier tipo de piel, ya sea por sí misma o en combinación con otros tratamientos.

Está especialmente indicada para tensar la piel, levantar la mirada, minimizar los poros y el descolgamiento de los tejidos y para suavizar las arrugas más profundas.

Se trata de un método seguro, indoloro y efectivo, que no precisa de cuidados especiales tras la sesión. Sin embargo, puede estar desaconsejado si padeces de alguna infección cutánea en el área que deseas tratar, si presentas importantes alteraciones en la piel o si tu piel es extremadamente sensible.

Tampoco se recomienda este tratamiento a mujeres embarazadas, niños, personas de la tercera edad o personas con algún dispositivo electrónico que pudiese interferir con el equipo utilizado para la radiofrecuencia facial (marcapasos, implantes metálicos, prótesis…).

En Silk’n te ofrecemos la oportunidad de poder combatir los signos de la edad de forma inmediata y con la comodidad de hacerlo desde casa.

Si en algo incide la doctora Pilar de Benito es en que se trata de un tratamiento sencillo: “Según mi opinión su éxito radica en la sencillez del protocolo de aplicación del procedimiento. Es indoloro, sin punciones ni incisiones y el paciente sólo siente un calentamiento controlado del tejido que respeta sus capas más superficiales. El tiempo de aplicación es corto y tras la sesión, la reincorporación a la vida diaria es inmediata. Además, obtenemos un resultado flash que proporciona un aspecto deslumbrante y un efecto a largo plazo que podremos observar en los próximos meses. Otro elemento importante a su favor es que los efectos secundarios son poco frecuentes y consisten en un ligero enrojecimiento que desaparece al poco tiempo”, cuenta la doctora Pilar de Benito.

Sus principales beneficios para el rostro

Queda claro que es un protocolo sencillo, pero ¿qué es lo que va a reflejar nuestra piel tras realizárnoslo? “Existen números beneficios, ya que con esta aparatología podemos conseguir un sutil lifting facial (levantamiento del rostro) una mirada rejuvenecida (mejora la definición contorno de ojos, atenúa las ojeras y reduce las bolsas pequeñas, levanta los párpados caídos), reduce la zona de la papada y disminuye las arruguitas y líneas de expresión”, nos cuenta el doctor Licitra. “El calentamiento de las capas profundas de la dermis produce una contracción de las fibras de colágeno del tejido, que es responsable del efecto tensor inmediato del tratamiento», explica la doctora De Benito. «Gracias a la radiofrecuencia, se consiguen grandes resultados a la hora de rejuvenecer, porque al aplicarla se producen más células especializadas, aparecen más ‘soldaditos’ encargados de formar colágeno y elastina. Especialmente los actores y actrices a partir de los 30 empiezan a notar que se reduce su producción, algo que se acentúa durante la menopausia», nos cuenta la experta en estética Carmen Navarro.

El efecto flash es, tal vez, uno de los motivos por el que se convierte en el mejor aliado antes de un gran evento. “La radiofrecuencia facial se ha convertido en un must del mundo belleza. Es cierto que es el tratamiento estrella de muchas celebrities, ya que sus efectos son inmediatos y son la salvación para asistir radiante a un evento. Ya son muchas novias quienes han incluido la radiofrecuencia es su calendario beauty para prepararse para su gran día. Después de una sola sesión vemos un cutis hidratado (la piel irradia luz y una textura jugosa), experimentamos una sensación de confort y atenuamos pequeñas arrugas y líneas de expresión”, afirma Carmen Montalbán. Pero no solo hay que tener en cuenta ese efecto inmediato, «si a esto le sumamos que tiene un efecto definitivo tras varias sesiones, tenemos una combinación perfecta para que sea el tratamiento de elección para cualquier persona a la que le guste cuidarse”, nos explica Rebecca Molinello, copropietaria del centro Beauty&Go La Moraleja.

¿Deberías probarla?

Ya conoces los beneficios que le aporta a la piel, pero ¿es una buena opción para ti? La mayoría de los expertos considera que “resulta aplicable en cualquier tipo de piel, pero aconsejo comenzar a partir de los 30 y especialmente para aquellas que presenten flacidez y descolgamiento, así como poros muy abiertos”, nos explica la doctora Carmen Martín. “Fundamentalmente, se recomienda en personas con piel flácida, cetrina, con falta de luminosidad y fotoenvejecimiento leve o moderado. Es especialmente eficaz en el rejuvenecimiento de la zona periocular y el cuello”, matiza la doctora De Benito.

La doctora Natalia Ribé, por su parte, nos cuenta que si se trata de una piel sensible habría que valorar y diagnosticar antes el grado de sensibilidad o problemática concreta que pueda presentar la piel, ya que la radiofrecuencia produce una fuente de calor concreta en la zona a tratar que podría enrojecer o alterar un cutis ya de por sí con dicha tendencia. “Se puede usar, pero con la condición de utilizar una intensidad muy baja, ya que al aplicar mucho calor en una piel sensible o reactiva podemos a aumentar la fragilidad capilar y provocar un enrojecimiento de la piel. Desaconsejo la radiofrecuencia si se trata de una piel extremadamente sensible con habituales e importantes alteraciones”, nos cuenta Daniel Marín. “En cualquier caso, siempre se puede adaptar la energía que se proporciona al tejido para obtener los resultados más satisfactorios sin efectos adversos”, matiza la doctora De Benito.

El tratamiento, paso a paso

“En primer lugar resulta fundamental analizar la piel tras un diagnóstico profesional. Después se realiza una limpieza que arrastre cualquier resto de maquillaje para y una exfoliación muy suave que elimine las células muertas. Posteriormente aplicamos el gel conductor para dar paso a la radiofrecuencia. Con una crema/aceite nutritivo y calmante acabamos el protocolo con un masaje facial”, explica el cosmetólogo y director del centro Santum Daniel Marín. La aplicación se realiza mediante movimientos circulares y se trabaja todo el contorno facial por zonas, añade por su parte la doctora de Benito, quien nos cuenta además que el día de la sesión es conveniente tomar suficiente agua unos 2- 3 litros, ya que cuanto más hidratado esté el tejido mejor será el resultado. La experta en estética Carmen Montalbán explica según su experiencia que todo va en función de los resultados, «ya que cada piel es un mundo, pero 4 o 5 sesiones en un intervalo cada 3 semanas pueden dejarnos realmente fascinadas».

¿Sola o combinada?

En opinión de la doctora de Slow Life House, los resultados se potencian si lo combinamos con otras técnicas como Mesoterapia con vitaminas, péptidos y ácido hialurónico, Plasma Rico en Plaquetas o Hilos Tensores de PDO. La doctora Natalia Ribé explica que en tanto que estimula nuestro propio colágeno y reafirma nuestra piel, se convierte en la gran aliada de otros tratamientos como las revitalizaciones o la terapia inductora de colágeno, ya que ayuda a éstos a prolongar y mantener los resultados a largo plazo. En su vertiente flash, forma un tándem perfecto con los tratamientos de cabina (oxigenaciones, hidrataciones, etc.).

Y para el cuerpo…

La doctora Natalia Ribé coincide con sus compañeros de profesión en que se puede beneficiar de su uso cualquier tipo de piel, pero muy concretamente las pieles castigadas, poco jugosas y con falta de firmeza. Y matiza que “tanto en facial como en corporal, porque la radiofrecuencia es también la estrella de la aparatología de cara a lucir cuerpazo en verano, está indicado tanto en pieles jóvenes como en pieles más maduras, y tanto en hombres como mujeres”.

Radiofrecuencia facial: qué es, indicaciones y contraindicaciones

La radiofrecuencia es un tratamiento estético que contrae las fibras de colágeno existentes y estimula al cuerpo a producir nuevas fibras de colágeno en la zona tratada, por lo que se indica especialmente para tratar la flacidez del rostro y del cuerpo, de forma segura y duradera.

Algunas zonas especialmente indicadas para la radiofrecuencia facial son alrededor de los ojos y de la boca, frente, pómulos, barbilla y papada que son zonas en donde la piel tiende a volverse más flácida y surgir arrugas y líneas de expresión.

Antes y después de la radiofrecuencia facial

Cómo funciona la radiofrecuencia

El equipo de radiofrecuencia emite ondas electromagnéticas que atraviesan la piel y llegan hasta la capa de grasa localizada entre la piel y el músculo, aumentando la temperatura local, lo cual aumenta la circulación sanguínea local, la oxigenación de los tejidos, además de estimular la formación de fibras de colágeno, que dan firmeza y sustento a la piel.

Para complementar este tratamiento en el combate de la flacidez también se recomienda consumir alrededor de 9g de colágeno al día.

Indicaciones y principales beneficios

La radiofrecuencia está indicada en personas adultas saludables, con la piel íntegra, sin heridas o infecciones, que necesiten eliminar desde las primeras líneas de expresión que surgen alrededor de los 30 años de edad, hasta las arrugas más profundas que no desaparecen al estirar la piel, alrededor de los 40 años de edad. Así, los principales beneficios de este tratamiento incluyen:

  • Combatir arrugas y líneas de expresión alrededor de los ojos, frente, surco nasolabial y combatir la acumulación de grasa localizada en la parte inferior de la barbilla. Conozca los mejores tratamientos para eliminar la papada;
  • Mejorar el contorno del rostro, dejando las extremidades óseas más evidentes y la piel más firme.

Cada sesión dura alrededor de 30 minutos y durante todo el tratamiento se aconseja quitarse los aretes y collares de metal que puedan estar en contacto con la piel, para prevenir quemaduras.

Sesiones para eliminar las arrugas

Los resultados puede observarse algunos días después de la 1ra sesión de tratamiento y son progresivos. Aunque la persona no note ninguna diferencia en el rostro al final del primer día de tratamiento, alrededor del segundo o tercer día puede comenzar a observarlos. La piel queda más firme debido a que el tratamiento contrae las fibras de colágeno existentes y comienzan a surgir nuevas fibras de colágeno, que son fundamentales para mantener el rostro firme y jovial.

Normalmente se indica la realización de al menos 3 sesiones, las cuales deben hacerse con un intervalo de 15 a 30 días. A partir de esto el terapeuta podrá observar cómo la piel reacciona y cuántas sesiones deben ser necesarias para eliminar eliminar las arrugas más profundas. Cuando la persona alcanza su objetivo podría realizar sesiones cada 3 o 4 meses como forma de mantenimiento, además los cuidados diarios con la piel deber mantenerse con el uso de cremas antiarrugas y la ingesta de colágeno hidrolizado para mejores resultados.

Riesgos de la radiofrecuencia facial

El rostro es una de la áreas corporales con mayor riesgo de quemaduras porque las extremidades óseas se encuentran más próximas, por lo que el equipo debe deslizarse de forma rápida y con movimientos circulares. El terapeuta deberá verificar constantemente la temperatura de la piel para que no rebase los 41ºC, ya que temperaturas superiores pueden dejar marcas de quemaduras.

En caso de que ocurra un pequeño accidente y la zona de la piel se queme, se debe tratar el lugar afectado con pomadas para quemaduras y sólo se podrá reanudar la radiofrecuencia cuando la piel esté íntegra de nuevo.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia

La radiofrecuencia no debe ser aplicada en personas que presentan piel muy firme, sin arrugas o líneas de expresión, ya que no será posible notar ninguna diferencia, pero desde que se pueda observar un poco de flacidez facial, arrugas o líneas de expresión, el tratamiento puede realizarse. Pero deben considerarse ciertos factores que impiden que el tratamiento se realice, como:

  • Alguna alteración de la sensibilidad en el rostro, sin poder diferenciar el frío del calor;
  • En caso de prótesis metálica en los huesos de la cara o amalgama metálica en los dientes;
  • Durante la gestación;
  • Toma de medicamentos para la circulación sanguínea;
  • Herida o infección en el rostro;
  • Fiebre;
  • No debe realizarse sobre la tiroides.

No se recomienda realizar el tratamiento en estas situaciones porque puede haber riesgo de aumentar la fiebre, empeorar la infección, quemadura, alterar el funcionamiento de la tiroides o que no se obtenga el resultado esperado.

Radiofrecuencia facial

Radiofrecuencia facial

Es el procedimiento más adecuado para los pacientes con flacidez leve o moderada

Solicita información 1ª CITA MÉDICA GRATUITA

La radiofrecuencia facial es una técnica de medicina estética dirigida a tratar la laxitud de la piel, produce un efecto similar al lifting pero sin cirugía. Es un procedimiento adecuado para pacientes con flacidez leve o moderada de los tejidos faciales.

La radiofrecuencia facial se utiliza comúnmente para tratar la frente (levanta las cejas y tensa la piel de la frente), debajo de los ojos (engrosa la piel y tensa y levanta la piel de la mejilla superior), las mejillas (disminuye los poros dilatados), la línea de la mandíbula (disminuye la flacidez) y el cuello (la piel se tensa y disminuye las arrugas).

¿A quién va dirigido?

Esta técnica está dirigida a todos aquellos hombres y mujeres que quieran mejorar el aspecto de su piel consiguiendo una apariencia más joven y firme, así como tratar la grasa que favorece el acné.

Es un procedimiento no invasivo e indoloro que no necesita intervención quirúrgica por lo que está recomendado a todas aquellas personas que quieran evitar otros procedimientos más agresivos.

Solicita información 1ª CITA MÉDICA GRATUITA

¿En qué consiste la radiofrecuencia facial?

Antes de someterse a una sesión de radiofrecuencia es necesario que un médico examine el estado general del paciente y compruebe que no existe algún problema que pudiera contraindicar su uso. Por ello es muy importante acudir a clínicas médico-estéticas y no utilizar este procedimiento sin la supervisión adecuada.

Para poder proceder a aplicar un tratamiento de radiofrecuencia en el rostro es necesario que la piel esté limpia -evitar el uso de maquillajes-. Se aplicará en la zona a tratar un gel conductor de las ondas electromagnéticas y se procederá a masajear la zona con el aparato de radiofrecuencia. El profesional elegirá el programa o nivel que utilizará en función de la zona a tratar. También puede utilizarse, para mejorar los resultados obtenidos, con otros tratamientos.

La aplicación de la corriente alterna en el rostro eleva la temperatura de los tejidos más profundos de la piel favoreciendo la estimulación de las células encargadas de producir el colágeno. De esta manera, se crean nuevas fibras de colágeno, que con el paso del tiempo se van deteriorando, y se consigue de nuevo firmeza y elasticidad en la piel.

Una vez finalizada la sesión, el paciente puede marcharse a casa. No es necesario utilizar anestesia con este tratamiento. No tiene efectos secundarios, aunque puede aparecer un poco de enrojecimiento de la zona tratada que desaparecerá enseguida.

Será necesario realizar más de una sesión para obtener los resultados deseados, el número dependerá del tipo de piel, edad y zona a tratar. Pero a partir de la segunda sesión se podrá comenzar a notar los resultados que serán más evidentes al cabo de un mes. Cada sesión podrá durar entre 30 y 45 minutos.

¿Qué beneficios aporta?

La radiofrecuencia facial es una técnica de medicina estética dirigida a rejuvenecer el aspecto facial y cuello. Es un método no invasivo que no es nada agresivo para la piel, como consecuencia apenas tiene efectos secundarios. Es una técnica que no duele, ni produce molestias en el paciente durante la aplicación o después. Es muy segura.

El tratamiento de radiofrecuencia facial aporta muchas ventajas para:

  • Mejorar de la definición del óvalo facial.
  • Disminuir la flacidez del rostro y el cuello, consiguiendo una contracción de la piel, efecto tensor.
  • Ayudar a eliminar las arrugas finas y las marcas de expresión.
  • Reducir la grasa eliminando la aparición de granos de acné.

Estas avanzadas tecnologías logran el calentamiento de forma rápida, controlada y profunda calentando la dermis y las células del tejido subcutáneo sin afectar las capas más superficiales de la piel, lo cual es la clave del tratamiento y lo diferencia entre los diferentes equipos y tecnología.

Este calentamiento es el óptimo para desencadenar toda la cadena de reacciones metabólicas que estimulan la irrigación y oxigenación de la piel, activar fibroblastos, formar nuevo colágeno y reparar el existente además de drenar líquidos y toxinas antes comentado para lograr este efecto lifting.

Tratamiento de Radiofrecuencia Facial

El tratamiento está indicado fundamentalmente a partir de los 30 años cuando comenzamos a notar el rostro cansado, estresado y envejecido. El stress, la falta de sueño, la mala oxigenación, la sobreexposición solar y otros factores nos producen sin quererlo un envejecimiento y cansancio de la piel.

Con el tratamiento rejuvenecedor se irán viendo resultados desde la primera sesión con efecto de tensado de la piel por la contracción de colágeno hasta el efecto lifting sólido 2 a 4 meses después de haber iniciado el tratamiento y tras seguir las pautas recomendadas del mismo que pueden ir desde 5 a 10 sesiones semanales o quincenales normalmente siendo el efecto de cada tratamiento acumulativo.

La Radiofrecuencia facial es una técnica segura y muy extendida y lograremos excelentes resultados en surcos de la cara, cuello y escote entre otras zonas. Es relativamente frecuente tener la piel enrojecida posteriormente al tratamiento el cual desaparece en muy poco tiempo

El tratamiento suele durar 30-40 minutos y se realiza normalmente 1 vez por semana/quincena.

Es indoloro, no invasivo, muy seguro y sin apenas efectos adversos, pudiendo realizar vida normal al terminar.

Beneficios de la Radiofrecuencia Facial

Los beneficios que lograremos con el tratamiento serán basicamente:

  • Definición del contorno de ojos
  • Disminución de bolsas y ojeras
  • Reducción de papada
  • Atenuación de arrugas y líneas de expresión
  • Elevación de párpados y cejas caídas
  • Mejora Escote y cuello

Resultados de la Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia es un tratamiento a largo plazo, el cual hay que mantener como cuando hacemos ejercicios o nos alimentamos bien. De modo que la constancia es un punto importante.

Si bien el estado de la piel mejora desde la primera sesión, tras la cual podrás notar una piel más hidratada, firme y tersa, los resultados de la radiofrecuencia facial son acumulativos y se necesitarán entre 5 y 8 sesiones para lograr resultados sólidos.

Entre los beneficios que se consiguen vemos el lifting de rostro y cuello, ya que este tratamiento levanta las zonas flácidas del rostro; mejoras en la luminosidad de la piel, reducción de grasa, aumento de niveles de colágeno, mejoras en el tono de la piel y relleno de líneas de expresión marcadas.

Contraindicaciones y efectos secundarios

La radiofrecuencia apenas tiene contraindicaciones pero básicamente encontramos:

  • Es recomendable que la piel esté sana y libre de psoriasis, dermatitis o marcas tras cuyas apariciones se recomienda esperar a que hayan pasado.
  • Tampoco las personas con un tratamiento reciente de ácido hialurónico, colágeno, botox o personas que hayan tenido recientemente un peeling pueden pasar a una radiofrecuencia facial, lo recomendado en estos casos es esperar un tiempo prudencial.

Como efectos adversos como hemos dicho es un tratamiento muy seguro pero en algunos casos de hipersensibilidad se puede producir enrojecimiento, rubefacción y eritema cutáneo y en muy raras ocasiones quemaduras leves.

Precios Radiofrecuencia Facial

Los precios los puedes encontrar en Precios de Tratamientos Faciales

Consulta promociones mensuales en la sección de ofertas o consulta en nuestro centro.

Si deseas más información o una exploración diagnóstica y prueba gratuita completa el formulario de contacto

(3 votos, Valoracion Media: 4,67 sobre 5)
Cargando…

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *