0

Que es ser optimista

5 beneficios de ser optimistas

Seguro que conoces a alguien que parece tener siempre una sonrisa en la cara y una forma positiva de enfrentar los problemas, incluso que es capaz de hacer chistes en las situaciones más dramáticas. Para muchas personas estas forma de actuar son todo un misterio. Para otras, ser optimistas es una forma de vida.

Para los optimistas, las dificultades son vistas como «experiencias de aprendizaje». Incluso en el día más miserable, siempre encuentran la promesa de que el mañana será probablemente mejor. Las personas positivas siempre ven el lado positivo de las cosas y experimentan acontecimientos más positivos en su vida. Además, ese optimismo les permite estar menos estresados y disfrutar de grandes beneficios para su salud psíquica y mental.

Estas afirmaciones nacen de algo más que la experiencia colectiva. Los investigadores han estado estudiando a los optimistas y a los pesimistas durante años, y han encontrado que una visión del mundo optimista conlleva ciertos beneficios.

Los optimistas obtienen mayores logros

Martin Seligman, de la Universidad de Pensilvania, analizó los estilos explicativos de equipos deportivos y encontró que los equipos más optimistas crean sinergias más positivas y un mejor desempeño que los pesimistas.

Otro estudio mostró que los nadadores pesimistas a los que se les hizo creer que habían hecho peor marca de la que realmente habían hecho, eran propensos a mostrar bajo rendimiento en el futuro. Sin embargo, los nadadores optimistas no mostraron esta vulnerabilidad.

Este tipo de investigaciones ha llevado a algunas empresas a replantear su manera de contratar a los optimistas; una práctica que, por otra parte, parece estar dando sus frutos.

Los optimistas gozan de mejor salud física y emocional

Las investigaciones constatan quelos optimistas tienen mejor salud en su vida. En un estudio realizado con 99 estudiantes de la Universidad de Harvard, los que eran positivos a los 25 años gozaron de mejor salud entre los los 45 y los 60 años, que que los que eran pesimistas.

Otros estudios han relacionado un estilo explicativo pesimista con tasas más altas de enfermedades infecciosas, mala salud y la mortalidad prematura.

En cuanto a la salud emocional, en un estudio realizado con pacientes con depresión clínica, se descubrió que tras 12 semanas de terapia cognitiva (que implica el replanteamiento de los procesos de pensamiento de una persona), funcionaron mejor que las drogas, ya que los cambios fueron más duraderos.

Además, los pacientes que obtuvieron formación relacionada con el optimismo tenían la capacidad de manejar contratiempos futuros de forma más efectiva.

Los optimistas son más persistentes y longevos

Los optimistas no se rinden tan fácilmente como los pesimistas, lo que les hace más propensos a alcanzar el éxito. Fíjate por ejemplo en el caso del empresario Donald Trump, que se arruinó varias veces, pero fue capaz de persistir y convertir sus fracasos en éxitos.

En un estudio retrospectivo de 34 jugadores sanos de béisbol del Salón de la Fama estadounidense que jugaron entre 1900 y 1950, se observó que los optimistas vivieron significativamente más tiempo.

Otros estudios han demostrado que pacientes con cáncer de mama optimistas tuvieron mejores resultados de salud, que las pacientes pesimistas y desesperanzadas.

Los optimistas están menos estresados

Los optimistas también tienden a experimentar menos estrés que los pesimistas o los realistas. Esto se debe a que creen en sí mismos y en sus capacidades, que esperan que sucedan cosas buenas.

Ellos ven los acontecimientos negativos como contratiempos menores que hay que superar con facilidad.

Las personas positivas ven los acontecimientos positivos como evidencia de que otras cosas buenas están por venir. Además, no solo creen en sí mismos, sino que también toman más riesgos y crean acontecimientos más positivos en sus vidas.

Las investigaciones muestran quelos optimistas son más proactivos con el manejo del estrés, favoreciendo los enfoques que reducen o eliminan los factores estresantes y sus consecuencias emocionales. Al trabajar más duro en el manejo del estrés, los optimistas están menos estresados.

Si ser positivos tiene tantos beneficios, ¿por qué no empezar a cultivar el optimismo?

Emprendedor, todos tenemos una vida con altos y bajos, sin embargo, tener una perspectiva optimista ejerce un efecto positivo importante en la calidad de vida, como el bienestar físico y mental. Asimismo, el optimismo también se considera un componente esencial para controlar el estrés. Ser optimista no significa ignorar las cosas difíciles o desafiantes de la vida, sino más bien significa cambiar tu forma de afrontarlas. De este modo, si siempre has tenido una visión del mundo pesimista, puede ser difícil reorientar tu perspectiva, pero es posible resaltar lo positivo de tu vida con un poco de paciencia y conciencia plena. A continuación, 5 ventajas que tienes al ser optimista.

1. Mejor salud: Los optimistas tienden a experimentar menos estrés que los pesimistas o los realistas. Esto se debe a que creen en sí mismos y en sus capacidades, que esperan que sucedan cosas buenas. Asimismo, las personas positivas ven los acontecimientos positivos como evidencia que otras cosas buenas están por venir. Además, no solo creen en sí mismos, sino que también toman más riesgos y crean acontecimientos más positivos en sus vidas.

2. Transmitir felicidad: Pensar positivamente mejora todas las relaciones, empezando por la que uno tiene consigo mismo. Hace que uno se sienta más confiado y seguro, también facilita la convivencia y ayuda a que seas más resistente ante las dificultades y los obstáculos. Todo esto contribuye a mantener una vida más armónica y equilibrada.

3. Persistentes y perdurables: Los optimistas no se rinden tan fácilmente como los pesimistas, por lo tanto, los hace más propensos a alcanzar el éxito.

4. Ser más fuertes: Quienes piensan positivamente tienen dificultades tanto como quienes piensan negativamente, sin embargo, el pensamiento positivo hace que las situaciones se vean de una forma más fácil y se piense más en soluciones que en problemas. Por lo tanto, afrontan los retos de una manera más constructiva, lo que ayuda a crecer y ser más fuertes.

5. Mejores personas: Pensar positivamente permite mantenerse en paz internamente, por lo tanto, da la posibilidad de ser más constructivos, asertivos y felices. De esta manera, brinda más confianza y seguridad al momento de establecer relaciones, tomar decisiones y resolver situaciones.

Ya lo sabes, pensar positivo cambia muchos aspectos de tu vida.

Funcionamiento y ventajas de ser optimista…

El optimismo está relacionado con la manera sobre cómo nos auto explicamos las cosas que nos pasan y su proyección en el futuro. Somos lo que pensamos y no al contrario y los acontecimientos que nos pasan nos los podemos explicar de diferentes maneras.
Hay personas que parecen que pueden con todo y otras que se derrumban a la mínima adversidad, ¿quieres ser de las primeras?
¡De nuevo buenas noticias! Podemos ser de los primeros si realmente cambiamos nuestra forma de pensar y ya sabes que puedes. ¿Cómo? Explícate las cosas de manera eficaz y optimista.

Hay tres factores explicativos que practicándolos te ayudarán en poco tiempo, estos son los tres factores que definen el que seas más o menos optimista:

  1. Permanencia-duración.
  2. Interconexión.
  3. Determinación.
1. Permanencia-duración.

Los optimistas piensan que las adversidades son o provienen de causas pasajeras en el tiempo. Piensan que el que haya pasado algo malo, no significa que tenga que pasar más veces. También pueden pensar que efectivamente algo bueno que haya pasado, puede pasar más veces.
De ti depende lo que pienses y nota cual es el pensamiento que te hace bien, ya sabes que puedes elegirlo

2. Interconexión.

Los optimistas piensan que las adversidades no se interconexionan con otros aspectos de la vida. También pueden pensar que efectivamente algo bueno se interconexionará con otros aspectos.
Que te hayan despedido del trabajo, no tiene por qué significar que tu mujer te rechace o que no puedas pagar tus facturas o que te te quiten el piso, etc… No interconexones lo negativo. Piensa que conseguirás un nuevo trabajo y ponte a ello, así de sencillo. De ti depende lo que pienses y nota cuál es el pensamiento que te hace bien, ya sabes que puedes elegirlo.

3. Determinación.

Como tercer factor, los optimistas piensan que con su determinación, creatividad y esfuerzo, pueden hacer que las cosas mejoren y actúan para conseguirlo.
Los pesimistas piensan que ellos no pueden hacer nada para que las cosas mejoren, por lo tanto no hacen nada para conseguirlo.
Las personas optimistas tienen determinación en conseguir lo que desean, perseveran y la gente corresponde favorablemente a su entusiasmo. Esta actitud les da ventajas en el ámbito de la salud, del amor, del trabajo, del deporte, de las relaciones, en todos y en cada uno de los ámbitos de sus vidas.

¿Qué prefieres?

De ti depende lo que pienses y de nuevo siente cuál es el pensamiento que te hace bien, ya sabes que puedes elegirlo.

Además con nuestra actitud de gratitud en el pasado y optimismo en el futuro mejoraremos toda nuestra segregación hormonal y sin medicinas. Nuestro cuerpo nos ayuda si queremos.
Para darte cuenta de esto no es necesario que seas un experto en neurociencia, saber todo sobre las hormonas, los neurotransmisores, las células espejo, la flexibilidad neuronal, la sinapsis y su relación con la Programación Neuro Lingüística.
Sólo es necesario que lo experimentes en ti, que te procures esos pensamientos de gratitud y esos pensamientos de optimismo.

En grandes líneas funciona así:

Los efectos de lo que percibimos en nuestras neuronas a través de nuestros cinco sentidos son idénticos que los efectos que se producen en estas mismas células si nos lo imaginamos a través de nuestros pensamientos.
Por lo tanto, a través de nuestros pensamientos podemos cambiar nuestras conexiones interneuronales que generan emociones efectivas para conseguir alcanzar lo que queremos y todo nuestro cuerpo se pone en marcha para alcanzarlo de manera real.
Ya sólo te quedará trabajar el presente a través de tus hábitos, pero ahora tendrás una fuerza interior enorme para hacerlos eficaces.

“Es mucho más sensato ser optimista”
Benjamín Zorrilla.
buencaracter.com

Significado de Optimismo

Qué es Optimismo:

Se conoce como optimismo a la actitud o tendencia de ver y juzgar las cosas en su aspecto positivo, o más favorable. La palabra optimismo es de origen latín “optimuus” que significa “muy bueno” o “buenísimo”.

El término optimismo fue elaborado por el filósofo alemán Leibniz, y se popularizó por el filósofo y escritor Voltaire en la obra “Candide ou l`Optimisme”, en el año 1759. Como tal, el optimismo es una actitud que permite valorar positivamente cada circunstancia que vive el individuo, por lo que permite al individuo afrontar los obstáculos con ánimo y perseverancia.

En este sentido, existen diferentes tipos de optimismo, como:

  • Optimismo pedagógico, observa a la educación como motor de cambio en lo individual y social.
  • Optimismo antropológico, manifestado en el Renacimiento, en oposición a las tesis agustinianas, indica que el individuo se encuentra en la misma distancia del bien y el mal, y es por ello que posee la libertad de escoger entre uno o el otro.
  • Optimismo inteligente, vinculado con la proactividad ya que este consiste en trabajar por lo que no va bien, y mantener lo que si va bien.
  • Optimismo ilusorio, se vincula con el razonamiento que realiza el individuo sobre acontecimientos a futuros. La mayoría de las personas creen que sus pares tienen menos probabilidades de que le sucedan acontecimientos negativos, pero si un aumento de probabilidades en referencia a hechos positivos.

En filosofía, el optimismo es visto como un sistema filosófico que consiste en atribuir al universo la mayor perfección posible, como obra de un ser infinitamente perfecto.

Por otro lado, el término optimista apunta a todo aquel ser humano que tiende a ver las cosas o personas en sus aspectos más positivos y agradables.

Los sinónimos de optimismo son confianza, tranquilidad, seguridad, certeza, convicción.

En inglés, la palabra optimismo es “optimism”.

Optimismo en psicología

En el área de psicología, el optimismo es la actitud del individuo que ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo de las personas y las circunstancias.

Optimismo como valor

El optimismo es una actitud positiva que el ser humano escoge ante una problemática o difícil situación por la cual atraviesa en un momento determinado de su vida.

El ser optimista permite observar en las cosas o situaciones malas, oportunidades y desafíos para crecer como ser humano, aprender de los errores, y adquirir impulso para continuar en la lucha de su objetivo.

La persona optimista está llena de seguridad, capacidad, convicción, y transmite tranquilidad ya que siempre observa el lado positivo de la cosas, y se moviliza por buscar solución al problema.

El optimismo va acompañado de la esperanza que posee cada individuo en cada uno de sus acciones para enfrentar lo malo de la vida, en forma positiva, poniendo todo el esfuerzo, y energía para superar las adversidades u obstáculos que se presenta en el camino para alcanzar su fin.

Optimista y pesimista

Lo antagónico del optimista es el pesimista, pero ambas son dos tipos de actitudes que escoge el individuo ante la vida.

El pesimista se caracteriza por observar el lado negativo de la situación, y con la fuerte convicción de que empeorará, sin buscar una posible solución para salir adelante del mal momento. Como tal, el pesimismo no permite ver el lado positivo de las cosas, actitud que no permite al individuo intentar y esforzarse por solucionar los problemas.

Asimismo, el pesimista es visto como un ser humano que complica la vida de las demás personas, no sólo por su actitud de ver un único lado de las cosas, y que su destino es el fracaso, sino porque no permite consejos o u apoyo de su entorno, ya que es más fácil pasar todo el día lamentándose, llorando y quejándose por lo sucedido.

En conclusión, «El optimista ve de la rosa, la rosa y el pesimista la espina» (Kahlil Gibran)

Vea también No hay mal que por bien no venga.

Existen muchos tipos de individuos, cada uno con unas características distintas que los hacen especiales. Mientras algunas miran siempre el lado bueno de las cosas, hay otras que pasan el día lamentándose. Las primeras son personas optimistas, aquellas que siempre tienen una mentalidad positiva y no importa las veces que se caigan, siempre se levantan con una sonrisa.

En este artículo hablaremos de las personas optimistas, un tipo de persona que desprende confianza y contagian a la gente que tienen alrededor.

  • No te pierdas: «120 frases positivas para vivir el día a día con optimismo»

Optimismo: una mentalidad a prueba de bombas

Es cierto que la vida no siempre tiene momentos agradables, y no reconocer eso es engañarse. Sin embargo, existen muchas razones por las que sonreír cada día y encarar nuestra vida con la mejor actitud posible. Seguramente has escuchado alguna vez el refrán «al buen tiempo, buena cara». Pues bien, pocas frases representan tan bien lo que es una persona optimista.

La mentalidad positiva y el optimismo aumentan el bienestar psicológico y físico y provocan una mayor sensación de felicidad. Las investigaciones afirman que las personas optimistas tienen menos probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares y un ataque del corazón. Ser optimista es la actitud que debemos adoptar todos, porque pese a que la vida no ser perfecta, siempre es mejor afrontarla con una actitud positiva. Eso sí, siempre con realismo.

Características de las personas optimistas

Hay algunos individuos que aparentan ser optimistas pero no lo son. El auténtico optimista es sincero consigo mismo y es realista, de lo contrario sería un falso optimista.

Pero, ¿qué caracteriza a las personas que son optimistas auténticos? ¿Que les hace diferentes a los demás? En las siguientes líneas puedes encontrar las respuestas a estas preguntas.

1. No se comparan con lo demás

Las personas optimistas no malgastan su tiempo intentando gustar a los demás ni preocupándose por lo que los demás piensen de ellos. Simplemente siguen su camino y procuran permanecer cerca de los suyos que es el que les importa de verdad.

Son personas autoconscientes, que conocen sus virtudes y sus limitaciones y, por tanto, saben que la actitud positiva tiene un gran impacto en su vida. Por eso, no piensan en cómo los demás les valoran, sino que procuran gastar su tiempo en complacer a quien realmente se lo va a agradecer, ellos mismos.

2. Ven en los fracasos oportunidades de crecimiento

Si algo caracteriza a las personas positivas es cómo afrontan los problemas que se les presentan a lo largo de su vida. Si las personas pesimistas se lamentan constantemente por lo que no les ha ido bien, las personas optimistas piensan que se puede aprender hasta de lo malo. De hecho, las situaciones adversas son las que más les hacen crecer. El optimista es entusiasta por naturaleza y nada le hace perder de vista esa actitud tan arrolladora.

3. Son sinceras consigo mismas

Ser optimista no es evitar los problemas y hacer ver como si no existen. En todo caso, es afrontarlos con una actitud mucho más adaptativa y eficiente. En vez de centrarse en su propio orgullo y mantenerlo intacto a toda costa, las personas optimistas interpretan la realidad como un espacio en el que es posible mejorar el presente, y por eso su mentalidad es constructiva, no fundamentada en quimeras. Algunas creencias o valores fundamentales resultan atractivas y deseables, pero quedarnos anclados en esas ideas hace que no nos adaptemos al mundo real y dejemos pasar oportunidades.

El estado mental positivo puede hacer que los problemas se resuelvan. Por ejemplo, el optimismo favorece la actitud reconciliadora ante un conflicto que puede ocurrir en el seno de una familia o de la pareja.

4. Son realistas

Así pues, ser optimista no es vivir en mundo ajeno a los problemas, pues eso es el falso optimismo. Este comportamiento puede parecer correcto a corto plazo, pero a la larga puede traer consecuencias aún más negativas de lo que podría ser el problema inicial.

Así pues, una persona optimista no tiene por qué negar que el mundo está repleto de problemas muy graves, y de sufrimiento. Pero en vez de resignarse ante esta idea, orienta su pensamiento hacia la búsqueda de maneras para solucionar esto. Ser optimista es ser realista.

5. Se valoran positivamente

Para tener una mentalidad optimista uno debe valorarse positivamente. Esto quiere decir que estas personas tienen una autoestima alta y gozan de un equilibrio emocional que les permite afrontar los retos diarios con las máximas garantías. Eso no significa que consigan todo lo que se propongan, claro. Simplemente, no se rinden de forma injustificada ante la aparición de los primeros problemas simplemente por creer que no serán capaces de avanzar o construir algo mejor.

  • Artículo relacionado: “Los 4 tipos de autoestima: ¿te valoras a ti mismo?”

6. Saben automotivarse

Saber automotivarse es una de las claves para seguir vivo en los momentos delicados, porque la automotivación nos permite seguir en acción a pesar de que la situación no nos favorezca. Las personas optimistas se automotivan constantemente, buscando estrategias para mantener siempre una mentalidad constructiva y orientada hacia los objetivos.

7. Disfrutan del presente

Las personas optimistas conectan consigo mismas y con el momento presente, es decir, con el aquí y el ahora. Esto favorece su bienestar porque viven el momento y lo disfrutan plenamente. Saben que el pasado ya se ha vivido y el futuro aún está por vivir. En otras palabras, lo único que tiene sentido para ellos es el momento presente.

  • Quizás te interese: «Qué hacer para vivir en el presente»

8. Luchan por lo que quieren

Vivir en el momento presente no significa que no se tenga objetivos y expectativas. Al contrario, son personas soñadoras porque conectan con sus deseos más íntimos y luchan por lo que ellos quieren. Están convencidos de que pueden lograr lo que se proponen y, en definitiva, son entusiastas y dan la vida por sus sueños, pues están convencidos de que la confianza y el compromiso personal hace que consigan resultados.

9. Tienen una alta autoconfianza

Este tipo de personas están convencidas de que pueden lograr lo que se proponen porque que creen en sí mismos y en sus posibilidades. Esto es lo que se conoce como tener una autoconfianza alta y es clave para afrontar las situaciones adversas. Las personas con autoconfianza alta son más propensas a lograr el éxito porque son más optimistas cuando las situaciones se complican. Siempre piensan que saldrán airosas de estas situaciones.

10. Pasan de las críticas

Las personas optimistas tienen poco tiempo para pensar en lo que los demás piensan de ellos. Además, como tienen una buena valoración de sí mismos, es difícil que la opinión de los demás les afecte. Pueden aprender de las críticas constructivas, pero las críticas con maldad no les importan. Esto ocurre porque, al contrario de lo que hacen otras personas, saben poner en perspectiva las opiniones que los demás emiten acerca de uno mismo, y saben que todas ellas están sesgadas de una u otra forma.

11. Tienen el control de su vida

¿Por qué es bueno ser optimista?

¿El vaso está medio lleno o medio vacío? El optimismo puede hacerte pensar en personas felices, sonrientes o alegres sin preocupaciones, pero esto no es necesariamente cierto.

¿Qué es un optimista?

Un optimista es una persona que tiende a tener esperanza y confianza sobre el futuro o el éxito de algo. Los optimistas no son eternamente felices; simplemente tienen una perspectiva generalmente positiva de la vida y valoran la esperanza. Los optimistas generalmente tienen rasgos importantes como la perseverancia, la fe en sus habilidades y la suficiente autoestima para llevarlos a través de los obstáculos en el camino de la vida.

Los optimistas creen que sus acciones significan algo y que importan en el mundo. Ambas cualidades, el pesimismo y el optimismo, se aprenden en la primera infancia y cambian a medida que la vida determina quién eres. Los optimistas culpan menos, continúan trabajando a través de reveses y saben cuándo es el momento de cortar situaciones negativas de la vida (como personas o eventos).

Los optimistas buscan la armonía: mezclan el tiempo, el esfuerzo, la mentalidad, las acciones, los pensamientos, la experiencia y la suerte para crear algo en lo que creen.

¿Por qué es bueno el optimismo?

Los datos de investigación sugieren que los optimistas reciben mejores beneficios sociales y de salud que los pesimistas. Se ha descubierto que viven más tiempo, tienen mejor capacidad enfrentar los problemas, relaciones más duraderas y sobreviven a tratamientos contra el cáncer a un ritmo mayor.

El optimismo no es la solución para todos los problemas en la tierra, pero tiene ventajas sólidas.

Te ayuda a sobrellevar las duras realidades de la vida y asumir los fracasos sin escepticismo. El optimismo te ayuda a crecer a partir de la crítica constructiva, aprenderás a ser más receptivo a los desafíos y te enseñará a ser creativo (y a trabajar más) para obtener un resultado positivo.

El optimismo y el pesimismo son contagiosos. La principal diferencia entre los dos es la actitud. El optimismo puede no cambiar todo, puede ayudar a otros a ver mayores oportunidades, más finales felices, soluciones innovadoras y relaciones duraderas.

Llevando el optimismo a tu vida

Encuentra personas optimistas

Como ya dijimos antes, el optimismo es contagioso. Busca otras personas optimistas en tu vida. Te mostrarán una guía sobre cómo enfocarte en los aspectos positivos de la vida. Pasa el rato con aquellos que disfrutan la felicidad y se enfrentan a desafíos.

Muévete

Es muy fácil quedar atrapado en el pasado. Ten en cuenta que muchas personas aún viven en él. Los pesimistas enumeran cosas que solían hacer, relaciones previas o errores que cometieron hace años. Los optimistas saben cuándo es el momento de pasar a algo mejor, en su futuro. Aprenden a comprender lo que pueden cambiar y aceptan lo que no pueden.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *