0

Que nombre es curro

PACO

Etimología e historia del nombre propio

Paco, como Pancho, Kiko, y Curro, es un hipocorístico (variante familiar de un nombre propio muchas veces basado en la manera de hablar familiar de los niños, otras veces en apócopes o aféresis, etc.) de Francisco. «Francisco» viene del italiano Francesco, («el francés»).

Lo primero que hay que decir es que para el caso de Paco no tenemos documentación o base suficiente para establecer un origen seguro y fiable. La etimología es un estudio exacto, con sus documentos, sus reglas evolutivas, etc. Pero en ocasiones la documentación falta y no es posible siquiera, como en otros casos en que hay posibilidades de una reconstrucción hipotética verosímil, establecer una hipótesis medianamente sólida. Y esto hay que reconocerlo de entrada para el hipocorístico Paco. Sin embargo, como los humanos no se resignan a no poder explicar lo que no entendemos, las explicaciones variopintas no han faltado. Y así por ejemplo para algunos es posible que Paco, igual que Pancho, derive de una hipotética forma latina Pacciaecus, que sería una variante con un sufijo muy hispano -ecus de un cognomen romano o latino Paccius, atestiguado en Italia, África e Hispania, que también da el derivado Paccianus. Consideran algunos que Pacciaecus es la base del apellido Pacheco.

Otros dicen cosas muy pintorescas y poco creíbles, como que antes Francisco se escribía Phrancisco, y que Paco podría venir de las letras en negrita: Phr-an-cis-co. Esto no es muy probable, pues la ph sólo se utiliza para palabras de procedencia griega, en donde ph (con la h que indica aspiración) corresponde a la letra griega Φ. Además el pueblo no se dedica a formar nombres con acrónimos o siglas escritas. Encima el CORDE no recoge ningún caso con la palabra Phrancisco, mientras recoge 6 documentos con «Francisco», antes del siglo XIII.

Pero en definitiva, para que todos vean la enorme tendencia que tienen las gentes a imaginar explicaciones que le resulten creíbles para lo que no se entiende y desconoce, puede consultarse en la tercera sección (Leyendas urbanas y comentarios) abajo en esta página una larga serie de contribuciones, algunas basadas en atrevidos y poco formados lexicógrafos de tiempos pasados, otras en habladurías populares, y otras que recogen la idea, a veces muy digna de tener en cuenta, de las deformaciones creadas en el habla por los niños.

-Gracias: Helena

Informaciones complementarias

San Francisco de Asís es el conocido santo que vivió entre finales del s. XII y principios del XIII, y que fundó la orden mendicante franciscana. El nombre por el que se le conoce, Francesco (el francés) era en realidad un apodo. Su nombre real era Giovanni. Diversas causas se argumentan para este apodo, entre otras que su padre comerciaba en Francia frecuentemente, pero la razón exacta se desconoce. La denominación Francesco viene del nombre de Francia y esta de la tribu germana de los francos que en la alta Edad Media constituyeron una élite de poder en la Galia del norte. Su nombre suele relacionarse con una raíz *frank- que significa libre.

-Gracias: Helena

Leyendas urbanas, inventos y comentarios

Según Buitrago y Torijano, filólogos españoles, Francisco, en tiempos pasados, se escribía «Phrancisco», y con el afán de «ahorrarse tinta», usaron la abreviatura «Phco». De aquí, con sólo intercalar una «a» para hacerlo pronunciable, surgió la abreviatura «Paco». No obstante califica esta hipótesis de «descabellada». Dice que hay que volver al ambiente familiar, y buscar a un pequeño Francisco y hacerle pronunciar su nombre. Nada raro sería que dijera algo así como «Paquico». Los padres, de cariño le seguirían llamando así. Al dejar de ser pequeño, a «Paquico» ya no le hará mucha gracia que le llamen de una forma que parece un diminutivo, y menos delante de sus amigos. Entonces, los padres buscaran una forma más apropiada para la nueva situación del muchacho, y le quitarán la apariencia de diminutivo a «Paquico» resultando la forma «Paco». Por mecanismos similares, podríamos explicar otras variantes como «Pancho» y «Patico».

– Gracias: Arturo Ortega Morán

Paco viene de «panchico», que así es la manera que muchos niños pronuncian el nombre de Francisco. De ahí salio la forma de PAN – CHICO. De ahí también salieron Paco y Chico.

Un dato curioso es el de los niños que hablan inglés. Por ejemplo «Robert» es conocido como BOB y viene de la forma en que los niños lo dicen BOBET. BOB-ET y sólo le quedo BOB.

– Gracias: Pedro Gaytan

Paco, como Pepe, son hipocorísticos. Si a un pequeño le pedimos que diga su nombre de José, lo probable es que diga Pepé. Con Francisco sucederá algo parecido. Dirá Paco. Ni la efe ni la jota ni la r figuran entre las primeras consonantes que usa el niño, quien además tarda en usar palabras trisílabas. Una Mary Carmen se autollamará Mamen, tomando algo del principio y algo del final.

– Gracias: Gonzalo Díaz Granda

El origen de Paco se remonta a San Francisco de Asís, fundador de la orden Franciscana o, como ellos le llamaban, Pater Comunitas (Padre de la Comunidad). Por tanto, PACO sería un acrónimo de PAter COmunitas.

– Gracias: Antonio Nacarino de los Santos

Esta versión también parece ser una leyenda urbana, pues a San Francisco de Asís lo conocemos así, como «San Francisco», no como «PACO», o «San PACO».

En italiano, PACO es el acrónimo de Poverello d’Assisi Casto e Obbediente (Pobre de Asís Casto y Obediente), referido a San Francisco de Asís.

– Gracias: Antino

Caprichos onomásticos

Ya sabía yo que lo de Curro iba a quedar claro. Ángel Guerrero Eguíluz aduce que se trata de la apócope de Pacurro. Suena bien.

En cambio, me parece inverosímil la presunción de que Curro viene de Curia Romana, según señala Vicente Sabater Garcerán.

J. de la Fuente aporta un curioso hipocorístico de su ambiente familiar: Tucho. El original es Hipólito, que por aféresis pasó a ser Lito, y de ahí Litucho. Al final se quedó en Tucho. Todavía hay otro Hipólito, primo del primero, que derivó en Tuchete y finalmente en Chete. Mas rebuscado es el hipocorístico de la abuela de nuestro comunicante: Ascamina. Su nombre original era Francisca, de forma cariñosa «Francisca mía» y, de ahí, Ascamina.

La colección de nombres propios más o menos extravagantes o divertidos no tiene fin. Rafael Moras (San Antonio, Tejas, USA), relata uno de esos nombres que se dan en México: Masiosare. El origen está en uno de los versos del himno nacional mexicano: «Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, piensa, Patria Querida, que el Cielo un soldado en casa hijo te dio». Es lógico que para muchos mexicanos ese arcaísmo de «mas si osare» suene como una sola palabra enaltecida. Lo más curioso ─añade don Rafael─ es que masiosare aparece también como un nombre común, una palabra despectiva para etiquetar a los adversarios políticos.

Agustín Fuentes proporciona algunos nombres propios extravagantes, además de Cojoncio, que así se llama un amigo de la familia.

  • Burgondonoforina
  • Clodia
  • Marciana
  • Atilana
  • Satorio
  • Felicísimo
  • Alipio
  • Celedonio
  • Crescencio
  • Faleonisiris
  • Baldomero
  • Teófilo

Don Agustín certifica que son todos nombres de personas que él conoce. Propone don Agustín que recojamos también apodos. Por ejemplo, «El Estreñido». Así pasó a la pequeña historia familiar un jovencito que intentó cortejar a una señorita. Esta le dio calabazas. Para desilusionarse, se imaginó al pretendiente haciendo los esfuerzos pertinentes en un estreñimiento agudo. Así cristalizó el apodo.

Por si sirve de ánimo a los libertarios, diré que el apodo de mi abuelo paterno era «El Cuco». Como es sabido, el cuco es el pájaro que pone los huevos en el nido de otro. Supongo que yo habré heredado el apodo.

Manuel González acaba de leer mi libro El espíritu de Sancho Panza, que trata de los refranes. Comenta don Manuel que el espíritu de Sancho Panza no era solo el de ensartar refranes sino motes. En la misma línea don Manuel me aporta algunos motes o apodos ingeniosos de algunos personajes que él ha conocido.

  • Xa comín, un cartero que repartía el correo a la hora de comer. A la pregunta de si gustaba, el cartero respondía «Gracias, ya comí». Todavía hoy sus nietos son «os xacomines».
  • Un vecino de un pueblo levantino era conocido como «Amargo dolor», porque así empezaba el estribillo que cantaba en las procesiones de la Virgen Dolorosa.
  • En una provincia insular, un vecino apellidado Duro Duro pasó a llamarse «Diez Pesetas».
  • Un lugareño gallego, conocido por llegar tarde a todas partes, recibió el mote de «O tren d’as nove». Naturalmente, ese tren llegaba siempre con retraso.

Jaime García-Pelayo y Gross da cuenta de un señor de Jerez de la Frontera que se apellidaba Abollado de Asco. Había también un tal Francisco García Cojones que intentó alterar el apellido y llegó con su pretensión hasta el mismísimo general Franco. Ante la pregunta de cómo le gustaría llamarse, respondió: «Excelencia, si no le importa, me gustaría llamarme Francisco Grandes Cojones».

Ignacio Garijo Pérez interviene en la cuestión de los lemas o los escudos de los apellidos. Su opinión profesional es que los apellidos como tales no tienen lemas ni escudos. Son los linajes, esto es, las personas eminentes emparentadas entre sí, quienes ostentan escudos o lemas.

Aviso a los libertarios bibliófilos
El sábado 3 de junio, en la Feria del Libro de Madrid (El Retiro) firmo ejemplares de algunos de mis últimos libros. De 12:00 a 14:00 h. en Algaida-Grupo Anaya (casetas nº 120-124). De 18:00 a 21:00 h. en Librería Salamanca, caseta nº 133.

  • Compartir
  • Enviar
  • Flipear
  • Tuitear
  • Compartir
  • Menéalo
  • Pinear
  • Imprimir Enviar

Hipocorístico

Este artículo o sección contiene una o varias listas
Las listas buscan ofrecer casos concretos de aplicación, por lo que si hay alguno que no está recogido, puedes añadirlo pulsando en «Edición».

Un hipocorístico es el antropónimo que se emplea en tono afectuoso para apelar, en general, a un familiar o a un amigo.

1 Formación

Los procedimientos más frecuentes para la formación de hipocorísticos es la derivación mediante diminutivos y los acortamientos, aunque también hay una serie de apelativos que se han formado de forma irregular siguiendo otros mecanismos.

Estos mecanismos pueden combinarse, debido a su recursividad, para formar hipocorísticos aún más afectivos.

Diminutivos: Antonio > Antoñito. Acortamiento: Federico > Fede. Formas irregulares: Paco, Pepe, Concha, Mamen. Formas combinadas: Yoli, Pili, Paquito, Conchita.

2 Lista de hipocorísticos

Hipocorístico Nombre Notas

Paco *

Quico

Kiko

Frasco

Fran

Chisco

Pancho

Curro

Francisco * Francisco recibe el seudónimo de Paco, porque a San Francisco de Asís se le conocía como el Pater Comunitatis (el Padre de la comunidad), cuando fundó la orden de los Franciscanos

Concha

Conchi

Conchita

Chita

Concy

Concelia

Concepción

Pepe *

Cheo

Pepín

Oselito **

Ose **

Lito

José
  • De la abreviatura latina p.p., que significa pater putatibus (forma en la que los amanuenses glosaban el nombre de San José en los márgenes de la Biblia y otros libros religiosos).
    • andalucismo.

Fonsi

Fonfi

Fonso

Poncho

Alfonso

Maite *

Maritere

María Teresa * Contracción de ambos nombres propios con cambio de grafía de la conjunción copulativa y por i latina.
Malena María Elena Contracción de ambos nombres propios con cambio de grafía de la conjunción copulativa y por i latina.

Charo

Chari

Chayo

Rosario También Chari o Chayo.
Cuca Carmen
Cuca Refugio

Pili

Piluca

Pilarica *

Cuca

Pilar * aragonesismo.
Chelo Consuelo

Manolo

Lito *

Lolo

Manu

Mel

Nel

Manuel * De Manolito.
Chucho Chechu Jesús
Leo Leonardo
Leo Leopoldo
Dani Daniel
Nacho Ignacio

3 Véase también

  • Nombre

4 Notas y referencias

«hipocorístico» en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española. Edición impresa: ISBN 978-84-239-6814-5.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *