0

Que son los preliminares

Tabla de contenidos

Los mejores trucos preliminares para que os pongáis a mil

01/12/2019 05:00

Lo hemos dicho miles de veces y no nos vamos a cansarnos: los preliminares son importantes. El sexo no es como en las películas, donde los actores se meten (vestidos) en la cama, con una música sugerente, y todo se pone en negro hasta el fotograma posterior, que nos muestra la mañana siguiente. Hay mucho más allá del mete-saca, y si de verdad queréis moriros de placer debéis ir calentando el terreno, como los buenos jugadores, para salir con las pilas cargadas.

Ahora bien, en nuestra sociedad y debido a nuestra mentalidad y educación, generalmente atribuimos solo al coito la posibilidad de alcanzar el orgasmo. Es por eso que es fundamental cambiar el chip e innovar, pues los preliminares también pueden ser muy variados, además, a ellas las ayudan con la lubricación y algunos estudios han demostrado que colaboran para que aumente la confianza en la pareja. Besos, caricias, juegos eróticos… aquí van algunas ideas que os calentarán.

‘Sexting’

A ver, los preliminares no tienen por qué comenzar en el dormitorio sino antes. Pequeños mensajes a lo largo del día del estilo de «no puedo esperar para estar desnudo contigo esta noche» seguro que entusiasmarán a tu pareja antes de poner un pie en la habitación. Usad un poco la imaginación, intercambiad fotos sexys o hablad de qué cosas encienden la llama para que cuando lleguéis a casa ya estéis con ganas de mucho más.

Un striptease siempre se agradece

¿Por qué no? Quizá te coarte el hecho de que no eres el mejor bailarín de la historia, pero nadie está pidiendo un Billy Elliot o una Anna Pávlova. Si lo haces mal, al menos será entrañable y divertido. Y si lo haces bien, sin duda el siguiente paso será mejor.

Un masaje

Después de un largo y duro día no hay nada mejor que un masaje, que puede llegar a ser muy sexy. El truco es que te concentres primero en los pies y vayas subiendo por las piernas y los muslos hasta otras partes más innombrables.

Por nuestra educación, generalmente atribuimos solo al coito la posibilidad de alcanzar el orgasmo, hay que cambiar el chip y calentar antes de salir

Disfrutad mientras estáis ahí y tomadlo con calma, si alguno de los dos tiene la sensación de que es un mero trámite para llegar al coito es probable que la cosa no fluya tan bien. Disfrutad de cada uno de los movimientos que hacéis y de cada caricia.

Un baño caliente

Si estáis cansados y necesitáis un poco de ‘relax’, además del masaje, una buena ducha o baño juntos es una gran idea. ¿Por qué no probar un bombón o una copa directamente de su lengua? Seguro que es más delicioso. Si podéis poner velas con olor y una música relajante viajaréis sin moveros de la bañera.

Amplía tu repertorio

Especialmente con la lengua. Hay muchas maneras de expandirlo, simplemente tienes que buscar, desde movimientos horizontales a arriba y abajo, cualquier cambio en la estimulación hará que se derrita de placer. Eso sí, no vale que solo lo haga uno, aquí debe haber igualdad y que os devolváis los favores.

Por supuesto, probar con juguetes sexuales si estáis aburridos de la rutina también es otra opción. Un vibrador alrededor de las zonas erógenas siempre puede ser tan estimulante (o más) que las propias manos.

Prohibido…

La penetración. Eso recuérdalo, podéis tocaros por todo el cuerpo, hay vía libre, pero nada de coito. Así podréis explorar otros campos que os harán llegar al orgasmo de una manera diferente.

Lo importante al final es que encontréis sintonía y disfrutéis de todas las maneras posibles, que, al fin y al cabo, para eso está el sexo.

¿Por qué son importantes los juegos preliminares?

También parece importante aclarar que cuando hablamos de juegos preliminares no nos referimos sólo a los básicos, como el sexo oral o la masturbación.

Existe la tendencia de pensar que el viaje consiste en pasar de besos a genitales, y que con eso será suficiente, cuando en realidad hay muchísimas más paradas que recorrer y cuya trascendencia es un grave error pasar por alto. Hay que ir más allá de las zonas erógenas y concederle la misma entrega y esfuerzo a otras partes del cuerpo como el cuello, los lóbulos, la espalda o incluso la parte de atrás de las rodillas. Os sorprenderíais al averiguar cuántas zonas del cuerpo humano pueden permitir generar anticipación y aumentar la excitación, lo que a su vez, permite una mejor experiencia sexual.

¿Por qué son importantes los juegos preliminares?

Los juegos preliminares siempre se han tratado como un entrante sin importancia.

Quizás es por el nombre que tienen, pero por algún motivo los preliminares siempre se han tratado como un entrante sin importancia que uno se puede saltar y pasar a lo que se considera el plato principal, o como una parte del sexo a la que dedicarle unos minutos y enviar al soldadito a invadir Francia. Pero lo cierto es que, especialmente para las mujeres, los juegos preliminares necesitan tiempo y dedicación. Tienen un propósito tanto físico como emocional, permitiendo preparar tanto el cuerpo como la mente para el acto sexual. Es necesario explorar, acariciar, abrazar, besar. Y también es necesario hablar.

Hablar, irónicamente, parece casi una palabra tabú en cuanto a sexo se refiere. Por algún motivo, a personas que están compartiendo uno de los actos de mayor intimidad y confianza, les asusta hablar del mismo. Aunque cualquiera diría que lo lógico es decirle a tu pareja qué es lo que no te gusta que haga y qué podría mejorar de lo que sí. Esto tiene vital importancia en el caso de los preliminares, pues ¿qué sentido tiene hacer algo para generar excitación si el cómo se está haciendo no te excita?

Centrarse sólo en el coito y en llegar al orgasmo puede tener el efecto contrario.

Por otro lado, centrarse sólo en el coito y en llegar al orgasmo puede tener el efecto contrario al que se espera, pues puede generar estrés, presión y anticipación de que se tiene que alcanzar un cierto punto o sentir algo determinado, de manera que uno olvida disfrutar del camino y al final, la relación se convierte en poco o nada satisfactoria para ambos.

Así pues, los juegos preliminares son una parte de la relación sexual que no debe ser subestimada ni ignorada; es más, cuando se hacen bien y se disfrutan, pueden alargarse durante horas y ayudar a generar orgasmos más intensos, incluso sin necesidad de penetración. Además, abren todo un mundo nuevo de posibilidades para hacer la relación sexual más divertida, atrevida, apasionada y llena de nuevas sensaciones que un simple “wham, bam, thank you, ma’am”.

El mito del “macho” que dura en la cama siempre ha estado muy bien considerado, mientras que hombres con problemas de eyaculación precoz o que no cumplen las expectativas sociales, sufren una gran presión a la hora de tener relaciones.

Tanto a nivel social como incluso en la cultura pop – la rapera Missy Elliot deja claro en sus canciones que no quiere “hombres de un minuto”-, muchos se ven sometidos bajo el yugo del cronómetro sexual y temen quedarse cortos.

Y es que, cada persona y pareja tienen sus propios ritmos pero, ¿hay realmente un tiempo determinado para que una relación sea óptima?

Lo breve, si bueno, dos veces bueno

Según un estudio un coito de entre uno y dos minutos es demasiado corto, a partir de diez es largo. (Blasius Erlinger / Getty)

El buen sexo debe durar entre siete y 13 minutos. Al menos así lo afirma un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania.

Los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani efectuaron una encuesta a 50 miembros de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual con el objetivo de establecer una media del tiempo empleado por las parejas desde el momento de la penetración hasta la eyaculación.

Para los encuestados un coito demasiado corto estaba entre el uno y dos minutos; uno adecuado, entre tres y siete, de los diez minutos en adelante ya se considera largo.

Aunque solemos relacionar el placer con una mayor duración, las relaciones sexuales rápidas pueden ser igual de gratificantes”

La duración no es tan importante como podríamos pensar: “No hay un número estándar, varía según la persona. Una relación sexual gratificante puede durar desde cinco minutos hasta dos horas. Depende del momento, de la situación y la motivación” asegura la sexóloga y directora del Institut de Sexología de Barcelona, Francisca Molero.

Aunque a veces pensemos que satisfacción es sinónimo de más tiempo, la realidad es que la relación sexual también puede ser rápida y aún así ser gratificante. Se trata de algo que, indica la sexóloga Nuria Jorba, “depende de los patrones que tenga cada pareja”.

El exceso puede ser insatisfactorio

Cuando el sexo dura mucho tiempo puede convertirse en una tarea monótona y producir molestias (Peter Dazeley / Getty)

De hecho, cuando el sexo dura mucho tiempo puede convertirse en una tarea monótona, producir molestias y afectar al nivel de excitación de la pareja.

“Te puedes acabar cansando y, si se perpetúa porque no acabas de llegar a la eyaculación, puede resultar poco agradable porque la pareja puede empezar a desconcentrarse”, indica Molero.

Además, añade Jorba, tras unos 10 o 15 minutos las mujeres empiezan a perder el nivel de excitación y lubricación. Algo que también puede ocurrirle a los hombres, aunque en menor medida.

Que la relación se prolongue más de lo que queremos puede deberse a la llamada eyaculación retardada.

Esto, matiza Molero, puede ocurrir porque los hombres estén muy pendientes de la otra persona o porque se hayan acostumbrado a un estimulo determinado para eyacular.

Pero no solo le ocurre a ellos, algunas mujeres solo llegan al orgasmo a través de la masturbación y no logran conseguirlo con sus parejas.

La relación perfecta, según Molero, es aquella en la que las dos personas están motivadas para dejarse llevar, descubrir, sorprenderse y compartir un momento de placer. Sin presiones, sin tener una meta”.

Por su parte Jorba recomienda que pensemos más calidad que en cantidad y duración. Y si realmente nos preocupa el tiempo y queremos que la cosa dure un poco más, el secreto está en los preliminares.

¿Eres de las que piensa que una buena sesión de sexo debe durar eternidades?, pues tenemos una noticia que cambiará tu visión de este tema: un estudio de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual reveló que la duración del coito perfecto es de 13 minutos.

Así es, este es el tiempo ideal en el que puedes experimentar el máximo placer, considerando desde el momento en que inicia la penetración, de acuerdo con las conclusiones de un grupo de médicos, enfermeros, terapeutas y psicólogos.

Pensándolo bien, no es algo que esté alejado de la realidad considerando que, en ocasiones, cuando la sesión íntima se alarga por mucho tiempo, llega el momento en que nuestra mente más bien divaga en otros temas e incluso empiezas a preguntarte cuándo acabará.

Nunca debes olvidarde del juego previo Foto: Freepik

De acuerdo con el psicólogo sexual, Raúl Padilla uno de los problemas más comunes relativos a la duración de un encuentro íntimo es la falta de sincronización en la respuesta del hombre con la de su mujer.

Y es que el tiempo es relativo, pues de acuerdo con el experto la duración en la intimidad más bien debe adecuarse al contexto del encuentro. Por ejemplo, puede tratarse de un encuentro de apenas cinco minutos en el auto al salir del cine o el probador de alguna tienda o bien una velada romántica bien planeada sin límite de tiempo.

Así que el tema del sexo, lo mejor es que no te presiones, ni mucho menos que lo hagas a las prisas, enfócate en disfrutar del momento y de tu pareja. Si por alguna razón consideras que “no cumple” tus expectativas en cuanto a tiempo o calidad en la cama, lo mejor es que se lo digas y encuentren una manera de que ambos disfruten al máximo.

Recuerda que la comunicación es esencial para que una pareja funcione en la cama y si dejan que las cosas se enfríen, con el tiempo será muy complicado reavivar la llama de la pasión.

Para lograr que el sexo sea bueno entre ustedes, independientemente del tiempo, es recomendable que destinen tiempo a estimularse como pareja, buscar juegos eróticos, inventarse fantasías o bien sorprender a su pareja con lencería.

La pasión es un ingrediente esencial en su relación Foto: Freepik

De acuerdo con el psicólogo norteamericano, Robert J. Sternberg, autor del libro El triangulo del Amor, los elementos esenciales para que una relación de pareja funcione son la intimidad, el compromiso y la pasión, así que concéntrate en que tu relación siempre gire en torno a ellos y el amor triunfará.

¿Sabes cuánto debe durar el sexo perfecto?

Muchas personas sufren de no saber si han realizado un buen desempeño durante las relaciones sexuales.

Hombres y mujeres por igual, han percibido en más de una ocasión la inseguridad e insatisfacción, incluso estrés, provocado de pensar si hicieron feliz a su pareja o no.

Para disipar las dudas, un psicólogo de la Universidad de Queensland de Australia, generó una investigación para determinar cuánto dura el sexo perfecto.

En el estudio participaron 500 parejas heterosexuales de todo el mundo. Cada una tenía un cronómetro para medir el tiempo.

La prueba duró cuatro semanas y al final obtuvieron interesantes resultados.

El sexo dura un promedio de 5.4 minutos. Curiosamente en Turquía el acto es más corto y alcanzó 3.7 minutos.

5 consecuencias de no tener sexo en tu matrimonio

Además de conocer estos resultados, el estudio recogió otro dato novedoso. La mayoría de los hombres dijo sentirse presionado y obligado a durar más tiempo, para que su pareja alcanzara el orgasmo.

Unas tardaron 33 segundos para llegar al clímax y otros 44.

El estudio determinó que el uso de preservativo no afecta la duración del coito, pero la edad sí.

Las parejas de mayor edad experimentan sexo corto a comparación de los jóvenes.

Lo que quieren los hombres en el dormitorio, contado por ellos mismos

30/01/2017 05:00 – Actualizado: 27/06/2018 18:17

Se ha hablado mucho de lo que quieren las mujeres en la cama, pero no de lo que necesitan ellos. Por eso, hoy vamos a hacerlo. Algunas de ellas han sido compartidas por ellos mismos en la red social ‘Reddit’. Atenta, querida lectora, lo que vas a leer a continuación es lo que tu(s) hombre(s) quiere(n) tener en el dormitorio y nunca han dicho.

Los juegos previos

Aunque pueda parecer que los preliminares son solo para ellas no es cierto. Los machos también quieren juegos previos. Al menos, los que se han atrevido a decirlo en el mencionado foro. «Tomarlo con calma me gusta» dijo uno, a lo que añadió otro «lo que más me gusta son los juegos previos». «Tiene que ser lento y constante, no es una carrera», cuenta un usuario.

A pesar de que muchas mujeres son reacias a probar el sexo anal, es algo que al 99% de los hombres siempre les llama la atención

A ellos les gusta extender el placer y la diversión en la cama antes del coito, ya que, una vez que empieza saben que va a acabar pronto. Además, (a los buenos amantes) les excita mucho dar placer a la mujer, y ver cómo llega al clímax gracias a su buen hacer. A muchos, incluso, les encanta innovar con un juguete o lubricante. Jugar, en resumen. Saben que si esperan el tiempo suficiente, luego van a tener sexo de los que hacen historia.

Comunicar

Hablar con el otro es el secreto, y les gusta tanto a ellos como a ellas. «Hay que prestar atención y ser comunicativo acerca de lo que te gusta y lo que no», asegura un usuario. Al fin y al cabo, las relaciones sexuales son un tipo más de interacciones. ¿No será un error eliminar una parte tan importante de nuestra forma natural de comunicarnos con los demás?

A los hombres les encanta hablar y oír a la mujer. Quieren saber qué quiere, cómo lo quiere… y lo que le gusta estar ahí con él. El lenguaje verbal en la cama es un muy excitante para ellos.

También les gusta que ellas se desinhiban. En ‘Marie Claire’ entrevistaron a Dana Myers, firme defensora del tema, para que orientara al personal sobre las maneras de hacerlo superando la timidez y subiendo muchos grados de golpe la temperatura de la habitación. Sus consejos son plenamente válidos para hombres y mujeres. «Muchos se asustan ante la idea y piensan ‘¡yo no puedo hacer eso!’, pero no es más que otra manera de expresarse en la cama. Las mujeres pueden usar lencería, juguetes o su voz, y lo mejor es que cada una lo hará de forma totalmente única. Se puede ser alguien discreto, elegante, y a la vez ser un poco pícaro, vivaracho, sexy… ¡o cualquier otra cosa!».

A ellos les encanta ver a dos mujeres teniendo relaciones sexuales. Por ello muchos sueñan con hacer un trío con dos féminas

Otra cosa que a los hombresles gusta es hablar de fantasías sexuales, y, por qué no, llevarlas a cabo. Les gusta oír, mientras están en plena acción, que ella diga lo que quiere y desea y nunca ha hecho.

Ser dominados

«Me agrada la idea de ser sumiso frente a una mujer dominante, sin por eso perder mi masculinidad», leemos en el foro. A muchos hombres les encanta ser sometidos. En los últimos años ellos están perdiendo el miedo a parecer ‘menos hombres’ si se dejan hacer por la hembra. Aunque a la mayoría les sigue dando reparo comunicárselo a su pareja, y recurren a otras mujeres para que se lo hagan, hay otros tantos que se atreven y gozan con ello sin esconderse.

Aunque pueda parecer que los preliminares son solo para ellas no es cierto. Los machos también quieren juegos previos

Ser la parte pasiva de la dominación les gusta sobre todo a aquellos que están acostumbrados a mandar en su faceta laboral, esto es, a los jefazos. Cuando se relajan en la intimidad les apetece ponerse a órdenes de la mujer, que le ate a la cama o que le diga una a una las cosas que quiere, deseos que, por supuesto, él complacerá.

El sexo anal

A pesar de que muchas mujeres son reacias a probar el sexo anal, es algo que al 99% de los hombres heterosexuales siempre les llama la atención. Puede que la negativa de las mujeres a realizar estas prácticas sea lo que haga que ellos lo vean como un reto emocionante. Ellas están ahora más dispuestas a hacerlo.

Así lo demuestran numerosos testimonios recogidos por ‘Cosmopolitan’. “¿Quieres tener sexo por detrás?”, le preguntó una fémina a Eric, de 20 años, y a Marcus, de 26, le llamó la atención lo mismo. Pero lo mejor y más sorprendente son las confusiones que acaban en agradables descubrimientos: “Te equivocaste de agujero, pero no importa”, dice Kevin, de 21. O bien la sinceridad o la exageración, o ambas cosas, como cuenta Steven, de 22, a quien una mujer le confesó: “Creo que no voy a poder caminar mañana”.

Verte con otra mujer y/o hacer un trío

«Estaba haciendo un trío con dos chicas, pero decidí retirarme para verlas jugar solas», nos cuenta un hombre. Una confesión que, lejos de ser rara, cumple con la regla general: a ellos les encanta ver a dos mujeres teniendo relaciones sexuales. Por ello muchos sueñan con hacer un trío con dos féminas. Un usuario de ‘Reddit’ que lo probó asegura que además de ser excitante aprendió mucho: «Descubres cómo hacer las cosas bien. Desde entonces, he recibido muchos cumplidos por mi trabajo ahí abajo».

Que ella se dé placer

No solo les gusta dar placer a la chica o ver cómo se lo da otra mujer, también les excita sobremanera ver cómo se masturba delante de él. A ellas también les pone que él las mire mientras llegan al clímax. Esto hace que el deseo de ambos aumente mucho más. A veces, ellos las dejan terminar solas, pero en otras ocasiones optan por intervenir.

Cambiar de ubicación

A los hombres les excita muchísimo el sexo improvisado. Hacerlo mientras están en la cocina, en el baño de un restaurante, en un coche… Lo que se salga de la cama convencional dispara sus niveles de testosterona. En el dormitorio, y más si tienen pareja estable, acaba siendo monótono y un tanto aburrido. A ellos les gusta el riesgo y lo espontáneo.

Los mejores preliminares para volver loco a su hombre en la cama

¡[email protected]!

Allá por el mes de mayo comentamos los mejores preliminares sexuales para volver loca a una mujer. Ahora le toca el turno a esos prolegómenos que a ellos les pone como locos, y no estoy hablando de llevarse a su madre a vivir a casa o ponerse a cocinar como una descosida en medio de la noche. No se emocionen, la que propongo no pretende ser una guía infalible de remedios milagrosos. A cada uno le va lo suyo, y eso mismo que a un hombre le pone verraco a otro puede no hacerle ni pueñetera gracia. En esta humilde empresa solo trataré de aportar unos cuantos truquitos de andar por casa para encender a su hombre, y de paso, a la leona que habita en su interior.

Permítanme que insista. No hay soluciones mágicas ni antídotos universales, salvo que usted sea una hembra de armas tomar y una egoísta a la que le gusta gozar en la cama. Sin prejuicios, sin complejos, sin pudor, como esa mujer por la que a la de ya yo me cambiaba de acera.

Milo Manara

Cariñitos para ellos

Eso de que los hombres son más simples que el mecanismo de un bolígrafo (especialmente en el terreno sexual) no lo veo claro del todo. Desde luego son menos complejos que nosotras, gracias a Dios. Pero eso no quiere decir que a todos les apasione llegar y meterla sin más dilación. A los caballeros también les agrada recibir cariñitos, que les colmen de besos, sentirse deseados, que les chupen el lóbulo, los dedos de la manos (algunos incluso de los pies), incluso las pelotas. No hagan ascos al arte de mamar, todo es cogerle el tranquillo. Ellos no son sólo una máquina hecha para penetrar, también tienen su corazoncito, y además de un pene hermoso y lustroso (unos más que otros), habitan un cuerpo en el que, si investiga usted con paciencia, descubrirá unas cuantas zonas erógenas. Y los mejores preliminares para volverle loco…

1. Póngale pasión. Un buen chorro de pasión es lo que hay que echarle al sexo, y a la vida también. Añadir este ingrediente a cualquiera que sea su receta sexual sí es infalible. Pasión, leñe, pasión. En todo lo que haga en este mundanal paseo que es la vida. Si le besa, si le abraza, si se enreda en él, si se lo come entero, o pone toda la leña en el asador o dedíquese a otra cosa.

Por si les apetece verla entera.

2. ¡Comunicación! La comunicación lo es todo. Además de estimularle los cinco sentidos, dele un poco al sexy talking. Unos susurros al odio, una voz sugerente pidiendo guerra o declarando amor. Y si todo esto viene acompañado de un mordisco con premeditación, lujuria y alevosía en el lóbulo, mejor que mejor. Alguien sugirió que “la mejor forma de llegar a los ovarios es por la trompa de Eustaquio”. Quizás a las pelotas también. Hable con él, a veces susurrando, a veces directa, a veces ruda, a veces cariñosa, a veces tímida, a veces osada, a veces provocando, a veces riendo, a veces gimiendo. Les gusta que con una voz sexy le diga lo que quiere hacerle “aquí y ahora” y lo que quiere usted que él le haga. Esas cosas que le gustan, pero le da vergüenza reconocer.

3. Risas, sonrisas, páselo teta piruleta: A ver no es que follar tenga que ser una desternillante comedia, pero el sexo siempre es mejor si es divertido. Condimente la sesión con hilaridad y no tema mearse de la risa. Sin pasarse, no es cuestión de que el polvo se convierta en una carcajada constante o pensará que está usted loca de atar. Que no le quepa la menor duda de que si él ve que es usted una disfrutona, una atrevida de la vida, se volverá crazy. No se engañe, un hombre al que le importa un bledo hacerla disfrutar apenas merece el título de hombre. O no le importa usted un miserable pepino.

4. ¡Sorpresa! Está claro que a cada uno nos va una cosa, pero a todos nos gusta que nos sorprendan. ¿O no? Improvise algo picante, un baile, una sesión de BDSM, en el que él sea su Marqués de Sade y usted acabe con los cachetes ensangrentados y maniatada a la pata de la cama.

Opciones menos sangrientas son vestirse con un conjuntito mono, llévese el consolador a la cama o invita a una tercera persona a a fiesta, a ver cómo se queda. A algunos hombres les agrada que les metan el dedo por el culo, así sin previo aviso. No sé, pruebe, aunque para estos menesteres de penetración anal, quizás sea mejor para todos preguntar antes de meter el dedo en la llaga. Algo menos delicado es que le haga usted al afortunado una sesión en la que combine el contorsionismo y el funambulismo, a ver lo que sale. Lo más seguro de todo, dentro de la actividades con facto sorpresa, es que se ponga usted mirando pa Cuenca, que él ya sabrá qué hacer con usted. Seguro que se lleva una alegría.

5. Siguiente nivel: Si quieres hacer rugir a su tigre, no le va a bastar con follar en la manida posturita del misionero y hacerle una mamadita monda y lironda. Le toca demostrar que además de abrirse de piernas, está usted también dispuesta a abrir su concupiscente mente. Abrace con entusiasmo las nuevas experiencias, demuestre que usted no le tiene miedo a nada. Demuéstrele que es usted una valiente, una chica todo terreno, una mujer de armas tomar. ¿Quién dijo miedo? Usted no querida, porque usted sabe lo que es buena, sabe a lo que ha venido y usted se ríe en la cara del peligro. Estás preparada para pasar al siguiente nivel. La cuestión es si él realmente lo está.

6. Que viva la hembra que lleva dentro. Todo lo que les he contado está muy bien (o no, para gustos los colores), pero sobre todo saque a la hembra que lleva dentro. ¿Cómo? No se ralle, no se vuelva loca pensando en el pacer del otro y céntrese en usted. Responsabilícense de su placer, no del ajeno. No se trata de que se la traiga al pairo el gozo del otro, pero que cada uno que se centre en su sexualidad, y Dios en la de todos. Tendrá un efecto perturbador, se lo aseguro.

7. Y para terminar, fólleselo. No estoy diciendo que sea él quien la folle, sino que sea usted la que se lo folle a él. Literalmente.

Que follen mucho y mejor.

Tags: cómo volver a un hombre loco en la cama, como volverle loco en la cama, follar, hacer-el-amor, preliminares, preliminares sexuales, relaciones de pareja, relaciones-sexuales, sexo, sexualidad | Almacenado en: Sin categoría

Wow! 7 juegos preliminares que le gustan a los hombres

No olvides que las parejas deben renovar cada cierto tiempo la forma en la que tienen sexo. No importa la cantidad de meses o años que lleven juntos, siempre es bueno tomar en cuenta ciertas indicaciones que pueden darte un plus para que tu romance sea fructífero.

Los juegos preliminares siempre van a caer ‘a pelo’ para mejorar las posturas y comenzar una noche de faena sin nada de aburrimiento. ¿Quieres probarlo? Entonces sigue estos útiles pasos y disfrútalo.

1. Prueba los mordisquitos suaves por todo su cuerpo, acercándote a sus partes íntimas, pero sin rozarlas.

2. Acaricia con tu lengua su cuerpo. No nos referimos a los genitales, sino la zona del ombligo, la espalda, el cuello. Él se sorprenderá mucho contigo. ¡Ya lo verás!

3. Quítate la ropa lentamente mientras bailas de forma sensual con música baja. Después ha llegado el momento de que se la quites a él. Prueba con desabrochar su camisa con la boca. ¡Es muy sexy, créeme!

4. Masajea su zona erógena: la cara interna del muslo, los pezones. No olvides cada detalle.

5. No te olvides de los “juguetes”. No sabemos qué tienen que les vuelven locos. Olvídate de los prejuicios y complácelos con este curioso objeto sexual.

6. Los besos son muy importantes. Bésalo de forma intensa, continuada y con pasión. Esto te ayudará a tener más control de la situación con tu pareja. ¿Te has puesto a pensar cómo puedes estimularlo durante la actividad sexual?

7. Muérdete sugerentemente los labios y mójatelos. En su cabeza sólo cabrá una cosa: TÚ.

No es mentira, pero los juegos preliminares les encantan, a la vez que los enganchan. No pases por alto estos tips y pruébalos. Te darás cuenta de que son más atrevidos, divertidos y pasionales. Es mucho mejor de lo que esperas.

Te puede interesar: ¿Sexo extremo? 5 formas para recuperarse de una noche loca

7 preliminares sexuales que te pondrán a mil

20/05/2016 02:11

A los desconocidos preliminares sexuales, aun siendo bastante nombrados, e incluso reclamados, no los entendemos lo suficiente.

Cuando decimos que algo es preliminar hacemos referencia a lo que se hace con anterioridad, para preparar algo, o como introducción a un suceso de mayor importancia.

Elegir un término que no represente lo que realmente significan puede llevarnos a no utilizarlos como corresponda.

Objetivo preliminar

En nuestra sociedad, no se asumen como objetivo en sí mismo. Son simples pasos para alcanzar un objetivo mayor, el coito, vaginal en la mayoría de los casos, aunque, en definitiva, se busque alcanzar el orgasmo por esa vía.

Es muy habitual encontrar quejas por una parte de la pareja. En relaciones homosexuales, tanto de hombres como de mujeres, también puede ocurrir esta reclamación preliminar pues, en definitiva, son la personalidad, las habilidades personales y la educación afectiva y sexual, la clave para ser más o menos juguetón o juguetona en las técnicas amatorias. Sin embargo, en parejas de orientación heterosexual suele ocurrir más a menudo. Debido a la educación sexista afectivo emocional, la mujer no está lo suficientemente erotizada y suele ser la demandante de preliminares más habitual. Además, se suele percibir como sexual lo exclusivamente relacionado a lo genital y se vive el coito como fundamental e indispensable para mantener relaciones sexuales completas.

Tener relaciones sexuales completas

Cuando mi ginecóloga me preguntaba si había mantenido relaciones sexuales completas, yo, que soy muy de debate, no podía evitar fingir no entender y preguntaba: «¿Se refiere a placenteras?». Evidentemente, la respuesta era: «¡No mujer!, hablo de coito, penetración pene-vagina. ¿Entiende?». Creo que notaba el humo que salía de mis orejas. Que una relación completa sea el coito, sin importar si hay placer, me pone de los nervios. Nunca me preguntaron por el placer, por cierto.

Lo he escuchado demasiados años, aunque parece que va cambiando este concepto, afortunadamente.

Relaciones sexuadas permanentes

Está manteniendo relaciones sexuadas continuamente, con su familia, hijos incluidos, los vecinos, sus compañeros de trabajo, la conductora del autobús o el señor que le da la vez en la pescadería. Incluso lo está haciendo conmigo al leerme y yo lo hice con usted al escribirlo. Y, así es, por mucho que se lleve las manos a la cabeza.

La sexualidad va con nosotros allá donde vayamos y nos relacionamos según nuestro género, orientación del deseo, genitales, rasgos físicos y emocionales, entre otros muchos aspectos. Esto no significa que tengamos deseo sexual o erótico ni utilicemos nuestros genitales con todas esas personas que he comentado, por supuesto.

Considero muy positivos el juego y la seducción, los mejores preliminares, con las personas con las que interactuamos a diario. Aunque no necesariamente erótico ni genital, por supuesto. Caer bien al frutero, por ejemplo, le proporcionará las mejores naranjas y por qué no, un gran amigo. Y su hijo comerá más alegre y con mejor apetito, sin duda.

Prolegómenos en acción

Por supuesto, si lo que deseamos es compartir con otra persona nuestra sexualidad con una intencionalidad erótica o genital, es otra cuestión. Para ambos objetivos, los juegos eróticos y sexuales serían, si no fundamentales, sí muy convenientes y deseados.

Efectivamente, estos facilitan y estimulan la respuesta sexual humana, desde el deseo y la excitación, hasta el orgasmo facilitando su resolución y satisfacción.

Para este cometido, habría que poner en marcha los mal llamados preliminares o prolegómenos, como también se denominan. Pero, cómo y qué hacer, cuándo iniciar y cuánto han de durar, son las preguntas que se estará haciendo muy probablemente.

En qué consisten

Son muy diversos y la imaginación y creatividad siempre serán bienvenidas para este cometido. Puede ser desde una mirada, una nota romántica o picante abandonada en la almohada, hasta una caricia, pasear de la mano, lamer un pezón o el sexo oral. Incluso el coito podría ser preliminar de alguna otra práctica más, por qué no.

Toda práctica erótica y sexual, incluso la genital, podría considerarse preliminar.

Además de poder ser preparatorios para otras prácticas o interacciones, son prácticas sexuales completas y placenteras en sí mismas.

Cuánto han de durar

La respuesta es sencilla, lo que usted quiera. Desde un segundo hasta cada día de su vida, pues un guiño o una sonrisa pueden generar activación erótica, sexual y placer en sí, siendo una relación plena. Incluso, pueden activar y generar ganas de algo más, aunque esto no varía su funcionalidad ni plenitud.

7 días 7 preliminares

Le propongo una semana practicando, nada de practicarlo cinco minutos antes del coito. Siete oportunidades de placer preliminar absoluto, que le pueden llevar al clímax.

Lunes – Sesión de chat erótico

Comienza la semana con alegría. Chatea y haz comentarios eróticos, sexuales e incluso obscenos. Si consigues que se sonroje y caliente es que lo has hecho genial.

Martes – Con la miel en los labios

«Buenos días cariño, ¿un café?» ¿Has probado el café directamente de su boca? Y si lo quiere dulce, ofrécele la miel con tu lengua. Delicioso…

Miércoles – Placereado

A mitad de semana un masaje siempre es bienvenido. Si además es bajo la luz de las velas, con olor a canela y música erótica de fondo, mucho mejor. Vale todo, acariciar, lamer o mordisquear, pero nunca los genitales…os quedáis con las ganas.

Jueves – Una baño muy caliente

Sorprende con un baño caliente con sales y pétalos de rosa, investigaos el uno al otro con una esponja de mar. Prohibido usar la palabra pero hay que devorar con la mirada…¿podrás aguantar?

Viernes – Postre erótico

Tú me ofreces una cereza con la boca, yo me coloco una uva en el ombligo para ti. Lamo tu pecho de chocolate, lames mi sexo de fresa. Empujo con mimo un bombón en tu boca con el pulgar de mi pie mientras muerdo un plátano que sujeto entre mis pechos. Nadie se querrá saltar el postre.

Sábado – Fiesta en la Siesta

Domingo – Orgasmos preliminares

Hoy sí, vía libre para desatar toda la tensión sexual generada en estos seis días. Todo vale y nada es obligatorio. Si se desea coito, pues coito, si se desean orgasmos, pues orgasmos. Y si no, rematamos la faena con un beso infinito que ponga el vello de punta. Ustedes eligen.

Suelo decir que los preliminares comienzan tras finalizar un orgasmo y hasta el inicio del siguiente, aunque puedan pasar años entre uno u otro, quién sabe. Sin embargo, hoy me atrevo a incluir al orgasmo como preliminar, pues es probable que un orgasmo le abra el apetito para continuar sintiendo placer, con otro, o con cualquier comportamiento sexual, afectivo, erótico o genital.

Ya lo sabe, en su sexualidad todo es preliminar.

7 claves de los preliminares y por qué son tan importantes

Los juegos preliminares han ganado mucha importancia como complemento de los encuentros íntimos. Dado que preparan a la pareja para un coito más placentero, son casi imprescindibles a la hora de practicar el sexo. ¿Cuáles son las claves de los juegos preliminares?

Aunque se ha hablado mucho del tema, algunos aún los pasan por alto porque les restan importancia o no saben cómo aplicarlos. Lo cierto es que son la mejor herramienta para elevar al máximo el placer, pues despiertan sensaciones indescriptibles.

Además, nos hacen vivir la sexualidad con más plenitud. Nos permiten explorar el cuerpo de la pareja y mejoran la complicidad y la comunicación. A continuación, queremos contarte en qué consisten y por qué son tan importantes. ¿Te lo vas a perder?

Qué son los juegos preliminares sexuales

Para conocer las claves de los juegos preliminares, es esencial tener claro qué significan y en qué consisten. El término “preliminar” significa preámbulo; es decir, aquello que antecede una cosa. En otras palabras, los juegos preliminares sonun precalentamiento o introducción al coito.

Durante los preliminares, se realizan juegos eróticos que pretenden estimular las zonas erógenas para facilitar el orgasmo. Por eso, además de caricias y besos, podrían incluirjuguetes sexuales, objetos de distintas texturas o productos de varias temperaturas.

Ahora bien, estos juegos previos también aportan otros beneficios que redundan en la mejora de la calidad de la vida sexual: Potencian la erección, aumentan la lubricación vaginal. Aumentan, además, la sensibilidad de los sentidos, por lo que las sensaciones se hacen aún más intensas.

Cuáles son las claves de los juegos preliminares

Practicar los preliminares en los encuentros sexuales puede ayudar a mejorar las experiencias íntimas de la pareja. De hecho, son el mejor recurso para romper la rutina sexual y descubrir las preferencias de cada uno. ¿Cuáles son sus claves?

1. Masaje previo

Explorar el cuerpo de la pareja por medio de un masaje puede aumentar su nivel de excitación antes de la penetración. Mediante estos, se descubren las zonas más sensibles.Así, podemos conseguir que la estimulación sea más efectiva.

2. Preguntar

Una de las claves de los preliminares es aprender a conocer las preferencias del otro. Por eso, mientras se aplican es importante preguntar a la pareja si está cómoda o si lo disfruta. Esto, por supuesto, también fortalece la comunicación.

3. Calidad, no cantidad

No es necesario invertir demasiado tiempo en los juegos preliminares; sin embargo, tampoco deben ser algo demasiado técnico. Esos momentos previos deben ser de calidad; lo más espontáneos posible.

4. Ser pacientes

Disfrutar con calma esos juegos y caricias es otra de las claves importantes de los juegos preliminares sexuales. No se trata de ir directo al grano, sino de acariciar las zonas que más placer dan.Más bien, es explorar sin otro afán que el goce, todo el cuerpo.

Te recomendamos leer también: El sexo y la rutina, el gran enemigo de la pareja.

5. Buen repertorio

Las manos, la lengua y los labios son excelentes aliados para practicar preliminares intensos y excitantes. Sin embargo, para ampliar el “repertorio” y no limitarlos, sería bueno conocer otras técnicas y herramientas que ayudan a complementarlos.

6. Dejar atrás el miedo

La sensación de miedo no es la mejor aliada en el momento de aplicar los preliminares. Es cierto que puede surgir de los tabúes o problemas de autoestima. No obstante, conviene controlarlos para que el encuentro amoroso sea plenamente placentero.

7. Potenciar todos los sentidos

Saber explorar y potenciar todos los sentidos es fundamental para los juegos preliminares. No se deben ignorar. Jugar con la vista, el gusto, el tacto, el oído y el olfato ayuda a aumentar las sensaciones y mejorar la complicidad.

¿Por qué son tan importantes los preliminares?

Los juegos preliminares son muy importantes para la vida sexual de la pareja. Por medio de las distintas formas de estimulación, hombres y mujeresmejoran su disposición hacia el disfrute del coito y la consecución del orgasmo.La excitación es inducida por una compleja combinación de estímulos mentales y físicos.

Por eso, esos preámbulos antes de la penetración son muchas veces determinantes para un encuentro placentero. Además, aumentan la conexión de la pareja y facilita el conocimiento de su cuerpo. Contrariamente a lo que muchos piensan, también el hombre necesita del juego previo. Cuando la mujer lo estimula de forma adecuada, logra erecciones más potentes y mejora incluso la calidad del coito.

En cuanto a la mujer, la vagina se dilata para facilitar la penetración.No tener en cuenta los preliminares aumenta la tendencia a quedar inconformes tras la relación sexual. Puede que sea, inclusive, dolorosa. De hecho, limitar el sexo al coito disminuye de forma considerable las probabilidades de alcanzar el orgasmo femenino.

Si te interesa ampliar información, lee: 7 remedios caseros para tratar las disfunción eréctil.

Conclusión

Los juegos preliminares desempeñan un papel importante en la vida íntima de la pareja. Pueden variar de acuerdo con sus preferencias. Pero, en general, son imprescindibles para potenciar las sensaciones y alcanzar el orgasmo.

5 tipos de preliminares para avivar el erotismo en pareja

Los preliminares son una parte esencial en las relaciones íntimas, pues incrementan el placer al momento de tener relaciones sexuales. Y es que su práctica no sólo aumenta la complicidad en pareja, si no que también prepara al cuerpo para disfrutar al máximo: en las mujeres, ayuda a la dilación y lubricación de la vagina; mientras que en el hombre potencia la erección para disminuir el riesgo de impotencia sexual.

Muchas parejas suelen caer en la rutina, pues se olvidan de esas caricias y besos previos al encuentro sexual, factores imprescindible para un buen sexo. De hecho, podemos decir que los preliminares son la excusa perfecta para explorar el cuerpo de nuestra pareja y, así, otras zonas erógenas que despierten nuevas sensaciones. Recuerda que a la excitación le gusta la expectativa.

Nunca cae mal un poco de diversión en la cama. Por ello, te presentamos 5 preliminares para avivar el erotismo en pareja.

1) Baile erótico o ‘Striptease’: es momento de dejar a un lado los complejos; quítate la ropa mientras haces movimientos provocativos. Ya sea algo romántico o más desenfrenado, desvestir a la pareja es, quizá, uno de los momentos más excitantes antes de la penetración. La clave está en hacerlo con seguridad y confianza. Un poco de música sensual no está de más.

2) Sexo Oral: si bien es considerado como un acto sexual pleno, es uno de los preliminares más excitantes antes de llegar a la acción, pues estimula las partes íntimas su mayor disfrute. Puedes chequear nuestros consejos en «Las claves para el sexo oral femenino» o, en su defecto, «4 claves para brindar el mejor sexo oral a los hombres».

3) Juegos eróticos: cuando se trata de juegos eróticos, la imaginación es el límite. Desde incluir lubricantes íntimos, al uso de disfraces exóticos o bien, el cumplimiento de una fantasía en específico, las posibilidades son infinitas. Aquí, te dejamos 3 juegos eróticos para encender la pasión.

4) Masajes: los masajes en pareja suelen ser muy excitantes, por lo que son la mejor manera de poner dos cuerpos en sintonía. Incluso, para que sea más ardiente pueden evitar tocar el área de los genitales, para quedarse con las ganas y aumentar el deseo. Los besos, caricias y mordidas están permitidas.

5) Masturbación: la masturbación puede ser la mejor herramienta para estimular a la pareja. Algunos disfrutan de ver cómo su pareja lo hace, así como otros que prefieren que los masturben para entrar en calor antes de ver acción.

Dicho esto, aún cuando muchos estén (mal)acostumbrados a ir «directo al grano», lo cierto es que estos juegos preliminares suponen muchos beneficios para la pareja, como el mejoramiento en la comunicación y la confianza, por ejemplo. Como siempre, el mejor consejo es… ¡Goza de tu sexualidad! @mundiario

6 juegos preliminares

La verdadera duración de las relaciones sexuales viene dada por mucho más el coito. Es por eso que muchos consideran que lo más importante son los juegos preliminares. Y lo bueno es atreverse a ir a más cada vez, sin repetir y utilizando la creatividad para no matar la pasión.

Si disfrutas de estos momentos previos con tu pareja logrando niveles de excitación únicos, aquí tienes las algunas sugerencias. Tomando estos consejos nos aseguramos de disfrutar al máximo cada ocasión íntima que tengamos.

Juegos preliminares que garantizan una noche inolvidable

Los juegos preliminares pueden hacer que el encuentro sexual resulte mucho más excitante y memorable.

1. Cena erótica

Si bien la pasión florece cuando se ve a esa persona que los atrae, planificar el encuentro es también un buen hábito. Preparar un ambiente romántico con velas aromáticas y luz tenue para disfrutar de una cena con un tono erótico puede ser un buen incentivo para una pareja.

2. Besos apasionados

Los besos apasionados son, en la mayoría de los casos, el inicio de todo encuentro romántico. Algunas veces hay que cambiar el orden de los factores y convertir este acto en algo más especial aún. Así pueden tomar por detrás a su pareja y mientras la desvisten van besando con pequeños mordiscos cada parte.

Girar en torno al cuerpo de la persona que recibe, con pequeñas exaltaciones, los labios en su piel. Continuar así, alternando de arriba hacia abajo y viceversa. Cuando el calor es notorio, acercar la mano a la boca del compañero y rozar sus labios húmedos.

Luego elevarse y encontrar las lenguas en un firme beso apasionado que solos ustedes saben dónde terminará.

3. Unos minutos de masturbación

Si bien todavía existen personas con cierto pudor a masturbarse y más aún delante de otros, la experiencia es genial.

Existen varias alternativas para llevar a cabo esta escena que antecede al clímax. Simplemente, pueden comenzar a masturbar a su compañero con caricias. Es importante cambiar de ritmo y decir cosas sucias.

Otra opción es comenzar a pasar la mano por sus propios genitales ypermitir que la vean en acción. Ambos, irán excitándose cada vez y entonces, cada pareja le da un final feliz.

4. Un extenso chat erótico

Iniciar una conversación con la pareja y hacer que los mensajes vayan subiendo de tono es otro de los juegos preliminares más comunes hoy en día. Es la oportunidad de pedir que les haga exactamente lo que les gusta y ofrecer lo mismo.

Te puede interesar: Sexting: las mejores apps para practicarlo

5. El baño mudo

En casa o en motel, siemprees uno de los juegos preliminares de mayor éxito en el sexo. Para que sea especial, hay que poner especial atención en la ambientación. Pétalos de rosas esparcidos por el piso, perfumes cítricos y una música de fondo.

Ambos se sumergen en la bañera con la única consigna de satisfacerse físicamente, pero sin hablar.Las palabras no están permitidas en esta sesión. Todas las manifestaciones de deseo o amor deben ser a través del tacto y la mirada.

Atrévete a descubrir: 5 posturas sexuales en la ducha

6. Disfraz más estriptís: la combinación ideal

Alguna vez uno de los dos tiene que sorprender en los juegos preliminares. Háganlo seguros de que la recompensa será mucho mayor que la entrega.

Generalmente, en las parejas de más tiempo juntas, todos saben cuáles son las fantasías del otro. Si no es el caso, hay que indagar un poco para elegir el mejor disfraz.

5 juegos preliminares para ellos: guía del sexo

El Kamasutra, esa biblia del sexo a la que recurrimos para dar emoción a nuestras noches de pasión y lujuria, no dice que los juegos sexuales sean exclusivos de la excitación femenina. Así que si quieres que tu chico sienta el mismo placer que al subirse en un Ferrari y ponerlo a las mismas revoluciones que el motor italiano a 300Km/hora aquí tienes los mejores preliminares para hacer que tus relaciones sexuales no tengan nada que envidiarle a una final de Fórmula 1.

La imaginación es uno dos de los puntos sensuales más poderosos de la excitación masculina. No es de extrañar, por tanto, que a la hora de encender el botón de la sensualidad a los hombres les guste poner en práctica algunas de esas fantasías.

1. Besos húmedos

En el cuello, en el lóbulo de la oreja, en la espalda… o incluso en el cachete. Los besos húmedos son el básico del manual del placer y la razón es que gracias a ellos podrás despertar todos los sentidos de un solo mordisco. ¿Un truco sexual? Ayúdate de un hielo si quieres jugar con las sensaciones del frío-calor para añadir un extra de sex appeal a tu estrategia.

2. Fantasías sexuales

Estas son para el hombre lo que los turrones a la Navidad, «puro placer». Tanto es así que la excitación hará saltar las alarmas de emergencia de la relojería del barrio. Así que no dudes en echarle una mano con un juego erótico, una lencería subidita de tono o algún complemento original: unas esposas, por ejemplo.

3. Masajes eróticos

El rey de los preliminares y, puerta de bienvenida al coito, es el masaje erótico. Esas suaves caricias se han convertido en la excusa perfecta para activar las partes erógenas de su cuerpo y por qué no acabar en una masturbación genital. El combo del placer para hacerle disfrutar de una experiencia hot.

4. Striptease

Porque tan importante es desnudarse en unos preliminares como buscar la manera original de hacerlo. Para encender sus sentidos no necesitarás una puesta en escena profesional, ¡hasta podrás prescindir de la barra! El tempo lo pones tú, así que convierte este momento en un ritual de sensualidad para dar rienda suelta a la improvisación.

5. Espejito, espejito

No sabemos lo que tienen pero nos vuelven locos. Visto así, no nos extraña que los armarios con cristales se conviertan en breve en los más vendidos del mercado. Y va más allá del momento narcisista, es la belleza de la sensualidad en su máximo exponente.

NovaLife

Algunos hombres perciben la idea de machacarse a fondo en los juegos previos como una pérdida de tiempo. Al fin y al cabo, ellos con cuatro acercamientos insinuantes, ya tienen su erección en la entrepierna. Claro que para las mujeres los preliminares no es que sean necesarios, son una parte del sexo en sí misma: sin ellos no consiguen la excitación adecuada para lubricar lo suficiente, lo que puede generar problemas durante la penetración. De hecho, la falta de los mismos suele ser la desencadenante de que ellas no lleguen al orgasmo. Las molestias y la poca estimulación no ayudan en absoluto para que disfruten de las relaciones. Y, ojo, que para ellos también tienen beneficios tan increíbles como la posibilidad de disfrutar de múltiples orgasmos. Toma nota de alguno de estos 11 preliminares y procura no gastarlos todos en un mismo encuentro.

1. Caldea el ambiente. Desde unos mesajitos previos subidos de tono hasta preparar la escena con unas sábanas de raso, encender unas velas aromáticas, buscar una luz tenue o poner música de fondo que no moleste (la idea es buscar complicidad, no acabar haciendo playback de ‘vuestra canción’), son clásicos que nunca fallan. Especialmente cuando no los haces nunca, que te hemos pillado.

Masaje | iStock

2. Masaje precoital. Nuestro cuerpo está plagado de zonas erógenas más allá de los genitales. Nos excita que nos masajeen cabeza, piernas, espalda, pies… Ayúdate de aceites especiales y prueba a hacer un recorrido desde su cuello hasta los tobillos, amasando sus brazos, muslos, talones… Y por qué no, asegurándote de una higiene previa, relame los dedos de sus pies ¡Entrará en éxtasis!

3. Juegos con la lengua. Que no falten los besos por todo el cuerpo. Pero procura que sean pasionales y excitantes utilizando tu lengua para darle un poco más de empuje. En ocasiones, con un simple beso de tornillo bien dado –cierre de ojos y subida de pierna incluida– podéis poneros a tono mucho más rápido de lo que imaginas.

4. Susurros. Lo mejor: da igual lo que digas a su oído. Ya puedes susurrar un ‘altramuces’ o ‘castañuelas’, lo importante es el tono y el cosquilleo que sentirá por todo el cuerpo cuando el aire de tu boca y tus insinuantes movimientos de labios se aproximen a su oreja.

5. Pónselo en sus narices. En lo que a sexo se refiere, generalmente nos centramos en el tacto y el gusto. Pero el sentido del olfato cobra mucha más importancia de lo que creemos en la excitación de las personas. Para muestra, los resultados de un curioso estudio realizado en la Universidad de Río de Janeiro, que demostraron que las mujeres poseen un 50% más de neuronas en el bulbo olfatorio que los hombres. ¿Esto qué significa? Que trates de perfumarte con, por ejemplo, un aroma de feromonas. Ya verás cómo seguirá tu rastro…

6. Desnuda a tu pareja (o haz un striptease). La confianza deriva muchas veces en que te quites la ropa sin más para entrar en faena. ¡Error! El hecho de deslizar suavemente tus manos por el cuerpo de tu pareja e ir poco a poco quitándole todo, servirá para que tanto el desvestido como el observador se exciten durante este íntimo juego. ¿Y si luego dejas que vea como lo haces tú? Ahí dejamos la idea.

7. Besa sus labios, pero más abajo. Más a menudo de lo que creemos, nos olvidamos de una zona erógena femenina de lo más estimulante, y está ahí al lado del famoso botón del placer, de hecho, lo envuelven. Deberías saber que los labios de la vagina están plagados de terminaciones nerviosas: un simple cosquilleo, una caricia o un beso despertarán sus deseos casi más que si te centras en toquitear su clítoris.

8. Jugar a los médicos. Quizás así de primeras te dé algo de vergüenza, pero asumir roles distintos en la cama e incluso acompañarlos de disfraces para meternos más en el papel, es un juego de lo más interesante. ¿Te dan miedo las inyecciones? Puede que a partir de hoy ya no.

9. Invita a un amigo. Lo sentimos, no estamos hablando de montarnos un trío. Existen una infinidad de modelos de juguetes sexuales que, lejos de hacerte la competencia en la cama, te serán de gran ayuda para, como su propio nombre indica, jugar un poquito antes de entrar en materia.

10. Un baño caliente (nunca mejor dicho). El agua caliente sobre la piel estimula los sentidos y dispara la libido. Bien, no todo el mundo dispone de una súper bañera para llenarla de espuma, poner dos copitas de champán en un lateral y practicar juegos acuáticos con su acompañante. Una ducha juntos, con el vapor y el chorro cayendo sobre vuestras cabezas, pechos y espaldas, también puede resultar de lo más excitante. Recuerda que es un preliminar, pero si se te va de las manos, procura no resbalar. Cuidado: mantener sexo en la ducha puede ser algo peligroso.

11. Sirve la cena en la cama (sobre tu pareja). Una buena cena basada en un menú afrodisíaco siempre es una opción estimulante y deliciosa. ¿Y si en lugar de saborearla en la cama lo haces sobre el cuerpo de tu pareja? Eso sí, mejor obvia los platos demasiado calientes.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *