0

Queso de cabra embarazo

Tabla de contenidos

MENÚ DE CONTENIDOS

El Embarazo es un periodo de tu vida, donde más debes cuidar tu alimentación, por eso te vamos a hablar de Quesos en el embarazo y Listeriosis, y darte respuesta a preguntas como: ¿se puede comer queso en el embarazo?, ¿es bueno el queso parmesano en embarazadas?, ¿Puedo comer queso cabrales o queso fresco en el embarazo? etc.

¿ Las Embarazadas pueden comer queso?: Sí especialmente los quesos Pasteurizados

El embarazo es un momento donde tener una especial atención sobre diversos aspectos de nuestra vida diaria. Y la alimentación no debería ser un tema que debamos pasar por alto.

Piensa que una buena parte de la salud de tu bebé. Dependerá en parte, del tipo de alimentación que hayas tenido durante la gestación. Durante este periodo, deberas prestar especial atención a la posibilidad de contraer la Listeriosis. Y el queso en el embarazo puede ser una fuente de dicha bacteria.

Entre las posibles causas de ésta, puede estar el posible consumo de algún tipo de quesos. Por lo tanto es lógico que te hagas preguntas como:

¿Ventajas del queso (Azul Cabrales, Parmesano, De Cabra, Grana Padano, etc) Pasteurizado? Durante el Embarazo

Hay una muy clara diferencia, que convierte a los quesos pasteurizados en los más seguros. Se trata pura y sencillamente en que durante su proceso de fabricación se han sometido a un proceso, conocido como el pasteurizado de la leche (fase previa a la elaboración del queso), que elimina el 100% de los posibles agentes patógenos que puedan encontrarse en el queso.

Este proceso no es único en el caso del queso, de hecho con leche pasteurizada se pueden elaborar también el Yogurt, o el Kéfir

¿Cómo comer queso en el embarazo?

Durante el embarazo se deben tener dos grandes premisas en cuenta:

El peso de la futura mamá:

Suele ser la mayor pesadilla de los médicos encargados de seguir el embarazo. Ya que un peso excesivo puede originar distocias en el parto. Si tu peso es un problema, lo más habitual es que tu médico te recomiende el consumo de quesos con más bajo contenido en grasa: Queso Feta, Queso de Burgos etc

La Sanidad de lo que comes

En este caso los médicos recomiendan, no comer quesos elaborados con leche cruda, que no se pasteuriza. Dado que pueden contener bacterias como la Listeria, que no solo pueden ser dañinas para la madre. Sino que suponer un riesgo para la vida de tu bebé

¿Listeria que es? y ¿Qué supone la Listeria en el embarazo?

La Listeria es una bacteria, cuyo nombre científico es Listeria Monocytogenes. Se trata de una bacteria que se desarrolla intracelularmente en células de nuestro organismo. Lo que dificulta su tratamiento antibiótico. Se trata de una bacteria con forma de bacilo y de tipo Gram positivo.

¿Se puede comer queso Parmesano en el embarazo?

Esta pregunta requiere una respuesta algo más compleja, que el decir sí o no.

En principio el largo periodo de curación de un queso parmesano debe ser suficiente como para que la posible listeria. Que se pudiese encontrar en la leche, por el propio proceso de curado y secado del queso muera.

No cabe duda que el Parmesano es un queso hecho mayoritariamente con leche cruda, lo que hace que el riesgo de que este contaminado por Listeria sea mayor.

Pero también es cierto que la mayoría del queso parmesano se come cocinado, en salsas, pizzas etc. Lo que hace que aún teniendo Listeria esta pueda eliminarse con el calor de la cocción.

Nuestra recomendación:

Compra solo Parmesano, de marcas conocidas que aunque utilizan leche cruda, tienen un mejor control higiénico-sanitario de sus proveedores de leche. Y a ser posible no lo consumas crudo en ensaladas, sino que opta por comerlo cocinado.

El Queso y El Embarazo: la Alimentación de la embarazada y El riesgo Embarazo/Listeria

Un tema controvertido ha sido siempre la alimentación de las mujeres durante el embarazo, desde varios puntos de vista:

  • El primero y más obvio es el del control del peso de la futura mamá y cómo éste puede afectar a diversos parámetros (momento del parto, recuperación posterior…)
  • Pero un segundo gran aspecto a tener en cuenta es la especial sensibilidad que una mujer embarazada puede tener a posibles contaminaciones tanto víricas como bacterianas. Dichas infecciones cuando tienen su origen en animales o cualquiera de sus productos derivados (leche, carne, etc) se conocen como Zoonosis

Quesos en el Embarazo y Listeriosis

La mujer embarazada pues, debe estar especialmente atenta a posibles agentes contaminantes en alimentos de origen animal, en especial con la bacteria Listeria, responsable de la Listeriosis y cuyo nombre científico es Listeria Monocytogenes.

Estudios científicos demuestran que la probabilidad de contaminarse durante el embarazo con Listeria Monocytogene es hasta 20 veces superior (datos de la FDA, americana en 2017) , responsable de la enfermedad (Listeriosis). Reforzando la idea de tener presente la relación quesos, listeriosis y embarazo.

Síntomas de La Listeriosis en el Embarazo:

Debes pensar en primer lugar que aunque el riesgo de contraerla, por el consumo de alimentos alterados es baja, debido a su gravedad.

Si que es importante tenerla muy en cuenta especialmente porque en la mujer embarazada, esta enfermedad pasa a veces casi desapercibida, pero si que puede contaminar al futuro bebe, con resultados catastróficos como son: abortos espontáneos, partos prematuros y mortalidad neonatal en un 22% de los casos.

Los síntomas de la enfermedad son bastante inespecíficos, con lo que por lo general pensaras que estas pasando una gripe (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares…), pero si la infección se agrava aparecen ya otros síntomas, más característicos como son: nauseas, mareos y rigidez del cuello

Queso y Embarazo: Prevención de la Listeriosis

Como puedes imaginarte al no ser un agente visible a simple vista, nadie te puede decir que si con un determinado olor o aspecto el alimento puede estar contaminado.

Pero lo que sí que podemos es recomendarte unas pautas de consumo alimentario, que harán que el posible riesgo de contaminación por esta bacteria quede reducida a su mínima expresión. Como norma general te podemos decir que evites el consumo de alimentos crudos de origen animal, o lo que es lo mismo, como es inevitable consumirlos, asegúrate de que estén bien cocinados.

Te presentamos ahora una colección de fotos de quesos y su riesgo de consumo durante el embarazo:

Quesos en el embarazo y Listeriosis

El queso es un alimento susceptible en teoría de poder estar contaminado por Listeria.

Siempre y cuando no se haga con leche pasteurizada, o caso de hacerse con leche cruda este queso. Aconsejamos que sea, lo suficientemente curado, como para evitar que la bacteria pueda estar viva en el momento de su consumo.

Gracias a la menor presencia de agua en su pasta, la posibilidad de presencia de La Listeria. Por lo tanto si como nosotros eres una queso adicta, puedes seguir comiendo queso. Pero respetando una serie de sencillos consejos.

Consejos para consumir queso durante el embarazo

  • Lee siempre con mucho cuidado la etiqueta de todo queso y elige aquellos en los que claramente aparezca la inscripción “leche pasteurizada”. E intenta consumir quesos pasteurizados de marcas conocidas. De hecho en el mercado hay muchas marcas de queso que se producen con leche pasteurizada.
  • Fíjate especialmente en los quesos donde en su etiqueta pone “artesanal” ya que suelen hacerse con leche cruda, si es así, aunque sea tu queso favorito, intenta apartarlo al menos durante 9 meses.
  • Compra siempre el queso en establecimientos de tu máxima confianza, donde este garantizada la preservación de la cadena de frio.
  • Si sigues teniendo dudas, opta por consumir queso, que como en el caso de las Fondues, Rissotos o Pizzas, hayan sido sometidos a un intenso tratamiento térmico que inactive la posible presencia de la bacteria
  • Durante tu embarazo al menos, no es el mejor momento para que experimentes con nuevos y exóticos quesos. Especialmente aquellos que proceden de fuera de la UE, puesto que a veces y en canales secundarios de distribución, aparecen con etiquetados deficientes.
  • No te comas nunca la corteza del queso. Ya que suele ser una de las partes del mismo que podrían estar con mayor probabilidad contaminadas por la bacteria.
  • Siempre, absolutamente siempre, ante cualquier indicio de fiebre, si estas embarazada o tienes probabilidad de estarlo. Acude lo antes posible a tu médico.

Queso Mozzarella no Pasteurizada y Embarazo: Riesgos de la Mozzarella en la Embarazada

La mayoría de este queso que solemos encontrar en el super, suelen hacerse con leche pasteurizada, lo cual supone de por sí una garantía de seguridad.Aunque un vistazo a su etiqueta nunca este de más. También puedes estar segura de consumir Mozzarella siempre y cuando la tomes cocinada, es decir en una Pizza por ejemplo.

Pero si como nosotras eres una fanática de la Mozzarella Fresca, desconfía de la que te ha traído tu cuñada en su último viaje a Italia, no porque sea mala, sino porque muchas veces en especial con las Mozzarellas artesanales no se produce la Pasteurización de la leche.

Queso Provolone y Embarazo

El queso Provolone es un queso de Vaca, que por lo general se puede encontrar fácilmente, producido con leche pasteurizada. Además en la mayoría de Provolone se consume mediante recetas, donde esta cocinado a altas temperaturas. ( Provolone al Horno, Provolone a la plancha, o con Tomate, etc.). Con lo cual si no tienes claro que sea un queso pasteurizado, al menos lo debes consumir cocinado, forma en la cual evitas cualquier riesgo de Listeriosis

Queso Feta y Embarazo

Las variedades que se encuentran en nuestro país, son productos hechos con leche pasteurizada, es decir 100% seguros. Además es un queso especialmente rico en calcio, lo cual te va genial para ti y para tu futuro bebe.

Queso Gouda y Queso Edam en el embarazo

Suelen ser unos quesos protagonistas de la mayoría de antojos en las embarazas, ánimo pues, ya que son mayoritariamente producidos con leche pasteurizada

Queso Manchego o Idiazabal /Embarazo

Su grado de curación y dureza por lo tanto su baja humedad. Les hacen ser quesos seguros para las embarazadas, aunque intenta consumir de manera prioritaria aquellos cuya leche no sea cruda.

Queso Rulo de Cabra en el embarazo. La Embarazada y el queso de Cabra

Solamente aquellos que no tengan corteza, el resto mejor no consumirlos. Son especialmente peligrosos al pensar en los quesos en el embarazo y listeriosis. El motivo para decirte esto es que la mayoría de estos quesos se producen con leche cruda. Por lo tanto su riesgo es más elevado. Solo deberías consumirlos si están correctamente cocinados.

Así por ejemplo puedes confiar en recetas con queso de cabra cómo: Queso de Cabra al Horno en el embarazo, Queso de Cabra frito si estas embarazada etc, pero nunca lo comas fresco estando embarazada .

Quesos Ahumados en el embarazo y Listeriosis

El sabor ahumado del queso nos es irresistible para muchas de nosotras. Pero si estas embaraza, por favor, consume solamente aquellas variedades de quesos ahumados que sean duras. Con su característica corteza amarillenta o de color café. No es aconsejable que consumas estando en cinta, quesos ahumados blandos. En especial aquellos que se han fermentado con mohos, como algunas variedades de Camembert Ahumado. Sería pues un tipo de producto a eliminar si piensas en la famosa triada. Quesos en el embarazo y Listeriosis. Estas recomendaciones son aplicables también a otros productos como, te contaremos en próximos posts:

  • Salmon ahumado en el embarazo
  • Marisco y embarazo
  • Pate en el embarazo.
  • Atún en lata y embarazo
  • Sushi en el embarazo
  • No comas salchichas en el embarazo

Queso Ricotta, Queso Feta, Queso Mascarpone o Queso Fresco Burgos y Embarazo

Mayoritariamente las presentaciones comerciales que encontrarás de estos quesos, en cualquier tienda. Están fabricadas con leche pasteurizada y por lo tanto son totalmente seguras al pensar en la triada Quesos en el Embarazo y Listeriosis.

El queso Parmesano (Parmigiano Reggiano), en una embarazada y Grana Padano en el embarazo

Hemos querido apartar a este queso del resto, ya que es especialmente controvertida la polémica queso parmesano y embarazo . Especialmente al pensar en la triada, Quesos en el Embarazo y Listeriosis.

¿El queso Parmesano es o está Pasteurizado?

En principio, el queso parmesano se produce con leche cruda mayoritariamente. Y por lo tanto parmesano pasteurizado te va a ser casi imposible encontrar. Lo cual de por si es un riesgo.. Es decir a priori el queso parmesano en una embarazada, no debería formar parte de los quesos de su dieta

Pero es un queso seco, sin apenas humedad, con lo cual la presencia de Listeria Monocitogenes en su leche, la verdad es que es remota. Con lo cual puedes consumir un buen Parmesano, en especial si está muy curado, es decir en forma de queso duro.

De cualquier manera vigila atentamente la superficie del queso y descartalo automáticamente. Ante la presencia de cualquier halo verde indicativo de la presencia de moho. Este paso es importante al pensar en los quesos en el embarazo y listeriosis.

Queso Azul, Roquefort, Gorgonzola y Embarazo

Por lo general estos quesos están en la mayoría de casos elaborados con leche sin pasteurizar. Es decir no deberías consumir Roquefort, Cabrales, O Gorgonzola. Siempre y cuando no estes segura de que están cocinados a conciencia, en forma de Salsa de Roquefort, Salsa de Cabrales etc..

En definitiva, nuestro consejo principal es el de consumir solo queso pasteurizado (evitando el no pasteurizado) para embarazadas y si de tu queso favorito no existe la versión pasteurizada, entonces asegúrate de que sea lo más curado posible, así evitas que crezca en el la Listeria

Queso Pecorino y embarazo

En el caso del Pecorino al ser un queso de oveja, piensa que ciertas de sus variedades no están pasteurizadas, ante lo cual debes solo elegir los pecorinos pasteurizados. De cualquier manera su largo tiempo medio de curación y secado, superior a 8 meses. Hacen que el Pecorino pueda considerarse un queso seguro.

La Listeria y la Pizza: ¿Las Embarazadas pueden comer Pizza? ¿Cómo comer Pizza en el embarazo?

Claro que se puede comer Pizza en el embarazo, ya que con independencia del aporte calórico que te puede otorgar. Es la forma más cómoda y segura de comer quesos, tanto los realizados con leche pasteurizada. Como las pizzas con quesos elaborados con leches crudas, como el Parmesano.

Incluso esos tipos de queso para embarazadas, que sabemos que te originan dudas. Como el queso de cabra en el embarazo, se convierten en completamente seguros si los comes incluidos en una pizza.

Ya que el calor de la cocción de toda pizza, es más que suficiente para eliminar todo riesgo de presencia de Listeria

Quesos Pasteurizados de Marcas: Mercadona etc (máxima seguridad queso/embarazo)

Sinceramente si tienes cualquier tipo de duda, lo más recomendable es que consumas quesos, que sean de tu máxima confianza. Es decir que puedas “Fiarte” de lo que pone en su etiqueta. Para lo cual y siendo honestos, lo mejor es que acudas a marcas que ya conoces, o bien a supermercados que no se la van a jugar vendiendo un queso no pasteurizado sin advertirlo previamente a sus clientes. Imaginate la mala imagen que se crearía solo con un único caso de Listeriosis en Mercadona.

Seguro que también te interesan:

Queso Fresco de Cabra o Curado Propiedades de la leche de cabra y Colesterol. Queso de Cabra Marcas (Montenebro) y Nombres de quesos. Leche de Cabra (vitamina K2) Contraindicaciones. Que es mejor el queso de rulo de cabra o el de oveja. ¿ Es malo comer queso de Cabra (formatge de cabra) todos los días?. Queso de Cabra Nutrientes y cantidad de Proteínas. Conoce aquí los Mejores Quesos de Cabra y la mejor receta de queso de Cabra.

Queso Fresco Blanco de Cabra, Vaca y Oveja. Nivel de Colesterol y proteínas del queso fresco 0. ¿Conoces la Dieta del queso fresco sin sal ni yodo blanco?. Queso Fresco de Oveja (Propiedades y Calorías) Queso Fresco Burgos. Calorías de los quesos frescos y blando. ¿ El queso fresco Engorda?. Queso feta Mercadona precio. Queso frescos bajos en grasa y libres de colesterol. Queso de cabra fresco ( propiedades, engorda). Queso fresco sin sal Lidl y Mercadona

Todo sobre El Queso Azul Francés (Roquefort Cheese), Queso Azul Gallego, Queso Azul Italiano, Queso Danés . Como se hace el queso azul Roquefort. Queso de oveja azul. Diferencias Gorgonzola o Roquefort. ¿Quien invento el queso azul?. Receta de Pasta con Queso azul. Bacterias y Moho del queso azul. ¿Existe la leche azul?. Definición y Origen del queso azul. Quesos azules tipos.

Queso Parmesano o Parmigiano Reggiano. Cual es el queso Parmesano y cual el Grana Padano (queso similar al Parmesano). Existe el queso Parmesano Pasteurizado. Donde comprar auténtico queso Parmesano. Recetas con queso Parmesano: Salsa queso Parmesano o Salsa Parmesana, Pizza con queso Parmesano Rallado.. Aquí te ofreceremos más información sobre este queso que en la Wikipedia.

Queso Idiazabal Ahumado (Idiazabal Cheese) Otros queso vasco navarro como el queso Ardiona, Quesos la Vasco Navarra, Queso El Pastor (precio) o los quesos Aranburu. Queso de calidad debida al Tiempo en Idiazabal (España) y a sus pastos

Conoce todo sobre el Queso Azul de Cabrales: La Quesería Cabrales, Queso Cabrales y los gusanos, el queso Marzu, el queso de hoja asturiano, como se hace el queso azul cabrales, Cabrales y queso curado en estiércol, diferencias con el queso azul francés, que es la Fundación Cabrales, y las recetas como la salsa de queso cabrales etc..

¿Queso Grana Padano o Parmesano? Que no te engañen con el queso Parmesano (rallado o no) de Mercadona, Te enseñamos a diferenciar un Parmesano de un Grana Padana. Y además te contamos sobre el Parmesano: Precio, que es el queso Parmesano? o Parmigiano Reggiano, así como donde comprar queso Parmesano auténtico como Zanetti un queso auténtico Parmesano.

Conoce aquí el queso Flor de Esgueva Curado, Viejo o Añejo (la flor de Esgueva): Definición, su fábrica, precio, pasteurizado o no, opiniones y mucho más sobre uno de los mejores quesos de oveja. Aprende además como hacer queso curado de oveja.

Te presentamos los quesos Boffard (no queso Bofard) como el queso Boffard Reserva y Gran Reserva. Así como las características de un buen Boffard un queso de Mantequerías Arias de Valladolid. y mucha más información sobre el queso Boffard Reserva : precio, cata etc..

Te lo contamos todo sobre el queso Manchego: Consejo regulador y etiqueta queso Manchego, Marcas (Quesos Cristo del Prado), D.O. Queso Manchego Precio, Quesos Manchegos Famosos, Cuál es el mejor queso manchego semicurado y curado, Información sobre la Denominación de Origen La Mancha (D.O. La Mancha) y el Museo del queso de Toledo donde se recoge la Historia del queso Manchego.

La Mozzarella Fresca, Queso de Búfala o Queso Mozzarella (no confundas con Mozarella, Mussarela, Mozarela, Muzzarella, Mozz o Mozzarela) o Mozzarella Cheese, es un queso fresco Italiano utilizado como tal Mozzarella para Pizza y cientos de recetas con Mozzarella. Hay también Mozzarella sin lactosa, Bocconcino, Mozzarella rallada, etc. ¿Sabes que la Mozzarella de Búfala apenas tiene calorías?

Dentro de los quesos Pecorino, el Pecorino Romano (Pecorino Cheese) , destaca por el sabor que le da a la salsa Carbonara, en especial la variedad denominada Queso Pecorino Trufado. El queso pecorino ¿Donde se puede comprar? pues tienes Pecorino Romano de venta en Mercadona o Carrefour

Qué tipos de queso evitar en el embarazo

Zoonar/Thinkstock

Hay algunas precauciones que es importante tomar durante el embarazo respecto a los alimentos crudos, especialmente pescados y quesos. Hoy te contamos sobre los cuidados al elegir quesos estando embarazada.

Existe una posible contaminación en los quesos blandos llamada listeria que es muy peligrosa si la adquiere una mamá embarazada, ya que puede ser fatal para el bebé. Es importante que las embarazadas tengan en cuenta este dato y se limiten a comer quesos duros durante el embarazo, en lugar de quesos blandos.

Los tipos de queso blando que pueden contaminarse y que debes evitar comer sin cocción durante el embarazo son:

-Queso blanco blando -Queso fresco -Queso crema -Queso feta -Queso de cabra -Queso brie -Queso camembert -Quesos azules, como el roquefort

Las bacterias de la listeria son eliminadas al cocinar los alimentos, pero pueden sobrevivir en congeladores y refrigeradores. Te damos algunos consejos acerca de las precauciones que es bueno tomar para prevenir esta infección:

-Sólo comer quesos duros como cheddar, en lugar de quesos blandos durante el embarazo.

-Si consumes quesos blandos estando embarazada, no los comas crudos. Cocínalos hasta que hiervan (hasta que hagan burbujitas en su superficie)

-Consumir lácteos pasteurizados.

-Si consumes quesos duros hechos de leche no pasteurizada, elige los que tengan más de 60 días de curados. Este dato suele indicarse en la etiqueta, o pregunta al productor de queso al que compres.

-Consume carne, pollo y pescado y quesos sólo si están muy bien cocidos.

-Lava todas las frutas y vegetales con agua.

-Presta atención a las etiquetas de los productos que llevan refrigeración para respetar sus fechas de vencimiento.

-Luego de manipular alimentos y quesos crudos, lava tus manos con agua tibia y jabonosa y lava los utensilios con los que has cocinado comida cruda con agua caliente con jabón.

¿Puedo comerme ese queso?

Los seres humanos llevamos al menos 7.200 años elaborando queso pero, a pesar de ello, todavía nos asaltan muchas dudas cuando queremos hincarle el diente. ¿Nos podemos comer ese trozo de queso que tiene moho? ¿Y qué hay de la corteza? ¿Es mejor mantenerlo dentro o fuera de la nevera? A continuación trataremos de resolver esas y otras cuestiones relacionadas con la seguridad de este alimento lácteo.

1. El queso tiene moho, ¿lo puedo comer?

Pues depende, porque no todos los mohos son iguales. La presencia de algunas especies es deseable en ciertos tipos de queso porque cumplen un papel fundamental en la maduración, contribuyendo a modificar el aspecto, el aroma, el sabor y la textura. Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

  • Quesos con mohos en el interior, como los quesos azules (por ejemplo, Cabrales y Roquefort), en los que se desarrolla el moho Penicillium roqueforti, responsable de los atributos que los hace tan característicos.
  • Quesos de pasta blanda con mohos superficiales. En estos quesos de corteza blanca, como Camembert o Brie, interviene la especie Penicillium camemberti, que aparece en la parte externa, otorgando ese aspecto tan peculiar.
  • Quesos de pasta dura con mohos superficiales, como Zamorano o Manchego, en cuyo exterior crecen mohos de diferentes especies, entre las que predominan las anteriores. En este caso los mohos son retirados cepillando las piezas de queso periódicamente.

Todos estos quesos pueden consumirse sin problema porque esos mohos no suponen un riesgo para la salud. En principio, tampoco plantean un problema para personas alérgicas a la penicilina ya que esas especies, a pesar de pertenecer al género Penicillium, carecen de los genes responsables de la producción de este antibiótico (aunque siempre es conveniente consultar con un profesional sanitario antes de hacerlo).

Pero ¿qué ocurre si ha crecido moho en ese queso que lleva semanas en la nevera? Lo más habitual es que se desarrollen mohos del género Penicillium, como los anteriores, que no supondrían problema. Pero también es bastante probable que crezcan otras especies que podrían alterar el producto y poner en riesgo nuestra salud por su capacidad para producir micotoxinas, sustancias tóxicas que provocan diferentes efectos adversos, como la inducción de cáncer. Así, si hablamos de un queso poco maduro de pasta blanda, lo más recomendable es desecharlo, mientras que si es un queso maduro de pasta dura y los mohos no están demasiado desarrollados, podemos cortar la parte externa para retirarlos (una loncha de un centímetro de grosor ya es suficiente) y consumir el resto sin mayor problema.

2. ¿Puedo comer la corteza del queso?

De nuevo la respuesta es la misma: depende. Y es que no todas las cortezas son iguales. Para empezar, hay quesos que ni siquiera la tienen: el Cabrales carece de ella porque se madura en condiciones de alta humedad y el de Burgos no la tiene porque no da tiempo a que se forme. Por eso estos quesos se comercializan envueltos o envasados.

En otros tipos de queso, la corteza se forma de manera natural a medida que transcurre la maduración, como consecuencia de la pérdida de agua por evaporación que se produce en la superficie de la pieza. En estos casos habría que distinguir dos tipos:

  • Corteza natural fresca con mohos. La podemos encontrar en quesos cremosos o de pasta blanda, como el rulo de cabra o los ya mencionados, Camembert y Brie. Este tipo de cortezas se puede comer sin problema. Y es lo que se hace, porque los mohos superficiales y los compuestos que estos generan aportan aromas que de otra forma se perderían. Pero hay que asegurarse de que el queso se ha mantenido en buenas condiciones higiénicas (por ejemplo, debidamente envasado) y de conservación (a temperaturas de refrigeración). También hay que comprobar que está en su punto óptimo de maduración (si está sobremadurado se generan sabores y aromas a amoniaco).
  • Corteza natural seca. En quesos de pasta prensada y con periodos largos de maduración, como Idiazabal o Roncal, se forma una corteza dura que protege el interior del queso. De hecho, es habitual que las piezas se vendan sin envasar. En principio no habría problema en comer este tipo de cortezas, ya que se originan a partir del propio queso. Sin embargo, con frecuencia están expuestas a agentes externos que podrían contaminarlos (microorganismos, suciedad, etc.), así que lo recomendable es evitar su consumo.

También existen quesos cuya corteza es artificial. Algunos, sobre todo los que son producidos a gran escala, son cubiertos con determinados materiales, como ceras o parafinas, que se caracterizan por sus colores vivos y su brillo intenso. Esto se hace con el objeto de proteger el interior del producto, evitar la desecación y aportar un aspecto que para algunos consumidores es deseable. Son materiales aptos para uso alimentario y que no suponen riesgos para la salud desde el punto de vista toxicológico, pero lo aconsejable es evitar su consumo.

3. ¿Y esos puntitos blancos y crujientes que tienen algunos quesos?

Son pequeños cristales que se forman a partir de compuestos presentes en el queso, como ácido láctico, calcio y diferentes aminoácidos. En quesos muy maduros, los cristales están constituidos principalmente por un aminoácido llamado tirosina y su presencia es apreciada porque se interpreta como un indicador de que el queso ha sido madurado durante largo tiempo. En quesos poco maduros los cristales están formados por lactato cálcico y su presencia es indeseable, ya que se considera un defecto. En cualquiera de los casos, su consumo no supone ningún riesgo para la salud y se pueden comer sin problema alguno.

4. ¿Es seguro consumir quesos elaborados con leche cruda?

El consumo de leche cruda supone un riesgo para la salud debido a la posible presencia de microorganismos patógenos. Si esa leche se emplea para elaborar queso, los riesgos siguen presentes. Por eso se aconseja no consumir quesos poco curados elaborados con leche cruda. Ahora bien, esos riesgos van disminuyendo a medida que avanza la maduración, debido a que las condiciones son cada vez más hostiles para la supervivencia de bacterias patógenas, sobre todo porque la cantidad de agua de la que pueden disponer es cada vez menor. Lo que indica a este respecto el Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria Consumo y Nutrición (AECOSAN) es que la supervivencia de microorganismos patógenos en quesos madurados durante más de 60 días se considera “poco probable pero no descartable”. Por eso se recomienda que los grupos de población en riesgo no los consuman, es decir, mujeres embarazadas, niños pequeños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

5. ¿Cómo debemos conservar el queso?

Algunas personas prefieren dejar el queso a temperatura ambiente para poder apreciar mejor sus características. Sin embargo, lo conveniente es conservarlo a temperaturas de refrigeración (en torno a 4 ºC) y debidamente envasado. De ese modo se consigue alargar su vida útil sin que se seque ni madure en exceso. Pero lo más importante es que esas temperaturas dificultan el desarrollo de la mayoría de microorganismos patógenos. Aun sí, en esas condiciones todavía pueden crecer algunos de ellos, como Listeria monocytogenes, una bacteria que puede llegar a ser muy peligrosa; así que no debemos olvidar las consideraciones citadas en el punto anterior. Por otra parte, si queremos consumirlo a temperatura ambiente para poder apreciar mejor sus características, basta con atemperarlo un poco antes de comerlo.

Por último, pero no menos importante: los quesos con características anormales en lo que respecta al aspecto (abombado, con grietas), el olor o el sabor no deben consumirse. Eso no significa que un queso contaminado con bacterias patógenas presente esos defectos. Es más, los patógenos más peligrosos, como Listeria monocytogenes, no alteran de manera significativa el producto, así que no debemos bajar la guardia.

Etiquetas:

lácteos moho queso refrigeración

RSS. Sigue informado

RSS sobre queso

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

¿Se puede comer queso de cabra durante el embarazo ?

El embarazo es algo extraordinario. Durante este período es importante comer de forma equilibrada y variada. Sin embargo, a veces podemos sentirnos confundidas con todas las reglas que debemos respetar para evitar problemas. Estar embarazada requiere tener cuidado con ciertos alimentos. ¡Pero es por una buena causa! ¿Podemos comer queso de cabra durante el embarazo? Por lo general resulta complicado encontrar una lista de los alimentos que no se recomiendan y que no debemos comer cuando estamos embarazadas. Este artículo explicará por qué no se debe comer queso de cabra durante el embarazo, cuáles son los riesgos asociados al consumo de queso de cabra y lo que debe hacer si lo comió por error.

¿Se puede comer queso de cabra durante el embarazo?

Para las amantes del queso, siempre es decepcionante no saber si lo pueden comer o no durante el embarazo, y en particular no saber si pueden o no comer queso de cabra. La respuesta es NO, usted no puede comer queso de cabra si está embarazada.

¿Cuáles son los riesgos de comer queso de cabra durante el embarazo y qué otros quesos no son recomendables?

Riesgos de comer queso de cabra durante el embarazo

Las dos enfermedades ligadas al consumo de queso de cabra son la toxoplasmosis y la listeriosis. La toxoplasmosis puede contraerse además al comer frutas o legumbres sin lavar, pescado crudo y carne cruda. El contacto con las heces de gato también implica un riesgo.
El principal riesgo de consumir queso de cabra es la listeriosis. Esta enfermedad está ligada a una bacteria (la Listeria) que prolifera en el queso crudo. La bacteria será ingerida por la madre, quien podrá transmitirla al feto y causarle una infección que puede ser grave. Los riesgos graves son un parto prematuro, una infección en el feto,… Por lo tanto, usted no debe comer queso de cabra durante su embarazo. Si quiere saber más sobre la listeriosis.

Quesos no recomendados durante el embarazo

Durante el embarazo no se recomienda comer queso de cabra. Este queso forma parte de los quesos no recomendados durante este período.

A continuación un recordatorio de cuáles son los quesos que se deben evitar durante el embarazo:

  • Quesos frescos
  • Ne pas manger les fromages à pâtes molle à base de lait cru ou non-pasteurisés: par exemple brie, camembert,
  • Quesos blandos elaborados con leche cruda o no pasteurizada: por ejemplo brie, camembert, emmental con leche cruda…
  • Quesos blandos con corteza de moho: Crottin de Chavignol, Coulommiers,…
  • Quesos azules: bleu d’Auvergne, gorgonzola, roquefort, …
  • Quesos semiduros a base de leche cruda, no termizada o no pateurizada
  • Queso feta

Motor de búsqueda de alimentos para mujeres embarazadas

¿Se puede comer en algunos casos queso de cabra durante el embarazo?

Sí, en ciertos casos usted podrá comer queso de cabra durante el embarazo. La única condición es que esté perfectamente cocido, que haya alcanzado una temperatura muy alta incluso por dentro, como en el caso de la raclette. Además se debe retirar siempre la corteza del queso. No basta con que el queso esté fundido, debe estar realmente cocido. Si tiene dudas sobre el grado de cocción del queso, es mejor que no lo coma. Así se evitará preocupaciones para el resto de su embarazo.

¿Qué hacer si comió queso de cabra durante su embarazo?

Está preocupada porque comió queso de cabra y está embarazada. Si lo cocinó a alta temperatura, no se preocupe: la cocción sin duda mató la bacteria. Si lo comió poco cocido o crudo, no se alarme.

Le aconsejamos que espere para ver si presenta algún síntoma. Si durante los dos meses siguientes al consumo de queso de cabra usted presenta síntomas parecidos a los de una gripe (fiebre o dolores de cabeza), es mejor consultar al médico para que le haga un análisis de sangre y pueda diagnosticar si tiene o no listeriosis. En caso de que la tuviera, deberá tomar antibióticos. Pero no se preocupe, el riesgo de contaminación por Listeria es bajo, por lo que no es necesario alarmarse.

Conclusión

No se deberá comer queso de cabra durante el embarazo para no exponer al feto a ningún riesgo. Pero no se preocupe, aunque no pueda comer queso de cabra durante este período, usted podrá seguir consumiendo muchos otros alimentos que serán beneficiosos para usted y para su hermoso bebé.

Motor de búsqueda e alimentos para mujeres embarazadas

Queso y embarazo

Queso en el embarazo ¿se puede comer?

Empresa, 13 febrero, 2019

La llegada de un nuevo miembro a la familia es una de las noticias más bonitas y esperadas por muchas familias, pero también se trata de un momento delicado paras la mujeres que están embarazadas, ya que durante los meses de embarazo es importante cuidar enormemente la alimentación. En este sentido, no son pocas las mujeres que se preguntan ¿puedo comer queso en el embarazo?

Una de las dudas y preocupaciones más habituales que les pueden surgir a las mujeres embarazadas es si pueden comer queso embarazadas o no, y en el caso de poder comer queso cuáles son aquellos más recomendados y cuáles no se aconseja ingerir durante el embarazo.

¿Puedo comer queso en el embarazo?

Cuidar la dieta durante el embarazo es crucial para garantizar que el bebé nazca sano y fuerte, es por ello por lo que no son pocas las mujeres que se preguntan si pueden comer queso embarazadas. La respuesta a esta pregunta es clara: las mujeres embarazadas pueden comer queso, siempre y cuando éstos sean pasteurizados.

Sí se puede comer queso siempre que sean pasteurizados

Eso significa que las mujeres que deseen ingerir queso durante los meses de embarazo se deberán asegurar de evitar el consumo de todos aquellos quesos (o productos lácteos) que no hayan sido elaborados con leche pasteurizada. La principal fuente de Listeria es la leche cruda, de ahí que resulte necesario que la misma haya sido previamente pasteurizada. Para evitar su contagio, el cual puede resultar muy perjudicial tanto para el feto como para la madre, es esencial que los quesos que se consumen sean pasteurizados, como los de Quesos El Bosqueño. Nuestros quesos pasan por un proceso de pasteurización para eliminar bacterias.

Es imprescindible fijarse bien en la etiqueta del producto que se vaya a consumir y comprobar que indica que el mismo ha sido elaborado con leche pasteurizada para evitar correr riesgos innecesarios. En otras palabras, las mujeres pueden comer queso, pero como se ha podido comprobar existen ciertas limitaciones.

Un estudio elaborado por científicos de la Universidad de Granada confirman que las mujeres embarazadas que consumen menor cantidad de productos lácteos en el embarazo tienen más probabilidades de tener bebés más débiles y con un menor peso.

Es decir, que en ningún caso se ha de dejar de consumir queso (siempre pasteurizado), así como otros productos lácteos que no hayan sido elaborados con leche cruda, ya que es muy beneficioso para la mujer y para el propio feto. Comer queso en el embarazo es beneficioso, y no se debe evitar su consumo, todo lo contrario.

La dieta de una mujer durante el embazado ha de ser saludable y equilibrada, por ello los Quesos El Bosqueño son una gran alternativa para llevar una dieta adecuada, nutritiva y sana. Todos nuestros quesos están perfectamente pasteurizados, de modo que su consumo no conlleva ningún tipo de riesgo, además de que permiten a quienes los consumen disfrutar de un aroma y un sabor inconfundibles. Harán la boca agua a todos los miembros de la familia.

Quesos recomendados durante el embarazo

Ya que conoces que puedes comer queso en el embarazo, que mejor manera que celebrarlo comiendo los mejores quesos artesanos. Nuestros quesos han sido galardonado con los mejores premios internacionales consiguiendo entre ellos ser el Tercer Mejor Queso del Mundo, Mejor Queso de Cabra en 2018, Mejor Queso de Oveja Curado de España…

  • Queso de Oveja Emborrado (contiene gluten)
  • Queso de cabra con manteca
  • Queso de cabra con especias aromáticas
  • Queso de oveja con pimentón

Ver todos los quesos de cabra payoya y quesos de oveja de leche pasteurizada.

Quesos que no se deben comer durante el embarazo

Se debe evitar la ingesta de quesos blandos (Brie, Camembert, Feta), quesos frescos y quesos azules (Roquefort, Gorgonzola, queso de Cabrales).

La diferencia entre los quesos de leche cruda y de leche pasteurizada es la temperatura a la que viene sometida la leche con la que se elaboran los quesos de leche pasteurizada, la cual suele rondar los 70 grados y no supera los 100°. Los quesos elaborados a partir de leche cruda o leche natural, no vienen sometidos a cambios de temperatura superiores a los 40 grados.

En España existen 26 tipos de denominaciones de origen controladas, elaborando más de 150 tipos de quesos. Pues dentro de esta amplia gama de tipos de quesos, se elaboran principalmente con leche de oveja, cabra o vaca. Es en el proceso previo de fabricación cuando se hacen a partir de leche sin pasteurizar, es decir, leche cruda, o con leche sometida a temperaturas de más de 70 grados; queso pasteurizado.

El motivo por el cual se pasteuriza la leche es muy sencillo, eliminar las bacterias y microorganismos que puedan perjudicar el proceso de elaboración del queso, y sobretodo, tener la seguridad total de que puede ser adapto al consumo humano. En países como Estados Unidos, son mucho más rigurosos con la utilización de la leche cruda para cualquier tipo de alimento. En España, teóricamente no se pueden comercializar quesos de leche cruda o natural con una curación inferior a los 60 días. Lo que ocurre con los quesos elaborados con leche cruda es que, debido a que no se han sometido a altas temperaturas térmicas para la eliminación de bacterias o microorganismos, son expuestos a un mayor número de controles sanitarios para garantizar su consumo seguro.

Otra diferencia entre los quesos de leche pasteurizada y cruda es que los primeros consiguen ajustar todos los parámetros y estados de la leche con la que se va a elaborar el producto, mientras que los segundos son más volátiles y de ahí que la mayoría de los expertos los prefieran en detrimento de la pasteurización. Es éste también uno de los motivos por los que generalmente los quesos de leche cruda son más costosos que los de leche pasteurizada.

En cuanto al sabor, existen dos vertientes, los que opinan que los alimentos pasteurizados, en este caso los quesos, no pierden ningún elemento gustativo ni olfativo respecto a los quesos de leche cruda, y los que defienden que, al sufrir cambios de temperatura superiores a los 70°, los quesos de leche pasteurizada afectan al sabor, la curación e incluso la corteza de los mismos. No hay que olvidar que una vez que la leche viene sometida a una subida térmica considerable, con la idea de pasteurizarla para que sea lo más segura para el consumo humano, estamos eliminando bacterias y agentes patógenos que son peligrosos, pero al mismo tiempo estamos también eliminando propiedades de la leche beneficiosas y que aportan tanto sabores como aromas al producto final.

Es cierto que se pierden muchos matices con la pasteurización de la leche, pero también es cierto que son prácticamente inapreciables para el ser humano. Por lo tanto, es más importante a la hora de elegir qué queso comprar tener en cuenta otros factures como la pureza de la leche, la curación y, sobretodo, la elaboración artesanal.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *