0

Quitar lunar seguridad social

¿Hay complicaciones o secuelas después de una intervención menor de este tipo? Realmente no hay muchas, y si las hay, son de carácter leve como por ejemplo: infección si no se cura bien la herida o la posibilidad de presentar una reacción alérgica a la anestesia local.

¿Es cierto que todo lunar podría derivar en cáncer? No. La mayoría de ellos son completamente benignos y no derivarán jamás en un melanoma. Los lunares que pueden convertirse en precursores del cáncer de piel son los denominados “lunares displásicos” que son los menos usuales. Generalmente son más grandes y tienen una coloración y borde irregulares.

¿Dónde se debe realizar el procedimiento? La garantía de un médico colegiado, perteneciente a Asociaciones como SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) son garantía de confianza. Se debe contar con quirófanos preparados y dotados con las medidas de seguridad suficientes para llevar a cabo este tipo de intervenciones, que aunque son menores y sencillas no hemos de quitarle importancia.

VERRUGAS

Las verrugas son un crecimiento anormal de la piel que en su mayoría están causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Hay descritas e identificadas casi 70 cepas o tipos de esta familia de virus, aunque no todos acaban generando este problema en nuestra piel. Existen varios tipos de verrugas:

Verrugas comunes: Este tipo de lesión cutánea es la más extendida y pueden presentar una morfología muy variable: circulares, sin relieve, con relieve o de formas y tamaños diferentes. Su color puede variar entre gris, marrón o blanco, también pueden presentar pequeños puntos negros. Las verrugas comunes son indoloras, pero las personas pueden sentir un poco de sensibilidad alrededor de estas. Este tipo de bultos suelen crecer alrededor de los dedos, en el dorso de las manos, alrededor de las uñas, en las rodillas, piernas, brazos, codos y hasta en la cara.

Verrugas planas: Esta manifestación del Virus del Papiloma Humano es más común en las primeras etapas de la vida que en la madurez. Están causadas por un contacto directo con el virus, ya sea directamente rozando piel con piel, o con algún otro objeto que haya sido utilizado antes por otra persona si guarda las condiciones necesarias de humedad y temperatura para que este sobreviva. Por supuesto el virus puede saltar de un lugar a otro dentro de la misma persona, de ahí la recomendación de todos los dermatólogos de no tocarlas. Aunque las verrugas planas suelen estadísticamente aparecer más en el rostro o cuello, pueden aparecer en cualquier otro sitio, como las piernas o la espalda.

Verrugas en los pies: Hay que tener cuidado con estas, porque a menudo se suelen confundir con callosidades o callos. Una buena manera de distinguirlas es que, a menudo, van acompañadas de una serie de puntitos negros. No son peligrosas para la salud, pero si pueden llegar a ser muy dolorosas, ya que echamos todo el peso del cuerpo en las plantas de los pies. La manera más común de contraerlas es caminando por superficies que no tienen mucha higiene y reúnen las condiciones ambientales para que el virus siga vivo (piscinas, gimnasios, baños, etc).

Verrugas en los genitales: Las molestas y temidas verrugas genitales son, junto con las que aparecen en el rostro, de las que más llevan a los pacientes a buscar un cirujano estético especializado. Este tipo de verrugas cuentan como enfermedades venéreas, son algo a tener muy en cuenta a la hora de mantener relaciones sexuales, más cuando se ha demostrado científicamente que son precursoras del cáncer de cervix. Pueden aparecer en los genitales (vulva, pene), en el ano o en el pubis. Suelen tener un color ligeramente más claro que la zona en la que aparecen, se extienden con mucha velocidad y pueden llegar a ser molestas con el roce, ocasionando picor, dolor o en el peor de los casos sangrado.

Cómo eliminar las verrugas

Estas son las armas con las que contamos para hacerlas desaparecer:

  • Crioterapia: mediante sustancias como el nitrógeno líquido, se congelan (se acaba con el virus) a temperaturas muy por debajo de cero grados. Uno de los “contras” de esta solución es que no elimina cualquier tipo de verruga. Las que son profundas no llegan a neutralizarse del todo. Paralelamente, en el plano de la farmacoterapia, cada vez hay más avances técnicos y medicamentos especializados en la farmacia que ayudan en este tarea, ya sea aumentando nuestro sistema inmunológico o luchando directamente contra el VPH.
  • Tratamiento con láser: se utiliza un láser para matar el virus y destruir el tejido de la verruga, tal y como hemos visto anteriormente en este artículo con los lunares.
  • Extirpación quirúrgica: es normalmente la última opción, cuando todos los demás intentos fallan, o cuando en nuestra experiencia prevemos que todos van a fallar. Con un resección sencilla, se elimina el tejido infectado por el Papiloma, a la vez que con instrumental médico se mata la raíz para que, con un 100% de seguridad, no vuelva a aparecer.

FIBROMAS

Los fibromas y las verrugas pueden llegar a confundirse, pero su diferencia sustancial es que mientras que las verrugas están creadas como hemos visto por la proliferación de un virus, los fibromas son tumores benignos de la piel.

Desde el punto de vista estrictamente médico, no hay porque eliminarlos, puesto que no tienen riesgo para la salud ni se contagian. La herencia genética, la sudoración excesiva y la edad, son factores que aumentan las posibilidades de presentarlos.

Cómo quitar los Fibromas

Ciertamente, las formas que tenemos de quitarlos son muy similares a las que usamos contra las verrugas, aunque en esta ocasión no tenemos que vencer ningún virus, pero si eliminar un tejido indeseado. Por ello, la crioterapia, el láser, la cauterización (quemadura controlada mediante instrumental médico) y la cirugía menor son también las formas más comunes de hacerle frente.

Aclarando dudas acerca de los lunares

¿Existe algún método de control de los lunares que sea más objetivo y permita realmente comparar año a año su real cambio?

Sí, recientemente se ha desarrollado la técnica de dermoscopía en la dermatología oncológica. Mediante una cámara conectada a un sistema computacional se ‘mapea’ toda la piel del cuerpo. En cada zona puede fotografiar todos los lunares y ampliar estas imágenes hasta 70 veces más. Existen signos claves para detectar cuando un lunar es malo o no. Además, la imagen digitalizada puede ser estudiada en más de 48 variables, y la máquina entrega un puntaje de posibilidad de malignización del lunar.

Esta técnica permite seguir cada lunar en el tiempo, ya que la máquina los puede superponer para comparar sus cambios morfológicos. Asimismo, el dermatoscopio da un puntaje de probabilidad de que sea maligno. Es importante comparar las variaciones de puntaje de un mismo lunar durante el tiempo, para tener una conducta adecuada sobre si extirparlo o no.

La dermatoscopía permite seguir en forma más objetiva a los pacientes, enviar imágenes a distancia para realizar interconsultas, seleccionar sólo los lunares que sea necesario sacar y disminuir el número de biopsias al hacer más precisa su real indicación.

¿Se puede morir alguien de cáncer de piel?

Si, lamentablemente el melanoma es la forma más agresiva de cáncer de piel y sigue siendo causa de muerte para muchas personas. Sin embargo, esto no debería ser así, ya que este mismo tumor, detectado a tiempo, tiene 100% de sobrevida.

En el caso de otros tumores de la piel como el carcinoma basocelular, su crecimiento es muy lento y su capacidad de dar metástasis casi nula. Esto ha llevado a minimizar el riesgo del cáncer de piel por algunas personas. Debemos ser realistas y mejorar la consulta precoz. Como en todos los ámbitos de la medicina, la prevención es la mejor medicina.

Lunar Benigno Lunar Maligno
A:Asimetría Crece como en círculos hacia afuera. Crece más en algunas zonas que en otras, lo que produce una superficie asimétrica.
B:Borde Tiene un borde neto. Tiene bordes con salientes y entrantes.
C:Color Sigue de un color, como café mas oscuro al centro y más claro a la periferia. Tiene más de un color, como café y negro, y en ocaciones, tiene zonas blancas, blancas azuladas o rojizas.
D:Diámetro Generalmente es pequeño y mide de 2 a 3 milímetros. Crece rápido, y si es de más de 6 milímetros y ha crecido rápidamente, debe motivarnos a consultar.
E:Evolución Tiende a crecer lentamente y en la adultez se detiene. Tiende a crecer en forma rápida.

¿Cómo quitar los lunares de sangre?

Muchas personas que tienen lunares rojos, acuden al médico para quitárselos, simplemente por una razón estética. Y es que, en la mayoría de los casos, no suponen un riesgo para la salud.

Solo cuando surgen de forma repentina, se vuelven asimétricos, causen alguna molestia o aparecen en una cantidad excesiva sobre la piel, será necesario acudir al dermatólogo. Pero, ¿Qué son los lunares de sangre?

Los nevus rubí son lo que popularmente se conoce como ‘lunares rojos’ o ‘lunares de sangre’. Se trata de angiomas circulares que aparecen, de forma asintomática, cuando los melanocitos se acumulan en un mismo punto de la piel.

Por lo general, los lunares rojos aparecen en la parte superior del cuerpo. En especial, en el rostro, el cuello, el pecho, la espalda y las axilas; aunque también pueden aparecer en las piernas y otras zonas. Suelen tener un tamaño pequeño y una forma regular.

Cuando estas marcas no se presentan desde el nacimiento sino que surgen de forma repentina y están acompañados por ciertas molestias, causan preocupación. A continuación, te comentamos más acerca de las causas de los lunares de sangre, los tipos de tratamiento y también, cómo pueden prevenirse.

Causas de los lunares de sangre

El envejecimiento de la piel suele ser la causa más común de la aparición de lunares de sangre. Por ello, se considera normal que las personas comiencen a tener algunos a partir de los 40- 45 años de edad.

Por otra parte, los hábitos de vida (como la dieta y el cuidado diario de la piel en términos de protección solar) también influyen en su aparición. De esta manera, se tiene que otras posibles causas son:

  • Deshidratación.
  • Trastornos hepáticos.
  • Cambios hormonales.
  • Sobreexposición a los rayos UVA y UVB.
  • Dieta rica en grasas saturadas, azúcares y alimentos procesados, en conjunto con una hidratación pobre.

Los dermatólogos recomiendan prestar atención a los lunares, puesto que, en caso de que se presenten ciertos cambios, puede ser una señal de que algo no está bien en el organismo.

Señales de alarma

Los siguientes síntomas pueden indicar que el lunar ha dejado de ser benigno y que es necesaria una evaluación médica que permita detectar cuál es la causa del problema y cómo puede atacarse. Cabe destacar que, cuando la persona presenta picor y dolor intenso, puede tratarse de un problema grave.

  • Picor.
  • Dolor.
  • Ardor.
  • Sangrado.
  • Asimetría.
  • Coloración heterogénea u oscurecimiento.
  • Crecimiento acelerado (mayor a 6 milímetros).
  • Elevación de su superficie o parte de ella (formación de relieve).
  • Multiplicación repentina de lunares en varias zonas de la piel.

Tratamiento

Dado que los lunares rojos no presentan ningún tipo de síntoma molesto o cambio, no ameritan tratamiento alguno. Ahora, cuando los lunares de sangre ocasionan incomodidad, tanto en el ámbito estético como en la salud, el médico debe determinar cuál es el procedimiento más adecuado.

Bajo ninguna circunstancia se debe recurrir a alternativas naturales o a procedimientos que no cuenten con un certificado profesional en dermatología. Algunos de los tratamientos que el médico puede indicar son:

  • Extirpación quirúrgica: se aplica para lunares grandes y profundos principalmente. Se realiza una escisión sobre la piel, se extrae el lunar y posteriormente se cose la zona. Puede resultar doloroso y suele dejar cicatriz.
  • Láser: este es otro método para eliminar por completo los lunares. Es rápido y, por lo general, menos doloroso que la extirpación quirúrgica.
  • Crioterapia: se aplica nitrógeno líquido para congelar el lunar y luego, se procede a su extracción, del mismo modo que se hace con las verrugas.

Aunque se eliminen los lunares rojos con alguno de los tratamientos mencionados, esto no significa que no volverán a aparecer en otras zonas en algún momento. Por ello, es necesario llevar un control dermatológico, por lo menos anual.

Medidas preventivas

  • Utilizar protector solar a diario.
  • Evitar exponerse al sol en las horas de máxima radiación y, en caso de que no se pueda evitar, conviene aplicar protector solar en el rostro y cubrir el resto de la piel con la ropa adecuada.
  • Beber suficiente cantidad de agua a lo largo del díapara hidratar el organismo.
  • Reducir la ingesta de grasas saturadas, golosinas, azúcares y alimentos poco saludables en general.
  • Aplicar loción o crema hidratante sobre la piel después del baño para hidratarla y cuidar su elasticidad.
  • Evitar ducharse con agua extremadamente caliente, ya que perjudica la circulación sanguínea, además de dilatar los poros y exponer la piel a diversas lesiones.
  • Realizarse una autoexploración mensual para ver si el lunar ha cambiado y, en función de esto, acudir a consulta médica.
  • Evitar los remedios naturales como tratamiento principal para eliminar los lunares, ya que estos no suelen tener el efecto deseado y pueden ocasionar perjuicios a la salud.

Para prevenir la aparición de lunares de sangre, así como otras lesiones de la piel, es necesario mantener un buen cuidado de la piel y también, procurar aplicar todas las medidas preventivas mencionadas.

Eliminación de Verrugas, Pecas y Lunares

Jett Plasma Lift

Es una tecnología que está indicada para múltiples aplicaciones en medicina estética y cirugía plástica: blefaroplastia, tratamiento de arrugas finas y profundas, corrección de cicatrices, eliminación de verrugas, manchas de pigmentación, fibromas, cuperosis, hemangioma, acné, lifting facial y corporal, rejuvenecimiento genital femenino, eliminación de estrías, telangiectasias, eliminación de tatuajes y micropigmentaciones.

El Jett Plasma es una tecnología de nueva generación que utiliza una técnica no ablativa apta para tratar todas las imperfecciones cutáneas en zonas ultrasensibles sin causar sangrado, ni hematomas, ni cicatrices que permite tratar la lesión sin dañar el tejido de alrededor. No produce daño térmico ni quemadura profunda en la dermis, a diferencia de otras técnicas, y tiene efecto inmediato sobre la zona tratada con resultados permanentes y naturales.

Eliminación de lesiones cutáneas

Existen dos tipos de lesiones cutáneas: las benignas, como pecas, fibromas, queratosis o los quistes de grasa; y otras que pueden ser malignas, como los carcinomas. En ambos casos, la cirugía consiste en realizar una incisión alrededor de la lesión para extraerla, después se cierra la piel sana para conseguir una leve cicatriz limpia y libre de lesiones.

En el caso concreto de los carcinomas que den signos de malignidad, antes del tratamiento se hará un estudio biológico para determinar el estado de salud de la zona y adaptar la cirugía a cada caso.

Recomendaciones posteriores al tratamiento

Es ampliamente conocido que la piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, y es la responsable de protegernos y ayudarnos a comunicarnos con el entorno exterior; por lo que es fundamental que nuestra piel esté sana. Por lo tanto, es importante comprender cómo funciona una piel sana para que puedas aprender a cuidarla mejor, y eso incluye utilizar productos que te ayuden también a prevenir futuros problemas en tu piel.

El Dr. Manuel Rubio, experto Médico Estético especializado en el rejuvenecimiento facial y corporal, inspirándose en las necesidades de los pacientes que acudían a sus clínicas con una mala calidad de piel, lo que hacía que limitara el resultado de su trabajo médico, decidió trabajar en una línea médica de cuidado de la piel, con resultados científicamente probados, para conseguir una piel bella y saludable, y que ayudara a complementar los tratamientos de medicina estética realizados a sus pacientes. Esta sinergia tuvo como fruto la línea de productos SUMAQ.

En relación a este tratamiento de medicina estética las recomendaciones posteriores son:

  • Se recomienda hidratar muy bien la piel tras el tratamiento.
  • Está altamente desaconsejado exponerse al sol durante los dos meses posteriores a la sesión.
  • Es posible maquillarse desde el día siguiente a la intervención.
  • Si la zona está muy inflamada podrá aplicarse frío local.

Es fundamental poder cuidar la piel tanto desde dentro como por fuera para ayudar a que el resultado perdure más en el tiempo, por lo que se aconseja:

  • ESPUMA LIMPIADORA FACIAL SUAVE 150ML: Desmaquilla y limpia suavemente sin resecar.

  • CREMA POST TRATAMIENTO LÁSER 50ML: Repara y ayuda a reducir la irritación. Favorece su cicatrización.

  • COLÁGENO HIDROLIZADO CONCENTRADO 300GR: Nutre y mejora desde dentro la calidad de tu piel. Tomar 1 cucharadita en las mañanas en el desayuno.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *