0

Receta de comidas

Tabla de contenidos

Aunque el término ‘táper’ no aparece en el diccionario de la Real Academia Española, al menos de momento, está totalmente aceptado como la adaptación del anglicismo ‘tupper’, nombre popular que reciben este tipo de recipientes herméticos, también conocidos como fiambrera, tartera o lonchera, entre otros, por la marca fundada por el estadounidense Earl Silas Tupper alrededor de 1944, Tupperware. Sirva esto para introducirnos en el recopilatorio dominical de esta semana, que creemos que será interesante para muchas personas que empiezan ahora su nueva temporada de estudios o que regresan al trabajo tras las vacaciones y tienen prepararse la comida para llevar.

Así que hemos reunido doce recetas frías para llevar en el táper, intentando que haya variedad para satisfacer todos los gustos y que sean recetas fáciles que se puedan preparar en poco tiempo e incluso la noche anterior, manteniéndose prácticamente igual de ricas al día siguiente, cuando se vaya a comer. Podéis imaginar que hemos seleccionado recetas frías porque todavía estamos disfrutando de días cálidos, excesivamente cálidos en algunas regiones a estas alturas el verano, pero más adelante haremos otro recopilatorio de recetas para táper que sean calientes.

Recordad que las ensaladas y comidas que llevan salsas no conviene aderezarlas hasta el momento de comer, por lo que conviene disponer de táperes o fiambreras en las que se puedan poner las dos preparaciones por separado, el mercado está lleno de propuestas, desde fiambreras con varias cavidades a fiambreras compuestas por varias piezas, aunque siempre se pueden utilizar fiambreras independientes

Ahora vamos a por las recetas para llevar en fiambrera, ya sabéis que para ver la elaboración paso a paso sólo tenéis que pulsar sobre el nombre que aparece bajo la foto. Esperamos que os gusten y os ayuden a disfrutar cada día de comida casera sana, nutritiva y sabrosa. Por cierto, no dejéis de dar un repaso a los consejos para preparar la comida en fiambreras, siempre está bien recordarlos.

Pimientos del piquillo rellenos de salmón y requesón

Fesols de Santa Pau con anguila ahumada

Ensalada de pasta con cecina, aguacate y queso brie

Ensalada de pasta con tomates, feta y vinagreta de balsámico

Arroz integral con manzana, nueces y requesón

Ensalada de arroz con pollo, manzana y cacahuete

Panzanella con salchichas
Lentejas con manzana y aguacate
Ensalada de quinua roja, hinojo y tomates cherry
Hummus con sardinillas y tomate natural
Ensalada de kale y salmón ahumado
Tortilla Wrap de aguacate y alubias blancas

¡¡¡Feliz Semana!!!

Comidas para llevar al trabajo: 10 recetas fáciles y rápidas

Las empanadas y los sándwiches de la tienda de la esquina son el recurso económico y fácil. Sin embargo, es difícil saber el tiempo que llevan en el escaparate. Además, contienen una gran cantidad de calorías. Muchos llevan mantequilla o azúcar, que hacen que la proporción de grasas en nuestra dieta se dispare. No obstante, te demostramos que con poco esfuerzo se pueden preparar recetas sanas para llevar en tupper al trabajo.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

La pasta, el arroz o las ensaladas son recetas fantásticas. Las puedes preparar en casa por la noche y dejarlas en la nevera para el día siguiente. No se estropean ni pierden sabor. Las quiches y los pasteles de verduras también son una magnífica opción. Una vez preparados, los puedes congelar y tenerlos listos para cualquier momento. Además, la mayoría de estos pasteles se pueden comer fríos y están buenísimos.
Antes de ponernos manos a la obra, échale un vistazo a estas recetas bajas en sal que quizás puedan servirte de inspiración:

Descubre: 25 recetas bajas en sal y llenas de sabor

© iStock

1. Ensalada de tortellini

¿Buscas una receta rápida y sabrosa? ¡Prueba la ensalada de tortellini! Se prepara en un momento y, añadiéndole frutos secos, queda deliciosa.
Ingredientes para 4 personas:

  • 250 g tortellini
  • Un calabacín pequeño
  • 2 brotes de apio
  • Un tomate pelado
  • Una cucharada de vinagre balsámico
  • 3 cucharadas de vinagre blanco
  • Medio vaso de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • Unas rodajas de puerro

Preparación:

  • En una olla, cuece los tortellini en agua con sal.
  • Mientras tanto, corta el tomate, el apio y el calabacín en pequeños dados.
  • Prepara una vinagreta mezclando los dos tipos de vinagre con el vino, el aceite, la sal y la pimienta
  • Deja hasta que la sal se disuelva del todo.
  • Una vez que terminen de cocerse los tortellini, mézclalos con las verduras y la vinagreta.
  • Deja reposar durante dos horas.
  • Después de añadir las rodajas de puerro, ya estará lista para servir.

2.Ensalada templada de garbanzos y cominos

Es cierto que durante el verano nos cuesta un poquito más comer legumbres pero, por suerte, tenemos algunas opciones fresquitas para poder comerlas durante todo el año. Te proponemos que pruebes con una ensalada templada de garbanzos y comino.
Ingredientes para ensalada individual:

  • 100 gramos de garbanzos
  • Un huevo duro
  • 1 cebolleta tierna
  • Medio pimiento rojo asado
  • 2 palitos de mar
  • Medio pepino
  • Una pizca de perejil
  • Una pizca de comino
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva
  • Un diente de ajo

Preparación:

  • Cuece los garbanzos previamente.
  • Mantenlos en un plato aparte.
  • Pon una sarten al fuego.
  • Agrega el pimiento rojo cortado en tiras junto a la cebolleta hasta que se doren.
  • Mientras, maja el diente de ajo en un mortero con una pizca de sal, comino y perejil.
  • Añade el huevo cocido picadito, los palitos de mar, el pepino y el sofrito de pimiento y cebolleta al plato en el que has reservado los garbanzos.
  • Por último, añade el aliño del mortero con una pizca de sal y aceite de oliva.

3. Tabule

El taboulé, tabule o taboulet es un plato típico árabe y, además, es una de las mejores recetas para llevar al trabajo. Se prepara en un momento y se puede dejar reposando durante toda la noche para comerlo al día siguiente en la oficina.
Ingredientes para 8 personas:

  • 500 g de cuscús
  • 500 g de tomates (sin piel y cortados en dados)
  • Un pepino (pelado y cortado en dados grandes)
  • 5 cebollas (peladas y cortadas en dados)
  • 5 ramitas de perejil y menta
  • Zumo de 5 limones y la misma cantidad de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

  • Mezcla todas las verduras en un bol grande.
  • Añade el cuscús precocido junto con el aliño y el zumo de los limones.
  • Pica la menta y el perejil.
  • Incorpóralos a la mezcla.
  • Deja reposar el taboulé en la nevera hasta el día siguiente para que la sémola se ablande con el zumo de las frutas y el aceite.

4. Ensalada de patata con bacon

La ensalada de patata también es una buena idea a la hora de comer de tupper. Para hacerla, aprovecha cuando cuezas patatas para poner un par de ellas más en la olla. Esta receta es muy sencilla y acepta muchas variantes, como por ejemplo, con unas rodajas de pepino.
Ingredientes para 6 personas:

  • 1,5 kg de patatas cocidas
  • 300 g de bacon
  • 3 cebollas (o menos, según el gusto)
  • Sal y pimienta
  • 6 cucharadas de vinagre balsámico
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • Una pizca de mostaza
  • Una ramita de perejil

Preparación:

  • Limpia las patatas.
  • Ponlas a cocer al vapor o en agua durante 40 minutos.
  • Pélalas y córtalas en rodajas de 1 cm para ponerlas en la ensaladera.
  • Acto seguido, pela las cebollas y córtalas en finos dados.
  • Junto con el bacon, sofríelas un poco en la sartén durante unos 15 minutos hasta que se queden doraditas.
  • ​Añádelas a la ensaladera.
  • Sazona con sal y pimienta y espolvorea el perejil por encima.
  • Prepara una vinagreta con el vinagre balsámico, el aceite y la mostaza y viértelo por encima del plato.
  • Deja reposar al menos durante 30 minutos.
  • Si las patatas se quedan un poco secas, puedes solucionarlo añadiendo un poco de agua.

5. Ensalada de pan y tomate

Una sencilla y rápida receta para llevar al trabajo con todo el sabor mediterráneo. Para que el pan no quede demasiado húmedo, debes preparar esta receta por la mañana o añadirlo al plato una hora antes de consumirlo, aproximadamente.
Ingredientes para 2 personas:

  • 2 tomates grandes maduros
  • 1 panecillo del día anterior o 1/3 de barra
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

  • Lava los tomates.
  • Córtalos en dados.
  • Machácalos un poco con un tenedor para que suelten el jugo.
  • Corta el pan también en dados y mézclalo con el tomate.
  • ​Añade una pequeña cantidad de aceite de oliva para que la mezcla coja sabor y el pan se ablande un poco.
  • Salpimenta al gusto, deja reposar una hora y… ¡Listo para comer!

6. Hamburguesa de garbanzos

No siempre tienen por qué ser de carne. Estas hamburguesas son de origen alemán. También llamadas»frikadellen» son muy similares a las falafel árabes. Se hacen a base de garbanzos. Son una opción muy sabrosa y fácil para llenar el tupper. Se pueden comer frías, calientes, solas, dentro de un bollito de pan con lechuga o pepino o mojadas en salsa de yogur, ¡las posibilidades son infinitas!
Ingredientes para preparar 10 frikadellen:

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • Una zanahoria rallada
  • 50 g de pipas de girasol
  • Una cebolla pequeña
  • Un diente de ajo
  • 2 cucharadas de pasta de sésamo o «tahini»
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Medio limón exprimido
  • Una pizca de comino
  • Sal y pimienta

Preparación:

  • Mezcla todos los ingredientes en un recipiente.
  • Machácalos hasta hacerlos puré.
  • Coge porciones de la masa con las manos y dales forma.
  • Cuando las tengas todas, rocíalas con aceite de oliva y cocínalas en el horno a 180º C durante 15-20 minutos, dándoles la vuelta a la mitad del tiempo.

7. Burritos de atún y verduras

Los burritos son perfectos para llevarlos al trabajo ya que son muy cómodos. Los puedes llevar enrollados desde casa. Además, están muy buenos con todo: verduras, tiras de pollo, atún… Nuestro consejo: queda con un par de compañeros para comer los burritos que cada uno ha preparado. Sorpréndete con los ingredientes que puedes llegar a descubrir, ¡es muy divertido!
Ingredientes para 4 personas:

  • 8 tortillas de maíz
  • 3 zanahorias
  • Medio limón
  • Una lata grande de atún natural
  • Un aguacate
  • 8 lonchas de queso
  • Un poco de perejil

Preparación:

  • Solo tienes que cortar y rallar las zanahorias.
  • Corta el queso en trozos grandes.
  • Machaca el aguacate.
  • Mézclalo todo con el atún y el zumo de limón.
  • Extiende la pasta sobre las tortillas de maíz.
  • Espolvorea el perejil.
  • Para terminar, enrolla los burritos y ya estarán listos para servir.

8. Sushi

¿Tienes ganas de sushi? Pues coge la esterilla de bambú y ¡manos a la obra! El sushi casero es una receta para el trabajo poco común pero, ¿por qué no? Es fácil de hacer en casa, se mantiene durante la noche en la nevera y es muy cómodo para comer al día siguiente en la oficina.
Ingredientes para 4 porciones:

  • 4 hojas secas de alga nori
  • Un aguacate
  • Un pepino
  • 125 g salmón ahumado o cangrejo
  • Una cucharada de wasabi
  • Una cucharada de sésamo
  • Una taza de arroz japonés de grano corto sin cocer

Aderezo:

  • 1/3 taza de vinagre de arroz
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de sal

Salsa para decorar:

  • 1/2 cucharada de aceite de sésamo
  • 1/4 taza de vinagre de arroz
  • 1/4 taza de salsa de soja

Preparación:

  • Lava el arroz.
  • Ponlo en un vaso de agua fría a hervir durante 15 minutos.
  • Mientras el arroz se cuece, prepara el aderezo mezclando el vinagre de arroz, el azúcar y la sal.
  • Cuando el agua del arroz comience a hervir, añade el aliño que acabas de preparar.
  • Remueve con una cuchara de madera.
  • Una vez cocido, quítale todo el agua que le quede.
  • Déjalo reposar.

Por otra parte:

  • Corta las algas nori a la mitad.
  • Unta en cada pieza un poco de wasabi.
  • En cada mitad de las algas coloca 4 cucharadas de arroz dejando 2 cm de margen entre cada una de ellas.
  • ​Espolvorea el sésamo por encima.
  • ​Encima del arroz extiende el salmón ahumado, el pepino sin las semillas y el aguacate cortado en finas lonchas.
  • Cuando tengas todos los ingredientes colocados en orden encima del arroz, puedes hacer los rollos.
  • Con ayuda de una esterilla de bambú, forma un cilindro usando las dos manos.
  • Es muy importante que lo hagas despacio para que no se salga ningún ingrediente y todo quede perfecto.​
  • ​Una vez tengas los rollos, deja reposar durante 5 minutos.
  • Retira la alfombrilla de bambú.
  • Córtalos en 4 partes.
  • Para servirlos, colócalos en un plato.
  • Añade las salsas al gusto de forma creativa.

9. Gazpacho

A pesar de estar considerado como una sopa de verano, este delicioso gazpacho, dará sabor a las comidas en el trabajo en cualquier época del año. Es sencillo de preparar, se come frío y además, solo contiene verduras. ¿Qué más se le puede pedir? Incluso puedes preparar una gran cantidad y congelarlo en porciones. Nunca pierde sus propiedades después de este proceso.
Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de tomates maduros
  • Media cebolla
  • 1/4 de ajo
  • Un pepino
  • 150 g de miga de pan
  • Un pimiento
  • Medio vaso de aceite de oliva
  • 1/4 de vaso de vinagre
  • Sal
  • Comino (opcional)

Preparación:

  • Lava, pela y pica los tomates.
  • Haz lo mismo con el pimiento.
  • Quítale las pepitas y con la cebolla y el ajo.
  • Mezcla todo.
  • Añade la miga de pan previamente remojada en agua.
  • Después añade la sal, el aceite, el vinagre y los cominos.
  • Cuando esté todo bien mezclado, pásalo por la batidora.
  • Sírvelo frío.

10. Sándwich vegetal

Lo mejor de esta receta es que puedes prepararla en un momento, tanto en casa como en la cocina del trabajo. Además, si eres de las que no se despegan del escritorio para comer, te resultará también muy práctica. Aparte de los ingredientes que te proponemos a continuación, puedes añadir a tu sándwich otros a tu gusto, como salmón atún, pavo, queso…
Ingredientes para 1 sándwich:

  • 2 lonchas de pan
  • Un tomate
  • Medio pepino
  • Una hoja de lechuga
  • 3 cucharadas de crema de queso bajo en grasa
  • Un poco de albahaca
  • Sal y pimienta

Preparación:

  • Corta el tomate en rodajas.
  • Colócalo sobre una de las lonchas de pan.
  • Pon encima la lechuga y el pepino, también cortado en rodajas.
  • En la loncha superior, unta el queso y añádele la sal, la pimienta y la albahaca.
  • Junta las dos partes y… ¡Voilá! Tu sándwich vegetal, listo en un momento.

Si la idea del sándwich te gusta, aquí te dejamos otras opciones con tres sabrosas versiones del llamado «sándwich club» con las que no pasar hambre y chuparte hasta los dedos. ¡No querrás comer otra cosa!

Descubre: Bowls veganos: ideas saludables que te llenarán de energía

© Instagram @hanna.de.groot

Y por último, te dejamos varias ideas de poke bowl, un tipo de comida que también es muy cómoda para llevar al trabajo, pues solo tendrás que poner tus ingredientes preferidos en el tupper a modo de ensalada. Aquí te dejamos muchas opciones veganas que están deliciosas. Seguro que te apetece probar más de una.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Cena ligera: una receta para cada día de la semana
4 ensaladas en frasco que cambiarán tu forma de comer fuera de casa
Cocinar al vapor: la forma más healthy de preparar tus recetas favoritas
5 recetas de pescado blanco para disfrutar cuidándote

Tiempo de lectura: 7 minutos

Se acaban las vacaciones y con ellas las largas sobremesas al sol, las siestas y las horas de relax en la playa. Llegan de nuevo el estrés postvacacional, las jornadas de trabajo y también las comidas rápidas en el bar de al lado de la oficina durante nuestro tiempo de descanso.

Pero no os desaniméis, porque queremos que a partir de ahora comer fuera, y en concreto de «tupper» (o táper, que es como se escribe en castellano), sea una delicia y no una obligación, y os hemos preparado menús para tres semanas con 35 recetas de «tupper» para comer bien y variado en la oficina.

A continuación podrás ver todos nuestros consejos y algunas recetas exquisitas. Pero también te recordamos que hemos lanzado un Especial con muchas más recetas: Aquí te dejamos la primera receta de ensalada de legumbres, croquetas de salmón y macedonia. Tal vez te gustaría probar algo fresquito como una ensalada de sandía, pollo al curry y vasitos de queso y fresa o qué tal un súper menú para un duro día en la oficina: ensalada mexicana, tortilla de calabacín y flan de queso?

¿Tienes miedo al compromiso?

La HIPOTECA NARANJA del Banco no Banco tiene todo para que se te quite: sin comisiones

Desde euríbor + 1,11 %
1,99 % TIN primer año (1,62 % TAE Variable)¹.

¹Consulta las condiciones en ing.es

Quiero calcular mi cuota >

Consejos para comer bien en la oficina

Sin duda cada vez somos más los que hemos cambiado un pincho en el bar de la esquina comido a la carrera o el menú del día del restaurante de al lado por nuestra comida casera que, además, queremos prepararla nosotros, pero eso sí, que sea equilibrada y apetecible, así que para que esto ocurra debemos de tener en cuenta algunos detalles:

  • No hay que pensar en el «tupper» como un recipiente donde echar todo aquello que tenemos por la nevera. La comida que preparemos debe aportarnos proteínas, carbohidratos, vitaminas, grasas y fibra, igual que una comida equilibrada en casa.
  • Lo mejor es que escojamos ingredientes que aguanten bien el estar a temperatura ambiente. No en todos los trabajos podemos tener una nevera a nuestra disposición. Cuando elijamos carnes o pescados, debemos de asegurarnos que estos estén perfectamente cocinados.
  • El día que preparemos ensaladas, lo ideal es rociar nuestras verduras con un poco de limón para que no ennegrezcan. También es mejor aliñarlas en el momento de tomarlas y no en casa, así se mantendrán más frescas.
  • Ingredientes como pasta hervida, arroz en blanco, legumbres, tortillas, croquetas son buenísimas opciones para incluir en el «tupper».

  • De postre, alguna pieza de fruta o, si queremos algo más especial, optar por vasitos de crema o yogur, pero siempre si se dispone de nevera.
  • Cuando en el «tupper» no se incluyan demasiados alimentos con proteínas como carne o pescado, intentaremos tomar estas por la noche para compensar.
  • Tendremos que hacernos con un «tupper» del tamaño adecuado para una comida, si compramos uno demasiado pequeño nos quedaremos con hambre, y si es demasiado grande, la comida se irá moviendo como si estuviera en una lavadora.
  • También es buena idea guardar o comprar frascos pequeños de cristal con tapa hermética, que servirán para llevar desde salsas y aliños hasta postres para darnos un capricho cada día.
  • No por comer de «tupper» debemos de comer como unos autómatas delante del ordenador. Intentemos cambiar de lugar buscando un sitio cómodo y agradable, ¡ah! y en una mesa por favor, nunca de pie.

Y tras estos consejos, ahora os proponemos tres menús semanales para comer los días laborables en el trabajo, intentando que en cada uno de ellos se aporten los nutrientes esenciales, que sean fáciles de transportar, calentar y, sobre todo, de disfrutarlos comiendo.

Menú para la primera semana

Lunes

Comienza la semana con algo de legumbres. Para eso os proponemos que, para no tener que calentar un potaje en la oficina, las incluyáis en ensaladas. Mucho menos engorrosas que un plato de cuchara al estilo tradicional. Así, podemos llevar en el «tupper» una deliciosa ensalada de alubias, berros, cherry y ventresca, en donde de un plumazo incluimos también pescado azul de calidad a nuestra dieta.

De postre una pieza de fruta o bien esta rica panna cotta de queso fresco y miel con frutos del bosque al balsámico en un tarro hermético. Tiene un nombre muy rimbombante, pero super fácil de preparar la noche anterior.

Martes

Hoy nos toca carne, y encima andamos con prisa. Por eso nada mejor que esta receta de pollo al curry en 10 minutos, acompañada de una ración de arroz blanco. Tres minutos al microondas en la oficina y listo. De postre, como siempre, o fruta o algo más goloso pero fácil: vasitos de crema de queso y fresa. Ideales.

Miércoles

Ya estamos en el ecuador de la semana y para celebrarlo nada mejor que llevarnos hoy al trabajo tortilla, pero no una tortilla cualquiera, sino por ejemplo esta tortilla de calabacín y queso brie, donde solo con un pequeño golpe de microondas el queso se derrite encima de la tortilla y hace que esté más buena si cabe. Acompáñala con una ensalada verde clásica y disfruta.

Para el postre, algo fresco como un yogur con un poco de fruta picada o bien esta delicia: vasitos de leche de coco y fresa .

Jueves

Es jueves y hoy nos toca pasta, pero acompañada de verduritas para salir de los típicos macarrones con carne. Para que la pasta vaya en el «tupper» es preferible que sea en forma de ensalada, así no se resecará tanto, por eso os proponemos esta completa receta de ensalada de pasta a la mexicana de lo más apetecible.

De postre goloso un flan de queso sin horno, o bien una pieza de fruta acompañada por un puñadito de nueces.

Viernes

Termina la semana, estamos cansados y nos apetece poco cocinar, así que hoy nos permitimos el lujo de comer de sándwich, pero no uno cualquiera, sino este fantástico sándwich de ternera marinada, mostaza, rúcula y más.

Y de postre le vamos a dar una alegría al cuerpo, que para eso se acerca el fin de semana, así que tenemos licencia para tomarnos unos vasitos de crema de chocolate y mascarpone, muy sencillos de hacer y deliciosos de comer.

Menú para la segunda semana

Lunes

Comenzamos con legumbres de nuevo. Os proponemos una ensalada crujiente de lentejas roja, ligera y muy apetitosa, para llevar con alegría el resto de la tarde. Podéis acompañarla de unas croquetas de pollo y jamón. De postre algo ligerito, una macedonia de frutas variadas de temporada.

Martes

Hoy vamos con un plato de carne, unas brochetas de pollo con salsa agridulce que podéis llevar ya preparadas y solo calentarlas en la oficina salseándolas. Como complemento lo que mejor le combina es un poco de arroz en blanco que recalienta perfectamente. De postre, una compota especiada con fresas y zarzamoras muy apetecible.

Hoy toca verdura, rica y bien preparada, como lo son estas berenjenas rellenas con mozzarella. Puedes acompañarlas con un filete de pez espada a la plancha , un pescado de carne resistente tanto para recalentar como para transportar.

De postre, fruta o bien este lassi o batido de yogur y mango que se lleva fácilmente en una botellita de cristal con cierre hermético.

Para este día os proponemos unos canelones de jamón y patata, que con una ensalada verde ya nos hacen un menú completo. De postre, pues terminamos con otra ensalada, pero en este caso dulce, una rica ensalada de naranjas y dátiles .

Día de plato de pescado. Para que sea fácil llevarlo os sugerimos estos pastelitos de patata y camarón, donde en una misma preparación llevamos también incluidos los hidratos de la patata. A su lado una ensaladita, como esta ensalada de sandía y queso feta. De postre, como ya hemos incluido fruta en el menú, algo más dulce, gelatina de té verde.

Menú para la tercera semana

Comenzamos la semana con un plato exótico, una ensalada de garbanzos agridulces que podemos acompañar de unas tortillitas de calabacín. De postre nos tomaremos un yogur de soja o bien una gelatina de fresones.

Hoy os proponemos un plato de carne, un redondo de ternera asado con soja y miel que podremos disfrutar tanto frío como caliente. Este tipo de asados congela perfectamente, por lo que se puede preparar el fin de semana para después congelar raciones. Acompañamos este redondo con una refrescante ensalada griega y, de postre, yogur o unas natillas caseras hechas en cinco minutos la noche anterior.

Para este día un plato de pasta con verdura muy saciante y completo que nos servirá como plato único, una fantástica lasaña vegetariana de verduras. Es un poquito laboriosa pero podemos prepararla el fin de semana y de nuevo congelar porciones para ir retirando del congelador a medida que nos apetezca. De postre, una deliciosa compota de manzana casera con canela.

Jueves

Hoy toca una receta fácil pero muy sabrosa, un wok de pollo a la naranja con verduras que podemos acompañar de arroz en blanco. En él incluiremos las hortalizas que más nos gusten, por lo que es una receta que se adapta a todos los paladares. Para terminar nuestra comida algo muy dulce, unas golosinas caseras de fruta fresca muy fáciles de hacer.

Viernes

Aprovechando que aún está de temporada os recomendamos preparéis este rollo de bonito al estilo asturiano, que después se recalienta y se toma fácilmente como un fiambre de pescado. También permite la congelación, por lo que sirve para varios días. Una ensalada verde es lo ideal para acompañarlo. De postre, una pieza de fruta o, si no, un yogur con muesli.

Como podéis comprobar con estos menús, comer de «tupper» no tiene que ser sinónimo de comer mal. Organizándose un poco, cocinando lo más laborioso el fin de semana y congelando raciones para distintos días es fácil ser todo un “gourmet del tupper” en la oficina.

Esther Clemente es una apasionada de la gastronomía que comparte su sabiduría y sus recetas en Directoalpaladar.com. Cuando le preguntan por qué le gusta tanto cocinar, siempre responde: ¡Porque mi madre odia meterse en la cocina! Puedes seguirla también en su blog personal La Cocina Mágica

En Naranja | La sorprendente economía del «tupper» en la oficina

Ahorro en la comida

Recetas para Tupper

La comida de tupper es ideal para aquellos a los que les gusta comer bien, casero, más sano y que también quieren ahorrar. Además, también es la mejor para todas aquellas personas que tengan alguna intolerancia alimentaria, y para las que les resulta complicado poder comer fuera de casa. Aunque cada vez son más personas las que se unen al club del tupperware, sí que es cierto que a quien más a quien menos le resulta pesado tener que pensar cada día recetas de tupper que estén deliciosas y se conserven bien en este recipiente.

Pero para resolver esta situación hemos creado este recopilatorio en el que encontrarás infinidad de recetas de tupper estupendas para que no te quedes nunca sin ideas, y comas bien y con propuestas la mar de originales. Además, todas ellas son realmente sencillas de preparar e incluyen un paso a paso con el que es imposible que te queden mal.

Comidas para llevar al trabajo en tupper y sorprender

Lo más probable es que si no te gusta pasar mucho tiempo entre fogones acabes echando cualquier cosa que encuentres en la nevera en tu tupper. O que desistas y acabes en el bar de la esquina pidiéndote un menú del día. Sin embargo, la comida de tupper es una opción, sin duda, más adecuada para cada día, ya que son platos caseros y preparados por nosotros. De esta manera, al conocernos nos cuidamos mejor y podemos adaptar la comida a nuestros gustos.

Sea la receta que sea que queramos cocinar es importante que sea equilibrada y nos aporte todo aquello que necesitamos para tener energía y continuar con nuestro día. Son esenciales platos con vitaminas, proteínas, fibra, carbohidratos y grasas. Una buena opción que siempre funciona es la de, por un lado, prepararnos una ensalada y acompañarlo con un trozo de pescado o carne. Eso sí en el caso de la ensalada asegúrate que la aliñas en el momento de consumirla porque sino se reblandecerá y no resultará nada apetitosa para comer. Otros ingredientes que funcionan muy bien también en las recetas para tupper son el arroz, la pasta o las legumbres.

Por otro lado y antes de proponerte deliciosos platos para tu tartera, asegúrate de que esta tiene el tamaño adecuado. La razón es que si te llevas un recipiente demasiado pequeño lo más probable es que te quedes con hambre, mientras que si es demasiado grande la comida quedará demasiado revuelta con los vaivenes del viaje. ¡Ah! Y porque sea comida para tupper esto no quiere decir que tengamos que comer sentados frente al ordenador, lo mejor es disfrutarlo fuera del espacio de trabajo.

Recetas de tupper para triunfar

Es cierto que hay platos que no son los más adecuados para llevar en un tupper, en especial, aquellos que pierden sus propiedades y sabor con el paso de las horas. La buena noticia es que hay muchísimas más propuestas que sí que quedan estupendas en tu tartera. Más allá de las ensaladas y los bocatas existen un montón de comidas con las que disfrutar como si estuvieras en casa.

Una comida fría para llevar en el tupper que siempre funciona, es completa y deliciosa es la ensalada de pasta. Para prepararla solo necesitas saber equilibrar bien los ingredientes y tendrás un resultado estupendo. Atún, aceitunas, pimientos, anchoas, queso… ¡tienes muchas opciones para escoger! La razón es que la pasta es un alimento muy versátil y admite hasta las versiones más creativas. En una de las recetas que encontrarás en esta sección la combinamos con manzana, pollo y queso emmental. ¡Un plato completísimo!

Y, además, sencillo porque no resulta nada complicado de hacer. Primero se salan los filetes de pechuga, se untan con aceite y se asan en la plancha bien caliente. Por otro lado, se corta el bacon en tiras y se fríe sin nada de grasa hasta que se dore. Corta entonces la manzana, el queso y el pollo en dados. A continuación, hierve la pasta con abundante agua salada y cuando esté cocida, escúrrela y pásala por agua para que se enfríe y no se pegue. Por último, en una ensalada mezcla la pasta con el resto de ingredientes y con la mayonesa. Adereza con el Avecrem y un poco de orégano. Antes de comerla rocíala con un chorrito de aceite y mezcla bien. Decora con unas aceitunas y ¡a comer!

Dentro de las recetas de tupper fáciles y deliciosas no pueden faltar las quiche, que lo bueno que tienen es que están ricas tanto frías como calientes. En este caso lleva un relleno de queso y sofrito, pero si vas a tomarla fría te recomendamos añadir un toque mediterráneo con albahaca picada y aceitunas negras. Y si la acompañas con una ensalada de lechugas tendrás un maravilloso plato único.

El primer paso es precalentar el horno a 200ºC. De mientras extiende el hojaldre y forra un molde desmontable para las quiches de unos 22 cm de diámetro. Pincha el fondo con un tenedor y ponla a hornear unos 5 minutos. Pasado ese tiempo retira la quiche del horno y rellénala con el queso y el sofrito de tomate y verdura. A continuación, bate los huevos con la nata, la mostaza, la pimienta, media pastilla de Avecrem y el cebollino. Rellena la quiche con esta mezcla, espolvorea con queso rallado y vuelve a hornear por otros 35 minutos.

Te quedan muchas más recetas de tupper por descubrir como, por ejemplo, el arroz con salchichas y pasas, condimentado con sofrito y queso rallado o el pastel de pescado rápido. ¡Anímate a probarlas!

Cuando arranca el nuevo curso todo el mundo habla de buenos propósitos para la vuelta al trabajo y vemos muchas ideas para preparar platos caseros para llevar. Pero pasa el tiempo y el tema parece que se deja de lado, precisamente cuando se nos va acabando la inspiración y es más fácil recaer en malos hábitos.

Por eso no viene mal recordar ahora, con la Navidad ya acechando, que merece la pena continuar con nuestro almuerzo casero para llevar, porque comer de tupper tiene muchos beneficios y ventajas. ¿No puedes calentar los platos en tu lugar de trabajo? Eso tampoco será un problema con estas recetas para comer sano sin necesidad de microondas.

Picoteos saludables

Llevar una alimentación sana no quiere decir que no podamos picotear y tomar algo entre horas. No tiene que ser un hábito rutinario, pero si nos ataca el hambre o nos sentimos bajos de energías entre una comida y otra, tener algún snack a mano nos ayudará a recargar las pilas y calmar la ansiedad. Llevando nuestros propios picoteos evitaremos atacar la máquina de chocolatinas:

  • Bocaditos de puré de patata y sésamo
  • Crackers crujientes de garbanzo y zaatar sin gluten
  • Garbanzos crujientes con hierbas frescas
  • Snack de garbanzos especiados
  • Galletas energéticas de semillas y frutos secos sin harina
  • Palomitas caseras hechas en el microondas de casa

Ensaladas de legumbres

Cuando no podemos calentar un guiso lo mejor son las ensaladas para que no falten las legumbres en nuestra dieta. Garbanzos, lentejas o alubias enriquecen cualquier ensalada y combinan muy bien con casi cualquier otro ingrediente, haciendo platos completísimos. Para hacerlas veganas podemos cambiar los ingredientes animales por frutos secos o cereales , como en esta ensalada de garbanzos tostados con mijo.

  • Ensalada de garbanzos y atún con vinagreta de mostaza
  • Ensalada de arroz y lentejas con gambas
  • Ensalada vegana de garbanzos tostados y col rizada kale
  • Ensalada de garbanzos con tomates y ventresca de atún
  • Ensalada de garbanzos agridulce
  • Ensalada de lentejas
  • Ensalada crujiente de pochas con bacalao ahumado
  • Salpicón de legumbres con palitos de cangrejo

Ensaladas con carne y pescado

Para alternarlas con las de legumbres tenemos muchas ideas de ensaladas completas a las que añadimos la parte proteica con carne, pescado o marisco. Es importante encontrar variedad en nuestros platos para no aburrirnos y variar los nutrientes; la típica ensalada con atún de lata está bien, pero repetirla mucho puede ser monótono. ¿Por qué no probar con algo diferente, como la ensalada poke de atún y algas con aguacate?

  • Ensalada tailandesa de ternera thai
  • Ensalada de pavo al estilo japonés
  • Ensalada de pollo y aguacate
  • Ensalada Niçoise
  • Cuscús con pollo, calabaza agridulce y espinacas
  • Ensalada de arroz y pulpo al pesto
  • Ensalada de judías y patatas a la francesa

Tortillas

Las tortillas y frittatas me gustan mucho también para llevar. Son fáciles de preparar y podemos hacerlas con infinidad de ingredientes distintos, logrando un plato muy completo y saciante que no necesita calentarse para comerlo. En tupper con verduras o ensalada, o dentro de un bocadillo, recetas como las tortillitas de calabacín nos pueden alegrar muchas comidas en la oficina.

  • Tortilla de espárragos verdes, almendras y queso manchego
  • Tortilla de tomate, queso y jamón
  • Frittata de brócoli con hierbas aromáticas
  • Frittata de espinacas con champiñones portobollo y queso manchego
  • Tortilla de escarola
  • Tortilla de espárragos trigueros
  • Tortilla de patatas ligera

Tartas saladas, cocas y empanadas

Puede que la pizza fría no sea muy apetecible -aunque sé que es la comida post resaca preferida de muchos-, pero las cocas y otras tartas saladas sí están de rechupete sin necesidad de calentarlas. Hay que reivindicar nuestras cocas y empanadas, porque con tanta obsesión por la pizza perfecta se nos olvida un poco que también nosotros tenemos masas deliciosas en nuestra gastronomía.

Además de una típica coca fina como la de sardinas o una buena empanada gallega de sardinillas, podemos adentrarnos en otras culturas haciendo por ejemplo un guiño a centroeuropa con el Flammkuchen con cebolla morada, queso de cabra y pera, o probar otros pasteles salados que aguantarán muy bien en el tupper de otoño e invierno.

  • Empanada de atún: la receta más jugosa
  • Empanada de pulpo
  • Empanada de berberechos
  • Flatbread o pan plano crujiente de patata, Gruyère y crema agria
  • Tarta tatín de verduras
  • Tarta de tomatitos variados y mozzarella
  • Pizza socca con harina de garbanzos
  • Pastel salado de atún y arroz con queso feta
  • Tarta de espárragos verdes y queso Gruyère
  • Chipa guazu o pastel de maíz
  • Miniquiches ligeras de tomate cherry y parmesano

Bocadillos y sándwiches

El clásico cuando toca comer fuera: dos capas de pan y un buen relleno. Bocadillos y sándwiches que tantas veces nos han solucionado la vida, almuerzo típico de trabajo para millones de personas en tantos países. No hay que recurrir a ellos todos los días, pero desde luego que si los hacemos caseros y variados serán una comida mucho más saludable y rica que si lo compramos.

Hablo de las máquinas expendedoras o los bocadillos de cadenas de alimentación con un contenido nutricional dudoso. Nada que ver con los antiguos colmados que recuerdo de mi barrio, cuando podías pedir que te montaran un bocata en el momento con productos de la tienda. Hagamos el bocadillo bien completo y apetitoso, como el de pollo especiado con aguacate, crema de queso y canónigos o el sándwich de atún y alcachofas.

  • Sándwich de pollo a la mostaza, queso de cabra, ciruelas y membrillo
  • Sándwich club
  • Sándwich de aguacate y quesos con bacon de pavo
  • Sándwich de ternera marinada con mostaza, rúcula y más
  • Bocadillo de jamón cocido con dulce de membrillo, pera y queso Gruyére
  • Bocadillo de tomatitos marinados con anchoas y queso ricotta
  • Bocadillo de ternera con cebolla morada caramelizada, pera y provolone
  • Bocadillo de pollo con chimichurri
  • Bocadillo de secreto con queso crema y cebolla caramelizada

Wraps, burritos y más

Primos de los bocadillos son las elaboraciones rellenas con otras masas como las tortillas de trigo o maíz típicas de la comida mexicana. También podemos usar pan de pita y otros panes platos para crear wraps y enrollados parecidos que admiten muchos rellenos diferentes, o animarnos con panes algo distintos como puede ser el bagel con salmón y tres quesos al eneldo.

  • Durum de pollo de aprovechamiento
  • Burritos vegetarianos de alubias negras con arroz integral
  • Tacos de revuelto de tofu picante
  • Wrap césar de pollo
  • Pan de pita con pavo y salsa de yogur
  • Rollitos de pan polar con pollo y salsa de anchoas
  • Wraps de pavo con salsa tzatziki griega
  • Wrap de pollo al curry con cebolla caramelizada

El postre, también para llevar

¿Cuál es el postre más sencillo, fácil de llevar y de comer, que no necesita microondas ni nevera, saludable y barato? La respuesta es obvia: ¡fruta! No hay nada más fácil que llevar una manzana o una pera en la mochila, y quien dice postre dice también merienda. Solo hay que procurar ir variando a lo largo del año con productos locales y de temporada.

Si no os gusta comer la fruta a bocados siempre podemos prepararla en alguna receta más especial, para comer con tenedor o cuchara. Una buena ensalada de frutas siempre es una opción estupenda, que además podemos enriquecer añadiendo yogur natural y frutos secos. Además tenemos opciones de postres caseros saludables para darnos algún capricho.

  • Vasitos de mango, yogur y semillas de chía
  • Smoothie o batido cremoso de melocotón y yogur
  • Macedonia casera
  • Bolitas de melón con yogur a la menta
  • Trufas de chocolate veganas
  • Mousse cremosa de chocolate y aguacate
  • Las cookies de chocolate más saludables del mundo
  • Ensalada de invierno con frutas secas, granada y naranja

Que nadie diga que no tiene ideas para comer sano en el trabajo si no hay un microondas a mano. ¿Vosotros os lleváis el almuerzo preparado desde casa durante todo el año, o sois más de menú del día? ¿Cuál es vuestro plato infalible para llevar?

En Directo al Paladar | 57 recetas veganas para celebrar el Día Mundial del Veganismo
En Directo al Paladar | 33 recetas con calabaza para llenar nuestra cocina de sabores de otoño

Carne guisada

Hay recetas para calentar y comer que son toda una locura. Ya sabes que soy de las que abogo por cocinar platos que se puedan dejar preparados para luego disfrutarlos con la familia y amigos sin necesidad de estar metidos en la cocina guisando mientras nuestra gente disfruta de un vino y de las sonrisas de una buen charla.

¿Cuántas veces te has sentado en una mesa oliendo a chuletas por haberlas tenido que cocinar en el último minuto? Seguro que muchas. Por eso, en tu recetario siempre debe contener recetas como las que hoy te presento, que a parte de ser toda una tentación por lo deliciosas que están, vas a descubrir la magia y la tranquilidad que se siente cuando se planifican platos que solo necesitan ser calentados u horneados unos minutos para poder compartirlos.

Otra de las ventajas de cocinar platos así, es que la mayoría pueden ser congelados para disfrutarlos en otro momento, lo que te permite apartar una ración en un tupper y llevarlo a la oficina.

Si te quedas conmigo descubrirás la utilidad y el valor de tener en tus manos platos que te hacen la vida mucho, muchísimo más fácil.

La carne guisada es uno de esos platos que va ganando en sabor e intensidad con el paso de las horas, por lo que resulta perfecto para encabezar la lista de recetas de hoy. Acompaña esta carne con arroz, patata asada o una refrescante ensalada para completar tu ración de comida.

Los ingredientes

para 6 personas

• 1 kilo de carne de ternera
• 1 cebolla roja
• 1 puerro
• 1 tomate rojo grande
• 3 dientes de ajo
• 1 pimiento rojo
• 1 pimiento amarillo
• 1/4 de vaso de vino blanco
• Caldo de pollo
• 1 hoja de laurel
• Hojitas de orégano fresco
• Aceite de oliva
• Sal
• Pimienta

Dificultad
Baja

Tiempo de preparación
50 minutos

Pasos:

1. Se trocea en dados la cebolla, el tomate, los pimientos y se lamina el puerro y los ajos. En una cazuela sobre una fina capa de aceite de oliva se rehogan todas las verduras.

2. Se añade la hoja de laurel, la ternera y se cocina removiendo de vez en cuando durante 14-15 minutos. En este tiempo la carne eliminará su agua, dejad que evapore por completo y así os aseguráis de que todos los líquidos que añadáis después no aumentarán su volumen. Salpimienta al gusto.

Para que tu carne tenga un sabor más profundo deja que se tuesten algunos pedazos en el fondo de la cazuela, de esta manera cuando incorpores los líquidos estos se desprenderán y aportarán más intensidad.

3. Ahora vierte el vino blanco y deja un par de minutos para que evapore el alcohol, después el caldo, pero sin cubrir por completo la carne. Cubre con una tapa y cocina durante 1h 15 minutos a fuego medio alto, o si prefieres utiliza una olla rápida: una vez suban las anillas baja la intensidad del calor y mantén unos 15 minutos más.

Al haber eliminado en su momento todos los líquidos de la carne, no te llevaras sorpresas con la salsa. Será la justa y estará llena de sabor.

Milhojas de berenjena

Hace unas semanas os hablaba de mi despensa ideal con productos para elaborar en casa y tener siempre listos para preparar platos más rápidamente y más saludables. Pues bien, si me hiciste caso, esta receta de milhojas será como coser y cantar.

Ingredientes

Para 4 personas

• 2 Berenjenas
• 2 tomates
• Salsa de tomate frito
• Confitura de cebolla
• Un puñado de hojas de albahaca
• Un puñado de piñones
• 75 gramos de queso parmesano
• Queso Mozzarela
• Queso Cheddar
• Sal
• Pimienta
• Aceite de oliva

Dificultad
Fácil

Tiempo de preparación
15 minutos con mi despensa ideal
1h 15 minutos sin mi despensa ideal

Pasos:

1. Comienza triturando las hojas de albahaca, el queso parmesano, los piñones junto al aceite de oliva y sal al gusto para conseguir una sencilla salsa pesto.

2. Corta en rodajas de un centímetro de grosor las berenjenas y los tomates y dales un golpe de calor en la sartén con un poco de aceite de oliva y sal para que se cocinen por los dos lados.

3. ..ahora a montar la milhoja:

Comienza poniendo una rodaja de berenjena una cucharada de tomate frito, una loncha de queso mozzarela, una cucharada de tomate y otra de salsa pesto, y repite la misma operación una vez más.

4. Antes de poner la última rodaja de berenjena, corta en finas lascas un poco de parmesano y coloca.

5. Una vez cerrado tu milhoja con la berenjena ralla por encima un poco de queso cheddar y parmesano. Llegados aquí dispón los milhojas sobre una bandeja de horno y te puedes ir de paseo, de compras, con la familia o los amigos, ya que solo queda hornear durante 20 minutos a 180º.

Cestitas de pan con huevo y tomillo

La cena perfecta que se puede dejar lista por la mañana dejando pendiente solo el tiempo de horneado. Una vez termines de prepararlas cubre la bandeja con papel film y al frigorífico. También es perfecta para cuando tenemos una fiesta de amigos en casa. Es una ración interesante de comida, verdaderamente deliciosa.

Ingredientes

Para 6 cestitas

• 6 rebanadas de pan de molde
• 6 tiras de beicon
• 6 lonchas de queso suave
• 6 huevos
• Sal
• Hojas frescas de tomillo
• Aceite de oliva

Dificultad
Fácil

Tiempo de preparación
10 minutos más 15 de horneado

Pasos:

1. Pincela el molde con unas gotas de aceite y coloca unas tiras de papel sulfurizado para que después sea más fácil desmoldarlo.

2. Con un rodillo de cocina aplana todo lo que puedas la rebanada de pan, hasta conseguir que queden finas por todos los lados.

3. Coloca el pan en el molde y haz presión para que se fije. Corta el queso con un aro del diámetro del molde y colócalo sobre el pan.

Seguidamente la tira de beicon.

4. Por último, el huevo. Esparce por encima unas hojitas de tomillo fresco, sal, y ahora introduce la fuente en el horno a 180° durante 15-20 minutos o hasta que cuaje el huevo.

Bacalao horneado con patatasy cherry

Este bacalao horneado es una de mis recetas favoritas para cuando se trata de dejar la comida preparada para la familia. Sabroso hasta el infinito, jugoso, tierno y perfecto. Es sencillísimo de preparar y realmente es uno de esos platos que siempre te salvan.

Si quieres saber como prepararlo pincha aquí y descubre todos sus ingredientes.

Bolitas de ternera con tomate, curry, jengibre y mucho más…

Siempre perfectas, redonditas y jugosas. Las albóndigas son uno de nuestros platos ideales en casa. A todos nos gustan esa salsa cocinada a fuego lento que espesa con el paso de los minutos y que concentra unos sabores realmente grandiosos.

Ingredientes

Para 6 personas

• ½ kilo de carne magra picada
• 1 cebolla
• 1 tomate rojo
• 100 gramos de pasta de tomate
• Caldo de carne
• Sal de ajo
• ¼ vaso de buen vino blanco
• ¼ cd de curry en polvo
• Raíz de jengibre rallada
• Perejil
• 1 cdta de semillas de comino
• Sal marina
• Pimienta
• Aceite de oliva
• Aceite de jengibre

Dificultad
Media

Tiempo de preparación
50 minutos

Pasos:

1. Sazonad la carne con sal de ajo, jengibre, pimienta, y hacer las bolas.

2. Colocadlas en una fuente de horno y pincelad todas las albóndigas con aceite de jengibre. Si no tienes puedes utilizar el de oliva.

Hornea a 180º durante 10 minutos.

Para hacer el aceite de jengibre pon a calentar lentamente aceite de oliva en una cazuela y añade una raíz de jengibre cortada en finas rodajas. Deja que infusione lentamente a fuego bajo durante 30-40 minutos. Después cuela y reserva. Te va a quedar un aceite de jengibre delicioso para aderezar estas albóndigas o bien pastas, ensaladas, carpaccios, pescados a la plancha etc…

3. Ahora toma una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva y rehoga la cebolla y el ajo. Después añade las semillas de comino, el tomate cortado, el curry, y la pasta de tomate. Cocina todo junto durante 3-4 minutos mezclando para que se unan bien todos los sabores.

4. Cuando adquiera la apariencia de un puré, añade el vino y deja que evapore el alcohol unos minutos, después pon el caldo.

5. Una vez tome temperatura introduce las albóndigas y … ‘chup, chup, chup…’ unos 10-12 minutos.

recetas para calentar y comer

recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer, recetas para calentar y comer,

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *