0

Receta pan de pueblo

Tabla de contenidos

Receta de Pan de campo o pan de pueblo

Ingredientes:

  • Para la masa madre:
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadería
  • 325 ml de agua
  • 250 gr de harina de fuerza
  • Para la masa:
  • 1 cucharadita de levadura seca de panadería
  • 200 ml de agua
  • 50 gr de harina de centeno
  • 325 gr de harina de fuerza
  • 1,5 cucharadita de sal

Elaboración de la receta de pan de campo:

Para preparar la masa madre, esparce la levadura en un frasco grande con agua. Deja durante 5 minutos y después, revuelve para que se disuelva. Con una cuchara de madera, añade la harina sin dejar de remover. Tapa el frasco con un paño de cocina y deja fermentar a temperatura ambiente por lo menos durante 2 días y como máximo, 3 días. Revuelve la preparación 2 veces cada día, de manera que hará burbujas y tendrá un agradable aroma ácido.

Para hacer la masa, echa la levadura en un tazón con agua. Deja durante 5 minutos y después remueve para que se disuelva.

Mezcla las harinas y la sal en un recipiente grande y haz un agujero en el centro.

Pon 250 ml de masa madre en el agujero hecho en la harina y añade también el agua con levadura.

Mezcla la harina hacia el centro del recipiente para formar una masa dura y pegajosa. Añade más agua si es necesario, poco a poco (1 cucharada cada vez).

Vuelca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. Amasa durante unos 10 minutos, hasta obtener una masa homogénea y elástica.

Pon la masa en un recipiente limpio y tapa con un paño de cocina. Deja fermentar durante 2 horas. Después, deshincha la masa (quítale el aire) y deja reposar unos 10 minutos.

Da a la masa forma de un pan redondo. Colócalo en una bandeja de horno enharinada, tapa con un paño de cocina y deja fermentar durante 1,5 horas a temperatura ambiente, hasta que doble su volumen.

Espolvorea la superficie del pan con harina y haz tres cortes paralelos de unos 5 milímetros de profundidad. Después haz otros tres cortes cruzándose con los anteriores (de forma que quede como una rejilla). Mete en el horno precalentado y hornea a 220ºC (Punto 7) durante 1 hora, hasta que tenga un color dorado y suene a hueco al golpear la base.

Deja enfriar sobre una rejilla metálica.

Fermentar en una cesta:

Tradicionalmente los maestros panaderos franceses hacen fermentar la masa en una cesta. La cesta contiene la masa durante el fermentado, permitiendo que mantenga la forma antes de hornearla.

Coloca la masa en una cesta de unos 20 cm de diámetro, forrada con un paño de cocina bien enharinado. Deja fermentar como se indica en la receta (segundo levado, antes de hornear).

Conservar la masa madre:
Deja el resto de masa madre sobrante en el frasco de cristal, reponiendo la parte usada con igual cantidad de harina y agua. Si has empleado 250 ml de masa madre para hacer esta receta, añade al frasco 125 ml de agua y 125 gr de harina.

Esto permite que siga fermentando y esté disponible para la próxima vez que hagas pan. Déjala fermentar a temperatura ambiente entre 12 y 24 horas y después se puede conservar indefinidamente en el frigorífico. Cuanto más tiempo guardes la masa madre, más sabroso estará el pan horneado.

Si no haces pan con frecuencia, se recomienda «alimentar» la masa madre cada 2 semanas: revuelve la mezcla, quita la mitad y sustituye por igual cantidad de agua y harina.

Hogaza de pan de pueblo con masa madre (Pan de campo) Panes y quesos      Ep: 2

En el capítulo 2 del programa de televisión Panes y Quesos el cocinero Olivier Hanocq prepara una hogaza de pan de pueblo con masa madre. Un elemento esencial en nuestra comida, que sirve tanto para acompañar nuestra comida diaria como para degustarlo con quesos o mermeladas.

A la hora de elaborar esta receta debemos tener en cuenta que la preparación de la masa madre nos llevará dos días si no la tenemos lista ya. En caso de tener que elaborarla puedes consultar cómo hacerlo en esta receta de masa madre.

Para conseguir la hogaza de pan vamos a mezclar 500 g de la masa madre en un bol, 1 kg de harina de trigo panificable (000), 50 g de germen de trigo, 10 g de extracto de malta, 20 g de sal y 1-2 g de levadura fresca de panadería. Seguidamente incorporamos poco a poco los 600 ml de agua mientras mezclamos todo con ayuda de las manos.

Vamos a poner todos los ingredientes en la encimera y durante unos 20 – 25 minutos amasaremos la masa mediante la técnica del amasado fraser. Es decir, ejerciendo fuerza con la palma de la mano a la vez que estiramos la masa hacia el frente.

Cuando la masa esté bien lisa, la colocamos en un bol espolvoreado de harina y la dejamos reposar a temperatura ambiente durante una hora.

Transcurrido ese tiempo, dividimos la pasa en pequeñas porciones de 1 kilo aproximadamente. Para darle forma a las porciones primero estiramos la masa con las manos y plegamos sobre si misma las esquinas hacia el centro. Para conseguir formar la hogaza con ayuda de las manos realizaremos el boleado; vamos haciendo girar sobre sí misma la masa y generando una tensión superficial. Este paso es importante realizarlo para que el levado sea homogéneo.

Repetimos la operación con el resto de masa.

A continuación añadimos un poco de harina en el cesto de fermentación o banneton y colocamos en su interior los bollos de masa. Dejamos reposar los bollitos durante 3 – 4 horas hasta que duplique su volumen.

Cuando al levado le queden unos 20 minutos, introducimos en el horno la piedra de hornear en la parte baja y lo encendemos a 200ºC.

Después, volcaremos el pan directamente en una tabla de madera bien enharinada y le realizaremos unos pequeños cortes con una cuchilla o un cuchillo muy afilado en la parte superior.

Por último metemos la masa levada en el horno y lo dejamos hasta que se dore, entre 45-50 minutos. Cuando esté listo lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Sabremos que está en su punto cuando al golpearlo en la base suene a hueco.

En este episodio del programa Panes y Quesos, los chefs Bruno Gillot y Olivier Hanocq también preparan Masa madre para pan, Tosta o tartine de brie, salmón ahumado y mango y Queso brie relleno con mascarpone y aceite de trufa.

Con esta receta podrás preparar tu propio pan de pueblo en casa.

Así lo cocinamos

Comenzamos la elaboración del pan de pueblo poniendo en un recipiente la harina y la sal. La levadura la disolvemos en el agua, que debe estar a unos 30 grados, y la agregamos al recipiente.

Amasamos bien durante 10 minutos sobre una superficie lisa previamente espolvoreada con un poco de harina. Estiramos, trabajamos y golpeamos la masa hasta dotarla de la elasticidad adecuada. No debe quedar pegajosa.

Damos forma ovalada al pan, lo enharinamos (esto último es optativo) y lo colocamos en la bandeja o recipiente en el que posteriormente lo vayamos a introducir en el horno. Lo cubrimos con un paño y lo dejamos reposar a temperatura ambiente para que fermente durante un par de horas, tiempo al cabo del cual habrá duplicado su volumen.

Pasado este tiempo, con una cuchilla hacemos unos cortes en la parte superior del pan y lo cocemos en el horno, precalentado durante 45 minutos, a 220-230 grados.

Trucos y Consejos

A la hora de darle forma a la masa, podemos hacer dos bolas más pequeñas en lugar de una sola más grande.

Información Nutricional

El pan será más nutritivo según el tipo y la calidad de la harina, o los ingredientes añadidos que les pongamos, pero en el pan básico, con muy escasas diferencias, se compone principalmente de hidratos de carbono, aunque también contiene agua, proteínas, grasas y sales minerales.

Los hidratos de carbono son los responsables de que el pan sea considerado, desde el punto de vista nutritivo, como un alimento energético. Pero las proteínas, que son vegetales, no deben ser despreciadas, aunque están en baja proporción y sean de escaso valor biológico.

El pan casi carece de grasas, generalmente son las que le añadimos para hacer más suave la masa, por lo que adolece también de falta de vitaminas A, D y E, limitándose, por lo tanto, el contenido vitamínico a las B1, B2 y PP. Entre los componentes minerales tienen importancia el calcio y el fósforo (es más baja la cantidad del primero).

Ingredientes

  • – Masa madre:
  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 7 gr. de levadura fresca (en cubitos)
  • 175 ml. de agua
  • – Masa pan:
  • 260 gr. de harina de fuerza
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 40 gr. de aceite de oliva
  • 10 gr. de sal
  • 110 ml. de leche
  • 100 ml. de agua

No tan húmedo como el que compramos en el mercado, el pan de pueblo, de miga consistente y corteza crujiente, tiene una mayor vida si sabemos conservarlo (envuelto en un paño o bolsa de plástico). Os pasamos la receta de esta hogaza que podemos aprovechar para preparar platos tradicionales a base de pan como son las sopas de ajo o el salmorejo.

Preparación:

1. Para preparar la masa madre, en un bol ponemos la harina tamizada con un colador y le damos forma de volcán haciendo un hueco en el centro. Mezclamos la levadura con el agua tibia y la vertemos en el hueco de la harina. Amasamos hasta obtener un masa elástica y homogénea. Entonces la dejamos reposar en un recipiente tapado con un paño durante 12-16 horas a temperatura ambiente (20 grados aproximadamente)

2. Pasado el tiempo de reposo de la masa madre, ya podemos preparar la masa del pan. En un bol mezclamos el agua y la leche templadas y disolvemos la levadura. Añadimos el aceite, la harina tamizada y la sal. Según vamos mezclando esa masa vamos añadiendo trozos de masa madre hasta que quede todo bien incorporado. Amasamos unos 10 minutos, tapamos con un paño y dejamos reposar durante 30 minutos.

3. Seguidamente, sobre una superficie enharinada, amasamos de nuevo para que la masa expulse los gases y le damos forma de hogaza. Hacemos unos cortes profundos en la superficie del pan y dejamos que leve hasta que doble su volumen.

4. Precalentamos el horno a 230 grados e introducimos un cuenco con agua en el fondo del horno para crear humedad. Horneamos el pan de pueblo durante 20-30 minutos. El pan está listo cuando, una vez dorada la corteza, golpeemos la base y suene a hueco. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Receta inspirada en la imagen de Tahonaboni

Pan de pueblo

El pan de pueblo, también conocido como pan de payés o pan rústico, es perfecto para preparar unas deliciosas tostadas en el desayuno o bien para acompañar a una tabla de embutidos. Y es que, ¿no es cierto que el pan preparado en casa sabe mejor que el comprado? Además, también es una forma de asegurarte de que tan solo contiene ingredientes de calidad y aquellos que tú deseas. De forma redondeada, tradicionalmente este pan tiene una corteza gruesa y crujiente que contrasta con una miga firme y tierna. Al igual que en muchas recetas de pan, el de pueblo consiste en preparar primera un primer fermento que será la masa madre, a partir de la cual se elabora. Así que anímate y sigue la receta que te mostramos a continuación para sorprender a toda tu familia con un delicioso y tierno pan casero. Esta receta suele tener como resultado un pan de aproximadamente 1 kilo, por lo que si prevés que no te lo vas a acabar y no quieres tirarlo lo que puedes hacer es cortarlo en rebanadas y guardarlo en el congelador.

Elaboración del pan de pueblo

Como muchas otras variantes de pan, la masa madre es el paso inicial para la preparación del pan de pueblo. Hacer el fermento es de lo más sencillo, aunque deberás tener en cuenta que tendrá que reposar durante una noche entera antes de poder continuar con la receta. Para ello, pon en un recipiente amplio 100 mililitros de agua templada y agrega 10 gramos de la levadura, luego remueve con un tenedor hasta que ésta última se haya desintegrado por completo. A continuación, añade los 100 gramos de harina de repostería y mezcla con las manos hasta tener una masa homogénea. Luego cubre el recipiente con un poco de papel film y mételo en la nevera, donde deberá reposar la masa durante toda la noche.

Al día siguiente, comienza disolviendo otra vez los 10 gramos de levadura restantes en agua. Sin embargo, en esta ocasión hazlo en 280 mililitros de agua templada. A continuación, agrega al bol los 500 gramos de harina de fuerza y vuelve a trabajar con las manos hasta que los ingredientes se hayan ligado. Vuelca esa masa inicial sobre una encimera o una superficie de trabajo lisa y agrega una pizca de sal y la masa madre que está reposando en la nevera. Trabaja todo con las manos hasta que consigas una masa con una textura blanda y algo pegajosa. En ese momento, unta un bol con un poco de aceite de oliva virgen extra, haz una bola con la masa y mételo en él. Cúbrela con un paño de cocina limpio y deja que repose a temperatura ambiente durante 30 minutos, tiempo necesario para que doble su tamaño.

Es un perfecto acompañante tanto para el desayuno como la comida

Pon a calentar el horno a 250ºC con calor arriba y abajo y coloca una bandeja llena de agua en la parte de abajo. Este agua es importante ya que generará un vapor que permitirá que el pan se cueza correctamente, haciendo que la parte exterior quede dorada y crujiente al mismo tiempo que la miga adquiere una textura suave y tierna. Cuando el horno haya adquirido la temperatura adecuada, mete el pan colocándolo sobre una rejilla a media altura. Hornea durante 10 minutos y luego baja la temperatura a 200ºC, dejándolo dentro durante unos 40 minutos más. Luego tan solo tendrás que sacarlo del horno y dejar que se enfríe antes de degustar este delicioso pan de pueblo. Puedes hacerlo acompañado de algo dulce como mermelada o miel, aunque también es perfecto para degustar un queso o algo de embutido. Y es que este pan de pueblo está tan bueno que hasta con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal está para chuparse los dedos.

Es difícil definir como único al Pan de pueblo, pues hay tantos como lo que su nombre indica, y más aún. Pero generalmente entendemos por pan de pueblo un pan sabroso, elaborado con una receta tradicional, con tiempo, con buena harina, ofreciendo un pan con mucha miga y jugosa, con corteza crujiente…

Seguro que cada uno podemos describir lo que nuestra memoria recoge como Pan de pueblo y seguramente somos capaces de adoptar todos los excelentes panes de pueblo que nos pongan sobre la mesa y ofrezcan la autenticidad de sus características.

Este Pan artesano lo hicimos ayer, el prefermento llevaba tres días en el frigorífico, un poolish, pero también se podría hacer con la masa madre líquida aunque pueden ser necesarios algunos cambios en la proporción de agua y harina, según el estado del prefermento.
Para hacer este pan utilizamos harina de media fuerza que nos venden en la panadería, si lo quieres hacer con harina de fuerza necesitarás añadir un poco más de agua, la masa debe resultar blanda y pegajosa.

  • 650 gramos de poolish (ver receta)
  • 600 gramos de harina de media fuerza
  • 50 gramos de sémola de trigo y un poco más para espolvorear
  • 10 gramos de levadura
  • 210 ml. de agua
  • 8 gramos de sal.

Elaboración

El poolish debe estar burbujeante, si lo tenías en el frigorífico, sácalo una o dos horas antes de hacer la masa de pan. Como comentábamos, esta es una masa blanda, así que para amasar resulta más cómodo utilizar la Thermomix o tu máquina amasadora.

Disuelve la levadura en el agua y pon todos los ingredientes en el recipiente para amasar durante unos diez minutos. Cuando obtengas una masa homogénea y elástica, ponla en un cuenco amplio ligeramente enharinado, cúbrelo con un paño y deja fermentar durante una hora o hasta que doble su volumen. Nosotros la dejamos dos horas, aunque ya había doblado un rato antes.

Pasado este tiempo, vuelca la masa en la superficie de trabajo ligeramente enharinada y forma dos panes, ponlos sobre la bandeja de horno con un poco de sémola en la base y también espolvorea sobre la masa. Al ser una masa blanda es muy probable que crezca en diámetro, así que dale holgura. Cubre los panes y deja que fermente dos horas más.

Precalienta el horno a 250º C, con el ventilador o con calor arriba y abajo. Puedes poner una bandeja con agua para crear vapor o pulverizar el horno dos o tres veces durante el horneado. Cuando el horno esté a la temperatura y el pan haya fermentado, prácticale los cortes y hornéalo durante unos 40 minutos o hasta que al golpear la corteza con los nudillos suene hueco.

Retira el pan del horno y déjalo enfriar sobre una rejilla. ¡Que lo disfrutes!

PAN DE PUEBLO CASERO

¡Hola!
Este Domingo tenemos un verdadero lujo sobre la mesa, nuestro propio pan de pueblo casero, elaborado de forma tradicional con un resultado fantástico ¿Os imaginais desayunar unas tostadas o merendar un buen bocadillo de jamón serrano con pan hecho por [email protected]?
Dejamos de lado los sueños y nos ponemos manos a la obra porque la elaboración de un pan casero es súper fácil, no es necesario tener grandes conocimientos culinarios ni ser un/a [email protected] muy [email protected], lo único que requiere el pan es harina de calidad y respetar los tiempos de levado, para esto último debemos tener una buena dosis de paciencia y esperar a que doble su volumen.
Para [email protected] impacientes como yo la espera es lo más difícil (personalmente lo considero una tortura jajaja) pero os aseguro que merece la pena, saborear un pan elaborado con vuestras manos es un verdadero placer y no tiene precio. Ya lo dice el refrán «el que algo quiere algo le cuesta».
Ponemos en marcha los fogones y comenzamos.

Pan de pueblo casero

INGREDIENTES:
  • 500g de harina de fuerza
  • 300ml de agua
  • 10g de levadura fresca (de panadería)
  • 7g de sal
PREPARACIÓN:
  • Desmenuzar la levadura y disolverla en 100ml de agua templada.
  • En un bol mezclar la harina con la sal. Agregar, poco a poco removiendo con una cuchara de madera, los 200ml de agua restantes. Por último incorporar el agua con la levadura disuelta, mezclar bien.
  • Enspolvorear con harina la encimera y volcar la masa, amasar durante 15 minutos aproximadamente.
  • Formar una bola, ponerla en un recipiente enharinado tapada con un paño limpio y fermentar hasta que doble su volumen en un lugar que no le entre aire (para esto no hay un tiempo exacto porque depende de la temperatura que haya en el ambiente) unas 2 o 3 horas.
  • Una vez que haya crecido ponerla de nuevo sobre el mesado y quitarle el aire amasando ligeramente.
  • Dar la forma deseada (bolla, barras o bollitos) colocar el pan formado en una bandeja de horno forrada con papel vegetal, tapar de nuevo con el paño y dejar que leve hasta que vuelva a duplicar su tamaño.
  • Poner un recipiente con agua (apto para el calor) debajo de la bandeja donde vamos a hornear el pan para provocar humedad y conseguir una corteza crujiente, precalentar el horno a 240/250º durante 10 minutos.
  • Hacer unos cortes en la superficie del pan y espolvorearlo con harina.
  • Hornear 10 minutos con la temperatura que hemos puesto al principio. Pasado el tiempo reducirla a 200º y hornear 20 minutos más.
  • Retirar y dejar enfriar encima de una rejilla de madera.
Ya tenemos pan de pueblo casero ¡Ummmmmm!
NOTA: los tiempos son orientativos porque cada horno es diferente, a mi me han sido suficientes 30 minutos. Lo mismo pasa con las fermentaciones, a más calor en el ambiente menos tiempo de levado, por el contrario si está fresco necesitará más.

El blog invitado de hoy es Dulce de limón, en él Mónica tiene esta ricura de pan (pinchad en el nombre o en la foto para ver su elaboración) «Pan de olivas y orégano» ¡Exquisito!
Si os sobra un trozo de vuestro pan, no lo tiréis, aprovechad para hacer unas «Torrijas de anís con vainilla y canela» (click en la foto o en el nombre).

Consumir ciertos alimentos que hemos cocinado nosotros mismos nos puede suponer una gran satisfacción. Algunas de las cosas más básicas, como por ejemplo el pan, parecen las más difíciles de hacer, pero en realidad eso es porque no conocemos las recetas ideales.

Y es que el pan, siendo un producto que comemos a diario, sabe diferente cuando lo hemos hecho con nuestras propias manos. Hacerlo es tan sencillo que se presenta como la receta perfecta para hacer con la ayuda de los más pequeños de la casa, y hoy venimos dispuestos a demostrártelo.

De todas las clases diferentes de pan que hay, nosotros aprenderemos a hacer el delicioso pan de pueblo. ¡Atentas!

Ingredientes necesarios:

  • 310 gr. de harina de fuerza
  • 175 gr. de agua a temperatura ambiente
  • 20 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 8 gr. de sal

1. En primer lugar, en un bol grande, ponemos la harina y encima desmigamos la levadura

report this ad

2. Añadimos el aceite de oliva y el agua, removemos bien. Agregamos la sal y amasamos durante 10 minutos

3. Nos aseguramos de amasar bien la mezcla con movimientos firmes hasta conseguir formar una bola

4. En un recipiente apto para hornos y que tenga tapa, colocamos la bola para que se eleve. Esto nos llevará más o menos una hora y media, aunque depende de la temperatura ambiente de la habitación

5. Una vez transcurrido este tiempo, hacemos unos cortes finos en la superficie de la masa con la ayuda de un cuchillo bien afilado. Rociamos la superficie con un poco más de aceite y una pizca de harina

6. Horneamos el pan a 220ºC durante 30 o 35 minutos

7. Y…¡voilá!

8. A disfrutar del pan de pueblo casero

Fuente: Pequerecetas

Raquel Medina

Además de Internet y la tecnología también me gusta la decoración en general.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *