0

Recetas de quiche

Tabla de contenidos

Se acerca el verano, época por excelencia para disfrutar de largas cenas en la terraza o porche y en donde nos apetece cambiar el estilo de cocina y servir preparaciones ligeras, más abundantes en verduras y hortalizas y que no den mucho trabajo a la hora de hacerlas, como alguna de estas 15 recetas de quiche que harán tus cenas de verano más deliciosas.

Comenzamos por la más clásica, la quiche lorraine. Esta elaboración procedente de la región de Lorena al noroeste de Francia y que apareció por primera vez hacia el siglo XVII , es una tarta salada formada por masa quebrada en su base y rellena de una salsa batida de lácteos y huevo.

A partir de esta receta original de quiche Lorraine han aparecido otras versiones que con el tiempo también se han hecho un hueco en la gastronomía francesa, como la quiche vosgienne, con queso rallado; la alsacienne, con cebolla frita; la de la Goguette; la tarte tourangelle, con bacon ahumado y rilletes; la mediterránea, con una variedad de hortalizas de la cocina mediterránea como el tomate, los pimientos o el calabacín o la quiche florentina, de espinacas, entre otras muchas variantes como las que hoy os presentamos en Directo al paladar.

Quiche vegetarianas

Para los que siguen una dieta vegetariana, las quiches son una buenísima opción de incluir variados vegetales en una misma preparación. Lo cierto es que las quiches vegetarianas están tan buenas, que gustan hasta al menos amigo de las verduras.

Comenzamos con esta versión de quiche de tomates cherry y piñones, una receta fácil y rápida que da un muy buen resultado con el uso de pocos ingredientes.

También destacamos esta quiche de habitas y puerros, una opción ideal como plato principal, pues aunque no lleve carne ni pescado es lo suficientemente contundente gracias a las legumbres.

Con sabores más populares os presento esta quiche de tomates secos con aceitunas, con un acabado más crujiente y ligero gracias al uso del hojaldre en su base.

Quiche con queso

Aunque varias de las que os mostré anteriormente llevan una pequeña cantidad de queso en su relleno líquido, existen otras versiones en donde el queso hace de verdadero protagonista.

Como esta quiche de calabaza, membrillo y gorgonzola, en donde el queso italiano destaca con su sabor picante y muy especial, combinando con ingredientes tan originales como el membrillo y la calabaza.

El queso de cabra es un ingrediente muy versátil y forma parte en muchas ocasiones de este tipo de tartas saladas, pues tiene un sabor ligero, pero a la vez potente y con más vida que el simple requesón. Como muestra esta quiche de queso de cabra fresco y calabacín.

También con un queso suizo os presento esta quiche de tomates asados y gruyere, con un sabor especial gracias al previo asado de las hortalizas, que combina a las mil maravillas con el sabor del queso.

De sabor más suave y muy apropiado para los niños os recomiendo estas otras tres versiones, por un lado la quiche sin base de quesitos, muy fácil al no llevar masa quebrada y de sabor suave, o también esta quiche de tomate, tomillo y ricotta, aromática y sencilla perfecta como segundo plato tras unos entrantes ligeros.

Por último, y en este capítulo de las tartas con queso, una rica quiche con espinacas y queso feta, una quiche que permite tomarla tanto fría como caliente y que es una buena forma de incluir de una manera deliciosa espinacas en nuestra dieta.

Quiche con carne

Son las más calóricas pues si nos basamos en las recetas tradicionales suelen incluir tocino o baicon entre sus ingredientes. De todas maneras, son riquísimas para incluir de vez en cuando en nuestro menú. Como estas dos versiones, esta de quiche de puerros, cebolla y bacon o la de quiche de patatas, cebolla y bacon.

Quiche con pescado

No son las más habituales, pero sin embargo están deliciosas. Ejemplo de ello es esta quiche de salmón y puerros, una opción muy buena para cuando el pescado no gusta mucho preparado al natural o la quiche de atún y aceitunas verdes, una receta que nos sacará de un apuro en una comida familiar pues rinde muchas porciones y sin embargo es muy sencilla de hacer.

También con pescado esta original quiche de pimientos, champiñones y anchoas. Fácil y muy socorrida al preparase con ingredientes habituales que se tienen normalmente en la despensa.

Con esta selección de 15 recetas de quiche ya veis que vuestras cenas de verano pueden transformarse en mucho más deliciosas, fáciles, y originales. Ahora solo os queda escoger receta y ponerla en práctica.

En Directo al paladar | 21 recetas frías para organizar un picoteo y no quedarte encerrado en la cocina En Directo al paladar | Las mejores 75 tapas para conmemorar el día mundial de la tapa

10 recetas de quiche para cualquier ocasión

La quiche Lorraine es el clásico indiscutible dentro de las tartaletas francesas. Si cuentas con bacon, queso, huevos, nata y una masa de hojaldre tienes todos los ingredientes básicos para preparar esta deliciosa y tradicional tarta salada. Pero no hay que estancarse solo en esta opción.
Esta receta acepta muchas variedades y si experimentas con ingredientes diferentes puedes conseguir resultados increíbles. ¿Qué tal una quiche con tomates? ¿O con atún? ¿Y con las verduras de la temporada? Repasa nuestra lista con las recetas de quiches más sencillas y suculentas y sorprende a tus invitados en la próxima cena. ¡Ha llegado el momento de cocinar!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Recetas de quiche: quiche Lorraine

La quiche Lorraine es la reina de todas estas tartaletas saladas. La receta ha evolucionado y se adapta a los gustos de cada cocinero. ¡Aprende a hacer la más tradicional!

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 200 gr. de jamón cocido
  • 3 huevos + 2 claras de huevo
  • 25 cl. crema fresca
  • 25 cl. de requesón
  • 125 gr. de queso rallado
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Precalienta el horno a 200º.
2. Coloca la masa de hojaldre en un molde apropiado.
3. Bate los huevos y las claras en un bol. Añade la crema fresca y el requesón y remueve hasta que obtengas una masa uniforme. Salpimienta al gusto y añade una pizca de nuez moscada.
4. Añade el queso rallado. Corta el jamón cocido en cuadraditos pequeños y añádelos también.
5. Vierte la mezcla sobre la masa y hornea durante 30 minutos. ¡Voila!

Receta de quiche con espárragos

Esta receta de quiche con espárragos verdes es deliciosa porque la combinación de los ingredientes es perfecta. ¡A cocinar!

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 600 gr. de espárragos verdes
  • 80 gr. de crema fresca
  • 2 huevos
  • Sal y pimienta
  • Nuez moscada

Preparación:
1. Precalienta el horno a 180ºC.
2. Coloca la masa de hojaldre en un molde apropiado.
3. Lava los espárragos y cuécelos durante 15 minutos en agua con sal. Sécalos. Corta las puntas de los espárragos y bátelos hasta obtener una crema fina. Reserva los tallos de los espárragos.
4. Bate los huevos en un bol y añade la crema fresca hasta que obtengas una mezcla fina y espumosa. Añade la crema de espárragos a la mezcla. Salpimienta al gusto y condimenta con la nuez moscada.
5. Vierte la mezcla sobre la masa de hojaldre y coloca los tallos de espárragos sobre la mezcla.
6. Hornea durante 30 minutos.

Receta de quiche con espinacas y queso de cabra

El quiche con espinacas y queso de cabra tiene un sabor único. Además, los piñones y las pasas completan la receta.

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 1 kg. de espinacas frescas
  • 50 cl. de crema fresca
  • 1 diente de ajo
  • 120 gr. de bacón
  • 80 gr. de piñones y 80 gr. de uvas pasas
  • 200 gr. de queso de cabra (rollo de queso)
  • 50 gr. de mantequilla
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Precalienta el horno a 210°C.
2. Coloca la masa de hojaldre en un molde adecuado y precalienta el horno durante 15 minutos.
3. Saltea los piñones en una sartén sin aceite y reserva.
4. Corta el bacon en trocitos pequeños y pica la cebolla. Saltea el bacon y la cebolla en una sartén con una gota de aceite. Añade la crema fresca, los piñones y las pasas. Salpimienta la mezcla al gusto.
5. Cuece las espinacas en una olla con un poco de mantequilla hasta que todo el agua se haya evaporado y añádelas a la mezcla y remueve. Vierte la mezcla sobre el hojaldre.
6. Corta el queso de cabra en láminas y colócalas encima de la mezcla.
7. Hornea durante 15 minutos.

Receta de quiche con alcachofas

Las alcachofas son una verdura muy saludable porque aportan nutrientes como fibra o vitaminas. Una opción para comerlas más a menudo es hacer una quiche con alcachofas.

Ingredientes:

  • 10 alcachofas congeladas
  • 100 gr. de queso parmesano rallado
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de vinagre de Módena
  • 1 cucharadas de romero
  • 1 masa de hojaldre
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Precalienta el horno a 200ºC.
2. Vierte el azúcar y el romero en un molde y añade el vinagre de Módena. Coloca el molde sobre una fuente de calor para conseguir que los ingredientes se caramelicen. Importante: no remover.
3. Coloca las alcachofas sobre el azúcar caramelizado y salpimienta al gusto.Mantén el molde sobre la fuente de calor durante 5 minutos y espolvorea con el queso parmesano rallado.
4. Coloca el hojaldre sobre las alcachofas y asegúrate de meter los bordes por dentro para que la quiche tenga un borde cuando le des la vuelta.
6. Hornea durante 20 minutos.
Consejo: lo mejor es servir esta quiche fría.

Receta de quiche con boletus

El otoño invita a degustar los ingredientes de temporada como los champiñones o los boletus. ¡Prepara una quiche con ellos!

Ingredientes:

  • Masa quebrada
  • Mantequilla
  • 4 Boletus grandes y frescos
  • 4-5 champiñones marrones
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 1/2 diente de ajo
  • 1 dl. de crema fresca
  • 2 lonchas de jamón cocido
  • 2 huevos
  • 1 puñado de queso gruyere rallado

Preparación:
1. Coloca la masa quebrada en un molde apropiado para una quiche untado previamente con mantequilla.
2. Saltea los boletus, los champiñones y la cebolla en una sartén y añade la crema fresca cuando las setas hayan soltado toda el agua. Salpimienta al gusto y añade nuez moscada. Deja que se enfríe.
3. Mientras se enfría el relleno pre hornea la masa durante 10 minutos a 250ºC.
4. Bate dos huevos y viértelos en un bol. Corta el jamón cocido en trocitos y añádelos a los huevos. Añade la mezcla de los champiñones a los huevos y remueve para que todo se distribuya uniformemente. Vierte todo el relleno sobre la masa y espolvorea con el queso rallado.
5. Hornea durante 20 minutos hasta que el queso se haya gratinado.

Receta de quiche con tomates

Esta receta de quiche con tomates es ideal para las personas que prefieran las recetas vegetarianas y para todos los amantes del tomate. El tipo de tomate que se emplee no importa. Eso sí, es importante que el queso que se añada a la receta tenga un sabor intenso porque si es suave el plato podría quedar falto de sabor.

Ingredientes:

  • 1 masa quebrada
  • 3-4 tomates
  • 4 huevos
  • Queso gruyere rallado
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Coloca la masa en un molde apropiado y pre hornea a 210ºC.
2. Corta los tomates en finas láminas, retira el líquido y colócalos encima de la masa. Salpimienta al gusto.
3. Bate los huevos y viértelos encima de los tomates. Espolvorea con el queso rallado y termina de hornear.
Consejo: esta quiche se puede degustar tanto fría como caliente. ¡Deliciosa!

Receta de quiche con brócoli

Esta receta de quiche con brócoli es muy demandada porque es una idea muy buena para que los niños coman verduras y disfruten mientras lo hacen.

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 250 gr. de brócoli fresco
  • 4 huevos
  • 2 cucharadas de crema fresca
  • 3 cucharadas de requesón
  • 1 cucharada de albahaca picada
  • 125 gr. de queso roquefort
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 150 gr. de queso emmental rallado

Preparación:
1. Cuece el brócoli y asegúrate de que se quede crujiente.
2. Coloca la masa en un molde apropiado y pincha con un tenedor para airear.
3. Bate los huevos en un bol y añade el requesón y la crema fresca a la mezcla.
4. Aplasta el queso roquefort con un tenedor y añádelo a la mezcla. Pica la albahaca y añádela también. Salpimienta al gusto. Consejo: no eches demasiada sal porque el roquefort está muy salado.
5. Coloca el brócoli sobre la masa y vierte la mezcla encima hasta que este cubierto. Condimenta con nuez moscada y espolvorea con el queso rallado.
6. Hornea durante 25-30 minutos a 200ºC.

Receta de quiche con queso

Los fanáticos del queso han dado con la receta perfecta. Seguro que tras probar un bocado de este quiche con queso quedarán maravillados. Esta receta se puede adaptar según el tipo de quesos que más te guste: franceses, suizos…

Ingredientes:

  • 300 gr. de masa quebrada
  • 3 huevos (dos huevos enteros y 1 yema de huevo)
  • 200 gr. de ricotta
  • 100 gr. de queso emmental rallado
  • 200 gr. de jamón cocido
  • 300 gr. de mozarella
  • 1 cucharadilla de azúcar
  • 3 cl. de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Precalienta el horno a 175ºC.
2. Coloca la masa en un molde apropiado.
3. Bate los huevos y añade los diferentes tipos de queso. Salpimienta al gusto.
4. Corta el jamón cocido en trocitos y añádelos a la mezcla. Vierte la mezcla sobre la masa.
5. Hornea durante 45 minutos.
Si eres una amante del queso, aquí tienes algunas recetas.

Receta de quiche con atún

Si te gusta el atún estás de enhorabuena porque esta receta es perfecta para ti. El sabor del atún combina muy bien con el resto de ingredientes.

Ingredientes:

  • 160 gr. de masa quebrada
  • 120 gr. de atún al natural
  • 500 gr. de tomates
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 60 gr. de queso emmental rallado
  • 100 ml. de crema fresca
  • 2 huevos
  • 5 ramitas de perejil
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 ramita de romero

Preparación:
1. Coloca la masa en un molde apropiado. Y precalienta durante 10 minutos a 180ºC. Para que no se hinche coloca un papel de horno encima y cúbrelo con garbanzos crudos. El peso evitará que la masa se llene de aire.
2. Unta la masa con mostaza y vierte el queso emmental rallado por encima. Corta los tomates en láminas. Coloca el atún y los tomates de forma uniforme sobre la masa.
3. Bate los huevos en un bol y añade la crema fresca y el resto del queso. Condimenta con el perejil y con la nuez moscada. Salpimienta al gusto. Vierte la mezcla sobre la masa.
4. Hornea a 210ºC hasta que la masa esté crujiente y tostada.

Bonustack: receta de tarta de cebolla

Esta tarta de cebolla no se puede considerar una quiche (aunque es muy parecida) pero está igual de buena, incluso puede que aún mejor.

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 12 cebollas
  • 5 huevos
  • 1 vaso pequeño de nata líquida
  • 200 gr. de queso gruyere
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:
1. Coloca la masa en un molde apropiado y pre hornea a 210º C.
2. Pela la cebolla y córtala en aros finos. Fríe la cebolla en aceite de oliva durante 10 minutos hasta que esté pocha.
4. Bate los huevos en un bol. Añade la nata y el queso y salpimienta al gusto. Añade la cebolla pochada a la mezcla.
5. Vierte la mezcla sobre la masa y hornea durante 25 minutos a 240ºC y pasado este tiempo baja la temperatura a 180ºC y termina por hornear.
Consejo: esta tarta de cebolla se puede degustar fría o caliente y siempre está deliciosa.

Oh là là! 10 ideas de quiche sin masa a las que no podrás resistirte
Quiches y empanadas, la mejor forma de comer verdura en invierno
El secreto para hacer la masa de empanada perfecta

¿Os gustan las tartas saladas? Yo las preparo muchísimo en casa, son una comida completa y muy socorrida, porque teniendo una lámina de masa quebrada en la nevera o el congelador, ¡el resto es echarle creatividad! Pero si no queréis experimentar y estáis buscando recetas deliciosas que gusten a todos en casa, estas 6 recetas de quiche y tortas saladas de Pequerecetas os encantarán.

Por si no lo sabíais, la quiche es un tipo de torta salada cuyo relleno se elabora con huevos, nata y otros ingredientes a gusto. Hoy veremos seis estupendas recetas familiares para todos los gustos, ¿os venís conmigo a la cocina?

Comenzamos con la rica quiche de jamón y queso de la imagen principal, una receta sencilla que conquista siempre a los niños, y está buenísima sea fría que caliente. Podéis ver la receta aquí> receta de quiche de jamón y queso

Recetas de quiche: de calabacín

A veces puede ser complicado que los peques coman las verduras, pero en este caso el calabacín está tan camuflado entre los otros ingredientes que ni se darán cuenta. Al igual que estas recetas con calabacines que os hemos mostrado en otra ocasión, el sabor es delicado y los conquistará. Ver la receta de la quiche de calabacín

Recetas de quiche: Lorraine

La quiche Lorraine es probablemente la más famosa de todas las recetas de quiche. Es originaria de Francia, y además de los ingredientes que mencionábamos al principio, lleva diferentes tipos de queso y bacon. Ver la receta de la quiche Lorraine

Recetas de quiche: de espinacas

¡Qué pintaza! La espinaca es una verdura difícil, quién sabe por qué muchos niños tienen problemas con «lo verde». Os aconsejamos probar con estas 6 recetas con espinacas para niños, además de esta estupenda quiche. Ver la receta de la quiche de espinacas

Recetas de quiche: de pollo y champiñones

Con esta quiche de pollo y champiñones se me hace agua la boca, y además me parece una gran idea prepararla en porciones individuales, para poder llevarla al trabajo o de picnic. Ver la receta de la quiche de pollo y champiñones

Recetas de tortas saladas: de tomate y tres quesos

En este caso no se trata de una quiche (no lleva ni nata ni huevos en el relleno), sino de una deliciosa tarta salada de tomates y tres quesos: dos en el relleno y uno en la masa… ¿cuáles serán? Ver la receta de la tarta de tomate y tres quesos

¿Habéis escogido? ¿Cuál es vuestra preferida?

Aunque todavía no es el caso, dentro de poco cambiará en tiempo y estaremos inmersos en plena temporada de picnics, comidas al fresco y cenas en la terraza. Una excusa perfecta para animarnos a preparar nuevamente quiche, si, la tarta salada francesa por excelencia que tan fabulosamente bien se adapta a tantas ocasiones.

Hacer quiche es algo sencillo, pero hacerla perfecta es otro cantar. Aunque nada es imposible, no señor. Hacer la quiche perfecta es algo perfectamente alcanzable por todos. Solo hay que tener en cuenta una serie de pautas y ¡voilá!, conseguiremos que de nuestro horno salga la quiche más maravillosa jamás vista.

¿Qué es y de dónde viene la quiche?

Una quiche es un tipo de tarta salada a base de huevos batidos, nata líquida y otros productos como verduras, carnes, etc. con lo que se rellena un molde de masa quebrada que se cuece en el horno. El relleno admite infinidad de variedades, lo que convierte a la quiche en un plato muy popular que se adapta a los gustos y dietas de la mayoría.

El origen de la quiche se encuentra en la región de Lorena, en el noreste de Francia, de donde proviene la más famosa de todas las variedades existentes: la quiche Lorraine. La receta original solo lleva huevo y nata, pero esta ha evolucionado con los tiempos y hoy en día es común incorporar queso y beicon a la misma y seguir considerándola quiche Lorraine.

Cómo hacer la quiche perfecta

Una masa casera es sinónimo de una quiche perfecta

Para hacer una quiche perfecta debemos empezar por elaborar una buena masa quebrada casera. Hay muchas recetas de masa quebrada, unas llevan huevo, otras no. Lo importante es encontrar la receta que os funcione y hacerla en casa. Las masas quebradas comerciales están bien para sacarnos de apuros pero se quedan años luz de las caseras.

El siguiente paso es hornear la base de masa quebrada por si sola y dejarla enfriar antes de añadir el relleno. Esto se denomina «cocer en blanco», una técnica sencilla que consiste en cubrir la masa con papel sulfurizado y colocar un peso encima de la masa para evitar que se hinche durante la cocción.

Para que la masa no se deforme, encoja y quede desigual por los lados ha de estar bien fría en el momento de introducirla en el horno. Conviene pinchar con un tenedor por toda la base y laterales y guardarla en la nevera media hora o en el congelador 10 minutos antes de introducirla en el horno.

En el momento de sacar la masa quebrada del horno y mientras está caliente, pincelamos la base y laterales con clara de huevo batida. Al contacto con el calor la clara endurece, cuaja y crea una pantalla que impermeabiliza la base y evita que se reblandezca al añadir el relleno y hornear de nuevo.

Equilibrar el relleno para conseguir el triunfo

Encontrar el equilibrio en el relleno es importante y, aunque existen proporciones que aseguran ser las adecuadas, no hay nada mejor que encontrar una fórmula propia. Lo normal es usar tres huevos enteros por cada 200 ml de nata líquida para cocinar, pero a mi personalmente me gusta usar tres yemas, un huevo y 300 ml de nata espesa.

La nata líquida se puede sustituir por otro producto lácteo como crème fraîche, nata agria, yogur, leche o cualquier queso crema de untar o combinaciones de los mismos. El sabor del resultado cambiará según usemos uno u otro, pero lo ideal es probar, experimentar y dar con la tecla que nos haga brillar.

Un buen batido del huevo con la nata (o de la combinación por la que nos hayamos decantado) ayuda a que la mezcla quede esponjosa y que en ella floten los tropezones que añadamos, quedando bien repartidos y evitando que se vayan a la base. Esto también se consigue agregando un poco de harina a la mezcla del relleno.

La cuestión del queso y otros añadidos

Aunque la receta original de la quiche no lleva queso, prescindir de él es incuestionable para muchos (entre los que se encuentra quien escribe). Si nos decantamos por incluirlo, es importante usar un queso fundente y cremoso (tipo Emmenthal, Gruyère, Gouda o Cheddar) y tenerlo en cuenta a la hora de condimentar el relleno para que no resulte excesivamente salado.

Además del queso, la quiche admite muchos otros añadidos o tropezones: espinacas, salmón, puerros, beicon, jamón, cebolla, setas, etc. Cada uno de ellos le aportará un toque y personalidad distinta a nuestra quiche y podemos jugar con los que queramos, pero es importante recordar que han de estar cocidos previamente y escurridos de todo líquido o grasa.

El horno bajo control: temperatura, tiempo y posición

Conviene que la temperatura de cocción oscile entre los 160ºC y los 180ºC (dependiendo de nuestro horno), para que se cueza poco a poco sin hincharse inicialmente para perder volumen después. Otro aspecto a tener en cuenta es la altura escogida para colocar el quiche dentro del horno, siendo la posición central la más adecuada.

En cuanto al tiempo de horneado, este dependerá de la potencia del horno y del tamaño de la quiche. Cuanto mayor sea esta, más tiempo de horno requerirá, pero por lo general los 40-45 minutos nos nos los quita nadie. Estará lista cuando la corteza exterior haya adquirido un tono dorado y la parte central tiemble ligeramente.

Si seguís todos estos consejos, os garantizamos que lo que sacaréis del horno será la quiche perfecta y que solo necesitaréis dejarla reposar media hora para poder disfrutarla a lo grande. ¿Podréis aguantar?

En Directo al Paladar | Cómo hacer un pollo al horno de película
En Directo al Paladar | 15 recetas de quiche para hacer más deliciosas tus cenas veraniegas

Quiche Lorraine, la reina de las quiches

La quiche lorraine es probablemente la receta de quiche más conocida. Una receta que lleva en su relleno bacon o panceta ahumada, nata, huevos y queso y que está absolutamente deliciosa.

Las quiches son una opción estupenda para una cena rápida y fácil, porque no tienen apenas complicación y en poco tiempo tendremos un plato que gustará hasta a los paladares más exigentes.

Pero vamos a empezar por el principio: ¿qué es exactamente una quiche?, ¿qué tipo de masa lleva?, y concretamente, ¿cuál es el relleno de la quiche Lorraine…?

CÓMO SE HACE LA QUICHE

La quiche es una tarta salada cuyo origen es Francia. En todas las variedades la base es la misma, la masa quebrada o masa brisa. El relleno se hace con huevos batidos y nata líquida o crema de leche espesa, y a partir de ahí se añaden diferentes ingredientes: jamón y queso, calabacín, verduras, etc… Una vez añadida la mezcla se lleva al horno hasta que todo el conjunto cuaja y queda dorado.

La quiche viene de la región francesa de Lorena, frontera con Alemania, y en cuyo dialecto se denomina Kuchen al pastel. La receta de quiche original de esta zona es la quiche lorraine, que se elabora con masa brisa o quebrada, con una salsa de huevo y nata, que en francés se denomina «migaine». En el siglo XIX se le añadió el bacon o panceta ahumada, típicos de la quiche lorraine, y de la cual parten el resto de recetas.

Por ejemplo, el queso rallado se lo debemos a la quiche vosgienne, procedente de los Vosgos. Si le añadimos aros de cebolla rehogada o caramelizada al relleno estaríamos hablando de una quiche alsacienne, y sobre estas ya hay infinidad de variantes, casi tantas como vosotros queráis pensar, porque realmente la quiche viene a ser como las recetas de pizza, a la que prácticamente podemos añadir cualquier tipo de relleno.

Te puede interesar: Cómo hacer masa quebrada

QUICHE LORRAINE, LA RECETA

Después de explicaros la base vamos a la receta propiamente dicha de esta quiche lorraine, veréis qué fácil resulta hacerla.

Ingredientes:

  • Masa quebrada
  • 200 g de nata líquida espesa
  • 3 huevos
  • 175 g de bacon o panceta ahumada
  • 100 g de queso Gruyere rallado
  • Sal y pimienta

Cómo se hace la Quiche Lorraine

Preparamos la masa quebrada

Aquí tenemos dos opciones, o bien preparar la masa quebrada nosotros mismos (arriba os hemos dejado el enlace a la receta), o bien comprarla ya hecha. La ponemos sobre el molde engrasado o forrado con papel de horno (a mi personalmente me gustan los moldes redondos con el borde ondulado para las quiches.

Precalentamos el horno a 180ºC. Pinchamos la masa con un tenedor, ponemos por encima papel de horno y lo cubrimos con legumbres para evitar que la masa se hinche en el horno. La metemos en el horno durante 10-12 minutos hasta que la masa se encuentre dorada. Sacamos y reservamos.

Hacemos el relleno de la quiche lorraine

Mientras se hace la masa en el horno vamos preparando el relleno para la quiche. Cortamos la panceta ahumada en taquitos y la salteamos en la sartén evitando añadir aceite porque ya es muy grasa. Batimos los huevos con la nata bien, añadimos la panceta y el queso rallado y removemos.

Rellenamos la masa de la quiche ¡y al horno!

Ponemos el relleno con cuidado en la quiche y metemos al horno durante unos 30 minutos, o hasta que veamos que el huevo se haya cuajado y la masa esté dorada. Ya solo nos queda disfrutar de este delicioso plato.

Otras recetas de quiche

Si te ha gustado la idea de las quiches puedes probar estas otras recetas de quiche de calabacín y la clásica quiche de jamón y queso ¡verás cómo os gustan!

Quiche de calabacín

Quiche de calabacín

Quiche de jamón y queso

Quiche de jamón y queso

Quiche de verduras

Quiche de verduras

Receta de quiche de verduras y queso

El mundo de las tartas es inmenso, tanto es así que las hay hasta saladas, y me encantan. Las quiches son un tipo de tarta salada, tradicionales de la cocina francesa, y sobre una base de masa quebrada (que mejor si la preparas casera como nosotros), con huevos y nata puedes cuajar cualquier tipo de relleno, ya sea de carne, quesos o por supuesto verduras.

Esta quiche de verduras y queso es una receta fácil aunque hay que dedicarle un ratito en la cocina, pero el resultado merece la pena. Seguro que le coges el truco enseguida a preparar la masa quebrada casera (aunque cuando no hay mucho tiempo puedes recurrir a comprar una ya preparada), y con las verduras salteadas, la mezcla de huevos y nata y el queso por encima te va a quedar de… ¡escándalo!

Nos gustan tanto las quiches que en el blog tenemos unas cuantas publicadas. La primera de ellas fue la quiche de jamón, queso y calabacín, que se parece mucho a esta de verduras. Después nos atrevimos con la auténtica quiche lorraine, cuyos ingredientes principales son huevos y nata, a los que se une la panceta, y es la receta más famosa y reconocida por su simplicidad y sabor. Y ya rizando el rizo, nos atrevimos con la quiche alsacienne, que es igual que la lorraine pero con cebolla, y el puntito que le da es espectacular.

Eso sí, uno de los grandes secretos para que la quiche quede espectacular es la base, hecha con masa quebrada casera, muy fácil de preparar y crujiente, y aunque puedes comprarla ya hecha, te aseguro que el resultado de una masa casera te va a convencer para no comprarla nunca más 😉

Ingredientes para la quiche de verduras y queso (molde de 22 cm de diámetro):

  • Ingredientes para la masa quebrada (puedes comprarla ya hecha, pero así estará mucho más rica). Nota: si utilizas un molde de 28 cm, deberás preparar el doble de masa:
    • 180 gr de harina de trigo, mejor si es floja o especial para repostería.
    • 75 gr de mantequilla, bien fría.
    • 1 huevo.
    • 1/2 cucharadita de sal.
  • Ingredientes para el relleno:
    • 2 huevos.
    • 200 ml de nata.
    • 1/2 vaso de leche (100 ml).
    • 1 cebolla roja.
    • 1 puerro.
    • 2 zanahorias.
    • 1/2 calabacín.
    • 100 gr espinacas.
    • 100 gr de queso (puede ser gruyere, emmental, o incluso probar con algún queso azul o de cabra, a tu gusto!).
    • Pimienta negra y sal, y tus especias o hierbas favoritas: orégano, tomillo, romero…
  • 1 molde para quiche. Te recomiendo éste porque desmolda mejor que ninguno, sirve para nevera, congelador y horno, y cuando lo desmoldas la quiche se queda en su base cerámica a modo de plato y puedes servirla y cortarla encima de él directamente. También puedes utilizar este otro molde para quiche sin base desmontable, más económico aún.

Preparación, cómo hacer la receta de quiche de verduras y queso:

  1. Primero prepara la masa quebrada siguiendo esta receta, aunque aquí te hacemos un resumen de la misma:
    1. En un bol, echa la harina tamizándola a través de un colador para que caiga sin grumos ni apelmazamientos. Saca la mantequilla de la nevera (deberá estar fría) y córtala en trozos. Con tus propios dedos mezcla ambos ingredientes sin amasar demasiado, quedando una especie de «migas».
    2. Añade el huevo y la sal y sigue mezclando hasta que puedas formar una bola de aspecto homogéneo y compacto (aunque insistimos en amasar lo mínimo posible para que no se desarrolle el gluten de la harina y así el resultado no sea elástico sino crujiente).

      Preparando la masa quebrada o pasta brisa

    3. Envuélvela en papel film y déjala reposar en la nevera durante al menos 30 minutos.
    4. Precalienta el horno durante unos 10 minutos a 180ºC, que es el tiempo que vas a tardar en estirarla y montarla en el molde.
    5. Estírala encima de una superficie lisa y enharinada con la ayuda de un rodillo. Dale la forma adecuada para tu molde, en este caso la hemos hecho redonda.
    6. Para que no se pegue la quiche a tu molde puedes untarlo con mantequilla o, mejor aún, forrarlo con papel de horno. Coloca la masa quebrada en su interior, cubriendo la base y las paredes del mismo.

      Colocamos la masa en el molde sobre papel de horno y la pinchamos con un tenedor

    7. Para que se hinche lo mínimo posible, pínchala con un tenedor y además coloca encima papel de horno y legumbres (yo siempre utilizo 1 kg de garbanzos que guardo para esta función), para añadir peso encima y que así evitar que se hinche durante el horneado.

      Colocamos otro papel de horno y garbanzos para que no suba la masa en el horno

    8. Introduce el molde en el horno a altura media y hornéalo durante 12-15 minutos, evitando que se dore demasiado.
  2. Ahora vamos con el relleno (prepáralo mientras la masa quebrada está reposando en la nevera):
    1. Pela la cebolla, córtala por la mitad y después en tiras finitas (juliana).
    2. Lava el calabacín y córtalo en cubitos pequeños.
    3. Córtale al puerro la parte verde y las raíces, lávalo, córtalo por la mitad longitudinalmente y después en rodajas.
    4. Pela las zanahorias y córtalas finitas o directamente rállalas gruesas. A mi me gusta con el propio pelador ir sacando tiras de zanahorias, quedan perfectas para esta receta.
    5. En una sartén con un poco de aceite y sal saltea la cebolla y el calabacín a fuego medio hasta que empiecen a dorarse, tardarán entre 5 y 10 minutos. Reserva en un bol.
    6. En esa misma sartén pon un poquito más de aceite y sal y saltea el puerro y la zanahoria. Cuando empiece a dorarse (al cabo de unos 5 minutos) retíralos al bol donde están la cebolla y el calabacín.
    7. Ahora saltea las espinacas, con un minuto será suficiente. Vuelca en la sartén de nuevo todas las verduras y revuélvelas bien durante un par de minutos. Pruébalas y rectifícalas de sal si es necesario, y también puedes espolvorear por encima pimienta negra recién molida. Reserva.

      Ya tenemos listas las verduras

    8. Casca uno de los huevos en un pequeño bol y reserva una cucharada sopera de clara en otro recipiente para que pintemos la masa cuando se haya horneado y así se vuelva más impermeable y se mantenga crujiente a pesar del relleno.
    9. En un bol pon los 2 huevos y espolvorea por encima pimienta negra recién molida. Bátelos bien, mejor con ayuda de unas varillas. Añade la nata, la leche y una cucharadita de sal, y mézclalo todo.
    10. Incorpora al bol las verduras que habías preparado, mézclalo todo junto y ya tienes listo el relleno.
  3. Cuando la masa quebrada se haya horneado, déjala reposar 5 minutos a temperatura ambiente y píntala con la clara de huevo que habíamos reservado.

    Pintamos la masa quebrada con clara de huevo para impermeabilizarla

  4. Echa dentro el relleno de forma que queden bien repartidas las verduras.

    Ya tenemos el relleno de verduras dentro de la masa quebrada

  5. Ralla el queso por encima con un buen rallador, repartiéndolo por toda la superficie.

    Rallamos el queso por encima

    Ya tenemos la quiche lista para ser horneada

  6. Introduce la quiche en el horno a altura media y 180ºC durante 25-30 minutos, hasta que veas que la parte superior está dorada.

Tiempo: 35 minutos de preparación y 30 minutos de horneado

Sirve y degusta:

Aunque se puede degustar fría o caliente, a mi me encanta templada. Eso sí, recién sacada del horno déjala reposar al menos 5 minutos para que se compacte su estructura.

Pártela en triángulos como si fuera una tarta y sírvela al centro de la mesa. Desprenderá un olor maravilloso, y acompañada de una ensalada tienes una comida de lo más completa y deliciosa 😛

Quiche de verduras y queso

Variaciones de la receta de quiche de verduras y queso:

Una quiche es una receta de lo más versátil, ya que partiendo de la base de masa quebrada, los huevos, la nata y la leche, puedes añadir cualquier tipo de ingredientes a tu gusto. Para que siga siendo de verduras, incorpora otras como champiñones, berenjena, pimientos o brócoli por ejemplo.

Prueba a hacer versiones de tus pizzas preferidas, pero en modo quiche, es decir, con la masa quebrada y la mezcla de huevos y nata: cuatro quesos, carbonara, barbacoa…

Consejos:

Sigue todos nuestras recomendaciones para preparar la masa quebrada y te quedará perfecta. Recuerda sobre todo no amasarla en exceso, ya que el gluten de la harina no debe desarrollarse para que la masa no se vuelva elástica y se mantenga crujiente. Además, la función de la mantequilla es atrapar gran parte de ese gluten para, de alguna forma, «impermeabilizarlo» y aislarlo del huevo, y así conseguir el efecto deseado.

Si te sobra o quieres guardarla, hazlo en un recipiente cerrado en la nevera, aunque es probable que la masa pierda su puntito crujiente. Para devolvérselo, y si por ejemplo tu idea era prepararla con antelación, intenta hornearla algunos minutos menos para así, justo antes de servirla, terminar de hornearla y que esté crujiente y perfecta. Y para los restos lo mismo, unos minutos de horno son lo ideal 😉

Las mejores recetas de quiche, riquísimas y variadas

La quiche es una tarta salada, tradicional de la cocina francesa, y cuyo ingrediente principal son los huevos. Se cocina en el horno, y pueden añadirse las verduras, carnes o quesos que se prefieran, siempre está deliciosa. Además su base está elaborada con masa quebrada, y resulta tan fácil de preparar y está tan rica casera que hace muchos años que no la compro ya hecha.

En nuestra sección de quiches podrás encontrar todas nuestras quiches, aunque aquí hemos incluido un resumen de las más representativas, para que tanto si te encanta prepararlas como si no lo has hecho nunca, encuentres las recetas más clásicas y también las más sabrosas y sencillas y te animes a prepararlas todas, están de… ¡escándalo!

Sin duda vas a disfrutar preparando quiches, se pueden servir tanto frías como calientes y son ideales para una cena, un picnic o incluso de aperitivo con la familia o los amigos. Y seguro que innovas añadiéndole tus propios ingredientes al relleno, ya que les sucede como a las pizzas o incluso la pasta, y aceptan infinidad de posibilidades 🙂

La masa quebrada, lo que marca la diferencia:

La masa quebrada, también llamada pasta brisa, debe su nombre precisamente a su estructura, ya que se trata de una masa muy poco trabajada y nada elástica, que finalmente presenta un resultado quebradizo, aportándole ese delicioso toque crujiente que tanto nos gusta.

Se utiliza habitualmente como base para preparaciones dulces, y también para preparaciones saladas, destacando en las quiches donde se combina el crujiente de la base con la jugosidad de su relleno. ¡Irresistible!

Preparando la masa quebrada o pasta brisa

¿Qué molde utilizar?

Para obtener los mejores resultados, lo ideal es contar con un molde con unas dimensiones adecuadas, por lo general 28 cm, en el que no se pegue la quiche y que favorezca que la masa quede crujiente y perfecta. Yo os voy a recomendar un par de moldes que bajo mi punto de vista son los más sencillos de utilizar y con los que el resultado es genial:

  • Molde desmontable para quiche de silicona con plato de cerámica (28 cm): su gran ventaja es que es un molde desmontable y eso hace que desmoldar la quiche sea lo más sencillo, e incluso tal cual queda en la base de cerámica, se puede presentar en ella e incluso cortarla encima.
  • Molde de silicona para quiche perforado especial crujiente (28 cm): es una versión más sencilla y económica que el anterior, y aunque no es desmontable, la quiche no se pega nada y podemos extraerla con facilidad (aunque no es tan cómodo como simplemente desmoldar y que quede en la propia base). Eso si, el resultado es muy bueno gracias a que va perforado para que la masa quebrada no se humedezca y quede crujiente.

Las quiches clásicas:

La Quiche Lorraine y la Quiche Alsacienne son las dos quiches con nombre propio cuya receta ha llegado hasta nuestros días. El relleno de la Quiche Lorraine se elaboraba originalmente solo con huevos y nata, aunque hemos incluido panceta que es la versión que más se prepara actualmente.

Y la Quiche Alsacienne simplemente es una Lorraine pero con el añadido de la cebolla, lo que le da un toque riquísimo. Nosotros además le añadimos queso porque nos encanta y el resultado es irresistible.

  • Quiche Lorraine, la receta original.

    Receta de quiche lorraine, la original, muy fácil

  • Quiche Alsacienne, la quiche Lorraine con cebolla.

    Receta de quiche lorraine con cebolla, la quiche alsacienne

Quiches con verduras:

La mezcla de huevos y verduras salteadas es tan rica que no nos hemos resistido a preparar quiches con verduras, aunque seguro que vendrán muchas más. El resultado es muy jugoso y además el añadir hierbas aromáticas o especias le da un puntito muy bueno.

  • Quiche de verduras y queso.

    Receta de quiche de verduras y queso

  • Quiche de jamón, queso y calabacín.

    Receta de la quiche de jamón, queso y calabacín

Quiche lorraine: receta

¿Cómo hacer Quiche Lorraine? Has llegado a la web adecuada, aquí tenemos las mejores recetas de quiche lorraine, explicadas paso a paso. Descubre maneras sencillas de preparar un delicioso plato de quiche lorraine.

Llamamos quiche a los platos que son como una tarta, pero salados. Su origen es francés, aunque hoy en día es normal encontrar este delicioso plato en muchos países, incluido España. Nuestros vecinos franceses tienen un gran gusto culinario, y este plato es un buen ejemplo. Una de sus ventajas es que puede tomarse tanto caliente como a temperatura ambiente, ¡a gusto del comensal!

Aunque es un plato que nos comeremos con gusto en cualquier época del año, es muy popular en las fechas navideñas. El frio del invierno y la familia reunida en torno a la mesa son ideales para presentar una receta de quiche lorraine como plato central.

Como nos gusta cocinar, deja que te recomiende la web de olla gm opiniones. Es una recopilación de comentarios y opiniones de amantes de la cocina que usan esta olla en su día a día. Es interesante de cara a preparar recetas variadas, y porqué no un rico Quiche.

Receta de Quiche Lorraine tradicional

El quiché Lorraine es una receta típica de Francia que originalmente sólo se componía de la masa, nata y huevos. Más adelante se le añadió el beicon o la panceta, y a partir de ahí las opciones son infinitas.

Esta tarta salada es super sencilla de preparar, y más aún si tenemos ya preparada la masa o la compramos ya hecha.

El recipiente que vamos a utilizar para hacer nuestro quiché va a ser un molde para tartas bajo, de 20 centímetros de diámetro y, a ser posible, con el borde ondulado. No es imprescindible que sea desmontable, pero esto nos puede ayudar a desmoldarlo mejor y que no se rompa la masa.

Ingredientes para cocinar Quiche Lorraine para 4 personas:

  • 1 lámina de masa quebrada o brisa redonda
  • 100 gramos de beicon ahumado
  • 2 huevos medianos
  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta

Preparación del Quiché Lorraine paso a paso:

En primer lugar, precalentamos el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.

Forramos nuestro molde con la lámina de masa quebrada acoplándola a la base y las paredes para que coja la forma.

Introducimos en el horno la masa durante 10 minutos para que se vaya haciendo. Para que no se infle, podemos ponerle encima unas legumbres secas que después retiraremos.

Mientras se hornea, cocinamos el beicon. Lo cortamos en trozos pequeños y lo sofreímos en una sartén con 2 gotas de aceite de oliva, no vamos a necesitar más porque el beicon ya suelta su propia grasa.

Lo vamos revolviendo hasta que coja color. Una vez esté dorado, lo sacamos a un plato con un trozo de papel de cocina para que absorba la grasa resultante. Reservamos.

En un bol batimos los huevos y después les incorporamos la nata. Mezclamos todo hasta que se integren bien los ingredientes, le añadimos la nuez moscada y sazonamos a nuestro gusto con sal y pimienta negra. Hay que tener en cuenta que el beicon de por sí ya esta salado.

Una vez que tenemos la masa fuera del horno ya a medio hacer, le añadimos el beicon en trozos repartiéndolo por toda la base uniformemente.

A continuación, vertemos cuidadosamente la mezcla de huevos y nata hasta el borde del molde, pero sin que se salga.

Introducimos el quiché en el horno otros 30 minutos hasta que la superficie se dore y el relleno se cuaje. Lo podemos comprobar pinchando un palillo en el quiché, si sale limpio ya estaría hecho.

Dejamos que enfríe unos minutos antes de desmoldar el quiché, cuanto más tiempo esperemos, más fácil será desmoldarlo. Si tenemos dificultades para hacerlo, podemos ayudarnos de una espátula para separar el molde de la masa.

El resultado es una tarta salada de lo más sabrosa. Sólo queda cortarlo en porciones y servirlo templado.

Cinco recetas de quiches fáciles y ricas

Una idea muy creativa y sencilla de variar al menú de la comida o cena es con una de estas cinco recetas de quiches fáciles y rápidas. Estas tartas saladas también son muy buenas para sacarte de un apuro y se pueden hacer prácticamente con cualquier cosa.

La anatomía de una quiche es muy sencilla: base de masa quebrada, relleno hecho con crema, huevos y el ingrediente de tu preferencia y mucho queso para coronar.

Te puede interesar:

Cinco recetas de botanas ricas y fáciles para arrancar la comida con estilo

#Video: el secreto para la masa de pay perfecta

La masa quebrada que va en todas las recetas de quiches fáciles

El primer paso para tener una quiche increíble es echarle ganas a la base. Se trata de una masa quebrada que aunque es muy sencilla, tiene su chiste. La primera cosa que debes saber es que no debe tener una textura elástica, entonces la baja temperatura es clave.

Otro tip importante es siempre integrar los ingredientes con una raspa y primero mezclar los secos con la grasa para después agregar los demás líquidos.

Ingredientes

  • 250 gramos de harina
  • 125 gramos de mantequilla
  • 10 gramos de sal
  • 1 huevo

Preparación

  1. Mezclar harina y sal.
  2. Agregar la mantequilla fría en cubos, integrar poco a poco hasta que quede una textura arenosa. Hacer una fuente: juntar la mezcla y dejar un hoyo en el medio (algo así como un volcán)
  3. Agregar el huevo, hacer homogéneo. Poco a poco los ingredientes se empezarán a unir. La idea es amasarla lo menos posible para que no se haga elástica y pierda forma en el horno. Estará lista cuando, al presionarla contra la mesa no haya grumos de mantequilla.
  4. Empacar en plástico o egapack y reservar en el refrigerador durante 40 minutos. Esto bajará la temperatura de la mantequilla y terminará de darle consistencia a la masa.
  5. En una rejilla o charola, poner un aro para pay o molde enmantequillado. Sacar la la masa del refrigerador, extender con un rodillo y con mucho cuidado, ponerla sobre el aro. Va a resultar más sencillo si al tenerla completamente estirada (alrededor de 3 milímetros de espesor) se enrolla en el rodillo y se mueve al molde.
  6. Cubrir toda la superficie del molde sin que quede ningún espacio vacío. La masa debe quedar pegada y pareja. Con un tenedor, hacer pequeños orificios en la base; esto va a servir para que no pierda forma al hornear. Con la yema de los dedos, levantar un poco los bordes del molde, como en forma de pellizco, para hacer la decoración de la orilla. Refrigerar o congelar.

Quiche de espinacas y alcachofa

Ingredientes:

  • 1 receta de masa quebrada para la base
  • 1 ½ tazas de crema para batir
  • ½ taza de leche
  • 4 huevos
  • 2 manojos de espinacas
  • 1 ½ tazas de corazones de alcachofa picados
  • 1 ½ tazas de queso manchego
  • Sal fina
  • Pimienta blanca
  1. Preparar la masa quebrada y colocar en un molde para pay previamente enmantequillado y refrigerar.
  2. Precalentar el horno a 180°C.
  3. Blanquear las espinacas en agua hirviendo con sal. Escurrir y picar.
  4. En un recipiente, mezclar los huevos con la crema para batir y la leche. Sazonar con sal y pimienta.
  5. Agregar las espinacas, los corazones de alcachofa y la mitad del queso.
  6. Servir la mezcla en el molde para pay y espolvorear el resto del queso en la parte superior.
  7. Hornear por 40 minutos o hasta que esté dorado y al introducir un palillo, salga seco.

Quiche Lorraine

  • 1 receta de masa quebrada para la base
  • 1 ½ tazas de crema para batir
  • ½ taza de leche
  • 4 huevos
  • 5 lonchas de tocino picado en juliana
  • 1 ½ tazas de queso gruyére rallado
  • Sal fina
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  1. Preparar la masa quebrada y colocar en un molde para pay previamente enmantequillado y refrigerar.
  2. Precalentar el horno a 180°C.
  3. En un sartén, saltear el tocino hasta que cambie de color.
  4. En un refractario aparte, mezclar los huevos con la leche y la crema para batir. Sazonar.
  5. Agregar el tocino y la mitad del queso gruyére.
  6. Servir la mezcla en el molde para pay y espolvorear el resto del queso en la parte superior.
  7. Hornear por 40 minutos o hasta que esté dorado y al introducir un palillo, salga seco.

Quiche de chilorio

  • 1 receta de masa quebrada para la base
  • 1 ½ tazas de crema para batir
  • ½ taza de leche
  • 4 huevos
  • 1 taza de chilorio
  • 1 ½ taza de queso chihuahua
  • Sal fina
  • Pimienta negra
  1. Preparar la masa quebrada y colocar en un molde para pay previamente enmantequillado y refrigerar.
  2. Precalentar el horno a 180°C.
  3. Saltear el chilorio en un sartén a fuego medio y reservar.
  4. Mezclar la leche, los huevos, el chilorio y la mitad del queso chihuahua.
  5. Servir la mezcla en el molde para pay y espolvorear el resto del queso en la parte superior.
  6. Hornear por 40 minutos o hasta que esté dorado y al introducir un palillo, salga seco.

Quiche de verduras y queso de cabra

  • 1 receta de masa quebrada para la base
  • 1 ½ tazas de crema para batir
  • ½ taza de leche
  • 4 huevos
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • ½ cebolla morada
  • 5 espárragos
  • 200 gramos de queso de cabra
  • Sal
  1. Preparar la masa quebrada y colocar en un molde para pay previamente enmantequillado y refrigerar.
  2. Precalentar el horno a 180°C.
  3. Picar los pimientos, la cebolla y los espárragos en cubos del mismo tamaño.
  4. Saltear en un sartén a fuego alto
  5. Mezclar la leche, los huevos y los vegetales. Sazonar.
  6. Servir la mezcla en el molde para pay y colocar el queso de cabra en rodajas en la parte superior.
  7. Hornear por 40 minutos o hasta que esté dorado y al introducir un palillo, salga seco.

Quiche poblano

  • 1 receta de masa quebrada para la base
  • 1 ½ tazas de crema para batir
  • ½ taza de leche
  • 4 huevos
  • 3 chiles poblanos desflemados y desvenados en rajas
  • ¾ taza de granos de elote precocidos
  • 1 ½ taza de queso manchego
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. Preparar la masa quebrada y colocar en un molde para pay previamente enmantequillado y refrigerar.
  2. Precalentar el horno a 180°C.
  3. Saltear las rajas con los elotes desgranados en un sartén a fuego medio.
  4. Mezclar la leche, los huevos, la mezcla de rajas con elote y la mitad del queso. Sazonar.
  5. Servir la mezcla en el molde para pay y espolvorear el resto del queso en la parte superior.
  6. Hornear por 40 minutos o hasta que esté dorado y al introducir un palillo, salga seco.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *