0

Recetas para el dia siguiente

Tabla de contenidos

Muchos amigos y amigas me preguntan que de dónde saco el tiempo para cocinar,- no sólo por todas las recetas que publico cada semana-, sino para las comidas y cenas de la familia, los tuppers, meriendas y demás. Con independencia de las más elaboradas que reservamos para días especiales, hay un montón de recetas que se cocinan en un día y se disfrutan toda la semana.

Se trata, -para entendernos- de cocinar un día a tutiplén para poder ir relajado durante el resto de la semana. Como veréis ahora, no es un tema complicado, sino un tema de planificación y de organización. Así, dedicando un día del fin de semana a la cocina, podemos quedar liberados prácticamente de esa labor y a la vez, tener la tranquilidad de que no vamos a comer o cenar «cualquier cosa» por no tener ganas de cocinar.

La planificación

Hacer un cuadrito con un menú semanal es muy práctico. Por un lado, nos evita tener que pensar cada día qué vamos a comer o cenar, y además nos ayuda a distribuir las raciones semanales de carnes, pescados, pasta, legumbres, verduras y hortalizas de forma que hagamos un menú nutricionalmente equilibrado.

Como complemento, siempre tendremos huecos en nuestro menú para rellenar con ensaladas, tortillas a la francesa, sándwiches, días de aprovechamiento de sobras, filetes a la plancha o similares que apenas nos llevan tiempo en la cocina. Y si no sabéis qué hacer, aquí tenéis un montón de recetas fáciles y rápidas para esos días que no tenemos tiempo o ganas.

Además, a la hora de ir a la compra, siempre es más fácil hacer la lista partiendo de un menú que ir haciendo pasillitos por el súper eligiendo los alimentos que más nos tientan en el momento o aquellos que los que preparan los liniales eligen para nosotros.

Las recetas que se cocinan en un día y se disfrutan toda la semana

Hay muchas recetas que nos permiten cocinar una gran cantidad de raciones y seamos uno, dos o tres personas a comer, podremos guardar en la nevera para disfrutar a lo largo de la semana, o incluso congelar y resolver la papeleta durante todo el mes.

Además, tanto los guisos de pollo o de carne, como los caldos, potajes de legumbres y otros platos de cuchara están más ricos si se cocinan de víspera, por lo que podemos prepararlos un día, guardarlos por raciones en frascos o tápers e irlos comiendo a lo largo de la semana.

Si los vais a congelar, recordad anotar siempre con una etiqueta la fecha de elaboración para ir comiendo aquellos cocinados hace más tiempo. De esa manera, con uno o dos días que dediquemos a la cocina, tendremos mucho adelantado para todo el mes.

Guisos fáciles para toda la semana

Para organizar la semana, siempre incluyo algún guiso de pollo como el pollo con salsa de espinacas y parmesano o el pollo guisado con azafrán piñones y pasas, porque resultan muy prácticos y sabrosos y valen para llevar de táper al trabajo, o para comer o cenar cualquier día.

Además esos guisos en la nevera se conservan perfectamente durante seis o siete días. Si queréis ver más guisos de pollo fáciles y prácticos probad estos muslos con vinagre de jerez, o este guiso de pollo con soja, calabaza y zanahorias.

El ragú, carne guisada o estofado de ternera es otra opción estupenda ya que este guiso de carne en salsa se conserva perfectamente en la nevera y está rico durante muchos días. Puedes prepararlo a fuego lento o en la olla expréss y siempre sale delicioso. Entre otras recetas, prueba este morcillo estofado, o el estofado de ternera al bourbon, ideal para sorprender en reuniones de amigos.

Otra buena elección para cocinar y dejar lista para ir comiendo durante la semana es la de preparar albóndigas. Podemos hacerlas veganas con garbanzos, vegetarianas como las de brócoli, tradicionales de carne en salsa de cebolla, o probar las recetas más originales como las albóndigas con choco o con sepia de la foto, unas ricas albóndigas de pescado como las albóndigas de merluza en salsa verde y muchas más opciones como las albóndigas con salsa de verduras y guisantes. Aquí tenéis 19 recetas de albóndigas para elegir. Todas son estupendas para guardar y sacar cuando nos convenga.

Lo que más me gusta de los platos de cuchara es que puedes hacerlos cómodamente en una gran marmita o incluso en la olla exprés y tienes raciones para alimentar a un regimiento. Después basta con guardar las raciones en frascos de una o dos raciones y congelarlos, y así cocinando un día tienes listo el plato para toda la semana. Si un sábado haces una fabada y por ejemplo el siguiente preparas unas lentejas o un cocido madrileño tradicional, tendrás listas las raciones de legumbres de la familia para todo el mes.

Además de los potajes más tradicionales, prueba estas lentejas con pechuga de pollo, unas lentejas con alcachofas y gambones o si prefieres las clásicas haz estas lentejas guisadas. No dejes de preparar un buen cocido y ten siempre listo en tu nevera una buena provisión de caldos caseros de pollo, de carne o de pescado. Se hacen en un periquete y tienen mucha salida para esas cenas improvisadas, añadiendo un fideito o un poco de arroz blanco.

También os recomendamos hacer purés y cremas, platos reconfortantes que siempre sientan bien. En otoño nos apetecen mucho las cremas de calabaza, los purés de guisantes y las cremas de verduras variadas. Las que llevan patata no se pueden congelar porque pierden su textura, pero sí se pueden cocinar hoy y comer durante la semana, dándoles un calentón.

Otras recetas que puedes hacer y guardar para comer durante la semana

Otra buena alternativa son los pasteles fríos como este pastel de bonito que puedes hacer en el microondas y te resolverá muchas cenas. También os recomiendo preparar salsa boloñesa y guardarla en frascos por raciones, para sacarla el día que quieras hacer una receta de pasta en la que solamente tendrás que emplear los 8 o 9 minutos que ésta tarde en cocerse al tener la salsa ya preparada.

Los pimientos rellenos son también muy buena opción. Ya los hagas para tomar en frío rellenos de salmon y cangrejo o calientes rellenos de carne picada o de atún, siempre serán un acierto en casa. También te recomendamos preparar filetes empanados, siempre listos para freír, tanto si los guardas en la nevera como si los congelas en paquetes individuales.

El pan casero, la típica hogaza que compramos cuando salimos de la ciudad, nos dura fresca tres o cuatro días, y además podemos cortarla en rodajas y guardalas congeladas para las tostadas del desayuno. Hacer pan en casa es un placer y es otro de los recursos que hacemos una vez y lo disfrutamos dos o tres días.

Recetas dulces para toda la semana

Para terminar con sabor dulce, me queda hablar de galletas y bizcochos, que también se preparan en un día y nos sirven para los desayunos y meriendas caseras de toda la semana. Puedes hacer estas galletas o pastas de te, o preparar el delicioso bizcocho Angel’s Food Cake o incluso el delicioso bizcocho japonés o Kasutera. Ninguno te llevará más de una hora de trabajo (y la mitad es en el horno) y no tendrás que preocuparte del desayuno de la familia.

Con todas estas ideas de recetas que se cocinan en un día y se disfrutan durante la semana, ahora solo falta comenzar con lo primero, la planificación. Diseña tu menú, haz la lista de la compra y comienza a ahorrar tiempo para tus aficiones y para descansar, que estamos seguros de que te lo tienes bien ganado.

Plantilla Menú | Creative Mindy
En Directo al Paladar | Carne de ternera estofada con cerveza Guinness. Receta
En Directo al Paladar | Guiso de pollo con sabor oriental. Receta
En Directo al Paladar | 57 recetas de cocina fáciles y rápidas

“Es que no tengo tiempo”, “es que paso muchas horas fuera”, “es que entre el trabajo, el gimnasio y la vida social, a ver quién se organiza” son tres de las chiquicientas excusas que pone la gente para comer cualquier cosa por ahí -cosas que, a veces, ni siquiera apetecen, pero cuando el hambre arrecia no manda el criterio- en lugar de preparar comida en casa.

No insinúo que estos dramas diarios no estén basados en hechos reales -quien más, quien menos, todos nos pasamos media vida corriendo como el conejo de Alicia-, pero con un poco de organización y dedicándole una tarde a la semana podemos comer rápido, bueno y barato el resto de los días. Aunque es algo que se viene haciendo desde que las mujeres, que históricamente han sido las encargadas de alimentar a las familias, se incorporaron al mercado laboral -”cocinar para la semana”, lo llamaban- ahora se ha convertido en tendencia. ¿Que cómo lo sé? Porque le han puesto un nombre en inglés: batch cooking, o «cocina en serie».

¿En qué nos beneficia pasarnos una tarde entera en la cocina? Tendremos muchísimo más tiempo durante la semana, ensuciaremos mucho menos -lo que vuelve a traducirse en más tiempo-, controlaremos el gasto y tendremos la nevera llena de la comida que realmente nos apetece, con lo que la tentación de pedir una guarripizza solo por no tener que cocinar disminuye notablemente. ¿Ya te seduce más? A continuación te contamos cómo ponerlo en práctica.

La organización

Lo primero que tenemos que hacer para que el experimento sea un éxito es sentarnos con un papel y un lápiz (o un excel para los profesionales de la administración hogareña). Contemos que la semana laboral tiene diez comidas y planifiquemos combinaciones para cada una de ellas. Tengamos en cuenta cuántas de ellas serán platos únicos -por ejemplo, guisos, platos combinados o de cuchara, perfectos para llevar cuando comes fuera por motivos laborales o estudiantiles- y cuántas constarán de primero y segundo.

Cuando vayas a hacer la lista de la compra, piensa primero en lo que ya tienes en la nevera para darle salida, chequea lo que hay en el congelador y asegúrate de que no compras nada que ya tengas. Ten en cuenta también que un solo ingrediente preparado de una manera -por ejemplo, unas zanahorias asadas- pueden servir para dos preparaciones diferentes: una guarnición y una crema de verduras.

Los aliados

¿Crees que es mucha comida para preparar en una sola tarde? Pues no es para tanto: para empezar, piensa en cuántos de esos platos pueden congelarse: si cocinas una vez albóndigas, estofado -sin patata- o platos de cuchara, prepara el triple y congela, siempre en las raciones en las que se vaya a consumir finalmente (para uno, para dos o para seis; el caso es no tener que descongelar lo que no nos vamos a comer). Tener una lista actualizada de las reservas con las fechas de congelación -por ejemplo, en una pizarra o un papel pegado con un imán en la nevera- nos permitirá saber siempre de qué disponemos, y tenerlo en cuenta a la hora de planificar el menú semanal.

Guisazo de plato único. MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

El congelador también es muy importante para la organización temporal de los menús: deja los platos que congelen bien para los dos últimos días de la semana, y programa los que aguanten peor el paso del tiempo al principio de la misma. El pescado o pechugas crudos para la plancha, deberían estar en prioridad uno (si no, congélalos también y recuerda pasarlos a la nevera el día anterior a la cocción).

Fíjate también en cuántas de esas preparaciones pueden solucionarse simplemente encendiendo el horno durante un par de horas y ocupando todas las bandejas: tendremos zanahorias, cebollas, champiñones, alcachofas, calabacines, puerros, boniatos o patatas asadas para platos calientes, ensaladas o purés y cremas de verdura. También podemos asar pescado -siempre mejor en papillote y dejándolo un minuto menos de lo que tocaría, para que no se seque al volverlo a calentar-, pollo o carne.

El microondas y un robot de cocina también pueden ayudarnos en nuestras preparaciones semanales: con el primero podemos preparar todo tipo de verduras al vapor para usar como acompañamiento o convertir en plato único añadiendo un huevo, legumbres o una porción de las proteínas del párrafo anterior. Con el segundo podremos picar las verduras para los sofritos base, hacer salsas en un periquete o preparar los untables. No podemos olvidarnos de nuestro mejor aliado: los fogones. Los usaremos para hacer caldos, estofados, salsas, hervir cereales o pasta, saltear y para muchas otras cosas.

Para que toda esta organización sea posible, vas a necesitar una buena cantidad de recipientes de diferentes tamaños. ¿Significa eso que tienes que peregrinar en busca de chiquicientos táperes que pronto perderán sus tapas sumiendo tu cocina en el caos? Pues no: teniendo en cuenta que estamos hablando de organización intra-neveril y de raciones pequeñas, hay mil cosas que puedes usar en su lugar. Por ejemplo: tarros de cristal -uno de 400 ml es perfecto para una ración de sopa o crema-, los recipientes en los que traen la comida a domicilio o bolsas de zip o silicona reutilizables de uso alimentario. ¿Te da cosa reutilizar una bolsa por si quedan restos? Envuelve antes la comida en film de cocina.

Verduras asadas multiusos. JAVIER MARCA

Los tiempos

Piensa que, además de la compra, vas a dedicar unas tres o cuatro horas de tu tiempo a cocinar, así que mejor que lo hagas durante tus días libres. Pongamos que el primero es sábado: previa elaboración del menú, toca hacer el recuento de lo que queda en la nevera y congelador y elaborar la lista de la compra. Recuerda que nuestro lema es cocinar ahora para no hacerlo después, así que piensa a lo grande y multiplica raciones de todo lo que se pueda congelar.

Al llegar, es el momento de lavar bien y secar las verduras de hoja que hayamos comprado, guardándolas una vez secas en boles cubiertos con paños de cocina o bolsas de zip (solo si están secas del todo, si no se pudrirán). Si durante la semana no te da la vida ni para eso, también puedes preparar algunos de tus desayunos y dejarlos ya organizados en una bandeja dentro de la nevera: cuando te levantes zombie y veas un yogur y unas fresas al lado, podrás comértelos sin tener ni que pensar.

Cuando vayas a empezar a cocinar corta primero las verduras que vayas a usar para cocinar y empieza la producción: las alarmas son una buenísima ayuda cuando estás cocinando varias cosas a la vez, así que no dudes en recurrir a ellas. También puedes dejar cortados para ensalada ingredientes como la zanahoria, el pepino o el pimiento: bien protegidos del aire, durarán dos o tres días en buenas condiciones.

Con las cacerolas, empieza siempre con el sofrito base: puedes hacer uno solo a base de cebolla, ajo y tomate y usarlo después en las diferentes preparaciones, tuneándolo con otras hortalizas si te apetece. A partir de aquí, divídelo en ollas y sartenes, añadiendo el resto de los ingredientes de la receta escogida. Cocina primero los estofados y platos que pidan una cocción más larga, e intenta poner esa olla en el fuego que tengas más alejado, así no tendrás que trastear con ella cada vez que quieras remover otra cosa. Pon un poco de aceite en la pasta, cuscús y cereales para que se conserven mejor: simplemente recuérdalo a la hora de aliñarlos y evitarás el exceso de grasa.

No dudes en usar las dos bandejas del horno: sube la temperatura 10 o 20 grados más -depende de la potencia de tu horno- para que el cartel de “lleno” no haga que la cocción vaya más lenta. Si no quieres estar muy pendiente de ir sacando las verduras a medida que estén hechas, puedes jugar con los tamaños de corte. Tritura las cremas en la misma olla en las que las hayas preparado: si lo haces con batidora americana, devuélvela toda al mismo recipiente para que tenga un sabor homogéneo (sobre todo si has dejado la verdura en trozos grandes). Si preparas verdura al vapor, ten a mano un bol con agua y hielo para parar la cocción: aguantarán perfectas unos cuantos días.

Deja enfriar siempre la comida hasta que alcance la temperatura ambiente antes de envasarla, en caso contrario podría fermentar (pero tampoco te vayas de parranda y te olvides de ella, sobre todo en los meses de calor en los que los patógenos campan a sus anchas). Es el momento de guardar todo en la nevera: recuerda hacerlo en el en la cantidad en las que se vaya a consumir, y ajustar el tamaño del envase a la misma: un muslo de pollo en un táper de dos litros de capacidad se secará antes, y además te ocupará media nevera.

El ragú de calamares congela a la perfección. MÒNICA ESCUDERO

Etiquétalo todo usando un rotulador y cinta de carrocero: podrás quitarla sin ningún tipo de esfuerzo cuando cambies el contenido. Recoge la cocina y relájate: ya lo tienes todo listo para comer durante toda una semana sin tener que improvisar, pedir cualquier cosa para salir del paso o pasar por el ritual supermercado-indecisión-fogones: currárselo durante una tarde habrá valido la pena.

Un listado práctico

Si lo que digo te suena a chino y no sabes por dónde empezar, te proponemos esta guía práctica semanal para una persona, que evidentemente puedes toquetear según tus filias y fobias alimentarias (para omnívoros, adaptable a vegetarianos y veganos cambiando unas proteínas por otras):

  • 2 platos únicos a base de legumbres, como este guiso de sepia con garbanzos, este potaje de vigilia, los garbanzos con espinacas, pasas, piñones y butifarra o el guiso criollo exprés.
  • 2 platos únicos con base de pasta, cereales o arroz -mejor si son integrales-, como una buena ensalada de pasta, unos tagliatelle con hinojo y sardinillas, un gratinado con brócoli y piñones, esta completa ensalada de mijo con alcachofas, el arroz con rape y espinacas o éste con guisantes, menta y butifarra del perol.
  • 2 raciones de pescado al vapor, guisado o listo para poner en la plancha en el momento de consumir (podemos aprovechar para macerarlo con hierbas o especias).
  • 1 ración de pollo, por ejemplo un par de contramuslos asados, una pechuga (en este caso podemos hacer como con el pescado, tenerla lista para la plancha), muslos guisados o los restos de un pollo asado.
  • 2 raciones de huevos, como frittatas o tortillas -en este caso puedes tener listo el relleno de la tortilla, por ejemplo unas verduras salteadas o las patatas y la cebolla frita, listas para mezclar con el huevo y cuajar- o huevos duros para poner en ensaladas y otros platos.
  • 1 ración de carne, como estas albóndigas de cordero, un estofado, ternera rellena o una hamburguesa lista para la plancha.
  • 3 raciones de vinagreta para las verduras o ensaladas (duran dos semanas en un bote bien cerrado en la nevera).
  • 2 raciones -de tres o cuatro- cucharadas de salsa de tomate o sofrito con tus hortalizas favoritas (puede prepararse una vez al mes y congelarse en raciones individuales, usando film de cocina y vasitos o moldes de magdalena).
  • 6 porciones de legumbres, cereales integrales, puré de patata o boniato, quinoa, bulgur o cuscús para acompañar (esto no siempre es necesario cocinarlo, por ejemplo si vas a usar legumbres de bote, pero sí tenerlo en cuenta).
  • 2 cremas o sopas frías o calientes, según la temporada (tenéis un montón de ideas en el buscador que aparece en nuestra página principal: poned allí vuestro ingrediente favorito y, ale hop, aparecerán)
  • 3 platos de verdura o ensaladas (más o menos ligeros, tipo primer plato y pensando con qué segundo las vamos a combinar). Combina tus favoritas y usa las técnicas que proponemos en el siguiente apartado para cocinarlas todas de una sola vez y con el mínimo esfuerzo.
  • 2 porciones de paté o untable, como el babaganoush o el hummus en cualquiera de sus versiones: clásico, con zanahoria asada, de judías con setas o de remolacha. También podría funcionar una mantequilla tuneada, que serviría tanto como salsa para pasta como para rematar un segundo plato de carne o pescado.
  • 10 snacks que pueden servir como desayuno o merienda. Buenas noticias para los vagos: esto tampoco hay que cocinarlo si no quieres, pero si te apetece hornear una granola o un bizcocho seguro que nadie te dirá que no. Fruta, frutos secos, yogures naturales, queso, jamón, pan (puede congelarse en porciones individuales o rebanado y sacarlo cuando lo necesitemos). Contemos que cada picoteo llevará un par de unidades, a no ser que seas de esos estoicos que tiran solamente con una manzana, un yogur o 10 almendras.

Estrenamos mes y el último trimestre del año. Para la mayoría es el momento de retomar la rutina de clases, trabajo y un montón de ocupaciones que, teniendo en cuenta que ahora los días son más cortos, parece que no nos dejan tiempo para nada y eso, no sé vosotros, pero yo cuando más lo noto es a la hora de hacer la cena, que no es lo mismo cuando en verano todavía con luz de día te preparas una ensaladita rápida, que ahora cuando ya casi es noche cerrada te toca abrir la nevera y pensar en qué preparar sin perder demasiado tiempo, por eso hoy os he preparado una lista con 31 cenas rápidas para no complicarse la vida en octubre, que así me servirá a mí de referencia para cuando me quede sin ideas y, seguro que a vosotros también.

31 cenas rápidas y fáciles para todo el mes

Carnes blancas, pescado, huevos, verduras y alguna propuesta un poco más “especial” para esos días en lo que nos apetezca darnos un capricho.

Risotto de calabaza

risotto de calabaza

Los risottos con su textura cremosa son la mar de reconfortantes a la hora de cenar y este con calabaza no puede ser más adecuado para el otoño. La receta explicada paso a paso podéis verla en…

Macarrones con queso en taza al microondas

Macarrones con queso en taza

A mí lo que más pereza me da a la hora de preparar la cena para mí sola es lo de la limpieza posterior, sobre todo ahora que no tengo lavavajillas, por eso, recetas como esta que se pueden preparar en el mismo recipiente en el que luego te las comes me parecen lo más. Unos macarrones con queso que se preparan en menos de 10 minutos y ensuciando solo una taza o bol.

Salmón al horno con bacon y cebolla caramelizada

Salmón al horno con bacon

Los ácidos grasos del salmón tienen un efecto beneficioso a la hora de contrarrestar el estrés, por lo que es un pescado que nos puede venir bien a la hora de la cena. En este ocasión al horno con bacon y cebolla, aunque el bacon podemos cambiarlo por jamón serrano y hacer la receta más ligera. Aquí os cuento cómo se prepara.

Huevos al plato en 4 minutos

huevos-flamenca-13

Estos huevos al plato o a la flamenca son otra de mis cenas rápidas por excelencia, manchan poco y se hacen volando en el microondas tal como os enseñé en este post.

Sándwich Vips Club

VipsClubSandwich_19 (1024×660)

Otra de mis favoritas para esas noches en las que aparece visita para ver una peli o el partido de fútbol de rigor es esta versión casera del Sandwich Club como el del Vips al que muchas veces, por hacerlo más ligero, le elimino el bacon :). En este post os cuento todos los detalles.

Pastel de verduras

Pastel de verduras rápido

Otra cena que me encanta y que suelo preparar por partida doble para que me quede para el día siguiente es este pastel de verduras, que primero se cocinan en la sartén y luego se termina de hacer en el microondas. Aquí podéis ver toda la explicación.

Perritos calientes

hot-dogs-02

¿Y por qué no un perrito caliente para cenar? En este post tenéis 40 recetas distintas para elegir la que más os guste o la que más se adapte a lo que tengáis en ese momento por la nevera.

Tartar de tomate y jamón con pechuga de pollo a la plancha

tartar-tomate-04

La socorrida pechuga de pollo a la plancha es un clásico en las cenas de los que vamos con prisa -o pereza- pero intentamos cuidarnos, así que para no aburrirnos lo mejor es acompañarla de una guarnición ligera, sabrosa y colorida como este tartar de tomate y jamón que os enseñamos a preparar aquí.

Merluza rellena de verduras en papillote

Merluza rellena en papillote

Otra sencillísima, sanísima y sin ensuciar casi nada. Una cola de merluza rellena de jamón y verduritas en papillote que aquí podéis ver cómo se prepara.

Pollo al limón al estilo chino

pollo al limón

Para vencer a la tentación de llamar al chino os propongo esta pechuga de pollo al limón que tardaréis menos en preparar en casa de lo que tarda el chino en aparcar la moto. Aquí la receta completa.

Sándwich Salmón Club como el del Vips

Sándwich Salmón Club como el del Vips

Y si el Club Vips tradicional os sigue dando pereza, su hermano ligero de salmón es mucho más rápido de preparar y no hace falta encender el fuego, solo la tostadora tal como os contamos en este post.

Pechuga de pollo rellena en microondas

pechuga-rellena-micro-00

Fácil y requetebuena casi con cualquier cosa que le metamos dentro para hacer limpieza en la nevera, unos pimientos, un poco de cebolla caramelizada, unos restos de salsa boloñesa o de pisto, el caso es enrollar la pechuga con un poco de queso y algo más y cocinarla en el microondas tal como os explico aquí.

Tortilla francesa en un minuto

Tortilla francesa en un minuto 0

En mi plato me lo guiso, en mi plato me lo como y no tardo ni 5 minutos en cenar con esta tortilla francesa en 1 minuto que es auténtica cocina de emergencia. Aquí os contamos todos los detalles.

Hamburguesas de dieta sin pan

hamburguesas-dieta-sin-pan-00

¿Unas hamburguesas que no nos resulten pesadas antes de dormir? Pues claro que se pueden hacer con este truquito que os contamos aquí.

Pizza en pan de pita con huevo de codorniz

Pizza express pan pita 7

Otra de esas cenas rápidas para el día que se apuntan los colegas a ver la tele en casa, unas pizzas ligeritas que se hacen en un pispás usando como base medio bollo de pan de pita. Buenísimas. Aquí podéis ver la receta.

Sopa de verduras

Sopa de verduras perfecta

Es quizá la menos rápida de todas, pero se puede hacer trampa, si se prepara el domingo por la tarde, nos durará varios días y solo tendremos que ir calentando, por lo que al final sí entra dentro de las cenas rápidas y reconfortantes para las primeras noches frías del otoño. Aquí os dejo la receta.

Sopa de pescado rápida

IMG_8915 SOPA DE PESCADO RÁPIDA, RECETA PARA MICROONDAS 0

Cena rápida y de lujo esta sopa de pescado y marisco que se prepara en el microondas y de la que querréis hacer cantidad para repetir al día siguiente. La receta completa, aquí.

Pechuga de pollo con salsa de mandarina

MEDALLONES POLLO CON SALSA MANDARINA 10 IMG_1404

Otra idea para darle alegría a la pechuga de pollo a la plancha sin perder demasiado tiempo son estos medallones de pechuga de pollo con mandarina y verduritas. Una delicia que os enseñamos a preparar aquí.

Sándwiches estilo Rodilla

sandwiches

Otra idea perfecta para un día de pereza en el que cenamos solos o acompañados es preparar unos sándwiches con rellenos untables al estilo de los de Rodilla. En este post os dejamos varias recetas.

Crema de calabacín y apionabo

calabacin-apionabo-12

También me confieso muy fan de tener unos cuantos túpers de cremas de verduras en el congelador, como esta de calabacín y apionabo que podéis ver en este post.

Tortilla paisana

tortilla-paisana-00

Una alternativa un poco más equilibrada para esos días en los que podemos tener antojo de tortilla de patata sería esta tortilla paisana con atún y muchas verduritas.

Pescado a la plancha

pescado-plancha-00

Y puestos a no complicarnos, un simple filete de pescado a la plancha con las verduras que haya por la nevera nos puede servir para una cena estupenda. En este post os contamos todos los trucos para hacer pescado a la plancha sin que se rompa ni se pegue.

Fajitas sencillas de salmón, queso y mostaza

fajitas_salmon_queso_mostaza

Las tortillas de trigo también son geniales para preparar cenas rápidas como estas fajitas ligeras de salmón, queso y mostaza que os enseñamos a preparar aquí.

Quesadillas de pollo y verduras

QUESADILLA DE POLLO Y VERDURAS 14

Y otra idea con tortillas de trigo, son estas riquísimas quesadillas de pollo y verduras. Ni pueden ser más fáciles ni estar más ricas. Aquí podéis ver la receta.

Tortilla de espinacas y puerros

Tortilla de puerros y espinacas

Y otra tortilla sanota y muy sencilla que se prepara en un momento es la de espinacas con puerro caramelizado. Tan fácil como seguir los pasos que os dejamos en este post.

Sándwich a elegir

sandwich-00

Y por si los sándwiches anteriores no os convencen, en este post os dejamos 30 recetas diferentes que os servirán de inspiración para preparar el vuestro.

Pollo con salsa de mostaza y vino blanco

Pollo con mostaza y vino blanco

Y otra para cocinar en cantidad suficiente para que sobre para el túper del día siguiente es este pollo con mostaza y vino blanco. Fácil y riquísimo siguiendo las instrucciones que tenéis aquí.

Curry de pollo y zanahorias

curry-pollo-zanahoria-00

Otra que también es perfecta para el túper del día siguiente es este curry de pollo con zanahorias, muy sabroso y ligero. Aquí la receta.

Salmón al horno con cebolla y tomate

salmon_horno_6

Otra que nos encanta es este salmón al horno con cebolla y tomate porque no da ningún trabajo prepararlo y está de chuparse los dedos. La recetita en este enlace.

Pizza en pan de molde con salsa de tomate exprés

Pizza con pan de molde y salsa de tomate exprés 16

Otra idea guay para cuando nos puede el antojo de pizza pero nos mata la falta de tiempo es tirar del pan de molde como base y currarse unas pizzas en pan de molde como estas.

Pescado Thai con Pak Choi

pescadothai

Y para terminar esta lista de cenas rápidas, un pescado con toques exóticos y facilísimo de hacer siguiendo los pasos de la receta que os dábamos en este post.

¿De qué hablamos cuando hablamos de recetas para tupper?, ¿Cualquier receta es receta para tupper?

Como es de público conocimiento, estas preguntas preocupan a la humanidad desde hace años. Como representante de Paulina Cocina, tengo la suerte de formar parte de la CNDRT (Comisión Nacional de Definición de las Recetas para Tupper).

Desde el primer día nos dividimos, cuándo no, en dos bandos. Al primero nosotros le llamamos los “todo es tupper“. Son personas de dudoso paladar cuya principal premisa es “adentro todo se va a mezclar”. No tienen problema en comer pasta recalentada o tomate que estuvo toda la mañana encerrado. Su ensalada de tupper llega ya condimentada.

El segundo bando es el nuestro. Para nosotros, no cualquier receta forma parte del grupo “recetas para tupper”. No señor. Las recetas para tupper tienen que cumplir ciertas condiciones. Porque de lo que se trata no es de poner comida en un recipiente sino de seguir comiendo bien una vez abierto el cacharro en cuestión. Hemos redactado un documento para presentar ante la comisión con nuestras máximas. A saber:

1. Las recetas para tupper deben quedar sabrosas recalentadas. No toda la comida es apetecible si está recalentada. Las comidas con salsa son especialmente ricas si están recalentadas.

2. En su defecto, las recetas para tupper deben quedar ricas estando frías, o ser un plato frío.

3. Las recetas para tupper no deben ser fáciles de volcar. O sea: una sopa queda perfecta recalentada, pero el transporte es una condición constante en el tuppereo. No está bien someter al tupperero a llevar el bolso derecho o abrazado todo el trayecto.


4. Las recetas para tupper no deben contener alimentos fácilmente oxidables. Muy rica la palta, pero al tupper no entra si no está entera.

5. Las recetas para tupper no deben ser recetas que requieran frescor para quedar bien, como ensaladas verdes o con tomate ya preparadas.

6. Las recetas para tupper deben quedar bien mezcladas. La transportabilidad hace que los alimentos se saluden por el camino. Papa frita con fideos NO es una buena comida para tupper. Los guisos o recetas en las que la guarnición ya está incorporada son muy buenas para el tuppereo.

7. Por último, las recetas para tupper no deben ser comidas cuya cocción y calidad se deteriore con el tiempo. Las pastas, los arroces calientes y los fritos NO son recetas para tupper. Pierden textura y se atenúa su sabor. Este es el punto que más polémica ha generado.


Sin más, les dejamos estas recetas para tupper de ejemplo, esperando apoyen con su voto a nuestro equipo en el referendum de Noviembre.

1. Budincitos rápidos de brócoli y queso

Preparación

Riquísimos, suaves y nutritivos, estos budincitos se hacen muy rápido la noche anterior.

¿Precisa microondas?

2. Hamburguesas de arroz y lentejas

Estas hamburguesas sacían y son muy nutritivas. Hay que hacerlas antes, resultan muy buenas frías, pero se las puede calentar. Podés llevarlas en tupper y comprar en el camino pan fresco, tomate y lechuga.

no necesariamente.

3. Colita a la cacerola

Lleva su tiempo y hay que prepararla antes. Las carnes en salsa quedan perfectas recalentadas, muchas veces mejor que el día anterior. Así dice mi mamá cuando te da comida recalentada.

4. Ensalada fría de arroz

Lo mejor es tener el arroz cocido y frío y prepararla por la mañana o la noche anterior, lleva poco tiempo. Ideal para tener en la heladera por las dudas, se conserva bien.

no

5. Pescado con ajada gallega

Se hace realmente rápido, en unos 15-20 minutos. La noche anterior o la misma mañana. Queda muy bien recalentado. Lo ideal es acompañarlo con papa hervida, pero sirve también una ensalada fresca.

6. Ensalada de hojas de brócoli

lleva verde pero no se pasa con el tiempo, ya que las hojas están cocidas. Lleva tomate fresco, pero podés llevar el tomate entero y cortarlo antes de comer. Se puede preparar la noche anterior o incluso a la mañana, levantándose con un poco de tiempo. No planees esto último, no te lo creés ni vos.

no.

7. Cerdo agridulce con calabaza

Lleva su tiempo pero no es difícil. Tiene un sabor agridulce y DE VERDAD queda mejor recalentado que el mismo día.

sí.

8. Causa peruana

Se pueden preparar varios y tener para varios días, se conserva bien en la heladera. No lleva mucho tiempo pero no da para prepararlo en el mismo día. Este plato es ideal para llevar en verano, se come bien frío, no pierde la forma y es riquísimo.

no.

9. Pescado en bolsita

la noche anterior. Es tan fácil como meter los ingredientes en una bolsita y sacar un plato hecho. Guarnición y principal en el mismo plato, si se mezcla, no pasa nada.

sí.

10. Tarta de atún

La noche anterior. Queda rica tanto fría como caliente. Si la vas a calentar, tené en cuenta que al calentarla en el microondas se ablanda la masa. Si hay otro modo, mejor. Puede ser horno eléctrico, sartén seca o sobre una tostadora.

no necesariamente.

11. Pizza di pipazzo

El día anterior. Se conserva perfectamente y no pierde sabor ni textura. También se puede tener prepizzas por un lado y la mezcla de pimeintos en un frasco y armarla cuando sea necesario para poder llevarla varios días. Queda rica fría pero hago la misma recomendación si se la va a calentar: si es en horno (a gas o eléctrico), mejor. También puede ser sobre una sartén, en la hornalla o sobre una tostadora.

no necesariamente.

12. Albóndigas en salsa de tomate

El día anterior. Es una comida que incluso se pueden congelar varios tuppers, sacarlos por la mañana para llevarlos y calentarlos antes de comer. Este plato queda riquísimo recalentado. Puede que tengas que agregar un chorrito de agua porque la salsa se pone más espesa.

sí.

13. Carbonada vegana

Para el amigo vegano, que nunca falta. Lleva tiempo y cariño. Es riquísima y mejor recalentada.

sí.

14. Tarta de puerros

Una tartuca de las buenas. Se hace la noche anterior y queda bien tanto fría como caliente (pero mejor caliente). Acordate: si la vas a calentar, mejor en horno (puede ser eléctrico) que en microondas. También sobre una sartén seca o tostadora, al fuego.

no necesariamente.

15. Calamares rellenos

el día anterior, queda genial recalentada. Y sacía mucho.

sí.

16. Ceviche

Mi favorito de verano. Se prepara esa misma mañana (lleva unos 15 minutos). Se puede tener todo preparado y solo mezclarlo (así lleva 5 minutos!). OJO: el ceviche es pescado crudo, hay que procurar que esté siempre refrigerado, sobre todo si llevamos este plato en verano.

no.

17. Tomates rellenos

El día anterior. Se conservan bien refrigerados y pueden tenerse varios, para llevar en diferentes días.

no.

18. Tarta de acelgas crocante

El día anterior. Puede comerse fría pero a mí la acelga me gusta más caliente. Como ya dije: las tartas, si hay posibilidad, mejor recalentarlas en horno a gas o eléctrico, o sobre una sartén seca o tostadora, al fuego.

sí.

17 recetas de Navidad para preparar con antelación y no estar todo el día en la cocina

La llegada de la Navidad supone grandes reuniones familiares en las que la comida se convierte en algo muy importante. Puede que todos los años te toque ser la anfitriona de las cenas y comidas navideñas, razón por la que no disfrutas como quisieras de la compañía de tus seres queridos.

¿Por qué dejar la comida para el último momento? Podrías pasar más tiempo con tu familia si dejases cocinados algunos platos días antes de la fecha exacta. Solo tendrías que hacer pequeñas cocciones el mismo día, y sentarte a la mesa con los demás dejando a un lado el cansancio. Te dejamos 17 recetas de Navidad para preparar con antelación y no estar todo el día en la cocina.

Recetas de Navidad de aperitivos

1 Croquetas de jamón

Las croquetas se han convertido en el aperitivo más solicitado de tus cenas navideñas, ¿verdad? Hacerlas unos días antes y congelarlas puede ser una gran opción. Solo tendrás que freírlas momentos antes de que comiencen a llegar tus invitados.

Ingredientes

-200 gr. de jamón serrano
-2 o 3 huevos para el rebozado
-Harina
-Pan rallado
-Aceite de oliva
-1 litro de leche
-800 gr. de harina
-100 gr. de mantequilla
-Nuez moscada y sal

+ Lo primero que tienes que hacer es la bechamel. Para ello, coge un cazo y echa la mantequilla para que se vaya derritiendo a fuego suave.

+ Posteriormente añade la harina y remueve bien. Ve añadiendo poco a poco la leche, siempre removiendo con unas varillas para que no se formen grumos.

+ Echa el jamón cortado en taquitos. Añade la sal y la nuez moscada para incrementar su sabor.

+ Una vez que esté todo correctamente mezclado vuelca la bechamel en otro recipiente para que se enfríe.

+ Después, cuando esté frío, empieza a formar las croquetas con ayuda de dos cucharas. Pasa cada una de ellas por huevo, harina y pan rallado. Fríelas en abundante aceite, o congélalas para freírlas justo en día de Navidad.

2 Panecillos de queso con salmón y aguacate

Estos panecillos son muy sencillos de elaborar, y tan solo necesitas montarlos de manera estética para que sean más apetecibles. Puedes hacerlos en el mismo día de la celebración, pues se tarda muy pocos minutos en tenerlos listos. ¿Te animas?

-200 gr. de queso azul
-Nata para montar
-Un paquete de salmón ahumado (100 gr.)
-2 o 3 aguacates (dependiendo de las personas que sean)
-Eneldo seco
-Pan rústico

+ Comienza por mezclar el queso azul con la nata para montar, y con ayuda de la batidora mezcla hasta que quede una deliciosa crema de queso. Ten cuidado de que no se te corte la mezcla.

+ Calienta los panecillos, tanto en la tostadora como en el horno, y ve untando el queso que previamente has elaborado.

+ Corta en trocitos el salmón y colócalo por encima de las tostas. Después haz lo mismo con el aguacate.

+ Pon un poquito de eneldo seco por encima para decorar. ¡Y listo!

3 Volovanes de sobrasada con miel y piñones

Como ocurre con el anterior aperitivo, los volovanes también pueden prepararse en el momento. A pesar de que se pueden hacer en casa los hojaldres, en este caso es recomendable que se compren ya hechos en cualquier supermercado. Puedes probar también con tartaletas, todo depende de tus gustos.

-Aceite de oliva
-40 gr. de piñones
-100 gr. de sobrasada
-Media cucharadita de miel
-Mini tartaletas o volovanes

+ En una sartén pequeña echa un poquito de aceite y tuesta los piñones.

+ Después echa la sobrasada y remueve durante unos minutos hasta que quede bien mezclado.

+ Vierte la miel por encima e integra todos los ingredientes.

+ Con ayuda de una cuchara rellena todos los volovanes.

4 Gambas al cava

El marisco es bastante codiciado en las cenas y comidas de Navidad. No hay hogar que no incluya las gambas entre sus aperitivos, por lo que este año puedes probar una rica receta que, además, ¡no te llevará casi tiempo realizarla!

-250 gr. de gambas frescas
-200 ml. de cava
-4 dientes de ajo
-Perejil seco
-Aceite de oliva y sal

+ Pica los dientes de ajo previamente pelados en tiras finas. Añade el perejil, aceite de oliva y un poquito de sal gruesa. Remueve en un cuenco o plato hondo.

+ Coloca las gambas sobre una bandeja de horno y extiende el preparado de ajo que antes has elaborado.

+ Añade con cuidado el cava para que no se vierta.

+ Mete en el horno las gambas durante 5 minutos por cada lado a 200º.

5 Carpaccio de ternera con vinagreta de mostaza y miel

¿Buscas una receta sencilla y muy rica? ¡Este es tu plato! Sorprende a tus invitados con un carpaccio que, además, es muy fácil de hacer ya que tan solo tardarás 15 minutos en llevarla a cabo.

-200 gr. de ternera ya cortada en carpaccio. De esta manera te ahorrarás mucho tiempo ya que no tendrás que hacerlo en casa.
-4 cucharadas de limón
-2 cucharadas de vinagre blanco
-2 cucharadas de mostaza, y 2 de miel
-1 cucharadita de vinagre
-Aceite de oliva
-Piñones o pistachos
-Rúcula
-Sal y pimienta

+ Comienza mezclando la miel, mostaza, aceite de oliva, el limón y el vinagre blanco en una tacita para hacer la salsa. Mezcla sin parar hasta conseguir la consistencia deseada.

+ Prepara las láminas del carpaccio en un plato bonito.

+ Pon por encima la rúcula y los frutos secos que hayas escogido (pistachos machacados, o piñones).

+ Añade la salsa de miel y mostaza a modo decorativo.

  • Quizá te interese: «Recetas frías para Navidad (de entrantes y primeros) sencillas y rápidas»

Recetas de Navidad de primeros platos

1 Almejas a la marinera

Otro plato típico de la Navidad son las almejas a la marinera. A priori puede parecer que es un plato muy elaborado, sin embargo no te llevará mucho tiempo hacerlo. Puedes llevarlo a cabo unos días antes y reservar. ¡No perderá su sabor!

-1 Kg. de almejas
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de harina
-Aceite de oliva
-Perejil y sal
-Un vaso de vino blanco
-Guindilla (opcional)

+ Limpia bien las almejas con bastante agua para retirar todo lo que sean deshechos.

+ Pica la cebolla y el ajo en trozos pequeños. Añade a la sartén con aceite de oliva la cebolla junto a la guindilla, aunque es opcional.

+ Una vez que esté dorada la cebolla, añade el ajo picado.

+ Echa la harina y remueve bien para mezclar todos los ingredientes.

+ Agrega el vino blanco, y vuelve a remover.

+ Por último, incorpora las almejas con cuidado y añade el perejil.

+ Cocina las almejas hasta que se abran.

2 Sopa de picadillo

Si hay un plato rico y muy invernal es la sopa de picadillo. Se trata de un plato que contiene ingredientes que suelen gustar a todo el mundo. Puedes hacerla unos días antes, y calentarla justo antes de servirla en la mesa.

-Medio pollo
-2 zanahorias
-2 huesos de jamón
-Agua
-2 huevos
-1 puerro
-Jamón serrano en tacos
-Fideos finos
-Hojas de hierbabuena

+ Pela y corta las zanahorias y el puerro. Añade las verduras en una olla grande junto al hueso de jamón y el pollo.

+ Cubre con agua todos los ingredientes y deja que se cocinen durante una hora.

+ Cuece los huevos, quítales la cáscara y pícalos. Corta la hierbabuena y añade los tacos de jamón.

+ Después de cocer las verduras junto al pollo, saca este último ingrediente. Deshuesa y pica el pollo en trozos pequeños.

+ En una cacerola cuela todo el caldo y mézclalo con el pollo, el huevo, la hierbabuena y los tacos de jamón.

+ Vuelve a ponerla al fuego y añade los fideos hasta que se hagan. También puedes reservar el caldo, y añadir los fideos justo antes de servir.

3 Berberechos al vapor

Este es un plato de lo más fácil y sencillo, que además de Navidad te puede servir para otras muchas celebraciones. Además, puedes servirlos como primer plato, o en los aperitivos. ¡Tu decides!

-Berberechos (la cantidad dependerá de las personas que invites)
-Sal
-Agua

+ Limpia el berberecho con agua fría y con sal para que pierdan toda la arena que puedan tener.
+ Introduce los berberechos en una cazuela con un vasito de agua y observa de vez en cuando.
+ Una vez que los berberechos se hayan abierto ya estarán listos para comer.

4 Tartar de atún

El tartar de atún es uno de esos platos fríos que pueden servirse en cualquier época del año. La Navidad es una buena fecha para que empieces a sorprender a los comensales con una receta que, además de rica, es muy sencilla de elaborar.

-300 gr. de atún rojo fresco
-2 aguacates
-1 cebolleta
-1 lima
-salsa de soja
-Semillas de sésamo
-Aceite de oliva
-Aceite de sésamo

+ Pica la cebolleta de forma muy fina y, después, corta el atún en dados. Mezcla los ingredientes y añade aceite y sal.

+ Mezcla tres cucharadas de salsa de soja, una de aceite de oliva y una pizca de sal. Remueve todos los ingredientes hasta que quede una rica vinagreta.

+ Corta en dados el aguacate, y añade por encima un poquito de lima para incrementar su sabor.

+ Ayúdate de un molde redondo para colocar todos los ingredientes de forma estética (debajo el aguacate y encima el atún).

Recetas de Navidad de segundos platos o principales

1 Lomo de cerdo al horno con manzana

En los segundos platos o principales es cuando más tiempo se emplea. Puedes, por ello, hacer recetas más sencillas que te permitan emplear el tiempo en ti mismo más que en cocinar, evitando así llegar muy cansado a la celebración. ¿Qué te parece un lomo de cerdo con manzana? Tardarás, más o menos, 40 minutos en hacerlo.

Para la salsa de manzana
-3 manzanas
-1 cebolla
-Media taza de nata
-Canela
-Jengibre
-30 gr. de mantequilla
Para el lomo
-1 Kg. de cerdo
-2 zanahorias
-2 cebolla
-Harina
-100 ml. de vino blanco
-100 ml. de caldo de carne o de agua
-Aceite de oliva
-Sal y pimienta

Para la salsa de manzana:

+ Sofríe la cebolla picada con la mantequilla.

+ Agrega la manzana y espera hasta que esté más blanda. Después, añade la nata líquida, el jengibre y la canela.

+ Mezclar todos los ingredientes con ayuda de la batidora.

Para el lomo:

+ Lo primero que debes hacer es sellar la pieza del lomo en la sartén con sal y pimienta. Después reservarlo en un plato.

+ Corta las cebollas y las zanahorias. Añádelas a una sartén o a una olla con abundante aceite y cocínalas durante unos minutos.

+ Agrega el vino blanco y el caldo a las verduras hasta que quede bien mezclado.

+ Añade el lomo y déjalo en la olla junto a las verduras durante 40 minutos, dándole la vuelta a los 20 minutos.

+ Córtalo en finos filetes y acompaña de la salsa de manzana que previamente has hecho.

2 Solomillo de ternera con salsa de roquefort y champiñones

Para los amantes de la carne esta receta es una de sus preferidas. El solomillo de ternera con salsa de queso te ayudará a triunfar en tus cenas de Navidad. ¿A qué esperas? ¡Toma nota de la receta!

Para la salsa:

+ Calienta la nata líquida junto al queso en un cazo y espera a que se derrita. Remueve hasta conseguir la consistencia deseada.

+ Añade sal y aceite al gusto.

Para la guarnición:

+ Limpia los champiñones, corta los ajos y las cebollas.

+ Sofríe en una sartén todos los ingredientes con un poquito de sal, y añade perejil picado.

Para la carne:

+ Cocina los solomillos a la sartén con aceite. Añade sal cuando estén cocinados.

+ Sírvelos en un plato con los champiñones al lado, y con toques de la salsa de roquefort. Te recomendamos que pongas el resto de la salsa en un cuenco para que cada comensal se sirva la cantidad que desee.

3 Salmón con verduras en papillote

El salmón es uno de los pescados estrella de la Navidad. Y si además escoges una receta fácil de hacer, mucho mejor. El salmón en papillote te ofrecerá la oportunidad de pasarlo en grande con tus invitados y, después, degustar un suculento plato que les encantará. Suena bien, ¿verdad?

-Lomos de salmón
-2 patatas pequeñas
-1 calabacín
-2 zanahorias
-2 puerros
-Vino blanco
-Pimienta, sal y orégano
-Aceite de oliva

+ Pela las patatas y córtalas en rodajas.

+ Lava y pela los calabacines, las zanahorias y los puerros.

+ Precalienta el horno a 190º.

+ Coge un poco de papel de aluminio o de horno para hacer el papillote, y divide las verduras y las patatas en 4 partes (si sois 4 comensales).

+ Encima de cada papel pon una cama de patatas, y por encima las verduras. Después añade un poquito de vino blanco, sal, pimienta y orégano. Pon también un poquito de aceite.

+ Coloca encima el lomo del salmón, salpimienta y cierra herméticamente cada uno de los paquetitos que has formado.

+ Introduce los paquetitos en el horno y deja que se cocinen durante unos 15 minutos. Puedes servirlos directamente sin abrir, y que cada comensal descubra la receta por sí mismo.

4 Rape al horno con patatas

Si en vez de carne prefieres pescado, esta puede ser una gran receta para llevar a cabo. Además del papillote de salmón, el rape al horno es una de esos platos que encantará a niños y a mayores.

-1 rape de 3 kg.
-4 patatas
-1 cebolla
-4 dientes de ajo
-Agua
-Aceite de oliva y vinagre
-Sal y perejil

+ Coloca en una cazuela un poquito de agua con sal, así como la cabeza de rape y un poco de perejil. De esta manera conseguirás un rico caldo que dará mucho sabor a tu plato.

+ Pela las patatas y la cebolla, y fríelo todo en una sartén con abundante aceite. Después colócalas en una bandeja para horno con un poquito de caldo.

+ Salpimienta el pescado, colócalo encima de las patatas y ponle un poquito de aceite. Hornéalo durante 20 minutos a 220º.

+ Pela y dora los dientes de ajo para acompañar al pescado y mézclalos con un poquito de perejil.

+ Pon todo en un plato de manera estética.

  • También puedes leer: «El look ideal para la cena de Navidad de empresa»

Recetas de Navidad de postres

1 Turrón de chocolate

Solamente necesitas 5 minutos para elaborar un turrón de chocolate casero. Además, puedes hacerlo días antes ya que es mejor que esté frío para que se quede duro. ¿Te animas a hacerlo?

-50 gr. de manteca de cacao o de cerdo
-60 gr. de arroz inflado
-125 gr. de chocolate negro
-150 gr. de chocolate con leche

+ Trocea el chocolate y ponlo en un bol junto a la manteca. Después calienta en el microondas o en una olla hasta que se derrita.

+ Añade el arroz inflado y remueve para que se integre bien en todo el chocolate.

+ Vierte la mezcla en un molde para turrón, y refrigera durante unas horas para que quede con la consistencia deseada.

2 Galletas navideñas

Las galletas son muy típicas de la Navidad, y además pueden servir tanto para Nochebuena, como para Nochevieja o el día de Reyes. Puedes hacerlas días antes de las celebraciones, y conservarlas en un lugar a temperatura ambiente para sacarlas en el día que quieras. ¡No te las comas antes de que llegue el momento!

-3 tazas de harina
-Canela molida
-Bicarbonato de sodio (un cuarto de cucharadita)
-250 gr. de mantequilla
-Menos de media taza de azúcar granulada
-Miel
-1 huevo
-1 cucharadita de esencia de vainilla
-Para la decoración de las galletas puedes utilizar glaseados y colorantes que puedes encontrar en cualquier comercio

+ Mezcla la harina con la canela y el bicarbonato.

+ Después bate la mantequilla con el azúcar, agrega la miel, el huevo, y la esencia de vainilla. Mezcla bien hasta que queden todos los ingredientes integrados y obtener una masa.

+ Conserva la masa con papel de film durante una hora en la nevera.

+ Precalienta el horno a 180º mientras sacas la masa, la estiras, y cortas las galletas con ayuda de un molde.

+ Hornea las galletas durante 10-15 minutos.

+ Cuando las saques y se enfríen, podrás decorarlas como más te guste.

3 Crujiente de peras con chocolate blanco

Si estás harto de los típicos dulces de Navidad y quieres sorprender a tus invitados con un postre diferente, el crujiente de peras triunfará. Se trata de un postre muy fácil de hacer, y perfecto para después de las copiosas cenas navideñas.

-Placas de hojaldre
-2 peras
-1 huevo
-Un poquito de miel
-200 gr. de chocolate blanco

+ Pela y corta las peras en trocitos muy finos, y mezcla con la miel.

+ Extiende la placa de hojaldre, corta rectángulos medianos y coloca la mezcla de peras con miel en el centro.

+ Dobla la masa formando triángulos. Bate el huevo, y pinta cada uno de ellos.

+ Hornea todos los triángulos durante 10 minutos a 200º.

+ Mientras tanto, derrite el chocolate blanco en un cazo. Échalo por encima del hojaldre una vez que esté derretido.

4 Yogurt con crema de turrón

Ya sabemos que el turrón es un postre más que típico de la Navidad. Pero puedes innovar con él elaborando recetas para postres que le den un toque de distinción a tus cenas. ¿Te apuntas con el yogurt?

-300 gr. de frutos secos
-1 tableta de turrón de jijona
-6 yogures naturales o del yogurt griego
-8 galletas
-1 cucharada de canela molida
-6 cucharadas de crema de almendras o de miel
-250 ml. de nata líquida para montar
-25 gr. de azúcar y 50 gr. de azúcar glass
-2 polvorones de almendra o de canela

+ Monta la nata fría. Bate el azúcar con la nata con las varillas, hasta que quede una masa compacta.

+ Añade en otro bol el turrón en trocitos pequeños, y pon medio vaso de leche. Bate hasta que quede todo mezclado a la perfección, de tal manera que quede como un puré.

+ Junta el turrón con la nata con mucho cuidado y mézclalo bien.

+ Deja reposar en la nevera la mezcla.

+ Mientras tanto, tuesta unos frutos secos en la sartén con un poquito de mantequilla y añade azúcar y canela. Una vez estén fríos separa en dos mitades: una para las galletas, y otra para decorar la copa del yogurt.

+ Rompe las galletas y ponlas en la base de la copa junto a los frutos secos. Después añade el yogurt, y luego la crema de turrón. Pon por encima el resto de frutos secos, ¡y listo!

10 platos que están mejor al día siguiente

Es una respuesta muy de madres y padres cuando se pregunta qué hay para comer: «sobras». Un concepto maravilloso que, de hecho, debería usarse más a menudo, teniendo en cuenta que el desperdicio de alimentos es una lacra a erradicar.

El caso es que hay platos que merecen una categoría especial porque, no es que mantengan el tipo en la nevera, es que mejoran con el tiempo. Sí, un triángulo de tortilla para desayunar al día siguiente es una maravilla, pero puede que sea más una cuestión subjetiva o de hambre.

Sin embargo hay otros, como algunos guisos o pasteles, que se llevan muy bien con esas 24 horas de reposo en las que ingredientes y sabores se asientan. Y es que no siempre lo de «recién hecho» es la mejor opción.

Platos de cuchara

Potaje, cocido, lentejas, arroces caldosos… la mayoría de platos de cuchara saben mejor el día siguiente. El reposo hace que las carnes y verduras suelten todo su jugo y que el caldo tenga más cuerpo. Ojo, eso sí, con el recalentado para no perder el punto del arroz.

Potaje de vigilia

Lasaña

Nada alegra más el estomago que encontrar un trozo de lasaña del día anterior. La bechamel se habrá compactado un poco más, creando un relleno delicioso con el resto de ingredientes. En todo caso, un poco de queso rallado fresco y gratinado puede ayudar a revivirla por fuera y que no sólo nos quede buena, sino que luzca bonita.

Quiche

Con las quiche pasa lo mismo, siempre están buenas pero el día siguiente están mucho mejor. El huevo con la mezcla del relleno gana en sabor y el conjunto se vuelve más consistente. Si no queremos que se reblandezca, mejor utilizar el horno que el microondas para calentarla, o incluso una sartén.

Estofados

Es posiblemente el mejor ejemplo cuando se habla de comidas que mejoran tras unas horas de reposo: los guisos y estofados. No sólo los ingredientes se integran mejor, sino que la salsa también se asienta y el resultado es estupendo.

Curry

No deja de ser un guiso exótico, pero los currys merecen su propia categoría en esta lista. Lo ideal es tener el curry por separado y preparar arroz reciente para servirlo, aunque es verdad que el arroz cocido -sobre todo variedades como el basmati- tampoco envejecen nada mal de un día para otro, e incluso hay quienes dicen que está mejor recalentado y mezclado con otros ingredientes.

Macarrones al horno

Aunque para un italiano -o cualquier amante de la pasta- la única pasta buena es la que está recién hecha, podemos hacer una excepción con platos como los macarrones al horno, en los que hay una bechamel y un gratinado que da más consistencia y calorías al plato. Un tupper con una ración de esto en la nevera si han sobrado del domingo te puede alegrar el comienzo de semana.

Chutney de rábanos y manzana para tus platos navideños

Salsas

De la familia de los guisos y estofados, las salsas son otro de esos platos que no se llevan bien con las prisas. Ni al cocinarlos ni al comerlos. Una buena noticia que nos permite tener durante unos días en la nevera una salsa preparada e ir sacándola según se necesite.

Brownie

Un bizcocho casero puede quedarse seco con las horas. No esos industriales que por arte de magia duran semanas intactos. Pero en el caso del brownie, la grasa y el chocolate hacen milagros y consiguen que al día siguiente esté tan bueno como recién hecho. O más.

Tarta de queso y cerezas

Tartas

El brownie no está solo en la lista de postres. En el caso de la tarta de queso, por ejemplo, es muy buena idea dejarla reposar unas horas o incluso de un día para otro. Y lo mismo pasa con tartas como la de zanahoria o chocolate. Así que no hace falta terminárselas enteras.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *