0

Recuperar figura tras parto

Tabla de contenidos

No es extraño ver a celebrities que han sido madres recientemente aparecer con la misma figura que tenían antes de parir como si nada hubiese pasado. Esta conducta hace creer a muchas mujeres que eso es lo normal, que tienen que bajar los kilos que han ganado cuánto antes, pero ante todo hay que ser prudentes. Es ilógico y poco saludable estar como antes al mes de dar a luz.

Si bien un exceso de peso tras el parto aumenta el riesgo de sufrir diabetes y problemas cardiovasculares, los médicos desaconsejan en la reciente mamá bajadas de peso y puestas a punto en tiempo récord. Hablaremos entonces de cuándo recuperar la figura después del parto.

Tampoco es una obligación volver a estar como antes. La maternidad cambia el cuerpo de la mujer y mientras no haya riesgo para la salud, la mujer no debe sentirse presionada para lucir un cuerpo diez. Volver (o no) a recuperar la figura tras el parto es una elección muy personal que debe estar basada en cómo cada una se sienta mejor consigo misma. Para algunas, un par de kilos de más y algunas estrías son huellas de la maternidad con las que no se sienten mal, no tienen por qué disculparse y tienen una excusa para lucirlos. Por otra parte, la que quiera estar estupenda con vientre plano y muslos firmes incluso después de tres partos, tampoco tiene que pedir disculpas por ello.

Cada mujer es dueña de su propio cuerpo y cuándo comience a poner en marcha la recuperación después del parto dependerá de muchos aspectos. Los médicos no recomiendan hacer una dieta de adelgazamiento en las semanas posteriores al parto, ni tampoco durante los primeros seis meses de lactancia exclusiva del bebé. La lactancia materna ya de por sí es un aliado, pues ayuda a reducir el peso ganado durante el embarazo.

Entre los seis meses y el primer año después del parto es el momento ideal para recuperar la figura después del parto.

Ese es el mejor momento para cambiar los hábitos de alimentación si se quiere reducir algunos kilos, y siempre combinado con ejercicio, ya que cuanto más tiempo pasa, más pereza da ponerse las pilas.

Si vuelves a quedar embarazada con kilos de más aumenta el riesgo de diabetes gestacional en el segundo parto, entre otras complicaciones. Por tanto, si has aumentado más de 10-12 kilos en el embarazo, que es la ganancia de peso recomendada, lo aconsejable es que pongas en marcha un plan para recuperar tu peso.

Alimentación y ejercicio es la clave

Las dietas de adelgazamiento después del parto deben ir acompañadas de ejercicio para que los resultados sean realmente efectivos. Es fundamental comenzar una dieta equilibrada que incluya frutas, verduras y cereales integrales, que aportan minerales, vitaminas, energía y pocas calorías. Te ayudarán además a mejorar el aspecto de la piel, de las estrías y aumentar las defensas.

Evita las grasas saturadas, los azúcares refinados y cuida la forma de preparar los alimentos. Cocina las carnes a la plancha y las verduras salteadas, cocidas, al vapor o crudas, y en muy pocas ocasiones rebozadas o fritas.

Al hablar de cómo y cuándo volver a hacer ejercicio después del parto hemos comentado que hay que comenzar a hacer ejercicio de forma gradual y con ejercicios suaves al principio. Las caminatas, la bicicleta y la natación son opciones estupendas para empezar a mover el esqueleto, incluso hacer ejercicio con el bebé. Luego, puedes ir incorporando las actividades que más te apetezcan. Ejercicios más exigentes o más suaves, según las preferencias de cada una. Eso sí, siempre es recomendable ejercitar después del parto la zona del suelo pélvico.

Lo importante es establecer una rutina de ejercicio y sobre todo, la constancia. Ya no sólo para recuperar la figura sino como un hábito saludable.

Consejos para recuperar la figura

Las ganancia de peso en el embarazo afecta de diferente manera a cada mujer. Hay quienes ganan más volumen en el abdomen, mientras que otras en glúteos y piernas, por ejemplo. Si tienes constancia con la alimentación y el ejercicio, los cambios se irán notando poco a poco.

En nuestro especial Belleza Postparto que hemos publicado hace unos meses os hemos dado buenos consejos para ejercitar cada parte. Os hemos hablado de cómo recuperar el abdomen después del parto, cómo mejorar la zona de glúteos y caderas y el pecho. También hemos hablado sobre cómo tratar las estrías, ya que los meses siguientes al parto son muy importantes para reducir su apariencia y evitar que salgan nuevas al bajar de peso.

Fotos | Thinkstock En Bebés y más | Especial Cuidados Postparto

Hoy hablaremos de cómo recuperar la figura después del parto. Veremos la dieta post parto y qué ejercicios después del parto son los más adecuados.

Además veremos como la lactancia materna te ayudará a perder peso después del embarazo.

¡Sin más rodeos, comencemos!

Cómo perder peso después del embarazo

Perder peso después del embarazo es una preocupación muy habitual en la mayoría de mujeres que acaban de dar a luz.

A todas nos encanta sentirnos guapas, atractivas y seguras de nosotras mismas.

Es normal que tu cuerpo después del embarazo haya sufrido muchos cambios. Tal vez te preguntes “¿cuánto tiempo tarda el cuerpo en recuperarse después del parto?”

Es normal que tardes entre 6 meses y un 1 año en volver a tu peso normal.

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, aquí va lo importante:

Llevar una dieta estricta o baja en calorías no es el método más adecuado para perder peso.

Debemos hacerlo poco a poco para que resulte eficaz y perdure en el tiempo. Así que las prisas no son el mejor compañero de viaje.

A continuación te voy a dar 3 claves fundamentales para recuperar la figura después del parto de manera eficaz y saludable.

3 Claves para recuperar la figura después del parto

  1. Dar el pecho. La lactancia materna ayuda a acelerar tu proceso de recuperación físico.
  2. Llevar una dieta equilibrada. Una buena alimentación es fundamental para recuperar tu figura.
  3. Evitar el sedentarismo. Es recomendable que realices ejercicio físico al menos una hora al día.

No te pongas plazos. Ni un mes, ni dos, ni tres. Recuperar el peso y la figura después del embarazo es algo que requiere su tiempo.

No te agobies y disfruta de la maternidad sin complejos.

He pensado que la mejor forma de enseñarte a comer equilibrado es a través de una receta explicada paso a paso. Así que te animo a que la descargues. Se trata de un buddha bowl con quinoa y gran variedad de verduras.

Receta Buddha Bowl

La alternativa saludable al habitual plato combinado.
Una receta de quinoa y verduras. Sencilla y equilibrada llena de sabor y color. ¡Te sorprenderás!

Descargar

Así pués, vamos a ver en detalle en cómo recuperar la figura después del parto.

La lactancia adelgaza

La lactancia adelgaza, así que si has tomado la decisión de dar el pecho a tu bebé ambos os beneficiareis.

La leche materna tiene la composición ideal de nutrientes para tu bebé. Aporta nutrientes que son prácticamente imposibles de imitar o reemplazar.

Además el vínculo afectivo que se establece entre tú y tu bebé es una experiencia especial y única.

Sé que la lactancia materna da mucho de sí y lo trataremos en profundidad en futuros artículos.

Así que ahora centrémonos en cómo adelgazar dando lactancia y los beneficios que aporta.

4 Beneficios que te aporta la lactancia materna

  1. Disminuye el sangrado postparto. El útero vuelve antes a su forma habitual y tu vientre estará más plano.
  2. Las reservas de grasas acumuladas en el embarazo se pierden al producir leche, ayudandote a perder peso.
  3. Menor riesgo de padecer cáncer ovárico y mamario.
  4. Reduce la posibilidad de contraer enfermedades del corazón, osteoporosis y obesidad.

La lactancia materna te ayudará a recuperar tu figura después del parto, pero no es una solución en sí misma.

Para recuperar tu figura es primordial llevar una dieta saludable. Veamos ahora la dieta post parto.

Dieta post parto

Tal vez pienses que la solución que te voy a dar es la dieta de turno. Pues lamento decirte que no. No existe una buena dieta post parto.

Este tipo de dietas a lo que llevan es a carencias nutricionales y problemas de salud graves.

La solución no es hacer dietas milagrosas que terminan en fracaso, sino comenzar a crear buenos hábitos de alimentación.

Durante el postparto no debes regatear calorías a tu organismo. Tu bebé te necesita con más energía que nunca y eso se consigue con una buena alimentación.

Después del embarazo es momento ideal para adquirir hábitos saludables. Beneficiará a tu salud y a la de tu bebé.

Para ayudarte a crear buenos hábitos de alimentación te he preparado 5 consejos indispensables.
¡Vamos a ello!

5 Consejos básicos de alimentación postparto

  1. Come de manera equilibrada. Aprende a comer saludable con el plato equilibrado.
  2. Aumenta el consumo de verduras, frutas, frutos secos, legumbres, y cereales integrales (pasta, arroz, pan, etc).
  3. Limita las grasas malas, azúcares simples y sal.
  4. Haz varias comidas al día en cantidades pequeñas. Así conseguirás digestiones ligeras y evitarás malas tentaciones.
  5. Sustituye los antojos por alimentos saludables que te aporten beneficios. Por ejemplo frutos secos, frutas, verduras, etc.

Recupera tu figura después del parto

Si deseas recuperar tu figura con una dieta saludable y ajustada a tus gustos y necesidades ponte en contacto con nosotras. Descubre todo lo que hemos preparado para ti.

Solicitar consulta

Para recuperar tu figura es tan importante la alimentación como hacer alguna actividad física diaria. Así que ahora veamos cuándo y cómo volver a hacer ejercicios después del parto.

Ejercicios después del parto

En primer lugar me gustaría remarcar que es importante que te recuperes bien durante la cuarentena postparto.

Tienes que descansar lo máximo posible las primeras seis semanas. No hagas esfuerzos físicos y tómatelo con calma.

Una vez recuperada debes hacer deporte de forma gradual y suave. Lo ideal es ir poco a poco subiendo de intensidad.

Practicar ejercicio físico de manera regular en cualquier etapa de tu vida te aportará numerosos de beneficios. Me estoy refiriendo principalmente a:

  1. Reducirás el riesgo de enfermedades como obesidad, enfermedad cardíaca, diabetes y menor riesgo de contraer cáncer.
  2. Mejorará tu salud mental, reducirá la ansiedad y regulará el sueño.
  3. Fortalece tu cuerpo los músculos, tendones, ligamentos y aumenta la densidad ósea.

La constancia en la actividad física es clave para obtener los mejores resultados

Veamos ahora qué ejercicios después del parto son los más adecuados para recuperar tu figura.

Empezar hacer ejercicio después del parto

Decirte qué ejercicio físico es mejor o peor después del parto resulta complicado. Cada mujer tiene características, hábitos y preferencias diferentes.

Mi recomendación es que empieces a caminar. Si lo haces con tu bebé e incluso con tu pareja es una opción estupenda para comenzar a crear hábitos saludables en familia.

El pilates y el yoga postparto son los más apropiados para fortalecer la zona abdominal.

Para la flacidez es recomendable la natación y aquagym. Además evitarás el riesgo de lesiones articulares.

Lo importante es hacer alguna actividad física diaria que te guste, te motive y que se adapte a tus necesidades.

Para recuperar la energía después de una sesión de ejercicio te he preparado una estupenda receta de buddha bowl.

El buddha bowl es un plato equilibrado que destaca por su variedad de nutrientes. Ya verás que es muy fácil de hacer. La receta está explicada paso a paso con todos los ingredientes necesarios.

¡Descárgala está deliciosa y es totalmente gratuita!

Receta Buddha Bowl

La alternativa saludable al habitual plato combinado.
Una receta de quinoa y verduras. Sencilla y equilibrada llena de sabor y color. ¡Te sorprenderás!

Descargar

Conclusión

Después del parto tu bebé requiere prácticamente todo tu tiempo, aunque no debes descuidarte a ti misma. Así que de vez en cuando deja a tu bebé con papá y dedicate tiempo para tí. Te beneficiará a nivel físico y mental.

En definitiva la clave para recuperar la figura después del parto es llevar una buena alimentación y realizar ejercicio físico de manera regular.

Para poner en práctica estos hábitos saludables te recomendamos que te unas a nuestra comunidad donde recibirás consejos de nutrición y cocina. Además encontrarás un ebook totalmente gratuito con recetas saludables explicadas paso a paso.

Trucos para recuperar la figura después del parto

Entonces, ya la madre estará adaptada a la rutina del bebé. De esta manera, se podrá organizar y comenzar con una rutina de ejercicios y prácticas como la que les mencionamos a continuación:

Cero pensamientos negativos

Es necesario asumir este reto con pensamientos positivos, dándose ánimos y apoyándose en sus seres queridos. La negatividad influye en el fracaso de las metas propuestas. La mente siempre domina al cuerpo, así que, todo reto se debe asumir con la mejor actitud.

Tener un embarazo activo

Durante los nueve meses, es recomendable mantenerse en movimiento constante. Esto incluye caminar, hacer yoga, ejercicios aeróbicos y levantar pesas de poco peso. Así, luego de dar a luz, el cuerpo ya estará acostumbrado a una rutina y retomarla será más sencillo.

Lactancia

Darle de comer al bebé hace que la madre gaste muchas calorías y esto determina la pérdida de peso. Gran parte de la leche acumulada saldrá de manera natural; gracias a ello, en unas semanas se habrán eliminado algunos kilos.

Ejercicios

El ejercicio, aparte de ser muy saludable, evita que se formen coágulos por la inactividad. Debemos tener en cuenta que, si es parto fue vaginal, estos deben realizarse a partir de los dos días de haber dado a luz.

Claro está, se deben practicar ejercicios sencillos como agitar los pies, flexionar los tobillos, girar el cuerpo de un lado a otro y empujar objetos no tan pesados con los pies.

Por su parte, los abdominales se podrán realizar después de las 4 semanas. Estos ayudarán a contraer el útero, por lo que este volverá a su tamaño normal. A partir de allí, se puede intensificar la rutina de ejercicios, siempre y cuando el cuerpo lo resistay no implique un descuido hacia las necesidades del bebé.

«Recuperar la figura después del parto puede lograrse con un buen plan alimenticio y una rutina de ejercicios diaria»

Buena alimentación

Es necesario comenzar una dieta balanceada que incluya verduras, frutas, cereales, minerales, vitaminas y alimentos de pocas calorías. Todo esto ayudará a que el cuerpo recobre las energías necesarias para equilibrarse con el ejercicio; además, mejorarán la piel, las estrías y aumentarán las defensas.

Se deben evitar las grasas saturadas y los alimentos altos en azúcar. Es recomendable, asimismo, cocinar a la plancha las carnes, las verduras al vapor y evitar las frituras.

Fajas posparto

Las fajas son una buena opción para ayudarse a recuperar la figura después del parto. Solo se debe saber cuándo y cómo utilizarlas.

Si el parto fue por cesárea, se puede utilizar la faja después de las 8 semanas. Están ayudarán a fijar la piel mientras se adelgaza mediante dietas y ejercicios.

Dormir boca abajo

Tan rápido como se pueda, adoptar esta posición para dormir ayudará a que el vientre poco a poco se aplane. También relajara la espalda y las piernas, lo que ayuda con la postura y brinda una sensación de máxima relajación.

Beber agua

El cuerpo necesita recuperar la estabilidad. La hidratación es muy importante para eso; recuerda que somos 70% de agua.

El agua contribuye a la eliminación de toxinas y acelera el metabolismo.Por lo tanto, se queman rápidamente las grasas acumuladas en el cuerpo.

Paciencia y constancia

Es un camino largo por recorrer. Los abdominales son los que más exigen y tardan en dar resultados. Hay que mantener los ánimos arriba, ser constantes y llenarse de paciencia; los objetivos se conseguirán pronto.

Si te desesperas por recuperar tu figura y en ello tardas más de lo esperado, seguramente entrarás en un cuadro depresivo posparto por esta causa.

Dale a tu cuerpo el tiempo que necesita, ámate tal como eresy fíjate metas alcanzables en lapsos de tiempos razonables; con esto, seguramente tendrás éxito en cada etapa cumplida, con lo que te motivarás hasta lograr el objetivo que te has propuesto.

Disfruta esta nueva etapa y ponte en forma

Desde el momento que recibes la maravillosa noticia de que serás mamá tu vida comienza a tomar otro sentido. Vas a experimentar muchos cambios, entre ellos físicos, emocionales y sicológicos. Aunque, sin duda, una de las preocupaciones es cómo recuperar tú figura después del embarazo.

La actriz Sandra Echeverría es muestra que con constancia y algunos buenos tips como los que a continuación te mostramos se puede recuperar el peso de antes del embarazo. Ella perdió 11 kilos y hoy luce increíble.

La American Physical Therapy Association considera que después del parto es posible que desees ponerte en forma, pero es importante retomar gradualmente la actividad física y el ejercicio seis semanas después del nacimiento del bebé.

En entrevista para Salud180, Oswaldo Trava Albarrán, fundador y director de InstaFit, explica que de los kilos ganados durante el embarazo, 30% se elimina durante el parto y 70% se pierde en aproximadamente cuatro meses con la ayuda de la lactancia, una dieta saludable y el ejercicio.

Este es el tiempo calculado para que los músculos del abdomen regresen a su estado original y se elimine el líquido retenido durante el embarazo”, agrega Trava.

Con el objetivo de que recuperes tú figura, el director de InstaFit comparte los siguientes tips que podrías seguir puntualmente:

  1. Toma agua en abundancia para deshacerse del líquido retenido.
  2. Come alimentos altos en fibra como verduras de hoja verde y frutas con cáscara.
  3. Consume grasas saludables que están contenidos en las almendras, aguacate, coco y salmón.
  4. Evita los alimentos procesados, ricos en azúcares y harinas porque favorecen el sobrepeso.
  5. Rehúye a las bebidas alcohólicas porque contienen demasiadas calorías, por ejemplo, una piña colada con ron tiene 644.
  6. Sustituye antojos de azúcar, sal o comida chatarra por botanas saludables y has cinco comidas medianas al día.
  7. Comienza a hacer ejercicio de manera gradual. Puedes empezar con caminatas o rutinas de yoga. Las rutinas que propone InstaFit son una opción viable porque no emplean peso extra y los puedes realizar en 30 minutos.

Oswaldo Trava asegura que si sigues está guía al pie de la letra puedes volver a recuperar tu peso y figura en menos de cuatro meses. Esto implica disciplina y adaptarte a la nueva rutina.

Por ello es importante que durante los primeros 40 días los dediques plenamente a tu bebé. Durante este tiempo pierdes peso de manera natural, pero ten cuidado con los alimentos consumas, elige aquellos que te nutran y evita la “comida chatarra”.

Es recomendable que realices actividad física de leve a moderada intensidad de tres a cuatro veces por semana, siempre y cuando el médico no dé alguna contraindicación.

Mamás, así pueden recuperar la figura después del embarazo

Gestar una nueva vida, albergarla durante nueve meses en un cuerpo que tiene que reacomodarse para lograrlo; volverse a acomodar tras el parto y casi enseguida estar dispuesto a alimentar a un bebé cada dos horas, deja huellas en las mujeres que van más allá de ojeras marcadas, cansancio permanente y pérdida de la memoria.

“El embarazo que genera el milagro de la vida también produce en muchas mujeres, por no decir en la mayoría, el cambio de las formas. Las zonas estarán afectadas de acuerdo con la mayor concentración de adipocitos (células grasas) y que pueden ser cara, espalda, cintura posterior, brazos y muslos”, explica el cirujano plástico Alan González.
Y señala que también –y casi inevitablemente– se verán afectadas las zonas donde se producen los principales cambios en el proceso de preparación para el crecimiento, desarrollo y alimentación del bebé; el abdomen, que será más prominente, y los senos, que lucirán más grandes.
A pesar de los evidentes cambios que sufre su cuerpo, la gran mayoría de mujeres no se preocupan durante el embarazo ni por el incremento en el tamaño de sus senos ni por la rapidez con que crece su barriga. Ni por las manchas que aparecen en la piel, ni por el ombligo que se voltea ni por los pies que se hinchan.

“Su principal preocupación es por ese bebé que está por llegar y que todas esperan venga completo y con buena salud”, dice el doctor Carlos Francisco Fernández, asesor médico de EL TIEMPO.
“Las preocupaciones estéticas no son una prioridad explícita por las mujeres en embarazo. Esas se presentan después del parto, y tal vez, como consecuencia de la caída de los progestágenos (cambio hormonal)”, añade Fernández.
A pesar de que técnicamente el embarazo y la lactancia ocasionan los mismos cambios anatómicos en todas las futuras mamás, su impacto en el cuerpo no es único ni igual para todas y depende de muchos y muy variados factores que también tienen que ver con la genética.
El cirujano Alan González explica que el impacto de dichos cambios está asociado con la edad de la mujer gestante, la cantidad de peso que aumentó durante el embarazo y el tiempo en que lo ganó.
“Si la subida de peso es muy rápida, le aparecerán estrías; si es muy alto el aumento de peso, les dejará flacidez de piel residual una vez vuelva a su peso normal, en caso de que logre regresar al mismo; y en otras se combinarán flacidez, aumento de peso y estrías”, señala.

Hidratando la piel durante los cambios fisiológicos, el embarazo le dejará muy pocas secuelas

Cuando una mujer se embaraza estando en su peso normal y sube de 8 a 10 kilos de manera gradual durante los nueve meses, cuidando la alimentación y los antojos, hidratando la piel durante los cambios fisiológicos, el embarazo le dejará muy pocas secuelas, añade González.
“Lastimosamente, la preparación física corporal es poca en muchos casos y, por tanto, las secuelas o los cambios posparto van de menor a mayor”, sigue.

Está comprobado que la lactancia materna ayuda a bajar de peso.

Foto:

123RF

Los senos, foco de atención

Por la labor que cumplirán una vez nazca el bebé, los senos son una de la parte que más cambios presenta. “La lactancia es el periodo en el que se evidencian los cambios más importantes en los senos, que presentan un aumento del volumen que está marcado por factores genéticos”, agrega Carlos Francisco Fernández.
Y añade que es probable que también haya cambios en los pezones y areolas con aumento de tamaño y también de coloración, que son pasajeros.
En algunas mujeres también se puede presentar flacidez por pérdida del volumen mamario (atrofia del tejido) o aumento del volumen mamario por el peso que no se logró bajar.

La lactancia es el periodo en el que se evidencian los cambios más importantes en los senos, que presentan un aumento del volumen que está marcado por factores genéticos

“En estos casos casi siempre se presenta flacidez secundaria al posparto, lo que, generalmente, lleva a un inconformismo por parte de las mamás, una vez terminan la lactancia y disminuye el volumen de los senos”, dice González.
Por su parte, Carlos Francisco Fernández asegura que es un mito aquello de que los pechos se caen por amamantar al bebé. “Se caen por el paso del tiempo acorde con la genética de la mujer”, enfatiza.
De acuerdo con el último estudio al respecto realizado por la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, los implantes mamarios no comprometen la anatomía y función de la glándula; así que una mujer con cirugía en sus senos puede amamantar sin ningún problema para ella y sin riesgo para su hijo. “Una mujer con implantes siempre podrá lactar”, explica González.
Y agrega: “Las mujeres con poco seno tienen poca glándula mamaria, por lo cual la cantidad de leche materna que producirán será muy limitada y por ende el tiempo de lactancia también, algo que se notará más a medida que el bebé crece y sus necesidades de alimentación aumentan”.
Otra de las secuelas es el sobrepeso tras el embarazo. Al respecto, siempre se ha asegurado que lactar al recién nacido ayudará de manera importante a que la mamá regrese pronto a su peso habitual.
“La producción de leche materna requiere de energía. Este gasto energético promueve el consumo de las reservas acumuladas durante el embarazo, hasta lograr el equilibrio que se tenía antes de la concepción”, explica Fernández.
Según la Asociación Americana de Pediatría, cuanto más tiempo se amamante, más peso se pierde. La mayor pérdida de peso se produce a partir del tercer mes.

Ayudas extras

En muchos casos se recomienda algún procedimiento quirúrgico. Muchas madres desean mejorar la forma del seno en lo referente a volumen y proyección, por ello es necesario valorar cada caso de manera individual de acuerdo con las expectativas de cada paciente y a su condición de salud.
En algunas ocasiones, con la reacomodación de su propio tejido mamario puede ser suficiente; para otras mujeres que, por ejemplo, ya se han puesto prótesis, podría ser necesario un cambio de estas o una nueva ubicación del bolsillo protésico.
En el caso de las mujeres que ya tienen implantes y se embarazan, estos no deberían sufrir ninguna alteración porque el cuerpo femenino está preparado para tolerar los cambios fisiológicos.
El problema radica en un aumento mayor de peso en el embarazo por falta de control en la alimentación, el uso incorrecto del brasier o la no utilización de este durante el embarazo y la lactancia.
TATIANA MUNÉVAR B.
Para EL TIEMPO @tatimun​

¿Te preocupa que tu panza no vuelva ser la de antes después del embarazo? Tranquila, es normal que la alegría de convertirte en mamá y tener a tu bebé en tus brazos te haya costado unos cuantos kilitos, especialmente en la zona abdominal, ya que se trata del área que más cambios sufre durante el embarazo.

Sin embargo, esto no quiere decir que no vayas a volver a tener el cuerpo que tenías antes de tu embarazo, lo que pasa es que esto no será de la noche a la mañana, por lo que reducir el tamaño de tu panza puede llevarte más tiempo y dedicación de lo esperado.

Para toda mujer es muy importante recuperar su cuerpo y su figura ya que afecta su autoestima

Lo importante es ser constantes con los métodos que utilices para reducir tu panza y saber que los resultados dependerán de tu esfuerzo. ¡No te desanimes!

Son muchos los trucos y técnicas que puedes emplear para reducir la panza luego del embarazo, recuperar tu abdomen

¿Por qué después del parto sigo teniendo panza de embarazada?

Si te preguntas por qué tu panza todavía parece de embarazada a pesar de que ya tu embarazo pasó y tienes a tu bebé en los brazos, tienes que saber que después de nueve meses viviendo cambios en tu cuerpo, estos no se van a revertir tan rápidamente como quisieras.

La piel y los músculos de la zona abdominal se expandieron mucho, principalmente en el último trimestre de tu embarazo, lo que hace que tu panza se torne más flácida.

Después del embarazo los tejidos tardan un tiempo en reacomodarse, por eso es importante esperar unas semanas para ponerte en forma

Además, después del periodo de gestación los tejidos tardan un tiempo en reacomodarse, por lo que debemos esperar unas cuatro semanas para que todo en nuestro cuerpo regrese a su lugar y poder empezar a trabajar para que tu figura vuelva a la normalidad y así reducir tu panza.

¿Cómo reducir la panza después del parto?

Aunque existen muchos factores que pueden hacer que te cueste más o menos reducir la panza, con paciencia y mucha constancia verás que no es tan difícil eliminar tallas en el abdomen, sólo debes seguir estos 6 trucos infalibles para que logres un abdomen plano mucho más rápido.

1. Amamanta a tu bebé y pierde peso más rápido

Así es, amamantar a tu bebé es lo mejor que puedes hacer, y no sólo porque es saludable para la alimentación de tu pequeño, sino porque hace que se quemen más calorías de lo habitual, ya que estás son necesarias para la producción de la leche materna, por lo que tu panza también te lo agradecerá.

Otro gran beneficio que te aporta la lactancia materna es que al momento de producir la leche la hormona prolactina genera contracciones en el útero que logra reducir su tamaño con mayor rapidez.

Una de las formas más rápidas de adelgazar es con la lactancia materna

Aquí puedes leer más: ¿Es cierto que dar el pecho adelgaza? Trucos para bajar de peso durante la lactancia

Esta es la razón por la cual algunas mujeres pierden peso más rápido que otras, por eso no lo dudes dos veces y ¡comienza a amamantar a tu bebé!

La lactancia materna es el mejor truco para bajar de peso después del parto

2. Duerme boca abajo

Si te es posible hacerlo, trata de dormir panza abajo. Esta postura te ayudará mucho en el reacomodamiento de los tejidos en tu vientre, lo que en conjunto a una rutina de ejercicios abdominales te ayudará a reducir la panza en unas pocas semanas.

¿No lo habías pensado antes?

Bueno es hora de que pruebes esta postura de dormir para ayudar a tu panza a volver a la normalidad.

3. Realiza ejercicios para reducir la grasa abdominal

Para que tu vientre regrese a su estado habitual y puedas reducir la panza es importante reforzar y tonificar las franjas musculares, pero siempre a su debido momento y con la técnica adecuada.

En este sentido se recomienda no realizar ejercicios abdominales hasta pasados al menos dos meses después del parto y optar por ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico antes de trabajar los abdominales.

Antes de iniciar tu rutina de ejercicios consulta con tu médico

Luego de terminar estos meses de recuperación puedes proceder a combinar los demás consejos con el ejercicio físico, ya que solo de esta forma podrás perder la panza que ganaste después del embarazo.

Para eliminar esa pancita que antes no estaba, lo ideal es hacer una rutina de ejercicios al menos 3 días a la semana.

  • Para comenzar, una de las mejores actividades que puedes hacer es correr ya que se trata de un ejercicio muy completo y es el que te aportará resultados a corto plazo. Para que consigas quemar la grasa debes al menos permanecer media hora corriendo para poder eliminar la celulitis y disminuir la panza.
  • Realizar ejercicios abdominales, estos son los ejercicios que van focalizados a la zona de abdomen y no es necesario que vayas a un gimnasio para realizarlos, desde casa también puedes hacer rutinas de este tipo todos los días, eso sí recuerda hacer series completas: superiores, inferiores y oblicuos.
  • Pero no tienes que limitarte a una sola actividad. Puedes practicar natación, bicicleta, subir y bajar escaleras, pilates o el ejercicio que esté a tu alcance. Lo importante es que te permanezcas activa y en movimiento para que tu panza recupere tonicidad, solo es cuestión que encuentres disponibilidad de tiempo ahora que eres mamá.

Un truco extra que funciona muy bien para tonificar, es contraer el abdomen mientras se realizan las actividades diarias.

Los ejercicios deben repetirse varias veces y realizarse en la posición adecuada

4. Lleva una dieta saludable

Una dieta saludable es el complemento perfecto del ejercicio, pero en este caso se recomienda posponerla al menos unos meses, especialmente durante la lactancia materna, ya que ésta pudiera intervenir en la producción de la leche. Para aquellas mujeres que no amamanten a su bebé, también se aconseja esperar unas semanas, hasta que su cuerpo se recupere de los esfuerzos del parto.

En cuanto a la dieta, lo más recomendando es que consumas alimentos con propiedades naturales quema grasas, como lo es la lechuga, el tomate, el pomelo, la naranja y el vinagre de sidra de manzana entre ellos. Con tan sólo consumirlos estos alimentos te ayudarán a perder calorías, y se convertirán en tu mejor aliado entre las comidas.

Una buena dieta es importante tanto para recuperar tu cuerpo como para una buena lactancia

Otro alimento que debes incluir en tus comidas es la avena. Si la consumes como agua de avena en ayunas esto te ayudará a perder peso, ya que contiene vitaminas, minerales y fibra, las cuales dan una sensación de llenura y ayuda a evitar la necesidad de comer de mas.

Además, la avena elimina todas las toxinas que nuestro cuerpo va generando. Si vamos nutriéndonos a través de su agua, nos aportará además proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

5. Bebe abundante agua diariamente

Es sumamente importante que te comprometas a beber 2 litros de agua diarios, ya que dentro de los beneficios de estar hidratados se encuentran la eliminación de toxinas y grasa corporal al mismo tiempo y el mejoramiento de la circulación sanguínea.

6. Exfolia tu panza con café para combatir la celulitis

La cafeína y antioxidantes que se encuentran en el café son bastante eficaces para reducir la aparición de celulitis en la piel, por esto el café es considerado uno de los mejores aliados en los tratamientos de belleza.

La cafeína dilata los vasos sanguíneos lo que ayuda a tonificar las áreas más difíciles y tensa los tejidos. Solo basta con aplicarte un poco de café con miel varias veces a la semana con movimientos circulares para conseguir mejores resultados en poco tiempo.

No lo dudes más y aprovecha todos los beneficios del café para reducir tu panza.

Los movimientos deben ser circulares para conseguir mejores resultados

Aunque reducir el tamaño de la panza después del embarazo no es algo que puedas conseguir de forma inmediata, con sólo aplicar estos sencillos consejos, seguir las indicaciones de tu médico, y trabajar con constancia y dedicación, conseguirás ponerte en forma y disfrutar al mismo tiempo de tu nueva vida como mamá.

Lo más importante es que no te frustres en el proceso y que recuerdes que esos kilos de más son una demostración de que estuviste embarazada y que tienes a un ser maravillosos que de ahora en adelante te acompañará en tu vida.

Así que qué son unos kilos de más cuando la alegría de la maternidad es tu regalo más preciado.

Cómo recuperar mi figura tras el parto ¡sin riesgos!

  • ¿presentas perdida de orina cuando toses, saltas o corres?
  • ¿en algunas ocasiones sientes fuertes deseos de orinar?
  • ¿tuviste un parto complicado? Largo o con fórceps
  • ¿Sentiste dolor en la zona perineal durante el embarazo?
  • ¿tu parto fue por cesárea?
  • ¿te han hecho una cirugía abdominal con consecuencias musculares?
  • ¿presentas problemas intestinales?
  • ¿te han diagnosticado un prolapso?
  • ¿estas segura de saber identificar correctamente los músculos que conforman el suelo pélvico.

Ejercicios abdominales ¡cuidado con ellos!

Nuestro abdomen es el hogar del bebé durante nueve meses, pero cada madre es un universo, por lo que algunas recuperan la forma original de su barriga casi al instante después de parir, mientras que a otras, les lleva mucho más tiempo, por lo cual dentro de nuestra desesperación por recuperar nuestra figura, solemos recurrir a los típicos ejercicios abdominales que conocemos de toda la vida, sin embargo, es necesario que sepas y estés consciente de que estos aumentan la presión sobre el suelo pélvico, incrementando el riesgo de sufrir disfunciones como la incontinencia urinaria y el prolapso.

¿Qué es el prolapso en el suelo pélvico? ¿Cuál es el tratamiento adecuado en fisioterapia?

Problemas como la incontinencia urinaria, el dolor al mantener relaciones sexuales, los prolapsos vaginales y de vejiga y otros muchos son a menudo mal tratados o sencillamente no reciben tratamiento.

Ahora bien, ¿Por qué estos los abdominales son tan dañinos para el suelo pélvico? Realmente es bien sabido que los mismos son eficaces para tonificar los rectos abdominales, sin embargo, no lo son para el músculo abdominal profundo: el transverso del abdomen.

El recto abdominal, posee la función de flexionar el tronco, no el mantenimiento de la postura y tampoco la sujeción de las vísceras, además de que tiene una acción contraria al transverso del abdomen, por tanto, si nuestro fortalecimiento se centra en este músculo, estaríamos inhibiendo parcialmente la función del transverso y por consecuencia, dificultando su correcto funcionamiento.

De allí radica el hecho, del aumento en el auge de los famosos abdominales hipopresivos, ya que los abdominales clásicos son hiperpresivos, ejerciendo una fuerza hacia la parte baja del abdomen que tu musculatura perineal se ve obligada a contrarrestar, situación que debe evitarse, más aun cuando posterior al parto, tu musculatura perineal se ve debilitada, por lo cual la presión de los abdominales tradicionales pueden provocar una disfunción del suelo pélvico como lo es la incontinencia urinaria o el prolapso.

Incontinencia urinaria. Qué es, causas, tipos de incontinencia y cómo tratarlas

El suelo pélvico y sus problemas son unos de los grandes olvidados de la medicina y la fisioterapia.

Escoge deportes seguros para tu suelo pélvico

No son solo los clásicos abdominales quienes representan un riesgo para tu musculatura del suelo pélvico, también los ejercicios o deportes de alto impacto como los aerobics, running, burpees, tenis, etc. Es por esto, que debes tener mucho cuidado al escoger la actividad física a realizar para recuperar tu figura después del parto, ya que debes recordar que las estructuras pélvicas no están en condiciones de ejercer su función de sostén y soporte como antes.

Allí radica la razón, de que mujeres que anteriormente realizaban este tipos de actividades deportivas sin ningún problema, al reincorporarse posterior al parto, suelen sufrir desagradables experiencias de pérdidas de orina.

Tu periné necesita especial atención, por lo cual es mejor que optes por actividades como la natación, aquagym, caminar a buen ritmo, ejercicios con balón o bandas elásticas, bicicleta estática; ejercicios que no impliquen un riesgo para tu musculatura perineal.

El ejercicio aeróbico, podrás iniciarlo después de haber transcurrido los 6 meses posteriores al parto, sin embargo, la condición física que tuvieras antes de quedar embarazada, y sobre todo la valoración de tu médico, podrían propiciar iniciar estas actividades antes de cumplir este plazo de seguridad.

Para retomar el ejercicio… ¡respiración y paciencia!

Especialmente si el parto ha sido por cesárea, se requiere de cierto tiempo. Un tiempo necesario para volver a equilibrarte emocional y físicamente, tu cuerpo necesita recuperarse, sobre todo esa zona que fue el hogar de tu bebe tantos meses; tu abdomen, es lo que más requiere de cuidados y paciencia.

Lo primordial es mantener una buena alimentación, totalmente balanceada que te aporte los nutrientes necesarios. Tomando las precauciones pertinentes en caso de cicatrices o heridas post parto, se puede iniciar a la semana después de parir, trabajo de fortalecimiento del suelo pélvico e implementar el uso de la faja abdominal.

Puedes iniciar, realizando actividades de bajo impacto, como comenzar dando pequeños paseos diarios con el carrito del bebe, planteando metas realistas que permitan cubrir distancias más largas con el paso de los días.

Para otras actividades de bajo impacto para el suelo pélvico como el Pilates y el yoga, en donde además no corres riesgo de producir lesiones de espalda, deberás esperar de 2-3 meses, tomando en cuenta la diástasis de los rectos abdominales, estas actividades te ayudarán a estabilizar la columna vertebral, corregir vicios posturales y además, al mismo tiempo ir tonificando los músculos internos de tu abdomen, espalda y glúteos.

También es válido iniciar practicando la respiración abdominal profunda, que no solo te ayudará a sentirte relajada sino que también te ayudará a hacer mejor los ejercicios abdominales más adelante, además de ir fortaleciendo la zona poco a poco.

Es necesario que recuerdes que lo más importante, es tu salud y la de tu bebe, es por esto que debes respirar profundo, disfrutar de tu reciente maternidad, y con los ejercicios adecuados y paciencia, lograrás recuperar tu figura.

Cómo recuperar la figura después del embarazo

¡Que la báscula vuelva a señalar el peso que tenía antes de quedarme embarazada para poder llevar mi ropa de siempre cuanto antes!

¿Quién no ha pensado esto después de ser mamá?

Publicidad

Vale sí, después de nueve meses viendo como nuestro cuerpo se ha ido deformando, todas deseamos recuperar la línea enseguida. Pero… no hay que hacer dietas para recuperar la figura después del embarazo, sobre todo si das el pecho,hay que tomárselo con calma.

Publicidad

Los nueve meses de embarazo y las horas del parto dejan en el cuerpo y en la mente unas huellas que no pueden borrarse de un plumazo. El cuerpo necesita tiempo para volver a la normalidad.

Aunque los cambios más importantes se producen en el puerperio, durante las seis semanas que siguen al parto, hasta que transcurren meses, e incluso un año, no puede hablarse de una recuperación total.

Por eso, los médicos recomiendan esperar este tiempo para volver a quedarse embarazada.

Publicidad Publicidad

Siendo francos, lo que más nos preocupa a la mayoría de las madres son los cambios externos, es decir los kilos de más. Es comprensible, pero no te agobies si tardas en perderlos un poco más de tiempo de lo que te gustaría. Primero es fundamental que tu cuerpo se recupere por dentro.

Una buena noticia: la lactancia adelgaza

No conviene iniciar ningún tipo de dieta de adelgazamiento en las seis semanas que siguen al parto (la llamada cuarentena o puerperio) ya que suelen resultar bastante agotadoras física y psíquicamente.

Si das el pecho: es mejor que no te pongas a dieta hasta que tu hijo tome otros alimentos además de leche por dos razones:

Publicidad

  • La lactancia supone un esfuerzo para el cuerpo y una ingesta baja de calorías podría afectar negativamente el ánimo
  • Dar el pecho adelgaza.

Sí, has leído bien, la lactancia ayuda a perder peso con mayor facilidad, ya que en la producción de leche se utilizan las reservas de grasa almacenadas en el embarazo. Dando el pecho, perderás los kilos de más de forma natural. Pero no te impacientes, porque la mayor parte de las madres mantienen el peso durante los primeros tres meses, y solo después empiezan a perder.

Si de verdad necesitas perder peso, es mejor que te pongas en manos de un médico. Eso sí, no conviene (ni dando el pecho ni en ningún otro momento) hacer dietas desequilibradas, extremas o milagrosas.

Si no das el pecho: podrás iniciar antes un régimen de adelgazamiento. Eso sí, conviene que lo hagas siempre bajo supervisión médica, ya que las dietas rigurosa aumentan la predisposición a sufrir depresión y ahora, con las hormonas tan revueltas, el riesgo de sufrir un bajón anímico es algo mayor.

¿Por qué sigues teniendo tripa?

En el parto se pierden entre 5 y 7 kilos (por la placenta, el bebé y el líquido amniótico). Pero la tripa sigue bastante hinchada hasta que el útero recupera su tamaño original, lo que ocurre unas seis semanas más tarde. Después, es habitual que se quede flácida, porque los músculos abdominales se han distendido durante el embarazo.

Para recuperar la firmeza, a partir de la sexta semana del parto puedes empezar a realizar ejercicios hipopresivos, que trabajan el abdomen y el suelo pélvico.

Para realizar otro tipo de actividad, es importante que tu matrona que compruebe que tu periné está totalmente recuperado del esfuerzo del embarazo y el parto. Si está débil, la gimnasia podría debilitarlo más.

En el posparto se desaconseja totalmente cualquier actividad física que suponga un aumento de presión en el abdomen o un impacto sobre los músculos del suelo pélvico.

Sí que puedes caminar, hacer estiramientos, natación, yoga, taichi o bicicleta estática.

Evita los abdominales clásicos

Los abdominales que se han practicado toda la vida (elevar el tronco una y otra vez estando tumbada boca arriba) contraen la musculatura abdominal, pero tienen un impacto fuerte en la zona baja del abdomen y el suelo pélvico, debilitados por el embarazo.

Además, la columna sufre al curvarse y elevarse. Y la espalda de una madre reciente, que adopta posturas poco ortodoxas para dar el pecho y carga con el peso del bebé casi todo el día, no está precisamente en su mejor momento.

En su lugar, se recomienda realizar abdominales hipopresivos, una práctica relativamente reciente en nuestro país, que se está empezando a incluir en los cursos de recuperación posparto, y que te pueden enseñar también en muchos centros privados.

En esta gimnasia se trabajan el músculo trasverso (músculo en forma de faja que hay debajo del recto abdominal y los oblicuos) y el suelo pélvico de forma que no sufra la espalda. Los ejercicios resultan un poco complejos al principio por lo que es importante aprender a hacerlos con un profesional cualificado.

Pilates en el posparto

Un método muy recomendable en el posparto es el Pilates.

La técnica se inventó inicialmente como un entrenamiento para soldados, aunque también podía haberse creado como un método de recuperación para las mamás recientes, ya que fortalece el suelo pélvico, la musculatura del abdomen y la espalda. Los ejercicios se realizan despacio, con mucha precisión, controlando en todo momento la respiración. Con ello se consigue entrenar hasta los músculos más diminutos y se mejora mucho la postura corporal.

El Pilates se puede practicar también en el embarazo, pues tiene muchos beneficios.

En muchos gimnasios se ofrecen clases de pilates con el bebé, así no tienes que separarte de él.

Antes de empezar, conviene hacerse una revisión con la matrona para ver qué tipos de ejercicios se pueden hacer y cuáles no.

Combatir la celulitis

Si tienes tendencia a la celulitis, es posible que después de dar a luz notes que ha la cosa ha empeorado.

Durante el embarazo el cuerpo acumula más grasa de lo habitual (es necesario para que la gestación y la lactancia se desarrollen sin problemas). El problema es que después de dar a luz, muchos de estos depósitos se muestran reticentes a disolverse y hacen que la piel adquiera el aspecto de una cáscara de naranja.

Esto, unido a la retención de líquidos que puede producirse en los días o semanas que siguen al parto, propicia que, independientemente del aumento o no de peso, se luzcan algunos centímetros de más en determinadas zonas. Las más afectadas son la tripa, los muslos, los glúteos y las caderas.

Una vez que aparece, la celulitis solo puede eliminarse con tratamientos estéticos, como la mesoterapia o la liposucción. No obstante, puede mejorar mucho y disimularse con la ayuda de la cosmética y masajes drenantes.

Las cremas adelgazantes ayudan cuando se acompañan de ejercicio y dieta saludable. Sus resultados (pueden reducir 1,5 y 3 cm, dependiendo de la persona, tipo de piel, sobrepeso, etc) son más visibles cuando el sobrepeso es ligero.

Eso sí, por precaución antes de usar estos productos conviene consultar con el médico, por si está contraindicado con la lactancia. En caso de duda también puedes mirar si el ingrediente es seguro en la página de e-lactancia.

Para que la crema sea más eficiente, dátela con un masaje después de una ducha caliente .

  • En los glúteos, muslos y brazos, extiende el producto hacia arriba, para facilitar así la circulación de retorno.
  • En la tripa, date la crema con movimientos circulares, en el sentido de las agujas del reloj, hasta que se absorba por completo.

¿Sabes que es mejor usar los productos reductores por la noche? Los principios activos son más eficaces mientras duermes, ya que la posición tumbada facilita la circulación sanguínea.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *