0

Relaciones despues de cesarea

El embarazo no tiene por qué suponer un parón en las relaciones sexuales de la pareja, de hecho, si no existe riesgo, practicar sexo en el embarazo tiene muchos beneficios. Sin embargo, después del parto no todo es color de rosa y retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé puede ser complicado.

Complicado, pero no imposible. Porque todo llega, con paciencia, aunque inmediatamente después del parto te parezca que «nunca más». Porque si ese «nunca más» durara mucho, ¿no estarían en peligro de extinción las familias con más de un hijo y no digamos las numerosas?

Está claro que el puerperio o cuarentena es una etapa complicada y la mujer sufre importantes cambios, tanto físicos como emocionales, que van a condicionar su vida en las próximas semanas y meses. Retomar el sexo es tan solo uno de los importantes retos que surgen tras el parto.

Además, también para el padre la llegada de un hijo supone muchos cambios y todo ello combinado provocará que la sexualidad pase a un segundo plano, de momento. Pero, ¿en cuánto tiempo llegará la «normalidad»?

¿Cuándo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

No existe una respuesta única a esta pregunta. Cada mujer y cada pareja son muy variables y lo primordial es ser consciente de las posibles dificultades y no sentirse sola (o solo) en esta etapa, lo cual podría alargar el tiempo de recuperación y sobre todo abonar un terreno peligroso como el de la depresión postparto.

Durante la expulsión de los loquios en el postparto, no se recomienda tener relaciones con penetración al menos en los primeros loquios, cuando el riesgo de infección es alto debido a la sensibilidad de la mucosa vaginal en estos momentos, con grietas y desgarros.

En un par de semanas el flujo de los loquios se habrá reducido considerablemente y tendremos los «Lochia alba». Estas secreciones pueden durar hasta las seis u ocho semanas tras el parto. Con el paso de las semanas, la mucosa ya se va recuperando pero se recomienda el uso de preservativo para la penetración vaginal para evitar el riesgo de infección.

Si la madre tiene puntos, sobre todo si estos son de episiotomía, las relaciones molestarán hasta que hayan pasado unas seis semanas. Y es que, aunque los puntos se caen antes, la episiotomía no está totalmente cicatrizada y estabilizada, por lo que seguirá molestando.

En el caso de la cesárea, las molestias son menores y la madre se sentirá recuperada aproximadamente a las cuatro semanas, pero a la hora de mantener relaciones sexuales hay que buscar posturas que no presionen la herida.

Un plazo importante lo puede marcar el ginecólogo en la visita puerperal, tras los 40 días del parto. Durante esta visita nos hará una exploración general (toma de peso, tensión arterial…), un tacto vaginal, espectroscopia (exploración de la vagina con un espéculo), colposcopia (exploración del cuello uterino), valoración del estado del suelo pélvico…

El ginecólogo puede revisar, si es el caso, la cicatrización de una episiotomía o de la cesárea, comprobar que todo evoluciona correctamente, aconsejándonos las maneras de favorecer esa cicatrización y nos dará «el visto bueno» para retomar las relaciones sexuales si no observa ningún problema, aconsejándonos además en los métodos anticonceptivos y el tiempo de espera para buscar un segundo bebé.

Por supuesto, existen muchos tipos de relaciones íntimas y para el sexo oral y otras formas de actividad sexual, como la masturbación, no existen restricciones después del parto más allá de los deseos que sienta la pareja.

Pero tal vez la cuestión no esté en marcarse plazos fijos y más bien la pregunta sería: ¿Cuándo tendremos ganas de volver a hacer el amor? Porque cuando tu vida da un vuelco tan grande con la llegada de un bebé, especialmente si es el primero, las primeras semanas pueden ser muy duras y no vemos el momento, no ya de tener alguna pausa romántica, sino sencillamente de descansar.

Algunos problemas que pueden surgir

Es normal que, durante unos meses, dada la gran exigencia física que supone tener un bebé y cuidar al recién nacido, así como el proceso de adaptación al nuevo rol de padres, disminuya el deseo y la actividad sexual. Lo habitual es que después de un año, si no antes, se haya recuperado la normalidad en la vida sexual de la pareja. Estas son algunas dificultades para retomar en sexo tras el parto.

  • Dos de cada tres mujeres presentan pequeñas lesiones tras el parto, que van desde desgarros internos de la mucosa a la incisión en el perineo. Durante el nacimiento del bebé, el útero y el cuello uterino pasan por cambios importantes y necesitan tiempo para volver a su estado habitual, como hemos señalado en el apartado anterior.

  • Si pasan los meses y la penetración te duele, acude al ginecólogo para que revise tu estado, ya que es posible que la incisión de la episiotomía no haya cicatrizado satisfactoriamente.

  • La madre no acepta su nuevo cuerpo. Los cambios físicos son evidentes en la mujer que acaba de dar a luz y puede que pasen meses e incluso años para volver a su peso anterior, aunque lo más probable es que no se recupere esa figura de la adolescencia, cuando no se tenía ningún bebé. Lo importante es conocer que el proceso de recuperar el peso anterior es largo y la pareja tiene mucho que ver en la aceptación del cuerpo de la madre, en ayudar a dar un empujón a su autoestima con cariño, con caricias, con toda la comprensión, aceptación y ternura con esos cambios en su mujer.

  • El padre no acepta el nuevo cuerpo de su mujer. Puede ser que los cambios en el cuerpo de la madre, en los pechos, en la barriga… supongan un rechazo en el hombre. La clave está en ser conscientes de lo normal de dichos cambios y la lentitud en la recuperación. Cuando la relación está sustentada en pilares sólidos, lo físico no debería ser impedimento para continuar con una relación íntima y si así sucede y pasa el tiempo sin cambios en la actitud del hombre, hay que buscar ayuda (probablemente, haya otros muchos aspectos de la relación que también fallen).

  • El cansancio agotador es tal vez el mayor enemigo del sexo en el postparto. Cuando los padres superan la falta de sueño es posible que regrese la sexualidad a nuestras vidas. Procurar que la madre tenga sus momentos de descanso y «ayudarla» con el bebé por las noches (en realidad, es ejercer su responsabilidad de padre) favorecerá el deseo de intimidad.

  • En el caso de la depresión postparto (más frecuente de lo que imaginamos, pudiendo afectar a una de cada cuatro mujeres) estamos ante una situación problemática que requiere una consulta médica.

  • Aunque es menos frecuente, los padres también pueden sufrir depresión postparto, por lo que hay que tener en cuenta su situación emocional, ya que en este caso será él el que no manifieste deseo sexual.

  • Un parto traumático puede provocar el rechazo profundo al sexo. La madre puede tener miedo al dolor o miedo a un nuevo embarazo. El desinterés por el sexo en los primeros meses se prolonga y hay rechazo directo. Se necesita la ayuda de un profesional para superar esta fobia.

El mejor consejo para superar estos problemas es darse tiempo. Las madres recientes en estos momentos lo que necesitarán es descanso y mucha delicadeza y ternura. Un simple abrazo o unas caricias pueden ser muy terapéuticos y volver a dar confianza a la mamá. Puede no haber sexo durante los primeros meses, pero para muchas parejas este periodo junto al bebé es muy «romántico».

A menudo, dar los primeros pasos sin buscar la penetración, dándonos masajes, buscando la relajación, aceptando nuestros cuerpos, explorando otras formas de sexualidad, es la mejor manera de empezar a aproximarse a la «normalidad» anterior.

Finalmente, existe otro factor que no hemos mencionado: la presencia del bebé. Esta no tiene por qué ser un problema, a no ser que nos reclame en el momento más inesperado o menos oportuno. Sí: el bebé está ahí y nos necesita, sin entender de horarios ni de romanticismo, por lo que estemos listos para las interrupciones y que esto no nos desanime para buscar nuevos momentos de intimidad.

Prevenir el embarazo en el postparto

De acuerdo: ya lo hemos logrado, hemos superado las dificultades y tras unos meses vuelve la normalidad a nuestras relaciones sexuales. Pero, ¿has pensado si ya estáis listos para tener otro bebé? Si no es así, deberías hacerlo.

Nadie conoce con seguridad cuándo vuelve la menstruación después del embarazo, y aunque si la mujer está amamantado esta puede tardar meses e incluso años en volver, no se trata de un cálculo exacto y hay mujeres que dan el pecho de manera frecuente y a los dos o tres meses ya tienen la regla.

La lactancia materna no impide la ovulación con certeza y, aunque no haya vuelto la menstruación después del parto, no sabemos en qué momento nuestro organismo va a producir ese primer óvulo que puede quedar fecundado si entra en contacto con el esperma.

Es cierto que la lactancia materna exclusiva y frecuente suele impedir la ovulación debido a la producción de hormonas, pero esto puede cualquier en cualquier momento, especialmente si el distanciamiento entre tomas se alarga, por ejemplo cuando el bebé empieza a dormir más por la noche. Entonces, des el pecho o no, hay que tomar precauciones para prevenir el embarazo en el postparto.

Muchas mujeres pueden hablar de hijos muy seguidos, inesperados, porque confiaron en ese «falso anticonceptivo» que es no tener la regla después de haber dado a luz. De modo que, si no quieres ampliar la familia todavía, lo mejor es tomar las precauciones necesarias.

  • Cuando ya te hayas recuperado físicamente del parto, tal vez la opción más recomendable sea el preservativo masculino, ya que no interfiere en la lactancia materna como podrían hacerlo las píldoras anticonceptivas, ni en el aparato reproductor femenino como podría hacerlo el diu…

  • También se puede emplear el preservativo femenino una vez la madre está completamente recuperada.

  • En cuanto a las píldoras anticonceptivas, al ser métodos hormonales no se recomiendan en las primeras seis semanas tras haber dado a luz. Después, no se puede tomar cualquier tipo de píldora si estás dando el pecho. Las más habituales, las que contienen estrógenos y progestágenos, no se recomiendan durante la lactancia porque podrían afectar a la producción de leche. En estos caso, mejor anticonceptivos solo de progestágenos o con una cantidad muy baja de estrógenos.

  • El DIU de cobre o el hormonal solo se podrán poner tras seis semanas del nacimiento, ya que es necesario esperar a que el útero haya vuelto a su tamaño normal. Aun así pueden resultar incómodos a la mujer en esta etapa, por sus efectos secundarios. No es un método válido para todas las mujeres: consulta al ginecólogo.

El diafragma es un método en desuso por su incomodidad y su relativamente baja efectividad. Por supuesto, el coito interruptus o la «marcha atrás» no es un método anticonceptivo. Y, al margen, como hemos comentado anteriormente, está la posibilidad de mantener relaciones sin penetración plena. Y, bueno, seguramente, tarde o temprano, cuando se quiera ampliar la familia, de nuevo a empezar.

Sea como sea, con cariño, paciencia y seguridad, retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé no está tan lejos como puedes pensar. Esperamos que con estos consejos el proceso sea más consciente y evitar preocupaciones innecesarias en esta transición normal.

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Quieres mejorar la vida sexual con tu pareja? Comparte el cuidado de los hijos, La sexualidad en el postparto, Las relaciones sexuales durante la lactancia materna

Qué hago si he perdido el deseo. No es extraño que el deseo sexual se esfume, sobre todo si tenemos en cuenta que la situación ha cambiado: menor intimidad, preocupación por el bebé y agotamiento. Pero, además, el factor hormonal pesa mucho: «Tras el parto aumenta la prolactina, la hormona que favorece la lactancia, y disminuyen los estrógenos y también el deseo», aclara Matilde Fernández Fernández–Arroyo, sexóloga y matrona en Atención Primaria. También lo confirma un estudio llevado a cabo en distintos centros sanitarios de Barcelona para comprobar el grado de excitación y deseo sexual de las mujeres que dan el pecho frente a las que no lo dan: constató que las primeras presentan menor apetencia e interés por mantener relaciones sexuales que las segundas. Por eso, según explica la matrona, es importante trabajar con ellas el elemento psicológico, de manera que entiendan los cambios que conlleva la maternidad: «La pareja debe organizarse para tener pequeños tiempos en común, aunque solo sea para abrazarse y descansar», aconseja. En la misma dirección apunta la sexóloga Penélope Alónso Vázquez, secretaria de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS) y directora del centro Vencellos, en Santiago de Compostela: «Tras un parto las muestras de cariño son fundamentales, que la pareja atienda a la mujer, que le dé masajes o que la acaricie sin exigencia erótica alguna hace que ella sienta su cercanía e incluso puede ayudarle a sentir excitación en algún momento. Lo interesante es que las muestras de afecto no desaparezcan, ya que son la base del erotismo».

Otras complicaciones inesperadas. Una vez recuperada, la mujer puede sentir de nuevo la libido, pero aún queda un obstáculo por vencer: la sequedad vaginal. «Si no da el pecho, el epitelio vaginal recupera su estado al reiniciarse los ciclos menstruales normales (pasadas 6 semanas), pero si opta por la lactancia materna, el cambio hormonal que se produce en esta situación da lugar a unos niveles bajos de estrógenos que van a condicionar un epitelio vaginal adelgazado y frágil, lo que conlleva dificultad y molestias en las relaciones sexuales», advierte la ginecóloga Esther de la Viuda. Existe solución al problema, ya que el uso de cremas lubricantes mejora bastante la situación y «si se utiliza preservativo como método anticonceptivo, se aconseja utilizar lubricantes compatibles con el mismo», avisa la matrona Matilde Fernández. La sexóloga Penélope Alónso aconseja tener en cuenta el factor psicológico y explorar nuevos caminos: «A veces la vagina no lubrica porque no le damos tiempo o porque no atendemos a los signos que nuestro cuerpo emite. Pretender que tras un parto todo siga igual es un error, ya que hay que hacer un reaprendizaje general, explorar por qué caminos va ahora el placer, qué prácticas nos gustan, las cosas que nos excitan y el modo en que lo hacen. Todo esto puede mantenerse como antes, haber cambiado un poco o haber cambiado por completo, cada mujer es un mundo».

¿Puede llegar a doler? Hay situaciones que pueden provocar dolor durante el coito, como, por ejemplo, una episiotomía que no ha cicatrizado bien. «Si durante el parto ha habido episiotomía o desgarro hay que esperar a que las heridas cicatricen; después se deben realizar automasajes en la cicatriz con aceite de rosa mosqueta una vez al día hasta que la zona no resulte dolorosa al tacto», aconseja Matilde Fernández. La matrona indica otro problema que puede causar molestia: la distensión de la vagina. En este caso, aconseja realizar los ejercicios de Kegel durante dos meses tras el parto para recuperar tonicidad. «También se pueden realizar ejercicios hipopresivos, pero en caso de cesárea se debe esperar un mes», aclara.

Qué posturas son las más adecuadas. «Se aconseja que en el inicio de las relaciones coitales en el posparto la mujer adopte la postura en la que controle el grado de penetración y la intensidad, es decir, ella encima, de manera pueda detectar rápido posibles molestias. En caso de cesárea, hay que evitar la del hombre encima de la mujer», informa la sexóloga y matrona Matilde Fernández.

Las mujeres que amamantan a sus hijos suelen sentir los pechos más sensibles, algo que puede resultar molesto durante las relaciones sexuales. Según explica la matrona, con la excitación puede haber salida de leche. «En este caso, deben hablarlo con la pareja y, si les resulta incómodo, buscar otras zonas erógenas», zanja.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Una de las preguntas más comunes de las parejas, especialmente de las nuevas mamás, es cuándo pueden tener relaciones sexuales después del parto (o cesárea, como sea que haya sido, acabas de tener un bebé y es un parto). Y es que el sexo después de parir, es algo que, aceptémoslo, en algún momento, va a pasar y es totalmente normal que te preguntes cuándo.

Los médicos hablan

Lo recomendable es esperar toda la cuarentena, y si te suena un poco obvio… no te creas; hay parejas que enseguida se sienten con ánimos y cómodos en esta etapa para hacerlo. Y “¿puedo quedar embarazada si tengo relaciones después de haber dado a luz?” ¡Claro! Si bien, es difícil y aún más si estás lactando, no es imposible, la probabilidad siempre existe.

¿Por qué cuarentena? La cuarentena es la manera tradicional con la que se conoce al periodo postparto del puerperio, una etapa que dura entre seis y ocho semanas y que se caracteriza por el retorno a la normalidad de todos los cambios orgánicos y fisiológicos que se sucedieron en el embarazo y el parto. Fuente: bebesymas.com

Lo que sucede varias veces en esta etapa, es que las mujeres no nos sentimos agusto, ya sea porque hubo un desgarre natural, una episiotomía, cesárea (los puntos molestan, la espalda molesta, todo molesta) … o simplemente porque no queremos que nada entre de nuevo ya que estuvimos muy adoloridas por tener un parto vaginal, así las cosas.

Lo importante es…

Cualquiera que sea tu motivo, si no te sientes bien, no lo hagas. El momento indicado para tener relaciones sexuales después del parto, será cuando te sientas cómoda y no sea difícil o doloroso. Así pase un mes, dos o tres. Porque si no va a ser una experiencia gratificante para ti, habla con tu pareja y te aseguro que va a entender. Tener un bebé 9 meses, pasar horas en el trabajo de parto, las contracciones, dilatación, chequeos de los médicos o enfermeras cuando practican el “tacto” entre otras cosas, hacen que nos sintamos abrumadas, así que descansa, y cuando sea el momento vas a ver que te sentirás lista y deseosa de estar de nuevo en la intimidad con tu pareja.

¿Algo te preocupa?

Externa tus dudas con tu doctor, el probablemente ya ha visto de TODO, así que no te preocupes, no tengas pena y ¡pregúntale! En cuanto a los anticonceptivos, haré un artículo más adelante, lo ideal es que de igual forma te coloques alguno, o empieces alguna rutina, pasada la cuarentena, una vez que el útero ha regresado a su tamaño.

¿Cuándo empezar a hacer el amor después de una cesárea?

Un parto por cesárea es un nacimiento mediante una incisión en la pared abdominal. Por lo tanto, se trata de una operación quirúrgica y, como tal, requiere de reposo y cuidados. Una mujer solo debe realizar hasta tres cesáreas, con períodos entre ellas superiores a un año.

A diferencia del parto vaginal o natural, la cesárea requiere de recuperación posoperatoria y una hospitalización más prolongada (generalmente entre dos y cuatro días). No obstante, surge una pregunta… ¿cuándo empezar a hacer el amor después de una cesárea?

¿Qué hacer inmediatamente después de la intervención?

Para comenzar, luego de una operación por cesárea es recomendable:

  • Si vas a caminar, camina lentamente desde el primer día de la intervención para mejorar e, incluso, acortar la recuperación.
  • En el caso de que sientas dolor, el médico te recetará analgésicos que puedes tomar incluso durante la lactancia.
  • Notarás que los loquios (pérdidas de sangre) tienen las mismas características que los del parto natural, aunque, en ocasiones, las pérdidas son de menor cantidad. Poco a poco irán desapareciendo, así que ¡despreocúpate!
  • Vas a necesitar unas semanas para que los órganos vuelven a su sitio y tamaño original.
  • Ten presente que los puntos de la cirugía se retiran tras 10 – 15 días tras la cesárea.
  • Debes guardar reposo para que los puntos cicatricen correctamente. Es importante que no hagas movimientos bruscos ni levantes peso.
  • Finalmente, respecto al sexo post cesárea, es probable que para el momento íntimo con tu pareja te sientas indispuesta, con pocas ganas, cansada o incluso con dolores.

¡Importante!

Nunca debes descuidar tu alimentación tras una intervención quirúrgica.

Tu dieta debe ser equilibrada y es recomendable que la acompañes por otros buenos hábitos, como una buena hidratación. Ten en cuenta que al beber suficiente cantidad de líquido a lo largo del día, tu organismo obtendrá parte de lo que necesita para realizar sus funciones y, por supuesto, recuperarse.

Las complicaciones

Una vez recuperada totalmente de una cesárea, la mujer puede sentir de nuevo deseo sexual. Sin embargo, aún queda un obstáculo por vencer: la sequedad vaginal.

Si la madre no da el pecho, la membrana vaginal recupera su estado al reiniciarse los ciclos menstruales normales (pasadas 6 semanas). No obstante, si opta por la lactancia, el cambio hormonal causa niveles bajos de estrógenos que van a condicionar una membrana frágil. Esto, a su vez, puede provocar dificultad para las relaciones sexuales.

El uso de cremas lubricantes puede ayudar a mejorar bastante esta sequedad.

La cuarentena

Lo más recomendable es evitar las relaciones sexuales después de una cesárea, es decir, durante la etapa posparto. Pero si decides hacerlo, es imprescindible que consultes con tu médico acerca de los posibles riesgos.

  • Espera 6 semanas (40 días), antes de retomar las relaciones sexuales. Este período es ideal para que te sientas bien con tu cuerpo y tengas una recuperación óptima.
  • Por otro lado, si tus pechos están llenos, la presión puede provocarte dolor, por lo que los expertos recomiendan dar el pecho a tu bebé antes de la actividad sexual.
  • Es importante que sepas también que durante la lactancia hay anticonceptivos orales muy efectivos e inocuos para el bebé. Otra buena opción anticonceptiva es el DIU (espiral).
  • Una vez pasado el proceso de recuperación de una cesárea, puedes reiniciar tu actividad sexual. Para ello, puedes practicar ciertos ejercicios.

Descubre: Los ejercicios en el embarazo disminuyen el riesgo de cesárea

El acto sexual después de una cesárea

Tras una cesárea, se recomienda esperar seis semanas (40 días), antes de retomar la actividad sexual.

Después de una cesárea, el cuerpo ha experimentado varios cambios, los cuales pueden llegar a causar inquietud a la mujer al momento del encuentro sexual. Es necesario que la pareja se vaya habituando poco a poco a ellos. Para ello, se puede recurrir a ciertos trucos, como atenuar la luz, prolongar los besos y los juegos previos, etcétera.

Ante todo, procura recurrir a posturas sexuales que te resulten cómodas y que te permitan llevar el control del ritmo de la penetración, así como detectar rápido cualquier posible incomodidad.

Sin embargo, antes de retomar tu vida sexual, consulta con tu médico para así evitar molestias y disfrutar de una manera segura y sana.

¿Se pueden mantener relaciones sexuales durante la cuarentena?

Es común que muchas parejas mantengan relaciones sexuales durante la cuarentena. Esto se debe a que piensan que aguardar seis semanas de abstinencia, o bien el reposo que amerita la mujer una vez pasado el parto, es demasiado tiempo; no obstante, no consideran en ningún momento los riesgos que esto implica.

La cuarentena se define como el período de sobreparto en el que la fisiología de la mujer cambia completamente; sus hormonas y sistema reproductor vuelven a la normalidad. En este lapso de tiempo es cuando el cuerpo comienza a recuperarse del embarazo.

Por eso es importante guardar el debido reposo para que, de este modo, sanen correctamente las rasgaduras que sufre el canal vaginal que son ocasionadas durante el parto o la cesárea.

Recuerda especialmente que este tiempo de descanso es muy importante para que tu sistema reproductivo, donde has resguardado durante nueve meses una vida humana, se recupere por completo. Por ningún motivo debes tomar a la ligera el debido respeto a la cuarentena; a continuación, te explicamos por qué.

Riesgos de mantener relaciones sexuales durante la cuarentena

Hemorragias

El canal vaginal se encuentra sensible luego del parto natural. Por lo tanto, cualquier movimiento o roce en sus paredes provocaría un sangrado inusual.

Infecciones

La penetración vaginal durante el período de puerperio o sobreparto es sumamente perjudicial para la mujer. Tomando este riesgo, aumentan las probabilidades de contraer infecciones, bien sea por hongos o bacterias.

Un nuevo embarazo

En este lapso de tiempo, aunque es menos probable, sí es posible quedar en estado de gravidez. Muchas personas creen que esto no es viable, pero se trata de un mito muy común, sobre el que hay que estar prevenidos.

Reapertura de heridas de la cesárea

En el caso de las mujeres a las que se les ha practicado una cesárea, tener relaciones sexuales durante las primeras semanas posparto es muy negativo. La presión o las contracciones abdominales pueden traer como consecuencia la reapertura de la herida; por ende, es un cuidado que sí o sí se debe tomar.

Coito doloroso

Tener sexo poco tiempo después del parto y antes de que sane el canal vaginal puede resultar doloroso, ya que su tejido podría estar aún inflamado.Lejos de sentir placer, la mujer experimentará ardor e incomodidad, además de aumentar las posibilidades de sufrir las complicaciones antes mencionadas.

Como se puede observar, así el parto no haya sido vaginal sino a través de una cesárea, igualmente es importante guardar el reposo. Solo el médico tratante es quien decidirá, según el análisis que haga de la recuperación, si puedes o no tener sexo. Ser paciente y cuidar tu cuerpo en esos días te evitará muchos dolores de cabeza.

Algunas mujeres mantienen la líbido alta aun en período de sobreparto, por lo que se sienten listas para retomar su vida sexual activa. Sumado a esto, la insistencia del hombre por mantener el contacto íntimo también las puede llevar a quebrantar el respeto por la cuarentena. Entonces, ambos deben armarse de paciencia y poner en primer lugar la salud de la flamente madre.

«La cuarentena se define como el período de sobreparto en el que la fisiología de la mujer cambia completamente; sus hormonas y sistema reproductor vuelven a la normalidad»

Lo que deben hacer mientras termina el período de sobreparto

Mientras te encuentres en el período de cuarentena, es importante que tú y tu pareja pongan en práctica ciertos consejos que los ayudarán en la tortuosa espera:

  • Practiquen otras alternativas sexuales, como por ejemplo el sexo oral. Esta es una de las opciones que tienen las parejas para este período; en el caso de la mujer, es probable que el médico desaconseje esta actividad.
  • Manténganse unidos y apoyénse en todo momento: En ese período, las mujeres se encuentran sensibles física y emocionalmente, a consecuencia de los cambios hormonales.

  • Las relaciones sexuales van más allá del coito: Exploren juntos sus zonas erógenas, sin introducir objetos en la zona vaginal que puedan provocar daños en la mujer en el período de sobreparto.
  • Mantengan viva la llama del amor: En un momento tan trascendente de sus vidas, los detalles, las atenciones, las caricias y los abrazos resultan sumamente reconfortantes.

Estando al tanto de los riesgos que se corren al mantener relaciones sexuales durante la cuarentena, sabes que solo en tus manos está la decisión de comprometer o no tu salud y la sana recuperación médica.

Conversa con tu pareja para que ambos sean conscientes de lo que arriesgan; recuerda que ya no puedes pensar solo en ti misma, ahora tienes otra vida por la cual velar. Para ello, deberías estar en óptimas condiciones, en especial, en los primeros meses.

Todo lo que debes (y quieres) saber sobre el sexo después del embarazo

Cuánto debes esperar, qué riesgos puede tener, cómo reaccionará tu cuerpo y todo lo que te estás preguntando, resuelto aquí mismo.

Para muchas mujeres, resulta enigmático, misterioso y hasta un poco aterrador pensar en la vida sexual después de ser madre. Si bien es cierto que sabemos que la sexualidad continúa y que la maternidad no es el fin de la misma, las dudas en cuánto a la faceta práctica del sexo post parto es todavía una zona gris que poco se comenta y poco se pregunta.

¿Cuánto se debe esperar antes de volver a tener sexo?

Según Alejandro Correa París, ginecólogo del Instituto Catalán de la Salud Sexual y Reproductiva, la recuperación física después del parto suele ser un proceso relativamente “rápido”. El emocional, sin embargo, no lo es tanto.

El cuerpo se recupera más rápido que el cerebro y por lo tanto hay que trabajar en volver a sentirse cómoda y preparada para retomar una actividad sexual.

Desde el punto de vista físico, Correa afirma que cada cuerpo es diferente y reacciona de manera distinta a los cambios propios de un embarazo y un parto. Por lo cual en el momento en el que termina el sangrado propio de la evacuación de lo loquios postparto (sangre y fluidos que quedan en el útero tras el desprendimiento de la placenta) el cuerpo estaría listo para retomar sus actividades habituales. Esto varía según la mujer y va desde los 10 hasta los 40 días, de allí el popular nombre de la “cuarentena”, periodo en el que se normaliza el organismo y, coloquialmente hablando, “todo vuelve a su lugar.

En el caso de una cesárea, es imperativo tener en cuenta que se trata de una cirugía de cuidado y por tanto se deben tener todas las precauciones del caso durante la recuperación. Es más, para aquellas que están considerando practicarse una cesárea para evitar el daño vaginal, es importante que sepan que la recuperación de un parto natural puede llegar a ser más rápida y menos agresiva que dicho procedimiento quirúrgico.

¿Qué riesgos tiene y puede ser un motivo de preocupación?

A menos de que haya sido un parto particularmente complicado y que las heridas estén pendientes de sanar, se haya producido alguna infección o que el médico se haya manifestado abiertamente al respecto, el sexo no debería suponer un riesgo para la mujer o el bebé.

Ahora, si resulta doloroso, la cosa no fluye del todo y comienza volverse traumática, lo mejor es tomarlo con calma y acudir a un experto. Como mencionamos anteriormente, puede que el cuerpo esté listo pero el cerebro no y por lo tanto el proceso puede ser difícil más allá del nivel físico. Ante todo ¡manifiéstatee! La cantidad de mujeres que están y han pasado por el mismo proceso es enorme, así que nada de vergüenza. Asumir y actuar al respecto son el primer paso para recuperar una sexualidad sana y placentera.

Lee también: ¿Por qué se pierde el deseo sexual?

Mi vagina nunca volverá a ser la misma

Esta es una de las grandes preocupaciones de la mujer moderna. Y, efectivamente, nunca volverá a serlo pues acaba de salir a través de este conducto una criatura. Sin embargo, esto no significa que estará arruinada, fuera de servicio o que el cambio sea radical e irreversible.

Correa explica que “la vagina es muy agradecida y dependiendo de la elasticidad y calidad de los tejidos de cada mujer, es posible que hasta no se note”. Eso sí, hay que ayudarse y no pretender dejarle todo el peso a la naturaleza pues como en cualquier recuperación es necesario darse una manita extra y en este caso los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico son claves. Por si no los conoces aquí te dejamos 5 ejercicios para tonificar la vagina.

¿Se sentirá igual?

Aunque al principio puede que sea extraño y los primeros aproximamientos resulten incómodos o inseguros al principio, la sensación y el placer no tienen por qué cambiar después del parto.

Puede afectar que la “hiper-conciencia” sobre el cuerpo post embarazo afecte la seguridad en nosotras mismas y haga que estemos pensando más en que no lucimos exactamente como antes en vez de tener la cabeza puesta en el momento. Correa explica: “el verdadero cambio en la sexualidad es más mental o psicosexual que físico, el tsunami de hormonas del embarzo también deja sus estragos y eso sumado a los gajes de un recién nacido pueden hacer que el sexo deje de parecer una opción placentera dentro de la rutina”.

Así que relajación y tranquilidad, poco a poco todo volverá a la normalidad. Físicamente no tendría por qué sentirse diferente.

¿Qué tan pronto puedo volver a quedar embarazada?

A pesar de la creencia de que amamantar actúa como un anticonceptivo natural infalible, la verdad es que no es 100% seguro. Aunque ciertas hormonas producidas durante la lactancia pueden evitar la ovulación, esto no quiere decir que no se deba ser cuidadoso con respecto a un (nuevo) embarazo no deseado. De hecho Correa comenta que “la anticoncepción postparto es muy importante. Es una de las cuestiones fundamentales que se abordan en la consulta de la cuarentena e incluso previas al parto.” Aunque el cuerpo como tal está listo para recibir otra vez una nueva vida, la recomendación es esperar al menos un año para darle verdaderamente al cuerpo el chance de recuperarse y evitar desgaste y complicaciones.

Te puede interesar: ¿Sabías que tu vagina puede estar deprimida?

¿Y qué pasa con la lactancia?

Aceptémoslo. Más de una ha imaginado una escena en la que un chorro de leche materna salpica en el lugar y el momento equivocados. Y bueno, no vamos a mentir… ¡puede pasar! Lo importante es que se haya hecho un trabajo a conciencia con la pareja en el que los dos entienden los cambios del cuerpo y de la conciencia de una mujer que acaba de ser madre. Es posible que por el tipo de hormonas que se segregan durante la lactancia se vea afectada la lubricación, pero nada de pánico. Simplemente habrá que volverse la mejor amiga del lubricante y ver cómo va reaccionando el cuerpo.

Consejos prácticos

– Kegels, kegels, kegels. El cuerpo y la naturaleza son asombrosos y muy sabios, así que ayúdales en su proceso no descuidándote ni dejando para mañana los kegels que puedes hacer hoy.

– Prueba y error será el mantra. Ve intentando de a poco hasta que te sientas cómoda. No te imagines volviendo a una maratón sexual digna de Samantha Jones en el primer intento o te sentirás muy decepcionada. ¡Calma! Todo a su debido tiempo.

– No tengas miedo ni vergüenza de lo que te está pasando o de lo que estás sintiendo. Busca ayuda profesional de un terapista, un sexólogo o de alguien de confianza que ya haya pasado por eso y verás que no estás sola.

Lee también:

  • Diferencias en el embarazo a los 20´s, 40´s y 40´s
  • Sexo durante el embarazo
  • Lo que siempre quisiste saber sobre la vagina y no te atrevista a preguntar

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *