0

Relatos maridos cornudos

Tanto si se trata de una realidad como de una fantasía sexual, el cuckold se ha convertido paulatinamente en una tendencia cada vez más aceptada entre miles de parejas, quienes encuentran una desbordante cantidad de excitación y placer al imaginar que uno de los dos sostiene relaciones sexuales con alguien totalmente ajeno a la relación, de ahí que se le califique como infidelidad consentida, pues lo que para otros podría ser un engaño o traición, para los seguidores de este fetiche no es más que una alternativa para satisfacer a ese ser por el que se siente tanto cariño.

Generalmente, esta es una práctica donde es mayormente el hombre quien le pide a la mujer que se acueste con otro para que posteriormente le comparta todos los detalles del encuentro sexual, pues el imaginarse lo acontecido es algo que dispara a tope la pasión y incentiva la llama entre ambos.

Lo candente de una mujer infiel

Al ser la infidelidad un tema tan delicado, que de hecho puede ser suficiente para que una relación se termine, hace que los relatos eróticos de infidelidad consentida sean tan polémicos, pues lo que es una conducta ampliamente señalada por la sociedad pasa a verse nutrida por el morbo y una clase de perversión suficiente para tener siempre ganas de más.

Más allá de actuar siguiendo una libertad que aparentemente se pierde al conformar un matrimonio o noviazgo, todas las historias aquí compiladas dan un giro bastante interesante a lo que puede pasar cuando una mujer es infiel, pues en las diferentes situaciones descritas se deja ver como esto es exactamente lo que prende, de ahí que muchos hombres se tomen el trabajo de ayudar a escoger por ejemplo, un deslumbrante juego de lencería para que su mujer lo luzca ante aquel recién conocido.

Violar los votos matrimoniales y asumir un rol en el que poco o nada interesan las normas sociales son aspectos que ayudan a que aquella visualización de cornudo, quede en el olvido y se transforme más bien en el resultado gratificante que surge de lo que es un gran tabú.

¿Una fantasía sexual compartida?

Para poder nombrar estas relaciones sexuales con la etiqueta de cuckold es indispensable que ambas personas se encuentren de acuerdo y que este “permiso” o “licencia” sea algo igual de cautivante para ambos.

Tenemos entonces amigos que se follan a la esposa de otro, esposos con las sobrinas de sus esposas, vecinos que se siempre están dispuestos o, por ejemplo, unas vacaciones que reúnen las condiciones para que un recién conocido se convierta en el candidato perfecto, sin importar como se den las cosas, estamos ante lo que sería otro enfoque de lo que se entiende por compartir y acostarse con otro.

Hace ya algunos años en unas merecidas vacaciones en el extranjero descubro tengo que pasar la ‘prueba del cornudo’ …

Vacié los restos de mi cerveza de la botella, mis ojos y pensamientos sobre mi atractiva esposa de pie en el bar de la playa a pocos metros de distancia de mí. Una brisa repentina le abrió brevemente la falda, lo que me permitió obtener un destello de su muslo y su sexo bronceado. Había otros sentados alrededor de las mesas mientras la puesta de sol de la tarde comenzaba a asentarse, pero nadie más parecía notar el repentino destello de carne desnuda.

El barman que la estaba sirviendo tampoco lo miró; era difícil desde su punto de vista. Sin embargo, no tuve dudas de que al barman le hubiera gustado ver lo que yo había visto; conocía la mirada de la lujuria cuando la veía. Le había visto esa mirada cuando llegaron por primera vez hace tres días y había visto que se le iluminaban los ojos cada vez que visitaban el bar que estaba a unos cientos de metros de nuestro apartamento. Estaba claro para mí que el dueño del bar estaba loco por Esther, mi esposa.

Comencé a sentirme un tanto desconcertado y curioso. Conocía bien a Esther; llevábamos e juntos doce años, teníamos dos hijos juntos, por lo que sabía que la expresión de su rostro era seria. Aún así, me senté allí viéndolos hablar; esperando pacientemente que ella regresase con sus bebidas.

Fue casi diez minutos después cuando se alejó del bar y su admirador, y regresó a la mesa.

“¿Estabas en una conversación profunda?” la dije mientras se sentaba. Ella ignoró mi pregunta. “¿Sabes cuándo reservaste estas vacaciones, cómo encontraste este lugar?”, Le pregunte.

“Te lo dije”, respondió. “En Internet.”

“¿Lo sé pero dónde?”, Le pregunte de nuevo.

Me encogí de hombros. “Solo busqué en Google vacaciones para adultos”.

“¿Adultos?”

“Sí, solo adultos”. La respondió. “¿Por qué?”

“¿Adulto como en un adulto?”, Preguntó.

“Adulto como en ningún niño”. la dije. “Eso es lo que queríamos después del mal año pasado “.

Ella sabía a qué me refería. Este último habíamos pasado una mala racha con una enfermedad grave de un familiar y con problemas con el adolescente en casa y necesitábamos tiempo de calidad juntos.

“¿Pero dijeron algo más sobre este complejo?”, me preguntó.

Me encogí de hombros otra vez mientras tomaba un trago de cerveza. “No me molesté en entrar en muchos detalles. Fue un acuerdo de último minuto. “Respondí. “Siempre nos a apetecido venir a Jamaica, el viaje y el complejo no era muy caro, así que lo reservé. ¿Por qué, no te gusta?

Esther se inclinó hacia delante y habló en voz baja. “¿Notaste algo sobre el lugar?”

Mire a mi alrededor rápidamente. “Sí, no hay niños”.

“Mira más de cerca”. Dijo.

Volvía a mirar a mi alrededor otra vez. Las dos mesas más cercanas a cada uno de ellos tenían dos parejas blancas con un hombre negro sentado con ellos. Había dos mesas más con un hombre blanco solitario; había un par de mesas más con mujeres blancas sentadas con hombres negros y luego había una gran multitud alrededor de tres mesas juntas. La multitud consistía en seis mujeres blancas con seis hombres negros.

me encogí de hombros. “Parece bastante normal para mí”.

Justo cuando termine de hablar, una mujer blanca y un hombre negro aparecieron caminando de la mano de los apartamentos. Pasaron junto a ellos mientras se sentaban en una de las mesas donde estaba el hombre blanco solitario. El hombre tenía una sonrisa en su rostro cuando se levantó y le dio un beso a la mujer. “¿Pasar un buen rato cariño?” Lo escuchamos decir.

La mujer dijo algo que no pudimos oír claramente y luego dijo en voz más alta: “¿Qué tal si nos traes a Ezra y a mí un trago?”.

Miré a Esther. Estaba empezando a caer. Esther se inclinó hacia adelante “Joe el dueño del bar me decía cuando hablábamos que este complejo es un refugio para cornudos” Dijo en voz baja.

“¿Cuckolds?” Pregunte, tratando de ser tan callado como Esther.

“¡Las mujeres casadas vienen aquí para un descanso sin sus maridos y a algunos maridos les gusta acompañar a sus esposas y les permiten probar a los hombres locales!”

“¿Cómo … cómo … ¿sabes eso?”, La pregunté.

Te lo dije “. Respondió. “Joe me dijo”.

“Él …… él …. ¿No creerá que somos así?”, Pregunte.

“Bueno, me preguntó si eres un cornudo, pero pronto le dije que aunque me lo habías propuesto alguna vez… nunca lo habíamos hecho”. respondió. “¡ le gustaría hacerte un cornudo!”

“¡¿El?, pus con tantas horas dentro del bar lo tiene difícil!”, Espeté.

Esther sonrió y se inclinó para darme un beso tranquilizador. “Pero a ti te gusta fantasear sobre mí con otro hombre, ¿no?”, Bromeó suavemente.

“Sí … pero es solo una fanta …” Empecé a decir. “Espera, ¿no estarás sugiriendo que realmente quieras probarlo?”

Esther miro a su alrededor y sonrió. “Bueno … si surge la oportunidad … tal vez cumpla tu fantasía”

No tuve oportunidad de responder porque Joe apareció de repente con una bandeja de bebidas. “A estas invita la casa”. Dijo mientras dejaba la bandeja.

Joe me tendió la mano “Soy Joe y debes ser Robert”, dijo antes de coger una silla y sentarse. Comencé a sentirme nervioso cuando se sentó entre yo y Esther. “Eso es lo que hice por la noche”, dijo mientras sorbía su bebida señalando una de las mesas.

Las tres personas de esa mesa se levantaron y caminaron hacia nosotros; la mujer blanca y el hombre negro se tomaron de las manos y el cornudo los siguió detrás. El hombre negro le habló a Joe mientras caminaba y Joe dijo: “Lo pasaré bien, amigo mío”.

Miré al cornudo que los seguía; usaba pantalones cortos que tenían un prominente bulto en el frente. “Hay va un cornudo feliz” comentó Joe.

Me empecé a poner más nervioso aún. Sabía que Joe quería hacerme un cornudo y también sabía que Esther lo haría si tenía la oportunidad. “Tal vez él no es feliz”, dije. Joe se rió “¿No viste su polla?” Dijo. “Un cornudo siempre tendrá una erección cuando su esposa o novia está con otro hombre”.

“¿Has engañado a muchos hombres, Joe?” Preguntó Esther.

Me sorprendió que ella hiciera esa pregunta.

“Sí”. Respondió mirándome.

Yo de la vergüenza miré hacia otro lado.

“¿Qué obtienes aparte de lo obvio?”, Le preguntó Esther.

Es una combinación de cosas. “Dijo mientras sorbía su bebida.” Pero como mi amigo en ese momento, me da un zumbido en esa situación, llevándome a la esposa para complacerla y tener a su esposo como un espectador. ”

“Se le veía emocionado, es cierto”, comentó Esther. “¿Siempre se emocionan tanto?” Joe sonrió. “Apuestas?”. Él respondió. “Es la primera señal de que les gusta ser engañados. Siempre lo llamamos la prueba del cornudo “.

“¿La prueba de cornudo?” Preguntó.

“Bueno, si estás con una pareja por primera vez y le estás prestando atención a la mujer y el marido se pone rígido, entonces sabes que está dispuesto a hacerlo. Es un cornudo”, explicó Joe.

Yo me sentía más nervioso porque sentí a Joe mirarme la entrepierna.

“Entonces, si el marido se pone empalmado en esa situación, ¿de alguna manera le gusta ser cornudo?”, Le preguntó Esther mirándome fijamente. Joe asintió. “Bueno, póngalo de esta manera. Si ese tipo que acabamos de ver no quisiera que suceda, estaría arrastrando a mi amigo lejos de su esposa. Él no estaría detrás con un empalme del 15, ¿o sí? ”

“No, supongo que no”. respondió Esther sin quita su mirada de mí.

“¡Amor, Estás muy callado!”

“Tal vez Robert tiene miedo de que pase la prueba de cornudo …” dijo Joe con una sonrisa. Solté una risa nerviosa. “eso seguro”, dije.

“Entonces, ¿estás listo para pasar la prueba?”, Joe me preguntó.

“Dudo si Esther siquiera quisiera que pasara esa prueba, sea cual sea”, respondí.

“Sí, ¿cómo la probaría?”, Preguntó Esther.

“Vamos a tu apartamento y te mostraré”. Joe confió.

Por unos momentos, Yo y Esther nos miramos el uno al otro.

“Entonces, ¿estás dispuesto a tomar el examen?” Joe me preguntó directamente.

No hice ningún esfuerzo por responder.

“Estoy dispuesta a hacerlo y darle esa fantasía a Robert si él quiere, aunque luego me arrepienta”, dijo Esther.

Sentí una excitación brutal en ese momento, Esther no solo iba a cumplir mi sueño si no que además lo iba a hacer por primera vez con un negrazo guapo y chachas . “Claro, por qué no iba a querer … te lo he pedido muchas veces” me encontré diciendo.

Unos minutos más tarde y con nuestras bebidas terminadas, los tres nos dirigimos al apartamento. Hice un ademan de agarrar la mano izquierda de Esther mientras se alejaban; no sé por qué pero… deseé caminar detrás de ellos. Sin embargo, Joe aminoró el paso y Esther se encontró caminando con dos hombres. “¡Hmm, esto es bastante agradable para que te lleven a casa dos hombres!”, Dijo.

No dije nada durante el corto viaje a nuestro apartamento. Estaba en un estado de nerviosa excitación y confusión. Una parte de mi quería ver a Joe desaparecer y dejarnos solos, pero había otra parte que encontraba emoción al verlo aferrándose a la mano de mi esposa. Por otro lado, Esther parecía bastante alegre con toda esta situación.

Cuando entramos al apartamento, Esther abrió una botella de vino blanco y todos, nerviosos, nos quedaron en la cocina bebiendo en silencio. Fue Esther quien habló primero “Entonces, ¿qué es esta prueba?”

Joe dejó su vaso. “¿Tienes un cordón de bata o quizás podamos usar el cinturón de Robert?” Dijo mirando a mi cintura.

“Usa el cinturón” dijo Esther.

“También necesitamos una silla en el salón”, dijo Joe.

“¿Puedes traer una, por favor, cariño?”, Dijo mientras me guiaba el camino.

Yo había descubierto que en algún tipo de restricción iba a estar involucrado y no me sorprendió que me pidieran que se sentara en la silla que estaba colocada en el centro de la habitación.

“¿Te gustaría quitarle el cinturón a Esther?”, Le preguntó Joe.

Me senté dócilmente y permití que Esther me desabrochara el cinturón y lo retirara. Cuando se lo dio a Joe, éste se movió detrás de la silla y me pidió que pusiera mis manos a través de los barrotes del respaldo de la silla. Una vez más, me rendí mansamente y momentos después mis manos estaban firmemente aseguradas a la silla.

“¿Le bajarías los pantalones, por favor, Esther?”, Preguntó Joe mientras se ponía de pie. Ninguno de los dos dijimos nada mientras ella me bajaba los pantalones y los calzoncillos por los tobillos. Me sentí vulnerable y muy nervioso mientras estaba sentado allí con los dos al lado uno del otro mirándome.

De repente, Joe puso su brazo alrededor de Esther.

“Ahora, entonces Robert”. Él comenzó a decir cuando la abrazó.

“Esther y yo vamos a hacer un besuqueo y si te pones duro al mirarnos, voy a tomar eso como un” sí “para follarme a tu esposa”.

Me quedó boquiabierto `porque antes de que Joe terminara de hablar mi pene ya estaba casi duro.

Joe la abrazó de nuevo. “¿Estás de acuerdo?”, Preguntó.

“Sí, pero follaremos arriba … no aquí abajo, porque mira ya está medio empalmado el cornudo”. le dijo.

El lenguaje de Esther me sorprendió.

“¿Y si me quedo sin excitarme parareis?”, pregunte.

“por supuesto”, respondió Joe. “Tan pronto como se acabe el tiempo, me detendré”.

“¿Cuánto tiempo es?”, Pregunte.

“Viendo como estas….Creo que tendrás una erección total en un par de minutos minutos, pero vamos a llegar cinco”. dijo.

Joe se apartó de Esther y se inclinó sobre mí y, apoyando sus manos en ambos brazos de la silla. “Robert mi amigo, para cuando llegue al coño de tu esposa no solo estarás rígido sino que también estarás goteando semen”, me dijo.

Me moví torpemente en mi asiento cuando Joe dio un paso atrás para ser recibido por un beso de Esther. Me sorprendió verla besar a otro hombre; no solo un beso sino un largo y apasionado beso. Esther sin ser baja era más pequeña que Joe, así que tuvo que alzar la mano y colocarle las manos alrededor de la nuca para llevarlo a su altura. El beso duró unos minutos y luego Esther se separó y regresó al sofá.

Joe se unió a ella y rápidamente volvieron a un abrazo. Una vez más, se besaron con pasión; pasándose las manos por su corto cabello negro antes de pasar una mano por su musculoso brazo y descansar sobre su muslo. Respiré profundamente cuando vi su mano apoyada en su muslo. Joe respondió apoyando su mano en su cintura. Por unos momentos continuaron besándose con pasión y luego me miró. Sin embargo, su enfoque no estaba en su rostro, sino en su ingle.

Miré hacia abajo. Su polla aún estaba medio empalmada, recostada cómodamente entre sus muslos. El morbo de verla besar a otro hombre ya se estaba disparando y podía sentir agitación; agitaciones sensuales que hacían que mi polla se pusiera tensa y sabía que una vez que eso sucediera, follarían; de eso no tenía dudas.

“¿Puedo tocar?”, Preguntó mientras volvía su atención a Joe. Joe sonrió. “Siéntete libre de hacer lo que quieras”, le dijo. “Lo que sea que creas lo pondrá rígido”.

Sentí esas agitaciones de nuevo. Observé mientras su mano se movía sobre su regazo y descansaba sobre su bulto. Cerré los ojos para intentar centrarme, pero Esther habló. “¿ La Tienes muy grande?” Preguntó.

Abrí los ojos con fuerza.

“Compruébalo tú misma” dijo Joe mientras se ponía de pie. Joe estaba simplemente vestido con una camiseta larga y un par de pantalones cortos hasta la rodilla. Vi como la mano de ella se acercaba a la hebilla del cinturón. No pensé que ella lo haría; pero ella desabrochó la correa del cinturón y aflojó la pretina de sus pantalones cortos.

Mientras tiraba de ellos, me miró. Una vez más su enfoque no estaba en su rostro, sino en mí ya duro pene. Sus ojos permanecieron enfocados en mi polla mientras tiraba de los pantalones cortos de Joe lentamente hacia abajo sobre sus muslos.. “Wow … es realmente grande”. La escuché.

Me resultó imposible evitar mirar hacia arriba; me resultó imposible mirar a su esposa sosteniendo la enorme polla de otro hombre en su mano. Su mano blanca parecía tan pequeña contra el enorme y grueso pollon negro; tan pequeño que apenas podía envolverlo.

“¿Puedo chuparlo?” La escuché decir.

Observó la gran mano marrón de Joe descansar sobre el hombro de su esposa. “Nena, puedes hacer lo que quieras con mi polla”.

Cuando sus labios se doblaron alrededor de la punta bulbosa de la polla de Joe, se volvió y me miró. Esta vez ella me miró a los ojos; se burlaba de mí; ella estaba viendo que mi polla se levantaba apuntando al cielo.

Las manos de Joe acariciaban los pechos de Esther a través de su delgado top. Lo vio tomar sus pezones entre sus dedos pulgar e índice para excitarla. Sabía cuán sensibles eran sus pezones; sabía lo excitada que se ponía cuando lo hacía. Sentí que mi pene se ponía cada vez más rígido.

El crujido de la madera me devolvió la atención y vi a Esther de pie y Joe poniéndose la parte superior sobre la cabeza. Apenas había tenido tiempo de golpear el suelo antes de que él se desabrochara el sujetador. Observé cómo Joe bajaba la cara hacia sus pechos podía oírlos; podía oír el sonido de los labios contra la carne y también podía escuchar los sonidos de los suaves gemidos; Los suaves gemidos de éxtasis de Esther.

Escuchó el crujido de la madera otra vez y vi como Joe se arrodillaba en el piso; las manos de Joe lidiaban con una hebilla del cinturón del cinturón de falda de ella. Observé cómo su falda se deslizaba grácilmente por sus muslos hacia el suelo para dejarla de pie allí en solo un par de bragas blancas. Las manos grandes y oscuras de Joe subieron hasta la cintura de ellas justo cuando sentí algo frío goteando sobre sus muslos. Miré hacia abajo; mi pene estaba totalmente rígido y tenía líquido preseminal. La batalla estaba perdida.

Dejé escapar un gemido; que atrajo su atención hacia él. Esther se quitó las bragas, se agachó para recogerlas, y agarró la polla de Joe para guiarlo a través de la habitación hacia donde yo estaba sentado. Esther no dijo nada mientras se inclinaba y me besaba suavemente en los labios. Me miró a los ojos y después de dejar caer sus bragas en mi regazo condujo a Joe por la polla hasta la puerta.

Gemí de nuevo al verlos salir de la habitación. Los escuché subir por las escaleras de madera hasta el dormitorio y luego escuché el ruido de los muelles de la cama. Por unos momentos solo había silencio proveniente del piso de arriba, pero luego escuché los suaves gemidos de Esther. El volumen creciente de sus gemidos y el sonido de los movimientos rítmicos de la cama me dijeron que estaban follando.

Miré mi ingle. Mi pene erecto tenía las bragas de Esther colgando de él y servían para ayudar a absorber mi semen, me había corrido sin tocarme. Tiré de mis manos; quería liberarlas; quería masturbarme, estaba desesperado por aliviarme pero no podía hacer nada excepto escuchar. Escucha los sonidos que vienen del piso de arriba; los sonidos de la cama crujiente; el sonido de la cabecera golpeando la pared; los sonidos del sexo; los sonidos de mi esposa teniendo sexo con otro hombre.

Luego estaban los gritos y gemidos. Esther estaba gritando ahora; gritando obscenidades; gritando de pasión, podía escucharla gritar sobre la gran polla de Joe; escucharla gritar sobre lo bueno que era follando; escucharla diciéndole, rogándole incluso que la llenara de su leche. También podía escuchar a Joe. Joe también fue vocal; gimiendo y gruñendo en sus golpes; diciéndole que venía; diciéndole que iba a llenar su coño. Esos gritos y gemidos finales fueron casi ensordecedores y luego hubo silencio.

El silencio fue casi tan ensordecedor como los gritos. Duró lo que parecieron horas y luego escuchó la voz de Joe. No podía entender lo que estaba diciendo, pero podía imaginarlo acostado sobre ella, hablando mientras aún estaba dentro de ella. También podía escuchar los sonidos de los movimientos rítmicos de la cama otra vez. Joe estaba follando con ella de nuevo.

Maldije por lo bajo; estaba follandose a mi esposa otra vez; mostrando su destreza; mostrando su virilidad y no podía verlo. Esther estaba empezando a gritar de nuevo; nunca la había escuchado tan vocal durante el sexo; nunca antes había sabido que ella disfrutara de sexo así. Pero yo no era Joe; no tenía una gran polla gruesa como Joe; no tenía el apetito sexual que tenía Joe, no podía complacer a su esposa como Joe.

Quería correrme; quería masturbarme; quería agarrar mi polla y acariciarla al ritmo de los golpes de Joe. Quería lanzar mi semen junto a Joe. Eso fue imposible por supuesto. Estaba atado; atado a una silla; incapaz de tocarme a mí mismo; incapaz de liberarme a mí mismo; incapaz de disfrutar de los placeres que Joe estaba experimentando.

Podía oír a Joe venir; podía oír a Joe gritar que venía; podía oírlo advertir a su esposa que estaba a punto de llenarla por segunda vez y… podía escuchar a Esther gritar “Ssssssssssssssssssssssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii”

El silencio duró más esta vez. En un momento pensé que se habían dormido, pero luego oí el sonido de los resortes de la cama en movimiento. Podía escuchar sus voces; hablando suavemente; hablando lentamente. oí a Esther reírse; también los escuché besarse y luego escuché el sonido de los pies golpeando el suelo.

Podía oírlos bajar las escaleras.

Los miré cuando entraron en la habitación; mano a mano y desnudos. mis ojos se posaron en las ingles de Joe. Su pene estaba medio erecto; reluciente y mojado; cubierto con los jugos de mi esposa y su propio semen. Claire sonrió y se inclinó para besarlo. “¿Estás bien cariño?”, Preguntó.

Di una leve sonrisa. Estaba tan contento de verla; quería besarla; quería tomarla en sus brazos; quería amarla. Ella tomó mi polla y levantó las bragas. Había un charco embarazoso de esperma alrededor de la base de su pene.

“¿Estás emocionado entonces?”, Le preguntó.

No dije nada, no había nada que pudiera decir.

Joe estaba parado a su lado con su brazo alrededor de su cintura y todo lo que podía hacer era mirar hacia abajo a la polla de Joe. “¿Te gustó escucharnos follar?”, Le preguntó mientras envolvía las bragas alrededor de su pene.

Gemí.

“Sabes que ahora eres mi cornudo, ¿verdad?, por fin tu sueño hecho realidad”, Me dijo mientras comenzaba a mover su mano arriba y abajo de mi eje.

Gemí.

“Joe te ha hecho un cornudo. Tú lo sabes, ¿verdad? “Ella se burlaba cuando sus movimientos de mano se aceleraron.

“Ssssssssssssssiiiiii …” contesté.

“No te importa si me folla regularmente en estas vacaciones, ¿verdad?”, Se burló de nuevo.

“Nooooooooooooo …” Gruñí.

“Dile cariño”. Ella dijo. “Dile que puede follarme cuando quiera”. Se burló cuando los movimientos de su mano me acercaron a él.

Gemí.

“Dile cariño. Cuéntale “, dijo ella. “Dile que soy suya para follar cuando le plazca …”

Gemí y luego grité mientras comenzaba a correrme.

Esther bombeó mi polla más fuerte y gritó de nuevo. “Es un buen chico”. Me dijo mientras mi esperma se derramaba y se derramaba sobre su mano.

Mientras ella limpiaba las últimas gotas de mi semen noté un chorrito de semen corriendo por el interior de sus muslos. Ese era el semen de Joe. Mientras que yo solo tenía mi semen en las bragas y manos húmedas de mi esposa, Joe se había dado el lujo de entrar dentro de un coño cálido y apretado; el coño apretado y apretado de mi esposa.

Joe también se dio cuenta rápidamente. Alejándose de Esther se fue detrás de la silla y me soltó las manos. “Un buen cornudo siempre se cae sobre su esposa y la limpia después de que otro hombre la ha follado”, me dijo.

Nunca había hecho algo así antes; aunque había tenido la inclinación de hacerlo alguna vez, pero nunca antes la había limpiado con la lengua. Sin embargo, al igual que su cuerno, lo conducían a hacer cosas nuevas; condujo a lugares a los que realmente quería ir. Esther se sentó en el sofá con las piernas separadas y Joe me condujo hasta el borde del sofá y me hizo arrodillarme.

“Eso es cariño.” Dijo Esther tomándome por la cabeza. “Limpia todo el precioso semen de Joe”.

Asomé mi lengua y empecé a lamer sus labios cubiertos de semen.

Era espeso, cremoso y salado. La mano de Esther apretó mi rostro fuertemente contra ella. Mis mejillas se cubrieron con los restos pegajosos mientras hurgaba más profundamente dentro de ella con mi ansiosa lengua. Además de limpiarla, me di cuenta de que también estaba despertando a Esther; sus dedos se hundieron en mi cuero cabelludo y comenzó a girar su ingle en su rostro. Empecé a escuchar sus gritos de éxtasis.

Él no era el único excitado tampoco; mirando a su lado, vi a Joe de pie acariciando su pene mientras los miraba. Estaba completamente erguido de nuevo y parecía amenazante y amenazante. Esther también había notado su excitación y extendió la mano para sostener su pollon. “Por favor follame otra vez Joe … por favor, solo fóllame” La escuchó decir.

Ella me alejó; mis servicios fueron prescindidos; ella quería polla ahora. Pensé que tal vez la llevaría otra vez arriba, pero no, la llevó allí mismo, al piso. La hizo arrodillarse a cuatro patas con la cara hacia abajo y luego trepó detrás de ella. Agarrando su cabello, él empujó su polla profundamente dentro de ella y comenzó a follarla violentamente.

Me quedé atrás mirando cómo la tomaba; mirando como la follaba ferozmente desde atrás. También lo vi tratarla bruscamente. Joe tiró de su cabello con una mano y golpeó su muslo con la otra. Le gritó que moviera su trasero; llamándola puta en el proceso. Yo nunca había usado un trato rudo como este con ella.

Observó que su muslo se ponía más rojo y más rojo y escuché a Esther gritar cada vez más fuerte, pero no de dolor. Esther amaba cada empuje de la polla de Joe; amando cada bofetada dura en su muslo; amando cada tirón de su cabello y amando cada nombre que él la llamaba. De repente, las palmadas se detuvieron y el cabello se detuvo cuando Joe usó sus manos para agarrar sus muslos. Los gritos de Esther se volvieron casi ensordecedores cuando la follo sin piedad hasta que volvió a llenarla.

Me aparté y vi con asombro mientras se derrumbaban juntos en el sofá. Nunca había visto algo así en mi vida.

Pasó más de una hora cuando Esther salió de la bañera después de un largo baño. La ayudé a secarse antes de deslizarse en la cama junto a mí. La amaba; estaba cachondo; quería hacerle el amor, pero sabía que no estaba en condiciones de volver a follar esa noche cuando ella se acurrucó en mis brazos y dando las gracias cerró los ojos.

A última hora de la tarde, mientras ambos nos relajábamos en la playa, disfrutando del sol de la tarde, Joe salió del bar y se dirigió hacia nosotros. Me saludo antes de inclinarse y darle un beso a Esther en los labios. Le susurró algo al oído, ella sonrió, se levantó y tomó su mano. Después de un beso en los labios de mis esposa, los vi alejarse hacia los apartamentos. Sentí que su polla se ponía rígida. Una vez más había pasado la prueba de cornudo

De repente, sintió la presencia de alguien a su lado. “¿Te importa si me uno a ti?” Dijo una voz. “Mi nombre es Warner”.

==================

Lo que leyeron hasta aquí lo escribí “en tiempo real” hoy a la tarde. Mi mujer no sabe que yo estuve en el estudio y el tipo tampoco. Salí de casa por la entrada lateral, dejé pasar quince minutos y regresé por la puerta principal haciendo ruido de llaves y todo eso, para que me escucharan llegar, por las dudas. El tipo estaba sentado en el living, fresco como lechuga y mi mujer envuelta en un toallón que la cubría casi íntegramente estaba en la cocina, preparándole un café. Se veía que se había duchado. También trajo café para mi y me dijo que el masaje le había resultado fantástico, que nunca había pensado que un masaje le podía hacer tan bien. Qué turra, si supiera que yo sé que me puso los cuernos, ma que masaje ni masaje, pija se comió, la muy degenerada.

Ahora está durmiendo como una bebé, son casi las dos de la madrugada y vine a escribir esto, espero no escuche el tacataca del teclado. No quiero que sepa. A medianoche y ya en la cama después de ver una película en la tv quise saber detalles de lo que le había hecho el masajista o de cómo le había hecho los masajes pero fue muy parca, nada me dijo; y cuando insistí me malcontestó diciéndome que masajes son masajes, eso son, y nada más. Después intenté comenzar con unas caricias con la intención de cogérmela pero me dijo que tenía la piel muy sensibilizada “se ve que por el masaje” me dijo, y me pidió que la dejara dormir, que estaba muy relajada y tenía mucho sueño. Insistí un poco pero me puso mala cara así que me di vuelta y la dejé tranquila. En minutos se durmió profundamente. Estaba apenas vestida con un camisolín corto, lo usa casi siempre, es lo único erótico que conseguí de ella, que aceptara usar ese camisolín y eso fue hace ya muchos años. Después de un rato me senté en la cama, prendí la luz de noche e hice como que me ponía a leer. Ni se dio cuenta, tan dormida que estaba, así que aproveché a mirarla, quería ver si podía saber qué es lo que había hecho con el masajista. Estaba volcada de costado, hacia mi, así que no podía investigar nada, ni por delante ni por detrás. Me estaba por vencer el sueño cuando se giró y quedó casi boca arriba, entonces me incorporé y le miré detenidamente la chuchita ya que tenía una pierna un poco flexionada. Nada, ninguna marca ni seña, los labios apretaditos como los suele tener, apenas si un brillito como de humedad me pareció, pero podía ser flujo natural y además recordé que estaba envuelta en un toallón y que por el pelo húmedo sabía que se había duchado. Ni irritación ni nada. Me recosté acodado en la cama en posición invertida, o sea, mis piernas en dirección a la cabecera de la cama y seguí intentando leer un rato. Como a los cinco minutos se ve que la posición no le era cómoda y volvió a girarse para quedar en posición fetal, la cola hacia mi. Pude mirarle la chuchita desde atrás y me pareció que tenía los labiecitos como entreabiertos. Luego pude ver claramente que entre la conchita y el culito, que esa pequeña zona estaba como irritada, se la veía irritada, enrojecida. Obviamente, el tipo se la garchó, nomás. Seguro que había cogido, o cuando menos se la había hecho sentir, porque si hubiera sido cosa de manos (que le hubiera metido mano en la chucha) o de lengua (que le hubiera sólo chuponeado la concha) no tenía por qué tener esa zona así, irritada. Qué turra. Estaba pensando en eso y con mi pija a media asta de calentura cuando giró un poco más y separó las piernas. Y allí sí casi le doy una piña de bronca, no sé cómo me contuve = tiene enrojecido todo el derredor del culito, el redondelito de afuera y las estrías y todo alrededor, rojo subido. Será posible ? Será que la muy puta fue capaz de hacerme eso ? Será que el putazo ese le hizo el culo a mi mujer ? Qué hijos de su madre, como me cornearon !!! Se lo habrá hecho o se lo habrá dejado hacer ella ?? Bah, vaya por la diferencia, no ?? No quise seguir investigando porque si bien hubiera querido abrirle las nalgas para mirar mejor y más adentro no quería que se despertara. Miré y miré. Todo irritado. Me pareció incluso que el pocito estaba como entreabierto. Un poco encabronado pero muy caliente me levanté – no se dio por enterada – me fui al baño y casi me arranqué el pito de la puñeta que me hice y luego vine aquí, a escribir esto.

==================

Igual tengo dudas. Realmente, le habrá hecho el culito ? O sólo será que la puerteó ?? Y la leche, le habrá dado leche el guacho ?? Será por eso que se bañó ? No quiero ni pensar, que el turro le haya vaciado los huevos dentro del upite !!!!. Tengo que saber, no se cómo, pero tengo que saber !!!!

Real: compañeros de trabajo y el cornudo de marido.

Voy a contar a modo de relato un historía que me ocurrio y debido que hya más de uno que es su sueño lo comparto.
Trabajo en una oficina, trabajo nórmal y compañeros normales. Entro una compañera nueva Bea, venia de otra provincia, para ser más exactos de Bilbao. Todo normal, hasta que un día discutiendo en broma con un compañero mio algo relacionado con el trabajo solté una de mis burradas:
– Y que me dices con eso Luis?? tambíen hay gente que le gusta ver como otro se folla a su mujer, sobre gustos no hay nada escritos.
No le dí más importancía salvo lo animal que soy a veces. Pero hubo alguien que si le dio importancía. Bea, de esta compañera solo podía decir que llevaba como un año felizmente casada con su novio de toda la vida, tenia 32 años y 29. Se me acerca un dia a solas tomando cafe y charlando cambió de tema radicalmente:
Bea – Oye te acuerdas de lo dijistes el otro día???
– Ja ja ja, como para no acordarme nada, no te asustes una de mis tantas burradas.
Bea – No te queria preguntar… es normal eso??
– Eso que?? – la verdad que le costaba sacar el tema –
Bea – Pues eso, que haya maridos que les guste ver a su mujer con otro.
– Bea ni es normal ni es anormal, solamente son gustos y relaciones de pareja. Hay quienes se excitan mucho con la idea y más cuando se lleva a la practica.
Bea – Pero eso es que no le gusta su mujer…
– Me imagino que habra de todo, pero por lo general no. El marido está muy a gusto con su mujer, solo que quiere llevar a otro nivel la relación sexual.
Ahí acabo la conversación, paso el tiempo y cada vez coincidia más con Bea en el trabajo. En el cafe, poco a poco nos hicimos muy amigos, me aguantaba las bromas, me preguntaba por mis fines de semana, que hacia, las chicas… Una vez nos quedamos solos a terminar trabajo, y como siempre poco a poco acabamos teniendo una conversación subida de tono, todo en relación a una broma que hice en relación a que tenia la duda que que era mas placentero o comerle yo el … a una mujer o que ella me hicier un buen mamazo… estuvo bien porque acabo riendo a carcajada limpiea delante el ordenador y para rematar la faena dije:
– Ay Bea porque estas casada que sino…
Bea rapidamente dijo:
– Eso no es problema ni para Txema… ni para mí…
Me quedé cortado… y hubo un silencio… comprendí lo que llaman tensión sexual… solo se oia el clic del ratón y las teclas… hasta que se acercó con la silla de ruedas a mi lado y me puso la mano en la pierna. Me gire y sin más comenzamos a besarnos. Mis manos la acariciaban sus piernas y por encima de su blusas sus tetazas (esta un poco gordita pero es una mujer muy apetecible)… sin mas ella me acariciaba el paquete hasta que notó que tenía la … toda empalmada… me dijo que me levantara… me desabrochó me bajo los pantalones, me volvió a sentar y comenzo a hacerme un mamazo de pelicula. Abria la boca y se la metia hasta la garganta, subia y bajaba… acompaña con masaje manual… ahí estaba ella arrodillada y comiendome la … como una autentica reina. Tanto era la excitación que la cogia de la cabeza y no dejaba que parase a coger aire… hasta el punto que me corrí y apreté aun más su cabeza contra mi … .. toda la corrida en suboca que se la trago hasta la última gota.
Terminamos y nos fuimos. La verdad que a partir de esa tarde no coicidimos mucho y apenas hablabamos. Personalmente me costo como dos semanas de estar de los nervios y no dormir. Un dia me envia un sms al movil diciendo: Tenemos que hablar. Me llamo a la hora de comer y quedamos en un bar restaurante de esos de menu del dia. Llegue, me pedi mi caña y espere. No se si fueron cinco o diez minutos pero se me hizo eterno. Justo cuando apareció Bea…. con Txema… se me hizo un nudo en el estomago y pensé «bueno, a llevarlo como se pueda y sin montar un espectaculo» es más heche una vista rápida a ver si habia algún conocido. Nada más llegar Txema me dijo
tx: me lo a contado todo Bea. Gracias.
Yo: de nada dije.
tx: me ha hablado mucho Bea de tí, y la verdad era una fantasia que tenia desde hace mucho tiempo. Lo hable mucho con Bea y la anime a que lo hiciera contigo
Yo: (pense: aaa gracias por avisarme y consultarmelo me abria ahorrado como un mes de estar jodido de los nervios). Bien ya sabes soy amigo de Bea.
tx: Espero que tambien mio.
Vino Bea y dijo: Venga bebete eso rápido que vamos a comer los tres en casa.
El restaurante estaba justo al lado de su por portal ¿qué casualidad?. Subimos los tres hablando de lo tipico, nuestros trabajos, aficiones. Llegamos a su casa y resumiendo comimos y nos sentamos en el salon. Yo en el sofa, Txema en su sillon y Bea fue a por café. Cuando vino el ambiente era tenso, porque me imaginaba lo que iva a pasar y pasó. Bea se sentó a mi lado y empezamos a hablar de como acabó chupandolema en el trabajo. A lo que Txema escuchaba atentamente y dijo:
– Tx: como me hubiese gustado verlo.
– Bea: eso tiene facil solución.
Se me quedan los dos mirandome, yo diciendo tierra tragame y Txema dice:
– Tx: podrias hacerlo por nosotros?
– Yo: Bien (son los momentos que se pasan por mi mente todas las estupideces que he hecho en la vida y otra… más…)
Empezamos a besarnos y sobarnos entre Bea y yo, la verdad no fije la cara Txema ya que pensé imaginate que no está presente). Bea se abrio de piernas y mano bajó hacia su … lo acaricie por encima de su braga… estaba toda humeda… me excito al momento. Bea no paraba de sobarme el paquete… meti la mano por debajo de la braga y comencé a hacerla un dedo… estaba toda humeda… al principio por arriba… hasta que la introduge primero un dedo.. entraba y salia… muy humeda y comenzaba los primeros jadeos… seguí con dos dedos y tres… chorreaba solo paraba para llevarme los dedos a la boca… cada vez que lo hacia a continuación Bea me besaba con mayor fuerza. Ya no aguanté más hasta que la puse contra el sofa a cuatro patas y se la metí hasta el fondo, empujaba con todas mis fuerzas y estaba muy cachondo Bea empezo a gritar:
– Si si, follame con fuerza… me gusta… no pares.
– Yo: eres una … .. solo a las … les gusta que se las … delante de su marido.
– Si soy un … .. soy tu … .. pero no pares.
La penetraba, la cogia del peli para chillase y la daba palmadas en el culo… hasta que no pude más… saque mi … de su … me corri en su espalda y a continuación la penetré un par de veces mas hasta que se me bajo.
Me fui derecho al baño, me vesti. Me lavé la cara y pense… que … habia hecho… sabia que existia… pero…
A la salida me esperaba Txema, le dije que me iva a trabajar. Me dijo que esperase a Bea y dije que mejor no…
Esa fue la primera vez. Que paso luego una historia un poco larga ja ja ja. Despues nos hicimos los tres muy amigos y seguimos follando como locos… locos porque follamos en los baños… me la chupo en el coche de la empresa… en su casa… trabajando me regalaba bea sus bragas para volver a casa sin ellas y volver loco a Txema.
Al final por cambios y por la … crisis, Txema y Bea están en su Bilbao natal. Seguimos siendo muy amigos. Bea toda una guarra que se folla todo lo que puede desde niñatos de discotecas a maduros de internet… Txema un feliz cornudo que me lo cuenta todo y me envia las fotos que hace jaja ja. Yo esperaré a tener vacaciones e ir a hacerles una visita, ya que los dos están desando de verme recordar viejos tiempos.
Un saludo. Y espero que no haya sido muy largo ni muy duro leerme.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *