0

Remedio natural dolor garganta

Tabla de contenidos

14 grandes remedios caseros para acabar con el dolor de garganta (sin medicamentos)

07/11/2014 05:00 – Actualizado: 21/06/2018 06:42

Bien sea en verano (con sus para algunos insufribles aires acondicionados) o en invierno (con los termómetros rozando los cero grados), no hay época del año en que no nos preocupemos por los pertinaces constipados, la molesta mucosidad y el pesadísimo dolor de garganta. Este malestar es uno de los dolores más molestos, que no sólo nos incordia durante las 24 horas del día, estemos en el trabajo, en casa o durmiendo, sino que nos quita las ganas de hablar y de comer.

El dolor de garganta suele ser el primer síntoma de que hemos cogido un buen resfriado, aunque también puede serlo de otras dolencias más preocupantes, por lo que si la fiebre empieza a subir o empezamos a sentir dolor en las articulaciones, debemos acudir al médico. Hasta entonces, podemos intentar atajar la enfermedad por nuestra propia mano, y seguir alguno de los consejos que exponemos a continuación, que aliviará los síntomas y nos ayudará a seguir adelante en nuestro día a día. La mejor y probablemente única receta infalible es descansar hasta que nos encontremos plenamente recuperados, pero si no podemos permitirnos faltar al trabajo, a clase o dejar de lado nuestras obligaciones diarias, podemos probar con lo siguiente.

Para el dolor de garganta, haz gárgaras

Un remedio clásico pero realmente útil (e incluso, corroborado por un estudio publicado en 2005 por el American Journal of Preventive Medicine). Hacer gárgaras varias veces al día con agua tibia con sal permite que esta absorba el agua de las células de la membrana mucosa, que se encuentran inflamadas durante el constipado. La cantidad recomendada es la de media cucharada de sal por cada vaso de agua; si el sabor es desagradable, podemos recurrir a la miel, otro alimento beneficioso para la garganta.

Debemos tener cuidado, puesto que si hacemos gárgaras más de tres veces al día podemos terminar resecando las membranas mucosas, lo que conseguiría el efecto opuesto al esperado. Y, por supuesto, nada de tragar: con medio minuto es más que suficiente.

Caramelos de menta

Toma caramelos

Aunque existen muchos caramelos que podemos adquirir en las farmacias y que tienen la misión de aliviar los síntomas del catarro, cualquier pastilla o alimento destinado a ser chupado puede paliar el dolor, especialmente aquellos que contengan ingredientes refrescantes como el eucalipto o la menta. La razón es que los caramelos estimulan la producción de saliva, que contribuye a aliviar el dolor de la garganta al tragarse.

Bebe líquidos

Hay dos razones por las que la botella de agua se convierte en nuestro mejor aliado durante un constipado. Por una parte, nos ayuda a hidratarnos, algo esencial si queremos que la enfermedad desaparezca cuanto antes (por la misma razón, deberíamos prescindir de bebidas deshidratantes o diuréticas como el café o el alcohol). Por otra, los líquidos humedecen las membranas mucosas, por lo que la sensación de dolor desciende sensiblemente, especialmente en el caso de las bebidas calientes.

Toma una cucharada de miel

La miel es un excelente antiséptico, es decir, ayuda a combatir las enfermedades infecciosas destruyendo los microbios que las causan. Además, contribuye a eliminar la tos, por lo que tomar una o dos cucharadas lentamente, dejando que la miel repose en la parte posterior de nuestra boca, puede ser una importante defensa contra el dolor de garganta. Debemos tener presente, no obstante, que los niños menores de un año no pueden tomar dicho alimento, puesto que puede estar contaminado con la bacteria Clostridium botulinum que provoca la aparición de botulismo entre los bebés.

Foto: iStock.

Pégate una ducha caliente

Debido a que lo más dañino para nuestra garganta es la sequedad del ambiente, debemos intentar humedecerla todo lo posible, ya sea gracias a un humidificador –especialmente útil en invierno, cuando la humedad del ambiente desciende– o al vapor de una buena ducha con agua caliente. También puedes abrir el interruptor del agua caliente y quedarte sentado en el cuarto de baño aspirando el vapor formado, si no deseas tomar un baño, o agregar hierbas y aceites esenciales al agua.

Toma una sopa de pollo

Cualquier caldo caliente es beneficioso para tu garganta, pero los médicos recomiendan particularmente la sopa de pollo, así como la de vegetales o la de carne de vaca, al mismo tiempo que desaconsejan la de tomate, excesivamente ácida, o las que contienen lácteos, que aumentan la producción de mucosidad. La sopa caliente proporcionará alivio a las gargantas doloridas y una buena cantidad de sodio a nuestro organismo.

Ponte una compresa caliente en la garganta

La sabiduría popular señala que las prendas de seda en la garganta pueden aliviar el dolor en la misma. Sin ir tan lejos, unos buenos paños calientes pueden mejorar la circulación en la garganta y a que esta pierda parte de su inflamación. Es fácil y sencillo: basta con humedecer un trapo con agua caliente (¡no demasiado!), escurrirlo y colocarlo sobre nuestra garganta para que empiece a funcionar. El calor ensancha los vasos sanguíneos y ayuda a la relajación de los músculos.

Vinagre de manzana

El vinagre de sidra de manzana posee una gran cantidad de propiedades antibacterianas que atacan directamente la infección que causan las bacterias y ayuda a suavizar el dolor de garganta. Esto se produce debido a que la acided del vinagre interactúa con el pH, el cual disminuye y esto produce que los microbios no puedan seguir creciendo. Además, la naturaleza expectorante del vinagre diluye la mucosidad, lo que permite expulsar las flemas con mayor facilidad.

La raíz jengibre es un producto natural muy usado en cocina, aunque tiene múltiples aplicaciones y propiedades beneficiosas para la salud. Uno de los usos más comunes es su aplicación en procesos gripales para combatir el dolor de garganta y el resfriado. Tomando entre dos y tres tazas de té de jengibre serán suficientes para notar mejoría y más si se edulcora con un poco de miel de romero.

Foto: iStock.

Pero si no quieres sufrir un resfriado, a continuación te proponemos 5 sencillos trucos para acabar con él.

Lávate las manos

Conviene recordarlo una vez más: los constipados y la gripe se contagian por contacto directo. Y no vale con mojarse simplemente las manos y secárselas rápidamente, sino que hay que frotarlas bien, con jabón, y al menos durante 20 segundos. Puede ser tedioso, pero también marcar la diferencia. Un célebre experimento realizado por la Marina de Estados Unidos puso de manifiesto que después de obligar a los soldados a lavarse las manos cinco veces al día se había conseguido reducir la incidencia del resfriado en nada menos que un 45%.

Los síntomas de un resfriado no están causados por un virus, sino por la respuesta inflamatoria a la infección

No te toques la cara

Los ojos, la nariz y la boca son las zonas del cuerpo más sensibles para la entrada de organismos perniciosos. La tendencia de los niños a tocarse el rostro hace que sean blancos fáciles para este tipo de bacterias, y por eso suelen pasar más tiempo resfriados que los adultos. Además, los pequeños son más contagiosos que los adultos durante los dos primeros días de enfermedad.

No te estreses

Un hombre estresado es la víctima perfecta de las bacterias del resfriado. Cuando estamos más nerviosos de lo habitual, nuestro sistema inmunológico comienza a debilitarse y la producción de interleucinas comienza a descender. Un estudio publicado este mismo año en Proceedings of the National Academy of Sciences señalaba que el estrés crónico provocaba que el resfriado fuese más fuerte y más difícil de curar. “Los síntomas de un resfriado no están causados por un virus, sino por la respuesta inflamatoria a la infección”, recordaba Sheldon Cohen, responsable de dicha investigación.

No fumes ni bebas

Los fumadores tienen más posibilidades de caer en los brazos del resfriado y de la gripe, como señalan las estadísticas, así como de agravar sus síntomas a través de la inflamación de la garganta. Por su parte, el alcohol ataca al sistema inmunológico que protege nuestro organismo, deshidrata nuestro cuerpo y favorece la aparición de infecciones.

No confíes en los antibióticos

Aunque jamás deberíamos automedicarnos bajo ninguna circunstancia, tenemos que recordar que los antibióticos acaban con las bacterias y no con los virus, por los que presionar al médico para que nos los proporcione no sólo es inútil, sino contraproducente, ya que puede terminar con las bacterias que forman parte de nuestras defensas.

8 remedios caseros para la tos seca y para la tos con flema

La tos es una reacción natural del cuerpo para mantener las vías respiratorias despejadas expulsando sustancias que pueden obstaculizar el ingreso de aire.

Durante los meses más fríos, y en la transición climática, la tos afecta a gran cantidad de personas, generándoles molestia, irritación en la garganta, dolor en el pecho y en la espalda, o mucosidad. Puede deberse también a las alergias, al resfriado, la sinusitis, o bien a otros trastornos como el asma.

No toda tos es igual, pero siempre tienen algo en común: resultan molestas, se sienten mal y nos dificultan las tareas cotidianas.

La parte buena de todo esto es que tanto la tos seca como la tos con flema pueden tratarse con remedios caseros, obteniendo iguales o mejores resultados que con jarabes de farmacia.

Así que a continuación te contamos cuáles son los mejores remedios que puedes preparar en casa para olvidarte de una vez por todas de esa molesta tos.

Tos seca: causas y los mejores remedios naturales

La tos seca es también conocida como tos irritativa, tos improductiva o tos nerviosa. Se caracteriza por no llevar expectoración, es decir, que no se elimina mucosidad o flema cuando se tose. Se da principalmente por irritación de las vías respiratorias.

Lo malo de esta tos es que, si no se trata, puede ir empeorando progresivamente. Pues la tos genera más irritación, y a mayor irritación, más tos. Así sucesivamente.

Además, puede convertirse en un mecanismo de diseminación de gérmenes debido a los movimientos respiratorios violentos que provoca. Por eso, este tipo de tos debe tratarse de inmediato y no dejarla avanzar.

En la mayoría de los casos, la tos va a acompañada de congestión nasal. Esto es, una obstrucción de las fosas nasales, producida por una inflamación de las membranas que recubren la nariz debido a la dilatación de sus vasos sanguíneos.

Causas de la tos seca

  • Resfriado común o gripe

Una de las causas más comunes de la tos seca es el resfriado o la gripe. En estos casos, generalmente la tos seca deviene en tos con flema luego de un par de días (si es tu caso, revisa más abajo el apartado “tos con flema”).

  • Factores ambientales

Estar en ambientes cargados con productos químicos, humo de cigarrillo o polvo puede generar tos seca. En este caso, suele bastar con limpiar el ambiente del factor que genera la tos para que esta termine rápidamente.

Otro factor ambiental que puede generar tos seca es el aire extremadamente seco o el aire acondicionado muy bajo.

  • Alergias

Las alergias suelen ser otro de los causantes comunes de la tos seca. La más común es la alergia estacional, que se da en primavera y otoño por los cambios de temperatura, el exceso de polen en el aire, entre otros.

También es común tener tos alérgica en invierno. No causada por el frío, sino porque los ambientes suelen estar mucho tiempo cerrados en esta época del año, acumulándose en el aire los elementos alergénicos. Por eso, aunque haga frío, siempre es una buena costumbre ventilar los ambientes en algún momento del día.

Algunos de los detonantes de tos alérgica más comunes son el polvo, los pelos del animal, y el polen de las flores y de los árboles.

  • Enfermedad por reflujo gástrico

La enfermedad por reflujo gástrico puede irritar las vías respiratorias, generando esta tos seca. Por eso, si tienes ambos problemas deberías concentrarte en disminuir el reflujo antes de intentar acabar con la tos.

Remedios caseros para la tos seca

  • Jarabe de zanahoria y miel

Aunque la zanahoria generalmente se utiliza para tratar problemas de la piel y de la vista, también es rica en vitaminas del complejo C y B.

Por todos sus nutrientes y composición, la zanahoria tiene múltiples beneficios para la salud, que no todo el mundo conoce:

1. Elimina las toxinas.
2. Posee propiedades antiinflamatorias.
3. Elimina calorías y regula el metabolismo.
4. Combate la retención de líquidos.
5. Previene la aparición de varices.
6. Reduce los niveles de colesterol malo en la sangre.
7. Reduce la presión sanguínea evitando enfermedades cardiovasculares.
8. Vigoriza la mente.
9. Fortalece las uñas y el cabello.
10. Ayuda a prevenir el cáncer.

Por otra parte, la miel es una sustancia que contiene un gran nivel de proteínas y es muy curativa, es una gran fuente de energía aparte es muy eficaz en la lucha de enfermedades cardíacas y es depurativa del organismo.

También se ha comprobado que la miel es expectorante y curativa de la garganta, asma, gripes y para aumentar las defensas del organismo.

Así que combinar ambos ingredientes en un jarabe es, con certeza, una decisión que te ayudará a acabar con la tos.

Para ello, necesitas:

♦ 4 cucharadas de miel de abeja orgánica.
♦ 1 litro de agua purificada.
♦ 1/2 kilo de zanahorias (cortadas en trozos pequeños).

Preparación:

En una olla, coloca el agua y las zanahorias a fuego medio hasta que éstas se ablanden.
Una vez que estén blandas, retíralas del fuego y hazlas puré.

Coloca el puré en un recipiente, añade la miel y mezcla hasta que se integren.

Por último, coloca la mezcla en un frasco de vidrio hermético y conserva en el refrigerador.

Toma de este remedio casero 3 cucharadas al día (mañana, tarde y noche) durante 2 semanas. Para niños, es preferible que tomen solo dos cucharadas al día, siempre y cuando tengan más de 1 años. En menores de esa edad no es recomendable la utilización de este jarabe.

  • 2. Jarabe de miel y orégano

Ya mencionamos en el remedio anterior los beneficios de la miel para tratar la tos. Combinada con orégano, también permiten hacer un jarabe casero potente. Pues el orégano posee propiedades antitusígenas que ayudan a calmar la tos.

Es súper fácil de preparar, solo necesitas:

♦ 1 cucharada de miel;
♦ 1 cucharadita de orégano.

Para hacerlo tienes mezclar los ingredientes en un recipiente de vidrio y calentar unos instantes en el microondas. Cuando esté caliente pero no queme, toma el jarabe. Consúmelo entre dos y tres veces al día.

  • 3. Jarabe de remolacha

La remolacha tiene grandes propiedades antiinflamatorias, por lo cual este jarabe es muy bueno no solo para reducir la tos, sino también para sentir la descongestión en el pecho.

Este jarabe es muy dulce y puede aumentar la glucemia en sangre, por lo cual no está recomendado para diabéticos.

Se necesita:

♦ 1 remolacha;
♦ 2 cucharadas de azúcar.

Para prepararlo, primero debes cortar la remolacha en rebanadas y mezclarla con el azúcar. Luego coloca esa mezcla en un recipiente de vidrio y tápalo. Deja que repose por 24 horas. Pasado ese tiempo, recolecta el jugo que se formó: es tu jarabe para la tos.

Toma 2 cucharadas de jarabe de remolacha 3 veces al día. Los niños pequeños deben tomar la mitad de esta dosis hasta que disminuya la tos.

Más allá de beber este jarabe, también puedes aumentar tu consumo de remolacha en jugos, cruda o cocida, lo cual también mejorará tus problemas con la tos.

Tos con flema: causas y remedios naturales para combatirla

Además de la tos seca, existe la tos con flema, también conocida como tos productiva, y es la que va acompañada de expectoración, es decir, expulsión de mucosidad de las vías respiratorias.

La causa más común de este tipo de tos es una enfermedad o infección respiratoria, ya sea viral o bacteriana. Por eso, puede venir acompañada de fiebre, dolor corporal, y opresión en el pecho causada por ese exceso de mucosidad.

Se llama tos productiva porque, a diferencia de la tos seca, esta cumple una beneficiosa función: ayuda a expulsar fuera del cuerpo la mucosidad cargada de microorganismos perjudiciales que se forman por ese proceso infeccioso.

Es por eso que en realidad no es recomendable hacer nada para evitarla. La tos en este caso, es, en realidad, el remedio.

Sin embargo, sabemos que es molesta, por eso, lo que sí puedes hacer es disminuir y aliviar un poco los síntomas. Sobre todo de noche, si la tos te impide descansar.

La mejor opción en este caso es tomarte una de estas infusiones antes de irte a dormir y a la mañana al despertar. Estas son algunas de las más recomendadas:

Remedios caseros para la tos con flema

  • 4. Infusión de tomillo y limón

Tanto el tomillo como el limón tienen propiedades analgésicas, por eso mezclar estos ingredientes permitirá mejorar mucho los síntomas de la tos además de tener un sabor muy agradable. También puedes agregarle miel.

Mezcla una taza de agua con el jugo de medio limón y lo lleva a ebullición. Cuando hierva apaga el fuego y introduce el tomillo, dejando que infusione por 5 minutos. Luego, cuela la mezcla y añade la cucharadita de miel para endulzar.

  • 5. Infusión de jengibre, clavo y canela

Esta receta tiene su origen en la medicina tradicional india, y se ha usado de forma ancestral para curar la tos y otras enfermedades. Además de ser deliciosa, todos sus componentes tienen propiedades medicinales.

Para prepararla de forma casera necesitas:

♦ Media cucharadita de raíz de jengibre.
♦ Un clavo de olor
♦ Media rama de canela.
Pon a hervir una taza de agua y cuando lo haga, retira del fuego y añade el jengibre, el clavo y la canela. Deja reposar la mezcla durante 5 minutos y después cuela y bebe la infusión.

  • 6. Infusión de eucalipto

El eucalipto es una de las plantas antitusivas por excelencia. Si la tomas en infusión te ayudará a suavizar la garganta.. ¡Y tiene un sabor delicioso!

Para prepararla pon a calentar una taza de agua. Cuando hierva, añade las hojas de eucalipto y deja reposar 5 minutos. Cuela pasado ese tiempo y añade una cucharadita de miel para endulzar.

  • 7. Té de menta

Finalmente, la menta es otra hierba que posee propiedad de tranquilizante, antitusígena, mucolítica, expectorante y descongestionante, ayudando a aliviar la tos.
Para hacer el té basta agregar 1 cucharadita de hojas secas o frescas de menta en una taza de agua hirviendo y dejar reposar por 5 minutos. Luego colar y beber (si quieres puedes agregarle también una cucharadita de miel).

Parche para la tos seca o con flema

Más allá de los remedios antes mencionados, también puedes crear un parche casero para aplicar de forma externa. Aunque no eliminará la tos por completo, ayudará a reducir la inflamación pectoral, aliviando un poco los síntomas de la tos.

Para hacerlo necesitas una pequeña cantidad de todos estos ingredientes:

♦ Miel

♦ Harina

♦ Aceite vegetal

♦ Gasa

♦ Paño

♦ Cinta de tela adhesiva

Para prepararlo, sigue este paso a paso:

1. Mezclar la harina con una pequeña cantidad de miel hasta obtener una mezcla cuya consistencia no se pegue en las manos.

2. Añadir un poco de aceite vegetal a la mezcla e integrar bien.

Tratar la tos – paso 2
3. Colocar la preparación en un paño y envolver en la gasa.

4. Aplicar la gasa en el pecho (por arriba del corazón) o en la espalda y colocar un poco de cinta para evitar que se caiga durante la noche.

5. Dejar que el cataplasma actúe durante toda la noche para un mejor resultado, o por lo menos 3 horas.

Este parche puede utilizarse durante varios días y ser aplicado en adultos y niños mayores de un año; siempre y cuando no tengan lesiones en la zona de aplicación.

En cualquier caso, consulta con tu médico o profesional de confianza, y evita su uso si percibes enrojecimiento o hinchazón, o bien si eres alérgico a alguno de sus ingredientes.

Alimentación para tratar y prevenir la tos

Más allá de los remedios caseros para la tos, siempre es buena idea tomar medidas que ayudan a mejorar los síntomas además de ser preventivas. Y como bien sabrás, la alimentación es una parte fundamental de una vida sana.

Hay alimentos que te pueden ayudar especialmente a favorecer la expulsión de las flemas de tu organismo, mientras que otros ayudan a mejorar tus defensas. También es importante saber qué alimentos es preferible evitar.

En general, debes incluir alimentos ricos en vitamina A y C en primer término. Son más bien preventivas, ya que ayudan a aumentar tus defensas contra el tipo de virus y bacterias que generan la tos. También tienen una poderosa acción sobre la mucosa, ayudado a expulsarla más rápido en caso de la tos con flema.

Por otra parte, conviene evitar el consumo de alimentos como la sal, la leche de vaca y sus derivados ya que pueden aumentar la producción de mucosidad en las vías respiratorias. Eso no cuenta en caso de bebés: a ellos la leche materna no hay que quitársela.

Tampoco son recomendables las golosinas, porque los azúcares reducen la respuesta de defensa del organismo ante las infecciones.

Otras medidas importantes

1. Evitar el polvo, el humo de cigarrillo, etc.

Porque pueden generar irritación de la garganta o provocar alergias.

2. Mantener la casa caliente, pero ventilada

Sobre todo en invierno, es bueno que la casa se mantenga templada. Sin embargo, más importante para evitar enfermedades es asegurarte de ventilar todos los días, al menos 20 minutos. Elige las horas de sol, o los momentos donde no haya muchas personas en la casa.

3. Bebe mucho líquido

Beber dos litros de agua por día es bueno para tu salud en todo sentido. Cuando hablamos de tos, el líquido te ayuda a suavizar las vías respiratorias, además de ablandar la mucosa en caso de tos con flema.

Si tienes fiebre, el agua es fundamental porque el sudor que genera el estado gripal puede deshidratarte.

4. Evita el consumo de alcohol y cigarrillos

También es conveniente reducir la cafeína, y cualquier sustancia o alimento que resulte irritativo de las vías respiratorias.

5. Haz reposo

Ya lo diría tu abuela, pero no hay mejor remedio para la tos que descansar. Tómate unos días para estar adentro, descansa, duerme bien y aplica alguno de los remedios caseros que te mencionamos el post y verás cómo en pocos días sales como nuevo.

Aclaración: si la tos dura más de cinco días sin experimentar cambio alguno, o si aparece sangre en la flema, recurre de inmediato al médico.

¿Has usado alguno de estos remedios caseros para la tos? ¿Qué te parecen?

Importante: Debe aclararse que Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

26 de Junio de 2018 – 02:26 EDT by Cristina Soria

Aunque la mayoría de los dolores de garganta desaparecen en pocos días, resultan muy molestos mientras duran. Por suerte, existen varios remedios naturales que pueden ayudarnos a aliviar el dolor de manera efectiva.

GÁRGARAS DE LIMÓN

Un excelente remedio casero para el dolor de garganta y la tos es hacer gárgaras con limón y otros ingredientes que, mezclados, purifican la garganta y alivian el malestar.

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 3 limones
  • 1 cebolla mediana
  • 1 cucharada de miel

Preparación

Pon agua a hervir y agrega la cebolla. Déjala que hierva 7 minutos. Después cuela la infusión y añade el zumo de los 3 limones y la miel. Haz gárgaras con la mezcla resultante dos veces al día.

Leer: Remedios caseros para combatir la alergia primaveral de forma natural

TÉ DE MENTA CON MIEL

El té de menta con miel es excelente para purificar y limpiar la garganta.

Ingredientes

  • 1 tallo de menta
  • 300 ml de agua
  • 1 cucharada de miel

Preparación

Pon a calentar el agua con las hojas de menta. Cuando rompa a hervir añade la cucharada de miel. Remueve y retíralo del fuego. Cuélalo antes de beberlo.

VER GALERÍA

INFUSIÖN DE JENGIBRE

El jengibre puede reducir la inflamación de la garganta, aliviando el dolor y la congestión. Tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, que pueden contribuir a eliminar el dolor de garganta.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jengibre en polvo o do cucharadas de raíz fresca rallada
  • 1 taza de agua hirviendo

Preparación

Prepara la infusión añadiendo el jengibre a la taza con el agua hirviendo. Deja que repose 5 minutos, cuela y bebe. Puedes tomar hasta 3 tazas al día de esta infusión.

Leer: Plantas medicinales para combatir el frío: pasiflora y equinácea

MIEL CON LIMÓN

La miel es rica en oligoelementos y vitaminas, y posee propiedades antiinflamatorias y energizantes. El limón, por su parte, es rico en vitamina C, además de tener propiedades antibacterianas. La combinación de estos dos productos forma una excelente combinación para aliviar las molestias de la garganta.

Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas de miel de abeja
  • El jugo de ½ limón

Preparación

Hierve el agua y añádele la miel con el zumo de limón. Mezcla bien y ya está listo para consumir.

CLAVOS DE OLOR

Son ricos en una sustancia llamada eugenol, cuyas propiedades antibacterianas tienen la capacidad de eliminar el dolor de garganta y el ardor.
Lo único que tienes que hacer es introducirte un clavo o dos en la boca, y ablandarlos con la saliva. Mastícalos durante unos minutos y trágalos solo si quieres, aunque los saques de tu boca ya habrán hecho el suficiente efecto.

Leer: 7 superalimentos para decirle adiós a la gripe

DUCHA DE AGUA CALIENTE

La sequedad del ambiente es muy dañina para nuestra garganta y debemos de humedecerla lo más posible. Para que el ambiente que respiramos no esté reseco puedes utilizar un humidificador. Pero si no tienes uno, no te preocupes. Date una buena ducha con agua caliente y el vapor ayudará a hidratar tu garganta y tus fosas nasales.

DUERME TODO LO QUE PUEDAS

Posiblemente se trate del mejor remedio y el más eficaz: descansar hasta que te sientas recuperada. Lo malo es que este remedio suele ser el más difícil de llevar a cabo, así que ayúdate de todos los otros que te contamos más arriba.

Si le preguntáis a la abuela qué es lo que ella tomaba cuando era pequeña para la tos seguro que os dice que tomaba agua con miel y limón, o leche calentita con miel. Son remedios de toda la vida que no se utilizan de manera tan extensa como antaño porque ahora existen los jarabes antitusivos en los que, por norma general, confiamos más por aquello de venir en un frasco con un dosificador y tener pinta de ser capaces de curar.

Sin embargo, un estudio reciente viene a rescatar el remedio de la abuela porque, a diferencia de otros remedios tradicionales que no ayudan mucho, este parece que sí, pues se demuestra que la miel con leche es tan buen remedio para la tos como los jarabes antitusivos.

Datos del estudio

El estudio se hizo en Italia y en él analizaron la diferencia que había entre dar leche con miel o dar los dos jarabes que más se utilizan para la tos en dicho país: dextrometorfano (yo diría que el más conocido aquí es el Bisolvon) y levodropropizina (el Tautoss, por ejemplo).

Para ello escogieron a 134 niños con tos aguda no específica (no relacionada con otra patología como bronquitis, neumonía, asma…) que fueron separados en tres grupos, según el remedio que iban a tomar, y que tomaron lo que les tocaba durante tres noches seguidas. Los de jarabe recibieron la dosis que les correspondía por peso o edad y los de la leche con miel tomaron una mezcla de 90 ml de leche con 10 ml de miel de flores silvestres.

Los padres de los niños respondieron unos cuestionarios para valorar cuál había sido el éxito del tratamiento del niño y consideraron que si la tos se había reducido más de un 50% el tratamiento podía considerarse válido.

Más o menos, la misma eficacia

A la hora de valorar los resultados, vieron que el 87% de los niños que habían tomado jarabe antitusivo habían mejorado hasta considerar el tratamiento como de exitoso. Centrándonos en los niños que tomaron el vaso de leche con miel, mejoraron el 80% de ellos, siendo una diferencia tan mínima que los autores concluyeron que la leche con miel es como mínimo tan eficaz como los jarabes antitusivos.

Podría ser incluso mejor

Vistos los datos parece que no, que es mejor dar jarabe a dar leche con miel, sin embargo cabe la posibilidad de que en realidad la leche con miel sea incluso mejor que los jarabes. La explicación es que los padres, que son los que respondían el cuestionario, sabían qué estaban tomando sus hijos.

Si unos padres confían en los jarabes porque es lo que dan siempre a su hijo cuando está enfermo, darle leche con miel podría sonarle a «no le estoy dando un jarabe, no estoy haciendo lo suficiente por él» y esa sensación podría alterar el resultado de los cuestionarios posteriores, poniendo peor puntuación a un remedio que sí funciona por la falta de confianza. De igual manera, si los padres confían mucho en los jarabes que administraron a los niños, las puntuaciones de los cuestionarios podrían estar infladas, considerándose mejor remedio de lo que realmente es.

Esto sólo es una hipótesis y para desbaratarla habría que hacer un estudio en que un grupo de niños tomara leche con miel y los otros dos grupos un jarabe en un líquido que tuviera el mismo aspecto y sabor que la leche con miel. O eso, o lograr que los padres, quienes responden a los cuestionarios, no sepan qué ha tomado su hijo, si el jarabe o si el remedio natural.

En cualquier caso, vemos que el remedio es estupendo, económico, está siempre en casa y no tenemos que ir corriendo a la farmacia a conseguirlo porque el niño está tosiendo. Coges la leche, la calientas un poco, echas miel, vueltecitas con la cuchara y a bebérselo. Bueno, bonito y barato.

¿Leche? ¿Pero si tendrá más mocos, no?

Miel con leche, o leche con miel. Remedio para la tos, pero claro, si uno de los ingredientes es leche y la leche produce más mocos, ¿qué sentido tiene? Le quitamos la tos al niño pero le provocamos más mocos, por lo que acabará teniendo más tos, precisamente para sacar fuera los mocos que lleguen a la garganta.

Es probable que hayáis hecho este razonamiento porque está muy extendida la creencia de que la leche de vaca produce más mocos a los niños, pero no es más que eso, una creencia. Son múltiples los estudios que hablan de ello que demuestran que no hay relación entre ambas cosas y en Bebés y más hablamos de ello hace unos años, así que tranquilos, le leche con miel es un buen remedio para la tos y no hará que el niño tenga más mocos.

Vía | Estudio en Elsevier
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Se confirma lo que recomiendan las abuelas: la miel es un gran remedio para la tos, La miel, mejor que los fármacos contra la tos, La miel, peligrosa para bebés menores de un año

6 buenas razones para tomar leche con miel

Tomar leche con miel es una opción deliciosa para suplir ese antojo de algo dulce y tibio antes de dormir. Sus innumerables beneficios, además, la hacen ideal.

Aquí te los contamos.

La miel se ha utilizado como remedio natural para muchas enfermedades por sus propiedades antibacterianas, antioxidantes y antifúngicas. Así lo afirma este estudio realizado por la Universidad Señor de Sipán (Lambayeque, Perú).

Además, su efecto calmante y antiinflamatorio también ayuda a aliviar los problemas tópicos, según afirma esta investigación realizada por la Clínica Central «Cira García» de La Habana, Cuba.

Por su parte, la leche ha sido siempre una bebida altamente valorada debido a contenido en vitaminas (A, del grupo B y D) y minerales (sobre todo, calcio). Además, es rica en proteína animal y ácido láctico.

Por este motivo,la leche con miel puede aportar numerosos beneficios a tu salud. Te contamos algunos.

1. Protege tu piel

La leche y la miel cuentan con propiedades nutritivas y antimicrobianas que funcionan en perfecta armonía cuando las combinas, tal y como hemos comentado con anterioridad.

En la actualidad, numerosos productos de belleza incluyen ambos como ingredientes principales. Su mezcla puede proporcionarte una piel radiante y saludable.

  • Tomar leche con miel ayudará a tupieldesde dentro.
  • Si lo prefieres, puedes darte un baño de leche y miel, mezcladas a partes iguales con el agua de la tina. Tu piel se nutrirá desde fuera absorbiendo sus propiedades.

Ver también: Errores que cometes a diario y envejecen tu piel

2. Mejora tu digestión

La miel tiene propiedades prebióticas. Esto significa queestimula el crecimiento y el desarrollo de las bacterias beneficiosasque son de gran ayuda para tu intestino y tu sistema digestivo.

Por otro lado, los hidratos de carbono y oligosacáridos que contiene la miel también promueven el funcionamiento saludable y adecuado de las bacterias beneficiosas para tu tracto digestivo. Así lo afirma este estudio realizado por la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda).

Todo esto se traduce en beneficios para problemas de:

  • Estreñimiento
  • Calambres intestinales
  • Hinchazón
  • Bacterias dañinas

3. ¿Mejora tu resistencia?

Se cree que tomar leche con miel todas las mañanas mejora en gran medida la resistencia de tu cuerpo.

Esto se debería a que la leche contiene proteínas y la miel carbohidratos que son necesarios y requeridos para estimular tu metabolismo. Sin embargo, no existen evidencias científicas que avalen esta afirmación.

Gracias a las enzimas, eso sí, la proteína animal de la leche se descompone en aminoácidos básicos, que luego son transformados para crearproteínasútiles para los humanos.

4. Cuida de la salud de tus huesos

.

La leche es una fuente rica de calcio. Por eso, tomar leche con miel te aportará los nutrientes que tu cuerpo necesita para la salud de tus huesos, tal y como afirma este estudio realizado por la Universidad de Teherán (Irán).

Además, ayudará a optimizar la absorción para ayudarte a prevenir de manera más eficiente enfermedades comoosteoporosisy la inflamación de las articulaciones.

5. Combate el insomnio

Tomar leche con miel tibia antes de dormir es una de las formas más conocidas de conciliar el sueño cuando el insomnio ataca.

Si analizas sus propiedades de manera individual,tanto la miel como la leche por separado son eficaces para este fin, pero estando juntas su efecto se intensifica.

  • La miel es uno de los alimentos dulces que tiene la rara cualidad de ayudarte a tener más control sobre la insulina que produces. Esto hace que tu cerebro libere más triptófano, que luego se convierte en serotonina. Así lo afirma esta información obtenida de la plataforma Ecocolmena, socia de la Asociación Española de Apicultores.
  • La leche, por su parte, contiene triptófano, lo que te ayudará a aumentar la necesidad de ir a dormir, según afirma este estudio realizado por la Asociación Española de Pediatría.

6. Tiene propiedades antienvejecimiento

La combinación de leche y miel aporta grandes beneficios al resto de tu cuerpo, ya que ayuda en su agilidad y rejuvenecimiento.En la antigüedad, muchas civilizaciones bebían leche con miel para preservar su apariencia de juventud.

La miel, según este estudio realizado por la Universidad de La Frontera, posee un efecto cicatrizante muy beneficioso para nuestra piel; la leche, gracias al ácido láctico, funciona como un potente antiarrugas, tal y como sugiere esta investigación realizada por el Dr. Walter P. Smith.

Aprovecha, pues, los beneficios de la combinación de leche y miel.

Te recomendamos leer: Tratamiento casero para las arrugas y cicatrices, ¡con solo dos ingredientes!

Si llevas una dieta equilibrada y tienes buenos hábitos, como ejercitarte regularmente y evitar el tabaco, los beneficios de esta combinación tendrán mayores efectos sobre ti.

Recuerda, nunca debes administrar miel a niños menores de un año.

Remedios caseros para el dolor de garganta

Un buen remedio casero para el dolor de garganta es tomar té de jengibre o jugo de toronja, ya que poseen propiedades analgésicas que ayudan a reducir la inflamación en la garganta, aliviando la incomodidad y el dolor más rápido. Pero existen otras opciones caseras que también son útiles.

En caso que el dolor de garganta no se cure con estos remedios caseros o de que haya una infección se recomienda consultar un médico general, para que observe la garganta e indique el tratamiento más adecuado, que puede realizarse con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, como por ejemplo el ibuprofeno o con antibióticos como la amoxicilina. Vea cuáles son los medicamentos antiinflamatorios utilizados para el dolor y la inflamación de garganta.

También es importante mantener siempre la garganta hidratada para aliviar el malestar, lo cual puede realizarse a través de la ingestión de agua, jugos, sopas y tés. A continuación se mencionan algunos remedios caseros fáciles de hacer en casa para combatir el dolor de garganta, estos son:

1. Té de menta con miel

El té de menta con miel limpia y purifica la garganta combatiendo el dolor. Esto es debido a que la miel posee propiedades antisépticas y es un calmante natural, mientras que la menta posee propiedades analgésicas. Conozca más sobre los beneficios de la miel.

Ingredientes

  • 1 tallo de menta;
  • 1 cucharada de miel;
  • 300 ml de agua.

Modo de preparación

Agregar las hojas de 1 tallo de menta en 300 ml de agua, y calentar a fuego lento hasta que hierva. A continuación, colar el té y agregarle la cucharada de miel y mezclar. Este té debe beberse tibio y puede ingerirse varias veces al día hasta que el dolor se calme.

2. Gárgaras con limón

Un excelente remedio casero para el dolor de garganta y la tos es hacer gárgaras con limón en conjunto con otros ingredientes, ya que que ayudan a disminuir la inflamación en la garganta mejorando así el malestar. El limón posee propiedades antiinflamatorias, mientras que la cebolla posee una sustancia llamada quercetina, que ayuda a combatir la inflamación y la gripe de forma natural.

Ingredientes

  • 3 limones;
  • 1 cebolla mediana;
  • 1 cucharada de miel;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Hervir el agua y agregar la cebolla, dejándola reposar durante 7 minutos. Después se debe colar la infusión y agregar el jugo de los 3 limones y la miel. Debe realizar gárgaras con este té 2 veces por día.

También puede realizar otro tipo de gárgaras con mezclas como agua con sal o vinagre, ayudando también a aliviar la inflamación de la garganta.

Vea otros remedios caseros en: gárgaras para la garganta inflamada.

3. Chocolate con menta

Conoce cómo aprovechar estos ingredientes, y aprende otras recetas naturales, en este vídeo con la nutricionista Tatiana Zanin, donde explica cómo el chocolate ayuda a aliviar el malestar:

visualizaciones

4. Té de jengibre

Otro buen remedio casero para el dolor de garganta es tomar té de jengibre o usar un spray de jengibre que se vende en las farmacias o en las tiendas naturales. El jengibre posee propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar el dolor de garganta. Vea otros beneficios del jengibre.

Ingredientes

  • 1 cm de jengibre;
  • 1 vaso de agua.

Modo de preparación

Colocar los ingredientes en una olla y dejar hervir durante 5 minutos. Luego apague el fuego, tape y deje reposar la infusión durante 10 minutos, cuele y está listo para beber. Se debe tomar este té 3 veces al día hasta que el dolor de garganta desaparezca.

5. Té de llantén

El llantén es una planta medicinal con propiedades antiinflamatorias muy eficaz para aliviar el malestar y la inflamación en la garganta.

Ingredientes

  • 30g de hojas de llantén;
  • 10 gotas de propóleo;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Hierva el agua agua, agregue las hojas de llantén, tape y deje reposar durante 10 minutos. Cuando esté tibio agregue 10 gotas de propóleo y realice gárgaras con esta solución de 3 a 5 veces al día.

Para completar el tratamiento puede realizar una inhalación con el té de eucalipto que se explica a continuación.

6. Té de eucalipto

El eucalipto es una planta medicinal muy utilizada para combatir diversas enfermedades respiratorias debido a sus propiedades expectorantes, y puede ser utilizado en forma de té, aceite esencial o en forma de vapor para su inhalación.

Ingredientes

  • 10 hojas de eucalipto:
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Hierva el agua y agréguela a las hojas de eucalipto. Cuando esté tibio, cubra su cabeza con un paño e inhale el vapor que emana de este té. Esta inhalación se debe realiza como mínimo 2 veces por día durante 15 minutos. También es posible tomarse el té, debiendo colarlo antes de beberlo.

7. Jugo de toronja

Otro buen remedio casero para el dolor de garganta es tomar jugo de toronja, ya que es rico en Vitamina C y actúa como antiinflamatorio, disminuyendo así los síntomas de la gripe y el resfriado común.

Ingredientes

  • 3 toronjas.

Modo de preparación

Retire sus semillas y coloque la fruta en el procesador de alimentos a alta velocidad. El jugo hecho de esta forma queda más cremoso y tiene mayor cantidad de nutrientes. Beba el jugo de toronja por lo menos 3 veces al día.

8. Gárgaras con salvia y sal marina

Este es un excelente remedio casero para el dolor de garganta, debido a que la salvia tiene propiedades astringentes que alivian el dolor y la sal marina posee propiedades antisépticas que ayudan a la recuperación del tejido inflamado.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de salvia seca;
  • ½ cucharadita de sal marina;
  • 250 ml de agua hirviendo.

Modo de preparación

Agregar el agua hirviendo sobre la salvia y tapar el recipiente, dejando la mezcla en infusión por 10 minutos. Luego se debe colar el té y agregarle la sal marina. El individuo con dolor de garganta debe hacer gárgaras con la solución tibia, por lo menos 2 veces al día.

Debido a que las infecciones virales no responden a los antibióticos, es muy práctico y saludable recurrir a los remedios naturales. Hay muchas maneras para acelerar la curación de un dolor de garganta sin necesidad de recurrir a productos químicos o sustancias dañinas para nuestro cuerpo.

Las gárgaras mantienen alejado el dolor de garganta

Hacer gárgaras con agua salada es un remedio popular para los dolores de garganta que funciona. La simple mezcla de sal y agua; una cucharadita de sal por cada vaso de agua tibia es suficiente. Sin embargo, conviene revolver bien y dejar que la sal se disuelva antes de hacer las gárgaras.

La hora del té: se conocen varias infusiones para calmar el dolor de garganta. Una receta útil incluye:

  • 1 cucharadita de vinagre de sidra de manzana
  • Jugo de 1/4 de limón
  • 1 cucharadita de miel
  • Pimienta de cayena al gusto

Añade estos ingredientes a una taza con agua tibia y bebe lentamente.

Una sola taza no te resultará suficiente para conseguir alivio durante todo el día, pero puedes tomar cuatro; una tras el desayuno, otra después de la comida, tras la merienda y después de la cena para relajar tu garganta. Esta bebida también puede ayudarte a reducir los ataques de tos.

Otra opción es combinar té de jengibre con canela y limón. Los ingredientes incluyen:

  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 1 rama de canela
  • 2 cucharaditas de cáscara de limón rallada
  • 1/2 taza de agua

Combina los ingredientes en una cacerola y cuece a fuego lento durante 15 minutos. Vierte tres cucharadas de la mezcla en una taza de agua caliente-tibia y bébelo. Podrás guardar el resto para preparar tazas adicionales de té más tarde.

Una tercera opción es el té de jengibre con limón y pimienta. Sumerge una bolsa de té de jengibre en una taza de agua caliente. Agrega el jugo de limón y la pimienta negra en polvo al gusto. Este remedio no sólo te ayudará a aliviar el dolor de garganta, sino que también puede eliminar las flemas.

Hierbas para el dolor de garganta:

La investigación indica que las hierbas pueden ser eficaces para el dolor de garganta. Una hierba menos conocida es la Andrographis paniculata muy utilizada con fines medicinales en la medicina tradicional india o “Ayurveda”. Esta hierba se llama a veces Equinacea de la India debido a su uso para los resfriados y las gripes y porque crece en Asia, incluida la India. Un estudio de la Tufts Medical Center encontró que el andrographis alivia los dolores de garganta y otros síntomas de resfriado de los participantes adultos.

Humedecer la garganta:

Aumentar la humedad en la garganta es una forma básica para aliviar el dolor. Un humidificador puede hacer maravillas para el dolor de garganta al añadir humedad al aire seco. Beber mucha agua tibia o infusiones también mantiene húmeda la garganta.

Cómo aliviar el dolor de garganta con medicamentos naturales

El dolor de garganta es un malestar que suele atacarnos cuando la gripe toca a nuestra puerta o cuando existe algún problema en nuestras amígdalas; aunque es realmente fastidioso, lo bueno es que existen muchísimos remedios naturales que pueden ayudarnos a eliminar esta dolencia.

Lo mejor de todo y lo más importante es que los remedios caseros para el dolor de garganta son medicamentos que podemos encontrar en nuestra cocina o en nuestro jardín.

Entre los remedios destacados, se encuentran algunos muy populares el té de jengibre, la miel con limón y el zumo de pomelo (o jugo de toronja, dependiendo de la región).

Estos remedios caseros cuentan con muchísimas propiedades analgésicas que reducen la inflamación de la garganta y alivian el dolor más rápido. Además de los nombrados, también existen otras opciones que son caseras y resultan ser muy útiles para curar o tratar las anginas y otras infecciones.

¿Qué es bueno para el dolor de garganta?

Es importante que la garganta se mantenga hidratada para que puedas aliviar el malestar; esto puedes realizarlo con la ingesta de jugos, sopas, agua y tés. Ahora que has leído una breve entrada a este tema, será preciso que leas a continuación la cantidad de remedios naturales que existen para tratar esta dolencia:

Si el dolor de garganta no se pasa con el jengibre, el pomelo o toronja, o con cualquier otro remedio casero, es importante visitar a un médico para que te garantice un diagnóstico y te recete el tratamiento adecuado para así poder curarte lo más rápidamente.

Es importante que la garganta se mantenga hidratada para que puedas aliviar el malestar; esto puedes realizarlo con la ingesta de jugos o zumos, sopas, agua y tés.

Remedios caseros para la garganta

Los siguientes 8 ejemplos de remedios naturales son muy útiles para las infecciones, anginas, inflamaciones, irritaciones y demás tipos de dolor de garganta. Aunque el origen del dolor de garganta puede ser diverso, por lo general estos remedios te serán de mucha ayuda en los distintos casos.

Gárgaras con salvia y sal marina

Este remedio casero es sumamente eficaz, pues combate el dolor de garganta y lo elimina por completo. Esto se debe a que la salvia es rica en astringentes que quitan el dolor, mientras que la sal marina es el antiséptico natural por excelencia, el cual recupera inmediatamente el tejido afectado.

Los ingredientes para preparar esta receta de gárgaras son:

  • ¼ cucharadita de sal marina
  • 2 cucharadas de salvia seca
  • 250 mililitros de agua hirviendo.

Ahora bien, el proceso de preparación es súper sencillo, solo tienes que hervir agua con salvia en un recipiente tapado durante diez minutos. Luego añades la sal de mar y listo. Se ha de dejar enfriar un poco, aunque si está un poco tibio puede ser reconfortante. Este preparado debe utilizarse para hacer gárgaras de dos a tres veces al día.

Menta

La menta también es un remedio excelente porque alivia el dolor de garganta de manera casi inmediata. Entre las formas de consumo que existen, se pueden destacar los ricos caramelos naturales de menta (los cuales se suelen conseguir en herbolarios) que alivian la irritación y son unas excelentes pastillas para el dolor de garganta.

Otra manera de consumir esta hierva aromática es como un té de menta. Esto se hace con unas 6-7 hojas de menta. Las colocas en una taza, hierves agua y espera unos minutos a que se enfríe un poco. Luego las añades sobre las hojas, la tapas y la dejas entre 6 y 12 minutos. Puedes añadir miel o panela.

Gárgaras con limón

El limón es un excelente aliado para eliminar el dolor de garganta; este cítrico disminuye casi por completo cualquier tipo de inflamación o las molestas irritaciones. La razón de sus características curativas viene de las propiedades antiinflamatorias que posee.

En este sentido, es importante que conozcas la sencilla receta para la mezcla, los ingredientes que necesitas son:

  • 1 cebolla mediana
  • 1 cucharada de miel
  • 1 litro de agua
  • 3 limones.

La preparación es sumamente sencilla. Debes efectuar los siguientes pasos: hervir el agua, agregar cebolla y dejar reposar unos minutos. Luego, cuela la infusión y agrégale el jugo de los tres limones y un poco de miel. ¡Y listo! Sólo tienes que realizar gárgaras dos veces al día con esta mezcla para probar su efectividad.

Otro remedio casero ideal para el dolor de garganta es el té de jengibre

; como ya comentamos en la introducción del artículo, esta raíz cuenta con propiedades antiinflamatorias muy efectivas a la hora de aliviar el dolor inmediatamente. Para prepararlo necesitas un vaso de agua y un trozo de aproximadamente 1 cm de jengibre.

La preparación consiste en lo siguiente: coloca todos los ingredientes en una olla y déjalos hervir durante cinco minutos. Luego, apaga el fuego, tapa el recipiente y deja que repose unos diez minutos. Una vez reposada, se cuela y listo. Ingiérelo tres veces al día.

Té de eucalipto

El eucalipto siempre ha sido considerado como una planta medicinal muy eficiente para combatir las enfermedades y problemas respiratorios. Esto se debe a sus propiedades expectorantes, ya que las hojas de eucalipto impiden la formación de mucosidad en los bronquios. Por ello, puedes utilizarlo tanto en aceite esencial, es decir con un difusor, como también con el vapor de la propia infusión o bebiendo el té.

Esta receta consta de los siguientes ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • Diez hojas de eucalipto.

Para prepararlo, solo debes hervir agua y agregarla en una taza con las hojas de eucalipto. Cuando la preparación esté tibia, tápala con trapo e inhala todo lo que emana del té. Este proceso debes realizarlo dos veces al día durante quince minutos exactamente. Si deseas ingerir el té, también puedes hacerlo.

Zumo de pomelo (o jugo de toronja)

El pomelo o la toronja representa otro de los alimentos que son ideales para curar los síntomas de gripe, pues sus propiedades vitamínicas son abundantes y maravillosas para acabar con cualquier inflamación o irritación.

Lo único que necesitas para preparar el jugo son tres piezas de la fruta. Debes retirar todas las semillas que posea la fruta, después de esto, coloca todo en la licuadora. Bébelo tres veces diarias. Te aseguro que esta opción será genial para curarte completamente y disfrutar la vida sin molestias.

Té de llantén

El llantén es conocida como una planta medicinal que posee propiedades antiinflamatorias eficaces para aliviar la inflamación de la garganta y el malestar por resfriado común.

Los ingredientes necesarios para preparar el té de llantén, son:

  • Própolis en gotas
  • 1 litro de agua
  • 30 gramos de hojas de llantén

Para prepararlo debes seguir los siguientes pasos: hierve el agua, agrega las hojas de llantén con el fuego ya apagado, tapa el recipiente y déjalo reposar hasta que esté tibio. Luego quita la tapa y añádele diez gotas de própolis. Esta mezcla es muy eficaz para las gárgaras.

Té de menta y miel

Este té realiza acciones purificadoras en la garganta, combatiendo el dolor y eliminándolo por completo. La razón de esto es que las muchas propiedades de la miel, podemos destacar que es un antiséptico efectivo y además un potente calmante natural, y al igual que la menta cuenta con propiedades analgésicas.

Para preparar el té de menta necesitas:

  • 1 cucharada de miel
  • un tallo de menta
  • 300 mililitros de agua

Los pasos para prepararlo son los siguientes: primero agrega las hojas de menta en 300 ml de agua en un cazo, calientas el recipiente a fuego lento hasta que lo veas hervir. Una vez comienza a hervir lo apagas y dejas enfriar un poco. Luego cuela el té y añades la miel, y ya está. Tienes una deliciosa pócima para curar tu garganta.

Si te Gustó, Comparte!!

¿Cómo utilizar el jengibre para calmar los dolores de garganta?

DENIO RIGACCI/iStock/thinkstock

La raíz de jengibre es un producto natural que no sólo se utiliza como condimento para muchos platos, sino que también posee múltiples virtudes medicinales y buenas propiedades para el organismo. De esta forma facilita los procedimientos digestivos y alivia cualquier tipo de enfermedad relacionada con el sistema gastrointestinal, gracias a sus propiedades carminativas y su capacidad para secretar los jugos gástricos.

Por otro lado, conviene destacar que el jengibre es un antiinflamatorio natural y que puede utilizarse para aliviar diversos dolores e inflamaciones. Por lo tanto, es muy eficaz para combatir el resfriado y otros síntomas concretos como son la tos o el dolor de garganta. En cuanto al dolor de garganta, existen varios métodos para beneficiarse de las virtudes de la raíz de jengibre y aliviar las molestias provocadas por un resfriado, la afonía o cualquier otra infección. ¡Hoy te enseñamos cómo!

Formas de utilizar el jengibre: el té

artem_furman/istock/thinkstock

De esta forma, la infusión de jengibre es una de las maneras más extendidas de utilizar esta raíz fresca, disponible en mercados y en tiendas de productos biológicos. Para prepararla se cortan algunas rodajas de jengibre, se pelan y se ponen en una cacerola con agua. Se deja hervir algunos minutos.

Si no has preparado nunca este tipo de infusión, recomendamos no utilizar demasiada cantidad de jengibre. Una vez filtrado el té de jengibre, se recomienda para aliviar las molestias de garganta añadir un poco de miel o de zumo de limón, o simplemente el zumo de limón, porque estos dos ingredientes tienen muchos beneficios medicinales, así como también propiedades suavizantes y calmantes.

Se deben beber de 2 a 3 tazas al día de jengibre en infusión para sentir la mejoría. Beber la infusión caliente puede aliviar el dolor pero nunca se debe beber hierviendo. A pesar de que el jengibre es un remedio casero con muchas propiedades, también es indispensable saber que existen contraindicaciones y efectos secundarios.

El jengibre está contraindicado en personas que sufren cálculos biliares, hipertensión, enfermedades activas del sistema digestivo, mujeres embarazadas o lactantes y personas medicadas para el aparato circulatorio.

¿Has probado ya el té de jengibre para aliviar el dolor de garganta? Si no es así, ¡pruébalo! Te aseguro que no te arrepentirás.

Lee más: Consejos para limpiar los pulmones después de haber fumado

El frío es sinónimo de resfriados, gripes, dolores de garganta y pañuelos. Ya sea para prevención o para la cura de pequeñas afecciones respiratorias, muchos van a empezar a invertir en remedios contra la tos, el dolor de garganta, la congestión nasal… y las propiedades del jengibre son ideales para estos casos. Por eso, os queremos presentar una infusión de jengibre, miel y limón como remedio natural. Es un trío de super alimentos, que puede ayudarnos a protegernos del frío e infecciones, como siempre de la forma más natural.

Jengibre con limón para la garganta

La clave para una salud de hierro está en la prevención. Una buena dieta que potencie tus defensas es lo primero que debes de tener en cuenta. Si a pesar de todo, pescas un pequeño resfriado, en cuanto empieces a notar un ligero dolor de garganta, puedes recurrir a la infusión natural de jengibre, limón y miel. ¿Sabes por qué hemos elegido estos tres ingredientes?

Las propiedades de la infusión de jengibre y limón

  • El limón ocupa un primer lugar dentro de los frutos de aporte vitamínico. Posee vitamina C en abundancia que refuerza las defensas del organismo y evita muchas enfermedades de las vías respiratorias, como catarros, gripes o asma. Además es un poderoso antioxidante y bactericida.
  • La miel, por sus grandes propiedades antisépticas, se ha usado siempre en medicina popular para combatir dolores de garganta. La capacidad curativa de la miel se debe a sus propiedades anti bacterianas. Son esas mismas propiedades las que también pueden ayudarnos con la digestión y hasta con las úlceras, los dolores de dientes, los resfriados…
  • El jengibre, por su parte, es un alimento de múltiples beneficios para la salud que las antiguas generaciones ya usaban para combatir todo tipo de enfermedades, entre ellas las congestiones en las vías respiratorias. El jengibre despeja las fosas nasales y es un buen expectorante. Además, ayuda a regular la temperatura corporal, cuyos desequilibrios son causa de muchas enfermedades. Lo podemos encontrar fácilmente en su forma seca ( pulverizado ) como fresco ( en raíz ). Evitar comprar la raíz cuando esta arrugada y seca. También se puede encontrar jengibre o extracto de jengibre en infusión, tintura, como aceite esencial o cápsulas. Uno de los más populares usos del jengibre son las aguas o bebidas de tipo tónico, estas pueden hacerse solo con jengibre o combinándolo con otras especias como la cúrcuma, el limón (su cáscara o zumo) la pimienta negra o la canela en rama.

Como ves, estos tres alimentos se complementan muy bien y constituyen un estupendo jarabe para la tos, caramelos para el dolor de garganta, complemento para la prevención de resfriados…

Veamos qué podemos hacer con ellos.

Infusión de jengibre

Para preparar una infusión de jengibre, cortaremos un par de rodajas finas de jengibre y dejaremos hervir 10-15 minutos (también podemos rallar el jengibre y dejarlo reposar con agua hirviendo dentro de un termo durante 20 minutos).

Después, añadimos el zumo de limón y la miel. Este tipo de infusión nos ayudará a hacer frente a resfriados y gripes.

Té de jengibre frío

Otra opción puede ser hacer un té frío de jengibre y limón.

Para ello, cortamos un trozo de jengibre del tamaño de un dedo pulgar.

Si no tienes licuadora, te aconsejamos que lo ralles antes de batirlo con batidora convencional.

Añades un limón entero y pelado, una cucharada de miel de abejas y cuatro tazas de agua.

Mezcla todos los ingredientes y toma el zumo en ayunas todas las mañanas durante el invierno.

Remedio natural contra los catarros

Introduce jengibre en rodajas, limón en rodajas y miel en un frasco con tapa, por ejemplo un bote de conservas vacío.

Se formará una gelatina que puedes conservar 2-3 meses en la nevera.

Para combatir un dolor de garganta o una ligera molestia, sólo necesitas una cucharada de la mezcla, a la que añadirás agua hirviendo para hacer una infusión.

¿Ya has decidido si prefieres infusión, té frío o preparar la gelatina de jengibre, limón y miel como remedio exprés?

Ya sabes, ante el primer síntoma ten en cuenta esta batería de consejos especiales para cuidar tu garganta.

Aunque a veces la tos no pasa de ser un síntoma leve del resfriado o la gripe, en ocasiones puede convertirse en algo más serio. La tos aguda causa incomodidad, dolor de garganta, dolor de cabeza, dificultad para conciliar el sueño, entre otras molestias. Teniendo en cuenta que la mayoría de los medicamentos convencionales para la tos suelen causar somnolencia, aturdimiento, mareo y visión borrosa, muchas personas prefieren encontrar alivio utilizando remedios caseros. Si ese es tu caso y estás buscando una alternativa natural para tratar la tos, no dejes de probar el jengibre. Con propiedades anti-inflamatorias, antimicrobianas, antitusivas y expectorantes 1 2, la raíz de jengibre puede ser todo lo que necesitas para calentar el cuerpo, limpiar el sistema respiratorio y controlar los espasmos que causan la tos.

Sigue leyendo a continuación para conocer beneficios, usos, recetas populares, consejos útiles y precauciones a tener en cuenta.

Remedio de jengibre para la tos: ¿por qué funciona?

El jengibre es un buen remedio para aliviar y suprimir la tos de manera natural debido a su: 3 4

  • Poder analgésico y anti-inflamatorio. En primer lugar, alivia la sensación de cosquilleo, carraspera e inflamación en la garganta, siendo esta una causa común de la tos incontrolable. Por otro lado, ayuda a calmar el dolor áspero y la irritación resultante.
  • Efecto caliente en el organismo. Los compuestos picantes del jengibre tienen un efecto de calentamiento en nuestro cuerpo, de ahí que ayuden a limpiar y descongestionar el sistema respiratorio; en muchas ocasiones, la principal causante de la tos es la acumulación de moco en los pulmones. El jengibre también es un relajante muscular que puede aliviar los espasmos asociados con la tos intensa.
  • Capacidad para combatir gérmenes. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, combate la proliferación de bacterias/virus y promueve la recuperación en casos de resfriado o gripe.
  • Contenido de oleorresina. Además de los principales compuestos medicinales del jengibre, conocidos como gingeroles, shogaoles y zingeronas, la raíz asiática contiene un tipo de aceite esencial muy particular: la oleorresina. La oleorresina ha sido estudiada por su capacidad antitusiva, de ahí que algunos investigadores hayan reconocido su potencial para tratar la tos y otros síntomas acompañantes.

Estas propiedades son efectivas para abordar cualquier tipo de tos, especialmente la tos con flemas y la tos seca.

Específicamente, la tos con flema se puede aliviar tomando té de jengibre varias veces al día. Esto aflojará la congestión y hará que comiences a expulsar el exceso de moco acumulado en el pecho y la garganta rápidamente. Una alternativa al té de jengibre consiste en masticar una rebanada fina de la raíz fresca, repitiendo 2-3 veces al día.

Así mismo, el jengibre es excelente para calmar la tos seca o tos improductiva. A diferencia de la tos productiva, este tipo de tos suele deberse a la contaminación del aire, las infecciones virales, las alergias y la ansiedad. Cuando se tiene tos constante, lo mejor es tomar una infusión tibia de jengibre para disminuir la irritación, bajar la inflamación de las vías nasales y arrastrar posibles gérmenes.

Nota: La tos seca crónica puede ser el signo de una enfermedad seria; si tu tos persiste, acude al médico lo antes posible.

Te puede interesar: 15 Beneficios y Propiedades Curativas del Jengibre – ¿Para Qué Sirve?

¿Cómo se prepara el té de jengibre para la tos?

Beber un té recién hecho es la forma más rápida y efectiva de encontrar alivio cuando la tos no te deja tranquilo. Los 3 ingredientes básicos en la infusión antitusiva de jengibre son:

  • 2 cucharadas de raíz de jengibre fresco rallado, o ½ cucharadita de jengibre seco en polvo
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharada de miel cruda

Instrucciones

  • Coloca aproximadamente 6 tazas de agua en un recipiente y lleva al fuego para que hierva.
  • Una vez que haya alcanzado el punto de ebullición, apaga el fuego, agrega el jengibre rallado y deja reposar durante 10-15 minutos para que se liberen los compuestos y aceites naturales del tubérculo.
  • Pasado ese tiempo, cuela la infusión mientras la transfieres a otro recipiente, exprímele el jugo de limón, añádele la miel y revuelve muy bien hasta diluir completamente.
  • Sirve y bebe 1 taza de este té caliente, reservando el resto para repetir a lo largo del día.

Una buena recomendación es tomar el té de jengibre, miel y limón siempre antes de dormir, ya que esto ayudará a relajar las vías respiratorias, proporcionará una sensación fresca en el pecho, calmará la tos y la garganta irritada, y permitirá obtener un mejor descanso durante la madrugada.

Muchas personas suelen combinar el jengibre con otras infusiones calmantes, por ejemplo con la manzanilla. Si quieres preparar un té de manzanilla y jengibre para la tos, solo tienes que agregar la manzanilla y 2-3 rodajas finas de jengibre a 1 taza de agua muy caliente; deja reposar durante 5 minutos y bebe mientras todavía esté tibio. El efecto sedante de la manzanilla junto a las propiedades analgésicas del jengibre te ayudará a toser menos y calmará la irritación de la garganta.

Para conocer otras combinaciones populares, visita Té de Jengibre

Otros usos

Aunque el té puede ser la forma de consumo más popular y fácil de preparar, el jengibre también se puede aprovechar de otras maneras para aliviar la tos.

Jarabe de jengibre para la tos

En esta receta estaremos reutilizando los mismos ingredientes de la infusión (miel, jengibre y limón), pero aplicaremos un modo de preparación distinto. El objetivo es obtener una mezcla concentrada que nos ayude a tratar varios síntomas a la vez, no solo la tos.

Necesitaremos:

  • La cáscara de 2 limones (ralladura)
  • ¼ taza de jengibre, pelado y cortado en rodajas (o ½ cucharadita de jengibre molido)
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de miel
  • ½ taza de jugo de limón

Instrucciones:

  1. En una cacerola pequeña, combina la ralladura de limón, las rebanadas de jengibre, 1 taza de agua y lleva al fuego para que hierva.
  2. Una vez que alcance el punto de ebullición, baja el fuego a lento y deja cocinar durante 5 minutos; luego retira la cacerola del fuego y deja reposar por 5 minutos más. Ahora cuela la mezcla para retirar los trozos de jengibre y los restos de ralladura de limón.
  3. Enjuaga la misma cacerola y vierte en ella la taza de miel. Lleva a fuego lento para que se caliente, pero no permitas que la miel hierva. A continuación, añade la infusión de jengibre que tenías reservada y el jugo de limón.
  4. Mantente revolviendo esta mezcla hasta que su volumen se haya reducido ligeramente y tenga una consistencia de jarabe espeso. Retira del fuego y deja enfriar.
  5. Por último, vierte el jarabe de jengibre, miel y limón en un frasco limpio de cristal con tapa.

Es aconsejable dejar que el jarabe repose en la nevera durante al menos 24 horas antes de usarlo. Notarás que la acidez del limón puede diluir la miel ligeramente.

Nota: este jarabe tiene una vida útil de aproximadamente 2 meses.

La dosis diaria recomendada es de 1-2 cucharadas; se puede tomar directamente, diluido en una taza de agua tibia o mezclado con té.

Los principales beneficios del jarabe de jengibre para la tos son: 5 6 7

  • La estimulación de las glándulas salivales
  • La liberación de moco a través de las vías respiratorias
  • La acción antibiótica y antiviral sobre el sistema respiratorio
  • El aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes que fortalecen el sistema inmunológico

* El consumo de miel no se recomienda en niños menores de 1 año debido al riesgo de botulismo infantil. 8 9

Jugo de naranja con jengibre

Al igual que el limón, la naranja es una fruta cítrica rica en vitamina C y otros antioxidantes que ayudan a elevar nuestra inmunidad y aceleran la recuperación en caso de resfriados y gripes. 10 Beber jugo de naranja con jengibre puede ser una forma cómoda y deliciosa de combatir la tos, especialmente si te resulta difícil tomar infusiones calientes.

Agrega a la licuadora el jugo de 2 naranjas, ½ vaso de agua y 2 rebanadas finas de jengibre fresco pelado; licua hasta desintegrar la raíz completamente y bebe de inmediato. Puedes agregar ½ cucharadita de miel, pero teniendo en cuenta el sabor dulce natural de la naranja, esto no suele ser necesario.

Otra alternativa a esta receta consiste en agregar ½ cucharadita de jengibre en polvo a 1 vaso de jugo de naranja, agitar con una cuchara para mezclar bien y beber al instante.

Caramelos de jengibre para la tos con dolor de garganta

Normalmente los caramelos de jengibre son una golosina muy popular, pero también pueden ser un buen remedio contra la tos seca y constante. Aunque es posible encontrar caramelos de este tipo en farmacias y supermercados, lo más recomendable es preparar tus propios caramelos en casa.

¿Cómo se hacen los caramelos de jengibre para la tos?

Aquí te sugerimos una receta básica, que lleva pocos ingredientes y no requiere mucho tiempo de preparación.

Necesitarás:

  • 1 raíz de jengibre fresco, pelada
  • 1 taza de miel
  • 1 taza de agua
  • El jugo de ½ limón

Instrucciones:

  • Corta la raíz de jengibre en trozos pequeños (1 cm de ancho aproximadamente). Ponlos a un lado por el momento.
  • Coloca la miel, el limón y el agua en una cacerola y lleva al fuego por unos minutos para preparar un almíbar. Revuelve la mezcla y asegúrate de que no se queme.
  • Cuando tengas el amigar listo, agrégale los trozos de jengibre y deja que se cocinen a fuego bajo hasta que se hayan ablandado ligeramente. Revuelve cada pocos segundos.
  • Una vez que el jengibre haya perdido su textura crujiente, retira la cacerola del fuego y deja reposar que la mezcla repose durante toda la noche.
  • A la mañana siguiente, solo debes pasar los trozos de jengibre hacia una superficie sobre papel encerado para que terminen de ponerse duros. Finalmente, almacénalos en un recipiente de cristal que cierre herméticamente.

Puedes chupar o masticar 1-2 caramelos de jengibre durante el día para aliviar la tos y el dolor de garganta. Son una alternativa cómoda, fácil de llevar a cualquier parte y te aseguro que tienen un sabor intenso delicioso.

Artículos recomendados:

  • 8 Formas de Tomar Jengibre para Maximizar sus Beneficios
  • ¿Para Qué Sirve el Jengibre en Ayunas (Té, Agua, Shots)?

Parches de jengibre

Los parches de jengibre son un remedio perfecto para calmar la tos, la congestión y los estornudos tan comunes en los meses de invierno. Aunque se pueden hacer de diferentes maneras, a continuación te recomendamos un método simple para preparar unos parches antitusivos en pocos minutos.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel cruda
  • 1 cucharada de jengibre en polvo o jengibre recién rallado
  • 1 cucharada de aceite de coco o aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina de trigo

También necesitaras 1 servilleta, gasa y cinta adhesiva o de vendaje.

Pasos:

  1. En un recipiente, combina la miel y la harina para formar una pasta.
  2. Agrega el aceite de coco (o de oliva) a esta mezcla y revuelve hasta integrar completamente. Ahora añade el jengibre y sigue revolviendo para obtener una mezcla homogénea (no debe tener una consistencia líquida, sino pastosa).
  3. Coloca la mezcla en una servilleta extendida y envuelve de forma cuadrada o rectangular. Luego coloca la servilleta dentro de una gasa y envuelve nuevamente para darle una forma de parche.

En este punto, el parche de jengibre ya está listo para ser usado. Lo puedes colocar sobre el pecho o la espalda, sujetándolo a la piel con cinta adhesiva o una venda. Esta alternativa puede ser especialmente útil durante la noche, cuando la tos y la congestión no te dejan conciliar el sueño. El calor natural de la miel y el jengibre hará que tu cuerpo se relaje, te ayudará a respirar mejor y a toser menos durante la madrugada 11 12.

Aunque no es común experimentar efectos secundarios con este remedio, algunas personas pueden presentar una irritación leve en la piel. Si ese fuera el caso, te recomendamos agregar más miel y menos jengibre.

Inhalaciones

Al igual que con el eucalipto, las inhalaciones de jengibre son efectivas para calmar la mayoría de los síntomas del resfriado, incluida la congestión nasal y la tos con flemas. El procedimiento es muy simple pero efectivo; solo tienes que poner a hervir una cacerola de agua, agregar varias rodajas de jengibre fresco y dejar infusionar durante varios minutos antes de comenzar a respirar los vapores.

Es importante mantener la cabeza cubierta con una toalla y pegarse lo más cerca posible de la cacerola para que el vapor no se escape, teniendo cuidado de no quemarse. Inhala profundamente durante al menos 10 minutos para permitir que los aceites aromáticos del jengibre penetren en las vías respiratorias.

Tomar inhalaciones de jengibre 1-2 veces al día es ideal para disminuir la tos, promover la expulsión de flemas, desinflamar y limpiar todo el sistema respiratorio 13.

Masajes con aceite de jengibre

Otra forma de aliviar la tos seca y persistente es aplicar masajes con aceite de jengibre sobre el pecho y la espalda. Una opción rápida podría ser comprar el aceite esencial de jengibre en una farmacia o tienda naturista. En ese caso, se recomienda mezclar 20 gotas de este aceite con 4 onzas de un aceite portador, como el aceite de ricino, de coco o almendras dulces. Revuelve bien para integrar ambos ingredientes, coloca una pequeña cantidad de la mezcla en tu mano y comienza a aplicar masajes suaves en el pecho desnudo. Repite varias veces y deja que los compuestos del jengibre penetren para obtener un alivio rápido de la tos y el pecho apretado 14.

Nota: las mujeres embarazadas o que están amamantando deben evitar el uso de este remedio.

Si no dispones de un aceite comercial, puedes elaborar tu propio aceite de jengibre para la tos en casa.

Necesitarás:

  • Un trozo de jengibre fresco
  • 1 taza de aceite de oliva
  • Un recipiente para horno
  • Un rallador de queso
  • Una gasa limpia

Pasos:

  1. Vierte el aceite de oliva en el recipiente apto para horno.
  2. Ralla la raíz de jengibre pelada, añádela al aceite y mezcla bien.
  3. Lleva el recipiente al horno y deja cocinar a fuego bajo (150 grados Fahrenheit) durante 1 hora.
  4. A continuación, pasa la mezcla a otro recipiente, filtrando con ayuda de una gasa (es importante retirar los restos de la ralladura).
  5. Deja enfriar ligeramente y transfiere el aceite de jengibre a un frasco limpio de cristal.

Si se almacena en un lugar fresco y seco, el aceite de jengibre casero puede durar hasta por 6 meses.

Te puede interesar: ¿Dónde Comprar Jengibre? De Buena Calidad y al Mejor Precio

¿El jengibre se puede usar para aliviar la tos en bebés y niños?

Los síntomas del resfriado, la gripe y las alergias comunes suelen ser devastadores para cualquier adulto, pero sin dudas esto es mucho peor cuando se trata de los niños. El exceso de moco, la tupición, la fiebre y la tos hacen que los pequeños se pongan de mal humor, pierdan el apetito y no logren dormir por la noche.

Muchos padres se preguntan si el uso de remedios caseros tradicionales, como el jengibre, sigue siendo seguro para aliviar la tos en sus hijos. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no se recomienda el uso de remedios herbales en bebés y niños sin antes consultar con un médico o pediatra.

En el caso específico del jengibre, al parecer se puede utilizar de manera segura, siempre y cuando se administre en dosis pequeñas. Las propiedades antioxidantes, antibacterianas, antihistamínicas y descongestionantes de esta raíz tuberosa ayudan a fortalecer la inmunidad, alivian la tos y combaten la gripe, sin embargo es importante usarlo de manera correcta, prestando atención a las siguientes recomendaciones:

  • Se debe evitar el consumo de jengibre en infantes menores de 2 años. Según declaraciones del Centro Médico de la Universidad De Maryland 15, en Estado Unidos, el sabor picante y la potencia de algunas de sus sustancias puede resultar muy irritante, e incluso, tóxico para el sistema digestivo en desarrollo de los bebés pequeños.
  • El jengibre crudo es menos caliente y picante que el jengibre seco, de ahí que el primero sea una mejor opción para los niños.
  • Se deben controlar muy bien las cantidades, asegurándose de no exceder la dosis diaria de ¼ de cucharadita de jengibre rallado, ya sea en forma de té o mezclado con las comidas.
  • En caso de usar el jarabe de jengibre para la tos, se recomienda administrar ½ – 1 cucharadita cada 2 horas en niños de entre 2 y 5 años; 1- 2 cucharaditas cada 2 horas en niños de 5 a 12 años y 1- 2 cucharadas cada 4 horas en niños mayores de 12 años.
  • Al aplicar un parche de jengibre para aliviar la tos y descongestionar el pecho, colóquelo durante 2-3 horas y retírelo antes de que el niño vaya a la cama. No se recomienda dejarlo puesto toda la noche.
  • Si un niño está tomando jengibre y muestra signos de alergia en su cuerpo, se debe suspender su uso inmediatamente y consultar al médico.
  • Si su hijo tiene fiebre alta o una tos persistente grave, asegúrese de consultar a un pediatra para descartar una infección grave.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios

El consumo excesivo de jengibre puede causar acidez estomacal y otros trastornos estomacales, como diarreas, náuseas, úlceras. 16

Los compuestos activos de este tubérculo pueden interactuar con varios medicamentos. No tome jengibre para la tos si está usando anticoagulantes, y proceda con precaución si está tomando medicamentos para la hipertensión arterial o la diabetes. 17

El jengibre puede ser irritante para algunas pieles sensibles. Antes de su usar aceite de jengibre para dar un masaje de pecho o aplicar un parche antitusivo, asegúrese de probarlo primero en un área pequeña de piel.

Las mujeres embarazadas o que están amamantando a su bebé deben consumir el jengibre de forma moderada, siempre bajo la aprobación de su médico. Para más detalles, visita Jengibre en el Embarazo.

Seguir leyendo en : Contraindicaciones del Jengibre – Efectos Secundarios y Dosis Correcta

¡Aprende más sobre el jengibre!

(Haz clic en la imagen o el nombre del artículo para leerlo)

Referencias:

Publicado por: Luis F. Leyva. Última revisión: noviembre 10, 2019.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!

Dolor de garganta: remedios naturales para acabar con las anginas y otras afecciones

Llega el mal tiempo. El frío hace que nos sintamos más vulnerables ante los elementos externos que pueden afectarnos. Catarros, faringitis o amigdalitis (las llamadas anginas) que desembocan irremediablemente en molestos dolores de garganta. A veces esas molestias en la garganta son el primer síntoma de que estamos a punto de coger un resfriado.

En cualquier caso, y cuando ya no hay vuelta atrás y caemos víctimas de un dolor de garganta pero no queremos medicarnos, hay muchos trucos caseros muy útiles que ayudan a reducir su inflamación y alivian el dolor de forma efectiva.

Pero ojo, en caso de que el dolor de garganta no se cure con estos trucos, aumente el malestar o suba la fiebre, siempre es recomendable consultar un médico.

Estos son los remedios caseros más utilizados para el dolor de garganta que siempre han de aplicarse junto al que, quizá es el mejor ayuda: el descanso.

Gárgaras

El más común. Se pueden tomar vasos de agua con media cucharada de sal, que es lo recomendado. Eso sí, no hacerlo más de tres veces al día porque podemos resecar las membranas mucosas.

Caramelos

Es una buena forma de mantener la garganta hidratada, la saliva. Caramelos de limón o menta, que tienen propiedades balsámicas van como anillo al dedo.

Mucha hidratación

Cuanto más hidratada esté la garganta, menos dolerá, así que hay que beber agua e infusiones tibias durante todo el día y en pequeños sorbos.

Una mujer bebe agua.

Una cucharadita de miel

La miel es un excelente antiséptico y ayuda a combatir las enfermedades infecciosas destruyendo los microbios que las causan. Ayuda, además, a rebajar la tos.

La miel es uno de los productos más susceptibles de ser manipulados, según los investigadores.

Chocolate con menta

Las propiedades del chocolate son un buen remedio para aliviar la irritación.

Té de jengibre

El jengibre posee propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar el dolor de garganta.

Sopas

Cualquier caldo es beneficioso para combatir este tipo de dolor. De pollo, de vegetales o de carne de vaca son los más habituales.

Sopas depurativas para el organismo.

Baños de agua caliente

A la relajación propiamente dicha se le suma el vapor provocado de un buen baño de agua caliente, muy efectivo contra la sequedad del ambiente tan dañino para la garganta.

La prevención, clave

A pesar de que muchos de estos remedios son efectivos, como siempre lo mejor es prevenir. En el caso del dolor de garganta, evitaremos que se resienta si seguimos estos consejos:

-No fumar.

-Evitar los cambios bruscos de temperatura.

-No forzar la voz.

Infección de garganta: tratamiento natural

¿Quién no ha padecido alguna vez una infección de garganta? Es doloroso, molesto y dificulta mucho nuestro día a día. Nos duele al hablar, al toser, al respirar. Por suerte, es posible aliviarla. A continuación, enumeramos sencillos remedios para poner en práctica en esos días en que sufrimos una infección de garganta.

Remedios para tratar la infección de garganta

En ocasiones, esta afección surge por el cambio de estación; otras, por el aire acondicionado, que nos reseca y enferma la garganta. Algunas se originan por la llegada del frío o incluso por atravesar momentos cargados de estrés y ansiedad, un dato que no debemos pasar por alto.

La infección de garganta está originada por una infección bacteriana o viral o una lesión. A veces, puede ser muy resistente y necesitar un tratamiento a base de antibióticos; en otras ocasiones, esta infección se alivia con unos días de descanso.

Debemos tener en cuenta que, en ciertos períodos de tiempo, nuestro sistema inmunológico está algo débil; tenemos las defensas un poco bajas y somos más vulnerables a las infecciones y a determinadas enfermedades.

Por lo tanto, nunca se debe pasar por alto el hecho de alimentarse adecuadamente para poder defenderse. Los siguientes consejos pueden contribuir al bienestar y a la prevención de enfermedades.

1. Infusión de tomillo, miel y limón

Nada tan sencillo y efectivo como estos tres elementos. El tomillo, por ejemplo, es un poderoso antiséptico, capaz de combatir los gérmenes.Lo mismo pasa con la miel, muy útil para cicatrizar, reducir la inflamación y suavizar la garganta.

Combinar tomillo con el jugo de limón te aportará un brebaje medicinal ideal para ir bebiendo a lo largo del día. Pero, ¿cómo lo preparo?

  • Hierve en un litro de agua dos cucharadas de hierbas de tomillo fresco.
  • Incluye el jugo de un limón y también su cáscara. Hierve durante 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, deja que repose 10 minutos y cuela la infusión.
  • Tómalo con dos cucharadas de miel a lo largo de todo el día.

Lee también: Propiedades del tomillo y sus beneficios

2. Gárgaras de agua con sal

La sal nos ofrece el beneficio de reducir la inflamación, eliminar gérmenes y bacterias y tratar esta afección de modo muy efectivo. Para aplicar este remedio, también podemos usar una cucharadita de vinagre de manzana o bicarbonato de sodio; se deben seguir estos pasos:

  • Coge 250 ml de agua y diluye en ella una cucharada de sal.
  • Haz gárgaras con este preparado cada hora, pero nunca lo tragues. Permite que llegue a tu garganta y que esté en ella unos segundos, después expulsa y vuelve a repetir.

3. El ajo, el mejor antibiótico natural

El ajo se alza como el antibiótico natural más poderoso y que está al alcance de todos. Es efectivo, saludable y no tiene efectos secundarios. Entonces, ¿por qué no utilizarlo cuando padecemos una infección de garganta? Te explicamos cómo:

  • Machaca un ajo y dilúyelo en medio vaso de agua. Después, bebe.
  • Puedes repetir esto dos veces al día. Sabemos que puede dejar mal aliento, pero vale la pena hacerlo; te recuperarás mucho antes.

4. Compresas con té de manzanilla

Este remedio se aplica en forma de compresa húmeda en nuestra garganta. De este modo, rebajaremos también la inflamación y encontraremos alivio. Sigue estas pautas para aprovechar sus virtudes:

  • Prepara té de manzanilla con 3 cucharadas de esta hierba en un vaso de agua (200 ml).
  • Una vez que se haya desprendido todo el jugo de la infusión, baja el fuego y espera hasta que el té esté tibio.
  • Pon la infusión en un cuenco y ve humedeciendo la compresa, para después aplicarla en tu garganta.
  • Repite el proceso cuando notes que se enfríe; lo ideal es que estés al menos 20 minutos con este tratamiento a base de manzanilla.

Te puede interesar: Mejora tu calidad de vida con la Manzanilla

5. Una infusión de cúrcuma y té verde

Otra alternativa fácil y efectiva. Combinar el té verde y la cúrcuma te va a permitir rebajar la inflamación e ir mejorando tu infección de garganta.El modo de uso es el siguiente:

  • Prepara tu té verde como de costumbre.
  • Cuando llegue a ebullición, añade media cucharadita de cúrcuma molida.
  • Toma cuando haya reposado unos 5 minutos; acompáñala con un poco de miel.

6. Descansa adecuadamente

Tu cuerpo está haciendo frente a una infección. Por lo tanto, un modo muy adecuado de ir cogiendo fuerzas y de permitir que nuestras defensas naturales vayan actuando es descansando. Permítete un período de merecido reposo.

Lo ideal sería dormir unas 10 u 11 horas diarias, así que tómate alguna siesta a lo largo del día y duerme lo suficiente por las noches para recuperarte. Verás como poco a poco te irás encontrando mucho mejor gracias a este y a los demás consejos que aquí presentamos.

Remedios caseros para aliviar la infección de la garganta

En esta época de frío o de calor, pues esta enfermedad no discrimina épocas del año, es común viajar en el transporte público y notar que la mayoría de las personas alrededor están tosiendo, síntoma de una infección. Además los cambios bruscos de temperatura hacen que sean más comunes las enfermedades respiratorias. En caso de que te hayas enfermado, te presentamos algunos remedios caseros para aliviar la infección de la garganta.

Sabiduría que ayuda: la infección en la garganta presenta inflamación y enrojecimiento de la zona, tos, dificultad para tragar ya sea comida o saliva, amigdalitis, fiebre, pérdida de voz, mal aliento e irritación. Cuando la infección es muy severa produces muchas lagañas, incluso se te pueden tapar los oídos.

Muchas personas, por distintas circunstancias, prefieren evitar los antibióticos o productos químicos y se inclinan por los remedias de las abuelitas. Aquí algunos remedios caseros para aliviarla infección de la garganta:

    1. Miel, pomelo y canela. Prepárate un té con miel, agrega jugo de medio pomelo y una pizca de canela. Además de ser un té delicioso, es rico en vitamina C y te ayuda a combatir la infección en la garganta.
    2. Limón y bicarbonato. Corta un limón y espolvorea sobre el limón el bicarbonato e ingiérelos. Otra opción es licuar el limón y agregar el bicarbonato. Consúmelo lentamente, de preferencia no consumas el limón con el estómago vacío.
    3. Vinagre de manzana. Este ingrediente tiene propiedades antisépticas, mezcla dos cucharadas de vinagre de manzana en medio vaso de agua y realiza gárgaras tres veces al día.
    4. Consume vitamina C. Puede ser a través de frutos cítricos o suplementos alimenticios, la vitamina C mejora la respuesta de tu cuerpo ante la invasión de bacterias.
    5. Agua con sal. Mezcla 1 cucharadita de sal en 250 ml de agua, haz gárgaras con este líquido mirando hacia arriba y luego escupe el agua. Realiza este proceso cada hora.
    6. Compresa con té de manzanilla. Remoja 1 cucharada de flores de manzanilla deshidratada en 1 a 2 tazas de agua hirviendo y haz una infusión. Cuando el té esté tibio, moja un paño limpio y ponlo en la zona del cuello, hazlo las veces que sean necesarias.
    7. Limón con miel. Prepara esta bebida con jugo de limón (tres limones) y si puedes un poco de cáscara de limón. Endulza con un poco de miel y bebe el té poco a poco.

Este vídeo te traes algunos otros remedias totalmente naturales y funcionales para curar la infección de la garganta.

Siempre hemos sabido que la naturaleza es sabia y entre sus bondades se encuentran componentes para curar ciertas enfermedades, hasta para hacernos alucinar. Si no quieres meterle medicamentos con quien sabe cuantas cosas químicas, los remedios caseros para aliviar la infección de la garganta deben ser tu primera opción.

Notas relacionadas con remedios caseros para aliviar la infección de la garganta:

Remedios caseros contra quemaduras. Aquí.

7 remedios caseros para la colitis. Aquí.

Remedios caseros contra la gripe. Aquí.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *